Está en la página 1de 4

La Música Sacra

Yerika Gutiérrez

Docente
Xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Grado

Materia
Xxxxxxxxxxxxxx

Colegio adventista
Turbo – Antioquia
2020
LA MÚSICA SACRA.
La música sacra es uno de los primeros estilos musicales que existieron y su
principal finalidad es ofrecérsela a Dios en diferentes religiones como la judía,
hindú, árabe u oriental, en occidente se suele utilizar el término para la música
cristiana, antigua y contemporánea, como lo afirma el blog Coro Diocesano de
Chihuahua. Este mismo portal, explica que el término significa música
sagrada y por su connotación es de uso primordial en el cristianismo,
precisamente durante las celebraciones religiosas es un elemento fundamental
que las componen pues en ellas se cantan salmos, himnos y canciones
espirituales entonadas a Dios. Según el portal primerahora.com, al día de hoy
este estilo de música ha sufrido una evolución pero su propósito persiste y este
es, como lo decíamos anteriormente, acercar el corazón de los creyentes a
Dios.

Esta como lo afirma el blog musicaliturgia.wordpress.com, es la que se


encuentra creada para la celebración del culto y sus cualidades principales son
de santidad y bondad. Debe ser verdadero arte y universal pues así cuando
alguien que pase de una nación a otra no tendrá una impresión negativa. Según
este mismo portal se pueden encontrar: cantos gregorianos, música para
órganos y todos aquellos instrumentos que se encuentren autorizados en la
liturgia.

En la tradición de la música occidental, la música sacra (también


llamada música sagrada y, en ocasiones, según la función y el
contexto, música litúrgica) es toda aquella música que se ha concebido para
cantarse, tocarse o interpretarse en los contextos litúrgicos o religiosos.

La música sacra cristiana fue una forma de expresión musical nacida desde en
comienzo del cristianismo, en un principio herencia de la música judía
(cantilación) siendo desarrollada durante los siglos posteriores en multitud de
formas, relacionadas con los distintos ritos. Por extensión también es aplicable
a las diferentes manifestaciones musicales religiosas de otros pueblos, ya sean
de origen hindú, budista, árabe, judío etc. La historia de la música occidental
tal y como se la conoce hoy en día comienza durante la Edad Media cuando
la Iglesia católica incluyó ciertos cantos en latín en sus ceremonias y comenzó
a utilizar símbolos escritos destinados a ser recordados como indicaciones
musicales a la hora de ejecutar los cantos; a estos símbolos se les llamó
neumas y sirvieron para el canto gregoriano, llamado antes canto llano, una
selección de cantos litúrgicos.
Desde su aparición hasta la actualidad, la música sacra occidental ha
producido formas musicales tales como la misa, el réquiem, el Te Deum,
el magníficat, el Stabat Mater, el oratorio, la cantata, el motete, el salmo o
el villancico, entre otras.

La música (del griego: μουσική [τέχνη] - mousikē [téchnē], «el arte de


las musas») es, según la definición tradicional del término, el arte de organizar
sensible y lógicamente una combinación coherente
de sonidos y silencios respetando los principios fundamentales de la melodía,
la armonía y el ritmo, mediante la intervención de complejos procesos
psicoanímicos. El concepto de música ha ido evolucionando desde su origen
en la Antigua Grecia, en que se reunía sin distinción a la poesía, la música y la
danza como arte unitario. Desde hace varias décadas se ha vuelto más
compleja la definición de qué es y qué no es la música, ya que destacados
compositores, en el marco de diversas experiencias artísticas fronterizas, han
realizado obras que, si bien podrían considerarse musicales, expanden los
límites de la definición de este arte.
La música, como toda manifestación artística, es un producto cultural con
múltiples finalidades, entre otras, la de suscitar una experiencia estética en el
oyente, la de expresar sentimientos, emociones,
circunstancias, pensamientos o ideas, y cada vez más, cumplir una importante
función terapéutica a través de la musicoterapia.
La música además, cumple una función de vital importancia en el desarrollo
cognitivo del ser humano. Colabora con el pensamiento lógico matemático, la
adquisición del lenguaje, el desarrollo psicomotriz, las relaciones
interpersonales , el aprendizaje de lenguas no nativas y a potenciar la
inteligencia emocional entre otros. Por este motivo, la música debe estar
presente en cualquier plan educativo ministerial moderno y reconocida como
una disciplina imprescindible dentro de la enseñanza obligatoria.
La música es un estímulo que afecta el campo perceptivo del individuo; así, el
flujo sonoro puede cumplir con variadas funciones (entretenimiento,
comunicación, ambientación, diversión, etc.).

También podría gustarte