Está en la página 1de 3

REFLEXIÓN VIDEO TERRA

UNIVERSIDAD EL BOSQUE
SEMINARIO DE BIOÉTICA

Santiago Henao Rojas- shenaoro@unbodque.edu.co

Analizo el video desde las siguientes frases:

 Los animales salvajes se han convertido en los refugiados de la tierra, tienen hambre, sed, miedo, pronto no tendrán a
donde ir.
Hay una frase que dice: “los animales llegaron desde mucho antes que nosotros, se adaptaron y vivieron durante miles
de años en convivencia con la naturaleza, nosotros somos los invasores, y los estamos arrasando, a ellos y a todo lo
que está a nuestro alrededor”.
Y es verdad, tal como lo muestra el video de Terra, antes los colobos habitan lugares llenos de vida y árboles en
Tanzania, convivan con el medio ambiente y si generar caos hacían parte de un ciclo de vida en la tierra, sin embargo,
con los cultivos de té, los mismos perdieron sus casas, sus terrenos de alimentación, su hogar, el ser humano llegó y
se apropió de sitios donde ya había habitantes; así como estos simios, son miles las especies de animales que han
perdido su hogar, y se han visto forzados a dejar el sitio donde ellos y sus ancestros vivieron y sobrevivieron durante
tantas generaciones.
Dice el video, en un principio los seres humanos eran quienes permanecían refugiados, nos guardábamos en cuevas
y plasmábamos nuestros temores en las paredes de las mismas, pero todo cambió, hoy en día nos sentimos los dueños
del mundo, nos creemos la especie más avanzada de la tierra, de igual forma, tomamos vidas sin reparos de los seres
con los que vivimos solo por diversión, por nuestro entretenimiento, o por cualquier otra excusa, no creemos amos y
señores de la vida en el mundo, un título que nosotros mismo nos pusimos y que claramente no merecemos.
- ¿Qué consecuencias trae eso?
Simple, hoy como nunca en la historia del mundo presenciamos el mayor número de especies extintas en la tierra por
causas diferentes a catástrofes, hoy vemos como manadas de elefantes, cocodrilos, leones, etc. huyen de sus sitios
afectados por sequias, incendios etc. Y de continuar así llegaremos a un punto donde esos animales no tengan donde
ir, no tengan un sitio para beber agua, para criar a sus pequeños, para vivir.

 En tan solo unos siglos la especie humana ha alterado todo.

A veces la tecnología es un arma de doble filo, muchos ven a la especie humana como unos genios, otros como una
plaga, y es que, aunque seamos los seres más débiles, menos aptos para vivir en un mundo salvaje, aprendimos a
usar nuestras manos para crear herramientas y prosperar.
Pero este desarrollo ha implicado muchos cambios en la vida en la tierra como la conocemos, desde la domesticación
de animales como el lobo para ayuda en la cacería, como la vacas para el trabajo de agricultura, sin embargo, esto no
se detuvo ahí, la sobrepoblación y la demanda de alimentos hizo que el hombre modificara más su entorno, los animales
pasaron de ser aliados a convertirse en alimento, en sacrificio a los dioses, la tierra donde convivíamos con ellos pasó
a convertirse en grandes ciudades, la tierra en la que caminamos todos algún día, los bosques que nos ayudaban para
vivir, fueron talados y convertido el terreno en zona de agricultura, ganadería, desarrollo industrial.
Ahora, los animales no tienen hogar, no tienen reservas de agua, los recurso renovables y no renovables se están
agotando, la tierra se está calentando, lo bosques desapareciendo, las especies de animales, flores extinguiendo.
El mundo se está convirtiendo en una zona de cemento y muerte, y algún día nos quedaremos solos, en un mundo
desolado que nosotros mismo destruimos.

 A lo largo de las eras geológicas la tierra sufrió terribles extinciones relacionadas con los volcanes, la vida fue demolida,
quemada, asfixiada, pero siempre existió.

Millones de años se demoró en mundo en formar vida, caos, explosiones, golpes, anarquía total, esto fue lo que dio
vida en la tierra, etapas glaciares, de volcanes, lluvias acidas, pero siempre hubo vida, así fuese de la manera más
primitiva y simple la vida en la tierra prosperó.
Parece insignificante, pero gracias a la supervivencia de estos seres, que se adaptaron a un mundo torrencial,
respirando gases tóxicos, consumiendo nada o micro-partículas, es que hoy la vida se desarrolló tal y como la
conocemos, la más bella poesía jamás creadas la historia de la vida en la tierra, es solo cuestión de imaginar, que tan
precisa fue la naturaleza, todos esos procesos, físicos, químicos y biológicos que se tuvieron que dar para que hoy el
mundo funcione.
Y que mejor ejemplo, que el de las abejas y las flores, sin ellas la vida no sería posible, y eso es lo más interesante,
entender como un ser tan diminuto es vital para la existencia no solo humana, sino de todo ser viviente.
Dicen por ahí la naturaleza es sabia, y todo lo que hace es tan preciso como un pintor realiza su obra maestra.

 La relación con la vida se transformó profundamente, ya no es mística es económica.

Como hablamos antes, el ser humano en un inicio del tiempo, decidió realizar alianzas con los animales, los domesticó,
y los volvió sus mayores aliados, sin embargo, eso cambió, y cuando las necesidades del hombre cambiaron la alianza
terminó y decidimos usar un control sobre ellos, para volverlos nuestro alimento, nuestras mascotas, nuestro negocio.
Hoy en día todo lo que vemos pareciera que se realizará por dinero, todo tiene un valor, un estimado, un precio, nunca
nos preguntamos si dolería, si el bien justifica los medios, manipulamos a los animales, los volvimos un numero en
billetes, y los rediseñamos a nuestro antojo para mayor beneficio, tomamos un toro, lo alimentamos de no de la forma
más sana, sino de la forma en que más rápido crece, luego lo vendemos, lo matamos sin algún respeto, y lo
porcionamos y lo llevamos por todo el mundo para venderlo como comida, tenemos el plato en frente a nosotros, y nos
dejamos llevar por el increíble sabor de un buen pedazo de res, pero jamás pensamos en que sería de ese pobre
animal que hoy está ahí, cerramos los ojos y acostumbramos a que nuestra cabeza ignore el sufrimiento de aquel
animal maltratado, obligado a comer y a vivir una vida en encierro, a llenar su cuerpo de anabólicos y químicos, solo
para complacer nuestros deseos.
Como si no fuera poco, talamos árboles, y vendemos sus maderas para mesas en nuestro hogar, sin pensar en los
cientos de años que duró ese árbol ahí, en si era el hogar de muchas especies, en que no solo matamos los animales,
el bosque, sino en pequeñas cantidades el mundo que nos rodea y con él nosotros mismos.
Hoy creemos que lo que consumimos es de la tierra y lo más saludable para nosotros, pero ignoramos el hecho de que
las frutas verduras, dejaron de serlo hace mucho tiempo y hoy comemos el recuerdo de lo que fue este alimento lleno
de hormonas, pesticidas, químicos etc.
El mundo nunca tuvo más cáncer y enfermedades que en la actualidad, el deseo del dinero cambió hasta la forma en
que nos alimentamos y de qué, le echamos la culpa a la vida por los males y las enfermedades que hay, pero no
pensamos en que tal vez nosotros mismo las causamos.
El ambiente también cambia, los mares se llenan de basura, los ríos se contaminan, el aire ya no es tan puro, el mundo
verde de mil colores se convierte en un mundo gris, pero el deseo del hombre por tener riqueza sigue creciendo, y no
parará hasta que ya no haya vuelta atrás.

 Diez mil años bastaron para acabar los bosques y menoscabar la sabana, las especies salvajes fueron obligadas a
huir.

Millones de años la tierra formó vida, nosotros en solo diez mil la destruimos, nuestros desechos, la sobrepoblación, la
fabricas, los gases de carros, la agricultura, la explotación minera, todo lo que hacemos acaba el mundo que nos rodea.
Y acá está un dilema importante, la humanidad sigue creciendo en población, y necesitará mucho más alimento,
espacio, y diferentes cosas para vivir, entonces ¿Qué vida vale más?
Esa pregunta complica el asunto, pues hablamos que de una u otra forma estamos acabando con la vida, parece ser
que es hora de caer en cuenta de todo el daño que hemos causado, de pensar no solo como la especie humana, sino
también como un grupo de seres que conviven con otras especies, y otros tipos de forma de vida en un lugar llamado
tierra, y ver lo que hemos hecho hasta ahora; bosques desaparecidos, especies extintas, sabanas convertidas en
desiertos etc. Nuestro aporte a la tierra que no vio nacer y nos acobijo como uno se los suyo no ha sido sino sufrimiento.

Para concluir, vemos como hoy la naturaleza siendo sabia vuelve y toma cartas en el asunto, un nuevo virus conocido
como COVID-19 estremece a la población mundial, y tal como nosotros con los animales, nos obliga a dejar las calles,
dejar los labores, hacer una pausa y escondernos bajo la “seguridad del hogar”.
Este virus a día de hoy ha terminado con la vida de miles de personas, vemos como países como Italia, España,
Estados Unidos, Francia, Brasil que pierden la batalla contra el COVID, y como duele, porque de una u otra forma son
hermanos nuestros, son hijos de un mismo descendiente que se multiplicó por el mundo, y hoy los enterramos, por fin
entendemos lo que sienten los animales cuando pierden a los suyos, no hay que ser inteligentes para sentir tristeza de
ver nuestros hermanos irse de esta forma.
Por otro lado, vemos como los animales, empezaron a salir, a recuperar lo que un día fue de ellos, a pasear por las
ciudades como amos y señores porque no está el ruido del ser humano, vemos como el planeta se recupera, vemos
como el ambiente es suave y ligero, vemos como el agua es más cristalina, como los pájaros cantan en nuestras
ventanas, sonidos que tal vez nunca oímos por el ruido de los carros.
Esta es posiblemente una de las épocas más difíciles que tuvimos que vivir, pero es en este momento cuando tenemos
que entender que pasa allá afuera, un simple virus no aisló, y descubrimos cosas como la esperanza, como el apoyo
mutuo, como la solidaridad, es hora de trascender y llévalo a todo el mundo, es hora de entender que no somos
indispensables en este mundo, que no importa cuántas bombas nucleares tengamos seguimos siendo frágiles, que
esto no es una carrera de poder, sino una lucha por sobrevivir juntos y aportar un grano a este sitio que llamamos
hogar, ojalá este virus nos una como especie, y nos demos cuenta que la armas y la guerra no es lo importante, que el
poder es una ilusión, que pensemos cosas importantes cómo ayudar a los animales que lastimamos, como las abejas,
las aves, lo seres acuáticos, plantas, arboles etc. Esto es más importante que el desarrollo de elementos de destrucción.
Y quien sabe, mañana puede que veamos un mundo con un amanecer agradecido, un mundo donde todas las especies
conviven sanamente entre sí.

También podría gustarte