Está en la página 1de 3

Servidores web proxy: definición, tipos y ventajas

Definición de Proxy

Se trata de un software que sirve de intermediario entre cliente y servidor. O dicho de otro modo, el
proxy se encarga de enviar las peticiones del cliente al servidor.

Cuando te conectas a Internet, y escribes una dirección web, tu ordenador es un “cliente” que está
enviando una petición a un servidor web para que se ejecute y puedas leer, a través de un protocolo
determinado, información procedente de ese servidor.

Cuando se establece la conexión con el servidor, en lugar de hacerlo directamente con el servidor, se
hace a través de una pasarela o servidor intermedio.

Es decir, se escribe una dirección web o una IP en la barra de direcciones de Internet Explorer, por
ejemplo. El navegador envía esa petición a tu servidor proxy, y éste a su vez reenvía esa petición al
servidor final, cuya respuesta pasará antes a través del proxy, en lugar de ir directamente a ti.

Ejemplo:  Se dispone una red de ordenadores en tu negocio, y de un servidor Proxy. Cuando te


conectas desde cualquier ordenador a Internet, éste envía las peticiones a tu servidor proxy. Sólo se
conoce la IP pública de tu servidor, no la de tus ordenadores.

Tipos de proxys

Existen varios tipos de proxys, según el lugar donde se instalan y quién establece la política del
proxy. Por ejemplo:

 Los proxys internos o locales: que se instalan en un ordenador cliente y están sobre todo
orientados a controlar el tráfico y evitar que la información privada de un ordenador o una
red salga de la computadora. Los llamamos también proxys de filtrado.

 Los proxys externos: se instalan en una entidad externa al ordenador u ordenadores desde
el que se realizan las conexiones. Podemos montarlo nosotros mismos en un servidor
propio, o utilizar un servidor dedicado. Hay servidores dedicados baratos que puedes
administrar tú mismo y utilizar como pasarela.

Ventajas de los servidores proxy

Disponer de un proxy conlleva una serie de ventajas para los usuarios, como por ejemplo las
siguientes:

 Mejor control: es el proxy el que se encarga de hacer el trabajo: registra las peticiones de
los ordenadores, las IP, el momento en el que se han realizado solicitudes, los puertos que se
han utilizado, el protocolo… Con un proxy, se pueden limitar los derechos de los usuarios.

 Mejor velocidad: el proxy actúa como caché: guarda las respuestas de las peticiones para
dárselas a los usuarios cuando estos se la solicitan.
 Filtración: se puede configurar el proxy para que no atienda a determinadas peticiones,
tanto externas, como de un ordenador de la red de área local. Esto es de gran ayuda para la
seguridad informática al impedir determinadas respuestas.

 Modificación: el proxy también puede cambiar información o falsificarla según un


algoritmo.

 Anonimato: si cuando nos conectamos a Internet, enviamos las peticiones a un Proxy, la IP


de nuestro ordenador es mucho más difícil de rastrear. Cuando activas un proxy, estás
navegando prácticamente de manera anónima.

Por lo tanto, hemos de entender que los proxys ayudan a mejorar el rendimiento de nuestras
conexiones de red, a distribuir mejor la carga y ahorrar ancho de banda, a crear cachés de contenido
estáticos y mejorar la seguridad de nuestras conexiones a Internet.

Conclusiones

Los proxys son algo menos seguros que los VPN para la “navegación anónima”, ya que sólo
enmascaran tu IP, aunque son más rápidos. No obstante, la utilización de Proxys para ocultar la IP o
por motivos de seguridad, y para mejorar el rendimiento sigue siendo muy utilizada por los usuarios.

En las redes de área locales, para conectarse a Internet, lo que muchas veces se hace es crear una red
Wifi, en lugar de conectar un único servidor proxy a Internet y conectar con éste los ordenadores
cliente por cable. En algunas empresas se utiliza un servidor proxy externo, no tanto por la conexión
a Internet, sino por seguir una política de seguridad y privacidad determinada (evitar conexiones
salientes y entrantes no deseadas).

¿MERECE LA PENA IMPLEMENTAR UN SERVIDOR PROXY?

Cualquier empresa que necesite un cierto control sobre el uso que se hace de Internet desde su red
corporativa debería plantearse esta opción. Llegados a este punto, factores como elegir una
empresa de máxima confianza para la implementación, estudiar el escenario legal (especialmente
aspectos relacionados con la privacidad de nuestros empleados y clientes) y contar con los recursos
necesarios (tanto humanos como técnicos) para monitorizar el funcionamiento del proxy resultan
fundamentales para garantizar un funcionamiento óptimo y obtener el valor añadido esperado de la
inversión.

En combinación con otras soluciones de seguridad y un buen firewall, un servidor proxy es un


potente aliado ante ataques, infecciones por malware o problemas relacionados con el hardware a la
hora de servir páginas. La posibilidad de controlar el tráfico hacia y desde Internet en función de
nuestras necesidades es un gran punto a favor.

¿Qué es un VPN?

Un VPN (Virtual Private Network) te permite crear una conexión segura a otra red a través del
Internet.  Cuando conectas cualquier dispositivo a un VPN, este actúa como si estuviese en la misma
red que la que tiene el VPN y todo el tráfico de datos se envía de forma segura a través del VPN.

Esto quiere decir que puedes usar el Internet como si estuvieses presente en la región que tiene la red
del VPN, lo que te viene muy bien si necesitas acceso a contenido que está bloqueado por región.
Por ejemplo, si quieres entrar a mirar el catálogo de un servicio exclusivo de un país concreto, con
un VPN puedes hacerlo, porque una vez que entras con la conexión enmascarada, dicho servicio sólo
verá que te estás conectando desde ese país, aunque en realidad no sea así.
Además el VPN es una red privada y virtual como su nombre lo dice, por lo tanto todo el tráfico
que pasa por esa red está asegurado y protegido de ojos no deseados. Esto puede ser de mucha
utilidad cuando nos conectamos a una red Wi-Fi pública.

¿Cuáles son los usos de un VPN?

 Acceso a una red de trabajo mientras se está de viaje. Los VPNs se usan con frecuencia
para aquellos profesionales que viajan y necesitan entrar en su red de trabajo mientras están
lejos. Usar este método permite que los recursos se mantengan seguros porque en están en la
nube.

 Acceso a una red del hogar mientras se está de viaje. También se puede usar para entrar
al ordenador que hemos dejado en casa, como si estuviésemos usando una LAN (Local
Network Area).

 Esconde los datos de navegación. Por ejemplo, si estás usando un Wi-Fi público, de esos
que están disponibles sin contraseña en restaurantes y centros comerciales, todo lo que
visites que no tenga conexión HTTPS (conexión segura) estará visible para cualquiera que
sepa dónde mirar. En cambio si tienes un VPN, lo único que podrán ver es la conexión al
VPN; todo lo demás será anónimo.

 Entrar en sitios con bloqueo geográfico. Usualmente los problemas de bloqueo de región
suelen pedir que estés en Estados Unidos. Esto sucede con Hulu, Pandora o el catalogo de
Netflix que es más grande y completo en este país. A veces pasa también en ciertos vídeos
de YouTube. Para evitar estas restricciones, sólo hay que usar un VPN que tenga
localización de USA.

 Evitar la censura en Internet. Para aquellos gobiernos que deciden censurar ciertos sitios
web, un VPN funciona muy bien para acceder a ellos sin problemas.

También podría gustarte