Está en la página 1de 2

OBSERVACIÓN REFLEXIVA 3

¿Qué me inspira la palabra “comunión”?

La palabra comunión me inspira la unión con mis hermanos y con Jesús. Creo que habla de
nuestras relaciones de manera vertical (con Dios) y horizontal (con nuestros hermanos). La
entiendo como un compartir con la vida divina y con todos los Hijos de Dios.

Una vez leído el capítulo 3 de la unidad, corroboro mi visión del término y he ampliado mi
conceptualización del mismo al añadirle los elementos concernientes a la comunión eclesial.

¿Cómo o cuál es la experiencia de “comunión” de la que parto?

Para mí la comunión es lo más importante, junto con la confesión en el marco de la Iglesia.


Creo que la comunión tiene que ver con ese momento de intimidad con Dios y de unión fuerte
con Él; pero, a un mismo tiempo, tiene que ver con la relación que mantengo con el resto de los
miembros del cuerpo de Cristo.

La experiencia de “comunión” de la que parto es de una profunda y estrecha relación con Jesús
que he visto en el resto de los miembros de mi familia.

Habiendo revisado conceptualmente el tema, entiendo que hemos vivido en mi familia esa
comunión de la que habla el Libro de los Hechos de los Apóstoles, y confirmo una vez más que
ser cristiano es una forma de vida, más que una forma de religión.

¿Qué posibilidades para la comunión se abren en mi comunidad eclesial?

Sí que es verdad que noto que las personas de mi alrededor muchas veces, incluso siendo
creyentes, no entienden el poder de la comunión y, desde mi concepción, no tienen plena
conciencia del poder que tienen los sacramentos en la vida eclesial.

En mi propia comunidad eclesial, creo que por medio de actividades comunitarias (aunque algo
difíciles de desarrollar en estos tiempos de pandemia) se pueden fortalecer, de manera vivencial,
estos conceptos en los creyentes, al tiempo que alcanzamos a otros para Cristo y cumplimos
con la visión de Iglesia misionera que lleva implícita la comunión.

El haber clarificado las formas de vida cristiana me permiten insistir en que todos dentro de la
iglesia tenemos esta enorme responsabilidad, por tener un sacerdocio común que cumplir.
¿Cuáles son las principales dificultades que encuentro en mi comunidad o grupo de
referencia eclesial?

En ocasiones se me dificulta poder confesarme porque no encuentro sacerdotes disponibles o


los que encuentro tienen horarios limitados, que no coinciden con los míos.

Además, creo que son escasas las actividades que se desarrollan para los jóvenes. Me encantaría
que se hicieran más eventos, más encuentros; me gustaría que se organizaran fines de semana
donde pudiéramos reunirnos y encontrarnos con nuestros hermanos, poder compartir más con
ellos, tener más intimidad con Dios y donde al mismo tiempo podamos ayudar a los más
necesitados.

Creo que de esa forma podemos hacer realidad los conceptos de comunión eclesial aprendidos
en esta unidad.