Está en la página 1de 2

El libro de la vida

Bosquejos para Predicar Texto Bíblico: “Y el que no se halló inscrito en el libro de la


vida fue lanzado al lago de fuego.” (Apocalipsis 20:15)
Introducción
En el mundo existen infinidad de libros. Nunca en la historia de la humanidad había
sido tan fácil escribir un libro y llegar, prácticamente, a todo el mundo en muy poco
tiempo. Pero hay cosas que no están escritas en libros de papel, sino que están escritas
en libros que tiene Dios en su reino. 
Son muchas las cosas que desconocemos, pero Dios las conoce todas y Él tiene un
registro en el cielo de ellas. No hay nada que se escape de la omnipresencia y
omnisciencia del Señor. Es nuestro deber que esas cosas que Dios registra sean buenas y
sirvan, en el día del juicio final, para darnos bendiciones del Señor.

1) ¿Qué es el libro de la vida? (Apocalipsis 21:27)


Es un libro especial donde están inscritos todos los nombres de aquellos a quienes se les
permitirá morar en la ciudad santa de Dios. Dice su palabra en apocalipsis que en esta
ciudad no entrará cosa inmunda. Esto nos demuestra que quienes están inscritos en ella
son los santos de Dios, aquellos que han vencido el pecado por medio de la sangre del
Cordero de Dios.
2) ¿Quién escribe en el libro? (Apocalipsis 3:5)
Dios mismo es quien lleva el registro de todas las cosas en libros especiales. Nuestra
alegría debe ser que este nuestro nombre inscrito en el libro correcto, en el libro de la
vida de Dios. 
Este libro no es escrito por hombres, pues estaría corrompido, sino que Dios mismo
lleva cuenta de quienes se escriben en él y quienes no llenan los requisitos para estar
ahí. Dios no se equivoca y conoce todas las cosas, por lo tanto quienes realmente
merecen estar inscritos lo estarán y quienes no se hallen en él es porque razones existen
para ello.
3) ¿Quienes están escritos en el libro de la vida? (Apocalipsis 3:5)
Están escritos en este libro todos aquellos que vencieron. Están escritos en el libro de
Dios todos los que confiesan a Jescristo como salvador y dedican su vida a servirle con
todo su ser. Están escritos los que hacen el bien, los que adoran a Dios, los que son
fieles hasta la muerte.  
No es cuestión humana el estar escrito en el libro, es cuestión de Dios, es por el poder
de su amor y misericordia que podemos ser escritos en este libro y poder entrar un día
en la nación celestial, que está preparada para todos los hijos de Dios. Para todos
aquellos que se apartaron del pecado y buscaron del Señor.
4) ¿Cómo ser inscrito en el libro de la vida? (Romanos 10:9)
La palabra de Dios es clara y nos deja ver que debemos creer en nuestro corazón en su
hijo Jesucristo, pero no solo creer, sino que debemos confesar con nuestros labios que
creemos en Él, que nos arrepentimos de nuestros pecados y que queremos que sea Él
nuestro Señor. Es entonces cuando Dios inscribe nuestro nombre en el libro de la vida.
Desde ese momento que tomamos la decisión de seguir a Cristo, hay fiesta en el cielo
por un pecador que se arrepiente y nuestro nombre queda escrito en ese maravilloso
libro. La salvación es gracias al sacrificio que Jescristo hizo en la cruz del calvario y por
su sangre somos perdonados de toda nuestra maldad.
5) ¿Cómo permanecer en el libro de la vida? (Éxodo 32:33)
La biblia dice que el alma que pecare morirá. El pecado es muerte, pero hay un remedio
de Dios para este mal, se llama la sangre del Cordero. La sangre del Hijo de Dios es la
cura del pecado y por medio de ella recibimos la salvación de nuestra alma. 
Pero si pecamos, nuestro nombre desaparece del libro de la vida. Dios puede quitar
nuestro nombre si pecamos contra Él. Aquellos que hacen pecado no están escritos en el
libro de la vida, pero si una persona redimida vuelve atrás, Dios puede borrar su nombre
de su libro, así lo dice su palabra. 

También dice la biblia que cualquiera que quitare palabras a su libro, Él quitará su
nombre del libro de la vida. La palabra de Dios es perfecta y debemos ser obedientes a
ella, sin agregarle ni quitarle nada, pues es palabra de Dios y debemos obedecerla.

Conclusión
Debe ser nuestro mayor deseo el asegurarnos de que nuestro nombre esté escrito en el
libro de la vida. Un día Dios buscará en este libro nuestro nombre y nos regocijamos de
haber sido encontrados en Él. Muchos son los que intentan ser inscritos pero por alguna
debilidad son borrados de este libro. Por eso Jesús nos dijo que solo aquellos que
perseveren hasta el fin serán salvos. 
Busquemos ser inscritos en el libro y esforcémonos cada día para que nuestro nombre
permanezca ahí. Perseveremos hasta el fin, amemos a Dios sobre todas las cosas,
seamos fieles y obedientes a su palabra para que nuestro nombre permanezca en él.
Podemos no estar inscritos en muchas cosas, nuestro nombre puede que no se encuentre
en las invitaciones de reyes o simplemente que no sea conocido por nadie, pero el que
esté inscrito nuestro nombre en el libro de Dios, significa mucho más que cualquier
libro de la tierra, porque es mejor estar en Dios que tener todo el mundo.
Redactado por Mauricio Aquino para Central de Sermones.

También podría gustarte