Está en la página 1de 6

UNIVERSIDAD DE CARTAGENA FECHA

ADMINISTRACIÓN FINANCIERA
SEMESTRE IV D: 27 M: 09
CERETÉ A: 2016

TEMA : LA POSMODERNIDAD.
UNIDAD: 2
BLANCA VANESSA OGAZA MORALES
INTEGRANTES: STEPFANIE GONZÁLEZ ESPÍTIA
MAIRA ALEJANDRA HERNÁNDEZ PAYARES
ASIGNATURA: HUMANIDADES.
TUTOR: NAUDEL ALMARIO SÁEZ

1. ¿QUÉ SE ENTIENDE POR POSMODERNIDAD?

Posmodernidad no es tan fácil de definir debido a que esta palabra es usada en


diferentes áreas de estudio: arte, cine, arquitectura, literatura, religión, verdad, etc.
El término “posmodernismo” puede ser mejor entendido al relacionarlo al
modernismo. El modernismo surge en la Europa Occidental en 1800 con la
manifestación de la mecánica, industrialismo, progreso, literatura, arte y las ideas
que surgieron para capitalizar lo que promovió una sociedad progresiva y próspera.
El modernismo elevó la razón humana, el progreso humano y la autoridad humana.
Entonces, el posmodernismo no es necesariamente una rebelión contra el
modernismo (aún cuando algunos posmodernistas lo ven de esta manera), sino
como un movimiento “después” de este, un movimiento que construye sobre éste,
pero de alguna forma, rechaza el racionalismo estricto del modernismo. En contraste
a este, el posmodernismo sostiene una subjetividad relacionada con la moral, las
construcciones sociales, los movimientos políticos, el arte, la religión, y las
declaraciones de verdad. En otras palabras, para tal vez simplificar aún más lo que
es el posmodernismo, éste es relativismo, la creencia de que la verdad es relativa,
que la verdad objetiva puede no ser conocida.
“El modernismo es con frecuencia presentado como el buscador de la verdad, el
absolutismo, el pensamiento lineal, el racionalismo como opuesto a lo afectivo, la
seguridad, lo cual a su vez alimenta la arrogancia y la inflexibilidad; la lujuria está
bien, el deseo de controlar. En contraste, el posmodernismo, reconoce que cuanto
“sabemos” está determinado por la cultura en la que vivimos, controlada por las
emociones, lo estético y lo heredado, y de hecho puede ser solo sostenido
inteligentemente como parte de una tradición común, sin derecho a reclamar si es
verdad o correcto.”
El peligro del posmodernismo es que tiende a negar la habilidad de conocer cosas
seguras. Aún socava la construcción del lenguaje estableciendo que las palabras
pueden ser interpretadas en forma diferente, que el lenguaje es fluido y de que la  
Biblia escrita en lenguajes antiguos está abierta a diferentes interpretaciones de
igual validez. Dando esta idea esencial de que nada es verdaderamente sabido (una
declaración por sí contradictoria la cual no presenta problema para los
posmodernos), las verdades fundamentales tanto de lo moral como de lo espiritual
son sospechosas y abiertas a una nueva evaluación incluyendo la de la Biblia.
"Spencer Burke del Ooze (Newport Beach, CA) coincide en que: ‘Un movimiento
alejado de la cristiandad intelectual es esencial. Debemos movernos hacia lo
místico.’”
“Este acercamiento místico/poético toma esfuerzos especiales al recordad que la
Biblia en sí contiene poca, pero preciosa prosa expositiva.”

La mente posmoderna
La mayoría de los no creyentes hoy día no cuentan aún con un entendimiento
básico de los principios bíblicos. La forma en que ellos ven al mundo es con
frecuencia naturalista; esto es, que ellos perciben e interpretan el mundo a la luz de
los principios naturales (con frecuencia evolucionista), combinado con el relativismo
en las áreas de lo moral y verdad. La persona posmoderna dice que la verdad es
entendible en el contexto de la cultura de uno y de la experiencia personal y que
estas observaciones a su vez dominan la forma como el mundo es interpretado. Por
ejemplo, en vez de una verdad absoluta objetiva, la revelación de Dios, el individuo
observa y acepta lo que el considera que es verdad y falso basado en su propia
experiencia. Esto significa que culturas diferentes e individuos diferentes
interpretarán la realidad en forma diferente. En otras palabras lo que es verdad para
una persona puede no ser verdad para otra.
“Concluyendo de un estudio realizado por Barna con anterioridad en el mes de
Mayo, David Kinnaman, presidente del Grupo Barna, notó de que la mayoría de
estadounidenses no tienen creencias fuertes y claras debido a que ellos no poseen
un punto de vista del mundo ligado con la Biblia. El estudio encontró que pocos
estadounidenses estaban abrazando un punto de vista tradicional de Dios y de la
Biblia.”
La persona posmoderna rechaza los absolutos bíblicos de que existe un Dios que
no cambia, de que Dios es soberano, y de que el único camino para la salvación es
a través de la sangre en el sacrificio de Jesús. Por lo tanto, el cristiano y la persona
posmoderna con frecuencia no tienen mucho en común para permitir un diálogo en
las cosas espirituales.
La persona posmoderna podría preguntar que si existe algo así como la verdad y si
esa verdad o no puede ser conocida experimentalmente o racionalmente. El
modernista diría: “¡Claro que es una verdad absoluta! ¡Preguntar si la verdad puede
ser conocida es una pregunta absoluta!”
El posmodernismo y la Iglesia Emergente
Generalmente hablando, aquellos que se encuentran en el movimiento de la Iglesia
Emergente están conscientes de las creencias de lo posmoderno y admirablemente
buscan adaptar esfuerzos evangelísticos para acomodarlos al pensamiento
posmoderno. Esto algunas veces significa que algunas Iglesias Emergentes llevarán
a cabo servicios en la iglesia en los cuales enfatizarán acerca de la relación
interpersonal, comunidad, valores tradicionales comunes, mientras usan métodos
visuales, historietas, y una adoración más expresiva en vez de las absolutas
verdades derivadas de la Escritura y las cuales son entregadas durante la
predicación y la enseñanza.
“Las Iglesias Emergentes usan cuadros, diapositivas, dibujos, y velas como
expresiones visuales. Además, podrían presentar videos o clips de televisión. En
ocasiones y en un servicio completo de la iglesia, harán exhibiciones de arte o
presentarán funciones de teatro.”
Estamos de acuerdo de que debemos alcanzar la cultura en una forma relevante,
una forma que a quienes se busque les resulte familiar, pero debemos también estar
seguros de no comprometer la palabra revelada de Dios y que no debemos permitir
que la verdad de la Palabra de Dios sea sometida a las presiones culturales o
personales. 

2. EXPLIQUE LOS SUPUESTOS FUNDAMENTALES DE LA POSMODERNIDAD


DESDE LA ÉTICA, LA CALIDAD DE VIDA, EL INDIVIDUO Y EL PROGRESO.

En la ética: preocupa sólo la casuística, resolver de acuerdo al buen sentido o a


la opinión mayoritaria cualquier situación concreta, dejando de lado el análisis de
principios o teorías. El bien y el mal son relativos o irrelevantes y la afirmación de
cualquier enunciado como verdad absoluta no tiene cabida. Se aceptan todas las
posiciones sin necesidad de justificarlas con rigor racional. Se pasa de la ética de
los deberes a la ética de los derechos. En otras palabras, no se trata de un
pluralismo en que cada conducta ética busca justificarse en principios. Es lo que
algunos han llamado como éticas pragmáticas (de situación), éticas
consensuales (de común acuerdo) o éticas de bolsillo (para casos individuales o
particulares), a esto en conjunto se le llama etnicidad.
La calidad de vida: defendida por la postmodernidad sustituye a la sacralidad de
la vida o su teleología, fuera para fines religiosos o revolucionarios. De ello, la
búsqueda primaria de lo hedónico, que trivializa la existencia evitando
problemas. Su consecuencia práctica es la entrega abierta al consumismo —
práctica determinante de las identidades culturales y criterio definitorio de
posición en la estratificación socioeconómica de la sociedad— o cualquiera otra
actividad que tenga por objeto la procuración del bienestar individual como eje de
las relaciones interpersonales. “Sólo el impulso y el placer son reales y afirman la
vida; toda otra cosa es neurosis y muerte” D Bell, “Las contradicciones del
Capitalismo”.

El individuo: es el único sujeto constitutivo de la sociedad. Mientras para la


modernidad hay proyectos colectivos bajo los conceptos de clase, nación,
Estado, humanidad o pueblos, en la mentalidad postmoderna no hay cabida para
esperanzas que no tengan por destinatario al individuo concreto. Puesto que los
planes salvíficos colectivos o grupales fracasaron, tendrán mayor aceptación los
dirigidos a la redención individual vía métodos de superación personal, toda vez
que la tecnología y el mercado desplazan a la política y sus instituciones como
fundamento del ordenamiento constitutivo y regulador de las relaciones sociales
hacia tendencias culturales hedonistas.

3. ENUNCIE DOS PLANTEAMIENTOS O TESIS POR LAS CUALES SE


DESENCADENA LA CRISIS DE LA
MODERNIDAD Y EL INICIO DE LA POSMODERNIDAD. ARGUMENTE.

La modernidad entra en crisis cuando la racionalización pasa de ser un principio


crítico ordenador del espíritu científico y libertador de las ataduras de los dogmas
de lo tradicional, a un principio legitimador de la explotación, al servicio del lucro
e indiferente a las realidades sociales, sicológicas y fisiológicas (TOURAINE,
1994). La racionalidad práctica se reduce a la racionalidad instrumental, el
hombre se unidimensional iza, generando conflictos entre las exigencias sociales
y el desarrollo tecnológico (BARREIRO, 2005).
Ahora es imposible volver atrás, la perspectiva ya cambió. En el mundo ya no
existen lugares pre-modernos, solo hay reservorios de recursos (TOURAINE,
1994). La diversidad es probabilidad. Pero el agotamiento del concepto de
modernidad es innegable, ya que el movimiento contagia su vértigo a la
profundidad del Ser. Un Ser cuya profundidad es tan grande como se lo permite
la propia justificación del fin.
Este agotamiento del movimiento libertador inicial y la pérdida de sentido de una
cultura presa en la razón instrumental, conducen a una tercer etapa de la crisis
de la modernidad, la cual es retrospectiva y profunda, en donde se critican los
propios objetivos de la modernidad, de su moral controladora y represora, a
través de instituciones y prácticas (punitivas, discursivas, etc) vocalizadoras del
poder (TOURAINE, 1994).
La fragmentación de la modernidad genera una (no) sociedad en la cual la
personalidad, la cultura, la economía y la política parecen seguir caminos
diferentes. La esfera del cambio y la del Ser, presentes en la modernidad,
significaban al mismo tiempo nacionalidad e individualismo. La distancia crece
entre los continuos cambios de la producción y el consumo, y el reconocimiento
de una personalidad individual que al mismo tiempo es sexualidad e identidad
cultural. También ocurre una separación entre el orden de lo individual y el de lo
colectivo, ubicándose en el primero la sexualidad y el consumo, y en el segundo
la nación y la empresa (TOURAINE, 1994).
Estos fragmentos (sexualidad, consumo, nacionalismo y empresa) marcan la
fuerza centrífuga de la expansión de la modernidad, pero dada su naturaleza
autofágica, son también las líneas de fuerza centrípetas anti modernas. Es decir,
son la razón de la expansión de la modernidad pero a su vez las causas de su
crisis. La dirección modernizadora está aliada a la razón instrumental, mientras
que la anti moderna al ataque a la técnica (TOURAINE, 1994).
ARQUEOLOGÍA: UN ORIGEN MODERNO Y UNA REFLEXIVIDAD
POSMODERNA.
A partir del siglo XIX la ciencia estaba totalmente refugiada en la experiencia, en
lo fáctico, lo observable, lo cuantificable, en oposición a lo metafísico y lo
especulativo. El espíritu científico consistía en la búsqueda de leyes naturales
cuya base empírica debía carecer de juicios valorativos (GALVICH, et al., 1997).
El conocimiento científico era concebido como conocimiento probado. Las teorías
científicas se derivan de los conocimientos adquiridos mediante la observación,
de modo que debemos describir aquello que podemos ver, oír, tocar, etc.
(CHALMERS, 1988).
Se sobrentiende la existencia de un mundo real que puede ser conocido, y cuyos
componentes empíricamente observables presentan cierto orden. Estos
fenómenos empíricos pueden ser explicados y predichos por leyes generales
(WATSON, et al., 1974).
A finales del siglo XIX y comienzos del XX nuevas disciplinas querían hacerse su
lugar en el prestigioso mundo de la Ciencia. Las ciencias duras comenzaban a
desmonopolizar la producción de conocimiento científico y aparecen otras
disciplinas que pretenden acotar académicamente diversos espacios similares de
lo social (LLOBERA , 1990).
La sociología es una de ellas, e intenta abrirse paso en la ciencia, de la mano de
Durkheim, quien se ingenia un imperialismo sociológico en el que la sociología,
anexionando conocimientos y teorías positivas, y concediendo patente de
cientificidad metodológica y teórica, abarcaba todo el campo de las ciencias
sociales y humanas, siendo la historia y la etnografía disciplinas auxiliares que
proporcionan datos brutos a la sociología (LLOBERA , 1990).
La antropología no tenía un lugar claro como disciplina científica independiente,
hasta que Malinowski (1922) promueve una antropología empírica que tiene
como objetivo dar cuenta de una realidad que debe ser comprendida con un
exhaustivo trabajo de observación en el campo (MALINOWSKI, 1986). Asigna a
la antropología la tarea de conocer científicamente al hombre, partiendo de la
observación y conduciendo a la observación. La Antropología debe ser inductiva
y verificable por la experiencia. Debe tender hacia métodos de verdadera
identificación o al aislamiento de factores determinantes del proceso,
estableciendo leyes generales y de conceptos que tales leyes incorporan
(MALINOWSKI, 1978).
Los trabajos de Malinowski tuvieron gran influencia en el pensamiento
antropológico y arqueológico subsiguiente. La concepción instrumental de la
cultura para satisfacer las necesidades humanas (MALINOWSKI, 1975), resultó
muy complaciente para instalarse en el marco positivista.
Dentro de este panorama, comienza a afianzarse la arqueología como disciplina
científica. Se aparta de sus comienzos espirituales y románticos, en base a una
separación fundamental entre cosa y signo, entre naturaleza y cultura. La cultura
comienza a ser concebida y analizada en términos adaptativos, como un medio
extra somático de adaptación. Esta concepción eco funcional de la cultura, que
probablemente le deba algo al marxismo y al concepto durkhemiano de cultura,
se afianza en el pensamiento arqueológico de la época gracias a los trabajos de
Leslie White (1949) y Julian Steward (1955) (HARRIS, 1999).

4. SEGÚN LOS PLANTEAMIENTOS DE BAUBRILLARD ¿QUÉ SIGNIFICA EL FIN DE


LA HISTORIA?

Jean Baudrillar (1929 Reims). Para Baudrillard no se da un fin de la historia, sino


una simulación de ese final; el final de la historia ya ha ocurrido, simuladamente.
Después del final de la historia quedan dos alternativas: - La simulación, mirar en
retrospectiva, en realidad una forma de repetición.- La seducción, uno mismo
llega a ser objetivo, uno mismo se pierde en objeto, solo seducir es mejor que
retornar.
Disimular es fingir no tener lo que no se tiene. Simular es fingir tener lo que no se
tiene. Lo uno remite a una presencia, lo otro a una ausencia. Pero la cuestión es
más complicada, puesto que simular no es fingir (...) Así , pues, fingir, o
disimular, dejan intacto el principio de realidad: hay una diferencia clara, sólo que
enmascarada. Por su parte la simulación vuelve a cuestionar la diferencia de la
‘verdadero’ y de lo ‘falso’, de lo ‘real’ y de lo ‘imaginario’.

5. EXPLIQUE CUÁLES SON LOS FUNDAMENTOS TEÓRICOS DE LA ANTI


RACIONALIDAD POSMODERNA.

Foucault rechaza el pensamiento originario y la noción de que hay una "realidad"


detrás o por debajo del discurso prevaleciente de una época. Además, el sujeto
es una ilusión creada esencialmente por el discurso, un "yo" constituido más allá
de los usos lingüísticos imperantes. Y así, ofrece sus detalladas narraciones
históricas, llamadas "arqueologías" del saber, en lugar de concepciones teóricas,
como si ellas no llevaran consigo ninguna ideología o supuestos filosóficos. Para
Foucault no hay fundamentos de lo social que puedan ser aprehendidos más allá
del contexto de los variados períodos, o epistemes, como los denomina; los
fundamentos cambian de una episteme a otra. El discurso dominante, que
constituye a sus sujetos, aparentemente se da forma a sí mismo; es éste un
planteamiento bastante inútil para la historia, que resulta sobre todo del hecho de
que Foucault no hace referencia alguna a los grupos sociales, sino que se centra
por completo en sistemas de pensamiento. Otro problema surge de su
concepción de que la episteme de una época no puede ser conocida por
aquellos que actúan dentro de ella. Si la conciencia es precisamente la que,
según el propio Foucault, no logra ser consciente de su relativismo, o saber lo
que podría tener en común con epistemes precedentes, entonces la propia
conciencia elevada y abarcadora de Foucault resulta imposible. Esta dificultad es
reconocida al final de La arqueología del saber (1972), pero permanece sin
respuesta, como un problema inocultable y obvio.

El dilema del posmodernismo es este: ¿cómo es posible afirmar la categoría y


validez de sus enfoques teóricos, si no se admiten ni la verdad ni los
fundamentos del conocimiento? Si eliminamos la posibilidad de fundamentos o
modelos racionales, ¿sobre qué base podemos operar? ¿Cómo podemos
entender qué clase de sociedad es aquella a la que nos oponemos y, menos
aún, llegar a compartir semejante entendimiento? La insistencia de Foucault en
el perpectivismo nietzscheano nos traslada al pluralismo irreductible de la
interpretación. Sin embargo, Foucault relativizó el conocimiento y la verdad sólo
en cuanto estas nociones se vinculan a sistemas de pensamiento distintos a los
suyos. Cuando se lo presionaba sobre este punto, admitía que era incapaz de
justificar racionalmente sus propias opciones. De tal modo, el liberal Habermas
declara que los pensadores modernos como Foucault, Deleuze o Lyotard son
"neoconservadores", al no ofrecer ninguna argumentación coherente para
orientarnos en una dirección social antes que en otra. La adopción pm del
relativismo (o "pluralismo") significa también que no hay nada que pueda impedir
la perspectiva de que una tendencia social reclame el derecho a imponerse
sobre otra, ante la imposibilidad de determinar los modelos.

El tema del poder, de hecho, fue central para Foucault y los modos en que lo
trató son reveladores. Escribió sobre las instituciones significativas de la
sociedad moderna como unidas por una intencionalidad de control, un
"continuum carcelario" que expresa la lógica final del capitalismo, de la cual no
hay escape. Pero el poder en sí mismo, determinó, es una red o campo de
relaciones donde los sujetos son constituidos como los productos y los agentes
de aquél. Todo participa así del poder, y de tal forma nada se obtiene intentando
descubrir un poder opresivo, "fundamental", para luchar en contra de él. El poder
moderno es insidioso y "viene de todas partes". Como Dios, está en todos los
sitios y en ninguno a la vez.
6. SINTETICE EN UN CUADRO COMPARATIVO los principales argumentos del
discurso filosófico de nietzsche y lyotard sobre la posmodernidad.

NIETZSCHE LYOTARD
“Dios ha muerto” Atacó el discurso de la literatura actual
No sólo el Dios de la religión ha muerto. y propuso una decantación por uno
Ha muerto el Dios de la razón: el más distendido que no buscara con
sustituto moderno del Dios religioso. tanto afán una verdad, que él
Si bien Nietzsche nunca llega a destruir consideraba ya pasada de moda en los
completamente el ideal ilustrado, su mega relatos, (como llama a los de los
pensamiento es una búsqueda distintos regímenes totalitarios del
constante por encontrar los límites de la pensamiento) Su postura no era la de
razón y de la consciencia. Ya no se negar o afirmar las afirmaciones
puede estar seguro de nada. La filosóficas que ya estaban
razón nos falló, la moral nos falló, la establecidas, sino buscar ideas
religión nos falló, etc. Lo único que nos alternativas que llevaran hacia una
queda es vivir en la resignación del libertad del hombre moderno.
nihilismo (pasivo).La verdad y la
falsedad ya no existe, no tienen valor.
La ausencia de una “realidad mayor”
nos permite comenzar a vivir
sin espejismos. Fuera del lenguaje no
hay nada para construir, nada que nos
garantice una trascendencia. “
El nihilismo radical es el
convencimiento de la insostenibilidad
de la existencia, cuando se trata de los
valores más altos que se reconocen,
añadiendo a esto la comprensión de
que no tenemos el menor derecho a
plantear un más allá o un en sí de las
cosas que sea «divino», que sea moral
viva.Esta comprensión es una consecu
encia de la «veracidad» altamente desa
rrollada, y por ello, unaconsecuencia de
la creencia en la moral.” 

7. ELABOREN SU PROPIA TESIS SOBRE LA POSMODERNIDAD


ARGUMENTANDO SU POSICIÓN.

La posmodernidad es una reacción contra las estructuras lógicas de la verdad


del pensamiento moderno que nos dieron propuestas absolutas acerca de la
naturaleza, del tiempo, del espacio, de las matemáticas, de la habilidad del
conocimiento, de la repetitividad en la experimentación, de lo predecible, etc. En
la medida en que el modernismo desarrolló las ciencias, la tecnología y la
medicina, esta ha ayudado a producir una sociedad cómoda, predecible en
donde las personas tienden a convertirse complacientes, cómodas, y
predecibles. Pero siempre hay personas que hacen preguntas más que seguir
ciegamente el status quo. Ellas buscan formas diferentes de expresión,
diferentes interpretaciones de la verdad; enseñan la idea de que la verdad no es
necesariamente absoluta y que la realidad puede ser nuevamente interpretada.
Es en el contexto posmoderno donde las Iglesias Emergentes buscan trabajar.
Tratar de alcanzar los corazones y las mentes de aquellos que se encuentran
menos abiertos a los absolutos que las generaciones anteriores es una aventura
difícil de llevar a cabo. Así que, en vez de las propuestas de las verdades
absolutas, las Iglesias Emergentes tienden a enfocarse en las relaciones,
expresiones, y nuevas formas de tratar de alcanzar a Dios.