Está en la página 1de 4

Sexualidad en Preescolares

Recopilación Silvia Orellana


Psicóloga

¿QUÉ ES LA SEXUALIDAD HUMANA?


La sexualidad tienen que ver con nuestro cuerpo, pero también con las palabras, las imágenes,
las fantasías; involucra las emociones y sentimientos; tienen que ver con nuestra capacidad de
amar y comprometernos, con el respeto hacia el otro y con la capacidad de dar vida a otro ser.

El juego y en especial los juegos sexuales entre niños y niñas, así como del mismo sexo
son comunes en la etapa preescolar y escolar; jugar al doctor, explorar los cuerpos así como el
jugar a papá y mamá se presentan con mucha frecuencia. Incluso tocar el cuerpo de los otros y
otras es una práctica frecuente.

En la escuela los niños y niñas llegan a manifestar su curiosidad por el sexo opuesto y
sus prendas; en algunos casos la educación recibida en la escuela y la casa se encuentra
desfasada particularmente en lo que se refiere a la educación sexual.

El interés por lo sexual se manifestará diferencialmente en los niños y en las niñas


como producto del adoctrinamiento social; por ello es más frecuente que sean los niños
quienes sean sorprendidos con revistas pornográficas (material sexualmente explícito), la
curiosidad se incrementa llevando a los niños a intercambiar cuentos eróticos, chistes, a
dibujar desnudos, a escribir/decir palabras de doble sentido y buscar respuestas verídicas a
sus interrogantes.

Cabe señalar sin embargo que actualmente es cada vez más frecuente encontrar que
niños y niños presenten conductas más activas que antes, como producto del bombardeo
publicitario y de programas televisivos en los que los niños exhiben conductas propias de
adultos.

Dificultades para abordar el tema:

Con el avance de la tecnología y todos los estímulos que encuentran en la televisión y


otros medios, muchas explicaciones y teorías fantasiosas acerca de la reproducción quedaron
obsoletas (semillita, cigüeña, etc.)

De ahí que los padres pregunten con frecuencia cómo abordar la sexualidad infantil. Y
esto pasa, principalmente, porque aún sigue siendo un tema tabú. Hablar de sexualidad
siempre es delicado y no es fácil encontrar el lenguaje más apropiado, lo que ocurre por
diversos factores, entre ellos:

1. Cuesta hablar del tema: Son pocos los padres y educadores que
hablan cómodos del tema, ya sea por temor, falta de conocimiento,
formación confusa, experiencias personales negativas.
Efecto Padres: responder desde el silencio, la sanción o juicios
negativos ante acciones o preguntas de los niños. Irse por las ramas, o
en información científica poco comprensible.
Efecto en los niños: No preguntar, asustarse, esconderse, culparse.
Finalmente: Entrego la información a medios de comunicación,
pares, y a información distorsionada, confusa o sin aporte valórico.

2. Implica tomar una postura valórica: A veces se tiende a caracterizar la formación de la


sexualidad como una imposición de normas, prohibiciones y sanciones. Sin embargo padres
y educadores concuerdan en una serie de valores en los cuales debe estar enmarcado
como son: Amor, fidelidad, verdad, libertad, responsabilidad, autocontrol y voluntad.
En desafío es precisamente no hacerlo un discurso, si no un valor inserto en la vida
cotidiana del niño, en un marco familiar y educacional consistente, que apunte a la toma de
decisiones responsable, basados en estos valores.

3. Temor a Abrir ojos: Los padres y educadores se preguntan hasta qué punto entregar
información a los niños, ya que esto puede hacer que se adelanten en el proceso de
formación y pierdan su “ingenuidad”. Hoy en día la información está presenta diariamente
en medios, escuela, jardín, por lo tanto los niños se informan igual. La diferencia es si nos
haremos participes de esta información, dándole formación y acompañaremos a los
niños en este proceso. Hablar desde la adolescencia ya es tarde. Hay que sembrar ahora.

ROL DE LA FAMILIA

• Ser padres no es una tarea fácil. Y más complicada aún es cuando los hijos pequeños
empiezan a preguntar de dónde vienen, cómo entraron a la guatita de la mama o por qué
no tienen el mismo sexo que su hermanita

• Actualmente, el niño conoce una serie de opiniones sobre sexualidad que le da la madre, el
padre, la abuela, la profesora. "Entonces se deben aunar criterios en cuanto a la
enseñanza, para que más o menos conversemos del mismo tema"

• Hoy en día muchos padres delegan en el colegio la enseñanza de la sexualidad. La


educación sexual de nuestros hijos no puede ser delegada. Como padres de familia somos
el modelo y la referencia fundamental que necesitan para definir su sexualidad.

• Una educación sexual debe estar en concordancia con la afectividad y los valores vividos y
transmitidos en el hogar, tales como el amor, la generosidad, el respeto hacia el otro, la
fidelidad, entre otros.

• Los padres o tutores tienen una gran responsabilidad frente a la


educación sexual de los menores; su presencia activa y afectuosa es
fundamental en el equilibrado y completo desarrollo de los niños.

• Debe resaltarse que aunque exista el temor para abordar el tema de la


educación sexual y aunque se crea que los padres no están enseñando nada
sobre educación sexual a sus hijos, lo están haciendo ya que los niños
observan como se relacionan el padre y la madre, observan en que tipo de
términos discuten y se aman entre muchos otros comportamientos. El
silencio también educa.

• En este sentido los padres son los educadores sexuales por excelencia y
durante las 24 horas del día; educan con palabras y sin ellas, con silencios y
con evasiones.
¿CÓMO ACOMPAÑAR A SUS HIJOS E HIJAS EN SU DESARROLLO AFECTIVO Y SEXUAL?

• Revisando la propia formación sexual.


• Siendo un adulto en el que se puede confiar. Conversando con los hijos e hijas.
Respondiendo a sus preguntas sin rodeos. En forma clara y con orientaciones apropiadas a la
edad de los hijos.
• Si no se sabe la respuesta, una buena alternativa es decirles que se va a averiguar del
tema para poder contestarles o invitarlos a investigar juntos.
• No emita juicios respecto de lo que siente y no le ridiculice.
• Aliente a su hijo(a) a tomar conciencia de sus sentimientos y a expresarlos abiertamente.
Ayúdele a identificar sus sentimientos "agradables", y a decir "SI" cuando los experimente.
• Ayúdele a identificar sus sentimientos "desagradables", y a decir "NO" cuando las
experimente. Si después de haber dicho "no" su hijo no se siente tranquilo, aliéntelo (a) a
conversar con un adulto en quien confíe.
• Demuestre a su hijo(a) que le interesan sus sentimientos y que desea conocerlos. Al
escucharlos seriamente y al hacerle preguntas directas, usted lo instará a identificar
paulatinamente toda una gama de sentimientos:
- ¿Qué sientes?
- ¿Con que sueñas?
- ¿Qué puedo hacer para ayudarte?
- ¿Qué es lo que te preocupa?

Referencias:
http://www.hemerodigital.unam.mx/ANUIES
BarredaP. Sexualidad infantil, lo que los padres deben saber. Últimas Noticias 2003
http://www.pediatraldia.cl
Amnistía Internacional. Manual de capacitación en derechos humanos para maestros de primaria.
Asociación Mexicana de Psiquiatría Infantil. Desarrollo Infantil Normal. México, AMPI, 1980.
Bowlby, J. El vínculo afectivo, México, Paidós, 1990.
Brown, N. Hacia una educación infantil no sexista. Madrid, Morata,1988.
Conapo. La televisión y los niños. México, Conapo, 1980
Freud, A. Normalidad y patología en la niñez. México, Paidós, 1991
Gordon, T PET. México, Diana, 1991.
Hymes, J. Cómo hablarle de sexo a tu hijo. México, Teocalli, (s/f).
Kadushin, A. El niño maltratado. México, Extemporáneos, 1985.
Morin J., Marfán J, B. Icaza: Conversemos de Sexualidad. Centro de Investigación y Desarrollo de la educación. CIDE,
Chile, Schulz, Noviembre 1995.
Marfán J. Charla para padres I Ciclo Colegio Institución Teresiana, 2003
Papalia D., Wendkos S.: Desarrollo Humano, Editorial Mc Graw Hill, Cuarta edición.
E. y Williams, S.R. Programación de objetivos en educación sexual. México, Pax, 1975.
Santelices L., Escargiotti, J.: El educador y los padres. Ediciones Universidad Católica, Chile, 2001.
Spitz, R. El primer año de vida del niño. México, FCE, 1992.
www.psicologoinfantil.com
www.psicologia.cl

También podría gustarte