Está en la página 1de 5

CULTURA TEOTIHUACANA

Se habla de cultura teotihuacana o de cultura de


¿Qué fue la cultura Teotihuacana? Teotihuacán, para referirse a los desconocidos
pobladores originarios de la ciudad antigua de
Teotihuacán, una de las mayores ciudades de
la Mesoamérica prehispánica. Esta ciudad fue fundada
en algún momento alrededor del 1.000 a. C..

La cultura teotihuacana es de las más misteriosas de la era precolombina americana, cuyos orígenes y desaparición son objeto de
debate entre los especialistas. Se sabe de su existencia sólo por las ruinas y restos de su ciudad, Teotihuacán, equivalente de la antigua
y enorme Roma imperial.
Su influencia se observa en los motivos claramente teotihuacanos hallados en las ruinas de otros centros ceremoniales como Tikal o
Chichen Itzá. La ciudad teotihuacana es una importante zona de monumentos arqueológicos hoy en día, con un alto interés turístico y
antropológico, célebre por sus grandes pirámides.
Se sabe que los teotihuacanos fueron una influencia importante en el desarrollo de otras culturas mesoamericanas. Por ejemplo,
Teotihuacán fue un centro de peregrinaje importante de la cultura azteca, muy posterior, quienes vieron en esta ciudad ya abandonada
un lugar propicio para las revelaciones religiosas.

A la fecha se desconoce el nombre que le daban sus habitantes originales. Los restos
Ubicación Geográfica
Ubicación Geográfica

de la ciudad se encuentran al noreste del valle de México, en los municipios de


Teotihuacán y San Martín de las Pirámides (Estado de México), aproximadamente a
78 kilómetros de distancia del centro de la Ciudad de México.
. Situación Geográfica: Se ubicó en lo que hoy conocemos como el “Valle de México”,
entre los Estados de Puebla y Tlaxcala. Su desarrollo abarca desde el período
“Formativo” del 300 a. c., hasta el período “Clásico” 900 d. c.
CARÁCTERISTICAS DE LA CULTURA
TEOTIHUACANAS A juzgar por los restos de Teotihuacán, sus
fundadores eran expertos constructores con un sentido monumental de la arquitectura. Son célebres sus pirámides del Sol y de la Luna,
su templo a Quetzalcóatl y otras construcciones similares, cuyas paredes pintaban con motivos alegóricos a su religión, su cosmovisión,
así como una fina y hermosa cerámica ritual.
Los alrededores de la ciudad servían para el desarrollo agrícola y la explotación de la obsidiana. Por eso, esta urbe era también un
importante centro comercial de la región. Es probable que la sociedad teotihuacana se conformara, a semejanza de otras
mesoamericanas, por sacerdotes, guerreros, comerciantes y agricultores. Se sabe que la cultura teotihuacana poseía una fuerte impronta
imperial, y conquistó otras ciudades mayas vecinas.

Religión y dioses de la cultura Teotihuacana


La mitología teotihuacana era similar a la de otros pueblos
precolombinos de la zona: politeísta, con fuerte herencia de culturas anteriores (y legado a las
posteriores).
Rendían culto a la serpiente emplumada, Quetzalcóatl; al dios de la lluvia y la siembra, Tlaloc;
al dios del fuego, Huehuetéotl; al dios del cielo y la tierra, Tezcatlipoca; y sus ritos a menudo
involucraban sacrificios, tanto humanos como animales.

Fuente: https://www.caracteristicas.co/cultura-teotihuacana/#ixzz6cryiMbEI
La gran ciudad teotihuacana y la única que sobrevive hasta nuestros días es
CUIDADES MÁS IMPORTANTES Teotihuacán. Tanto así, que la ciudad le da nombre a la cultura, a pesar de que
su nombre provenga de la lengua azteca.
La historia de esta ciudad fue objeto de interés y curiosidad no sólo para nosotros,
también en su momento los toltecas y mexicas hicieron de sus ruinas un sitio de
peregrinaje. En la actualidad, Teotihuacán es, junto al Chichén-Itzá, El Tajín y Monte Albán, algunos de los lugares de interés turístico
y antropológico más importantes de la región.
Teotihuacán cubrió, en su momento de apogeo, una superficie de alrededor de 21 kilómetros cuadrados. Se estima que albergó a
una población de entre 100.000 y 200.000 habitantes. Son célebres su calzada de los Muertos, en eje norte-sur, atravesada en su
momento por el río San Juan, que fue desviado de su cauce. También por las Pirámides del Sol y de la Luna, el templo a los Animales
Mitológicos, el Palacio de Quetzalpapálotl, el templo de Quetzalcóatl, o los conjuntos habitacionales de Yayahuala, Tetitla, Xala y Zacuala.

ECONOMIA

La economía teotihuacana era fundamentalmente agrícola, con mucho intercambio comercial con las culturas vecinas durante su apogeo.
El frijol, el maíz, el amaranto, los pimientos, tomates y cereales eran cultivados en terrazas mediante regadío, aunque este método se
muestra insuficiente para sostener una metrópoli tan grande como prometió ser Teotihuacán en sus momentos cumbres.
Esto sugiere la necesidad de la recolección, la caza y la crianza de animales, así como la extracción de minerales como la obsidiana,
arcilla, basalto y estaño, que eran usados en labores artesanales, arquitectónicas o de intercambio comercial con otros pueblos.
El comercio, sobre todo, debe haber ocupado un área importante de las actividades teotihuacanas, lo que les habría conferido una
importancia regional y les haría receptores de otros elementos presentes en las ruinas, como el jade, la turquesa, el cinabrio, la hematita.

Fuente: https://www.caracteristicas.co/cultura-teotihuacana/#ixzz6cs4VNgvG
A pesar de que mucho se desconoce de los pobladores
originarios de Teotihuacán, su impronta se dejó sentir en la
APORTES DE LA CULTURA TEOTIHUACANA región. Su legado permanece hasta hoy, más que nada en las
ruinas de la que fuera su gran metrópoli.
Se conserva parte de sus relatos mitológicos. Muchas de sus
creencias son compartidas total o parcialmente con otras
culturas mesoamericanas, en un melting pot cultural de suma
importancia histórica.
También perdura su cerámica y mampostería, su
impresionante visión de la arquitectura e ingeniería, o las
Trabajo realizado por: Del 1B coloridas máscaras ceremoniales con que emprendían sus
Alejandro De La Cruz Gorozpe ritos.
Cinthia Altamirano Reyes
Melanie Romualdo Domínguez