Está en la página 1de 82
Historia y Critica Introduccion a la metodologia histérica P Salmon Pierre Salmon Profesor de la Universidad Libre de Bruselas HISTORIA Y CRITICA Introduccién a la metodologia histérica David Romano Catedrético de la Universidad de Barcelona Presentacion de Manuel Riu Catedrético de la Universidad de Barcelona Aerberto Liitiga Mendoza EDITORIAL TEIDE / BARCELONA Obra galardonada con el premio de traduccidén «Fray Luis de Ledn» 1973, concedido por el Ministerio de Educacion y Ciencia. Primera edicién: 1972 Segunda edicién: 1978 Titulo original: HISTOIRE ET CRITIQUE © 1969 by Editions de l'Institut de Sociologie de l'Université Libre de Bruxelles Derechos de la edicién en castellano © 1972 Editorial Teide, S. A. Viladomat, 291 - Barcelona - 29 ISBN: 84.307-73185 Printed in Spain —— Grifiques Universitat, S. A, - Arquimedes, 3 - Sar Dip. Leg.: B-38.61 ees Printed in Spain PRESENTACION Hace unos dos aftos, el Instituto de Sociologia de la Universidad Li- bre de Bruselas, con el patrocinio del Ministerio de la Educacién Na- cional y de la Cultura de Bélgica, y en su coleccién de publicaciones de Sociologia general y filosofia social, editd el volumen de Pierre Salmon Histoire et critique, precedido por un breve prefacio de Henri Janne, presidente del Colegio Cientifico del mencionado Instituto de Sociologia. Cuando el volumen, impreso en Bruselas en 1969, legé a mis manos, hube de sentir que no estuviera al alcance de todos nuestros estudiantes y pensé en la posibilidad de traducirlo; hablé de ello a mis amigos Jorge Rubio Lois, director técnico de Editorial Teide, y David Romano Ventura, catedrdtico de la Universidad de Barcetona. Me constaban las preocupaciones metodoldgicas de ambos y no ignoraba que el doctor Romano estaba elaborando una metodologia destinada a los investiga- dores jévenes. Interesarles por el libro de Pierre Salmon no resulté dificil, puesto que los dos advirtieron el interés gue podia ofrecer para la formacién de un espiritu de trabajo cientifico en nuestros universita- rios, e hicieron suya la propuesta de traducirlo a la lengua castellana. Pierre Salmon, nacido en Lieja en 1926, doctor en Filosofia y Letras, estudioso en varios paises europeos, africanos y asidticos, profesor en distintos centros universitarios belgas, especialista en historia antigua y atento a ta historia contempordnea, a la vez que viajero incansable, investigador y vulgarizador, era, como ha observado Henri Janne, un hombre especialmente preparado para llevar a cabo la empresa de pre- sentar el quehacer intelectual y los principios que deben caracterizar et trabajo del historiador a quienes se preparan para la tarea de historiar, faceta de a cultura humana que se halla en el cimiento de nuestra civi- lizacién. ¥ para explicar, en fin, dicho quehacer y hacerlo con claridad, de forma sistemdtica y prdctica. 6 — PRESENTACION Pierre Salmon acredita en su libro las cualidades de sintesis y no es el primer historiador belga en hacérnoslas saborear. Su obra no surge de la nada, ni se escribid con precipitacién. Es el fruto de numerosas lecturas, anotadas con cuidado. Acaso alguien piense que no es excesi- vamente original. Pero creemos que, en este caso, no puede reprochdr- sele. Porque lo que intenta Pierre Salmon es facilitar al estudiante el acceso a los logros de una muy nutrida bibliografia —en la cual no faltan los nombres de Raymond Aron, Henri Berr, Marc Bloch, Lucien Febvre, Léon-E. Halkin, Louis Halphen, Pierre Harsin, H. I. Marrou, Charles Mo- razé o René Sédillot, entre otros muchos— que aprovecha y cita pun- tualmente. Su probidad cientifica se atestigua precisamente en la mencién con- tinua de los trabajos de sus colegas. Una obra colectiva parece haberle atraido en particular, la dirigida por Charles Samaran, con el titulo LHistoire et ses méthodes (Encyclopédie de la Pléiade, Paris, 1961). El grosor del volumen y la disparidad de los importantes estudios mono- grdficos reunidos en esta obra hacian necesaria una labor de sintesis que la convirtiera en legible para los espiritus jévenes sin una prepara- cién o un tiempo suficientes para asimilar bien sus multiples hallazgos. Pero, al propio tiempo, no resultaba facil resumir en pocas palabras la doctrina de los maestros que, desde los tiempos de un Bourdeau, de un Langlois o de un Seignobos hasta ta actualidad, se han preocupado por la ciencia histérica, sin traicionar su pensamiento. En la coordinacién de ideas y sugerencias muy diversas y en la es- tructura de esta sintesis estriba 1a principal originalidad de Pierre Sal- mon. Desde las nociones y gonocimientos mds indispensables para ini- ciar el trabajo histérico, el autor se adentra en la investigacién docu- mental y en el aprovechamiento de las disciplinas auxiliares, para re- montarse Iuego a exponer con rigor el método critico y, por tiltimo, la sintesis histérica. Ninguna idea bdsica escapa a su atencién y muchas orientaciones son fruto de la circunspeccién de un hombre que, inscrito en los postulados de 1a historia total, cree en su utilidad aunque no se le ocultan los problemas planteados por la objetividad. 4 El apoyo de ta objetividad en 1a experiencia personal y en las reali- dades actuales,dependerd mucho de la riqueza de una y otras. En todo caso, la historia es 1ma ciencia perfectible y en constante perfecciona- miento que cada vez se va aproximando mds a la verdad. Acaso, pen- * sando en la necesidad de enriquecimiento de la autenticidad histérica, cabria no olvidar que la critica puede Ilegar a ser excesiva —convirtién- dose en hipercritica— con to cual perderia su base y razon de ser. ¥ que el historiador, sin que pueda con facilidad sustraerse a su escuela, a su formacién 0 a su método de trabajo y a su realidad ambiente, y sin PRESENTACION = 7 que deba rechazar la experiencia de su propia época, ha de saber mirar al pasado sin clisés preconcebidos, guidndose de la intuicion que no es pura imaginacién, sino fruto maduro de su propia madurez mental y de la amplitud de sus conocimientos sobre la época que estd estudiando y reconstruyendo, sin recrearla distinta de cémo fue. En pocas palabras, el libro de Pierre Salmon puede constituir una guia muy estimable para quienes busquen en la historia la aproximacion a la objetividad cientifica. La sintesis de Pierre Salmon esté pensada, sin lugar a dudas, para los estudiantes belgas. Su traduccién requeria, pues, una adaptacion. Con excesiva frecuencia se vierten a la lengua castellana obras extran- jeras sin pensar en la adecuacion al lector de habla hispana. Y el carecer de esta adecuacion, a menudo dificil, las hace sélo medianamente titiles. De aqui que al pensar en traducir este libro se estudiara también su po- sible adaptacion. En este caso hacerla resultaba muy delicado porque, como verd el lector atento, el autor expresa unas ideas muy concretas sobre las traducciones, que no cabia traicionar en su propio libro. Creemos que, por fortuna, Editorial Teide ha sabido soslayar tales inconvenientes entregando el original, para su traduccién, a una persona que no podia ser mds idénea: el doctor David Romano. Para cuantos le conocemos desde hace muchos afios —desde nuestra época de estudian- tes— y nos honramos con su amistad, no es ningtin secreto la escrupu- losidad con que Ileva a cabo el menor trabajo. El doctor David Romano Ventura, nacido en Estambul en 1925 y nacionalizado espafiol, catedrdtico de ta Facultad de Filosofia y Letras de la Universidad de Barcelona, historiador, hebraista y poliglota, inves- tigador nato y enamorado de la perfeccién, colaborador muy directo del profesor Jaime Vicens Vives en la estructura y normativa de «Indice Histérico Espafiol» y primer secretario de redaccidn de esta revista de critica bibliogrdfica, traductor de obras cientificas de varios idiomas, acepté el encargo por su vocacién metodoldgica y pienso que lo ha Ile- vado a feliz término con la honradez que le es propia, buscando inter- pretar siempre con la mdxima fidelidad el pensamiento del autor y el de los restantes autores citados por éste. La traduccién, como hemos anticipado, para ser verdaderamente eficaz requeria una adaptacion cuidadosa. Se ha realizado con un ct dado extremo. Cuando ha sido preciso aftadir algun concepto o precisar- lo, se ha hecho incluyendo entre paréntesis rectos cuanto sé ha afiadido. Se han sustituido por otros, buscando su equivalencia, aquellos ejemplos incluidos que, por pertenecer a detalles de la Historia de Bélgica 0 a particularidades de la lengua francesa, podian carecer de significacién para el estudioso hispdnico; pero se han conservado todos los que tienen