Está en la página 1de 2

PLÁSTICA SONORA

ACTIVIDAD No. 3
Resúmenes
Samantha Ester Galvis Vera
20192180086

The unexpected beauty of everyday sounds | Meklit Hadero


Al inicio del video la compositora habla de la herencia musical con la que ella creció, como
el hip hop y jazz. Pero hace gran énfasis en decir que los sonidos que realmente la
definen son aquellos que escuchaba en su lengua y cotidianidad. Meklit se centra en
discutir la música desde tres bases fundamentales: la naturaleza, el lenguaje y el silencio.
Meklit es de Etiopia y hablando de la primera premisa en la que se centra, explica la
importancia del sonido de los pájaros en su país. Así, ella cuenta la historia que origina la
creencia de los pájaros como maestros musicales, de donde salieron cinco volúmenes de
cantos que generarían el sistema pentatónico, de cinco notas.
Bernie Krause, experto musical, afirma cómo un medio ambiente saludable tiene animales
e insectos con bandas de baja, media y alta frecuencia, de la misma manera que una
sinfonía.
Cuando habla del lenguaje ella dice que cada idioma tiene su sonoridad y que como
hablante del amárica, desde muy joven tuvo un gusto por cierta palabra: “indey”, ya que
implica una musicalidad interesante y bella, al igual que ‘¿es correcto?’ en el mismo
idioma, pues su pronunciación la hace melodiosa. Así, Hadero enfatiza en la musicalidad
del habla y la comunicación misma.
John Cage, en el 4:33, pone a todos sus músicos a tocar una partitura por completo vacía.
Acá se toca el tema del silencio, Meklit cuenta que incluso en el ambiente más silencioso
hay sonido, el latido del corazón, por ejemplo. Ella muestra su composición con el ruido
de una tapa de la olla, sonido producido al cocinar.
Hadero afirma que John Cage le daba sentido a la musicalización del ambiente en sí, ya
que genera su propia música. Habla también de Charles Limb, quien afirma que el sentido
auditivo está hecho para escuchar música.
Finalmente, ella le recomienda al público empezar a tener un oído más agudo, apreciar la
música hasta de lo más mínimo.

Bernie Krause: La voz del mundo natural


Inicialmente Krause habla de que cada ecosistema tiene un sonido característico que lo
compone, explica que desde lo más mínimo que compone la vida de estos hace parte de
ese sonido y lo complementa. Dice él que el paisaje sonoro se compone de tres fuentes
básicas: geofonía, biofonía, antrofonía. La primera hace referencia a sonidos presentes
que no son dados por la vida misma de los organismos, como el mar, movimiento de la
tierra, movimientos de las hojas de los árboles por el tiempo, etc. La segunda trata los
organismos vivos de un entorno. Y, la última, todos los sonidos generados por el Hombre.
Bernie hace énfasis en tratar la importancia del paisaje sonoro al relacionarlo con la salud
de un ecosistema, y, afirma que hace cuatro años con diez horas de grabación era
suficiente para la ambientación de una película, una composición, etc. Hoy en día, tomaría
esto más de mil horas por el nivel de degradación ecosistémica que se sufre.
El experto explica que según sus estudios es más asertivo hacer un análisis cuantitativo
de la densidad y diversidad de un ecosistema desde el enfoque auditivo. Entonces,
presenta el ejemplo de Lincoln Meadows antes y después de una selectiva tala de
árboles. El cambio en la gráfica es significativo, bajó la cantidad de sonido que se
producía inicialmente. Sin embargo, en imágenes el sitio era idéntico.
Krause muestra la grabación de dos especies de animales: la anémona y el sapo de
espuelas de la Gran Cuenca; en ellas es posible percibir cómo sus ruidos -la alimentación
de la anémona y el croac de los sapos- son formas de expresión para la supervivencia en
buenas condiciones. Mono Lake en California, es el hábitat principal de los sapos y al
cambiar sus condiciones debido a pilotos de jet de la marina que viajan por esa zona
geográfica, el ruido de estos al igual que el ecosistema de Lincoln Meadows, disminuyó
considerablemente.
Para finalizar, Bernie Krause cuenta cómo un cazador en el medio oeste estadounidense
mata toda la familia de un castor que vive en el hábitat, cuenta cómo un compañero
registró los sonidos producidos por este luego de la pérdida en la noche. Lo que es un
sonido bastante entristecedor.
El experto concluye que los paisajes sonoros son la fuente más confiable para entender el
entorno natural y su salud misma.

También podría gustarte