Está en la página 1de 3

-“Estamos desesperados con nuestro hijo” – me cuenta la madre de un niño de 8 años en

mi despacho de orientador.

-“Las tardes de deberes no tienen fin. Cada vez comenzamos antes… y cada vez
terminamos más tarde. Cuando lo dejo solo trabajando y entro a la habitación veo que ha
pasado casi una hora y no ha hecho ningún ejercicio” -Comenta desesperada.

-¿Cuánto tiempo suele dedicar a los deberes? -Le pregunto

-Comenzamos a las 15,30 y hay días que son las 21,00 horas y no hemos terminado.

Hago mis cuentas mentalmente y me salen cinco horas y media… no puede ser. Entonces
les pregunto:

-¿Cinco horas? ¿sin descansar?

La madre me dice que a veces paran un poco para merendar, pero normalmente ese suele
ser el ritmo de cada tarde.

-Lo peor es que se está poniendo rebelde y ya me dice abiertamente que no quiere hacer
deberes, que no quiere estudiar ni ir a la escuela – afirma la madre.

-¿Acude a alguna actividad extraescolar, salen al parque? -Pregunto.

-Le he quitado de todo. Después de los malos resultados de la primera evaluación se lo


dije. Aun así, cada vez vamos peor. ¿Qué hago?

Seguro que el caso les resulta familiar. Es una consulta que suelo recibir con frecuencia
como orientador y que trataré de asesorarles en esta entrada.

UN HORARIO DE LA TARDE
A los padres que acuden con esta problemática les suelo recomendar siempre lo
mismo:elaboren un horario de la tarde.

Los chicos están acostumbrados al horario de la mañana: Lengua, Educación Física,


Matemáticas… les explico que tienen que hacer un horario similar, pero de las horas de la
tarde.

Para ello les facilito como plantilla el documento que les presento.  Solo tienen que cumplir
escrupulosamente algunas normas.

Limitar el tiempo
En el horario de la tarde señalarán las diferentes actividades que tienen, eso sí marcando
el principio y el fin.

Les recomiendo que dejen un tiempo después de la comida de al menos 30 minutos, antes
de ponerse a estudiar.

El tiempo de estudio, en el caso de Primaria, no puede superar los 90 minutos. No solo es


más que suficiente, sino que además, dedicarle más suele poco productivo: no lo
aprovechan.

En los primeros cursos, probablemente no se necesite tanto tiempo: con una hora, o
menos baste. Pero el tiempo se ajustará al ritmo de cada niño o niña, pero sin superar el
límite de la hora y media diaria.

El tiempo de estudio tiene que estar delimitado tanto el principio como el fin.  Por ejemplo,
estudio de 17 a 18,00 horas y después de 19,30 a 20,00. Puede dividirse en varios
bloques.
Cuando el tiempo se termina… se termina el estudio o los deberes, aunque no se hayan
terminado. Les explico que es igual que cuando están en Lengua, suena la campaña y
entra el profesor de Educación Física… la Lengua se termina por ese día.

Se puede ser mínimamente flexible y dejar algún minuto más para terminar algo, pero no
más de 5 minutos: cuando se termina el estudio, se pasa a la actividad siguiente.

En el fin de semana se debe elegir un día en el horario para dedicar al estudio o los
deberes: el sábado o el domingo, pero solo uno de los dos.

Diferentes actividades
En el horario de la tarde señalarán las diferentes actividades que se realizan: el tiempo de
estudio, las actividades extraescolares, la merienda, el juego, tiempo libre… De esta forma
verán si hay un reparto equilibrado de los tiempos.

Deporte
Deberían incluir en el horario actividades deportivas: bien actividades organizadas o bien
actividades libre, como jugar en la calle, en el parque…

Los niños tienen necesidad de correr, jugar, saltar, de gastar el exceso de energía y hay
que facilitarles la oportunidad de hacerlo.

Es un error suprimirles a los niños este tipo de actividades: el que hace deporte… estudia
mejor.

SI NO TERMINA LOS DEBERES ESCOLARES


-¿Y qué ocurre si no termina las tareas en el tiempo que ha previsto? Me preguntaba la madre
cuando le propuse realizar el horario.
Avisar a los profesores
Es posible que los primeros días el tiempo sea insuficiente y no termine los deberes
escolares. Lo ideal es que le expliquen al tutor o tutora el plan que van a seguir y que
probablemente venga algunos días con los deberes sin terminar.

Cuando eso suceda, podrán escribirle una nota en el cuaderno con un mensaje similar a
este: “estuvimos 90 minutos trabajando y no nos dio tiempo a terminar“.
Cuando eso sucede el niño o la niña tendrá que hacer frente a las consecuencias que
tenga al llegar al colegio: desde una reprimenda del profesor a otro tipo de medidas.

Esto hará que su hijo o hija aproveche mucho más el tiempo y trate de terminar todas sus
tareas.

Madrugar
Si su hijo no termina, algunos padres recurren a la medida de hacerles madrugar para
terminar los deberes antes de ir al colegio: dedicar 30 o 40 minutos por la mañana no
supone un gran sacrificio y suele ser bastante eficaz.

¿FUNCIONA REALMENTE?
En educación los milagros no existen. el horario de la tarde trata de corregir algunos
errores que se comenten.

Errores que corregir


Después de una mañana en la escuela, someter día tras día a un niño a tardes
interminables de deberes es ineficaz… e insoportable. Ya escribí sobre ello en una entrada
que titulé “intoxicación escolar“.
Pero suele ocurrir con más frecuencia con los niños con dificultades como los niños con
Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad, TDAH. Precisamente a los más
inquietos y con tendencia a distraerse, les suprimimos el juego, el deporte… y les pedimos
que estén quietos por la mañana, quietos por la tarde.
Aprovechar el tiempo
Con el horario, el niño o la niña aprende a aprovechar el tiempo: sabe que es limitado y
que si no lo aprovecha más tarde sufrirá las consecuencias. A nosotros también nos ocurre
que cuando tenemos menos tiempo… lo aprovechamos más.

Además, con el sistema sabe que tiene asegurado tiempo libre, juego, deporte… y que
este no depende de que estudie o no.

Este curso, en el trabajo que desempeño como orientador, la elaboración del horario de
estudio está siendo la recomendación que más sugiero a las consultas como las que he
presentado. De momento, a todo el mundo le viene funcionando. AQUÍ podéis descargar la
plantilla del horariocalendario-horario-tarde y si quieres aprender mucho más sobre
técnicas para trabajar en el TDAH apúntate ya a nuestro curso ONLINE El TDAH en la
Escuela y la Familia: Intervención Educativa , TE ESPERAMOS!
¿Por qué no lo intentan y me cuentan?

Jesús Jarque autor de familiaycole y profesor de Infosal