Está en la página 1de 18

Un acercamiento complejo

al estudio del comportamiento


exterior del Estado
El Síndrome de Zelig*

Dimitri Endrizzi
Doctorante en estudios políticos, Facultad de Finanzas, Gobierno y
Relaciones Internacionales, Universidad Externado de Colombia.
Laurea en Sociología, Università degli Studi di Trento.
Correo electrónico: dimitri.endrizzi@gmail.com

Hace un par de años me comunicaron la no- No le di mayor importancia a lo sucedido.


ticia de que me había sido otorgada una beca Hasta el día en el que por primera vez subí la al-
para estudiar un posgrado en Colombia. Hacía pinística escalera del Externado de Colombia,
tiempo que no recorría los pasillos ruidosos y solo había escuchado la expresión ‘relaciones
algo despreocupados de una universidad y la internacionales’ en noticieros y documentales,
perspectiva de volver alegró mis días. Termi- sin poderle atribuir un significado específico.
nado un aparentemente interminable papeleo, Desconocía que la mayúscula o la minúscula
empecé a cursar el programa por el cual había inicial sí cuentan y nunca había oído el nombre
solicitado la beca: el doctorado en estudios po- de los autores que nuestra profesora nos pre-
líticos en la Universidad Externado de Colom- sentaba. Habría sido muy presumido pensar
bia. Debido al miedo que le tengo al futuro, que no iba a encontrar ninguna dificultad.
me tomé el asunto muy en serio. Metí alma y Sin embargo, la materia despertó en mí un
cuerpo en mis estudios y con cierta sorpresa genuino interés académico. Desde siempre,
alcancé un discreto desempeño académico en lo inherente a los asuntos exteriores de los
todas las materias. Menos una: las relaciones distintos países del mundo había atrapado mi
internacionales. curiosidad y por primera vez tendría la opor-

* Artículo recibido el 13 de julio de 2011. Aprobado el 30 de agosto de 2011.


t e o r í a d e l e s ta d o
202

tunidad de estudiarlo. El proyecto de tesis que El conflicto interior fue importante. No


hasta entonces me había planteado desarrollar se trataba, como es común que suceda, de
–algo relacionado con las falencias de la demo- desarrollar simpatías y antipatías. Se estaba
cracia colombiana– ya no era el centro de mi manifestando un fenómeno algo preocupante:
atención y debía ser abandonado. cada vez que tomaba un libro o un artículo de
No había terminado el primer semestre y uno de los maestros, no importaba cual, pen-
me estaba moviendo en ese terreno pantanoso saba que el sujeto tenía razón. Me convencí de
que es cursar un doctorado sin un problema de que estaba sufriendo de algún trastorno de la
investigación. No obstante todo, algo tenía cla- personalidad, algo parecido a lo que le pasaba
ro: mi tesis abordaría el ámbito de las rr.ii. Me al desafortunado Leonard Zelig en la obra
acerqué entonces al estudio de los principales cinematográfica de Woody Allen, pero con
enfoques. Leí unos extractos de la Política entre un alcance limitado al ámbito de la causación
naciones de Hans Morgenthau y me convertí en entre factores explicativos y fenómenos. Hasta
un realista integral. Leí el escrito de Fernando cuando llegó la Santa Navidad y debajo del
Cardoso y Enzo Faletto Dependencia y desarrollo árbol encontré un libro terapéutico cuya lec-
en América Latina y entendí que eran ellos y no tura despejó de mi mente todas las dudas que
los realistas los que habían dado en el blanco. estaban rondando hasta aquel entonces. Hablo
Luego tocó Poder e interdependencia de Joseph de El método de Edgar Morin. Sospeché que lo
Nye y Robert Keohan y pensé que había sido que hasta entonces, aunque sin tener la menor
increíble la manera en la que había considerado prueba clínica, había considerado una extraña
acertadas las anteriores teorías. Y luego fue el manifestación de mi psiquis, podría ser tratado
turno de Alexander Wendt y su Teoría social a la manera de un problema de investigación.
de la política internacional, que de repente re- Había encontrado el tema de mi tesis doctoral
vivió los años que había transcurrido en Italia y empecé a trabajar en eso.
estudiando sociología y me convenció que el ¿Todos tenían razón? El problema consis-
constructivismo era la clave. Por último, debi- tía en definir cuáles factores, en últimas, de-
do a una presentación que estaba preparando terminaban el comportamiento exterior de un
acerca de la revolución cubana, tuve que volver Estado1. Para resolver mi inquietud, necesitaba
al realismo y me sentí un traidor y un estúpido, considerar la posibilidad que una expresión
porque la verdad es que estos tipos sí habían de este tipo no significara solamente la muer-
entendido como funcionaban las cosas. te anunciada de cualquier investigación que

1
Considero el comportamiento exterior del Estado como el conjunto de acciones de un Estado como actor polí-
tico en su proyección internacional. El término acción hay que entenderlo como una secuencia intencional de actos
dotados de sentido que un actor cumple con el fin de transformar un estado de cosas, en presencia de un entorno.
Es un concepto más flexible respecto a expresiones como ‘política exterior’ o ‘política internacional’, y neutral, dado
que no presenta a priori las caracterizaciones ontológicas y metodológicas, en sentido amplio del término, que las dos
expresiones citadas suelen conllevar.
OAS I S , N o 1 5
203

anhele un estatus científico. La literatura, por bbio, Pasquino y Matteucci (1991) nos dicen
lo menos en el ámbito de las rr.ii., parecía no que una crisis es un momento de ruptura en
dejar mucho espacio a la interpretación. ¿Qué el funcionamiento de un sistema, un cambio
es, entonces, lo que determina el comporta- cualitativo, un viraje imprevisto y de pronto
miento exterior de un Estado? violento, en las formas normales en las que se
desarrollan las interacciones dentro del sistema
¿Son los factores internos a los estados (política en examen. En el presente trabajo, el sistema
doméstica) o los factores externos (política interna- en examen es el que define la relación entre
cional)? ¿Son las características del régimen político, teoría y fenómenos. Kuhn nos enseñó cómo un
del modo de acumulación, del lobby de distintos paradigma puede colapsar bajo la presión de su
sectores, del sistema de creencias, de las personali- incapacidad de respuesta a nuevos interrogan-
dades, de las unidades de la última decisión? ¿O se tes y nuevas generaciones de académicos suelen
trata de la ubicación del Estado en el sistema inter- dar vida a nuevas teorías que se ajustan, de ma-
nacional, la distribución de poder, la influencia de las nera más adecuada, a las nuevas problemáticas
instituciones internacionales o el rol de las normas que han surgido. Esta es también la historia de
internacionales? La respuesta erudita bien podría ser las teorías que se han propuesto dar cuenta del
‘ambos, los factores domésticos y los internacionales’. comportamiento exterior de los estados.
La respuesta científica, sin embargo, no admite la idea Las rr.ii. son una disciplina relativamente
de que todo cuenta sino de que algo en particular es joven cuyo surgimiento se suele datar a finales
lo que hace mover a los estados en un sentido u otro de la primera guerra mundial. Desde los años
(Merke, 2007, 2). treinta, la teoría dominante se caracterizó por
la influencia del realismo político, una corrien-
El trabajo por seguir se propone sostener te que encuentra sus raíces en el pensamiento
la tesis de que son“ambos, los factores domés- de autores como Tucídides y Kautilya y, en
ticos y los internacionales” y no es solamente época moderna, como Maquiavelo y Hobbes.
una respuesta erudita. Observa el mundo como es y no como debería
ser. Por esta razón se habla de teorías realistas,
BREVE CRONO-HISTORIA DE LAS en contraposición con las teorías normativas.
TEORÍAS QUE HAN DADO CUENTA DEL Ese realismo temprano, más tarde defi-
COMPORTAMIENTO EXTERIOR DEL ESTADO nido como clásico2, afirmó la existencia de un
sistema internacional gobernado por la anar-
En general, en el ámbito de la ciencia, la his- quía que genera una condición de constante
toria del surgimiento de nuevas teorías fue en peligro para la supervivencia de los estados.
gran parte una historia kuhniana de crisis. Bo- Siempre existe la posibilidad de que otro país


2
El realismo clásico hace referencia a autores como Hans Morgenthau, E. H. Carr, Raymond Aron, entre otros.

t e o r í a d e l e s ta d o
t e o r í a d e l e s ta d o
204

use la fuerza y elevar el poder relativo es nece- respuestas en momentos de crisis. El desarrollo
sario para sobrevivir. El realismo clásico afir- de la guerra fría había dejado al desnudo los
ma que si un Estado logra aumentar su poder límites del enfoque realista. La política exte-
relativo, adoptará una actitud expansionista e rior iba perdiendo la tradicional autonomía
impondrá su fuerza fuera de sus confines. Es que había gozado en época de modernidad, la
decir, cuando el poder relativo de un Estado amenaza nuclear rediseñó las relaciones entre
aumenta, este expandirá sus intereses políticos países, los estados capitalistas iban perdiendo
fuera de sus fronteras e intentará aumentar el cada día más el control sobre los sistemas de
control sobre su entorno. Un aumento del producción. Este ámbito cambiante fue el es-
poder relativo es dado por un aumento de las cenario de la crisis del realismo clásico, enten-
fuerzas materiales que determinan el nivel de dido tanto como un paradigma teórico cuanto
poder de un Estado. Esta doctrina se define con como un corpus de reglas y procedimientos
realismo ofensivo. Existe una variante defensi- de la política internacional elaborado por la
va del realismo que afirma que una política ex- diplomacia europea del siglo xix y codificado
pansionista y un aumento de seguridad para un como paradigma por Morgenthau al final de
Estado solo pueden significar la disminución la segunda guerra mundial.
de la seguridad de otros que, preocupados por La respuesta interna a la crisis del realismo
su supervivencia, intentarán adoptar políticas clásico fue la Teoría de la política internacional
similares, generando de esta forma espirales de de Kenneth Waltz, de 1979. Los elementos
conflicto e inseguridad. Por estas razones, el más destacados de la obra son tal vez la crítica
sistema internacional anárquico favorece, más a las teorías reduccionistas que interpretan
que un expansionismo, una consolidación de el origen causal de los fenómenos sistémicos
las propias posiciones. a nivel de unidad y la introducción de una
En época reciente, el debate académico perspectiva microeconómica. Es decir, el uso
dentro del realismo manifestó la necesidad de de la herramienta teórica de la racionalidad
abandonar las posiciones radicales y un poco utilitarista como modelo de la acción social
simplistas que habían caracterizado el enfoque, y, en lo específico, como lógica de la acción
incorporando variables explicativas como las externa de los estados.
percepciones de los gobernantes. De acuerdo El actor de la política internacional es el
con esta nueva corriente, definida realismo Estado. La teoría de Waltz no desconoce la pre-
neoclásico, la posición del Estado en el sistema sencia de otros actores, pero no los considera
internacional ya no es absoluta, sino que es una determinantes. Los estados son soberanos y
posición percibida. Otro aspecto novedoso fue desarrollan funciones similares y esto no puede
la inclusión de elementos domésticos, como la más que llevar a una situación de competencia
estructura del Estado, en la explicación. entre ellos y de choque potencial. Lo que los
Antes del debate que vio como resultado diferencia y los posiciona en el sistema inter-
el nacimiento de la corriente neoclásica del nacional es una distribución heterogénea de
realismo, otro debate interno había generado las capacidades necesarias para llevar a cabo
OAS I S , N o 1 5
205

sus funciones. Como consecuencia, el sistema en el objeto de estudio de la teoría interna-


internacional se configura como un campo cional, es decir, la estructura de la política
de juego sustancialmente anárquico caracte- entre estados. La política internacional seguía
rizado por la ausencia de gobierno, en el que encarnando el campo del conflicto eterno en-
la cooperación no es un recurso normal, sino tre unidades fuertemente autorreferenciales,
una situación límite a la cual acudir solo en el diferenciándose de la política interior, don-
caso en que comporte una clara ventaja para de iba tomando importancia el concepto de
los actores. El hecho de que el realismo estruc- construcción social de la realidad. Los procesos
tural describa el sistema internacional como sociales se iban caracterizando por su compo-
anárquico no implica que no se verifiquen nente ideal: normas, reglas, culturas, percep-
situaciones de interdependencia entre actores. ciones, identidades, instituciones, etc. Ideas,
Los objetivos fundamentales para un Estado en el sentido amplio del término. Pero en la
son su seguridad, autoconservación y bien- rr.ii. dominadas por el enfoque neorrealista, se
estar. A través de un análisis racional, de una seguía evidenciando una primacía de las causas
valoración de los costos y los beneficios que materiales de la acción social. Las ideas toma-
implicarían el alcance de sus objetivos –que ban un carácter, pidiendo en préstamo una
dependen directamente de su posicionamiento expresión del marxismo, superestructural. En
en el sistema internacional; es decir, más po- un contexto internacional de este tipo, cual-
der relativo implica menores costos y mayores quier referencia al carácter social de los actores
beneficios y viceversa–, un Estado determina no tenía cabida, porque el ambiente en el cual
sus políticas exteriores. dichos actores interactúan se consideraba por
El realismo estructural afirma que el ele- definición un ambiente no-social. Es de este es-
mento organizador de las relaciones interna- cenario teórico que surgió el constructivismo.
cionales es la estructura material internacional En el ámbito constructivista, el apor-
de poder, y el comportamiento exterior de un te más importante ha sido el de Alexander
Estado es determinado por la posición ocupada Wendt. El trabajo de Wendt se dio en otro
en el sistema internacional. Las características momento de crisis. Antecedieron la escritura
internas no explicarían lo suficiente. La forma de su obra más relevante, la Teoría social de la
en la que el Estado se organiza, la personalidad política internacional, de 1999, la caída del
o las creencias de un líder, etc., no serían facto- muro de Berlín, el desmoronamiento de la
res contemplados en un análisis empírico. Los Unión Soviética, el fin de un sistema bipolar y
efectos que repercute el posicionamiento en el un extraño silencio de la ciencia política en re-
sistema internacional anularían los efectos de lación con los cambios epocales que se estaban
los primeros. manifestando (Jeffrey, 1995). En ese tiempo
El neorrealismo se volvió el paradigma apareció un trabajo pionero donde Yosef Lapid
dominante. El modelo de la racionalidad uti- y Friedrich Kratochwil (1996) proponían una
litarista presentaba una visión esencialmente reconsideración de conceptos como la cultura
materialista de la vida social y esto se reflejó y la identidad como factores de interpretación

t e o r í a d e l e s ta d o
t e o r í a d e l e s ta d o
206

de la política internacional. El texto contenía do del encuentro de actores dados, entendidos


una serie de artículos subversivos donde los dos como unidades egoístas y autorreferenciales ya
términos se repetían con cierta frecuencia. Uno constituidas en sí mismas. La relación entre
de estos artículos lo había escrito Alexander dichas unidades se entendía como una socia-
Wendt. lización sin reglas específicas, y no como un
El principal interlocutor de Wendt fue proceso de construcción (Wendt, 1999).
Kenneth Waltz y la Teoría de la política inter- Desde la perspectiva constructivista, cada
nacional fue el estado del arte en el cual se mo- estructura social se consideró sobre todo cultu-
vió su crítica. El terreno que pisó el autor fue ra. De la distribución de las ideas dependía la
el debate sobre el papel y la naturaleza de los distribución de los intereses. Descomponien-
regímenes y las instituciones internacionales, do este concepto hasta la relación social más
el lugar donde se había desarrollado la concep- elemental, nos encontramos con el concepto
ción materialista de la estructura internacional, que es suficiente la conciencia de la reciproci-
con su lógica racional-utilitarista como fondo. dad para construir una relación de socialidad.
La elección de un modelo microeconómico Se está hablando de las ideas que los actores
como teoría de la acción eliminaba cualquier construyen respecto a la naturaleza y a los ro-
tipo de relación entre intereses e identidades y les de sí mismos y del otro. Una construcción
de hecho le quitaba cualquier papel al proceso dialéctica. Wendt consideró a los estados a la
de construcción de la identidad. No es que manera de individuos y esto trajo como conse-
desde la perspectiva neorrealista no se les re- cuencia la perfecta aplicabilidad de lo afirma-
conociera una identidad a los actores sociales, do al sistema internacional. Sin embargo, su
sino que se trataba de una concepción estática visión antropomórfica del Estado impidió la
determinada exclusivamente por la lógica ra- problematización del mismo a nivel de análisis
cional de la acción. El constructivismo forzó empírico. Desde esta crítica, el constructivismo
este orden teórico, reconociendo la naturaleza desarrolló una corriente que empezó a investi-
artificial de cada fenómeno y estructura que se gar la formación de la identidad internacional
sedimentaba en la esfera internacional. de un país a través de los procesos domésticos.
Reconocer la naturaleza artificial de un Fue un cambio de perspectiva. En la teoría de
fenómeno o de una estructura significó recono- Wendt permanecían los límites impuestos por
cer su carácter histórico. Significó reconocer su el sistema internacional, aunque había cambia-
contingencia y mutabilidad y el carácter cons- do su ontología. Los trabajos de Katzenstein
titutivo de la identidad cultural de los actores. (1996), Barnett (1999), Banchoff (1999),
Desde la perspectiva de Wendt, el estado de Weaver (1996) y Merke (2008), entre otros,
anarquía del sistema internacional se volvió, consideraron la identidad del Estado de forma
utilizando la terminología de Durkheim, un más dinámica y dependiente de los procesos
hecho social. La afirmación tuvo sus conse- internos.
cuencias. En la visión neorrealista, la anarquía Hay otros enfoques que, desde posicio-
era más bien un estado de naturaleza, el resulta- nes diferentes de las ocupadas por el cons-
OAS I S , N o 1 5
207

tructivismo, se propusieron dar respuesta a tuciones representaban espacios de diálogo,


los interrogantes generados por la crisis del disminuyendo sus efectos e incentivando la
realismo estructural. Ejemplos significativos cooperación. El institucionalismo neoliberal
fueron el liberalismo y el institucionalismo permitió observar el cambio del comporta-
neoliberal. El liberalismo es un enfoque que miento exterior de los estados prescindiendo
se ha desarrollado alrededor de la obra de An- de un cambio en la distribución material del
drew Moravcsik. El autor consideró que las poder. Sin alejarse de la idea neorrealista sobre
preferencias eran anteriores a las capacidades la naturaleza del Estado (egoísta y racional), el
y vio el comportamiento exterior del Estado institucionalismo neoliberal llegó a la conclu-
como un agregado de intereses, conflictivos o sión de que la cooperación traía más benefi-
cooperativos, de distintos actores. Moravcsik cios que una continua competencia; es decir,
(1997) se centró en la observación de que, fi- la cooperación era un comportamiento más
nalmente, lo que los estados quieren hacer es racional. La escuela hace referencia a autores
lo que determina el comportamiento exterior. como Robert Keohane, entre otros.
Este enfoque revirtió la relación medios-fines: Para completar el cuadro de los princi-
si para el realismo una variación en las capaci- pales enfoques que han dado cuenta del com-
dades materiales tendría efectos en la política portamiento exterior del Estado, es oportuno
exterior y, de cierta forma, determinaría las considerar las teorías de inspiración marxista
decisiones, el liberalismo afirmó que las va- (neomarxismos). Su aparición en el ámbito de
riaciones en los fines tendrían más influencia las rr.ii. es un fenómeno relativamente recien-
que las variaciones relativas en los medios. La te. Desde los años 60, el comienzo de la dis-
capacidad material de un Estado influye, pero tensión entre el bloque occidental y el bloque
ya no se consideraba como variable indepen- oriental generó nuevos espacios en el mundo
diente sino como variable interviniente. académico, permitiendo que se impulsara el
El institucionalismo neoliberal es una estudio de las relaciones Norte-Sur. Hasta en-
teoría sistémica que incorporó la variable tonces, el marxismo no había mostrado una
institucional en la ontología del sistema inter- influencia directa en la rr.ii. Inspiradas en los
nacional. Es decir, si para el neorrealismo el trabajos sobre el imperialismo de Rosa Luxem-
poder material y su distribución eran lo que, burg y Lenin, al contrario de las demás teorías
en últimas, determinaba el comportamien- hasta ahora presentadas, su desarrollo fue mar-
to exterior del Estado, el institucionalismo ginal a los grandes debates que estructuraron
neoliberal consideró que la estructura de las la disciplina. No surgieron como consecuencia
instituciones internacionales jugaba un papel de la crisis de un paradigma cuyas respuestas
determinante. La principal consecuencia fue ya no se consideran plenamente satisfactorias.
que la anarquía ya no era condición necesaria Las principales problemáticas nacieron en otras
del sistema internacional, dado que las insti- disciplinas, en particular, en la economía del
desarrollo de los años 50 y 60.

t e o r í a d e l e s ta d o
t e o r í a d e l e s ta d o
208

Un ejemplo de teoría neomarxista es la subyacente que ha caracterizado los diferentes


teoría de la dependencia3. Plantea relaciones enfoques en el proceso de definición de los fac-
asimétricas entre un centro y una periferia, tores causales que explican el comportamiento
que se generan a causa de una división inter- exterior de los países.
nacional desigual del trabajo. Otra teoría de En lo específico, es posible aislar dos gran-
inspiración marxista es la teoría del sistema des debates en relación a los cuales ninguna
mundo4. En este caso, más que de teoría sería teoría, implícita o explícitamente, ha podido
correcto hablar de enfoque –en inglés se define guardar silencio. En primer lugar, en cuanto
como World-system approch–. Se basa, como la plantean interrogantes que representan un pa-
teoría de la dependencia, en unos conceptos saje obligado para cualquier análisis empírico
desarrollados por Lenin: el imperialismo como que se pretenda desarrollar desde la teoría de
fase última del capitalismo y la existencia de un referencia. En segundo lugar, porque, de una
centro y de una periferia mundial. El sistema manera u otra, los interrogantes planteados so-
mundo puede ser definido como una serie de brentienden otros interrogantes que a su vez se
mecanismos inequitativos de redistribución de constituyen como elementos caracterizadores
la riqueza mundial. de las diferentes teorías5. Un primer debate ha
problematizado el nivel de análisis. Es decir, la
LA METAFÍSICA DE LAS TEORÍAS DEL conveniencia de abordar la investigación des-
COMPORTAMIENTO EXTERIOR DEL ESTADO de una perspectiva del Estado y los elementos
que lo constituyen o del sistema internacional
Esta breve crono-historia de las teorías que y las limitaciones que genera. El debate acerca
han dado cuenta del comportamiento exterior del nivel de análisis ha sido cruzado por un
del Estado es sin duda incompleta. También segundo que ha problematizado la ontología
desequilibrada, me detuve más en unas teorías de las relaciones internacionales y que se ha
que en otras. Y el análisis de las teorías ha sido estructurado alrededor del interrogante: ¿de
superficial. Pero creo que esta crono-historia qué están hechas las relaciones internaciona-
pueda ser útil para entender algo. El desarrollo les?, generando respuestas inspiradas por dife-
teórico de la disciplina de las rr.ii. ha sido sus- rentes grados de materialismo e idealismo, o
tancialmente un camino de afirmación, conso- espiritualismo, como también se suele definir6.
lidación y replanteamiento de una metafísica


3
En el ámbito de las rr.ii., se suele atribuir la teoría a Fernando Cardoso y Enzo Faletto.
4
Los principales aportes se deben a autores como Immanuel Wallerstein, Giovanni Arrighi, Andre Gunder Frank,
entre otros.
5
Un ejemplo puede ser el debate acerca de los actores del sistema internacional, que se resuelve en una fase de tra-
ducción semántica de conceptos amplios y abstractos a una dimensión observable.

6
Al respecto, véase Wendt, Alexander. (2007). Teoria sociale della politica internazionale, Milán, Vita e Pensiero y
OAS I S , N o 1 5
209

Es muy probable que todos nos encon- hará gritar a la no cientificidad. Pero siempre
tremos de acuerdo en afirmar que para poder de especulación se trata. Existen unos concep-
definir cualquier factor de explicación tenemos tos últimos, o primeros, si consideramos la cro-
que acudir a alguna teoría. Cambia la teoría, nología, que contrastan de manera permanente
cambian las causas que generan un fenómeno con el frágil castillo de arena de la cientificidad
y, como consecuencia, el objeto de estudio de y que nos toca asumir así como se nos presen-
la investigación. El pensamiento humano ha tan. Hasta las teorías más ‘científicas’ se cons-
generado una innumerable variedad de teorías truyen sobre una base metafísica. La teoría de
y, como vimos, el ámbito del comportamien- la elección racional, por ejemplo, hace propia
to exterior del Estado no se sustrae de este una antropología –la racionalidad del hombre–
escenario. que solo puede ser aceptada como un a priori.
Si es verdad que la Ilustración decretó la Adoptar cualquier punto de vista implica la
definitiva separación entre filosofía y ciencia, la aceptación, manifiesta o tácita, de unos con-
realidad nos muestra un panorama no tan defi- ceptos últimos cuya elección se podría sentar
nido. Filosofía y ciencia siguen compartiendo sobre criterios muy poco científicos como la
“algunos conceptos, principios e incluso pro- simpatía. Sin diferenciarse de los demás cam-
blemas claves muy generales” (Bunge, 1999, pos de la ciencia, dura o blanda –término que
13). Y en el ámbito de las ciencias humanas y en nuestras sociedades falocráticas recuerda
sociales la relación es aún más clara. Muchas el tejido adiposo, la piel de la vejez y la impo-
de la premisas evidentes, a partir de las cuales tencia sexual masculina, todos elementos que
se construyen teorías que se autodefinen cien- transmiten una sensación de gran utilidad–,
tíficas, son en realidad problemas no demostra- el campo teórico del comportamiento exterior
bles que solo pueden ser abordados a través de del Estado es recorrido, o tal vez estructurado,
una práctica algo despreciada conocida como por estos conceptos últimos no cientificables
especulación. que heredamos de la filosofía.
¿Cómo es posible saber si un objeto exis- Por lo que concierne a la naturaleza de las
te en sí o si es una construcción psicológica? relaciones internacionales, materialismo e idea-
¿Verificando empíricamente? Una ilusión. O lismo son doctrinas ontológicas. Contestan a
como lo define la psiquiatría, un delirio de la pregunta: ¿de qué está hecho el mundo? En
omnipotencia. ¿Y cómo es posible saber si el términos generales, el materialismo se puede
hombre es un ser racional o irracional? ¿O si es definir como la doctrina que remite toda cau-
bueno o malo? Especulando. Habrá especula- salidad última a principios o entidades mate-
ción buena y convincente y especulación mal riales (Abbagnano, 2006). Por lo contrario, el
argumentada o no directamente evidente que idealismo afirma que las ideas existen de forma

Merke, Federico. (2007). Identidad y política exterior en la teoría de las relaciones internacionales, Documento de Trabajo,
Buenos Aires, Instituto de Investigación en Ciencias Sociales, Universidad de El Salvador.

t e o r í a d e l e s ta d o
t e o r í a d e l e s ta d o
210

separada de la materia, o en su lugar (Bunge, vez menos elegante que la de Bentham, pero
1999). El materialismo no es una doctrina tal vez más contundente, es la afirmación de
única. Más bien, un conjunto heterogéneo de Margaret Thatcher: “No existe lo que llama-
visiones del mundo acomunadas por la creen- mos sociedad; solo existen los individuos” (cit.
cia de que todo lo que existe es material. Como en Bunge, 340). Dejando atrás la fuerza de las
sugiere Bunge (1999), no es oportuno hablar palabras de la iron lady y buscando conceptua-
de materialismo; sería más ortodoxo hablar, en lizaciones algo más estructuradas, puedo citar
plural, de materialismos7. El mismo discurso a Hayek (2003), que sostiene que las ciencias
vale acerca del idealismo, que puede ser con- sociales no se relacionan con totalidades que,
siderado como un conjunto de ontologías que en últimas, solo son modelos mentales que se
comparten la creencia acerca de la autonomía construyen artificialmente a partir de elemen-
y supremacía de las ideas8. tos simples. O Popper (1957), que no acepta
En relación con el nivel de análisis, afir- explicaciones en términos colectivos de los
mar que son los factores internos los que fenómenos sociales, interpretándolos como el
determinan el comportamiento exterior del resultado de decisiones, acciones y actitudes de
Estado o afirmar que son los factores externos, los individuos. Parece que el individualismo
sustancialmente implica considerar la disputa está bien representado9.
subyacente entre individualismo y holismo. En el ámbito de las ciencias sociales, el
El individualismo es una doctrina que nie- problema del nivel de análisis ha sido tratado
ga la existencia de una entidad colectiva en sustancialmente como un problema ‘técnico’
cuanto tal y la reduce a los individuos que la de carácter metodológico. De acuerdo con el
componen y a sus acciones. No existe nada individualismo (metodológico), el nivel co-
supraindividual. El punto de vista de Bentham rrecto de análisis es la unidad. Sin embargo,
nos aclarará el concepto: “La comunidad es en esta afirmación metodológica es posible
un cuerpo ficticio, compuesto de las personas reconocer múltiples niveles, irremediable-
individuales que se consideran como si consti- mente interrelacionados entre sí. En primer
tuyeran, por así decirlo, sus miembros. ¿Cuál es lugar, el individualismo presenta una dimen-
entonces el interés de la comunidad? –la suma sión ontológica. Es lo que expresó Bentham
de los intereses de los diversos miembros que la afirmando que la comunidad es un cuerpo
componen–” (cit. en Bunge, 1999, 340). Tal ficticio, Tatcher declamando que la sociedad

7
El autor destaca, entre otros: el mecanicismo, el naturalismo (determinismo geográfico y biológico), el materia-
lismo histórico, el materialismo cultural y el materialismo emergente.
8
Ejemplos de idealismos modernos pueden ser, entre otros: la corriente marginalista de la economía, la hermenéu-
tica, la fenomenología y el constructivismo ontológico.
9
En las ciencias sociales y humanas, el individualismo parece gozar de muy buena salud. Además de los autores
citados, es oportuno mencionar, entre otros, la micro-economía neoclásica y el abanico de teorías de la elección racional
tanto en el campo de la sociología como de la politología.
OAS I S , N o 1 5
211

no existe y Hayek explicando cómo las totali- vida propia y que imponen restricciones a los
dades son modelos mentales artificiales. Es el individuos. Marx, en su conceptualización del
discurso alrededor del ser, de la naturaleza de materialismo histórico, afirma que los actores
los fenómenos. Afirmar que la sociedad es un de la historia son simples portadores de rela-
agregado de individuos y que las totalidades su- ciones sociales que, en últimas, dependen de
praindividuales son construcciones abstractas y la base productiva de la sociedad. Cualquier
ficticias implica que no se puedan contemplar fenómeno se puede explicar fuera de la esfera
como unidades. Cualquier propiedad será el individual.
resultado de una agregación de propiedades. Como hemos visto, hablando de indivi-
De acuerdo con Bunge (1999), dado que no dualismo, también el holismo puede ser con-
existen, las entidades colectivas no interactúan siderado en su ontología y epistemología. El
entre ellas, no evolucionan y no actúan sobre componente ontológico del holismo nos dice
sus miembros. que una totalidad no es igual a la suma de sus
Si miramos la definición de Hayek, nos partes. Las propiedades de una totalidad social
damos cuenta de cómo, además de una dimen- son emergentes y por esta razón no pueden ser
sión ontológica –las totalidades son modelos reducidas a las propiedades de las partes. Una
mentales artificiales– presenta una dimensión totalidad trasciende sus miembros de forma
epistemológica –las ciencias sociales no se gestáltica. Esto implica que una totalidad se
relacionan con estas totalidades–. También la comporte como una unidad. Las interrelacio-
afirmación de Popper se da en un sentido epis- nes entre unidades se dan a un nivel totalidad-
temológico. La comprensión de un fenómeno totalidad y los efectos que la unidad genera
requiere de una explicación en términos de sobre sus partes son de mayor intensidad que
agregados de individuos. De todas formas, no los efectos de las partes sobre el todo. En su
aceptar una explicación en términos colectivos dimensión epistemológica, el holismo afirma
de los fenómenos sociales implica abrazar una que todo estudio es un estudio de totalidades
ontología de los mismos que justifique dicha y que los fenómenos solo se pueden explicar
epistemología. La dimensión ontológica del haciendo referencia a causas supraindividuales.
individualismo supone su dimensión episte- El holismo es el supuesto epistemológico de
mológica. Pena: la no compresión. cada teoría que considera el todo como unidad
En el ámbito de las ciencias sociales, el causal y las partes como simples epifenóme-
holismo ha sido elemento de caracterización nos. El discurso se puede repetir acerca de la
de la primera sociología, tal vez en respuesta díada materialismo-idealismo. Una ontología
a una economía ya afirmada prevalentemen- específica sobreentiende una epistemología
te como individualista. Comte, Durkheim y específica.
Marx son, cada uno a su manera, holistas. La Si en el caso de la díada materialismo-
visión organicista de la sociedad de Comte idealismo hay acuerdo en conceder a la on-
es holista. Durkheim afirma que la sociedad tología una posición privilegiada –se está
se caracteriza por hechos sociales que tienen hablando de la naturaleza de las relaciones

t e o r í a d e l e s ta d o
t e o r í a d e l e s ta d o
212

internacionales–, también en el caso de la día- Por lo que concierne a la dimensión on-


da individualismo-holismo, aunque se trate de tológica de las relaciones internacionales, una
establecer el nivel de análisis apropiado, lo que, teoría puede definirse materialista si considera
en últimas, resulta determinante es la natura- las fuerzas materiales como principal factor de
leza que se atribuye a los elementos causales explicación. Según Wendt (1999), el discurso
de explicación. En el ámbito de las teorías que materialista contempla por los menos cinco
han dado cuenta del comportamiento exterior factores caracterizantes: la naturaleza humana,
del Estado, las oscilaciones del péndulo teórico los recursos naturales, la geografía, las fuerzas
entre individualismo y holismo han sido osci- de producción y las fuerzas de destrucción. La
laciones entre Estado y sistema internacional combinación y la distribución de estos factores
como lugar abstracto donde había que buscar permite a los estados actuar en el escenario in-
las causas últimas que pudieran dar razón de ternacional, atribuyendo diferentes grados de
los distintos fenómenos. Si se considera que poder. Por su parte, una teoría idealista con-
el sistema internacional no es más que la su- templa la distribución de las ideas, en sentido
ma de los estados que lo constituyen (visión amplio del término, en lugar de las fuerzas
individualista) habrá unas consecuencias; si materiales como elemento constitutivo de las
se considera que es algo más de la suma de los relaciones internacionales y como principal
estados (visión holista) habrá otras. factor de explicación.
El individualismo ha generado las deno-
minadas teorías de política exterior (Waltz, LA NECESIDAD DE UN
1988). Como las define Merke (2007), teorías CONOCIMIENTO COMPLEJO
‘de adentro hacia afuera’. La unidad causal es
el Estado y son sus características internas las Resulta intuitivo que teorías individualistas y
que organizan la política exterior de un país. holistas y teorías materialistas e idealistas son
El sistema internacional, escenario en el que fruto de instancias metafísicas que tienden
los estados se mueven, no presenta una auto- a excluirse mutuamente. Reconocer que el
nomía ontológica, sino que es el resultado de mundo solo es materia no es lo mismo que
las características y las interrelaciones entre es- afirmar que las ideas existen en sí. Y no es lo
tados mismos. De su parte, hablar de holismo mismo afirmar que un fenómeno social es el
significa hablar de las denominadas teorías de resultado de una agregación de individuos o
política internacional (Waltz, 1988). Son, con de los efectos gestálticos de una totalidad. La
Merke (2007), teorías ‘de afuera hacia adentro’. exclusión mutua de las instancias metafísicas
La unidad causal es un sistema internacional que están en la base de las principales teorías
gestáltico ontológicamente autónomo que, del comportamiento exterior del Estado ha
prescindiendo de las características internas generado un campo teórico caracterizado por
de los estados, determina, en últimas, toda una múltiple polarización.
decisión de política exterior. Tanto la relación polarizada materialis-
mo-idealismo, como la relación polarizada
OAS I S , N o 1 5
213

individualismo-holismo, se pueden entender Las evoluciones del realismo clásico se han ido
y representar como dos continuum en cuyos ex- hacia dos direcciones. El realismo estructural
tremos se encuentran tipos ideales antitéticos10. de Waltz ha mantenido una componente mate-
Cruzando los dos continuum se obtiene un rialista y ha remplazado el individualismo con
plano cartesiano cuyos cuadrantes representan el holismo. El realismo neoclásico ha introdu-
en su conjunto un campo bidimensional gra- cido variables ideales como las percepciones de
cias al cual es posible caracterizar una teoría de los líderes, pero manteniendo sustancialmente
acuerdo con su posición a lo largo de cada uno una visión materialista. El constructivismo
de los dos continuum (Figura 1). De acuerdo de Wendt ha adoptado una visión idealista y
con la ubicación de las distintas teorías en los holista. Las teorías de inspiración marxista se
distintos cuadrantes, los diferentes factores de caracterizan por una explicación materialista
explicación ‘ocupan’ la teoría con diferentes y holista de los fenómenos. De esta manera, es
grados de intensidad. posible clasificar todas las teorías que hemos
visto anteriormente.
Figura 1. Metafísica de las teorías del Las oscilaciones del péndulo teórico se
comportamiento exterior del Estado han dado dentro de un campo metafísico cuyos
polos de referencia han sido instancias antité-
ticas. Las explicaciones del comportamiento
Teoría B Teoría A exterior de los estados han sido parciales, con
ontológica

fecha de vencimiento y, no hace falta decirlo,


Nivel de
generalmente incompatibles entre sí. Sin em-
Individualismo
Análisis
Holismo bargo, creo que sería bastante ingenuo pensar
Dimensión

que autores preparados hayan sido víctimas


de equivocaciones groseras, como en muchas
Teoría Teoría X ocasiones se ha intentado demostrar desde
otra orilla teórica. Sería ingenuo pensar que las
teorías que en las últimas décadas han estruc-
Idealismo
turado la disciplina no hayan logrado explicar
aspectos importantes de la realidad. Todas.
El realismo clásico es un enfoque que ha Federico Merke escribía que una respuesta
generado teorías caracterizadas por el mate- erudita al interrogante ‘qué determina la políti-
rialismo –en relación con la ontología de las ca exterior de un país’, serían tanto los factores
relaciones internacionales– y por el individua- internos, como los externos. Y agrego yo, tanto
lismo –en relación con el nivel de análisis–. los factores materiales, como los ideales. Pero

Al respecto, véase Wendt, Alexander. (2007). Teoria sociale della politica internazionale, Milán, Vita e Pensiero y
10

Merke, Federico, 2007. Identidad y política exterior en la teoría de las relaciones internacionales, Documento de Trabajo,
Buenos Aires, Instituto de Investigación en Ciencias Sociales, Universidad de El Salvador.

t e o r í a d e l e s ta d o
t e o r í a d e l e s ta d o
214

escribía también que un argumento de este ejerce sobre la teoría. La respuesta al problema
tipo carecería de cientificidad porque una “res- sería la superación de las polarizaciones. En tér-
puesta científica … no admite la idea de que minos metafóricos, la búsqueda de una teoría
todo cuenta sino de que algo en particular es que se construya en un campo metafísico a
lo que hace mover a los estados en un sentido gravedad cero. El lector puede pensar que una
u otro” (Merke, 2007, 2). ¿Qué representa la postura de este tipo no es ninguna novedad
consideración de Merke? ¿Una manifestación relevante. En el ámbito de las ciencias sociales,
del buen sentido? ¿Una toma de conciencia de la superación de las polarizaciones ha sido un
la finitud del conocimiento humano? O más tema de interés para diferentes autores11.
simplemente, ¿la manifestación de un modelo Por lo que concierne a la polémica sin fin
de pensamiento? Autores como Edgar Morin entre individualismo y holismo, Corina Yturbe
propenderían por la tercera opción. (1993) nos dice que al respecto se pueden in-
Hasta cuando los polos divididos de las dividuar tres posturas. Una primera es aceptar
díadas metafísicas que han caracterizado el de- que se trata de enfoques incompatibles. Ningu-
sarrollo de las teorías del comportamiento exte- na superación. Una segunda es considerar que
rior del Estado se consideren de forma separada diferentes fenómenos presentan naturalezas
–en cuanto lógicamente antitéticos– será muy diferentes y necesitan de diferentes enfoques
improbable lograr explicaciones realmente para ser explicados. Onto-epistemología itine-
satisfactorias de los fenómenos. Una manera rante. Estamos en el campo de la teoría ad hoc.
diferente de pensar la investigación social nos Ninguna superación, digamos unos separados
podría ayudar a buscar respuestas. Soluciones en casa. La tercera postura es reconocer que se
no, pero si respuestas que puedan generar acer- trata de enfoques complementarios.
camientos más exhaustivos a nuestro objeto Un ejemplo del tercer punto de vista es la
de estudio: el comportamiento exterior del sociología de Anthony Giddens. Según el autor
Estado. La complejidad nos podría proveer (1995), el contexto social se comprende como
las herramientas conceptuales para formular resultado y causa del comportamiento humano
estas respuestas. que, a su vez, se da en un entorno –una es-
tructura social cambiante– de condiciones no
HACIA UNA REDEFINICIÓN DEL ESTUDIO DEL reconocidas y consecuencias no anticipadas.
COMPORTAMIENTO EXTERIOR DEL ESTADO Otro ejemplo podría ser la teoría de la acción
comunicativa de Jürgen Habermas (2008), que
El problema es un problema de atracción gra- sostiene que en el proceso de comprensión de
vitacional que cada uno de los polos divididos lo social es necesario tener en cuenta tanto las

11
A seguir, presentaré dos ejemplos de superación de la dicotomía individualismo-holismo. No trataré en lo espe-
cífico intentos de superación de la dicotomía materialismo-idealismo porque no he encontrado literatura que, en este
sentido, valga la pena citar. Aunque el constructivismo ha sido considerado en estos términos, el papel preponderante
atribuido a las ideas en los procesos de formación de las percepciones desequilibra la relación.
OAS I S , N o 1 5
215

acciones individuales como el contexto, tam- y sin dejar de ser antagónicos. Y de acuerdo con
bién proveedor de contenido semántico. lo que define principio hologramático, las partes
Si en ambos casos se puede apreciar un están en el todo y el todo está en las partes.
notable intento de superación de la polariza- ¿Qué sucedería si aplicáramos estos principios
ción individualismo-holismo, por lo que con- a las polarizaciones que caracterizan la metafí-
cierne a la dimensión meramente ontológica sica de las teorías que hemos visto?
de los fenómenos, las dos teorías presentadas Probablemente, tendríamos que enfren-
se inclinan hacia un polo específico de la po- tarnos a una despreocupación ontológica. Ya
larización. Habermas, de manera más radical, no nos tocaría la infame tarea de corroborar si
y Giddens son partidarios de la supremacía de la realidad es materia o ideas. Ambas afirmacio-
lo ideal sobre lo material. El proceso de reha- nes podrían ser consideradas como verdaderas.
bilitación científica del síndrome de Zelig se Y quizá nos toque en suerte una despreocu-
queda en la mitad del camino. Muchos tienen pación metodológica, en sentido amplio del
razón, pero todos no. término. ¿Unidad o sistema? El todo es más
También en el ámbito de las rr.ii., aun- y menos de la suma de las partes que lo com-
que se trate de una disciplina relativamente ponen y las partes siguen siendo partes. ¿Qué
pobre de reflexión teórica, hubo intentos –no significa? Que la interrelación entre partes
sé hasta qué punto conscientes– de superación de un todo genera consecuencias. Las partes
de las polarizaciones, pero con resultados que sufren una transformación ontológica, desa-
no considero satisfactorios. Un ejemplo puede rrollan propiedades nuevas que emergen solo
ser el realismo neoclásico, que surgió de la crisis gracias al proceso de interrelación con otras
teórica del realismo clásico e incluyó elemen- partes y que se pueden considerar en relación
tos analíticos ideales como las percepciones de con el sistema. Pero al mismo tiempo las partes
los líderes en un andamiaje teórico de fuerte sufren una disminución de sus propiedades
caracterización materialista. Alexander Wendt iniciales porque la participación en los proce-
(2007) planteó que los procesos internos de los sos de interrelación hace que unas propiedades
estados pueden generar modificaciones en los originarias se vuelvan latentes. Pero no todas.
procesos de formación de las identidades en Habrá unas propiedades originarias que siguen
el sistema internacional, pero es el escenario manifestándose. ¿Una superación de la polé-
internacional donde los elementos de expli- mica entre individualismo y holismo? Según
cación juegan su poder de causación. Tanto Morin, no hay duda al respecto.
en los realistas neoclásicos como en Wendt, el ¿Qué significaría en el ámbito específico
elemento ‘menos’ causal de la polarización se de las teorías que se han propuesto dar cuenta
incluye en la explicación a la manera de una del comportamiento exterior del Estado? En
variable interviniente. primer lugar, que el problema de la ontología
De acuerdo con lo que Edgar Morín de las relaciones internacionales es un falso
(2009) define como principio dialógico, los problema. La complejidad no dispone de una
elementos antagónicos coexisten sin superarse orientación ontológica peculiar, entendida en

t e o r í a d e l e s ta d o
t e o r í a d e l e s ta d o
216

términos tradicionales. El problema ontológico declaradamente parciales, es necesario dejar


puede ser ‘bypasado’ gracias a su epistemología. de considerarlas como una meta y empezar a
Todo fenómeno es sistema y un sistema no considerarlas a la manera de un inicio. Hay que
existe en sí, sino que es un fenómeno artificial poner las polarizaciones a trabajar entre sí. De
que se genera en la interrelación entre objeto esta forma, la superación de las polarizaciones
observado y sujeto observante. Y en segundo dejaría de parecerse a una lucha del Quijote
lugar, significaría que también el problema y no se convertiría en un problema aún más
del nivel de análisis es un falso problema. Si grande del que intenta resolver. La compleji-
se toma en cuenta la relación Estado-sistema dad es el marco teórico que permitirá buscar
internacional, de ninguna manera uno de estos en esta dirección.
dos elementos constituyentes de la díada po- Interpretar el proceso de conocimiento
larizada puede ser considerado separadamente del comportamiento exterior del Estado co-
del otro, porque son partes del mismo sistema mo un fenómeno complejo será entonces una
complejo. búsqueda de cómo factores materiales e idea-
A la luz de cuanto hemos visto, la respues- les, de la unidad y sistémicos se organizan, se
ta al problema de las polarizaciones ya no sería interrelacionan, retroactúan, etc., para plasmar
una teoría a gravedad cero, sino una teoría de las decisiones. Un sistema complejo no es un
polaridades múltiples interrelacionadas que sistema infinito y el diseño de un modelo que
reconozca la existencia de instancias antitéticas incorpore factores explicativos antitéticos es
y alcance un punto dinámico de equilibrio. también el diseño de sus propios límites. El
Sería entender el proceso de conocimiento de síndrome de Zelig no es nada más que la toma
un objeto de estudio como un fenómeno com- de conciencia de una realidad multifacética y
plejo. La rehabilitación del síndrome de Zelig dinámica que se manifiesta en aspectos cam-
no es un problema teórico, sino algo diferente biantes.
de difícil definición. Tal vez un problema me-
tateórico, o epistemológico, o de método. Aún BIBLIOGRAFÍA
no tengo las herramientas para resolver este
interrogante, si necesita ser resuelto. Abbagnano, Nicola. (2004). Diccionario de filosofía, 4ª
La rehabilitación del síndrome de Zelig ed., México, Fondo de Cultura Económica.
en un campo puramente teórico es una utopía Arenal, Celestino del. (2002). Introducción a las relaciones
que justifica los miedos de quienes afirman internacionales, 3ª ed., Madrid, Tecnos.
que explicar el comportamiento exterior del Bateson, Gregory. (1993). Espíritu y naturaleza, 2ª ed,
Estado a través de díadas antitéticas no es nada Buenos Aires, Amorrortu, 1993.
más que una respuesta erudita. La notoria y Bobbio, Norberto, Matteucci, Nicola y Pasquino, Gian-
despreciada teoría del todo. Las polarizaciones franco. (1985). Diccionario de política, 4ª ed.,
son una riqueza analítica que ayuda a esclare- México, Siglo XXI.
cer aspectos importantes de los fenómenos. Bocchi, Gianluca y Ceruti, Mauro (eds.). (2007). La
Pero, para lograr explicaciones que no sean sfida della complessità, Milán, Bruno Mondadori.
OAS I S , N o 1 5
217

Bunge, Mario. (1999). Buscar la filosofía en las ciencias Luhmann, Niklas. (1990). Sociedad y sistema: la ambi-
sociales, México, Siglo XXI. ción de la teoría. Barcelona, Paidós/Instituto de
Cardoso, Fernando Henrique y Faletto, Enzo. (1969). Ciencias de la Educación de la Universidad de
Dependencia y desarrollo en América Latina, Méxi- Barcelona.
co, Siglo XXI. Maldonado, Carlos Eduardo (ed.). (2007). Complejidad:
Giddens, Anthony. (1995). La constitución de la sociedad: ciencia, pensamiento y aplicaciones. Bogotá, Uni-
bases para la teoría de la estructuración, Buenos versidad Externado de Colombia.
Aires, Amorrortu. Maldonado, Carlos Eduardo. (2005). Termodinámica y
Guzzini, Stefano. (2003). “Il costruttivismo e il ruolo de- complejidad: una introducción para las ciencias so-
lle istituzioni nelle relazioni internazionali: regole ciales y humanas, Bogotá, Universidad Externado
e poteri nelle relazioni internazionali”, en Rassegna de Colombia.
italiana di sociologia, vol. 44, núm. 2. Merke, Federico. (2008, jun.-dic.). “Identidad y políti-
Habermas, Jürgen. (2008). Teoria dell’agire comunicativo, ca exterior: la Argentina y Brasil en perspectiva
vol. 1, Bologna, Il Mulino. histórica”, en Sociedad Global, vol. 2, núm. 2-3,
Hayek, Friedrich August von. (2003). La contrarrevolu- en http://www.eumed.net/rev/sg/02/fm.htm
ción de la ciencia: estudios sobre el abuso de la razón, (Consultado el 14 de mayo de 2011).
Madrid, Unión. Merke, Federico. (2007). Identidad y política exterior
Keohane, Robert. (1993). Instituciones internacionales y en la teoría de las relaciones internacionales, Do-
poder estatal: ensayos sobre teoría de las relaciones cumento de Trabajo, Buenos Aires, Instituto de
internacionales, Buenos Aires, Grupo Editor La- Investigación en Ciencias Sociales, Universidad
tinoamericano GEL. del Salvador, en http://www.salvador.edu.ar/csoc/
Keohane, Robert y Nye Joseph. (1988). Poder e interde- idicso/docs/atrrii001.pdf (Consultado el 14 de
pendencia : la política mundial en transición, Bue- mayo de 2011).
nos Aires, Grupo Editor Latinoamericano GEL. Moravicsik, Andrew. (1997). “Taking preferences se-
Jeffrey, Isaac. (1995). “The Strange Silence of Political riously: a liberal theory of international politics”,
Theory”, en Political Theory, vol. 4, núm. 23, en en International Organization, vol. 4, núm.
http://users.polisci.wisc.edu/avramenko/Me- 51, pp. 513-553, en http://www.princeton.
thods/Isaac_The%20Strange%20Silence%20 edu/~amoravcs/library/preferences.pdf (Consul-
of%20Political%20Theory.pdf (Consultado el tado el 02 de mayo de 2011).
11 de mayo de 2011). Morgenthau, Hans Joachim. (1986). Política entre las
Lapid, Yosef y Kratochwil, Friedrich (eds.). (1996). The naciones: la lucha por el poder y la paz, 6ª ed., Bue-
Return of Culture and Identity in IR Theory, Boul- nos Aires, Grupo Editor Latinoamericano gel.
der (co), Lynne Rienner. Morin, Edgar. (2009). El método 1: la naturaleza de la
Luhmann, Niklas. (1998). Complejidad y modernidad: de Naturaleza, 8ª ed., Madrid, Cátedra.
la unidad a la diferencia, Barcelona, Trotta. Morin, Edgar. (2000). Introducción al pensamiento com-
Luhmann, Niklas. (1998). Sistemas sociales: lineamientos plejo, Barcelona, Gedisa.
para una teoría general. Barcelona, Anthropos. Sotolongo Codina, Pedro Luis y Delgado Díaz, Carlos
Jesús. (2006). La revolución contemporánea del

t e o r í a d e l e s ta d o
t e o r í a d e l e s ta d o
218

saber y la complejidad social: hacia unas ciencias Wendt, Alexander. (2005). Mar. “La anarquía es lo que
sociales de nuevo tipo, Buenos Aires, Consejo La- los estados hacen de ella: la construcción social
tinoamericano de Ciencias Sociales clacso, en de la política de poder”, en Revista Académica de
http://bibliotecavirtual.clacso.org.ar/ar/libros/ Relaciones Internacionales, núm. 1, en http://aca-
campus/soto/soto.html (Consultado el 29 de demia.unse.edu.ar/13pg/mims/trial/colac/laanar-
mayo de 2011). quiaesla.pdf (Consultado el 14 de mayo de 2011).
Popper, Karl. (1957). La sociedad abierta y sus enemigos, Wendt, Alexander. (2007). Teoria sociale della politica
Barcelona, Paidós. internazionale, Milán, Vita e Pensiero.
Waltz, Kenneth. (1988). Teoría de la política interna- Yturbe, Corina. (1993). “Individualismo metodológico
cional. Buenos Aires, Grupo Editor Latinoame- y holismo”, en Cruz, Manuel (comp.). Individuo,
ricano GEL. modernidad, historia, Madrid, Tecnos.

También podría gustarte