Está en la página 1de 6

SEÑOR:

______________________________________________________
E S. D.

REFERENCIA: Proceso Ejecutivo Singular de la ______________ contra. Radicado No

_____________________________, mayor de edad, identificado como aparece al pie de mi


firma, en calidad de apoderado judicial de la entidad demandante en el proceso de la
referencia, en los términos y para los fines del poder conferido por el representante legal
de dicha entidad, que reposa en el expediente, por la presente, con fundamento en el
artículo 29 constitucional, y los articulos 42 y 43 del C.G.P, acudo a usted a fin de
solicitarle se sirva DECRETAR LA ILEGALIDAD del auto de fecha 17 de Julio de 2017,
por medio del cual se ordenó de oficio el levantamiento de las medidas cautelares contra
la parte demanda en el proceso de la referencia, esto en atención a los siguientes
argumentos facticos y jurídicos:

FUNDAMENTOS DE HECHO

1. Los demandados ____________________________________________solicitaron su


ingreso como asociados a la cooperativa de crédito y servicio comunidad.
2. Dicha solicitud fue resuelta de forma favorable, según Acta No ___ del consejo de
administración de la cooperativa, con fecha 29 de mayo de 2015.
3. Los demandados en su calidad de asociados a la Cooperativa
_______________suscribieron el pagaré No 200092 por valor de $___________
4. Dicha obligación debía ser cancelada en cuotas mensuales de $248.702, no
obstante nunca se hicieron abonos.
5. Consecuencia de lo anterior la cooperativa a través de apoderado judicial presentó
dicho pagaré para el cobro judicial.

FUNDAMENTOS JURIDICOS

Sr Juez, su honorable despacho consideró como una “línea de conducta” aplicable al


proceso de la referencia la contenida en los fallos de tutela proferidos por los Juzgados:
Penal del Circuito, Juzgado Primero Civil del Circuito de Cereté, y Juzgado Segundo Civil
del Circuito de Cereté, en fechas 29 de noviembre de 2016, 02 de diciembre de 2016, y
05 de abril de 2016 (respectivamente).

Respecto a este argumento es preciso señalar que, de conformidad con lo dispuesto por
nuestra Constitución Política vigente en el canon 230 “La equidad, la jurisprudencia, los
principios generales del derecho y la doctrina son criterios auxiliares de la actividad
judicial”1, en este sentido y tal como lo señala el mismo artículo 230, los jueces solo están
sometidos al imperio de la Ley.

1
REPUBLICA DE COLOMBIA, Constitución Política de 1991, articulo 230: Artículo 230. Los jueces, en sus
providencias, sólo están sometidos al imperio de la ley. La equidad, la jurisprudencia, los principios generales
del derecho y la doctrina son criterios auxiliares de la actividad judicial.
No obstante lo anterior, para efectos de brindar seguridad jurídica a los sujetos de
derecho la H. Corte Constitucional ha destacado la existencia de criterios que emanan de
las decisiones de los órganos de cierre en cada jurisdicción, y cuya función es orientar la
actividad judicial, estos en materia de jurisdicción constitucional se les denomina
PRECEDENTES CONSTITUCIONALES y JURISPRUDENCIA CONSTITUCIONAL, los
cuales tal como se desprende de las sentencia T-175 de 1997, (M.P. José Gregorio
Hernández Galindo); T-321 de 1998 y T-466 de 1999, ambas del M.P. Alfredo Beltrán
Sierra; T-068 de 2000. (M.P. José Gregorio Hernández) y T-715 de 2001 (M.P. Clara Inés
Vargas), constituyen siempre criterios vinculantes para la actividad judicial, y casi siempre
criterios obligatorios.

Pues bien, la mencionada corporación en sentencia T – 360 de 2014, señaló:

“Por precedente se ha entendido, por regla general, aquella sentencia o conjunto de


sentencias que presentan similitudes con un caso nuevo objeto de escrutinio en
materia de (i) patrones fácticos y (ii) problemas jurídicos, y en las que en su ratio
decidendi se ha fijado una regla para resolver la controversia, que sirve también
para solucionar el nuevo caso”

En este sentido, la aplicación del PRECEDENTE CONSTITUCIONAL exige por tanto la


existencia de elementos facticos y jurídicos similares al del nuevo caso que se pretende
solucionar. Bajo esta realidad, es labor del operador judicial realizar un análisis completo
que le permita determinar la existencia de dicha similitud. Situación está que no se
evidenció en el auto fechado 17 de Julio de 2017.

INEXISTENCIA DE SIMILITUDES ENTRE EL CASO SUB EXAMINE Y LOS FALLOS DE


TUTELA QUE SUSTENTAN LA DECISIÓN:

Revisados los fallos en que su despacho sustenta la decisión acusada, salta a la vista que
las circunstancias de hecho son disimiles de las que se encuentran acreditadas en el
proceso de la referencia, en este sentido encontramos en el fallo de fecha 29 noviembre
de 2016 del Juzgado Penal del Circuito de Cerete, que el despacho halló que la
obligación objeto del cobro ejecutivo fue contraída entre dos personas naturales, y no con
una cooperativa, esto salta a la vista en el párrafo que se cita a continuación, tomado de
las consideraciones del despacho en la sentencia en mención:

“Se tiene de igual manera que, la accionante contrajo una obligación con persona
natural – HUGO ESPITIA DURANGO – y no con una cooperativa -
COOPERATIVA CIENAGACOOP -, además no se encontraba afiliada a esta
última, siendo este requisito indispensable para acceder prerrogativas otorgadas a
las cooperativas”

Así mismo, en el citado fallo de fecha 2 de diciembre de 2016 del Juzgado Primero Civil
del Circuito de Cereté, el mencionado despacho judicial avoca el estudio de
circunstancias de hecho similares a las del caso que nos ocupa, no obstantes, de la
misma manera que en la sentencia del Juzgado Penal del Circuito de Cereté, en este
caso el despacho sostiene que el demandado no adquirió la calidad de asociado a la
cooperativa demandante. En el siguiente aparte de la sentencia podemos observar con
claridad esta afirmación:

“Dicha acción tiene su asidero en la inembargabilidad de las mesadas pensionales


por parte de COOAGRACOOP, que devenga el señor JOSE DOMINGO LERMA.
Y como quiera que ésta es procedente siempre y cuando fuere el accionante
asociado, habría que determinar en el expediente que efectivamente tenga esa
calidad.
Revisado todo el texto, el Juzgado no encuentra ningún negocio jurídico por el
cual el señor JOSE DOMINGO LERMA esté acreditado como socio de la
COOPERATIVA COOGRACOOP, si bien, se observa una solicitud de afiliación
dirigió a la gerente de la misma, no aparece el acto o negocio jurídico que lo
vincule por lo que no está en el acreditada la calidad de asociado del accionante”

En este orden de ideas, resulta evidente a cualquier lógica la inexistencia de una similitud
entre los supuestos facticos acreditados en los fallos citados y el caso de la referencia,
para ser más claros, en los citados fallos no se tuvo por probada la afiliación a la
cooperativa por parte de los demandados, mientras que en el caso que nos ocupa dicha
calidad se encuentra acredita a todas luces.

Por tanto, es deber del sr Juez corregir el yerro en el cual incurrió al levantar las medidas
cautelares en el asunto de la referencia, y en tal sentido ordenar la ilegalidad del mismo, y
proceder a oficiar nuevamente al pagador de la demandada LINEY CECILIA ANAYA
REYES, a fin de que retenga y consigné a cuentas de este juzgado los dineros por ella
devengados.

MARCO JURIDICO QUE REGULA LOS DERECHOS DE LAS COOPERATIVAS

1. Constitución Política de Colombia :

- “Se garantiza el derecho de libre asociación para el desarrollo de las distintas


actividades que las personas realizan en sociedad..." Título II, Capítulo I, artículo 38.
- "El Estado protegerá y promoverá las formas asociativas y solidarias de propiedad"
Artículo 58, inciso 3.

- "...la empresa como base del desarrollo tiene una función social que implica
obligaciones, el Estado fortalecerá las organizaciones solidarias y estimulará el desarrollo
empresarial...". Artículo 333, inciso 3.

2. Ley 79 de 1988:

Artículo 22. La calidad de asociado de una cooperativa se adquiere:

1. Para los fundadores, a partir de la fecha de la asamblea de constitución, y


2. Para los que ingresen posteriormente, a partir de la fecha que sean aceptados por el
órgano competente.

Artículo 142. Toda persona, empresa o entidad pública o privada estará obligada a
deducir y retener de cualquier cantidad que haya de pagar a sus trabajadores o
pensionados, las sumas que estos adeuden a la cooperativa, y que la obligación conste
en libranza, títulos valores, o cualquier otro documento suscrito por el deudor, quien para
el efecto deberá dar su consentimiento previo.

Artículo 144. Las deducciones en favor de las cooperativas tendrán prelación sobre
cualquier otro descuento por obligaciones civiles, salvo las judiciales por alimentos.

3. Código Sustantivo Del Trabajo:

Artículo 59: PROHIBICIONES A LOS PATRONOS. Se prohíbe a los patronos:

1. Deducir, retener o compensar suma alguna del monto de los salarios y prestaciones en
dinero que corresponda a los trabajadores, sin autorización previa escrita de éstos para
cada caso, o sin mandamiento judicial, con excepción de los siguientes:
(…)
b). Las cooperativas pueden ordenar retenciones hasta de un cincuenta por ciento (50%)
de salarios y prestaciones, para cubrir sus créditos, en la forma y en los casos en que la
ley las autorice.

4. Sentencia T-418/16, de la H. Corte Constitucional.

En esta oportunidad la máxima corporación de la Jurisdicción Constitucional


dispuso de forma clara, e inequívoca, lo siguiente:

“Las pensiones, cualquiera que sea su cuantía -incluidas aquellas cuyo monto
sea igual a un salario mínimo legal-, son embargables única y exclusivamente
cuando la obligación surja con ocasión de deudas a favor de cooperativas o
para cubrir acreencias alimentarias, evento en el cual, en todo caso, el
embargo no puede exceder el 50% de la mesada pensional. Dicho de otro
modo, los embargos por pensiones alimenticias o créditos a favor de
cooperativas o fondos de empleados, no pueden exceder el 50% de la mesada
pensional, incluso si ésta es apenas equivalente a un salario mínimo legal
mensual vigente”.

5. Fallo de fecha 13 de junio de 2016, Sala Civil – Familia – Laboral del


Tribunal Superior De Distrito Judicial de Montería:

En esta providencia al estudiar el recurso de apelación al fallo de tutela proferido


por el Juzgado Segundo Civil Del circuito de Montería –Cordoba, interpuesto por
el apoderado judicial de la Cooperativa Coomunidad ante circunstancias de hecho
idénticas a las aquí señaladas, dicho cuerpo colegiado concluye:

“Los documentos a que se ha hecho referencia, los aportados como anexos de la


demanda, son los mismos que yacen a folio 73 a 80 del cuaderno de primera
instancia. Véase:

i) Solicitud de ingreso a la Cooperativa de Crédito y Servicio Coomunidad


del señor HERNAN ALVIS RUIZ;
ii) Solicitud de ingreso a la Cooperativa de Crédito y Servicio Coomunidad
de la señora FANNY PEÑA ECHENIQUE;
iii) Constancia del Representante Legal de la cooperativa Comunidad
Francisco José Martínez Agudelo de fecha 19 de noviembre de 2015,
donde dice que el señor Hernán Alvis Ruiz es asociado de la
cooperativa;
(…)

Teniendo en cuenta que la demanda fue presentada 03 de diciembre de 2015,


es decir, en vigencia del Código de Procedimiento Civil, modificado por la Ley
1395 de 2010, es pertinente traer a colación el artículo 252 inciso 4, que en su
tenor literal reza: (…)

Con sujeción al precepto legal transcrito y confrontándolo con los documentos


aportados como prueba de la calidad de asociado de los demandados, estima
la Sala que estos últimos se presumen auténticos, razón por la cual no podía el
juez accionado actuar contrario a esa disposición legal, (…)

Así las cosas, como quiera que se evidencia la vulneración del derecho
fundamental al debido proceso invocado por la parte interesada, al
configurarse un defecto factico y sustantivo, se revocará el fallo impugnado, y
en su lugar, se concederá el amparo deprecado, en consecuencia, se ordenará
al Juzgado Primero Civil Municipal de Montería que nuevamente estudie la
solicitud de medidas cautelares, sin que pueda negarlas por la misma causa
aquí esbozada”.

SOLICITUD

Por lo anteriormente expuesto, comedidamente solicito al Sr Juez:

1. Decretar la ilegalidad del auto de fecha 17 de Julio de 2017, por medio del
cual oficiosamente se ordenó el levantamiento de las medida cautelares.
2. Ordenar la reactivación de la medida cautelar de embargo y retención del
50% de los dineros devengados por la demandada _________________,
identificada con CC No _________ como pensionada de dos prestaciones
pensionales identificadas con número de afiliación __________, y _________,
reconocidas y pagadas por COLPENSIONES.

3. Ordenar el embargo y retención del 50% de la pensión y demás


emolumentos embargables que recibe el demandado _____________,
identificado con CC No _____________, como pensionado de CAJA DE
RETIRO DE LAS FUERZAS MILITARES.

4. Sírvase oficiar a los pagadores en tal sentido a las respectivas pagadurías.

PRUEBAS Y ANEXOS

Sírvase tener como tales las siguientes:

- Certificados de afiliación expedidos por el representante legal de la entidad


demandante, que obran en el expediente. (dos certificados)
- Acta No 86 de reunión ordinaria del consejo de administración, por medio
de la cual se acepta la solicitud de ingreso de los demandados como
asociados a la cooperativa, que obra en el expediente.
- Copia de solicitudes de ingreso de asociados suscrita por los demandados,
que anexo. (2 folios)
- Copia del Fallo de fecha 13 de junio de 2016, proferido por la Sala Civil –
Familia – Laboral del Tribunal Superior De Distrito Judicial de Montería, que
anexo.

Del señor Juez,

Atentamente,

___________________________

También podría gustarte