Está en la página 1de 205

El puente del destino

Destiny’s Bridge
Por Carrie Carr
Traducción: Anónima
Renuncias:

Los personajes de esta historia me pertenecen. Aunque tienden a favorecer (en


apariencia, de todos modos) a un par de mujeres que pueden parecer familiares, no se
pretende infringir los derechos de autor.
Puede haber violencia en esta historia, pero no por un tiempo, y no gráfico real... Soy
del tipo aprensivo. Entonces, si te gusta ese tipo de cosas, ve a buscar a otro lugar (¡lo siento!).
También hay un texto principal en esta historia <g>. De ninguna manera puede
considerarse subtexto. Nada realmente gráfico, probablemente PG- 13 como mucho, porque
no tengo tanto talento. Dos mujeres se conocen y se enamoran ... si no puedes soportarlo,
supéralo. Si es ilegal donde vives, lo comprendo. Si eres demasiado joven, ¡crece!
Siendo mi primer intento de escribir, no se hacen afirmaciones sobre la calidad de esta
historia. Si no te gusta, dime por qué. Si te gusta, me alegro de poder divertirte un rato. Los
comentarios son muy apreciados. Puede comunicarse conmigo en cbzeer@attbi.com
Copyright marzo de 1999
Capítulo 1

Luchando contra las ganas de llorar, Amanda Cauble pisoteó furiosamente hacia su
coche. El asfalto lleno de baches había comenzado a parecerse a un lago, debido a la lluvia
constante que había caído durante los últimos días. Unos pasos antes de llegar al Mustang,
su pie izquierdo se hundió en un pequeño agujero empapando su pie hasta el tobillo. La joven
se tambaleó hacia un lado y dejó caer su maletín en otro charco antes de que pudiera recuperar
el equilibrio. Haciendo una mueca, Amanda sacudió el pie con cautela, aliviada de estar libre
de dolor. Al menos no me torcí el tobillo ... eso es todo lo que necesito, pensó para sí misma.
Cogió el maletín ahora manchado de barro y se sacudió el exceso de agua mientras abría la
puerta del coche. Sentada detrás del volante, colocó suavemente el maletín en el piso del
asiento del pasajero y luego procedió a buscar en su bolso las llaves del auto. Lo bueno de
las ciudades pequeñas es que nunca tendrás que preocuparte por cerrar el coche con llave.
Amanda sonrió, recostándose en el asiento de cubo con alivio. Soltando un profundo suspiro,
la joven cerró suavemente la puerta del auto, feliz de estar fuera de la lluvia. El Mustang
clásico fue un regalo de graduación de su amado abuelo hace más de cinco años ...
"¡¡¡Oooooh !!! Abuelo Jake ... ¡tienes que estar bromeando!" La joven rubia chilló de
alegría cuando le quitaron la venda de los ojos. Directamente en frente de Amanda estaba
sentado el orgullo y la alegría de su abuelo ... un Mustang azul pálido de 1967, completamente
restaurado, con una cinta roja muy grande y un lazo que lo adornaba.
Jacob Cauble se rio. "¿Qué te pasa, Peanut? ¿Preferirías tener uno de esos nuevos autos
deportivos más elegantes?" preguntó con una sonrisa. "¿Este auto es demasiado viejo para el
mejor estudiante de Neiman High?"
Amanda se puso seria de repente. "No, abuelo, eso no es todo ... es solo que..."
tartamudeó, tratando de encontrar las palabras para expresar lo que su corazón ansiaba decir.
El hombre mayor levantó una mano para evitar su discusión. "Shhh ... trabajamos juntos
en este viejo cacharro durante casi tres veranos ... y nada me haría más feliz que disfrutar
del producto final". Él sonrió. "Además, ¿qué va a hacer un viejo como yo con un coche
como este?"
Amanda lo rodeó con sus brazos en un abrazo exuberante. "Usted es no un viejo
excéntrico, abuelo. Creo que tú estás muy elegante!" esto con un guiño descarado.
Jacob Cauble seguía siendo un hombre muy guapo, incluso en sus sesenta años. Alto,
con el pelo espeso de sal y pimienta, todavía volvía algunas cabezas. Desafortunadamente
para las damas, estaba completamente dedicado a su esposa. Le devolvió el abrazo a su nieta.
"Si tú lo dices, Peanut." Le entregó un juego de llaves. "¡Espero que te diviertas tanto
conduciéndola como yo lo hice reconstruyéndola contigo!"
Amanda tomó suavemente las llaves de su mano. "Bueno, ¿qué estamos esperando?" usó
su otra mano para capturar la de él. "¡Vamos a probar con este bebé! ¡El helado está por mi
cuenta, guapo!" Ella se rio cuando su abuelo siguió sus pasos.
Amanda se secó una lágrima del ojo, entristecida por el giro que habían tomado sus
pensamientos de repente. Casi lo perdemos. Jacob Cauble había resultado gravemente herido
en un horrible accidente automovilístico hace seis meses. Amanda se había mudado
inmediatamente de la casa de sus padres en Los Ángeles a la casa de sus abuelos aquí en
Somerville, para hacerle compañía a su abuela mientras Jacob estaba en el hospital, y también
para ayudar a cuidarlo una vez que fuera dado de alta. Ahora, los únicos signos externos del
accidente que casi le había quitado la vida eran una cicatriz irregular en la frente cerca de la
línea del cabello y una pronunciada cojera que el mismo Jacob juró que no sería permanente.
Tomando una respiración profunda, Amanda acercó el espejo retrovisor hacia ella,
comprobando su reflejo. Rata ahogada suspiró ante los vibrantes ojos verdes que la miraban.
Pasando sus dedos por su cabello rubio rojizo hasta los hombros, Amanda centró su atención
en la tarea que tenía entre manos. "Sentarse aquí sintiendo lástima por ti mismo no va a hacer
el trabajo", murmuró en voz alta. "Ahora muévete y ocúpate del negocio". Se regañó a sí
misma, arrancando el coche y saliendo del aparcamiento.

R
En una gran casa de campo ubicada al pie de las colinas, a unas pocas millas de distancia,
alguien más estaba maldiciendo la lluvia continua. El largo cuerpo de Lexington Walters
estaba cómodamente tendido en el columpio del porche; botas embarradas apoyadas en la
barandilla que delimitaba el gran porche envolvente. Si bien siempre necesitaban lluvia, sabía
que tormentas como ésta solían causar problemas con la cerca que rodeaba el rancho.
A los veintiocho años, Lexington Walters había dirigido el rancho Rocking W durante
diez años, desde que su padre se había ido a un rodeo y nunca regresó. Todavía recibían una
postal ocasional y de vez en cuando él usaba un teléfono, por lo general, pedía un "préstamo"
hasta su próximo viaje. Lex sintió que le debía algo al hombre, ya que en su mente ella era
la razón por la que seguía viajando. Sabía que Rawson Walters tenía problemas para mirar a
su propia hija, ya que su rostro le recordaba lo que había perdido. Lexington era la viva
imagen de la amada difunta esposa de Rawson, Victoria, desde sus ojos azul eléctrico hasta
su largo cabello besado a media noche. Las únicas características que tenía de su padre eran
su temperamento y su propensión a meterse en problemas. Cada vez que Rawson miraba a
su única hija, veía a la mujer que perdió cuando Lex tenía solo cuatro años. Victoria murió
al dar a luz a su tercer hijo, Louis. No se notaba cuando Lex era joven, pero cuando ella era
adolescente, el corazón de Rawson dolía cada vez que miraba a su hija. En su decimoctavo
cumpleaños, incapaz de soportar más el dolor, Rawson Walters hizo lo único que se le
ocurrió: entregó el control del Rocking W a Lex y se fue para volver a unirse al circuito de
rodeo.
Soltando un profundo suspiro, la mujer de cabello oscuro se puso de pie, estiró los brazos
sobre su cabeza y agarró uno de los soportes sobre ella. Usando sus brazos para enderezar su
cuerpo, Lex se complació al escuchar el suave estallido cuando su columna se deslizó de
nuevo a su lugar. Girando la cabeza primero hacia un lado y luego hacia el otro, Lex soltó la
viga de soporte y entró pisando fuerte en la casa. Agarró su largo plumero marrón de su
gancho en el pasillo, y luego arrebató un descuidado sombrero de vaquero negro del gancho
al lado.
"¡Martha!" gritó por el pasillo, "Voy a ir a revisar la cerca del arroyo". Se puso el
sombrero polvoriento en la cabeza y casi había vuelto a la puerta cuando una mujer
corpulenta de unos cincuenta y cinco años salió corriendo de la cocina.
"¡Lexington Marie Walters! No grites en esta casa ... ¡Te crie mejor que eso!" espetó,
limpiándose las manos con un paño de cocina.
Lex rápidamente se quitó el sombrero, luciendo apropiadamente reprendida. "Lo siento,
Martha", se dirigió al ama de llaves, "no sabía exactamente dónde estabas, por eso grité".
Ella sonrió encantadoramente. "No volverá a suceder, lo prometo". Terminó, colocando el
sombrero de mala reputación en su cabeza.
Martha simplemente negó con la cabeza y sonrió. Había sido el ama de llaves aquí en el
Rocking W durante casi veinticinco años, contratando cuando la señora Walters quedó
embarazada del pequeño Louis. Trataba a Lex como a su propia hija, ya que Rawson no tenía
idea de cómo criar a una niña. A medida que el niño crecía, pasaba cada vez menos tiempo
con ella, dejando que los alborotadores peones del rancho se convirtieran en su familia
sustituta. Aunque Martha había tratado de mostrarle a Lex las costumbres de una dama,
cuanto mayor se hacía, más se parecía a los jornaleros. El corazón de Martha casi se rompió
en dos cuando Rawson dejó la nota corta que le daba a Lex el control total sobre el rancho,
sin siquiera tener la decencia de preguntarle a la chica si eso era lo que quería. Solo Martha
sabía lo que la joven Lexington había querido hacer con su vida: ir a la universidad y
convertirse en veterinaria. Pero, su padre 'La deserción había cortado ese sueño de raíz,
recordó el ama de llaves. Lex solo manejó el rancho por algún sentido del deber fuera de
lugar. Ahora habían pasado diez años y el rancho estaba prosperando bajo su liderazgo. Los
hombres la respetaban y su único problema parecía ser su obstinado hermano mayor, Hubert,
que la interrogaba a cada paso.
Martha extendió la mano y comenzó a abrocharse el plumero. "Trata de no mojarte
demasiado, Lex." Dijo, sonriendo ante la consternación que cruzó el rostro de la mujer más
joven. "Sabes cuánto tiempo te llevó superar ese último ataque de gripe". Dio un paso atrás
con una mirada severa. "Y no te atrevas a llegar tarde a la cena ... Estoy cocinando un gran
lote de chile, e incluso estoy preparando tu pan de maíz favorito para acompañarlo". Con
esto, Martha se dio la vuelta y se dirigió hacia la cocina. "Y no vuelvas a entrar aquí con
las botas embarradas ... ¡no eres demasiado grande para que yo pueda llevar mi cuchara!"
regresó apresuradamente por la puerta de la cocina.
Lex la miró con una sonrisa cariñosa. "Sí, señora", murmuró, luego se dio la vuelta y se
dirigió a la puerta principal.

R
Entrecerrando los ojos con fuerza contra la fuerte lluvia que golpeaba su parabrisas, los
pensamientos de Amanda la llevaron de nuevo a la razón por la que estaba fuera en este
horrible clima. "No sé por qué sigo dejando que ese idiota me afecte", refunfuñó en voz alta,
una vez más usando su mano para limpiar la condensación del interior de la ventana. "¡Y no
puedo creer que esté metido en este lío!" El idiota era su jefe en Sunflower Realty, Rick
Thompson. Rick había sido el gerente de la oficina desde que la dueña del negocio, Anna
Leigh Cauble (la abuela de Amanda), se jubiló dos años antes. Cuando Amanda se mudó con
sus abuelos el año pasado, la mujer mayor quería que ella se hiciera cargo del negocio
familiar. La mujer más joven se negó, afirmando que todavía no tenía suficiente experiencia
para dirigir la oficina. Ahora esa decisión es mordiéndome en el trasero, Amanda hizo una
mueca para sí misma.
Sin apartar la vista de la carretera, Amanda buscó en su bolso las instrucciones que Rick
le había dado. Al no haber vivido realmente en Somerville, Amanda no estaba realmente
familiarizada con el área. Había pasado muchos veranos en la casa de sus abuelos, pero
pasaba el tiempo con ellos, no con niños de su edad. Entonces, aquí estaba ella, conduciendo
bajo la lluvia torrencial camino a una cita que ella misma no hizo. La joven estaba
comprensiblemente nerviosa. Rick parecía demasiado presumido cuando le entregó la hoja
de citas.
"Mira, es un rancho enorme. Solo ve y reúnase con el dueño", miró la hoja de citas, como
para verificar el nombre. "El rancho es propiedad de L. Walters. Supongo que se están
cansando del negocio de la ganadería".
Sonrió para sí mismo. Esta iba a ser una dulce venganza. ¡Dos por uno también!
Había sido el capitán del equipo de fútbol y considerado el mejor partido por las chicas
de la escuela secundaria de Somerville. Había sido un desafío para algunos de sus amigos.
"Crees que eres una mierda caliente, Ricky", le había dicho Tom, dándole un codazo en las
costillas mientras veían a otra linda chica sonreír en su dirección. "Has tenido a casi todas las
chicas en la escuela".
"Sí", asintió Amos, recostándose contra los casilleros, "pero apuesto a que hay una chica
con la que no podrías llegar a la primera base".
Rick sonrió. "No hay una chica en esta escuela que no pueda tener".
Amos le devolvió la sonrisa. "¿Quieres hacer una pequeña apuesta?" Se acercó a la cara
del chico más grande. "Elegiré a la chica, y todo lo que tienes que hacer es conseguir que
salga contigo en una cita".
Rick rio. "¿No hay problema, sólo una cita? ¿Qué hay en juego?"
Amos parecía pensativo (no es fácil de hacer con su nariz chata y su cara gruesa). "Si
ganas, mantendré tu auto lavado y encerado durante todo el verano. Si pierdes, haz lo mismo
por mí".
Rick extendió la mano. "Es un trato ... agitar". Después de que se dieron la mano, Rick
se echó hacia atrás. "Está bien, genio, ¿quién es la afortunada?"
Amos sonrió con una sonrisa maligna y agitó su brazo extendido por el pasillo. "Su."
Dijo, su dedo apuntando a una chica alta, de cabello oscuro y larguirucha con jeans
descoloridos y una camisa de mezclilla.
"¿Kentucky? Ella es sólo una estudiante de segundo año - probablemente aprovecharía
la oportunidad de salir con un estudiante de último año". Rick rio. "¡Esto va a ser demasiado
fácil!"
Amos se encogió de hombros. "No sé. Se rumorea que a ella ni siquiera le gustan los
chicos - pasa todo su tiempo en el establo con todos los animales".
Rick se pasó las manos por el cabello oscuro y ondulado. "Apártense, muchachos, y
miren a un experto mostrarles el fino arte de ligar con chicas". Dijo mientras se dirigía hacia
su próxima "víctima".
La chica tranquila no solo lo rechazó, también lo humilló. "No gracias." Ella respondió
a su oferta de cenar y ver una película, luego se dio la vuelta para alejarse.
¡Rick estaba furioso! "Ahora, espera un maldito minuto, Kentucky", gruñó, agarrándola
del brazo y dándole la vuelta para mirarlo, "¡Nadie me rechaza!"
Ella miró con frialdad la mano que agarraba su brazo. "Te sugiero que quites esa mano
antes de que se rompa". Dijo con una voz tranquila y amenazadora.
Rick rio. "¿Por quién? ¿Tú, pequeña?" tiró con fuerza de su brazo capturado. "No lo
creo." Rick gruñó, su cuerpo de metro ochenta y cuatro temblaba de rabia.
La niña agarró la mano ofensiva y giró la muñeca hasta que él aulló. "¡Oye!
¡Ya basta!" él soltó su agarre en su brazo. La niña sonrió y se volvió silenciosamente
para alejarse de nuevo. "¡Aguanta, perra!" ladró, alcanzando la parte de atrás de su cabello.
Antes de que pudiera parpadear, la chica se dio la vuelta y le dio un codo en la barbilla.
Cuando empezó a caer, ella le golpeó la entrepierna con una rodilla bien dirigida. Rick cayó
al suelo gimiendo.
"¡Dije que no!" declaró en voz alta mientras miraba hacia abajo en su forma temblorosa.
"¡Y mi nombre es Lexington, idiota!" terminó, en medio de los abucheos y vítores del gran
grupo que se había reunido a su alrededor.
Después de eso, nadie molestó a la chica tranquila. Varias de las chicas que
anteriormente habían sido 'conquistas' de Rick la detuvieron y agradecieron a Lex por 'poner
a esa bestia arrogante en su lugar', pero ella nunca se unió a ninguna de las actividades o
clubes después de la escuela, y parecía contenta de estudiar en el biblioteca de la escuela
durante horas. Incluso sus hermanos la dejaron sola. Rick se había sorprendido cuando se
encontró con Ice Bitch unos años más tarde en el supermercado local y ella no recordaba
haberlo humillado en la escuela secundaria. Cuando se acercó a ella y le preguntó: "¿Te
acuerdas de mí?" Ella le frunció el ceño levemente y respondió: "No, ¿debería?" ¡Estaba
lívido!
Bueno, ¿qué mejor manera de vengarse de ella que enviar a la señorita Goody Two Shoes
para intentar colocar ese viejo y polvoriento rancho suyo en el mercado? La última vez que
lo intentó hace unos años, la belleza amenazadora casi le entrega la cabeza en una bandeja.
"¡Oh, sí, esto va a ser genial!"
Si esto era tan bueno, ¿por qué se lo estaba dando? El gerente de la oficina había sido
corto hasta el punto de la mala educación desde que ella rechazó su última oferta para cenar.
No podía decir muy bien por qué, pero cada vez que Rick se acercaba a ella, la piel de
Amanda comenzaba a erizar.
De acuerdo, debería estar llegando a una pequeña carretera a la izquierda, en cualquier
momento, leyendo sus instrucciones. Al ver la carretera, condujo lentamente el auto hacia
ella, haciendo una mueca al ver el barro que salpicaba el costado del auto. Más adelante,
apenas podía distinguir la forma de un gran puente de madera cubierto. "Oooh ... qué bonito",
exclamó, "me encantaría ver esto cuando brilla el sol". cuando el coche empezó a avanzar
lentamente por el puente.

R
Lex comenzó a llenar el agujero alrededor de un poste; agradecido este fue el último.
Como había sospechado, una parte de la cerca había sido derribada cuando un árbol cerca del
arroyo ahora furioso se derrumbó. Después de limpiar el árbol con un hacha (estaba lloviendo
demasiado para usar una motosierra) Lex había pasado la última hora reconstruyendo esta
última sección de la cerca. Ahora todo lo que tenía que hacer era terminar de ensartar el cable
y volver a la casa del rancho para tomar una taza de café que tanto necesitaba. Cuando unió
el último hilo de alambre al poste, un brillante relámpago iluminó el arroyo, seguido
demasiado de cerca por un gran trueno. ¡Eso es! ¡Muy cerca esa vez! Mientras recogía las
herramientas restantes, otro destello de luz llamó su atención. "¿Qué ..." entrecerró los ojos
debajo de su sombrero cada vez más empapado. "¿Quién diablos sería tan tonto como para
salir en un día como hoy?" ella frunció. "Sé que no esperamos a nadie". Cuando el coche
llegó a la mitad del puente, un árbol enorme que se había abierto camino río abajo se estrelló
fuertemente contra la estructura. El viejo puente comenzó a partirse por la mitad, y Lex vio
con horror cómo el pequeño automóvil caía al arroyo y era empujado río abajo por el árbol.
Maldiciendo, Lex corrió hacia el jeep cercano y arrojó su sombrero y abrigo adentro,
cambiándolos por un largo trozo de cuerda. Corrió hacia el arroyo y vio que el automóvil ya
había sido empujado unos veinte metros río abajo. Sin pensarlo más, Lex ató un extremo de
la cuerda alrededor de un roble cercano y el otro extremo alrededor de su cintura.
Comenzando a correr, la mujer alta saltó los pies primero al arroyo, dejando que la corriente
violenta la llevara al vehículo medio sumergido. El auto estaba siendo sostenido por el mismo
árbol que lo había arrojado al arroyo furioso, y Lex no estaba seguro de cuánto tiempo
permanecería en un lugar. El morro del automóvil ya estaba bajo el agua, pero de todos modos
subió al maletero, ajena a cualquier peligro. Entrecerrando los ojos a través de la lluvia y los
escombros que ensucian el coche Lex miró a través de la ventana trasera y vio a una mujer
joven desplomada sobre el volante, aparentemente inconsciente. Agradecida de que todavía
tuviera las botas puestas, Lex pateó brutalmente la ventana trasera, que se abrió hacia adentro
en una sola pieza.
Mientras Lex se arrastraba lentamente a través de la ventana abierta, otro árbol, aunque
más pequeño, se estrelló contra el auto, arrojando al aspirante a rescatador sobre el asiento
trasero y contra la superficie del piso primero. Haciendo una mueca, se incorporó lentamente,
esperando que el coche se quedara en su lugar unos minutos más. Sin sentir más movimiento
desde el exterior, Lex avanzó hacia la figura inmóvil en el asiento delantero. Se inclinó sobre
el asiento y sacudió suavemente el hombro de la mujer. "Oye." Ninguna respuesta. El coche
se tambaleó hacia un lado de nuevo. "¡OYE!" esta vez con más fuerza. Todavía no hay
respuesta. Sabiendo que el tiempo se estaba acabando, Lex pensó rápidamente. Sé que no
debería mover a las víctimas de accidentes, pero no creo que haya muchas opciones aquí .
Poniendo una mano en cada hombro, suavemente apartó a la mujer del volante. Al comprobar
si había heridas, el único problema que podía ver era un pequeño bulto y una herida en la
sien izquierda de la joven, que sangraba lentamente. Cuando Lex se movió para desabrochar
el cinturón de seguridad de la mujer, notó que el nivel del agua estaba subiendo dentro del
auto y ya estaba hasta las rodillas de la joven. Con el cinturón de seguridad desabrochado,
Lex colocó suavemente sus manos debajo de los brazos de la mujer y tiró de ella entre los
asientos. Sentándola en posición vertical en el asiento trasero, Lex luego retrocedió con los
pies primero a través de la ventana trasera.
Tratando de mantener el equilibrio sobre el baúl resbaladizo, Lex metió la mano en el
auto y sacó la forma inmóvil a través de la ventana abierta, colocándola sobre el baúl justo
cuando la nariz del vehículo comenzaba a deslizarse más profundamente en el agua. Lex
intentó una vez más despertar a la joven, sin éxito. Rápidamente se quitó un guante de cuero
y revisó el pulso de las chicas. Agradable y fuerte, creo que estará bien. Se volvió a poner el
guante y se secó el pelo mojado de los ojos. Desatando la cuerda de alrededor de su cintura,
Lex tiró de la forma ligera sobre su propia espalda, envolviendo los brazos sueltos alrededor
de su cuello. Atando la cuerda alrededor de ambos, Lex colocó la cabeza de la niña junto a
la suya y se dejó caer lentamente en el agua. Usó sus manos enguantadas para empujarlos a
través del arroyo revuelto. Habían llegado a la mitad del camino antes de que Lex sintiera
que sus instintos aumentaban bruscamente. Mirando río arriba, vio un gran objeto que
retumbaba directamente hacia ellos. Sin tiempo para pensar, Lex giró su cuerpo para poder
interponerse entre lo que parecía ser parte de un granero y su carga inconsciente. Recibiendo
un golpe directo en el pecho, Lex casi se desmaya por el dolor. De alguna manera se las
arregló para agarrarse a la cuerda, solo para sentir unos brazos frenéticos envolviéndose con
fuerza alrededor de su cuello. Soltando una mano de la cuerda que se había convertido en su
cuerda de salvamento, Lex trató suavemente de sacar las extremidades convulsivas de su
garganta antes de morir estrangulada. Aparentemente, la joven se dio cuenta de lo que casi
había hecho y rápidamente soltó su agarre mortal sobre su salvador.

R
Varios minutos más tarde, una Lex exhausta se arrastró a sí misma y a su pasajero por la
orilla fangosa del arroyo mientras desataba la cuerda que los rodeaba con dedos temblorosos,
su fuerza casi desaparecía, la mujer más alta sintió que su antiguo pasajero se deslizaba
lentamente y con un gemido Lex rodó sobre su espalda. Se volvió hacia la joven, que estaba
de rodillas temblando, meciéndose hacia adelante y hacia atrás llorando suavemente.
"Oh, Dios ..... qué .... Quién ..."
Lex, tratando de sentarse, jadeó de dolor. "Maldita sea ..." miró a la mujer más pequeña.
"Oye, ¿estás bien?" Haciendo una mueca, luchó por sentarse. Ugh ... se siente como si alguien
golpeara un pincho en mi pecho ... no hay tiempo para eso ahora. Volviendo su atención hacia
la chica, "Shhh ... todo está bien ahora". Suavemente posó una mano enguantada embarrada
sobre el hombro de la angustiada mujer. "Vamos. Salgamos de esta maldita lluvia, ¿de
acuerdo?" Sosteniendo un brazo sobre su pecho, Lex se puso de pie lentamente. Ofreció su
otra mano a la chica que aún estaba sentada.
Amanda miró hacia arriba e hizo contacto visual con su salvador. Vaya ... qué azul tan
increíble. "Uhmm ... seguro", mientras agarraban su mano levantada y la levantaban
suavemente, Amanda sintió que la cabeza le daba vueltas y procedió a caer hacia adelante
mareada.
Lex la atrapó automáticamente. "Oye, tómatelo con calma". El movimiento le provocó
otro dolor agudo en el pecho. No es bueno, pensó, luchando contra el dolor, no es nada bueno
. Rápidamente envolvió un brazo alrededor de la mujer más pequeña, aparentemente para
ayudarla, pero más para mantener su propio equilibrio. Los dos caminaron lentamente por la
orilla fangosa del arroyo, mientras Lex dirigía a su joven carga hacia el jeep que esperaba.

R
Una vez que se instalaron en el jeep, Lex le entregó su guardapolvo marrón a la mujer
ahora temblorosa. "Aquí. Esto debería ayudar a evitar el frío hasta que volvamos a la casa."
Amanda tomó el abrigo tímidamente. "Gracias. Pero ¿y tú?" preguntó, mientras se
acurrucaba debajo del abrigo demasiado grande, suspirando de alivio. "Aaah ... mucho
mejor."
"No te preocupes por mí", dijo Lex, limpiando con impaciencia el cabello mojado de sus
ojos de nuevo. "No está tan lejos." Enterró la mano en uno de los bolsillos del abrigo.
Retirando su mano, Lex sacó un pañuelo azul oscuro. "Aquí", dijo, aplicando suavemente
una presión con el pañuelo en la herida que todavía sangraba en la sien de la niña, "te prometo
que está limpia".
Amanda sonrió, moviendo su mano izquierda para reemplazar la de la hermosa
desconocida- ¡Whoa! De donde vino eso? había presionado contra la herida. "Uhmm ... está
bien." Luego sonrió un poco más. "Bueno, de todos modos ... Gracias por salvarme la vida."
Las lágrimas brotaron de sus profundos ojos verdes. "Yo no ..." balbuceó con el ceño
fruncido, "yo sólo..." respiró hondo, "Lo siento. Reacción, supongo." Otro respiro profundo.
"Ni siquiera sé tu nombre." Su sonrisa regresó. "Mi nombre es Amanda."
La mujer morena la inmovilizó con una mirada directa. "Lex ... y de nada", terminó, con
una sonrisa propia. Lex giró la llave en el encendido y, afortunadamente, el jeep cobró vida.
La lluvia continua golpeaba con fuerza el techo duro del jeep, lo que, combinado con el
rugido del motor, dificultaba en el mejor de los casos la conversación normal. Alcanzar la
palanca de cambios causó un dolor agudo y punzante en el pecho de la mujer mayor, y Lex
se apresuró a reprimir un gemido.
Esta acción no pasó desapercibida para la mujer más pequeña del jeep. "¿Qué es? ¿Qué
pasa?" usó su mano derecha para sostener el pañuelo ensangrentado en su lugar, y colocó su
mano izquierda suavemente sobre la muñeca de Lex, la preocupación grabando sus hermosos
rasgos. Amanda olvidó temporalmente su dolor de cabeza, mientras estudiaba la forma
silenciosa frente a ella.
"Nada ... solo un poco de dolor." Lex respondió, poniendo el jeep en marcha y se dirigió
hacia lo que quedaba de la carretera.
Amanda se volvió un poco en su asiento, para poder mirar completamente a la tranquila
mujer a su lado. "Uh-huh ... si tú lo dices."
Lex le dio una ceja levantada en respuesta. Tratando de apartar el tema de sí misma, la
mujer mayor planteó la pregunta que la había estado molestando desde que vio por primera
vez el coche de Amanda. "Entonces... ¿qué demonios estabas haciendo conduciendo por
carreteras rurales desiertas en un día tan desagradable como este?" hizo una mueca cuando
el jeep chocó contra un surco particularmente profundo en la carretera. "¿Y por qué estabas
conduciendo por mi puente?" terminó, esforzándose por ver el camino a través del parabrisas.
"TU PUENTE ????" Amanda chilló, incrédula. Entonces, ella comenzó a reír.
"¿Qué?" Preguntó Lex, extrayendo la palabra.
Amanda rio más fuerte. "Lo siento ... pero acabo de tener esta imagen en mi cabeza."
Continuó su alegría a expensas de la otra mujer.
Lex simplemente la miró con el ceño fruncido. "Vamos, vamos a escucharlo."
"No, de verdad, no es importante." Otra mirada del conductor del jeep.
"Bueno." La mujer más joven se secó las lágrimas errantes de sus ojos. "Acabo de tener
esta imagen mental de ti como un troll, esperando a los Tres Machos cabríos Gruff", jadeó,
tratando sin éxito de contener su regocijo.
La mujer de cabello oscuro no pudo evitarlo. Ella sonrió. "Lindo, muy lindo". Pero parte
de ella se sintió aliviada. La herida en la cabeza no podía ser tan grave si la niña estaba
haciendo bromas. Quizás todo estaría bien, después de todo.

R
Continuaron en silencio hacia la casa del rancho. Amanda se había desgastado por el
ataque de risa, y ahora estaba tranquilamente acurrucada en el asiento del pasajero,
agradecida por la calidez del abrigo grande. La tormenta seguía rugiendo, lo que hacía que
pareciera más tarde en la noche que en la tarde. La pequeña rubia aprovechó la oportunidad
para estudiar a su antiguo salvador. El brillo de las luces del tablero parpadeó a través del
rostro inmóvil de Lex, acariciando sus rasgos con un brillo espeluznante.
Amanda podía ver claramente el dolor y el cansancio en el rostro frente a ella. Su propia
cabeza todavía le dolía, y todavía se sentía un poco mal del estómago. Mientras tomaba aire
para hablar, Lex giró el volante bruscamente hacia la derecha.
"¡¡¡¡Aférrate!!!!" ordenó, su voz fuerte y segura. El jeep se deslizó de lado en el barro
mientras ella valientemente trataba de evitar un árbol que caía en medio de la carretera. El
neumático delantero izquierdo golpeó lo que solía ser la parte superior del árbol, lo que hizo
que el jeep se inclinara peligrosamente hacia la derecha. GRACIAS!!! El vehículo embarrado
se detuvo de golpe. "¡Maldita sea!" Lex gruñó, moviendo el jeep a una marcha más baja. Un
gemido agudo le respondió, mientras los neumáticos giraban impotentes en la mezcla de
barro y hojas. Lex apoyó la cabeza contra el volante y cerró los ojos. "Algunos días
simplemente no vale la pena levantarse de la cama", suspiró. Giró la cabeza y miró a Amanda,
que tenía una mano apoyada en el tablero y la otra agarrando una manija de la puerta. "Lo
siento ... supongo que no soy muy bueno en este 'rescate' negocios, ¿eh? "ella dio una
pequeña sonrisa." Mira ... la casa no está mucho más lejos, tal vez una milla o así como
mucho. "Ella miró por el parabrisas a la lluvia continua." Es difícil de decir en este clima, sin
embargo ... ¿te apetece caminar un poco? "
Amanda le devolvió la sonrisa con una propia. "Claro ..." se miró los pies. De todas
formas, no creo que mis zapatos puedan mojarse más. En silencio, Amanda agradeció a su
abuela.
"¿Por qué diablos estás usando tacones altos y un vestido en un día tan desagradable
como hoy?" Anna Leigh le había preguntado a su nieta mientras bajaba a desayunar. "Todo
lo que vas a lograr es resfriarte cuando tus pies se mojen". Ella amonestó. "¿Por qué no
vuelves arriba y te pones esos jeans negros nuevos? Quedarán muy bien con tus zapatillas
negras ... ¿no estás de acuerdo, querida?" le preguntó a su esposo, quien se inclinó sobre la
mesa y le apretó la mano.
"Tienes toda la razón, mi amor." Miró a Amanda. "No tiene sentido ser miserable,
Peanut." Le guiñó un ojo. "¡Además, las bellezas jóvenes como tú se ven muy bien en jeans!"
Anna Leigh apartó la mano de la de él y le dio una palmada juguetona en el brazo. "¡Viejo
cabrón lascivo!" pero ella sonrió y luego miró a su nieta. "¿Bien?"
Amanda se había reído. "Tienes razón, como siempre, abuela. De todos modos, no tengo
ganas de ponerme un vestido hoy". Se apresuró a subir las escaleras para cambiarse, la risa
de sus abuelos detrás de ella.
Lex dejó escapar un suspiro cansado. "Atravesaremos el bosque ... Reducirá un poco la
distancia del viaje. Además", dijo con una sonrisa de autocrítica, "este camino es obviamente
demasiado embarrado". Con cautela metió la mano en el asiento trasero y agarró una linterna
grande y su sombrero de vaquero maltratado. Metiendo el sombrero en su cabeza, Lex
alcanzó la puerta. "Espera ... déjame ir y asegurarme de que tu puerta esté despejada".
Guardándose las llaves, abrió la puerta y salió con cautela.
Los truenos seguían retumbando siniestramente, interrumpidos por el ocasional destello
de un relámpago. Lex resbaló en el barro varias veces en su camino alrededor de la parte
trasera del jeep. Cada desliz traía una nueva agonía a su pecho. Espero que no haya nada
demasiado roto allí . Al llegar al lado del pasajero del jeep, Lex se alegró de verlo
relativamente libre de escombros. Al abrir la puerta, advirtió: "Cuidado. Un poco resbaladizo
aquí". Le ofreció la mano a la mujer más pequeña.
Amanda aceptó la mano que le ofrecía mientras salía del jeep. "Gracias", dijo en voz
baja. Tratando de entregarle el abrigo a Lex, "Aquí ... Solo estás usando una camiseta. Al
menos yo tengo una camiseta de manga larga".
La mujer más alta ignoró la oferta. "No, lo usas tú. Soy bastante de sangre caliente, de
todos modos." Notó que la herida de la cabeza había dejado de sangrar. "¿Cómo está tu
cabeza?" preguntó mientras conducía a la mujer más joven fuera de la carretera y hacia un
grupo de árboles. Amanda se puso el abrigo, sintiéndose como una niña pequeña con la ropa
de su papá.
Consideró la pregunta en serio. "No está mal", dijo, "duele un poco". Miró a través de la
lluvia y la penumbra. "¿Es esto seguro?" preguntó, agarrando la mano de Lex.
Lex la miró. "Más seguro que la carretera, en realidad. Probablemente hay demasiados
lugares arrasados allí, y con todo el barro sería casi imposible caminar". Otro destello de
relámpago y el retumbar de un trueno la interrumpieron. Sintió que el apretón de su mano se
apretaba. "Oye, está bien. Deberíamos estar de regreso a la casa en poco tiempo. Es solo un
poco de lluvia".
Amanda tímidamente aflojó su agarre mortal en la mano de la otra mujer. "Lo siento."
Ella se disculpó, pero no hizo ningún movimiento para soltar la mano. "Nunca me han
gustado las tormentas". Sintió que la mano que sostenía la suya se apretaba.
"No hay problema. Creo que lo peor ha pasado por ahora. Esa última explosión sonó
bastante lejana". Lex trató de tranquilizarla.
Llegaron a la cima de una ligera elevación y Amanda pudo ver que los árboles daban
paso a campos abiertos. "¿Está tu casa mucho más lejos?" preguntó, mirando a la mujer a su
lado.
Lex negó con la cabeza. "No demasiado ... alrededor de una hora más o menos y
estaremos frente a un bonito y cálido fuego". Se encontró con los ojos verdes ligeramente
brumosos que la miraban. "A menos que prefieras sentarte unos minutos y descansar. No te
ves muy bien". Esto con el ceño fruncido.
Amanda pensó en dejar de lado la preocupación de su nueva amiga, pero luego se dio
cuenta de que la mujer mayor se estaba volviendo cada vez más pálida y tensa. Se ve peor de
lo que creo que pensó, y ha mantenido ese brazo muy cerca de su pecho. Amanda sonrió para
sus adentros. Quizás ELLA necesite un breve descanso. En voz alta dijo: "La idea de salir de
esta lluvia es tentadora, pero me temo que si no descanso por unos minutos me caeré de
bruces". No se perdió la fugaz mirada de alivio que pasó por los rasgos de la otra mujer.
"Sí, probablemente tengas razón. También podría aprovechar estos árboles para un breve
descanso. El resto de nuestra caminata será al aire libre, y la lluvia no parece que vaya a
disminuir en ningún momento. pronto." Lex se dejó caer lentamente al suelo y luego se apoyó
contra un viejo roble.
Amanda le soltó la mano y se hundió a su lado. "Ahhh ..." exhaló, "nunca me di cuenta
de lo maravilloso que podía ser sentarse en el barro". Bromeó, apoyándose contra el mismo
árbol. "Sé que se supone que esto es bueno para tu cutis", sonrió, y se quitó una gota de barro
de la rodilla, "pero creo que me arriesgaré sin él". Se envolvió con fuerza en el enorme
abrigo.
"¿Estás seguro de que estás lo suficientemente caliente? Me siento muy mal por estar
acaparando tu abrigo."
Lex rechazó su preocupación. "No, de verdad. Estoy bien. Solo lo tenía conmigo porque
Martha amenazó con azotarme con una cuchara de madera". Ella sonrió. Además, me duele
demasiado el pecho para intentar poner mis brazos en un abrigo.
Amanda estaba a punto de continuar con esta línea de preguntas cuando se dio cuenta de
lo que Lex había dicho. "¿¡¿Una cuchara?!?" ella sonrió ampliamente. "¿Quién es Martha?"
se arriesgó a adivinar: "¿Tu madre?"
Lex se rio entre dientes. "Nah ... más como mi niñera." Ella pareció pensativa por un
momento. "Ella es en realidad nuestra ama de llaves ... pero es casi la única madre que he
conocido". Ella sonrió de nuevo. "¡¡¡Y créeme, seguro que puede balancear una cuchara mala
!!!"
Amanda se rio. "Entonces recuérdame que debo comportarme de la mejor manera". Puso
su mano sobre la rodilla de la mujer mayor. "Tal vez debería devolverte este abrigo ... Odiaría
meterte en problemas".
La mujer de cabello oscuro le sonrió de nuevo. "Nah ... probablemente me metería en
más problemas si te traje a casa sin eso ... 'lados, creo que ella estará bien. Solo prepárate
para que me tomen el pelo, a lo grande."
La niña más joven respiró hondo y lo soltó lentamente. Cuanto más tiempo se sentaban
allí, peor se veía Lex. "Oye ... tal vez deberíamos empezar de nuevo." Ella aguzó la vista en
la oscuridad que se avecinaba. "Creo que la temperatura está empezando a bajar ... de todas
formas empieza a hacer más frío". Había notado que la mujer más alta intentaba reprimir un
escalofrío. "Creo que he descansado lo suficiente para continuar".
R
El dúo avanzó penosamente por el barro en silencio, cada uno perdido en sus propios
pensamientos. Lex se movía cada vez más lento en deferencia al dolor agudo y punzante en
su pecho, definitivamente algo roto allí, ya que le resultaba cada vez más difícil respirar
normalmente. Lanzó una mirada a su compañero. Amanda se movía bastante bien, aunque
seguía tropezando con el pesado abrigo que se había envuelto alrededor del cuerpo.
La mujer más alta no se dio cuenta, pero Amanda también la vigilaba de cerca. La joven
notó que a su salvador le resultaba más difícil respirar con cada paso que daba, y que su ritmo
seguía disminuyendo minuto a minuto.
¡Esto es ridículo! Ambos sabemos que nunca llegará mucho más lejos de esta manera,
pero es demasiado terca para pedir ayuda. ¡Tengo que hacer algo! Amanda tropezó a
propósito y luego se detuvo.
Lex se detuvo también, mirándola con preocupación. "¿Qué te pasa? ¿Tu cabeza está
empeorando?" Se las arregló para preguntar, respirando poco a poco.
Amanda sonrió para sus adentros. ¡Te tengo! "Mira. Odio molestarte, pero ¿crees que
podría agarrarte un poco? Parece que estoy teniendo un pequeño problema de equilibrio."
Ella miró a la mujer mayor con inocencia.
Lex frunció el ceño ligeramente. Tenía la sensación de que la pequeña rubia no estaba
siendo completamente honesta, pero estaba demasiado cansada y dolida demasiado para
llamarla. "Claro," estuvo de acuerdo, levantando cautelosamente un brazo y colocándolo
alrededor de los hombros de Amanda.
La mujer más joven se abrió paso debajo del brazo de Lex, envolviendo un brazo
suavemente alrededor de la cintura de la mujer alta. Amanda se rio.
"¿Qué?" Preguntó Lex, sin ver nada particularmente divertido sobre su situación.
Amanda se asomó desde su posición debajo del brazo de Lex. "Eres muy alto", se rio.
"Me siento como un niño pequeño a tu lado".
Lex le sonrió. "Bueno", dijo arrastrando las palabras, "con ese abrigo, tú también te
pareces a uno". Sin darse cuenta, Lex comenzó a apoyarse más en la mujer más pequeña.
Amanda sintió la presión y sonrió para sus adentros . Hay más de una forma de
despellejar a un gato. Con su cabeza tan cerca de la mujer mayor, podía escuchar a Lex
luchando por respirar. Eso no suena nada bien ... espero que tengamos alguna forma de
llevarla a un médico una vez que regresemos a su casa.
Afortunadamente, el campo abierto estaba alfombrado con una especie de césped,
advirtió Amanda. Estaba demasiado oscuro para que ella viera mucho, pero aún era más
agradable que el barro desagradable que habían atravesado en la carretera principal. Amanda
calculó que habían pasado más de dos horas desde que se había caído al arroyo embravecido,
y si el sol hubiera estado brillando ya estaría cerca del anochecer. Todavía le dolía la cabeza,
aunque ahora era más como un latido sordo. Con frecuencia lanzaba su mirada a la mujer alta
cuyo peso seguía soportando, sorprendida de que Lex no se hubiera derrumbado por
completo ahora. A través de los infrecuentes destellos de los relámpagos, pudo ver cuán
exhausta se había vuelto su compañera. Sin embargo, algo la molestaba en el fondo de su
mente. Que era ella haciendo con este clima? ¿Y cómo se lastimó? Supongo que podría
preguntar. Amanda se aclaró la garganta. "¿Lex?" sintió que la mujer mayor se estremecía
ligeramente.
Maldición. Casi dormida allí, Lex se reprendió a sí misma. "¿Si?" preguntó, devolviendo
su atención a la conversación en cuestión.
Amanda apretó un poco su agarre, tratando de consolar a la mujer morena. "¿No me has
dicho por qué estabas fuera con este clima tan desagradable, o normalmente andas por
arroyos furiosos esperando rescatar a las mujeres que pasan flotando?" Sintió a Lex sofocar
una risa.
"No, normalmente no." Lex estaba agradecido por la distracción. "Estaba reparando una
rotura en la cerca cuando vi que ese árbol se estrellaba contra el puente". Ella se encogió
levemente de hombros. "Entonces, cuando vi caer tu auto, realmente ni siquiera pensé ..."
Ella miró a la joven que se acurrucaba más cerca. "El lugar correcto, el momento adecuado,
supongo".
Amanda levantó la vista sorprendida. "¿Saltaste a un arroyo sintiéndote como lo haces?"
su voz se elevó con incredulidad.
Lex negó con la cabeza. "No. Estaba bien, entonces. Un poco cansado de cortar un árbol
y cavar algunos agujeros para postes, pero está bien." Apartó la mirada de la mirada de la
mujer más joven.
"Está bien, entonces ... ¿qué pasó? Y no intentes decirme que estás bien ..." apretó su
agarre. "Estás a punto de caer, puedo decir." Amanda no estaba muy segura de dónde
provenía esta repentina racha protectora para un extraño virtual, pero en este punto realmente
le importaba un comino.
Lex miró la hierba por la que caminaban. "Ah, bueno ..." otro apretón de su compañera.
"Cuando estaba tirando de nosotros de regreso al otro lado del arroyo, justo antes de que
llegaras, me golpeó un poco una especie de escombros". De repente se detuvo porque el brazo
que la rodeaba la empujó hacia atrás.
"¿Escombros? ¿Qué tipo de escombros? ¿Dónde te golpearon?" Un relámpago brilló,
dándole a Lex una visión clara de la profunda preocupación grabada en el rostro frente a ella.
Tratando de cambiar de tema, Lex se volvió para empezar a caminar de nuevo. Debió
haberse torcido mal, porque colapsó de rodillas de dolor. "Maldita sea ..." exhaló, tratando
de pasar los puntos negros que nadaban en su visión.
Amanda la había seguido hasta el suelo. "¡¡Lex !!" exclamó con voz temblorosa. "¿Qué
pasa?"
La mujer mayor estaba inclinada hacia adelante, su brazo izquierdo envuelto con fuerza
alrededor de su pecho, su rostro oculto por el sombrero bajado. "Solo dame un minuto,"
jadeó, tratando de permanecer consciente.
Amanda colocó suavemente a Lex sobre su espalda. "Aquí ... sólo recuéstate unos
minutos y recupera el aliento". Le quitó el maltrecho sombrero de la cabeza a la mujer
morena.
Lex intentó en vano volver a levantarse. "No, estoy bien. Ya casi llegamos a la casa."
Pero no parecía poder reunir la energía necesaria para desafiar a la pequeña rubia.
Amanda probó otra táctica. "Bueno, si estamos tan cerca, un breve descanso no puede
hacer daño ahora, ¿verdad?" Ella miró hacia arriba y trató de ver la casa a lo lejos.
Desafortunadamente, entre la oscuridad que se avecinaba y la lluvia aún torrencial, apenas
podía ver a unos pocos metros frente a ellos. "Mira, si me indicas en la dirección correcta, iré
a buscar ayuda". Volvió a mirar a Lex, cuyos ojos ahora estaban cerrados.
"¿Lex?" Tocó suavemente el rostro de la mujer mayor. "Oye." Satisfecho de ver los ojos
de la mujer abrirse lentamente.
"Lo siento." Lex susurró. "Supongo que debí moverme por el camino equivocado." Ella
respiró cautelosamente.
"Por favor, déjame ir a buscar ayuda". Suplicó Amanda.
"Hipocresía." Lex declaró. "La única persona en la casa es Martha. Mi hermano y los
peones del rancho están en la ciudad para el gran espectáculo de rodeo y ganado este fin de
semana". Intentó sonreír. "Pensé que podría manejar las cosas hasta que regresaran el
domingo".
Amanda le devolvió la sonrisa. "Estoy seguro de que podrías haberlo hecho, si no
estuvieras jugando al héroe para mí".
Lex contuvo una risa. "Sí, claro. Debería haber estado prestando más atención." Ella
extendió su mano derecha. "¿Quieres echarme una mano? Realmente me estoy cansando de
esta maldita lluvia".

R
Veinte minutos más tarde, aparecieron las luces de la gran casa del rancho.
"Guau." Amanda respiró. "¡Es enorme!" Incluso bajo la lluvia y la oscuridad, Amanda
se dio cuenta de que la casa era impresionante. De dos pisos, con un hermoso porche
envolvente y un balcón en el segundo piso, la estructura de estuco se sentiría igualmente en
casa en el distrito de altos alquileres de Somerville.
Lex tiró de ella hacia una entrada lateral. "Entraremos por el cuarto de barro", dijo
abriendo una puerta de aspecto sencillo, "No tiene sentido rastrear la mitad del rancho a través
de la casa". Indicó a la pequeña rubia que entrara. "Martha probablemente rompería su mejor
cuchara en mi trasero". Cerró la puerta detrás de ellos y accionó un interruptor de luz.
La luz suave era casi cegadora después de estar bajo la lluvia y la oscuridad, y Amanda
tardó un momento en adaptarse. Pequeña, con un banco a lo largo de una pared y ganchos
para colgar artículos junto a la puerta, la pequeña habitación era sencilla, pero limpia.
Lex se sentó cansado en el banco, y Amanda la siguió justo detrás de ella. "Bueno, seguro
que se siente muy bien estar finalmente fuera de la lluvia". La joven rubia se apartó el cabello
que goteaba de los ojos. Su compañero estaba recostado contra la pared, con los ojos
cerrados.
"Oh, sí. Dame un segundo y te traeré algo seco para cambiarte."
Ahora, con una luz decente, Amanda aprovechó la oportunidad para estudiar a la
tranquila mujer sentada a su lado. Alto. G OTTA sea al menos de seis pies. El cabello largo
y oscuro todavía recogido en una coleta suelta, hombros anchos y una constitución muy
musculosa. Esa camiseta no puede disfrazar un cuerpo así. Entonces Amanda notó algo más:
la camiseta azul claro tenía una mancha oscura que comenzaba justo debajo de sus pechos y
se extendía por su lado derecho.
"¡Lex!" gritó, colocando su mano sobre el brazo de la silenciosa mujer.
Lex abrió lentamente sus increíbles ojos azules y volvió la cabeza hacia la otra mujer.
"¿Qué pasa?" murmuró, tratando de enfocar su vista en la joven.
"Yo ... yo ... creo que estás sangrando", tartamudeó Amanda, sin palabras. "¿Por qué no
me lo dijiste?" preguntó, queriendo ayudar pero no muy segura de cómo.
Lex, aturdido, miró hacia su pecho. "No lo sabía", dijo ella, tratando de tranquilizar a la
tartamudeante mujer. Vamos. Quitémonos los zapatos y vayamos a buscar a Martha. Ella te
traerá algo seco para ponerte. Estaba a punto de agacharse y quitarse las botas, cuando
Amanda se deslizó del banco para sentarse en el suelo debajo de ella.
"Aquí, déjame." Suavemente tiró de las botas y calcetines embarrados de los pies de la
mujer más alta, luego se quitó sus propios zapatos incrustados de barro y también los
calcetines empapados. "¡Qué asco!" Se puso de pie y se quitó el pesado abrigo. "¡Esa cosa
debe pesar veinticinco kilos!" bromeó mientras lo colgaba de un gancho junto a la puerta.
"¿Estabas diciendo algo sobre ropa seca?" Lentamente puso a Lex en pie. "¿Crees que puedo
convencer a Martha de que coma algo? Todo este ejercicio me ha dado hambre". Esto con
una sonrisa traviesa.
Lex permitió que Amanda la ayudara a llegar a la puerta. "Oh, creo que eso se puede
arreglar. Probablemente te emborrachará como un cerdo premiado."
Cruzaron la puerta y se encontraron de pie en la cocina. Amanda vio a una mujer baja y
corpulenta hablando por teléfono, obviamente muy molesta.
"No, Sr. Hubert, aún no ha regresado, y realmente estoy empezando a preocuparme. Han
pasado casi cuatro horas desde que se fue ..." se dio la vuelta y contuvo un grito ahogado.
"¡Oh, mi señor! Lexie, ¿qué te has hecho, niña?" colgó el teléfono sin decir nada más y corrió
hacia las dos mujeres, que ahora estaban chorreando charcos en su cocina.
"Oye, Martha ... recogió a una amiga hoy ... ¿crees que podrías encontrarle ropa seca?"
Lex sonrió, todavía apoyado pesadamente contra la mujer más pequeña.
Amanda le dio a la mujer pesada una gran sonrisa. "Hola, soy Amanda. Lex me rescató
del arroyo hoy, cuando arrojaron mi auto".
Martha se rio. "Dios mío, Lex siempre tuvo la costumbre de traer perros callejeros".
Rápidamente acortó la distancia entre ellos. "Parece que a los dos les vendría bien un baño
caliente y una taza de chocolate caliente". Suavemente colocó su mano sobre el rostro de la
mujer más alta. "Cariño, ¿crees que podrías llevar a tu amigo arriba mientras preparo algo
caliente para beber?"
Lex sonrió. "Claro, Martha." Sacó a la joven a través de la cocina y la llevó al pasillo.
"Vamos ... vamos arriba y te encontraré algo para cambiarte después de que te hayas dado
una ducha caliente." Guio suavemente a la mujer más joven a través del pasillo y subió la
escalera de roble.
A mitad de camino de la escalera, Lex tropezó. Se habría caído si no fuera por el fuerte
agarre que Amanda mantenía en su cintura.
"Está bien, eso es todo." La joven rubia guio suavemente a Lex a una posición sentada
en uno de los escalones. "¡Ahora siéntate aquí y no te muevas! Voy a buscar a Martha, para
que pueda ayudarme a instalarte".
La mujer mayor estaba a punto de protestar, pero fue detenida por una mano suave que
cubría su boca.
"No." Amanda dijo, sacudiendo su cabeza todavía húmeda. "Por favor, no intentes
discutir conmigo." Retiró la mano y le dio unas palmaditas en la cabeza a la mujer sentada.
"Vuelvo enseguida." Rápidamente se volvió y se apresuró a bajar las escaleras,
desapareciendo en la cocina.
Lex se reclinó contra la barandilla, sus ojos siguiendo el cuerpo ágil. Un poco de fuego,
¿eh? Cerró los ojos y suspiró suavemente.
Amanda irrumpió de nuevo en la cocina, un poco sin aliento. Martha se dio la vuelta
desde donde estaba revolviendo algo en la estufa. "¿Qué te pasa, querida? ¿Te perdiste?" un
brillo en sus sonrientes ojos marrones.
La joven negó con la cabeza. "No, nada de eso. Necesito tu ayuda." Cogió el brazo de la
mujer mayor y empezó a sacarla de la cocina. "Lex está herido y necesito ayuda para llevarla
arriba. No me dirá qué pasa, ¡pero casi se derrumbó sobre mí!"
Las dos mujeres llegaron al pie de la escalera y rápidamente miraron hacia arriba.
"¡Oh mí!" Martha exclamó, prácticamente corriendo escaleras arriba. Se detuvo ante la
forma desplomada. "¿Lexie, cariño? ¿Puedes oírme?" Suavemente volvió la cara tranquila
hacia ella.
Los ojos azules se abrieron lentamente ante su súplica. "¿Hmm?" ellos parpadearon. "Lo
siento," Lex levantó una mano y se frotó los ojos. "Supongo que estoy un poco cansado."
Trató de incorporarse, pero el dolor en el pecho la empujó hacia abajo. "Supongo que un
poco de ayuda sería bueno". Le sonrió a Amanda, que había estado parada allí con una mirada
de preocupación en su rostro. "Y apuesto a que podrías usar una aspirina, ¿verdad?"
La joven le devolvió la sonrisa. "Sí, por alguna razón, parece que tengo un dolor de
cabeza terrible".
Lex se rio entre dientes, mientras Martha la ayudaba lentamente a ponerse de pie. El ama
de llaves envolvió suavemente un brazo alrededor de su cargo y Amanda se movió para
sostener su otro lado. Los tres subieron lentamente las escaleras restantes en silencio.

R
Martha los condujo por el pasillo hasta el dormitorio principal. Amanda no pudo evitar
mirar a su alrededor con asombro. La habitación era enorme: una gran chimenea de piedra
ocupaba todo un rincón, un alegre fuego ya ardía con dos cómodos sillones tapizados frente
a él. En la pared lateral opuesta a la puerta había un enorme ventanal, con un asiento
acolchado. La pared frontal tenía hermosas puertas francesas, que se abrían a lo que parecía
un balcón. Pero lo que más llamó la atención de Amanda fue la enorme cama tamaño king
que casi ocupaba una cuarta parte de la habitación por sí sola. Roble con dosel con una
enorme cabecera tallada, Amanda pensó que toda una familia podría dormir en ella.
Lex notó dónde estaba la atención de la mujer más joven. "Era de mi madre." Ella explicó
suavemente. "Papá lo hizo para ella como regalo de bodas". Ella contuvo un gemido cuando
sus dos 'enfermeras' la colocaron suavemente sobre el objeto en cuestión. La mujer morena
se recostó y cerró los ojos.
Martha notó las manchas en la camisa de Lex por primera vez. "¿Que pasó aquí?" le
preguntó a Amanda, que se había sentado en el borde de la cama a los pies de Lex.
"No estoy muy segura", comenzó, sus ojos mirando a la mujer exhausta. "Estaba
conduciendo por este hermoso puente de madera, cuando de repente algo lo golpeó y envió
mi auto a estrellarse contra el arroyo. Debo haberme golpeado la cabeza, porque lo siguiente
que recuerdo es que me tiene atado a la espalda, y está usando una cuerda para sacarnos a los
dos ". Su mano tocó la pierna de mezclilla húmeda junto a ella. "Ella me dijo que había sido
golpeada por 'algunos escombros', pero nunca descubrí exactamente qué era eso".
El ama de llaves puso los ojos en blanco. "Algunas cosas nunca cambian." Miró a la
mujer en reposo, que obviamente estaba inconsciente. "Vamos a conseguirle ropa seca, y
usted puede ayudarme con ella". Se acercó a un gran tocador de roble, que había sido hecho
por la misma persona que hizo la cama. Abriendo el cajón inferior, la mujer mayor sacó un
par de pantalones de chándal granate con una sudadera a juego, un logo de Texas A&M en
cada uno. "Aquí ... ve a la ducha y luego ponte esto. Lexie no ha usado esto desde la
secundaria, pero parece que nunca pudo deshacerse de ellos. Solo deja tu ropa mojada en el
piso junto a la ducha, yo '' Te los lavaré. " Amanda estaba a punto de protestar cuando el ama
de llaves la señaló con el dedo. "Ahora, no me digas nada, ese es mi trabajo por aquí." Ella
empujó suavemente a la rubia hacia el baño." Date prisa ... probablemente necesitaré toda la
ayuda que pueda conseguir con la pequeña Lexie. Odia cuando me preocupo por ella ". Esto
con un guiño y una sonrisa.
Amanda le devolvió la sonrisa mientras entraba al baño. "Vuelvo enseguida." Cerró la
puerta y luego se dio la vuelta. ¡Caramba! ¡Es casi tan grande como mi habitación en casa!
La joven pasó por delante del gran vestidor con un enorme mostrador de mármol gris con
dos lavabos separados, uno en cada extremo. Abriendo otra puerta, encontró la zona de baño;
un enorme jacuzzi en una esquina y una gran ducha de cristal transparente independiente.
Otra puerta le mostró un lavabo de tamaño cómodo. Abrió la puerta de la ducha, notando un
banco incorporado y dos boquillas diferentes, una a cada lado de la ducha. Todo un equipo
podría ducharse aquí ella reflexionó. Abriendo el agua, Amanda se quitó rápidamente la ropa
que aún goteaba y la amontonó lo más ordenadamente posible junto a la puerta.
Al entrar en el agua humeante, Amanda no pudo evitar gemir. ¡Aaah, felicidad! ¡Nunca
pensé que estar bajo más agua se sentiría tan bien! Rápidamente terminó su ducha, esperando
tener otra oportunidad de usar este maravilloso artilugio nuevamente. ¡Tener dos aerosoles
golpeando desde dos direcciones fue genial! Se secó apresuradamente y luego se puso la
sudadera. ¡Guau, tenía un tamaño bastante bueno incluso en la escuela secundaria! Amanda
se pasó un peine por el cabello, sin molestarse en secarlo. Caminando de regreso al
dormitorio, Amanda vio al ama de llaves tratando de quitarle los jeans a Lex.
"Oh, cariño. ¿Me alegro de verte alguna vez?" La mujer mayor se secó la frente con el
dorso de la mano. "Me estoy divirtiendo mucho con estos malditos jeans. Normalmente me
quedan como una segunda piel, y ahora que están mojados, bueno ..." negó con la cabeza
canosa. "Lexie estaba tratando de ayudar, pero la lastimó tanto que se desmayó".
Amanda se acercó a la cama. "Bueno, entre nosotros dos, deberíamos ser capaces de
manejarlo". Agarró la parte inferior de los jeans. "Tiraré de aquí, y tú tratarás de trabajarlos
desde sus caderas". Martha asintió.
A los dos les tomó más de cinco minutos librar a la mujer inconsciente de sus jeans.
Durante ese tiempo Lex nunca se movió. Martha se cepillaba el cabello seco de la frente
mientras ella y Amanda recuperaban el aliento. "Bueno eso fue divertido." Murmuró,
tomando otra respiración profunda. "¡Ahora, supongo que vamos por lo que queda de esta
camiseta!" Ella comenzó a quitarse la camisa con cuidado y se detuvo. Estaba pegado a la
piel de Lex y temía el daño que encontraría. "Amanda, cariño, ¿podrías ir y traerme algunas
toallas calientes del baño?" notó que la mujer más joven se veía terriblemente pálida y le
preocupaba que estuviera a punto de desmayarse.
Amanda miró agradecida. "Por supuesto." Salió corriendo del dormitorio para hacer las
órdenes de la mujer mayor.
Unos momentos después, Amanda regresó al dormitorio con un par de toallitas húmedas.
Lo que vio la hizo jadear y estuvo a punto de dejar caer su cargamento. Martha se había
quitado la camisa de Lex y estaba mirando el daño con aire clínico. Había colocado una
colcha sobre las piernas de la mujer inconsciente y mantenía la camisa envuelta sobre sus
pechos. Miró hacia arriba cuando Amanda se acercó y le entregó un paño.
"Gracias, cariño. Se ve mucho peor de lo que realmente es, creo." La gran herida
comenzaba justo debajo de sus pechos y también bajaba por su caja torácica. "Sólo se raspó
un poco, pero creo que también tiene un par de costillas rotas". Martha informó mientras
limpiaba la herida. Señaló la otra toallita que Amanda todavía sostenía. "¿Por qué no le lavas
la cara y los brazos mientras voy a buscar algo para poner esto?" Se puso de pie y salió de la
habitación. "Vuelvo enseguida." Ella gritó mientras bajaba las escaleras.
Amanda se sentó un momento mirando a su salvador. "¿Por qué siento una conexión tan
fuerte contigo? ¿Nos hemos conocido?" ella sonrió tranquilamente. "No ... no creo que me
olvide de conocerte, aunque siento como si te conociera desde siempre." Pacientemente
limpió el rostro de la mujer mayor, sin darse cuenta de que estaba hablando en voz alta.
El ama de llaves regresó sigilosamente a la habitación, sonriendo al notar el tierno
cuidado que la joven le estaba dando a Lex. Ah, ella es dulce, esa chica. Me pregunto qué
negocio tuvo que la trajo a nosotros. En voz alta dijo: "Te dije que no tardaría mucho", se
acercó a la cama. Martha tenía un tarro de algo así como algunas tiras de tela en sus manos.
"No tenía suficiente gasa, así que corté una sábana vieja". Cambió la camisa manchada por
una toalla y comenzó a frotar suavemente la crema sobre la raspadura que aún sangraba. Una
vez que toda la herida estuvo cubierta a su satisfacción, le indicó a Amanda que se adelantara.
"¿Podrías subirte a la cama del otro lado y ayudarme a sentarla?" Esperó hasta que la mujer
más joven obedeció. "Ahora, levantémosla hacia adelante, ahora lentamente". La mujer
morena gimió suavemente, pero no se despertó. Amanda se sentó detrás de ella y la sostuvo
erguida mientras el ama de llaves la envolvía con las tiras de sábana. "Esto debería mantener
las cosas en su lugar un poco mejor, de todos modos". Dijo, usando imperdibles para terminar
el trabajo. Lentamente colocaron a Lex contra las almohadas. Martha la cubrió
completamente con la colcha de sus piernas, asegurándose de que no estuviera acostada, en
caso de hemorragia interna.
Amanda se levantó de la cama y se acercó al ama de llaves. "Actúas como si hubieras
hecho esto antes". Comentó, asombrada por la calma que tenía la mujer.
Martha se rio. "Oh, Dios mío, sí. Ese pequeño ácaro siempre llegaba a casa con algún
tipo de rasguño o hematoma". Miró a la pequeña rubia con cuidado y luego la agarró del
brazo. "Ahora, ve al baño, y veré ese bulto en tu cabeza." Comenzó a sacar a la mujer más
joven del dormitorio.
"Oh," Amanda extendió la mano para tocar el lugar. "Me había olvidado por completo".
Ella lo siguió obedientemente. "Casi no duele en absoluto, ahora." Dijo, mientras Martha le
indicó que se sentara en el tocador. Amanda obedeció, sintiéndose como una niña pequeña.
Martha la miró a los ojos y sonrió. "No te preocupes, cariño", le aseguró, "Esto no te
hará daño".
Amanda le devolvió la sonrisa. "Lo sé, confío en ti."
El ama de llaves usó suavemente un limpiador en la pequeña herida, le puso un poco
de la misma crema que había usado para Lex y luego la cubrió con una tirita grande.
"Eso debería evitar que se infecte". Martha alcanzó detrás de ella y agarró una botella y un
vaso. Sacó dos tabletas blancas de la botella y llenó el vaso con agua. "Aquí." Le entregó a
la joven las tabletas y el agua. "Estos deberían ayudar con su dolor de cabeza".
Amanda se rio disimuladamente, pero tomó las pastillas y el vaso ofrecidos. Después de
beber el agua, saltó del mostrador y se rio. "Me siento como una niña jugando a disfrazarse
con su ropa". Se quitó el material de sí misma, mostrando lo holgados que estaban.
Martha se rio entre dientes. "No te sientas tan mal, querida. Te ves muy bien." Entró a
la zona de baño y regresó con la ropa mojada. "Ahora me ocuparé de estas cosas mojadas y
de Lexie".
Amanda extendió una mano. "No, de verdad. Puedo encargarme de eso. Solo apúntame
hacia el cuarto de lavado."
Martha se movió a su alrededor. "No, cariño. Yo me ocuparé de esto. Tú solo ve a
recostarte y descansa." Cuando la joven comenzó a discutir de nuevo, Martha le puso una
mano en el hombro. "Podrías ayudarme vigilando a Lexie. Fíjate si tiene fiebre. Voy a
empezar con esto y les traeré algo de comer".
Amanda asintió. "Está bien, lo haré. ¿Pero no deberíamos llevarla a un médico?"
Martha negó con la cabeza. "Ese puente por el que viniste es la única forma de entrar o
salir de este rancho. Y hasta que este clima mejore, ni siquiera pueden traer un helicóptero".
Amanda se quedó helada. "¿Quieres decir que estamos atrapados aquí?
¿Qué pasa si está más herida de lo que crees? ¿Qué podemos hacer? ¿ Qué...?" su
balbuceo fue detenido por una mano suave en su hombro.
"Va a estar bien. Sí, es cierto que estamos solo nosotros tres aquí por ahora, pero tenemos
suministros más que suficientes, y tenemos un teléfono. Así que siempre podemos llamar a
un médico para pedir consejo si necesitamos eso. Así que no te preocupes ". Martha recogió
el resto de la ropa mojada y se dirigió hacia la puerta. "Sería más fácil vigilarla si te recostaras
a su lado. Es una cama grande". Salió por la puerta, con una confundida Amanda mirándola.
Vio salir al ama de llaves y luego centró su atención en la cama. Ella tiene razón, esa
cosa es enorme. Y estoy agotado, tal vez me acueste unos minutos. Caminó hacia el otro lado
de la cama y se acostó. Oooh ... Podría tener serios problemas aquí, esto es demasiado
cómodo. Amanda rodó sobre su costado y miró a la forma inmóvil junto a ella. Parece que
ya se ve mejor, reflexionó, notando el color que regresaba al rostro de la mujer dormida.
Momentos después, Amanda se unió a Lex mientras dormía.
Capítulo 2

Lex estaba algo desorientado cuando abrió los ojos por primera vez. Al levantar la vista,
se dio cuenta de que estaba en casa y en su propia cama. Sí, ahora lo recuerdo. Las escaleras
... su mente todavía estaba un poco confusa después de eso. Escuchó una respiración suave a
su lado, así que lentamente giró la cabeza hacia el sonido: Amanda estaba profundamente
dormida en la almohada junto a la suya. Su mano derecha estaba metida debajo de su mejilla
y su mano izquierda estaba... ¿sosteniendo mi brazo? La pequeña rubia tenía un suave agarre
en el antebrazo de Lex como si tuviera miedo de que Lex se fuera. Antes de que la mujer
mayor pudiera soltar su brazo, Martha entró con una gran bandeja de plata cargada de comida.
"¡Bueno, hola!" dijo alegremente, "¿Cómo te sientes, cariño?" Dejó la bandeja en una
mesa cercana y se acercó a la cama. Sentada suavemente junto a su 'paciente' Martha usó
casualmente su mano para quitar el cabello de la frente de Lex, también usando el
movimiento para verificar si tenía fiebre.
"Estoy bien, Martha. No te preocupes tanto." Dijo la mujer más joven, poniéndose
lentamente en una posición sentada.
"Oh, claro. Estabas tan 'bien' que tuvimos que desnudarte, ¡y probablemente ni siquiera
lo recuerdes!" El ama de llaves exclamó con el ceño fruncido.
Lex suspiró. "Creo que estaba más cansado que herido". Ella sonrió. "Honestamente, me
siento mucho mejor ahora". Trató de mirar alrededor de la mujer más corpulenta. "¿Eso es
comida que huelo?"
Martha se rio. "Oh, Lexie ... vas a ser mi muerte todavía".
Amanda se despertó con el sonido de voces. Abrió los ojos y lo que vio la hizo sonreír.
"Oye ..." se sentó y se frotó los ojos. "No quise dejarlo así." Una tímida sonrisa al ama de
llaves. "¿Cuánto tiempo estuve durmiendo?" Miró hacia afuera, pero todavía estaba oscuro y
llovía.
La mujer baja y corpulenta se levantó y luego colocó la bandeja en el medio de la cama.
"Solo un par de horas."
"¿UN PAR DE HORAS? ¡Oh, no!" Amanda se movió para levantarse de la cama, pero
Lex la agarró del brazo.
"¿Qué pasa?" preguntó, mientras la mujer más joven parecía horrorizada.
"Mis abuelos, realmente necesito hacerles saber que estoy bien". Estaba casi llorando.
"Estarán muy preocupados ..." Especialmente con este clima... Todos estamos un poco
paranoicos acerca de los accidentes automovilísticos, ahora ...
Martha detuvo su balbuceo con un gesto de la mano. "Ahora espera, cariño." Cogió el
teléfono inalámbrico que estaba estacionado en la mesita de noche de Lex. "Aquí ... la última
vez que lo comprobé, las líneas estaban bien".
Amanda tomó el teléfono con una sonrisa de agradecimiento. "Gracias - lo siento, no
suelo derrumbarme tan fácilmente". Marcó el número de su abuelo, y después de tres timbres
respondió.
"¿Hola?" La voz de una mujer mayor, aunque fuerte, respondió.
Amanda sonrió al teléfono. Solo escuchar la voz de su abuela fue reconfortante.
"¿Abuela? Soy yo, Amanda."
"Mandy, cariño, ¿estás bien? Nos estábamos preocupando un poco. Normalmente estás
en casa antes". Preguntó la mujer mayor, la preocupación coloreando su voz. De fondo podía
escuchar la voz profunda de su abuelo. Anna Leigh se tapó el auricular con la mano y le
habló. "Sí, Jacob, soy Mandy. Lo haré, cariño." Luego a Amanda, "¿Dónde estás, querida?"
La pequeña rubia hizo una mueca. Qué decirle sin mentirle o causarle preocupaciones
innecesarias . "Bueno, es así. Hoy salí para una cita".
Anna Leigh la interrumpió. "¿Saliste con este mal tiempo?" "Sí, abuela. Rick me dio la
hoja de citas ..."
La mujer mayor estaba lívida. "¡Ese culo pomposo! Lo despediría si pudiera encontrar
un reemplazo para su piel sin valor", insinuó. "Entonces, ¿dónde estás ahora? Todavía no
estás en algún lugar bajo la lluvia, ¿verdad?"
Amanda se rio. "¡Abuela! Te dije que aún no estoy calificado para ser gerente de oficina.
Y no, no estoy bajo la lluvia. Estoy ... uh ... un poco atrapado en la casa de un amigo. " Miró
a Lex y Martha con una sonrisa de disculpa.
"¿Dónde? ¿Estás bien? No te atascaste el coche, ¿verdad?" preguntó su abuela.
Amanda palideció. Había estado tan preocupada por Lex, y tan desorientada después de
golpearse la cabeza, que se había olvidado por completo del auto. "Oh ... um ... Bueno, sí,
abuela, el auto está atascado", en un arroyo, reflexionó para sí misma.
Anna Leigh suspiró aliviada. "Bueno, querida, no te preocupes. Jacob será el primero en
decir que eres mucho más importante que un coche viejo. Además, esperaremos hasta que se
seque un poco y haremos que Randy baje al garaje. preocuparse por ello." Dijo con calma,
escuchando el malestar en la voz de su nieta.
Las lágrimas comenzaron a llenar los ojos de Amanda. Probablemente tomará mucho
tiempo secarse. "Lo sé, abuela. Creo que estoy un poco cansada".
"Está perfectamente bien, cariño. ¿Cuándo estarás en casa? ¿Necesitamos enviarte un
taxi?" Dado que le habían quitado el yeso de la pierna recientemente, Jacob todavía no estaba
autorizado para conducir. Esto lo frustró muchísimo y su esposa se negó a dejarlo solo en
casa, temiendo que él necesitara algo e intentara conducir de todos modos. Y ciertamente no
quería sacarlo con este clima. Anna Leigh se dio cuenta de que la joven no estaba diciendo
toda la verdad; sonaba demasiado alterada para que el coche se quedara atascado en el barro.
"Bueno, abuela, eso es un poco difícil de decir ... supongo que se podría decir que estoy
varado". Su voz empezó a temblar.
"¿Varados? ¿Qué quieres decir exactamente con eso? ¿Estás seguro de que estás bien?"
Anna Leigh también estaba empezando a enfadarse.
"Uh, bueno ..." Amanda parecía frenética. Se tapó el auricular con la mano y les susurró
a las mujeres que miraban. "¡Ayuda! ¡No sé qué decir y no quiero que se preocupen!" sus
manos empezaron a temblar.
Lex sacó el teléfono de sus dedos insensibles. "¿Hola? Soy Lexington Walters." Hizo
una pausa, escuchando a la mujer al otro lado de la línea. — Sí, señora, es cierto, señora
Cauble. He estado con usted en el Comité Histórico.
Aquí la mandíbula de Amanda cayó. Lexington? Comité Histórico? ¿Mi abuela?
¿Conoce a MI abuela?
Lex sonrió mientras dejaba hablar a Anna Leigh. "Sí, señora. Amanda está aquí en el
rancho conmigo, pero me temo que estará atrapada aquí por un tiempo ... ¿Disculpe?" Ella
se rio entre dientes, "No, nada de eso. Parece que nuestro viejo puente fue arrasado y tu
adorable nieta se quedó atascada en este lado del arroyo". Con picardía, miró a Amanda
enarcando una ceja.
¿Ella piensa que soy adorable? Oh, esto se está volviendo más extraño por el momento.
Amanda cerró los ojos con timidez cuando Lex le sonrió.
"No, señora, todo estará bien. Solo estamos Martha y yo aquí afuera ahora, así que será
una buena compañía. Los chicos se quedan en nuestra casa en la ciudad, así que si necesitas
algo, solo dales una llamada. Aún tienes ambos números, ¿verdad? " Lex vio la mirada de
incredulidad cruzar el rostro de Amanda. "Sí señora, lo haré. Oh, creo que Amanda se ha
calmado ahora ... sí señora. Encantado de volver a hablar con usted también. Adiós." Le
entregó el teléfono a una Amanda muy curiosa, quien le lanzó una mirada que decía: ¡Será
mejor que me cuentes todo esto más tarde!
"Hola, de nuevo, abuela. Siento haberme desmoronado así. Supongo que estar atrapado
bajo la lluvia hoy me agotó".
Anna Leigh se rio. "No te disculpes, probablemente yo haría lo mismo". Ahora se puso
seria. "Al menos no nos preocuparemos por ti ... Lexington es una de las personas más dulces
que he conocido. Ella me ayudó a conseguir que la vieja casa de Taylor fuera declarada un
hito histórico el año pasado. Es una buena persona, no importa lo que otros hagan podría
decir." Temiendo haber dicho demasiado, Anna Leigh se detuvo. Abundaban los rumores
sobre la chica Walters; algunos decían que no era natural; dirigiendo el rancho cuando tenía
un hermano mayor perfectamente capaz de hacerlo. Y el hecho de que nunca saliera en la
escuela secundaria y no estuviera casada ahora decía mucho en lo que respecta a los chismes
de la ciudad. Sin mencionar esa desafortunada racha salvaje que tuvo hace unos años.
Amanda hizo una pausa. ¿Qué dirán otros? Bueno, si su abuela decía que era una buena
persona, eso era todo lo que le importaba. "Lo sé, abuela ... prácticamente me acogió hoy".
Esto con una sonrisa hacia la mujer morena, quien le devolvió la sonrisa. "Te llamaré por la
mañana para ver cómo están los dos, ¿de acuerdo?"
"¿Por qué no lo haces mañana por la noche? Tu abuelo y yo tenemos algunos recados
que hacer mañana; él tiene su fisioterapia, luego pensamos en ver una película temprana".
Anna Leigh no quería que su nieta pensara que tenía que estar con ellos cada minuto de cada
día. La chica era tan dulce, pero realmente necesitaba salir más y conocer gente de su edad.
Quizás esta fue la oportunidad perfecta. "Y tratas de descansar un poco ... suenas cansada,
cariño".
Amanda sonrió. "Lo haré. No salgas si todavía está lloviendo mucho, ¿por favor?" Ella
hizo una pausa. "Te amo, abuela. Por favor, dale al abuelo Jake un gran abrazo y bésame".
Anna Leigh se rio entre dientes. Me trata más como una niña que como una mujer capaz.
Ella es demasiado dulce. "Te prometo que nos quedaremos en casa si es una lástima ...
nosotros también te amamos, querida". Colgó el teléfono y suspiró. Espero que Lexington y
tú se lleven bien ... ella se parece mucho a su madre, tan sola, pero se niega a admitirlo. Se
puso de pie, se acercó a Jacob y lo abrazó con fuerza. "Vamos a la cama, amor." Tomados
del brazo, se retiraron arriba.
Amanda apagó el teléfono y se lo devolvió a Lex. "Gracias. Me siento mucho mejor
ahora." Golpeó suavemente el brazo de la mujer mayor.
"¡Ow! ¿Por qué fue eso?" Lex cuestionó mientras Martha miraba y se reía.
"¡No me dijiste que conocías a mi abuela!" Amanda acusó indignada.
Lex sonrió. "Yo tampoco lo sabía, hasta que reconocí su voz en el teléfono". Ella miró a
la pequeña rubia. " No me dijiste que eras la nieta de Jacob y Anna Leigh Cauble".
Amanda se rio. "Está bien, me tienes allí. Es tan extraño que conozcas a mis abuelos y,
sin embargo, nunca nos hemos conocido". alcanzó la bandeja y agarró un tazón de chile.
"Mmm ..." murmuró con la boca llena, "¡Dis es fantástico!"
Lex agarró su propio cuenco y asintió. "Oh, sí. Martha hace el mejor chile que he
comido". Miró al ama de llaves que le traía un camisón grande de algodón con botones.
"Deja eso y ponte esto, no quiero que te resfríes". Ella refunfuñó, algo avergonzada por
el gran elogio.
"¿Por qué? ¿La colcha no está de moda este año?" Lex bromeó, dejando su cuenco y
permitiendo que la mujer mayor la ayudara a vestirse. "Bueno, debo decir que esto será más
fácil de comer, eso es seguro". Cogió su plato y comenzó a comer de nuevo, ignorando el
bufido de risa de la mujer pequeña en la cama a su lado.
Martha negó con la cabeza. "A veces ..." suspiró. "Recordaré que cuando digas que no
tienes nada que ponerte ... simplemente sacaré tu edredón". Ella se volvió para irse. "Después
de que terminen la bandeja, déjeme avisar y volveré a limpiarla. Mientras tanto, tengo que
terminar algo de ropa". Salió, todavía sacudiendo la cabeza y sonriendo.
Amanda miró a Lex. "¿Crees que se enojaría demasiado si yo bajara la bandeja? No
quiero que me esté esperando de pies y manos. No soy un inválido". Dicho esto entre bocados
de chile y pan aún caliente. "Aunque si me quedo aquí demasiado tiempo, pesaré demasiado
para bajar las escaleras".
Lex se rio, luego se detuvo y envolvió un brazo alrededor de su pecho. "¡Ay! No me
hagas reír demasiado ..." le sonrió a la joven. "Nah. Ella se preocupará por eso, pero nunca
se enoja." Terminó su plato y lo sentó. "He intentado durante años evitar que se preocupe por
mí, y nada ha funcionado todavía. Incluso le ofrecí la oportunidad de jubilarse y viajar". Una
mirada fingida de horror. "Pensé que iba a romper cada cuchara que tenía en mi trasero". Un
movimiento de su cabeza. "Nunca había escuchado tantos gritos en mi vida. Así que ahora,
dejo que se preocupe. Parece que la hace feliz ..."
Amanda terminó su tazón y lo colocó en la bandeja también. "Déjame llevar esto abajo
antes de que haga otro viaje". Se levantó de la cama y alcanzó la bandeja. Un fuerte bufido
de risa la detuvo. "¿Qué?" preguntó, perpleja por la alegría de la mujer mayor.
"Je ... lo siento ..." Lex estaba tratando, sin mucho éxito, de controlar su risa. "Solo eres
tú ... tú ..." envolvió con cautela ambos brazos alrededor de su dolorido pecho.
"Yo, yo ... ¿Qué?" Amanda estaba empezando a enojarse un poco.
"¡Te ves tan linda con mis viejos sudaderas!" se recostó en la cama, las lágrimas
comenzaron a correr de sus ojos. "¡Ay!"
Amanda puso los ojos en blanco. "Te hace bien, burlarte de mí ... No me veo tan mal,
¿verdad?" dejó la bandeja y entró al baño donde había un espejo de cuerpo entero.
"¡Oh, Dios!" Amanda exclamó, mirándose al espejo. La ropa tenía que ser al menos tres
tallas más grande. Ella sonrió. Luego se rio. Mientras regresaba al dormitorio, Lex finalmente
se había calmado, pero cuando Amanda entró riendo, no pudo evitarlo.
"¡Bwahahahaha! ¡Ay!" se rio en voz alta, sosteniendo su pecho por el dolor. "¡Ay!" ella
continuó riendo.
Amanda también se estaba riendo, y se tambaleó hasta la cama y se sentó junto a Lex.
"Hahahahaha ... shhhhhh ... te vas a lastimar peor". Puso su mano sobre el hombro de la mujer
mayor, tratando de calmarla. "Shhhh ..." finalmente dejó de reír y Lex también se agotó.
Jadeando por respirar, Lex cerró los ojos. "Maldita sea ... eso dolió, pero se sintió
realmente bien." Respiró semi profundamente y abrió los ojos. "Gracias."
"¿Para qué?" Preguntó la rubia confundida.
"Por ser tan buen deportista y no abofetearme cuando comencé a reír ... Realmente no
me estaba burlando de ti, ya sabes".
Amanda sonrió. "Lo sé. Y además, parezco un niño pequeño con estas cosas. Pero son
realmente cómodas". Caminó hasta el otro lado de la cama y agarró la bandeja. "Ahora voy
a intentar llevar esta bandeja abajo, de nuevo". Ella comenzó a alejarse, luego se volvió hacia
Lex. "No te lastimaste al reír, ¿verdad? ¿Debería pedirle a Martha que venga y revise tu
vendaje?"
Lex agitó su mano. "No, solo un poco adolorido, de verdad. Estoy bien."
Amanda se mostró escéptica, pero se mantuvo callada. "Está bien, entonces lo ejecutaré
abajo. ¿Por qué no intentas descansar un poco más? Regresaré en un momento". Cogió la
bandeja y salió por la puerta antes de que Lex pudiera decir otra palabra.

R
Amanda había llegado al pie de las escaleras cuando la voz de Martha retumbó, "Está
bien, jovencita, ¿qué crees que estás haciendo?" El ama de llaves había salido por una puerta
al final del pasillo. Caminó para encontrarse con la joven rubia, que había seguido caminando
hasta que llegó a la puerta de la cocina. Martha tenía una ordenada pila de ropa en una mano.
"¿Bien?"
Amanda hizo un gesto con la bandeja. "Umm ... ¿Pensé que te ahorraría un viaje arriba?"
dijo, con una mirada inocente en su rostro.
La mujer grande se rio y le indicó que se acercara al fregadero. "Está bien querida, lo
dejaré pasar esta vez." Dejó la pila de ropa en un taburete cercano y se encargó de quitar los
platos de la bandeja. "¿Cómo te sientes, cariño?" Preguntó mientras dejaba los platos sucios
en el fregadero y limpiaba la bandeja con un paño de cocina.
La mujer más joven se sentó en el otro taburete, agarró sus calcetines ahora limpios y se
los puso en los pies. "Me siento mucho mejor y apenas me duele la cabeza. ¿Cómo
encontraste mis calcetines?" Ella levantó la vista y sonrió. "Gracias por lavar mis cosas ... no
tenías que hacerlo, pero te lo agradezco".
Martha se volvió hacia ella y se secó las manos enjabonadas con un paño de cocina seco.
"De nada. Encontré tus calcetines cuando estaba limpiando el cuarto de barro, y estaba
lavando las cosas de Lexie de todos modos y pensé que podrías necesitar algo limpio para
ponerte". Ella le sonrió a la pequeña mujer. "Aunque, parece que estás muy cómodo en este
momento."
Amanda se sonrojó. "Bueno, en realidad lo soy. Estos", se tiró de la camisa, "pueden ser
grandes, pero creo que ya soy adicta a ellos".
El ama de llaves le dio una palmada en la pierna. "Bueno, no creo que a Lexie le importe
... ella no los ha usado en años."
La rubia la miró con curiosidad. "No parece del tipo que se queda con cosas que no son
útiles. ¿Por qué se quedaría con estas?" Ella miró el logo de Texas A&M en la camiseta.
"¿Fue a la escuela allí o algo así?"
Martha parecía estar sopesando una decisión difícil. Bueno, mejor que me pregunte a mí
que a Lexie. Recogió la ropa del taburete de repuesto y se sentó frente a Amanda. "No
querida, ella no fue a la universidad. Oh, claro, ciertamente lo planeó, incluso obtuvo una
beca completa. Pero la primavera antes de su graduación de la escuela secundaria cambió
todo eso". Ella suspiró, el dolor de hace mucho tiempo todavía se mostraba en sus ojos.
"Aproximadamente dos meses antes de la graduación, el padre de Lexie decidió que
quería volver al circuito de rodeo, por lo que hizo que se redactaran los papeles que le daban
el control total del rancho, y tomó el siguiente autobús fuera de la ciudad". Ella negó con su
cabeza canosa. "Y Lexie, siendo del tipo responsable que es, hizo precisamente eso". El ama
de llaves lanzó un profundo suspiro. "Entonces, renunció a su sueño de ir a la universidad y
dirigió este rancho a tiempo completo. Y nunca pronunció una palabra de queja".
Amanda estaba atónita. "Ella dijo que tiene un hermano ... ¿por qué no lo dejó manejar
el rancho mientras ella iba a la escuela?"
Martha bajó la voz, enojo en su tono. "Ahora, esta es mi opinión, fíjate, pero ese hombre
habría llevado este rancho hasta el suelo en un año ... es un tirador de lápices lo
suficientemente inteligente, pero Hubert no sabe lo suficiente sobre la ganadería como para
llenar un dedal". Ella se aclaró la garganta. "Además, Lexie es natural. No creo que haya
nada que esa chica no pueda hacer". Martha respiró profundamente y dijo: "De todos modos,
quería decirte, porque creo que Lexie todavía le duele que no haya podido ir a la universidad".
Amanda tenía lágrimas en los ojos. "No te preocupes, Martha. Nunca la lastimaría
intencionalmente." Significa demasiado para mí, y ni siquiera la conozco tan bien ... extraño.
"¿Sabes lo que planeaba estudiar?"
El ama de llaves sonrió tristemente. "Oh, sí ... me lo dijo justo al comienzo de su último
año ... estaba tan emocionada cuando recibió la carta que le informaba de la beca". Hizo una
pausa, perdida en sus recuerdos. "Oh, lo siento querida. Quería ser veterinaria. Esa chica
siempre ha tenido un don con los animales. Creo que si no se sintiera tan responsable por
todos los empleados y por mí, habría vendido este rancho hace años. y fui a la escuela de
todos modos ". Ella sacudió su cabeza otra vez. "Pero no, Lexie se quedará en este lugar hasta
el final de los tiempos". Miró a Amanda, que tenía una expresión extraña en su rostro. "¿Cuál
es el problema, querida?"
"Eso lo siento ..." Amanda se calló, la ira comenzaba a flotar en sus brillantes ojos verdes.
"Probablemente sabía que ella nunca vendería, y sólo quería que me hiciera el ridículo".
Martha tomó la mano de la mujer enojada. "Cariño, ¿qué te pasa?" la preocupación grabó
sus rasgos curtidos.
Amanda negó con la cabeza y sonrió disculpándose. "Lo siento, Martha. Me acabo de
dar cuenta de que alguien estaba tratando de hacerme parecer un idiota, y probablemente
también estaba tratando de lastimar a Lex". Rick probablemente sabía todo esto y se dio
cuenta de cómo le haría sentir a Lex hablar sobre la venta del rancho. "Verá, trabajo para la
agencia inmobiliaria de mi abuela".
Martha se tapó la boca con la mano, consternada. "Oh no..."
Amanda asintió. "Oh, sí. El gerente, Rick, me dio una hoja de citas y un mapa para
encontrar mi camino aquí hoy más temprano -"
El ama de llaves sorprendido la interrumpió. "¿Rick? Ese no sería Ricky Thompson,
¿verdad?" Los pueblos pequeños también tenían sus puntos negativos ... todos conocían a
todos los demás, y había pocos secretos.
Amanda exhaló. "Sí ... me lo ha sacado todo desde que le rechacé una cita." Ella se
estremeció. "¡No puedo evitarlo, el hombre me pone la piel de gallina!" ella se detuvo,
pensando. "¿Por qué? ¿Tú también lo conoces?" Probablemente...
Martha se rio. "Supongo que se podría decir que tú y Lexie tienen algo en común con él.
Cuando estaban juntos en la escuela secundaria, Rick era estudiante de último año cuando
Lexie era estudiante de segundo año ... ella lo rechazó para una cita. Bueno, él no lo haría.
No acepto un no por respuesta, así que básicamente lo aplastó en el salón principal ". Ella
sonrió. "Probablemente nunca hubiera sabido nada al respecto, pero la suspendieron de la
escuela durante tres días, su padre simplemente se rio". Hizo una pausa, tratando de ordenar
sus pensamientos. "Estaba bastante molesto al principio, hasta que el consejero de la escuela
me llamó y me explicó. Tuvieron que suspenderla por pelear, ya que esa era la regla, pero se
aseguraron de que no se perdiera nada importante en clase. Creo que apreciaron que alguien
finalmente se había enfrentado a Ricky ... era un matón en esos días ".Cerró los ojos por un
momento. "Pobre Lexie ... siempre ha buscado una excusa para vengarse de ella. Sin que lo
atrapen, de todos modos".
Amanda asintió. "Eso explicaría por qué me envió aquí hoy. Se suponía que debía
reunirme con 'L. Walters' para discutir la venta del rancho; dijo que estaban cansados de la
ganadería". Ella apretó los puños. "Esa rata ... debería ..."
Martha se puso de pie junto a la joven enojada. "Ahora, ahora querida." Frotó su mano
suavemente en la espalda de la niña. "Todo salió bien, ¿no?" Aparte del pobre niño que casi
muere en un arroyo inundado.
Amanda respiró hondo para tranquilizarse. "Tienes razón. Probablemente nunca te
hubiera conocido a ti oa Lex de otra manera, así que tal vez debería llamarlo y agradecerle".
Ella sonrió con una mueca casi malvada. "¿No torcería eso sus pantalones cortos?"
El ama de llaves la abrazó. "¡Oh, ciertamente lo haría! ¡Me encantaría ver su cara!" Ella
se puso seria. "Desafortunadamente, los tres estamos atrapados aquí hasta que el clima se
aclare lo suficiente como para comenzar a reconstruir ese puente, o el arroyo descienda lo
suficiente para cruzar".
La joven devolvió el abrazo de Martha. "Bueno, al menos estamos secos y seguros". Se
puso de pie y tomó la ropa doblada. "Voy a guardar esto por ahora." Ella sonrió. "Estoy
bastante cómodo con mi atuendo actual". Ella se dirigió hacia la puerta. "Pero por favor,
avíseme si hay algo que pueda hacer para ayudar por aquí. Me siento mal de que esté haciendo
todo el trabajo".
Martha regresó al fregadero. "Si puedes mantener a Lexie ocupada sin que ella me vuelva
loco, lo consideraré un trato justo". Volvió a meter las manos en el agua, se volvió y miró
por encima del hombro. "Trate de mantenerla quieta el mayor tiempo posible. Realmente me
gustaría que esas costillas tuvieran al menos un poco de tiempo para curarse correctamente".
Amanda suspiró y puso sus ojos verde niebla. "Lo intentaré. Pero ella parece del tipo
que no le gusta quedarse quieta."
El ama de llaves se rio. "¡Mercy! ¡Tienes su número! ¡Ahora shoo! Ve a descansar un
poco, ¿de acuerdo?"
La rubia asintió. "Lo haré. Nos vemos más tarde", y se dirigió hacia las escaleras.

R
Amanda caminó de puntillas hacia el dormitorio en caso de que Lex todavía estuviera
durmiendo. Decidió ver a la mujer herida y luego preguntarle a Martha si había una
habitación o un sofá que pudiera usar. Se asomó por la puerta y miró hacia la cama vacía.
¿Cama vacía? Caminó el resto del camino hacia adentro. Ahora, ¿dónde podría estar ella?
La puerta del baño se abrió y un Lex ligeramente húmedo entró lentamente en el
dormitorio.
"¿Qué crees que estás haciendo?" Preguntó Amanda, acercándose a la mujer alta. Lex
tenía una toalla alrededor de su cuello y vestía calzoncillos con un camisón azul descolorido;
similar al que había estado usando antes.
"¿Eh?" Se acercó a una de las sillas frente al fuego y se sentó con cautela. "Oh ... bueno,
me sentí un poco sucio después de nadar en el arroyo y el baño de barro, así que pensé en
tomar un baño de verdad". Al ver la chispa en los vibrantes ojos verdes de Amanda, se
apresuró a explicar. "No te preocupes, fui muy cuidadoso ... ni siquiera mojé mi vendaje".
Vaya, esos ojos seguro brillan cuando está enojada. Lex parpadeó, ¡ espera un minuto! No
vayas allí, chica Lex.
Amanda se sentó en la silla frente a Lex. "Lo siento ... pero Martha me pidió que te
vigilara, y no quería que pasara nada en 'mi reloj'". Ella sonrió. "Te ves mucho mejor que
antes". Oh, sí ... ¡ella! Whoa, ¿de dónde vino ese pensamiento?
Lex se reclinó en la silla con un suspiro silencioso. "Sí, es increíble lo que el agua tibia
y el jabón pueden hacer por una persona". Miró el reloj del manto. "Se está haciendo un poco
tarde. Y tú te ves un poco cansado". Se puso de pie lentamente y respiró hondo. "Vamos.
Vamos a meterte." Ella sonrió y le ofreció la mano a la joven rubia, quien se sonrojó ante su
elección de palabras.
Deja eso, Amanda, ¡no quiere decir nada con eso! No tomó la mano de Lex, pero se paró
a su lado y sonrió. "Está bien, apúntame hacia el sofá." Amanda siguió a la mujer alta fuera
del dormitorio y hasta la habitación al otro lado del pasillo.
Lex sonrió y accionó el interruptor de la luz. "Aquí está la habitación de invitados.
Acabamos de terminar de remodelarla, así que eres nuestro primero ..." sonrió, "invitado".
Amanda caminó distraídamente detrás de ella hacia la habitación con asombro. Casi
igual al tamaño de la habitación de Lex, lo único que faltaba era la chimenea. Una gran cama
de latón estaba apoyada contra una pared. Las paredes laterales tenían dos grandes ventanales
con asientos de colores, las almohadas a juego con la colcha de flores brillantes. Una esquina
tenía una sala de estar completa con una pequeña estantería cubierta con libros.
Lex se rio de la expresión de Amanda. "¿Qué? No es tan malo, ¿verdad?"
La mujer más joven le dio una palmada en el brazo. "¿No tan mal? ¿Estás bromeando?
¡Es increíble!" ella sacudió su cabeza. "¿Tú hiciste la decoración?"
Esto provocó otra risa de la mujer alta. "Oh, sí, claro. No". Condujo a Amanda hasta una
puerta al otro lado de la cama. "Has visto mi habitación. Esto fue todo lo que hizo Martha."
Abrió la puerta de un baño más modesto, pero con el mismo tipo de ducha que la de ella.
"Debe haber todo lo que puedas necesitar aquí ... Martha siempre es muy minuciosa".
Amanda se dio la vuelta y miró a los ojos azules claros de Lex. "Gracias ... No creo que
sea capaz de decirlo lo suficiente. Me salvaste la vida, me llevaste a tu casa y me cuidaste.
No sé cómo lo haré nunca. volver a pagarte." Agarró las manos de Lex y las apretó
suavemente.
Lex miró hacia abajo y se perdió en esa mirada verde. "No me debes nada. Me alegro de
haber estado allí". Se inclinó y le dio un suave beso en la frente a la joven. "Ahora intenta
dormir un poco. Te veré por la mañana". Se volvió y salió de la habitación, cerrando la puerta
silenciosamente detrás de ella.
Amanda abrió los ojos. ¡Guauu! Se pasó una mano temblorosa por el pelo.
¿Y se supone que podré dormir después de eso? Ella suspiró y luego entró al baño. Se
cepilló los dientes con el cepillo de dientes nuevo que había en el armario y volvió al
dormitorio. Caminando hacia la puerta, Amanda la abrió y miró al otro lado del pasillo. La
luz ya está apagada. Supongo que uno de nosotros dormirá un poco esta noche. Regresó a la
cama y se arrastró bajo las sábanas limpias. Momentos después, Amanda se quedó
profundamente dormida.

R
Estaba oscuro y hacía mucho frío. Podía escuchar un rugido acercándose, pero por
alguna razón sus piernas no se movían. Cada vez más cerca, ahora podía sentir algo
sujetándola ... ¡¡¡Noooo !!! El agua comenzaba a lamer sus pies, el rugido se hacía cada vez
más fuerte. ¡¡Ayuda!! ¡No puedo liberarme! La correa que la sujetaba en su lugar pareció
apretarse más ... el agua ahora subía por sus muslos y seguía subiendo. ¡¡Por favor, ayúdame!!
El agua fría y sucia hasta la barbilla ahora ... la banda apretándose alrededor de su pecho ...
No puedo respirar ... ¡¡¡NOOOOO !!!
Amanda se incorporó de un tirón, gritó y se encontró envuelta en fuertes brazos. "Shhh
... estás bien." Una voz baja murmuró en su oído. Manos cálidas le acariciaron la espalda con
dulzura.
"¿Qué ...?" Parpadeó y abrió los ojos, sorprendida de ver a Lex sentado en su cama.
"Está bien ... estabas llorando." La mujer mayor se apartó. "Debe haber sido una increíble
pesadilla". Su cabello oscuro estaba desordenado y tenía una sonrisa gentil en sus labios.
Amanda respiró temblorosa. "S..s ... lo siento." Las lágrimas silenciosas comenzaron a
caer de sus ojos verde brumoso. "Estaba oscuro ... no podía soltarme ... el agua ..." comenzó
a sollozar.
"Oye, está bien." Lex la tomó de nuevo en sus brazos y comenzó a mecerla lentamente.
"Shhh ... estás a salvo ahora."
La joven se aferró a Lex como si fuera un salvavidas, y los sollozos ahogados ahora
atormentaban su cuerpo. La mujer alta comenzaba a sentir dolor en las costillas, pero se
negaba a dejar ir a la angustiada mujer. Esto se siente tan bien ... Ella comenzó a tararear
suavemente, todavía meciendo suavemente a Amanda.
Poco después, los sollozos de Amanda se calmaron. Estaba medio dormida, disfrutando
del suave toque de la mujer mayor. De repente se dio cuenta de lo fuerte que estaba y poco a
poco aflojó su dominio. "Gracias." Ella inhaló, respirando profundamente. "Yo ... no sé lo
que me pasó. No he tenido una pesadilla desde que era un niño". Se apartó de Lex, sintiendo
una sensación extrema de pérdida por el acto. Para compensar, tomó las dos manos de la
mujer morena y las sostuvo sin apretar.
Los ojos azules se clavaron en los de ella, casi asombrosos por su intensidad. "Tuviste
una experiencia bastante dura hoy; cualquier persona normal tendría pesadillas. Añádele a
eso el nudo en la cabeza, estás durmiendo en una cama extraña, no puede ser fácil para ti".
Ella apretó suavemente las pequeñas manos que tenía entre las suyas.
Amanda logró sonreír ante eso. "Al escucharlo así, no me siento tan mal ahora".
Consolándose en la fuerza de las manos callosas que sostenía. "Lamento haberte despertado."
Pudo ver un destello de dolor en esos ojos increíbles. "¿Estás bien?"
Lex sonrió. "Bien ... ¿estás mejor ahora?" No parecía poder apartar la mirada de esos
ojos confiados. Podría mirarla para siempre. Ella parpadeó.
¿Eh?
Amanda notó la mirada vidriosa en el rostro de la mujer mayor. "Oye." Blue volvió a
concentrarse en ella. "Déjame ayudarte a volver a la cama." Se puso de pie y jaló a Lex con
ella. "Además", se tocó la tirita de la sien, "me vendría bien un par de aspirinas más".
Siguiendo un impulso, atrajo a la mujer alta a un suave abrazo. "Gracias, de nuevo. Parece
que siempre me sacas de lugares aterradores".
Lex le devolvió el abrazo. Oh, podría volverme adicto a esto muy fácilmente. Ella se
separó del abrazo lentamente. "Me alegro de poder servirle, señora." Inclinó un sombrero
imaginario y le guiñó un ojo.
La pequeña rubia se rio. "Estás loco." Envolvió un brazo alrededor de la cintura de Lex
y se dirigió hacia la puerta. "Vamos a conseguir que escondido en ..."
Se abrieron paso a través de la puerta y cruzaron el pasillo con facilidad. Amanda llevó
a su compañera a la cama y colocó sus manos sobre los anchos hombros. "Abajo vas."
Empujó suavemente y la mujer alta se sentó en la cama.
"Esto no es realmente necesario, sabes." Pero incluso mientras decía esto, Lex permitió
que Amanda levantara las piernas y luego cubriera su cuerpo con la sábana y el edredón.
"¿Me vas a contar una historia también?" una sonrisa se deslizó por su rostro.
Amanda le dio una palmada en el brazo. "Solo si quieres que lo haga." Se sentó en el
borde de la cama junto a Lex. "¿Cualquier solicitud?"
Varias solicitudes pasaron por la mente de la mujer de cabello oscuro, ninguna de las
cuales pudo ser expresada sin avergonzar a su 'enfermera'. Ella se aclaró la garganta. "Sí ...
ve por tu aspirina."
Amanda se rio y luego se puso de pie. "Buena idea." Palmeó una pierna cercana. "Vuelvo
enseguida." Entró al baño y Lex pudo escuchar el sonido del agua llenando un vaso. Una
breve pausa, luego más agua corriendo. Amanda salió del baño con un vaso de agua en una
mano. "Yo tuve la mía", abrió la otra mano y le dio a Lex dos tabletas blancas, "y aquí está
la tuya".
Lex arqueó una ceja, pero aceptó la oferta sin quejarse. Palmeó la cama del otro lado de
ella. "Si me vas a contar una historia, mejor ponte cómodo". Tenía la sensación de que la
mujer más joven todavía estaba temblorosa por su pesadilla y estaba decidida a ayudarla.
Amanda se sonrojó, pero caminó y se arrastró hasta el otro lado de la cama. Ella rodó
sobre su costado y apoyó la cabeza en una mano levantada. "Está bien, ¿qué historia quieres
que cuente?"
Lex volvió la cabeza y miró la cara divertida frente a ella. "Oh, no sé ..." parecía estar
pensando mucho. "¿Qué tal un recuerdo feliz de la niñez? Ya sabes, ¿algo para distraerte de
lo que pasó hoy?"
La rubia sonrió, conmovida porque su nueva amiga estaba tratando de ayudarla a superar
sus pesadillas. Se volvió de espaldas. "Puedo hacer eso. Cierra los ojos, ahora ... ¿de qué
sirve un cuento antes de dormir si tus ojos no están cerrados?"
La otra mujer se rio entre dientes, luego se estiró y apagó la luz de la mesilla de noche.
"Está bien, estoy listo." Cerró los ojos y sonrió.
Amanda respiró hondo y luego lo soltó lentamente.
El verano antes de que Amanda cumpliera dieciséis fue uno de los mejores que pudo
recordar. Comenzó como cualquier otro verano, con sus padres viajando a Europa, su
hermana mayor Jeannie yendo a un campamento de la iglesia y ella fue a Somerville para
quedarse con los padres de su padre. Siempre tuvo la opción de viajar con sus padres o incluso
ir de campamento, pero realmente disfrutaba los veranos que pasaba con Jacob y Anna Leigh.
Al día siguiente de su llegada, los tres empacaron un almuerzo campestre y subieron al
suburbio de Jacob. Aunque Amanda y Anna Leigh suplicaron, él de buena gana se negó a
revelar su destino. La curiosidad estaba a punto de matarlos a ambos, especialmente porque
estaban tirando de un gran remolque de plataforma detrás del suburbano. Dos horas más
tarde, se salieron de la carretera principal y diez minutos después se detuvieron en una puerta
de aspecto oxidado.
"Peanut, ¿te importaría salir y abrir la puerta, por favor?" Jacob sonrió a su nieta.
Amanda saltó rápidamente del vehículo para cumplir sus órdenes. "¡Claro, abuelo!"
Ella abrió la puerta y él le indicó que volviera a subir al vehículo. "¡Vamos! Lo
cerraremos cuando nos vayamos."
Corrió de regreso a la camioneta y se subió. Se abrochó el cinturón, "¡Listo, capitán!"
ella saludó.
Jacob se rio y atravesó la puerta. El camino serpenteaba a través de un pequeño matorral
de árboles, que pronto se abrió a una vieja granja abandonada.
Las malas hierbas y los arbustos silvestres habían crecido alrededor de la vieja casa, que
parecía como si hubiera estado abandonada durante siglos. Dos pisos y medio, la mayoría de
las contraventanas estaban en el suelo y todas las ventanas habían sido tapiadas hace algún
tiempo. A Amanda le encantó.
"Oooh, abuelo Jake ... ¿de quién es esta casa?" gritó, con el rostro pegado a la ventana
para tener una mejor vista.
Anna Leigh habló. "Sí, cariño. Por favor. ¿Por qué estamos aquí?" Ella se acercó y le
estrechó la mano.
Jacob se llevó la delicada mano de su esposa a los labios y la besó suavemente. "Pronto
mi amor." Él meneó las cejas en broma.
Ella sonrió y le devolvió la mirada con una propia, llena de amor. "Está bien, granuja.
Sabes que nunca podría resistir esa mirada." Ella se inclinó y lo besó en los labios. "¡Pero
será mejor que digas los frijoles pronto!"
Sonrió y se volvió hacia Amanda en el asiento trasero. "Bueno, ¿qué dices, Peanut?
¿Quieres ir a explorar?"
La joven se rio de emoción. "¿De verdad, abuelo?" alcanzó la manija de la puerta.
"¿Crees que a los dueños les importaría?" ella salió del camión antes de que él pudiera
responder.
Jacob salió de la camioneta y caminó hacia el lado del pasajero, abriendo la puerta para
su esposa. Extendió una mano a la gentil mujer y la sacó con amor del camión. "No lo sé.
¿Quieres preguntarles?" Sostuvo la mano izquierda de su esposa y extendió su mano derecha
a su nieta, quien inmediatamente la agarró con fuerza.
Amanda lo miró con seriedad. "Creo que deberíamos, ¿no es así, abuela?" Miró a Anna
Leigh, que sonrió.
Su cabello castaño rojizo con mechas grises brillaba bajo el sol de verano. Jacob miró a
su esposa y sintió un nudo en la garganta. De mediana estatura y brillantes ojos verde pálido;
tenía el mismo aspecto que cuando se casó con ella hace cuarenta años. Y nunca la he amado
más. Luego volvió su mente a la conversación.
"Eso sería lo responsable, Mandy." Anna Leigh miró a Jacob, que la miraba con un amor
indisimulado escrito en todo su rostro fuerte. Los años habían sido buenos para su marido.
Su alto cuerpo todavía era delgado y su cabello ondulado estaba ligeramente salpicado de
gris. Sus manos, las de un carpintero, eran ásperas con callos y fuertes, pero oh, tan gentiles
con ella. Y su sonrisa aún puede derretir mi corazón.
Jacob miró a Amanda y notó lo mucho que se parecía a su abuela. Pronto romperá
algunos corazones. Suspiró para sí mismo. "Está bien, entonces. ¿Por qué no pides permiso?"
Amanda lo estudió con un ceño confuso. "Claro, abuelo. ¿Dónde está el dueño?"
Jacob dejó de caminar y se volvió hacia Amanda, soltando la mano de Anna Leigh. Se
inclinó profundamente ante la joven. "A su servicio, Milady."
Amanda se rio y su esposa jadeó. "¿Eres dueño de esto, Jacob?" Anna Leigh negó con
la cabeza. "¿Desde cuándo?"
Jacob tomó su mano de nuevo y tiró de ambos hacia la casa en ruinas. "Oh, hace un mes.
¿Te acuerdas de Alistair Tucker?" preguntó mientras caminaban.
Anna Leigh pensó por un momento. "¿No era él el caballero para el que hiciste esos
gabinetes y el escritorio a juego hace años? Recuerdo que nunca pudo dejar de elogiar tu
trabajo, ¿no falleció recientemente?"
Su esposo asintió. "Sí, lo hizo. De todos modos, cuando hice esos gabinetes, él no tenía
suficiente dinero para ellos en ese momento, pero los necesitaba para su negocio. Le dije que
no se preocupara por eso, que podía pagar cuando estuviera". poder."
Anna Leigh lo detuvo. "Pero lo pagó hace algún tiempo, ¿no?"
Jacob le apretó la mano. "Sí, amado, lo hizo. Pero como no tenía familiares
sobrevivientes, su abogado dijo que quería dejarle todo a alguien que conocía, en lugar de
que se lo llevara al estado. Así que", los condujo por los escalones hacia el antiguo porche,
"Estás mirando al orgulloso propietario de 'Tucker Estates'".
Amanda, que había estado absorbiendo estos hechos en silencio, finalmente habló. "¡Eso
es genial, abuelo!" Miró alrededor del porche mientras Jacob soltaba sus manos y sacaba una
llave del bolsillo. "Apuesto a que este lugar fue realmente hermoso en un momento", dijo, su
imaginación devolvió la antigua casa a su antigua gloria.
"Estoy seguro de que lo fue, Peanut." Él estuvo de acuerdo, destrabó la puerta y la abrió
de par en par. Jacob se inclinó dentro de la puerta y sacó tres linternas que funcionaban con
pilas. "Bueno, bueno ... ahora, ¿cómo crees que llegaron aquí?" Encendió las tres linternas y
le dio una a Anna Leigh y Amanda. "No podemos explorar muy bien en la oscuridad ahora,
¿verdad?" se rio de las miradas gemelas de sorpresa en los rostros de su compañero.
"¡Eres un astuto, Jacob Wilson Cauble!" Anna Leigh le dio una palmada juguetona en el
brazo.
Amanda le tocó el otro brazo. "Tengo que estar de acuerdo con la abuela en esto", se rio.
"¿Crees que es seguro mirar arriba?" ella le preguntó.
"Claro, Peanut. Ya he recorrido toda esta casa y no hay nada aquí que pueda lastimarte.
¡Diviértete!" él le revolvió el pelo. Subió las escaleras riendo.
Después de que los tres hubieron explorado la casa vieja de arriba abajo, Anna Leigh
tomó la canasta de picnic y una manta grande del suburbano, y todos se sentaron bajo un
enorme roble en el patio trasero.
Amanda terminó con su almuerzo, estaba acostada boca abajo, sus manos sosteniendo
su cabeza y sus piernas pateando suavemente hacia adelante y hacia atrás. Estaba mirando
distraídamente a la distancia cuando algo llamó su atención. "Oye, abuelo Jake, ¿qué es ese
edificio de allí?"
Jacob miró en la dirección que apuntaba su dedo. "No estoy seguro, Peanut... parece una
especie de granero".
La joven se levantó de un salto emocionada. "¿Quieres decir que aún no lo has
'explorado'?"
Su abuelo se rio y se puso de pie. "No ... es territorio por descubrir." Le ofreció una mano
a su esposa aún sentada. "¿Le gustaría unirse a nosotros en nuestra búsqueda de las aguas
desconocidas, Milady?"
Anna Leigh aceptó amablemente su oferta con una reverencia. "Pero por supuesto,
Milord. ¡Adelante, Lady Amanda!" Los tres se rieron y caminaron hacia la estructura con las
manos unidas.
La llave que abría la casa también funcionaba para el granero, por lo que Jacob no tuvo
problemas para abrir las enormes puertas dobles. Amanda estaba detrás de él, sus manos
descansando suavemente en su espalda. "¿Qué te pasa, Peanut? ¿Tienes miedo?" se rio entre
dientes.
Ella le dio unas palmaditas en la espalda. "¡Oye, puedo ser aventurero, pero no soy
estúpido!" proclamó, mirando a su abuela en busca de apoyo.
La sonrisa de la dulce belleza se ensanchó. "¡Eso le dice, Mandy!"
"¡Genial! Ahora me superan en número". Su marido refunfuñó afablemente. Abrió
lentamente las pesadas puertas. El interior consistía en una habitación enorme con piso de
tierra: estantes cubiertos de basura se alineaban en las tres paredes y más parafernalia colgaba
del techo. En el centro de la habitación había un objeto grande cubierto con una lona
polvorienta. Los tres 'aventureros' entraron lentamente, cada uno mirando el enorme bulto.
Amanda se acercó de puntillas a la lona como si fuera una criatura grande que
simplemente estuviera durmiendo. que tenía miedo de molestar. Mientras se acercaba para
levantar el borde de la lona y mirar por debajo, Jacob se coló detrás de ella y le dio un golpe
en las costillas.
"¡¡Cuidado!!" gritó, mientras ella saltaba hacia atrás y gritaba.
"¡¡¡Aaaaaaahhh !!!!" Casi saltó a sus brazos, cuando él y Anna Leigh casi se
derrumbaron de la risa. "¡Ooooh, te atraparé por eso!" Amanda gruñó y luego se echó a reír.
"Lo siento, Peanut ... te veías tan intenso mientras te acercabas sigilosamente a esa cosa."
Jacob tuvo que secarse las lágrimas de los ojos.
"Eso realmente no fue agradable, Jacob", reprendió Anna Leigh, "¡Pero fue bastante
divertido!" ella estaba conteniendo su estómago de reírse tan fuerte.
Envolvió a Amanda en un gran abrazo. "Vamos, cariño, desenvolvemos este 'monstruo'".
Su nieta le devolvió el abrazo y luego se movió al otro lado, agarrando la esquina frontal
de la lona. Lentamente retiraron la cubierta y, una vez que el polvo se asentó, la 'bestia' fue
descubierta.
Jacob silbó. Era un techo duro Mustang 1967, en un estado parcial de restauración. El
cuerpo parecía estar libre de óxido y abolladuras, y pudo ver dónde alguien había comenzado
a lijar y alisar la superficie para pintar.
Estaba asentado sobre bloques y los neumáticos se colocaron en la parte superior del
automóvil para evitar que se pudrieran.
Amanda miró por la ventanilla del conductor. "Oye, abuelo Jake ... ¡no hay asientos
aquí!" abrió con cuidado la puerta, medio asustada de que se le cayera en las manos. "¡Mira!
¡La llave todavía está en el encendido!"
Jacob abrió la puerta del pasajero para que él y Anna Leigh pudieran mirar dentro.
"Bueno ..." sonrió al ver el rostro emocionado de su nieta, "iba a usar el remolque para llevar
algunos de los muebles viejos a mi tienda y renovarlo". Palmeó suavemente la parte superior
del coche. "¿Pero por qué no le ponemos las llantas a esta bebé y la llevamos a casa? Tal vez
podamos trabajar juntos en ella este verano. ¿Qué dices, Peanut?"
Amanda corrió alrededor del auto y casi lo derriba con su abrazo. "¿Lo dices en serio,
abuelo? ¿Podríamos trabajar juntos?"
Le revolvió el pelo y se rio. "Por supuesto, cariño. Creo que sería un proyecto divertido
para los próximos veranos". Se volvió hacia su esposa. "¿Y bien? Tienes un voto en esto
también ... ¡usaremos tu garaje!" le guiñó un ojo.
Amanda la miró con ojos llenos de sentimiento. "¿Podemos, abuela? ¿Usar tu garaje,
quiero decir? ¡Prometo mantenerlo limpio, honestamente!" se mordió el labio inferior,
esperando el veredicto.
Anna Leigh pareció reflexionar mucho sobre el asunto. "Hmmm ... ¿esto significa que
no quieres ayudarme en mi oficina este verano, Mandy?" Ella no pudo evitarlo. Tenía que
burlarse un poco del niño.
Amanda ladeó la cabeza pensativa. "No, en absoluto. Todavía podría ayudarte durante
la semana, y luego ¿tal vez el abuelo y yo podríamos trabajar en el auto el fin de semana?"
miró esperanzada a su abuelo.
Ambos adultos se echaron a reír. "Oh, cariño ..." Anna Leigh jadeó, "¡Eres tan preciosa!
¡Por supuesto que nos llevaremos el auto a casa!" Apenas pudo pronunciar las palabras
cuando Jacob la levantó y la hizo girar por la habitación. "¡Jacob! ¡Detente en este instante!
¡Te vas a lastimar!" Pero ella se reía todo el tiempo.
Amanda miró con una gran sonrisa. Sus abuelos fueron los mejores. Siempre estaban
actuando así ... Y le dolía el corazón de tristeza, que sus propios padres no tuvieran este tipo
de amor. Oh, se preocupaban el uno por el otro, en cierto modo; simplemente no eran tan
demostrativos como la maravillosa pareja frente a ella. Esta fue la definición de amor. Quizás
algún día encuentre a alguien que me haga sentir así ... espero ...
Amanda miró a Lex, que se había quedado dormida al final de su historia. Sí, tal vez
encuentre a esa persona ... Entonces cerró sus propios ojos y soñó con sus abuelos, autos
viejos polvorientos y días frescos de verano.

R
Lex se despertó a la hora habitual. Solo una vez, desearía que mi alarma interna se
pospusiera. Todavía estaba oscuro afuera, la tormenta de anoche se había calmado a una
lluvia más pacífica esta mañana. Con cautela respiró hondo, complacida cuando solo sintió
un dolor, y no los dolores agudos y punzantes de anoche. Lex volvió la cabeza y vio que
Amanda aún dormía tranquilamente a su lado. Me alegro de haber superado las pesadillas y
haber podido dormir bien por la noche. Aprovechó la oportunidad para estudiar a esta dulce
joven. El rostro de Amanda era aún más juvenil mientras dormía: apenas parece lo
suficientemente mayor para conducir. Ella sonrió. Una vez más, la pequeña rubia se acercó
durante la noche y agarró el brazo de Lex. Suavemente soltó la mano y luego se levantó de
la cama. Lex entró silenciosamente en el baño y cerró la puerta. Bien podría dejarla dormir
el mayor tiempo posible. Se lavó la cara y se cepilló los dientes, luego bajó las escaleras.
Martha ya se había levantado también, dando vueltas por la gran cocina.
Lex esperó hasta que estuvo directamente detrás de la mujer mayor. "Buenos días,
Martha."
"¡Maldita sea, Lexie!" se dio la vuelta, con una mano cubriendo su corazón. "¡Vas a ser
mi muerte uno de estos días!" Pero ella estaba sonriendo, levantó la mano y ahuecó la mejilla
de la mujer alta. "¿Cómo te sientes esta mañana, cariño?" A decir verdad, había estado un
poco preocupada anoche.
Por el aspecto que tenía Lex, tenía medio miedo de sufrir una hemorragia interna. Pero
el joven ranchero se veía bien esta mañana. De hecho, se ve mejor que en mucho tiempo,
reflexionó.
Lex se cubrió la mano de la cara con una de las suyas. La mujer mayor le era tan querida.
Me pregunto si ella se da cuenta de eso. Tal vez debería decirle ...
Martha Rollins había sido la única figura materna que Lex podía recordar realmente.
Tenía un breve recuerdo de una hermosa mujer de cabello oscuro sentada al piano en el salón,
cantándole mientras se sentaba a su lado en el banco del piano. Pero esta mujer ... esta mujer
la crio. Limpió sus rodillas raspadas, la azotó con una cuchara de madera cuando se portaba
mal y escuchó sus esperanzas y sueños cuando era niña.
Recordó cuando tenía unos ocho o nueve años, y el ama de llaves acababa de abrazarla
mientras lloraba por las crueles bromas que había recibido en la escuela. Martha se secó
suavemente las lágrimas cuando Lex preguntó inocentemente: "¿Por qué no tengo una mamá
como los otros niños? ¿Soy tan mala?"
La mujer regordeta estuvo a punto de llorar. "Oh no, dulce niña, no tuviste nada que ver
con la muerte de tu querida mamá. Dios solo la necesitaba, eso es todo".
Esos grandes ojos azules miraron los de ella y le preguntaron: "¿Por qué no puedes ser
mi mamá?"
Martha abrazó al niño con fuerza. "Bebé, desearía estarlo." Besó al niño en su oscura
cabeza. "Te amo como si fueras mío, y siempre lo haré ... ¡es una promesa!"
Esto pareció hacer feliz a la niña, y se inclinó y besó una amplia mejilla. "Yo también te
amo, Martha." Luego se bajó del regazo del ama de llaves llorosa y salió corriendo para jugar.
Lex rodeó con sus largos brazos a la sorprendida ama de llaves. "Sabes, Martha, no creo
que te haya dicho últimamente que te amo ..." sintió que la mujer mayor tomaba una
respiración profunda y luego le devolvía el abrazo. "Gracias por estar aquí para mí. Te amo,
ya sabes". Se inclinó y besó la cabeza canosa. Lex se echó hacia atrás, viendo lágrimas
brotar en los profundos ojos marrones de Martha. "Entonces ... ¿es ese café recién hecho que
huelo?"
La mujer mayor le dio unas suaves palmaditas en el estómago. "Por supuesto, sírvete
cariño." Y luego se apresuró hacia la estufa para comenzar el desayuno.
Amanda se despertó poco tiempo después, sintiéndose completamente descansada. Oh
wow ... No puedo creer que me quedé dormido aquí anoche. Espero que a Lex no le importe.
Miró alrededor de la habitación y la mujer mayor estaba visiblemente ausente. Ahora,
¿adónde se ha ido? Luego, el aroma del café y las salchichas asaltó sus sentidos. ¡Ah-ja!
¡Creo que sé dónde podría estar! Salió de la cama y caminó por el pasillo, yendo directamente
al baño para lavarse la cara, cepillarse los dientes y peinarse.
Sintiéndose más humana ahora, Amanda corrió escaleras abajo, siguiendo los tentadores
olores del desayuno. En la cocina, Lex estaba sentado en una pequeña mesa redonda,
hablando con Martha, que estaba ocupada en la estufa. "¡Buenos días!" Amanda gorjeó,
caminando hacia el mostrador donde estaba la cafetera.
Martha se dio la vuelta y sonrió. "Buenos días, querida. Las tazas están en el armario
encima de la cafetera". Adivinando correctamente la búsqueda de la joven rubia. "¿Estás listo
para el desayuno? Espero que te gusten los huevos revueltos, las salchichas, las galletas y la
salsa". Ella sonrió ante la mirada de sorpresa de la niña. "Estaba a punto de enviar a Lexie a
buscarte." Se dio la vuelta y reanudó su cocina.
Amanda llenó su taza y se inclinó sobre ella con un suspiro. "Mmmm ... eso huele genial.
¿Hay algo que pueda hacer para ayudar?"
Lex arqueó una ceja, esperando que la mujer mayor atacara. Uh-oh ... debería haberle
advertido sobre lo territorial que es Martha en su cocina.
Pero para su completo asombro, el ama de llaves sonrió. "Bueno, puedes conseguir los
platos y cubiertos que están en el mostrador y llevarlos a la mesa para mí, si quieres". Se
volvió hacia la estufa, ignorando deliberadamente los ruidos de chisporroteo provenientes de
la mesa.
"¿¿¿¿Qué ??? ¡Nunca me dejas ayudarte!" Lex lloró, su tono indignado.
Amanda llevó los artículos solicitados a la mesa, colocando casualmente tres lugares.
"Quizás nunca preguntaste de la manera correcta", bromeó, con una mirada inocente en su
rostro.
Martha se echó a reír y empezó a colocar recipientes de comida sobre la mesa. "Ahora
cálmate, Lexie ... tienes suficiente que hacer por aquí sin ayudarme en la cocina". Una sonrisa
traviesa dividió su rostro. "Además, ¿no recuerdas lo que pasó la última vez que intentaste
cocinar?" Lex se sonrojó y miró en silencio al plato frente a ella.
Amanda miró, encantada por esta nueva faceta de una mujer a la que rápidamente se
estaba encariñando. "¿Oh?"
Lex murmuró algo, pero no miró hacia arriba.
Martha le dio unas palmaditas en el hombro y luego se sentó en la silla junto a ella. "Oh
mi ... eso tuvo que ser ¿qué? ¿Hace doce o trece años?" miró al ranchero en busca de
confirmación.
Lex asintió, queriendo estar en cualquier lugar excepto en esta cocina, en este momento.
Amanda miró a Martha con una mirada curiosa. "Oh, por favor ... comparte." Ella le
sonrió a Lex, quien puso los ojos en blanco con incredulidad.
Todos comenzaron a llenar sus platos cuando Martha comenzó su historia. "Supongo
que la pequeña Lexie tenía quince o dieciséis, entonces." Lex asintió resignado. "Ella quería
hacer algo especial para mí ... Creo que era el Día de la Madre, ¿no es así, cariño?"
Lex respiró hondo y suspiró. "Si..."
Martha sonrió y continuó. "Por qué decidió cocinar, cuando odiaba trabajar en la cocina,
estaba más allá de mí ..."
El objeto de la historia lo interrumpió en silencio. "Pensé que, dado que tenías que
cocinar para todos los demás todo el tiempo, alguien debería cocinar para ti para variar".
El ama de llaves asintió. "Ah, así que eso es ... de todos modos, debe haber pasado la
mitad de la noche aquí, tratando de hacer panqueques." Aquí, se rio entre dientes. "El
pequeño diablillo no pudo encontrar una receta, así que usó una receta de pastel".
Amanda se tapó la boca para no reír, sus ojos brillaban. "Oh no..."
Martha asintió, sonriendo. "Oh, sí ... debe haber usado diez cacerolas diferentes, y había
harina por todas partes".
Aquí Lex trató de ayudar. "Nunca dijeron lo difícil que era mezclar todas esas cosas
diferentes ..." se encogió de hombros. "Pensé que tenías que usar un huevo por panqueque".
Martha se rio a carcajadas. "Para cuando me levanté para preparar el desayuno, el
huracán Lexie había demolido por completo la cocina. Abrí la puerta y me senté en la
encimera tratando de limpiar la masa de los gabinetes, estaba esta aparición en polvo ... se
veía tan triste "
"Estaba tratando de limpiar el lío antes de que te levantaras ..." Lex sonrió, recordando.
"Pero me tomó la mayor parte de la mañana, sabía que papá me iba a azotar por ese lío".
Miró a Martha en busca de confirmación. "Lo convenciste de no hacerlo, ¿no?"
Martha sonrió con cariño, sus ojos empañados. "Sí, lo hice. Rawson nunca entendió por
qué lo hiciste Fue lo más lindo que alguien hizo por mí".
Una mirada de dolor cruzó el rostro del ranchero. Oh, sí, lo hizo. Recordó la
conversación con su padre la semana antes del Día de la Madre.
"Quiero hacer algo especial para Martha por el Día de la Madre, papá". Una ansiosa Lex
le dijo a su padre mientras limpiaban los puestos.
"¿Qué?" dejó caer la pala que estaba usando y se acercó a ella. "¿Por qué?" "Porque
quiero." Ella respondió, confundida. "¿Qué está mal con eso?"
La agarró por los hombros. "¡Ella no es tu madre!" gritó, poniéndose de pie en su cara.
"Ella es en lo que a mí respecta." El desafiante adolescente gruñó en respuesta.
Rawson miró a su hija de cerca. Él mismo no era un hombre alto, de alrededor de cinco
pies nueve, y su chica ya era más alta que él. Debe haberlo obtenido del lado de la familia de
Victoria. La apariencia alta, morena y los ojos azules magnéticos provenían de Victoria.
Lástima que tenga mi temperamento. "¡Ella es la maldita ama de llaves!" la sacudió.
Lex, enojado, se sacudió las manos. "¡No hables de ella de esa manera!"
Él echó el brazo hacia atrás y le dio una bofetada en la cara con fuerza. "No tomes ese
tono conmigo, niña."
Ambos se congelaron. Rawson nunca le había levantado la mano a su hija. Claro, cuando
ella era más joven, una paliza una vez en una luna azul, pero nunca golpeó a ninguno de sus
hijos con ira.
Se llevó la mano a la mejilla, ya se estaba formando un moretón. "No vuelvas a hacer
eso nunca más." Ella susurró, sus ojos cobalto centelleando. "Y", se puso de pie en su cara,
" Nunca hablar de Martha esa manera otra vez, o eso me ayuda ..." se detuvo, todo su cuerpo
temblando, "Yo voy a hacer que te arrepentirás!" se dio la vuelta y salió del granero.
Después de eso, Rawson evitó a su hija, aunque nunca supo si fue por vergüenza por sus
acciones o por miedo a lo que pudiera hacer su testaruda hija. Todo lo que sabía era poco
más de un año después; Rawson Walters dejó el Rocking W y nunca miró hacia atrás.
Lex sintió una mano cálida en su muñeca. "¿Hey, qué pasa?" Amanda pudo ver un
destello de dolor en esos ojos azules, que parpadearon y desaparecieron.
"¿Eh?" Sal de ahí ... eso es historia antigua ... "Lo siento ... supongo que todavía no estoy
completamente despierto". Le dio a la joven una pequeña sonrisa.
Amanda no le creyó, pero lo dejó pasar. "Hmmm ... tal vez deberías volver a la cama,
entonces."
Lex negó con la cabeza y se puso de pie. "No puedo. Tengo que ir al establo y alimentar
a los caballos, llevar un poco de heno al ganado en el campo lejano y luego hacer una revisión
rápida de la cerca". Llevó su plato al fregadero, desafiando a Martha a decir algo.
Martha la dejó llevar su plato al fregadero, sabiendo que la mujer estaba tratando de
hacerla subir. ¡Palo de golf! Debería llevarle mi cuchara ... Entonces notó el rostro de
Amanda. Hmmm ... o tal vez dejaré que este pequeño la cuide. Je.
"¿Qué?" La pequeña rubia saltó de su silla. "¡Deberías estar descansando, no dando
vueltas bajo la lluvia!" Cogió su plato y lo depositó en el fregadero.
Lex la miró con una sonrisa cariñosa. "Estoy bien esta mañana. Además, soy la única
persona aquí que puede hacer todo eso. No quieres que el ganado pase hambre, ¿verdad?"
Amanda se mordió el labio inferior. "Bueno ..." luego negó con la cabeza. "Por supuesto
que no. Pero iré contigo para ayudar ... sin discusiones, ¿de acuerdo?"
La mujer alta se rio. "Está bien ... pero creo que será mejor que los dos nos vistamos
primero. Hace un poco de frío esta mañana". Miró a Amanda críticamente. "Creo que puedo
encontrar algo de ropa que le quede bien, si no le importa usar ropa de niño".
"Oye, si están calientes, no me importa". La mujer más joven se puso las manos en las
caderas. "Siempre y cuando ya no te rías de mí ... ¡No creo que tus costillas puedan
soportarlo!"
Lex negó con la cabeza. "No, no me reiré ... creo que anoche estaba muy cansado." Se
dirigió hacia la puerta y se detuvo. "¿Vienes?"
Amanda miró a Martha, que todavía estaba sentada a la mesa. "Gracias por el desayuno.
¿Estás seguro de que no puedo ayudar con los platos o algo así?"
La mujer mayor hizo un movimiento de espanto con las manos. "No, lárgate de aquí.
Intenta que Lexie se comporte esta mañana. Tengo todo esto bajo control".
Una vez arriba, Lex condujo a Amanda hacia una puerta al final del pasillo. Hizo una
pausa, respiró hondo y luego abrió la puerta. Encendiendo el interruptor de la luz, entró en la
habitación, Amanda justo detrás de ella.
Parecía la habitación de un niño. Había una cama doble contra una pared, una estantería
con modelos de coches y aviones decorándola y un pequeño escritorio con una lámpara de
lectura encima. Las paredes estaban adornadas con carteles de aviones y caballos, y una gorra
de béisbol andrajosa descansaba silenciosamente en un gancho junto a la cama. Amanda miró
a Lex. Ella estaba mirando la gorra, una mirada lejana en sus ojos. Luego negó levemente
con la cabeza y se acercó a la puerta del armario. Sacando unos jeans descoloridos y una
camisa de franela, se volvió hacia Amanda y sonrió levemente.
"Estos deberían quedarte bien. Tienes aproximadamente el mismo tamaño". Ella respiró
hondo. "Sin embargo, no creo que pueda encontrarte zapatos ... Probablemente tendrás que
pagar con los tuyos."
Amanda le dolía el dolor que acechaba en esos ojos azules. "Estos estarán bien. ¿Estás
seguro de que está bien? ¿Yo los estoy usando?" tuvo que evitar estirar la mano y darle un
abrazo a la mujer alta. Se ve tan triste ... Me pregunto por qué. "¿De quién es esa ropa?"
Lex sacó un par de jeans más del armario, junto con varias camisas. Se acercó a una
pequeña cómoda y abrió el cajón superior. Sacando varios pares de calcetines, cerró el cajón,
se acercó a la cama y se sentó pesadamente. "Esta era la habitación de mi hermano menor
Louis". Ella tomó una respiración temblorosa. "Él ... murió hace nueve años".
Amanda corrió hacia la cama y se sentó junto a Lex, agarrando suavemente su mano.
"Lo siento..."
La mujer mayor negó con la cabeza. "Martha todavía limpia su habitación... sé que
debería empacar estas cosas, pero ..." cerró los ojos. "He remodelado completamente todo el
segundo piso de esta casa, pero no me atrevo a destruir ..." su voz se desvaneció en un susurro,
"lo único que me queda de Lou ..." lágrimas silenciosas seguían por su cara.
Ambos se sentaron en silencio durante unos minutos, Amanda simplemente prestando
su apoyo silencioso a Lex, quien se secó la cara con la mano. "Lo siento ... todavía debo estar
cansado de ayer. Normalmente no ..."
Amanda apretó su mano, colocando su otro brazo alrededor de Lex y dándole un pequeño
abrazo. "No te disculpes ... ¿estás seguro de que quieres que use esta ropa? Martha ha
limpiado mi camisa y mis jeans ..."
Lex negó con la cabeza. "No. Estarías más cómodo con estos ... Además, creo que a él
le hubiera encantado haber compartido contigo." Se puso de pie, levantando a Amanda con
sus manos aún unidas. "Vamos ... voy a mostrarte cómo manejar un rancho".
Capítulo 3

"Entonces..." preguntó Amanda, tratando de mantenerse al día con las largas piernas de
Lex, "¿Qué tan grande es tu rancho, de todos modos?" Ella ajustó la capucha en el
impermeable que llevaba, otro "hand-me down", esta vez de Lex.
El ranchero se ajustó el sombrero negro en la cabeza. "Tiene un poco más de mil acres.
Lo he ido construyendo lentamente durante los últimos años". Se volvió para hablar con la
otra mujer, luego se detuvo cuando se dio cuenta de que Amanda estaba unos pasos atrás,
resoplando para alcanzarla. "¿Por qué no me pediste que bajara la velocidad?" Preguntó,
cuando la mujer más joven finalmente la alcanzó.
La pequeña rubia sonrió tímidamente. "No quería molestarte. Solo me forcé un poco
contigo esta mañana." Trató de mirar sus zapatos, pero una mano fuerte le inclinó suavemente
la barbilla hacia arriba.
"No eres una molestia, y con mis costillas así, definitivamente serás de gran ayuda para
mí". Envolvió un brazo amigable alrededor de Amanda. "Vamos. Te presentaré a mis
amigos." Los condujo a un gran granero con puestos a cada lado y una pasarela de cemento
limpio que corría por el medio. Había diez puestos a cada lado, pero solo la mitad de ellos
estaban ocupados.
Lex notó la pregunta tácita en los ojos de Amanda. "He estado tratando de eliminar
gradualmente el ganado, y estoy trabajando para hacer de este un rancho solo para caballos".
Abrió otra puerta, donde se guardaba el pienso.
Amanda la siguió adentro, fascinada por todas las vistas y sonidos a su alrededor. "¿Son
estos todos los caballos que tienes?" preguntó, mientras la otra mujer abría un gran barril y
sacaba un balde lleno.
"Bueno, estos son los caballos de trabajo". Le entregó el cubo a Amanda, tomó uno vacío
y lo sumergió en el barril. "El resto de los caballos están en uno de los pastos lejanos. Traemos
unos pocos a la vez, los partimos y luego los llevamos a la subasta para venderlos". Condujo
a la pequeña rubia de regreso a la parte principal del granero y arrojó su cubo en un
abrevadero frente a uno de los puestos. Amanda señaló al siguiente ocupado, recibió un
asentimiento y siguió su ejemplo. Repitieron este procedimiento hasta que se alimentó a los
diez caballos.
"Está bien, jefe ..." Amanda se sacudió las manos, "¿Qué sigue en la agenda?"
Lex se rio y sacó los guantes del bolsillo del plumero. Comenzó a caminar hacia la parte
trasera del granero, luego abrió una puerta que conducía al exterior. "A continuación",
sostuvo la puerta abierta para su compañero, "vamos al establo de heno y tomamos el
desayuno del ganado y los otros caballos". Señaló otro edificio a unos veinte metros de
distancia.
La lluvia había disminuido a una ligera llovizna cuando llegaron a la gran estructura.
Lex abrió las grandes puertas dobles y esperó a que Amanda siguiera adelante.
"¡Wow! ¡Este lugar es enorme!" Había pilas de fardos de heno que casi llegaban al techo
en algunos lugares, y una gran camioneta azul destartalada estaba sentada sola en el medio
de la habitación. Amanda se quitó la capucha de la cabeza y miró hacia la mujer alta. "¿Ahora
qué?" siguió al ranchero hasta el costado del camión.
Lex se subió al lado del conductor. "Solo déjame hacer una copia de seguridad de esto y
comenzaremos a cargar". El camión cobró vida con estruendo y ella rápidamente lo puso en
reversa y lo hizo rodar lentamente hacia el heno. Una vez que el viejo vehículo estuvo en
posición, tomó otro par de guantes, salió de detrás del volante y se dirigió hacia la parte
trasera. Dejando caer el portón trasero hacia abajo, Lex se subió a la parte trasera y sonrió.
"¿Y bien? ¿Te quedarás ahí toda la mañana, o vas a ayudar?" le arrojó los guantes extra a la
sonriente rubia.
Amanda se puso los guantes y saltó a la parte trasera del camión a su lado. "Estoy aquí
... ¿qué quieres que haga?"
Lex se quitó el plumero y lo dejó sobre el costado de la camioneta, dejándola con una
camiseta azul oscuro. Amanda no pudo evitar notar el juego de músculos a lo largo de su
espalda antes de enderezarse y darse la vuelta. "Necesitamos cargar el camión con fardos de
heno y luego llevarlo al siguiente prado".
Estaba a punto de agarrar una de las balas cuando una mano suave la agarró del brazo.
"¿Crees que es prudente que estés sopesando estas cosas?"
Lex se encogió de hombros. "No hay muchas opciones, Amanda. Con toda esta lluvia,
debemos asegurarnos de que el ganado tenga suficiente para comer. De lo contrario, tienden
a derribar la cerca en busca de algo para masticar". Ella arqueó una ceja hacia la joven. "Y
ya tuve mi cuota de construcción de cercas esta semana".
Amanda sonrió y retiró su mano. "Al menos déjame ayudarte." Agarró el otro lado de la
bala que Lex tenía en sus manos y juntos la subieron al camión. "¿Ves? Eso no fue tan difícil,
¿verdad?"
Lex negó con la cabeza y sonrió. Odiaba admitirlo, pero la joven realmente fue de gran
ayuda. De todos modos, no creo que a mis costillas les agradara que las arrojara como lo
hago habitualmente. "No, pero puede que estés cantando una canción diferente para cuando
terminemos hoy".
Amanda frunció levemente el ceño. "Soy mucho más fuerte de lo que parezco, ¿sabes?"
Cogió otro paquete de heno.
Lex la detuvo con una mano en su hombro. "Lo siento, realmente no quise decir nada
con eso ... solo que no quiero que te lastimes." Parecía un poco perdida. "Realmente aprecio
toda la ayuda ... no creo que pueda hacerlo yo solo hoy".
Amanda se acercó y envolvió su mano alrededor del brazo de Lex. "Yo también lo siento.
Supongo que he pasado tanto tiempo tratando de demostrar mi valía, que ponerme a la
defensiva sobre mi tamaño es una segunda naturaleza ahora. Eres la única persona además
de mis abuelos que realmente ha creído en mí". Cogió el fardo. "Entonces ... ¿vamos a
quedarnos aquí charlando todo el día, o vamos a alimentar a esos animales?"
Lex sonrió y la ayudó a arrastrar la bala hasta la caja del camión.
La lluvia comenzó de nuevo con fuerza después de que descargaron lo último del heno.
Ambos se apresuraron a regresar a la camioneta, dando un gran suspiro de alivio por
finalmente estar fuera del clima. Lex se reclinó en el asiento y cerró los ojos. "¿Cuánto tiempo
más durará esta maldita lluvia?" suspiró, tomándose un momento para recuperar el aliento.
No se lo iba a decir a Amanda, pero sus costillas estaban empezando a molestarla de nuevo.
Amanda se quitó la capucha de la cabeza. "Sé lo que quieres decir. Sigo esperando ver a
los animales comenzar a emparejarse".
La mujer morena sofocó una pequeña risa.”
“Sí ... ya este paso, es posible que queramos reservar un pasaje para nosotros también.
"Volvió la cabeza y abrió los ojos." Gracias de nuevo por toda la ayuda. Probablemente
todavía estaría amontonando heno en el camión si no estuvieras aquí ".
La rubia se sonrojó. "Bueno, pensé que sería mejor empezar a ganarme el sustento de
alguna manera". Ella sonrió. "¿Qué sigue en el programa?" Espero que el almuerzo llegue
muy pronto ... ¡Me muero de hambre! Su estómago debió estar de acuerdo, porque aprovechó
la oportunidad para anunciarse.
Lex le arqueó una ceja. "Bueno ..." dijo arrastrando las palabras, disfrutando del rubor
de su compañero, "iba a sugerir el almuerzo, pero no sabía si tenías hambre o no". Ella sonrió,
mientras el rubor de Amanda se profundizaba. "Además, Martha se enfada un poco si llego
tarde, y no quiero que rompa más cucharas". Se sentó y puso en marcha el camión.

R
Lex y Amanda volvieron a entrar por el vestíbulo, colgaron sus abrigos empapados y la
mujer más alta colgó su sombrero negro empapado también. Se habían enjuagado los pies
afuera, tratando de mantener el lado bueno de Martha. Cuando entraron en la cocina, el ama
de llaves se dio la vuelta y suspiró, con las manos en las caderas. "Estoy tan contenta de que
hayas vuelto, Lexie ... llamó tu hermano, y está algo nervioso ... quiere que lo llames lo antes
posible". Ella sacudió su cabeza. "Ni siquiera pregunté cómo estabas, sólo exigí que
llamaras".
La mandíbula de Lex se apretó. "¿Fue grosero contigo de nuevo, Martha?" recordó la
última vez que vio a Hubert aquí en la casa.
Había ido al rancho por una cosa menor: se sentó en la oficina de Lex y exigió que el
ama de llaves le "trajera" un poco de café. Cuando ella lo trajo, tomó un sorbo y gritó:
"¿Dónde está la crema y el azúcar? ¿No puedes hacer nada bien, vieja?" Desafortunadamente
para él, Lex entró en ese momento. Ella caminó hacia el escritorio y tiró de él por su cuello.
"¡Hijo de puta! ¡Discúlpate antes de que te arranque la cabeza sin valor!" Martha tuvo que
apartarla a la fuerza, o seguramente lo habría hecho.
Martha negó con la cabeza canosa. "No, cariño, no lo estaba. Creo que la última vez lo
asustaste mucho." Miró a Amanda, que parecía un poco confundida. "Vamos, querida.
Ayúdame a poner la mesa para el almuerzo."
Amanda le dio una sonrisa de agradecimiento. "Claro. Solo déjame subir y limpiar un
poco." Volvió a mirar a Lex, quien sonrió y asintió.
"Continúe. Iré a la oficina y quitaré esa llamada telefónica". Vio a la pequeña rubia irse
y sacudió la cabeza. "¿Hubert te dio alguna pista de por qué llamó?"
La mujer mayor se sentó en un taburete cercano. "Sí. No quería meterme en eso mientras
Amanda estaba aquí ... es una cosa tan dulce". Hizo una pausa, ordenando sus pensamientos.
"Dijo que su viejo amigo Rick lo llamó", aquí ella frunció el ceño con disgusto, "y le dijo
que Amanda se quedaría aquí por un tiempo". Hizo una pausa y vio que el ranchero palidecía
de repente. "Aparentemente, la Sra. Cauble lo había llamado para hacerle saber que no estaría
en el trabajo durante una semana más o menos". Podía ver a Lex temblando visiblemente
ahora, luchando contra su ira.
"¿Amanda trabaja para Rick?" apenas hablado.
Martha asintió. "Sí. No ella ..." aquí hizo una pausa. "Oh, es cierto. Estabas dormido
cuando hablamos de eso anoche. Parece que Ricky pensó que sería divertido enviar a Amanda
aquí en una búsqueda inútil."
Eso explica muchas cosas. "Está bien, eso tiene sentido. Me ocuparé de él más tarde."
Ella podría haber sido asesinada por su mezquindad --- ¡Bastardo! "Entonces, ¿cuál es el
problema de Hubert?" Respiró hondo para calmarse.
Martha casi tenía miedo de decir lo que Hubert le había "contado". Pero nunca le había
mentido a Lex y no estaba dispuesta a empezar ahora. “Dijo que no quería que se repitiera el
'fiasco de Linda'. "Ella contuvo la respiración, esperando la erupción. Pero no sucedió.
Cuando Martha miró a Lex a los ojos, vio una silenciosa derrota allí. Oh, no ... por favor, no
te rindas, Lexie ... eso es lo que quiere.
Lex suspiró. "Está bien. Gracias Martha. Lo llamaré y terminaré de una vez." Salió de la
habitación sin decir una palabra más.
Amanda se reunió con ella en el pasillo. "Oye, ¿estás listo para almorzar?"
La mujer mayor se detuvo y se volvió. Estaba pálida y demacrada. "Realmente no tengo
tanta hambre en este momento. Tú y Martha adelante, tengo que llamar a mi hermano". Se
volvió y continuó por el pasillo.
La pequeña rubia la miró con curiosidad. "Bueno." Continuó hasta la cocina, donde
Martha estaba ocupada en la estufa. "¿Martha? ¿Lex está bien?" se acercó al mostrador y
recogió tres platos y algunos cubiertos. "La conocí en el pasillo y no se veía muy bien".
Martha negó con la cabeza. "No querida, no lo es. Ese hermano mayor suyo siempre ha
sido una espina clavada en su costado ... siempre le ha molestado el hecho de que Rawson la
haya puesto a cargo del rancho en lugar de él; después de todo, es siete años mayor que ella
es. Y él siempre la culpa en lo que quiere ".
R
Lex cerró la puerta de la oficina detrás de ella y dejó escapar un profundo suspiro. Bien
podría terminar con esto. Se sentó detrás del pesado escritorio de roble y marcó el número de
la casa de la ciudad.
Ella le había cedido la casa en la ciudad a Hubert hace varios años, lo que hizo que se
mudara completamente del rancho. Realmente no le importaba, ya que todo lo que realmente
le gustaba del rancho era el dinero que le daba. Era mucho más feliz en la ciudad, con todos
sus "amigos", tipos que por lo general pasaban la mayor parte del tiempo acosando a las
mujeres y metiéndose en un plan de "enriquecimiento" tras otro. Y usando el dinero de su
fondo fiduciario que le había dejado su madre, comenzó a remodelar, casi destripando el
segundo piso por completo, convirtiendo su antiguo dormitorio y el de Hubert en una gran
habitación de invitados, y combinando la habitación de arriba con la habitación principal.
También había construido una bonita cabaña justo al lado de la casa principal para Martha,
ya que la mujer mayor se había negado absolutamente a mudarse a la habitación de invitados
(sentía que no era su lugar).y lo cedió junto con veinte acres a la mujer sorprendida (el ama
de llaves se negó rotundamente a más que eso). Hubert se había puesto furioso, nunca le
había gustado la mujer, ya que en su opinión era un reemplazo de su madre, a quien recordaba
con cariño.
Hubert tenía once años cuando Martha vino a trabajar para ellos, asumiendo las tareas
domésticas de Victoria, que se había postrado en cama cinco meses después de su embarazo.
Le molestaba la mujer corpulenta, principalmente porque el joven Lex la adoraba. Y después
de la muerte de su madre, ella se quedó, y Lex se adhirió a las cuerdas de su delantal como
pegamento. Ella trató a la mujer mayor como a una madre, lo que los agravó a él y a su padre
sin fin. El pequeño Louis había adorado a la mujer, llamándola 'Mada' y ella trataba a los dos
niños más pequeños como si fueran suyos.
Lex suspiró mientras esperaba a que Hubert contestara el teléfono. Al cuarto timbre,
finalmente respondió.
"Hubert Walters ..." entonó una voz un tanto nasal.
"Sí, Hubert ... este es Lex. ¿Querías hablar conmigo?" Cogió el abrecartas del escritorio
y empezó a limpiarse las uñas con indiferencia.
"Ya era hora de que llamaras ..." se quejó. "¿O tu 'sirvienta' se olvidó de darte mi
mensaje?" preguntó, tratando de enojarla.
"Sí, Martha me dio el mensaje hace algún tiempo", mintió, "pero estaba ocupada". Dos
pueden jugar este juego, muchacho de Hube.
"¿Ocupado? ¿Haciendo qué? ¿Jugando con tu nuevo pequeño 'amigo'?" se burló. "Eso
es por lo que estaba llamando ... No quiero que vuelvas a arrastrar nuestro apellido por el
barro ..."
Lex agarró el teléfono con un agarre de hierro; juró que casi podía escucharlo gemir bajo
la presión. "Bastardo ..." gruñó.
Hubert se rio sin humor. "¿Cómo se llamaba la putita? ¿Lulu? ... no ... ¿Loretta? ... nah
... oh, sí, Linda! Ese era su nombre, ¿no?"
"Sabes cómo se llamaba, Hubert ... te dejó, ¿no?" Lex no pudo evitarlo.
"Oh, sí ... pero está bien, porque ella jugó para el otro equipo. ¿Fue buena en la cama,
Lex?"
Crujir. Lex miró el abrecartas de acero inoxidable que acababa de doblar por la mitad
con una mano. "Nunca la escuché quejarse, pero no sabrías nada de eso, ¿verdad Hube?"
El hombre mayor se dio cuenta de que había empujado a su hermana hasta donde se
atrevió. "Está bien, está bien. Mira ... no quiero que tu libido te meta en problemas de nuevo."
"¿De qué diablos estás hablando, Hubert?" Lex se puso de pie, buscando algo para tirar.
"Aw, vamos, Lex. Rick me dijo que es una linda. Debe ser 'una' como tú, porque ni
siquiera saldría con él."
Lex se rio. "¡Todo lo que prueba es que tiene buen gusto! ¿Por qué si una mujer no está
interesada, los hombres automáticamente piensan que tiene que ser gay?"
Su hermano no se disuadió tan fácilmente. "Vamos, Lex, la pequeña tarta no socializará
con nadie de la oficina ... simplemente pasa todo su tiempo con esos dos viejos".
Lex vio rojo. "Ahora escúchame, Hubert, no hablarás de ella ni de los Cauble de esa
manera ... son buena gente. Mucho mejor que esa gentuza con la que corres". Ella hizo una
pausa, para dejar que sus palabras penetren en. " Y ", en voz muy baja: "Si me entero de que
incluso pensar mal de cualquiera de ellos, yo voy a hacer que te arrepientas el día en que
naciste ... Ya que consiguió ? "ella colgó el teléfono antes de que pudiera responder. Las
paredes empezaron a cerrarse sobre ella. Tengo que salir de aquí por un tiempo ... Caminó
silenciosamente por el pasillo y salió por la puerta.
R
Se sentaron juntos a la mesa en silencio y almorzaron. Lex estaba visiblemente ausente,
aunque podían escuchar su voz alta retumbando a través de la casa de vez en cuando. Oyeron
pasos en el pasillo y luego un portazo. Ambos se levantaron de la mesa y corrieron hacia la
ventana, justo a tiempo para ver una figura alta caminando rápidamente por el patio. Lex
entró en el establo y unos momentos después se fue de nuevo, esta vez a horcajadas sobre un
hermoso semental bayo. Caballo y jinete desaparecieron rápidamente bajo la lluvia que caía.
"Oh cielos. Él debe haberla molestado mucho. Ella nunca monta Thunder a menos que
vaya a montar muy duro". Martha negó con la cabeza y se apartó de la ventana. "Vamos
cariño. Vamos a limpiar estos platos, y luego nos sentaremos y visitaremos por un rato.
Probablemente haya ido a revisar la cerca del arroyo otra vez."
Amanda permitió que la mujer mayor la llevara lejos de la ventana. Por favor tenga
cuidado...

R
Lex y Thunder cabalgaron duro durante unos treinta minutos, hasta que pudo sentir que
la gran bestia comenzaba a cansarse. Viejo, voy a tener que sacarte más a menudo. También
sintió la necesidad de disminuir la velocidad debido a las quejas que estaba recibiendo de su
propio cuerpo. No es lo más inteligente que podrías haber hecho, Lexington. Habían
cabalgado a través de los campos de centeno de invierno, y luego a través del grupo de árboles
que ella y Amanda habían atravesado la noche anterior. Detuvo al caballo antes de llegar a
la carretera, no queriendo arriesgarse a herir a ninguno de los dos en el barro.
Al mirar el árbol talado y el jeep volcado a medio camino, Lex se sorprendió de que
ambos no estuvieran gravemente heridos. El jeep en sí estaba apoyado precariamente sobre
tres ruedas, la copa del árbol estaba casi encima de él. Whoa ... ¡eso estuvo cerca! Detuvo al
caballo de regreso al arroyo. También podría ver eso a la luz del día.
El viejo puente no estaba en tan mal estado como Lex como se temía anteriormente. Solo
la sección central había desaparecido, por lo que probablemente no tomaría tanto tiempo
repararla. Miró río abajo y vio la cola del pequeño Mustang sobresaliendo del agua. Hmm ...
una idea comenzó a formarse en su mente ... Dio la vuelta a Thunder y se dirigió hacia la
casa. Tengo algo de planificación que hacer ...

R
"... y luego me entrega este papel y dice: 'Feliz cumpleaños, Martha'. Te lo digo, nunca
me sorprendió tanto en mi vida. Incluso me hizo elegir todo para decorarlo. Seguro que fue
un gran cambio con respecto a esa pequeña habitación en la parte de atrás ". La mujer mayor
se secó los ojos. Le acababa de decir a Amanda cómo Lex la había sorprendido con la
escritura de su pequeña cabaña, donde ahora estaban sentados tomando café. Martha pensó
que era el mejor lugar para esperar al ranchero, ya que podían sentarse en su sala y mirar por
el enorme ventanal y ver la casa principal y el granero.
Amanda y Martha habían pasado la tarde conociéndose mejor. Le había contado a la
mujer mayor sobre sus abuelos y algunas de sus historias favoritas de su infancia, incluido el
verano en que encontraron su coche. Lo que provocó un pequeño estallido de lágrimas
cuando se dio cuenta de que probablemente ya estaban millas río abajo. Martha había contado
varias historias divertidas sobre Lex y lo difícil que era criar a una niña en un rancho lleno
de hombres. También habló de la joven triste que nunca encajó en casa o en la escuela, y
cómo se cerró lentamente al dolor de ser diferente y a la soledad de administrar un rancho.
"Mi abuela dijo que Lex era la persona más dulce que había conocido.
¿Cómo se involucró en la sociedad histórica?" Amanda se había estado preguntando
sobre esto desde su conversación con Anna Leigh anoche.
Martha se rio. "En realidad, Lex lo hizo principalmente por despecho, al menos al
principio". Ante la mirada confusa de Amanda, continuó. "Hubert había sido muy
desagradable con todos nosotros aquí en el rancho, y decidió que se convertiría en un gran
desarrollador inmobiliario. Entonces, había elegido la vieja casa Taylor, la iba a comprar y
nivelar al suelo ... quería convertirlo en un centro comercial o alguna tontería por el estilo.
De todos modos, Lex había ido a la ciudad para que le quitaran el yeso del brazo ".
"¿¿Qué??" Amanda jadeó.
"Oh, lo rompió en lugar de uno de los caballos ..." se apartó el pelo de los ojos. "¿Dónde
estaba? Sí. Salía del consultorio del médico y casi se tropieza con tu abuela, que estaba
colgando un letrero en la ventana. Estaba presidiendo una reunión de la sociedad histórica
esa noche para discutir el significado histórico de Loren". La antigua casa de Taylor. Lex
leyó el letrero y le preguntó a la Sra. Cauble sobre la reunión. Luego, después de haber ido a
la reunión, decidió que era importante desde un punto de vista histórico, no solo una excusa
para vengarse de su hermano. ahora trata de ayudar cuando la necesitan. Creo que la Sra.
Cauble la usa como 'músculo' para evitar que algunos de los disidentes más vengativos acosen
a las damas de la sociedad, pero creo que Lex realmente lo disfruta ". Ella sonrió. "Deberías
verla con sus botas y jeans en una de sus pequeñas fiestas de té. No sé quién se divierte más,
Lexie o las damas. Es realmente un espectáculo para la vista. Incluso ha alojado a una pareja
aquí, tratando de que me interese ".
Amanda se rio de la imagen mental de la buena apariencia oscura de Lex en un delicado
ambiente de fiesta de té. Podía ver a las damas con sus elegantes vestidos y perlas, ya Lex
con sus jeans y su camisa de franela. "¡Oh, apuesto a que es un tumulto!" ella rio. "Mi abuela
me ha invitado a sus reuniones antes, ¡pero tenía miedo de ser el único menor de sesenta
años!" ella se rio de nuevo. "Ojalá la hubiera aceptado en la invitación ... tal vez los hubiera
conocido a usted ya Lex antes".
La mujer mayor sonrió. "No lo sé. A veces las cosas están destinadas a suceder de cierta
manera". Ella miró por la ventana. "Y creo que deberíamos regresar a la casa principal. Lexie
acaba de llevar a Thunder al granero ... tardará un tiempo en cepillarlo". Se puso de pie y
llevó su taza de café a la cocina, con Amanda pisándole los talones.

R
Lex salió del granero y miró la casa. Tengo un montón de explicaciones que hacer
cuando entro por esa puerta ... Habían pasado más de dos horas desde que salió furiosa de la
casa, y ahora el alto ranchero estaba ... nervioso. ¿Qué le digo a ella? Continuó caminando,
reprendiéndose por sus acciones infantiles. Salir corriendo de la casa como si mi cola
estuviera en llamas ... adulto real, Lexington. Martha probablemente la golpearía con una
cuchara, y Amanda ... Oh, chico ... no puedo creer que me haya escapado así ... Lentamente
abrió la puerta trasera y entró. Al escuchar voces provenientes de la cocina, Lex respiró hondo
y entró.
Martha y Amanda estaban sentadas a la mesa tomando café, y miraron hacia arriba
cuando escucharon pasos en el pasillo. "¿Tuviste un buen paseo, querida?" Preguntó Martha,
levantándose y acercándose a la estufa. "Mantuve tu plato caliente, por si acaso." Se volvió
y miró a Lex, que tenía la mirada más confusa en su rostro. Me encanta mantenerla fuera de
balance. "Ahora sube las escaleras y ponte ropa seca, y yo tendré tu almuerzo listo". Cuando
la mujer más joven abrió la boca para discutir, Martha puso el pie en el suelo. "No discutas
conmigo, Lexington Marie ... has pasado demasiado tiempo en los elementos durante los
últimos días, y no quiero que agregues neumonía a tus otros males". Sacudió un dedo
regordete en su dirección. "¡Ahora vete!"
Lex miró a Amanda, que tenía su mano sobre su boca, sofocando una risita. Arqueó una
ceja irónica en dirección a la joven, luego se volvió y salió de la cocina.
"¡Oh, Martha ... eres absolutamente viciosa!" la pequeña rubia se rio, incapaz de contener
su alegría. "La expresión de su rostro ..."
Martha sonrió y volvió a sentarse en la mesa. "Ella realmente es como una niña
demasiado grande, a veces. Sé que esperaba que le gritaran, así que ..." negó con la cabeza.
"Ella ya se ha fustigado por irse furiosa, y sé que su hermano puede ser tan imbécil ..." Ella
tomó la jarra del centro de la mesa y volvió a llenar sus tazas. "Ella siempre fue más dura
consigo misma de lo que yo tuve que ser".
Minutos más tarde escucharon los pasos de Lex en las escaleras. Martha se puso de pie,
se acercó a la estufa y sacó un plato lleno de comida. Se sentó en el espacio vacío de la mesa
justo cuando la mujer alta entró. "Siéntate y come ... no dejes que tu almuerzo se enfríe".
Mientras el ranchero ocupaba su lugar en silencio, Martha se detuvo y le dio un suave beso
en la parte superior de la cabeza. "¡Ahora espero que comas cada bocado de eso, jovencita!"
le dio unas palmaditas en el hombro y se dirigió hacia la puerta. "Tengo algunas tareas que
hacer, así que los veré a los dos más tarde". Salió por la puerta tarareando para sí misma.
Lex empujó la comida en su plato. "Lamento haberme quedado sin eso antes". Miró a la
joven a su lado. "Solo necesitaba salir por un tiempo, y quería revisar la cerca junto al arroyo
para ver si mi trabajo de parche se mantenía".
Amanda sonrió. Martha tenía razón. Ella es como una niña demasiado grande, linda.
"Está bien. Martha y yo realmente tuvimos una buena charla... ella realmente es una persona
maravillosa". Ella miró el plato de Lex. "Pero ella podría volver y tener un ataque si no comes
tu almuerzo ..." sonrió. "Entonces, ¿cómo está la cerca?"
Lex tomó un bocado de comida y asintió. "La cerca está bien. Y el puente parece que
solo se ha ido el medio, por lo que no debería ser demasiado difícil de arreglar. Por supuesto,
tendré que revisar los soportes y asegurarme de que no se hayan soltado". Ella continuó
comiendo. Espero que no pregunte por su coche. Tengo que conseguir que Martha la ayude
a mantenerla ocupada mientras ...
"¿Cómo están tus costillas? Toda esa conducción no podría haberlos hecho sentir mejor".
Amanda preguntó, sabiendo que el ranchero probablemente se había llevado al límite hoy.
"¿Hmm?" Lex quedó fuera de sus cavilaciones cuando la joven rubia puso una mano
suave en su brazo. "¿Costillas?" tragó otro bocado. "Oh. Costillas. Bien." Ella sonrió. "Un
poco dolorido, pero no tan mal."
Un ligero apretón en su brazo. "Entonces, ¿qué tienes planeado para el resto de la tarde?"
Amanda tomó un sorbo de su café. "¿Hay algo en lo que pueda ayudar?"
Lex terminó su almuerzo, sin siquiera darse cuenta de que había tenido hambre hasta que
comenzó a comer. "Bueno", se reclinó en su silla, "pensé que nos lo tomaríamos con calma
por el resto del día". Entrelazó sus manos y las puso sobre su estómago. "Está demasiado
embarrado para hacer algo afuera, y no hay mucho más que hacer. Además, tenemos una
gran colección de películas en el estudio ... y recientemente terminé de conectar el sistema
de sonido envolvente. Quería probarlo fuera." Se levantó y llevó sus platos al fregadero.
"Suena como un plan para mí." Amanda tomó su taza y la dejó en el fregadero también.
Lex miró a su alrededor, luego dejó correr agua caliente en el fregadero. Miró a la mujer
más joven y sonrió. "Shhh ..." se llevó un dedo a los labios, "solo tengo que modificar a
Martha de alguna manera". Metió las manos en el agua ahora jabonosa.
Amanda la golpeó con una cadera. "Acércate ... Me enjuagaré y secaré. ¡No tiene sentido
que te diviertas!"
Hicieron un rápido trabajo con los platos, y apenas los habían guardado cuando Martha
entró en la habitación. "¿Qué están haciendo ustedes dos?" preguntó, mientras las dos
mujeres más jóvenes se giraban y parecían extremadamente culpables.
Amanda escondió el paño de cocina en el mostrador detrás de su espalda. "¿Quiénes?
¿Nosotros?"
Lex sonrió. "Nada, Martha. Íbamos a ir al estudio y ver películas ... ¿te interesa?" Caminó
hacia el ama de llaves, tratando de mantenerla alejada del fregadero.
Martha se estiró y se miró la frente. "¿Qué te pasa? ¿No te sientes bien?" Ella nunca se
toma el día libre. ¿Me pregunto porque?
La mujer alta tomó su mano y la sostuvo entre las suyas. "Estoy bien. Es demasiado
desagradable para trabajar afuera, y pensé que Amanda disfrutaría el descanso". Tiró a la
mujer mayor en un abrazo sorpresa. "¿Quieres unirte a nosotros?"
Martha le devolvió el abrazo. Seguro que últimamente está sensiblera ... No es que me
esté quejando. "No, gracias, cariño. Si te vas a relajar hoy, creo que iré a mi casa y haré
algunas cosas, ¿si te parece bien?"
Lex dio un paso atrás. "Martha, no tienes que preguntarme si quieres hacer algo, lo
sabes".
La mujer más corpulenta sonrió. "Sé que dices eso, querida ... pero tú manejas este
rancho, y lo respeto".
Lex pensó en eso. "No exactamente."
La cabeza canosa se levantó de golpe. "¿Qué quieres decir con eso?"
Lex le indicó a Amanda que la siguiera fuera de la cocina. "Tú eres la que dirige esta
casa, Martha ... yo solo trabajo en el rancho". Salió detrás de la pequeña rubia antes de que
Martha pudiera decir otra palabra. Justo cuando llegaban a la entrada del estudio, escucharon:
"¡Lexington Marie Walters!
¡¡¡Voy a llevar mi cuchara a tu trasero !!!"
Se miraron y sonrieron. Lex llevó a Amanda al estudio. Una esquina tenía una enorme
chimenea. ¿Qué pasa con esta gente y chimeneas? Un enorme centro de entretenimiento con
un televisor de pantalla grande ocupaba toda una pared. Había un gran sofá de cuero de
aspecto cómodo, con una pesada mesa de café de roble frente a él y sillas de cuero de felpa
a cada lado del sofá. Lex señaló a Amanda hacia otra pared, donde un librero lleno de cintas
de video y CD aguardaba su lectura. "Continúa ... escoge algo para ver. Iré a pedirle perdón
a Martha y comeré algunos refrescos y palomitas de maíz".
Amanda se acercó a la estantería, asombrada por la selección de videos.
¿Comedia o drama? Sonrió al ver que las películas estaban agrupadas alfabéticamente,
excepto algunas que estaban agrupadas por series. Mel Brooks? ¿Tiene toda la colección de
Mel Brooks? Ella rio. Indiana Jones, Die Hard, Star Trek ... alguien es un adicto a la acción
... Ella continuó hojeando los títulos, buscando algo alegre. ¿Insomnio en Seattle? ¿Mientras
dormías? Hmmm ... ¡Ah! Un pez llamado Wanda ... ¡¡Me encanta esa película !! Sacó la cinta
del lugar asignado y la dejó en la mesa de café.
Lex entró en la habitación con una bandeja llena de golosinas. "Espero que te guste la
mantequilla en tus palomitas de maíz". Dejó la bandeja en la mesa de café. "¿Encontraste
algo de tu agrado?" Vio la cinta en la mesa y la recogió. "Ah ... ese es uno de mis favoritos."
Cogió la cinta y cruzó la habitación hasta el centro de entretenimiento, colocando la cinta en
la videograbadora. Cogió el mando a distancia que estaba encima del televisor y se sentó en
el sofá junto a Amanda. "Me imagino que podríamos poner el cuenco entre nosotros y
compartir", miró a la mujer más joven con incertidumbre. "Traje algunos cuencos extra si
prefieres ..."
Amanda se acercó más a ella y sonrió. "Nah ... ¿Por qué ensuciar más platos? ¿A menos
que pienses que también podemos lavarlos?"
Lex negó con la cabeza. "Uh-uh ... ¡Tengo suerte de haber escapado de la cocina con mi
trasero intacto como está!" ella se burló se estremeció.
Amanda apenas reprimió una risita. "¿Estaba realmente enojada?"
La mujer mayor se reclinó y apoyó los calcetines en la mesa de café. "Nah... pero ella sí
amenazó." Usando el control remoto, encendió el televisor y los altavoces de sonido
envolvente. Miró a Amanda. "Bien podría quitarse los zapatos y ponerse cómodo".
La mujer más pequeña sonrió y obedeció. Puso sus pies junto a los de Lex y luego se
recostó para disfrutar de la película.

R
Un par de horas después, Martha fue en busca de los dos. No salía ningún sonido del
estudio y la única luz era la de la chimenea. Mirando dentro de la puerta, vio a Lex
desplomarse contra el sofá profundamente dormido, con los pies apoyados en la mesa de
café. Bueno, al menos esta vez no llevaba botas. Pero la mayor sorpresa fue su acompañante.
Amanda estaba acurrucada contra el ranchero que dormía, con la cabeza apoyada en un
hombro ancho y el brazo envuelto con fuerza alrededor de la cintura de la mujer morena. Lex
tenía su brazo suavemente sobre los hombros de Amanda, su cabeza apoyada contra la rubia.
Martha sonrió y regresó de puntillas a la cocina para comenzar a cenar.
Amanda se despertó poco tiempo después, algo desorientada. Estaba cálida y bastante
cómoda, al menos hasta que se dio cuenta de dónde estaba. Amanda pensó en levantarse,
pero cuando miró a la mujer que aún dormía junto a ella, no tuvo el corazón para molestarla.
Ella se ve tan cansada. La joven aún estaba estudiando a su compañera cuando sintió que el
brazo que la rodeaba se tensaba.
Los ojos azules parpadearon y se abrieron, luciendo por el momento tan confundidos
como ella misma había estado al despertar. Lex rápidamente le quitó el brazo. "Ummm ... lo
siento por eso ..." luchó por sentarse. "No quise decir ..." parecía un poco asustada.
Amanda sonrió y palmeó suavemente su estómago. "No te preocupes por eso - me subí
un poco a ti como si fueras mi propio colchón personal". Ella se sentó y se estiró. "Sin
embargo, fue una buena siesta".
Lex también se estiró con cautela. "Sí, lo fue. Supongo que todavía estaba bastante
cansado de anoche."
Amanda miró el reloj de la pared. "Yo también. Es temprano en la noche, ¿no crees?"
Lex la miró, desconcertado. "Sí, supongo que sí. ¿Por qué?"
"Bueno, si te parece bien, me gustaría llamar a mis abuelos para ver cómo están".
La mujer mayor se puso de pie y sonrió. "No tienes que pedir permiso para usar el
teléfono". Ella extendió una mano. "Vamos. Te dejaré usar el teléfono en la oficina para que
tengas algo de privacidad."
Amanda aceptó la mano y se dejó levantar. "Gracias."
Lex acompañó a la mujer más joven a la oficina y rodeó el escritorio. "Siddown.
Simplemente presione un botón para una línea saliente. Tenemos tres líneas entrando, pero
la computadora está conectada a la tercera". Ella se volvió para irse. "Tómate todo el tiempo
que necesites. Estaré en la cocina acosando a Martha". Ella le guiñó un ojo y salió por la
puerta.
Los ojos de Amanda siguieron a la mujer morena por la puerta mientras levantaba el
teléfono para llamar.
El teléfono sonó dos veces y su abuelo respondió. "¿Hola?" "¿Abuelo Jake? ¿Cómo te
sientes?"
Una risa profunda. "Simplemente genial, Peanut. Acabamos de regresar del cine hace
unos veinte minutos". Notó el alegre tono de su voz. "¿Cómo estás cariño?"
Amanda dejó escapar un suspiro de felicidad. "Estoy mucho mejor hoy, abuelo. Ayudé
a Lex a alimentar a los caballos y luego llevamos heno al ganado". Hizo una pausa, pensando
en el día de hoy. "Después del almuerzo nos sentamos y vimos una película".
Él rio. "Parece que has tenido un día ajetreado."
"Bueno, en realidad no. Estoy tratando de evitar que Lex se exceda debido a sus costillas
rotas". ¡Ups! Ahora, ¿cómo explico eso?
Jacob maldijo. “¿Costillas rotas?” Anna Leigh entró en la habitación. "¿Qué te pasa,
cariño? ¿Esa es Mandy?" tomó otro teléfono. "¿Mandy? ¿Está todo bien?"
Amanda escondió su rostro en su mano. Tim para morder la bala, supongo. "Estoy bien.
Lex se rompió un par de costillas ayer."
Anna Leigh suspiró. "¿Ella está bien?"
"Está adolorida hoy, pero creo que estará bien".
"Peanut, ¿cómo se rompieron las costillas? ¿Tuvo un accidente?" preguntó su abuelo.
Amanda se frotó los ojos. "Está bien, te lo diré, pero tienes que prometer que mantendrás
la calma, ¿de acuerdo?"
Tanto Jacob como Anna Leigh obedecieron. "Está bien, cariño, adelante y cuéntanos".
Dijo Anna Leigh, tomando el teléfono inalámbrico y sentándose en el brazo de la silla en la
que Jacob estaba sentado, agarrando su mano.
"¿Recuerdas cuando te dije que estaba de camino a Lex's ayer, debido a una hoja de citas
que Rick me dio?" les preguntó.
"Sí ... Y todavía estoy bastante destrozado por la pequeña mierda." Anna Leigh
refunfuñó.
"Está bien ... bueno, de todos modos, seguí sus instrucciones, y finalmente encontré el
camino a la casa de Lex. Estaba cruzando el viejo puente de madera, cuando un árbol salió
de la nada y se estrelló contra el puente!" hizo una pausa aquí, insegura de si quería continuar.
"Adelante, Peanut... sé que es difícil ..." animó su abuelo.
"Umm... el puente se partió por la mitad y mi coche se cayó al arroyo". Silencio. "Debo
haberme golpeado en la cabeza, porque lo siguiente que recuerdo es que me ataron a la
espalda de Lex y ella nos empujó al otro lado del arroyo". Solo escuchó la respiración desde
el otro extremo del teléfono, así que continuó. "Por lo que tengo entendido, una vez que
estábamos a mitad de camino al otro lado del arroyo, Lex fue golpeado por algunos
escombros, que se estrellaron contra su pecho y le hicieron un corte desagradable".
Jacob finalmente habló. "¿Estás bien? ¿Por qué no nos dijiste esto anoche, Peanut?"
"Estoy bien ... no quería que te preocuparas ... y tengo que admitir que estaba un poco
mareado anoche".
Anna Leigh suspiró. "Mandy, por favor no sientas que tienes que protegernos de las
cosas ... Estoy muy contento de que estés bien". Ella hizo una pausa. "Y Lexington realmente
significa mucho para mí también... Me alegro de que esté bien".
"Gracias, abuela ... ella también significa mucho para mí ..." Amanda siente que las
lágrimas le hacen cosquillas en los ojos. "Ella es muy especial para mí ..." Tenía que decirle
a alguien cómo se sentía ... sus abuelos sabían que era gay y siempre la habían apoyado
mucho. "Solo la conocí ayer, pero siento que hemos estado juntos desde siempre... ¿Hay algo
mal en mí?"
Jacob se rio entre dientes. "Cariño, sentí lo mismo la primera vez que vi a tu abuela. Ella
se convirtió en todo mi mundo la primera vez que nuestras miradas se encontraron ..." besó
la mano que sostenía.
Anna Leigh se le unió. "Es verdad, cariño. Sentí como si estuviéramos destinados a
encontrarnos. Mi madre dijo una vez: 'Dos viejas almas volviéndose a encontrar por primera
vez ...' ¿Es esto lo que sentiste cuando conociste a Lexington? "
Amanda tenía que decir la verdad. "Me siento más completo con ella, abuela".
Anna Leigh se rio. "Lo entiendo completamente, querida. ¿Ella sabe cómo te sientes?"
"¡Oh, Dios mío, no! ¡Probablemente la asustaría en diez años!" Amanda jadeó.
"No lo creo, cariño." Anna Leigh respondió.
Amanda estaba perdida. "¿Qué quieres decir con eso?"
Jacob, que había estado en silencio hasta ahora, se rio entre dientes. "Oh, Peanut ... sigo
olvidando que no has vivido aquí ... Lexington ciertamente sacudió los chismes de la ciudad
hace un par de años ... Pero creo que deberías preguntarle al respecto". Le dio un minuto para
pensar en eso. "Déjame ponerlo de esta manera ... No creo que nada de lo que puedas decir
la sorprenda".
Anna Leigh se hizo cargo. "Es cierto ... la pobre niña ha pasado por mucho en los últimos
años ... ¿Te preocupas por ella, cariño?"
Amanda contuvo un sollozo. "Más de lo que creía posible, abuela. Se ha convertido en
una parte tan profunda de mí en tan poco tiempo ..."
Su abuela cloqueó. "Ahora escúchame ... creo que es una persona maravillosa, pero tiene
una tendencia a no pensar de esa manera ..."
Jacob habló. "¿Hay algo que podamos traerte, Peanut? Estoy seguro de que
encontraremos la manera de cruzar ese maldito arroyo".
Amanda se rio a carcajadas. "No, abuelo Jake ... Lex y Martha se han asegurado de que
tenga todo lo que necesito. Pero gracias por preguntar. Supongo que te dejaré ir ahora ..."
Ambos abuelos se rieron. "Está bien, cariño, pero avísanos si necesitas algo, ¿de
acuerdo?" Preguntó Anna Leigh. "Llámanos de nuevo mañana. Simplemente estaremos
perdiendo el tiempo en la casa".
Amanda sonrió. "Está bien ... los amo a los dos ... hablaré con ustedes mañana ... Buenas
noches." Colgó el teléfono, algo aliviada de haberles dicho la verdad sobre su accidente. Se
lo tomaron bien. Supongo que ya que todavía estoy vivo y patearlo no suena tan mal.

R
Lex regresó a la cocina, una sonrisa aún adornaba sus rasgos oscuros.
Martha se apartó de la despensa y le brillaron los ojos. "¿Disfrutaste tu película querida?"
Ella comenzó a llevar un montón de artículos por la cocina, solo para que la mujer alta cruzara
la habitación y se los quitara de las manos.
"¿Qué quieres decir con eso?" Lex siguió al ama de llaves como un cachorro perdido.
"¿Dónde quieres estas cosas?" Continuamente se sorprendía de cómo Martha podía tomar tal
variedad de alimentos y convertirlos en comidas maravillosas. Me habría muerto de hambre
hace mucho tiempo, si no fuera por ella.
"Solo siéntalo en el mostrador". Le dio una palmada a Lex en la espalda. "Y no quise
decir nada con lo que dije, solo hice una pregunta simple. ¿Por qué te pones a la defensiva,
cariño?" Se volvió y estudió a la joven.
"¡No estoy a la defensiva!" Lex espetó, luego suspiró. "Sí, supongo que sí. Lo siento
Martha. No te merecías eso." Se apoyó en el fregadero y miró por la ventana, notando
vagamente que la lluvia finalmente había cesado. "Esto no puede estar pasando ..."
Martha se acercó y la rodeó con un brazo. "¿Qué es eso, cariño?"
Lex se volvió y miró las características ligeramente arrugadas. "No estoy seguro ... pero
esto se siente tan ... tan diferente".
El ama de llaves asintió con complicidad. "¿Y estás asustado?"
El ranchero parpadeó y luego tragó saliva. "Aterrada", susurró, "no creo que pueda
volver a pasar por eso". Hizo una pausa, "No sé si quiero volver a pensar en eso". Lex negó
con la cabeza. "Punto de silencio, de todos modos." Respiró hondo y soltó el aire de forma
audible. "De todos modos, vine a pedirte un favor. Necesito que mantengas a Amanda
ocupada por un par de horas mañana - estoy trabajando en una pequeña sorpresa para ella".
Martha aceptó el cambio de temas, por ahora. "Está bien, estoy seguro de que puedo
pensar en algo, pero primero tienes que decirme qué estás haciendo". Ella retrocedió y colocó
las manos en sus amplias caderas, tratando de adoptar una actitud amenazante.
Lex casi se rio del intento de dureza de la mujer mayor. Ella se aclaró la garganta. "¿Te
contó sobre el auto que conducía ayer?"
Martha asintió. "Mi corazón casi se partió en dos cuando se dio cuenta de que
probablemente se había ido para siempre". Ella notó el brillo en los ojos del ranchero.
"¿Qué?"
Lex sonrió. "No sé cómo, pero su auto todavía está en el mismo lugar que cuando la
saqué anoche. Para mañana, el arroyo debería estar lo suficientemente abajo como para atarlo
al jeep y llevarlo de regreso a la casa."
Martha sonrió. "Tú no eres..."
La mujer de cabello oscuro asintió. "Sí. Supongo que puedo esconderlo en el cobertizo
de mantenimiento hasta que lo limpie lo suficiente para que funcione, luego podemos llevarlo
a la ciudad y limpiar los asientos y las alfombras".
El ama de llaves sonrió. "Eres taimado, ¿no? Ella estará encantada. Pero ¿cuánto tiempo
crees que puedes mantener esto en secreto? Esa pequeña niña es bastante aguda".
"Lo sé. Por eso voy a necesitar tu ayuda - ella realmente quiere ayudarte en la casa, tal
vez ..."
Martha agitó su brazo. "Está bien, intentaré mantenerla ocupada. ¿Pero estás seguro de
que es una buena idea intentar sacar ese auto solo? Las costillas rotas no sanan de la noche a
la mañana, ni siquiera para ti". Siempre se había sorprendido de los poderes de recuperación
de la niña. Debe ser un metabolismo alto. "Y eso me recuerda, vas a subir las escaleras ahora
mismo y me dejarás volver a vendar esas costillas y poner un poco más de ungüento en ese
raspado, ¿no es así?"
Sabía cuándo la habían golpeado. Lex suspiró. "Sí señora. Justo detrás de usted, señora.
Lo que usted diga, señora".
Martha le dio un ligero revés en el estómago. "¡Suficiente de tus labios, jovencita! No
eres demasiado grande para que yo use mi cuchara, ¿sabes?" Ambos se rieron mientras subían
las escaleras.

R
Amanda colgó el teléfono y lo miró fijamente. Sus dos abuelos parecían querer mucho
a la joven ranchera, y parecía que la conocían desde hacía algún tiempo. Dirigió su atención
al escritorio: ordenado, el único objeto que parecía fuera de lugar era una pieza de metal en
forma de U. Amanda tomó el artículo y lo estudió. Parece ... ¿un abrecartas? Trató de
enderezarlo, pero ni siquiera con ambas manos el acero se movió. Tengo una idea bastante
clara de cuándo sucedió esto. La idea de ese tipo de fuerza mezclada con ira debería haberla
asustado, pero por alguna razón, Amanda se sintió extrañamente reconfortada. Escuchó pasos
sobre ella y sonrió. Me pregunto qué estarán haciendo esos dos ahora. Entonces escuchó un
grito. Que...La pequeña rubia salió de la oficina y subió corriendo las escaleras en un instante.
Patinó hasta detenerse en la puerta del baño principal.
Lex estaba de pie en el baño sin camisa, con la espalda contra la pared. "¡Maldita sea,
Martha! ¿Has estado guardando ese desastre en el congelador o algo así? ¡Esa cosa está
helada!" se quejó, tratando de ahuyentar al ama de llaves determinada, que continuó
esparciendo el ungüento en su pecho herido.
"Deja de quejarte Lexie ... ya casi termino."
Ambos se volvieron para ver a Amanda sin aliento parada en la puerta. "Escuché un
grito", resopló, "¿Está todo bien?" se apoyó contra el marco de la puerta, tratando de
recuperar el aliento.
Martha se rio. "Lexie estaba siendo un bebé grande".
"Hey, gritabas también si ella estaba tratando de convertir se en una paleta humana!" se
quejó la mujer alta.
Amanda se rio y negó con la cabeza. "Pensé que había sucedido algo horrible". No pudo
evitar notar el cuerpo fuerte todavía apoyado contra la pared. Abajo, Mandy ... solo le darías
otra razón para gritar. Pero entonces, algo que sus abuelos habían insinuado le vino a la
mente. Hmmm ...
¿Quizás ...? Se dio cuenta tardíamente de que alguien le estaba hablando. "Lo siento,
¿qué?" Amanda volvió su atención a Martha, quien le había dirigido una pregunta.
"Solo me preguntaba si todavía estabas interesado en ayudarme en la casa. Quería
reorganizar los gabinetes y la despensa, e iba a reclutar a Lexie para que me ayudara, pero no
quiero que ella ponga cualquier tensión en esas costillas ".
La persona en cuestión resopló y luego jadeó cuando Martha apretó el vendaje contra su
pecho. "¡Ouch! ¿Estás tratando de matarme?" ella refunfuñó.
El ama de llaves le dio una suave palmada en el costado bueno. "¡Silencio! Terminaría
mucho más rápido si no te retorcieras tanto." Volvió a apretar la tela y soltó un gemido. "Ahí.
Amanda, ¿podrías pasarme los imperdibles en el mostrador, por favor?" ella extendió una
mano.
La joven rubia entró más en la habitación para recoger los artículos solicitados. Se los
entregó a la mujer corpulenta y luego recogió la camisa de franela que estaba junto a ellos.
"Quédate quieto, o terminaré pinchándote, Lexie." Martha amonestó a su paciente. "¡Lo
juro, estás peor ahora que cuando eras un niño!" finalmente terminó de sujetar el vendaje y
dio un paso atrás.
Amanda avanzó y le tendió la camiseta a Lex. Intentaba con todas sus fuerzas no sonreír,
pero por la expresión del rostro de la mujer alta, había fracasado miserablemente. "Aquí,
ponte esto de nuevo, te ayudará a calentarte". Aunque se siente bastante cálido aquí ahora
mismo, para mí de todos modos.
"Gracias." Lex tomó la camiseta con manos temblorosas. Tengo que agarrarme, aquí ...
Lentamente se puso la camisa, pero sus manos temblaban tanto que parecía que no podía
abrocharse. ¿Qué pasa conmigo? ¡Esto es ridículo!
Amanda notó la dificultad que estaba teniendo Lex, pero asumió que se debía al dolor o
las secuelas del ungüento frío. "Aquí", se acercó, "déjame echarte una mano". Ella se hizo
cargo de las tareas de abotonarse y terminó el trabajo rápidamente.
Martha sonrió para sí misma y se fue. Punto de silencio, ¿eh Lexie? No lo creo. Ninguna
de las dos se dio cuenta cuando salió silenciosamente por la puerta.
Lex miró a la cara de Amanda. Al estar tan cerca, podía ver motas doradas brillando en
esos brillantes ojos verdes. Casi dejó de respirar cuando la joven se acercó.
¡Anillo!
Ambas mujeres saltaron. Amanda dio un paso atrás, sorprendida por lo que casi había
hecho. ¡Estúpido, estúpido, estúpido! ¿Dónde está tu cabeza, Mandy?
La mujer alta también se estaba reprendiendo. ¡Excelente! Probablemente la asustó hasta
la muerte, ¡solo mire su cara! Pasó junto a la pequeña rubia, dirigiéndose hacia la mesita de
noche. "Disculpe ... será mejor que vea quién es." El teléfono sólo había sonado una vez y
estaba razonablemente segura de que Martha lo había descolgado. Salvado por la campana,
si me hubiera quedado allí mucho más tiempo, la habría levantado y arrojado sobre la cama.
Se pasó una mano temblorosa por el cabello mientras levantaba el teléfono.
Martha estaba hablando tranquilamente con ... Hubert ... figuras. Siempre ha tenido una
sincronización impecable. "Hola, Hubert. ¿Qué quieres ahora?" Lex pudo escuchar al ama
de llaves soltar un suave suspiro. "Está bien Martha, lo tengo". El otro teléfono hizo clic
silenciosamente. "¿Bien?
¿Llamaste por una razón, o solo estás tratando de enojarme?" Ella gruñó, con los nervios
al límite.
"Encantado de hablar contigo también, hermana. ¿Tengo que tener una razón para
llamar?" su tono nasal rezumaba falta de sinceridad.
"Siempre lo has hecho. Ahora, ¿de qué has llamado para quejarte hoy?" Podía sentir su
cuerpo apretarse, causando que le dolieran las costillas recién envueltas.
Su hermano se rio. "Eres tan dura, querida hermanita. Está bien, de hecho, tengo una
razón para llamar."
"¿Me lo vas a decir esta noche?" sus dientes rechinaron.
"Tranquilo, cariño ... Acabo de encontrar una propiedad en los libros del condado, y creo
que podríamos recogerla para una canción. Solo necesito un poco de capital extra para poner
la pelota en marcha".
Lex estaba a punto de dejarlo tenerlo, cuando sintió una mano suave en su brazo. Respiró
para tranquilizarse. "¿Por qué te daría dinero para otro de tus planes inmobiliarios? Te dije
hace meses que no te iba a prestar más, ¿qué te hace pensar que cambiaría de opinión
ahora?"
Amanda la llevó suavemente a la cama y la sentó. Desliza su mano por el brazo tenso
haciendo palanca suavemente para abrir el puño de Lex colocando su propia mano en él.
"Solo pensé que me ayudarías, ya que estaba dispuesto a ayudarte". Él lo engatusó.
La voz de Lex tembló con rabia contenida. "¿Y cómo supuestamente me estás
ayudando?"
"Bueno, ya que tienes un 'invitado' ahí afuera, me ofrezco a tratar de mantenerlo en
silencio. No tiene sentido que la reputación de tu pequeño 'amigo' se dañe, ¿verdad?"
Lex salió disparado de la cama. "¡¡¡Hijo de puta !!!" ella explotó, "Si le causas algún
problema a Amanda o su familia, personalmente me ocuparé de cualquier aspiración que
puedas tener sobre la paternidad, ¡hermano o no!" caminaba de un lado a otro por la
habitación, su rostro enrojecido por la ira. "¡Así que no te atrevas a intentar chantajearme por
tus estúpidos planes, pequeña mierda!" Apagó el teléfono y lo cerró de golpe en su base,
luego se volvió y miró a Amanda. "Lo siento por eso."
La pequeña mujer estaba sentada en la cama, con los ojos muy abiertos. "¿A qué se debió
todo eso?" Estaba medio asustada por la respuesta.
Lex se acercó y se sentó en una de las sillas junto a la chimenea, derrotado en su postura.
"¿Por qué no vienes aquí y te sientas? Es una larga historia".
Capítulo 4

En la chimenea ardía un alegre fuego. Martha debe ser una especie de duende mágico ...
¿Cuándo encuentra tiempo para hacer cosas como esta? Amanda se sacudió sus cavilaciones
y se sentó en la silla frente a Lex. Sea lo que sea lo que tenga que decir, no puede ser bueno,
parece que espera que la golpeen.
Cansado y resignado, Lex se pasó una mano por la cara. "No estoy seguro de por dónde
empezar". Murmuró, mirando las llamas del fuego, evitando cuidadosamente el dulce rostro
frente a ella. Bueno, fue divertido mientras duró.
Amanda se aclaró la garganta. "Realmente no tienes que decirme nada, si no quieres.
Quiero decir, realmente no es asunto mío".
La mujer mayor respiró hondo y finalmente se encontró con la intensa mirada verde
dirigida hacia ella. "Sí, lo hago. Te pertenece de una manera indirecta."
La frente rubia de Amanda se arrugó. "Pero te conocí ayer. Y ni siquiera conozco a tu
hermano. ¿Qué podría hacer que tuviera un efecto en mí o en mi familia?"
Lex miró sus propias manos, apretadas juntas en su regazo. "Amenazó con correr la voz
por la ciudad de que te quedarías aquí conmigo".
"¿¡¿Entonces?!? ¿Cuál es el problema? ¡¡Por el amor de Dios, Lex ... me salvaste la vida
!!!" Amanda comenzaba a darse cuenta de hacia dónde se dirigía esta conversación, y casi
podía sentir el miedo y el dolor que irradiaba la mujer mayor.
"Probablemente se 'olvidaría' de mencionar que estás varado aquí ..." Lex hizo una pausa
por un momento, pensando. "Tengo los suministros. Puedo empezar a primera hora de la
mañana, y probablemente construir al menos una pasarela para cruzar el puente a última hora
de la tarde. Puedes llamar a tu abuela para que venga a recogerte".
Amanda se deslizó de su silla y se arrodilló a los pies de Lex. "¿Ya estás cansado de
mí?" le dio al ranchero una tímida sonrisa.
Lex miró hacia abajo y se perdió en esos dos charcos verdes. "¡No claro que no!" la
negación salió bruscamente. "Simplemente no quiero que tu nombre sea arrastrado por el
barro, mi hermano es bastante bueno en eso". Esta última afirmación se dijo mucho más
suave. Sin su permiso consciente, la mano de Lex encontró su camino hacia la mejilla de
Amanda.
La joven rubia puso sus manos sobre el muslo de Lex. "Realmente no creo que debas
comenzar a trabajar en el puente hasta que tus costillas hayan tenido más tiempo para sanar.
Estoy perfectamente feliz aquí".
Lex le quitó la mano. "Tu reputación podría verse empañada. Demonios, si mi hermano
tiene algo que ver con eso, ¡se arruinaría!" Ella miró hacia otro lado, reacia a mostrarle
demasiado a la joven rubia.
"¿Por qué?"
"Es una larga historia".
"¿Y? No veo que tengamos prisa por ir a ningún lado. A menos que no quieras hablar de
eso."
La mujer mayor suspiró. “Hace un par de años, cuando Hubert todavía vivía aquí en el
rancho, había ido a Las Vegas en un supuesto 'viaje de negocios'. Una semana después, llegó
a casa con una joven que había conocido en las mesas de blackjack, quien le había contado
una historia de mala suerte sobre que su prometido lo había dejado ". Una pequeña sonrisa
cruzó sus labios. "Se llevaron bien de inmediato, y Hubert la invitó a ir a casa con él a 'su'
rancho". Aquí ella se rio. "Realmente debió haberlo jugado. El rancho tenía solo la mitad del
tamaño que tiene ahora, y aún no habíamos comenzado a remodelar. No hace falta decir que
era un poco ... rústico". Lex se deslizó de la silla y cayó al suelo junto a Amanda. "Supongo
que Linda se sintió un poco traicionada por las exageraciones de Hubert, porque empezó a
acercarse a mí". Miró a Amanda, esperando sorpresa o disgusto, no la dulce sonrisa que
estaba recibiendo.
"Hmmm ... sigue."
"Bueno, ella me dijo que ella y Hubert habían decidido romper su relación y que iban a
ser solo amigos. Yo era joven, la creía. Lástima que se olvidó de decirle a Hubert". Una
sonrisa triste. "Entonces, se quedó aquí en el rancho conmigo durante unos seis meses".
Preparándose mentalmente, Lex agregó en voz baja: "Como mi amante".
Silencio total. Lex pensó que podía oír los latidos de su corazón en toda la habitación.
"Entonces, ¿qué pasó? ¿Por qué no está todavía aquí?" Amanda le dio un ligero apretón
a la pierna fuerte que tenía bajo la mano.
Lex dejó escapar un suspiro. "Hubert se había mudado a la casa de la ciudad y Linda
empezó a pedirme que la llevara de viaje. Traté de explicarle que se trataba de un rancho en
funcionamiento, pero ella siempre lloraba por estar aburrida y cansada de vivir en medio de
en ninguna parte." Ella negó con la cabeza con tristeza. "Más tarde, me di cuenta de que era
solo una pequeña cazafortunas, y el brillo se desvaneció cuando descubrió que realmente no
tenía la cantidad de dinero que Hubert había insinuado". Se pasó la mano por el pelo. "Llegué
de marcar el ganado una noche y encontré que todas sus cosas se habían ido". Ella rio
amargamente. “La nota decía: 'Ha sido un gran viaje, ir a Atlantic City para un cambio de
ritmo'. "Todavía duele, todos estos años después. Pensé que era amor ... qué broma debo
haber sido para ella." Hubert habló bastante en la ciudad sobre lo que 'sucedió' aquí en el
rancho. Y ahora me dice que si te quedas aquí, la gente puede pensar lo mismo de ti". Sintió
su mano agarrada y miró a los ojos de Amanda. "No quiero que tus abuelos escuchen rumores
desagradables sobre ti ... Estoy seguro de que ya han escuchado todas las historias sobre mí".
Los ojos verdes brillaron con lágrimas no derramadas. "Siento mucho que hayas tenido
que pasar por algo así". Ella apretó la mano de Lex. "Realmente no me importa lo que digan
de mí. Y a mis abuelos nunca les han importado mucho los chismes". Anhelaba tomar a Lex
en sus brazos y abrazar el dolor. "Entonces, si no te importa, creo que me gustaría quedarme
un rato aquí ... necesitas ayuda con las tareas del hogar, ¿no es así?" hizo una pausa, dejando
que sus palabras se asimilaran. "Y no abandono a mis amigos solo porque alguien 'pueda'
decir algo despectivo sobre mí".
Lex le devolvió el apretón. "¿Estás seguro? Mi hermano puede ponerse bastante
desagradable."
"¡Puleez! Es la menor de mis preocupaciones." Su estómago gruñó. "¿Ver?"
Lex se rio y se puso de pie, tirando a la mujer más joven con ella. "Eso escuché. Vamos
a invadir la cocina ... Probablemente Martha ya haya preparado la cena."
Amanda permitió que Lex la ayudara a ponerse de pie. Siguiendo un impulso, envolvió
sus brazos alrededor de la mujer alta y apretó. Sintió unos cálidos brazos rodeándola cuando
Lex le devolvió la acción.
"Gracias amigo." Un susurro tan bajo que Amanda pensó que podría haberlo imaginado.
Luego la soltaron y la llevaron hacia la puerta.
"Vamos. Vamos a ponernos bajo los pies ... ¡¡¡A Martha le encanta cuando hago eso !!!"

R
La cena fue un acontecimiento bastante animado. Amanda y Martha intercambiaron
historias divertidas de un lado a otro, mientras Lex se sentó y absorbió todo en silencio. No
puedo creer que todavía esté aquí. Lex había estado medio asustado de que la mujer más
joven saliera corriendo gritando en la noche después de escuchar su historia. Observó cómo
interactuaban las dos mujeres. Debería haberlo sabido. Martha la adora ... siempre fue un
buen juez de carácter. Al ama de llaves corpulenta no le gustaba mucho Linda, aunque
siempre se aseguraba de ser repugnantemente educada con Martha cuando Lex estaba cerca.
"¿Lexie?" el ama de llaves le dio unos golpecitos en el brazo. "¿Estás con nosotros,
cariño?"
El ranchero sonrió. "Uh, sí. Solo estaba pensando." Dirigió su atención a Amanda. "¿Vas
a ayudar a Martha aquí en la cocina mañana?"
"Uh-huh ... después de que nos alimentemos en la mañana, ¿por qué?
¿Tienes algo planeado para lo que necesitas mi ayuda?"
"No, en realidad no ...", respondió Lex, "iba a bajar uno de los caballos y coger el jeep".
Martha, sabiendo qué más iba a hacer, intervino. "No vas a exagerar, ¿verdad? Esas
costillas no están curadas, sabes."
Lex arqueó una ceja oscura. "Por supuesto que no. Solo voy a dar un paseo tranquilo por
la carretera, conectar la moza del jeep a un árbol y luego dejar que haga todo el trabajo. Si
no hubiera estado lloviendo tan malditamente anoche, lo haría lo he hecho entonces ". Ella
le sonrió al ama de llaves. "El camino debería estar en buenas condiciones para mañana para
traerlo de regreso a la casa".
Martha parecía menos que convencida. "Prométeme que no pondrás ningún estrés en ti
misma, cariño. No tengo ningún deseo de intentar encontrar la manera de llevarte al hospital".
Amanda habló. "¿Estás seguro de que no necesitas mi ayuda?"
"Nah ... Iba a revisar parte de la cerca primero ... no volveré hasta el final de la tarde, al
menos. Estarías aburrido hasta las lágrimas." Lex trató de parecer indiferente.
El ama de llaves intervino. "Tiene razón, cariño. Cuando Lexie sale en su caballo, el
tiempo tiende a escabullirse de ella". A Lex, "Coge tu teléfono móvil, por si acaso te metes
en problemas, por favor". Cuando Lex puso los ojos en blanco, Martha le dio una palmada
en el brazo. "¡Míralo! ¡O los dos iremos contigo!"
La mujer morena levantó las manos en señal de rendición. "Está bien, ganas ... Recuerdo
la última vez que te subí a un caballo".
La mujer de cabello gris se rio entre dientes. "¡Ese no era un caballo, era un mensajero
de cuatro patas del Hades! ¡Me gusta el transporte que no muerda, muchas gracias!"
Lex se echó a reír. "¡No te mordió, te acarició el bolsillo buscando golosinas!"
Martha se le unió. "¡Si no hubieras estropeado tanto esos caballos, eso nunca hubiera
sucedido!" se levantó y empezó a recoger la mesa.
Amanda se rio. "No te sientas mal, Martha ... yo tampoco monto mucho ... ¡los caballos
son demasiado altos! ¡Es un largo camino hasta el suelo!"
Lex siguió riendo. "¡Quizás te encuentre un pony con cinturón de seguridad!" Lágrimas
de alegría corrieron por sus mejillas. Podía imaginarse a la pequeña rubia en un peludo pony
Shetland, abrochado en una silla que se asemejaba a un asiento infantil para el automóvil.
Ella se apretó las costillas. "Ay..."
"¡Te sirve bien, burlándote de mí!" pero Amanda también sonreía.
"No me estaba burlando de ti ... estaba ... uh ... ¡simplemente haciendo una sugerencia
útil!" Lex resopló, tratando de contener su risa.
"¡Oh tú!" Amanda arrojó su servilleta a la cara de la mujer que reía.
Lex se puso de pie y llevó sus platos al fregadero, Amanda la siguió justo detrás de ella.
La mujer más alta golpeó suavemente a Martha con la cadera. "Ya que hemos estado
haciendo tonterías todo el día, déjanos al menos lavar los platos". Al ver que la determinación
del ama de llaves se debilitaba, agregó: "¿Por favor?" poniendo su mejor mirada suplicante.
Martha suspiró, pero se apartó del fregadero. "Está bien, tú ganas. Sabes que no puedo
resistir esa mirada ..."
Amanda ocupó su puesto junto al ranchero que sonreía triunfalmente. "Sí ... nos
encargaremos de todo. ¿Por qué no te relajas?"
El ama de llaves cedió graciosamente. "No es una mala idea, creo que iré a casa y tomaré
un largo baño en un baño de burbujas caliente". Se quitó el delantal, se lo echó al hombro y
salió de la habitación, balanceando las caderas con un movimiento exagerado.
Lex y Amanda se miraron y se echaron a reír. Hicieron un trabajo rápido con los platos,
Lex lavando mientras Amanda enjuagaba y secaba.
La mujer más pequeña se puso las manos en la espalda y se inclinó contra el mostrador
con un gemido. "Creo que Martha pudo haber tenido la idea correcta. Creo que encontré
algunos músculos que no existían antes de hoy".
Lex terminó de guardar los platos. "No hay problema. Puedes usar mi bañera. Incluso
tiene chorros de jacuzzi". Pasó un brazo casual alrededor de los pequeños hombros. "Tengo
algunos libros que me mantendrán ocupado durante una hora más o menos". Condujo a
Amanda escaleras arriba. Una vez dentro del dormitorio principal, Lex soltó a la mujer más
joven y se dirigió a la gran cómoda de roble. Sacó varias camisetas de dormir y camisetas de
uno de los cajones. "Estos deberían ser más cómodos que esos sudores". Le entregó los
artículos a Amanda.
"Gracias. Pero no tengo ninguna queja con mi otro vestuario." Ella tomó la ropa con una
sonrisa.
Lex enarcó una ceja y luego centró su atención en buscar en el enorme vestidor. "¡Ah-
ha! Sabía que estaba aquí en alguna parte." Sacó una bata de felpa de flores brillantes, que
parecía dos tallas más pequeña para ella, y se la entregó a Amanda con una floritura. "Mi tía
abuela Loretta me envió esto para Navidad el año pasado", con una sonrisa avergonzada, "y
no pude tirarlo". Ella miró a la mujer más pequeña, "Ahora me alegro de no haberlo hecho
... de todos modos se parece más a ti".
Eso era ciertamente cierto. Amanda miró a Lex y luego a la bata. "Mmm ... no sé ..." se
rio. "Gracias. Agradezco el préstamo."
Lex negó con la cabeza. "No hay problema ... quédatelo. De esa manera cuando le escriba
a la tía Loretta diciéndole que es útil, no mentiré". Ella sonrió. "De hecho, le dije por teléfono
después de Navidad que lo estaba disfrutando". Condujo a Amanda hacia el baño. "Y yo ...
cada vez que me imaginaba en él, me reía mucho". Sacando una toalla de un armario, Lex se
la arrojó a la joven y luego se dirigió hacia la puerta. "Debería haber algunas burbujas junto
a la bañera". Un encogimiento de hombros cuando la rubia la miró inquisitivamente. "Yo
también disfruto de un buen baño de vez en cuando". Ella sonrió y cerró la puerta detrás de
ella.

R
El vapor llenó rápidamente el baño mientras Amanda descansaba agradecida en la
enorme bañera. Se echó hacia atrás y cerró los ojos, dejando que el agua cubriera su cuerpo
dolorido hasta el cuello. Pobre Lex... ¿cómo podría alguien tratarla de esa manera? Al menos
eso explicaba lo que mis abuelos intentaban decirme. Amanda prometió traer ese tema exacto
la próxima vez que les hablara por teléfono. Dejando que su mente divagara, pensó en cuando
estaba en la escuela secundaria, y finalmente se dio cuenta de que no era "como las otras
chicas".
Amanda estaba sentada en la última fila del laboratorio de ciencias, escuchando a sus
amigos reírse y continuar con el baile de Junior Class. Iba a tener el modelo de un sock-hop
a la antigua, y las chicas habían estado planificando activamente sus guardarropas y
apostando sobre quién iría con quién.
"¡Me moriré si Charlie no me pregunta!" Francine susurró melodramáticamente. Estaba
enamorada del larguirucho jugador de baloncesto y había estado coqueteando
descaradamente con él durante meses.
Karen, la robusta morena sentada a su lado, sonrió. "Bobby ya me preguntó." Le dio un
golpecito a Francine en las costillas. "Y prácticamente no tuve que caer sobre él en la sala de
estudio para llamar su atención, como algunas personas que podría nombrar, pero no lo haré".
Francine devolvió el empujón. "No pude evitarlo ... mis libros se caían de mis manos y
perdí el equilibrio". Ella gimió, moviendo su cabello rubio oscuro sobre su hombro. Era más
alta que Karen y Amanda, y su coordinación todavía estaba tratando de alcanzar a su cuerpo.
Francine miró a Amanda, que estaba mirando al frente de la clase con una mirada ligeramente
aturdida en su rostro. "¿Y tú, Mandy? ¿Has hecho cola a alguien para el baile?" Hizo un gesto
con la mano frente al rostro de la rubia más pequeña. "¿Hola? Tierra a Amanda Cauble ..."
Amanda saltó. "Lo siento, chicos ... ¿De qué estaban hablando?" Amaba a sus amigos,
pero a veces podían ser tan ... inmaduros.
Karen la empujó con un codo. "Estábamos hablando del baile ... ya sabes, ¿esa cosa en
la que todos se juntan y luego se mueven al son de la música?
¿Dónde estabas ahora?" Ella se inclinó más cerca. "¿Con quién vas a ir? ¿Ronnie ya
te ha hablado?"
Amanda suspiró. "No, no lo ha hecho. Pero no sé si siquiera quiero ir ..." se sorprendió
mirando al frente de la clase, donde estaba sentada Judith Patterson. Ella era bastante nueva
en la escuela, y Amanda se había encargado de mostrarle los alrededores a la nueva chica.
Se estaban convirtiendo rápidamente en amigos, aunque a Judith no le importaban mucho
Karen y Francine, por lo que normalmente se reunían después de la escuela para estudiar o ir
al centro comercial local. Anoche, Judith había tomado la mano de Amanda y le había dicho
que era gay y que entendería si Amanda quería romper su amistad.
Eso ciertamente había abierto los ojos de Amanda. La hizo sentarse y pensar en sus
propios sentimientos. Nunca le habían interesado realmente los chicos como sus amigos.
Amanda pensó que tal vez no era tan madura como ellos, y que lo haría después de un tiempo.
Pensó en preguntarle a su madre, pero una discusión como esa probablemente enviaría a
Elizabeth Cauble directamente a la sala de emergencias. Su madre tenía problemas para
discutir asuntos delicados, y si su hija menor le preguntara sobre la sexualidad, seguramente
tendría un derrame cerebral.
"¡Mandy! Tienes que irte ... ¡todos estarán allí!" Francine vio hacia dónde apuntaban los
ojos de Amanda. "¿Es porque Judith no puede conseguir una cita?" Ella bajó la voz, "Es rara,
Mandy ... No sé por qué eres amiga de alguien como ella".
"¡No digas eso!" Amanda espetó, volviendo la cabeza y mirándola. "No es rara,
simplemente no le gusta sentarse todo el día y reírse de los chicos". Sonó la campana y las
chicas tomaron sus libros y siguieron a un grupo grande al pasillo. "Mira. Te llamaré más
tarde, ¿de acuerdo?" rápidamente se abrió paso entre la multitud y alcanzó a Judith.
"¡Oye, Judith!" se puso la parte de atrás del suéter de la niña. "¿Quieres venir esta noche
y ayudarme a estudiar para el examen de química? Mamá y papá tienen un banquete al que
ir, así que la casa estará tranquila".
La pelirroja se detuvo y se dio la vuelta. "¿Estás segura de que quieres estar a solas
conmigo, Amanda?" Tenía una mirada triste en su rostro. "No quiero que te sientas
incómodo".
La pequeña rubia sonrió. "¿Cómo puedo sentirme incómodo contigo? Somos amigos,
¿no?" se inclinó más cerca y susurró: "Y te sorprendería lo mucho que creo que podemos
tener en común". Amanda dio un paso atrás de nuevo. "Así que ... ¿vienes o qué?"
Judith sonrió. "Me encantaría. Alguien tiene que hacerte pasar este semestre de química".
Después de eso, las dos chicas desarrollaron una profunda amistad. Pero no fue hasta el
final de su tercer año que tomaron más en serio su relación. Pasaron horas en la habitación
del otro, acurrucándose y besándose. Pero ambos habían acordado desde el principio que no
querían simplemente meterse en la cama.
"El hecho de que seamos niñas no significa que no cuente". Judith dijo, cuando Amanda
le preguntó por qué nunca habían dado ese paso final. "Puede que encuentres a alguien más
adelante con quien quieras compartir ese momento especial, y me preocupo demasiado para
que arruines eso".
"¡Pero Judith, realmente me preocupo por ti!" Amanda miró a los ojos color avellana
oscuros debajo de ella. Estaba sentada en el regazo de Judith en su dormitorio, donde
acababan de terminar el trabajo de fin de curso de Judith. "¿Alguna vez ... umm ... ha estado
con alguien?" Le daba vergüenza preguntar, pero también tenía curiosidad.
"Sí, lo hice. El año pasado, en mi otra escuela." Judith trazó un patrón de luz sobre el
rostro de Amanda con su dedo.
"¿Los amabas?", Titubeó ella.
Judith envolvió sus brazos con fuerza alrededor de la niña más pequeña. "Pensé que sí.
Pero ahora, no lo creo. Realmente me preocupé por ella, y ella se preocupó por mí ... pero no
hubo 'fuegos artificiales', si sabes a qué me refiero".
Amanda se acurrucó contra el cuello de Judith. "Si." Luego se sentó, alarmada. "¡El
verano casi está aquí!" ella parecía aterrorizada.
"¿Entonces? ¿Cuál es el problema del verano? Tendremos más tiempo para pasar
juntos". Judith estaba confundida por la expresión del rostro de la rubia. "¿Qué pasa?"
Grandes lágrimas brotaron de los ojos verde niebla. "Paso todos los veranos con mis
abuelos en Texas". Varias lágrimas cayeron. "Estaremos separados todo el verano ..."
Judith limpió suavemente las lágrimas del rostro de Amanda. "Está bien ... tendremos
que escribirnos de un lado a otro como locos, y tal vez llamarnos una vez a la semana".
Odiaba ver a Amanda sufrir. "Estará bien, de verdad."
Amanda envolvió con fuerza sus brazos alrededor de Judith, sin querer soltarla. "Solo
tenemos alrededor de un mes antes de que me vaya ..." besó el cuello de la otra chica. "Por
favor, Jude, hazme el amor esta noche. Quiero ser amado por ti tanto como sea posible antes
de tener que irme".
Judith vaciló. "Amanda, no hay nada en el mundo que prefiera hacer, pero ¿crees que es
prudente?" Apartó el cabello rubio de los brillantes ojos verdes. "Me preocupo mucho por ti,
pero este es un paso importante".
Amanda solo pudo asentir. "Sí por favor." Besó a Judith con ternura. "Vamos a la cama.
Ya les dije a mamá y papá que ibas a pasar la noche, creen que estamos viendo películas".
Se puso de pie y puso a la otra chica de pie. "Vamos ... Tengo que estudiar mucho". Amanda
llevó a Judith a la cama y luego la abrazó. "Y tengo la intención de trabajar en eso toda la
noche".
Amanda sonrió para sí misma. Esa fue una gran sesión de estudio. Mirando hacia atrás
en ese momento de su vida, estaba tan contenta de haber conocido a alguien como Judith,
que le había dado lo que se había perdido tan desesperadamente. Nunca lo llamaron amor, ¡
pero seguro que fue divertido! Sus abuelos también se lo tomaron muy bien.
Amanda había estado en su casa por más de una semana, y cada día parecía más y más
triste. Anna Leigh pensó que tenía que ver con alguien en Los Ángeles, porque la joven
pasaba horas por la noche escribiendo cartas y luego enviándolas por correo a la mañana
siguiente.
Anna Leigh llevó a Jacob a un lado una mañana, antes de que Amanda bajara las
escaleras. "Cariño, estoy terriblemente preocupada por Mandy. Algo definitivamente la está
molestando. ¿Te ha dicho algo?"
Su apuesto esposo la abrazó. "No, amor, no lo ha hecho. Creo que extraña a alguien en
casa". Conocía las señales del mal de amor. Él mismo estaba casi incapacitado cuando Anna
Leigh se fue al extranjero con sus padres, cuando estaban saliendo. Se inclinó y le dio a su
esposa un dulce beso. "¿Quieres que hable con ella?"
Anna Leigh le devolvió el beso, envolviendo sus brazos alrededor de su cuello. "No.
Creo que este debería ser uno de esos chats de 'mujer a mujer'... Estoy seguro de que sería
más fácil". Ella le bajó la cabeza para darle un beso más. "Y si seguimos así, tendrá un gran
espectáculo ... La escucho bajar las escaleras". Pero ella no lo soltó, solo se dio la vuelta en
sus brazos. "Buenos días cariño." Dirigió su saludo hacia la escalera, donde apareció una
joven de ojos soñolientos.
Amanda se frotó los ojos y sonrió. "Buenos días." Ver a sus abuelos acurrucados juntos
le recordó a Judith, y sintió que una ola de tristeza la invadía.
Jacob notó el cambio y apretó un poco más a Anna Leigh. "Bueno, señoras... Me voy a
la tienda. Tengo que terminar esa mesa para la Sra. Wilcox." Soltó a su esposa y besó a su
nieta en la cabeza mientras caminaba por la cocina.
Anna Leigh abrió los brazos y Amanda tropezó con su abrazo. "¿Qué te pasa, Mandy?
Pareces tan triste. ¿Hay algo que Jacob o yo podamos hacer?" Besó la cabeza rubia.
"Oh, abuela ..." gritó, con la cabeza metida debajo de la barbilla de su abuela. "No hay
nada que puedas hacer ... es algo que tengo que manejar yo mismo". Ella retrocedió y se secó
la cara.
"Oh, cariño ... te amamos. Si hay algo que podamos hacer para ayudarte, incluso si es
solo para escuchar, estamos aquí para ti". Guio suavemente a la joven que sollozaba hasta la
mesa de la cocina. "¿Quieres desayunar? Teníamos donas ... Jacob tenía un yen por los
buñuelos de manzana".
"No, gracias, abuela. Realmente no tengo mucha hambre." Se sentó a la mesa y suspiró.
Ahora Anna Leigh SABÍA que algo andaba mal. Su nieta podría comerse más que el
equipo de fútbol en un buen día ... "Está bien, eso es todo". Se sentó a la mesa junto a la
joven, tomó una de sus manos y la apretó. "No puedes seguir así por más tiempo ... por favor
habla conmigo ..."
Amanda comenzó a llorar de nuevo. "Realmente no creo que quieras escuchar esto."
Anna Leigh levantó la barbilla de Amanda con la mano. "Cariño, no hay nada que puedas
decir que no quiera escuchar. Nada cambiará el hecho de que ambos te amamos mucho".
Amanda miró a los ojos de su abuela y no vio nada más que verdad y amor. Quizás era
hora de decírselo a alguien. "He conocido a alguien, abuela." Sintió que la mujer mayor le
apretaba la mano. "Y me preocupo mucho por ellos ... solo hemos estado juntos un poco más
de un mes ... y la extraño tanto ..." No es exactamente la mejor manera de decirle a alguien,
pero ella ya se sentía como se había quitado un gran peso de su pecho.
Anna Leigh no se sorprendió demasiado. Sabía que el amor no tenía fronteras ... Mírala
a ella ya Jacob. Él era de un hogar pobre pero amoroso. Fue criada por niñeras en mansiones
de todo el mundo. 'Pobre niña ... sé que nunca podría hablar de esto con sus propios padres'.
Ella y Jacob criaron a su hijo Michael con todo el amor y apoyo que pudieron, pero de alguna
manera no fue suficiente. Era tan diferente a los dos, los negocios eran lo primero y la familia
después. Su esposa, mujer encantadora que era, preferiría ir de compras a París antes que
formar una familia. Nunca sabré cómo resultó tan bien esta querida niña. Pero una parte de
ella lo sabía ... ella y Jacob prácticamente criaron a Amanda ... lo intentaron con su hermana
mayor Jeannie, pero ella era más la hija de su madre. "¿Quieres hablarme de ella, cariño? Si
tiene tu corazón, entonces estoy seguro de que es una persona maravillosa ".
Amanda respiró profundamente y sonrió. "Ella es maravillosa, abuela ... y sé que los
amaría a los dos. Continuaron escribiendo cartas durante todo el verano ... durante ese tiempo,
se habían convertido en mejores amigas, y decidieron que si bien el afecto que tenían porque
el uno para el otro era profundo, ciertamente no era amor. Cuando la escuela comenzó de
nuevo en el otoño, todavía pasaban la mayor parte de su tiempo libre juntos. Judith conoció
a una chica en la universidad local y se enamoró profundamente, pero aún permanecía su
estrecho vínculo con Amanda. Aún iban a lugares juntos, decididos a mantener su amistad.
Tampoco fue hace tanto tiempo que recibí su última carta ... Judith y Emily tenían dos
hijos, uno en camino ... y Amanda había estado presente en cada bautizo. Ella miró hacia
atrás a su primer amor con cariño y con mucho aprecio.

R
Lex miró la pantalla de la computadora y luego se frotó los ojos enrojecidos. Tengo que
estar perdiendo algo en alguna parte. Había estado buscando en su programa de contabilidad
durante más de una hora, tratando de encontrar fondos faltantes, casi diez mil dólares en
fondos faltantes. Pasó a su cuenta de Internet y envió un correo electrónico a su banco,
solicitando que le enviaran los extractos bancarios de los últimos meses, ya que Hubert
generalmente manejaba el papeleo del rancho. También prometió hacer un recuento personal
de las acciones, ya que parecía que estaban perdiendo más de lo normal. Y no estaba dispuesta
a confrontar a su hermano mayor hasta que tuviera algo en lo que continuar. Quizás solo
estoy cansado. Miró el reloj y parpadeó. "Amanda probablemente ya esté arriba, muerta de
aburrimiento ..." murmuró, mientras apagaba la computadora y salía de la oficina.
Después de subir las escaleras, Lex se detuvo en la habitación de Amanda. Vacío. Se
encogió de hombros y entró en su propia habitación. Extraño ... ella tampoco está aquí.
Confundido, Lex llamó suavemente a la puerta del baño. "¿Amanda?" Sin respuesta. Ahora
preocupado, Lex abrió lentamente la puerta. Silencio total. Caminó hacia el área de la bañera,
donde vio una cabeza rubia húmeda asomando entre las burbujas. Pudo ver que la joven
estaba profundamente dormida, el único sonido en la habitación era el gorgoteo del jacuzzi.
"¿Amanda?" Hablando en voz baja, trató de no asustar a la pobre mujer hasta la muerte.
Ninguna respuesta. "Amanda".
Los ojos de la joven rubia se abrieron de golpe, mientras se hundía bajo el agua, asustada.
Ella salió del agua de inmediato, jadeando y farfullando. "¿Qué ... ???"
Lex corrió hacia la bañera y se arrodilló. "Oye, ten cuidado". Agarró los hombros de
Amanda sin pensarlo dos veces. "No quise asustarte así." La mujer morena colocó a Amanda
en una posición sentada.
Amanda tosió un par de veces más y luego se quedó quieta. "Lo siento. No me di cuenta
de que me había quedado dormido." Disfrutaba de la cercanía de la otra mujer. "¿Cuánto
tiempo he estado aquí?"
De repente, al darse cuenta de dónde estaban sus manos, Lex se apartó y se puso de pie.
"Umm ... casi dos horas." Metió las manos en los bolsillos traseros, tratando de calmar su
corazón palpitante. "Dejaré que te seques entonces ... probablemente te estés sintiendo
bastante empapado". Ella comenzó a retroceder hacia la puerta.
Amanda sonrió y se sacudió las burbujas de su propia frente. "Gracias ... saldré en un
minuto." Observó con algo de diversión cómo el ranchero, normalmente tranquilo y sereno,
retrocedía directamente hacia el marco de la puerta, con un ligero rubor en sus rasgos oscuros.
"Sí ..." se retiró apresuradamente al dormitorio, cerrando la puerta detrás de ella.
Amanda se rio levemente mientras dejaba correr el agua de la bañera. Entonces ...
supongo que no soy el único que puede sentir esta ... electricidad ... entre nosotros. Se secó
rápidamente y luego miró sus opciones de ropa de dormir. Hmmm ... ¿me pongo modesto o
me burlo un poco más de ella? Escogió una camisa de dormir de gran tamaño que le caería
un poco más allá de las rodillas. Modesto. Se ve un poco alterada ... quizás mañana por la
noche. Con una sonrisa, se sacó la camiseta por la cabeza.
Al salir al dormitorio, la pequeña rubia vio a Lex sentado a la luz de la chimenea,
encorvado en una de las sillas mullidas.
"Todo tuyo." Se trasladó a la otra silla y se sentó, secándose el pelo con una toalla.
"Gracias por el préstamo de la bañera ... Definitivamente estoy relajado ahora".
"Me alegro. Puedes usarlo cuando quieras". Lex se movió ligeramente en su silla.
"Lamento haber irrumpido así, pero cuando no me respondiste, me preocupé un poco". ¿Un
poco preocupado? ¡Intenta morir de miedo!
Amanda miró a la mujer mayor. Su rostro estaba bañado en sombras, y la luz del fuego
hizo que sus ojos usualmente brillantes se volvieran casi negros. "Te ves bastante agotada".
Lex suspiró y se pasó una mano por el pelo. "Sí. Ha sido un día largo." Giró la cabeza
hacia un lado y se le partió el cuello. "Creo que me daré una ducha rápida y luego saltaré a
la cama". Ella se puso de pie lentamente.
Amanda se puso de pie con ella. "¿Necesitas alguna ayuda?" Ante la ceja levantada de
Lex, se sonrojó. "Ummm ... quiero decir, ¿con quitarte el vendaje?" La otra ceja de Lex se
disparó hacia su flequillo. "¡Oh, maldición! ¡Sabes a qué me refiero!" la joven no creía que
pudiera avergonzarse más.
Lex se apiadó de ella. "Nah ... puedo salir bien, y probablemente lo dejaré por esta
noche."
"No creo que sea una muy buena idea. ¿Y si te das la vuelta mientras duermes?" Las
historias de terror de Martha sobre pulmones perforados y hemorragia interna la habían
asustado. Preocupada por su anfitriona mientras estaba montando, Amanda había interrogado
al ama de llaves sobre la salud de Lex. "Realmente no creo que debas irte a la cama sin
protección."
Lex se rio entre dientes. "No creo que esté en peligro de necesitar 'protección' en la cama,
¿verdad?"
Amanda se cubrió la cara con las manos. "Ah, probablemente no ..." se miró la muñeca
desnuda. "¿Mirarías la hora?" Fingir bostezo y estiramiento. "Mmmm ... supongo que te
dejaré darte una ducha ... estaré al otro lado del pasillo si necesitas que te ayude a envolverte
las costillas." Ella se dirigió a la puerta. "Buenas noches." Y salió apresuradamente de la
habitación, todavía roja como una remolacha.
Lex la vio irse con una mirada divertida en su rostro. Realmente debería estar
avergonzado de mí mismo, burlarme así de la pobre mujer. Pero de alguna manera, la
camaradería que compartían parecía correcta, como si lo hubieran hecho durante años.
Extraño. Sacudió la cabeza y entró al baño, quitándose la ropa mientras caminaba.
Amanda acababa de terminar de cepillarse los dientes y estaba cepillándose el pelo
cuando escuchó un golpe en la puerta. "Adelante", gritó, sacando la cabeza del baño.
Lex entró tímido, vestido con una bata y con una gran venda elástica. "Oye.
¿Tu oferta aún está abierta?" sonrió levemente, luciendo como un niño perdido. "Parece
que no puedo aclarar esta maldita cosa."
Amanda dejó el cepillo y se trasladó al dormitorio. "¿Qué te pasa? ¿Una sábana rota no
es lo suficientemente buena para ti?" bromeó, tratando de que la mujer mayor se relajara.
"No, no es eso. Acabo de recordar que tuve esto desde la última vez que me rompí una
costilla. Pero no se lo digas a Martha. Le he mantenido en secreto ese pequeño accidente".
"¿De Verdad?" Preguntó Amanda. "Te ayudaré, pero tienes que contarme lo que pasó".
Enarcó una ceja a la mujer morena.
Lex se encogió de hombros. "Nada, mucho. Sucedió el año pasado. Ella me dijo que no
intentara montar en cierto caballo, pero no la escuché. Me tiró contra la cerca y me rompí
una costilla. No es gran cosa". Ella parecía un poco preocupada. "¿Prometes no decirlo?"
Amanda se rio de la expresión del rostro del ranchero. "Oh, Lex. Pareces un niño
pequeño al que pillaron robando del tarro de galletas." Se acercó a la mujer alta y le quitó el
vendaje de las manos. "Está bien, lo prometo. Ahora ven aquí y te arreglaré".
Lex le dio la espalda lentamente a la mujer más joven, luego silenciosamente se quitó la
bata y la puso sobre la cama, dejándola en solo un par de pantalones de pijama de franela.
Respiró hondo y luego lo soltó lentamente.
Ella es hermosa ... Amanda escuchó susurrar su mente. Ella deseó que sus manos
temblorosas se estabilizaran, mientras comenzaba a envolver el vendaje alrededor del cuerpo
de Lex. Hombros tan anchos y su piel tan suave. Tuvo que apoyarse en la fuerte espalda para
enrollar el vendaje alrededor de las costillas de Lex. La mujer más joven se mordió el labio
inferior, tratando de controlar sus sentimientos. Una vez que terminó de envolver, colocó
suavemente la bata sobre los hombros de Lex. "Todo listo." Dijo, esperando que su voz no
la traicionara.
Lex estaba teniendo sus propios problemas de control. Casi podía sentir el calor saliendo
de la mujer más pequeña, estaba parada tan cerca. "Gracias." Se dio la vuelta, sin apenas
perder el anhelo en los ojos de Amanda. "Supongo que te dejaré ir a la cama ahora." Mientras
se dirigía a la puerta, Lex se volvió para mirar a su invitado. "Te veo en la mañana." Salió y
cerró la puerta detrás de ella.
Amanda se paró junto a la cama y miró fijamente la puerta cerrada. Oh, chico ... Lex, mi
amigo, creo que tendremos que tener una pequeña charla, muy pronto.

R
A la mañana siguiente, Lex y Amanda terminaron de alimentar a los caballos y se
dirigieron al establo de heno. Después de que Lex había hecho retroceder el camión hasta
una gran pila de heno empacado, salió y miró a su alrededor en busca de Amanda. No había
ni rastro de la pequeña rubia por ningún lado. Ahora, ¿a dónde diablos se fue? Estaba a punto
de bajar el portón trasero de la camioneta cuando sintió que algo le caía sobre el sombrero y
los hombros. "¡Oye!" Lex miró hacia arriba y apartó la paja de su cuerpo.
Una leve risa fue la respuesta. "¡Sí! Es heno", admitió alegremente Amanda,
preparándose para otro lanzamiento. Había subido a la bala superior, principalmente porque
siempre lo había querido y no podía resistirse.
"Pensé que no te gustaban las alturas." Lex se quitó el sombrero y sacudió el heno para
liberarlo. "Ahora baja desde allí antes de que te lastimes".
Puso sus manos en sus caderas y burlonamente miró a la joven con el ceño fruncido.
"No, no me gusta mover alturas. Me mareo". Amanda se dejó caer sobre la bala,
balanceando las piernas hacia adelante y hacia atrás. Además, esto no es tan alto, tal vez entre
tres y cinco metros como máximo. Estaba a punto de bajar, cuando de repente la bala se
movió y la joven comenzó a caer.
Lex vio el movimiento y, dejando caer su sombrero, se apresuró a colocarse debajo de
la mujer que caía. "¡Uuf!", Gruñó, cogiendo a Amanda en sus brazos, acunándola como si
fuera una niña. "¿Estás bien?"
Amanda miró a los ojos asustados y sintió temblar a la mujer que la sostenía. "Si." Luego
se dio cuenta de dónde estaba y cómo llegó allí. "Oh, Dios... estás bien?"
Lex miró a los ojos de Amanda, apenas respirando. "UH Huh." Parecía que no podía
apartar la mirada del rostro de la mujer más joven. Las palabras le fallaron, cuando sintió los
brazos de Amanda envolver su cuello.
Amanda no pensó. Ella se rindió a sus sentimientos, envolvió sus brazos alrededor del
cuello de la mujer más alta y tiró de la cabeza de Lex hacia abajo para encontrarse con la de
ella. Cuando sus labios se encontraron, la rubia se asombró de lo suaves que eran los labios
del ranchero. Al profundizar el beso, Amanda sintió un fuerte sentimiento de pertenencia y
su corazón se aceleró.
Lex estaba teniendo sus propios sentimientos fuertes. Cuando sus labios se encontraron,
sintió un suave cosquilleo en la boca del estómago, y cuando la mujer más pequeña
profundizó el beso, una descarga eléctrica se disparó por todo su cuerpo, provocando que sus
piernas se debilitaran. Lex se derrumbó de nuevo en una suave pila de heno, sin soltar a la
mujer en sus brazos.
Pasaron unos momentos disfrutando del beso, hasta que Lex se apartó un poco para
respirar. "Guau." Ella jadeó, todavía tratando de recuperar el aliento.
Amanda apoyó la cabeza en el pecho de Lex y respiró hondo. "Lo siento ... no estoy
seguro de lo que me pasó." Ella miró a los brillantes ojos azules. "No puedo creer que hice
eso".
"¿Te arrepientes de haberlo hecho?" Lex contuvo la respiración, temerosa de la
respuesta.
"¡¡Dios no!!" Amanda se estiró para acariciar una mejilla bronceada, tratando de calmar
los latidos erráticos del corazón de la mujer mayor. "Es solo que no suelo tener el hábito de
arrojarme, esta vez de manera bastante literal, a alguien a quien solo conozco hace un par de
días". Podía sentir al ranchero luchando por llevar aire a sus pulmones. "¿Estás seguro de que
estás bien? ¿Qué hay de tus costillas?"
Lex, aliviada, giró la cabeza ligeramente y besó la pequeña palma que ahuecaba su
rostro. "Nunca he estado mejor." Al ver varias cosas cruzar el rostro de Amanda, Lex la besó
en la frente y le dio un suave abrazo. "Si así es como vas a reaccionar después de caer de una
pila de heno, recuérdame que te traiga aquí más a menudo".
"Funciona para mí... Siempre he querido revolcarme en el heno". Amanda le dio una
sonrisa avergonzada. "Ummm... quiero decir ..."
Lex entendió. "Relájate. Vamos a tomar las cosas con calma y calma, ¿de acuerdo? No
hay necesidad de apresurarse".
La sonrisa de respuesta de Amanda iluminó todo su rostro. "Sí ... supongo que será mejor
que terminemos las tareas del hogar, ¿eh?" Sintió que la respiración de Lex volvía a la
normalidad. "Y Martha me espera muy pronto".
Ella tiene razón ... tiene que ser responsable. "Es cierto. Pero primero ..." Lex se inclinó
y capturó los labios de Amanda de nuevo, sintiendo pequeñas manos enredarse en su cabello.
Esto se siente muy bien ... será mejor que pare ahora mientras todavía puedo. Terminó el
beso lentamente, tratando sin mucho éxito de retroceder. "Uf ... yo, ummm ..."
Amanda apartó el cabello oscuro de los ojos de Lex. "Sí, eso va para mí, doble." Se bajó
del regazo del ranchero y le ofreció la mano a la mujer que aún estaba sentada. "Aquí, ya que
te traje allí, bien podría ser el que te ayude a retroceder".
Lex sonrió, pero aceptó la mano y permitió que la mujer más joven la ayudara a ponerse
de pie.
Sin soltar la gran mano que se tragaba la suya, Amanda tiró a la mujer mayor en un
abrazo muy suave. "Gracias." Se puso de puntillas y besó el fuerte mentón.
"¿Para qué?" Lex le devolvió el abrazo, disfrutando de la sensación de la mujer más
pequeña en sus brazos.
Amanda se echó un poco hacia atrás para poder ver el rostro del ranchero, parcialmente
bañado en sombras. "Por trabajar en tu cerca en una tormenta... por sacar a un completo
extraño de un arroyo embravecido y por atraparme cuando me caigo".
Lex besó la parte superior de su cabeza. "En cualquier momento." Su voz se quebró con
la palabra. Soltó a la mujer más joven, pero mantuvo un brazo colgando casualmente sobre
sus hombros. "Vamos. Me imagino que las vacas están a punto de amotinarse."
Algún tiempo después, Amanda estaba de pie en el establo, mirando como Lex ensillaba
el Thunder de poderosa construcción. "¿Estás seguro de que no necesitas ayuda? Quiero
decir, Martha probablemente lo entendería si llegara un poco tarde hoy". Ella se estiró y frotó
la cabeza del gran caballo, mientras él la golpeaba suavemente en el pecho.
"Nah. No es que no disfrute de la compañía, pero realmente no quiero que Martha intente
llegar a algunos de esos gabinetes más altos por sí misma." Apretó la cincha y miró a la mujer
más joven. "Ella y las escaleras de mano no siempre se llevan bien". Terminó con la silla y
le dio unas palmaditas al caballo en el costado. "La última vez que se cayó y se torció el
tobillo ... pensé que se lo había roto, y eso me asustó muchísimo". Ella sonrió. "Y ella es una
paciente peor que yo". Lex sacó al enorme caballo del establo. "Realmente apreciaría si
pudieras vigilarla un poco, si no te importa." Se volvió y alcanzó la silla de montar, pero una
mano en su brazo la detuvo.
"No me importa en absoluto ... pero tienes que hacerme un favor a cambio". Amanda
agarró su abrigo con ambas manos, acercando a la mujer más alta.
"¿Si?"
"Trate de no meterse en problemas y tenga cuidado". Vio a Lex abrir la boca para discutir
y se la cubrió con la mano. "¿Por favor? No te lastimes tratando de sacar ese viejo jeep del
barro, no es como si pudiéramos llegar muy lejos de todos modos".
Lex la atrajo hacia un abrazo rápido. "Estás empezando a parecer mucho a Martha," dio
un paso atrás y suavemente le pasó la barbilla a la rubia. "Lo prometo, me portaré bien." Se
subió a la silla, haciendo que Thunder bailara de lado. "También estaré revisando parte de la
línea de la cerca junto al arroyo, por lo que es posible que no regrese hasta que oscurezca".
Todo depende de lo fácil que sea sacar su automóvil del arroyo y llevarlo al cobertizo de
mantenimiento.
Amanda le dio unas palmaditas en la pierna. "Está bien. Solo llámanos a tu celular si
tienes algún problema". Caminó junto al enorme caballo mientras Lex lo sacaba del establo.
"Sí, señora." Lex se inclinó el sombrero con una sonrisa. "¿Quieres que te lleve a la
casa?"
Amanda miró a Lex y luego a la casa, que estaba a solo unos veinte metros de distancia.
Un escalofrío inesperado recorrió su espalda cuando Lex le tendió un brazo. "Por supuesto."
Dejó que la mujer morena la levantara detrás de ella, de una manera extrañamente familiar.
Envolviendo sus brazos alrededor de la cintura afilada, Amanda se inclinó hacia la fuerte
espalda con un pequeño suspiro. " Esta es la forma de montar a caballo".
Lex se rio entre dientes y le dio un rodillazo al semental hacia adelante. "¿En serio?
¿Estás seguro de que no quieres un cinturón de seguridad?" Sintió que los pequeños brazos
alrededor de su cintura se apretaron ligeramente.
"Nop ... esto es perfecto."
Cabalgaron el resto del camino a la casa en un agradable silencio, los únicos sonidos
eran los pesados cascos de Thunder cayendo al suelo.
Lex detuvo el enorme caballo en el porche trasero y suavemente le dio a Amanda una
mano hacia abajo. "Ya está, señora. Servicio puerta a puerta, según lo prometido". Bromeó,
sintiendo una ligera palmada contra su pierna.
"Gracias", hizo una reverencia Amanda, "¡esa caminata tan larga me habría agotado!"
Lex se rio mientras alejaba a Thunder del porche. "En cualquier momento", inclinando
su sombrero de nuevo, esta vez guiñando un ojo a la joven antes de alejar al gran caballo.
"¡Ten cuidado!" Amanda la llamó, haciendo una mueca cuando Lex envió a Thunder a
un fuerte galope.

R
Lex cargó Thunder a través de los campos, inclinándose sobre su cuello con una sonrisa.
Sintiendo solo un ligero dolor en las costillas debido a la actividad, se rio en voz alta ante el
viento que soplaba en su cara. "Es un hermoso día, ¿no es así, chico?" El caballo de carreras
resopló en desacuerdo. Nubes bajas y oscuras habían comenzado a cubrir el cielo,
amenazando con estallar en cualquier momento, y la brisa fresca que soplaba a través de los
árboles circundantes traía un frío húmedo al aire. Para Lex, el día nunca había sido más
hermoso. Debo estar haciendo algo bien ... porque alguien allá arriba ciertamente ha dejado
caer un regalo maravilloso en mi regazo. "¡¡¡Yaaaaa !!!" Instó al caballo a seguir, ambos
absorbiendo el aire fresco a su alrededor con alegría.
Al llegar a la vista del jeep, Lex reinaba en el gran caballo, llevándolo para refrescarlo.
"No parece que tengamos muchos problemas aquí, ¿eh, gran amigo?" ella lo apuntó hacia el
arroyo que aún corría. "Vamos a caminar hasta el arroyo antes de empezar, ¿de acuerdo?" le
dio unas palmaditas en el cuello y caminaron lentamente hacia el fuerte rugido.

R
Amanda entró en la cocina, sus mejillas ligeramente sonrojadas y una gran sonrisa en su
rostro. Martha se dio la vuelta desde la despensa y sonrió. "Bueno, bueno ... debiste pasar un
buen rato alimentando el ganado. Esa es una mirada interesante en tu cara, cariño." Observó
cómo la mujer más joven se sonrojaba.
"Oh, sí ... la pasé muy bien". Amanda se dio cuenta de lo que había dicho demasiado
tarde y bajó la cabeza tratando de controlar su rostro acalorado.
Martha se acercó a ella y le quitó unos cuantos tallos de heno del pelo. "Mmm ... lo
parece."
Amanda se cubrió la cara con las manos. "Oh Dios..."
El ama de llaves sintió lástima por ella y cedió. "Cariño, cálmate. No hay nada de qué
avergonzarse ... Me alegro de que ustedes dos se hayan llevado tan bien". Envolvió su mano
alrededor del brazo de Amanda y tiró de ella hacia la mesa. Siéntate mientras te traigo un
café. Cogió un par de tazas del armario, llenó la jarra y se sentó a la mesa junto a Amanda.
"¿Lexie se bajó bien al arroyo?" preguntó, sirviéndoles una taza a cada uno.
"Umm ... sí, lo hizo. Me dijo que también estaría revisando la cerca, y que no esperaría
su regreso antes de que oscureciera." La joven rubia tomó un pequeño sorbo de su café.
Martha pareció sorprendida. "¿Ella te dijo que llegaría tarde?" ella meneó levemente su
cabeza canosa. "En realidad, nunca le dice a nadie cuándo regresará. Por lo general, solo le
preparo un gran desayuno y planeo la cena para el anochecer en los días en que sé que estará
patrullando la cerca".
Amanda solo miró fijamente su taza. "Bueno, tal vez solo dijo eso porque estaríamos
preocupados, ya que todavía está herida".
"Cariño, eso nunca la había molestado antes." El ama de llaves le dio unas palmaditas
en la mano, "No es que sea insensible, es solo que normalmente no piensa en pequeñas cosas
como esa". Ella respiró hondo. "No como ella puede, teniendo que manejar este lugar sola."
Amanda miró hacia arriba. "Pero pensé que su hermano la ayudó". Sus cejas se
fruncieron en confusión.
La mujer corpulenta se burló. —¿Hubert? ¿Ayuda? No en esta vida, cariño. A veces
pienso que su único propósito en la vida es agravar a la pobre Lexie y, por supuesto, sacarle
dinero a ella. Tomó un sorbo de café y suspiró. "Él es siete años mayor que ella y nunca ha
trabajado honestamente en su vida. Oh, claro, Lexie le deja llevar los libros del rancho y tiene
esa oficina de contabilidad que dirige en la ciudad, pero no sirve". Una peculiaridad de sus
labios. "Ha odiado a Lexie desde que su papá le cedió el rancho, sin mencionar que es
simplemente malo". Tomó otro sorbo de café. "Normalmente no le diría esto a nadie, pero
confío en ti y quiero que seas consciente de lo desagradable que puede ser ese hombre". Hizo
una pausa, estudiando a la joven frente a ella.
Amanda tenía una idea bastante clara de hacia dónde se dirigía Martha con esta
conversación. Se encontró con los sabios ojos marrones frente a ella. "Lex me habló de
Linda". Vio que la postura del ama de llaves se relajaba un poco. "Hubert amenazó a Lex
anoche - acerca de que me quedara aquí. Así que decidió decirme por qué era tan ... hostil".
Una mirada triste cruzó su rostro. "¿Linda realmente dejó a Hubert por Lex?"
Martha respiró hondo. "Oh, sí. Verás, Hubert es bastante guapo, alto, moreno, con ojos
azules como los de Lexie ... solo que los suyos son más crueles. Las mujeres parecen arrojarse
a sus pies, hasta que lo conocen, luego las inteligentes. correr como si todos salieran ".
Terminó su café y comenzó a limpiar la mesa con un paño húmedo. "También tiene el
temperamento de Lexie, ambos lo obtuvieron de su papá, pero él nunca aprendió a controlarlo
como ella". La llevó hasta casi los veinticinco, pero finalmente lo logró bajo control. "Creo
que Linda finalmente se cansó de que Hubert se enojara con ella, y para vengarse de él, se
aferró a Lexie".
Amanda frunció el ceño. "Ella no amaba a Lex, ¿verdad Martha?"
"Oh, creo que lo hizo, a su manera ... solo quería un estilo de vida un poco más elegante
que el que Lexie podía darle". Martha recordó con tristeza el juerga de un mes que la
deserción de Linda había provocado con la joven impresionable.
Lex se levantaba antes del amanecer, alimentaba al ganado y manejaba el negocio
general del rancho antes de que el resto de las manos se movieran. Martha a veces podía
convencer a la mujer hosca de que desayunara, pero no a menudo. Luego Lex se encerraba
en la oficina, bebiendo hasta última hora de la tarde, cuando normalmente un coche lleno de
"amigos" la recogía y la llevaba a la ciudad. Pasarían el resto de la tarde y toda la noche,
saltando de bar en bar, en general haciendo el infierno, e incluso una o dos veces la ley los
llamó. Después de que los bares cerraran, estos supuestos amigos llevaban a Lex a casa, y
Martha generalmente la encontraba desmayada en el columpio del porche a la mañana
siguiente.
Después de que esto duró casi un mes, Martha dejó de suplicarle a Lex que volviera en
sí y tomó acción directa. Una mañana, después de encontrar a Lex una vez más tendido
inconsciente en el porche delantero, el ama de llaves enojado mezcló un gran cubo de agua
extremadamente fangosa y se lo tiró al ganadero desprevenido.
"¡Whoa!" Lex farfulló: "¿Por qué demonios hiciste eso?" le daba vueltas la cabeza y se
imaginaba que estaba a punto de arrojar el contenido de su estómago por el porche.
"Si planeas dejar que este rancho se hunda y se siente aquí oliendo peor que una granja
de cerdos, pensé que tal vez querrías un poco de barro para revolcarse". Se sacudió el polvo
de las manos y caminó hacia la puerta, dándose la vuelta y continuando con su diatriba. "Así
que límpiate o busca una nueva niñera, porque no voy a tolerar ni un minuto más de tu basura
autocompasiva, ¿me oyes?" Sacudió un dedo a Lex.
"Sí, señora." Un Lex disgustado murmuró al ama de llaves, el barro goteaba por su rostro.
Martha casi se rio a carcajadas ante la figura que tenía delante. Los ojos azules inyectados
en sangre se destacaban crudamente en la cara cubierta de barro, que estaba hinchada por el
abuso del alcohol. El alto cuerpo, que había perdido demasiado peso, estaba quieto sobre
piernas temblorosas.
"Lo siento, Martha." Lex dio un par de pasos hacia adelante, hasta que estuvo a menos
de un pie de distancia. "Por favor no me dejes." Ella susurró, sus ojos se llenaron de lágrimas.
"Me pondré en marcha, lo prometo."
Parecía una niña apaleada, así que Martha rodeó a la mujer más joven con sus brazos y
la apretó contra su amplio pecho. "Oh cariño ... Estaba tan enojado, viéndote tirar tu vida de
esa manera." Meció suavemente a la mujer que ahora sollozaba, luego se apartó y usó su
siempre presente paño de cocina para limpiar la cara de su pupilo. "Ahora limpia este porche,
sube las escaleras y toma una larga ducha caliente, y ve a la cocina para un gran desayuno.
Les diré a los chicos que se ocupen de las tareas del hogar durante los próximos días, porque
vas a comer y luego ir directamente a la cama ". Limpió una mancha en la frente de Lex y
le dio un beso suave. "Ahora continúa, y date prisa". Ella se dio la vuelta y regresó a la casa,
refunfuñando en voz baja sobre los niños locos y cómo tenía que ir y ponerse un delantal
limpio.
Después de eso, Lex rara vez bebía, a excepción de algunas cervezas ocasionales con las
manos en la noche de póquer. Pero nunca volvió a tocar el alcohol fuerte. Martha sabía que
la joven se había asustado y ella misma se alegraba de que Lex le hubiera prometido que se
mantendría limpia. Hubert se había burlado de ella, diciendo que estaba demasiado débil, que
no podía manejar su alcohol. Constantemente la menospreciaba, tratando de sacar a Lex del
carro. Pero Lex simplemente aguantó sus burlas, diciendo que ella había dado su palabra y
que él no sabría nada acerca de cómo cumplir una promesa con alguien.
"¿Martha?" Amanda se preocupó por la expresión del rostro de la mujer mayor. "¿Estás
bien?" agarró la mano que había estado limpiando distraídamente la mesa.
El ama de llaves negó con la cabeza y le dio a Amanda una pequeña sonrisa. "Lo siento
por eso, querida ... Me perdí un poco en mis recuerdos." Puso su otra mano sobre la de
Amanda. "Vamos. Vamos a trabajar en esos gabinetes."

R
Lex se paró al borde del arroyo, hipnotizado por el agua que aún fluía rápidamente.
Desvió la mirada un poco río abajo, feliz de notar que el pequeño Mustang todavía estaba en
el mismo lugar. Su parachoques trasero apenas se veía por encima de la línea de flotación.
Lex miró detrás de ella, calculando mentalmente el camino que usaría para sacar el auto del
agua. Cómo llevarlo de allí hasta aquí ... ese es el punto de fricción. Una de las cadenas del
jeep debería ser lo suficientemente larga, pero ¿cómo diablos pongo la cadena en el auto?
Miró el agua y luego se miró a sí misma. Bueno, podría decirles que me caí al arroyo. Ella
sonrió, imaginando la expresión de sus rostros. Ah ... no ... no es una cosa buena para hacer
... Martha sería usar una cuchara en mí entonces! Ella relegó ese problema al fondo de su
mente, y decidió preocuparse más cuando sacó el jeep de su nido embarrado. Alejándose de
las aguas revueltas, Lex regresó al Thunder que esperaba pacientemente y regresó a la
prioridad número uno.
Una hora más tarde, un Lex enojado y cubierto de barro finalmente condujo el jeep hacia
el arroyo. Incluso con el uso de la moza unida a la parte delantera del vehículo, Lex todavía
tuvo que cavar y empujar para sacar el jeep enterrado. Se había quitado su siempre presente
sombrero de vaquero negro y su plumero para salvarlos, pero era barro casi sólido desde la
punta de la cabeza hasta la suela de sus botas, y estaba lo suficientemente loca como para
escupir uñas.
El alto ranchero hizo retroceder el jeep igualmente cubierto de barro hasta un gran árbol
a diez metros de la orilla del arroyo, hasta que casi tocó el pesado roble. Lex enrolló un trozo
de cadena alrededor del tronco del árbol y el otro extremo alrededor del eje trasero. Luego
sacó un tramo más largo de cadena del jeep y lo ató al cable de acero que desenrolló de la
moza. Lex luego ató un extremo de la cuerda a la cadena y el otro alrededor de su cintura.
Eso es todo ... Tengo que ser certificable: saltar a este maldito arroyo no una vez, sino dos
veces en una semana. Martha me comprometerá. Ella miró su ropa, apenas distinguible bajo
el barro. Al menos puedo usar la excusa de que necesitaba quitarme el barro, así que me
enjuagué la ropa, no tengo que decirles que estaba en el arroyo.
Lex entró lentamente en el arroyo, notando cuánto había disminuido la corriente desde
el viernes. "¡Maldita sea, pero eso es frío!" refunfuñó, mientras el agua se abría paso
lentamente hasta sus hombros. Una vez más, dejó que la corriente hiciera la mayor parte del
trabajo, llevándola río abajo. Cuando se acercó al automóvil parcialmente sumergido, se hizo
cargo, su fuerte golpe cortando el agua fácilmente. Golpeando suavemente el coche, hizo una
mueca. Tranquilo, Lex ... no pongas más abolladuras de las que ya tiene. Se subió al tronco
y comenzó a arrastrar la cuerda por el arroyo, hasta que finalmente puso la cadena en sus
manos. Genial ... ahora puedo interpretar a Jacques Cousteau e intentar encontrar el maldito
eje. Tomando una respiración profunda, Lex se deslizó por la parte trasera del auto y se
sumergió bajo el agua. Siendo familiarizado con los coches, sólo le tomó un minuto enrollar
la cadena alrededor de su objetivo y regresar a la superficie. Muy bien ... ahora para volver
al jeep. La ranchera volvió a cruzar el arroyo, una extraña sensación de déjà vu invadió sus
sentidos.
Lex tardó más de dos horas en sacar el coche pequeño del arroyo. A veces temía que el
viejo roble cayera y aplastara a ambos vehículos, así como a ella. Y aunque el enorme árbol
crujió y se quejó, al final se mantuvo firme. A su jeep no le fue mucho mejor, y una vez que
el pequeño Mustang estuvo a salvo en tierra, le dio unas palmaditas en el capó al sucio jeep
y le prometió una buena limpieza. El viejo vehículo era el orgullo y la alegría de Lex,
habiéndolo reconstruido ella misma mientras estaba en la escuela secundaria.
Después de asegurar el Mustang empapado al jeep, Lex se acercó al Thunder que
esperaba pacientemente y le quitó la silla y las riendas. "Está bien, viejo amigo, ¡te llevaré a
casa!" Resopló y se dirigió hacia los árboles, contento de tomar el atajo de regreso al granero.
El ranchero regresó al jeep y sacó su teléfono celular del bolsillo de su abrigo. Marcó el
número del rancho esperando que Martha, y no Amanda, contestara.
Al tercer timbre, su deseo fue respondido. "Residencia Walters".
"Martha, soy yo." Lex sonrió al teléfono, imaginando la conmoción en el rostro de la
mujer mayor. Rara vez usaba el teléfono celular, diciendo que prefería hablar con alguien
cara a cara.
"¿Lexie? Cariño, ¿está todo bien?" el ama de llaves sonaba un poco nerviosa.
"Todo es maravilloso, Martha. Conseguí el jeep, y haré una parada en el cobertizo de
mantenimiento antes de regresar a la casa". Una indirecta no tan sutil.
"Dios mío, cariño. No me asustes de esa manera, pensé con seguridad que algo andaba
mal cuando llamaste". Martha suspiró profundamente.
"Lo siento, no estaba tratando de asustarte. Es solo que envié a Thunder adelante, y no
quería que te preocuparas cuando lo viste a él y no a mí. El camino todavía está bastante
embarrado, y pensé que también lo estaría. peligroso para él ser conducido detrás del jeep ".
Lex arrojó la silla, la manta y la brida en la parte trasera del jeep. "Debería estar a la vista de
la casa en aproximadamente una hora". Insinuó, esperando que Martha pudiera mantener a
cierta rubia alejada de las ventanas.
"Eso suena genial, Lexie. Pensé que Amanda y yo iríamos a mi casa por un tiempo ...
Tengo algunas fotos que podría estar interesada en ver". Ella se rio, sabiendo que Lex sabía
exactamente qué imágenes tenía en mente. También sabiendo que el camino hacia el
cobertizo de mantenimiento no se podía ver desde su casa. "Regresaremos en un par de horas,
eso debería darte tiempo para cuidar de tu caballo y limpiarte también".
Lex también se rio. "Uh ... bueno, estaba bastante embarrado, pero ahora está casi
limpio". Subió al jeep. "Te veré en la casa más tarde, entonces. Adiós, Martha." Desconectó
la llamada antes de que la mujer mayor se diera cuenta de lo que había dicho. Voy a tener
muchos problemas por eso. Ella sonrió para sí misma. Era uno de sus pasatiempos favoritos,
burlarse del ama de llaves para que la mantuviera alerta. Pero da tan bien como recibe, eso
es seguro.
Capítulo 5

"Oh, Martha ... ¡estos no tenían precio!" Amanda estaba sentada en el estudio, con varios
álbumes de fotos esparcidos. Habían pasado la última hora más o menos hablando de las
familias del otro y simplemente disfrutando de la compañía del otro.
Martha miró el reloj del manto. Han pasado casi dos horas desde que Lexie llamó ...
supongo que deberíamos volver a la casa principal y terminar la cena. "¿Amanda? ¿Quieres
ayudarme con la cena esta noche? Lexie debería estar de vuelta en cualquier momento."
La joven rubia se puso de pie de un salto, recogiendo varios álbumes. "Me encantaría ...
¿qué necesitas que haga?" Prácticamente golpeó a la mujer mayor en la puerta. "Oh ... ¿dónde
quieres que ponga esto?" Indicó los libros en sus manos.
La mujer mayor se rio y tomó los álbumes. "Me quedo con esos, querida." Dejó los
artículos en un escritorio cercano. "Vamos ... puse un asado más temprano hoy - vamos a ver
qué podemos encontrar para acompañarlo, ¿de acuerdo?"

R
Lex puso el Mustang en el cobertizo, diciéndose a sí misma que volvería después de que
Amanda se fuera a la cama para comenzar a trabajar en él. Estaba asombrada por la falta de
daño que había sufrido; una abolladura de tamaño mediano en el panel trasero izquierdo y,
por supuesto, el daño causado por el agua, así como la ventana trasera pateada. Pero al menos
la ventana sigue siendo de una pieza, no debería ser demasiado difícil volver a colocarla en
su lugar. Incluso había encontrado el bolso de Amanda y lo había dejado en el banco de
trabajo para que se secara. No puedo dárselo todavía ... sospecharía demasiado.
Ahora la mujer de cabello oscuro estaba ocupada cepillando a Thunder, que masticaba
contento el heno que ella le había dado. Recompensa por devolverme al granero a golpes,
reflexionó. De hecho, ella había terminado de arreglarlo hace algún tiempo, pero había dejado
que el tiempo se le escapara mientras soñaba despierta. Vamos, Lexington ... ¡pon tu maldita
cabeza en orden! Palmeó al caballo en su ancho hombro. "Disfruta tu bocadillo, muchacho",
luego salió del establo y caminó hacia la casa.
Subiendo al porche, el ranchero cansado y sucio se detuvo y se quitó las botas. Veamos
si puedo escabullirme arriba antes de que Martha me vea bien.
Abriendo lentamente la puerta, Lex se asomó al interior, escuchando voces en la cocina.
Genial ... bueno, tal vez pueda pasar por la puerta sin que me vean. Ya no goteaba agua del
arroyo, sus jeans y camiseta aún estaban húmedos y muy manchados de barro. También podía
sentir pequeños trozos de barro y escombros en su cabello, pero afortunadamente su
sombrero cubría la mayor parte de su cabeza. Sus calcetines, que habían sido blancos esta
mañana, ahora eran de un marrón rojizo y aplastaban el piso de madera, haciendo que Lex se
estremeciera con cada paso. Asomó la cabeza lentamente por la puerta de la cocina,
esperando pasar al ama de llaves. ¡Bueno! Ambos están ocupados. Continuó por el pasillo,
caminando rápidamente.
"¡¡LEXINGTON MARIE!! ¿¡¿Qué diablos has hecho?!?" Una voz muy familiar
retumbó.
UH oh. Lex se dio la vuelta a medio paso, haciendo que sus pies mojados se deslizaran
por debajo de ella y aterrizaran en su trasero con un golpe húmedo. "¡AY!" El ranchero
cubierto de barro se puso de pie lentamente, frotándose el trasero con las manos. "Hola,
Martha. ¿Has arreglado tus gabinetes?" preguntó, retrocediendo hacia la escalera. Eso es, Lex
... actúa de manera casual.
"¡No me digas 'Hola Martha', Lexington! ¡Estás empapado! Y sé con certeza que no ha
llovido en absoluto hoy". La mujer corpulenta se acercó a Lex, colocando sus manos en sus
caderas e inclinando la cabeza hacia un lado.
"Ummm ... bueno ... verás, el jeep estaba realmente enterrado en el barro, y yo, umm ..."
se calló, viendo la mirada en los ojos de la mujer mayor que decía que hablaba en serio.
"¿Si?" la palabra se prolongó, y Martha estaba golpeando con el pie con impaciencia.
¿Cómo lo hace ella? ¡Una mirada y me siento de nuevo con diez años! "Oh diablos,
Martha ... estaba cubierta de barro y pensé que sería mejor enjuagarme antes de entrar a la
casa". Ella miró sus calcetines empapados.
Martha cedió. "Te lo agradezco, cariño ... pero ¿por qué tanto andar a escondidas?"
La mujer alta miró hacia arriba, sus ojos apenas visibles bajo el ala de su sombrero. "En
realidad no estaba 'escabulléndome' ... simplemente no quería molestarte mientras estabas
cocinando la cena". Ella le dio una pequeña sonrisa.
Amanda presenció toda la escena desde la puerta de la cocina. Se tapó la boca con la
mano, no queriendo interrumpir. El pobre ranchero se veía tan... lindo, parado allí con Martha
mordiéndola como una niña recalcitrante.
El ama de llaves le quitó el sombrero negro de la cabeza húmeda a la mujer. "Dios mío,
niña ... ¿qué es todo eso en tu cabello?"
Lex cerró los ojos y suspiró. "Te dije que estaba muy embarrado ... ¿puedo darme una
ducha ahora?" Agarró su sombrero de manos de la mujer mayor y subió las escaleras.
"La cena debería estar lista en unos treinta minutos". Martha la llamó. "Gracias." Lex
sonrió, luego se abrió camino hacia su dormitorio.
Martha se volvió hacia Amanda, quien apenas contenía sus risitas.
"¡Lo juro, esa chica puede meterse en problemas simplemente levantándose de la cama
por las mañanas!" suspiró, llevando a Amanda de regreso a la cocina.
La joven rubia finalmente lo perdió. Tuvo que sentarse en un taburete cercano para
permanecer al menos algo erguida. "Se veía tan lamentable ... ¿lo hace a menudo?" jadeó
entre risitas. Parecía un gato ahogado que había sido drogado a través de demasiados charcos
de barro.
"Desafortunadamente, sí. El barro debe ser uno de sus accesorios favoritos, porque
siempre está cubierta de él". El ama de llaves removió una olla de algo en la estufa. "¡Te juro
que podría encontrar barro en una sequía!"
Amanda se rio. "Estaba bastante sucia. ¿Pero realmente tenías que preocuparte por ella
así?"
Martha se apartó de la estufa y miró a la joven a los ojos. "No ... pero si no lanzo al
menos un ataque simbólico, ella pensará que ya no la amo. Creo que secretamente disfruta
de la atención".
"Bueno, no creo que le haya hecho ningún daño ... habla de ti con el mayor respeto y
amor". Amanda se puso seria, deseando que esta dulce mujer se diera cuenta de lo devoto
que era el joven ranchero por ella. "Me dijo la noche que la conocí lo mucho que se
preocupaba por ti, dijo que eras la única madre que había tenido".
La mujer mayor se secó una lágrima errante de su ojo. "Eso es doble para mí ... ella es
una de las principales razones por las que nunca me casé, tenía la única familia que necesitaba
aquí". Martha sonrió. "He recibido varias ofertas a lo largo de los años, pero nunca me atreví
a dejarla. Y no podía imaginarme tener un hijo al que amaría ni la mitad".
Amanda se acercó y le dio un abrazo a Martha. "Bueno, por lo que vale, creo que has
hecho un buen trabajo criándola. Lex es una persona maravillosa".
"Gracias ... Estoy muy orgulloso de la mujer en la que se ha convertido, aunque creo que
ella tuvo más que ver con eso que yo". Ella respiró hondo. "Ahora ... vamos a poner la cena
en la mesa, debería estar rezagada en cualquier momento".
"Martha". Lex amonestó, apoyándose en la puerta, "¿Estás hablando de mí otra vez?" su
cabello estaba mojado, y vestía jeans y la siempre presente camiseta, que por una vez en
realidad tenía un diseño.
¿El John Deere de Jake? Amanda sonrió. ¡Apuesto a que el viejo Jake vendería más
tractores si sus vallas publicitarias se vieran así! Ayudó a
Martha a llevar la comida a la mesa. "Entonces, ¿cómo se veía la cerca del arroyo?
¿Tuviste que hacer alguna reparación?"
Lex alcanzó un cuenco en el gabinete, solo para que Martha le diera una bofetada. "¡Hey!
¡Solo estaba tratando de ayudar!" apartó la mano rápidamente.
El ama de llaves la ahuyentó. "Lo tenemos todo bajo control. Ahora siéntate". El
ranchero fingió una expresión de dolor, Martha le dio la vuelta y le dio una suave palmada
en el trasero. "No me mires así. Has estado trabajando todo el día y necesitas sentarte".
Lex arqueó una ceja, pero hizo lo que le dijeron. "Ustedes dos también han estado
trabajando todo el día. ¿Cuál es la diferencia?"
Amanda miró al ama de llaves, que tenía una mirada perpleja en su rostro, tratando de
pensar en una buena respuesta. "Porque en realidad nos sentábamos de vez en cuando y
tomábamos un descanso". La rubia respondió: "Y sabemos que no lo hiciste".
La mujer morena frunció el ceño. "¿Qué te hace pensar que no lo hice?"
Martha intervino. "Dos razones: una ... nunca te tomas un descanso cuando trabajas en
el campo. Dos ... parece que apenas puedes pararte".
Lex abrió la boca, pero rápidamente la cerró ante la mano levantada del ama de llaves.
"No ... no discutas conmigo - te conozco desde hace demasiado tiempo." Ella sonrió
triunfalmente. "Así que siéntate en silencio mientras ponemos la cena en la mesa".
Sabía cuándo la habían golpeado. Lex sonrió. "Sí, señora."

R
Después de la cena, Martha una vez más se negó a ayudar con los platos, persiguiendo a
las dos mujeres más jóvenes fuera de la cocina, arrojándoles su paño de cocina con alegría.
Lex agarró la mano de Amanda y riendo la drogó de la batalla simulada, amenazando
con regresar armado de manera similar. Tiró a la rubia por el largo pasillo, hasta que llegaron
a la puerta del estudio. "¿Quieres ver una película?" preguntó, volviéndose hacia su
compañero con una suave sonrisa.
Amanda apretó la mano que sostenía la suya. "Creo que me gustaría mucho... pero
necesito llamar a mi abuela primero, si te parece bien".
"Claro... sabes que puedes usar el teléfono en cualquier momento". Hizo una reverencia
cortés y se llevó la mano de la joven a los labios. "Mi castillo es tuyo para hacer lo que
desees." Le dio a Amanda un ligero empujón hacia la oficina. "G'wan. Tómate todo el tiempo
que necesites." Se sentó en el sofá y apoyó los pies descalzos en la mesa de café. "Te guardaré
un lugar." Ella sonrió.
Amanda miró hacia la oficina y luego de nuevo al ranchero desparramado
perezosamente. "Sabes, se está haciendo tarde ..." comenzó a caminar hacia el sofá, "Y
odiaría molestarlos, mi abuelo realmente necesita descansar". Se sentó junto a la mujer mayor
y se acurrucó cerca. Además, hoy los llamé desde la casa de Martha. Estoy seguro de que
están bien.
"¿Cómo está tu abuelo? No lo he visto desde que salió del hospital". Lex preguntó,
poniendo su brazo alrededor de la rubia, quien le dio una mirada de desconcierto.
"¿Lo viste en el hospital? ¿Por qué nunca te vi?" ella se acercó un poco más.
Lex la miró con una sonrisa afectuosa. "Bueno, solo lo visitaba una o dos veces por
semana, principalmente para asegurarme de que la Sra. Cauble estuviera bien, y siempre era
a primera hora de la mañana".
"Oh, bueno, eso lo explica. Normalmente no llegaría al hospital hasta las nueve o diez,
ya que me quedaba tan tarde la noche anterior". Se detuvo y pensó por un momento.
"¡Esperaaminute! Fuiste tú, ¿no?"
Lex encontró su mirada. "¿Qué?" preguntó en voz baja.
"Los lunes y jueves por la mañana siempre había flores frescas junto a la cama del abuelo
Jake". La joven sonrió. "Tú fuiste quien los trajo, ¿verdad?"
Lex parecía algo avergonzado. "Uh, sí... bueno... la floristería estaba de camino." Sintió
unos brazos pequeños contraerse ligeramente a su alrededor. "Y el Sr. Cauble siempre ha
sido muy amable conmigo". Hizo un gesto hacia el centro de entretenimiento. "Él hizo eso,
ya sabes." Tratando de cambiar un poco de tema, volvió a hacer su pregunta original. "¿Cómo
está su pierna? ¿Ya se ha quitado el yeso?"
"Sí ... ya casi ha vuelto a ser lo que era antes, pero cojea bastante fuerte. Aunque nos ha
dicho que es sólo temporal". Amanda se inclinó cerca de la oreja de Lex. "Pero está haciendo
mucho ..." besó la tierna piel, "mucho ..." un ligero mordisco en el lóbulo cercano, "mejor".
Lex gimió y volvió la cabeza, encontrando apasionadamente la boca burlona de Amanda.
Se tomaron su tiempo, ambos disfrutando del suave contacto. Lex colocó a la mujer más
pequeña en su regazo, y la rubia correspondió enredando sus manos en los mechones oscuros
de Lex, amasando suavemente el fuerte cuello.
La ranchera fue la primera en separarse, con una mirada ligeramente vidriosa en sus ojos.
"Wow ..." se aclaró la garganta. "Eso fue..."
Amanda le dio un suave beso en la barbilla. "Oh sí ... ciertamente lo fue." Ella sonrió.
"Pero sabes, eso pudo haber sido una casualidad". Mordisqueó el labio inferior de la mujer
morena. "¿Intentamos de nuevo sólo para estar seguros?"
Lex le respondió con un gruñido silencioso y comenzó una exploración feroz de la
garganta pálida de la rubia. Se abrió camino hasta una pequeña oreja y le dio un suave tirón.
"Suena como un plan para mí." Susurró, disfrutando del pequeño escalofrío que podía sentir
recorriendo a la joven.
Continuaron casi vacilantes, sin ninguna prisa por empujar al otro demasiado lejos. Se
siente tan bien ... pensó Amanda, usando sus pequeñas manos para trazar los fuertes músculos
de la espalda de la mujer mayor. Se sentía casi abrumada por las increíbles sensaciones que
recorrían su cuerpo. Nunca antes había sentido algo así. Pensó que lo que había encontrado
con Judith era especial, al menos hasta ahora. No, eso fue amistad, o tal vez incluso
enamoramiento ... esto es ... un gemido se le escapó cuando Lex encontró un punto
particularmente sensible en su cuello. ¡Esto es increíble!
Lex parecía no tener suficiente de la tierna garganta debajo de sus labios. Mordió
suavemente el punto del pulso, provocando un gemido bajo de la mujer tendida en su regazo.
A pesar de que su corazón latía con fuerza en sus oídos, la mujer morena nunca antes había
sentido una sensación de paz tan completa. Cuando Amanda comenzó a pasar las manos
arriba y abajo por la ancha espalda del ranchero, Lex supo en el fondo de su alma que por fin
había llegado a casa.
Por acuerdo tácito, ninguna de las mujeres llevó las actividades más lejos, ambas
queriendo saborear el momento. Lex se apartó con pesar. "Se está haciendo bastante tarde ...
¿por qué no continuamos esta 'conversación' mañana?"
Amanda pasó un dedo tembloroso por el rostro sonrojado del ranchero. "Probablemente
una buena idea ..." podía sentir el pecho de la mujer mayor agitándose por el esfuerzo. "¿Por
qué no vamos arriba y dormimos un poco?" se bajó del regazo de Lex, agarró una de las
manos grandes y puso de pie a la mujer aún sentada. "Vamos ... te arroparé." Una sonrisa
malvada fue su respuesta. Amanda se sonrojó. "¡Lex!" se golpeó el brazo, "¡Sabes a qué me
refiero!"
La mujer alta sonrió y atrajo a la enrojecida Amanda en un fuerte abrazo. "Lo siento ...
es solo que eres tan lindo cuando te sonrojas." Besó la cabeza rubia debajo de su barbilla,
"Pero tienes razón ... Ha sido un día bastante largo". Dejó que la mujer más joven diera un
paso atrás, pero tomó su pequeña mano. "¿Puedo acompañarte a casa?" una sonrisa
Amanda se rio entre dientes. "Hmmm ... no sé ... ¿qué dirían mis padres?"
Lex sonrió. "Dirían que tuve una suerte increíble". Llevó a la rubia hacia la puerta.
"Vamos ... no quiero que te conviertas en una calabaza, o alguna otra tontería por el estilo".
Navegar por las escaleras había sido una experiencia, por decir lo menos. Lex aprovechó
la oportunidad para detenerse en casi cada paso, citando una regla de la casa desconocida
sobre un beso por paso. Amanda no quería maldecir la casa, así que, por supuesto, lo hizo.
Quince minutos más tarde, se encontraron en la puerta del dormitorio de Amanda. Lex se
llevó una pequeña mano a los labios y la besó suavemente. "Buenas noches ..." susurró, sus
ojos azules se encontraron con los de Amanda.
La mujer más pequeña soltó la mano que tenía en la suya y puso sus brazos alrededor
del cuello de Lex. Se puso de puntillas y se centró en un par de labios ligeramente
magullados. "Buenas noches." Besó a Lex con abandono, queriendo enviar a la mujer mayor
a la cama con algo para recordarla. "Duerma bien." Amanda le dio un último beso en el labio
inferior de Lex, luego la soltó y se volvió hacia su puerta. "Te veo en la mañana." Ella sonrió
y cerró la puerta detrás de ella, dejando a un ranchero aturdido pero sonriente mirándola.
"Oh, chico ..." Lex se volvió y cruzó el pasillo, "Quizás necesito una ducha fría". Se rio
para sí misma, mientras cruzaba la habitación hacia el tocador. "Nah ... Me pondré las botas
e iré a ver el auto". Eso debería calmarme. ¡Sí claro!
R
Lex se arrastró por las escaleras oscuras sintiéndose algo así como una adolescente
escapando de sus padres. Llevaba las botas en la mano, no queriendo hacer ningún ruido que
pudiera despertar a Amanda. Una vez afuera, se puso las botas, reprimiendo un escalofrío
cuando un viento frío le revolvió el pelo. Lex miró hacia la derecha de la casa y agradeció
que la pequeña cabaña de Martha estuviera completamente a oscuras. Bueno. Quizás
descanse un poco. Al crecer, Lex se preguntó si el ama de llaves omnipresente dormía. En
cualquier momento del día o de la noche, la joven siempre podía contar con ver a Martha,
generalmente en la cocina.
Lex sonrió para sí misma mientras miraba el cielo despejado de la noche, la luna llena
iluminando el camino frente a ella. Tal vez, con la ayuda de Amanda, pueda intentar que
Martha se lo tome con calma. Al llegar al cobertizo, la mujer morena abrió la puerta y entró.
Encendiendo la luz, sacó un par de overoles gastados de su gancho y rápidamente se los puso.
Al menos me mantendrán caliente, suspiró, y se dirigió hacia el pequeño coche que aún
goteaba.
Tres horas después, un Lex sucio y exhausto se coló de regreso a través de la casa
silenciosa. Había pasado la mayor parte de la noche desmontando el Mustang, descubriendo
que el daño causado por el agua no era tan severo como había imaginado. Una vez que se
seque por completo, no debería requerir demasiado trabajo para que vuelva a funcionar. Se
desvistió en la oscuridad, entró silenciosamente en el baño y abrió la ducha. Sin siquiera
molestarse en encender las luces, Lex abrió la puerta de vidrio y entró, gimiendo de alivio
cuando el chorro de agua caliente golpeó su cuerpo exhausto. Casi se quedó dormida de pie
en la ducha, rápidamente se enjuagó y salió, envolviendo una toalla grande alrededor de su
cuerpo. Deslizándose entre las sábanas, Lex se durmió antes de darse cuenta de que no se
puso ningún pijama y que no estaba sola en la gran cama.

R
Amanda había sido despertada por otro mal sueño, y no importaba cuánto lo intentara,
no podía volver a dormirse. Se dirigió de puntillas al dormitorio al otro lado del pasillo,
necesitando la presencia del oscuro ranchero para calmar sus agotados nervios.
De pie en la puerta, Amanda miró hacia la cama, tratando de ver si la mujer mayor estaba
dormida. "¿Lex?" susurró, sin escuchar ningún sonido de la cama. "¿Estás dormido?"
Silencio total. "Se arrastró hacia la cama, encontrándola vacía. Ahora, ¿dónde diablos
podría estar? Miró en el baño, y también lo encontró desierto. Tal vez bajó las escaleras para
tomar un refrigerio o algo así. La joven rubia se dirigió a la El lado más alejado de la cama y
me senté. Solo la esperaré aquí. Unos minutos más tarde, completamente agotada, Amanda
se acurrucó de lado y se quedó dormida.

R
Lex se despertó con la suave luz del sol que entraba por las ventanas, un gran peso sobre
su pecho. Abrió los ojos y vio un cabello rubio claro esparcido por su pecho. ¿Qué ...?
En algún momento durante la noche, Amanda no solo había encontrado su camino hacia la
cama de Lex, sino que se había acurrucado contra la mujer desnuda debajo de las sábanas.
Su brazo izquierdo estaba colgando casualmente sobre el pecho de la mujer mayor, y su
pierna izquierda estaba enredada con las largas extremidades del ranchero. Oh chico ... Esto
podría ser ... Interesante ... Maldita sea, ¿qué hora es, de todos modos? Miró el reloj de la
mesita de noche y se sorprendió al ver que eran poco más de las siete de la mañana. Con un
pequeño suspiro, Lex se deslizó de debajo de la mujer más pequeña y se dirigió al tocador
para buscar algo de ropa para el día.
Amanda sintió que su colchón se movía. ¿Moverse? ¿Lo que da? Abrió un ojo
somnoliento y vio a Lex moviéndose hacia la cómoda. Mmmm ... buen cuerpo. Reflexionó,
luego se despertó bruscamente cuando se dio cuenta de lo que estaba viendo.
¡¿¡¿Desnudo?!?! ¿Qué está haciendo desnuda en mi habitación? La joven parpadeó y se dio
cuenta con un sobresalto que estaba en el dormitorio de Lex . Echando un vistazo debajo de
la sábana, se sintió algo aliviada al notar que tenía puesta una camiseta de gran tamaño. ¡Uf!
No sé si me siento más aliviado o decepcionado ... Hmmm ... definitivamente decepcionado.
Amanda vio a la mujer alta abrir un cajón y quitarse un puñado de ropa, por lo que
rápidamente cerró los ojos de golpe antes de que Lex se diera la vuelta. La ranchera giró en
silencio sobre sus talones, luego se dirigió al baño y cerró la puerta silenciosamente detrás de
ella. Bien ... pensemos en esto por un minuto. Amanda se devanó la cabeza, Ah, es cierto.
Estaba esperando a que volviera a su habitación y debí quedarme dormido. Ella frunció el
ceño para sí misma. Pero, ¿por qué iba a meterse en la cama conmigo si estuviera desnuda?
Ella se mordió el labio inferior. Tal vez no se dio cuenta de que yo estaba aquí ... ¡¡pero eso
aún no explica el hecho de que ella NO tenía ropa puesta!!
La puerta del baño se abrió y Lex salió. "Estoy despierto." Amanda dijo en voz baja.
La mujer alta se sentó suavemente en el borde de la cama. "Buenos días ... espero no
haberte despertado." Ella sonrió.
"No, en absoluto ..." la pequeña rubia no la miraba a los ojos. "Lo siento ... no era mi
intención quedarme dormido aquí. Tuve otra pesadilla y no pude dormir, así que vine aquí,
pero tú te habías ido". Ella le dio a Lex una mirada interrogante. "¿Dónde estabas?"
"No podía dormir, así que bajé al granero". Lex le dijo en voz baja. No es una mentira
completa, de todos modos.
"Oh ... de todos modos, supongo que me quedé dormido esperándote. No quise
apoderarme de tu cama así."
Lex palmeó a la joven en la pierna. "Oye, no hay problema. Estaba tan cansada cuando
entré, me di una ducha rápida y me caí en la cama".
Amanda se cubrió la mano en la pierna con una de las suyas. "¿A qué hora te dormiste?
Sé que era bastante tarde cuando entré aquí".
Lex se puso de pie. "No era tan tarde ... probablemente justo después de que entraste."
Suavemente tiró a Amanda sobre la cama. "Vamos. ¿Por qué no te levantas y te vistes, y te
encontraré abajo para desayunar?"
Amanda se puso de rodillas en el borde de la cama. Unió sus manos detrás del cuello de
la mujer alta y la atrajo hacia sí. "Tengo una idea mejor".
Lex arqueó una ceja, pero no se quejó cuando la joven se tomó su tiempo para explorar
su boca. Encontró sus manos a la deriva hacia las caderas de Amanda, inconscientemente
acercándola más.
"Ejem."
Se separaron rápidamente, cada uno lanzando una mirada avergonzada hacia la puerta.
Lex encontró su voz primero. "Buenos días, Martha." Dirigió una sonrisa al ama de llaves,
que estaba parada en la entrada con los brazos cruzados.
"Obviamente." La mujer corpulenta resopló, provocando que el rubor de Amanda se
intensificara.
"Es ... ummm ... no es lo que parece, exactamente." La joven rubia tartamudeó para
explicar.
"Bien ..." Martha se volvió para irse. "Solo quería que ambos supieran que el desayuno
está listo". Ella le guiñó un ojo. "Estoy seguro de que a los dos les ha abierto el apetito."
Sacudió la cabeza, salió de la habitación y cerró la puerta detrás de ella.
Amanda se dejó caer en la cama riendo. "Oh, Dios ... ella no nos va a dejar vivir esto,
¿verdad?"
Lex puso sus manos en sus caderas y sonrió. "Nop ..." le ofreció una mano a la mujer
que ahora reía tontamente. "Vamos ... vamos a enfrentar la música." Tirando de Amanda
hacia arriba. "¿Eso te molesta?"
La mujer más joven se puso de pie, envolviendo un brazo alrededor de la cintura de Lex.
"Nop. Y espero que tampoco le moleste demasiado a Martha ... porque no voy a parar pronto".
Lex se rio mientras salían de la habitación.

R
Los únicos sonidos en la mesa eran cuando los cubiertos tocaban un plato. Amanda
estaba demasiado avergonzada para hablar, y Lex todavía estaba cansado de estar despierto
la mayor parte de la noche. Martha tenía una sonrisa cómplice en su rostro, disfrutando un
poco la incomodidad de las mujeres más jóvenes. Son tan lindos ... "Está bien, ¿podrían
relajarse ustedes dos?" Ella rio. "Siento haberte burlado, pero no pude resistir". Miró a
Amanda, quien le sonrió tímidamente. "Sé que no pasaba mucho, porque Lexie estaba
completamente vestida".
"¿Eh?" Lex parpadeó, volviendo a la conversación con un sobresalto. "¿Qué hice?"
"¿Qué te pasa, cariño? ¿No te sientes bien?" el ama de llaves le tocó la muñeca.
"No estoy bien." Lex tomó un gran sorbo de café. Espero que la cafeína empiece pronto,
¡o este será un día muy largo!
Amanda terminó de tragar un bocado de comida. "En realidad, creo que alguien está
cansado. Me dijo que tenía problemas para conciliar el sueño anoche".
Problemas para dormir, ¿eh? Martha tenía una idea bastante clara de por qué el ranchero
parecía tan agotado. ¡Probablemente pasó toda la noche jugando con ese auto! Ella miró a la
mujer exhausta, quien le respondió encogiéndose de hombros. "Uh-huh ... ¿eso significa que
te lo vas a tomar con calma hoy?"
Lex negó con la cabeza oscura. "No ... voy a empezar a trabajar en el puente. Vamos a
empezar a quedarnos sin suministros muy pronto".
"¿¡¿QUÉ?!?" Dos voces sorprendidas intervinieron a la vez.
"Lexie ... tenemos suficientes cosas con las que arreglárnoslas durante al menos otra
semana, tal vez dos". Martha exclamó. "Realmente no creo que debas estar jugando con ese
viejo puente, puede que no sea muy estable".
Amanda estuvo de acuerdo. "Ella tiene razón ... no se sabe en qué forma está realmente.
¿No puedes esperar hasta que el arroyo disminuya un poco más?" sonrió alegremente al
ranchero. "Ciertamente no tengo mucha prisa por irme".
Lex le devolvió la sonrisa. "No estoy tratando de deshacerme de ti tampoco... pero me
gustaría tener ese puente utilizable para el final de la semana ... y no sé cuál es la magnitud
del daño".
Amanda asintió. "Está bien ... pero iré contigo."
Lex empezó a discutir, pero parecía que no podía pasar de esos brillantes ojos verdes.
"Claro ... agradecería la compañía".
La mandíbula de Martha casi golpea la mesa. Ooh ... lo tiene mal, nunca había visto a
Lexie rendirse sin una pelea seria. Ella solo se sentó allí y sonrió.
El ranchero notó la sonrisa tonta en el rostro del ama de llaves. "¿Qué?" preguntó,
sintiéndose un poco irritable. "¿Algo mal?"
"Nop ... simplemente melocotón, querida." Amanda se rio, casi inhalando su jugo.
Lex la fulminó con la mirada. "¿Tú también? ¿Tengo comida en la cara o algo?" La ira
coloreaba su tono. ¿Cuál es su problema?
Martha se rio y luego se tapó la boca con una pequeña mano. "Lo siento ..." ahogó una
risita. "¡No puedo evitarlo!" se echó a reír de nuevo al ver que el rostro del ranchero se
oscurecía.
La joven rubia puso una mano sobre el brazo de Lex. "Oye." Ella resopló. "Lo siento ...
no sé por qué me río ... ¡supongo que el buen humor de Martha es contagioso!" ella sonrió
brillantemente.
Martha estaba ocupada secándose las lágrimas de los ojos. "Oh Lexie ... eres tan linda
cuando te pones un poco nerviosa. Me recuerda a cuando tenías unos doce años, y tu papá no
te dejaba salir de la ciudad con todas las manos a la subasta".
Este pequeño recuerdo hizo sonreír a Lex. "Sí ... no me di cuenta de que las niñas
pequeñas no pasaban la noche con un grupo de hombres adultos ... estaba tan enojado". Ella
rio. "Siento haber perdido los estribos." Lex se frotó los ojos. "No debe estar del todo
despierto todavía."
Martha se puso de pie y se colocó detrás del ranchero, frotando su fuerte espalda.
"Cariño, no te preocupes por eso." Comenzó a llevar platos al fregadero. "¿Vas a empezar
con el puente ahora mismo?"
Lex asintió con la cabeza, se puso de pie y también llevó sus platos al fregadero. "Uh-
huh ... pensé que cargaba el camión con madera justo después de alimentar el ganado, así que
..." hizo una pausa cuando Amanda se aclaró la garganta con el ceño fruncido, "quiero decir,
probablemente no volveremos hasta cena."
El ama de llaves se apartó del fregadero. "Después de que termines de alimentarte,
regresa a la casa primero ... Te prepararé un buen almuerzo para los dos". Retar a la mujer
alta a discutir con ella.
Lex pensó en ignorarla, pero consideró a la joven con ella. Incluso si no suelo comer, no
tiene sentido hacer sufrir a Amanda. Ella sonrió para sí misma. Además, siempre es una
buena idea mantener a Martha un poco fuera de lugar. "Eso sería genial, Martha ... Realmente
te lo agradecería". Casi riendo a carcajadas por la expresión del rostro de la mujer mayor. ¡Te
tengo! ¡Enséñale a burlarse de mí!
Amanda se rio disimuladamente. Pobre Martha ... ella no tiene una respuesta rápida para
eso. "Entonces, ¿yo ... necesitas ayuda para preparar el almuerzo?"
La mujer mayor se burló. "No querida ... serías de más ayuda si pudieras vigilar a
Grumpy que está allí". Ignoró la mirada indignada de Lex. "Intenta mantenerla fuera de
problemas, si puedes."
Lex levantó las manos con disgusto. "Está bien ... puedo captar una indirecta." A
Amanda, "Vamos. Vamos a cuidar las existencias". Salió pisando fuerte de la cocina sin decir
una palabra más.
La joven rubia intercambió miradas divertidas con Martha, luego siguió al ranchero
enojado fuera de la cocina.
R
Conduciendo la vieja camioneta de regreso al granero, con una mirada contrita en sus
rasgos oscuros, Lex miró a Amanda. La mujer más joven se había dado cuenta de su mal
humor y había estado extrañamente silenciosa durante toda la mañana. "Oye."
Amanda apartó la mirada de la ventana, donde había estado estudiando el terreno que
pasaba. "¿Hmm?"
"Siento haber sido tan idiota esta mañana." Lex se tambaleaba en un terreno
desconocido. Estaba completamente fuera de su elemento y no estaba realmente segura de
cómo hacer las cosas bien.
La mujer rubia estudió los rasgos sombreados frente a ella y abrió la boca para responder,
cuando la mano levantada de Lex la detuvo.
"No ... estoy cansado y malhumorado, y no debería haberme desquitado contigo." Le dio
a la otra mujer una pequeña sonrisa. "Y para colmo, tengo que volver a la casa y pedirle
perdón a Martha ... ella me hará pagar, déjame decirte".
Amanda le devolvió la sonrisa. "Sí, bueno ... no creo que tengas que trabajar demasiado
... Ella es bastante dulce". Se acercó y se aferró a la mano libre de Lex, enredando sus
dedos. "Y realmente no me debes una disculpa. Puedo ver lo cansada que estás".
Lex negó con la cabeza. "Eso no excusa mi comportamiento ... Martha sería la primera
en decirte que ella me crio mejor que eso". Ella sacudió su cabeza. "Probablemente estaría
en la cárcel o muerto si ella no me hubiera enderezado hace años". Detuvo el camión detrás
del granero de heno, donde había una gran pila de tablas. "¿Quieres ayudarme a cargar
algunas cosas?"
"No me lo perdería." Amanda volvió a ponerse los guantes en las manos y saltó del
camión. Esperando hasta que Lex salió del otro lado, caminó hacia la parte trasera del
vehículo para encontrarse con el ranchero. "¿Hay algún tipo o tamaño especial de estas cosas
que quieras que carguemos?"
Lex se había quitado el abrigo y se acercó a la ordenada pila de madera que le llegaba a
la cintura. "Supongo que podríamos llevarnos un poco de todo, para no tener que hacer viajes
adicionales". Abrió una pequeña puerta que conducía a la parte trasera del granero. "Déjame
conseguir algunas herramientas, y luego comenzaremos a apilar algunas de estas cosas en el
camión, ¿de acuerdo?"
Amanda abrió el portón trasero y se sentó. "Funciona para mí. Solo haré compañía al Ol
'Rusty Blue". Balanceó sus piernas hacia adelante y hacia atrás, dándole a la mujer más alta
una linda sonrisa.
"¿Cómo llamaste a mi camión?" Lex preguntó, fingiendo indignación en su tono. Se
apartó de la puerta con las manos en las caderas.
"Ummm ... ¿Ol 'Rusty Blue?" una mirada inocente.
Lex se acercó a la camioneta y se colocó con cuidado entre las piernas de la mujer más
joven. Colocando sus manos en las delgadas caderas, acercó el pequeño cuerpo. "Rusty Blue,
¿eh?"
La rubia se apoyó en sus manos con una sonrisa malvada. "No te olvides de VIEJO ..."
Estaba a punto de continuar cuando sintió unos suaves labios mordisquear los suyos. Amanda
tomó la iniciativa y profundizó el beso, envolviendo sus piernas con fuerza alrededor de la
espalda de Lex, atrayendo a la mujer mayor hacia ella con una fuerte necesidad.
Minutos después, la ranchera interrumpió el beso de mala gana, aclarándose la garganta.
"Gran nombre para la camioneta ..." Dio un paso atrás, desenredando suavemente a la
hermosa mujer debajo de ella. "Voy a buscar las ... umm ... herramientas ahora". Tropezó en
el granero con las piernas temblorosas.

R
Lex detuvo la camioneta a varios metros del puente, temiendo acercarse demasiado en
caso de que la estructura no fuera estable o el borde del arroyo se derrumbara. Salió del
vehículo y vio que Amanda hacía lo mismo. La joven tenía una expresión extraña en su rostro
mientras seguía su ejemplo. El ranchero se movió hacia el lado del pasajero del camión y se
acercó a Amanda. "¿Estás..." antes de que pudiera terminar su pregunta, se encontró con los
brazos llenos de una mujer llorando.
"Oh, Dios..." Amanda se aferró a la mujer alta, sollozando.
"Shhh..." Lex frotó suavemente su espalda, "Estás bien ..." Ella suavemente meció a
Amanda, sin saber qué hacer o decir.
La pequeña rubia enterró su rostro en el pecho de Lex, sollozando. "Lo... lo siento...
supongo que ver todo esto a la luz del día me trajo todo de vuelta". Ella miró a los
preocupados ojos azules. "Me podrían haber matado ..."
"Sí, pero no estabas ... todo salió bien." Lex llevó una mano gentil a la cara manchada
de lágrimas, secándose debajo de los ojos llenos de lágrimas de Amanda. "¿Quieres volver a
la casa?"
Amanda respiró hondo y suspiró. "No. Estoy bien ... acabo de tener un increíble
flashback, eso es todo ..." Abrazó el alto cuerpo. "Gracias ..." soltó un suspiro tembloroso.
"Empecemos, ¿de acuerdo?" retrocediendo y secándose la cara con las manos.
"¿Estás seguro? Siempre puedo volver más tarde si te sientes incómodo." Lex dio un
paso adelante y capturó una pequeña mano temblorosa. Se lo llevó a los labios y lo besó con
ternura. "No me gusta verte sufriendo así".
Amanda se llevó las manos unidas a la cara y se frotó la mejilla con la palma grande.
"Creo que fue solo un shock, estoy bien ahora". Besó el interior de la muñeca de Lex.
"Gracias." Soltó la mano y retrocedió de nuevo. "Vamos a ver cómo se ve el puente. No se
va a reparar solo". Ella miró río abajo. Ni rastro de mi coche. Probablemente a millas de
distancia ahora. Oh bien...
Lex negó con la cabeza con asombro. "Eres una mujer increíble, Amanda Cauble". Ella
le dio a la pequeña mujer una sonrisa. "Vamos..."
Se detuvieron en la carretera donde se encontraba con el puente, mirando el agua que
aún se movía rápidamente. Lex dio unos pasos más hacia adelante, hasta que estuvo
directamente en el borde de la vieja estructura de madera, mirando hacia las tablas rotas. Se
sentó en el borde, balanceando sus botas debajo de ella.
"¿Lex? ¿De verdad crees que deberías estar tan cerca? ¿Qué pasa si el borde se rompe?"
Amanda dio algunos pasos vacilantes hacia adelante, sin llegar al ranchero. Uno de nosotros
es suficiente, ¡no voy a tentar al destino de esa manera!
La mujer mayor miró por encima del hombro y sonrió. "Entonces supongo que me iría a
nadar, ¿eh?" Ladeó la cabeza y balanceó su largo cuerpo hacia abajo, desapareciendo de la
vista.
"¡¡¡LEX!!!" Amanda gritó, corriendo hacia el puente. Sin embargo, antes de que pudiera
llegar al borde, aparecieron un par de manos, seguidas de una cabeza cubierta por un
sombrero oscuro.
"¿Qué?" El ranchero se subió al puente. Vio el pánico en los ojos de la mujer más joven
y se maldijo a sí misma. ¡Idiota! Ella simplemente se calmó, y tú vas y la asustas. ¿Qué estás
usando para cerebros? Lex se puso de pie y se acercó a Amanda, tirando a la mujer temblorosa
en sus brazos. "Lo siento ... no estaba pensando." Besó la cabeza rubia.
Amanda aceptó el abrazo, luego dio un paso atrás y le dio una palmada en el brazo a la
mujer más alta. "Podrías haberme advertido antes de lanzarte al final ... ¡Pensé que te caías!"
Agarró un puñado de la chaqueta del ranchero y tiró con fuerza. "No vuelvas a hacer algo
así, ¿me oyes?"
"Te escuché ... no quise asustarte." Lex miró a los ojos de Amanda, casi perdiéndose por
completo. "¿Perdóname?" Su voz temblaba de incertidumbre. Me serviría bien si ella no ...
Amanda levantó una mano gentil y acarició la mejilla oscura. "Oh, Lex. No tienes que
pedirme perdón ... simplemente me asustaste, eso es todo". Se puso de puntillas y le dio un
tierno beso en la barbilla a Lex.
Lex respiró aliviado y sonrió. "Lo siento ... no volverá a suceder, lo prometo." Condujo
a la mujer más pequeña lejos del puente y de regreso al camión. "Si no te importa ayudarme
a sacar un poco de esta madera, empezaremos, ¿de acuerdo?"

R
Las siguientes horas se dedicaron a reforzar el parche restante del puente en su lado del
arroyo; Lex se alegró de encontrar muy poco daño estructural, aparte de los dos metros y
medio que faltaban desde el centro del puente. Decidió que sería más fácil construir una
pasarela al otro lado del arroyo primero y luego preocuparse por cruzar más tarde.
A última hora de la tarde, Lex accedió a renunciar por el día. Había estado aserrando y
martillando incansablemente durante varias horas, y se detuvo solo cuando Amanda insistió
en que almorzaran. Su camiseta verde estaba oscurecida por el sudor, aunque la leve brisa
que se movía era bastante fresca. La mujer alta se levantó de donde acababa de clavar otra
tabla y se quitó el maltrecho sombrero negro de la cabeza. Mirando al cielo, respiró hondo y
se secó la frente sudorosa con el hombro. Bien podría empezar a limpiar, no quedaba mucha
luz del día. Se volvió hacia Amanda, que estaba recogiendo los trozos de madera sobrantes
y arrojándolos a la camioneta, como había estado haciendo la mayor parte del día. "¿Estás
lista para volver a la casa? ", Le preguntó Lex a la mujer más joven, acercándose para pararse
a su lado.
Amanda se reclinó contra el camión maltrecho. "Oh, sí ... creo que mis dolores ahora
tienen dolores". Hizo un gesto alrededor del área. "He mantenido las cosas bastante bien
ordenadas, así que solo di la palabra y estaré listo para irme".
Lex se rio y arrojó el martillo a la parte trasera de la camioneta. "Considere la palabra
dada". Dio un paso atrás hacia donde había estado trabajando y recogió la extraña variedad
de herramientas. Llevándolos de regreso a donde Amanda todavía estaba, los arrojó tras el
martillo, luego abrió la puerta del lado del pasajero del vehículo. "¿Debemos?" le hizo una
reverencia burlona a la joven rubia.
Amanda le hizo una reverencia algo rígida. "¡Vaya, muchas gracias! ¡Y aquí pensé que
la caballería estaba muerta!" Ella se deslizó en el asiento, riendo.
Lex se inclinó el sombrero mientras cerraba la puerta. "Nop. ¡Simplemente cansado!" se
acercó al lado del conductor y entró dando tumbos. "Vámonos a casa".

R
Mientras subía los escalones traseros de la casa, Amanda no recordaba la última vez que
estaba tan cansada. Y Lex hizo la mayor parte del trabajo duro ... Solo limpié detrás de ella
y traje la madera. Lanzó una mirada rápida a la mujer alta a su lado. Ella se ve peor de lo que
me siento. Tal vez pueda convencerla de que se dé una ducha rápida y luego irme
directamente a la cama. Un ligero sonrojo manchó sus mejillas después de ese pensamiento.
UH no. No crea que lo diré de esa manera.
Lex estaba a punto de abrir la puerta cuando notó el rostro de la mujer más joven. No
me digas que hoy se quemó con el sol ... "¿Amanda? ¿Estás bien?" preguntó, abriendo la
puerta e indicando a la rubia que la precediera. "No tomaste mucho sol hoy, ¿verdad?"
¡Oh mierda! Ahora, ¿qué digo para evitar más vergüenza? "Tal vez, no estoy seguro.
Supongo que solo estoy cansado". Respirando hondo, Amanda casi gimió de placer ante los
olores que emanaban de la cocina. "Y hambriento."
Lex se rio de esa declaración. "¡Noticia de última hora!" Bloqueando la bofetada
esperada, asomó la cabeza por la puerta de la cocina. "¡Martha, estamos de vuelta!"
El ama de llaves salió de la cocina, secándose las manos con el siempre presente paño
de cocina. "Sí, puedo ver eso querida." Ella arrugó la nariz. "Usted está pensando en tomar
una ducha antes de la cena, ¿verdad?" extendió la mano y sacó el sombrero polvoriento de la
cabeza del ranchero. "¿Cuántas veces te he dicho que te quites el sombrero cuando entras en
la casa?" Le dio un manotazo a la mujer alta del sombrero. "Ahora sube las escaleras y
límpiate. La cena debería estar lista en unos treinta minutos". Se dio la vuelta rápidamente y
regresó a la cocina, sin darle a Lex la oportunidad de discutir.
"Nunca puedo decir la última palabra con ella". Lex murmuró, caminando hacia las
escaleras. Se volvió y miró a Amanda, quien se rio. "Bueno, no creo que tú mismo estés
oliendo exactamente a margaritas." Lex sonrió y luego corrió escaleras arriba con una rubia
muy irritada pisándole los talones.
Después de la cena, Lex y Amanda estaban sentados frente a un fuego crepitante después
de que Martha los echara de la cocina. El ama de llaves rechazó su ayuda con los platos,
alegando que no pudo encontrar nada después de que guardaron las cosas ayer.
"¿Amanda?" Lex rompió el cómodo silencio. "Mañana tengo que ir a uno de los
pastizales traseros y comprobar algunas cosas. ¿Te gustaría venir?" La joven rubia estaba
sentada en el suelo a los pies del ranchero, con un brazo envuelto posesivamente alrededor
de una pierna fuerte. Lex estaba jugando inconscientemente con el cabello dorado enredado
en las yemas de sus dedos. "Sé que dijiste que no te gustaba montar, pero ..."
La mujer más pequeña estiró la cabeza en ángulo para poder ver el rostro del ranchero.
"No es que no me guste montar, solo tengo miedo de caerme". Sus ojos se encontraron con
los de Lex y sonrió. "¿Podríamos ir al doble?"
Lex le devolvió la sonrisa. "Estaba a punto de sugerir lo mismo". Se deslizó de la silla
en la que estaba sentada y aterrizó junto a Amanda. "¿Entonces es un sí?" Lex tiró a la joven
a su regazo. "¿O debería intentar convencerte?"
"Bueno ..." Amanda envolvió sus brazos alrededor del cuello de la mujer mayor. "Tu
caballo es bastante alto ..." se inclinó para darle un beso. "Creo que será mejor que empieces
a intentar influir en mi voto". Ella susurró, mientras Lex capturaba sus labios.
Después de que Amanda estuvo completamente 'convencida', condujo a un cansado Lex
arriba, deteniéndose en la puerta de la habitación. "Buenas noches." Susurró, dándole a la
gran mano que sostenía un suave apretón.
Lex tomó a la mujer más pequeña en sus brazos, besándola con tierna intensidad. Cuando
ambos se quedaron sin aliento, ella se separó lentamente. "Si." Ella se aclaró la garganta. "Te
veo en la mañana." Se volvió y cruzó a su propia habitación, tratando de calmar su propio
corazón palpitante. Al entrar, cerró la puerta y luego se acercó a la cómoda. Será mejor que
se cambie, así que tan pronto como se duerma, puedo ir a ver el coche.
Media hora después, la mujer alta volvía a salir a hurtadillas de la casa. Se detuvo en la
puerta de Amanda y escuchó por un momento. Bueno. Luego, frotándose los ojos, Lex
comenzó a bajar las escaleras de puntillas, botas en mano.
El cansado ranchero tardó casi tres horas en volver a montar el pequeño automóvil, pero
estaba más que segura de que podría hacerlo funcionar en la noche siguiente o dos. No puedo
esperar a ver su cara cuando lleve a este pequeño bebé al frente de la casa. Lex sonrió para
sí misma. Haré el trabajo del motor mañana por la noche; tal vez un viaje largo la agote, así
que puedo empezar antes.
El reloj de sobremesa de su habitación sonó dos veces cuando Lex finalmente se había
drogado de regreso a la habitación. Al menos me voy a la cama a una hora decente esta noche,
reflexionó, quitándose la ropa mientras se dirigía al baño. Después de una ducha rápida, la
mujer morena se coló de nuevo en su dormitorio, recelosa de encontrar mujeres pequeñas en
su cama. No puedo tener demasiado cuidado. Al ver que efectivamente estaba sola, la mujer
exhausta se sacó una camiseta de dormir y se derrumbó bajo las sábanas.

R
Lex acababa de ensillar a Thunder cuando Amanda entró en el granero con una pequeña
mochila sobre un hombro. La mujer más joven se apoyó contra la puerta del cubículo,
sonriendo. "¿Estás listo?" preguntó, luciendo bastante engreída.
El ranchero se volvió y la miró. Los jeans desteñidos, la camisa vaquera gastada y la
vieja chaqueta de cuero de Lex de sus días de escuela secundaria hicieron que la pequeña
rubia pareciera una adolescente. Ciertamente ella llena esa ropa mejor que Louis. "¿Me estás
proponiendo?" ella arqueó una ceja a la mujer ahora sonrojada.
"Tal vez." Amanda replicó: "¿Estás aceptando?"
Lex se rio y condujo al gran semental fuera del establo. "Tal vez." Lanzó la palabra
juguetonamente a su compañera. "¿Qué tienes ahí?" preguntó la mujer mayor, señalando la
mochila. "¿Deberes?" ella sonrió.
"Nop." Amanda caminó hacia ella, balanceando sus caderas. "Almuerzo." Ella le guiñó
un ojo. "Y tal vez lo comparta si eres realmente amable conmigo".
"¿Quizás compartirás?" Preguntó Lex, soltando las riendas y acercando a la mujer más
joven. "¿ Qué tan agradable tengo que ser?" Se inclinó y mordió suavemente una oreja
cercana. "¿Y qué vas a compartir exactamente?" susurró en el mismo oído.
Amanda sintió que sus piernas se debilitaban debajo de ella y se tambaleó un poco hacia
adelante. "Ah ..." parecía que no podía formarse un pensamiento completo, ya que Lex
decidió abandonar su oído y trabajar directamente en su garganta. Dejando que la mochila se
deslizara suavemente hacia el suelo, Amanda gimió suavemente cuando Lex finalmente
capturó sus labios. Estaba al borde de un colapso total cuando el ranchero finalmente cedió
y le dio la oportunidad de respirar. "Dios, Lex ... ¿estás tratando de matarme?" susurró,
luchando por recuperar el equilibrio.
"¿Hmm?" Lex murmuró, enterrando su rostro en el dulce cabello rubio. "Oh ... lo siento
... supongo que deberíamos seguir nuestro camino, ¿eh?" Ella retrocedió con pesar.
"Sí ... solo dame un minuto para recuperar mis piernas ..." bromeó Amanda. "Aunque
me gustaría continuar con esta pequeña charla más tarde". Se pasó una mano temblorosa por
el cabello y recogió la mochila desechada.
La mujer mayor sonrió. "Eso también me gustaría." Tomó las riendas una vez más y se
dirigió hacia la puerta. "Vamos, chico ... llevemos a Amanda a dar un pequeño recorrido".
Una vez afuera, Lex montó fácilmente el caballo encabritado y luego se inclinó hacia
Amanda. "Arriba ya." Tiró a la pequeña mujer frente a ella. "Pensé que te gustaría poder ver
hacia dónde vamos. Solo agárrate del cuerno de la silla y yo me aferraré a ti".
"Esa es la mejor oferta que he tenido en mucho tiempo". Amanda se recostó en el cálido
cuerpo detrás de ella. Un brazo fuerte rodeó su cintura, mientras Lex agarraba las riendas sin
apretar en su mano derecha.
"No te preocupes. No te dejaré caer." Lex susurró en el oído de la pequeña mujer,
disfrutando del pequeño temblor que sintió recorrer el cuerpo de Amanda. Vamos, Lexington
... intenta controlarte, o será un día muy largo. Se reprendió a sí misma, dando al cuerpo
frente a ella un suave apretón.
Viajaron lentamente durante un par de horas, Lex tomando la ruta panorámica hacia su
destino, queriendo prolongar el agradable viaje el mayor tiempo posible. Lentamente se
adentraron en bosques espesos, siguiendo un camino un poco desgastado que, según explicó
el ranchero, era su favorito. "Por lo general, viajo hasta aquí para alejarme de todo", le dijo a
Amanda, "Se sabe que llevo un saco de dormir y suministros y solo paso el fin de semana
relajándome".
El terreno se había vuelto cada vez más empinado, hasta que Amanda se dio cuenta de
que en realidad estaban al pie de las colinas al norte del rancho. "¿Tienes ganado que se queda
en esto? ¿Qué son, cabras montesas?" Sintió el cuerpo detrás de ella reír.
"No ... hay un pequeño paso adelante que se abre a un valle ... ahí es donde tenemos una
pequeña manada de caballos salvajes y ganado". Lex explicó. "Normalmente tomamos la
carretera desde el norte, pero tendríamos que atravesar el arroyo y eso es algo imposible de
hacer en este momento". Sintió que el estómago bajo su mano retumbaba. "¿Supongo que
estás tratando de decirme que tienes hambre?"
Amanda se rio. "Uh ... sí. Supongo que sí." Ella se inclinó hacia atrás y palmeó la pierna
musculosa detrás de la suya. "¿Eso significa que vamos a parar para almorzar pronto?"
Lex la acercó de nuevo. "Sí. Y conozco el lugar adecuado". Ella llevó a Thunder fuera
del camino trillado, abriéndose camino a través de árboles densos.
El aliento de Amanda se atascó en su garganta. El claro al que Lex los había llevado era
absolutamente hermoso. El silencio prevaleció, y el sol se abrió camino a través de las copas
de los árboles, arrojando su luz sobre un pequeño estanque. Lex se dejó caer del poderoso
caballo, tirando a Amanda suavemente de la silla. "Espero que esto esté bien ... es uno de mis
lugares favoritos". Condujo a la mujer más pequeña a un árbol caído y dejó caer la mochila
junto a él, luego continuó hacia el pequeño cuerpo de agua. Un pequeño pozo rodeado de
rocas era la única señal de que alguien había estado allí.
"Lex, es hermoso ... ¿este es tu escondite?" Amanda miró a su alrededor, absorbiendo la
belleza y la soledad.
La mujer morena se alejó del estanque. "Sí. Vine aquí para aclarar mi mente ... no está
demasiado lejos del rancho en caso de que me necesiten, pero está lo suficientemente lejos
como para que no sepan dónde está".
Amanda se sentó frente al tronco y dio unas palmaditas en el suelo a su lado. "¿Por qué
no vienes aquí y veremos lo que Martha nos preparó para el almuerzo?" Abrió la mochila y
sacó un par de paquetes envueltos en papel de aluminio.
"Por supuesto." Lex regresó a donde estaba tumbada Amanda y se dejó caer casualmente
a su lado. Aceptó el paquete que le entregó la mujer más pequeña y comenzó a abrirlo.
"Mmm ... huele a sándwich asado, sabe que es mi favorito".
"Oh, mmm ... esto es maravilloso." Amanda estuvo de acuerdo, tomando un bocado de
ella. "Puedo ver por qué es tu favorito". Metió la mano en la mochila con la mano libre y
sacó una botella de agua, luego se la entregó a Lex. "Aquí ... ella no olvida nada, ¿verdad?"
Se sentó el sándwich en la pierna y tomó otra botella de la bolsa y la abrió.
Lex, que estaba masticando felizmente, asintió con la cabeza. Ella tragó. "No ...
probablemente pensó que me olvidaría de la cantina, lo cual no hice". ella sonrió.
"Entonces ... ¿por qué estamos revisando las existencias? ¿Tienes miedo de que las
fuertes lluvias les hayan hecho algo?" Preguntó Amanda, después de que terminaron su
almuerzo. "¿Podría haberlos inundado el arroyo?" Ella estaba pasando la mano suavemente
hacia arriba y hacia abajo por la pierna vestida de mezclilla del ranchero, mientras miraban
hacia el agua.
Lex respiró hondo y suspiró. "No nada de eso." Ella miró a los ojos de la mujer más
joven. "La otra noche, mientras revisaba los libros, parecía que nos estábamos perdiendo una
cantidad inusualmente alta de animales".
"Está bien, pero ¿no es algo normal en un rancho de este tamaño?" Preguntó Amanda,
un poco confundida.
"Por lo general, sí. Pero no sólo estamos empezando a perder ganado, sino que en algún
momento reciente también hemos empezado a perder dinero". Lex sintió una pequeña mano
agarrar la suya. "Normalmente no hago los libros, ese es el trabajo de Hubert ... pero tenía la
extraña sensación de que algo andaba mal, y parece que yo tenía razón".
Amanda se inclinó hasta que su cabeza estuvo sobre el ancho hombro del ranchero.
"Entonces, ¿qué vamos a hacer al respecto?"
Nosotros. Creo que me gusta cómo suena eso, Lex sonrió para sus adentros. "Nosotros",
hizo una pausa, sonriendo a los ojos de la otra mujer, "vamos a hacer un recuento rápido en
el pastizal trasero. Puedo comparar lo que encontramos con lo que se informó a principios
del verano. Eso debería darnos una idea de lo que está pasando ". Se puso de pie, levantando
a Amanda con sus manos unidas. "Vamos. Son sólo unos veinte minutos más desde aquí."

R
Lex maniobró Thunder a través del paso estrecho, que solo era lo suficientemente ancho
para que tal vez dos caballos a la vez pudieran pasar cómodamente. Amanda se estremeció y
el brazo alrededor de su cintura se tensó.
"¿Estás bien?" Un suave susurro en su oído.
Ella se reclinó, disfrutando del agarre protector. "Sí ... es un poco espeluznante, supongo
que porque es tan silencioso". El único sonido era el empapado grupo de los cascos del
caballo, que resonaba inquietantemente a lo largo de las paredes irregulares. Apretó la pierna
fuerte detrás de ella, sintiendo el salto del músculo.
"No te preocupes, es perfectamente seguro, paso por aquí todo el tiempo". Lex enterró
su nariz en el fragante cabello rubio. "Ya casi terminamos."
El camino se abrió de repente, dando paso al follaje más denso. Cabalgaron por el espeso
bosque en silencio hasta que Lex de repente detuvo a Thunder.
Amanda, que había estado soñando despierta, volvió en sí con un sobresalto. "¿Qué?"
ella miró alrededor. "¿Por qué nos detenemos?"
Lex señaló a su derecha. "Fumar." Estaban en una ligera subida y podían ver fácilmente
por encima de las copas de los árboles.
La mujer más joven aguzó la vista. "¿Dónde?" ella entrecerró los ojos. "¿Estás seguro?"
Ella todavía no podía ver nada.
"Sí ... parece que tampoco está muy lejos. Será mejor que vayamos a verlo". Suavemente
le dio un rodillazo al caballo negro para que acelerara el paso. "¡Espera, esto puede ser un
poco accidentado!"
Cuanto más se acercaban al humo, Lex se sentía más incómodo. No me gusta el aspecto
de esto ... parece ser hecho por el hombre. Redujo la velocidad de Thunder a un paseo.
Amanda sintió que Lex seguía tensándose a medida que se acercaban al misterioso
humo. Se dio la vuelta en la silla para mirar el rostro del ranchero. "¿Lex?" le dio un suave
apretón a la mano en el estómago. "¿Qué pasa?" Miró de dónde venía el humo. "No parece
un incendio muy grande".
Lex frunció el ceño, luego miró a la mujer más joven. "Parece una fogata, solo que nadie
debería estar aquí". Se bajó del caballo y luego se estiró para ayudar a Amanda a desmontar.
"Vamos a caminar el resto del camino". Ató las riendas del caballo a un árbol cercano.
"Quédate aquí, muchacho. Volveremos enseguida." Ella le frotó la nariz, luego se acercó y
tomó la mano de Amanda. "Vamos a ver esto".
Caminaron entre los árboles pesados durante casi media hora antes de que Lex se
detuviera. Cuando Amanda abrió la boca para hablar, la mujer mayor colocó un dedo suave
en sus labios. Ante la mirada inquisitiva de la joven rubia, Lex señaló a través de un hueco
en los árboles hacia un claro.
Había un camión con un gran remolque en medio del claro, con varias figuras dando
vueltas. Parecía que llevaban varios días allí por el estado de la zona y por los propios
hombres.
¡Hijo de puta! ¡Así que esto es lo que ha estado sucediendo con nuestras acciones! Al
parecer, habían conducido el camión a través del arroyo y se habían quedado varados después
de las fuertes lluvias. Ella miró a su alrededor con cuidado. Cuento seis hombres, eso parece
correcto. Miró a Amanda y le indicó que la siguiera.
Hicieron su camino de regreso a Thunder rápidamente, con Lex yendo y escarbando en
las alforjas. Sacó el teléfono celular poco usado, lo encendió y luego maldijo.
"¡¡Maldita sea !! ¡Tenía miedo de esto!" Volvió a meter el teléfono en la bolsa y abrochó
la tapa con rabia.
Amanda puso una mano suave sobre el brazo del agitado ranchero. "¿Qué pasa?"
Lex se contuvo una respuesta enojada, tomando una respiración profunda en su lugar.
"Esos tipos están robando mis acciones y no puedo obtener una señal con el maldito teléfono
celular". Miró a Amanda a los ojos. "Necesito que regreses al rancho y llames al Sheriff".
"Uh, está bien ... pero ¿qué vas a hacer?" preguntó la mujer más joven, algo confundida.
Lex le dio una sonrisa que no llegó a sus ojos. "Enséñeles que no es agradable robar".
Amanda la agarró firmemente del brazo. "¡¿Qué?!" acercó a la mujer alta, acercándola a
la cara. "¡No puedes hablar en serio! Hay al menos seis hombres, posiblemente más ..."
Enredó sus manos en el abrigo de Lex. "Es muy peligroso." Sus ojos verdes brillaron con
lágrimas no derramadas.
Lex enmarcó el rostro de la joven con sus grandes manos. "Tengo que hacer algo ...
parece que se están preparando para mudarse pronto". Acarició una suave mejilla. "Voy a
frenarlos hasta que llegue ayuda". Se inclinó, capturando brevemente los labios de Amanda
con los suyos. "Tienes que darte prisa". Subió a la pequeña mujer a la silla y se tomó un
momento para ajustar los estribos. Entregando las riendas a la rubia, le dio unas palmaditas
en la pequeña pierna. "Ten cuidado."
Amanda extendió su mano, esperando que Lex la agarrara. "Voy a." Besó la mano más
grande que tenía en la suya. "Tú también. Por favor, no corras riesgos innecesarios." Una
sonrisa acuosa. "Todavía tenemos una 'conversación' por terminar".
El ranchero le apretó la mano. "No te preocupes, no lo haré." Soltó la mano y se alejó
del enorme caballo. Dígale al sheriff que están en el claro trasero, él lo entenderá.
Amanda asintió y dio la vuelta al gran caballo. Ella lo condujo de regreso por el camino,
girando de nuevo en la silla antes de llegar al grupo principal de árboles. Sintió un impulso
irracional de correr de regreso a Lex. Tengo esta horrible sensación de que algo va a salir
terriblemente mal. Se secó los ojos, saludó suavemente y luego giró a Thunder hacia el
sendero.
El gran semental debió darse cuenta de la angustia de Amanda, porque se movió
rápidamente a través de los árboles una vez que habían atravesado el paso. Los árboles de
roble y cedro volaron junto a la pequeña mujer demasiado rápido para que ella los
distinguiera, mientras se colgaba de la silla de montar para salvar su vida. Rompiendo el
denso bosque por fin, Amanda exhaló un gran suspiro de alivio cuando los graneros
aparecieron a la vista. Pasaron por los edificios aislados y se dirigieron directamente a la casa
del rancho.
Prácticamente saltando de la silla, Amanda cayó de rodillas cuando sus piernas cedieron
cerca del porche trasero. Thunder resopló, bajó la cabeza y golpeó el suelo con el pie
delantero. "Gracias, chico ... te agradezco que me hayas traído aquí tan rápido." Ella le dio
unas palmaditas en el cuello antes de intentar subir los escalones con las piernas temblorosas.
Casi gritó cuando la puerta trasera se abrió antes de que pudiera alcanzarla.
"Buen Dios, niña ..." Martha empujó a la joven hacia la casa. "¿Qué diablos pasó? ¿Y
dónde está Lexie?" preguntó, guiando a Amanda a la cocina y ayudándola a sentarse en una
silla cercana.
"Lex", jadeó Amanda, "está bien". Respiró hondo, "robando", un resuello, "ganado", otro
aliento, "llame ... al sheriff". Tosió y respiró de nuevo.
Martha se sentó junto a ella y tomó las pequeñas manos, tratando de calentarlas. "Está
bien. ¿Dices que alguien está robando nuestras acciones?" la joven asintió, todavía tratando
de recuperar el aliento. "¿Y tenemos que llamar al sheriff?" otro asentimiento. "¿Dónde está
Lexie?"
"Ella todavía está ahí afuera, vigilándolos". Amanda salió, su respiración casi bajo
control. "Dijo que le dijera al alguacil que estaban en el claro trasero", hizo una pausa, "y
tenía miedo de que se estuvieran preparando para irse". Se le llenaron los ojos de lágrimas:
"Dijo que les iba a enseñar a no robar". Una mirada suplicante al ama de llaves. "No crees
que ella haría nada precipitado, ¿verdad?"
Martha soltó sus manos y se acercó al teléfono. Marcando, volvió a mirar a Amanda.
"Eso es exactamente lo que temo". Hizo una pausa, escuchando el teléfono. "Sí, necesito
hablar con el alguacil Bristol ... esta es Martha Rollins". Escuchó de nuevo. "Sí, aguantaré."
Capítulo 6

Lex vio a Amanda alejarse hasta que desapareció en el denso follaje. Ahora vamos a
divertirnos. Corrió de regreso al claro, su mente recorriendo varios escenarios diferentes.
Sentado en una maleza enmarañada, el ranchero escondido tenía una muy buena vista de
todo el claro. Una sombra oscura pasó sobre ella, haciendo que la mujer que miraba saltara
levemente. Ella miró tímidamente. Solo una maldita nube. Una leve sonrisa arqueó sus labios.
¿Nube? Hmm ... parece lluvia de nuevo. Si puedo mantener a estos tontos ocupados por un
tiempo, espero que se queden atrapados aquí hasta que Amanda pueda traer al sheriff.
Charlie Bristol había sido el sheriff durante más tiempo del que Lex podía recordar. Él
tenía la habilidad de estar siempre cerca cuando ella lo necesitaba, especialmente después de
que su padre Rawson se fuera. El sheriff se presentaba a desayunar al menos una vez a la
semana durante varios años, aparentemente para asegurarse de que todo estuviera bien. Pero
solo Charlie y Lex conocían la razón principal: Martha Rollins.
El hombre alto y larguirucho era varios años mayor que el corpulento ama de llaves,
pero la seguía como un niño con su primer enamoramiento. Le llevaría flores, la invitaría a
salir al cine el sábado por la noche y le suplicaría a la dulce mujer que se casara con él al
menos una vez al mes. Cada vez que lo rechazaba gentilmente, con la excusa de que nunca
podría dejar a su "pequeña Lexie" para trabajar sola en el enorme rancho. Charlie respetó
eso, y en verdad hizo que la gentil mujer fuera aún más grande a sus ojos.
Tomó un par de años, pero el pobre Charlie finalmente entendió la indirecta. Martha se
preocupaba por él, pero no se atrevía a dejar el rancho y establecerse. Charlie lo entendió y
siguió siendo amigo íntimo de Martha, llevándola a varios bailes y picnics, pero nunca perdió
la esperanza de que algún día ella se cansara de la vida en el rancho y aceptara convertirse
en su esposa. Pero hasta que llegó ese día, estaba más que feliz de que Martha tuviera una
buena amiga. Y el agente de la ley enamorado nunca dejó de soñar con establecerse con
la dulce ama de llaves que dirigía el Rocking W Ranch.
Lex dio la vuelta al claro hasta que estuvo detrás del gran camión y el remolque. Al mirar
a su alrededor, notó que varios de los hombres estaban discutiendo. Sacó su navaja y luego
comenzó a gatear hacia los vehículos estacionados, que aparentemente estaban vacíos.
Caminando por debajo del remolque, se colocó cerca de las ruedas en el lado más alejado.
Oh sí ... boca abajo en el barro es muy divertido. Hizo una mueca, luego lentamente abrió un
pequeño agujero en el interior de la llanta, que comenzó a silbar con fuerza. ¡Maldición!
Rápidamente limpió una pequeña cantidad de lodo en el limpio corte, lo hizo callar, y también
redujo la velocidad a la que se filtraba el aire. Lex procedió a ocuparse de los neumáticos
restantes de la misma manera, luego, sigilosamente, regresó a su escondite.
Las nubes rápidamente se apoderaron del cielo de la tarde, el trueno retumbó
siniestramente en la distancia. Lex sonrió. Pudo ver el remolque hundiéndose lentamente al
suelo. Solo es cuestión de tiempo antes de que estos idiotas se den cuenta. A continuación,
decidió hacerse cargo del camión adjunto. Me pregunto cómo estará Amanda. Espero que
haya llegado bien al rancho.

R
Martha colgó el teléfono con una sonrisa sombría. "Charlie está en camino... dijo que
tomaría el camino de regreso". Se acercó a donde estaba sentada Amanda, rompiendo
nerviosamente una servilleta de papel en pequeños pedazos. "¿Miel?" tocó el hombro de la
mujer más joven.
Amanda se sobresaltó. "¿Qué?" ella miró el desorden en la mesa. "Lo siento ..." luego
levantó los ojos hacia la mujer mayor. "¿Dijiste que el sheriff está en camino?" La pequeña
rubia se puso de pie, empujando su silla contra la mesa. "Tengo que regresar ... Thunder ya
debería haber descansado lo suficiente." Había comenzado a caminar hacia la puerta de la
cocina cuando Martha la agarró del brazo.
"¡Ahora espera un maldito minuto! Si crees que voy a dejarte volver a…" fue
interrumpida por la ansiosa rubia.
"Tengo que." Una mirada suave y suplicante. "Ella puede necesitarme." Luego, con aire
más decidido. "No puedo dejarla ahí afuera sola, Martha. No me lo pidas."
El ama de llaves soltó el brazo de la joven con un profundo suspiro. "Está bien ..." hizo
un gesto con la mano, "Pero no irás a ninguna parte sin una radio". Condujo a Amanda por
el pasillo y a través del estudio, entrando en la oficina. Sacó una radio de mano de su base de
carga y se la entregó a la mujer más joven. "Me sentaré aquí junto a la radio de la base, y
puedes llamarme si necesitas algo, ¿de acuerdo?" estaba a punto de decir más cuando un
trueno la interrumpió.
Ambos miraron hacia arriba, como si vieran algo a través del techo. "Genial. Ahora Lexie
tendrá una excusa para volver a jugar en el barro". Martha señaló con un dedo en dirección a
Amanda. "Y te vas a poner un impermeable antes de despegar de nuevo, ¿verdad?"
Amanda agachó la cabeza y sonrió en silencio. "Sí, señora." De repente se vio envuelta
en un fuerte abrazo, que felizmente le devolvió.
"Cariño, quiero que tengas un cuidado especial, no te arriesgues." Martha frotó la espalda
de la mujer más joven. "Ya tengo bastante de qué preocuparme con Lexie siempre medio
amartillada". Se dio la vuelta y sacó a Amanda de la habitación. "Vamos ... vamos a abrigarlo
y estar listo para ir".

R
Lex acababa de regresar a su escondite después de sabotear el camión cuando
comenzaron a caer las primeras gotas de lluvia. Excelente. Sabía que debería haber traído mi
abrigo. La camisa de franela que tenía puesta se sentía muy bien al principio del día, pero
ahora que el sol estaba oculto por la repentina capa de nubes, el viento era decididamente
más fresco. Se frotó las manos arriba y abajo de sus brazos enérgicamente, tratando de
mantenerse caliente, casi riéndose a carcajadas ante la escena que se desarrollaba frente a
ella.
La lluvia comenzó a caer con fuerza, lo que provocó que los posibles ladrones se
apresuraran a recoger sus pertenencias. Uno de ellos, un hombre bajo y fornido de cabello
oscuro, casi había regresado a la camioneta cuando notó que algo andaba mal. "¡Oye, Matt!"
gritó, mirando al hombre alto y larguirucho cerca de la fogata, "¡Parece que tenemos un par
de pinchazos!"
Lex casi se delata riendo. Oh, tenemos un Einstein regular entre nosotros. Ella sacudió
su cabeza. Me pregunto cuál fue su primera pista. Parpadeó para alejar una gota de lluvia
errante, agradecida por el sombrero de vaquero oscuro que mantenía la mayor parte de la
lluvia fuera de su rostro.
Otro hombre miró al otro lado del remolque. "¡Este lado también es plano!" El hombre
al que llamaban Matt se acercó a la camioneta y sacó un rifle desde adentro. "Ustedes
mantengan una estrecha vigilancia. No me gusta cómo se ve esto".
El ranchero se arrastró lentamente hacia atrás desde su posición ventajosa. Uh-oh ... creo
que habla en serio. Se hundió más en la maleza.
Matt arrojó el rifle al hombre bajo y fornido. "Darrell ... toma esto y revisa el perímetro.
Si algo se mueve, ¡DISPARO!" Se volvió para mirar al hombre mayor que había revisado el
lado más alejado del remolque. "Randall, saca el otro rifle del camión y revisa el otro lado
del claro." El hombre de la cabeza gris asintió y obedeció.
Lex miró a su alrededor. ¿A dónde fueron los otros tres? De repente, los arbustos a su
izquierda comenzaron a crujir. ¡Mierda! Se agachó más, prácticamente tumbada boca abajo
en el lodo que se acumulaba rápidamente. El hombre número cuatro salió de los arbustos casi
encima de ella.
"¡Hey, Matt! ¿Qué diablos está pasando?" preguntó, subiendo la cremallera de sus
pantalones cubiertos de barro.
El ranchero levantó lentamente la cabeza. Quedaban dos ... Decidió no moverse hasta
saber dónde estaban los otros hombres. Lex miró a su alrededor y notó un ligero movimiento
en el remolque. Pensé que esa cosa estaba vacía. Mientras miraba, un hombre más joven,
probablemente todavía un adolescente, salió del remolque y se acercó al líder.
"Aw, Matt. Está empezando a llover de nuevo. ¿Saldremos de aquí muy pronto?" pasó
una mano por su cabello castaño largo hasta los hombros. "Tengo muchas ganas de irme a
casa".
Matt puso su mano sobre el hombro del hombre más pequeño. "Sí ... dejaremos el
remolque por ahora ... ¿por qué no sigues y te subes al camión? Estaremos allí en un rato".
El joven asintió y se dirigió hacia el vehículo.
Lex miró su reloj. El sheriff debería estar aquí antes de mucho tiempo ... y conociendo a
Amanda, probablemente ya esté en camino de regreso. Se movió lentamente hacia atrás. Será
mejor que regrese al paso y espere por ella. El ranchero comenzó a caminar lentamente
alrededor del claro, tratando de mantenerse fuera de la vista.
Estaba a más de la mitad del camino cuando casi se encuentra con el hombre número
seis, que estaba haciendo buen uso de los espesos arbustos cercanos. Tenía el pelo largo y
rubio que estaba parcialmente atado en una cola de caballo, y no se veía nada feliz de estar
en cuclillas bajo la lluvia.
Lex se dio la vuelta hasta que estuvo directamente detrás de él, esperando pacientemente.
Date prisa, amigo ... pensó para sí misma, realmente no quiero estar viendo esto. Él gruñó,
luego comenzó a subirse los pantalones. Ew ... ¡Odiaría tener que lavar tu ropa! Ella
reflexionó para sí misma.
El hombre se puso de pie y se volvió, encontrándose cara a cara con una mujer alta y
empapada con un sombrero de vaquero negro, que tenía una expresión muy "no agradable"
en su rostro. "¿Qué ...?" él empezó.
"¡Di buenas noches!" ella le dio un fuerte puñetazo en la cara, obteniendo una intensa
cantidad de placer al ver al hombre caer al suelo. Lex le quitó la camisa al hombre, rasgándola
en dos tiras. Uno lo usó como mordaza y el otro para atarle los pies. Ella usó su cinturón para
atarle las manos, sonriendo a su obra. Flexionando su mano derecha hizo una mueca, Maldito
ladrón terco. Luego continuó su viaje hacia el paso. De repente, escuchó gritar a uno de los
hombres del campamento.
"¡Oye, Matt! ¡¡Creo que veo algo !!" apuntó con cuidado y disparó.

R
Amanda estaba casi de regreso al paso cuando escuchó los primeros disparos. ¡Oh Dios
mío! LEX! Ella presionó sus talones contra los costados de Thunder, instándolo a moverse
aún más rápido. Sabía que el ranchero estaba desarmado y le aterrorizaba lo que pudiera
encontrar. ¡Espera, estoy en camino!
Atravesando el paso, Amanda tuvo que tirar del enorme caballo rápidamente, casi
chocando con la figura solitaria en el camino.
"¡Oye! ¡Más despacio!" Lex dijo, levantando la mano para agarrar las riendas del animal.
Amanda se bajó del exhausto caballo, tropezó con sus pies y casi tacleó a la mujer mayor.
"¿Amanda? ¿Qué pasa? ¿Estás bien?" Lex envolvió sus brazos alrededor de la mujer
más joven, quien enterró su rostro en el material húmedo del pecho del ranchero.
La mujer más pequeña contuvo un sollozo. "¿Estoy bien?" apretó más fuerte. "Escuché
disparos". Se apartó de la mujer más alta, usando sus manos para buscar la forma musculosa.
"¿Estás bien?"
Lex sonrió. "Oh, sí ... estoy bien ..." se quitó el sombrero y sacudió el exceso de agua, a
pesar de que la lluvia seguía cayendo con fuerza. "Un poco húmedo, pero bien."
La mujer más joven no estaba completamente convencida. "¿Estás seguro? No me estás
ocultando nada, ¿verdad?" Continuó buscando a la mujer alta en busca de signos de heridas.
Lex tomó sus manos y sonrió. "No ... no me estaban disparando ..." se rio. "Pero no estoy
seguro de si ese conejo volverá a ser el mismo".
Amanda sonrió a través de sus lágrimas. "Dios ... escuché los disparos y pensé ..."
resopló, tratando de recuperar la compostura.
La mujer mayor tomó a Amanda en sus fuertes brazos, luego se inclinó para darle un
suave beso en la frente rubia, que estaba parcialmente oculta por su capucha. "¿Pudiste
contactar al sheriff?" preguntó, retrocediendo un poco. "No creo que esos tipos vayan
demasiado lejos en este momento".
"Sí... Martha habló con él, dijo que vendría por el camino de atrás". Ella hizo una pausa.
"¿Qué quieres decir con que no llegarán muy lejos? ¿Qué has hecho?"
Lex le dio una pequeña sonrisa tortuosa. "Parece que las llantas de su remolque se
desinflaron ..." sacó un trozo de alambre de su bolsillo trasero, "y este se cayó
accidentalmente de su camión". Ella rio.
Amanda negó con la cabeza. "No importa ... no creo que quiera saber". Caminó de
regreso a Thunder, desatando algo de detrás de la silla. "Aquí ... te ves medio congelado."
Entregando al ranchero su plumero. Luego agarró la alforja y comenzó a escarbar en ella.
"Oh, y Martha envió esto." Sacó la radio de mano y se la arrojó a Lex.
"Genial. Ahora no me siento tan malditamente aislado". Lex metió la radio en un bolsillo
interior del abrigo grande. Extendiendo su mano, pidió en silencio que Amanda se acercara
a ella.
La pequeña mujer obedeció rápidamente, acurrucándose cómodamente contra las
costillas del ranchero. "¿Ahora qué vamos a hacer?" preguntó, absorbiendo agradecida el
calor de la mujer más alta.
Lex la miró con una sonrisa amable. "¿Supongo que no podría convencerte de que
regreses a la casa?"
"No lo creo." Amanda dijo seriamente.
"Es lo que pensaba." Le dio a la mujer más joven una sonrisa amable. "Nosotros", la
abrazó con fuerza, "vamos a encontrar un buen lugar para ver la diversión". Ella se puso
seria. "Pero tenemos que tener mucho cuidado, ya que estos idiotas tienen armas". Ella
levantó una mano de advertencia. "Y," no sonrías ahora, "Tienes que hacer exactamente lo
que digo, sin hacer preguntas, ¿de acuerdo?"
Amanda le dio un asentimiento igualmente serio. "Está bien ... siempre que te des cuenta
de que no estoy completamente indefenso, ¿verdad?" ella respondió.
"Te tengo". Lex estuvo de acuerdo y la condujo por el sendero de regreso al claro.
Les tomó casi una hora caminar de regreso al claro, su avance obstaculizado por la fuerte
lluvia. Lex colocó a Amanda en los densos arbustos, luego se sentó detrás de ella,
envolviendo sus largos brazos alrededor de la pequeña cintura. Observaron divertidos cómo
el hombre que Lex identificó como Matt miró debajo del capó de la camioneta,
aparentemente sin éxito en hacer que comenzara.
Lex se inclinó hacia Amanda y colocó su boca junto a una pequeña oreja. "Me pregunto
cuál es su problema." susurró, una risa malvada coloreando su tono.
La mujer más joven se rio y apretó las manos que estaban envueltas firmemente
alrededor de su estómago.
Otro hombre se acercó a la camioneta y le dijo algo a Matt, quien miró alrededor del
claro. Señaló en la dirección opuesta a donde estaban sentados Lex y Amanda, y Darrell
caminó en esa dirección, llevando su rifle.
Lex susurró: "Uh-oh ... finalmente deben haber descubierto que falta uno de ellos".
Amanda se volvió ligeramente en los brazos de la mujer mayor para poder hablar.
"¿Desaparecido?"
El ranchero asintió. "Sí, está atado en esos árboles a la derecha." Ella apuntó.
Amanda la miró con el ceño fruncido. "¿Tú?"
Lex le dio un tímido encogimiento de hombros. "Sí ... prácticamente me tropecé con él
en mi camino de regreso para conocerte." Ella sonrió. "Estaba, eh ... algo indispuesto."
La frente de Amanda se arrugó pensativamente y luego se aclaró de repente. "Oh ... eww
..."
"Sí ..." estuvo de acuerdo Lex. "Pero ahora que se han dado cuenta de que está
desaparecido, las cosas podrían empezar a ponerse un poco complicadas". Ella le dio a la
mujer más pequeña una mirada preocupada. "Puede que tengamos que salir de aquí a toda
prisa, así que prepárate".
Amanda asintió, luego levantó una mano para tomar la mejilla de Lex. "Siempre y
cuando nos vayamos juntos." Ella bajó la cara del ranchero para darle un suave beso. "Nada
de heroicidades, ¿verdad?" se las arregló para preguntar después de que finalmente se
separaron.
Lex le dio un beso rápido en la punta de la nariz. "Correcto." Luego se puso alerta al
instante. "Prepárate para moverte ... parece que están empezando a buscar a su amigo
perdido". Soltó la cintura de Amanda y tomó su mano. "Vamos. Estaremos más seguros en
el paso." Lex se arrastró de regreso a través de los arbustos, tirando de Amanda detrás de
ella.
Decidieron dar la vuelta a la izquierda del claro, esperando que el camino más largo
estuviera libre de los hombres que buscaban. Lex se detuvo de repente, lo que provocó que
Amanda se estrellara contra su espalda.
"Qué...?" —susurró la mujer más pequeña, temiendo ser detectada.
El ranchero se dio media vuelta y puso una mano suave sobre la boca de Amanda. "Shh
..." Hizo un gesto con la otra mano hacia la derecha de donde estaban parados.
Darrell estaba buscando entre la maleza, usando el cañón de su rifle para apartar los
pesados arbustos del camino. En su otra mano llevaba una linterna, para ayudar a cortar la
penumbra de la fuerte lluvia y el cielo tormentoso del atardecer. Balanceaba la luz en un
amplio arco, acercándose peligrosamente a las dos mujeres.
Lex tiró de Amanda para que se pusiera de pie directamente detrás de ella, con la
esperanza de que el plumero oscuro que llevaba los camuflara. "Si nos separamos, llévate a
Thunder y reúnase conmigo en el estanque. Nunca nos encontrarán allí". Ella susurró. Un
fuerte apretón de su mano y un enfático movimiento de cabeza de Amanda fueron su única
respuesta. Lex se dio la vuelta para enfrentar a la joven. "No estoy planeando que suceda,
¡pero debemos estar preparados por si acaso!"
La pequeña mujer suspiró y luego asintió. Lex se dio la vuelta para ver al hombre buscar,
alejándolos lentamente de él. Ella se congeló cuando la luz recorrió su cuerpo, sintiendo
pequeñas manos agarrarse con fuerza en la parte posterior de su abrigo. La luz siguió
encendida y Lex soltó un suspiro que ni siquiera se dio cuenta de que había estado
conteniendo. La mujer alta comenzó a retroceder lentamente de nuevo, empujando
suavemente a Amanda también.
La luz de repente la golpeó en la cara y el hombre soltó un grito de sorpresa. "¡Oye!"
Levantó la punta de su rifle, tratando de apuntar con él y la linterna a la oscura aparición
frente a él.
Lex se dio la vuelta rápidamente, todavía usando su cuerpo para bloquear la vista de su
compañero. "¡¡¡CORRER!!!" siseó, empujando a Amanda hacia adelante con rudeza.
La pequeña mujer tropezó, pero recuperó el equilibrio y comenzó a moverse rápidamente
a través de los árboles pesados, con Lex detrás de ella.
'¡GRIETA!'
La corteza explotó de un árbol cerca de la cabeza de Amanda. ¡Oh Dios! Deseó que su
cuerpo se moviera más rápido. A través de la lluvia torrencial podía oír a los hombres gritar.
¡Excelente! ¡Ahora tiene ayuda! Se arriesgó a echar un vistazo detrás de ella, viendo a Lex
unos pasos atrás.
'¡GRIETA!'
'¡GRIETA!'
Sonaron más disparos, y Amanda pudo oír varios cuerpos chocando contra la maleza
justo detrás de ellos.
"¡A la derecha!" Lex siseó, tirando del brazo de la pequeña mujer en esa dirección,
mientras se desvían del pequeño camino en el que estaban, empujando a través de un follaje
aún más denso.
'¡GRIETA!'
'¡GRIETA!'
Esos disparos sonaron más lejos esta vez, pensó Amanda para sí misma, mientras Lex la
empujaba hacia unos arbustos pesados. Jadeando con fuerza, la joven miró a su alrededor,
entrecerrando los ojos en la penumbra. Parecían estar dentro de una pequeña madriguera, tan
densamente escondidos que la lluvia que caía apenas podía atravesarlos. Estaba tan oscuro
que Amanda apenas podía distinguir la gran forma frente a ella, pero sabía en su corazón
quién era.
Se sentaron en silencio por lo que parecieron horas, esperando y escuchando, tratando
de escuchar cualquier ruido sobre el retumbar del trueno. Cada uno de ellos estaba demasiado
cansado y tenía miedo de emitir un sonido. Después de que había pasado media hora, Lex
finalmente rompió el silencio.
"Quédate quieto. Voy a echar un vistazo rápido alrededor". Ella susurró.
Amanda la agarró del brazo. "¡Por favor, no lo hagas!" suplicó, el miedo evidente en su
tono.
Lex se inclinó hacia el oído de la joven. "No podemos quedarnos aquí toda la noche".
Metió la mano en el bolsillo y sacó la radio. "Llama a Martha y averigua dónde está el
sheriff". Dejó un suave beso en los fríos labios de Amanda. "Si no regreso en treinta minutos,
regresa a la casa".
Amanda envolvió sus brazos alrededor del cuello de Lex, acercándola. Le dio al ranchero
un beso abrasador, y finalmente se interrumpió para recuperar el aliento. "No ... que va a
volver a mí!" Su voz temblaba. "Esto no es negociable, ¿entendido?"
Lex se aclaró la garganta. "Si, lo tengo." Se inclinó hacia delante y besó la frente húmeda
de la mujer más pequeña. "Vuelvo enseguida." Se dio la vuelta y salió gateando de su
escondite.
La joven rubia se secó los ojos y encendió la radio. Manteniendo presionado el botón,
susurró: "Martha, ¿puedes oírme?" soltó el botón y escuchó una pequeña explosión de
estática.
"¿Amanda? Niña, ¿eres tú? Apenas puedo oírte." La voz de Martha rompió la estática
con fuerza, haciendo que la joven se estremeciera y se apresurara a bajar el volumen.
Colocó la boca lo más cerca posible del micrófono. "Sí, soy yo. Aunque tengo que estar
callado. ¿Has tenido noticias del sheriff?"
"Sí, lo he hecho, cariño. Debería estar en el sitio en cualquier momento - tiene tres
agentes con él".
Amanda exhaló un suspiro de alivio. "Martha, tienes que advertirle que tienen armas ..."
Ella sumó mentalmente lo que había visto. "Dos rifles que conocemos. Y hay ..."
Fue interrumpida abruptamente por el sonido de los disparos, aunque sonaba como si
estuviera a bastante distancia. ¡¡¡NO!!! Casi saltó de su escondite, su corazón latía con fuerza.
"¿Amanda? Cariño, ¿sigues ahí?" La voz preocupada de Martha rompió sus
pensamientos acelerados.
"Uh, sí ... estoy aquí." Ella respiró hondo. "Mira, tengo que irme, Martha. Hablaré
contigo más tarde, ¿de acuerdo?" Apagó la radio y luego se sentó en la oscuridad,
esforzándose por escuchar algo sobre el trueno y la lluvia que perforaba la quietud.
El límite de tiempo de treinta minutos estaba casi terminado, y la joven rubia estaba
hecha un manojo de nervios. No puedo creer que la dejé convencerme de quedarme aquí ...
¿dónde podría estar? ¿Se encuentra ella bien? Oh, Dios ... Casi gritó cuando una forma oscura
atravesó la densa maleza, casi cayendo encima de ella. "¿Lex?" ella se acercó a ciegas.
"Si, soy yo." La forma jadeó, tratando de recuperar el aliento. "Los llevé de regreso al
claro ... esos tontos se perseguirán en un gran círculo durante horas".
Amanda dejó escapar un profundo suspiro. "Bien ... Martha dijo que el sheriff debería
estar allí con sus ayudantes en cualquier momento". Puso su mano sobre el hombro del
ranchero. "¿Es seguro para nosotros salir de aquí?" Estaba más que un poco preocupada por
su amiga. Lex todavía respiraba con dificultad. "¿Estás bien? Escuché más disparos mientras
no estabas."
La mujer mayor se quedó en silencio por unos momentos, tratando de controlar su
respiración. "Sí, bien ... es muy difícil correr bajo la lluvia con botas y un plumero pesado".
Ella se rio entre dientes. "Supongo que estoy un poco fuera de forma."
Amanda se arrastró más cerca, casi sentada en el regazo de la mujer morena. "Sí, claro.
Aún te estás recuperando de las costillas rotas, ¿recuerdas?" Ella se acurrucó en los brazos
de bienvenida. "Ooh ... esto se siente realmente bien. Estoy un poco helado". Ella miró hacia
arriba, apenas capaz de distinguir el contorno del rostro de Lex. "Me imagino que te estás
congelando, ya que has estado bajo esta lluvia fría más tiempo que yo".
"He estado más caliente, eso es seguro". Lex susurró, acariciando el dulce cuello debajo
de ella. "Pero para decirte la verdad, estoy bastante caliente en este momento". Ella se rio
entre dientes y luego contuvo una pequeña tos.
La pequeña mujer levantó una mano y la colocó sobre el rostro ensombrecido por encima
de ella. "Te sientes un poco caliente ... tenemos que llevarte de vuelta a la casa y llevarte a la
cama".
Lex le dio un pequeño beso a la mano. "Estoy bien ... solo sin aliento de tanto correr."
Ella ladeó la cabeza, escuchando. "Pero tienes razón ... creo que es seguro para nosotros
intentar irnos ahora." Lex se puso de pie y le ofreció una mano a la mujer más joven.
El camino de regreso fue lento, con Lex manteniéndolos cautelosamente fuera de
cualquier camino real. La lluvia también obstaculizó su avance, a pesar de que la espesa capa
de árboles bloqueó la mayor parte del aguacero.
¿Cómo diablos sabe ella adónde vamos? Se preguntó Amanda, manteniendo los ojos
fijos en la figura alta que estaba un paso delante de ella. Lex se abrió paso obstinadamente a
través del espeso follaje, sin dudar en qué dirección tomar. Debe tener algún tipo de radar
incorporado, reflexionó la rubia. El objeto de sus pensamientos debe haber sentido su
escrutinio, porque Lex giró la cabeza, dándole a la mujer más joven una sonrisa cansada.
Amanda lo devolvió con una sonrisa propia. Estoy realmente preocupado por ella. Parece tan
... agotada.
Llevaban casi una hora viajando cuando Amanda se adelantó y capturó un brazo
musculoso. "Odio sonar como un niño molesto en un viaje, pero ¿cuánto más?" preguntó
en voz baja.
"¿Necesitas parar y descansar?" Lex cuestionó. "Siento que esté tardando tanto, pero
pensé que sería una buena idea tomar el camino indirecto, en caso de que esos tipos todavía
estén tratando de encontrarnos. Tomemos un respiro rápido", se dejó caer al suelo sin gracia.
apoyando su espalda contra el árbol más cercano. "Todavía tenemos unos treinta minutos de
caminata por hacer".
Amanda se dejó caer a su lado, uniendo su mano con una de las más grandes de Lex.
"Suena bien para mí." Apoyando la cabeza en el ancho hombro cercano, suspiró. "¿Tu vida
es siempre tan ... interesante?"
La mujer mayor se rio entre dientes. "No. Bueno, al menos no hasta hace poco." Miró
hacia abajo y apenas pudo distinguir los rasgos de la joven, entre rápidos relámpagos. "Me
han pasado más cosas en la última semana que en los últimos dos años". Lex apretó la
pequeña mano en la suya. "Supongo que trajiste la emoción contigo."
"Oh, sí ... me encanta conducir mi auto hacia arroyos inundados y luego correr bajo la
lluvia fría y recibir disparos". Amanda se rio. "Todo es parte de mi gran plan para traer algo
de emoción a mi aburrida existencia".
"Tienes más de lo que esperabas, ¿eh?" Lex soltó la pequeña mano, luego envolvió su
brazo alrededor del hombro de Amanda, acercando a la mujer más pequeña. "Yo también."
Le dio un suave beso a la cabeza húmeda.
Se sentaron allí en silencio, escuchando los sonidos a su alrededor. Los truenos
retumbaron de forma intermitente, puntuando los brillantes destellos de los relámpagos. Lex
sintió que su cuerpo se relajaba y sus ojos se cerraron lentamente.
Amanda sintió que el cuerpo junto al suyo se relajaba y levantó la vista alarmada. La
cabeza de la mujer mayor estaba inclinada hacia adelante, su barbilla descansando
ligeramente sobre su pecho. Alzando su mano libre, la joven tocó levemente el rostro inmóvil,
que parecía anormalmente pálido en los destellos de luz.
Los ojos pálidos se abrieron de golpe, siguiendo al instante el rostro de Amanda. "¿Qué?"
Lex parpadeó, abriendo mucho los ojos en un esfuerzo por estar más alerta. "Lo siento ...
todo este ejercicio debe haberme agotado". Se pasó una mano por la cara.
"UH Huh." La pequeña rubia acercó la cara de Lex hacia ella con la mano. "¿Te estás
enfermando?" preguntó, mirando fijamente a los ojos algo vidriosos.
La mujer mayor parpadeó de nuevo, sacudiendo levemente la cabeza. "No... de verdad,
estoy bien. Solo un poco cansada." Y creo que mis costillas decidieron separarse de nuevo ...
pero ella no necesita saber eso todavía. Lex trató de respirar profundamente, sintiendo un
dolor agudo a lo largo de su costado. Oh, sí ... No voy a escuchar el final de esto por bastante
tiempo. Martha me va a patear el trasero. Miró a su compañera y vio el cansancio en sus
bellos rasgos. Lex reunió la poca energía que le quedaba y se puso de pie, tirando de Amanda
con ella. "Vamos. Estamos casi de regreso al paso, y luego podemos montar el resto del
camino a casa."
Amanda se permitió que la levantaran sin perder el leve temblor en la mano que la
levantaba. "Esa es la mejor idea que he escuchado en todo el día". Se sacudió y volvió a su
lugar detrás de Lex, mientras la mujer morena comenzaba a abrirse camino a través de los
árboles espesos.
Encontraron a Thunder bajo un dosel de hojas, masticando felizmente brotes de tierna
hierba. El gran semental miró hacia arriba cuando las dos mujeres cansadas se acercaron,
relinchando un saludo.
Amanda exhaló un gran suspiro. "Nunca pensé que estaría tan feliz de ver un caballo
enorme". Se acercó al animal inmóvil y le palmeó el cuello con alivio.
Lex la siguió, comprobando la silla de Thunder. "Oye, chico ... ¿estás listo para irte a
casa?" Ella se apoyó pesadamente contra él.
La pequeña rubia rodeó con un brazo al cansado ranchero. "Vamos, cariño... vamos a
llevarte a casa también." El cariño se había escapado antes de que Amanda pudiera retirarlo.
Lex no dijo nada, pero la sonrisa feliz en su rostro lo dijo todo.
"Suena como un plan." Lex se subió al caballo alto y tiró a la mujer más pequeña detrás
de ella. "Pensé que conduciría, esta vez."
Amanda rodeó con cuidado al ranchero con sus brazos. "Claro ... siempre me han dicho
que soy un gran conductor en el asiento trasero, de todos modos". Sintió una risa retumbar a
través de la mujer alta, y le dio al estómago plano sus manos descansando en un suave
cosquilleo. "A casa, James." Ella ordenó regiamente. Acurrucándose contra la fuerte espalda,
Amanda colocó su mejilla contra el omóplato de Lex.
La mujer exhausta se reclinó inconscientemente contra Amanda. "Sí, señora." Ella
gentilmente le dio un rodillazo al gran caballo, guiándolo de regreso por el camino hacia el
paso, dejando que el gran animal encontrara su camino con cautela en la oscuridad.

R
El viaje de regreso a la casa del rancho transcurrió sin incidentes, e incluso la lluvia
finalmente se apiadó de las dos mujeres húmedas y cansadas, disminuyendo la velocidad
hasta convertirse en una llovizna ligera. La luna estaba tratando de salir de las nubes cuando
Lex llevó a Thunder a los establos.
Pasando su pierna sobre su enorme cuello, el ranchero desmontó lentamente, luego se
volvió y tiró a Amanda al suelo. "Vamos, amigo ... vamos a limpiarte y alimentarte". Lex
llevó a Thunder al edificio, acompañándolo a su puesto mientras la joven rubia iba a buscar
un balde de comida.
Cuando Amanda regresó con la avena, notó que la mujer mayor ya le había quitado la
silla y la manta al animal y estaba en el proceso de cepillarlo. Ella vertió el contenido del
cubo en su abrevadero y luego entró en el establo. "Aquí", dijo, tomando el cepillo de las
manos de Lex, "déjame terminar esto. ¿Por qué no subes a la casa y te veré allí?"
Lex miró a los ojos verdes serios. "Te haré un trato. Puedes terminar con el arreglo y yo
limpiaré la tachuela. ¿Es justo?" cuando la mujer más pequeña abrió la boca para discutir,
Lex continuó: "De esa manera podemos caminar juntos de regreso a la casa. ¿Trato?" colocó
una mano sucia en el pequeño hombro. Probemos con un tacto diferente. "Además," vaciló,
mirando al suelo, "Me vendría bien un poco de ayuda con la caminata hasta allí ... Estoy tan
cansada que estoy a punto de caerme". Terminó, casi en un susurro.
Amanda puso una mano preocupada sobre el brazo del ranchero. "¿Qué pasa?"
Lex negó con la cabeza. "No mucho, estoy realmente cansada ..." se apoyó pesadamente
contra el costado del cubículo.
"Si estás admitiendo eso, es hora de llevarte a la casa". Amanda envolvió una pequeña
mano alrededor del brazo de Lex y comenzó a sacarla del cubículo. "Volveré después de un
rato y terminaré con la tachuela".
Lex dejó mansamente que la pequeña rubia la arrastrara fuera del establo, con una
pequeña sonrisa en el borde de su boca. Ciertamente ella es otra cosa, no puedo creer que la
dejé salirse con la suya.
Amanda abrió la puerta trasera, prácticamente arrastrando al ranchero exhausto detrás
de ella. "¡Martha! ¿Dónde estás?" gritó, tirando de la forma alta hacia la cocina. "Aquí",
empujó a Lex a la silla más cercana, "siéntese antes de caer". Le dio un suave apretón al
hombro de la mujer sentada. "Voy a buscar ..."
"¿Qué diablos les pasó a ustedes dos?" Gritó Martha, parada en la puerta de la cocina.
"Te lo juro Lexie ... ¡No puedo dejarte sola ni un minuto!" pisoteó para ponerse Lex estaba
sentada, desplomada en su silla. El ama de llaves se quitó el maltrecho sombrero negro de la
cabeza y frunció el ceño. "¡Dios mío! ¡Estás tan blanco como una sábana!" exclamó, pasando
una mano regordeta por la frente salpicada de barro. Volviendo su atención a la joven rubia,
preguntó: "¿Estás bien, cariño?"
Amanda suspiró y se dejó caer en una silla cercana. "Estoy bien ... solo cansada y un
poco húmeda". Se quitó la capucha mojada de la cabeza con una sonrisa sombría.
Martha, que había comenzado a ayudar al ranchero a quitarse el abrigo, jadeó. "¿Es esto
sangre?" ella tocó suavemente el costado de Lex.
"¡Ay!" Lex se estremeció. "Probablemente sólo barro". Intentó apartar las manos del
ama de llaves, que tiraban de la camisa húmeda. "¡Ow! ¡Oye, Martha! ¡Deja eso!"
Amanda se puso de pie, luego se acercó y se puso en cuclillas junto a la mujer asediada.
"¿Sangre?" puso una pequeña mano en el muslo sucio cubierto de mezclilla para equilibrarse.
"¿Lex?" La joven rubia obligó al ranchero a mirarla a los ojos. "¿Qué pasó?"
"No sé ... creo que es solo barro". Ella frunció el ceño.
Martha negó con la cabeza y soltó un bufido burlón. "Cariño, si eso es barro, ¡soy talla
6!" Se quitó el abrigo el resto del camino y luego comenzó a desabotonar la sucia camisa.
"Solo echemos un vistazo, ¿de acuerdo?" Se volvió hacia Amanda. "Cariño, ¿podrías subir
las escaleras y sacar el ungüento y algunas toallas limpias del baño principal?"
Amanda asintió con la cabeza, con una expresión de preocupación en su rostro. "Por
supuesto." Ella saltó y le dio una palmada a Lex en el hombro. "Vuelvo enseguida." Besó a
la mujer de cabello oscuro en la parte superior de la cabeza y salió apresuradamente de la
habitación.
El ama de llaves volvió a centrar su atención en el ranchero, que luchaba por mantener
los ojos abiertos. "¿Lexie?" se dio unos golpecitos en la pierna, "¿Te importaría decirme qué
pasó ahí fuera? No quería molestar a Amanda, pero el sheriff llamó por radio hace unos veinte
minutos, dijo que para cuando llegó allí, todo lo que pudo encontrar fue un remolque
abandonado y un camión robado ". Abrió la camisa y se apartó del lado del ranchero. "¿Qué
te ha pasado?" La mujer mayor usó una esquina de la tela húmeda para limpiar la sangre del
costado de Lex. "Esto parece una herida muy perversa en tu costado, cariño."
Lex trató de alejarse de lo que estaba haciendo Martha. "¡Ay! ¡Podrías detener eso!"
encontró sus manos capturadas por otras más pequeñas y mayores. "Bien bien." Ella se aclaró
la garganta. "Creo que es una herida de bala". Miró los preocupados ojos marrones de la
mujer que era como una madre para ella. "Musta sucedió cuando me perseguían." Una
mirada inquisitiva a Martha. "Espera. ¿Estás tratando de decirme que Charlie no atrapó a esos
idiotas por ahí?" Trató de levantarse, pero rápidamente la empujaron hacia abajo. "¡Maldita
sea! ¿Cómo pudo dejar que esos tontos se fueran? Apenas podían tomar una mierda por sí
mismos ..."
"¡Ahora escúchame, jovencita! Lo último que escuché era que todavía los estaba
buscando, así que cálmate". Ella comenzó a quitarle la camisa a Lex, quien comenzó a pelear
con ella nuevamente. "¿Podrías por favor dejarme echarle un vistazo?"
Lex mantuvo la camisa cerrada obstinadamente. "Espere." Ella respiró hondo,
"¿Podemos comprometernos?" le hizo un puchero a la mujer mayor. "Tengo muchas ganas
de tomar una ducha ... se siente como si estuviera usando al menos la mitad del pasto trasero".
Martha negó con la cabeza. "No sé qué voy a hacer contigo, Lexie." Luego asintió. "Está
bien. Es un compromiso. Pero", levantó una mano de advertencia, "será una ducha rápida, y
luego te irás a la cama. Has pasado demasiadas noches quedándote despierto hasta tarde".
Amanda estaba parada en la puerta, pedía artículos en la mano, con una linda sonrisa en
su rostro. "Apuesto a que fue casi imposible conseguir que ella tomara medicamentos cuando
era niña, ¿no?"
Lex frunció el ceño, mientras Martha se echaba a reír. "¿De pequeño?" Otra risa.
"Cariño, prefiero sacarme los dientes antes que intentar que este haga algo que realmente
pueda ser bueno para ella". Le tendió una mano al ranchero, que tenía una expresión de mal
humor en el rostro. "Está bien, vamos arriba y te limpiamos".
"Puedo hacerlo yo mismo, sabes." Ella se quejó, pero aceptó la ayuda de todos modos.
"No me vas a bañar también, ¿verdad?" Al escuchar una risita desde la puerta, miró a
Amanda. "¡Aw, tú no también!"
Sacudiendo la cabeza, la joven rubia sonrió. "Lo siento. Eres demasiado lindo cuando
actúas como un niño demasiado grande". Al ver la expresión de indignación en el rostro de
Lex, retrocedió. "Umm ... iré arriba y prepararé la ducha para ti." Amanda se dio la vuelta y
echó a correr por el pasillo, riendo.
"¡Será mejor que corras, rubia!" Lex la llamó. "¡Te traeré de vuelta por ese pequeño
comentario!"

R
Le tomó un tiempo, pero Lex finalmente terminó en la ducha y entró en el dormitorio
principal con la parte inferior de su pijama de franela y una toalla grande sobre los hombros.
Vaya, incluso después del día que ha pasado, sigue siendo absolutamente hermosa. Amanda
había regresado de su propio esfuerzo de limpieza y estaba sentada en la cama con Martha
cuando Lex hizo su entrada.
Martha se puso de pie. "¡Lexie! ¿Dónde está tu camisón? ¿Estás tratando de contraer una
neumonía, o simplemente me vuelves loca?" agarró el brazo de la mujer morena y tiró de
ella hacia la cama.
"No vi ningún sentido en ponérmelo hasta que terminaste de cacarear sobre mí." Lex se
sentó lentamente. "Está justo aquí en la cama ... te habría mordido en el trasero si hubiera
sido una serpiente". Bromeó con la mujer mayor.
"Hrumpph. Ya veremos eso, ¿no es así, Little Miss Smarty Pants?" Martha la empujó
suavemente sobre su espalda. Dirigiéndose a la joven que ahora está a su lado, "Amanda, no
dejes que este de aquí se salga con la suya, a veces es realmente imposible".
"¡Oye!" Lex hizo un puchero, tratando de recuperar algo de dignidad cuando el ama de
llaves comenzó a esparcir ungüento sobre la larga herida en sus costillas. "¡Ow! Cuidado, me
gustaría mantenerme en una pieza, si no te importa." Golpeó las manos de Martha.
Amanda se sentó junto a las piernas del ranchero. "¿Qué diablos pasó allí?" miró
atentamente la herida. "Si no supiera nada mejor ..." su rostro tomó un borde enojado. "¿¡¿Te
dispararon?!?" se puso de pie y caminó a lo largo de la habitación. "¡No te creo! ¡¿Te
dispararon y no me lo dijiste ?!" La joven pisoteó hacia el lado opuesto de la cama. "¿Cómo
no pudiste decirme algo como esto?" Se sentó en el borde, mirando a la mujer de cabello
oscuro.
"¡No! No es así ... de verdad." Lex estiró su brazo sobre la cama, pidiendo la mano de
Amanda. "No lo sabía." Al ver las nubes de tormenta reunirse en la frente clara, continuó,
"Honestamente ... no lo hice. Pensé que mis costillas estaban actuando otra vez. Y en realidad
es solo un ligero rasguño..." dando su mejor mirada lastimera.
Martha escuchó en silencio a las jóvenes discutir. Pobre Lexie ... parece que finalmente
ha encontrado a alguien que no tiene miedo de enfrentarse a ella. ¡Bueno! Ella sonrió para sí
misma.
Amanda tomó un respiro para calmarse y tomó la mano de Lex. Miró al ranchero a los
ojos y no vio nada más que la verdad. "Está bien, te creo." Se llevó la mano a los labios y le
dio un pequeño beso. "Pero," lo apretó un poco más fuerte, "La próxima vez dime cuándo
estás sufriendo, ¿de acuerdo?"
El ranchero asintió. "Promesa." Entonces ella se estremeció. "Maldita sea, Martha ...
¡Creo que estás disfrutando esto demasiado!" Jadeó cuando el ama de llaves pegó un gran
cuadrado de gasa en la herida. "Tranquilo, ahí... ¡Hey!" se retorció cuando la mujer mayor le
hizo cosquillas en el costado bueno.
"¡Silencio, tú! Ahora siéntate, y envolveré estas costillas de nuevo." Ella sonrió cuando
Amanda gateó para ayudar a su paciente a sentarse. "Si los mantiene envueltos durante más
de un día, se curarán muchísimo más rápido, ya sabe". Sacó el gran vendaje elástico de detrás
de su espalda.
"¿Dónde hiciste ...?" Preguntó Lex, su rostro sonrojándose levemente.
Martha se rio. "Cariño, yo lavo la ropa por aquí, ¿sabes?" ella comenzó a envolver el
ancho vendaje alrededor de Lex. "Y sé de la última vez que te rompiste las costillas". Ella se
rio de la mirada de sorpresa y vergüenza en el rostro de Lex. "Enseñarte a tratar de ocultarme
cualquier cosa". Ella se rio disimuladamente.
Lex puso los ojos en blanco, pero se quedó en silencio. Cifras ... ¡maldita mujer tiene
ojos en la parte posterior de la cabeza y también puede leer la mente! Miró a Amanda, que
se cubría la boca con una mano. "¿Qué?"
La mujer más joven negó con la cabeza, pero el brillo en sus ojos la delató. Ella balbuceó,
luego finalmente se rio en voz alta. "Lo siento, Lex ... pero ella tiene razón. No deberías tratar
de ocultar cosas así".
"Ahí. Todo hecho." Martha ató el vendaje con imperdibles. Cogió el camisón y empezó
a deslizarlo sobre el cuerpo de la mujer herida. "Por cierto, Roy llamó mientras estabas fuera.
Dijo que él y los chicos traerán un camión mañana y que terminarán el trabajo en el puente.
Dijo que tenían que esperar hasta que todos los suministros entró, es por eso que les ha
tomado tanto tiempo ". Ella comenzó a abrocharse la camisa, para consternación del
ranchero.
"Puedo vestirme sola, Martha." Ella discutió, pero dejó que la mujer mayor terminara.
"Me alegro de que salgan mañana ... los seis pueden terminarlo en poco tiempo". Ella se
recostó, exhausta.
Amanda apartó el cabello de esos ojos azules. "Me preguntaba, ¿dónde se quedan las
manos? He visto la casa de Martha, los establos y el granero de heno, pero ..." se detuvo
cuando Lex le apretó la mano.
"Las manos se quedan en el barracón, que está justo en la carretera desde aquí. Está más
cerca de los principales corrales de ganado". Respiró dolorida y cerró los ojos. "Puede
contener hasta quince, pero solo hay seis en este momento. Contratamos ayuda adicional
cuando comenzamos a marcar en la primavera".
Martha se rio entre dientes. "En realidad, solo hay cinco manos reales. Lester es
principalmente el cocinero, ¿verdad, Lexie?" Ella miró hacia arriba cuando no hubo
respuesta, viendo que Lex se había quedado dormido. Sacudiendo la cabeza, el ama de llaves
sonrió a Amanda. "Vamos cariño, vamos a buscarte algo de comer. Todavía me quedan
asados y patatas". Se puso de pie y cubrió a la mujer dormida con una manta.
Amanda, con pesar, soltó la mano de Lex y se bajó de la cama. "Está bien, entonces
volveré y me sentaré con ella un rato." Siguió a la mujer mayor desde la habitación, mirando
hacia la puerta a la mujer dormida en la cama. Se ve tan frágil cuando está dormida. "Vuelvo
enseguida", susurró.
Amanda había comido una cena rápida y luego corrió escaleras arriba, después de que
Martha la echara de la cocina. "Solo asegúrate de que se quede en la cama esta noche ... no
dejes que haga más viajes a los establos, ¿de acuerdo?" ordenó el ama de llaves, luego envió
a la joven en su camino.
Deteniéndose en la puerta del dormitorio principal, Amanda se apoyó contra el marco
de la puerta y suspiró. La ranchera todavía dormía plácidamente, aunque se había quitado la
manta y ahora estaba acurrucada sobre su lado bueno, de espaldas a la puerta. La pequeña
rubia entró de puntillas en la habitación y se dirigió silenciosamente a la cama. Recogió la
manta del suelo y estaba a punto de cubrir a la mujer mayor con ella cuando Lex se dio la
vuelta y se sentó derecho en la cama, el sudor goteaba de su cuerpo.
"¡Maldición!" murmuró, visiblemente temblando. "¿Amanda?" Miró a la mujer más
pequeña con aturdida sorpresa.
Amanda colocó la manta alrededor de sus hombros y luego palpó su frente. "Estás
ardiendo, Lex. Será mejor que me vaya ..."
Lex la agarró de la mano. "No me dejes." Preguntó en un susurro ronco. "Estaré bien."
Ella tembló de nuevo. "¿Podrías quedarte conmigo un rato, por favor?"
Amanda sonrió. "Por supuesto que puedo. Déjame traerte una aspirina para la fiebre, ¿de
acuerdo?" Al ver a la mujer mayor asentir, rápidamente entró al baño. Con un vaso de agua
y varias pastillas blancas, se sentó junto al ranchero. "Toma ... toma esto, luego te arroparé."
Ella le dio una sonrisa burlona. "Parece que estoy haciendo eso mucho, ¿eh?"
Tomando la aspirina, la mujer mayor apuró el agua y dejó el vaso en la mesita auxiliar.
"Sí ..." se reclinó en la almohada, "¿eso te molesta?"
"No ... de hecho, me hace sentir muy bien que me dejes." Amanda cubrió con las mantas
a la mujer que aún temblaba. Pasó su mano suavemente por el cabello oscuro.
Lex cerró parcialmente los ojos y sonrió suavemente. "Gracias." La sensación de los
dedos de Amanda peinando su cabello fue muy relajante. "Mmm ..." cerró los ojos el resto
del camino y se quedó dormida.
Amanda se sentó a su lado durante un largo rato, pasando sus dedos por el grueso cabello
de Lex. Supongo que debería irme a la cama, ahora ... pensó, pero realmente no tenía ningún
interés en dejar el lado de la mujer dormida. Ella puso una mano suave a lo largo de la fuerte
línea de la mandíbula, notando con alivio que la fiebre parecía estar disminuyendo.
Poniéndose de pie, Amanda estaba a punto de caminar hacia la puerta cuando escuchó a Lex
gemir levemente mientras dormía. Sin embargo, realmente no quiero dejarla. Se
comprometió consigo misma, cruzando al otro lado de la cama y arrastrándose bajo las
sábanas. Oh sí ... ¡esto se siente genial! Lex gimió de nuevo, y la mujer más joven se volvió
de lado y tomó una gran mano entre las suyas. "Shh ... está bien. Estoy aquí." Susurró, lo que
calmó al ranchero de inmediato. Amanda se llevó la mano grande a la cara y la colocó con
cuidado debajo de la mejilla mientras yacía allí, mirando a la mujer mayor dormir.

R
Martha entró en el dormitorio principal con una bandeja en la mano, tarareando
suavemente para sí misma. ¡Será un hermoso día! Pensó, luego se detuvo en seco. Mirando
hacia la cama, una gran sonrisa apareció en sus rasgos redondos. ¡Eso es demasiado lindo!
Ella se rio entre dientes.
Lex todavía estaba profundamente dormido, a pesar de que eran casi las ocho de la
mañana. Estaba acostada boca arriba, con Amanda acurrucada a su lado, la cabeza rubia
metida pulcramente debajo de la barbilla. La mujer más joven tenía un brazo fuera de las
mantas, envuelto protectoramente alrededor del hombro de Lex. El brazo izquierdo del
ranchero también estaba descubierto, envuelto de manera segura en la espalda de la joven.
El ama de llaves se acercó a la cama y dejó la bandeja en la mesa lateral. Al ver que
ambas mujeres todavía estaban profundamente dormidas, se acercó y colocó su mano
suavemente en la frente de Lex. Gracias a Dios por no tener fiebre esta mañana. Estaba un
poco preocupado por esa herida de bala, pero creo que la limpié bien. Como no quería que
molestaran a las mujeres dormidas, se acercó al teléfono que estaba sobre la mesa y apagó el
timbre. Je. ¡Hay más de una forma de despellejar a un gato! Silenciosamente salió de la
habitación, cerrando la puerta detrás de ella.

R
Estaba acostada de espaldas en un campo de flores silvestres, el sol empapaba su cuerpo.
Llena de una paz feliz, estaba disfrutando de la suave fragancia de las flores a su alrededor
mientras una brisa cálida pasaba por su cabello. Sabiendo que debía levantarse, su cuerpo se
rebeló, abrazando la calidez del tranquilo día de primavera con un placer decadente.
Lex respiró hondo, inhalando otra bocanada del dulce olor de las flores. Al abrir los ojos,
estaba algo sorprendida de estar en el interior, y aún más sorprendida de encontrarse en la
cama. Pero podría jurar que olí flores. Su frente se arrugó en confusión, y luego notó la fuente
del delicioso olor. Una cabeza rubia despeinada estaba cómodamente apoyada contra su
hombro, directamente debajo de su barbilla. Tengo que felicitar a Martha por su elección de
champú para la habitación de invitados, Lex sonrió. Ese sueño era agradable, pero la realidad
es así que mucho mejor. No quería molestar a Amanda, pero su cuerpo exigía que se
levantara. El ranchero apartó con cuidado a la mujer más pequeña de ella, lo que le devolvió
un pequeño suspiro. Finalmente fue capaz de maniobrar para sentarse y quedó encantada
cuando Amanda se dio la vuelta y se acurrucó en su almohada. Lex se levantó de la cama y
se mordió el labio inferior para reprimir un gemido. Llegando a ser demasiado mayor para
jugar todo el día bajo la lluvia, Lexington, se reprendió a sí misma, abriéndose paso
lentamente hacia el baño.
Mmm ... algo huele delicioso. Amanda se despertó, preocupada al ver que estaba
acostada sola en la gran cama, ¿ y abrazando la almohada de Lex? Volvió los ojos hacia la
mesita de noche, que tenía una gran bandeja encima. "Así que de ahí es de donde viene ese
maravilloso olor", murmuró, tomando otra respiración profunda, cerrando los ojos con
felicidad.
"Vaya ... gracias." Lex arrastró las palabras, saliendo del baño.
Amanda se sonrojó y se tapó la cabeza con la almohada. "Oh, señor ..." se rio. "No puedo
creer que hayas oído eso".
La mujer alta se acercó a la cama y se sentó. "Buenos días a usted también." Ella sonrió.
Un ojo verde se asomó por debajo de la almohada. "Mañana." Amanda refunfuñó y se
sentó. "¿Como te sientes?" Se acercó a la mujer mayor. "Te ves mucho mejor esta mañana."
Lex aceptó la pequeña mano y se la llevó a los labios para darle un pequeño beso. "Debe
ser la compañía que mantengo".
Amanda se sonrojó hasta la raíz de su cabello. "Umm ..." señaló la bandeja, "¿no es eso
el desayuno?" tratando desesperadamente de cambiar de tema.
Lex arqueó una ceja, pero cedió. "Sí ... Martha debe haberlo sacado a colación hace unos
minutos ... la comida todavía está humeando." Ella sonrió cuando la mujer más joven se
sonrojó de nuevo.
"Oh, Dios ... ¿ella estaba aquí cuando dormíamos?" Amanda tartamudeó.
La mujer mayor le guiñó un ojo. "Sí. Y ahora probablemente se da cuenta de que no
necesité mantas extra anoche." Ooh ... mal, Lexington, muy mal.
¡Pero es tan linda cuando se sonroja!
Para su sorpresa, la rubia sonrió. "Eso es gracioso ... yo tampoco." Se arrastró hacia Lex,
envolviendo sus brazos alrededor del cuello de la mujer mayor. "Buenos días." Amanda
susurró, inclinándose y plantando un sensual beso en la boca de Lex.
El ranchero gimió y profundizó el beso casi al instante. Lex puso sus manos en la parte
baja de la espalda de Amanda, acercándola más, uniendo sus cuerpos.
Amanda se inclinó hacia la mujer más alta y hundió las manos en el espeso cabello
oscuro. Jadeó cuando Lex finalmente se separó, su corazón latía tan fuerte que supo que la
mujer morena podía oírlo.
"Goo ..." Lex tuvo que aclararse la garganta antes de que pudiera continuar. "Buenos
días." Ella retrocedió un poco. "Ciertamente hace que el despertar valga la pena".
Amanda se rio, luego se inclinó hacia adelante hasta que su frente estuvo en el pecho de
Lex. "Oh, sí ... creo que me acabo de convertir en una persona mañanera".
Lex se rio entre dientes y acercó a la mujer más pequeña. Mordisqueando el oído más
cercano, susurró sugestivamente: "Yo soy más una persona nocturna". Sintió temblar a
Amanda. "¿Estas frio?" bromeó, apretando el pequeño cuerpo un poco más fuerte.
"Umm ..." balbuceó la rubia, "Nnn ... no .... de hecho, estoy bastante caliente ahora
mismo". Inclinó la cabeza hacia atrás, mientras la mujer mayor bajaba por el delgado cuello.
"Ahh ... oh ..." parecía que no podía armar un pensamiento coherente, con Lex tomando
tiernos mordiscos de su garganta. "Oh, Dios ..." susurró, pasando sus manos por la fuerte
espalda. Amanda se dio cuenta de que ya no podía sentarse más, por lo que se dejó caer sin
gracia en la cama.
Lex la siguió, sin renunciar nunca a su búsqueda por conocer cada centímetro de la
garganta de la joven rubia. "Tan dulce ..." murmuró, luego se giró de lado para ponerse más
cómoda. Las costillas de la mujer alta se quejaron y dejó escapar un grito ahogado.
Amanda la empujó hacia atrás para ver el rostro de su compañera. "¿Lex? ¿Cuál es el
problema?" podía ver el dolor en esas profundidades azules, y agarró el rostro pálido con
manos suaves.
Lex se sintió guiada sobre su espalda contra la cama. "Lo siento ... supongo que me
equivoqué o algo así." Ella murmuró: "Sólo dame un minuto para recuperar el aliento".
Cerrando los ojos, se concentró en tratar de alejar el dolor.
Pasando sus manos lentamente por el rostro tenso, Amanda se inclinó y besó a Lex en la
frente. "Shh ... quédate quieto un rato. Déjame ir a buscar a Martha". Comenzó a levantarse
de la cama, pero encontró su brazo agarrado.
"No." La súplica apenas escuchada se deslizó de los labios de Lex antes de que pudiera
detenerla. "Permanecer." Ella murmuró. "Por favor." Tan débil que la mujer más joven lo
sintió más que lo escuchó.
"Está bien, me quedaré." Amanda se colocó con la cabeza de Lex en su regazo,
acariciando suavemente el rostro de la mujer mayor y pasando sus manos por el cabello
oscuro. "Shh ..." continuó con sus movimientos tranquilizadores, tratando de mantener la
calma del ranchero.
Un suave golpe en la puerta hizo que Amanda mirara hacia arriba. "Adelante." ofreció
en voz baja. Los ojos de Lex estaban cerrados y finalmente tenía una mirada pacífica en su
rostro.
Martha entró en la habitación lentamente, preocupada por lo que encontraría. Espero no
interrumpir nada. "¿Qué está pasando, cariño?" Vio la mirada en el rostro de la joven rubia y
Lex aparentemente dormido en su regazo. "¿Cómo está Lexie esta mañana?" Se ve pálida ...
El ama de llaves se acercó a la cama y ahora podía ver lágrimas formándose en los ojos de la
joven.
"Umm ... ella estaba bastante bien antes." Ella se sonrojó ante el doble sentido. "Quiero
decir, se sentía mejor que anoche". Amanda miró el rostro inmóvil en su regazo.
Martha se sentó suavemente en el borde de la cama, colocando una mano suave debajo
de la barbilla de Amanda, obligando a la mujer más joven a mirarla. "¿Y...?"
Amanda miró esos cariñosos ojos marrones, sus propias lágrimas amenazaban con
derramarse. "Estábamos ... uh ... solo ..." se mordió el labio inferior, "se volvió mal y creo
que sus costillas se movieron, o algo así". Sus manos mantuvieron su suave trazo, aunque
estaban temblando un poco.
"Oh cariño ..." la mujer mayor secó una lágrima perdida de la mejilla de Amanda. "Todo
va a estar bien". Miró a Lex, que ahora parecía completamente relajado mientras dormía.
"Maldito niño tonto ..." Martha sonrió. "¿Por qué no bajas conmigo y dejamos que Lexie
descanse un poco?"
"No, no puedo." Amanda negó con la cabeza. "Le prometí que me quedaría con ella, y
no quiero que Lex se despierte solo".
Martha estaba a punto de discutir con ella cuando escuchó sonar el teléfono de abajo. Se
acercó a la mesita de noche y sacó el teléfono inalámbrico de la base. "Residencia de Walter,
Martha hablando." Escuchó por un momento y su rostro perdió algo de su color.
Amanda extendió una mano y la tocó ligeramente en el brazo. "¿Martha?"
El ama de llaves negó con la cabeza, todavía escuchando. "¿Estás seguro, Charlie?" su
voz era fuerte, pero sonaba un poco nerviosa. "No, te agradezco que me llames. Se lo haré
saber a Lexie". Escuchó durante un minuto más y respiró hondo. "Sí, estaremos bien. Los
chicos deberían estar de regreso tarde esta noche, con suerte." Martha miró el rostro pacífico
del ranchero dormido. "Sí, lo haremos, Charlie. Gracias." Colgó el teléfono con mano
temblorosa.
"¿Qué fue todo eso, Martha?" Amanda notó el leve temblor ante las acciones de la mujer
mayor. "¿Era el sheriff?" le dio al brazo regordete un suave apretón.
"Sí, cariño, era el sheriff Bristol. Quería que supiéramos que aún no han podido encontrar
a esos ladrones ... perdieron su rastro esta mañana". Volvió a mirar a Lex.
Las cejas de Amanda se fruncieron en confusión. "Bueno, eso es mala suerte y todo, pero
¿por qué te ves tan molesto? Quiero decir, va a seguir mirando, ¿no es así? Y no pudieron
salirse con la suya, ¿verdad?"
Martha tragó saliva. "El último rastro que encontraron fue en dirección a la casa del
rancho". Su voz tembló un poco. "Y, desafortunadamente, ha habido un gran alboroto en la
ciudad, y Charlie tuvo que enviar a algunos de sus hombres de regreso ... así que él y un
ayudante son los únicos que siguen buscando".
"Pero..." Amanda negó con la cabeza, "¡Estos hombres tienen armas y andan sueltos!"
Se detuvo un momento, cuando de repente se le ocurrió una idea. "¿Qué pasaría si se dieran
cuenta de que Lex fue el que saboteó su camioneta? ¿Crees que serían lo suficientemente
estúpidos como para venir aquí?"
"No lo sé, cariño. Por eso Charlie quería que le dijera a Lexie ... dijo que ella es más
capaz de defender esta casa que la mayoría de sus ayudantes". Martha le dio una sonrisa
triste. "Durante varios años intentó que Lexie se uniera a su departamento ... dijo que era más
fuerte, más inteligente y mucho mejor tiradora que los universitarios que trabajan para él".
Se agachó y apartó el flequillo enredado del rostro de la mujer dormida. "Dejemos que
descanse un poco, y le contaré sobre la llamada telefónica de Charlie cuando se despierte".
Estaba a punto de ponerse de pie cuando el siniestro estruendo de un trueno llamó su atención.
"Eso es genial. Justo lo que necesitamos, ¡más lluvia!" Martha se puso de pie y luego vio la
bandeja intacta. "Ejem." Ella miró burlonamente a Amanda. "Miel, la próxima vez que
ustedes dos se involucren en algo, desayunen primero ".
La mujer más joven cerró los ojos avergonzada. "Oh Dios "
Martha caminó hacia la puerta y luego se volvió. "Bien podría empezar con eso ...
desayuno, quiero decir. Puedes alimentar a Lexie cuando se despierte". Ella sonrió y salió
tranquilamente por la puerta.
Amanda frunció el ceño al ranchero dormido. "¡Estás en tantos problemas cuando te
despiertas!" Besó a Lex suavemente en los labios, luego salió de debajo de ella. "Ella no va
a dejar que vivamos esto, y me hiciste enfrentarme a ella solo". Susurró en el oído de Lex,
mientras cubría a la mujer herida con una manta. "Y creo que estamos a punto de tener más
problemas, ¡así que será mejor que te sientas mejor, pronto!"
Otro profundo acorde de trueno sacudió las ventanas, acentuando su observación.
Capítulo 7

Martha pasó el resto de la mañana ocupada con las tareas domésticas, sonriendo de vez
en cuando sobre su despedida cuando salía del dormitorio principal. Ella acababa de terminar
de quitar el polvo de la sala de estar y se dirigía de regreso a la cocina, riendo para sí misma.
Oh, la expresión del rostro de Amanda ... ¡absolutamente invaluable! ¡Realmente debería
estar avergonzado de mí mismo! Casi había vuelto a la cocina cuando alguien llamó a la
puerta trasera. Ahora, ¿quién podría ser? El ama de llaves tomó el arma más cercana, en este
caso un trapeador del lavadero, y fue a la puerta trasera, mirando a través de las cortinas que
cubrían las pequeñas ventanas de vidrio de la puerta. ¡Ah!"¡Charlie! ¡Entra aquí antes de que
te mueras!" Ella abrió la puerta, tirando al hombre alto adentro.
"Gracias, Martha ... sólo quería pasar por aquí y darte un informe ..." se quitó el sombrero
empapado, sacudiéndolo afuera antes de cerrar la puerta, luego siguió a la mujer corpulenta
hasta la cocina.
Ella colocó la fregona en un rincón, desafiándolo a que dijera algo. "Déjame prepararte
algo de comer", mientras se apresuraba hacia la estufa.
Charlie Bristol había estado viniendo al rancho el tiempo suficiente para saber cuándo
mantener la boca cerrada. "Eso sería genial, Martha. Gracias." Se quitó el abrigo, sentó su
sombrero en una silla cercana y luego se dejó caer en un asiento. "Maldita sea ... ha sido una
noche larga. ¿Lex regresó bien?"
Martha empezó a cocinar, volviéndose muy a menudo para hablar. "Supongo que se
podría decir eso. Le dispararon, pero le rozó el costado ... Ahora está durmiendo arriba".
Trató de parecer indiferente, pero el agente de la ley pudo oír el temblor en su voz.
Charlie se levantó de su asiento y caminó hacia la estufa, envolviendo suavemente sus
brazos alrededor de la mujer temblorosa. "Shh ... está bien, cariño. Déjalo salir ..." le susurró
al oído.
Martha se dio la vuelta, hundiendo la cabeza en el pecho del hombre alto, sollozando en
silencio. "Maldita sea, Charlie ... ¡podría haberla perdido!" sintió sus brazos envolverla con
fuerza, mientras dejaba que los días de estrés se liberaran.
El silencioso representante de la ley se quedó allí, prestando su fuerza a una mujer que
rara vez la necesitaba. Ella es la mujer más fuerte que conozco ... sin embargo, solo me deja
ver este lado de ella. Dios, quiero cuidarla por el resto de nuestras vidas. Inclinó la cabeza y
le dio un tierno beso en la cabeza canosa. "Lo sé, cariño ... ella estará bien. Nuestro Lex puede
manejar casi cualquier cosa". Ups ... eso se me escapó. Siempre pensó en el joven ranchero
como su hija adoptiva, y sabía que ella era la niña que Martha nunca tuvo. Oh, bueno ... no
es como si ella no supiera cómo me siento, ¿verdad?
Martha disfrutó del abrazo por unos momentos más y luego dio un paso atrás, secándose
los ojos con el borde de su delantal. "Gracias Charlie ... supongo que lo necesitaba." Ella le
dio un ligero beso en la barbilla y luego volvió a cocinar. "Entonces ... ¿Tuviste suerte en
encontrar a esos ladrones? Tuvimos que prácticamente sentarnos sobre Lexie para mantenerla
en casa anoche".
Charlie volvió a la mesa y se sentó. "En realidad no. Parece que se dividieron en dos
grupos diferentes y fueron en direcciones opuestas. Joseph fue tras un grupo y yo estoy
buscando al otro". Esperó hasta que Martha se dio la vuelta para mirarlo. "Un grupo puede
venir por aquí ... por eso estoy aquí". Hablado en voz baja, sin querer molestar a la mujer que
amaba.
"Tenía un poco de miedo de algo así. Amanda me dijo lo que Lexie les había hecho ...
tendrían que ser totalmente estúpidos para no averiguar quién lo hizo". Llevó un plato de
comida a la mesa y lo sentó frente al sheriff. "¿Crees que realmente vendrían tras ella?"
Agarró la jarra de café y la llevó a la mesa, junto con dos tazas.
"No estoy seguro ... una parte de mí piensa que solo intentarán sacar transporte de aquí
... pero no creo que sepan que el puente está fuera". Comenzó a ensartar la comida
obedientemente, hablando entre bocado y bocado. "Lo que más me molesta es el hecho de
que son tan buenos escondiéndose ... podrían estar justo afuera y es posible que nunca los
encuentre". Fue uno de los mejores rastreadores de la zona. Cuando era adolescente, Charlie
se alquilaba a cazadores que vivían fuera de la ciudad, ganando el dinero que le sobraba para
ayudarlos a encontrar caza, en lugar de trabajar en el Dairy Queen local o en el almacén de
madera, como algunos de sus amigos. Y que estos ladrones tuvieran la habilidad de eludirlo,
lo puso justificadamente nervioso.
Martha se sentó y miró su taza de café. "Me temo que." Ella susurró.
"¡Cariño, no voy a descansar hasta que atrape a estos bastardos! ¡Y puedes llevar eso al
banco!" se acercó y tomó su mano. "No importa cuánto tiempo lleve ... ¡no dejaré que te
lastimen!"
El ama de llaves lo miró con ojos tristes. "No tengo miedo por mí, sino por Lexie. Es tan
terca ... no quiero que le pase nada. ¡Esta semana casi me mata!" Ahí ... finalmente lo saqué
... no sé cuánto más puedo aguantar.
"¿Esta semana? ¿Qué más ha pasado, Martha?" preguntó, olvidándose de la comida y
acercándose más su silla a la de ella.
Martha suspiró. "El viernes por la noche, estaba junto al arroyo comprobando la cerca,
cuando vio que un coche era lavado desde el puente... maldita niña tonta podría haberse
ahogado, saltando como ella". Ella sonrió. "Pero ella nos trajo una bendición disfrazada ..."
No se esperaba, pero ciertamente era bienvenida.
"¡Dios mío! ¡Pensé que la criaste con más cerebro que eso! Sabía que el puente había
sido destruido, pero ..." Charlie apretó la mano entre las suyas. "¿De qué clase de bendición
estás hablando? ¿A quién sacó del arroyo?"
"¿Conoces a Jacob y Anna Leigh Cauble, verdad? Bueno, su nieta Amanda estaba en el
auto que fue arrojado al arroyo ... ella también es una niña tan dulce".
Charlie conocía esa mirada. Uh-oh ... tiene esa cara de Martha Matchmaker otra vez ...
"¿De verdad? Nunca la conocí, pero el viejo Jacob habla de ella todo el tiempo, y suena como
una persona maravillosa". Ten cuidado, Charles ... no quiero animarla demasiado ... estaba
tan decepcionada después de lo de 'Linda' hace unos años. "¿Ella todavía está aquí?"
"Oh, sí ... está arriba ahora mismo, cuidando de Lexie". Ella sonrió con cariño.
Las cejas del sheriff se elevaron ante esa declaración. "¿Cuidando de Lex?
¡Tienes que estar bromeando! Estamos hablando de la misma persona, ¿verdad? ¿Alto,
moreno y melancólico? ¡El Lex que conozco no lo permitiría!" Él rio.
Martha le apretó la mano de nuevo. "Te sorprendería lo que Lexie le haya permitido
hacer a esa joven ... ¡incluso le permite ganar discusiones!
¡Nunca pensé que vería el día en que eso sucedería!" ella se rio, luego se puso seria de
nuevo. "Sólo espero que Lexie se quede en la cama un día o dos, para recuperar fuerzas ...
últimamente ha estado tan cansada, y esta última pequeña aventura la ha agotado".
"No sé si eso será posible, Martha. Si mis sospechas son correctas, la mitad de ese grupo
de ladrones podría estar de camino a la casa mientras hablamos ... y podrían estar buscando
problemas". Dijo, mirándola directamente a los ojos.
"¿Se dirigen aquí? ¿Vas a dejarnos algo de protección?" Preguntó una voz desde la puerta
de la cocina.
Ambas personas en la mesa miraron hacia arriba. Una joven rubia estaba parada en la
puerta, luciendo algo desaliñada con los chándales granates de gran tamaño que llevaba, con
una mirada muy preocupada en su rostro. Entró en la habitación y se sentó a la mesa junto a
Martha.
"Amanda cariño, ¿qué estás haciendo abajo?" Preguntó Martha, levantándose para tomar
otra taza de café del armario.
La joven sonrió. "No puedo quedarme mucho tiempo, solo bajé las escaleras para traerle
algo de comer a Lex". Le dio al ama de llaves una sonrisa disimulada. "Le hice prometer que
se quedaría en la cama hoy". Se sonrojó levemente al recordar lo que le había dicho el
ranchero. "Sólo si me haces compañía ... Tiendo a aburrirme, de lo contrario". Esto había
sido dicho con una sonrisa diabólica, que había enviado escalofríos de emoción arriba y abajo
de la espalda de Amanda.
Charlie había mirado a la joven con una sonrisa cansada. "Señorita Cauble, realmente
me gustaría poder quedarme aquí y garantizar personalmente su seguridad, pero la verdad es
que ni siquiera puedo justificar mantener a un hombre en este caso".
"Por favor, llámame Amanda". Ella lo miró de cerca. "¿Y quién dice que no puedes
quedarte en el caso?" ella se veía algo confundida.
El sheriff negó con la cabeza con tristeza. "Política de la ciudad, señorita..." la vio fruncir
el ceño y corrigió, "Amanda. Los comisionados del condado no se preocupan mucho por Lex
... ella realmente los cortó hace unos años, y el bas ... err. ... disculpe, los viejos fochas aún
no lo han superado ".
Amanda se sorprendió. "¿Y, debido a sus sentimientos heridos, no te permitirán ayudar?
¡Eso es absolutamente ridículo!" golpeó la mesa con fuerza con la mano.
Martha dejó de trabajar en la bandeja para Lex y se acercó para pararse detrás de la joven
molesta. "Sí, lo es, cariño." Ella miró al representante de la ley. "Charlie, no pierdas tu trabajo
por esto ... Estoy seguro de que Lexie puede manejar las cosas bien".
Él sonrió. "Da la casualidad de que mis vacaciones comienzan hoy. Y Joseph se puso
'enfermo' anoche. Dijo que le debía un favor a Lex, y que seguirá buscando todo el tiempo
que necesite". Se puso de pie, recogiendo su sombrero de la silla extra. "Martha, si no te
importa, nos mantendremos en contacto contigo en el canal de radio seis".
El ama de llaves le entregó al sheriff dos termos llenos de café. "Llevaré el portátil
conmigo. Ahora ten cuidado ahí fuera ... tenemos una cita el próximo sábado por la noche,
¡y odio que me dejen plantado!" ella le dio un suave beso en la mejilla.
Charlie se sonrojó, pero sonrió. "Sabes que nunca te dejaría plantado, cariño." Hizo un
gesto con un termo. "Gracias por el café ... Me mantendré en contacto". El representante de
la ley salió de la cocina con una sonrisa de felicidad en el rostro.
Martha miró a Amanda, que sonreía con complicidad. "¡No me mires así, hemos sido
amigos durante años!" sacudió un dedo regordete a la ahora rubia que reía tontamente.
Amanda se tapó la boca con la mano. "No dije una palabra." Ella negó solemnemente
con la cabeza. El ama de llaves se acercó y le dio un manotazo en el brazo, luego se dio la
vuelta y regresó al mostrador. "¡Oye! No es mi culpa que tu novio sea tan lindo." Se rio de
nuevo cuando Martha se sonrojó. Je. ¡Recuperaciones!
El ama de llaves puso los ojos en blanco. "Supongo que me lo merecía". Terminó su
trabajo en la bandeja del desayuno. "¿Cómo se siente Lexie?" Martha abrió el refrigerador y
se sirvió un vaso de jugo de naranja.
"Mucho mejor, creo. Ella solo tiene un poco de fiebre esta tarde, y su color casi ha vuelto
a la normalidad". Amanda se levantó y miró la bandeja. "¿Trozos de fruta? ¿Puedes hacer
que coma algo que sea bueno para ella?"
Martha negó con la cabeza. "No por lo general, pero le dices que será mejor que termine
cada bocado, ¡o yo subiré y se lo daré personalmente!" le entregó la bandeja a la mujer más
joven y la hizo girar hacia la puerta. "Buena suerte, cariño. ¡La vas a necesitar!" se rio,
mientras Amanda salía de la cocina.

R
Lex estaba de pie en el baño, su camisón desabrochado y abierto. Estaba girada hacia un
lado, su lado derecho era fácil de ver en el espejo del baño. La mujer morena se había quitado
la venda elástica de su cuerpo y ahora trataba con cautela de despegar la cinta que cubría la
herida. "¡Ah ... maldita sea! ¿Cuándo alguien inventará una cinta que se pueda quitar sin
arrancarte todo el pellejo en el proceso?" refunfuñando, continuó retirando lentamente la
cinta de su piel, haciendo una mueca de dolor con cada tirón.
"Ejem."
Lex saltó, girando la cabeza hacia la puerta abierta. "Oh hola." Ella sonrió con
culpabilidad a la pequeña rubia de pie en la puerta, con las manos en las caderas y un pie
golpeando con impaciencia.
"¿Qué crees que estás haciendo?" Amanda frunció el ceño a Lex, frunciendo los labios.
"Um ... bueno, tuve que ir al baño." Como si eso explicara lo que estaba haciendo.
La mujer más joven frunció el ceño y entró en la habitación. "¿Y tuviste que
desenvolverte las costillas para hacer eso?" ella se paró directamente en frente del ranchero,
mirando a unos ojos azules algo avergonzados.
"No." Un giro sarcástico de esos mismos ojos. "Pero mi costado me dolía un poco, así
que pensé en cambiar el vendaje".
Amanda se apartó la camisa y miró la gasa que cubría la herida con cinta adhesiva. “
“ Está bien ... pero el vendaje todavía está puesto. ¿Necesitas ayuda para alcanzarlo?”,
Pasó una mano por el área en cuestión y luego miró al ranchero.
"Uh, seguro." Lex le dio una sonrisa tímida. "Estaba teniendo problemas para quitar la
cinta".
La mujer más pequeña se arrodilló, de modo que estaba al nivel de los ojos de la cintura
de Lex. "Sostén esto." Ella tiró de la camisa hacia atrás, entregando el borde a la mujer mayor.
Colocando una mano en la cadera del ranchero para mantener el equilibrio, comenzó a tirar
suavemente de la cinta hacia atrás. "Quédate quieto." Ella amonestó a la mujer que se
estremecía.
"¡Ay!" Lex saltó de nuevo. "¡No me quedará piel a este paso!" ella siseó.
La joven la miró y se rio. "Las costillas rotas no te molestan ... las heridas de bala no te
retrasan ..." negó con la cabeza rubia. "Pero poniéndote medicina o vendas ..." se palmeó
suavemente el vientre plano, "Eres un bebé tan grande". Haciendo una pausa, le dio un suave
beso en el abdomen desnudo. "Realmente me gusta eso." Se puso de pie, la cinta olvidada.
"Realmente me gustas." Envolvió sus brazos alrededor del cuello de Lex, bajando lentamente
la cabeza. Le dio al ranchero un dulce y gentil beso, tratando de mostrar lo que su corazón
quería decir desesperadamente.
Lex aceptó el beso y los sentimientos que lo acompañaron. Ella se apartó un poco,
notando el brillo de emoción en el rostro de Amanda, emociones que reflejaban cómo se
sentía ella también. "¿Si?" apenas hablado. "Tú también me gustas mucho." Se inclinó y
volvió a capturar los labios suaves, prolongando el contacto hasta que ambos se separaron,
sin aliento.
Amanda se apoyó en el fuerte pecho y respiró hondo. "Uf ... está bien. Vamos a cuidar
de ti, y luego te serviré el almuerzo en la cama." Se dejó caer de rodillas y volvió a coger la
cinta. "Y si eres una chica realmente buena, te arroparé". Ella comenzó a tirar de la cinta,
sintiendo a Lex tensarse. "Tranquilo ... terminará pronto, lo prometo." Quitó la cinta y
lentamente trató de quitar la gasa de la herida. "Ay." Susurró, notando que la gasa estaba
pegada a la herida. "Oh, Lex ... parece que sangró bastante". Amanda miró hacia arriba y vio
el dolor en los ojos de la mujer alta. "No creo que pueda salir de esto sin lastimarte más".
Tomando una respiración profunda, la mujer mayor cerró los ojos. "Si lo sé." Se apoyó
contra el mostrador. "Necesito limpiarme de todos modos ... déjame entrar a la ducha".
La mujer más joven se puso de pie y le puso una mano en el brazo. "Tengo una idea
mejor. ¿Por qué no me dejas prepararte un buen baño caliente?
¿Un poco de remojo y descanso?"
Lex abrió los ojos lentamente. "Suena como una gran idea." Ella se frotó los ojos.
"Todavía estoy bastante agotado".
Amanda pasó la mano por la fuerte mandíbula con suavidad. "Puedo decirlo. ¿Por qué
no te sientas un minuto y yo voy a poner el agua?" Llevó a Lex lentamente al dormitorio,
guiándola hasta el borde de la cama. "Vuelvo enseguida." Amanda besó la cabeza morena y
volvió a desaparecer en el baño.

R
Amanda estaba de pie en el balcón, apoyada en la barandilla y disfrutando del descanso
bajo la lluvia. Pesadas nubes aún llenaban el cielo de la tarde, pero los relámpagos se habían
detenido y solo se oía un trueno ocasional que rompía el silencio.
Lex había estado durmiendo durante varias horas después de que Amanda logró
despertarla y sacar a la mujer aún cansada de la bañera.
Amanda había entrado al baño más de una hora después de que la mujer mayor
comenzara a sumergirse en la bañera. Se había preocupado cuando Lex había estado allí tanto
tiempo, sin ni siquiera un pío de ella. Cuando vio al ranchero profundamente dormido entre
las burbujas, no pudo evitar sonreír. Al igual que la Bella Durmiente ... se maravilló, mientras
se acercaba al costado de la bañera. Bueno, funcionó para el príncipe azul . La pequeña rubia
se inclinó y depositó un suave beso en los labios de la mujer dormida, quien casi se desliza
bajo el agua sorprendida.
Tuvieron una breve discusión sobre la venda de la herida de Lex (que había ganado
Amanda), y luego la joven rubia había obligado al ranchero a tomar un medicamento que
Martha había llevado arriba para combatir la infección. El ama de llaves y la mujer más
pequeña habían formado un buen equipo, prácticamente intimidando al pobre Lex para que
se sometiera. Acomodaron a la mujer herida, y Martha se fue poco después de que Lex se
volviera a dormir, advirtiendo a la joven rubia que también descansara un poco.
Pero Amanda estaba demasiado llena de energía para dormir, así que llamó a su abuela
para asegurarle a la mujer mayor que estaba bien.
"Hola." La voz suave pero fuerte de Anna Leigh respondió al teléfono.
"¿Abuela? ¿Cómo estás? ¿Cómo está el abuelo?" Amanda sintió que las lágrimas le
quemaban los ojos sin motivo.
La mujer mayor se rio entre dientes. "Estamos bien, Mandy ... ¿cómo estás? Estaba un
poco preocupado cuando no supimos de ti anoche, pero Jacob dijo que probablemente estabas
agotada por tu paseo a caballo."
Amanda contuvo un sollozo. "Fue un día largo, eso es seguro". Ella inhaló, tratando de
controlar sus emociones.
Anna Leigh escuchó el suave sonido y se puso instantáneamente alerta. "¿Qué pasó? Tú
y Lexington no se pelearon, ¿verdad? Sé que a veces puede ser un poco brusca, pero en
realidad es una chica muy querida".
"No, no ... nada de eso. Acabamos de tener algunos problemas cuando salíamos a montar
ayer. Nos tropezamos con algunos ladrones, y ..." Aquí, ella lo perdió. Amanda comenzó a
llorar incontrolablemente, asustando a la mujer mayor hasta la muerte.
"Mandy cariño ... cálmate." Hizo una pausa, ordenando sus pensamientos. "Eso es todo.
Estamos conduciendo hacia allí ahora mismo, no me importa si tengo que nadar a través de
ese maldito arroyo!" Anna Leigh levantó la voz, algo que Amanda nunca había escuchado
antes.
"¡NO!" Amanda dijo bruscamente, luego suavizó su tono. "No, abuela, estoy bien. Solo
ha sido una mala semana, eso es todo. Y con Lex lastimado así, creo que estoy un poco
nervioso".
"¿Herido? ¿Fue arrojada de su caballo o algo así?" Anna Leigh supuso.
"Ummm ... no." Amanda se protegió, sabiendo que su abuela probablemente lo perdería
si supiera lo que había sucedido. Pero nunca le había mentido a la mujer mayor y no estaba
dispuesta a empezar ahora. "Le dispararon". Luego agregó: "Pero solo la rozó, es solo que
sus costillas están mal y ..." no llegó más lejos.
"¿¡¿DISPARO?!?" Anna Leigh prácticamente gritó a través del teléfono: "¿Estás bien,
cariño? Dios mío, ¿está bien? ¿Necesitamos enviar a un médico?" Detuvo sus preguntas
cuando le quitaron el teléfono.
"¿Cacahuete? ¿Qué está pasando? Tu abuela es blanca como una sábana.
¿Estás bien? ¿La escuché correctamente, alguien disparó?" La profunda voz de Jacob
Cauble se apoderó del teléfono, provocando que una ola de alivio se apoderara de la joven.
"¿Abuelo?" Amanda sintió que su ansiedad desaparecía inmediatamente. "Estoy bien.
Lex se lastimó un poco, pero ahora está bien".
Jacob suspiró. "¿Un poco herida? Si le dispararon, está más que un poco herida, Peanut.
¿Quieres hablar de eso?"
Amanda se pasó la mano por el pelo. "Sí, de hecho lo haría. ¿Tienes unos minutos?
¿Quizás llamar a la abuela al otro teléfono?" tenía que hablar con alguien sobre esto ... sus
emociones eran demasiado fuertes.
"Cariño, tenemos todo el tiempo del mundo para ti ..." Anna Leigh habló desde el otro
teléfono. "Háblanos."
Amanda se secó las lágrimas de los ojos y le contó todo a sus abuelos. El viaje
maravilloso, encontrar a los ladrones, el viaje aterrador de regreso al claro después de haber
alertado a Martha y al sheriff, el escondite entre los arbustos espesos esperando que Lex
regresara. Y finalmente, les contó lo que sintió cuando descubrió que la mujer mayor había
recibido un disparo y el miedo que tenía de perder algo que rápidamente se estaba volviendo
bastante especial.
Jacob y Anna Leigh habían sido un gran apoyo, hablándole a la joven a través de sus
ataques de lágrimas y risas. Ella contó que conoció al Sheriff Bristol y que finalmente pudo
tomar desprevenida a la imperturbable Martha. Y les contó lo profundos que se estaban
volviendo sus sentimientos por el oscuro ranchero y sus esperanzas de una relación duradera
con la mujer alta.
Amanda estaba tan absorta en sus pensamientos que no escuchó cuando otra persona se
unió a ella en el balcón. Fuertes brazos se envolvieron alrededor de su cintura mientras
grandes manos descansaban ligeramente sobre su estómago.
"Penny por tus pensamientos." Una voz profunda susurró en su oído, con suaves labios
mordiendo el suave lóbulo.
"Mmmm ..." se reclinó en el cálido cuerpo detrás de ella, cubriendo las manos en su
abdomen con las suyas. "Solo soñando despierto."
"¿Sobre algo en particular?" Lex susurró, mordisqueando un camino por el suave cuello.
Amanda inclinó la cabeza hacia un lado, dando a la mujer morena un mejor acceso. "Uh
..." sus rodillas comenzaban a debilitarse. "¿Hmmm?" se dio la vuelta, envolviendo sus
brazos alrededor del cuello de la mujer alta.
Lex aprovechó esta oportunidad para trazar un ardiente camino por la garganta de la
mujer más joven, sintiendo pequeñas manos apretando su cabello. El cuerpo que sostenía
tembló. "¿Frío?" murmuró, con una leve sonrisa en su rostro mientras continuaba su asalto.
"N... n... no." Amanda respiró. "Es sólo ... ahhh ..." soltó un profundo suspiro. "C ...
¿podemos llevar esto adentro? Parece que tengo problemas para mantenerme de pie."
Lex detuvo su exploración de la suave garganta debajo de sus labios, inclinándose hacia
atrás lo suficiente para mirar a los ojos verdes ligeramente vidriosos. "¿De Verdad?" le dio a
la joven una sonrisa sexy. "¿Crees que te estás enfermando?"
"Podría ser." Amanda soltó sus manos del sedoso cabello oscuro y agarró las manos
grandes que estaban colocadas en su cintura. "Quizás deberías meterme en la cama." Tiró a
la mujer mayor de regreso al interior.
Lex lo siguió, sus piernas se sintieron repentinamente débiles. Debe ser contagioso.
"Suena serio." Susurró, tratando de mantener viva la broma juguetona, permitiendo que la
joven rubia la sentara en el borde de la cama.
Amanda desabotonó lentamente el camisón de Lex, empujando al ranchero suavemente
sobre su espalda. "Oh, sí ... voy a necesitar mucha atención especial ..." se quitó la camisa.
"¿Piensas poder con ello?" Observó cómo los ojos azules se oscurecían. "Déjame
demostrarte". Amanda se inclinó, cubriendo la boca debajo de la de ella con un beso
abrasador.
Cuando finalmente se separaron, Lex respiró temblorosamente. "Déjame ver qué puedo
hacer." Murmuró, dejando que sus manos exploraran el cuerpo joven y flexible con tiernas
caricias. Con especial cuidado, deslizó sus manos callosas por los saltos y curvas, trazando
sus intenciones con gentil deseo.
Amanda sintió un fuego ardiente correr por sus venas mientras la mujer mayor
memorizaba su cuerpo al tacto, deteniéndose en diferentes puntos para dejar un beso
acalorado o un mordisco suave. Oh ... nunca había sido así antes, que fue su último
pensamiento consciente antes de que saliera en una ola de éxtasis, cuando luces brillantes
asaltaron sus párpados cerrados.

R
Mucho más tarde, Amanda se despertó con un cuerpo fuerte envuelto alrededor del suyo.
Una cabeza oscura estaba apoyada sobre su estómago, y dos brazos largos estaban estirados
protectoramente sobre su cuerpo. Inconscientemente, pasó una mano por el cabello oscuro
despeinado, mientras que su otra mano estaba entrelazada suavemente alrededor de un brazo
bronceado. No sé qué me pasó ... pero no creo que Lex se vaya a quejar. Ella sonrió al
recordarlo. Tan intenso ... pero no creo que nunca me haya sentido tan ... amado antes. Ella
suspiró. Eso es lo que es, creo ... Mirando con cariño a la mujer dormida en sus brazos. No
... sé que eso es lo que es ... Sintió que una fuerte oleada de emoción la golpeaba
profundamente. Me pregunto cómo se siente Lex al respecto.
El objeto de su afecto se agitó, apretando ligeramente su agarre. Lex acarició la suave
piel debajo de su mejilla, abriendo un ojo azul y enfocándose en los brillantes ojos verdes
sobre ella. Alzó una mano para limpiar la única lágrima que corría por la mejilla de Amanda.
"¿Qué pasa?" preguntó, tratando de sentarse.
La joven la sujetó suavemente con un brazo. "Nada ... solo estoy siendo estúpido." Ella
inhaló, tratando de controlar sus turbulentas emociones.
Lex besó el abdomen plano. "¿Te estás arrepintiendo...?" se le quebró la voz.
"¡¡Oh, Dios, no!!" Amanda guio la cara del ranchero hacia arriba hasta que estuvieron a
centímetros de distancia. Dejando un beso tembloroso en los labios de Lex, susurró: "No me
arrepiento, estoy un poco abrumada". Otro beso suave. "Está bien, muy abrumado. Nunca
antes había sentido algo así". Tocó su frente con la de Lex.
La mujer mayor sonrió, las lágrimas se formaron en sus ojos también. "Nunca pensé que
sentiría algo así ... jamás". Tragó saliva, llevando una mano grande a la mejilla de Amanda,
limpiando otra lágrima perdida con el pulgar. "Yo ..." hizo una pausa, tratando de encontrar
palabras para expresar los increíbles sentimientos que recorrían su cuerpo. Incapaz de
encontrar ninguno, Lex le dio a Amanda un suave beso, quien rápidamente lo profundizó,
entendiendo las palabras no dichas y agregando las suyas.
Sus cuerpos pudieron articular lo que sus voces no pudieron. Amanda se apartó lo
suficiente para mirar a los ojos azules, que se habían vuelto casi índigo. Jurando que podía
ver directamente en el alma de la otra mujer, Amanda igualó su intensidad, los ojos brillando
con lágrimas no derramadas. "Te quiero." Tres palabras, dichas tan suavemente que apenas
las oyó salir de su boca.
Pero Lex los escuchó. Sus ojos se abrieron y dejó de respirar. Entonces esos ojos azules
se cerraron, lágrimas silenciosas recorrieron sus rasgos cincelados. Abrió la boca para hablar,
pero no pudo pronunciar un sonido. Finalmente, tomando una gran bocanada de aire, Lex
volvió a abrir los ojos.
Amanda colocó las manos preocupadas sobre el rostro de la mujer mayor, buscando sus
ojos intensamente. "¿Lex?" susurró ella, su corazón dolía.
"Cariño, ¿qué te pasa?" la joven usó sus pulgares para limpiar las lágrimas del rostro de
Lex. "Por favor háblame." Podía sentir que el ranchero comenzaba a temblar, aún sin poder
hablar.
Lex atrajo a Amanda con fuerza hacia ella, enterrando su rostro en el cabello rubio
enredado. "Nadie me ha dicho eso antes". Ella jadeó, su garganta llena de emoción. "Y," se
apartó hasta que pudo mirar a la mujer más pequeña directamente a los ojos, "Solo para que
no haya confusión ..." le dio un suave beso en los labios a Amanda, "Yo también te amo".
Tiró a la mujer más pequeña en sus brazos y luego se dio la vuelta para recostarse contra la
cabecera.
Amanda se acurrucó feliz en los fuertes brazos, contenta de sentarse y absorber la cálida
sensación que burbujeaba entre los dos. Incluso el ahora fuerte retumbar de un trueno no
podía arruinar la euforia que estaba sintiendo. Sintió un suave beso en la parte superior de la
cabeza y los brazos que la sostenían se tensaron.
"Odio molestarla", la familiar voz profunda retumbó en su oído, "Pero si no bajamos las
escaleras muy pronto, Martha vendrá a buscarnos".
La pequeña rubia le dio un pequeño mordisco al hombro cercano convenientemente
ubicado. "¿Y esto sería algo malo?" Mordisqueó su camino hacia la garganta bronceada. "¿Te
molestaría que ella nos viera así?"
Lex se rio, "¡Demonios, no! Simplemente no quería que te avergonzaras, eso es todo".
"Bueno, no creo que ella vaya a molestarme mucho, al menos por un tiempo de todos
modos. De alguna manera llamamos una tregua esta mañana." Amanda sonrió bajo la barbilla
de la mujer morena.
Lex levantó la barbilla de la joven para que pudiera ver sus ojos. "¿Tregua? ¿Tuvieron
una discusión?" preguntó ella, preocupada. Por favor, no ... Pensé que se gustaban.
"No nada de eso." Una sonrisa traviesa, "La pillé en la cocina con su novio".
Lex se rio. "¿Charlie estuvo aquí?"
"Sí, esta mañana temprano." Amanda pasó a explicar todo lo que le había dicho a Martha
y a ella, y cómo se negó a dejar de buscar hasta que atraparan a los ladrones.
El ranchero lanzó un profundo suspiro. "Maldita sea, tenía miedo de algo así". Besó la
parte superior de la cabeza de Amanda. "Vamos ... vamos a limpiarnos y bajar. Me muero de
hambre."
Amanda se bajó de Lex con un suspiro de pesar. "Y pensé que ese ruido era un trueno,
no sabía que era tu estómago gruñendo". Ella le sonrió a la mujer mayor, "¿Quieres conservar
un poco de agua?" le tendió la mano a Lex, quien la tomó de inmediato.
"Por supuesto." Lex permitió que la mujer más pequeña la levantara de la cama y la
llevara al baño. "Aunque no sé cuánto conservaremos. Esto podría llevar un tiempo". Ella se
rio, siguiendo a la linda rubia.

R
Martha estaba de pie junto a la ventana de la cocina, mirando en silencio al cielo
oscurecido. Amanda estaba a punto de gritar un saludo cuando Lex se tapó la boca con una
mano grande. Dándole a la joven una sonrisa diabólica, el ranchero se coló detrás del ama de
llaves, envolviendo sus brazos alrededor de la amplia cintura.
"¡Buenas tardes Martha!" gritó, apretando a su presa con fuerza.
"¡Aaaarrgghh!" la mujer mayor gritó, luego se dio la vuelta rápidamente. "¡Maldita sea!"
le dio una palmada en el brazo a la mujer más alta, "¡Te juro que me voy a hundir muerta uno
de estos días!"
Amanda se paró unos pasos detrás de Lex, inclinada y riendo. "¡Buena, Lex!" finalmente
se detuvo el tiempo suficiente para recuperar el aliento.
El ama de llaves miró a la joven rubia. "Sabes," dijo ella, con las manos en las caderas,
"¡Yo también puedo llevarte mi cuchara!" Ella le dio un manotazo a Lex en la parte trasera.
"Y tú ..." empujó a la mujer alta hacia la mesa, "siéntate y te traeré algo de comer". Al darse
cuenta de que ambos tenían el pelo húmedo, dejó que una sonrisa maliciosa cruzara su rostro.
"Tú también, Amanda ..." y luego asegurándose de que ella pudiera ver sus caras agregó,
"Estoy segura de que a las dos les abrió mucho el apetito". Disfrutaba del rubor muy oscuro
que adornaba los rostros de las dos mujeres más jóvenes. Je, enséñales a meterse conmigo.
Lex miró hacia arriba y sonrió, su rubor se desvaneció. "De hecho ..." le arqueó una ceja
a Martha, "será mejor que me ayudes dos veces ..." le guiñó un ojo a Amanda, quien se cubrió
la cara con las manos. "¿Verdad, Amanda?"
La joven rubia se destapó la cara y le sacó la lengua al ranchero. "¡Te atraparé por eso!"
"¡Ciertamente lo espero!" Lex le dio una sonrisa sexy. "Lo estaré esperando".
Martha se acercó a la mesa y le dio una ligera palmada en la cabeza oscura. "Compórtate,
Lexie." Luego pasó suavemente su mano por el cabello húmedo. "Parece que te sientes mejor,
cariño."
"Lo soy, Martha. Supongo que todo ese sueño funcionó. Me siento casi como nuevo."
Ella se inclinó hacia atrás en la caricia, sintiéndose culpable por la atención. "Y tuve una muy
buena enfermera". Le sonrió tiernamente a Amanda.
El ama de llaves tocó suavemente la frente de Lex, aliviada de encontrarla fresca.
"¿Cómo está tu costado? ¿Quieres que te cambie el vendaje?"
Sacudiendo la cabeza, Lex capturó la pequeña mano y la apretó. "Es genial. Amanda se
encargó de eso antes".
La mujer mayor miró a Amanda, quien asintió. "Sí. Había sangrado bastante durante la
noche, pero aparte de eso, se veía bastante bien". Ella le dio una sonrisa traviesa. "Lo cambié
hace unos minutos ... parece que se está curando bien".
Lex se inclinó sobre la mesa y tomó una pequeña mano. "Debe ser todo el buen cuidado
que he estado recibiendo".
"¿Cómo están tus costillas?" Preguntó Martha, colocando los platos de comida en la
mesa, luego sentándose para unirse a las mujeres más jóvenes.
"Como nuevo." Lex dijo, luego miró hacia arriba cuando un fuerte trueno retumbó
afuera.
Martha se rio. "¡Enséñame a intentar mentirme!"
Lex gimió. "Sí claro." Luego se puso seria. "No para intentar cambiar de tema, pero ¿has
escuchado algo más de Charlie?"
El ama de llaves le lanzó una mirada sombría. "Se comunicó por radio hace un par de
horas; no hubo suerte hasta ahora, pero un par de agentes llegaron a caballo e iban a hacerse
cargo mientras él y Joseph subían al barracón a descansar".
"Bien. No quería que se quedara ahí por tiempo indefinido, está suplicando por una
neumonía". Lex frunció el ceño. "¿Alguna noticia sobre cómo van las obras en el puente?
¿Ha tenido noticias de los chicos?" Empezó a comer, sin darse cuenta de lo hambrienta que
estaba hasta el primer bocado.
Martha negó con la cabeza. "Llamaron justo después del almuerzo y dijeron que el
puente debería estar terminado mañana en algún momento". Ella miró a Amanda. "Estoy
seguro de que Lexie te llevará de regreso a la ciudad".
Amanda levantó la vista de su plato, con una mirada de sorpresa en su rostro. Vio la
sonrisa traviesa en el rostro del ama de llaves y sonrió. "Bueno, realmente necesito ver cómo
están mis abuelos". Vio caer la cara de Lex. "Pero, me gustaría ir a recoger algo de ropa y
cosas, y volver aquí para ayudar, al menos hasta que alguien esté completamente curado".
Ella le sonrió a Lex, quien la miró aliviada.
El ranchero tomó su vaso de té helado, tratando de parecer indiferente. Dios, eso me
asustó ... Tenía miedo de que me dejara tan pronto como pudiera. Se llevó el vaso a los labios.
"No tienes que trabajar aquí ... sabes que puedes quedarte todo el tiempo que quieras".
"Lo sé, es solo que…" Amanda hizo una pausa, viendo el vaso temblar levemente en la
mano de la mujer morena. ¿Por qué le tiembla la mano así? Miró a Lex a los ojos, viendo un
miedo apenas velado en esas profundas profundidades azules. ¿Ella pensó que me iría?
¿Después de hoy? La rubia sintió una punzada de dolor en el pecho al darse cuenta. Vamos
a tener una larga y agradable charla más tarde, amigo.
"¿Amanda?" Lex la sacó de su ensueño. "¿Estás con nosotros?"
Amanda parpadeó y luego negó con la cabeza. "Uh, sí ... lo siento por eso." Se puso de
pie, llevando su plato ahora vacío al fregadero. "Tengo que llamar a mi abuela, si te parece
bien". Miró a Lex, cuyo rostro estaba impasible.
"Claro, adelante. Iba a bajar a ver cómo estaban los caballos". Lex se puso de pie
también, colocando su mano en el respaldo de la silla vacía.
La mujer rubia cruzó la cocina, colocando su mano sobre la de Lex. "Martha y yo les
dimos de comer esta mañana, así que deberían estar bien". Se llevó la mano grande a los
labios y la besó suavemente. "No te vayas demasiado tiempo, ¿de acuerdo?"
Lex finalmente permitió que una sonrisa cruzara su rostro. "Bien. Dale lo mejor a tus
abuelos." Le dio a la pequeña mano un suave apretón y luego se dirigió a la puerta. "Martha,
cierra la puerta detrás de mí por si acaso, ¿de acuerdo?"
El ama de llaves estaba echando agua al fregadero. "Amanda, cariño, ¿podrías hacer eso
por mí? Ya me he metido las manos en este fregadero". Les dio a ambos una mirada inocente.
Amanda se acercó y le dio un ligero beso en la mejilla redonda. "Está bien... pero creo
que deberías trabajar en tu sutileza." Ella se rio y siguió a Lex fuera de la cocina.
Caminaron en silencio por el pasillo de la mano, hasta que llegaron a la puerta trasera.
"¿Necesitas ayuda? Podría esperar para llamar a mi abuela". Amanda vio como Lex se ponía
su grueso plumero y colocaba el maltratado sombrero de vaquero negro en su cabeza.
"¿Alguna vez sales de casa sin ese sombrero?" Levantó la mano y la apartó de la cabeza de
la mujer morena, obteniendo una sonrisa en respuesta.
"Bueno, en realidad no, no lo hago. Supongo que es como mi manta de seguridad. Mi
papá me la dio justo antes de irse". Lex hizo una pausa, pensando. "Me hace sentir como si
estuviera aquí conmigo, mirando".
Amanda empezó a abrocharse el abrigo. "¿Cuánto tiempo ha pasado desde que hablaste
con él?" miró hacia arriba y vio una tristeza fugaz en los ojos de Lex.
El ranchero respiró hondo y luego lo soltó lentamente. "Creo que alrededor de un año.
Llamó pidiendo algo de dinero, dijo que el circuito era bastante difícil". Dejó que su mirada
se volviera hacia adentro durante un largo momento. "No he sabido nada de él desde
entonces, así que supongo que las cosas le van mejor". Ella sacudió su cabeza. De todos
modos, supongo que será mejor que vaya a ver cómo están los caballos. Tiró a la mujer más
joven en sus brazos. "Nos vemos en un rato." Inclinándose, Lex capturó lentamente los labios
de Amanda, sintiendo pequeños brazos envolver con fuerza alrededor de su cuello.
"Date prisa en volver." Amanda susurró cuando finalmente se separaron. El trueno la
interrumpió, seguido de un relámpago cercano. "Ten cuidado." Pasó una mano amorosa por
una mandíbula fuerte.
Lex se inclinó hacia la caricia, cerrando los ojos. Respiró temblorosamente y luego miró
hacia abajo a los charcos de luz verde que eran los ojos de Amanda. "Te quiero." Vio esos
ojos brillar, y una sonrisa cubrió el rostro del rubio.
"Yo también te quiero." Amanda se puso de puntillas y depositó un beso muy suave en
los labios de la mujer alta. Ella profundizó el beso, vertiendo su corazón y alma en la
conexión.
Lex abrió la puerta y salió. Dándose la vuelta, dijo: "Tengo una llave, así que adelante y
cierra la puerta". Comenzó a bajar los escalones. "Regresaré en una hora más o menos ... solo
quiero mirar alrededor".
Amanda estaba en la puerta abierta, con una dulce sonrisa en su rostro. "No tardes
mucho, o saldré detrás de ti." Le guiñó un ojo a la mujer mayor. "Conozco varias actividades
mejores que jugar con un montón de caballos".
Lex se mordió el labio inferior. "Hmmm ... mantén ese pensamiento. Puedo tener una
sorpresa para ti más tarde." Ella sonrió y se dirigió hacia el granero.

R
Lex había hecho una breve revisión de los caballos y luego se movió rápidamente al
establo de mantenimiento. El pequeño Mustang todavía estaba allí sentado, esperando
pacientemente. Se quitó el abrigo y el sombrero y se puso el mono grasiento que había dejado
colgado junto a la puerta.
Una hora más tarde, Lex estaba seguro de que el pequeño automóvil no sufrió daños
graves debido a la inundación. Puso un par de galones de gasolina en el tanque y luego se
sentó en el asiento del conductor para girar la llave. El motor gruñó y finalmente cobró vida.
"¡¡¡SI!!!" gritó en voz alta, levantando una mano en el aire en señal de triunfo. Dejando el
motor en marcha, Lex se acercó al teléfono que estaba colgado en la pared.
Dos timbres después, Martha respondió. "Residencia de Walters, habla Martha."
Sintiéndose traviesa, Lex bajó la voz a un gruñido retumbante. "Oye, nena... suenas sexy.
¿Qué llevas puesto?" cubrió la boquilla, tratando de controlar su risa.
"Oooh ... suenas absolutamente maravilloso. ¿Qué llevas puesto?" respondió el ama de
llaves, reconociendo la voz de inmediato.
Lex lo perdió. Riendo a carcajadas, respondió: "Monos grasientos, cariño..."
Martha también se rio. "Hmm ... un poco demasiado pervertida para mí, creo ... pero
déjame preguntarle a mi amiga en la otra habitación - ¡creo que le gustan los chiflados como
tú!"
"¡Espere!" Lex gritó. "No traigas a Amanda, todavía. Necesito que me hagas un favor."
Usó su mejor voz suplicante en el teléfono. "Pídale que se pare en la ventana de la sala de
estar, mirando hacia el frente. Quiero mostrarle algo".
Martha se rio entre dientes. "Lo tienes funcionando, ¿verdad?" Sabía cuánto valoraba la
joven rubia el coche clásico. "Ella se va a caer en pedazos, te das cuenta de eso, ¿verdad?"
Lex sonrió. "Está bien… los recogeré." Empezó a quitarse el mono con una mano.
"Debería estar allí en unos 5 minutos, ¿de acuerdo?"
"Está bien, cariño ... Me aseguraré de que esté lista". Martha colgó el teléfono y luego
fue en busca de la joven en cuestión.

R
Mientras Lex estaba ocupado poniendo el Mustang en funcionamiento, Amanda había
ido a la oficina para llamar a sus abuelos.
"Hola, abuelo Jake." Saludó la voz profunda que respondió al teléfono.
"¡Hola, Peanut! ¿Cómo va todo?" Jacob se rio entre dientes, emocionado de estar
hablando con su nieta favorita.
"¡Genial! ¿Cómo te sientes? ¿Todavía te molesta la pierna?" preguntó, recordando lo
mucho que cojeaba Jacob, apenas capaz de caminar sobre su pierna recién curada.
"No está nada mal ahora, cariño. ¡Volveré a la pista de jogging en poco tiempo!" se rio
entre dientes, luego otra voz interrumpió la conversación.
"Apoyaré eso, Mandy... ¡tu abuelo me ha estado persiguiendo por toda la casa!" Anna
Leigh se rio. "¿Cómo se siente Lexington?"
Amanda también se rio. "Mucho mejor, abuela ... ella ha salido a revisar los caballos
ahora mismo." Ella respiró hondo. "Una vez que todo vuelva a la normalidad, me gustaría
invitarla a cenar a casa, si les parece bien a los dos".
Anna Leigh cruzó la sala de estar, sentándose junto a Jacob en el sofá. "¿Significa esto
lo que espero que signifique?" preguntó, sintiendo que su marido le tomaba la mano con
suavidad.
"Sí, creo que sí, abuela. Nunca me había sentido así con nadie antes ..." hizo una pausa,
"Ella me completa".
Jacob se rio entre dientes. "¡Maravilloso! Siempre me ha gustado ... especialmente
después de la forma en que cuidó a mi Anna Leigh durante toda esa escapada con la casa
Taylor ..."
"¿Oh en serio? Supongo que tendré que hacer que ella me cuente todo sobre eso, ¿eh?"
Amanda se rio. "De todos modos, solo quería llamar y hacerles saber que el trabajo del puente
debería estar terminado mañana en algún momento ... así que probablemente estaré en casa
al día siguiente". Cortando cualquier otra pregunta, la joven continuó: "Le dije a Lex que
quería quedarme aquí una semana más o menos, solo hasta que se recupere de las actividades
de la semana pasada. Solo quiero retomar algunas cosas y ver Ustedes dos."
Pasaron la siguiente media hora hablando de cosas intrascendentes, y Amanda prometió
llevar a "su" ranchero a cenar en los próximos días. Suenan casi tan emocionados por todo
esto como yo ... Me pregunto si eso es posible. Me pregunto qué pensarán mis propios padres.
Uh, no creo que quiera saberlo ahora ... Sus abuelos siempre le habían apoyado mucho en las
decisiones de su vida, incluso cuando sus padres no parecían comprender lo que ella se
esforzaba mucho en decirles. Siempre se sintió más amada y feliz durante los veranos de su
infancia, pasándolos con las dos personas más importantes de su vida. Jacob y Anna Leigh
la habían tratado como a su propia hija, con todo el amor y el apoyo que había estado
extrañando en casa.
Amanda colgó el teléfono, con una punzada agridulce en el pecho. El reciente accidente
de su abuelo le había recordado su mortalidad y siempre se entristecía un poco después de
este tipo de pensamientos. ¡Para! ¡No te detengas en las cosas malas, solo piensa en todas las
cosas buenas! Repitió el mantra de su abuela, que la mantuvo cuerda durante esas largas
noches en el hospital.
Amanda todavía estaba a la deriva en sus pensamientos cuando sonó el teléfono. Martha
debió haberlo cogido de inmediato, porque solo sonó una vez. Unos minutos más tarde, el
ama de llaves entró apresuradamente en la habitación, con una gran sonrisa en su rostro.
"¡Amanda! ¡Estoy muy contenta de haberte encontrado! Lexie quiere que mires por la
ventana delantera, tiene una sorpresa para ti." La mujer mayor la tomó del brazo y condujo a
la rubia a la sala de estar.
La habitación era ... delicada, reflexionó Amanda. Muebles Queen Anne y un hermoso
piano de media cola se alzaban orgullosos en una de las únicas habitaciones en las que no
había estado. El gran ventanal tenía delicadas cortinas de encaje y suaves acuarelas
adornaban la habitación.
"¡Martha, es hermoso!" susurró, mirando alrededor de la habitación con asombro.
El ama de llaves suspiró, con una mirada triste en su rostro. "Esta era la habitación
favorita de la Sra. Walters ... recuerdo cuando solía sentarse al piano y tocar para la pequeña
Lexie ..." se secó una lágrima errante de la mejilla. "Lexie solía sentarse aquí durante horas,
practicando ... ella también era muy buena en eso, hasta que su padre le dijo que era inútil
tocar el piano cuando debería dedicar su tiempo a aprender a administrar un rancho".
Respirando profundamente, el ama de llaves continuó, "Ella todavía viene aquí, de vez en
cuando y juega ... creo que la relaja".
"¿Lex toca el piano?" Amanda estaba algo sorprendida: el ranchero no parecía del tipo
que pasaba tiempo con algo que tenía que hacerse en el interior.
"Oh, sí ... incluso solía escribir composiciones cuando estaba en la escuela
..." El rostro de Martha adquirió un tono de enojo. "Pero ese mal padre suyo se burló de
ella hasta que ella renunció". Estaba a punto de comentar más cuando un bocinazo en el frente
la interrumpió.
Amanda corrió hacia la ventana, luego jadeó. "¡Oh Dios mío!" salió corriendo de la
habitación y atravesó la puerta principal antes de que el ama de llaves pudiera decir una
palabra.
Martha se asomó por la ventana y vio un Mustang azul claro sentado en la entrada
circular delantera. "Maldita sea ..." murmuró, luego se rio y se dirigió hacia la cocina.
Amanda estaba en el porche delantero, las lágrimas corrían por su rostro. Lex había
salido del vehículo y estaba de pie del lado del conductor, con la puerta aún abierta. La joven
rubia bajó lentamente los escalones, incapaz de decir una palabra.
El ranchero sonrió. Oh, esto definitivamente valió la pena pasar algunas noches sin
dormir ... apenas tuvo tiempo de prepararse antes de que Amanda envolviera su pequeño
cuerpo alrededor de la mujer más alta.
"¡No puedo creer esto! ¡Pensé que estaba perdido para siempre!" Amanda murmuró, con
el rostro escondido firmemente en el hombro de Lex. "¿Era esto lo que estabas haciendo
todas esas noches?"
Lex enterró su rostro en los suaves mechones rubios. "Sí ... ¿sorprendido?" sonrió cuando
la mujer más joven apretó más fuerte. "Tiene una pequeña abolladura en el panel trasero
izquierdo, y la tapicería debe limpiarse, pero aparte de eso, está bien". Se apartó de la pequeña
rubia momentáneamente, metiendo la mano en el asiento trasero. "Encontré esto en el piso
delantero". Le entregó un bolso y un maletín, salpicados de suciedad, pero razonablemente
intactos. "No miré nada, pero puse todo en un banco de trabajo para que se secara".
Amanda miró los artículos y luego volvió a mirar a Lex. Agarró a la mujer alta por el
cuello y la besó profundamente. "¡Gracias!" no podía empezar a explicar las emociones que
la recorrían. "¡No tienes idea de lo que esto significa para mí!" ella empezó a llorar.
Lex la abrazó, besando la parte superior de la cabeza rubia. "Tengo una idea bastante
buena ... sé que tú y tu abuelo encontraron este auto y lo reconstruyeron juntos, pero nunca
te quejaste cuando pensabas que se había ido".
La mujer más joven dio un paso atrás, mirándola directamente a los ojos. "El coche es
muy importante para mí, eso es cierto ... pero mientras estuve vivo, supe que las cosas
siempre tienen una forma de funcionar solas. Mis abuelos me enseñaron eso". Enmarcó el
rostro fuerte con las manos. "Y mientras te tenga, nada más importa". Amanda se inclinó y
le dio un suave beso en la barbilla a Lex.
Lex cerró la puerta del auto y llevó a la joven hacia la casa. "Me alegro de que hayas
entrado en mi vida". Abrió la puerta principal y le entregó a Amanda las llaves del coche.
"Aquí ... llevaremos tu coche a la ciudad mañana." Lex cerró la puerta detrás de ellos.

R
Las dos mujeres jóvenes estaban sentadas frente a una fogata en el estudio; Lex
cómodamente instalado en una silla, con Amanda relajándose en su regazo. "¿Estás seguro
de que no te estoy lastimando?" Amanda le preguntó a la mujer mayor. Lex la tenía muy
apretada y se habían estado acurrucando durante más de una hora.
"¿Me estás tomando el pelo?" el ranchero mordisqueó una oreja conveniente. "Nunca
me he sentido mejor". Estaba a punto de ponerse un poco más en serio cuando Martha entró
en la habitación.
"Disculpe, Lexie ... pero tengo la cena lista, si puede apartarse de lo que está haciendo".
El ama de llaves trabajó duro para mantener la sonrisa fuera de su rostro. "Si no, supongo
que puedo tirarlo".
Amanda prácticamente saltó del regazo de la mujer morena. "¡Espera! No tirarías comida
perfectamente buena, ¿verdad?" parecía horrorizada por el pensamiento.
Lex se rio y se puso de pie también. "Por favor ... esta es la misma mujer que guardaría
mi plato y me obligaría a terminarlo más tarde cuando fuera mayor". Ella sacudió su cabeza.
"¡Ella nunca tira la comida!"
Martha la abofeteó mientras entraba por la puerta. "Eso es sólo porque apenas te
quedabas quieto el tiempo suficiente para comer ... y luego volvías una hora después
quejándote de tener hambre".
El trío se dirigió a la cocina riendo. Martha empujó suavemente a las mujeres más
jóvenes a las sillas y se unió a ellas mientras pasaban bandejas de comida de un lado a otro.
"Quería preguntarte Martha, ¿cuándo encuentras tiempo para cocinar todas estas
maravillosas comidas?" Preguntó Amanda, disfrutando de su comida con gusto.
"No es tan importante, cariño ... y no lleva tanto tiempo". Respondió el ama de llaves,
saltando cuando el trueno retumbó demasiado cerca.
Lex miró al techo y negó con la cabeza. "Lo juro, casi daría la bienvenida a una sequía
después de la semana pasada". Otro trueno sacudió la casa.
"Parece que se está acercando". Dijo Amanda, acercándose inconscientemente al
ranchero.
"Es solo el clima ... no hay nada de qué preocuparse". Lex envolvió su brazo alrededor
de los hombros de Amanda, acercándola. Luego se calló y escuchó con atención.
"¿Escuchaste algo?"
Martha la miró con curiosidad. "Escucho que se acerca otra tormenta, ¿por qué?" ella
también escuchó, pero no pudo escuchar nada fuera de lo común.
"Shhh ..." advirtió Lex, levantándose y caminando hacia la ventana de la cocina. "Algo
no está bien ahí fuera".
De repente, otro trueno y las luces de la casa se apagaron.
"¡Maldición!" el ranchero maldijo, tanteando en la oscuridad. Metió la mano en un cajón
cercano y sacó una linterna. "¿Amanda? ¿Martha? ¿Ustedes dos están bien?" apuntó el rayo
de luz hacia la mesa, destacando dos rostros pálidos. Caminando hacia las mujeres asustadas,
Lex se puso en cuclillas entre ellas. "No me gusta la sensación de esto". Vio a la pequeña
rubia temblar levemente. Agarrando una mano cercana, Lex la apretó suavemente. "Oye ...
está bien ... probablemente solo la tormenta."
Amanda sabía que Lex solo decía eso para hacerla sentir mejor. Creo que estamos en
serios problemas aquí, reflexionó, luego miró a los preocupados ojos azules. "Sí, claro ..."
miró a Martha, que también tenía una expresión de preocupación en su rostro. Amanda estaba
a punto de tranquilizar al ama de llaves cuando el sonido de cristales rotos asaltó sus oídos.
Lex se levantó de un salto, mirando a Martha. "Ustedes dos entren al sótano de
tormentas, iré a verlo". Se dirigió hacia la puerta, cuando dos manos la agarraron por detrás.
"¿Estás loco? Vamos al sótano con nosotros. Tengo la radio portátil aquí en mi delantal,
llamaremos a Charlie". Martha suplicó, repentinamente asustada por lo desconocido.
Amanda esperó pacientemente a que terminara la mujer mayor. "Ella tiene razón. Si son
esos ladrones, ellos tienen armas, y tú no. Por favor, no hagas esto". Suplicó en voz baja,
sabiendo en su corazón que Lex no podía ni haría lo que le pedía.
Lex besó a la pequeña rubia suavemente en los labios. Ve con Martha. Tengo que
comprobar esto. Se volvió para mirar al ama de llaves. "Ve al sótano ... por favor." Se quedó
mirando a la mujer mayor durante un largo momento. "Llama a Charlie, dile que venga por
el camino de atrás". Se acercó y agarró una sartén cercana. "Siempre dijiste que era peligroso
en la cocina." Ella sonrió.
Martha sonrió sombríamente y agarró a la mujer más joven. "Vamos, cariño. El sótano
está muy bien escondido ... estaremos más seguros allí". Miró al ranchero con lágrimas
flotando en sus ojos oscuros. "Únete a nosotros pronto, ¿de acuerdo cariño?" Comenzó a
llevar a la pequeña mujer hacia la mesa, agachándose y moviendo la pequeña alfombra
debajo.
Lex lo siguió, moviendo la mesa hacia un lado para que el ama de llaves pudiera abrir
una trampilla. "Ustedes dos entren, cubriré sus huellas." Se inclinó junto a la mujer mayor y
le dio un fuerte abrazo. "Te veré en un rato."
Martha sonrió, luego bajó al pasillo oscuro. "Será mejor que lo hagas." Continuó bajando
hasta llegar al fondo, luego tomó una linterna y la encendió con una caja de cerillas cercana.
"Gracias a Dios que limpio este lugar todas las semanas".
Amanda miró a Lex, con lágrimas corriendo por su rostro. "Prefiero quedarme contigo."
Se inclinó hacia la mano fuerte que acariciaba su rostro. "No creo que pueda quedarme en
ningún lado sin ti".
Lex la acercó para darle un beso profundo. "Necesito que cuides de Martha por mí."
Saltó cuando la puerta trasera se abrió a la fuerza. "Apúrate. Te veré pronto." Otro beso
rápido. "Te quiero." Ella susurró, luego envió a la pequeña mujer por las escaleras, cerrando
la trampilla detrás de ella.
El ranchero reorganizó la alfombra y volvió a colocar la mesa sobre ella antes de dirigirse
hacia la puerta, armada solo con una linterna y una sartén de hierro fundido. Podía escuchar
voces en el pasillo, mientras levantaba su arma improvisada y se apoyaba contra la pared.
"¡Cállate, maldita sea!" una voz profunda ladró en voz baja, justo dentro de la casa.
"Saben que estamos aquí ahora".
Otra voz rompió el silencio. "¿Por qué tenemos que hacer esto, Matt? ¿No sería más fácil
simplemente robar un auto o algo así?" se quejó una voz joven.
"¡Porque no me gusta que se burlen de mí, y esa maldita mujer hizo exactamente eso!"
la voz más profunda entonó, caminando con cuidado por el pasillo. "¿Sigues con nosotros,
Darrell?" él susurró.
"Sí ... estoy aquí. Por qué, no lo sé". Comentó otra voz, apenas escuchada. Amartilló el
rifle, asegurándose de que hubiera una bala en la recámara.
Lex se inclinó más cerca de la pared, escuchando a los tres hombres acercarse cada vez
más a la puerta de la cocina.
Capítulo 8

Amanda observó con una creciente sensación de pavor mientras la trampilla se cerraba,
luego se volvió para mirar alrededor de la pequeña habitación. La luz parpadeante de la
linterna pintó las paredes, que estaban cubiertas con estantes abiertos que estaban llenos de
productos enlatados y otros artículos. Martha se había sentado en un banco de madera que
corría por el medio de la habitación con un profundo suspiro.
"Ven aquí, cariño." El ama de llaves palmeó un lugar en el banco. Sacó la pequeña radio
del bolsillo de su delantal mientras Amanda se sentaba a su lado. "¿Charlie? ¿Me lees?" La
mujer mayor habló por la pequeña radio en voz baja.
Una pequeña explosión de estática respondió cuando una voz débil respondió: "¿Martha?
Lee alto y claro ... ¿qué pasa?"
El ama de llaves miró a la joven, con una sonrisa de alivio en ambos rostros. "Tienes que
llegar a la casa, pronto. Tenemos algunos visitantes inesperados".
"Entendido, eso ..." una breve pausa, "¿dónde estás, cariño? ¿Estás bien?"
Martha intercambió una mirada preocupada con Amanda. Mejor no revelar demasiado,
por si acaso. Pensó un momento antes de responder. "Amanda y yo lo estamos resistiendo
muy bien". Hizo una pausa de nuevo, dándole tiempo para asimilar. "Lexie dijo que vinieras
por el camino de atrás. La electricidad está cortada, así que ten cuidado".
Hubo una breve pausa, luego el sheriff habló. "Te tengo. Estoy en el lugar discutido
anteriormente - en camino ahora." Comprendió la necesidad de precaución: los ladrones
podían escuchar su conversación con demasiada facilidad. "Siéntate, cariño." Él se despidió.
Un ligero golpe desde arriba llamó la atención de las dos mujeres. Martha miró al techo
y se mordió el labio inferior. "Parece que ahora están en el pasillo". Miró a Amanda, cuyo
rostro ensombrecido tenía una expresión de alarma.
"¡Odio estar sentado aquí!" exclamó la joven, levantándose y paseando a lo largo de la
pequeña habitación. "¡Tiene que haber algo que podamos hacer!"
El ama de llaves se puso de pie, agarrando firmemente los hombros sorprendentemente
fuertes. "A mí tampoco me gusta mucho, pero estamos ayudando de alguna manera". Al ver
a Amanda tomar aire para discutir, continuó: "Con nosotros aquí abajo a salvo, Lexie puede
concentrarse en esos hombres y no tener que preocuparse por nosotros". Acercó a la joven al
banco para que se sentara. "Lo mejor que podemos hacer es mantener la calma, en caso de
que necesite nuestra ayuda". Sostuvo la mano de Amanda, apretándola con firmeza.
Amanda respiró hondo y se secó una lágrima errante de la mejilla. "Sé que lo que estás
diciendo tiene sentido, pero no puedo evitar sentir que debería estar haciendo más". Otro
fuerte golpe desde arriba la hizo mirar hacia el techo. Estaba a punto de decir más cuando un
fuerte estallido vino desde arriba. ¡Oh, Dios, no! "LEX !!!" ella gritó.

R
Apoyado contra la pared junto a la puerta, Lex escuchó mientras los tres hombres
continuaban discutiendo.
"Está bien, escucha ... si nos separamos, no tomará tanto tiempo buscar".
"Matt," interrumpió una voz más joven, "no quiero hacer esto ... no está bien".
"Cállate, Ronnie." El hombre mayor gruñó y luego suspiró. "Bien. Quédate conmigo, y
revisaremos arriba. Darrell, mira a tu alrededor aquí abajo. Dispara a cualquier cosa que se
mueva, ¿entendido?"
Un suspiro de resignación fue su respuesta. "Sí, sí ... lo tengo". Vio como los otros dos
se movían hacia las escaleras, los relámpagos entraban por las ventanas y la puerta abierta
era la única iluminación en la casa silenciosa.
Lex abrazó la pared con más fuerza: escuchó a dos de los hombres pasar por la puerta y
hacia la escalera oscura, mientras el tercero estaba en el pasillo, refunfuñando para sí mismo.
"Revisa la planta baja", murmuró, "dispara a cualquier cosa", se asomó a la cocina.
El ranchero levantó la sartén sobre su cabeza, preparándose para balancearse hacia abajo
tan pronto como el ladrón entró en la habitación.
Darrell estaba en la puerta, conteniendo la respiración y escuchando con atención. Un
rayo cercano iluminó toda la habitación y pudo ver que estaba vacía. Sacudiendo la cabeza,
el ladrón continuó por el pasillo hacia el frente de la casa.
Lex dejó escapar el aliento que había estado conteniendo, un poco enojado porque el
hombre no entró a la cocina. Supongo que tendré que seguirlo. Se acercó y entró en la puerta,
reduciendo la velocidad para mirar hacia afuera con un ojo. El ranchero apenas podía
distinguir la forma oscura que estaba entrando en la guarida. Es hora de jugar al escondite,
sonrió para sí misma mientras se colaba por el largo pasillo.
Darrell entró en el estudio, agitando el rifle de un lado a otro, mirando alrededor de los
muebles pesados. Mientras se dirigía a la oficina, Lex se arrastró lentamente detrás de él,
levantando la sartén sobre su cabeza. Sintiendo otra presencia en la habitación, el hombre
nervioso comenzó a darse la vuelta cuando otro destello de un rayo iluminó la habitación,
destacando una forma alta a apenas dos pies de él. Levantó su rifle para disparar a la
aparición, que de repente pareció estar balanceando algo hacia su cabeza.
'¡GRIETA!'
El disparo resonó por toda la casa silenciosa, dejando un silencio sepulcral detrás.

R
Amanda se puso de pie de un salto, preparada para correr escaleras arriba cuando una
mano fuerte en su brazo la detuvo. "¡¡Suéltame !!" gritó, luchando por liberarse.
Martha abrazó con fuerza a la joven que se retorcía. "No, cariño. Tenemos que quedarnos
aquí." Envolvió a Amanda en un firme abrazo. "No sabemos qué está pasando allí".
Amanda trató de soltarse del fuerte agarre, pero finalmente cedió. "¡Pero ella puede
necesitarme!" ella sollozó, enterrando su rostro en un hombro fuerte. "Ella podría estar herida
..." un escalofrío recorrió su cuerpo, "o ..." ni siquiera pudo terminar un pensamiento tan
horrible.
El ama de llaves se aferró con fuerza a la joven. "Cariño, no puedes pensar así." Ella
depositó un suave beso en la cabeza rubia. "Nuestra Lexie es una de las personas más fuertes
que he conocido". Condujo a la mujer más pequeña al banco para que se sentara.
Amanda se calmó, pensando en lo que había dicho la mujer mayor. Ella es muy capaz,
no le doy suficiente crédito a Lex. Al mirar a Martha, Amanda también pudo leer el miedo
en sus ojos. Nunca pensé en lo que esto le estaba haciendo ... Lex es prácticamente su hija.
He sido bastante egoísta aquí. Unió sus manos con las de la mujer mayor y apretó
suavemente. "Tienes razón, como siempre. Supongo que estoy un poco nerviosa ... ha sido
una semana bastante salvaje".
Martha estaba a punto de responder cuando sonó la radio. "¿Martha? ¿Estás ahí?"
Rápidamente sacó el dispositivo una vez más de su delantal. "Estamos aquí, Charlie."
"Estoy justo afuera ... ¿Escuché un disparo hace un momento?" el nerviosismo era
bastante evidente en el tono del sheriff. "¿Están todos bien?"
Martha respiró temblorosa y luego miró a Amanda, que se mordía el labio inferior.
"Amanda y yo estamos bien ... todavía estamos escondidos". Se le quebró la voz, "Aunque
no estoy segura de Lexie". Sintió un pequeño brazo envolver su hombro en apoyo.
"Ella está bien, estoy seguro." Charlie le aseguró. "Tengo refuerzos en camino ...
atrapamos a un grupo de esos malditos ladrones, escondidos cerca de los vehículos robados.
Malditos tontos".
Amanda acercó a la mujer mayor con alivio. "Eso significa que solo quedan tres…" soltó
una risita forzada. "No contestar."

R
El silencio flotaba pesadamente en el aire de arriba; un cuerpo arrugado yacía tendido
en el centro del piso de la oficina. La alta figura se detuvo sobre la forma inmóvil por un
momento, luego se puso en cuclillas junto a ella para comprobar su pulso. Todavía
respirando. Supongo que es una buena señal. Lex tiró la sartén a un lado, luego quitó los
cordones de las botas de trabajo del hombre inconsciente, atándose las manos y los pies.
Cogiendo el rifle, estaba a punto de salir de la habitación cuando escuchó pasos pesados en
las escaleras. Goody ... uno menos y dos para ir. El ranchero cruzó sigilosamente la guarida
y terminó junto a la puerta. Mirando a la vuelta de la esquina, apenas podía ver dos formas;
uno al pie de las escaleras y el otro en la puerta de la cocina.
"¡Matt, tengo miedo!" el joven se quejó suavemente, mientras el mayor entraba en la
cocina. Un momento después regresó, luego caminó hacia la puerta trasera, que todavía
estaba parcialmente abierta.
"¡Cállate! Lo juro por Dios, si no dejas de lloriquear, ¡te dispararé yo mismo!" gruñó,
abriendo la puerta del lavadero y rápidamente mirando adentro.
El hombre más pequeño se sentó en el último escalón, rodeó las rodillas con los brazos
y se balanceó hacia adelante y hacia atrás. Un gran trueno lo sobresaltó y comenzó a llorar.
"Matt ... ¡quiero ir a casa!"
Lex vio como la forma más alta se movía rápidamente hacia las escaleras.
'¡BOFETADA!'
"¡Sssshhhh! ¡Deja de ser un maldito bebé! Tienes quince años, ¡crece!" sacudió el
hombro del joven. "¡Ahora vamos! ¡Quédate detrás de mí y mantén la boca cerrada!"
comenzó a caminar por el pasillo, dirigiéndose directamente al estudio donde Lex estaba
esperando.
Vamos, bastardo ... solo un poco más cerca ... Ella lo instó en silencio. Arrastrar a un
pobre niño a este lío ... ¡Voy a disfrutar esto! Giró el rifle en sus manos, sosteniéndolo como
un garrote.
Otro estruendo de trueno, luego la puerta trasera se abrió cuando un rayo iluminó el cielo
una vez más.
"¡¡Aguanta !!" Gritó la voz de un hombre, destellando un rayo de luz por el pasillo.
"¡Departamento del Sheriff!"
Matt se dio la vuelta, manteniendo al joven entre él y el ayudante, que había levantado
su arma.
"¡¡¡NO!!!" Lex gritó, no queriendo ver al chico disparado. Saltó de la guarida blandiendo
su rifle como un garrote. "¡¡Alto el fuego!!" le gritó al oficial, balanceando el arma hacia la
cabeza del ladrón.
'¡GRIETA!'
'¡GRIETA!'
Las luces se encendieron justo cuando sonaron los disparos.

R
"Está bien, tengo hombres en todas las puertas, y encontré dónde tiraron el interruptor
eléctrico exterior. Tan pronto como mis hombres estén en posición, encenderé las luces de
nuevo e iremos en."
Amanda rápidamente sacó la radio de las ahora temblorosas manos de Martha. "¿De
verdad crees que es prudente? No sabemos dónde está Lex, o cuál es la situación allí".
"Normalmente estaría de acuerdo contigo, pero no quiero que mis hombres disparen a
las sombras. Alguien podría resultar herido". Hizo una pausa, tratando de hacer entender su
punto de molestar indebidamente a cualquiera de las mujeres. "Y, si Lex está herido, será
más fácil encontrarla si las luces están encendidas".
Antes de que Amanda pudiera responder a ese pensamiento oscuro, dos disparos más
sonaron arriba, justo cuando se encendió la electricidad. "¿Charlie? ¿Qué está pasando?"
prácticamente gritó en la radio. "¡¿Charlie?!?!" Amanda le entregó la radio a Martha y se
dirigió hacia las escaleras. "¡Eso es! ¡¡No voy a pasar ni un segundo más aquí abajo !!"
Antes de que pudiera llegar a las escaleras, la trampilla se abrió, cegando a las dos
mujeres con una luz brillante. Amanda tuvo que protegerse los ojos del resplandor, ya que
solo había una bombilla débil en el sótano de tormentas. "¿Lex?" susurró ella, rogando en su
corazón que fuera verdad. Subió corriendo las escaleras, Martha rápidamente pisándole los
talones.
Lex quedó prácticamente abrumada por las mujeres sobreexcitadas, encontrándose casi
tirada en el suelo. "¡Oye, oye! ¡Tómatelo con calma!" ella se rio entre dientes.
Charlie estaba en la puerta, con una gran sonrisa en su rostro. "Maldita sea, Lex ...
¡Quería preguntarte cómo eres capaz de atraer a las mujeres más hermosas!"
Martha se puso de rodillas y casi saltó hacia el representante de la ley. "¡Oh, Charlie!
¡Siempre has sido un conversador tan dulce!" Ella le dio un beso apasionado.
Lex miró a Amanda, que estaba inclinada sobre su cuerpo boca abajo. "¿Supongo que
esto significa que me extrañaste?" preguntó, con una sonrisa diabólica en su rostro.
La mujer más joven se inclinó y le dio un dulce beso. "Sí, supongo que podrías decir
eso." Amanda se sentó, mirando el cuerpo de Lex con cuidado. "¿Estás bien? Escuchamos
varios disparos". Pasó sus manos temblorosas por el hermoso cuerpo debajo de ella.
La ranchera se sentó, envolviendo sus brazos alrededor de la encantadora rubia. "Ni un
rasguño ... ¿cómo estás?"
Amanda disfrutó de la sensación de unos brazos fuertes abrazándola. "Simplemente
genial ... ahora." Ella depositó un suave beso en el fuerte cuello. "Pero supongo que debería
sacarte del piso de la cocina." Se puso de pie, arrastrando al ranchero con ella. Amanda acercó
a Lex, luego envolvió sus brazos alrededor de la mujer más alta, apretándola con fuerza.
"Realmente no quiero volver a pasar por algo así". Metió la cabeza bajo la fuerte barbilla,
exhalando con un gran suspiro de alivio.
Lex besó la cabeza rubia mientras rodeaba con sus brazos protectoramente a la mujer
más pequeña. "Vamos ... veamos si necesitan ayuda con la limpieza." Comenzó a llevar a
Amanda hacia el pasillo.
Charlie y Martha ya estaban allí, el ama de llaves no soltó el fuerte agarre que tenía en
la mano del sheriff. Se quedó allí con una sonrisa cansada en su rostro curtido, mirando cómo
sus hombres terminaban sus asuntos.
Los ojos de Amanda se abrieron de par en par: ¡había agentes por todas partes! Uno
estaba revisando la puerta trasera, otro estaba hablando con un joven adolescente que estaba
sentado en la escalera, y varios más se llevaban a dos hombres esposados. Uno de los hombres
estaba sangrando por una herida en la cabeza, y miró a Lex mientras lo conducían por la
puerta principal; el otro hombre se quejaba de una herida de bala en la pierna y un dolor de
cabeza "insoportable"; él también miró al ranchero y cuestionó su parentesco en voz baja
mientras lo llevaban afuera.
Un ayudante se acercó a Lex, con su sombrero en las manos. "Uh ..." se miró los pies,
"Lex, quiero disculparme de nuevo por dispararte". El hombretón parecía a punto de llorar.
Amanda se puso rígida y probablemente habría atacado al pobre hombre si la mujer más
alta no hubiera agarrado con más fuerza los hombros de la rubia. "Jeremy, no te culpo, todo
lo que podías ver era una persona con un arma". Ella le dio una sonrisa diabólica. "¡Me alegro
de que no puedas disparar que valga la pena!"
Sacudió la cabeza y sonrió. "Sí yo también." Todos miraron hacia la puerta principal
mientras un fuerte estruendo asaltaba sus oídos. Jeremy le sonrió al ranchero. "Esos
probablemente serían sus hombres, se necesitaron dos de nuestros muchachos con equipo
antidisturbios para mantenerlos alejados después de que terminaron el puente". Estaba a
punto de decir más cuando los seis hombres embarrados entraron en la casa.
El hombre que iba a la cabeza era mayor, con una barba oscura y descuidada que estaba
abundantemente salpicada de gris. El líder evidente del grupo, se acercó cojeando a Lex con
preocupación en sus ojos. "Señorita Lexington." La miró detenidamente, aparentemente sin
darse cuenta de la hermosa joven que estaba acurrucada contra su costado. "Parece que
todavía estás de una pieza ... habíamos escuchado en la radio que hubo algunos disparos".
Terminando su cuidadosa lectura, se sonrojó levemente cuando notó a la joven rubia de pie
junto al ranchero. El hombre mayor se quitó el sombrero de la cabeza y murmuró: "Disculpe
... yo ... umm ..."
Lex se apiadó del hombre canoso y sonrió. "Lester, me gustaría que conocieras a
Amanda Cauble ... Amanda, este es Lester, él se ocupa de los chicos en el barracón".
La mujer más pequeña extendió una mano, dándole al hombre mayor un fuerte apretón
de manos. Encantado de conocerte, Lester. Martha ha hablado muy bien de ti. Ella sonrió
alegremente, ignorando el barro que cubría generosamente su cuerpo encorvado.
Esto hizo que su rubor se oscureciera. "Ah, ahora sé que me estás tomando el pelo". Le
dio al ama de llaves una sonrisa irónica. "Me alegro de que todos estén bien. Los chicos y yo
iremos al barracón y nos limpiaremos". Le sonrió a Lex, se puso el sombrero y se arrastró
hacia la puerta. Dándose la vuelta, señaló a Amanda con el sombrero, "Es un placer
conocerla, señorita. Espero que nos veamos más por aquí". Volvió a dirigirse hacia la puerta,
conduciendo a los otros hombres al exterior. "Vamos, malditos tontos, salgamos del camino
de esta gente".
Amanda esperó hasta que cerró la puerta y luego se echó a reír. "Él es lindo." Miró a
Lex, quien le dio una sonrisa cansada. Ella parece exhausta. Hmm ... ¿qué debo hacer? ¿Sutil?
¿Si, Por qué no? Volviendo su atención al sheriff, sonrió. "¿Crees que a alguien le importaría
si subimos?" Ella le dio al ranchero una mirada suplicante. "Realmente necesito ir a sentarme
... mis piernas no dejan de temblar". Cierto ... y sabía que esta era la única forma de
conseguir que su alta amiga se tomara un descanso. "¿Podrías ayudarme a subir las
escaleras?"
Lex examinó el rostro de la joven con preocupación. "¿Estás bien? ¿Debería llamar a un
médico?" sintió una pequeña mano acariciar su estómago suavemente.
"No ... solo estoy cansado, y más que un poco alterado, supongo. No estoy acostumbrado
a tanta emoción." Amanda miró a Charlie y Martha, quienes sonrieron con complicidad.
"¿Bien?"
"Uh, sí. Ve y descansa un poco, arreglaremos todo esto aquí". Sintió la mano de Martha
apretarse alrededor de la suya y la sonrisa en el rostro del representante de la ley creció.
La pequeña rubia comenzó a tirar de Lex por las escaleras. "Gracias, Charlie. Los
veremos a los dos en la mañana." Hizo un pequeño saludo, luego sonrió al sentir que el
ranchero se inclinaba ligeramente contra ella. "Vamos, cariño", susurró, "Vamos a llevarte a
la cama".
La mujer alta la acercó más. "Esa es la mejor oferta que he tenido en todo el día". Se
inclinó y le dio un ligero mordisco a la oreja de Amanda. "O al menos toda la noche."
Se dirigieron al dormitorio principal, Lex fue directamente a la cama y se sentó. "Maldita
sea ... siento que podría dormir durante días". Pasó una mano por su cabello oscuro enredado.
Amanda se arrodilló a sus pies y suavemente le quitó las botas a Lex. "Suena como un
plan para mí." Se puso de pie, desabotonó la camisa del ranchero, luego se la quitó y se tocó
la venda envuelta alrededor de sus costillas. "Déjame ir a buscar algo para…" no terminó,
mientras se encontraba tendida sobre el cuerpo de la mujer alta.
"Pensé que estabas cansada." Un susurro ronco en su oído, luego un suave mordisco
comenzó a través de su garganta.
La mujer más pequeña se sentó, retrocediendo ligeramente. "Bueno, yo ... umm ..."
perdió el hilo de sus pensamientos cuando sus ojos azul eléctrico capturaron los suyos.
Lex pasó una mano por la mejilla de la mujer más joven. "Lo siento. Realmente no
debería burlarte de ti así, pero eres tan lindo cuando te pones nervioso."
Amanda se inclinó hacia el toque, girándose y colocando un suave beso en la palma
callosa. "Sí, bueno, normalmente no me gusta cuando la gente se burla de mí ..." le dio a Lex
una mirada dulce, "pero contigo, de alguna manera, es diferente". Ella sonrió, luego se inclinó
y comenzó a desabrochar los jeans de la mujer mayor. Al ver a Lex levantar una ceja, se
sonrojó. "No te hagas ninguna idea ... solo quiero que te sientas cómoda antes de irnos a
dormir".
La mujer morena le dio otra mirada, pero no discutió cuando Amanda suavemente se
quitó los jeans, luego tiró la sábana y el edredón sobre su cuerpo boca abajo. Lex, luchando
por mantener los ojos abiertos, vio como Amanda se quitaba la ropa y luego se metía en la
cama. "Maldita sea, pero eres hermosa." Murmuró, cerrando los ojos contra su voluntad.
Amanda se sonrojó, luego rodó sobre su costado, levantando la cabeza con una mano.
"Obviamente estás tan cansada que tu vista se ha visto afectada..." apartó los mechones
oscuros de la frente de la mujer en reposo. "¿Lex?" Sin respuesta. Amanda suspiró. "Duerme
bien mi amigo." Se acercó y se acurrucó contra el ranchero, besó la mejilla bronceada y se
unió a ella para dormir.

R
Lex abrió los ojos lentamente, sin saber por qué estaba despierta. Todavía estaba oscuro
afuera, y una mirada al despertador de la mesita de noche mostró que eran poco más de las
cinco de la mañana. Comenzó a levantarse y luego se dio cuenta de que un cuerpo pequeño
y musculoso la había inmovilizado efectivamente en la cama. Y mi brazo izquierdo está
entumecido, hizo una mueca, dándose cuenta de que la falta de sentimiento debe ser la razón
por la que estaba despierta. Una sonrisa diabólica cruzó su rostro. Oh, realmente podría
divertirme un poco aquí. Usando su mano libre, Lex retiró lentamente las mantas, exponiendo
la parte superior del cuerpo al aire frío de la habitación. Amanda gimió levemente,
acurrucándose aún más cerca, lo que permitió a la mujer mayor liberar su brazo. Lex estaba
bastante orgullosa de sí misma hasta que la extremidad comenzó a hormiguear
dolorosamente.
Amanda se despertó sintiendo definitivamente una corriente fría. Al abrir los ojos, vio
que de alguna manera el edredón y la sábana habían sido empujados hacia abajo alrededor
de su cintura, dejando la parte superior de su cuerpo desnuda en la habitación. Mirando a su
compañera, la joven vio que Lex también estaba despierto, mordiéndose el labio inferior con
una expresión de dolor en su rostro. Temblando levemente, Amanda los cubrió con las
mantas y luego pasó la mano por la mandíbula apretada. "¿Lex? ¿Cuál es el problema? ¿Es
tu lado?" ella se sentó levemente.
La mujer mayor negó con la cabeza y trató de relajarse. Flexionó la mano izquierda con
una pequeña mueca. "No ... mi brazo se ha quedado dormido", le dio a Amanda una pequeña
sonrisa, "y ahora estoy tratando de despertarlo".
La joven se sentó para apoyarse cómodamente contra la cabecera y buscó bajo las mantas
el brazo de Lex. Comenzó a masajear suavemente los músculos, disfrutando de la sensación
de la piel suave de Lex. Al terminar, se inclinó y le dio a la morena un tierno beso. "¿Como
es qué?"
Lex tiró a la mujer más pequeña hasta que estuvo acostada encima. "Mmm... parece estar
funcionando bien." Murmuró, envolviendo ambos brazos firmemente alrededor de Amanda
y apretando. "Pero puede que necesite una terapia física extensa", continuó, dándose la vuelta
hasta que la joven estuvo debajo de ella. Lex comenzó a poner tiernos mordiscos en el cuello
de Amanda. "Más vale prevenir que curar," susurró en un oído cercano, dejando un suave
beso atrás.
"Ooohh ... sí." Amanda jadeó, enredando sus dedos en el espeso cabello sobre ella. "Me
alegrará ... oh, chico ..." tembló cuando la mujer mayor comenzó a trazar un camino ardiente
por su cuerpo con pequeños mordiscos y besos suaves.

R
Lex y Amanda entraron a la cocina horas más tarde, ambos parecían bastante felices y
descansados. Charlie estaba sentado a la mesa hablando con Martha, que estaba en la estufa
cocinando la comida de la mañana.
"Bueno, bueno ... mira quién finalmente decidió levantarse." Bromeó con las jóvenes,
que tuvieron la decencia de sonrojarse.
Lex se recuperó primero, sentándose junto a Amanda. "Bueno, nos despertamos más
temprano, y decidimos tomarnos las cosas con calma por un tiempo".
Charlie se rio disimuladamente en su taza de café, mientras que la joven rubia junto a
Lex se sonrojó de nuevo. "Roy se detuvo antes, dijo que él y los chicos iban a cuidar de los
caballos por ti durante la próxima semana ..." sonrió al ama de llaves, que tenía una mirada
de suficiencia en su rostro. "Se sintieron mal porque tuviste que hacer todas las tareas
últimamente, y quieren compensarlo".
Lex miró a Martha. "Parece que alguien ha estado ocupado esta mañana".
El ama de llaves se apartó de la estufa con las manos en las caderas. "Ahora escúchame,
Lexie." Se acercó a la mesa, puso una mano debajo de la barbilla del ranchero e inclinó la
cara hacia arriba. "Te lo tomarás con calma durante unos días, al menos hasta que estos
círculos oscuros desaparezcan de debajo de tus ojos". Al ver aparecer una mirada tormentosa
en el rostro de Lex, se inclinó y depositó un suave beso en la frente de la joven. "¿Por favor
para mí?"
El rostro de Lex se iluminó de inmediato. "Aw, Martha ... no me mires de esa manera."
Miró a su compañera rubia, que estaba tratando de controlarse. "¿Que es tan gracioso?"
Amanda estaba sentada junto a la mujer alta, con una mano tapándose la boca. "¡Nada!"
Pero sus ojos brillaban.
Lex se inclinó hasta que estuvo a centímetros de la cara de Amanda. Esperó hasta que
los ojos de la mujer más joven se cruzaron con los suyos y luego, en voz baja, dijo: "Tengo
formas de hacerte hablar, querida".
Los ojos de la joven se agrandaron, luego brillaron con algo más que humor. "Estoy
deseando verte intentarlo". Se inclinó y depositó un rápido beso en la nariz del sorprendido
ranchero.
"¡Ella te atrapó allí, Lexie!" Martha se rio entre dientes mientras regresaba a la estufa.
"Estoy seguro de que las chicas tienen hambre, ¿verdad?" Comenzó a apilar dos platos con
comida.
Charlie los miró, luego miró su reloj. "¡Vaya ... son casi las diez! Nos acercamos al
almuerzo, ¿no?"
Lex lo fulminó con la mirada. "Realmente no quieres ir allí". Ella miró el plato que el
ama de llaves había colocado frente a ella. "Dios mío, Martha... ¿de verdad esperas que me
coma todo esto?"
La mujer mayor volvió a sentarse en la mesa después de colocar un plato cargado de
manera similar frente a la joven rubia. "De hecho, lo hago." Ella le dio al ranchero una larga
mirada. "No has comido lo suficiente para mantener vivo a un pájaro ... ¡y lo voy a detener!"
Amanda se rio. "Me preguntaba cómo podía administrar un rancho con lo que comía ...
ahora lo sé ..." ignoró la mirada desagradable que la mujer alta le estaba dando.
Lex puso los ojos en blanco. "Bien. Pero no me culpes por el desorden en la cocina
cuando exploto por comer todo esto." Ella refunfuñó mientras comenzaba con su desayuno.
"Pobre bebé ... probablemente estarás postrado en cama por días." Amanda le dio unas
palmaditas en la pierna en señal de simpatía.
"Hrumpph." Otro gruñido del ranchero, pero no pudo disimular el cariño en sus ojos.
"¿Y esto sería algo malo?" ella guiñó un ojo.
Agachando la cabeza, la mujer más joven prudentemente no respondió, pero continuó
desayunando con una gran sonrisa en su rostro.
Charlie miró a Martha, que sonreía feliz. Es hora de cambiar de tema, creo. Aclarándose
la garganta, el agente de la ley miró a Lex. "Ya que no tienes tareas que hacer, ¿cuáles son
tus planes para lo que queda de hoy?" sus ojos brillaron.
Dejando su taza de café sobre la mesa, Lex miró a la joven rubia. "Bueno, pensé que si
Amanda se sentía capaz, haríamos un viaje a la ciudad". Al ver la sonrisa de respuesta de la
mujer más joven, continuó: "Necesito recoger mi otra camioneta, y pensé que podríamos
poner su auto en el taller para limpiar el interior".
"¡Eso sería genial!" La joven se entusiasmó, "¡Mis abuelos estarán muy emocionados!"
Amanda tomó la mano más grande del ranchero entre las suyas. "¿Crees que podría
convencerte para que te quedes allí unos días?" Al mirar a Lex a los ojos, sintió que la
habitación retrocedía hasta que parecía que solo ellos dos estaban allí. "Me doy cuenta de
que conoces a la abuela y al abuelo Jake, pero realmente me gustaría presentarte a ellos, si
sabes a qué me refiero".
Lex estaba tan absorto en los ojos verdes frente a los de ella que no escuchó cuando
Martha y Charlie salieron silenciosamente. Tragó saliva, tratando de poner sus pensamientos
en palabras. "¿Estás seguro de eso?" Vio la conmoción y luego la tristeza cruzar el expresivo
rostro de Amanda.
"¿Qué?" Ella miró a los tristes ojos azules. "¿Por qué no querría presumir de ti?" Amanda
usó manos temblorosas para acunar el rostro de la mujer mayor. Inclinándose hacia adelante,
depositó un suave beso en los labios temblorosos de Lex. "Te amo", susurró, "y quiero que
todo el mundo lo sepa".
Lex sintió que la tristeza apretaba su corazón dolorosamente. "Yo también te amo", dijo
en voz baja, "pero no quiero que te lastimen". Respiró hondo y continuó: "La gente de la
ciudad tiene una memoria muy larga y yo tengo un pasado bastante accidentado". Su voz se
quebró cuando sintió el suave toque de los dedos de Amanda rozando las lágrimas que habían
caído de sus ojos.
Amanda se puso de pie y volvió a sentarse, esta vez en el regazo de la mujer mayor.
Envolvió un brazo alrededor de los hombros de Lex y usó su mano libre para capturar la
mano callosa del ranchero. Llevándose la mano grande a los labios, le dio un tierno beso en
los nudillos, luego tiró de sus manos unidas para descansar entre sus cuerpos. "Ya les he
contado a mis abuelos sobre nosotros", susurró, haciendo contacto visual con Lex, "y no
podrían estar más felices". Besó la frente de la mujer mayor. "Y realmente me importa un
carajo lo que piensen los demás, así que acostúmbrate".
Lex empezó a hablar. "Son ..." Se aclaró la garganta y lo intentó de nuevo. "¿Estás seguro
de esto? Vas a escuchar muchas cosas desagradables, y la mayoría probablemente sea
verdad". Al ver la feroz determinación en esos ojos muy verdes, cedió. "Solo quiero que
sepas en lo que te estás metiendo". Estaba a punto de agregar más, pero fue interrumpida
cuando los labios de Amanda encontraron los suyos.
Amanda vertió todo lo que tenía en ese beso, transfiriendo todas sus esperanzas, sueños
y amor al oscuro ranchero. Cuando se retiró, la joven pudo ver el amor brillando en los ojos
de Lex, y sintió que los suyos comenzaban a llenarse de lágrimas de felicidad. "Así que será
mejor que te acostumbres al hecho de que estás atrapado conmigo ... porque no voy a ir a
ninguna parte". Ella murmuró, inclinándose hasta que sus frentes se tocaron.
Tomando un tembloroso respiro, Lex cerró los ojos y atrajo a la joven contra ella con
toda la fuerza que le quedaba en sus temblorosos brazos. Enterró su rostro en el suave cabello
dorado, tratando de pensar en algo, cualquier cosa, para expresar el sentimiento en su
corazón. "Oh Dios, Amanda", susurró con voz ronca, "te amo con todo lo que soy". Sintió el
apretón de retorno.

R
Se habían sentado en la cocina enredados juntos en silencio durante lo que parecieron
horas, sin hablar, pero sin estar listos para dejar ir al otro. Finalmente, Amanda se apartó un
poco, pasando su mano por la mejilla bronceada de la mujer más alta. "Bueno, ahora que lo
hemos arreglado, ¿estás listo para conducir a la ciudad, para que pueda presumir?"
Lex se sonrojó. "No hay mucho que mostrar, pero sí, supongo que sí ... déjame ir a buscar
una bolsa juntos, ya que estaremos allí unos días". Esperó hasta que la mujer más pequeña se
bajó de su regazo con un suspiro de mala gana. "También tengo algunos recados que hacer
mientras estamos allí, si no le importa". Se puso de pie, rodeando el hombro de Amanda con
un largo brazo.
La joven rubia sonrió. "Claro ... Yo también tengo algunas cosas de las que ocuparme."
Como pedir algo más de vacaciones y, por supuesto, agradecerle a ese Rick por enviarme
aquí, reflexionó. ¡No puedo esperar a ver su cara! Se le escapó una pequeña risa.
"¿Que es tan gracioso?" Preguntó Lex, mientras se dirigía hacia las escaleras.
"Estaba pensando en Rick". Amanda no pudo evitarlo, volvió a reír. "Y...?"
"Me estoy imaginando la expresión de su rostro cuando me paro frente a toda la oficina
y le agradezco por enviarme a una búsqueda inútil". Sacudió su cabeza rubia con pesar.
Lex se detuvo en medio de la escalera y la miró, como si hubiera perdido por completo
la cabeza. "¿¡¿Gracias a él?!?"
"Sí." Amanda asintió, empujando al ranchero hacia adelante una vez más. "Voy a decir,
'Rick, si no fuera por ti, es posible que nunca hubiera conocido al amor de mi vida, ¡así que
gracias!' y luego verlo desmayarse por la conmoción ". Ella rio.
Lex finalmente se rio también. "Eso ciertamente lo haría". Dejó que Amanda entrara al
dormitorio principal antes que ella. "Pero cuando se levanta, es mío". Esto fue dicho en un
gruñido bajo. "El bastardo casi hace que te maten, y tengo algunas palabras para él."
Caminaba hacia el armario cuando el ligero toque en su espalda la detuvo. Dándose la vuelta,
vio una expresión tranquila en el rostro de la mujer más joven.
"No ... por favor no lo hagas." Al ver la confusión en el rostro de Lex, Amanda continuó:
"Con mucho gusto volvería a pasar por todo eso por lo que he ganado la semana pasada".
Disfrutó de la mirada de comprensión, luego pura alegría que de repente cubrió el rostro de
la mujer mayor.
Lex sonrió y tomó a la pequeña mujer en sus brazos. "Es curioso ... yo siento lo mismo."
Hizo girar a Amanda, disfrutando de la risa asustada que comenzó a flotar en el aire a su
alrededor.
"¡Lex! ¡Estás loco! ¡Bájame antes de que te lastimes!" Amanda se rio entre dientes, con
los brazos alrededor del cuello de la mujer más alta. Al darse cuenta de que estaba en la
posición única de finalmente poder verse físicamente cara a cara con el ranchero, Amanda
aprovechó la oportunidad que se le presentó y capturó los labios de la mujer mayor con una
venganza.
Lex devolvió felizmente su oferta, aceptando la profundización del contacto de todo
corazón. Aflojó un poco su agarre sobre la mujer más pequeña, cuando sintió que sus propias
piernas comenzaban a debilitarse. "Dios, Amanda", susurró con voz ronca, "es increíble lo
que me haces sentir con un solo beso".
La mujer más joven sonrió contra su boca. "Es justo ... considerando lo que puedes
hacerme con una sola mirada". Ella murmuró. "¿Tienes mucha prisa por llegar a la ciudad?"
Se deslizó lentamente por la forma larga. "Pensé que podríamos irnos en algún momento
después del almuerzo". Se apartó con cuidado, tomó las manos grandes y retrocedió hacia la
cama.
Lex sonrió, sus ojos ligeramente vidriosos por el deseo. "Tú eres el jefe." Dejó que la
mujer más joven la empujara hacia la cama, riendo.

R
Amanda condujo el pequeño Mustang hacia el puente, con una creciente sensación de
inquietud. Cuanto más se acercaban, más empezaba a temblar. Oh, Dios ... No sé si puedo
hacer esto. Comenzaba a sentirse físicamente enferma, hasta que una mano fuerte cubrió la
suya.
"Detén el auto por un minuto, Amanda." Lex habló en voz baja, pero con autoridad, y la
mujer más joven no pudo negar la solicitud. "¿Por favor?"
"No ... está bien," logró salir, incluso cuando detuvo el auto.
Lex salió del coche mientras rodaba hasta detenerse, a solo unos metros del borde del
puente recién construido. Caminó hacia el lado del conductor y abrió la puerta, ofreciéndole
la mano a Amanda. "Ven aquí ..." hizo una seña, sintiendo la mano fría y húmeda de su
compañera agarrar la suya. "Vamos a tomar esto con calma, ¿de acuerdo? Solo avísame
cuando llegue a ser demasiado". Comenzó a llevar lentamente a la mujer más joven hacia el
puente, apretándola con fuerza contra ella mientras caminaban hacia adelante.
Amanda respiró hondo y caminó con Lex hasta el borde del puente. Sin embargo, antes
de que pudiera sentir el pánico, el fuerte brazo alrededor de su hombro se apretó ligeramente
y sintió que el miedo se desvanecía. Poniendo un pie sobre la superficie de madera, tembló.
¡Para! Lex está aquí y no dejará que pase nada, ¡supéralo! Amanda se reprendió a sí misma,
enojada de que un objeto inanimado pudiera infundirle tanto miedo.
"Shhh ... tranquilo, cariño." Lex le habló en voz baja al oído, como lo haría con un caballo
asustado. "Todo va a estar bien, lo prometo". Cruzaron la mitad del puente antes de que ella
sintiera que la mujer más pequeña comenzaba a relajarse.
Sintiendo que los latidos de su corazón comenzaban a calmarse, Amanda echó un vistazo
a su protector. Como una manta de seguridad, ¿verdad Mandy? Se detuvo en medio del
puente, devolviendo el abrazo de la mujer más alta. "Gracias." Le dio un suave beso en el
pecho en el que estaba enterrada la cara. "Ahora voy a estar bien". Al mirar el rostro
ensombrecido sobre ella, Amanda finalmente sonrió. "Vamos a buscar el coche y salgamos
de aquí".

R
El resto del viaje hasta la ciudad transcurrió sin incidentes, las dos mujeres compartieron
divertidos antídotos de su infancia.
“Y luego dijo, '¿Cómo diablos terminó ese ternero usando mis botas?' Lex terminó,
viendo a la mujer más joven limpiarse los ojos de tanta risa.
La joven rubia negó con la cabeza. "¡Basta, por favor! Nunca me quitaré esa imagen de
la cabeza ... ¡pobre Charlie!" se rio entre dientes, girando el coche hacia una calle con
hermosos jardines, árboles colgando sobre su cabeza. Miró al ranchero, que comenzaba a
verse un poco asustado. "Ya casi llegamos ... ¿estás bien?"
Lex había estado mirando por la ventana, recordando la última vez que había conducido
por esta calle. Han pasado al menos ocho meses, pensó, no ha cambiado mucho. "Sí, estoy
bien ... me siento un poco intimidada, supongo ..." miró a su compañera.
"¿En serio? ¿Así que has estado aquí antes?" Amanda recordó a su abuela diciendo que
Lex estaba en el Comité Histórico, pero no se había dado cuenta de que el ranchero había
estado en su casa.
"Sí, un par de meses antes de que te mudaras aquí, hubo una reunión del Comité en la
casa de la Sra. Cauble ... y yo asistí". Respiró hondo para tener el valor de contar su historia.
"De todos modos, las señoras estaban charlando sobre un viejo granero al norte de la ciudad,
cuando se activaron un par de las alarmas de sus coches. Todos salimos a mirar, y había un
par de niños tratando de entrar en los vehículos". Ella miró su regazo, incapaz de encontrar
la sorprendente mirada verde frente a ella. "En realidad no estaba pensando ... simplemente
salí corriendo mientras la Sra. Cauble llamaba a la policía. Los atrapé, pero intentaron escapar
y yo ..." se detuvo, incapaz de continuar.
Amanda había detenido el auto cuando Lex comenzó su historia, dándose cuenta de que
la mujer mayor estaba teniendo más problemas de los que quería admitir contando su historia.
"No tienes que ..."
Lex finalmente la miró, avergonzado. "Sí, lo sé. Realmente necesitas saber qué tipo de
persona puedo ser". Ella tomó otra respiración profunda. "Eran sólo un par de punks, tratando
de obtener un poco de dinero extra de cosas que podían robar ..." se frotó los ojos. "Lo perdí
... Aquí estaban, dos adolescentes sucios, robando a mujeres que consideraba amigas ..." Aquí
cerró los ojos. "Les di una paliza ... se necesitaron cinco agentes para sacarme de ellos, y
ambos pasaron semanas en el hospital". Ella se hundió más en su asiento. "Me ha dado
vergüenza mostrar mi cara en la ciudad desde entonces ..."
"Oh, Lex ..." Amanda sintió lágrimas de simpatía brotar de sus ojos. "No tienes nada de
qué avergonzarte ... protegiste a las personas que te importan". Extendió una mano y apretó
el brazo del ranchero.
La mujer mayor abrió los ojos y miró a Amanda. "No estoy seguro de estar de acuerdo
contigo ... Si pudieras haber visto las miradas en esos rostros de mujeres". Una sola lágrima
cayó por su rostro anguloso. "Los veo casi todas las noches en mis sueños. Estaban
horrorizados, y por una buena razón". Se pasó una mano por el cabello con nerviosismo.
"Supongo que tengo miedo de ver esa expresión en el rostro de tu abuela cuando apareces
conmigo en su puerta ... No creo que pueda manejar eso".
Amanda desabrochó su cinturón de seguridad y se subió al regazo de Lex. "¡NO! Mi
abuela piensa mucho en ti ... hemos hablado por teléfono bastantes veces desde que me he
quedado contigo, y ella no ha dicho nada más que cosas maravillosas sobre ti". Le dio a la
mujer mayor un ligero beso. "Y si se sintiera diferente, ¡sabes que me lo habría dicho!"
Atreverse al ranchero a contradecirla.
Lex se sentó por un minuto, simplemente absorbiendo lo que decía la mujer más joven.
Ella está en lo correcto. La Sra. Cauble ciertamente no es una flor marchita ... ella le habría
dicho a Amanda sobre cualquier recelo que tuviera sobre mí. Es hora de dejar de sentir pena
por mí mismo. "Si, tienes razón." Le dio a la mujer más pequeña un dulce beso. "¿Quieres
llevarme a casa, ahora? Creo que quiero decirle al Sr. y la Sra. Cauble mis verdaderas
intenciones hacia ti".
Amanda la miró perpleja. "¿Intenciones? ¿Por qué tengo esta repentina visión de ti
parada debajo de mi ventana dándome una serenata?" Ella se rio, luego se alarmó un poco
cuando Lex le dio una sonrisa.
"¡Maldita sea! ¡Me has descubierto!" se rio entre dientes, al ver la conmoción en el rostro
de su compañera. "No te preocupes… cancelaré la Banda de Mariachis…"
Amanda volvió a sentarse en el asiento del conductor y volvió a reír. "No lo harías ..."
miró el rostro semi-inocente de Lex, "¡Lo harías! ¡No te atrevas!" Se abrochó el cinturón de
seguridad y luego sacó el pequeño coche a la calle, riendo todo el tiempo.

R
Amanda entró en el camino bordeado de árboles y se estacionó detrás del brillante
Suburban. "Parece que están en casa". Salió del coche y luego caminó hacia el lado del
pasajero, esperando a que la mujer alta saliera. "Vamos ... vamos a darles una gran sorpresa."
Tomó la mano de Lex, prácticamente corriendo por la pasarela hasta la puerta.
Antes de que la joven pudiera abrir la puerta, ésta se abrió de par en par, su abuela de
pie en la entrada sonriendo. "¡Mandy! ¡Estás en casa!" Salió corriendo, envolviendo sus
brazos alrededor de Amanda con un abandono sin aliento.
"¡Errk! ¡Abuela, cálmate!" Amanda jadeó, mientras la mujer mayor le dejaba sin aliento.
Jacob Cauble estaba de pie junto a la puerta, mirando con aire divertido. "Bueno, Peanut,
¡nunca podemos acusarlo de no haber hecho una entrada!" se rio, hasta que la joven soltó a
su abuela y se abalanzó sobre él con toda su fuerza. "¡Uf! Está bien, yo también estoy feliz
de verte."
Anna Leigh miró a Lex, que estaba retrocediendo con una mirada perpleja en su rostro.
"¿Lexington? ¿Vas a quedarte ahí parado o vas a saludar?" Dio un paso hacia la mujer alta.
Lex le dio una suave sonrisa. "Hola, Sra. Cauble. Ha pasado un tiempo, ¿no?"
"¡Bribón! ¡Ven aquí!" Anna Leigh atrajo a la joven a un fuerte abrazo. Susurrándole al
oído: "Nunca podría agradecerte lo suficiente por lo que nos has dado ... y me alegro de que
estés aquí".
Amanda y Jacob estaban cogidos del brazo, mirando la escena en el porche delantero
con alegría. "Me alegra que la hayas hecho volver contigo, Peanut. Tu abuela ha estado muy
preocupada por ella desde tu última charla". Se inclinó y le dio un suave beso en la cabeza
rubia.
"¿La habitación de invitados todavía está disponible? De hecho, le pedí que aceptara
quedarse en la ciudad por unos días, y quiero que visite al Dr. Anderson mientras está aquí".
Sonrió al ranchero cuando Anna Leigh la llevó a la puerta.
Jacob soltó a su nieta y alcanzó a la mujer alta que estaba junto a su esposa. Tirando de
ella en un poderoso abrazo, besó la parte superior de su cabeza. "Bienvenido de nuevo,
Lexington. Espero que te quedes con nosotros unos días, para que podamos ponernos al día".
La condujo a la casa, seguida de cerca por Amanda y Anna Leigh.
La mujer morena lo siguió a la sala de estar, sentándose en el sofá de dos plazas hacia el
que le indicó. "Bueno, si no te importa que me quede por ahí, me gustaría. Tengo algunos
asuntos que atender aquí en la ciudad que tomarán un par de días, si te parece bien".
Amanda se dejó caer a su lado, casi sentada en el regazo del ranchero. Agarrando la
mano de la mujer mayor, se rio. "Como si te dejara fuera de mi vista por cualquier cantidad
de tiempo."
Jacob se sentó en el gran sillón reclinable, con Anna Leigh sentada en el brazo. "Parece
que nuestra pequeña Amanda se ha enganchado a ti, Lexington". Se rio del rubor que
coloreaba los rostros de ambas mujeres jóvenes. "No es que me esté quejando, fíjate ...
mientras Mandy esté feliz, nosotros somos felices. ¿Verdad, Anna?" tomó la mano de su
esposa y luego se la llevó a los labios para besarla.
Anna Leigh miró a su nieta, luego a la mujer sentada a su lado. "No podría estar más de
acuerdo, Jacob."
"Eso es bueno, porque me he enamorado completa, total e irreversiblemente de Lex, y
no podría estar más feliz". Amanda se acurrucó más cerca del ranchero completamente
avergonzado.
Jacob y Anna Leigh intercambiaron miradas divertidas. "Entonces, Lexington ..." dijo
arrastrando las palabras, tratando de mantener la cara seria, "¿Cuáles son tus intenciones
hacia nuestra nieta?" al ver la expresión de asombro en el rostro de Amanda, casi pierde la
compostura. Y al ver a la alta ranchera luchar con sus pensamientos, casi se rio a carcajadas.
"¿Bien?"
Lex miró a Amanda, luego a Jacob y Anna Leigh, poniéndose de pie para dirigirse a las
dos personas mayores. "Señor Cauble, Sra. Cauble, mis intenciones son puramente
honorables. Amo a Amanda con todo mi ser, y si pudiera, le pediría su mano". Volvió a mirar
a la joven rubia, que tenía lágrimas flotando en sus ojos. "Pero como no puedo, quiero
quedarme aquí ahora mismo y darte mi palabra de que trataré a Amanda con el mayor respeto
y la honraré mientras ella me acepte". Sintió una pequeña mano agarrar la suya. "Solo nos
conocemos desde hace menos de una semana, sin embargo, se siente como una vida. Ella
saca lo mejor de mí y haré todo lo que esté en mi poder para hacerla feliz". ¡Dios, eso fue
difícil!
Anna Leigh se puso de pie, seguida de Jacob. "Lexington ..." comenzó con severidad,
viendo las emociones parpadear en los rasgos oscuros, "Bienvenido a nuestra familia". Se
acercó y tiró a la mujer de cabello oscuro para darle un fuerte abrazo. "Y llámame Anna
Leigh ... Sra. Cauble suena tan impersonal, ¿no crees?" Sintió que el cuerpo que sostenía
temblar con sollozos silenciosos. "Shhh ... está bien, cariño." Frotó la espalda de Lex
reconfortante.
Lex respiró hondo y se alejó lentamente. "Gracias, Anna Leigh. No tienes idea de lo que
significa para mí escuchar eso." Avergonzada, se pasó la mano por los ojos.
Amanda se acercó a ella y le dio un abrazo a la mujer alta. "Eso fue hermoso, Lex. No
sabía que eras tan elocuente." Se apoyó en el hombro cercano.
"Bueno, Lexington, parece que estás atrapado con nosotros". Jacob se acercó y abrazó a
la joven. "¡Y si me vuelves a llamar Sr. Cauble, tendré que ponerme duro! Puedes llamarme
Jacob, abuelo o viejo pedo ... Responderé a casi cualquier cosa". Él se rio entre dientes ante
su mirada de sorpresa. "Aunque normalmente reservo 'pedo viejo' para que mi Anna Leigh
me llame ..." se estremeció cuando la mujer mayor le dio una palmada en el brazo
ligeramente. "¿Ves de lo que son capaces estas mujeres de Cauble? ¿Estás segura de que
quieres ser sometida a esto?"
Lex se rio y miró a Amanda. "Sí, lo sé ... ella ya me hizo estallar un par de veces ...
supongo que está en los genes". Hizo una mueca cuando la bofetada esperada llegó en su
camino. "¿Ves lo que quiero decir?" Su comentario rompió la seriedad de la conversación,
por lo que se alegró. Maldita sea ... esto fue más difícil que romper un caballo salvaje. Me
alegro de no tener que volver a pasar por esto nunca más. Entonces sus pensamientos se
volvieron serios. ¡Oh, mierda! ¡Aún tengo que conocer a sus padres!

R
Era tarde en la noche, con Lex y Amanda acurrucados en el sofá frente a un fuego
rugiente. "Sabes", se rio Lex entre dientes, "Siempre supe que tus abuelos eran especiales ...
Nunca me di cuenta de lo especiales que eran hasta hoy". Sintió un ligero beso en su clavícula,
donde el rostro de Amanda estaba cómodamente escondido.
"Sí ... Puede sonar extraño, pero están más cerca de mí que mis propios padres ..."
Amanda asintió, acurrucándose más cerca en el regazo de la mujer morena. "Amo a mi mamá
ya mi papá, pero nunca fuimos tan cercanos ... Siempre sentí que podía decirles cualquier
cosa a la abuela y al abuelo Jake".
Lex besó la parte superior de su cabeza. "Sé lo que quieres decir. Siento lo mismo por
Martha. Ella siempre ha estado ahí para mí".
Se sentaron allí por un rato más, mirando mientras las llamas ardían, simplemente
disfrutando de la tranquila compañía del otro. Amanda se había quedado dormida y Lex
estaba contemplando su visita al banco mañana, además de ir a la cárcel del condado para
firmar la denuncia contra los cinco ladrones. Ella se había negado a presentar cargos contra
el adolescente, especialmente cuando Charlie le dijo que era un huérfano bajo el cuidado de
su hermano mayor, Matt. Cuando ella le preguntó qué iban a hacer con el niño, el sheriff dijo
que probablemente tendrían que ponerlo en un centro de menores. Lex iba a ver al chico
mañana y le preguntaría si le gustaría trabajar en el rancho. Espero estar tomando la decisión
correcta aquí, se preguntó, pero no puedo dejar que un niño vaya a la cárcel por seguir a su
hermano.
Anna Leigh entró silenciosamente en la habitación, por si las dos mujeres más jóvenes
estaban dormidas. Se dio cuenta de que su nieta estaba profundamente dormida en el regazo
del ranchero y que la mujer de cabello oscuro miraba pensativamente la chimenea moribunda.
Se acercó al brazo del sofá y se sentó encima. "¿Lexington? ¿Está todo bien, cariño?"
Lex miró a la mujer mayor, viendo de dónde sacaba Amanda su belleza. "Sí, muy bien.
Estaba repasando mentalmente las cosas que tengo que hacer mañana". Ella pronunció en
voz baja, detestaba despertar el bulto dormido en sus brazos.
"Por lo que escuché, eso también significa un viaje al médico, ¿no?" Anna Leigh no
sabía de qué otra manera sacar a relucir ese tema. "¿Amanda dijo por teléfono que te has roto
las costillas y te han disparado?"
Suspirando, Lex se pasó la mano libre por el cabello. "Sí ... ella me acosará hasta que me
vaya, supongo." Ella miró a la mujer mayor. "Realmente no es tan malo ... Estoy seguro de
que lo hizo sonar peor de lo que realmente era".
Anna Leigh sonrió y luego le dio una suave palmadita a la cabeza oscura. "Uh-huh ...
olvidas lo bien que te conozco." Entonces su rostro adoptó una expresión pensativa. "¿Por
qué no has estado recientemente? Me perdí las conversaciones que solíamos tener en el patio
los sábados por la noche". Las dos mujeres se sentaban afuera, bebían té helado y discutían
de todo, desde política hasta el precio del ganado después de las reuniones del Comité
Histórico, pero eso había terminado después del incidente de hace ocho meses.
"Yo ..." tartamudeó Lex, mirando a uno de sus peores miedos a la cara, "solo pensé que
no me necesitabas en tus pequeñas reuniones ... no soy exactamente material para la fiesta
del té". No podía mirar a la mujer mayor a los ojos.
"Lexington ... ¡Nunca estuve tan orgulloso de ti como el día que detuviste a esos horribles
ladrones! ¿Y si una de las mujeres hubiera decidido irse temprano? ¿Crees que simplemente
se habrían escapado?" Obligó a la mujer más joven a mirarla a los ojos. "No lo creo. Creo
que habrían lastimado seriamente a alguien ... y sin embargo, saltaste en nuestra defensa de
inmediato". Ella le dedicó al ranchero oscuro una sonrisa gentil. "No te avergüences del
hecho de que nos protegiste de un peligro desconocido ... sí, eran solo niños. Pero sabes tan
bien como yo lo viciosos que pueden ser los jóvenes ... no subestimes lo que hizo ese día.
Las damas todavía hablan de lo orgullosas que están de ti ".
Lex se quedó sin habla. Nunca me di cuenta ... "Señora, ummm ... Anna Leigh", sonrió
ante la mirada que le dio la mujer mayor. "Gracias. He estado preocupado todo este tiempo
por lo que pasó entonces. Todavía me preocuparé, pero me has ayudado a ponerlo más en
perspectiva".
Anna Leigh se inclinó y besó la cabeza oscura. "Cariño, no hay nada en este mundo que
no haría por ti ... ahora, ¿por qué no suben las escaleras y se acuestan?" le dio a la joven una
sonrisa disimulada. "Desafortunadamente, la habitación de invitados está en reparación, así
que tendrás que compartirla con Amanda. Espero que esté bien". Palmeó el brazo cercano.
"Descansa un poco, nos vemos por la mañana". Se levantó y salió de la habitación, una risa
escapó de sus labios.
Lex miró a la mujer mayor con una sonrisa afectuosa. Oh sí ... ella es sutil. Miró a la
mujer dormida en sus brazos. Me pregunto si puedo despertarla el tiempo suficiente para
llegar arriba. "¿Amanda?" preguntó en voz baja, sacudiendo suavemente el pequeño cuerpo.
"¿Mmmm?" La cabeza rubia se apretó más contra su pecho.
La ranchera negó con la cabeza derrotada. No puedo decir que no lo intenté. Se puso
de pie, acunando suavemente la figura dormida. Bien, ¿ahora dónde diablos está su
dormitorio? Lex comenzó a subir las escaleras, recordando de un recorrido anterior por la
casa que todas las habitaciones estaban en la parte trasera del segundo piso. Justo cuando
llegó a la cima, Amanda se despertó un poco.
"¿Lex?" Ella miró a los ojos azules, luego se dio cuenta de dónde estaban. "No me subiste
por las escaleras, ¿verdad?" Amanda usó una mano para apartar el flequillo oscuro de los
ojos del ranchero.
"Sí." La mujer alta sonrió. "Y tu abuela me dijo que la habitación estaba siendo reparada,
así que tendremos que compartir ..." cambió su agarre sobre la pequeña forma en sus brazos.
"Entonces, ¿a dónde debería llevarte?"
Amanda sonrió. "A donde quieras".
El fin