Está en la página 1de 2

ANÁLISIS SOBRE COMO "EL NIÑO CONSTRUYE EL CONOCIMIENTO FÍSICO Y

LÓGICO-MATEMÁTICO MEDIANTE DOS TIPOS DE ABSTRACCIÓN: EMPÍRICA Y


REFLEXIONANTE

Deyanira Peralta Alcántara


ID: 20200790

En este análisis podemos entender que durante esta etapa, los niños, se apropian de imágenes,
símbolos y conceptos, mediados por el significado que elaboran al realizar procesos de
manipulación, búsqueda, exploración, interrogación, resolución de problemas y
representaciones con objetos de diversas formas, colores, texturas, relaciones, entre otros.
Hay que tener presente que la construcción el conocimiento físico y lógico-matemático
mediante la abstracción empírica y reflexionante se encuentran o pueden encontrarse en todos
los niveles o periodos del desarrollo de la inteligencia, y aún también en los niveles
puramente biológicos.
La abstracción empírica es aquella que recae sobre las características observables de los
objetos como tales o de las acciones del niño en sus caracteres materiales. Una cualidad
observable de un objeto puede ser por ejemplo el tamaño, como un sonajero grande, y una
cualidad observable de una acción puede ser por ejemplo asir (la acción de agarrar).
El lector puede estar tentado de pensar que abstraer una cualidad de la propia acción es un
acto reflexivo y por tanto relacionado con la abstracción reflexionante, pero esto no es
correcto, y Piaget advierte al respecto: "Sería inexacto limitarse a decir que la abstracción
reflexionante extrae sus informaciones de las acciones del sujeto mientras que la abstracción
empírica las toma de los objetos. En efecto: el niño puede percibir sus acciones y sus
resultados (ya se trate de percepciones propioceptivas o visuales, táctiles, etc.) de manera
análoga a como conoce las propiedades o los movimientos de los objetos, es decir,
considerando esas acciones sólo en su aspecto material: se trata entonces, desde luego, de
abstracciones empíricas, mientras que la abstracción reflexionante se refiere únicamente a la
coordinación de acciones...".
La Abstracción reflexionante como medio de conocimiento físico y lógico-matemático, es
un proceso que permite construir estructuras nuevas por reorganización de elementos
extraídos de estructuras anteriores, y, como tal, puede funcionar tanto de modo inconsciente
como bajo la dirección de intenciones deliberadas. Mientras la abstracción empírica recae
sobre objetos o acciones, la abstracción reflexionante recae sobre coordinaciones de acciones,
y esto puede ocurrir en cualquier nivel: por ejemplo, si ocurre en el periodo senso-motor se
referirá a acciones prácticas, y si ocurre en los periodos operatorios se referirán a acciones
interiorizadas reversibles, o sea, a operaciones.
El siguiente ejemplo sencillo nos muestra la diferencia entre ambos tipos de abstracción: a
un niño se le da una soga y se le pide que la disponga sobre la mesa en forma de rectángulo,
y que luego cambie su posición para armar un cuadrado. El niño pudo hacer todo eso gracias
a la abstracción empírica, que le permitió concentrarse en la cualidad “largo” o “ancho” del
cuadrilátero, y concentrarse en las características de su propia acción sobre la soga.
Después de haber realizado esas tareas, se le pregunta al niño si el perímetro o la superficie
del rectángulo inicial es igual al del cuadrado final. Si el niño adquirió ya la noción de
conservación (del perímetro o la superficie) contestará que sí, porque el acortamiento de un
lado queda compensado por el alargamiento del otro lado. Al dar esta explicación está
abstrayendo un cierto mecanismo compensatorio donde se coordinan, en este caso, las
acciones de alargar un lado y acortar el otro conservando invariable el perímetro o la
superficie. Se trata, por lo tanto, de una abstracción reflexionante, la cual "ya de por sí es una
especie de operación que sale de su contexto para retener ciertas coordinaciones y descartar
el resto".
La abstracción reflexionante "involucra siempre dos aspectos inseparables: por un lado el
“reflejamiento”, es decir la proyección (como con un reflector) sobre un nivel superior de lo
que es extraído del nivel inferior (por ejemplo, de la acción a la representación), y, por otra
parte, una 'reflexión' en tanto acto mental de reconstrucción y reorganización sobre el nivel
superior de lo que es transferido de este modo desde el inferior". Hay así una especie de
alternancia: primero hay un reflejamiento, luego una reflexión sobre ello, luego otro
reflejamiento y así sucesivamente. Esa sucesión en espiral equivale a una sucesión entre
contenido y forma: en el reflejamiento los contenidos son transferidos a una forma, a un
esquema coordinado (reflexión), el cual generará nuevos contenidos (nuevo reflejamiento)
que a su vez serán transferidos a nuevas coordinaciones (nuevas reflexiones), etc.
Entonces el conocimiento físico es el que adquiere el niño a través de la manipulación de los
objetos que le rodean y que forman parte de su interacción con el medio. Ejemplo de ello, es
cuando el niño manipula los objetos que se encuentran en el aula y los diferencia por textura,
color, peso, etc. Este es el tipo de conocimiento referido a los objetos, las personas, el
ambiente que rodea al niño, tiene su origen en lo externo. En otras palabras, la fuente del
conocimiento físico son los objetos del mundo externo, ejemplo: una pelota, el carro, el tren,
el tetero, etc.
Las operaciones lógico matemáticas, antes de ser una actitud puramente intelectual, requiere
en el preescolar la construcción de estructuras internas y del manejo de ciertas nociones que
son, ante todo, producto de la acción y relación del niño con objetos y sujetos y que a partir
de una reflexión le permiten adquirir las nociones fundamentales de clasificación, seriación
y la noción de número. El adulto que acompaña al niño en su proceso de aprendizaje debe
planificar didáctica de procesos que le permitan interaccionar con objetos reales, que sean su
realidad: personas, juguetes, ropa, animales, plantas, etc.

También podría gustarte