Está en la página 1de 7

Tradición oral

Andrea Carolina Montaño Díaz


Laura Nathalia Fuentes Caro
Noviembre 2018
Universidad Cooperativa De Colombia
Bogotá – Colombia
Lectura y Escritura II
Introducción

La tradición, hace parte fundamental para el crecimiento de cada persona, en diferentes

ámbitos, como se puede ver a continuación, que independientemente de la persona y sus

raíces se deja un legado y así mismo una reflexión para hoy en día.

Se tiene como ejemplo a Robinsonth quien compartió parte de sus recuerdos, a partir de

ello se puede ver que a medida del tiempo las generaciones van cambiando y las

costumbres que solían darse se van perdiendo, él cuenta que cuando era pequeño

recordaba que sus abuelos se dedicaban a la agricultura y ganadería contado por su

mama, dejando un legado de enseñanza de como cultivar, sobre la cuartería y demás, a él

a sus hermanos.

Ellos vivían en Funza- Cundinamarca, donde su familia tenían lotes, donde se dedicaban

a cultivar hortalizas, para el consumo y la venta, Robinsón, el cuarto de siete hermanos se

identifica ahora con los conocimientos que le brindo su madre y su familia en general

donde hoy el agradece todo esto.

No solo fue esa la enseñanza, si también a valorar el esfuerzo y la dedicación que su

madre tuvo que pasar para sacarlo a él y a sus hermanos adelante ya que su padre no se

encontraba con ellos. El legado de enseñanza que hay de generación en generación

también ha corrido por el resto de su familia, como lo son sus primos quienes se dedican

a la construcción y que también ha sido un transcurso, comenzando así por un tío de

Robinsonth don Alfonso Pulido.


Ahora los hijos de don Alfonso siguen ejerciendo ese legado que él les dejo, también

algunos de sus propios nietos siguen la misma generación, ahí se podría ver esa tradición

de familia, donde también se cuentan historias, experiencias, que en el día día se van

teniendo y se van generando aún más.

También se encuentra la historia de la Señora Otilia Caro, la cual relata esa historia

familiar, pero no solo se queda con eso ya que para ella también es importante la historia

del pueblo donde nación, donde compartió con su familia gran parte de su vida, un

pueblo lleno de cultura e historia.

Turmequé un municipio boyacense perteneciente a la cultura Muisca, una de las cosas

características de este pueblo es su deporte nacional el Tejo, la historia de este deporte

tuvo su origen en los vastos dominios de los reyes indígenas, los zipas y los zaques, en el

sitio donde hoy se encuentra Turmequé, en donde tenía sus dominios el príncipe de

Guatavita, cuyas hazañas deportivas eran admiradas por sus súbditos.

Para las personas de este pueblo el tejo no es solo un deporte, se ha logrado convertir en

una de las actividades de gran importancia para la población ya que hace parte de su

cultura, de su historia que corre por sus venas.

Pero no solo el deporte forma parte de esta historia, en este pueblo se puede encontrar un

cementerio muy antiguo a unos solo pasos del parque principal donde se encuentran

tumbas de 1876 e imponentes panteones, una de las peculiaridades de este cementerio es

a la gente que enterraban allí.


Se cree que en aquel cementerio solo se entierraban a los masones, muchos de ellos eran

los más adinerados del pueblo. En el cementerio pueden identificarse hasta tres tipos

distintos de sociedades: la muisca porque al parecer las tumbas se construyeron sobre una

laguna sagrada de los indígenas, la de quienes fueron enterrados y la actual.

Los niños de esa época tenían mucha curiosidad por saber a qué personas enterraban en

ese cementerio tan hermoso y porque no las podían enterrar en el otro como a las demás

personas del pueblo, sus padres solo se limitaban a decir que en aquel cementerio donde

les encantaban aquellos mausoleos solo enterraban a las personas más adineradas del

pueblo.

Cuentan que en 1964 un sacerdote de apellido Díaz tenía muy fuertes diferencias con las

familias sepultadas de aquel cementerio, él fue uno de los que promociono la

construcción de una vía que paso por encima del cementerio, con aquella construcción los

monolitos quedaron en pedazos, la gente saqueó las tumbas y se perdieron los registros

de quiénes estaban enterrados. Desde entonces este cementerio como la mayoría de las

personas recuerdan, se convirtió en un corral paras las ovejas, un sitio donde las vacas se

alimentan y un basurero.

Un grupo de defensores del patrimonio de Turmequé quieren volver a recuperar el

cementerio y sobre este construir un museo de la cultura muisca, los campesinos mientras

trabajan sembrando van encontrando distintas piezas enterradas por los indígenas antes y

después de la llegada de los españoles, aquellas piezas que ellos se encuentran las
convierten en amuletos de buena suerte o como piezas de decoración, que al final

terminan rompiéndosen.

Con el pasar de los años las personas van acumulando experiencias y conocimiento la

historia de sus familias, van sabiendo de donde vienen, quienes son sus antepasados y que

tan importantes fueron para aquellas épocas, que es apreciado no solo por sus familias

más cercanas sino también por la sociedad que las rodea, ese legado puede empezar

desde una simple frase, canción, una técnica artesanal o algún pasatiempo.

Los antepasados de cada persona pudieron haber cantado, componer canciones, inventar

algo que para ese entonces era una necesidad, combatir en una de las más grandes guerras

o simplemente tocar un instrumento, un legado que a través del tiempo va creciendo cada

día más, donde en cada familia va creciendo ese deseo de seguir con lo que lleva en la

sangre.

Tener claro al igual el origen de sus familias, saber por todo lo que tuvieron que pasar y

de las cosas que pudieron ser partícipes, enriquecer ese conocimiento para que cada día se

vuelva aún más grande y lleve consigo más cosas para las generaciones futuras.

Podemos partir de dos maneras una la familia que se tienen anécdotas de vida y la de los

artesanos donde crece el deseo de tener las técnicas manuales que dominan, para así no se

pierda esa costumbre.

La estructura de cada legado tiene una divulgación del saber, donde se obtiene un banco

de conocimiento, público o con cierta privacidad dependiendo de la enseñanza, para crear


nuevas experiencias teniendo en cuenta esa historia que corre por las venas de cada una

delas personas que habitan en este mundo.

En la generación se encuentra cierto grado de responsabilidad, para que a raíz que vaya

avanzando no se rompa ese hilo conductor a la costumbre.

Un legado familiar o generación familiar, no solo se puede centrar en el patrimonio

económico, si no también se toma en cuenta el patrimonio emocional donde hay una seria

de valores y formas de realizar diferentes actividades que identifican a cada familia.

En las generaciones podemos ver historias de empresarios, donde se cuenta una historia

con base al emprendimiento, con empresas micros y macros, se siente en cada historia ese

detalle del cariño no solo por la trayectoria si no el respeto y la responsabilidad de la

familia, y todas aquellas personas que dejaron una semilla que fue creciendo poco a poco.

Hay un miedo en la cadena de generaciones, donde se involucran a los jóvenes, como al

principio lo había mencionado don Robinsonth porque ya las personas no se interesan

por saber de su historia, de saber quiénes fueron sus antepasados y que lograron aportar

en aquel entonces a la sociedad, el mundo ha evolucionado tanto que para las personas

saber de ese tema ya no es como una prioridad.

También podría gustarte