Está en la página 1de 40

Wikiquot e

Richard Wagner
compositor alemán

Esta página necesita que se indiquen las fuentes o


referencias de donde se ha obtenido la
información.
Véase la política al respecto en:
Wikiquote:Referencias.
Richard Wagner

Véase también
Biografía en Wikipedia.
Multimedia en Wikimedia Commons.
Obras en Wikisource.
Esta página contiene citas de una persona
fallecida hace 137 años.

Richard Wagner (Leipzig, Reino de Sajonia,


Confederación del Rin, 22 de mayo de
1813-Venecia, Reino de Italia, 13 de
febrero de 1883) fue un compositor,
director de orquesta, poeta, ensayista,
dramaturgo y teórico musical.

Citas
«La primera vez que vi el Rin, con cálidas
lágrimas en mis ojos, yo, pobre artista,
juré fidelidad a mi patria alemana».[1]
«¿Quién sería capaz de expresar en
palabras las sensaciones infinitas por
plurales e indecibles, que van del dolor a
la más sublime elevación, hasta expirar
en un pensamiento infinito? No cabe la
menor duda, únicamente el compositor
lo consiguió en esta pieza
maravillosa».[2]
Acerca de la Sinfonía Heroica de
Beethoven.

Citas extraídas de La ópera


alemana (1834)
«[…] el canto es el órgano a través del
cual un ser humano puede expresarse
dentro de la música, y si dicho órgano
no ha alcanzado un perfecto desarrollo,
se echa en falta de inmediato un
lenguaje auténtico».[3]
«Cualquier oyente se recrea en un
pensamiento diáfano, melodioso:
cuanto más comprensible le sea todo,
tanto más prendido quedará de ello».[4]
«Debemos respirar por encima de la
confusión que amenaza con oprimirnos,
quitarnos de encima una buena porción
de afectado contrapunto, no tener
visiones de hostiles quintas e
inaccesibles novenas y devenir, de una
vez por todas, seres humanos».[5]
«¿Por qué, si no, ha pasado tanto tiempo
sin que se abriera paso un compositor
de óperas alemán? Porque nadie ha
sabido hacer suya la voz del pueblo;
quiere decirse, porque no ha habido
nadie capaz de captar la vida auténtica,
cálida, tal como es».[6]
«Tenemos que aprehender el momento y
tratar de construir nuevas y robustas
formas; y aquel que no escriba ni en
italiano, ni en francés —ni tampoco en
alemán—, será el maestro».[6]

Citas
extraídas de Arte y revolución
(1849)
«El arte es la alegría de ser uno mismo,
la alegría de vivir, la alegría de
pertenecer a una comunidad».[7]
«El griego, hombre libre que se situó en
el vértice de la naturaleza, pudo crear
arte desde la alegría de ser hombre; el
cristiano, que rechazó tanto la
naturaleza como a sí mismo, pudo
ofrecer sacrificios a su dios solo en el
altar de la renuncia, no pudiendo
ofrecerle ni sus acciones ni su
audacia».[8]
«El arte es la actividad más elevada del
hombre, del hombre dueño de todos sus
sentidos y en armonía consigo mismo y
con la naturaleza, del hombre capaz de
sacar del mundo de los sentidos la
mayor alegría así como el instrumento
del arte, pues solo del mundo de los
sentidos puede nacer la voluntad de
crear obras de arte».[8]
«La naturaleza es tan fuerte, tan
indestructible y tan inagotable en su
renovación, que ningún poder imaginable
podría limitar su fuerza creadora».[9]
«[…] tener la posibilidad, por cultura y
belleza, de participar en las
representaciones, se consideraba un
honor; nosotros, por el contrario,
dejamos que parte de nuestro
proletariado social, presente en todas
las clases, quede amaestrada mediante
el entretenimiento; la malsana vanidad,
el deseo de agradar y, en algunos casos,
el afán de ganar pronto mucho dinero es
lo que anima a gran parte de nuestras
gentes de teatro».[10]
«Solo la Revolución, ciertamente no la
Restauración, puede devolvernos la obra
de arte suprema. La tarea que nos
espera es infinitamente mayor que lo
hecho en el pasado».[11]
«Si la obra de arte griega reflejaba el
espíritu de una gran nación, la obra de
arte del futuro debe reflejar el espíritu de
la humanidad libre, por encima de los
límites de las naciones […]».[11]
«Solo los hombres fuertes conocen el
amor, solo el amor entiende de belleza,
solo la belleza crea arte […] En cada
región, en cada pueblo, los hombres
conquistarán con la libertad su propia
fuerza, y con ésta el verdadero amor, y
con éste, la belleza: y la actividad de la
belleza es el arte».[12]
«El arte del futuro […] se elevará,
asentado en el fértil y vigoroso terreno
de la naturaleza, hacia alturas
insospechadas, pues su desarrollo irá
desde abajo hacia arriba, como los
árboles que desde la tierra se elevan
hacia el cielo, desde la naturaleza del
individuo hacia el gran espíritu de la
humanidad».[13]
«Mientras el dinero siga siendo
necesario para satisfacer las
necesidades de la vida, mientras el
hombre sin dinero solo pueda contar
con el aire y el agua, no lograremos que
las representaciones teatrales sean
completamente verdaderas».[14]
«Cuando llegue el día en que la
sociedad se haya desarrollado de
manera humana, hermosa y noble, algo
que no alcanzaremos solo mediante el
arte, sino también con las grandes e
inevitables revoluciones sociales,
entonces las representaciones teatrales
serán las primeras manifestaciones
colectivas completamente ajenas al
dinero y al afán de lucro; pues, gracias a
los cambios sociales mencionados, la
educación se acercará siempre más
hacia lo artístico, y todos acabaremos
siendo artistas y como artistas nos
uniremos, por amor al Arte y no por
algún fin industrial, para compartir
libremente nuestras actividades».[15]
«[…] en el futuro, todas las actividades
sociales, cuando alcancen sus
propósitos, tendrán carácter artístico, el
carácter que mejor responde a las
nobles facultades del hombre».[16]

Citas extraídas de La obra de


arte del futuro (1849)
«El arte se relaciona con el ser humano
tal como este se relaciona con la
naturaleza».[17]
«[…] el ser humano real no existirá hasta
que su vida esté configurada y ordenada
por la verdadera naturaleza humana, y
no por las arbitrarias leyes del Estado;
por su parte, el arte real no tendrá vida
hasta que sus configuraciones precisen
solo ya subordinarse a las leyes de la
naturaleza, y no al despótico humor de
la moda. Porque así como el ser
humano solo se libera cuando se vuelve
gozosamente consciente de su
conexión con la naturaleza, el arte se
libera solo cuando ya no tiene que
avergonzarse de su conexión con la
vida. Pues el ser humano no supera su
dependencia de la naturaleza sino en la
alegre conciencia de su conexión con
ella; y el arte solo supera su
dependencia de la vida si está en
conexión con la vida de seres humanos
libres y verdaderos».[18]
«Únicamente allí donde se ha hecho la
elección que se debía y se ha elegido lo
necesario […] tan solo allí penetra la
obra de arte en la vida, y solo entonces
aquella es algo real, algo que se
determina a sí mismo y que es
inmediato».[19]
«El pueblo es la suma de todos aquellos
que sienten una necesidad
comunitaria».[20]
«¿Quién, pues, no pertenece al pueblo, y
quiénes son sus enemigos? Todos
aquellos que no sienten ninguna
necesidad, y cuyo impulso vital, por
tanto, consiste en exigencias que no
crecen hasta alcanzar la fuerza de la
necesidad, o sea que son imaginarias,
falsas, egoístas, con lo que […] se
contraponen justamente a las
comunes».[21]
«Allí donde no hay necesidad alguna, no
hay tampoco verdadera exigencia;
donde no hay verdadera exigencia
alguna, no hay ninguna actividad
necesaria; donde no hay ninguna
actividad necesaria, hay arbitrariedad;
donde impera la arbitrariedad, allí
florecen todos los vicios y los crímenes
contra la naturaleza».[22]
«Todo lo que existe depende de las
condiciones por las que existe: no hay
nada, ni en la naturaleza ni en la vida,
que exista de forma aislada: todo tiene
su fundamento en una conexión infinita
con todo y, en consecuencia, también lo
tiene lo arbitrario, lo innecesario y lo
perjudicial. Lo perjudicial emplea su
fuerza en la obstaculización de lo
necesario; su fuerza y su existencia se
las debe solo a esa obstaculización, y
por ello no es, en verdad, otra cosa sino
la impotencia de lo necesario».[23]
«Lo exclusivo, lo único, lo egoísta, tan
solo está capacitado para tomar, pero
no para dar […] La más poderosa fuerza
creadora se halla […] en la máxima
pluralidad […]».[24]
«Una vez superadas las condiciones que
permitían a lo superfluo consumir la
energía de lo necesario, aparecerán por
sí mismas las condiciones que
reclaman que viva lo necesario, lo
verdadero, lo imperecedero […]».[25]
«Una vez superadas las condiciones del
imperio de la moda, surgirán
espontáneamente las del arte verdadero
[…]».[25]
«La moda es un estimulante artificial,
que despierta exigencias que no son
naturales allí donde no hay otras que sí
lo sean […] violenta el natural sentido de
la belleza que posee el ser humano
obligándole a venerar lo feo […]».[26]
«La esencia de la moda es la
uniformidad más absoluta […] Su poder
es el poder de la rutina».[27]
«La máquina es […] el frío e implacable
benefactor de una humanidad
necesitada de lujo […]».[28]
«[…] la costumbre más natural, la más
sencilla, noble y hermosa es, desde
luego, la de la mínima deformación de la
naturaleza […]».[29]
«Así pues, hemos de hacer del arte
helénico arte humano en general;
debemos sustraerlo de las condiciones
bajo las que fue solo helénico, y no arte
humano universal, para poder hacernos,
ya ahora, una imagen fidedigna de la
obra de arte del futuro […]».[30]
«La obra de arte es religión
representada en vivo […]».[31]
«[…] el ser humano exterior se
manifiesta como un consumado artista
a medida que aumenta su capacidad de
expresar al ser humano interior de un
modo más preciso».[32]
«Las tres [el arte de la danza, el arte del
sonido y el arte de la poesía] son, por su
esencia, inseparables […] cada una de
ellas por separado […] solo puede llevar
una vida oculta y artificial […]».[33]
«[…] el ser humano encuentra su
comprensión, su redención y su
satisfacción solo en algo superior; pues
bien, esto superior es el género humano,
la comunidad de los humanos, porque
para el ser humano solo hay una cosa
que sea superior a él mismo: los seres
humanos».[34]
«He aquí el verdadero egoísmo, en el
que cada modalidad artística individual
quisiera comportarse como el arte en
general, mientras que, en verdad, de ese
modo lo único que hacer es perder su
verdadera idiosincrasia».[35]
«[…] el drama del futuro llegará a tener
propia existencia en el preciso instante
en que ni la obra de teatro, ni la ópera, ni
la pantomima sean ya capaces de
seguir viviendo; en el momento en que
las condiciones que les permitieron
formarse y mantenerse en su artificial
vida estén completamente superadas.
Tales condiciones se superan mediante
la aparición de aquellas condiciones
que producen la obra de arte del futuro.
Ahora bien, estas no pueden darse
aisladas, sino solo en la más íntima
conexión con las condiciones de todas
nuestras relaciones vitales. Pues tan
solo cuando la religión imperante del
egoísmo, que encima ha fragmentado a
todo el arte en modalidades y
orientaciones artísticas deformes y
egoístas, haya sido despiadadamente
expulsada de cada uno de los
momentos de la vida humana y
extirpada de cuajo y hasta las raíces,
podrá vivir, y por supuesto de un modo
enteramente autónomo, la nueva religión,
la cual contiene ya, además, las
condiciones de la obra de arte del
futuro».[36]
«[…] el arte, para poder influir de algún
modo en la vida, ha de ser él mismo el
culmen de una formación natural, esto
es, de una formación que haya surgido
desde abajo; más desde arriba, nunca
estará en condiciones de proporcionar
formación cultural. Por eso nuestro arte
culto se parece en el mejor de los casos
a quien desea comunicarse con un
pueblo en una lengua extranjera que ese
pueblo desconoce: todo lo que produce,
incluso lo más formidable, no puede
llevar sino a las confusiones y a los
malentendidos más ridículos».[37]
«La más alta obra de arte común es el
drama: este solo puede existir en su
posible plenitud si se dan cita en él cada
una de las modalidades artísticas en su
máxima plenitud».[38]
«[…] en la acción dramática se muestra
la necesidad de la obra de arte; sin ella,
o sin algún tipo de relación con ella,
todo el trabajo configurador del arte es
arbitrario, innecesario, casual e
incomprensible».[39]
«En la unión comunitaria de los seres
humanos del futuro las propias leyes de
la necesidad interior serán las únicas
que tengan un peso decisivo. Una unión
natural, no forzada, de un número mayor
o menor de seres humanos, solo puede
darse si esos humanos tienen una
exigencia común. La satisfacción de
dicha exigencia es la única y exclusiva
finalidad del empeño comunitario
[…]».[40]

Citas extraídas de Ópera y


drama (1851)

Interior del Festspielhaus durante una representación

«La esencia de la Ópera podía llegar a


hacérsenos clara solo como algo no
natural y fútil, como algo en que lo
antinatural y la futilidad vinieron a ser en
ella la manifestación más evidente y
enojosa».[41]
«El error en el género artístico de la ópera
consistió en que un medio de la
expresión (la música) se convirtió en el
fin, y que el fin de la expresión (el drama)
se ha convertido en el medio».[42]
«Solo en su forma puede expresarse un
ser: el arte musical debe sus formas a la
danza y a la canción».[43]
«La música […] como arte de la
expresión, solo puede ser verdadera con
la máxima plenitud de esta expresión
[…]».[44]
«La canción popular nació de una
colaboración inmediata y simultánea del
arte poético y del arte musical […] Aquí
poesía y música son uno».[45]
«[…] todo organismo musical es, según
su naturaleza, femenino, es solo paridor;
mas no engendrador; la fuerza
generadora está fuera de él, y sin la
fecundación por esta fuerza no es capaz
de dar a luz. ¡He aquí el entero secreto de
la esterilidad de la música moderna!».[46]
«Así como la melodía popular viva es
inseparable del poema popular vivo, y
separada de éste está muerta
orgánicamente, así el organismo de la
música es capaz de dar a luz a la
melodía verdadera y viva solo si está
fecundado por el pensamiento del
poeta. La música es la alumbradora, el
poeta es el progenitor; y la música había
llegado, en consecuencia, a la cima del
verdadero desvarío cuando no quería
solo alumbrar sino también
engendrar».[47]
«El hombre es poeta de dos maneras: en
la percepción y en la comunicación. El
don natural de la poesía es la capacidad
de condensar los fenómenos
manifestados desde fuera a los
sentidos en una imagen interior de ellos;
el artístico, la de volver a comunicar
hacia afuera esta imagen».[48]
«Según su significado, el arte no es otra
cosa que la satisfacción del deseo de
reconocerse a sí mismo en la
representación de un objeto admirado o
amado, de reencontrarse en los
fenómenos del mundo exterior,
dominados por medio de su
representación».[49]

Citas sobre Wagner


«La música de Wagner es mejor de lo
que suena».[50]
Edgar Wilson Nye
«Un mérito le quedará siempre a
Wagner: fue el primero en demostrar,
con palabras y más aún con
interpretaciones en las que involucraba
toda su apasionada personalidad, lo
que era realmente Beethoven. Demostró
que, en el caso de Beethoven más que
en el de cualquier otro compositor, una
interpretación solo correcta, o sea
mediocre, cosa habitual tanto entonces
como hoy, era una mala interpretación.
Pues pasaba por alto lo esencial, que es
preciso leer entre líneas. Y lo esencial es
todo. Al mismo tiempo Wagner mostró
así una profunda diferencia entre
Beethoven y otros compositores, una
diferencia fundada en la esencia de
Beethoven y que nosotros solo
podemos rozar fugazmente».[51]
Wilhelm Furtwängler
«Ya Wagner fue el primero en señalar las
consecuencias de este vivir por
completo la «forma» orgánica. Me estoy
refiriendo aquí, en primer término, a ese
cambio de ritmo poco perceptible pero
continuo que exige toda obra
beethoveniana y que es lo único capaz
de convertir la pieza musical rígida,
clásica, interpretada como quien dice a
partir de la partitura impresa, en lo que
realmente es: un surgir y crecer, un
proceso vivo y orgánico».[52]
Wilhelm Furtwängler

Referencias
1. Wagner Other 2. W
, R. The Works, (2011
Artwork p. 19. [1851]),
of the p. 210.
Future
and
3. W .W 9. W
(2011 (2011 (2013
[1851]), [1851]), [1849]),
p. 162. p. 166. p. 31.
4. W 7. W 10. W
(2011 (2013 (2013
[1851]), [1849]), [1849]),
p. 165. p. 28. pp. 41-
5. W .W 2.
(2011 (2013 11. W
[1851]), [1849]), (2013
pp. p. 30. [1849]),
165-6. p. 48.
12. W 15. W 1 .W
(2013 (2013 (2000
[1849]), [1849]), [1849]),
pp. 53- p. 61. p. 32.
4. 1 .W 19. W
13. W (2013 (2000
(2013 [1849]), [1849]),
[1849]), p. 62. p. 33.
p. 57. 17. W 20. W
14. W (2000 (2000
(2013 [1849]), [1849]),
[1849]), p. 29. p. 35.
pp. 60-
1.
21. W 24. W 27. W
(2000 (2000 (2000
[1849]), [1849]), [1849]),
pp. 35- p. 38. p. 44.
36. 25. W 2 .W
22. W (2000 (2000
(2000 [1849]), [1849]),
[1849]), p. 41. p. 45.
p. 36. 2 .W 29. W
23. W (2000 (2000
(2000 [1849]), [1849]),
[1849]), p. 43. p. 46.
p. 37.
30. W 33. W 3 .W
(2000 (2000 (2000
[1849]), [1849]), [1849]),
p. 49. p. 55. pp.
31. W 34. W 113-
(2000 (2000 114.
[1849]), [1849]), 37. W
p. 50. p. 56. (2000
32. W 35. W [1849]),
(2000 (2000 p. 142.
[1849]), [1849]), 3 .W
p. 51. p. 59. (2000
[1849]),
p. 143.
39. W 42. W 45. W
(2000 (2013 (2013
[1849]), [1851]), [1851]),
p. 157. p. 72. p. 84.
40. W 43. W 4 .W
(2000 (2013 (2013
[1849]), [1851]), [1851]),
p. 161. p. 75. p. 122.
41. W 44. W 47. W
(2013 (2013 (2013
[1851]), [1851]), [1851]),
p. 69. p. 81. p. 123.
4 .W 50. Boller Attributi
(2013 Jr., Paul ons.
[1851]), F.; John Oxford
p. 143. George Univers
49. W (en ity
(2013 inglés). Press,
[1851]), They 1990.
p. 145. Never ISBN
Said It: 019987
A Book 9168,
of Fake 978019
Quotes, 987916
Misquo 8. En
tes, and Google
Mislead Libros.
ing Consult
ado el
16 de
mayo
de
2020.
51. F

(2012
[1943]),
p. 12.
52. F

(2012
[1943]),
p. 14.
Bibliografía
F , W. [1943] (2012). Sonido
y palabra. Barcelona: Acantilado.
W , R. [1849] (2013). Arte y
revolución. Madrid: Casimiro.
W , R. [1849] (2000). La obra de
arte del futuro. Valencia: Col·lecció
estètica i crítica.
W , R. [1851] (2013). Ópera y
drama. Madrid: Akal.
W , R. [1851] (2011). Recuerdos de
mi vida y otros escritos. Aracena: Doble
J.
Obtenido de
«https://es.wikiquote.org/w/index.php?
title=Richard_Wagner&oldid=421897»

Última edición hace 15 días por Latemplanza

El contenido está disponible bajo la licencia CC BY-


SA 3.0 , salvo que se indique lo contrario.

También podría gustarte