Está en la página 1de 1

DISCURSO POR LA NAVIDAD

Queridos:

Con mucha alegría me dirijo a ustedes ya próximos a


celebrar este acontecimiento tan importante para la
humanidad, como es el nacimiento del niño Jesús. 

Jesús nace en Belén de Judá, apenas un pequeño


pueblo, sin mayores comodidades para una vida
sencilla y corriente. Aquel día no encontraron posada así que alguien les facilitó un
pesebre, donde nació El Salvador, como quien desde su nacimiento quiere gritarle al
mundo:
“¡Miren, dónde he nacido!”,
“¡a pesar de ser el Hijo de Dios me he hecho el más pequeño de ustedes!”.

Tan pronto como llegaron los Reyes Magos a adorarle, tuvieron que huir a Egipto pues
el ejército de Herodes querían asesinarlo.

¿Qué significa la Navidad?


No confundamos la celebración, los regalos, los buenos deseos, visitas a familiares,
etc., con el verdadero sentido de la Navidad, que es acoger a Jesús en nuestro corazón,
es Fiesta de Jesús, que nos invita a ser solidarios y misericordiosos con quien más nos
necesita.

Es sensibilizar nuestro corazón para perdonar y pedir perdón pues el conflicto es parte
de la vida, pero no debemos llevar una vida de resentimiento y desquite sino de paz que
es fruto de la justicia.

San Juan de la Cruz decía: “Dad amor con amor y recibirás amor”, eso es la Navidad,
compartir con amor no por compromiso, sino porque hay más alegría en el dar que en el
recibir. Les invito y hagamos la prueba, si damos es porque antes hemos recibido, nadie
da lo que no tiene.

El Rico no es el que tiene riqueza y no la comparte, ése es un avaro, rico es el que tiene
para dar, por eso es rico porque puede dar.

Que el niño Jesús nos traiga paz y esperanza de un mejor mañana, que los niños y
jóvenes valoren más el amor de sus padres -a través de los cuales se manifiesta el
amor de Dios- que los regalos que puedan recibir; que las familias sean verdaderamente
la primera escuela de la iglesia en la cual Jesús sea el centro de nuestra vida.

Por eso estimados vecinos, le pido a Dios, que pasen la mejor Navidad de sus vidas, en
compañía de los seres que más aman, que tengan paz y unidad en sus familias.
Pido a Dios, mucha salud para todos ustedes y sus familias, un año lleno de éxitos y
una que otra caída, mucha paz y resignación para lo que nos toque afrontar, fortaleza y
sabiduría para tomar las mejores decisiones, unión familiar y laboral.
Con todo mi cariño, les deseo que la magia de la Navidad les ilumine y les ayude a
conseguir todos Sus sueños. ¡FELIZ NAVIDAD!