Está en la página 1de 30

Glosario producción de vinos

Uva: La uva es el fruto que se obtiene de la vid. Se trata de una baya jugosa, de forma
redondeada, que crece formando racimos y que se emplea de distintas maneras.
Cabe destacar que se conoce como vid a la planta que forma parte de la familia Vitaceae.
El color de su fruto puede ser verde, violeta, negra o de otros colores de acuerdo a la
variedad, y esto se encuentra relacionado con el sabor y otras características.
Cada racimo puede tener desde seis hasta varios centenares de uvas. En las regiones de
clima mediterráneo, lo habitual es que la uva se coseche a comienzos del otoño o al cierre
del verano.
VID: Arbusto trepador de tronco leñoso y retorcido, corteza pardusca, ramas abundantes,
hojas palmeadas, con 3 o 5 lóbulos, acorazonadas por la base y bordes dentados, flores
de color verde amarillento y fruto (uva) comestible, agrupado en racimos; puede alcanzar
hasta 20 m de altura.
"la vid se cultiva en zonas de clima templado"
Viñedo: Del latín vinetum, un viñedo es un terreno plantado de vides. El término suele
utilizarse como sinónimo de viña y está vinculado a la producción de uvas y, por lo tanto,
a la elaboración de vino.
Viñador: Sustantivo masculino. Esta palabra se define a una persona o individuo que se
dedica o desempeña como ocupación, cargo, desempeño o trabajo de cultivar o sembrar
una viña o del lugar que produce la vid. Guarda o celador de una viña, es el que protege y
resguarda el cultivo de esta planta.
Viticultor: Se conoce con el término de viticultura a aquella disciplina que se ocupa del
estudio y de la actividad de cultivar uvas. Es decir, en este último caso la viticultura
consiste en el cultivo sistemático de vid y más precisamente de su fruto, la uva, ya sea
para ser ésta consumida directamente o bien sometida a un proceso de fermentación para
producir vino.
Vinicultura: Sustantivo femenino. Este termino hace alusión a la fabricación, elaboración,
realización y la crianza del vino como producto final. Grupo, conjunto o reunión de
conocimientos y técnicas relacionado a la fabricación, elaboración, realización y crianza
del vino.
Vitivinicultor: Persona que se dedica o entiende en vitivinicultura (arte de cultivar la vid y
elaborar vino). "técnico superior en vitivinicultura"
Cepa: La cepa es la parte del tronco de la vid que se encuentra dentro de la tierra y de la
cual brotan los sarmientos, es decir, las ramas de las que, por extensión, nacen las hojas
y los frutos. Son plantas trepadoras y con abundantes hojas.
Vendimia: El proceso que implica cosechar y recolectar uvas recibe el nombre de
vendimia. El concepto también permite nombrar al periodo en el que se lleva a cabo estas
acciones. Por ejemplo: “La vendimia de este año fue un éxito en toda la provincia gracias
a las excelentes condiciones meteorológicas que tuvimos en los últimos meses”, “La
bodega desarrollará su vendimia en las próximas semanas”, “Mañana comenzará una
nueva edición de la Fiesta de la Vendimia”.
Vendimiar: Recolectar la uva.
"son terrenos que dan vinos bajos en acidez y en los que hay que vendimiar pronto, ya
que si no el grado alcohólico se dispara"
Vinicultor: Persona que se dedica a la elaboración y crianza del vino.
Mosto: El mosto es el zumo de la uva que contiene diversos elementos de la uva como
pueden ser la piel, las semillas, etc. Se considera una de las primeras etapas de la
elaboración del vino.
Cuba: La definición de este sustantivo depende de su etimología. El que deriva del latín
significa recipiente de madera que tiene dos bases circulares unidas por listones de
madera que son más anchos en el centro que en los extremos, lo que da al recipiente una
forma abombada características tal como sucede con el barril, y que se utiliza con la
finalidad de contener líquidos.

LA VID
Planta vivaz y trepadora de la familia de las Vitáceas, con tronco retorcido, vástagos muy
largos, flexibles y nudosos, hojas alternas, pecioladas, grandes y partidas en cinco lóbulos
puntiagudos, flores verdosas en racimos, y cuyo fruto es la uva. Originaria de Asia, se
cultiva en todas las regiones templadas.
Vid salvaje, o vid silvestre. f. La no cultivada, que produce las hojas más ásperas y las
uvas pequeñas y de sabor agrio.
Partes y características:

La raíz. Empezando por la tierra, la raíz es la parte que está enterrada en la tierra,
-aunque también puede tener raíces aéreas, pero se da en otras zonas-. Como en la
mayoría de plantas, la raíz le fija al suelo y estabiliza la parte aérea. Puede llegar a
alcanzar metros de profundidad.

El tronco. Es el apoyo principal que sujeta el arbusto. Su altura depende de la poda, pero
suele medir entre 0.1 metros hasta los 2 metros. Las plantas más maduras de vid suelen
tener un tronco con tres brazos o ramas cortas. En esta parte de la vid se almacena las
sustancias de reserva, además de servir de conducto de la savia y el agua.

Los brazos. También se le llaman ramas y su función es conducir el alimento por toda la
vegetación hasta los frutos.

Los Pulgares. Es la parte desde la que nacen los sarmientos o pámpanos.

Pámpanos. Son los brotes verdes que surgen cuando una yema se desarrolla. Tienen su
origen en la madera del año anterior y es la estructura encargada de soportar los racimos.

Las hojas. De los pámpanos brotan también las hojas de forma alterna, formando una
espiral alrededor del tallo. La hoja tiene dos partes, el limbo y el peciolo.

Las yemas. En la parte opuesta de la hoja se forman las yemas. Son los órganos de la vid
que posee los primordios de brotación que originarán las primeras hojas, los racimos, los
zarzillos y los nuevos pámpanos del año siguiente.

Los zarcillos. Son estructuras parecidas a los tallos que cumplen la función trepadora. Se
sujetan a las superficies o a otras plantas para ir trepando.

La fruta. Es la fruta que brota de los racimos, la uva. Tienen forma de esférica, de baya y
cuenta en su interior con semillas duras.

Como habréis podido comprobar, se trata de una planta sencilla, pero que de su fortaleza
y de los cuidados que reciba depende la calidad de las uvas que broten de ella y por
consiguiente el valor del mosto que ellas produzcan.
LA UVA

La uva es el fruto a partir del cual elaboramos vinos, pero lo cierto es que puede haber un
desconocimiento de las partes en las que se divide y su aporte en el proceso de
elaboración. Por eso pensamos que es buena idea repasar en este post los elementos
que componen el fruto con el que elaboramos nuestros preciados vinos.
Partes:

El hollejo

Se trata de la piel de la uva y su influencia en el color y el aroma del vino es vital, ya que
aporta los pigmentos que dotarán de color al vino. En el hollejo se encuentran las
antocianinas, responsables de buena parte de los efectos beneficiosos que tiene el
consumo moderado de vino para la salud, o los célebres taninos, que aportan al vino
tonos astringentes, así como complejidad en su sabor. En la superficie exterior del hollejo
se localiza la pruina, un recubrimiento céreo que acumula las levaduras del ambiente que
posibilitan la fermentación del mosto.

La pulpa

Es el interior de la uva, la parte que recubre el hollejo. Se compone fundamentalmente de


agua y allí se encuentra el mosto que se prensa en el proceso de elaboración del vino. En
este mosto ya encontramos azúcares, vitaminas y ciertos ácidos, que son los elementos
que definen el sabor del vino. Los azúcares presentes son fundamentalmente la glucosa y
la fructosa. La glucosa permite la fermentación alcohólica, mientras que la fructosa
aunque también fermenta aporta a los vinos sabor y dulzor. Dentro de los ácidos
presentes se pueden diferenciar tres tipos fundamentalmente: tartárico, málico y cítrico,
que ayudan a su conservación natural.

Las pepitas

Se trata de las semillas de las uvas y dentro de los hollejos pueden encontrarse entre dos
y cuatro. En cierta forma marcan el inicio de la vendimia, ya que si se recoge la uva antes
de que las semillas estén maduras el vino resultará algo amargo.
El raspón

Así se conocen a las ramitas que componen los racimos de uvas. Su función en el cultivo
es básica, ya que son las encargadas de llevar los nutrientes desde la planta hasta las
uvas. En ciertas elaboraciones se pueden usar parcialmente, aunque en nuestro clima
suelen aportar sabores herbáceos y amargos

El pedicelo

Se trata de la parte que une y comunica al grano de la uva con el raspón. Se encarga de
llevar los nutrientes desde el raspón al interior de las uvas. Su empleo en la fermentación
aumenta la presencia de taninos amargos en el vino.

Aportes y beneficios de la uva.

Las uvas son ricas en antioxidantes, su índice glucémico no es alto, sino medio; son ricas
en fibra en hidratos de carbono (17%) de rápida asimilación; contienen vitamina C y entre
sus minerales destacan el potasio, el cobre y el hierro, aunque también calcio, fósforo,
magnesio, manganeso, azufre y selenio.

Hay quien no las consume por creer que son muy calóricas, pero 100 gramos de uvas nos
aportan unas 70 calorías. Además, el aporte calórico de la uva queda compensado por su
capacidad depurativa. Contienen más de un 80% de agua que ayuda a aligerar el
organismo, y su calcio (15 mg/100 g) y otros elementos alcalinos estimulan el hígado
(órgano que equilibra la acidez de la sangre y la limpia). Sus fitoquímicos ayudan al
equilibrio glucémico de la sangre, porque estimulan el páncreas y la producción de
insulina. Por todo ello, la OMS recomienda su consumo habitual.

Elaboración del vino tinto

Como ya sabemos el vino se obtiene de la uva, y su proceso de elaboración comienza


con la vendimia, en este artículo Las bodegas del Real Cortijo nos ayudará a entender y
conocer mejor este proceso. 
La elaboración de vino es un proceso milenario que con los años ha llegado a alcanzar un
nivel de complejidad y unos estándares de calidad verdaderamente sobresalientes. Todo
gira en torno a la fermentación del zumo de la uva. Veamos en qué consiste el proceso de
elaboración de vino tinto través de sus diferentes pasos.

La vendimia
La vendimia es la cosecha de la uva que tradicionalmente se realiza en España entre los
meses de septiembre y octubre. El momento exacto de su recogida será aquel en el que
la uva muestre un estado idóneo de maduración. Es particularmente importante el nivel de
azúcar que presenten las uvas, ya que de ello dependerá fermentación y nivel de alcohol
que presentará el vino. 
En la elaboración de vino tinto se emplean dos procesos diferentes: el de maceración
carbónica(elaboración con el racimo entero) y el despalillado/estrujado (desgranando los
racimos). El primero es utilizado generalmente para elaborar vinos jóvenes de carácter
muy afrutado y el segundo suele utilizarse en vinos de mayor calidad que serán sometidos
a un proceso posterior de envejecimiento. Nos centraremos en el segundo de ellos, que
es el más común en la elaboración de vinos tintos.

Despalillado
El proceso de despalillado es aquel mediante el cual se separan las uvas del resto del
racimo, lo que se conoce como raspón. El objetivo de separar la uva de las ramas y las
hojas es que aportan sabores y aromas amargos al mosto durante la posterior
maceración.

Estrujado
Los granos de uva se pasan por una máquina estrujadora o pisadora. El fin de este
proceso es conseguir que se rompa la piel de la uva, conocida como hollejo. De esta
manera se extrae gran parte del mosto del interior de la fruta, con lo que se facilitará el
siguiente proceso de maceración. El estrujado no debe ser demasiado exhaustivo, ya que
hay que evitar que se rompan las semillas de las uvas, algo que podría aportar amargor.

Maceración y fermentación alcohólica


Se mantendrán a temperatura controlada macerando durante unos días. Este proceso es
de gran importancia, ya que además de permitir la fermentación, propicia que el mosto
adquiera su color, así como otras características, a través del contacto con los pigmentos
propios de los hollejos. Tanto el color como la estructura final del vino vendrán
determinados por estos elementos que aporta el hollejo.
Posteriormente, en estos mismos depósitos y a través de las propias levaduras presentes
de forma natural en la piel de las uvas, comienza el proceso de fermentación. Se
denomina fermentación alcohólica ya que en ella, el azúcar de las uvas termina
transformándose en alcohol etílico.
Este proceso durará, según el tipo de vino que se pretende elaborar, entre 10 y 14 días, y
debe transcurrir a temperaturas no superiores a 29 ºC. Al pasar este tiempo, se produce
el descube, mediante el cual se transfiere el líquido a otro depósito.

Prensado
Tras el descube, el producto sólido de la fermentación aún contiene grandes cantidades
de vino, por lo que es sometido a un prensado para extraer todo el líquido, obteniéndose
el vino de prensa, rico en aromas y taninos, que no se mezcla con el obtenido en el
descube. Estos dos vinos se utilizarán para la elaboración de productos diferentes. 

Fermentación maloláctica
El vino obtenido durante los pasos anteriores es sometido a un nuevo proceso de
fermentación. A través de este proceso, el ácido málico, uno de los 3 ácidos presentes en
el vino junto con el tartárico y el cítrico, se convierte en ácido láctico. Este proceso rebaja
el carácter ácido del vino y lo hace mucho más agradable para su consumo.
Este segundo proceso de fermentación se lleva a cabo a lo largo de un tiempo de entre 15
y 21 días.

Crianza
Después de las dos fermentaciones, pasamos a el proceso de envejecimiento o de
crianza. El vino obtenido es introducido en barricas de roble. La madera para la
elaboración de barricas se selecciona principalmente por sus propiedades de dureza,
permeabilidad y porosidad. Esta madera se trata con calor para poder darle forma y al
entrar en contacto con el fuego presentarán diferentes grados de tostado. Tanto el tipo de
roble, como el grado de tostado o la cantidad de veces que se hayan sido utilizadas van a
modificar el carácter del vino.

En

este momento es cuando el vino adquiere notas aromáticas que durante la cata podremos


identificar como tostadas, ahumadas, avainilladas y, cómo no, notas amaderadas.
Durante la estancia en la barrica se producen una serie de procesos físico-químicos, al
mismo tiempo que la porosidad de la madera permite la microoxigenación del vino. Con
ello, a lo largo del tiempo este va evolucionando y desarrollando sus características.
Trasiego
Proceso mediante el cual el vino se cambia varias veces de recipiente, con el fin de ir
eliminando los sedimentos sólidos y de airear el vino.

Clarificación
En este proceso se emplean sustancias orgánicas que arrastran las impurezas
suspendidas en el vino hacia el fondo de la barrica. Si se considera necesario, este paso
puede ir seguido de un posterior filtrado del vino para eliminar más eficazmente esas
impurezas.

Embotellado
Una segunda parte del período de crianza del vino tendrá lugar una vez que este es
embotellado. Durante este tiempo el vino evolucionará en una atmósfera reductora y
asimilará el oxígeno que se introduce en la botella de manera inevitable cuando se cierra
con el corcho. El envejecimiento en botella es también importante ya que permite que el
vino se estabilice y que los aromas y propiedades que ha adquirido en la barrica
encuentren un punto de equilibrio y armonía. Dependiendo de los tiempos de crianza que
se den tanto en barrica como en botella, obtendremos como producto final un
vino crianza, reserva o gran reserva.

Clasificación de los vinos


Color. Según su forma de elaboración y color se clasifican en la forma quizá más popular
entre blancos de uva blanca ( blanc de blancs) o blancos de uva tinta (blanc de noirs),
rosados (de uva tinta fermentada parcialmente en contacto con el hollejo), claretes
(mezcla de uvas blancas y tintas fermentadas totalmente en contacto con el hollejo) o
tintos (de uva tinta).
Azúcar. Según la cantidad de azúcar se clasifican en vinos con prácticamente nada de
azúcar denominados 'secos' (menos de 5 g de azúcar por litro); y vinos más dulces al
contener más azúcar, ordenados de menor a mayor dulzor en: abocados, semisecos y
dulces (que van desde los 5 hasta 100 g de azúcar por litro, o incluso más).
Seco. Contiene menos de 5g de azúcar por litro de vino.
Semiseco. Contiene entre 5 y 30g de azúcar por litro de vino.
Semidulce. Contiene entre 30 y 50g de azúcar por litro de vino.
Dulce. Contiene más de 50g de azúcar por litro de vino
Cantidad de Alcohol. otra clasificación tiene que ver con el porcentaje alcohólico que
tienen los vinos. Normalmente los vinos blancos y espumosos están entre 8 y 10 grados
de alcohol, los vinos rosados entre 10 y 12 grados de alcohol y los vinos tintos de 12 a 16
grados de alcohol. Los vinos fortificados por sus características tienen mayor cantidad de
alcohol, partiendo desde los 16.5 grados hasta más de 40 grados, dependiendo del tipo
de vino.
Consistencia:
es la consistencia del vino, es decir, lo denso o líquido que este sea. Es posible
determinar la consistencia al girar la copa suavemente. Un vino ligero fluye de forma más
rápida que uno con más cuerpo. Esta sensación luego se traduce en la boca de quien lo
está bebiendo.
Cantidad de gas:
Los vinos con presencia de gas carbónico (producido de forma natural o a través de su
añadido artificial), pueden ser blancos, tintos o rosados. Ahora bien, lo normal es que en
el caso de estos vinos no se produzca clasificación por el color.

Según la cantidad de gas, hablamos de vino:

De aguja. Por su origen varietal o por su elaboración singular conserva una mínima
cantidad de anhídrido carbónico que procede de la fermentación de azúcares propios o
añadidos. Una vez es abierta la botella, dicho gas carbónico se desprende, dando lugar a
las famosas burbujas, pero sin llegar a producir espuma. La presión del gas que contiene
(medida a 20 grados centígrados) es inferior a 3 atmósferas.
A veces se procede a distinguir entre vino de aguja (cuya presión es de entre 1 y 2
atmósferas) y vino de perla o vino perlado (cuya presión es de entre 2 o 3 atmósferas).

Sin embargo, ambos vinos son similares, siendo su única diferencia la cantidad de gas
carbónico que albergan.
Espumoso. Conservan mayor contenido de gas carbónico que, al descorchar la botella y
escanciarse el vino, forma espuma de persistencia sensible, a lo que sigue un continuo
desprendimiento de burbujas. A 20 grados centígrados y en botella cerrada el gas
carbónico disuelto se halla a una presión superior a 3 atmósferas.
Dentro de los vinos espumosos se distinguen las variedades:

Espumoso tradicional. Como el champán o el cava, con gas carbónico obtenido


naturalmente a partir de una segunda fermentación en botella.
Espumoso gasificado. También llamado frizantes. Con gas carbónico añadido durante el
proceso de embotellamiento

Por método de elaboración:

Maceración carbónica.

La maceración carbónica es una técnica en el proceso de vinificación que consiste,


resumiendo mucho, en dejar que fermenten los racimos enteros sin despalillar ni prensar
previamente. Aunque es una técnica muy antigua, está creciendo la demanda de estos
vinos, también llamados vinos de cosechero o vinos del año. Suelen ser frescos, ligeros y
muy frutales, y normalmente, suelen consumirse al año siguiente de la vendimia, cuando
aún conservan su máxima frescura y potencia, aunque los hay que aguantan muy bien el
paso del tiempo.

Según su forma de elaboración y color se clasifican en la forma quizá más popular entre
blancos de uva blanca ( blanc de blancs) o blancos de uva tinta (blanc de noirs), rosados
(de uva tinta fermentada parcialmente en contacto con el hollejo), claretes (mezcla de
uvas blancas y tintas fermentadas totalmente en contacto con el hollejo) o tintos (de uva
tinta)

Vendimia tardía:

Se considera que un vino es de vendimia tardía, cuando se recogen las uvas en fechas
muy
tardías de las habituales. Este tipo de vino suelen ser vinos dulces, ya que debido al
tiempo que se tarda en recoger la uva, ésta se deshidrata y la concentración de azúcar es
tan alta que las levaduras no pueden transformarla en alcohol. Es muy complicado la
recolección y el control de las uvas por que a medida que la vendimia se retrasa pueden
afectarles más enfermedades asociadas al viñedo.
Vendimia seleccionada
Los vino de Vendimia Seleccionada pueden ser de varios tipos, tintos, blancos, rosados,
dulces… pero lo importante de estos vinos es que suelen ser de uvas muy cuidadas, de
parcelas especiales y con una vendimia con un triple control, en la cepa, en el momento
de la vendimia al coger los racimos y en la bodega seleccionando granos.

Vinos especiales

Espumosos

Los vinos espumosos son los vinos que contienen carbónico (burbujas) de forma natural
debido a una segunda fermentación. Aquí podéis ver como se elabora un vino espumoso.
Esta fermentación debe tener como mínimo un periodo de 90 días.
Estos vinos pueden clasificarse por su cantidad de azúcar residual y aquí os dejamos un
cuadro explicativo.

Clasificación de espumosos por método de elaboración

Tradicional

Este método de elaboración se llama tradicional o Champenoise y consiste en que la


segunda fermentación del vino se produce dentro de la botella. Aquí os dejamos en qué
consiste este método tradicional. Recordad que para poder ser un vino elaborado por el
método tradicional el vino en segunda fermentación debe permanecer en botella con sus
lías un mínimo de 9 meses y estas deben retirarse por el método del degüelle.
Premium y Reserva: Estos términos pueden usarse para vinos espumosos con D.O.P.
(incluyendo Cava). Las condiciones de envejecimiento se realizan a criterio del productor
pero para el Cava debe tener un mínimo 15 meses
Gran Reserva: Esta mención solo se aplica a los vinos con D.O. Cava de las categorías
brut,
extra brut o brut nature. El periodo mínimo de envejecimiento de 30 meses desde el tiraje
hasta el degüelle.

Charmat

El método charmat es una forma de elaborar espumosos se realiza en grandes depósitos,


no individualmente por botella y por tanto es más rápido pero la calidad de sus burbujas
es inferior.

Tipos de vinos:
https://blog.hellowine.cl/cepas-y-tipos-de-vino/
Con todos los tipos de vinos diferentes que se pueden conseguir, muchas personas se
encuentran indecisos ante las estanterías de los supermercados o las cartas de vino de
los restaurantes. Ya sea que quieras convertirte en un conocedor de vinos o solo quieras
hacer el trabajo de elegir un vino, aprender los tipos básicos de vino y sus aromas es una
buena forma de comenzar a educarte sobre vinos.
Tenemos cinco tipos de Vino. Son los siguientes:

I.- VINO TINTO: Los vinos tintos son rojos, pueden ser púrpura o rojo pálido o rubí. Los
vinos tintos se hacen usando uvas rojas o azulosas.

El color rojo se produce cuando el jugo incoloro entra en contacto con el hollejo de la uva.
Además de color, adquiere tanino, principal diferencia con los vinos blancos.

El vino tinto se consume como parte de una comida más que como bebida por sí misma.

ESTILOS DE VINO TINTO:

- Vinos ligeros de cuerpo, afrutados sin mucho tanino como el Beaujolais.

- Vinos tintos de medio cuerpo, moderadamente tánicos, como el Chianti.


- Vinos tintos de cuerpo pleno, tánicos como los mejores Burdeos.

II.- VINO BLANCO: Es un vino en el que no hay nada de color rojo o rosado, pueden ser
amarillos, dorados, verdosos o pálidos.

El vino blanco se hace de dos maneras:

usando uvas blancas (realmente no son blancas)


usando uvas rojas (sólo el jugo sin la cáscara)

ESTILOS DE VINO BLANCO:


Hay tres categorías principales de sabor del vino blanco sin contar los espumosos y los
dulces para postre.

- Secos y vivaces, sin dulzura ni carácter roblizo como la mayoría de los italianos, el
Sancerre y el Chablis francés.

- Secos de cuerpo pleno y con carácter roblizo como los vinos californianos más costosos
y los franceses de Borgoña.

- Semisecos como el Liebfraumilch alemán.

III.- VINO ROSADO O ROSE: Son vinos de color rosado. Se hacen con uvas rojas y no
salen tintos porque el jugo de la uva no se deja en contacto con los hollejos sino por muy
poco tiempo.

Los vinos rosados absorben muy poco tanino. Por ésta razón los vinos blancos y rosados
se toman fríos.

ESTILOS DE VINOS ROSADOS:

En Estados Unidos se inventó el término “Blush” o “Rubor”.

Los vinos Blush son bastante dulces.

Los vinos Rose pueden ser algo dulces o secos.

A los vinos blancos, tintos y rosados se les conoce como vinos de mesa; y tienen un
contenido de alcohol entre 8.5% y 14%.

El contenido de alcohol puede expresarse en porcentaje de alcohol por volumen o en


grados Gay Lussac.
IV.- VINOS GENEROSOS: Son vinos con más de 14 % de alcohol, porque se le agrega
alcohol durante la fermentación o después.

ESTILOS DE VINOS GENEROSOS:

- Secos como el Jerez Fino o Manzanilla.

- Dulces como el Oporto de Portugal.

Los secos son excelentes aperitivos y los dulces se toman con los postres.

V.- VINOS ESPUMOSOS: Son los que tienen burbujas. Las burbujas son bióxido de
carbono. El Champagne es el más famoso de los vinos espumosos y procede de la región
del mismo nombre en Francia. El uso del nombre Champagne o Champaña está regulado
y sólo los vinos de ésa región pueden llevar ése nombre. El resto de los productores
llaman a éste vino “espumoso”. En España le llaman Cava.

Existen diferentes tipos y se encuentran desde dulces o semisecos hasta el brut o natural
que es totalmente seco.

Tipos de botellas
Tipos de botellas de vino según su forma y color:
Evolución en el tiempo
La moda en la forma y el color de las botellas de vino ha evolucionado mucho en el
tiempo. En este blog os hablamos de los tipos más usados en el siglo XXI, como resultado
de una evolución que se remonta al siglo XVII. Os dejamos con una pequeña imagen que
resume esa evolución, aunque daría para hablar largo y tendido.

Botella bordelesa
Es la botella más común en el mundo del vino, seguramente la más utilizada del mundo.
Tanto es así, que se han hecho variaciones sobre el modelo estándar. Por lo general, las
botellas bordelesas son cilíndricas, más o menos alargadas, con ángulos muy marcados
en la zona conocida como hombro de la botella y con un cuello más corto que en otros
tipos de botella de vino. Es originaria de la región de Burdeos, de donde proviene su
nombre y la suelen utilizar para guardar vinos tintos.

Botella borgoñesa
Es el tipo de botella más antiguo conocido, después de la fabricación industrial de las
botellas. Se diferencia de la bordelesa en que los hombros son más caídos y de más
longitud. Se fabrica en tonos verdosos o pardos y también las hay de varios tipos. Los
más habituales son Borgoña cóncava y Borgoña convexa.

Botella Rhin
También conocida como renana o alsaciana, recibe su nombre por su origen alemán. Es
mucho más esbelta que las anteriores botellas citadas. Alta y alargada, que dibuja apenas
una suave curva en sus hombros. En este caso, es más habitual que se use para vinos
blancos o rosados. Se puede ver en tonos verdes, transparentes e incluso tonos bastante
atrevidos, como azules o caramelo.

Botella champán
Es parecida a la borgoñesa, con algunas pequeñas variaciones, y siempre con paredes
mucho más gruesas, puesto que la botella tiene que resistir la presión interior de los vinos
espumosos y con una oquedad característica en su base, de nuevo para aligerar la
presión del contenido.

Botella Jerezana
La utilizada en los generosos andaluces de forma casi generalizada. Es muy parecida a la
bordelesa, pero con el cuello con algo de forma.

Tipos de botella de vino según su tamaño:


Aunque el tamaño más habitual para las botellas de vino es el de 75 cl, hay tamaños más
pequeños y más grandes. Os dejamos con los diferentes tipos de menor a mayor tamaño:

18-37 cl: Botella Benjamín.


50 cl: Frasca.
62 cl: Botella Clavelín.
75 cl: Botella regular.
150 cl: Botella Mágnum.
300-450 cl: Botella Jeroboam.
600 cl: Botella Imperial.
600-640 cl: Matusalem.
900 cl: Salmanazar.
1.200-1.280 cl: Baltasar.
1.500-1.600 cl: Nabucodonosor.
1.800 cl: Salomón.

Partes de la botella:
La historia de la botella se remonta a la antigua época romana. Anteriormente se llamaba
ampulla, un recipiente de cuello largo y cuerpo ancho. Poco a poco, durante siglos y
siglos, ha evolucionado y llegaría hasta la actual botella. Vamos a ver las partes de la
actual botella de vino de arriba abajo.

PARTES DE UNA BOTELLA DE VINO

Cabeza: zona superior por la que se abre y se sirve el vino. Esta parte contiene un
contorno más grueso que rodea a la boca que se denomina "gollete" y cuya finalidad es
evitar que la presión del corcho pueda romperla.

Cuello: parte sobre el hombro. Puede variar su longitud y diámetro, en función del modelo.
Permite la salida discreta del vino hacia el exterior.

Hombro: donde se estrecha la botella antes de llegar al cuello. Se utiliza para recoger los
sedimentos cuando se escancia el vino. En función del tipo de hombros podemos
encontrarnos diferentes tipos de botellas, como las Bordelesa, la Borgoña o Rhin.
Cuerpo: bajo los hombros está el cuerpo de la botella. Es la superficie donde se almacena
la mayoría del vino y su tamaño está condicionado por el cuello y los hombros.

Pie: Concavidad en el fondo de la botella que tiene como fin reforzarla -este diseño
refuerza la estructura de la botella- y facilitar su sujeción al servir el vino. Además facilita
que, en caso de existir, los sedimentos o 'posos' del vino se queden en la parte final.
El tapón de corcho es una pieza de corcho que se pone en la boca de la botella. Es
especialmente importante en la industria vinícola para conseguir una adecuada conservación
del vino y el cava.

Adicional

Gran Feudo Rosado-capsula rayada-02#Cápsula


Comencemos por el principio. Lo primero que nos vamos a encontrar es la cápsula. Este
precinto identificativo además de llevar el nombre y el emblema corporativo de la bodega,
sirve para proteger el corcho, tanto de la humedad como de posibles insectos. Por otro
lado, estéticamente sirve para que el consumidor vea que la botella no se ha abierto.

botella corcho
#Tapón de corcho
Debajo de la cápsula nos encontramos con el tapón de corcho. Éste tiene una doble
función, la primera de ellas es sellar la botella impidiendo que el líquido del interior se
salga. La segunda es permitir que, a través del corcho, el vino “respire” poco a poco,
consiguiendo una oxigenación paulatina que tiene como resultado una evolución en su
sabor final.

Gran Feudo Chardonnay#Cuello


Entre el cuerpo de la botella y la parte más exterior del corcho tenemos el cuello de la
botella. Esta parte es quizá la que más varíe según los gustos particulares de cada
bodega, sin embargo, podemos establecer una media de entre 5 ó 6 centímetros de
extensión. Además de comunicar la botella con el exterior, el cuello cuenta con un
pequeño espacio pensado para las posibles expansiones y contracciones del vino ante
cambios de temperatura.

Imprimir
#Hombros
Esas líneas curvas que unen el cuello de la botella con el cuerpo de la misma son los
hombros. Más allá de servir de unión entre ambas partes, cumplen también una función
muy importante que influye notablemente en el resultado final. En esta parte de la botella
reposan acostadas las borras (partes orgánicas del vino) que son más propias de los
vinos tintos. Por ello, suele haber dos tipos de botellas, las ‘Burdeos’ utilizadas en los
vinos tintos y con cuerpo, y las ‘Borgoña’, para blancos y espumosos, cuyos hombros son
menos pronunciados que los primeros.

Imprimir#Cuerpo
Debajo de los hombros nos encontramos con el cuerpo de la botella. En él se almacena el
vino, y su tamaño está condicionado según la botella. Por norma general, las medidas de
las botellas más populares es de 75 cl, aunque también podemos encontrarnos otras
superiores como las ‘mágnum’.

#Color
Puede parecer un tema estético o tradicional pero no es así. Ciertos tipos de vinos son
fotosensibles, concretamente, los tintos. Esa es la razón por la que la gran mayoría de las
botellas que albergan este tipo de bebida estén hechas en un color verde oscuro, evitando
así la incidencia de las radiaciones ultravioletas. Algo que no ocurre con la mayoría de los
vinos blancos, que suelen embotellarse en vidrio transparente.

#Pie
botella pieAl final de la botella nos encontramos con su ‘pie’. Este es muy característico,
ya que en todas las botellas tiene forma cóncava hacia el interior de la botella. Hay tres
razones por las que el final de las botellas están diseñadas así. El primero de ellos es una
razón física. Las botellas con una pequeña concavidad hacia su interior son más
resistentes a los golpes, y por tanto, a las roturas. La segunda es para facilitar que los
sedimentos o ‘posos’ del vino se queden en la parte final y no se mezclen con el líquido. Y
la tercera, para que al servirlo podamos ayudarnos de este hueco para meter nuestro
pulgar y podamos servir el vino de una manera más
estética.

El corcho:

El corcho es un material poroso e impermeable que se


extrae de la corteza del alcornoque, una especie
originaria del Mediterráneo occidental. La industria
española es líder mundial en la producción de tapones de
corcho de calidad.
Corteza de corcho.

El corcho tiene una particular estructura celular y unas propiedades físicas que lo hacen
apropiado para su uso como tapón. Está formado por células muertas dispuestas en estratos
sin espacio intracelular. Internamente, contienen un gas similar al aire que supone cerca del
89% del volumen celular y da al corcho una densidad muy baja.

Historia del corcho.


Se tiene conocimiento del uso del corcho como taponado para la conservación del vino
desde el imperio romano. Estos eran grandes conocedores del vino, de sus secretos y de
sus efectos afrodisíacos y embriagadores. Utilizaban para tapar las ánforas un trozo de
corteza de alcornoque envuelto en brea o resina. Hasta ese momento los griegos se
habían limitado a extender sobre la superficie del vino que conservaban en ánforas, una
copa de aceite que lo protegía el vino de la oxidación.
Tras la caída del imperio romano no se tienen documentos de la utilización del
alcornoque, tan sólo sabemos que utilizaban cilindros de madera rodeados de esparto o
cáñamo empapado en aceite como tapones.
En el siglo XVII, Don Pierre Perignon, un monje encargado de la gestión de la bodega en
la abadía benedictina de d'Hautvillers, situada en la Champagne francesa, comenzó a
hacer experimentos sobre vinos que "refermentaban" y de esta manera descubrió el
champagne. Fue también Pierre Perignon, quien en uno de sus viajes a otra abadía
benedictina situada San Feliu de Guixols, descubrió el uso del tapón de corcho, que
entonces era cónico, y no cilíndrico como ahora, ya que su taponado era manual.
El origen y la importancia del corcho
El tapón de corcho tiene una relevancia superlativa en la viticultura: es el guardián del
vino mientras dura su vida en la botella. En esta nota, conoceremos su origen, haremos
un repaso de su historia, y analizaremos las distintas variantes y estilos que existen de
este elemento vital para la enología.

El corcho proviene de la corteza del alcornoque, que es un árbol muy longevo y de


madera durísima. Los principales productores del mundo son Portugal y España, seguidos
por Marruecos, Argelia, Italia, Francia y Túnez. La extracción del corcho se realiza en el
árbol cada 9 años aproximadamente, haciéndose la primera alrededor de sus 30 años de
vida, la cual siempre se desecha por no poseer aún las cualidades requeridas.

Se estima que el monje francés descubridor del champagne, llamado Dom Pérignon, fue
quién utilizó por primera vez (cerca del año 1.670) el corcho como tapón, luego de
experimentar con diferentes materiales que fuesen capaces de contener la gran presión
que se creaba dentro en sus botellas. Hasta ese momento, se usaban tacos de madera
envueltos en fibra o lacres para tapar las botellas, los cuales distaban mucho de ser
efectivos.

El proceso actual de elaboración del tapón de corcho consiste en almacenar las


"planchas" una vez sacadas del árbol, para posteriormente ser hervidas para eliminar la
contaminación microbiana y mejorar su flexibilidad. Luego son clasificadas acorde a su
espesor y análisis visual, procediendo después a cortarlas en tiras verticales, que
determinarán el largo del futuro tapón. Con unas "máquinas sacabocado", se perforan en
forma cilíndrica las tiras y se extraen los corchos.

De allí marchan a un nuevo lavado y esterilización especial, un secado para corroborar su


comportamiento mecánico, y una "rectificación" de sus cabezas para quitar deformidades.
Por último, se seleccionan y categorizan acorde a la clasificación que veremos luego, para
finalizar el procedimiento con un tratamiento superficial de parafina o silicona, para
conservar su humedad y flexibilidad y para facilitar su inserción y extracción de la botella.

Por sus medidas, los tapones pueden ser cortos (desde 25 mm hasta 49 mm), o largos,
para vinos de prolongada guarda (desde 50 mm hasta 55 mm). Por su calidad, estructura
y densidad, pueden ser de categoría top, media, comercial o económica. En tanto que por
su composición, se dividen en corchos "de una sola pieza" (tapón entero que se extrae del
árbol y puede llegar a recibir un proceso de colmatado en caso de presentar grietas),
"aglomerado" (fabricado sobre la base del corcho molido y prensado que sobró de los
anteriores), y "mixto o 1 + 1" (una mezcla o unión de los dos primeros).

El buen corcho debe poseer como características la flexibilidad, impermeabilidad,


adaptación y longevidad. La estructura celular única de la corteza del alcornoque, hace
que el tapón de corcho logre, hasta ahora, una idoneidad irreemplazable. Su parte lateral,
cuando está en el interior de la botella, tiene en contacto con ella cerca de 35 millones de
microventosas. Es resistente y liviano, flotante, no es tóxico ni contaminante, y convive
perfectamente con el vino.

Dos de los requisitos fundamentales para la correcta guarda del vino se centran en el
corcho. Ellos son: un ambiente con una humedad en torno al 70 %, y la posición
horizontal de las botellas. Ambas medidas son para evitar el resecamiento del corcho y
mantener sus cualidades, una desde el exterior y la otra desde el interior, por el contacto
con el líquido. Básicamente, allí radica la importancia de la recomendación de estibar las
botellas "acostadas".

Un corcho que realice su trabajo de la manera correcta, colaborará con que el vino
evolucione en forma exitosa, pausada y armoniosa, permitiendo durante un determinado
periodo de tiempo el ingreso de ínfimas porciones de aire a la botella, evitando un ámbito
totalmente reductivo, y sirviendo de barrera óptima como contenedor de la bebida.
Además, por supuesto, de participar en el clásico ritual del descorche, con su
característico sonido.

Existen alternativas a los tapones de corcho, que cada vez van cobrando más fuerza en el
mercado, sobre todo en el caso de los vinos jóvenes pensados para un consumo dentro
de sus primeros años de vida. Se trata de los tapones sintéticos (los cuales ya poseen
distintas formas y colores) y las tapas a rosca. Bajo ningún concepto se debe entender
que un vino que utilice estos cierres será de inferior calidad que otro similar que utilice
corcho. Lo que sucede es que aún no se cuenta con suficientes años de experiencia para
aseverar firmemente que pueden reemplazar al corcho, y además hay una cuestión
cultural de costumbres: el vino se descorcha, no se destapa.
Los tipos de tapones de corcho más utilizados:

Naturales. 100% natural. Se extrae de una sola tira de corcho. Da garantía de un sellado
óptimo y cuida de la buena evolución del vino, facilitando un proceso de envejecimiento
perfecto. Es el tapón de corcho más respetado. Según su calidad y precio se clasifica en:
Flor, Extra, Superior, Primera, Segunda, Tercera, Cuarta y Quinta.
Propios de vinos de alta gama, vinos ‘Icon’ y ‘Premium’ y en todos aquellos vinos que
requieran envejecimiento en botella.

Naturales multipieza. Fabricados a partir de dos o más mitades de corcho natural pegadas
con una densidad más elevadas. Son muy utilizados en botellas de gran formato, ya que a
mayor calibre, más difícil es de fabricar un corcho de una sola pieza natural. También se
dan en vinos que no precisen continuidad en botella.

Naturales colmatados. Son tapones de corcho natural con poros “lenticelas”, rellenos
únicamente con polvo de corcho. El polvo se fija en los poros con una cola de resina y de
caucho natural, o a base de agua. El colmatado mejora el aspecto visual del tapón y su
rendimiento. Dependiendo de la cantidad de colmatado utilizado, pueden dividirse en A, B,
C o I, II o III. Se usan sobre todo en vinos jóvenes de consumo inmediato, que precisan
envejecimiento en botella.

Técnicos. Basados en un cuerpo de corcho aglomerado muy denso y con discos de


corcho natural pegados en su extremo o en ambos extremos. Los que cuentan con un
disco en cada extremo son tapones técnicos 1+1, los que tienen dos discos se conocen
como tapones técnicos 2+2 y aquélos con dos discos en uno de los extremos se llaman
tapones técnicos 2+0. Son considerados muy estables y resistentes. Además son
excelentes aislantes, ya que evitan la oxidación prematura o los aromas de reducción
desagradables. Se usan en vinos producidos para ser consumidos en 2 ó 3 años.

Cava y espumosos (Spark). Creados en especial para los cavas, vinos espumosos y
sidras. Tienen un diámetro mayor al de los tapones normales para soportar la alta presión
de las botellas de vino con gas. Pertenecen a la familia de los tapones técnicos, ya que
están hechos a partir de un cuerpo de aglomerado de granos de corcho, al que se aplica
en uno de sus extremos 1, 2 ó 3 discos de corcho natural seleccionado. Cuenta con una
fabricación y control de calidad estrictamente minuciosa. Existen de clase ‘Extra’,
‘Superior’, 1º y 2º, variando según el fabricante.

Aglomerados. Fabricados sólo a partir de granulados de corcho con restos de la


producción de tapones naturales. Se hacen a través de un molde individual o por
extrusión junto con aglutinados a base de sustancias aptas para su uso alimentario. Sus
diferentes tipos van en función del calibre del granulado de corcho y el tratamiento de
superficie usado posteriormente. Altamente industrializados pero son una alternativa
económica. Por ello se usan en vinos de bajo precio y alta rotación que se beben antes de
los 12 meses.
ProCork. Corcho natural 100% al que se le ha aplicado una membrana de última
generación elaborada con polímeros de alto peso molecular y alta calidad, que tiene su
origen en Japón y EE.UU. Su membrana imperceptible de cinco capas en ambos
extremos de los tapones de corcho acaba con el riesgo de contaminación del vino por
TCA, previene la oxidación o reducción excesiva, controla la micro-oxigenación, reduce la
heterogeneidad entre botellas de botellero y bloquea todos los sabores que un tapón de
corcho puede transmitir por migración al vino. Se usa en vinos de alta gama que precisan
envejecimiento en botella.

Cabezudos, con cápsula (T-Cork). De este tipo, existen tanto tapones naturales como
colmatados. En su extremo superior tiene una cabeza fabricada con diferentes materiales:
madera, PVC, porcelana, metal, vidrio u otros materiales. Sobresale su practicidad al ser
posible su reutilización, perfecto para botellas que se consumen en varias veces. Común
en vinos de Jerez, moscatel, vinos de Oporto, el brandy y también whisky, vodka, cognac,
armagnac, calvados, licores y aguardientes.

Helix. Uno de los tipos de corcho más innovadores, ya que cuentan con rosca ‘Helix’.
Combina la calidad del corcho tradicional con la comodidad de una apertura fácil. Único,
moderno y sostenible, conserva característico sonido de descorche del corcho y el ‘twist’
de la rosca, facilitando volver a cerrar la botella. Usado en vinos tranquilos “popular
premium” de elevada rotación.

La etiqueta del vino representa su mejor carta de presentación.

La etiqueta debe incluir datos de interés como la procedencia del vino, quien lo produce,
con que variedad de uva está elaborada, grado alcohólico, la capacidad de la botella, etc.
también nos encontraremos la clasificación del vino, una información obligatoria que nos
indicará el amparo bajo el cual se rige el vino: Denominación de Origen, Vino de la Tierra,
Vino de Pago, etc.

Junto a ella nos encontraremos la añada, que nos informa del año de recogida de la uva a
partir de la cual se ha elaborado el vino. Este dato es uno de las más importantes, ya que
la calidad de la uva varía de una temporada a otra, fruto de diferentes condicionantes
como pueden ser, por ejemplo, los climáticos.

Además, conocer la añada, nos permitirá conocer también la edad del vino, que se
diferencia uno de otros por el tiempo que ha pasado en barrica y embotellado. En líneas
generales, nos encontraremos con vinos joven, crianza, reserva y gran reserva,
fundamentalmente.

La información que se suele incluir en la etiqueta frontal contiene los siguientes datos:

Marca del vino.

Nombre de la bodega.
Nombre del envasador (si no fuera el mismo que el bodeguero).

Vinificación (solera, crianza, reserva, joven, gran reserva, …)

Porcentaje de volumen de alcohol: El grado alcohólico se expresa en porcentaje de


alcohol en relación con el volumen total del líquido. Si bien es cierto que la mayoría de los
vinos poseen una graduación alcohólica que oscila entre los 11 y 13% vol, hay algunos
más suaves, como el italiano moscato d’Asti, que sólo llega a los 6% vol, o más fuertes,
como los vinos generosos (el oporto puede superar los 20% vol). El alcohol aporta
estructura, untuosidad y sabor dulce. A mayor cantidad, mayor estructura, densidad y
potencia.

Tipo de uvas empleadas en su elaboración. Para poder denominar varietal a un vino,


debe estar elaborado con el 85 por ciento de una misma variedad de uvas. Cada variedad
tiene sus características y se refleja en su color, aroma y sabor, que dependen de la zona
de producción.

Cantidad de vino que contiene en centilitros.

Nº de botella de la denominación correspondiente.

La inclusión de la denominación de origen a la que pertenece es obligatoria (si es que el


vino pertenece a una denominación de origen cualificada), mientras datos como el tipo de
uva o los resultados de la cata pueden no incluirse. La inclusión del número de botella es
obligatoria. El consejo regulador de la denominación de origen correspondiente, emite las
etiquetas en función del número de botellas permitidas para cada bodega.

Todo ello se calcula en función del número de hectáreas de viñedo que posea cada
bodega. Los etiquetados actuales son muy diversos y van desde los más sobrios (los
vinos de Jerez, algunos vinos de La Rioja y de la Ribera del Duero), hasta los que buscan
un diseño más atractivo, con colores vivos y formas irregulares.

Contra etiqueta
La contraetiqueta es la que aparece en la parte posterior de la botella, también contiene
información relevante sobre el vino. Una de ellas es el tipo de uva que nos arroja
información sobre la variedad o variedades de uva que se ha empleado para su
elaboración.

La historia de la bodega

Junto a ella, encontraremos el porcentaje de volumen de alcohol, un dato obligatorio, que


nos mostrará el grado de alcohol en relación al volumen de la botella.

Por último, hay otro tipo de informaciones que también se incluyen en esta parte de la
etiqueta, las notas de cata que ha obtenido el vino que vamos a degustar, y las
propuestas de maridaje, que pretenden asesorar al consumidor sobre cómo armonizar el
sabor de los platos en función del vino que van a disfrutar.
Cepas blancas

CHARDONNAY
De origen francés, es considerada la variedad indicada para elaborar los más finos vinos
varietales blancos. Es considerada la reina de las cepas blancas, siendo también utilizada
como base para algunos vinos blancos genéricos o de corte, y para champañas de
excelente calidad. Es una variedad fácil de cultivar y muy resistente.

Es un vino de buen cuerpo con aromas tropicales (banana, anana, manzana con toques
de vainilla, miel y ahumado cuando es joven; Con la guarda aparecen matices de
avellanas y pan tostado). Después de una crianza en madera (Reserva) adquiere notas
tostadas y a mantequilla, dándole una cremosidad que acompaña muy bien al Salmón y a
otros pescados grasos.

CHENIN BLANC
También denominada Chenin Blanc, es de origen francés de la región del Valle de la
Loira, y logra tanto en la región de cuyo como del noroeste de la Argentina muy buena
calidad, con singular cuerpo. Es conocida tambien como Pinot de la Loire o Pinot de
Anjou.

Es utilizada también como base para lograr excelentes espumosos o champañas. Se


obtienen vinos secos, semi secos y dulces de calidad destacada. Necesita abundante sol
para madurar bien y tiene tendencia a ser afectada por la Botrytis Cinerea, que en una
etapa de podredumbre noble da vinos con agradable cantidad de azúcares.

Otras denominaciones de esta cepa: Pinot Blanco (Argentina), Pineau Vert (Vendée),
Rousselin (Francia), Tite de Crabe (Teta de Cabra) (Provenza), pineau, pineau de la Loira,
pineau d'Anjou, Steen.

Es de destacar el Chenin Blanc de Sudáfica, siendo este un gran productor mundial de


esta cepa.

SAUVIGNON BLANC
Luego de la Chardonnay es la variedad más fina entre las cepas blancas de origen
francés. En el país, sobre todo en la región de cuyo, no ha perdido en absoluto las
virtudes francesas obteniéndose de esta variedad excelentes y delicados vinos blancos
secos; mundialmente puede utilizársela sola o combinada con otra importante variedad
como el Semillón.

En este vino sus notas afrutadas verdes, toques de minerales y acidez viva juegan un
papel determinante a la hora de elegirlo para acompañar mariscos, quesos de cabra y
pescados blancos como la reineta y el lenguado. No es apto para guarda. Su color es
amarillo medio con notas verdosas y reflejos acerados. El aroma recuerda a flores, ruda,
pomelo rosado y herbáceos.

Si tenemos que elegir un Sauvignon Blanc reconocido en el mundo, elegiría uno de Nueva
Zelanda por su fama, elegancia y personalidad.
SEMILLON
Originaria de Burdeos Francia. Este cepaje otorga características destacadas para
obtener vinos dulces o para vinos secos de largo envejecimiento. Este cepaje puede
utilizárselo solo o combinado con otra destacada variedad como el Sauvignon Blanc.

Esta variedad de la principal para la producción de los famosos vinos dulces Sauternes,
conjuntamente con la sauvignon blanc y la muscardelle; ya que es propensa a recibir el
hongo responsable de la Botrytis Cinerea, que debilita la piel y quita contenido hídrico del
grano de uva, dejando una baya pasa con gran contenido azucarino y de acidez. Presenta
intensos aromas florales y melosos debido a la prodrecumbre gris.

TORRONTES
Origen Argentina; estudios cientificos han determinado que la variedad plantada en
Argentina es nativa de ese lugar, diferenciandose geneticamente de la española. Algunos
estudios aseguran que corresponde a un cruzamiento entre la Moscatel de Alejandría y la
Criolla.

En Argentina existen variedades de Torrontes Mendocino, Riojano y Sanjuanino. Es la


cepa que produce el blanco mas consumido en la Argentina. Adquiriendo su excelencia
en la región del noroeste como Salta o La Rioja.

Ha logrado importantes premios internacionales con su particular sabor; siendo la


variedad blanca típica que representa al país internacionalmente. Da vinos muy
perfumados con aromas que recuerdan a la uva de mesa fresca, cascara de naranja,
flores como el jazmín y rosas y eucalipto. En su versión de vino tardio se aprecian notas a
dulce de quinotos y mandarina.

PEDRO XIMENEZ
Proviene de la región ibérica, donde los españoles la utilizan para elaborar jerez. Algunas
corrientes anuncian, que la pedro ximénez tiene su origen en las islas Canarias, y que
luego de pasar por el Rhin ingresó a España en el siglo XVI.

El responsable de ese translado fué un soldado alemán llamado Peter Siemens o Pedro
Ximén, que respondía a Carlos V. Posteriormente, se afincó exitosamente en Jerez, y de
allí se extendió a todo el sur de la península.

Otros comentarios aseguran que esta cepa estaría relacionada con la zona del Rhin y de
allí un parentezco con la Riesling.

TOCAI FRIULANO
Se disputa su origen entre regiones de Hungría e Italia. En Italia y en Eslovenia esta uva
es conocida como Tocai Friulano (Tokaj en esloveno), de todas formas esta cepa no está
relacionada con las uvas utilizadas para la producción del vino húngaro Tokaji.

Por lo general se lo encuentra en blancos de corte acompañando al Semillón, Chardonnay


o Riesling. Su aroma recuerda a la ruda, almendra, a flores blancas y a manzana verde.
Tiene un sabor frutado y ligero debido a su baja acidez. También conocida como:
Sauvignonasse, Friulano, tokaj, Jakot Sauvignonasse, Friulano, Tokaj o Jakot.
UGNI BLANC
Originaria del centro de la península itálica donde se la denomina Trebbiano. Posee un
rendimiento generoso y en el país se la aplica a varios cortes de vinos blancos y en el
vino base de los champagnes. Generalmente utilizada para vinos de corte, debido a que
su alto nivel de acidez la hacen ideal para tal combinación. De ser varietales, presenta un
color brillante, amarillento con notas verdosas.

En Francia es llamada Saint Emilion o Charante y está muy desarrollada en la región de


Cognac. En cambio, en Australia se la llama White Hermitage y White Shiraz. En
Mendoza-Argentina, mucho tiempo fué confundida con la variedad Gibi.

RIESLING
Originario de los climas fríos europeos, mejor terruño en Alsacia al norte de Francia en la
frontera con Alemania y el las costas del Rio Rhin. Ha respondido bien a su cultivo en
climas más cálidos, como en el continente australiano, y también ha evolucionado en
nuestro país perfectamente.

Se destaca por su excelente aptitud para el envejecimiento y se ha expandido


notablemente por el mundo. El aroma recuerda a hierbas y frutas cítricas. Es una cepa
que prefiere los climas mas bien fríos.

VIOGNIER
Es una variedad con orígenes bastantes inciertos. Se habla que su llegada a Francia fue
realizada por los griegos y depositada en el Valle del Ródano junto con la syrah.

Del norte de Francia, una cepa con la que se produce un blanco de sabor definido,
ligeramente especiado cuyo aroma tiene notas de flores como la violeta. Si se opta por la
cosecha tardía se obtiene un blanco con sabor y aromas de frutas como el melón y el
durazno. En boca se puede reconocer por su dejo levemente amargo en el post-sabor. No
es una cepa demasiado plantada en Argentina, aproximadamente unas 180 hectáreas,
con muy buenos resultados en la provincia de San Juan y Mendoza.

MOSCATO

Esta variedad pertenece a la familia de la Moscatel y, al contrario de las anteriores cepas


de esta lista, este tipo de uva se asocia con el maridaje en postres. En Italia toma el
nombre de Muscat Blanc y crece en el Valle de Ródano, mientras que en Austria se
denomina Muskateller. Los vinos blancos de uva Moscato sin increíblemente reconocibles
por su típico sabor dulce y a frutas.

Cepas vino tinto


CABERNET SAUVIGNON
Es considerada la reina de las cepas tintas, y es de origen francés, de Burdeos. Cuando
las uvas maduraron bien y al tiempo adecuado, este cepaje tinto puede permanecer
largos años en la apreciada botella que lo guarda.
Se destaca su producción en los viñedos del Médoc y Graves en Burdeos (Europa), en las
soleadas colinas de Napa Valley en California (Norteamérica), en el apreciado Valle del
Maipo de los Andes (Sudamérica) y en las frescas laderas de Coonawarra (Australia)

El Cabernet Sauvignon es un vino complejo, robusto y tánico (Áspero) con notas de frutos
negros (Arándanos y moras). El roble francés le aporta notas a café, tabaco y chocolate;
mientras que el roble americano le brinda recuerdos a vainilla y coco. Si el roble es de
segundo uso, producirá un equilibrio mayor y taninos mas astringentes.

Esta particular aspereza lo hace muy adecuado para acompañar carnes de vacuno,
logrando suavizar su textura fibrosa y haciéndola más fácil de digerir.

CABERNET FRANC
Es una variedad de origen muy antiguo, Burdeos Francia. Hay una corriente que asume
que es el antecesor al cabernet sauvignon, que combinado geneticamente con el
sauvignon blanc den origen al mismo. Es un poco mas suave que el Cabernet Sauvignon,
yo diría mas adulto y no tan disparatado.

En la ciudad argentina de Lujan de Cuyo en Mendoza puede adquirir notas a grosellas


maduras, toques de vainilla y especias dulces. Da vinos de impacto dulzón,
aterciopelados en boca, frutos rojos maduros, con dejos a eucaliptus y pimienta negra.
Aromas a frambuesa y violetas, de largo final de boca y delicado.

SYRAH
Se supone que su origen proviene de la región persa y que los cruzados la llevaron al
territorio francés. Su máximo exponente pertenece a Australia, con unos syrah con
renombre internacional. También la región de San Juan en Argentina y los vinos catalanes
de la región del Priorato son prometedores en cuanto a esta cepa.

Es un vino de taninos potentes y golosos, con notas de frutas dulces y especias


(Pimienta, canela y clavo de olor). Sus muy particulares taninos consiguen fundir la grasa
del cordero, cabrito y el de las carnes de caza. Ideal para vinos de guarda.

Sus aromas recuerdan a frutas rojas, flores como las rosas, clavo de olor y canela.
También se la puede encontrar con el nombre Shiraz, que corresponde al nombre de una
región persa.

TANNAT
Originaria de Maridan Francia; es la cepa emblemática de la vitivinicultura uruguaya. Una
uva exótica, la variedad Tannat da vinos muy coloridos y poderosos, con taninos
delicados pero notables. Esto permite a este vino envejecer elegantemente. Es conocido
por revelar un aroma sustancioso y profundo así como una complejidad llena de énfasis
para el paladar.

Posee un color rubí tirando al granate. En la boca es seco, de estructura poderosa y con
un delicado sabor a moras. Su aroma recuerda a frutas rojas y negras, chocolate y
tabaco.

MALBEC
Es una cepa de origen francés muy extendida, y propia de la vitinicultura argentina. Ha
logrado importantes premios internacionales y expertos afirman que posee mayor calidad
en esta región que en la originaria.

Conocida en Francia como Cot, debido a que "malbec" significa mal pico. Y en la zona de
donde proviene se la llama Auxerrois. En 1775 fue llevada desde el Valle de Cahors hacia
Burdeos por un técnico francés de apellido Malbeck, de ahi su nombre. Y luego
aproximadamente en 1868 fue llevada a la Argentina por el Ing. Michel Aime Pouget
mezclada por las denominadas uvas francesas por pedido del entonces presidente
argentino D. F. Sarmiento. Finalmente fueron plantadas en la provincia de Mendoza.

Es un vino de cuerpo medio y taninos dulces y amables, con notas florales y especiadas.
Su aroma recuerda a frutas como la ciruela, el cassis, guindas, frutillas y violetas. Con la
crianza aporta notas de cuero, vainilla y chocolate. Se combina muy bien con cordero,
carnes rojas y de caza (Ciervo y jabalí).

BONARDA
Cepa clásica de la península italiana (Piemonte). Como varietal a veces se la corta con un
mínimo de Cabernet Sauvignon o de Malbec. Tiene la especial cualidad de mejorar y
equilibrar vinos de corte.

Final de boca con un leve dejo dulzón. Su color es rubí brillante y su aroma recuerda a
flores y frutas rojas como la frambuesa, frutilla y moras. Con la guarda adquiere notas a
vainilla y pan tostado.

Si bien es una cepa que tiene trascendencia por su origen italiano, en su país de origen
no la consideran dentro de las primeras que quisiera presentar al mundo.

PETIT VERDOT
Cepa muy antigua cultivada en el territorio francés (Medoc y Burdeos) antes que la
emblemática Cabernet Sauvignon, que posee un lugar de interés en la combinación de
vinos tintos aportando en los vinos de corte intensidad de color, riqueza aromática y de
taninos, junto a un interesante suplemento de alcohol, que ayuda sin duda a presentar
estabilidad en los vinos durante su envejecimiento en la botella.

En su aroma hay notas de menta y mentol, frutillas, cerezas, chocolate amargo y


especias. Su sabor es equilibrado, aterciopelado y con buena acidez.

Un super clásico francés!

MERLOT
De origen francés, su mayor expresion en St. Emilion y Pomerol, otorga cuerpo y aspecto
frutado a los vinos cultivados, siendo una de las principales variedades mundiales para
elaborar vinos tintos. Ha formado además interesantes cortes de varietales, originando
grandes vinos.

Es un vino de taninos suaves, cuerpo moderado y elegante, con notas a frutos rojos
(Frutilla, Frambuesa). Con esta cepa se producen vinos untuosos con aromas de
chocolate y café. Acompañan muy bien a carnes blancas de textura media como las del
pollo, pavo y cerdo.
Su color tienen el origen en un ave con el nombre "Mirlo" que sobre volaba la región y a
través de su comparación por sus plumas bien negras y los racimos de esta uva se
estableció el nombre de Merlot.

CARMENERE
Originaria de la región francesa Medoc. Fue exterminada en Europa por la filoxera en el
siglo XIX. En 1994 un enólogo frances Jean Michel Bomsigniot descrubrió en Chile
ejemplares auténticos de esta cepa, que hasta ese momento estaba considerada como
Merlot. Desde entonces se produce al sur de Santiago de Chile en Colchagua.

Da vinos bien oscuros, de cuerpo medio y noble acidez. Aromas afrutados e intensos con
dejos especiados. Con la guarda adquiere tostados, café, cuero y vainilla.

SANGIOVESE
De origen italiano de la zona de Toscana, y conocida en la antigüedad por los romanos,
subsiste en la actualidad en una multitud de subvariedades.

Tiempo atras fue confundida en Argentina con la Lambrusco, corregido luego por el INTA.
Se ha desarrollado satisfactoriamente en el país considerándola una cepa con la que se
pueden elaborar vinos finos de buena graduación alcohólica, con notable equilibrio entre
azúcar y acidez.

En los últimos tiempos se lo elabora como varietal para la exportación, o como


componente de cortes diversos, donde aporta su agradable sabor frutado y floral, con
ciertos matices violetas; no ofrece buena resistendia a la oxidación. Con su crianza en
madera genera un matiz terroso.

Entre los vinos de renombre se encuentran los clásicos vinos de Chianti, ubicados en la
Toscana y producidos por una diversidad de aldeas de la región.

TEMPRANILLO
Es una variedad tinta muy desarrollada en la península ibérica por los grandes viñedos
españoles, su denominación señala las características de una maduración temprana,
siendo privilegiada porque mejora notablemente los cortes en los que interviene.

Originalmente utilizada para coupages o ensambles, actualmente es empleada en vinos


varietales y es una variedad muy interesante como alternativa para el futuro. Los vinos
generados con esta uva pueden ser ligeros y sutiles o de cuerpo alto y concentrados,
dependiendo ello del rendimiento en la viña y de los aportes de crianza pero siempre con
una delicadeza de sus moderados taninot que le brinda una muy buena potencialidad de
guarda.

Producido en zonas cálidas recuerda a frutas dulces, mermeladas o almibar. Producido en


zonas frías se vuelve corpulento y concentrado. Muy buena capacidad de crianza y
resisdencia a la oxidación.

No se puede dejar de mencionar los grandes reserva de La Rioja, Rivera del Duero como
las dos principales regiones de España que elaboran bajo denominación de origen esta
variedad combinada en ocasiones con Garnacha, Graciano o Mazuelo.

GARNACHA TINTA
Si hay algo que distingue a esta uva es que es la única que contiene una pulpa de color
rosado oscuro y hasta a veces tinta, siendo que todas las uvas negras tienen pulpa
transparente al igual que las blancas.

Es una uva híbrida motivo de experimentación y mejoramiento de los vinos de la región de


Languedoc-Rosellón en Francia.

Famosa casi únicamente por su color. Es una cepa muy poco galardonada pero
últimamente muy estimada por los winemakers de Cataluña, de donde esperan conseguir
futuros buenos resultados con ella.

GRACIANO
Variedad de orien español, particularmente de La Rioja y Navarra. Suele dar poco
rendimiento por sí sola y presta buenas condiciones para cultivarla en climas secos,
dificiles y con enfermedades.

Es una cepa con excelente capacidad para envejecer, color rojo intenso y acidez elevada
y pintoresca. Se la ha relacionado mucho en su parentesco con la Monastrell y hasta se
ha indicado que son la misma, pero estudios demuestran que no es así y que cada una
tiene caminos iguales de bellos pero diferentes.

MAZUELO
También se conoce como Cariñena, aunque no es del toda correcta la diferenciación
entre ambas. Es una de las uvas mas cultivadas del mundo y su origen se dice que es de
Aragón España. Se encuentra principalmente en el Priorato de Cataluña y en La Rioja
España; aunque también se la encuentra en Costers del Segre, Ampurdán, Penedés,
Tarragona y Terra Alta.

No es un cepaje demasiado resistente a enfermedades pero un punto a favor es que es


de brotación tadría, lo que implica que en primavera se escapa de las heladas del
comienzo de esa estación.

MARSELAN
Se la considera como una mutación entre el Cabernet Sauvignon y la Granacha. La
denominan uva de laboratorio. Se cultiva en Francia en Languedoc Roussillon. Se adapta
muy bien tanto a clima seco como húmedo y es resistente a los ácaros, oidio y botrytis.

Da vinos perfumados y ricos en taninos de color rojo purpura con matices violáceos.
Presenta aromas a chocolate, frutas negras, grosellas y frambuesa.

PINOT NOIR
Es una cepa de origen francés, de borgoña, siendo una de las variedades más selectas
para elaborar vinos varietales mundiales.

Es un cepaje "dificil", muy variable en cuanto a los resultados de cultivo de año a año. El
aroma recuerda a flores y frutas rojas y con la crianza aporta trufas, humus, vainilla,
manteca y humo.. En boca presenta baja acidez, bajos taninos y notas a anís, cuero,
frutos rojos y rosas.

Es una de las dos cepas tintas que conforman el famoso vino espumoso Champagne
junto con la Pinot Meunier y la blanca Chardonnay.
ANCELLOTA
Variedad de origen italiano, cultivada mayoritariamente en el centro de Italia en la región
de Emilia, donde se elabora un vino denominado Rossisimo, el cual es usado en cortes
hasta 15% con sangiovese o lambrusco por su color profundo.

Da vinos con buen aroma a frutas rojas maduras, higos frescos y secos y mermeladas de
ciruela o moras. En algunos casos aparecen notas a nuez moscada y pimienta negra.
Mucha concentración cromática, cuerpo amplio, estructurado y largo final.

GRECO NERO
Cepa muy antigua que proviene de la parte meridional de la península italiana. Su nombre
posiblemente indique su origen mediante el ingreso por parte de los colonizadores griegos
que en el siglo VII y VI antes de la era cristiana fundaron la denominada Magna Grecia.
Esta variedad posee una resistencia notable a las enfermedades criptogámicas y a las
adversidades climáticas, y se adapta fácilmente a los climas templados – cálidos.

CALADOC
Esta cepa de origen francés es un cruce entre la Malbec y Granacha que fue
experimentado aproximadamente en 1958. Es una uva que da vinos con intensos niveles
fenólicos, buena tanicidad y colores oscuros. Como corte se la puede utilizar para brindar
un aporte aromático al vino.