Está en la página 1de 8

1.

- Imagina que tiene que adaptar un cuento escrito y con


imágenes a un alumno deficiente visual y a otro ciego, en qué
consistiría la adaptación para cada uno de ellos.

En primer lugar, antes de centrarnos en la resolución de este caso práctico,


vamos a establecer dos grandes grupos dentro de la deficiencia visual. Así,
tal y como se recoge en el capítulo 5 de este curso, tenemos:

-Aquel que hace referencia a sujetos con déficit visual, de baja visión, con
ambliopía (aunque no en su definición oftalmológica), etc. Comprende a las
personas que, a pesar de una reducción considerable de su capacidad
visual, poseen restos que posibilitan la realización tareas académicas, de
lectoescritura, e incluso, en tareas domésticas sin mucha dificultad.

-Aquel que hace referencia a ciegos totales o parciales. Comprende las


personas que carecen de resto visual o que aún teniéndolo, solo le posibilita
la orientación a la luz, percibir volúmenes, colores y leer grandes titulares,
pero no le permiten el uso habitual de la lectoescritura en tinta.

Algunas de las ayudas técnicas que utilizan los alumnos con déficit visual
son las siguientes;
-Instrumentos ópticos (las lupas),
-Sistemas no ópticos (mesa atril, flexos,...),
-Sistemas informáticos (Programas de ampliación; sintetizadores de voz;...)

A todos nos cuesta aceptar nuestras deficiencias, pero esto se vuelve


especialmente problemático durante el inicio de la escolarización. El temor a
no ser aceptado desencadena una serie de conductas que, por fuerza,
repercuten en la imagen de sí mismo, el comportamiento, aprendizaje, etc.

Nuestro alumno ciego/deficiente visual deberá esforzarse más para


conseguir unos resultados adecuados en los estudios, por ello su motivación
ha de ser mayor o, ante la frustración, puede intentar abandonarse.
Por otro lado, en lo que respecta al segundo de los grupos establecidos al
inicio de este actividad, al del alumno ciego, habría que aclarar que una de
las características diferenciales del alumno ciego es la limitación para recibir
información real del mundo que le rodea. El alumno que ve, recibe mucha
información a través de los estímulos visuales del medio, que amplían su
conocimiento. Para el alumno ciego, esta información espontánea del medio
queda reducida, deformada y necesita muchas veces otra persona que vea
(adulto o compañero) para que le ayude a interpretar el medio y acumular
así información. Es por ello por lo que la verbalización de los contenidos y
de las experiencias tiene tanta importancia en el aprendizaje de estos
alumnos.

Se puede solventar esta limitación por medio de sencillas explicaciones, con


comparaciones del objeto con otro más concreto y vivenciado por él, o bien,
con modelos, maquetas o representaciones del objeto a escala.

Según la información que nos proporciona el capítulo 5 de este curso, las


ayudas que los alumno ciegos necesitar en las aulas serían las siguientes:

- Máquina Perkins.
- Braille hablado.
- El libro hablado
- Calculadora parlante.
- Síntesis de voz. Es una adaptación específica para ciegos que permite
verbalizar el contenido de la pantalla del ordenador en ciertos programas.
- Material de dibujo.
- Láminas en relieve.
- Línea Braille
- Braille-n-print.
- Ábaco
- Caja de aritmética
- Globo terráqueo.

En este caso, de todas estas ayudas, las que mejor se adaptan al caso que
nos compete, serían varias, por ejemplo, hacer uso de la Máquina de
escritura Braille o máquina Perkins, el Braille hablado, el libro hablado, y
hacer uso de láminas en relieve para las imágenes.

Actualmente, son muchos los recursos que podemos utilizar como docentes
en las aulas para dar la mejor atención educativa posible a este tipo de
alumnos, y gracias a las cuáles podemos conseguir que nuestros alumnos
deficientes visuales/ciegos se sientan más integrados con el resto de los
compañeros.

En cuanto a la adaptación de un cuento escrito y con imágenes, es


necesario establecer que no va a ser la misma para un alumno con restos
visuales y posibilidad de leer tinta escrita a un alumno sin restos visuales o
que sólo puede percibir volúmenes, luz... Así pues a continuación muestro
algunas ideas de cómo serían las adaptaciones para cada uno de ellos:
- Para el alumno con resto visual que le posibilita la lectoescritura en tinta:
la adaptación consistiría en una ampliación de caracteres, con ayuda de
diferentes materiales a la hora de presentar las imágenes (plumas, piedras,
plastilina, seda, plástico, papel de aluminio, terciopelo, hojas... es decir,
materiales que le ayude a percibir diferentes texturas).
- Para el alumno sin resto visual, y sin posibilidad de lectoescritura en tinta:
la adaptación principal sería pasar el texto a Braille y por supuesto, igual
que en el caso anterior, transformar la imagen plana en imagen 3D con
materiales que les permita tocar y percibir texturas, formas, etc.
Igualmente podemos apoyar la imagen con material auditivo.

2.- Lee el siguiente supuesto y desarrolla la respuesta educativa a la


siguiente alumna.

“M” es una niña de 8 años que cursa 3º de Ed. Primaria. Su tutora se ha


puesto en contacto con el orientador del centro para comentarle que está
muy preocupada por esta chica puesto que se ha dado cuenta que está
perdiendo visión progresivamente y que le gustaría que él como
especialista le diese su opinión acerca de qué le pasa a “M” y articule todo
lo necesario para orientarle. Ha añadido que es una chica inteligente, pero
que últimamente está decaída y no tiene ganas de hacer nada. La madre
le ha comentado que han ido al médico de familia y que está esperando la
visita al oftalmólogo por vía de urgencia, pues al parecer todos los
síntomas son de degeneración macular y ellos mismos están preocupados
por no saber cuáles son sus consecuencias. Plantee qué medidas
curriculares y de acceso al currículum adoptaría en el ámbito de las
diferentes áreas de enseñanza.

En el caso de esta alumna, nos encontramos también con una alumna que
podríamos incluir dentro de los alumnos con deficiencia visual. Dentro de
este tipo de alumnos existen tipos de comportamientos, entre los cuales
podemos encontrar los siguientes:

- Los alumnos que afrontan su situación de forma realista y con una


perspectiva positiva intentando explotar al máximo sus posibilidades.
- Aquellos que se refugian en el fracaso negándose a enfrentarse a las
dificultades.
- Los que intentan ocultar sus problemas siendo muy activos para
demostrar que no necesitan nada ni a nadie.

En el caso de nuestra alumna podríamos relacionarla dentro del segundo


grupo, dado que según la información proporcionada por la maestra se trata
de una alumna inteligente pero que últimamente se muestra decaída y sin
ganas de hacer nada. 

Debemos conseguir de nuestra alumna que sepa explicar lo que ve, cómo lo
ve y qué problemas tiene, sólo así conseguiremos entenderla y ayudarla.
Ocultar los problemas es un error difícil de subsanar y cuanto más tiempo
pasa más se agrava la situación.
La misión de los profesionales implicados en la educación y en el uso y
cuidado de la visión, será contribuir a que el niño desarrolle y utilice esta
forma óptima durante la mayor parte del día, ya que aunque sea mínima,
puede ser de gran utilidad tanto en las tareas de aprendizaje como en el
desenvolvimiento de la vida diaria.

El desarrollo visual alcanzado dependerá de la estimulación recibida. Esta


estimulación se lleva a cabo a través de los programas de valoración y
reeducación visual. Los más utilizados los vamos a detallar a continuación:

- Programa "Mira y Piensa" (E. Chapman y M. Tobin 1974-1977).


- Programa para Desarrollar Eficiencia en el funcionamiento Visual. (N.
Barraga).
- Figuras y Formas. Programa para el desarrollo de la Percepción Visual.(M.
Frostig).
- Proyecto "Ivey" (Increasing Visual Efficiency).
- "Lilly and Gogo" (G. Jaritz, L. Hyiärinen y H. Schaden Finlandia 1993.)
- Vap-Cap (Evaluación Visual y Programación)(D. C. Blanksby Australia.
Capacidad, Atención y Procesamiento 1992-94).
- Programa de Estimulación E.V.O. (Varios, ONCE)

Todos estos programas se llevan a cabo con los niños de Baja Visión,
valorando y desarrollando actividades que incrementan su visión funcional
en aspectos relacionados sobretodo en el campo de la percepción.

Una vez establecidas las ayudas que esta chica pueda necesitar de ahora en
adelante en su día a día, pasemos a continuación, a especificar cuáles son
las DIFICULTADES con las que se va a encontrar en las distintas áreas
curriculares y qué adaptaciones se llevarán a cabo en cada una de estas
áreas para que la alumna supere con éxito sus tareas escolares. Son las
siguientes: 

IDIOMAS: La mayoría de los métodos son eminentemente visuales,


reforzándose en el aula el vocabulario mediante carteles o fotos pegados en
las paredes del aula que nuestros alumnos no pueden ver. Hay que realizar
ciertas adaptaciones para trabajar con su memoria auditiva (enumerar los
objetos de la ilustración, especificar el vocabulario que debe utilizar, etc.) y
así intentar superar las limitaciones visuales.

CIENCIAS SOCIALES Y NATURALES: Presentará problemas al realizar o


interpretar gráficas y mapas. Procurar utilizar modelos tridimensionales,
maquetas, dibujos con las siluetas muy marcadas etc. Permitirle la
manipulación de los objetos siempre que sea posible.

TRABAJOS MANUALES, DIBUJO Y MÚSICA: Las dificultades surgirán en la


percepción de detalles, en la calidad de los acabados y en la utilización de
los materiales. Así tendremos que permitirle manipular los objetos que han
de servir de modelo o acercarse a ellos para observar sus detalles siempre
que lo necesite.

EDUCACIÓN FÍSICA: El deficiente visual en algunas ocasiones no podrá ver


con claridad las señales que delimitan los campos de juego. Se le pueden
proporcionar marcas claras y bien contrastadas para indicar laterales,
pistas, escaleras, etc. 

Será labor del docente junto con los especialistas que pueda necesitar la
niña, en función de si agrava o no su situación a lo largo del curso, guiar el
trabajo de la alumna para exprimir al máximo sus posibilidades cognitivas y
sociales. 

3.- En su centro se va a escolarizar un alumno de 6 años con deficiencia


auditiva que recientemente ha sido implantado coclear, defina qué
medidas de atención educativa pondrá en marcha sabiendo que tiene un
amplio desfase escolar puesto que no trabajó la lengua de signos
española y apenas un sistema alternativo de comunicación.
En primer lugar, y como ya se ha realizado en actividades anteriores, no
podemos atajar directamente la respuesta a la pregunta, sin previamente
tratar una serie de conocimientos relacionados con la DEFICIENCIA
AUDITIVA. 

En este sentido, se entiende por alumnos con deficiencia auditiva aquellos


con una disfunción o alteración, cuantitativa o cualitativa, en la correcta
percepción auditiva.

Según el tipo de pérdida auditiva (generalmente de carácter grave), se


producen una serie de discapacidades ya que el individuo tiene menor
capacidad para desarrollar el lenguaje oral de forma espontánea. La
intervención de los distintos profesionales que actúan en este ámbito tiene
como objetivo intentar eliminar las discapacidades previsibles como
resultado de la sordera. La minusvalía es la consecuencia de no haber
logrado eliminar las discapacidades. Es decir, la deficiencia tiene carácter
médico-clínico, la discapacidad tiene un carácter psicológico y la minusvalía
es de ámbito social.

En el caso de nuestro alumno sabemos con certeza que se trata de un


alumno con deficiencia auditiva, que usa implante coclear reciente, y que no
ha adquirido ningún sistema de comunicación alternativo, lo que nos lleva la
conclusión de que presenta un importante desfase escolar ya que tiene 6
años, y desde el nacimiento hasta esta edad se han perdido muchos años
de trabajo, los cuáles son fundamentales para un correcto aprendizaje en
todos los ámbitos de su vida. Aún así, los docentes tienen la labor de sacar
el máximo partido de este alumno y contará con muchos recursos para el
logro del éxito escolar y social de su alumno.

Para la intervención del implante coclear podemos utilizar varios materiales


como: 
- El programa realizado por M. Teresa Amat y M. Carmen Pujol; 
- El programa de M. Manrique y A. Huarte; 
- El programa de HM. Furmanski; 
- El programa de María Gortázar Díaz adaptado de de D.J. Ertmer y otros
(2002); 
- El programa informático SEDEA de OndaEduca (2004), etc.

En este tipo de intervención es muy importante desarrollar un buen


programa de estimulación auditiva. Siempre se habla de cinco etapas en la
rehabilitación de un implante coclear, pero estas etapas no son puras y
generalmente se solapan. A veces, incluso, se puede llegar a trabajar en
etapas diferentes.

Las etapas a trabajar son:

- DETECCIÓN: Esta etapa es la primera con la que nos enfrentamos, en la


cual el sujeto debe indicarnos la presencia o ausencia de sonido.
- DISCRIMINACIÓN: Una vez el sujeto es consciente de cuándo hay sonido
y cuándo no, porque ya lo detecta, pasaremos a estudiar cómo es este
sonido. De alguna forma, trabajaremos aquí las cualidades del sonido
(intensidad, frecuencia...). Buscamos, como objetivo a esta etapa, la
respuesta a dos preguntas: ¿es igual?, ¿es diferente?
- IDENTIFICACIÓN: En esta etapa el sujeto nos debe escoger cuál es la
adecuada de una lista cerrada.
- RECONOCIMIENTO: El objetivo final de esta fase es conseguir (en una
lista abierta) que el sujeto pueda repetir aquello que ha escuchado,
sabiendo que para alcanzar este objetivo empezaremos por una lista
cerrada. Se puede ayudar, a veces de la lectura labial; otras veces,
proporcionando alguna pista para más adelante ir retirando poco a poco
todas estas ayudas que habrán servido como estímulo.
- COMPRENSIÓN: El sujeto ha llegado a la fase más elevada. Aquí, como se
comprenderá fácilmente, no hablamos sólo de audición, sino de poner esta
audición al servicio del lenguaje oral y, pasando por todas las fases
cognitivas, llegar a una total y plena comunicación interactiva.

Al mismo tiempo, hay que desarrollar en los sujetos trabajados unas


habilidades tales como: percepción de la prosodia y la percepción de los
fonemas.