Está en la página 1de 5

Universidad Cooperativa de Colombia

Taller de prensa I
Laura Nathalia Fuentes Caro

El feminismo rompe cadenas

El Feminismo una palabra que ha venido trascendiendo con el tiempo y nunca

dejara de pisar fuerte, no se puede decir que todas las mujeres han cambiado de

chip y todas vayan en pro de esta lucha, pero si se ha empezada a generar

conciencia sobre este. Se puede definir como un movimiento social de acción

colectiva que busca la reindicación de las mujeres, en donde no solo sean

aceptadas, sino que se le reconozca y le permita a la mujer tener un papel de

igualdad frente al hombre. Esta es una lucha dura que aunque ya varias mujeres y

hasta hombres se han unido por el feminismo no dejan de haber casos de

violencia sexual, homicidios contra la mujer.

El grupo de edad más afectado por los asesinatos es el que incluye a las jóvenes

entre los 20 y los 24 años. Pero hay datos críticos. Por ejemplo van 24 homicidios

de niñas menores de 4 años, 8 más que en 2017. Una buena noticia es que las

regiones más grandes, Bogotá, Antioquia y el Valle del Cauca, donde se

presentan más asesinatos de mujeres, están descendiendo en esos registros

Los datos de los dos años anteriores, sin tomar lo que va de 2019, ya mostraban

un pésimo panorama, los homicidios aumentaron de 940 del 2017 a 960. Y los

otros indicadores crecieron así: 2.000 presuntos delitos sexuales más. En

definitiva hubo 122.000 casos de violencia contra la mujer.


Otras cifras indican que los mayores agresores, de lejos, son la pareja o expareja

de la mujer víctima. Luego siguen los conocidos y los familiares. Las mujeres

tienen a sus victimarios muy cerca. La mayoría de homicidios se ejecutan con

armas de fuego. El día que más se presentan agresiones, en promedio, es el

domingo, y el mes de septiembre.

El informe de Medicina Legal, revelado en el día de la mujer, muestra que pese a

la visibilidad que ha ganado la lucha contra la violencia de género el panorama no

mejora. Los números son un llamado al gobierno y las autoridades para que

trabajen en reversar esa tendencia. Y que el 2019 no termine siendo un peor año

para las mujeres, como ya lo fue el 2018.

Muchos dicen y piensan que las feministas son lo mismo que los machistas pero al

revés Ana Rojas, “No, el feminismo y el machismo son dos cosas distintas, el

feminismo es un movimiento que lucha por una causa, en cambio el machismo

está dirigido hacia la violencia contra la mujer por parte de un hombre, sin

embargo si queremos buscar el paralelo al machismo es el hembrismo en donde

se el sexismo de la mujer hacia el hombre”.

El machismo es algo que aún no se supera, Colombia sigue siendo un país

machista, así ha venido siendo nuestra cultura, esta tan arraigada que muchas

veces se piensa en la sociedad las mujeres no viven el machismo, pero desde las

cosas más pequeñas, como en las relaciones donde la mujer no se da cuenta o

incluso hasta el hombre que están practicando comportamientos machistas puesto

que ya esta tan implantado que ya es algo muy natural.


Menos del 20 por ciento de las curules en el Congreso son ocupadas por mujeres;

ellas tienen una mayor tasa de desempleo que los hombres; cuentan con menores

representaciones en cargos directivos, y todavía persisten las brechas salariales y

de labores en el hogar.

El hombre también llega a sufrir de estas desigualdades, acosos, pero no en una

misma proporción, ya que ellos no son juzgados por su forma de vestir, que si una

mujer lleva una falda ya está queriendo decir que la pueden acosar y eso no es

así, el feminismo no defiende ni oculta, ni desconoce estas situaciones de

vulnerabilidad de los hombres, simplemente el feminismo lucha por la mujer,

porque un hombre también puede llegar hacer feminista, buscando la reindicación

del papel de la mujer dentro de la sociedad. No quiere decir que el feminismo no

lleva intrínseca el desconocimiento de la situación de desigualdades de los

hombres. Florence Thomas “los hombres no pueden ser feministas, ellos no saben

lo que es sentirse mujer, no tienen un cuerpo para decirlo, si ellos nos apoyan con

este movimiento pero no pueden serlo”.

Cuando se piensa en la palabra “Humano” las personas se imaginan a un hombre

con todas sus características, es algo que hace pensar que todo está hecho para

el hombre y no para la mujer que ese sea el primer pensamiento al pensar en un

humanos se hace una categorización, como hay otras personas que al pensar en

esa palabra piensan en una persona sin ser hombre y mujer.

Hay dos lados en donde están los derechos y el amor, es donde se hace un stop

para saber que elegir, que es lo que las personas quieren, Ana Rojas “No se debe

escoger entre derechos o amor, el amor puede llegar hacer una necesidad básica
es como mínimo un derecho básico de todos nosotros”. No hay que estar en un

bando, las dos son un complemento, el querer buscar aquellos derechos las

personas se van uniendo en donde poco a poco van encontrando el amor.

A raíz de todo esto el feminismo en la sociedad ha ayudado a la liberación sexual

de la mujer, al buscar la reindicación del papel de la mujer en la sociedad incluye

replantearse lo que una mujer quiera hacer con su cuerpo, si quiere planificar,

abortar, si quiere tener relaciones o no, las mujeres son dueñas de su propio

cuerpo y eso es algo que se remonta desde los años 60 en donde sale el término

de Feminazi, porque para los hombres y la sociedad en ese tiempo si la mujer

quería abortar ella solo quería matar, sería una asesina y se le encasillaba con

ese término.

En Bogotá hay varios movimientos feministas donde quieren buscar esa igualdad

de género donde cada una de las mujeres puedan participar y se crean él cuente

de ser feminista, que no es solo algo de moda por que será algo momentáneo,

algo absurdo para esta sociedad el querer algo pasajero. El feminismo busca

hacer una inclusión que al pensar en mujer no se asocie con mamá, verla como un

ser reproductor, sino como un sujeto social de derecho que ayude a la

transformación.

También podría gustarte