Está en la página 1de 9

FRECUENCIA COMPLEJA

Se presenta la noción de frecuencia compleja considerando una función


senoidal amortiguada exponencialmente, tal como la tensión

v(t) = Vmeσt cos(ωt + θ)

donde σ (sigma) es una cantidad real y casi siempre negativa. Aunque se


hace referencia a menudo a esta función como “amortiguada”, tal vez la amplitud
senoidal
puede aumentar, lo cual ocurre siσ > 0; sin embargo, el caso más práctico es el de
la función amortiguada. El estudio de la respuesta natural de un circuito RLC
también indica que σ es el negativo del coeficiente de amortiguamiento exponencial.
Se podría construir una tensión constante a partir de la ecuación si
σ = ω = 0:
v(t) = Vm cos θ = V0

Si sólo se iguala σ a cero, se obtiene una tensión senoidal general

v(t) = Vm cos(ωt + θ)
y si ω = 0, se tiene la tensión exponencial

v(t) = Vm cos θ eσt = V0eσt

Por lo tanto, la senoide amortiguada de la ecuación incluye como casos


especiales la función de cd de la ecuación, la senoidal de la ecuación y la
exponencial de la ecuación. Se logra un conocimiento adicional de la importancia
de σ al comparar la función exponencial de la función con la representación
compleja de la función senoidal con un ángulo de fase de cero grados:
v(t) = V0e jωt
La similitud entre las dos funciones se remarca al describir a σ como una
“frecuencia”, lo cual es una elección de terminología que se explicará en detalle en
las secciones siguientes, aunque por ahora sólo es necesario señalar que σ se
denomina de manera específica la parte real de la frecuencia compleja; sin
embargo, no debe denominarse “frecuencia real”, pues es un término más adecuado
para f (o, con menor rigor, para ω). Se hará referencia también a σ como la
frecuencia neperiana, nombre que resulta de la unidad dimensional del exponente
de e. De tal manera, dada e7t , las dimensiones de 7t son nepers (Np), y 7 es la
frecuencia neperiana en nepers por segundo.

Forma general

La respuesta forzada de una red a una función forzada general con la forma
de la ecuación [1] se obtiene de manera muy simple a través de un método casi
idéntico
al que se utiliza en el análisis basado en fasores. Una vez que se puede determinar
la respuesta forzada a esta senoide amortiguada, se debe reconocer que también
se requiere obtener la respuesta forzada ante una tensión de cd, una tensión
exponencial y una tensión senoidal. Se verá ahora cómo es posible considerar σ y
ω como
las partes real e imaginaria respectivamente de una frecuencia compleja.

Se proporcionará primero una definición puramente matemática de


frecuencia compleja y luego se desarrollará en forma gradual una interpretación
física, a medida que se avance en el capítulo. Se sugiere que cualquier función que
pudiera escribirse en la forma

f (t) = Kest [6]

donde K y s son constantes complejas (independientes del tiempo) se


caracterice por la frecuencia compleja s; por lo tanto, ésta simplemente es el factor
que multiplica t en dicha representación exponencial compleja. Hasta que se pueda
determinar por inspección la frecuencia compleja de una función dada, se requiere
escribir la función en la forma de la ecuación.

El caso de cd

Se podría aplicar, primero, esta definición a las funciones forzadas más familiares.
Por ejemplo, una tensión constante
v(t) = V0
se debería escribir en la forma
v(t) = V0e(0)t
En consecuencia, se concluye que la frecuencia compleja de una corriente o de
una tensión de cd es cero (es decir, s = 0).

El caso exponencial

El siguiente caso sencillo es la función exponencial


v(t) = V0eσt
que ya está en la forma requerida. La frecuencia compleja de dicha tensión es
entonces σ (esto es, s = σ + j0).

El caso senoidal

Se considerará ahora una tensión senoidal que quizá nos dé una ligera sorpresa.
Dada
v(t) = Vm cos(ωt + θ)

se desea encontrar una expresión equivalente en términos de la exponencial


compleja. De acuerdo con nuestra experiencia anterior, se usa la fórmula que se
dedujo de la identidad de Euler:

cos(ωt + θ) = 12
[e j(ωt+θ) + e−j(ωt+θ)]
y se obtiene

Se tiene la suma de dos exponenciales complejas, y por ello están presentes


dos frecuencias complejas: una para cada término. La frecuencia compleja del
primer término es s = s1 = jω y la del segundo s = s2 = −jω. Estos dos valores de s
son conjugados, o sea s2 = s∗
1; así que los dos valores de K también son conjugados:

El primero y el segundo términos completos son entonces conjugados, lo que


se pudo haber esperado en vista de que su suma debe ser una cantidad real, v(t).

El caso senoidal amortiguado exponencialmente

Por último, se determinará la frecuencia compleja o frecuencias asociadas


con la función senoidal amortiguada en forma exponencial, ec. [1]. En este caso se
utiliza
también la fórmula de Euler para obtener una representación exponencial
compleja:

Se descubre que también se necesita un par complejo conjugado de


frecuencias,
s1 = σ + jω y s2 = s∗ 1 = σ − jω, para describir la senoide amortiguada
exponencialmente.
En general, ni σ ni ω son iguales a cero, de modo que la forma de onda
senoidal que varía de manera exponencial constituye el caso general; las formas de
onda constante, senoidal y exponencial son casos especiales.
La relación de s con la realidad

Un valor real positivo de s, por ejemplo, s = 5 + j0, identifica una función que
crece en forma exponencial Ke+5t , donde K debe ser real si la función va a ser
física. Un valor real negativo de s, como s = −5 + j0, se refiere a una función Ke−5t
que decrece de modo exponencial.
Un valor puramente imaginario de s, como j10, nunca puede asociarse con
una cantidad que sólo es real. La forma funcional es Ke j10t , que también se escribe
como K(cos 10t _ j sen 10t); resulta evidente que ésta posee una parte real y una
imaginaria y que cada una es senoidal. Para construir una función real se necesita
considerar los valores conjugados de s, tales como s1, 2 _j10, con los que deben
asociarse valores conjugados deK. Sin embargo, en términos generales se
identificaría cualquiera de las frecuencias complejas s1 = +j10 o s2 = −j10 con una
tensión senoidal a la frecuencia angular de 10 rad/s; se entiende la presencia de la
frecuencia compleja conjugada. La amplitud y el ángulo de fase de la tensión
senoidal dependerán de la elección de K para cada una de las dos frecuencias. De
tal modo, al elegir s1 = j10 y K1 = 6 − j8, donde
v(t) = K1es1t + K2es2t , s2 = s∗ 1 and K2 = K∗1
Se obtiene la senoide real 20 cos(10t − 53.1◦).
De manera similar, un valor general de s, como 3 − j5, se asocia con una
cantidad real sólo si lo acompaña su conjugado, 3 + j5. De nuevo en términos
generales, se podría considerar a cualquiera de las dos frecuencias complejas
conjugadas como si describieran una función senoidal que crece de manera
exponencial, e3t cos 5t , la amplitud específica y el ángulo de fase dependerán
también en este caso de los valores específicos de las K complejas conjugadas.
Por ahora ya se debería tener cierta apreciación de la naturaleza física de la
frecuencia compleja s; en general, describe una senoide que varía de manera
exponencial.
La parte real de s se asocia con la variación exponencial; si es negativa, la
función disminuye a medida que t aumenta; si es positiva, la función crece; y si es
cero, la amplitud senoidal es constante. Cuanto mayor sea la magnitud de la parte
real de s, mayor resultará la tasa de incremento o reducción exponencial.
La parte imaginaria de s describe la variación senoidal y corresponde de manera
específica a la frecuencia en radianes. Una magnitud grande de la parte imaginaria
de s indica una función del tiempo que cambia con mayor rapidez

Se suele utilizar la letra σ para designar la parte real de s, y ω (no j_) para
expresar la parte imaginaria:
s = σ + jω [7]
Algunas veces la frecuencia en radianes se conoce como “frecuencia real”,
aunque esta terminología es muy confusa cuando se descubre que se debe decir
en ese caso que ¡“la frecuencia real” es la parte imaginaria de “la frecuencia
compleja”! Cuando sea necesario especificar, se denominará a s la frecuencia
compleja, a σ la frecuencia neperiana, a ω la frecuencia radián y a f = ω/2π la
frecuencia cíclica; cuando no haya posibilidad de confusión, se podría utilizar
“frecuencia” para hacer referencia a cualquiera de estas cuatro cantidades. La
frecuencia neperiana se mide en nepers por segundo, la frecuencia radián en
radianes por segundo y la frecuencia compleja s, en unidades que se denominan
de forma indistinta nepers complejos por segundo o radianes complejos por
segundo.

FUNCIÓN FORZADA SENOIDAL AMORTIGUADA

Se ha dedicado suficiente tiempo a definir e interpretar de manera


introductoria la frecuencia compleja; ahora es el momento de poner a trabajar este
concepto y familiarizarse con él al observar qué es lo que hace y cómo se usa. La
senoide general que varía exponencialmente, que se puede representar con la
función de tensión
v(t) = Vmeσt cos(ωt + θ) [8]
se expresa en términos de la frecuencia compleja s, mediante la identidad de
Euler como antes:
v(t) = Re{Vmeσt e j(ωt+θ)} [9] o v(t) = Re{Vmeσt e j (−ωt−θ)} [10]
Cualquier representación es apropiada, así que ambas expresiones
recuerdan que un par de frecuencias complejas conjugadas se asocia con una
senoide o con una senoide amortiguada en forma exponencial.

TIPOS DE FILTROS

Un filtro electrónico es un dispositivo diseñado para separar, pasar, o suprimir un


grupo de señales de un conjunto de las mismas. Este dispositivo es selectivo en
frecuencia y se diseña de una manera específica y predecible.

Los filtros son diseñados, como se mencionó anteriormente, para dejar pasar o
amplificar las señales de entrada de ciertas señales de frecuencias y bloquear o
atenuar todas aquellas frecuencias que no se encuentran dentro de ese rango. Si la
magnitud de la señal de entrada se mantiene constante y la frecuencia es variada,
la magnitud y/o la fase de la señal de salida serán constantes sobre algún rango de
frecuencia y variará fuera de este rango. Un caso especial es el filtro pasa-todo, se
habla de él mas adelante, el cual mantiene sus características de magnitud
constante, solamente variando sus características de fase.

Existen diferentes tipos de filtros, cada filtro tiene una respuesta específica que
depende de su aplicación. Hay cinco tipos básicos de filtros: pasa-bajas (Pb), pasa-
altas (Pa), pasa-banda (PB), rechaza-banda y pasa todo (o retrasador de tiempo).
Sus nombres describen el comportamiento del filtro.

La respuesta de un filtro complejo está dada por la siguiente ecuación:

H( j) H( j)( j) (2.7)

Donde la ganancia en magnitud H, es generalmente expresada en términos de


decibeles y es una función de la señal de frecuencia de entrada ω en rad/s. |H(jω)|
es una notación alternativa utilizada para denotar la ganancia de voltaje dependiente
de la frecuencia.

Filtro Pasa-bajas

Este filtro tiene la propiedad de transmitir aquellas componentes de señales de


excitación de baja frecuencia, incluyendo las señales de corriente directa, mientras
que las componentes de altas frecuencias, incluyendo las infinitas, son bloqueadas.
La magnitud de una función pasa-bajo tiene la apariencia ideal que se ilustra en la
Figura 2.5. Cualquier señal que sea mayor a la frecuencia de corte (ωC) del filtro es
rechazada, mientras que las señales menores a ωC son transmitidas. La banda de
paso se extiende desde DC hasta la frecuencia de corte ωC.

Normalmente una función de red pasa-bajo con una respuesta similar a la mostrada
en la figura anterior, tiene sus ceros localizados en el infinito, por esta razón los
polinomios del numerador son de grado cero. Su forma general es

Filtro Pasa-altas

Este filtro tiene como propiedad bloquear las frecuencias que se encuentren por
debajo de la frecuencia de corte ωC y transmitir todas aquellas componentes de
frecuencia que sean mayores a esta frecuencia ωC. La banda de rechazo se
extiende desde DC hasta ωC y, la banda de paso, en teoría, se extiende desde ωC
hasta una frecuencia infinita. La Figura 2.6 ilustra la respuesta ideal de un filtro pasa-
alto. Las funciones pasa-altas con características en magnitud comúnmente tienen
sus ceros localizados en el origen del plano de la frecuencia compleja. Por lo tanto,
las funciones racionales tienen la forma

El filtro pasa-banda tiene la característica de transmitir un rango de frecuencias


(banda de paso) y de rechazar dos bandas de frecuencias (bandas de rechazo),
una de las bandas de rechazo contiene frecuencias menores que las frecuencias de
la banda de paso (ω1), mientras que la otra banda de rechazo contiene frecuencias
mayores a las de la banda de paso (ω2). La Figura 2.7 muestra un filtro pasa-banda
ideal.

El rango de frecuencias que es transmitido es llamado Ancho de Banda o BW


(Bandwidth, por sus siglas en inglés) y es definido como la diferencia entre las
frecuencias que definen los límites de la banda de paso. Utilizando ω1 y ω2 como
los límites de la banda de paso, obtenemos
Filtro Rechaza-banda

Como su nombre lo sugiere, un filtro rechaza banda es lo opuesto al filtro pasa-


banda. Todas las señales de frecuencias son transmitidas excepto aquellas que
caen dentro de cierta banda o rango específico. Debido a que rechazan o atenúan
componentes de frecuencias no deseadas, este tipo de filtros es utilizado para
eliminar señales de ruido, tal como el ruido de 60 Hz, inducido por las líneas de CA
(Corriente Alterna).
La respuesta ideal de un filtro rechaza-banda se ilustra en la Figura 2.8. Idealmente,
este filtro tiene una atenuación infinita en el punto ω0, y la ganancia en decibeles a
la frecuencia ω0, se le llama profundidad nula.
Filtro Pasa-todo

Los filtros pasa-todo transmiten señales de todas las frecuencias. Idealmente estos
filtros cubren todo el espectro de frecuencia. Son diseñados para proveer una
ganancia constante a todas las señales a cualquier frecuencia, sin embargo, la
relación de fase entre la señal de entrada y la señal de salida varía como una función
de la frecuencia. La Figura 2.9 ilustra la respuesta en magnitud de este filtro y la
Figura 2.10 ilustra las formas de onda de la señal de entrada y salida en este tipo
de filtro.

También podría gustarte