Está en la página 1de 2

En muchos casos, los videojuegos han sido identificados como la causa de los tiroteos y otros tipos

de agresión por parte de jóvenes y niños. De hecho, un estudio realizado por un equipo de
investigación de la Universidad de Brooke en Canadá demostró esto. El estudio se publicó en la
revista Developmental Psychology, en la que se mencionó que los adolescentes son más agresivos
y violentos con los demás después de jugar a los videojuegos durante años.

Este estudio es uno de los más definitivos hasta la fecha, porque utiliza una combinación de datos
subjetivos y objetivos para medir la agresión y la violencia de los adolescentes en los juegos. A
diferencia de las investigaciones anteriores sobre el tema, que se basaban en gran medida en
datos autodeclarados de los adolescentes, el estudio utilizó información de los padres y
cuidadores para juzgar el nivel de comportamiento agresivo de sus hijos.

Pero, ¿pueden los videojuegos realmente causar violencia entre los jóvenes?

Bien, para comprobar y tratar de darle una respuesta esto, voy a citar un caso de un estudiante de
11 años de México, el cual disparó a los presentes en el aula de clase, dejando dos muertos: La
maestra y él mismo, ya que se suicidó después de haber herido a otros seis niños.

Este hecho, sin investigación previa, fue adjudicado a la interacción entre el niño y los videojuegos.
El gobernador del estado de Coahuila indicó que en su camiseta el niño había pintado el nombre
de un videojuego que, según el gobernador, sería la inspiración para iniciar el tiroteo.

Según se pudo indagar, el estudiante de 11 años tenía fácil acceso a armas de fuego. Su abuelo,
hombre con el que vivía, sabía desde tiempo antes que se iba a realizar el tiroteo, por lo que le
facilitó armas y apoyo. Además, sufría de posibles problemas para relacionarse. Es por esto que su
difícil condición social le generó la actitud violenta con la que respondió en su colegio. No
obstante, las declaraciones del gobernador generaron gran rechazo en las redes sociales, pues
adjudicó las causas a factores que no tienen relación directa con el caso. La camiseta que pintó con
la frase "Natural selection" no hacía referencia al videojuego con este mismo nombre, sino a la
masacre de Columbine, en la que los autores tenían este lema como protesta al bullying que
recibieron en su momento.

En este sentido, haber culpado a los videojuegos de incitar a la violencia no permitió hallar las
verdaderas causas de los hechos: problemas sociales, problemas mentales que no se tratan a
tiempo, poca ayuda a los jóvenes y el fácil acceso a las armas resultaron ser factores
contundentes, pero poco analizados.

Por otra parte, el hecho de que los videojuegos “causen” violencia, se relaciona al uso
incontrolado de estos, causando efectos negativos como la adicción, que resultan en una pérdida
de control sobre sí mismos lo cual da lugar incluso a la aparición de síntomas de abstinencia
cuando no pueden practicarlos o se les priva de su uso, unido a un comportamiento impulsivo y
violento.

Si se piensa más allá del prejuicio, los videojuegos son una fuente potencial de habilidades,
conocimientos y destrezas que solo un medio como este puede brindar. Mejor aún, entra a contar
también el hecho de que pueda ser una de las formas más dinámicas, expresivas y didácticas para
aprender. Sin embargo, lo que suele ocurrir es que se le adjudican a los juegos de video efectos
nocivos que no están comprobados ni tienen correlación real con algunas manifestaciones de
violencia alrededor del mundo.  

Para finalizar, me gustaría mencionar otros efectos positivos, tales como el refuerzo social, dado
que los videojuegos lo favorecen a través de la participación en actividades comunes. En este
sentido, los videojuegos en equipo es otra forma de mantener o propiciar el contacto entre
amigos. Asimismo, el esfuerzo, porque al intentar conseguir los objetivos del juego potencia el
esfuerzo y en el caso de perder, ayuda a tolerar el fracaso. También potencia la capacidad de
tomar de decisiones y la conciencia de la importancia de poner empeño.

También podría gustarte