Está en la página 1de 2

Aproximadamente 115 millones de animales sufren y mueren en laboratorios

alrededor del mundo, son usados con fines médicos, puestos a prueba contra
enfermedades como el VIH, cáncer, lucha con parásitos y virus.

Hay una discriminación hacia los animales, son utilizados para hacer pruebas
químicas, comida, maquillaje, experimentos militares, contra distintas
enfermedades, llegan a ser criados y oprimidos de su libertad para vivir en un
entorno adecuado, que los animales, no puedan hablar para expresarse no
quiere decir que ellos no sientan ese dolor.

En Holanda está el centro de investigación biomédicas en primíparos más


grande en Europa “BPRC”, en donde hacen pruebas con algunas de las
infecciones y enfermedades más mortales en monos vivos. Los humanos
compartimos el 93% de nuestro ADN en monos macaco, los cuales se
encuentran ese centro de investigación.

Según el grupo de derechos de animales PETA cada año solamente en


Estados Unidos se usan más de 125.000 primates en experimentos de
laboratorios. Según estadísticas publicadas en el 2006, 9 de cada 10 drogas
experimentales todavía fracasan en estudios clínicos con humanos, después
de haber sido exitosas en pruebas de laboratorio con animales.

Hay que buscar alguna alternativa para no tener que utilizar a los animales
para los experimentos, realizar algún tupo de prueba computarizada o con
cultivos celulares, pueden ser una opción para dejar el maltrato hacia estás
especies.

Solemos asociar estrechamente la experimentación con animales a esfuerzos


por aumentar la calidad y duración de vidas humanas. Hay razones éticas
fuertes para rechazar la actual práctica de experimentación animal, si
consideramos que tampoco estaría justificada con seres humanos.