Está en la página 1de 23

Tecnológico Nacional de México

Instituto Tecnológico Superior de la región Sierra

División: Ingeniera en Agronomía

Alumno: Juan Ignacio Medina Zapata

Nombre del profesor: ING. Héctor Emilio Ramírez Castro

Materia: Mecanización agropecuaria

Ciclo: Agosto 2020/Diciembre 2020

3er Semestre Grupo “B”

Tema: Maquinaria y equipo para labores convencionales


3.-Maquinaria y equipo para labores convencionales...............................................3
3.1.-Aperos para laboreo primario y su acción......................................................3
3.1.1.-Arados de rejas y vertederas...................................................................4
3.1.2.-Arados de discos......................................................................................5
3.1.3.-Subsoladores descompactadores............................................................7
3.1.4.-Arado de cincel.........................................................................................9
3.1.5.-Rotocultores...........................................................................................10
3.1.6.-Lavadores...............................................................................................12
3.2.-Aperos para laboreo secundario...................................................................12
3.2.1.-Cultivadoras...........................................................................................13
3.2.2.-Gradas de púas......................................................................................14
3.2.3.-Gradas de discos...................................................................................16
3.2.4.-Aperos autoaccionados..........................................................................18
3.2.5.-Rodillos...................................................................................................20
3.2.6.-Aperos combinados...............................................................................21
Bibliografía...........................................................................................................22
3.-Maquinaria y equipo para labores convencionales
3.1.-Aperos para laboreo primario y su acción
Función principal
Realizar un trabajo profundo del suelo, entendiéndose como tal el que alcanza la
profundidad a la que se pueden desarrollar las raíces del tipo de cultivo que se
desea implantar.
En cultivos arbustivos y arbóreos se realiza antes de la plantación.

Descripción general
Se caracterizan por su robustez, ya que para el trabajo profundo del suelo se
necesita aplicar un alto nivel de energía.
Pueden establecerse, en función de la forma con la que se accionan, dos
categorías:
1 - Aquellos en los que la potencia de accionamiento deriva del esfuerzo de
tracción que le suministra un tractor agrícola.
2 - Aquellos que son accionados mediante el movimiento de la toma de fuerza, por
lo que reciben la denominación de arados rotativos o rotocultivadores.
Para los que se accionan por tracción se establecen diferencias en función de que
produzca o no el volteo del suelo:
1.a - En el primer grupo (volteo del suelo) se encuentran los arados de vertedera y
de disco.
1.b - En el segundo grupo (sin volteo) se encuentran los subsoladores,
descompactadores y arados chísel, también conocidos como cultivadores
pesados.
La potencia que demanda su empleo depende, además de las características del
suelo, de la profundidad de intervención y del grado de pulverización que provocan
en el suelo.
Tipologías
Muy variables para los distintos subgrupos establecidos
Arado de vertedera
Arado de discos
Subsolador-Descompactador
Arado chísel-Cincel-Cultivador pesado
Rotocultivador-Rotocultor
3.1.1.-Arados de rejas y vertederas
Función principal
Laboreo primario con volteo del suelo formando un canal que permite la aireación
y la circulación del agua de lluvia hasta las capas profundas.
Incorporación de los restos de cosecha para su descomposición en condiciones
anaerobias.

Descripción general
Formado por uno o más cuerpos, cada uno de los cuales realiza el corte y el
volteo de una banda de suelo cuya sección es rectangular, con anchura igual a la
de corte y altura a la profundidad de intervención.
Cada cuerpo dispone de reja, que se encarga de realizar el corte horizontal y
vertedera que realiza el volteo de la banda de suelo cortado. La cuchilla, que
puede faltar, ayuda al corte vertical de la banda de suelo. Como elemento
adicional se puede utilizar la raedera, o raseta, que corta una banda superficial de
suelo que queda depositada en el fondo del surco.
La profundidad de intervención del arado debe de estar comprendida entre el 60 y
el 80% de la anchura de corte de la reja. Esta anchura se mide
perpendicularmente a la dirección de avance.
El ángulo medio de la vertedera, junto con la velocidad de avance, indica el grado
de pulverización del suelo.

Tipologías
De 1 a 12 cuerpos (normalmente 2 a 5); Rejas: anchura de corte 30 a 50 cm (12 a
20 pulgadas); tipos: lisa, pico de pato y formón.
Vertedera: cilíndrica, helicoidal, universal y listonada (romboidal y cuadrada).
Masa: arados reversibles 250 a 350 kg/cuerpo; arados fijos 100 a 250 kg/cuerpo.
Distancia entre cuerpos: 90 – 105 cm (pesados): 85 – 100 cm (ligeros). Despeje
del bastidor: 60 a 75 cm
Elementos auxiliares: seguridad (tornillo fusible, semiautomático, non stop).
Reversibilidad: mecánica e hidráulica.
Enganche: suspendido (hasta 3 – 4 cuerpos); semi-suspendido o arrastrado (más
de 4 cuerpos).
Condiciones de utilización y prestaciones
Se recomienda utilizarlo con el suelo en estado deformable (humedad de tempero)
a velocidades entre 3.5 y 7.5 km/h.
El esfuerzo de tracción por sección de área trabajada varía entre 40 y 80 kg-
fuerza/dm2. La eficiencia en parcela se mantiene entre 0.65 y 0.85.
El consumo de combustible en el tractor se debe de mantener por debajo de 0.8 a
1.0 L/ha por cada centímetro de profundidad de trabajo.
3.1.2.-Arados de discos
Función principal
Laboreo primario con volteo del suelo para producir esponjamiento y aireación.
Incorporación de los restos de cosecha en menor grado que con el arado de
vertedera. El suelo queda pulverizado en condiciones similares a lo que lo hace
una vertedera cilíndrica.

Descripción general
Formado por dos o más cuerpos, cada uno de los cuales dispone de un soporte
unido al bastidor al que se fija el disco sobre unos rodamientos que le permiten
girar. El disco va unido mediante cuatro o cinco tornillos, lo que permite la
sustitución por rotura o desgaste. Sobre cada disco se sitúa un limpiador, o
rascador, que se encarga de desprender la banda de tierra que sube por el disco.
Se puede ajustar el ángulo de inclinación del disco respecto al suelo (penetración)
y el que forma con la dirección de avance (ataque).
El marcado del disco incluye diámetro y espesor [ej.: 26 x 3/16”, equivalentes a 26
pulgadas de diámetro (660 mm) y 3/16 de pulgada de espesor (4.8 mm)]. También
se utiliza la designación métrica. La concavidad para este disco puede estar entre
87 y 120 mm.
Para facilitar el corte del suelo, los discos van afilados en el borde. También se
utilizan escotaduras a lo largo de todo el borde para picar mejor el rastrojo.

Tipologías
De 2 a 12 cuerpos (normalmente 3 a 5); diámetro del disco: 660 a 810 mm (26 a
32 pulgadas); profundidad de trabajo recomendada 35% diámetro disco.
Ángulo de penetración: 20 a 25º; ángulo de ataque: 40 a 45º.
Masa: arados reversibles 250 a 400 kg/cuerpo; arados fijos 150 a 300 kg/cuerpo.
Distancia entre cuerpos: 70 - 115 cm; despeje del bastidor: 70 - 95 cm.
Elementos auxiliares: Reversibilidad: mecánica, hidráulica.
Enganche: generalmente semi-suspendido o arrastrado, aunque también
suspendido en arados con pocos cuerpos.
Condiciones de utilización y prestaciones
Se recomienda utilizarlo con el suelo en estado deformable (tempero) a
velocidades entre 4 y 8 km/h. En suelo muy seco resulta difícil hacerlo penetrar.
Con el suelo muy húmedo da lugar a una labor caótica con terrones muy difíciles
de romper cuando se secan.
El esfuerzo de tracción por área trabajada varía entre 35 y 75 kgf/dm2 de sección
trabajada (ligeramente inferior al del arado de vertedera). La eficiencia en parcela
se mantiene entre 0.65 y 0.85.
El consumo de combustible en el tractor se debe de mantener por debajo de 0.8 a
1.0 L/ha por cada centímetro de profundidad de trabajo.
3.1.3.-Subsoladores descompactadores
Función principal
Fisuración del suelo rompiendo capas compactadas sin que se produzca la
inversión del perfil. Deben trabajar al menos 10 cm por debajo de la capa que se
pretende romper. El suelo se rompe según una V desde el fondo del surco hacia la
superficie. No puede utilizarse para controlar la flora adventicia.
La diferencia en la profundidad de intervención permite establecer dos categorías:
subsoladores para trabajo muy profundo, y descompactadores para trabajo a
menor profundidad.

Descripción general
Apero con un número impar de brazos o púas robustas y rígidas para trabajar en
suelo endurecido, montados sobre un bastidor capaz de soportar estos esfuerzos.
La separación entre los brazos condiciona la profundidad de trabajo, además de la
longitud de las púas. En el extremo de cada púa se sitúa una bota de tipo simple o
con aletas laterales.
Las púas pueden ser rectas casi verticales, inclinadas hacia delante y con perfil
parabólico. La situación de las púas en el bastidor suele realizarse en V, con la
más cercana en el centro y en el exterior las más alejadas, para evitar que las
ruedas del tractor incidan sobre la zona de rotura del suelo.
Como elementos auxiliares se utilizan ruedas de apoyo o un rodillo posterior que
ayuda a dejar el suelo nivelado y sellado para reducir la pérdida de humedad.
En algunos casos disponen de sistemas que producen vibración para reducir el
esfuerzo de tracción necesario para su arrastre.

Tipologías
De 1 a 7 púas, para trabajar hasta 50 cm de profundidad (descompactadores) o
hasta 100 cm o más (subsoladores). La separación entre las púas varía entre 50 y
100 cm.
La púa puede ser recta o parabólica (rompe el suelo hacia arriba y reduce el
esfuerzo de tracción). En el extremo dispone de una bota simple o con aletas.
Masa: pesados 200 a 300 kg/púa; ligeros 75 a 100 kg/púa.
Elementos auxiliares: dispositivo de seguridad (tornillo fusible; automático non-
stop)
Enganche: ligeros y medios, suspendidos; pesados, semisuspendidos o
arrastrados.
Para descompactar el suelo sin modificar la superficie se utilizan los
descompactadores de brazos oblicuos.
Los subsoladores que se utilizan para favorecer el drenaje del suelo reciben la
denominación de “arados topo” y disponen de brazos rectos y un elemento con
forma de obús o bola por detrás de la bota.
Condiciones de utilización y prestaciones
Se recomienda utilizarlo con suelo seco para facilitar su fisuración, salvo en el
caso de las operaciones de drenaje (arado topo) en las que se necesita que la
parte inferior de la bota se mueva en un suelo en estado plástico.
La relación entre la profundidad de trabajo y la separación de las púas debe
mantenerse entre 1.0 y 1.5 para las botas simples y 1.5 a 2.0 en las de botas con
aletas.
La potencia que demanda por púa varía entre 35-45 CV (28-33 kW) para 30 cm de
profundidad de trabajo, hasta 55-65 CV (45-48 kW) para 70 cm.
Las velocidades de trabajo deben de mantenerse entre 3.0 y 5.0 km/h,
consiguiéndose una eficiencia en parcela de 0.65 a 0.85.
3.1.4.-Arado de cincel
Función principal
Trabajo primario del suelo manteniendo una gran parte del rastrojo en superficie,
lo que lo hace adecuado para el laboreo de conservación con residuo superficial.
El efecto de control de la erosión hídrica se incrementa por la rugosidad
superficial.
El control de la vegetación adventicia es menos eficaz que con el arado de
vertedera (50% inferior), así como el grado de incorporación de los residuos, que
quedan mezclados en el tercio superior del suelo, influenciados ambos por el tipo
de reja utilizada.

Descripción general
Está formado por un conjunto de brazos o púas, a la vez resistentes y flexibles,
que producen con su vibración un efecto de pulverización del suelo e
incorporación superficial del rastrojo. En algunos casos se utilizan brazos rígidos,
por lo que sus características de trabajo se aproximan a los descompactadores.
Las púas van situadas preferentemente en tres paños y desplazadas lateralmente
para facilitar el flujo del rastrojo evitando el efecto de rastrillado.
En el extremo de cada brazo se sitúa una reja estrecha (escarificadora) eficaz
para romper el suelo, o más ancha con forma de aleta (extirpadora) para mejor
control de la vegetación. Menos frecuentemente se utiliza una reja escarificadora
alabeada para aumentar el efecto de enterrado del rastrojo.
El ángulo que forma el brazo con la superficie del suelo conviene que sea lo más
agudo posible para evitar el efecto de rastrillado.
En la parte posterior se puede utilizar un rodillo para provocar el sellado del suelo
lo que evita la pérdida de humedad. Asociado a cuchillas circulares o discos
permite hacer la preparación del suelo en una sola pasada.
Tipologías
Anchuras de trabajo entre 2 y 4 m, con 25 a 35 cm de separación entre dientes;
posición de los dientes sobre 2 ó 3 filas para reducir el efecto de rastrillado.
Despeje del bastidor de 65 a 80 cm.
Profundidad máxima de trabajo recomendada: 18 a 22 cm.
Masa: suspendidos 200 a 300 kg/m de anchura; autoportantes 30 a 400 kg/m;
incremento de 100 kg/m, cuando los brazos están dotados con dispositivos de
seguridad "non stop".
Elementos auxiliares: Dispositivos de seguridad por tornillo y/o fusible o por
resorte (non stop). Rodillo posterior.
Condiciones de utilización y prestaciones
Se recomienda utilizarlo sobre suelo seco para aumentar su eficacia basada en el
efecto de vibración de los brazos flexibles o dotados de resortes que provocan un
efecto similar. Si se hace trabajar a profundidad excesiva los brazos curvados
tienden perder su capacidad de vibración.
La anchura de trabajo debe superar la de pisada del tractor que lo arrastra. Esto
unido a la elevada velocidad necesaria obliga a disponer de tractores potentes. El
esfuerzo de tracción necesario es aproximadamente igual a la mitad del que se
necesita para arrastrar un arado de vertedera de la misma anchura trabajando a
igual profundidad.
La potencia necesaria aumenta como consecuencia de que la velocidad de trabajo
debe de ser mayor (7.0 a 9.0 km/h) para mejorar su eficacia. Se recomienda una
potencia de 25-40 CV/m (18-29 kW/m) de anchura de labor; la eficiencia en
parcela está entre 0.65 a 0.85.
3.1.5.-Rotocultores
Función principal
Rotura y esponjamiento del suelo que queda pulverizado uniformemente sobre
todo el perfil trabajado. Se aplica generalmente para la preparación rápida de
suelos de huerta bien estructurados, evitando que se produzca un exceso de tierra
fina. Los residuos superficiales se incorporan a la mitad superior del perfil de suelo
trabajado.
La profundidad de actuación puede superar los 25 cm y está condicionada por las
dimensiones del rotor con los elementos labrantes.

Descripción general
Disponen de un eje horizontal del que salen, de manera equilibrada, un conjunto
de brazos o azadas con su extremo acodado, que producen, por la rotación del
eje, la pulverización del suelo.
Las azadas suelen estar agrupadas por bloques o discos, con unas 6 cuchillas por
disco, con un diámetro total del rotor de 500 a 550 mm.
El conjunto va situado en el interior de una cubierta protectora con una pantalla
posterior regulable sobre la que chocan los terrones, quedando el suelo más o
menos pulverizado en función del régimen de giro del rotor con respecto a la
velocidad de avance.
La velocidad del rotor puede modificarse por un sistema de ruedas dentadas que
le permiten trabajar entre 50 y 300 rev/min. Normalmente el sentido de giro es
directo, “mordiendo” el suelo al avanzar y dando un empuje positivo del tractor.
Permite un buen aprovechamiento de la potencia del motor por su accionamiento
por la toma de fuerza.
Para controlar la profundidad de trabajo se utilizan patines laterales o ruedas de
apoyo.
Como aperos derivados del rotocultor se encuentran las gradas accionadas, en las
que los elementos labrantes suelen ser rectos y están diseñadas para trabajar a
profundidades de menos de 10-15 cm (laboreo secundario). Otra variante es la
motoazada, en la que se combina el trabajo del suelo (rotor) con el avance de la
máquina.
Tipologías
Anchura de trabajo: 0.80 a 3.10 m; diámetro del rotor: 40 a 65 cm; número de
azadas por metro: 15 a 35; accionamiento: toma de fuerza 540 y/o 1000 rev/min;
enganche: tripuntal.
Masa: 200 a 300 kg/m de anchura.
Elementos auxiliares: cambio de velocidades, tablero nivelador; posibilidad de
desplazamiento lateral; control de profundidad (ruedas o patines).
Condiciones de utilización
Profundidad máxima de trabajo recomendada: 23 a 35 cm con velocidades de
trabajo entre 2.0 y 4.0 km/h, con una demanda de potencia de 30-40 CV/m (22-30
kW/m) de anchura. Eficiencia en parcela de 0.65 a 0.85.
Se produce una discontinuidad con marcada suela de labor si se hace trabajar
sobre suelos húmedos y poco estructurados.
La posición de la pantalla posterior hace que la superficie se cubra de tierra fina
(bajada) o de pequeños terrones (subida).
Se desaconseja utilizar este apero en suelos limosos con tendencia a
compactarse naturalmente, salvo que se encuentren muy consolidados.
3.1.6.-Lavadores

3.2.-Aperos para laboreo secundario


Función principal
Permiten realizar el acabado del perfil del suelo preparando el lecho de siembra en
el que se realiza la germinación y nascencia de las semillas.
Se utilizan como medio para controlar el desarrollo de la vegetación adventicia,
tanto antes de la implantación del cultivo como con posterioridad a la nascencia,
así como el manejo de la capa superficial del suelo en cultivos permanentes.
Para el laboreo secundario se pueden utilizar aperos diferentes en pasadas
sucesivas, o distintos tipos de elementos labrantes situados sobre el mismo apero,
para conseguir nivelación, mullido o compactación (asentado), movimiento de
terrones para crear tierra fina y acción complementaria sobre la vegetación
residual.
La profundidad de acción suele ser inferior a los 10 – 12 cm.
Descripción general
Al igual que en el laboreo primario, pueden ser accionados por el tractor que los
arrastra, o bien mediante el movimiento de rotación de la toma de fuerza.
En los aperos arrastrados se utilizan como elementos labrantes púas y discos
montados sobre líneas que se conocen como “paños”.
En función del ángulo de inclinación de las púas se produce asentado o
esponjamiento del suelo; el grado de flexibilidad de las mismas tiene una marcada
influencia sobre la rotura y el movimiento de los terrones en el suelo.
Los aperos que utilizan discos siempre producen el asentado y la nivelación del
suelo por su desplazamiento lateral.
Para el asentado final y la rotura de la costra también se utilizan rodillos con
diferente masa y grado de rugosidad superficial.
Los aperos accionados utilizan púas de distintas formas colocadas sobre un eje
horizontal o varios verticales; realizan un trabajo similar al de los aperos con
elementos fijos, pero más intenso; la intensidad de acción depende de la velocidad
de avance y de la de rotación de los elementos labrantes.

Tipologías
Muy variables para los distintos subgrupos establecidos:
Grada de discos
Cultivador de púas o brazos
Vibrocultivador
Grada accionada
Rodillos
3.2.1.- Cultivadoras
Descripción
Los cultivadores agrícolas operados por tractor, se enganchan al sistema de
hidráulico de levante del mismo, lo que permite subir el implemento para las
maniobras de giro y traslado, separando las rejas del suelo, y bajarlo al comienzo
de la labor. Los cultivadores de tracción animal son de arrastre y se enganchan a
la soga o cadena de tiro de la yunta. Todos constan de un chasis o bastidor en el
cual se colocan los órganos de trabajo. En determinados casos a los cultivadores
se les adicionan mecanismos para la fertilización, a lo cual se denomina
“cultivador-fertilizador”.

Tipos de cultivadores
Cultivadores para preparar el suelo. Estos equipos, que en nuestro país se
conocen generalmente como tillers, más propiamente debe llamárseles
escarificadores, pues su labor es laborar el suelo antes de la siembra,
descompactando las capas superficiales y a veces profundas, rompiendo los
terrones, en una labor que sustituye a las gradas de discos. Son menos dañinos
que éstas, porque los cortes que producen son verticales y no entierran las capas
superiores más fértiles como hacen las gradas de discos ni producen
compactación de las capas inferiores del suelo.
Cultivadores de desyerbe. Son equipos que trabajan entre las hileras (surcos) de
plantas removiendo las hierbas, descompactando la capa superficial, y a veces
acercando la tierra removida a las plantas (aporque).
Cultivadores de 3-5 rejas. Son cultivadores de desyerbe que se operan por el
boyero que se desplaza detrás del mismo, a la vez que controla la yunta. Los
cultivadores de 3-5 rejas son conocidos también en Cuba como “arañas” o
“grillas”. Puede variarse la separación de las piezas que soportan los órganos de
trabajo exteriores para adecuarse a los diferentes marcos de siembra entre 75 y
110 cm. Para su control disponen de dos manceras, similares a las de los arados.
Cultivador de plátano. Es un cultivador de arrastre por una yunta, con ancho de
trabajo regulable, muy útil para cultivo entre calles de plátano y otros frutales de
gran espaciamiento entre hileras. El modelo PC-13, con 13 dientes, se regula
entre 0,9 – 3,0 m de ancho de labor, pero hay modelos hasta el PC-31 que
alcanza hasta 4,5 m de ancho.
Cultivo con arado. A veces los campesinos cultivan con un arado común de una
vertedera o de dos vertederas, pero su ancho de trabajo es menor que los
cultivadores de 3-5 rejas. El multiarado de tracción animal “3 en 1” es muy
conveniente para labores de cultivo, pues con sus saetas y aletas puede lograr un
ancho máximo de labor de 80 cm.
3.2.2.-Gradas de púas
Función principal
Laboreo superficial del suelo conseguido mediante brazos flexibles en cuyo
extremo se sitúa una reja que actúa como elemento labrante y que desplaza los
terrones hacia arriba o hacia abajo en función del ángulo de incidencia.
Producen rotura de los terrones por el choque y desplazamiento del suelo,
dejando en la superficie unos surcos cuya profundidad depende de la separación
entre brazos contiguos. El suelo queda esponjado si los brazos inciden sobre el
suelo con un ángulo agudo; cuando el ángulo es mayor de 90º tiende a asentar el
suelo. Por debajo de la reja siempre se produce un ligero asentado que ayuda en
la formación de una zona ligeramente compactada bajo el lecho de siembra.
El control de la vegetación adventicia depende del tipo de reja utilizada.
La flexibilidad de los brazos garantiza la formación de tierra fina en el lecho de
siembra (zona en la que se situará la semilla) y terrones en la superficie

Descripción general
Los brazos flexibles van unidos a un bastidor que se engancha al tripuntal del
tractor; generalmente incluyen ruedas para controlar de manera precisa la
profundidad de trabajo. En algunos casos se sitúa un rodillo posterior o una barra
con púas simple.
Los brazos van situados en dos filas y ofrecen diferente grado de flexibilidad, lo
que repercute en el efecto de la vibración durante el trabajo.
El movimiento de los brazos se consigue mediante la forma del propio brazo
(espiral) o con un resorte asociado a éste.
En cultivadores para las plantaciones leñosas los brazos extremos pueden
disponer de un mecanismo que los retrae al detectar la presencia de troncos o
estacas (intercepas). Los diseñados para trabajar entre las líneas de cultivos
herbáceos se conocen como escardadores y aporcadores.
En algunos casos están formados por un conjunto de púas rígidas fijadas
perpendicularmente al suelo, o regulables en inclinación, unidas a un bastidor muy
simple que se mueve en el suelo arrastrado por cadenas (grada de púas).

Tipologías
Anchuras de trabajo de 2 a 7 m; espaciamiento entre dientes: 15 a 25 cm; posición
de los dientes: sobre 2 filas, despeje del bastidor: 45 a 70 cm.
Masa: 100 a 250 kg/m de anchura.
Elementos auxiliares: dispositivos de seguridad (tornillo fusible, resorte).
Pueden aproximarse en sus características a los cultivadores pesados y arados
chísel, pero son siempre menos robustos y los brazos se encuentran más
próximos entre sí.
Condiciones de utilización y prestaciones
Se recomienda trabajar con el suelo seco (friable), y son muy adecuados para
preparación del lecho de siembra en cultivos poco exigentes (cebada, trigo...).
Profundidad máxima de trabajo recomendada: 5 a 12 cm; potencia: 19 a 23 CV/m
(14-17 kW/m).
Velocidad de trabajo: 6.0 a 8.0 km/h; eficiencia en parcela: 0.65 a 0.85.
Para conseguir eliminar la vegetación superficial se recomienda utilizar rejas
extirpadoras (anchas).
3.2.3.-Gradas de discos
Función principal
Laboreo superficial conseguido mediante discos verticales que se clavan en el
suelo con una profundidad que depende de su diámetro, de la carga que gravita
sobre ellos y del ángulo que forman con la dirección de avance.
Producen rotura de los terrones por efecto de los bordes de los discos y del
desplazamiento lateral que provocan en el suelo, lo que hace que éste quede
nivelado y asentado.
El propio desplazamiento lateral del suelo tiene un efecto destructor de la
vegetación adventicia. También permite el enterrado superficial del rastrojo.
Las gradas muy pesadas pueden utilizarse para laboreo primario del suelo.

Descripción general
Discos verticales, con un orificio central de forma cuadrada, montados con
separadores en bloques que giran sobre un eje común. Estos bloques se orientan
de manera angulada respecto a la dirección de avance, con lo que tienden a rodar
a la vez que mezclan las capas de suelo. Los ejes van unidos al bastidor mediante
rodamientos con dos apoyos por tramo, aunque el bloque puede incluir varios
tramos.
Los bloques de discos se pueden situar formando una "V" (gradas de tiro
excéntrico) o en " X". En las gradas en " X" los discos extremos son de menor
tamaño (niveladores). Los discos del bloque trasero se montan para que
desplacen la tierra en sentido contrario de los delanteros lo que provoca un efecto
nivelador. Cada disco lleva un elemento rascador que evita que la tierra se adhiera
a la parte cóncava.
Para el transporte los bloques de discos se orientan perpendicularmente a la
dirección de avance por lo que ruedan sin mover el suelo. Esta operación se
combina con el apoyo sobre unas ruedas posteriores que se mantienen
levantadas durante el trabajo. Cuando la anchura es grande se recurren a
sistemas de plegado longitudinal o hacia arriba.
Tipologías
Anchuras de trabajo entre 1.8 y 2.4 m en las semisuspendidas y de 2.7 a 8.0 m en
las arrastradas. Diámetros de los discos entre 45 y 71 cm (18 a 28 pulgadas).
Espaciamiento entre discos de 17 a 25 cm; más de 25 cm en las gradas muy
pesadas (pueden sustituir al arado en el laboreo primario del suelo). Carga por
disco: ligeras <60 kg; medianas 60 a 80 kg; pesadas >80 kg.
Tipos de discos: de casquete esférico o de tipo troncocónico; borde liso o dentado
(estos últimos generalmente en el cuerpo delantero). La concavidad de los discos
de las gradas es menor que la de los que se utilizan en los arados, y varían entre
40-47 mm en los discos de 45 cm de diámetro, siendo de 136 mm en los de 810
mm.
Masa: ligeras, menos de 350 kg/m de anchura; medianas, entre 350 y 700 kg/m de
anchura; pesadas: más de 700 kg/m de anchura.
Condiciones de utilización y prestaciones
Se recomienda trabajar con el suelo seco (friable), y son muy adecuadas para
romper los terrones generados en el laboreo primario del suelo.
En las gradas de tiro excéntrico se necesita que el eje de tiro esté desplazado con
respecto al plano medio de la grada para compensar la torsión que genera la tierra
sobre los discos de los bloques delantero y trasero.
Profundidad de trabajo recomendada: 5 a 15 cm.
Ángulos de ataque: Tiro excéntrico: paño delantero 15-20º; trasero 25-30º.
Tándem: paño delantero 10-25º; trasero 10-25º.
Velocidad de trabajo: 6 a 10 km/h; eficiencia en parcela: 0.65 a 0.85.
Potencia necesaria: ligeras 20-25 CV/m (15-18 kW/m); medias 25-35 CV/m (18-22
kW/m); pesadas 30-35 CV/m (22-26 kW/m).
3.2.4.-Aperos autoaccionados
Función principal
Realizar en una sola pasada el laboreo secundario en suelos endurecidos con
abundancia de terrones
La rotura de los terrones se produce por el golpeteo de los dientes y por la fricción
de éstos con el suelo, especialmente en las de tipo alternativo
Descripción general
Las gradas alternativas disponen de varias filas de púas dotadas de un
mecanismo de oscilación alternativa lateral
Las gradas rotativas de eje horizontal disponen de un eje del que salen
radialmente, de manera equilibrada, un conjunto de dientes rectos o alabeados; en
las rotativas de eje vertical se utilizan varios rotores y las rejas toman la dirección
del eje de los rotores.
El conjunto va situado en el interior de una cubierta protectora con una pantalla
posterior regulable sobre la que chocan los terrones, quedando el suelo más o
menos pulverizado en función del régimen de giro del rotor con respecto a la
velocidad de avance.
Para controlar la profundidad de trabajo se utiliza un rodillo situado en la parte
posterior
Tipologías
Anchura de trabajo: 2.5 a 5.0 m.
Accionamiento: toma de fuerza 540 y/o 1000 rev/min
Masa: 120 a 200 kg/m de anchura
Elementos auxiliares: rodillo trasero (recomendado); dispositivos de seguridad;
cambio de velocidad del rotor; enganche posterior para sembradora
Enganche: en tres puntos
Tipos constructivos:
ALTERNATIVAS:
Con dos filas de dientes accionados por excéntrica; distancia entre dientes: 20 a
25 cm; longitud de diente: 25 a 30 cm
ROTATIVAS:
Rotor único de eje horizontal con dientes tipo pletina o redondo
Varios rotores de giro vertical con dos dientes; número de rotores/metro: 3 a 5;
longitud de diente: 30 a 35 cm
Condiciones de utilización y prestaciones
Se recomienda para el laboreo secundario de suelos con muchos terrones y
endurecidos para prepararlo para la siembra en una sola pasada.
Profundidad máxima de trabajo recomendada: 8 a 10 cm.
Potencia: alternativas 15 a 25 CV/m (11-18 kW/m); rotativas 20 a 35 CV/m (15-26
kW/m) (es importante que la potencia que pueda transmitir la grada sea la
disponible en el tractor, ya que en caso contrario se produce su rápido deterioro).
Velocidad de trabajo: 5.0 a 7.0 km/h; eficiencia en parcela: 0.65 a 0.85
3.2.5.-Rodillos
Función principal
Reducir la porosidad del suelo modificando el espacio que queda entre los
terrones, lo que favorece la humectación de las semillas en suelos secos, y
también evita la destrucción de las raíces en los cereales de invierno por efecto de
las heladas.
No debe de afectar la porosidad hasta límites que impidan la circulación de agua y
del aire en el interior del suelo.
Generalmente se utilizan asociados a otros aperos, actuando como elementos
para el control de la profundidad de intervención y para el sellado del suelo.

Descripción general
Elementos de sección circular colocados sobre un eje que le permite rodar al ser
arrastrado sobre el campo, normalmente mediante un enganche simple en un
punto.
El rodillo puede estar formado por un solo elemento, o por un conjunto de
elementos, todos montados sobre un eje común, aunque con una cierta flexibilidad
para que se ajusten a las irregularidades del terreno.
Los diámetros exteriores de los elementos que forman el rodillo pueden ser
diferentes, así como la rugosidad y el perfil de su superficie, lo que, junto con el
peso del rodillo, condiciona el grado de asentamiento.

Tipologías
Anchura de trabajo: 1.5 a 7 m; bastidor: rígido o por elementos independientes
Elementos auxiliares: plegado: manual o hidráulico; ruedas de transporte
Enganche: semisuspendido o arrastrado
Tipos:

Condiciones de utilización y prestaciones


Los rodillos lisos provocan una compactación superficial con tierra fina sobre el
terreno; los rodillos rugosos provocan el asentamiento en las capas intermedias
con tierra fina cerca de la semilla, y dejan la superficie aterronada, reduciendo el
riesgo de que aparezca costra superficial después de lluvia intensa.
Sólo se deben de utilizar sobre suelos con bajo contenido de humedad. Su efecto
desterronador depende de los resaltes sobre la superficie.
Son preferibles los rodillos con elementos independientes y de superficie rugosa.
El aumento de la velocidad incrementa su efecto compactador.
Potencia recomendada: 10 a 15 CV/m (7-11 kW/m); velocidad de trabajo: 5.0 a 7.0
km/h; eficiencia en parcela: 0.65 a 0.85
3.2.6.-Aperos combinados
Función principal
Realizar en una sola pasada el laboreo primario, con o sin volteo, y la preparación
del lecho de siembra.
En ocasiones se combinan con equipos de siembra para realizar la implantación
del cultivo en una sola pasada.

Descripción general
Están formados por los mismos elementos que se utilizan en los aperos para
laboreo primario y secundario, combinados para que actúen, de manera sucesiva
en una sola pasada. En algunos casos van montados separados, uno de los
elementos en el enganche frontal y otro en el posterior
Es frecuente que el elemento que se encarga del laboreo secundario sea del tipo
accionado por la toma de fuerza.
En algunos casos, el apero dispone de varios cuerpos o paños con púas y discos
que se pueden regular en posición (ángulo de ataque) y la profundidad de
intervención. Es frecuente que dispongan de un rodillo asentador que también
actúa como controlador de la profundidad de trabajo del conjunto.
Tipologías
Similares a las de los aperos simples que lo componen
Aperos dedicados al laboreo primario
Aperos dedicados al laboreo secundario

Bibliografía
https://boletinagrario.com/f818,equipos-para-laboreo-primario.html
https://boletinagrario.com/f823,arado-vertedera.html
https://boletinagrario.com/f824,arado-discos.html
https://boletinagrario.com/f825,subsoladores-descompactadores.html
https://boletinagrario.com/f826,arado-chisel-cincel.html
https://boletinagrario.com/f827,rotocultivador-rotocultor.html
https://boletinagrario.com/f819,equipos-para-laboreo-secundario.html
https://www.ecured.cu/Cultivador
https://boletinagrario.com/f844,cultivador-puas-brazos.html
https://boletinagrario.com/f843,grada-discos.html
https://boletinagrario.com/f846,gradas-accionadas.html
https://boletinagrario.com/f847,rodillo.html
https://boletinagrario.com/f822,equipos-para-laboreo-combinado-primario-
secundario.html

También podría gustarte