Está en la página 1de 53

SÍNTESIS ESTRATIGRÁFICA DEL CRET~CEO y

PALEÓGENO DE LA CUENCA
ORIENTAL DEL PERÚ

Etienne JaiJIard
con la colaboración de
Percy Álvarez, Rolando Bolaños,
Joaquín Gerrkio, Miguel León,
Osear Miró Quesada,
Medardo Paz y Ada Tarazana

Capítulo 1 - Presentación Nacional Mayor San Marcos, Lima) que estudió la


subsidencia de la cuenca oriental durante el Cretá-
L MARCO DEL CO~l'El'I~O ORSfOM-PETROPERÚ
ceo y el Terciario, bajo la dirección de E. jaillard,
R. Marocco y M. Paz, y de Willy Gil (Universidad
1. Marco institucional
San Antonio Abad, Cuzco) que reconstruyó una
El correspondiente convenio de cooperación sección estructural E-O en la parte Norte de la
técnica fue firmado en agosto de 1992 por el cuenca, bajo la dirección de P. Baby y M. Paz.
Director General del ORSTOM, Dr. Gérard Winter,
yel Gerente General de PETROPERÚ, Ing. Antonio 3. Objetivos y ubicación
Duthurburu. Este convenio, renovable por
períodos de un año, tenía una duración inicial de 3.1. Objetivos
18 meses. El convenio tiene como objetivos la reinterpre-
tación estratigráfica, sedirnentológica y tectónica
2. Actividades previstas de la cuenca oriental peruana. Estos trabajos resul-
El ORSTOM se comprometió a designar geólo- tarán en una síntesis geológica actualizada, que
gos que participen en el proyecto bajo la forma de permitiría a PETROPERÚ determinar nuevas áreas
estadías de 10 a 20 días, 2 ó 3 veces al año. Se trató métodos y objetivos de prospección petrolera. '
de dos sedimentólagos especializados en los de- En una primera etapa, dichos estudios desem-
pósitos y la geodinárnica de las cuencas andinas, y bocarán sobre una síntesis estratigráfica, sedímen-
de un tectonísta, especializado en el análisis es- tológica y paleogeográfica de la cuenca oriental,
tructural geométrico de las cuencas subandinas. que-permitirá la reconstrucción de su historia geo-
Ellos fueron respectivamente: el Dr. René Marocco dinámica.
especializado en el Neógeno andino, el Dr. En una segunda etapa, los estudios estructura-
Etienne Iaillard, especializado en el Cretáceo y Pa- les llevarán a proponer un modelo de evolución
leógeno de los Andes, y el Dr. Patrice Baby, espe- geométrica y cinemática del frente andino.
cializado en cortes balanceados.
Además, estos especialistas dietaron cursos o 3.2. Ubicación
conferencias sobre temas de su especialidad y de El área estudiada cubre la parte norte de la
interés para los profesionales de PETROPERÚ lo cuenca oriental peruana. y concierne .las cuencas
que venían haciendo ya desde agosto de 1991,' de Santiago, Marañón, Huallaga y Ucayalí. Sin em-
manera informal. bargo, queda entendido que se efectuarán compa-
Finalmente, los coordinadores y participantes raciones y correlaciones con regiones vecinas, con
del convenio decidieron contratar a estudiantes el fln de definir las secuencias, precisar el am-
peruanos para llevar a cabo estudios en el marco biente sedimentario y la edad de los estratos y de
del proyecto. Ellos obtuvieron una beca de parte los eventos tectónicos, e integrar la evolución de la
del ORSTOM y trabajaron en los locales de cuenca oriental a un marco regional.
PETROPERÚ bajo la dirección conjunta de profe-
sionales de esa institución y geólogos del rr, PRESENTAOÓN DE ESTE INFORME
ORSTüM para, al término de su trabajo, defender
una tesis de ingeniería; 1. Presentación de la memoria
Se trató de Carlos Contreras (Universidad El estudio a cargo de Etienne jaillard consiste

3
en la síntesis y reinrerpretación de la estratigrafía, concentraron su trabajo de campo en las series
sedírnéntología, evolución paleogeográfica y tectó- cretácicas y terciarias de los Andes del Perú, de
nica de la cuenca oriental durante el Cretáceo y el Bolivia y del Ecuador. Además, desde hace poco
Paleógeno, La presente memoria constituye la pri- tiempo, están estudiando la evolución sedimenta-
mera parte de este trabajo, es decir la síntesis es- ria y tectónica del Oriente del Ecuador y de Boli-
tratigráfica de las series cretácicas y paleógenas del via. Por lo tanto, han alcanzado un buen conoci-
Oriente peruano. miento de la bibliografía, los afloramientos, la evo-
Este trabajo comprende dos partes. La primera lución sedimentaria y el marco geodinámico del
sintetiza el estado de! conocimiento de la estrati- margen andino.
grafía de la cuenca oriental, y presenta los princi- Los datos publicados sobre estas regiones son
pales datos que serán utilizados en los capítulos elementos importantes de comparación y correla-
subsiguientes. La segunda parte consiste en la dis- ción, para precisar o afinar las atribuciones estrati-
cusión de algunos problemas estratigráficos plan- gráficas, las interpretaciones sedirnentológicas y el
teados por la serie de la cuenca oriental y concluye análisis paleogeográfico y tectónico. Se deben te-
con la propuesta de un nuevo marco estratigráfico. ner en cuenta para entender la historia de la
cuenca oriental en un marco más general.
2. Origen de los datos
El presente estudio está basado en tres tipos de 3. Métodos de estudio
datos diferentes.
a) Sintesisbíbliográfica
a) Estudios bio-estratigráficos de la cuenca oriental Todo trabajo de síntesis tiene que tener en
Los resultados de los trabajos bio-estratigráfícos cuenta los datos relevantes ya publicados sobre el
anteriores constituyen la base de la discusión pre- tema. Estos fueron reunidos, ordenados, compara-
sentada, siendo la paleontología la base de cual- dos; seleccionados y criticados, con el fin de pre-
quier análisis estratigráfico. cisar la crono-estratigrafía de la cuenca oriental.
Los antiguos trabajos consisten generalmente
en secciones de campo levantadas y muestreadas b) Calibración de las biozonas paleontológicas
para la macropaleontología, y se encuentran publi- Los trabajos estratigráficos llevados a cabo en
cados en revistas especializadas (en su mayoría en los Andes para el Cretáceo conciernen principal-
el Boletín de la Sociedad Geológica del Perú). mente el estudio de los arnonítes, que siguen
Los estudios recientes son por lo general estu- siendo la referencia en términos de estratigrafía del
dios rnícropaleontológícos de muestras de pozo o Mesozoico. La. comparación de las escalas crono-es-
de' secciones de campo y fueron proporcionados tratigráficas con base en amonites, con las bíozonas
por los archivos de PETROPERÚ (informes inter- micropaleontológicas establecidas en e! Oriente,
nos inéditos). los datos de pozos proporcionados resultaría en la calibración de ambas. escalas.
por esa entidad e incluidos en el. presente estudio Por esta razón, se ha iniciado una revisión de
son (figura 1): los arnonítes cretácícos conservados en las colec-
• Cuenca Marañón: Jíbaro IX, Chapulí. IX, Cham- ciones y museos de lima. Hasta ahora, el proyecto
bira 123X, Yanayacu 27X, Cuinico Norte, Tanga- es financiado conjuntamente por el Instituto Fran-
rana. 4X y Valencia (Valencia 41D para la rnicropa- cés de Estudios Andinos (IFEA), el ORSTOM y las
leontología, Valencia 25X para el registro de pozo); Universidades de Grenoble (Francia) y Heidelberg.
• Cuenca.Santiago: Dominguza 1; (Alemania). los paleontólogos involucrados son el
• Cuenca Ucayalí: Aguaytia 3X, Huaya 3X, La Dr. Luc Bulot (Universidad de Grenoble), especia-
Frontera 3X y (más al Sur) Oxapampa 7-L lista de los amonites del Cretáceo inferior, y el Pro-
Además, se utilizaron los datos bioestratigráfi- fesor Peter Bengtson (Universidades de Uppsala y
cos de los siguientes pozos y secciones: Heidelberg), especialista de los arnonites del Cre-
• Marañón: Nanay 26x, Ungumayo IX, Mahuaca táceo superior. PETROPERÚ participó, facilitando
3X y el registro del pozo Marañón 110-1; en préstamo los arnonites de la sección del Pongo
• Santiago: Pongo de Manseríche; de Rentema.
• Huallaga: Pongo de Tiraco;
• Ucayalí: río Cushabatay, e) Correlaciones secuenciales
Madre de Dios: Pongo de Mainique, río alto A pesar de que el análisis y las correlaciones
Inambari, secuenciales pertenecen ya al campo de la sedí-
mentología, esta herramienta. es fundamental para
b) Trabajos bio-estratigrdficos publicados sobre las correlaciones estratigráficas, y permitió desde
regiones vecinas ya precisar claramente el marco estratigráfico ge-
Desde hace 25 años, y más específicamente en neral de las series andinas (véase, por ejemplo,
los últimos 12 años, los geólogos del ORSTOM jaiilard y Sempéré, 1989; Marocco et al., 1994).
COLOMBIA

~ ....
....
... ,
\

I ' .... "' ...


I
/
/ "
I
/

1
/ '- ...,
,l. \
1 , ....

""
-9-Tangarana 4X ' __ ....1 - , , / - 1/' ............

~t;aro·lX-9- -1__ ,

-- I
1
I
1
~aJencia 25X /
I
I
-9-Nanay 26X
/
/
1
, I

f
-9-Corrientes IX· f
I
» " ..... /
/
/
/

.: "
/
/
1
/
1
I

-9- La Frontera 3X I
,
-- .... ;

\ -"
,.,
I

-9- Cashióóya29X
... .... BRASIL
r.
..I ,
\
.... 1....
,,
La.Colpa.IX)
4- 1"--............. /-\"
\ ,," I
.... "1
\----" I
I
I
I
I
I
,--,.,.-,----,
, ,,
,,
\
,
. \ .
Puerto Maldonado~ \ .

Fig. 1 - Ubicación del área de estudio, de los pOZOS estudiados y de las principales localidades citadas en el texto
Además, la aparición del concepto de estrati-
grafía secuencial (Vail et al., 1977, 1987) puso de
manifiesto que tanto la sedirnentología como la
paleontología están genéticamente controladas de
manera dinámica por las variaciones eustáticas que
dan lugar a eventos sedimentarios y biológicos sín-
cronos a escala global (Haq et al., 1987). Por lo
tanto, no se puede llevar a cabo un análisis estra-
tigráfico sin tener en cuenta la evolución sedimen-
taria, aunque se la aborde en sus grandes rasgos.

4. Marco geológicó
El área de estudio es parte del margen activo
andino, que experimenta la subducción de la placa
oceánica paleo-pacífica, por lo men.0s desde el ju-
rásico (Mégard, 1978; Jaillard et al., 1990). Durante'
el Cretáceo, el margen comprende 4 zonas paleo-
geográficas. .
La zona costera, mal conocida, se individualiza
a partir del Albiano, con el desarrollo de- un pa-
tente arco magmátíco, Emerge probablemente en
el Cretáceo superior-Paleógeno,
La cuenca Oeste peruana constituye la parte'
distal del margen. Está caracrerizada por una sub-
sidencia importante que permite el depósito de
potentes series marinas bien datadas mediante
amonites. Emergió en el Cretáceo superior (Sur
Perú) o en el Paleógeno.tNorte).
Fig. 2 . Mapa esquemático de ubicación de la cuenca
El umbral mediano (geanticlinal del Marañón del oriental peruana y de las subcuencas
Norte, eje Puno-Cuzco del Sur del Perú) es una zona
positiva que separa las cuencas Oeste y Este pe- mixta, marina Y deltaica o continental y una subsi-
ruanas. Lo constituye la cordillera oriental del Norte dencia menor que en la cuenca Occidental. Las se-
y centro, y el Sur del Altiplano del Sur de} Perú. ries .• se acuñan y traslapan hacia el Este con el
La cuenca Este peruana u Oriente, objeto del transcurso del tiempo. La sedimentación es mayor-
presente estudio, se extiende hasta el Ecuador y mente' marina durante el Cretáceo, y se producen
Bolivia, y hasta los escudos de Brasil y Guyana ha- delgadas transgresiones marinas hasta el Mioceno
cia el Este. Se caracteriza por una sedimentación inferior:' .

Capítulo II de campo de las cuencas Huallaga y Santiago. Este


período de exploración geológica puede ser divi-
Síntesis de los trabajos. anteriores dido en varias épocas caracterizadas por métodos
e instrumentos de investigación diferentes. La va-
l. INTRODUCaÓN riedad de los fósiles estudiados, así como los nu-
merosos cambios de facies y la inmensidad del
La cuenca oriental del Perú ha sido explorada campo de estudio llevaron a nomenclaturas loca-
desde principios de este siglo, por geólogos sobre les, asignaciones de edad imprecisas y correlacio-
todo alemanes y norteamericanos..La mayoría ve- nes' dificiles y a veces contradictorias.
nía para la exploración petrolera; y se interesaron El objetivo de este trabajo es efectuar una sín-
principalmente en la serie del Cretáceo y Terciario tesis bibliográfica de los datos existentes sobre la
inferior. Sin embargo, otros, como Bassler, vinie- serie del Cretáceo y Paleógeno, criticar las atribu-
ron por pura: afición. Posteriormente, el descubri- ciones estratigráficas conocidas en función del
miento de campos: petrolíferos productivos incen- rango de las diversas familias de fósiles, proponer
tivó el estudio más detallado de las series atrave- nuevas correlaciones bíoestratigráficas basadas en
sadas por los pozos perforados "especiálmeritéén . el análisis' secuencial y el conocimiento de regia- .
las cuencas Marañón y Ucayali, y de las secciones nes vecinas (Andes y altiplano peruanos, Oriente:
ecuatoriano) y finalmente hacer recomendaciones 2.2. Losforaminiferos y radiolarios
para alcanzar un mejor conocimiento de la El estudio de los forarniníferos y radiolarios en
estratigrafía del Cretáceo y Paleógeno de la cuenca los depósitos del Cretáceo y del Terciario inferior
oriental peruana. de la cuenca oriental no arrojó resultados muy sa-
tisfactorios, ya que el ambiente de depósito fue
n. TRABAJOS ANTERIORES siempre marino somero, deltaico o continental, no
1. Los años 1920-1950: la macropaleontología permitiendo el desarrollo de una microfauna pelá-
Los primeros trabajos publicados sobre la geo- gica variada. Sin embargo, cabe mencionar algu-
logía mesozoica del Oriente peruano fueron estu- nos trabajos rnicropaleontológicos que aportaron
dios paleontológicos y estratigráficos basados en e! importantes precisiones estratigráficas, como el de
estudio de la macrofauna, principalmente; amoni- Faucher et al. (971) en la zona subandina ecuato-
tes para el Cretáceo y moluscos para el Tercíario riana. En los sedimentos de! Cretáceo superior-Pa-
(Singewald, 1927, 1928; Steínrnann, 1929, Morán y leógeno en cambio, los forarniníferos bentónicos
Fyfe, 1933; Wasson y Sinclair, 1923) aunque tam- han podido ser utilizados no tanto para dar una
bién paleoflora (Berry, 1922). Esta época culminó edad absoluta a las formaciones, sino para caracte-
con trabajos de referencia que describen los.fósiles- rizar el ambiente y establecer una zonación bío-es-
encontrados, las secciones detalladas levantadas, tratigráfica relativa (zonas de Ammobaculites,
definen una nomenclatura estratigráfica de la serie Tschopp, 1953; Gutiérrez, 1982, por ejemplo);
cretácica oriental y establecen listados de los fósi- Como culminación de dicha época se pueden
les encontrados en cada unidad sedimentaria reco- mencionar las síntesis publicadas por Rodríguez y
nocida (Kummel, 1946, 1948; Heim, 1947; Rüegg, Chalco (975), o las presentadas por Pardo y Zúñiga
1947; Rivera, 1949; Williams, 1949; Rosenzweig, (976) y Seminaro y Guizado (976) en el IDCongre-
1953; Ducloz y Rivera, 1956; Rivera; 1956; Zegarra, soLatinoamericano de Geología en Caracas en 1973.
1964; Willard, 1966). El mismo tipo de evolución
llevó a extensas síntesis paleontológicas y estrati- 3. Los años 1970-1990: la micropaleontología
gráficas en la cuenca oriental de Ecuador adaptada a la geología petrolera
(Tschopp, 1948, 1953), en los' Andes' peruanos El inicio de la explotación petrolera intensiva
(Newell, 1949; Benavides , 1956a, 1956b, 1962; en la-cuenca oriental peruana incentivó los traba-
Wilson, 1963) y en el resto del Perú (Iddings y jos de micropaleontología moderna, con el estudio
Olsson, 1928; Lisson, 1942; Lisson y Boit, 1942; de los palinomorfos, los nanofósiles calcáreos y los
Olsson; 1944; Myers, 1975, 1980). dinoflagelados.
Dichos trabajos fueron llevados a cabo exclusi-
2. Los años 1950-1960: vamente por compañías petroleras y empresas
el inicio de la micropaleontología consultoras, y la mayoría de los resultados no apa-
En los años 1950 Y 1960, el inicio de los traba- recen publicados en revistas especializadas__ Entre
jos de perforación en la selva peruana; así como e! estos trabajos, podemos mencionar: Álvarez,1979;
estudio más avanzado de la estratigrafía de los An- Robertson Research, 1981; Müller y Aliaga, 1981;
des peruanos llevaron al desarrollo de la mícropa- Gutiérrez, 1982; Tarazana, 1985; Gamarra y Aliaga,
leontología. 1985; Robertson Research, 1990).
En la misma época, e! interés por la petrografía
2.1. Las carofitas sedimentaria y la geometría -de los cuerpos sedi-
Los primeros trabajos importantes fueron estu- mentarios controlada por los medios de depósito,
dios de las carofitas (oogonios de algas de agua llevó al desarrollo del instrumento sedimentológica
dulce), que constituyen un intrumento estratigráfico en los estudios geológicos del Oriente (So[O, 1979;
irremplazable en los depósitos en su mayoría con- Azálgara, 1983; Robertson Research, 1981, 1990;
tinentales del Cretáceo superior y del Terciario Vargas 1988; Salas, 1993). Este método perrnite
(Peck y Reker, 1947; Newell, 1949; Rivera, 1961; precisar o afinar las correlaciones bioestratigráficas _
Koch y Blissenbach, 1%2a, 1962b; Fyfe, 1962; mediante el reconocimiento de las discontinuida-
Grambast et al., 1967). Tal instrumento fue luego des, el análisis secuencial y los modelos genéticos
desarrollado en la cuenca oriental por los rnícropa- de la estratigrafía secuencial.
leontólogos de PETROPERÚ (Gutiérrez, 1975, 1982)
y en los Andes por paleontólogos franceses III. LOS PRINCIPALES MODELOS
(Grambast et al., 1967; Grambast in Mégard; 1978). ESTRATIGRÁFICOS- ANTERIORES
Sin embargo, la nomenclatura taxonómica de las
carofitas ha sido profundamente revisada en los úl- 1. La.estratigrafía deKumme1 (l948)
timos años, y revisiones -bioestratigráficas están en Kummel (948) sintetizó los resultados, de su
curso de publicación, en su mayoría basadas en propio trabajo en la parte Norte de-la cuenca de Uca-
afloramientos ubicados en los Andes (Mourier et al., yali (zona de Contarnana) , y los de los' autores an-
1988; Feist et al., 1989;Jaillard et al., 1993a, 1993b). teriores, y propuso una nomenclatura estratigráfica
Sin embargo, las determinaciones paleontológi- la Fm. Yahuarango de Kummel (948).
cas y las atribuciones crono-estratigráfícas tendrán El Grupo Contamana fue dividido en 3 unidades
que ser revisadas. Por otro lado, la nomenclatura (figura 5): (1) La Formación Contamana 1 consiste
ha sido ligeramente modificada para responder encapas rojas finas, separadas por un horizonte de
mejor a la utilización geológica, y las interpretacio- arcilla dura, erosionada por un nivel constante de
nes sedímentológícas han sido considerablemente areniscas. (2) La Formación Contamana II es un
mejoradas por la aparición de los modelos sedí- delgado nivel marino margoso con lurnaquelas de
menrológicos modernos y la multiplicación de los ostreas, ostrácodos y gasterópodos, correlacionado
daros de campo y de subsuelo. con la Formación Chambira (Kummel, 1948) y la
Formación Pozo, considerada entonces como del
2. la estratigrafía. de Koch Y Blissenbach (1962) Oligoceno (Williams, 1949). (3) La Formación Con-
Koch y Blissenbach 0962a, 1962b) efectuaron tamana III consiste en capas rojas fluviátiles que se
un trabajo paleontológico basado en carofitas en la diferencian de las de la Contamana 1 por ser más
zona de Pucallpa y Contarnana (cuenca Ucayali) y gruesas y tener estratos más espesos.
establecieron un estratigrafía derallada. del Cretá- A pesar de atribuciones crono-estratigráficas
ceo superior-Terciario inferior (figura 5) que, a pe- ahora obsoletas, la biozonación de carofítas defini-
sar de necesitar una revisión de las determinacio- da sigue siendo .~tilizada, y este trabajo constituye.
nes -y atribuciones de la paleoflora, sigue siendo une modelo de precisión estratigráfica.
una referencia. .
Para Koch y Blissenbach (962), pobre las luti- 3. El establecimiento de bíozonas.
tas marinas de la Fm. Chonta yace en concordan- micropaleontológicas: de Seminario y
cia la Fm. Areniscas de Azúcar que comprende Guizado (1976) aMül1er y Aliaga (1981)
cuatro unidades sedimentarias (figura 5): (1) are- Las síntesis bio-estragráficas de Seminario y
niscas conglomerátícas litorales; (2) lutitas oscuras Guizado (976), Robertson Research (981), Müller
marinas a salobres; (3) limolitas margosas rojas y Aliaga (981) y Gutiérrez'(982) retoman la no-'
continentales, más calcáreas en la base; y (4) are- menclatura de Kurnrnel. (948), elevando a.la For-
niscas conglomeráticas. La microflora encontrada mación .Oriente al rango de Grupo, y a los miem-
fue atribuida al Cretáceo superior. Las 4 unidades bros constituyentes- al rango de formación (figu-
definidas se correlacionan respectivamente con las ras 3 y 6). Seminario y Guizado (976), basándose
formaciones Vivián, Cachiyacu, Huchpayacu y en los trabajos pioneros de Elsik: 0964, 1966),
Casa Blanca de Kummel (948). Brenner (1968) y Lammons (968) no precisaron
. La Formación Sol sobreyacente.cornprende a su las atribuciones estratigráficas anteriores, pero pro-
vez tres unidades (figura 5): (1) limolitas margosas pusieron' una primera zonación bio-estratigráfica
rojas continentales con carofitas asignadas al Cre- . para los depósitos del Terciario.
táceo terminal; (2) lutitas rojas duras con concre- La biozonación palinológica preliminar de
ciones, sin carofitas; y (3) margas' y limo litas rojas Seminario y Guizado (1976) para el Terciario fue
que pasan' hada 'eltope a calizas margosas lacus- completada y precisada por Robertson Research
tres, con carofitas atribuidas al Terciario. Koch y (981), a través del estudio de la sección del
Blissenbach (962) correlacionaron la Fm. Sol con Pongo de Manseriche y de los pozos de-Belén;

1- - - -;!: ~ ~ ~ ~I~!~'~ ~ ~ª ~ ~ ~=~=~=~=§:3:=3= = = =3="c= =O;:= =- "c-_-=-=-=- -~=-=_=-c-=-=-=


TERCIARIO,
INFERIOR

,. sin fósiles

-~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~ª~:~::::::::~~::::::::::::::::::::~()I 1~ªªªª::::~~~~~::::::::::~~~~:
CRETÁCEO

~UPERIOR

. :·.. -:.. -:.. ·::·::·:.. -:.. ·:.. -:.. ,.:·::·:.. Areniscas de Azucar1 : :......................... , :
~: ·: : : : : : ~: : : :~: :r: :?: : ~: ~: : : : : : : : : : : : :~: : : : /: :~:.:.:.::..::.::..: .: : : :.: : ": ': <:': ': ': ": ': : :': ': ': ";": : :': : :': : :.: : : : }: : : :~}.: ..::..:::::..:::::..~..::..: : :">: ": "~": "\:": ': : :": : :": : :": : :": : :": "~": ": ": ": ~}
Fig.5 - Esquema estratigráfico y sedimentario de las-« Capas rojas _delCletáceocsuperior yTerciario inferior en
la zona de Contamana, según Koc.hy Blissenbach (1962)
Corrientes, Ungumayo, Yánez, Yarina y Santa Lu- Pongo de Manseriche (límite cuencas Santiago-Mara-
cía de la cuenca Marañón, y Tiruntán de la cuenca ñón), y de los pozos Huasaga, Valencia, Nahuapa y
Ucayali. Puruime de la cuenca Marañón (figura 6),
MüUer y Aliaga (981) definieron una biozona- Dichos estudios permitieron a Gutiérrez (982)
ción para el Cretáceo, basándose en el estudio de las calibrar la zonación de carofitas y foramíníferos esta-
secciones del Pongo de Tiraco (límite de las cuencas blecida con base en el estudio de numerosos pozos
Huallaga-Marañón), río Cushabatay (cuenca Ucayali), y secciones en toda la cuenca oriental (Gutiérrez,

Seminario y Robertson Müller y Aliaga, 1981


• Guizado, 1976 Research, 1981 Gutiérrez, 1982

T. ucayalensis f---";"";";;;";;";;;~:":":":=":':":"":"'=::';";';;"¡
Tectochara
Mioceno Chambira Pebas Chambira ucayalensis
principalis
ostrácodos
Magnastriat. howardi f - - - - - - - - - - - - - l
Oligoceno Chambira Tectocharaparva
Tectoch. ucayaJensis
Pozo Verrucatosporites usmensis
ostrácodos
Monoporites annulatus
Eoceno Sol Pozo
Nitellopsis'supraplana
Yahuarango Sphaerochara spp.
Huchpayacu :Qªsª!Slanc;a«j'0r"¡:j;"~óperct;¡a.fUá¡
Paleoceno Sphaerochara F. gildemeisteri
brewsterensis .Huchpayacu Rhabdoch. rolli

Cachiyacu
I Maastrichtiano ~~~~~~'?7] Cachiyacu?

Campaniano

Santoniano C

Chonta hHexaporotricolpites emilianovi


Coniaciano

Turoniano

Cenomaniano

Albiano

Aptiano

Neocorniano

Júrasico supo

Fig. 6 - Nomenc1aturas,estratigrañay bíozonacíones de la serie del Cretáceo- Terciario del Oriente peruano,
por Seminario y Guizado (1976),Robertson Research (1981) y Müllery Aliaga (1981) con Gutiérrez (1982)
1975). Los datos expuestos a continuación pro- oaldioiae y Reticulatasporttes jardinus, data del Al-
vienen de dichos trabajos. biano medio a superior (figura 6).
Además, Mül1er observa que estas tres biozonas
3.1. Formación Cusbabatay son muy constantes e indica que la Formación
La.mmons (968) determinó helechos del Jurá- Esperanza constituye un buen nivel-guía crono-
sico en la Formación Sarayaquíllo, y palinomorfos estratigráfico.
del Albiano en la Formación Cushabatay (Pongo
de Tiraco), siendo probable una edad neocomiana 3.3. Formación Agua Caliente
para su parte inferior (Seminario y Guizado, 1976). Brenner (968) y Larnmons (968) determina-
En la Formación Cushabatay de la parte occi- ron palínornorfos del Albiano-Turoniano en la
dental de la cuenca Marañón, Mül1ery Aliaga (981) Agua Caliente, lo que no fue precisado por el es-
identificaron dos biozonas. La biozona inferior de tudio Robertson Research (981) ya que la Forma-
Dicbeiropollis etruscus, con Cayumipollenites ción Agua Caliente s.s. no aflora en el Pongo de
palidus, Zonalapollenites y un predominio de Manseriche.
Classopolis spp. caracteriza al tercio inferior de la En cambio, Müller y Aliaga. (981), con base en
formación (Gamarra y Aliaga, 1985; Tarazona, 1985). las ostras determinadas por Williams (949) y en
Data del Berriasiano según Müller (981) y Gamarra un estudio detallado de los palínornorfos, determi-
y Aliaga (985), del Neocomiano según Aliaga naron una edad Cenomaniano para la mayor parte
(981), y del Valanginiano inferior a medio según de la formación, correspondiendo el tope al Turo-
Tarazona (985). Indica un clima semi-árido y un niano inferior. Definen tres biozonas (figura 6).
medio de pantanos (Tarazona, 1985). En la parte inferior de la formación, la zona de
La biozona superior de Pentapsis ualdioiae, ca- Elaterosporites klaszi (con abundantes Epbedrites
racterizada por la ocurrencia de P. oaldioiae, aff brasiliensis) caracterizaría al Albiano superior y
Peromonolites perorettculatus, Reticulatasporites al Cenomaníano inferior.
jardinus, Zcmalapollenites dampieri y la escasez La zona de. Elaterocolpites castelaini, ya defi-
de Classopolis spp., se encuentra en el tope de la nida por Robertson Research (981), data la' parte
Formación Cushabatay y en la base de la Forma- mediana de la formación del Cenomaniano inferior
ción Esperanza (Gamarra' y Aliaga, 1985). Data. del a medio.
Aptiano terminal y Albiano basal (Müller, 1981; Las zonas de Blateropticites: africaensis
Gamarra y Aliaga, 1985) e indica un clima cálido y (asociado con Elaterosporites. klaszi. Epbedrepites y
húmedo (Tarazona, 1985). Por lo tanto, Müller Tricolpites) indicarían el Cenomaniano medio-base
(981) supuso la existencia de un hiato sedimenta- del Cenomaniano superior para la parte media a
rio importante entre estas.dosbiozonas(figura 6). superior de la Formación-Agua Caliente; La zona
de Triorites africaensis. (con Galeacornea;
3.2. Formación Esperanza (o Raya) Biateroplicttes africaenesis; Gnetaceaepollenites:
Brenner 0968} y Lammons.Clyéé) determina- diuersus), encontrada. localmente en la parte
ron palinomorfos del Albiano-Turoniano en la.For- inferior de la formación (Pongo de Manseriche, río
mación Esperanza de los ríos Cushabatay, Hua- Cushabatay), indica el Cenomaniano superior.
llaga, en la zona de Tarapoto y en el Pongo de Ti- Finalmente, la zona de' Gnetaceaepollenítes
raco. Sin embargo, el gran número de especies crassipoli (con G. similis, G. diuersus y
nuevas no permitió precisar la edad. Galeacornea sp.), que caracteriza al tope. de la
Posteriormente, Robertson Research (981) de- Formación Agua Caliente de la. cuenca Marañón y
terminaron una edad correspondiente al Albiano a la base de' la Formación Chonta del Pongo de
inferior a medio para la misma formación, con base Manseriche, indica una edad Turoniano inferior y
en palinomorfos (zona de Reyrea polymorpbus aso- probablemente Cenomaniano terminal.
ciado con Perotriletespannuceus, Reticulatasporites
jardinus y pequeños Ctassopoltis spp.) - fig. 6. 3.4. Formación Cbonta
Además de la zona de P. ualdiuiae del Albiano En la Formación Chonta, Seminario y Guizado
basal que caracteriza, a la base de la Formación (1976) mencionaron. foraminíferos bentónicos del
Esperanza, Müller y Aliaga (981) definieron dos Cretáceo superiory foraminíferos planctónícos del.
zonas palinológicas para la Formación Esperanza Coniaciano-Santoniano, estando probablemente
(río Cushabatay, Pongo de Tiraco). presente el Cenomaniano en el Pongo de Rentema
La zona inferior, de • Pseudosofrepites» (Haller, 1973, inédito).
(Pentapsis) con abundantes Reticulatasporites Robertson Research (1981) determinaron tres zo-
jardinus y Classcpolis spp.,caracteriza a la parte nas palinológicas en la Formación Chonta (figura 6)..
media de la formación y indica el Albiano inferior. La zona de Ela tero colpites castelaini,
La zona superior de Elaterosporites protensus Elateroplicites africaensis y Sofrepites legouxae
asociado con E: klaszi, E. uerrucatus, Pentapsis data la parte inferior de la Formación Chonta del
Albiano superíor-Cenornaníano inferior en el asociación de esporas correspondientes en su ma-
Pongo de Manseriche. yoría a géneros nuevos. Por lo tanto, no aportaron
La zona de Triorites africaensis del Cenorna- mayor precisión crono-estratigráfica, Seminario y
niano superior-Turoniano caracteriza a la parte Guizado (976) piensan que abarca el Campa-
media de la formación en el Pongo de Manseriche niano y parte del Maastrichtiano.
y la cuenca Marañón. Dicha interpretación fue' confirmada por Robert-
Finalmente, la zona de Hexaporotricolpites son Research (981) que definió la zona de
emilianooi de la parte superior de la Formación Crassitricolporites brasiliensis; marcada por la presen-
Chonta (Pongo de Manseriche y cuenca Marañón), cia de Buttinia andreeoi; Gabonisporis uigourouxi y
caracterizaría el Coniaciano-Santoniano (Robertson Fooeotriletes margaritae entre otros (figura 6).
Research, 1981).
Müller y Aliaga (981) definieron la zona de
Müller y Aliaga (981), con base en un análisis
Monocolpopollenites SCI 39C, asociado con
de los amonites, foraminíferos y palinomorfos, da-
Proteacidites tienabaensis y Zliuisporites, en la For-
taron a la Formación Chonta del intervalo Turo-
mación Vivián y la parte inferior de la Formación
niano inferior-Santoniano. Además de la zona de
Cachiyacu (río Cushabatay, Pongo de Tiraco).
G. crassipoli (Cenornaniano terminal-Turoniano
Estos especímenes son indicadores del Senoniano
inferior) de la base de la formación en el Pongo de
superior de Afríca occidental. Le asignaron una
Manseriche, identificaron 4 biozonas palinológicas
edad comprendida entre el Santoniano inferior (?)
(figura 6).
y el Campaniano-Maastrichtiano inferior. Además
La zona de Bpbedrepites con estrías finas se
señalaron que la base de la Formación Vivián po-
encuentra en la base de la formación, y caracteriza
dría constituir una buena línea de tiempo.
al Turoniano.
La zona de Tricolpites y Tricolporites data la Gutiérrez (982) la considera como zona estéril.
parte inferior de la Formación Chonta del Turo-
niano a Coniaciano (?) - Pongo de Tiraco y río 3.6. Formacum Cachiyacu
Cushabatay, El contenido fosilifero de la Formación Cachi-
La zona de Tricolporopotlenites S 152 (con yacu (ostrácodos, gasterópodos, foraminíferos
abundantes Tricolpites y Tricolporites) caracteriza a aglutinados) fue atribuido al Cretáceo terminal por
la. parte mediana de la formación y representa pro- Seminario y Guizado (976).
bablemente el Coniaciano. Müller y Aliaga (1981) confirmaron esta edad
La zona de Zlitnsporites (caracterizada por la con la determinación de una zona de
aparición de dicho género y la abundancia de los Gabonisporites sp. caracterizada por numerosos
géneros Tricolporites, Tricolpites y Monocolpites) Monocolpopollenites SCI 39C, e interpretada como
corresponde al tope de la Formación Chonta e in- de edad Maastríchtíano, que se encuentra tanto en
dica una edad santoníana. la Formación Cachiyacu como en la Formación
Además, Müller anota que el contacto entre las Huchpayacu sobreyacente (figura 6). Gutiérrez
formaciones Agua Caliente y Chonta puede ser (982) identificó una zona de Ammobaculites "C",
diacrónico y corresponder localmente a una la- que corresponde a la Formación Cachiyacu.
guna estratigráfica del Cenomaniano superior-Tu-
roniano inferior (pozo Valencia 25-X). 3.7. Formación Hucbpayacu
Gutiérrez. (982) menciona la ocurrencia de La Formación Huchpayacu, rica en carofítas, fue
Tectocbara nustniscateensis en la parte superior atribuida al Terciario inferior por Seminario y Gui-
de la Formación Chonta de la cuenca Madre de zado 0976, zona de Spbaerocbara breuisterensis),
Dios, que atribuye al Santoniano. En las cuencas que anotan que dicha zona podria corresponder
de Marañón, Huallaga y Ucayali, se reconoció una localmente a la transición Cretáceo superior-
zona de Ammobaculites spp., asociada con otros Terciario.
foraminíferos bentónicos y algunos planctónicos Robertson Research (981) distinguen una zona
(Globotruncana sp., Globigerina sp.), ostrácodos y inferior de Rbabdocbara rolli del Paleoceno infe-
fósiles marinos, asignada al intervalo- Turoniano- . . rior y una zona superior de Porocbara gildemetsteri
Santoniano. En las mismas áreas, en el tope de la (ahora conocido como Feistiella gildemeisterñ del
Formación Chonta, Gutiérrez (982) identificó una Paleoceno superior.
zona de Bracbycytbera sp. con abundantes En cambio, Müller y Aliaga (981), al encontrar
ostrácodos y microgasterópodos, que yace sobre la Gabonisporites uigourouxi en la Formación
zona de Ammobaculites. Le asignó la misma edad Huchpayacu del Pongo de Tiraco (zona de
que a la zona anterior.
Gabonisporites sp.), concluyeron en una edad del
3.5. Pormacion Vivián Maastrichtiano inferior (figura 6).
En la Formación Vivíán de la región de Dicha interpretación fue adoptada por Gutié-
Contamana, Elsik 0964, 1966) determinó una rica rrez (1982), quien asignó una edad maastrichtiana
a las zonas de Rbabdocbara rolli y Porocbara 3.11. Formación Cbambira
gildemeisteri (ahora conocida como Feistiella En la Formación Chamb ira , Seminario y Gui-
gildemeisterñ que caracterizan a la Formación zado (1976) definieron una zona inferior de ostrá- .
Huchpayacu. codos y una zona .superior de Tectocbara
ucayalensis, y asignan tentativamente la formación
3.8. Formación Casa Blanca al Mioceno.
Seminario y Guizado (1976) mencionaron palí- . Robertson Research (981) identificaron una
nornorfos con. características especiales que reque- zona inferior de Tectocbara ucayalensis, una zona
rían estudios detallados; pero piensan que corres- mediana de Tectocbara parua y una zona superior
ponden al Terciario. de Magnastriatites botuardi en la Formación
Robertson Research (981) definieron una zona Chambira, siendo la última zona. de edad
de Proxapertites operculatus que cubre a la Forma- Oligoceno-Mioceno inferior (figura 6).
ción Casa Blanca, y le asignó indistintamente' una Gutiérrez (1982) asignó una edad Mlocenoa.la
edad del Paleoceno-Eoceno. zona de T. ucayalensis principalis de la parte in-
Mül1er y Aliaga (981) encontraron en cambio ferior de la Formación Chambira.
una rica asociación de pólenes y esporas en laFor-
macón Casa Blanca (no Cushabatay), entre los.cua- 3.12. Formación Pebas-
les Buttinia: andreetn, .. Fooeotriletes margaritae, La edad de la Formación Pebas, de origen
Tricornites elongatus y Aquilapollenites. senegalensis marino a salobre, ha sido ampliamente debatida.
indicarían una edad Maastríchtiano superior Seminario y Guizado (976) reconocieron una'
(Jardiné y Magloire, 1964; Regali et al., 1974) - fi- zona de Pseudolacuna macroptera y concluyen en
gura 6. La ausencia de carofítas no permitió a Gu- una; edad del Mioceno superior - Plioceno (fi-
tiérrez (982) opinaralrespeeto. gura 6), a- pesar de la presencia de un polen
conocido en el Mioceno de Colombia, .
3.9. Formación Yahuarango- Robertson Research (981) observaron la pre-
. Seminario y Guizado (976) propusieron el sencia de Rotatia.so. que indica un ambiente espo-
nombre de Formación Pozo para' esta unidad y le rádicamenteniarino, y reconoció la zona de- P.
asignaron una edad Terciaria (¿Oligoceno?, macroptera.' Sobre esta yace la zona de
Williams, 1949) con base en ostrácodos y forami- Crassoretitriletes oanraadsboooeni; que, asociado
níferos bentónicos. con Cicatricosisporites dorogensis, indica una edad
En la Formación Yahuarango, Robertson Mioceno inferior tardío a Mioceno medio temprano.
Research (981) identificaron" una zona de
Spbaerocbara sp., con palinornorfos muy similares' 3.13. Las formaciones post-Pebas
a.los de su zona de, P. operculatus y le asignó una La base de la serie que sobreyace a la Forma-'
edad Eoceno basal. ......_- . ción Pebas contiene carofitas identificadas con la
. En la Formación- Yáhuarango, Gutíérrez (982) zona de Tectocbara ucayalensis irregularis por·
definió una zona inferior' deSpbaerÓcbarasp. y Robertson Research (981) que le asignan tentati-
una zona superior de Tectocbara supraplana vamenreuna edad Mioceno superior..
(ahora conocida como Nitellopsis suprapland), atri-
buidas al Paleoceno inferior y superior respectiva-
mente (figura 6). IV; lA BIOZONAOÓN DE ROBERTSON
Cabe anotar que RobertsonResearch (981) de- - .. RESEARCH (1990) .. ... ...
finieron además una zona de Nitellopsissupraplana
(anteriormente Tectocbara suprapland) y una zona En un nuevo trabajo esencialmente palinoló-
de Monoporites annulatus, que pertenecerían a la gico, Robertson Research (990) completaron y
Formación Sol, ubicada entre la.Formación Yahua- precisaron las zonaciones palinológicas de la serie
rango y la Formación Pozo, y que atribuye al Eo- cretádca y terciaria del Oriente'peruano. Recono-
ceno medio, cen las siguientes biozonas (figura 7).

3.10. Formación Pozo 1. Neocomiano


Robertson Research (1981) y Gutiérrez (982) El Neocomiano ss; abarca el intervalo Berriasiano-
distinguieron una zona inferior de Ammobaculites Barremiano. Se· han encontrado dos zonas.
"P" 00 que asegura que dicha formación es de ori-
gen marina a salobre), una zona mediana de ostra- 1.1. La zona de Dicheiropollis etruscus
codos, y una zona superior de' Yerrucatosporites. Siendo el rango conocido de D. etruscus
usmensis, siendo esta última del Eoceno superior Títhoníano-Barremíano inferior, la zona no puede
(figura 6). EStá asociada con algas. de agua dulce ser más reciente que el Barremíano inferior. El me-
Pediastrum sp. en los bordes de la cuenca. dio de depósito es continental, de agua dulce.
Müller y Aliaga (1981) Robertson Research (1990)
Plio-Pleistoceno Cyatheacidites annulatus
Mioceno T. ucayalensis principalis Crassoretitriletes vanraadshooveni
01; ocena Cicatricosisporites dorogensis
Ostrácodos Striatrico/porites undula tus y Chenopod.
Eoceno Ammobaculites "P" Foveotrícolpites perforatus y algas
No supraplana (= T. supraplana)
Paleoceno
S haerochara s

Maastrichtiano Gabonisporites Gabonisporis viqourouxii (¿z: de facies?)


Ariadnaesporites spinosus (zona guía)
Cyclusphaera euribei
Campaniano Monocolpopollenites SCI 39C
Auriculidites reticu/atus
Tricol ites microstriatus
Santoniano Zlivisporites
Droseridites senonicus
Tricolporopol/enitesS 152 Psllebrevitrícolpites fidelii (zona guía)
Coniaciano
Tticolpites y Trico/porites Incapollis enricií
E hedre ites estrías finas 'Estéril
Turoniano G. aessipoü. Gnetaceaepol/enites crassipoli (z. guía)
T. africaensis Gnetaceaepol/enites diversus (zona guía)
E. a frica ensts.
E caste/aíni
E. klaszi
E/aterosporítes protensus
E. protensus I Stel/atopol/is barghoornii (zona guía)
Albiano
Pseudosofrepites Eleterooonennes jardinei
t------'----------r----~---'"-------------I
)---------1 P. va/diviae +-P_e_n_ta--'--p_s_is_v_a_/d_'_V_ia_e --1
Exesi ol/enites tumu/us (mal datada)
Aptiano
Afropol/is opercu/atus (zona guía ?)
Aequitriradites spinulosus (mal datada)
Barremiano
Dicheiropol/is etruscus
Hauteriviano
Valanginiano
Berriasiano
Fig. 7 - Comparación de las biozonas palinológicas de Müller y Aliaga (1981) y Robertson Research (1990)
paralaserie cretácica del Oriente

1.2. La zona de Aequitriradites spinulosus biozona crono-estratígráflca de edad Aptiano inferior


La zona de A. spinulosus seria una verdadera (figura 7). La especie index está asociada con
biozona, pero su edad (¿Barremiano superior?) es Afropollis zona tus, Calltatasporites trüobatus,
aproximada (figura 7). Cicatricosisporites sp., Classopolis sp., Subtilispbaera
En Chambira 123X, se determinaron pólenes del terrula y verrucosisporites sp, CYanayacu 27X,
Cretáceo inferior indiferenciado: Cicatricosisporites Aguaytía 3X). Su tope está definido por la desapari-
australiensis; Classopolis sp., y un medio de. agua ción de A. operculatus y C. trilobatus: El medio se-
dulce. dimentario determinado es continental (Yanayacu
27X) a marino marginal. (Cashiboya 29X, Aguaytía
2. Aptiano 3)(, abundantes mioesporas, escaso microplancton)..
El Aptiano comprende dos biozonas.
2.2. La » zona» de Exesipollenites tumulus
2.1. La zona de Afropollis opercularus Testimonio del Aptiano superior seria local-
La zona de A: operculatus constituye una mente la existencia de E. tumulus, encontrados en
un solo pozo. La zona se caracteriza por la presencia Florenttnia cooksonia, Micbrystidium sp.) y microfo-
de Callialasporites trilobatus, Cicatricosisporites sp., raminíferos chitinosos·indican un medio marino mar-
Classopolis sp. y verrucosisporites sp. (Yana- ginal, excepto en Huaya 3X y Aguaytía 3X (agua
yacu 27X). El medio sedimentario determinado es dulce). En Oxapampa 7-1, se encontraron también
continental. algas de agua dulce, mezcladas con microfauna
marina.
3. Albiano
El Albiano ha sido dividido en cuatro biozonas. 4. Cenomaniano
Tres biozonas han sido definidas en el Ceno-
3.1. La zona de Pentapsis valdiviae maniano.
La zona de P. ualdioiae corresponde al Albiano
inferior. Su tope está definido por la desaparición 4.1. La zona de Afropollis jardinus
del fósil guía. Es también conocida en el Brasil El. tope de -la zona de Afropollis jardinus, del
(véase la zona homónima de Müller y Aliaga 1981, Cenomaniano inferior, coincide con la
figuras 6 y 7). Contiene igualmente Cretacetporites desaparición de dicha especie. Cuando está.
polygonalis.. La' existencia; de numerosos mioespo- presente; la ocurrencia .de escaso microplancton
ras y escasos dinoflagelados indica un medio evidencia un medio- marino marginal.
marino marginal. Sin embargo, en Cashiboya 29X,.
la parte inferior del intervalo es de' agua dulce, 4.2. La zona de Elaterosporites
mientras que el tope es de medio marino marginal. pseudoklasziL nov. sp.
En Yanayacu 27X, la ausencia de dinoflagelados La zona de E. pseudokJaszi~ definida por la des-
indica un medio de agua dulce para el intervalo. aparición de' Elaterosporites. castelaini. y E.
pseudoelaszii; representarla: al Cenomaniano medio..
3.2. La zona de Elateropollenites jardinei y/o la parreinferior.deLCenomaniano superior. Con-
La zona de E. jardinei, también conocida en el tiene también Alaticolpiteslimae y Hexaporotricolpites
Brasil, representaría la parte. inferior del Albiano protoniei: La. presencia de escaso rnícroplancton- y .
medio. Frecuentemente está ausente. localmente de' rnícroforamíníferos chitinosos indica'
un medio marino marginal, localmente muy marginal
3.3. La zona de Stellatopollís barghoomii (La Frontera 3X), de agua dulce (Valencia 41D) o aun:
La zona de S. bargboornii constituye: una au- continental (Yanayacu 27X), sugiriendo un ambiente
téntica zona biocronológica, que comprende nu- deltaico (Cuinico Norte).
merosas especies indicadoras del Albiano medio.
Su tope está definido por la desaparición de 4.3. La zona de Gnetaceaepollenites diversus
Cbicbaouadinium boydii, Claoatricolpites- uarii», La zona de G. dioersus, caracterizada por la '
Elaterocolpites pentarbetbus; Gemmatriletes presencia' de Classopolis major, C. brasiliensis,
clauatus, Regalipollenites. •. incai ., Reyrea Crassulina sp., Gnetaceaepollenites clatbratus, G,
polymorpha, Steeuesipotlenues dayanii, S. dioersus y Triorites africaensis; data del'
bargboornii; Striatricolpites reticulatus y Cenomaniano . terminal Y puede ser considerada
Subultspbaeraperiuctda. En esta zona se encuen- como una verdadera bíozona, por comparación con
tran también Alaticotpites limae, abundantes el África y el Brasil (véase la zona de T. africaensis
Deltoidospora spp., Retimonocolpites aff. de la Formación Agua Caliente definida por Müller
peroreticulata, Steevesipo/lenites dayanii, abun- y Aliag; 1981; figura 7). La' presencia de abundante'
dantes Perotri/ertespannuceus, Reyrea po/ymorpha microplancton, la predominancia -demíoesporas y
y Striatricolpites striatus: El medio de depósito es la existencia dé dinoflagelados (Florentina sp.,
marino marginal por la presencia de escasos dino- Palaeohystricbopbora infusorioides) indican un
flagelados, abundantes mioesporas y, localmente, medio marino interno a marginal. Sin embargo; en'
microplancton. Yanayacu 27X y Cuínico Norte; están asociados con
numerosos helechos' de agua dulce.
3.4. La zona de Elaterosporites protensus
La zona de E. protensus caracteriza al Albiano su- 5. Turoniano
perior y corresponde a una.verdadera biozona (véase
la zona homónima definida por MüIler y Aliaga 5.1. La zona de Gnetaceaepollenites crassipolí
(1981) en la parte superior de la Formación' Es- La zona de' G. crasstpoli corresponde al
peranza, figura 7). El tope está definido por la des- Turoniano inferior (véase la' zona homónima de
aparición de Ca//ialasporites dampieri; Elaterosporites Müller y Aliaga, 1981). Su tope-está definido por la
k/aszi, E. protensus y E. oerrucatus. Contiene también desaparición de G. crassipoltv/o de Elateroplicues
Aiaticolpites limai y Tetracolpites sp. SC1.399. africaensis. Constituye una biozona cronológica
Dinoflagelados (Dinopterygium cladoides, confiable, calibrada por nanofósiles. En
Chapulí IX, están asociados con el nanofósil 7.1. La zona de Droserídítes senonicus
Eprolitbus planus del Turoniano basal. La presen- La zona de D. senonicus es considerada como
cia de abundantes rnioesporas y de escasos de edad Santoníano inferior (figura 7), ya que D.
dinoflagelados indica un medio sedimentario senonicus no es más reciente que el Santoniano en
marino marginal. el Norte de América del Sur y el Norte y Oeste del
Africa. Está asociado con Cretaceisporites muelleri,
5.2. El Turoniano superior C. polygonalis; Hexaporotricolpites emelianooü;
El Turoniano superior no ha sido reconocido Trtcolpites giganteus y Tricolporopoltenites sp.
micropaleontológicarnente (Robertson Research, S.152. En Chapulí IX y Valencia 41D, están asocia-
1990 - figura 7). dos con los nanofósiles calcáreos Bulerylitbus bayi,
Calculites ova lis, Eiffelitbus eximius, Litbastrinus
6. Coníacíano ' grillii; Martbasterites furcatus, Micula stauropbora
Dos zonas han sido atribuidas al Coniaciano. (= M. decussata), Prediscospbaera cretacea,
Reinbardites autopborus, Stouerius crassus y
6.1. La zona de Incapollts enricii nov. gen. nov. sp. Tranolitbus minimus. Los dinoflagelados
La zona de 1. enricii corresponde al Coniaciano in- Dinogymnium spp., D. ondulosum, Isabelidinium
ferior, por contener localmente el polen Droseridites acuminatum.. Odontocbitina costata, O.
senonicus (no más antiguo que el Coniaciano) y striatoperforata; Paleobystricbopbora infusorioides...
nanofósiles no más recientes que el Coniaciano y microforaminíferos chitinosos indican un medio
inferior. El tope se define por la extinción de L enricii marino interno a.margínal.
y/o de Tetracolporopollenites pseudoreticulatus nov.
sp. Contiene además Tricolpites giganteus.En Cuiníco 7.2. La zona de Tricolpites rnicrostriarus
Norte, Jíbaro IX Y Chapulí IX, están asociados con los La zona superior de T. microstriatus, mal datada,
nanofósiles Eiffeaithus.turriseijea~. Eprolitbussp: 7, E. ha sido atribuida al Santoniano (¿superior?). El tope
flora lis, Litbastrinus sp. 9, L moratus, está definido por la desaparición de Cretaceiporites
Prediscospbaera cretacea y Tranolitbus pbacelosus: El muelleri, C. potygonatis, Bcbitricolpites cbirnui nov.
medio de depósito es marino marginal a marino sp., T. microstriatus y Tricbotomosulcites paruus
interno, por la. abundancia de mioesporas, microfo- nov. sp.
raminíferos chitinosos y dinoflagelados (Aretoligera
sp., Odoruochitina porifera, Oligospbaeridium 8. Campaniano
pulcberrium; Paleobystricbopbora infusorioides; El Campaniano comprende dos biozonas.
Spiniferites sp., Subtilispbaera sp.),
8.1. La zona de Auriculidites reticulatus
6.2. La zona de Psilabrevitricolpites fidelii nov. sp. El tope de la zona de A. reticulatus está definido
La zona de P. fidelii: parece ser una verdadera por la desaparición de Apiculatisporis marañonensis
zona del Coniaciano superior,' calibrada por nov. sp., A; reticulatus y Regalipottenites
nanofósiles. Está definida por la desaparícíórr de P. ampboriformis, que son conocidos en estratos no
fidelii y/o de Tricolporopollenites S.152 (véase la más recientes que el Campaniano inferior del Norte
zona deT. S.152 definida por Müller y Aliaga, 1981, y Oeste del Africa y de América del Sur (figura 7).
figuras 6. Y 7). Se caracteriza por abundantes Comprende además Auriculiidites sp., A. bourequi,
Cretaceisporites. rnuelleri; C. polygonalis, así como Biberrupolis foteolatus; Crassitricolporites costatus,
Droseridites senonicus, Hexaporotrtcolpites Hexaporotricolpites emelianouii; Monocolpopollenites
emelianouii, pequeños .. Striatricolpites spp. y spberoidites, Pediculisporis microgranulatus, P.
Tricolporites sp. SO 14L En Chapulí IX,]ibaroIX y reticularis, Perirretisyncolpites giganteus,
Cuiníco Norte, están asedados con los nano'fósiles Proxapertites facetus; Rugulatisporites caperatus,
Broinsonia enormus, Eiffelithuseximius, Gartnerago Tricolparopollenites sp. S.152 y Zlioisporis blauenis
obliquum, Micula stauropbora (= M.. decussatd), (Robertson Research 1990, Tarazona 1992). La abun-
Petrobrasiella uenata, Prediscospbaera cretacea, dancia de los dinoflagelados Hystncbodintum
Tranolitbus pbacelosus. Martbasterites furcatus se pulcbrurn, Paleobystricbopbora infusorioides y
presenta en la parte inferior del intervalo. Los Tricbodinium castaneum, así como de
dinoflagelados Aretoligera senoniense, .Florentinia microforaminíferos chitinosos indican localmente un
sp., lsahelidinium acuminatum, Microdinium sp., medio francamente marino, interno a marino
Oligospbaeridium complex, Paleobystricbopbora marginal, excepto en Cashiboya 29X que solo
infusoriotdes; Spiniferites sp., y rnicroforarniníferos contiene paleoflora de agua dulce.
chitinosos indican un medio marino marginal a
nerítíco interno, hasta estuarino (Valencia 41D).
8.2. La zona de Cyclusphaera euribei
7. Santoniano La' zona de C. euribei correspondería, sin argu-
El Santoniano comprende dos biozonas. mentos, al Campaniano superior. Los dinoflagelados
Dinogymnium undulosum, Geiselodtnium sp. y 10.Maastrlchtiano superlor-Paleoceno
Senegalinium sp. indican un medio marino interno El intervalo Maastrichtiano superior-Paleoceno,
a marginal. representado por capas rojas finas, no contiene pa-
linomorfos preservados. Sin embargo, se encontra-
9. Maastrlchtiano inferior ron carofitas.
El Maastrichtiano inferior está representldo por- En Yanayacu 27X, Robertson Research (1990)
dos biozonas palinológicas que corresponden a la mencionan, de- abajo hacia arriba, escasas
zona de Gabonisporites de Müller y Aliaga (1981) Porocbara gildemeisteri costata, una Spbaerocbara
(figuras 6 y 7). sp. rota, escasas P. gildemeisteri costata, escasas
Spbaerocbara (?) spp., Porocbara sp. 2a, y
9.1. La zona de Ariadnaesporites spinosus Porocbara sp. la, que atribuye a las zonas de P.
La zona de A. spinosus. está definida por la gttdemeistert costata y Spbaerocbara - cf.
extinción de A. spinosus; Bioerrupollis fooeolatus breusterensis de la Formación; Yahuarango infe-
nov. gen. nov. sp., Buttinia andreeui; Ecbitriporites rior. En Chapulí Ix, en la misma formación, se en..
trtanguiiformis, Fooeotriletes margaritae, contraron también escasas P. gildemeisteri costata
Granulatisporites SO 80, Pediculisporis reticularis; y, más abajo, S. d. breuisterensis. En Aguaytía 3::<,
Proteacidites sigati; Psilastepbanosporites brasiliensis; los mismos autores determinaron en la formación
Rugulatisperites caperatus; Triporoletes blauensis y Yahuarango, escasas P: gildemeisteri costata, y más
Xenascus ceratioides (Chambíra 123X). En el Río alto encima; abunda:ntes Tectocbara supraplana aso-
Inambari, están presentes además; Aquillapollenites ciadas con algunas T. supraplana sulcata y escasas
magnus, Zlivisporites - spp. y Crassitricolporites T. supraplanasupraplana.
brasüiensis. Constituye una. biozona crono-
estratigráfica confiable, por ser similar a asociaciones 11.Eoceno-_
delMaastrichtiano inferior en el África y América del En el Eoceno fueron definidas dos biozonas de
SurCfigura7). El medio sedímentariodeterminado es edad Eoceno inferior y Eoceno medio-superior,
marino marginal. por lo menos para. la parte- inferior respectivamente.
del intervalo, por la presencia de dinoflagelados en
todos los pozos estudiados, excepto en Cuinico 11.l..La zona de Foveotricolpites perforatus
Norte y Cashiboya 29X. Localmente, la: presencia de La.zona de F perforatus es atribuida tentltiva-·
helechos· de agua dulce (Azolla sp.) y: microalgas mente' al, Eoceno inferior. Sin embargo, F.
(Pediastrum sp.) - sección del Río alto Inambari, perforatusscso ha sido reconocido en un pozo. La
Tarazona 1992 - o de-frutas y cáscaras de Azola zona se' caracteriza por abundantes algas azul-
bammata (Huaya 3X, Robertson: Research, 1990) verdes (Botryococcus spp., Celyphus spp.), y es
indica-la proximidad de lagos, más probablemente una zona de facies que una lí-,
En la parte inferior. de este intervalo del pozo nea de tiempo. Por ejemplo, en La-Frontera 3::<, la
Huaya 3::<, Robertson Research (1990) determina.. zona de Fiperforatus está representada por la:aso-
ron las carofitas. Porocbara: sp., Saportanella ciación Celypbus: sp., Cycbispbaera sp: 1,
riveraey cf.. Spbaerocbara sp., que consideran Maurititdttes- .-. fransiscoi, Spinizonocolpttes
como típicos de la Formación Huchpayacu. ecbinatus y Spirosyncolpites spiralis; junto con nu-
merosos dinoflagelados que indican un medio ma-
9.2. La zona de Gabonísporís vigourouxii rino marginal. En Yanayacu27X, Chambira 123X y
La zona de G. vigourouxifestá definida por la jibaroIx..solo se encontraron numerosas algas de
desaparición: arriba de Azolla cretacea, G. agua dulce; mientras, que en Huaya 3X, Valencia
oigourouxii. o Graminiidites SCI 290; Ha sido 41D, Cuinico Norte; Chapulí IX y Jibaro IX, las
atribuida al Maastrichtiano inferior; Sin embargo, mismas' están asociadas con algunos dínoflagela-
siendo G. vigourouxiiy A. cretacea probablemente dos, microplancton, o glauconíta, que indican un
helechos de agua dulce, esta zona seria una zona medio marino marginal,
de facies y no una biozona crono-estratigráfica, y
podría ser equivalente a parte de la zona deA. 11.2. La zona de Striatricolporites undulatus
spinosus. En jíbaro IX, solo se encontró un El tope de la,zona de S. undulatus se caracteriza
helecho de agua dulce (Azollá cretacedi y ligníta. por la abunda:ncia de cbenopodiaceos, que refleja
En la Formación Huchpayacu del pozo Aguay- un evento climático que puede. ser considerado
tía 3X, Robertson Research (1990) determinaron las como una línea: de tiempo. S. undulatus. está
carofitas (de-la base al techo) Obtusocbara sp., es- asociado con pólenes abunda:ntes en el Eoceno
casas Porocbara gildemeisteri gildemeisteri y medio a superior de Venezuela, Brasil- Y' Africa:
Rbabdocbara rollt, raras Saportanella riverae Claoatriletes disparilis, Doualaidites laeoigatus: (=
globosa; y abundantes- P. gildemeisteri Venezuelites globoannulatus), Foueotriporites
gildemeisteri: bammenii, Gemmastepbanocolporues breuicolpites,
Gemmatricolporites pilatus, Mauritiidites aproximadamente veinte años. Tal avance se ha
crassiexinus, Psilatricolporites maculosus, debido principalmente a los aportes de la micropa-
Retitricolporites irregularis, R. gr. abakensis y leontología aplicada durante la exploración y ex-
Striatricotporites undulatus. En Cuinico Norte, se plotación petrolera, en esta región en donde los
mencionan también Spinozonocolpites ecbinatus y afloramientos son tan escasos. Sin embargo, a con-
Retibrevitricolpites triangulatus posiblemente del tinuación presentamos varios problemas estratigrá-
Eoceno superior. El medio de depósito determí- ficos que aún se mantienen.
nado es de agua dulce en la cuenca Ucayali
(Cashiboya 29X, Huaya 3X, La Frontera 3X) y 1. Los principales resultados estratigráficos
Chapulí IX, mientras que la.presencia de rnícrofo- Estos estudios estratigráficos aportaron varios
rarniníferos chitinosos, dinoflagelados y/o nano- resultados de primera importancia.
plancton indica'un medio marino marginal a salo- La datación del Neocomiano en la Formación
bre en la cuenca Marañón (Yanayacu 27X, Valen- Cushabatay del. Pongo de Tiraco por parte de
cia41D, Cuinico Norte, Chambira 123X). . Müller (1981), Gamarra y Aliaga (1985) y Tarazona
(1985), fue confirmada por Robertson Research
l2.0ligoceno (1990).
La zona de Cicatricosisporites dorogensis no es La zona' del Aptiano superior (Robertson
más reciente que el Oligoceno, por la presencia del Research, 1990) es importante' para datar. el fin de
fósil guía. Contiene además Mauritiidites.fransiscoi la sedimentación elástica neocorniana y el inicio de
y jussitriporites undulatus (Charnbíra 123X), la sedimentación marina del Albiano.
esporas de helechos: abundantes Laeuigatosporttes La zona guía del Albíano medio (figura 67,
spp. asociados con Verrucatosporites sp. y zona de E. protensus de Müller y Aliaga, 1981;
Acrosticbum sp. (Valencia 410). El medio es de zona deS. bargboornii de Robertson Research,
agua dulce. 1990) constituye un importante nivel. de correla-
ción con las regiones vecinas y representa muy
13. Mioceno inferior a medio probablemente un máximo de transgresión.
En el pozo Chambira 123X, 1400' de sedimen- El establecimiento- de una biozonación del Ce-
tos de esta edad fueron determinados por la pre- nomaniano es un aporte importante, ya que permi-
sencia. de Crassoretitriletes uanraadsbooueni, tirá. precisar la edad de la Formación Agua Ca-
asociado con Bombacidites bellus, Ecbiperiporites liente, cuyos límites son muy probablemente
akantbos, Ecbiporues estelae, Ecbitricolporites diacrónicos (Müller y Aliaga, 1981) y podrían in-
maristellae, Perfotricolpites digitatus, cluir períodos de erosión importante cuya natura-
Perisyncolporites pokornyi, Psilatricolporites leza queda por estudiarse.
operculatus, Retitricolporites guianensis y Los niveles guía del Cenomaniano superior-
Spirosyncolpites spiralis.. Indican un ambiente de Turoniano inferior - zonas de T. africaensis y G.
agua. dulce que muy probablemente corresponde crassipoli de MüIler (981), y G. diuersus Y G.
a la FormaciónPebas. En Cuinico Norte; la presen- crassipoli de Robertson Research (1990) - corres-
cia de acritarchos a 2800-2870' indicaría un medio ponden a una transgresión- eustática mayor a es-
marino, si no están caídos. cala mundial (Hancock y Kaufmann, 1979; Haq et
al., 1987), Y estos depósitos transgresivos o de
14. Plioceno a. reciente máximo de transgresión, bien conocidos en los
En el pozo Chambira 123X, llCX)l de sedimentos depósitos andinos (Iaillard y Arnaud-Vanneau,
pliocénicos a pleistocénicos, quizás· recientes, han 1993), son excelentes niveles de correlación:
sido datados por Cyatbeacidites annulatus, La biozonación del intervalo Coníaciano-Cam-
Fenestrites spinosus, Ecbitricolporites spinosus; E. paniano .representa. un instrumento irremplazable
meneilly conocidos en el' Mioceno medio-Pleistoceno para determinar los procesos tectónicos y sedi-
del Brasil y del Caribe, Magnastriatites bouiardi; mentarios que resultaron de la fase peruana, y que
Multimarginites uanderbammeni, Psilamonoletes sp., son mal conocidos en los Andes debido al levan-
Verrucatosporites sp. y V. usmensis. El ambiente es tamiento tectónico. El descubrimiento de niveles
continental. datados del Campaniano inferior permitirá impor-
tantes correlaciones con las transgresiones marinas
V. CONUUSIONF.S: LOS ALCANCES datadas del Campaniano en Talara, Renterna y los
Y PROBLEMAS ESTRATIGRÁFICOS altiplanos peruanos y bolivianos.
El nivel guía del Maastrichtiano inferior - zo-
La presente síntesis pone de manifiesto los im- nas de Gabonisporites de Müller y Aliaga (981), y
portantes progresos alcanzados en el. conoci- de A. spinosus de Robertson Research (990) - es
miento estratigráfico de la serie cretácica y terciaria otro ejemplo de la correlación entre transgresiones
de' la cuenca oriental peruana desde hace marinas mayores y diversificación/abundancia de
palinomorfos. Permite correlaciones muy confia- sarrollada antes de la regresión asociada con la fase
bles con eventos similares conocidos en los altipla- peruana, es datada precisamente del Turoniano
nos de Bolivia y Perú y en el Oriente ecuatoriano. medio superior. Esta discrepancia tiene que ser
Por fín, las zonas sucesivas de F. perforatus y S. resuelta, sabiendo que se conoce una faja de ban-
undulatus del Eoceno demuestran la existencia de cos calcáreos delgados en el Senoniano del
dos trangresiones marinas, probablemente de ori- Oriente ecuatoriano (Caliza "M-2").
gen eustático, en la cuenca oriental, que podrán
constituir buenos niveles de correlación a nivel de 2.5~ Las transgresiones y regresiones del Senoniano
la cuenca. Las areniscas superiores de la Formación
Chonta y las de la Formación Vivián son de pri-
2. Los principales problemas estratigráficos mera importancia para la exploración petrolera.
Sin embargo, su edad, su medio de depósito y su
2.1. Neocomiano significado tectono-sedimentario son todavía muy
La zona. de D. etruscus ha sido atribuida al mal conocidos; Es sumamente importante definir
Berriasiano, al Valanginiano o al Barremiano, con exactitud las secuencias, su edad, su geome-
según los autores. Esto plantea el problema de la tría, la procedencia del material detrítico, los even-
edad de la base de la Formación Cushabatay, para tuales movimientos tectónicos del substrato liga-
la cual sepuede suponer ya sea que la base es dos a la tectónica senoniana, y la importancia y ex-
síncrona en toda.la cuenca, o que descansa. en on- tensión de la erosión asociada que ha controlado
lap sobre las rocas infrayacentes del borde de la. la geometría de los cuerpos sedimentarios.
cuenca; En los Andes peruanos.. el:Grupo y la For-
mación Goyllarisquizga plantean un problema si- 2.6. Las lagunas estratigráficas
milar en cuanto asu contacto sobre el geanticlinal De manera general, el análisis de varios pozos
del Marañón (Wilson, 1963; Mégard, 1978). evidencia la importancia de-lagunas sedimentarias
a varios niveles estratigráficos (Cenomaniano infe-
2.2. La transgresión del Albiano rior, Turoniano inferior, Turoniano superior, Carn-
La transgresión marina mayor expresada por la paniano, Paleoceno, etc). Será importante estudiar
Formación Esperanza (Raya) ha sido datada, según dichas lagunas para determinar si se deben a pro-
los lugares y/o los autores, del Aptiano superior, cesos tectónicos, eustáticos o sedimentarios, ya
del A\biano inferior (Andes peruanos), o aun del que la geometría de los cuerpos sedimentarios de-
Albiano medio a superior (Ecuador), lo que podría pende de dichos fenómenos;
representar un diacronismo importante que es ne-
cesario de investigar. En los Andes peruanos, una 2.7. Los ciclos del Paleoceno y Eoceno
secuencia de transgresión arenosa parece' confun- Las secuencias del Paleógeno son en su mayo-
dirse con el Grupo (o Formación) Goyllarisquizga ría controladas por los eventos tectónicos precoces
en los bordes de la cuenca, reflejando una posible de la orogénesis andina. Estos dieron lugar a dis-
disposición en on-lap. que. podría también existir continuidades, lagunas sedimentarias,' levanta-
en la cuenca oriental. mientos y erosión todavía mal conocidas. Sin em-
bargo, es importante destacar la existencia de dos
2.3. La regresión del Albiano superior- transgresiones marinas. sucesivas .durante el Eo-
Cenomaniano inferior ceno.
La facies deltaica. de la Formación Agua Ca- Finalmente, cabe' destacar que' el establecí-
liente traduce una regresión marina, por esencia miento de un cuadro estratigráfico confiable es de
diacrónica, cuya edad y geometría es importante primera importancia para el análisis del enterra-
determinar. Además, el hiato estratigráfico obser- miento y la-maduración de. la materia. orgánica por
vado localmente en el tope de la Formación refleja el método de la decornpactación (back-strippinfiJ;
una regresión probablemente asociada con ero- y, por lo tanto de la migración de los hidrocarbu-
sión, cuya importancia (duración, áreas y espeso- ros, mediante el análisis geométrico estructural de
res erosionados, etc.) es importante evaluar e inter- la cuenca.
pretar en términos de eustatismo o tectónica. En el siguiente capítulo, revisamos estos resul-
tados y problemas, intentamos comparaciones y
2.4. La transgresión turoniana proponemos correlaciones basadas en los datos bi-
La Caliza Chonta ha sido datada localmente del bliográficos y la identificación de las discontinuida-
Coniaciano (Robertson Research, 1990). Sin em- des mayores (método del análisis secuencial, véase
bargo, en los Andes peruanos y en el Oriente del ]aillard y Sempéré, 1989; ]aillard et al., 1993; por
Ecuador, la últirnaplataforma carbonatada bien de- ejemplo).
Capítulo ID todo el margen, y las capas tienen edades similares
en el centro y en los bordes de la cuenca (figura 8).
Discusiones estratigráficas Los mismos modelos pueden ser propuestos
para -la Formación Cushabatay del Oriente. De la
l. NEOCOMIANO geometría de las capas depende la edad de las zo-
nas palinológicas encontradas en las partes inferior
1. Presentación y superior de la formación. Para resolver tal pro-
Hace tiempo, se planteó el problema mayor de blema, tenemos que revisar los datos bioestratigrá-
la naturaleza de! contacto basal de la secuencia ficos disponibles de la cuenca Oriental y de las re-
neocomiana en los Andes peruanos. Para Benavi- giones vecinas.
des (1956), el contacto basal puede ser, al menos
localmente, en. top-lap (figura 8); para Wilson 2. En el Oriente peruano
(963) sería en on-lap, siendo las areniscas orien- Müller (1981) definió una zona palinológica in-
tales (Fm Goyllarisquizga) equivalentes a parte de ferior de D. etruscus (Neocomiano) y una superior
la serie neocomiana y aun albiana occidental; para de P. oaldioiae (Aptiano superior y/o Albiano ba-
Mégard (1978), se trataría de un contacto en con- sal). Entre estas dos zonas, Robertson Research
formidad en todo e! margen (figura 8). (990) encontraron una zona de A. spinulosus
(¿Barremiano superiorr), una zona guía de A.
operculatus (Aptiano inferior) y una zona de E.
o Cuenca, GeaJIticlinal, E tumulus (¿Aptiano superior?).
oeste-peruana del Marañón
En el Pongo de Tiraco (límite cuencas HuaUaga
y Marañón) se encontraron la zona palinológica
neocomiana de D. etruscus, de edad precísadeba-
tida, y la zona superior de A. operculatus.ée edad
aptiana. En el pozo Huaya 3X (Ucayali este), solo
se encontró la zona inferior.
top-Iap En los pozos Cashiboya 29X, La Frontera 3X
Benavides, 1956 (Este cuenca Ucayali) y Yanayacu 27X (Marañón),
o Cuenca- Geanticlinal.E y posiblemente en los pozos Chambira 123X (Ma-
oeste-peruana. del Marañón rañón) y Aguaytia 3X (Ucayali), se comprobó la
-------------------
. . ...--==:=-::::::
AJbiano~:~-:-:-:-:-:-:-:-:-:-:-:~::-.:.-:-:-:------
~:::
. m Goylla-j
presencia del Aptiano inferior (zona de A.
'squizga ~
operculatus) en la base de la Formación Cushaba-
tay (Robertson Research, 1990). Parece ser también
Jurásico e! caso en los pozos Tangarana 4X, Jíbaro IX y Va-

»<:Wilson, 1963
lencia 41D (Noreste cuenca Marañón), según los
datos paleontológicos y los registros de pozo.
3~ Comparación con regiones vecinas
Geanticlinal E La serie silicoclástica neocomiana pasa gradual-
del MarañÓn
mente de medios fluviátiles al Este a deltaicos y
marinos al Oeste. Por lo tanto, la fauna marina
diagnóstica es más abundante hacia el Oeste.
En la región de Lima, las areniscas neocomianas
yacen sobre amonites del Berriasiano superior (Frn
Puente Piedra: Rivera et al., 1975; Rivera, 1979;
conformidad, Wíedmann, 1981), y su parte inferior contiene
Mégard, 1978 amonites del Valanginiano inferior a medio (Fm
Herradura: Rivera et al., 1975; Rivera, 1979). Por lo
Fig. 8 • Modelos de dep6sito de la
serie neocomíana en los Andes peruanos: tanto, la edad del contacto basal es cercana al límite
en top-tap para Benavides (1956) - arriba-, Berríasíano-Valanginiano (Iaillard y Sempéré, 1989).
en on-lap para Wilson (1963) - medio - En la zona de Huaraz, la Formación Chimú
yen conformidad para Mégard (1978) - abajo- yace sobre el Grupo Chicama de! Títhoniano
superíor-Berriasiano (Iaíllard y jacay, 1989), y la
En la primera hipótesis, existen dos contactos base de la Formación Carhuaz contiene amonites
basales de edad diferente. La segunda hipótesis del Valanginiano medio a superior (zona de
implica un contacto basal fuertemente diacrónico. Valanginites broggit de Benavides, 1956). El con-
En estos modelos, las capas inferiores son más an- tacto basal tiene una edad similar a la anterior.
aguas en e! centro de la cuenca que en los bordes. En e! Norte del Oriente ecuatoriano, los palino-
En la tercera, el contacto de base es sincrónico en morfos de la base de las areniscas neocomianas (Fm
Hollín) son del Aptiano, y los del tope indican el solo 50 metros estériles (¿Aptiano?), lo que sugiere
Albiano inferior (Faucher et al., 1971; Bristow y que la serie -hauteriviana-barremiana fue erosíonada.,
Hoffstetter, 1977; Canfield er al., 1982; Baldock, 1982).

4. Discusión
Los datos bioestratigráficos demuestran que la
base de la Formación Cushabatay es diacrónica. Es
de edad pre-D. etruscus al Oeste y solo pre-Aptiano
al Sur (Ucayali), Este y Norte (Ecuador), es decir en
los bordes de la cuenca Oriental (figura 9). Por lo
tanto, podemos suponer que la Formación
Cushabatay de la parte Oeste de la cuenca Oriental
es comparable a la serie de la cuenca Occidental.
Las areniscas de la cuenca occidental incluyen
dos niveles lutáceos, localmente calcáreos, de ori-
gen marino. El nivel inferior, el más espeso, se en-
cuentra en las regiones de lima (Frns Herradura-y
Marcavilca), Huancayo.iHuaraz (Fm Santa del Gp
Goyllarisquizga), Arequipa y en el Pongo de. Ren-
tema (aunque sin argumentos paleontológicos).
Contiene amonites del Valanginiano medio a supe-
rior en Lima y Huaraz (zona de V. broggii), y ha
sido interpretado como un máximo de transgre-
sión eustática (zona de oerrucosum a 123-124 Ma
de Haq er al., 1987). Es muy probable que los pa- 0"'- \'g
Iinornorfos de la zona ce-Dcetruscus provengan de
un nivel equivalente, como lo supusó Tarazona
~ •
Mayormentemarino
-
~ Arequipa

(1985). En este caso, la base de la Formación Cu- E3_Parcialmentemarino


shabatay de la cuenca Huallaga y la parte occiden- 111, FllJVio.OeIlaJcaValanglniano-Aptlano,
tal de la cuenca Marañón tendrían' la misma, edad D FllN1o-dellaico Aptlano - ,
que la serie occidental; es decir- límite -Berríasiano-
Valanginiano (figura 9). Fig. 9 • Paleografía, facies y paleocorrientes
El segundo nivel arcilloso se encuentra en la de la serie neocomiana, y extensión supuesta de los
parte superior de la serie, por ejemplo enArequipa estratos.Valanginianns en la cuenca oriental
(Battyy]aillard, 1989), Huancayo (Moulin, 1989),
Cajamarca y el Pongo deRenterna (Jaillard, datos
inéditos). No ha sido datado. Sin embargo, el re- (2) Hacia el Oeste, el contacto basal es de edad lí-
gistro geológico mundial- y la carta eustática de mite Berríasíano-Valangíníano, similar a la de la.
Haq et al. (1987) indican un importante máximo-- cuenca occidental. En la parte Este; la base de la
de transgresión en el Aptiano inferior (zona de Formación Cushabatay es deedadAptiana,como en'
grandis a 111 Ma), que corresponde muy proba- la mayor. parte del Oriente ecuatoriano (FmHollín).
blemente tanto a este nivel como al nível: superior (3}Las dos biozonas guía identificadas- (Müller,
de la Formación Cushabatay que contiene-la zona 1981; Robertson Research, 1990) corresponden a
de A. operculatus de Robertson Research (1990). máximos: de transgresión eustátíca, La primera (D.
etruscus), sería' de- edad Valanginiano medio a su-
5. Conclusiones perior (zona de V. broggii). y caracteriza a la parte
Se proponen las-siguientes conclusiones: Oeste de la cuenca, y la segunda (A. operculatus),
(1) El contacto basal de la Formación Cushabatay de edad Aptiano inferior, se encuentra también en
es diacrónico (figura 9). Estudios sedimentológicos los bordes de la cuenca;
tendrán que determinar si se trata (1) de un on-lap
CWilson, 1963) que indicaría el relleno debido a IL lA TRANSGRESIÓN. AI.BIANA •
una transgresión de una cuenca estable, sin subsi- Y lA REGRESIÓN DEL AI.BIANO SUPERIOR·
dencia, o (2) de un top-lap (Benavides, 1956a), CENOMANIANO INFERIOR.
que implicaría una discordancia. pre-Aptiana por
erosión, debida a movimientos tectónicos O a una 1. La transgresión del Albiano inferior
regresión eustática importante.
Observemos que en el,pozo Huaya 3)(, la biozona 1. L Presentación,
albiana está separada de la biozona neocorníana por En los Andes peruanos, la transgresión albiana

I
está representada por las formaciones equivalentes secuencia está constituido por algunas superficies
Inca y Pariahuanca (Benavídes, 1956; Wilson, endurecidas superpuestas, cubiertas de amonites,
1963). Los mismos autores mencionan que estas que indican una época de condensación.
formaciones desaparecen hacia el Este (Geanticli-
nal del Marañón), y no se distinguen de la Forma-
ción Goyllarisquizga. Esto plantea el problema de
un posible on-lap o de un cambio rápido de facies
en el borde de la cuenca. El mismo problema
puede presentarse en la cuenca Oriental.
Por otro lado, el máximo de transgresión ha
sido datado generalmente por microfauna, del Al-
biano superior 'en el Oriente ecuatoriano (Bristow
y Hoffstetter, 1977), mientras. que es del Albiano
medio en el Perú. Esto plantea el problema de un
posible díacronismo de la transgresión.
Finalmente, Robertson Research (990) eviden-
ciaron una laguna estratigráfica importante del Al-
biano inferior. tardío-base del Albiano medio.
91
1.2. En el Oriente.peruano
En el Oriente peruano, la transgresión Albiana 91

está representada por la zona palinológica de P.


oaldioiae de Müller (981), Gamarra y Aliaga
o 20m
O
(1985) y Robertson Research (990) que caracte- 'TI --1-+-------=-+-----1
riza a las capas de. transición entre las formaciones
Cushabatay y Esperanza. Fig.l0 - Sección-de campo. de la Formación Inca
La zona de P. ualdiuiae ha sido reconocida pa- (¿Aptiano termina11-Albiano inferior)
leontológícamente en los Pongos de Tiraco y Man- en Baños del Inca
seriche, en la mayor parte deja cuenca Ucayali (ex- (según E. Higa, in Jaillard, 1987) gl = glauconita
cepto en Huaya 3X y quizás en La Frontera 3X) y Benavides (1956a), Wilson (1963) y Hillebrandt
sedimentológicamente en el Pongo de Renterna., (1970) atribuyeron las formaciones Inca y Paria-
Está ausente en cambio en los pozos de la cuenca huanca al Albíano inferior por contener especies
Marañón, salvo en el Chambira .123X y el Yanayacu de Paraboplites (zona de Paraboplües nicbolsoni
27X. Por lo tanto, la secuencia transgresíva del de Benavides, 1956). Posteriormente, Reyes (1980)
¿Aptiano superior?-Albiano inferior está general- y]anjou (981) propusieron una edad Aptiano su-
mente presente en las partes Oeste y Sur de la perior a Albiano basal para la Formación Inca, in-
cuenca oriental, y generalmente ausente en sus terpretación adoptada por ]aillard (1987; ]aillard y
partes Este y Norte (figura 11). Sin embargo, la au- Sempéré, 1989, 1991). Moulin (989) menciona pó-
sencia de- pólenes no necesariamente' significa que lenes del Aptiano superior y Albiano inferior en la
no haya ocurrido la transgresión; ya que su repartí- Formación Pariahuanca del centro del Perú (det, R.
cíón depende del tipo de sedimentación.r En todo Rauscher). Sin embargo, la revisión. de los arnoní-
caso, su extensión geográfica es. mayor que la .del . tes peruanos del Cretáceo inferior realizada por L.
Aptiano inferior; reflejando un nivel eustático mayor. Bulot indicaría que los amonites de la Formación
El miembro Aguanuya de areniscas arcillosas Inca corresponden efectivamente al Albiano infe-
con restos de plantas, descrito por Kurnmel(1948) rior (Bulot, Latil y]aíllard, en preparación), confir-
en la región de Contarnana, puede ser correlacío- mando la asignación antigua de. Benavides
nado con. estos depósitos. (1956a). Por lo tanto, el nivel de condensación del
tope de la secuencia, sería de edad Albiano inferior
1.3. Comparación con las regiones vecinas y tardío a Albiano medio temprano.
discusión estratigráfica Esta secuencia transgresiva parece ser, desde el
En los Andes peruanos, las formaciones Inca y punto de vista paleontológico, exactamente equi-
Pariahuanca consisten en una serie de cerca de valente a la biozona de P. oaldioiae (Müller, 1981;
100 m de espesor, de areniscas con estratificacio- Robertson Research, 1990), mientras que el nivel
nes oblicuas, limo litas y calizas con oolitas ferrugí- somítal de condensación corresponde muy proba-
nosas y glauconita. Representan una secuencia blemente a la laguna estratigráfica de la zona de E.
transgresiva, depositada en un medio de barrera y jardinei de RobertsonResearch (1990).
lagón en la base, y de plataforma marina, somera En el Ecuador" el. tope. de la Formación Hollín
al' tope (Jaillard, 1987, figura 10). EL tope de la está constituido por areniscas g!auconíticas (Napo
basal de Tschopp, 1953) datadas del Albiano infe- Müller (981) o la zona guía de S. barghoornii de
rior (Faucher et al., 1971), y refleja una transgre- edad Albiano medio (Robertson Research, 1990),
sión que puede ser correlacionada con la del Perú que se encuentra en todos los pozos- estudiados.
(figura 11). Finalmente, Moulin (1989) anota que la Caracteriza. a parte de la Formación Esperanza (o
Formación Pariahuanca es todavía reconocible en Raya, Kummel, 1948). En Jíbaro IX, parece descan-
la parte alta de los Andes centrales del Perú, con- sar directamente sobre la Formación Cushabatay,
cluyendo que' la hipótesis de' Wilson (963) es
errónea y que la transgresión es síncrona. 2.2. Comparación con regiones vecinas
En los Andes peruanos, el máximo de la trans-
gresión albiana está representado por la Formación
Chulee, datada, por numerosos amonites; del Al-
biano medio - zona de Knemiceras raimondii de
"'\ Benavides 0956a), véase también Wilson (963),
'}
---..-----.-... .,
.....
Tapia (992), Bulot, Latil y jaíllard (en preparación).
} En cambio, la Formación Pariatambo sobreya-
cente, que representa un evento anóxico regional .
importante, fue atribuida a la parte superior del Al-
biano medio - zona de Oxytropidoceras
carbonarium de Benavides 0956a), wilson
(963) - o a su parte inferior (Hillebrandt, 1970).
En realidad, el análisis de los datos paleontológi-
\\ cos demuestra que- el límite entre ambas formacio-
'>'--... nes, definido por la aparición de las facies negras'
'--/' (
"
,
anóxícas, es una zona de facies diacrónica
(Iaillard, 1986).
'''--\--' Losamonites de-las formaciones Chulee y Paria-
\
tambo de los Andes centrales y septentrionales del
Perú son similares a los encontrados en las forma-
ciones Pananga y Muerto de los Arnotapes - Zú-
ruga y Cruzado (979), Reyes y Caldas (987), Re-

o Sin afloramientos
yes y Vergara (987) - ¡ en las formaciones Chan-
cay y Chilca de la zona de lima (Rivera et al.,
Transgresión del Ap1Iano terminal- 1975), en la base de la Formación Arcurquina de la
Alblllno Inferior.
región de Arequipa (Dávíla, 1988), en las calizas
llilldentlflcada
Ayavacas . del Altiplano Sur-peruano (Cabrera la
r¡i7i1.,,,.,.·.l No identificada. . Rosa y Petersen, 1936; Lisson y Boit, 1942), en
lElill ."
afloramientos deL alto Pachitea. (Lisson y Boít;
Fig~l1- Paleogeografia y extensión supuesta de los 1942), en las lutitas del Napo inferior del Oriente
depósitos del ¿Aptiano terminal?-Albiano inferior ecuatoriano (Tschopp, 1953; Bristow y Hoffstetter,
en la cuenca Oriental 1977) y en la Formación Esperanza (o Raya) de la. _.
Cuenca Madre de Dios. (Dávila y Ponce de León,
1.4. Conclusión 1971), de la cuenca Ucayali(Kummel, 1948) y del
Como ningún diacronismo es aparente entre la Pongo de Manseriche (Singewald, 1927), asimilada
cuenca Occidental y la: cuenca Oriental, supondre- a la base de la Formación Chonta por Zegarra 1964
mos que la transgresión es síncrona en' la mayor (figuras 12 y 14).
parte de la cuenca, estando quizás emergidos los
bordes de la cuenca Oriental. La secuencia trans- 2.3. Conclusión
gresíva, datada, por amonítes y palínomorfos, del Del análisis de dicha fauna resulta (1) que los
Albiano inferior, puede ser utilizada como nivel- arnonítes marcadores del evento (Knemiceras spp.,
guía para correlaciones regionales. Lye//iceras spp., Lyelliceras ulricbi, Oxytropidocera
La laguna estratigráfica de la zona de E. jardinei carbonarium y Venezoliceras spp.) indican sin
parece tener una extensión regional. ambiguedad una edad Albiano medio en todas las
regiones mencionadas, y (2) que este (o estos)
2. Edad del máxímo de transgresión albiano máximo(s) transgresivos, son eventos mayores a
nivel de las cuencas andinas__
2.1. En el Oriente peruano En el estado actual del conocimiento, estos de-
Es verosímil que el máximo de transgresión esté pósitos francamente marinos (zonas de K.
representado por la zona de. Pseudosofrepites» de raimondii y o. carbonarium), se correlacionan-
con las biozonas-guía de • Pseudosofrepites • y S. hacia el Oeste de un sistema deltaico que puede
bargboornii del Albiano medio (y E. protensus del ser diacrónico.
¿Albiano superior?) definidas por Müller (1981) y En el centro de la cuenca Marañón (pozos Pa-
Robertson Research(1990) en la Formación Espe- vayacu, Capirona, Corrientes, Yanayacu y Belén
ranza (o Raya). Como lo observó Müller (1981), la del bloque 8), la base de la Formación Agua Ca-
Formación Esperanza constituye una buena línea liente ha sido datada por palinología del Albiano
de tiempo para correlaciones de pozos y de líneas superior-Cenomaniano inferior (Álvarez, 1979).
sísmicas, calibrada conjuntamente por amonites y Esta edad fue confirmada en la misma área y más
palínornorfos, Estas transgresiones se correlaciona- al Oeste en las cuencas Santiago y Huallaga -
rían con las determinadas a 101, 99,5 y/o 98,25 Ma zonas de E. klaszi y E. castelaini de Müller y Aliaga
por Haq et al. (1987). (1981), zonas de A. jardinus y E. pseudohlaszü de
Robertson Research (1990).
3. La regresión del Albiano superior-
Cenomaníano inferior 3.2. Lagunas sedimentarias en el Oriente
La zona de E. protensus del Albiano superior
3.1. Presentación (Robertson Research, 1990) está presente en la ma-
En la mayor parte de la cuenca Oriental, las are- yoría de los pozos estudiados, excepto en los de
niscas deltaicas de la Formación Agua Caliente des- Jíbaro IX y Yanayacu 27X, y quizás en el de Charn-
cansan sobre las lutitas marinas albianas de la For- bira 123X.
mación Esperanza (o Raya). Sin embargo, en los La zona de A. jardinus del Cenomaniano infe-
Pongos de Manseriche y Renterna, el intervalo Al- rior (Robertson Research, 1990) está ausente en
biano superior-Cenomaniano medio no está repre- todos los pozos de la cuenca Marañón, en la sec-
sentado por las areniscas de la Formación Agua ción del Pongo de Tiraco (Huallaga) y posible-
Caliente (figura 12), sino por intercalaciones are- mente en la del Pongo de Manseriche (figura 13).
nosas en depósitos marinos (Zegarra, 1964;Jaillard Está presente en cambio en la cuenca Ucayalí,
et aL, 1985; Córdova, 1986). Esto traduce' una im- excepto en los pozos La Frontera 3X y Oxa-
portante regresión eustática y la progradación pampa 7-1 más al Sur (figura 13).

Apaga Leticia
Cutucú Manseriche Yanayacu Cushabatay

SANTONIANO
CONIACfANO
CONIACIANO
TURONIANO TURONIANO
Turoniano '.
ALBlANO
s» :»
NEOCOMIANO

JURÁSICO ALBIANO

APTIANO

NEOCOMIANO

Fig. 12 - Relaciones de tiempo y facies de los depósitos Albianos-Coniacianos


en el borde oeste de la cuenca Oriental, según Zegarra (1964)/ modificado.
Elmáxímo de transgresión albiano era considerado entonces como del Albiano inferior (compárese con las figuras 4 y 14)
La laguna sedimentaria parcial del Albiano su- 3.3. Comparación con regiones vecinas
perior y casi total del Cenomaniano inferior se de- En la Formación Pariatarnbo de los Andes nor- .
ben a la regresión eustática coetánea. Después de peruanos, ]aillard (inédito) encontró foraminíferos
la gran transgresión del Albiano medio, el espacio planctónicos poco diagnósticos, que sugerían una
disponible en la cuenca oriental estuvo rellenado edad base del Albiano superior (det. M. Caron),
por depósitos de mar somero. Cuando ocurrió la Por otro lado, la revisión en curso de los amonites
regresión eustática del Albiano superior, las zonas de las colecciones de Lima parece confirmar este
profundas o subsidentes siguieron recibiendo sedi- último dato (Bulot, Latil y]aillard, en preparación).
mentos. Al acentuarse la regresión en el Cenorna- El tope de la Formación Paríatambo está marcado
niano inferior, toda la cuenca oriental emergió (ex- en varíos sitios por figuras de emersión que indi-
cepto la zona de los Pongos en su borde occí- can una regresión (Mégard, 1968; Séranne, 1987,
dental), dando lugar a una laguna sedimentaria en la Fm Muerto; Moulin, 1989; ]aillard, inédito).
mayor y a probables erosiones. La sedimentación Sobre la Formación Pariatambo yacen calizas de
solo se operó en las zonas más distales y más pro- plataforma somera organizadas en dos secuencias
fundas (Oeste), bajo la forma de lo que se podría regresivas mayores (Benavides, 1956; ]aillard,
llamar un • prisma de bajo nivel », a pesar de estar 1987). La secuencia inferior (Frn.Yurnagual) ha sido
todavía ubicado sobre la plataforma (figura 13). La datada del Albiano superior-Cenomaniano inferior
existencia de depósitos de esta edad en la cuenca - zonas de Ostrea scypbax, con Engonoceras sp.,
Ucayali (río Cushabatay, pozos Aguaytía 3X,
v y de.. Paraturrilites leuiesiensis de Benavides,
Huaya 3X y Cashiboya 29X) indica que dicha (956) - (P. leuesensis es conocido ahora como
cuenca tenía una tasa de subsidencia mayor. Mane/la leuesensis). La segunda secuencia (Fm
Mujarrún) ha sido datada del Cenomaniano medio
por escasos amonites y ostras (zonas de Exogyra
d. ponderosa y de Exogyra africana, con
"
Acantbcceratideos de Benavides, 1956; ]aillard y .
'\
" Sempéré, 1989). El desarrollo de esta plataforma
!.....-..._----.......... ~ refleja una importante regresión eustática que
// puede ser correlacionada con la regresión
expresada por el depósito de la Formación Agua
Caliente. Dicha interpretación es apoyada por el
depósito de areniscas en los topes de secuencia,
en las secciones de la parte oriental de la cuenca'
occidental, que provienen de la progradación
hacia el Oeste del delta oriental (secciones de Ce-
lendín, Pongo de Renterna: Jaillard, 1987). Las dos
secuencias han sido reconocidas en la Formación
]umasha de los Andes del Perú central (Iaíllard,
1986), y en las formaciones Arcurquina y Ayavacas
del Sur del Perú (Iaillard y Sernpéré, 1991).
En la parte occidental del margen peruano y
sur-ecuatoriano, el Albiano está marcado por espe-
sas efusiones volcánicas - Gp Casma,. Fms
Cenomaniano Interior: Copara, Matalaque de Perú, y Fm Celica de
O Sin afloramientos Ecuador: Atherton et al. (983), Beckinsale et al.
o Laguna sedimentaria (985), Berrones et al., (993). Esta actividad vol-
~ .¿Emerslón tectónica? cánica importante termina abruptamente cerca del
111 Facies arenosa
límite Albiano-Cenomaniano, al mismo tiempo que
o Facies marina
ocurre una fase tectónica compresiva importante
(fase Mochica del Albiano medio-Cenomaniano in-
ferior: Mégard, 1984; Vicente, 1989; Jaillard, 1994).
Fig. 13 - Bosquejo paleogeográfico del
Cenomaniano inferior y extensión de la laguna
Está seguida por las intrusiones del batolito 'costero
sedimentaria de la zona de A. jardinus (Soler y Bonhomme, 1990; Soler, 1991). En la
cuenca Oeste-peruana (Andes actuales), esta
En consecuencia, en la mayor parte de la época está marcada por numerosas deformaciones
cuenca oriental, las areniscas deltaicas de la For- sinsedimentarias (Iaillard, 1994). Es probable que
mación Agua Caliente no representan la regresión esta fase tectónica haya tenido efectos importantes
misma, sino el inicio de la transgresión subse- en la sedimentación del margen andino, y podido
cuente. provocar un levantamiento que reforzó los efectos
de la regresión eustática del Albiano superior-Ce- Cenomaniano medio - zonas de O. scypbax, M.
nomaniano inferior (jaillard, 1987). (=p.) leuesensis, E. d. ponderosa y E. africana s--,
En Ecuador, la transgresión del Albiano está se- ya lagunas sedimentarias y/o erosiones coetáneas
guida por el depósito de areniscas deltaicas, las en la mayor parte de la cuenca oriental (zonas de E.
e Areniscas T • de la Formación Napo de edad im- protensus, y sobre todo, de A. jardinus - figura 13).
precisa Albiano superior a Cenomaniano (Faucher (2) Los efectos de dicha regresión fueron muy pro-
et al., 1971; Bristow y Hoffstetter, 1977). Estas es- bablemente reforzados por la fase tectónica Mo-
tán subdivididas en un miembro inferior y un chica del Albiano superior-Cenomaniano inferior,
miembro superior, sobre cada uno de los cuales que ha podido provocar un levantamiento a gran
yace un nivellutáceo (Bristow y Hoffstetter, 1977; escala del margen-andino;
Canfield et al., ,1982). (3) En consecuencia, las areniscas deltaicas de la
Formación Agua Caliente; datadas mayormente del
3.4. Conclusiones Cenomaniano medio (zona de E. pseudoelaszii),
(1) Se produjo una regresión eustática durante el corresponden muy probablemente a los depósitos
Albiano superior, que llevó al depósito de calizas de la transgresión del Cenomaniano medio regis-
de plataforma somera en los Andes, entre la parte trada en la cuenca occidental (zona de
tardía del Albiano superior y la. parte temprana del Acanthoceras chasca de Benavides 1956, figura 16).

CUENCA ORIENTE
ORIENTE PERÚ EDAD
OESTE-PERUANA ECUADOR
al Cll

~-r-~--~
Submortoniceras x Fm Calendln 5l .!!! se J1: CAMPANIANO
e ca
Menabites x superior Cll
:E :l
::c 8 <.J
Cll
a.
medio

Desmophyllites x x x
SANTONIANO
Eulophoceras Fm x x
Texanites x x Fm
Lenticeras x Napo x x
Fm
Tissotia. xxx superior
xxx xxx xxx xxx Chonta
Barroisiceras xxx Calendln xxx x x x
superior
Buchicaras x xxx x
Heterotissotia x x x x CONlACIANO
Peroniceras x x x
Coi/opocaras x Fm Cajamarca x Fm Napo x x x
Fm
Vascoceras x Fm medio - Chonta TURONIANO
Mammites x Coñor x Caliza A x x

"Acanthoceras'
Schloenbachia
x Fm Romirón
Fm
Yumagal
x x- 1/ Fm
CENOMANIANO

Engonoceras x x? Agua
Fm

~ ~
Dipoloceras x- x
Venezoliceras x Napo
Fm x
Brancoceras x Pariatambo x x
inferior ALBIANO medio
Oxytropidoceras xxx x xxx Fm
Esperanza
Lyelliceras xxx Fm x x x o Raya
-
Knemicerss xxx Chulee x xxx inf.

'Parahoplites' x Fm Inca Napo basal


--- ---- Fm Cushabatay
APTlANO
Gp Goyllarisquizga Fm HoUln NEOCOMIANO

Fig. 14 - Repartición de los géneros diagnósticos de amonites en las series cretácicas del Oeste y Oriente
peruano, y en el Oriente ecuatoriano .
- datos de Kummel (1948),Rosenzweíg (1953), Tschopp (1953), Benavides (1956)~ Ducloz y Rivera (1956),
Zegarra (1964) YMourier et a1. (1988)-
III - LA TRANSGRESIÓN DEL CENOMANIANO excepto en la sección del río Cushabatay (Müller y
MEDIO TARDÍO - TIJRONIANO BASAL Aliaga, 1981; Robertson Research, 1990). La zona de
G. dioersus del Cenomaniano superior está. gene- .
1. Presentación ralmente presente en los pozos y secciones estu-
En todo el mundo, la transición Cenomaniano- diados, excepto en los pozos Chambira123X, Jíbaro
Turoniano está marcada por una importante trans- IX, Tangarana 4X y Nanay 26x de la parte Norte de
gresión eustática que provoca la interrupción de la la cuenca Marañón (Robertson Research, 1990).
sedimentación carbonatada (figura 16), asociada
con lagunas sedimentarias, depósitos anóxicos y
extinciones de especies. YAHUARANGO
En el Oriente peruano, este período está repre- ~ A CASA BlANCA
",l><1 R -j
sentado por' la transgresión diacrónica a gran es- -~---E

cala de la Formación Chonta sobre las areniscas N


deltaicas de la Formación Agua Caliente (figuras 12 I HUCHPAYACU
y 14). Corresponde a las zonas sucesivas de E. S O
africaensis, T. africaenesis y G. crassipoli de e EA
Müller (1981), y E. pseudohlaszii (?), G. dioersus y A Z
----S-ú------
G. crassipoli de Robertson Research (1990),. que e CACHIYACU
caracterizan a la parte superior de la Formación ------ A ------1
Agua Caliente y a la base de la Formación Chonta. R VIVIÁN

@ TlSSOtía singewaldi
2. En el Oriente peruano . e <5 (....o.. Ostreanicaisei
En la cuenca Ucayali, Kummel (1948) describe,
al tope de la Formación Agua Caliente, el Miembro' CHONTA
Huaya, constituido por areniscas micáceas y lutitas Tissotia spp. gigantes,
negras con restos de plantas, que contendría @®.. ~ _ J :....s~~m!!n!!.i,J:....re~s!..df!..a'2.a _
Lyel/ieeras aff. pseudolyelli del Albiano medio (det, (....o ó coúoooceres sp.

Im1ay, Kummel, 1948). En realidad, ya sea el amo- e (5 (....o Exogyra el. mermeti
- -~- - - - - - - - - - - -- Transición
~
nite fue determinado equivocadamente, o.. más AGUA CALIENTE
probablemente, no proviene del miembro Huaya
sino del Miembro Aguanuya o del Miembro Paco,
ambos de litología comparable.
. Al Norte de la. cuenca Hualiaga, la Formación ESPERANZA

Agua Caliente comprende dos miembros arenosos


m
separados por un cuello lutáceo (sección de Leticia: ._~ .....

Rosenzweig, 1953, figu~. 15). En fáscapas de ~

~
transición entre las formaciones Agua Caliente y ~
CUSHABATAY
Chonta, se encontró Exogyra ef mermeti (figura 15). ~

~.

Se encuentran abundantes ostras en los depósitos ~

del Cenornaniano medio y superior de los Andes ~

SARAYAQUILLO
nor-peruanos (Benavides, 1956; jaíllard, .1987).
En la parte suroccidental de la cuenca Mara-
Fíg, 15 - Sección compuesta del curso medio del río
ñón, cerca del límite con la cuenca Huallaga, la
Huallaga(Leticia), según Rosenzweig (1953)
parte inferior de la Formación Chonta contiene'
amonites del género Coilopoceras sp. y los equi- En la.mayoría de los pozos de las partes Oeste
noideos Herniaster fourneli y Holectypus planatus o Norte de la cuenca (Chapulí IX, Jíbaro IX, Cui-
(Rosenzweig, 1953, figura 15; Ducloz y Rivera, nico Norte, Valencia 25X, Mahuaca 3X,. cuenca Ma-'
1956, figura 21; Zegarra, 1964, figura 22). H. rañón, Aguaytía 3X, cuenca Ucayali), el tope de la'
planatus está presente en el Albiano-Cenomaniano Formación Agua. Caliente está constituido por UIY
del Sur peruano (Frns Arcurquina y Ayavacas, Ca- miembro de areniscas glauconíticas y lutítas, grue-
brera la Rosa y Petersen, i936; Benavides, 1962); sarnente estrato- y grano-decreciente, que puede
H. fourneli es frecuente en el Cenomaniano correlacionarse Iítológícamente. con el Miembro
superior-Turoniano y el género Coilopoceras sp. es· Huaya de Kummel (1948). Estos depósitos coinci-
conocido solo en el Turoniano. de los Andes. pe- den con las zonas de E. pseudoklaszii y G. dioersus
ruanos (Benavides, 1956, figura 16).' del Cenomaniano, medio; a superior (Robertson
La zona de E. pseudohlaszii del Cenomaniano Research, 1990). La-abundancia de glauconita yla
medio (?) está presente en todos los pozos y sec- evolución. grano- y estrato-decreciente sugiere' que
ciones estudiados (cuencas Marañón y Ucayali), se trata de, depósitos condensados· y transgresívos.
RENTEMA CAJAMARCA TEMBLADERA
Fm
CELENolN
Fm
--..-
_~1~
CAJAMARCP¡==~J-Co/JopoQJra I¡>.
1--
_~ b/lobsIutn
erosión

--I3ti:>Qr¡IctJra_.

1:jMam_ _
EIIDOrlI<:«U - •

Fm :. WI'fg/Itcc8nIO rnunIerl ? (Kennedy, In


Jalllard y Amaud. 1993) (Benavlde8, 1956)
COÑOR
l==-
- Callopootlnu I¡>.
- CoIopot;fIru sp. .
-M_sp.
I~~
- 1Choflallcemill¡>.
¡F_ _ 1"1"
-~munlot1

~i==-?"I"
I------l=:::±:::=
Msmmm~
V"""""""'5p..

- - .,. - - - - - - -!Th~':=~-
-~sp.

Fm - "AcsnltJoc8ta! po/Ioc8nsa"

ROMIRóN

00

5(]

Fm , m
MUJARRUN

Fig. 16 • Ubicación estratigráfica de los amonites del Cenomaniano medio-superior, Turoniano y Coniaciano
basal en los Andes nor-peruanos, según Jaillard y Arnaud-Vanneau, 1993, modificado

3- Comparación con regiones vecinas bumboldti (Benavides, 1956, figura 16), H. inca es
En el margen peruano, el inicio del Cenoma- considerado ahora' corno equivalente a
ruano superior se caracteriza por una transgresión Wrigbtoceras munieri (Kennedy ee al., 1987),
importante marcada por la,ocurrencia, entre otros, mientras que B. olssoni y B: bumboldti han sido
del arnonite Neolobites kummeli.(Benavides, 1956), puestos en equivalencia con Vascoceras cauuini
ahora conocido como Neolobites tnbrayeanus, de (Schóbel, 1975; Berthou et al., 1985; Zaborski,
la parte inferior del Cenomaniano superior 1989). w: munieri y V. cauuini son indicadores del
(Kennedy y Juignet, 1981, figura 17). N. Cenomaniano terrninal-Turoniano basal (figuras 17
oibrayeanus ha sido encontrado en el Sur del Pero y 18). Dichos niveles están ausentes en varias sec-
(Cabrera la Rosa y Petersen, 1936; Lisson y Boit, cionesde los Andes peruanos y bolivianos (Jaillard
1942; Benavides, 1962) y hasta Bolivia (Branisa et y Amaud-Vanneau, 1993; Sempéré, 1993). Cuando
al., 1966), Y grosso modo es coetáneo del depósito están presentes (Andes del Perú' central, Fm ]u-
de las dolomitas Huatasane de la cuenca Putina rnasha), pueden ser muy ricos en materia orgánica
(Laubacher, 1978). En el Norte del Pero, esta trans- ya que' coinciden con el evento anóxico mundial
gresión coincide con una interrupción de la sedi- del límite Cenomaníano-Turoniano .(Sch1anger y
mentación carbonatada (margas de la Fm Romirón: . Jenkyns, 1976; ]enkyns, 1985; Jaillard y Arnaud-
Benavídes, 1956; ]aillard, 1987, figura !6).: Vanneau, 1993),
Un segundo pulso de transgresión (Jaillard y La culminación de la transgresión del Cenoma-
Arnaud-Vanneau, 1993) contiene localmente los ruano' superior-Turoniano inferior está represen-
amonítes Hoplitoides inca, Broggiceras. olssoni y B, tada por estratos que contienen, entre otros,
Coilopoceras jenksi, Mammites nodosoides e - Robertson Research, 1990.
Inoceramus labiatus (Fm Cañar: Benavides, 1956). El Turoniano medio o superior ha sido recono-
M. nodosoides y 1. labiatus indican mundialmente cido palinológicamente por Müller (981) en el
la parte superior del Turoniano inferior (Robas- Pongo de Manseriche (cuenca Santiago) y en el río
zinski 1982, Hancock 1991, figuras 17 y 18). Cushabatay (cuenca Ucayalí). Más al Este o al
Norte, los pozos estudiados por Robertson
CURVA EUSTÁTlCA. FORMA· Research (990) se caracterizan por una laguna se-
y amonitascaraeterfsticos de los ClONES
EDAD máximos de transgresi6n dimentaria general del Turoniano superior.
Y
(Maximum RoodinriJ Secuencias Tenemos que discutir el origen de estalaguna
suPc.j--:+ Marino --l sedimentaria que coincide con. la transgresión ma-
CONIAC.- CELENDíN yor de todos los tiempos mesozoicos.
_!l9I_ _i"nf
",.,
. Ce 1

o supo Ca3 o
a: AMOHITES FORAM

~
90 ~' C. n_el// Ca2

oZ medi o
..
~ 1
91 ~
a:
tl 1) 1~ *1i I*il! :itI~
i ~l ~

j¡ 1jj Jil IJ 11 1I h'ti JIU


O
.z "s.

-92:------' O
o =
o z H .¡:~

~~
-O
a: CELENON'
~
O -
~~=
oc f--- .
94~
el medio
MUJARRÚN
"'"
~' e.t.JAI,IARCA.
r- _llJperiot

Fig.17 - Variaciones eustáticas-deducidas del estudio r-


de Ia.serie Cenomaniana-Turoniana de los Andes
peruanos (según [aillard y Arnaud Vanneau, 1993) ~
~-
' .

300 , e.t.JAMARCA'
_mediana
=
~
3. Conclusiones
El Cenornaníano medio a superior es una ~-
época .de transgresión importante, que da lugar al ~
fin de la sedimentación deltaica (Frn Agua Ca- C.o.JAMARCA
_Inferior
liente) en la cuenca Oriental (Mb Huaya), y a una 200
'1=== '
interrupción de la sedimentación carbonatada en ~
i===I
los Andes, Los depósitos son frecuentemente ricos ~.
en glauconíta, a. menudo condensados o incluso
ausentes, y localmente ricos en materia orgánica.
Sin embargo, en el' Oriente peruano, la subdivisión 100
com¡ .-.~ I~ •• ~t
.' tUI
en secuencias menores es muy difícil de establecer • ' ~~j6H •• ~,
debido a la condensación! de los depósitos y a la

=~
escasez' de fauna diagnóstica. .

IV· EL MÁXIMo DE TRANSGRESIÓN DEL Om

TIJRONIANO INFERIOR y LA REGRESIÓN


DEL.TIJRONlANO SUPERIOR Fíg, 18 - Repartición estratigráfica de los amonites
del Cenomaniano superior - Coniaciano inferior
1. Presentaeión en los Andes nor-peruanos
El.Turoniano inferior es considerado por la ma-
yoría de autores como el máximo de la transgre- 2. Comparación- con regiones vecinas
síon del Mesozoico (Hancock y Kaufmann, 1979, En los Andes del Perú (cuenca occidental), la
por ejemplo¡ máximo de transgresión de M. parte superior deLTuroniano inferior está marcada
nodosoides, 91,5 Ma, según Haq et al., 1987). Sin por uno o dos máximos de transgresión mayores,
embargo; el Turoniano inferior está ausente en la que contienen Coilopoceras jenksi y Mammites
mayoría de los pozos de la. cuenca Marañón (Jí- nodosoides (Fm Coñore Benavídes; 1956; jaíllard y ,
baro IX, Valencia 25X, Cuinico Norte, Tangarana Arnaud-Vanneau, 1993; figuras 17 y 18). Está se-
4X, Nanay 26x,. Yanayacu 27X) y de la cuenca guida, del. desarrollo de' una extensa plataforma
Ucayali (Aguayúa 3X, Huaya 3X¡ Cashiboya,29X) carbonatada muy uniforme,datadaen el-Norte del..
Pero por Coilopoceras neuelli (Benavides, 1956, el Sureste del Oriente ecuatoriano, Robertson
figura 16), que, según W J. Kennedy del Museo de Research definen bíozonas de edad Coniaciano in-
Oxford (comunicación personal), es indicador del ferior y superior respectivamente, de acuerdo a la
Turoniano medio o superior (figuras 17 Y 18). Esta aparición (o desaparición) de los nanofósiles
plataforma es conocida en el Norte (Taillard, 1985, calcáreos Micula. staurophora (- M. decussata) y
1987), el centro (Jaillard, 1986) y el Suroeste del Perú, Martbasterites furcatus. Sin embargo, M.
yen Bolivia. (Jaillard Y Sempéré, 1991). La plataforma stauropbora solo aparece en el Coniaciano ter-
carbonatada del Turoniano medio a superior minal, cerca del límite con el Santoníano (Pornerol
representa un depósito de alto nivel marino y traduce et al., 1983), mientras que M. furcatus aparece en
un descenso del nivel. eustático Qaillard y. Arnaud- el Turoniano superior (Gartner in Robaszinski et
Vanneau, 1993, figura 17), que puede haber dejado al., 1990, figura 19). Por lo tanto, la ausencia de M.
emergida la parte oriental del margen peruano. En el stauropbora y la presencia de M. furcatus no es
Sureste del Pero (cuenca de Putína), el Turoniano diagnóstica del Coniaciano inferior sino que indica
parece estar representado por secuencias elásticas el intervalo Turoniano superior tardío-Coniaciano
litorales (parte superior del Gp Cotacucho: ]aillard y superior temprano (figura 19).
Sempéré, 1989 y datos inéditos).
En la. parte Suroeste de la cuenca Marañón, en
las secciones de los ríos Mayuriaga, Huasíyacu, Po-
~~
ESPECIES
tro, Yana-Yacu, Sillay y Leticia (figura 1), Rosen-
DIAGNOS-
TICAS
j~~.~ E E
E
. ~.,
BIOZONA-
ClONES
zweig 0953, figura 15), Ducloz y Rivera 0956, fi- ~~ 'tl::l"t:5~ ª~
!SCll;"~if-~-2-a
gura 20) y Zegarra 0964, figura 22) 'encontraron j s s s ""8 .
~. ~ ~. ~ ~ Cll ~ e
"'~::l NANO-
de

3:!~ o,~-~E.!l5
l~ j; s~""
amonites indicadores del Turoniano (Coilopoceras FOSILES
~. ~ ~-'1ii" '" CALCAAEOS
~~~~~€]
spp., Mammites spp.). En el río Sillay, está pre- PISOS
ESTRATI· i3
sente Coilopoceras neuelli, indicador del Turo- GAAFICOS ~ '0.':: ~ CJ o i,jj ~ ~
niano medio o superior (figuras 16, 17 Y 18). Sin
... Mlcula 5taurop/><xa
supo 1
embargo, los niveles datados del Turoniano son CONIACIAN~
MlIfthBstsritss' .
francamente calcáreos en las secciones más occi- inl. flJ~

dentales (ríos Mayuriaga y Apaga), mientras que


más al Este consisten en alternancias de calizas y o supo
!:iffslilfHn
~ aximiu:J
margas comparables a las del Coniacíano (excepto
en el río Panchitos, figura 22), evidenciando un
Z
O
a::
:;J
medio
I QuadrumgBttnsri
r- in1. Mi<:rorhJlbdu/us
cambio lateral de facies. dacoratus
En la zona subandina de Ecuador (Altos de CENOMANIANO
Napo y de Cutucú), Tschopp (953) recolectó
superior I I L acutum

Marnmites aif. barheri y Neoptycbttes sp. del Fig. 19 • Rango estratigráfico de los principales
Turoniano inferior, y Coilopoceras sp. del nanof6siles calcáreos diagnósticos en el intervalo
Turoniano s.1. en la Formación Napo medio, Cenomaniano superior-- Coniadano
principalmente calcárea (Main Limestones. Faucher (según Pomerol et al., 1983;
et al. (971) la dataron del Turoníano inferior a Robaszinski et aL,.1983, 1990;Philip et al, 1984)
medio por foraminiferos bentónicos y planctónícos
y ostrácodos. Más al Este, en la cuenca oriental Por otro lado, la biozona. de nanofósiles de
ecuatoriana, esta caliza está todavía bien desarro- Eiffelithus eximius, de edad Turoniano medio-su-
llada y es conocida como las Calizas. A - Y -M-2 - perior en Europa y África del Norte (Pornerol et al.,
del tope del Napo medio, de edad Turoniano 1983), se caracteriza por' la abundancia. de E
(Bristow y Hoffstetter, 1977, figura 24) .. eximius, Gartnerago obluquum, Litbastrinus
flora lis, Quadrum gartneri sp. 1, Prediscospbaera
3. Discusiones cretacea y Tranolitbus orionatus s.1., y la aparición
La laguna estratigráfica de una gran parte del de Coriollitbon exiguum y Lithastrinus grilli (Ro-
Turoniano es sorprendente y se puede deber ya baszinski et al., 1982, 1990, figura 19) que están
sea a una atribución cronoestratigráfica errónea, o presentes en la bíozona atribuida al Coníaciano
a fenómenos tectónicos o sedírnentarios, descono- inferior por Robertson Research (990). Por lo.
cidos hasta ahora en el margen peruano. tanto, la biozona de l. enricií de Robertson
Research (990) podría incluir el Turoniano-
3.1. Discusión bioestrattgrafica medio-superior, a menos. que M.furcatus esté pre-
Robertson Research (990) atribuyen las bíozo- sente en todo el intervalo. En este caso, la zona de
nas palinológicas de l. enricii y Pi fidelii al Conía- l. enricii solo incluiría el Turoniano terminal. Sí
ciano inferior y superior respectivamente, con base adoptamos- la primera hipótesis, la zona de P.
en nanofósiles calcáreos asociados (ver p. 16); En fidelii de Robertson Research 0985, 1990), podría
incluir todo el Coniaciano, excepto el Coniaciano zonas, lo que plantea un importante problema
terminal (aparición de M. stauropbord). tectono-sedímentario,
Finalmente, el Coniaciano inferior se caracteriza.
3.2. Discusión lito-estratigráfica por una importante transgresión eustática - zona
En todo el margen andino, la transgresión ma- de F. (H.) petrocoriensis; 89 Ma, según Haq et al.,
yor del Turoniano inferior es seguida por el desa- 1987. Es.muy probable que la biozona guía de P.
rrollo de una extensa plataforma carbonatada de fidelü; presente en todos los pozos estudiados
agua muy tranquila y somera (Jaillard, 1985; (Robertson Research, 1990), corresponda. grosso
jaillard y Sernpéré, 1991; Jaillard y Amaud- modo al máximo de transgresión del Coniaciano
Vanneau, 1993). Contiene amonites del Turoniano inferior. En este caso, la zona de 1. enricii tendría
medio-superior en el Norte del Perú (Benavides, que ser más antigua, es decir probalernente de
1956) y foraminíferos ·en el Norte del Oriente ecua- edad turoniana,
toriano, y sobre ella yacen lutitas y calizas datadas
precisamente del Coniaciano basal por amonites 3.3. Discusión' tectono-sedimentaria
(Benavides, 1956; jaíllard y Sempéré, 1989). Por lo Si aceptamos la: atribución cronoestratigráfica
tanto, se puede suponer que la facies más calcárea de Robertson Research (990), la laguna estratigrá-
de la Formación Chonta corresponde a dicha pla- fica del Turoniano inferior detectada por ellos está
taforma. Sin embargo, estas calizas fueron atri- restringida en las partes proximales (orientales) de
buidas al Coniaciano en los pozos Chapulí IX, la cuenca oriental (figura 20). Esto se deberla ya
Oxapampa 7-1 y Jíbaro IX (Robertson Research, sea a una ausencia de sedimentación o a la erosión
1990; Salas, 1991). . ligada a la regresión del Turoniano superior, ya
En los otros pozos, la transgresión post-Chonta que los depósitos de la transgresión del Cenia-
sería del Coniaciano inferior (Robertson Research, ciano inferior se han preservado en toda elárea,
1990), es decir que la transgresión mayor del Tu- En el primer caso, la laguna se debería a un le-
roniano inferior y la. plataforma carbonatada del vantamiento tectónico de edad Turoniano inferior,
Turoniano superior no habrían llegado hasta estas ya que la extensión geográfica de los depósitos ma-
rinos es menor que: la del Albiano, a pesar de que
el nivel eustático fue mayor (Haq et al., 1987). En
el segundo caso; la laguna del Turoniano inferior
"
se debió a erosiones posteriores asociadas a una
'-., emersión de origen ya seaeustático o tectónico.
!....- ------...
'1 Según Robertsorr Research (990), la extensión
// geográfica de la laguna. estratigráfica del Turoniano
superior es más ámplia que la del Turoniano in-
ferior y abarca zonas más occidentales (figura. 20),
indicando una disposición en top-lap sobre la cual
los .depósitos del Coniaciano inferior se: encuen-
tran en discordancia cartográfica. Dicha disposi-
ción geométrica sugiere la ocurrencia de. erosiones .
crecientes hacia el Este, probablemente debidas a.
un levantamiento. tectónico a gran escala, de edad
Turoníano superior; que reforzó el efecto de la re-
gresión eustática: coetánea.
Hasta ahora, son. muy escasos los indicios de
tectónica sinsedimentaría durante el Turoniano su-
perior. Sin embargo, se conocen en Arequipa
Turoniano:
(Jaillard y Arnaud-Vanneau, 1993) y en Bolivia
O 51n a1loramlentos (Jaillard y Sernpéré, 1991; Sernpéré, 1994), y serán
abordados en el capítulo. Sedirnentología ".
lIiI Faciesarenosalijoral
~ Facies mar1na de platalOrma' 4. Conclusiones
G3 Laguna del TuronJano superior Según RobertsonResearch (990), los depósitos
turonianos están a menudo ausentes en la cuenca
l:2d Lagunade todo el Turonlano oriental, a pesar de que la transgresión eustática
del Turoniano inferior coincide con el mayor nivel
Fig. 20 - EXtensión geográfíca de las lagunas
estratigráficas del Turoniano completo y del
marino de los tiempos mesozoicos. Sí este es, el
Turoniano superior, según RobertsonResearch caso, los; estratos, turonianos del margen peruano
(1990), y repartición de las facies se acuñan hacia el Este, en forma de un top-lap
(figura 20), sellada por los depósitos discordantes
de la transgresión del Coniaciano inferior. Esta dis- VIVIÁN
posición sugiere la ocurrencia de erosiones poste-
riores, debidas a la regresión eustática del Turo-
niano superior, probablemente reforzadas por un CHONTA
levantamiento coetáneo de origen tectónico. Sin SANl'ONIANO ?
600 BarroisiC6rBS welteri, Tissotia steinmanni,

j
embargo, dicha tectónica es muy discreta en otras T. foumeli, T. reesideana, T. compressa
partes del margen. ?

~
BarrOiSiC6rBS haberfellneri, B.allua/dl,
Por otro lado, las correlaciones litológicas y se-
Desmophyllites d. ellsworthi,
cuenciales (transgresión del Turoniano inferior, Heterotíssotis lissoni, Peroniceras sp.,
plataforma del Turoniano superior), así como el TlSSOtía reesideana, T. hedbergi
CONIAC/ANO
examen del rango estratigráfico de los microfósi- :lOO ~Helerotissotia peroni, Eulophoceras sp,
les, sugieren que la zona de J. enricii, que caraete-
riza localmente a las calizas principales de la For- +- Coilopoceras sp.; C. newelli
mación Chonta, podría ser del Turoniano medio a TURONIANO
I-- c.l~"--'+-_C_oi_lo'--poc_er_as_¡_ess_el_i 1
superior. Si este es el caso, la zona de P. fidelit se-
ría de edad Coniaciano y no habría laguna AGUA CALIENTE
estratigráfica-sedimentaria del Turoniano superior.
Es evidente que se requieren más estudios in-
Fig. 21- Sección fosilífera del río Yana-Yacu,
tegrados de macro y micropaleontología para re- según Ducloz y Rivera (1956)
solver este problema Nótese la sucesión de amonites desde el Turoniano
hasta el Santoniano.
v - lAS TRANSGRESIONES MARINAS DEL
SENONIANO Las zonas de Tricolporopollenites S 152 (Müller,
1981) y de P. fidelii (Robertson Research, 1990)
1. Presentación atribuidas al Coniaciano superior; están presentes
Según Haqet al. (987), el inicio del Senoniano en todos los pozos y secciones estudiados. La zona
está marcado por tres transgresiones eustáticas ma- de P. fidelii es considerada como una zona guía
yores, del Coniaciano basal, Santoniano basal y confiable (Robertson Research, 1990).
Santoniano superior respectivamente. Posterior- En las secciones de la parte occidental de la
mente, se registran una regresión importante en el cuenca (Santiago, Huailaga Norte, Marañón Sur-
Santoniano superior, y dos otras transgresiones oeste), sobre 1<l;S calizas turonianas yacen lutitas y
(Campaniano inferior) seguidas de una regresión calizas en bancos delgados que contienen asocia-
mayor durante el Campaniano superior. ciones de amonites cara.eterizadas por la ocurrencia
Sin embargo, en los Andes, la fase peruana que de Barroisiceras sp., B. haberfellneri - ahora co-
comienza en el límite' Turoniano-Coniaciano nocida como Porresteria (Harleites) petrocoriensis:
(Iaillard y Sempéré, 1991; jaillard, 1993) y culmina Kennedy, 1983; Hancock, 1991 - , Bucbiceras
en el Campaniano superior, alteró notablemente la bilabatum, Heterotissotia spp. y Peroniceras spp.
sedimentación del Senonianoinferior (figuras 23 y (Lísson y Boít, 1942; Kurnmel, 1948; Rosenzweig,
26). El análisis de las secuencias sedimentarias se- 1953; Ducloz y Rivera, 1956; Zegarra, 1964: figu-
nonianas en relación con la tectónica y el eusta- ras 15, 21 Y 22).
tismo, puede aportar muchas informaciones sobre Dicha asociación es conocida en la Formación
los procesos sedimentarios asociados a dicha tec- Celendín de los Andes peruanos, datada del Co-
tónica (erosiones, lagunas sedimentarias, origen niaciano por Benavides 0956, zona de Bucbiceras
del detritismo, . geometría de los cuerpos sedi- bilobatum; véase también:WJJson, 1963; Reyes, 1980;
mentarios, etc.), janjou, 1981; figuras 14, 16, 17 y 18). Mencionemos
además las ocurrencias de Barroisiceras sp. en el
2. La transgresión del Coniaciano inferior y Pongo de Mainique (Soto 1982), de B. baberfellneri
la regresión del Coníacíano superior - = Forresteria (Haneues) petrocoriensis) en la For-
mación Cazaderos (equivalente al Gp Copa
2.1. Bioestratigrafia Sombrero) del Suroeste ecuatoriano (Petersen,
Las zonas de Tricolpites y Tricolporites (Müller, 1949; Bristow y Hoffstetter, 1977), y de
1981) y de 1. enricii (Robertson Research, 1990) Peroniceras sp. en la Formación Napo superior del
atribuidas al Coniaciano inferior (pero posible- Oriente ecuatoriano (Tschopp, 1953)..
mente de edad Turoniano superior) están presen- Porresteria (Harleites) petrocoriensis
tes en todos los pozos y secciones estudiados, (= Barroisiceras baberfellneri) es indicador del Co-
excepto en el pozo de Nanay 26x (Noreste de la niaciano inferior en Europa (Kennedy, 1983) y
cuenca Marañón, figura 1). marca el máximo de una transgresión eustática
importante (89 Ma, Haq et al., 1987; Jaillard y Aroifilla), Este cambio resultaría de un evento pa-
Arnaud-Vanneau, 1993). Los géneros Barroisiceras leogeográfico y tectónico mayor que corresponde
y Peroniceras y la especie Bibilobatum Son exclu- al inicio de la fase: peruana (Iaillard y Sernpéré,
sivamente del Coniaciano, mientras que los géne- 1989; jaíllard, 1994; figura 23).
ros Heterotissotia y Tissotia caracterizan respectiva- En el Oriente ecuatoriano, la secuencia conia-
mente- al Turoniano superior-Coniaciano y al cíana está representada por alternancias de calizas
Coniaciano-Santoniano inferior (Kennedy, 1983; delgadas con lutítas, conocidas como la .- Caliza -.
Philip et al., 1984; Hancock; 1991). Por lo tanto, di- MI., que yacen sobre la caliza. principal o • Cali-
cha asociación de amonites (zona de B. zas A . Y • M-2 • del Turoniano medio a superior
bilobatum), atribuida al Coniaciano inferior por P. (Bristow y Hoffstetter, 1977, figura 24).
Bengtson (in Mouríer et al., 1988} sería estricta-
mente equivalente a la zona de 1. enricii del Co- 3. La. transgresión del Santoniano inferior y
niaciano del Oriente peruano, tal como definida la regresión del Santoniano superior
por Robertson Research (1990) o, posiblemente, a
la zona de P. fidelii. 3.1. Bioestratigrafia
En el Oriente peruano; la zona de D. senonicus
2.2~ Litoestratigrafta ha sido atribuida al Santoniano inferior (Robertson
La extensa repartición de los amonites coniacia- Research, 1990). Esta biozona está, presente en to-
nos demuestra que se trata de una amplia transgre- dos los pozos y secciones estudiados, excepto en
sión eustátíca que cubrió la mayor parte del mar- Valencia 41D y quizás en las secciones de los Pon- -
gen, peruano. Por esta razón, es posible que la gos de Manseriche y Tiraco, en donde Müller_
zona guía de P. fidelü incluya al Coniaciano infe- (981) no identificó su zona santoniana de
rior. Además, el.Coníacíano inferior coincide con Zlivisporites spp. Por lo tanto, puede ser conside-
un claro cambio litológico (figuras 23 y 24). - rada como una biozona o. un nivel. guía. En
En la. parte occidental de la cuenca oriental y cambio, la zona de T microstriatus, considerada
en todos los Andes peruanos, la. transgresión del como de edad probablemente Santoniano tardío,
Coniaciano inferior coincide con el fin del depó- solo ha sido reconocida en el pozo de La Frontera
sito de calizas masivas -puras de plataforma marina 3X (Robertson Research, 1990), evidenciando una
(Fms Chonta inferior, Cajamarca, ]umasha, laguna sedimentaria importante, _ _
Arcurquina y Ayavacas) y el inicio de una sedi- En las partes Sur y Oeste de la cuenca Marañón
mentación mayormente arcillosa en ambiente ma- yen la cuenca Huallaga, sobre los nívelesconíacia-
rino en el Norte (Frns Celendín, Chonta superior) nos yacen lutítas y calizas en bancos delgados, en
y mayormentecontinental en el Sur del.Perú (Frns cuya fauna de amonites predominan los géneros
Chílcane, Moho, Vílquechíco.' Yuncaypata y _Tissotia (especialmente T steinmanni), Lenticeras

SILLAY
Fms Vivián
y Cachiyacu

Fms Vivián PANCHITOS


SANTON/ANO y Cachiyacu

.;.::aüCi7ice;ss'biiobatiím
-Barroisiceras sp., •
Coilopocerss sp. (rodado)
........... _.~~......... \ - TlSSotia spp., T. ct, singewaldl
~ Tíssotía sp.
\ \ ~.TI~~9.t1,ª.~p, .

: .
- Tíssotia ct. roscheni
\ \ - TlSSotia nov. sp. , -(Desmoceratide05' -,
Hauericeras sp., Mammites sp\?
\ \
\ :t-:-J!t'!tj9!!.IJJ~. MlqiL ? ./
Tissotia sp .• T. singewaldl·
TURON/ANO \
1~~~=~~~ri,
Hauericerss sp., -.
. . Buchiceras bilobatum
• ,
,-
Heterotissotíaneoceraütes,_ . Coilopocerassp., C. newel/i "'"
Peronicef8s ct. mourett.
·CENOMANiANi:j'S·l/:'·'...·.. Tíssotia sp, ;..............•

Fíg, 22 - Secciones fosilíferasde la base de Ia.FormaciénChonta.en la cuenca Santiago y


la parte suroccidental de la cuenca Marañón, según Zegarra (1964), modificado
(especialmente 1. baltai), con algunos represen- en donde expresan una transgresión marina poco
tantes de Desmoceratideos, Desmopbyllites y profunda pero muy extensa que se encuentra en la
Eulopboceras (Morán y Fyfe, 1933; Lísson y Boit, zona del Cuzco (Fm Yuncaypata: Carlotto, 1992;
1942; Kummel, 1948; Rosenzweig, 1953; Ducloz y ]aillard et al., 1993) y en el Altiplano del Perú (Fm
Rivera, 1956; Zegarra, 1964; figuras 15, 21 Y 22). Vilquechico: Jaillard et al., 1993) Y Bolivia (Fm
Dicha asociación es similar a la de la zona de Chaucana: Sempéré et al., 1988; Sernpéré, 1994).
Lenticeras baltai de la Formación Celendín de los Por lo tanto, la transgresión marina que con-
Andes nor-peruanos (que incluye además especies tiene esta asociación de amonites del Santoniano
de Texanites), atribuida al Santoniano (Benavides, inferior puede, parece; ser correlacionada con la
1956; Reyes, 1980). En el Pongo de Rentema, dicha zona de D. senonicus definida por Robertson
asociación, mencionada por Lísson y Boit (942), Research (990) en el Oriente peruano, y confirma
Rivera 0949, Í956), Córdova (986) y Mourier .et. la atribución estratigráfica de esta última. No apa-
al. (986), fue atribuida más precisamente al San- recen en cambio correlaciones claras con la carta
toniano inferior por P. Bengtson (in Mourier et al., eustátíca de Haq et al. (987).
1988). Arnonítes representativos de esta asociación
se conocen en los Andes del Perú central (Fm Ce- 3.2. Luoestratigrafia
lendín: Wilson, 1963; Romani, 1982) y la zona. de- En el Oriente peruano, la litología del Santo-
Arequipa (Fm Querque: Vicente, 1981, figura 26) niano inferior es comparable a la del Coniaciano.

PALEOCENO
AREQU1PA

MAASTAICH·
TlANO

_ _--r¡¡¡¡¡¡:;;:':I CAMPANIANO

PAlEOCENO supo SANTONIANO


MAASTRICHTIANO
CAMPANIANO medio
SANTONIANO CONIACIANO
CONIACIANO

TURONIANO

CENOMANIANO supo

CENOMANIANO
medio

CENOMANIANO Int.

r~ ;1 Evaporitas
I ; > iITIIl!IT!!llII'
lllllIlliUllll F ' an xicas
acres ó •

ALBIANO superior
E3 Dolomitas E=-::I. Cherts
I e Calizas I .o.i:>4 I Brechas

:i~~:jmentarias
11
ALBIANO
medio I500 . 111 Margas : \- :

¿APTIANO 11 Lutitas I ---¿...I Deslizamientos


superior? I Areniscas ! vv I Figuras de emersión
11
Jo m Bl,~61 Conglomeradosl-.---r-I Hard-ground

Fig. 23· La sedimentación del Albiano-Maastrichtiano en los-Andes.del Perú y Bolivia,


según [aillard y.Sempéré (1991)
El contraste (litología y espesores) entre la serie del Albiano-Turoniano y la del Senoniano (espesor y litología), así
como la diferencia entre el Norte y el Sur del Perú: (y Bolivia) son interpretados como el resultado de la fase peruana
precoz del limite Turoniano-Coniaciano.
Sin embargo, en varias secciones de campo (figu- describen un paso gradual de la Formación Celen-
ras 15, 21 Y 22), el Santoniano parece ser menos dín a Capas Rojas continentales, que podrian re-
calcáreo y más lutáceo que los niveles coniacianos. presentar en parte al Santoniano superior.
En el Oriente ecuatoriano, el Santoniano parece En el Sur del PeIÚ, las lutitas y calizas marinas
estar mayormente representado por limolitas de la transgresión atribuida. al Santoniano descan-
marinas arenosas con escasos bancos delgados de san directamente' sobre las lutítas yesíferas del Co-
calizas, que sobreyacen a las alternancias de cali- niaciano (zona de- Arequipa: Vicente, 1981; ]aillard,
zas y lutitas (Caliza • M-l·) del Coniaciano 1993) o incluyen un nivel basal de areniscas trans-
(Tschopp, 1953; Faucher er al., 1971; Brístow y gresivas (regiones de Puno y Cuzco, y Bolivia). En
Hoffsterter, 1977: figura; 25). ambos casos, sobre .ellas. yacen lutítas y lírnolitas
En los Andes del Norte del PeIÚ, la litología del rojas continentales finas (Audebaud, 1973; Carlotto,
Santoniano inferior es comparable a la del Conía- 1992; Sempéré et al., 1988; ]aillard et al., 1993).
ciano, y la falta de estudios detallados no permite La importante regresión observada tanto en el
diferenciar lítológícamente estos niveles de la For- centro como en el Sur del PeIÚ y en Bolivia ex-
mación Celendín. En los Andes del centro del plica. la ausencia casi general de los estratos del
PeIÚ, Romani (1982) y J. lacar (trabajo en curso) Santoniano superior en el Oriente peruano (zona
de T.. microstriatus de Robertson Research, 1990).
Dicha regresión se debe al descenso eustático del
EDAD REGISTRO nivel del mar del Santoniano superior (Haq: et al.,
FORMACiÓN Gamma-RaV" Sónico
PALEOCENO
MAA5TRICHT7ANO
TENA '1 < 1987), posiblemente reforzada por efectos de la
tectónica peruana (Mégard, 1978; jaillard, 1993).
Arenisca '''11' ~'.:..';..';..'.:"¡'.':•.',:....:...,:

J 4, La: transgresión del Campaniano medio


SANTONlANO y la regresión del Campaniano superior

CONIAC/ANO caliza IM1-


b ( <
4.L Bioestratigrafia
En el Oriente peruano, el Campaniano está re-o
presentado por la. zona de Monocolpopollenites sa
39Cde'Mü!ler(l981) y/o las zonas de A. reticulatus
y C. euribei de Robertsorr Research (990).
e o:; La zona de A. reticulatus; .atribuida al Campa-
caliza 'M2" ~ I 11Hf? niano inferior, ha sido reconocida en todos los po-
zos estudiados; excepto en los de Cuinico Norte,
O Arenlsca.'M2· <:.~...··.f{~·<:~:~~::~~::{::{K --- Yanayacu 26x y quizás Mahuaca 3X del centro de:
TURON/ANO a...
~
la cuenca Marañón (Robertson Research, 1990).
-<
Z
caliza 'A'

superior
Jt 11 111
'.~::.:."::".'.:.',:",:,"".
Esta zona está tambien presente en la cuenca Ma-
'. '. '. '. '. '. '. '. dre de Dios (Pongo de Mainique y río alto Inam-
Arenisca 'U' ............. ... ' ....... bari: Soro, 1982; Tarazona 1992, figura 25) .
Interior "". ~~·:·:· . .:·:·;::'/·.V:·:·. .::·.
........................... La zona de C. euribei del Campaniano superior
CENOMAN/ANO
;piif' está. generalmente ausente en los pozos de la.
caliza 'S' .r F"> cuenca Marañón excepto en Mahuaca 3X. En cam-
bio,estágeneralmente presente. en' los pozos de' la,
....superio<
~4fj¡Jf!.11~*&r cuenca Ucayali excepto en La. Frontera 3X
Arenisca .,.. ~ .._:..:.:.:.:-,':..\:..:....:.:.: (Robertson Research, 1990), reflejando una laguna,
• v-: ••:...... : ••: •••\ ••••••••••••••
ALB/ANO ........... .' . ..... ' estratigráfica debida a una. probable regresión (fi- '.
Interior
...................:........................... gura. 25). Müller (981) encontró la. zona deM.Sa
~
39C(Campaniano) enIos-Pongosde.Manserícne y
Basal Nepa ~ r Tiraco yen el-río Cushabatay.
5?1!:~~:::.~.:}::~~{~{.~~~~{.~.~~.~/::.
En los Andes peruanos, la transgresión campa-
<t:::::{~}::::.;~~{:~;:.g:·~~:::\{{·~:~:·t
niana solo ha. sido identificada paleontológica-
::.!¡~~~.:~\;.:~~;~~::~1.:::;~~~~:::.~.:/¡~.;.~: . mente en el Pongo de Renterna (Mouríer er al.,

~li~~*~~%?tt~*l.~·
¿APTlANO? HOulN· 1988), porla presencia de los amonites Libycoceras
sp., Manambolitessix, Menabites sp., Pacbydiscus
.
~i::··: >···v:::::.'¡·:.v:::.:..·.i:.. b·:~~
••••••• • 1\. \. '., \. v- \. \. ~/:1
.I/..~. ~~. ~~/~~.::.;~;;. ~;.~~. ~\~/::.;. sp. juv. y. Submortoniceras sp~ (det, P. Bengtson);
JURAS/CO ¿SANTIAGO? r............. :":":":"~
los bivalvos Incanopsis acariformis, Peruarca
pectunculoides; Piicasulaferryi, y VenieJia d1U~ los
Fíg, 24 - Ejemplo de columna sintética de la serie gasterópodos CaJliompbalus americanus.. Cryptorhytis
cretácica. del centro del Oriente ecuatoriano cbeyennensts; Strornbus tortugensis; Turritella trilira.
y T. saposa (det, J.-P. Lefranc) y el selacio Vilquechico y Yuncaypata superior o El Molino y
Scbizorbiza aff. stromeri (det. H. Cappetta). El se- la Formación Vivián s.l. Sin embargo, (1) la bioes-
lacio y los moluscos indican el intervalo Campa- tratigrafía indica que la parte inferior de la Forma-
niano medio-superior a Maastrichtiano inferior, ción Vivián sería coetánea a la transgresión de la
mientras que los amonites indican el Campaniano parte superior de' las formaciones Vilquechico y
medio (Mourier et al., 1988). Coabuilites wbitei y Yuncaypata medio, o Chaunaca; y (2) la disconti-
Paciceras olssoni del Maastrichtiano, descritos por nuidad mayor se encuentra en la base de las for-
Rivera (956) en el mismo sitio, corresponderían maciones Vivián superior, Vilquechico superior y
más bien a Manambolites sp. y Libycoceras sp. Yuncaypata superior: Por estas razones, correlacio-
respectivamente (Bengtson in Mourier et al., 1988). namos la Formación Vivián inferior (areniscas y lu-
En el Sur del Perú, un delgado nivel delutitas titas sobreyacentes) con la. secuencia campaniana
negras marinas de las formaciones Vilquechico y de las formaciones Vilquechico y Yuncaypata su-
Yuncaypata, que contiene el selacio S. stromeri y perior, y la Formación Chaunaca de Bolivia
las carofitas Feistiella ooalis y Platycbara perlata (Sempéré et al., 1987, 1988).
(Peck y Reker, 1947; Newell 1949; Kalafatovich,
1957; Dávila y Ponce de León, 1971; Marocco,
1978; jaíllard et al., 1993) ha sido correlacionado
con la transgresión datada del Campaniano medio
en el Pongo de Rentema (Iaillard et al., 1993,1994:
figuras 26 y 28). Este nivel es también conocido en
Bolivia (Sempéré et al., 1987; Sempéré, 1994).
En el Sur de la zona subandina de Ecuador, el
tope de la Formación Napa ha sido datado local-
mente del Campaniano (Faucher et al., 1971). En el
resto de la cuenca oriental ecuatoriana, el tope de la
Formación Napo se caracteriza por niveles arenosos
(Areniscas. M-l.) datados según los lugares del
Santoniano o del. Campaniano inferior (figura 24).
Dichas observaciones indican que durante la
parte temprana del Campaniano ocurrió una trans-
gresión marina importante. La edad más precisa es-
taría dacia por los amonites del Pongo de Rentema,
pero se requieren más estudios (P. Bengtson, co-
municación personal). Por lo tanto, podría tratarse
de la transgresión eustática del fin del Campaniano
inferior, cerca de 79,5 Ma según Haq et al. (987).
Campaniano:

4.2. Litoestratigrafia O Sin afloramientos


En el Oriente peruano, los depósitos marinos E2J Laguna del CBmpanlano
de la secuencia campaniana comienzan con arenis-
~ Laguna del campanlano superior,
cas (Formación Vivián inferior), siguen con limoli-
ras negras y terminan con limolitas continentales. ~ Presencia de todo el campanlano'
Sobre ella yacen en discordancia las areniscas
maastrichtianas (Formación Vivián superior), lo Fig. 2S - Repartición de-los depósitos
que indica la ocurrencia de erosiones de eclad del Campaniano inferior y del Campaniano superior
Campaniano superior. La misma disposición se ob- en el margen peruano
serva en el Oriente ecuatoriano. Compárese con la figura 20.
En el Pongo de Rentema y en el Sur del Pero,
las delgadas lutitas marinas negras atribuidas al 5. Las transgresiones del Maastrlchtiano
Campaniano descansan directamente sobre' las .lí- inferior-medio y la regresión
molitas rojas santonianas y sobre ellas yacen depó- del Maastrlchtiano superior
sitos rojos continentales más o menos finos, cu- La. secuencia maastrichtiana constituye un nivel
biertos en discordancia por areniscas del Campa- guía a nivel de los Andes centrales, con una sucesión
niano terminal-Maastrichtiano (Sur del Pero o Bo- característica y que puede corremacionarse desde el
livia) o por conglomerados del Paleoceno Ecuador hasta Bolivia. La base está siempre marcacla
terminal-Eoceno inferior (Pongo de Renterna). por un nivel arenoso discordante que representa una .
La litología sugiere una posible correlación consecuencia de la fase peruana
mayor del Campa-
entre las areniscas de base de las formaciones niano superior (Jaillard, 1993, 1994~ Sernpéré, 1994).
La fase peruana mayor del Campaniano su- Gutiérrez (982) encontró las zonas de R. rolli
perior es responsable, por ejemplo, del sobre- y F. gildemeisteri en las cuencas Huallaga, Mara-
escurrimiento de Cincha-Uuta en la zona de Are- ñón (Fyfe, 1962) y Ucayali (Koch y Blissenbach;
quipa (Vicente, 1989; jaillard, 1993), de la creación 1962). Sin embargo, tienden' a desaparecer en- la
de la cuenca muy subsidente de: Capas Rojas de parte Este de las cuencas Marañón, Huallaga y
Cuzco-Sicuani (Noblet et al., 1987; López y Cór- Ucayali y más al Sur en lis CUencas Ene y Madre
dova, 1988; jaíllard et al., 1993: figura 26), de la de Dios (excepto en el Pongo de Coñec y en Nu-
emersión definitiva de los Andes peruanos y de la síníscate, Gutiérrez 1982).
laguna sedimentaria del Campaníano superior en La zona inferior de A. spinosus,'consíderada
la mayor parte del margen, de la aparición de de- como una biozona guía confiable, ha sido identi-
tritismo grueso en varias zonas, de: la transgresión ficada en todos los 'pozos y secciones estudiados
de los conglomerados Sandino en las cuencas de (incluso en Madre de Dios), excepto en Nanay 26x
Talara y de la discordancia de los conglomerados y Tangarana 4X del Noreste de la cuenca Marañón,
Tablones en la cuenca de Lancones (ver síntesis en y Aguaytia 3X y La Frontera 3X de la cuenca Uca-
jalllard, 1993, 1994; Sempéré, 1994). yali (Robertson Research, 1990). La zona superior
de G. vigourouxi en cambio solo ha sido recono-
5.1. Btoestratigrafia cida en los pozos Aguaytia 3X, Chapuli IX, Jíbaro
En el Oriente peruano, el Maastrichtiano está IX y Cuinico Norte y en la sección del Río Cusha-
representado por las zonas pallnológicas de batay. Sin embargo, esta ausencia parece deberse
Gabonisporites (Fms Cachiyacu y Huchpayacu) y ya sea a que los niveles son estériles (Charnbíra
A. senegalensis (Fm Casa Blanca) de Müller (981) 123X, Mahuaca 3X y Cashiboya 29X), o a que no
y de A. spinosus y G. oigourouxi de Robertson han sido _estudiados (Ungumayo IX, Tangarana
Research (990), siendo la última-probablemente 4X, Nanay 26x,.Oxapampa 7-1). En cambio, en el
una zona de facies más que unabiozona.estratígrá- Pongo de Mainique (cuenca Madre de Dios), el Pa-
fica. Dichas biozonas son de,' edad Maastrichtiano leoceno parece, descansar directamente sobre el
inferior (Robertson Research,' 1990). Gutiérrez Maastrichtiano inferior (Soto, 1982).
(1982) definió dos biozonas basándose en, carofi- En los Andes peruanos, el Maastrichtiano está
ras: las de R. roili y F. gildemeisteri que caracteri- todavía mal datado. En el Pongo de Rentema, los
zan a la Formación Huchpayacu. arnonites maastrichtianos de Rivera (1956) han
Müller(981) identificó la zona de Gabonisporites sido reconsiderados y atribuidos luego al Campa-
en las secciones de los Pongos de Manseriche y de niano (Bengtson in Mourier et al., 1988). Sin em-
Tiraco y en el río Cushabatay. bargo, el Maastrichtiano podría existir bajo la

sw DLutitas @Il Amonitas


NE
• Calizas ~ Foraminíferoa
CUENCA ORIENTAL
§ Peces, selacioa
~Areniscas VILCUECHICO

~ Conglomerados
00 carotitas'
~ Dinosaurios
:\ . ~~Muñari I ¡¡¡roí EOCENO

~ Paleocorrientes- '
-.h"MI-t-" , ' @ < ' !'ALE~EN~

CUENCA OCCIDENTAL MAASTRI-

CARUMAS CHTIANO

.F Jah abcde
:~~ ~~'11 '
-<:~=--""""r+1CAMPANIANO

$ANTONIANO

CONJACIANO

TURONIANO

Fig;26 • La sedimentación senoniana del Surdel Perú; segün-Iáillard (1993)


La grano-credencía-vertícal, y-de Oeste a ESte de los depósitos expresa la-actividad tectónica creciente en el tiempo y
su progresión hacia el Este. Nótese la importancia de-la díscontinuidadrdelCampaníano superior, resultado de la fase' .
peruana mayor.
11I Caliza D Margay Lutita r>I Yeso
l2.2J cuzco
1~1l&1~1 Arenisca ..
t:U{~
~.
Conglomerado
x x
I
QP 41 Nitellopsis suprap/ana
VILQUECHICO QP 40- Nite/Jopsis suprap/ana

Formación MUÑANI Mega- QP 38 Nite/lopsis suprap/ana'


QP 37 Nitellopsissuprap/ana
? secuencia
.... 3" ~ ~Ó Feistiella gildemeísteri
o Vi 49 P/atycharB grambasti/
',=
al
Formación
a. Vi 47 Actlnopteryglano
:l
fI),
Vi 43 Feistle/Ia gildemeísteri
-Vi 41 Selacio -, - - - - - - - 1
CHILCA ~~g QP 34 Nitellopsissuf:'rap/ana.
o ~ Lamprothammum sp.
o
1: 2"
o
al
:l
O ss: , Vi 38 Actinoptetygiano , ,

Ü E Vi 35 SelacioscJerorlJynchid80
u.. < 31
I c.i
al
fI) 1"
r- Mega-,
secuencia
O ro
el
al
Vi 32 Actinopterygian
< Fm
W :E
. o.. Yuncaypata
::> C') Trazas de dinosaurios
>- supenor

O =ao 2"
Secuencia Vi Z7'P/atychara periata'
-Vi 26 Moluscosmarinos
< 1" secuencia
C 8 9 F. gildemeisteri
...l al
Vi 24 Amblyochara sp..
O UZ, P: grambastii
E Cuz 7 F. gildemeisteri. P. grambastii
a:i Vi 22 F. ovalis, Peckisphaera sp. Z x
> :l
C"
:5
Vi 21 Feistiella ovaJis
::> 2" secuencia
21 '
x Puq 1,2 F. ovalis; P. perlata

O E
u..
lera >- Mega"
secuencia
100

Q.; c.i e
::r
~
al
fI)
ro
Ol
'O
50 [
al
:E
<!' .
C\I
Vi 18 Selacio,
Aetinopterygiano
C,)
a3 1" secuencia
Om

x..,=~~x? ------------l
l' E 2'
Megasecuenci ~
Mega-- Ni 1,2' Feistiella ova/is

Fm Vilquechico
O secuencia > >
probable
[a-
U. >' c:
inferior > >
Ostras >
X

GrupoCOTACUCHO
[
Fig.27 - Estratigrafía y sedimento1ogíadel Grupo Vilquechico (zona de Puno) y de la FormadónYuncaypata
(zona del Cuzco) del Sur del Perú (según Jaillard et al., 1994)
Las Fms Vílquechíco inferior (¿Coniaciano?) y medio (Santoníano-Campaníano) se correlacionan con la Fm Chonta
superior. La Fm Vilquechicosuperior (¿Campaniano superior? y Maastrichtiano) es equivalente a las FmsVivián, Ca-
chiyacu, Huchpayacu y Casa Blanca.La FmChi1ca(paleoceno) es equivalente a la Fm Yahuarango de-la serie oriental.
forma de un nivel delgado con selacios y caroficas
(Mourier et al. 1988: figura 30).
estos niveles, Jaillard et al. (1994) definieron una
zona de carofitas caracterizada por Feistiella
r
¡¡¡

En los Andes del Sur del Perú, los Grupos o For- gildemeisteri y Platycbara grambastii, general-
madones Vilquechico, Yuncaypata, Hanchipacha, mente asociadas con Amblyocbara peruuiana, que
Moho, etc. comprenden una unidad sedimentaria se correlaciona con las zonas de, R. ro//i y F.
superior de lutitas -abigarradas bien reconocibles. gildemeisteri de Gutiérrez (1982) - figuras 27 y 28).
En la parte inferior de esta unidad, una transgresión
depositó estratos marinos que contienen carofitas,
selacios, moluscos y dinosaurios de- edad maas-
En Bolivia, la sucesión sedimentaria de la For-
mación El Molino es' similar (Gayet et al., 1991;
_., Jaillard et al., 1993; Gayet er al., 1993). Una-data-
r
10

trichtiana (Grarnbast et al., 1967; Dávila y Poncede _ ción radiométrica indica una- edad del Maastrich-
León, 1971; Carlotto, 1992; Jaillard et al., 1993: tiano inferior en niveles .equívalentes a.la parte in-
figura 27), y está correladonada con la transgresíón. ferior de la: Formación Cachiyacu (Marshall. y
de la Formación Cachiyacu (Iaillard et al., 1993). En Sempéré, comunicación personal).
NORT,E: Asociaciones
SUR DELPERÚ PERU ESTE DEL PERÚ BOLIVIA de carofltas

EOCENO FmMUÑANl ? ? ?
- s"''' .. I r---:?--
Ms8d18rle/1B-

PALEOCENO
FmCHILCA I
~¡8ca .•
ca ~ • l. U' .... N. suprap/8I1B

..
ca
~
.~ 'B ca e c. ca
::::~~i
11j~
ca e!
~
F. CCI8tBta- .
Sp/l86rochara '

~ ~ l~i::::
~

"~.ci.~~.
d,
. ., s .!/l ~.~_

I
."

,~g¡§-ª
s«'"
supo 3'sec. e .~ :S.
S . '~::>Cll:a
- ~ '" "l:"l: "''go esCll~"' ca .... lI)

~
.!/l tll~
o a ·ra
g.~ ;ca ca· '" J::: .l!l::::
Cij 'c:g ~.~ . ~~:
~ ~
lO-
medIO? oo' 2'see.
>- ., E E
'"i - esZ ¿
~.
< ~e!
ci.ci.!!!2 ~~
=:::
Cll .¡;;
~~
I i~*~~i
. .'-Cll ca Cll
:ca E Cl.~:r
J::: .1:::
(l)l!!
;gOl
"''''o~ ;:: 't:<lJ Cll S

~
:J
>- l'see. e!. e! ~ca
~~ ~it
"

"
Q.s'Se!~
\,,;;.sa(,)Q)'6~~~
:=:IbCl)

, \ . 010.:
LL:. ,
O
supo
~
S
t:.

g
el. g .!(l
CI):-'Cllllca
u::
'-:?j e
L ~ Cll.S!.e:.s: o.ra 01
2~~ ~~'~~'~
g~~~~~.
l ~
. ~~ g.·i~
B
~. -,
5 ¿~"
a Z'see. -~!lI F. ovaJis-
~a. ~~.I ¡l~ ~ Ol~ca ~ 'Ioo;~l!~
!lI'
medIO .!(l Cll'"'caCll '-
:.
~~.;stt3. ~ ~2'fiEE2 P. par/ata
o ",' "l:~f:~ ~
~ .~ ~ a ~g c~ ~ ~.
medIO tU
a InI. :J 1: ·_~tll""
SANTONIANO s
:;
Ñ l'see.
.Q)~"l:
~OI
'-
~
CI) ca
'& ~ .Q
a..~-~-
a: Ola.: -e
CONIACtANO Q, l' Megasec. F ~o..:
O . . u.;

Fig. 28 - Síntesis de-la ocurrencia de las principales especies de carofitas en el Senoniano y Paleó geno del
margen peruano, y propuesta de una biozonaci6n, según [aillard et al. (1994)

En resumen, la base de la secuencia se caracte- areniscas blancas, solo es. conocida localmente:
riza, en todas las zonas orientales del-margen; por (Huallaga Este, Ucayali Este, Sicuani). Representa
una transgresión eustática mayor que se puede co- el término más regresivo de la secuencia y puede
rrelacionar con la transgresión del Maastrichtiano estar ausente ya sea por emersión o por erosión,
inferior de -la (zona de 'lanceolata, 73,5 Ma, según especialmente en las zonas más occidentales de la
Haq et al., 1987). cuenca oríental.. Es difícil correlacionarla con las
formaciones del Sur del Perú o de Bolivia, ya que
5.2. Litoestratigrafia ocurre allí una nueva transgresión (tercera secuen-
En el Oriente peruano, la secuencia maastrich- cia de la Fm Vilquechico superior, figura 27).
tiana incluye cuatro formaciones.
La Formación Vívlán superior está constituida 6. Conclusiones .
por areniscas gruesas discordantes sobre la Forma- La serie senoníana del margen peruano. se ca-
ción Chonta. superior ola Formaciónn Vivián infe- racteriza por cuatro transgresiones marinas mayo-
rior. Es equivalente a las, areniscas de base de la res de edad Coniaciano inferior, Santoníano infe-
formaciones Vilquechico superior Qaillard et al., rior, Campaniano • medío . y Maastrichtiano infe-
1993: figura 27), Yuncaypata superior (Carlotto, rior, restringidas a la cuenca oriental o a las partes
1992) y El Molino (Sernpéré et al., 1988). Es proba- orientales de los Andes peruanos, pero muy exten-
blemente equivalente a las areniscas . M-l· de la sas en estas zonas. Cada transgresión está seguida.
parte somital de ia Formación Napo y Basal.Tena de regresiones importantes que. dieron lugar a .la-
del Maastrichtiano del Ecuador (Faucher et al., gunas sedimentarias y/o erosiones, reflejadas por
1971; Brístow y Hoffstetter, 1977: figura 24). la ausencia de las asociaciones paleontológicas co-
La Formación Cachiyacu, caracterizada por luti- rrespondientes y por dicordancias entre las se-
tas y calizas negras marinas, es un buen nivel guía, cuencias.
correladonable con niveles de litología y ambiente Estas transgresiones constituyen niveles guía y die-
similares a los de las formaciones Vilquechico su- ron lugar al depósito de secuencias sedimentarias
perior, Yuncaypata superior del Sur del Perú (base generalmente bien individualizadas. Estas secuen-
de la segunda secuencia, figura 27), El Molino cias comienzan a menudo con depósitos arenosos
(Bolivia) y Tena (Ecuador, figura 24). (Santoniano inferior del Sureste del Perú, Cam-
La Formación Huchpayacu, caracterizada por li- paniano • rnedío . del Norte de la cuenca Marañón
rnolítas rojas continentales, constituye la parte re- y del Ecuador, Maastrichtiano inferior en toda la
gresiva de la. transgresión maastrichtiana (tope de zona excepto en la zona subandina ecuatoriana)
la segunda secuencia de la Fm Vilquechico supe- cuyo medio de depósito, significación y geometría
rior, figura 27). será importante estudiar, ya que constituyen
La Formación Casa Blanca, constituida por importantes reservorios en la cuenca oriental.
VI - LOS crcios DEL PALEóGENO nos lleva a atribuir provisionalmente la zona de
Spbaerocbara spp. al Paleoceno inferior, de
1. Presentación acuerdo con Gutiérrez (982).
Durante el Paleoceno superior, e! Eoceno supe-
rior y el Oligoceno superior, ocurrieron importan-
tes eventos tectónicos en e! margen andino (fases GÉNEROS Y
Inca 1 y 2, Y fase Aymara.. Marocco el al... 1987; ESPECIES DE
CAROFITAS' 's
.Sl
Sébrier et al., 1988; Noble et. al., 1990; Benítez et • U) ci
~ c.c.. ~ ..
al., 1993;]aillard, 1994, por ejemplo). Dichos even- .... C.·<lI~ci:Jl·
; ~ e,ª: g.,j e' .. lI) g.~ l¡j
<lI

tos provocaron una regresión, levantamientos y ~'S~'~ l¡¡'~ i-<lI; ~j ~~


erosiones en la mayor parte del margen. Por lo
PISOS
ESTRATI- <-l
.Q,
:12 ~ ~ ~ ~ 'ti ~ ~ ~
~ 'i ss
.!!l
~ e a 8. ~
lI) e;
tanto, e! Paleoceno superior o el Eoceno descan- GRÁFICOS ~ «' ~ ~ ~ ~ ~ C1. ~ ~ ¡f ~ ~
san a menudo directamente sobre el Maastrich-
tiano. Sin embargo, la naturaleza continental de los supo
PALEOCENO
depósitos rojos paleocenos impide dataciones pre- Int.
cisas como para determinar la edad e importancia
de las lagunas sedimentarias. supo
MAASTRICHT.
2. El ciclo Paleoceno int.
,-,

supo
2.1. En el Oriente peruano CAMPANIANO
En e! Oriente, el ciclo paleoceno está represen", int.
tado por las formaciones Yahuarango (Kumrnel,
1948) y Sol (Koch y Blissenbach, 1962), constitui- SANTONJANO
das por una serie de lutítas, límolitas rojas conti-
nentales, localmente con yeso. Por lo tanto, cons- Fig. 29 - Rango estratigráfico de algunos géneros y
tituyen una zona palinológicamente estéril, ya que especies de carofitas encontrados en el Cretáceo'
los eventuales palinomorfos fueron destruidos por superior y Paleoceno del Sur de Europa
oxidación (Robertson Research, 1990). Descansan (según Babinot et al., 1983; Feist y Freytet, 1983;
Feist y Colombo, 1983; Philip et al., 1984)
en concordancia sobre los depósitos maastríchtía-
nos y es generalmente dificil reconocerlas con
base en registros eléctricos. Los géneros Harrisicbara y Peceicbara son co-
El Paleoceno corresponde a las zonas sucesivas nacidos desde el Campaniano hasta e! Paleoceno; el
de carofitas de Sphaerocbara spp. (asociadas con género Maedlerieüa caracteriza al intervalo
Porocbara gildemeisteri costata (ahora Feistiella Maastríchtíano-Eoceno medio tardío; el género
costata), y de N supraplana, asociada con Nitellopsis solo aparece a partir de! límite Cretáceo-
Kosmogyra monolifera (ahora conocida como Terciario vN. supraplana es indicador del Paleoceno
Maedleriella monolifera), Peckicbara spp. y (Babinot eral., 1983; Feist y Colombo¡ 1983; Philip
Harrisicbara spp. de Gutiérrez 0975, 1982). et al., 1984: figura 29). Por lo' tanto, la zona de N.
En e! Sur de Europa; e! género Spbaerocbara es supraplana es seguramente de! Paleoceno.
conocido desde e! Campaniano superior hasta e!
Paleoceno (Babinot et al., 1983;' Feist y Freytet, 2.2. Comparación con regiones vecinas
1983; Feist y Colombo, 1983; Philip et al., 1984; fi- En los Andes, el ciclo paleoceno está muy mal
gura 29); En Bolivia, Sempéré (comunicación per- datado, excepto en ciertos lugares.
sonal) y Gayet et al. (993) identificaron una En el Sur del Perú, está representado por la
cuarta secuencia al tope de la Formación El' Mo- FormaciónChilca (Audebaud, 1973). En Cuzco, ccr
lino, que atribuyeron al Paleoceno basal. Esta se- rnienza con una secuencia de limolitas, areniscas y
cuencia podría corresponder a la zona de conglomerados' continentales con restos de verte-
Spbaerocbara spp. de Gutiérrez (982); En carn- - brados, y sigue- con una secuencia grano y estrato-
bío, Koch y Blissenbach (962) atribuyen al Cretá- creciente, de- ambiente lacustre en la base' y
ceo terrninalla zona deF costata de la Formación fluviátil al tope (Cariorto, 1992; ]aillard et al., 1993:-
Sol inferior (equivalente a la zona de Spbaerocbara figura 27). Ambas secuencias contienen abundan-
spp. de Gutiérrez 1982), ya que observan un tes N. supraplana; lo que permite atribuirlas al' Pa- '
cambio drástico de la' rnicroflora entre sus:zonas de- leoceno y correlacionarlas con la biozona homó-
F. costata (Cretáceo terminal) y' N. supraplana nima- de- Gutiérrez ' (982). La presencia" de-
(Terciario basal). En este caso, el límite Cretáceo- • Lamprotbamnium sp. en la secuencia inferior su-
Terciario estaría ubicado por encima de la zona de giere un ambiente salobre-y la proxirnidadde! mar
Spbaerocbara spp. La falta de evidencias claras (Jaillard et al., 1994). En Sicuani, la Formación
Chilca corresponde a una espesa serie de límolítas CUATERNARIO
rojas finas (Audebaud, 1973). En Bolivia, la Forma- Fm PUOCENO
TAMBOAAPA
ción Santa Lucía comienza con limolítas rojas que
pasan gradualmente a yesos o areniscas (Sernpéré,
1994). Contiene una rica fauna de vertebrados del
1II- s.e.. l.l
MIOCENO
Paleoceno inferior a medio (Tíuparnpa, Gayet et Fm'
SAN ANTONIO superior
al., 1991; de Muizon, 1991).
En estas zonas, la ausencia aparente de la bio-
zona de Spbaerocbara spp. sugiere una laguna se-
dimentaria del Maastrichtiano terminal y/o del Pa-
12.4..1.6
leoceno inferior. Sin embargo, se necesitan más es-
tudios de las' carofitas paleocenas y/o más datado-
nes radiométricas para comprobar dicha hipótesis. Mbo· 500
superior
La faja Oeste de la. cuenca oriental presenta a
MIOCENO
menudo una laguna sedimentaria de todo, o de la Fm Interior
mayor parte del Paleoceno. Esta laguna puede de-
berse a un levantamiento tectónico de edad Paleo- SAMBIMERA·
ceno, y/o a erosiones ligadas a la fase tectónica del Om·
Paleoceno superior-Eoceno basal (Marocco et al., OUGOCENO
superior
1987; Noble et al., 1990; Benítez., et al., 1993;
]aillard, 1994; Sempéré, 1994). En la zona de Puno,
sobre la Formación Vilquechico superior yacen en Mbo Interior,

concordancia algunos metros de limolitas púrpuras FmRENTEMA


atribuidas a la Formación Chilca y luego los con- m
glomerados .. eocenos de la Formación Muñani CAMPANIANO
Fm
(Jaillard et al., 1993: figuras 26 y 27). En Rentema, CELENOIN' SANTONIANO
sobre la Formación Fundo el Triunfo rnaastrích- CONIAClANO
tiana yacen en leve dicordancia angular los conglo-
merados de la Formación Rentema (Mourier et al., Fig. 30 - Sección de.Ia serie del Cretáceo superior-
1988), datados, mediante trazas de fisión, del límite Terciario de la zona de Bagua,
Paleoceno-Eoceno (Naeseret al., 1991:figura 30). según Mourier et al (1988) YNaeser et al. (1991)
En la zona subandina de Ecuador;la Formación
Tiyuyacu del Paleoceno superior-Eoceno inferior Hacia el lado Oeste de la cuenca oriental, una.
(Faucher et al., 1971) descansa directamente, en laguna de la parte inferior, y localmente de todo el
discordancia, sobre la.Formación Tena maastrich- ciclo Paleoceno (Renterna, Oeste del Ecuador),
tiana (Faucher et: al., 1971; Bristow y Hoffstetter, comprobada por los· datos estratigráficos' y .sedi..
1977). Eh el Norte del Oriente ecuatoriano, la For- mentológicos, se debe a fenómenos tectónicos li-
mación Tuyuyacu; datada del Eoceno inferior, des- gados.a.la, fase tectónica del Paleoceno superior-
cansa en discordancia sobre solo 50 metros. de ar- Eoceno basal;
cillas y areniscas rojas. atribuidas, al Paleoceno
(Benítez et al., 1993: figura 31). 3. El ciclo Eoceno
En el.cíclo del Eoceno predominan importantes.
2.3. Conclusiones transgresiones eustátícas, y está enmarcado por.los
La base del • ciclo Paleoceno • (zona de eventos tectónicos del Paleoceno superior-Eoceno
Spbaerocbara spp. de Gutiérrez 1982), conside- basal{fase Inca 1, 57-S4Ma) y del Eoceno superior
rada. en: el presente trabajo como del Paleoceno (fase mayor Inca 2,. 42~38 Ma, Mégard,. 1984; Sé-
inferior, pertenecería todavía al Cretáceo terminal, brier etal., 1988; jaíllard, 1994). Por lo tanto, em-
según' Koch y Blissenbach 0962, zona de F. pieza a menudo con conglomerados gruesos. se-
costata). Su parte superior es indudablemente del guidos de dos: secuencias constituidas. por depósi-
Paleoceno (¿tardío?). tos marinos, salobres o lacustres, sobre los que
Este ciclo parece estar completo solo en el cen- yacen capas rojas contínentales.
tro de la: cuenca orientaL Sin embargo, una laguna
estratigráfica entra: las zonas de Spbaerocbara spp, 3.1. El ciclo Eoceno inferior
y N. supraplana es sugerida al menos.localmente En el Oriente peruano, el ciclo Eoceno inferior
por- el: cambio drástico de' la mícroflora. y' por: la' está representado, por la. Formación Pozo, que'
presencia, en la-de la cuenca Ucayali, de un nivel comprende' un nivel basal grueso (Basal.Pozo), un
rico en caolinita (Fm.Sol-Z) que se podríainterpre- horizonte de Imitas y calizas: marinas: o salobres; y .
tar como un: paleosuelo (?J. limolitas. rojas continentales: Era considerada
anteriormente como oligocena (Williams, 1949; una zona de Yerrucatosporites usmensis de edad
Gutiérrez, 1975; Seminario y Guizado: 1976), pero Eoceno superior, que correlacionaron equivocada-
fue atribuida al Eoceno superior por Robertson mente con la Formación Pozo. En 1990, identifi-
Research (1981, zona de Yerrucatosporues caron la zona de S. undulatus, del Eoceno medio
usrnensis) y al Eoceno por Aliaga (1981). Corres- a superior, localmente de medio marino marginal
ponde probablemente a la zona inferior de a salobre (centro-Norte de la cuenca Marañón).
Ammobaculites "P" (con Haplopbragmoides spp., Probablemente corresponde a la zona superior del
Trocbammina spp. y ostrácodos) de Gutiérrez Eoceno (ostrácodos y pequeños gasterópodos) de-
(982) identificada en la cuenca Marañón y el finida por Gutíérrez (1982).
Norte de la cuenca Ucayali. Robertson Research
(990) la dataron del Eoceno inferior (zona de F.
perforatus). La 'zona de F. perforatuscontiene fósi-
les de medio marino marginal a salobre en la parte
central a oriental de la cuenca Marañón y en la Fm
CHALCANA MIOCENO
parte Norte de la cuenca Ucayali.
En todos los Andes, la base de la secuencia eo-
cénica (Eoceno inferior o Paleoceno superior ?) OLIGOCENO
está representado por conglomerados gruesos, so-
bre los que yacen a menudo depósitos lacustres.
En la zona de Bagua, la Formación Renterna.Iequí-
valente a las areniscas Basal Pozo) ha. sido atri- EOCENO
medio
buida, mediante una toba datada por trazas de fi- a
sión, del Paleoceno superior-Eoceno inferior' superior
(54 ± 6 Ma, Naeser et al., 1991, figura 30). La parte
inferior de la Formación Sambimera sobreyacente;
correlacionada con la Formación Pozo: depositada
::l
en ambiente lacustre (figura 30); contiene las caro- Ü Toba·
fitas Maedleriella sp.,· N. supraplana y •. Cbara -c
>-
strobilocarpa " que' indican una edad no más ::l
reciente que el Eoceno medio (Mourier et al., >- EOCENO
1988; Naeser et al., 1991). ~
inferior
En Bolivia, sobre la Formación Santa Lucia ya- E
u.
cen en discordancia las areniscas conglomeráticas
de la Formación Caraya, que incluye una intercala-
ción lacustre en su tercio inferior (Sernpéré, 1994),
probablemente equivalente a los niveles salobres de
la Formación Pozo. Dichas unidades' han sido.'da-
. PALEOCENO?
tadas, por vertebrados del piso Casarnayoríano, de
edad Eoceno inferior (Marshall y Sempéré, 199,,1). FmTENA
En el Oriente ecuatoriano, la Formación Tiyu-
yacu, discordante, comprende conglomerados ba-
Fíg, 31 - Estratigrafía del Palógeno de la
sales y lirnolítas rojas .. Contiene los pólenes parte norte del Oriente ecuatoriano,
Monoporites annuloides; M. ioerensis y el foraminí- según Benítez et al. (1993)
fero Globanomaiina sp. (Norte de la zona; suban-
dina, Faucher et al., 1971), así como los foraminí-
feros Ammobaculites spp., Haplopbragmoides En los Andes peruanos," los datos bíoestratígrá-
cbilenum, H. d. walteri y Rzehakina sp. (Norte de . ficos no son 10; suficientemente detallados como'
la cuenca oriental, Benítez et al., 1993), que indican para reconocer los depósitos correspondíentes.. En·
el Eoceno inferior y un ambiente. de depósito ma- Bagua, el Eoceno. superior está marcado: por una.
rino a salobre (figura 31). Se correlaciona con la laguna sedimentaria (figura 29).
Formación Pozo. Podría corresponder a la transgre- En el Norte del Oriente ecuatoriano, Benítez et
sión eustática del Eoceno inferior (Ypresiano, al. (993) evidenciaron una transgresión de edad
52,S Ma, según Haq et al., 1987). Eoceno medio' a superior. (Fm: Orteguaza. inferior;
figura 31), por la presencia.: de los foraminíferos
3.2. El ciclo Eoceno medio-superior Haplopbragmoides aff desertorium;..H . cbilenum.v
El ciclo Eoceno medio-superior ha sido puesto Trocbammina teasi,y los pólenes Retitricolporites .
en evidencia recientemente. En el. Oriente: pe- guianensis.v- Verrucatususmensis:
ruano, Robertson Research (1981) identificaron Se la puede correlacionar' tentatívamente: con
las transgresiones del inicio del Eoceno medio (Lu- datados, como los del Grupo Puno, datado me-
tetíano, 48 y 45,5 Ma, Haq et al. 1987). diante carofítas (Chanove et al. 1969).
Son mejor conocidos en las cuencas de ante-
3.3. Conclusión arco (Macharé et al., 1986; Ballesteros et al., 1988).
El ciclo Eoceno comprende dos secuencias. En las cuencas on-shore, sobre·una unidad inferior
Las areniscas o areniscas conglomeráticas Basal (¿Eoceno superior?) yacen en discordancia ya sea
Pozo pueden correlacionarse con las de la base del depósitos parcialmente marinos atribuidos al Oli-
ciclo Eoceno de los Andes y pueden ser atribuidas goceno superior-Mioceno inferior (cuenca Moque-
al Paleoceno terminal o Eoceno basal. Representan gua: Marocco et al., 1985), o francamente marinos;
una consecuencia de la fase tectónica Inca 1 del datados mediante diatomeas (cuenca de Pisco:
Paleoceno superior-Eoceno basal, lo que explica Macharé et al., 1988; Sébríer et al., 1988).
también la discordancia de base y las erosiones de En el Oriente ecuatoriano. la Formación Orte-
la secuencia paleocena. Las lutitas y calizas mari- guaza (o Chalcana), constituida por lutitas con Iímolí-
nas a salobres sobreyacentes de la Formación Pozo tasy areniscas, fue-atríbuída al Oligoceno por la pre-
coinciden con una transgresión marina del Eoceno senda de Ammobaculues spp., Haplopbragmoides
inferior (Faucher et al., 1971; Robertson Research, spp. y Trocbammina spp. (. fauna de Ammobaculues
1990; Benítez er al., 1993).' , A .: Tschopp, 1953; Faucher et al" 1971;. Bristow y
Una nueva transgresión, datada del Eoceno Hoffstetter; 19m. En· el Norte del otiente: ecuato-
medio-superior (Robertson Research, 1990; Benítez riano; Benítez-et: al, (1993, figura 31) mencionan; al
et al., 1993); puede atribuirse al Lutetíano, yaque en tope de la formación, foraminíferos planctónícos.
esa época ocurren transgresiones eustátícas impor- (Globorotalia mayeri, G. opima nana), foraminíferos
tantes, anteriores a los eventos tectónicos del Eo- bentónicos (Ammobacutues sp., Discaminoides sp.,
ceno superior. Esa transgresión; todavía poco docu- Trcchamrninaasagaensisy y' pólenes (C. dorogensis;
mentada, parece ser un poco más restringida y Momipites· a.fricanus) que indican juntos' una edad.
menor que la anterior. Es desconocida en los Andes: Oligoceno superior y' unr.medío marino marginal
hasta manglar. Este resultado constituye la primera:
4. El ciclo Oligoceno- mención de una transgresión marina de edad oligo-
En el Oriente peruano, el Oligoceno indiferen- cénica en la cuenca oriental' de los Andes .centrales.
ciado está 'representado por la zona de C. En Bolivia, la Formación- Petaca, depositada: en
dorogensis(Robertson Research, 1990) que corres- ambiente continental, correspondería al Oligoceno
ponde' a la Formación Chambira (Kumrnel, 1948), superior-Mioceno medio (Marshall er al., 1993).
constituida por lutitas, margas, yeso, y areniscas en En conclusión; la:mayoría de los datos apoyan
menor Cantidad. Kumrnel (1948) menciona, gaste- una edad Oligoceno superior: hasta Mioceno infe-
rópodos y' bivalvos- del Oligoceno superior- rior, para la transgresión marina que puede' corre-
Mioceno inferior, pero sin precisar su posición es- lacionarse' con. los: depósitos dei.la. zona, de C.
tratigráfica, Seminario y Guizado (1976) y Gutié·- dorogensis.. Si ese es; el. caso, es: probable: que'
rrez (1982) mencionan numerosas- caroñtas (entre exista una, laguna sedimentaria: mayor de edad.Eo-
las cuales' T.' ucayalensis princtpatts), ostrácodos, ceno superior-parte' inferior del Oligoceno supe-
restos-de' peces y conchas, y atribuyen la Forma- rior entre las' formaciones Pozo y' Chambira, de--
ción Chambira al Mioceno. bida a.los efectosde la fase tectónica. incaica ma-
En los Andes peruanos; los depósitos oligoce- yor del Eoceno superior y de' la fase Aymara del
nos son generalmente·conglomerados·gruesos.mal. Oligoceno superior (Sébrieret al.,.1988)._

CAPITULO IV bíozonas y formaciones correspondientes. Además,


permitió poner en evidencia (1) varios niveles guía..'
Síntesis estratígráfíca.y conclusiones que representan máximos de' transgresión eustática
y constituyen; por lo tanto; líneas, de tiempo
r . SINTESIS ESTRATIGRÁFICA (aunque gruesas); (2) varias lagunas sedimentarias
que' coinciden generalmente con regresiones
El análisís crítico y la síntesis de los.datos estra- eustáticas, posiblemente reforzadas por levan-
tigráficosy de: las .biozonas establecidas por Müller tamientos tectónicos. Por lo tanto, entre una-laguna
(1981) y Robertson Research (1990) en el Oriente sedimentaria y un máximo de transgresión, existen
peruano; así. como su comparación con los datos necesariamente discontinuidades importantes.
estratigráficos de' regiones vecinas permitió conflr- Estos elementos permiten defínírsecuencías de
mar; precisar; o a veces modificar las edades de las depósito, tal como las establecidas por Vail et al.
(1987), Haq et al (1987) o Van Wagoner et al. favorece el depósito de las areniscas deltaicas (Fm
(1988), que analizaremos utilizando los conceptos Agua Caliente, zona de E. pseudoelasziñ. Una
y el método de Homewood et al. (1992). nueva transgresión, asociada con condensaciones
posiblemente debidas a una gran regresión eustá-
1. Las secuencías« neocomíanas » tica (Haq et al., 1987), provoca el depósito y posi-
Pudimos definir: (1) la discontinuidad de base blemente la erosión del Cenomaniano superior (la-
de la Formación Cushabatay, atribuida al límite guna pardal de la zona de G. dioersus; figura 30).
Berriasiano-Valanginiano; (2) un máximo de trans- Estos pulsos transgresivos culminan con la
gresión de edad Valanginiano medio a superior; transgresión mayor del Turoniano inferior (zona
(3) un máximo de transgresión de edad Aptiano de G. crassipoli; según Robenson Research, 1990,
inferior. El límite superior de la secuencia. Neoco- figura 32), En los Andes, esta transgresión está se-
rníana • está constituido por la transgresión de la guida del depósito de. un cuerpo calcáreo de alto
zona de P. oaldtoiae del Albiano inferior. nivel, de edad Turoniano medio a superior
El Valangíníano (zona de D. etruscus; figura 32) (Iaíllard et Amaud-Vanneau, 1993).
solo existe en la parte Oeste de la cuenca; el Aptiano La ausencia generalizada de estos depósitos en
inferior (zona de A- operculatus) puede descansar di- la cuenca oriental (Robertson Research, 1990, fI-
rectamente sobre las rocas pre-cretádcas (centro-Este gura 32) puede ser interpretada de' dos maneras.
de la cuenca) y es probable que la misma disposidón Ya sea la atribución cronoestratigráfica al Cenia-
se observe más al Este con la transgresión albiana, ciano inferior de la zona de J. enricii por Robert- .
evidendando~ una disposidón en ~4ap a: gran son Research (1990) tiene que ser revisada, o bien
escala, determinada por las transgresiones eustáticas. ocurrió un evento tectónico importante en el Turo-
Por lo tanto, con el conocimiento actual de. la. niano superior (fase Peruana precoz de ]aillard
estratigrafía, podemos definír por lo menos dos ·se- 1993, 1994), que' provocó. la laguna sedimentaria
cuencias mayores de depósito, pudiendo las are- del Turoniano superior por falta de depósito o ero-
niscas basales del Valanginiano inferior represen- siones posteriores.
tar una tercera secuencia.
4. Las secuencias senoníanas
2. Lamegasecuencla aIbiana y la regresión El Senoniano se caracteriza por cuatro transgre-
del Cenomaníano inferior siones marinas mayores que dan lugar al depósito
Pudimos establecer que la secuencia de trans- de cuatro secuencias sedimentarias bien' definidas,
gresión de la zonade·P. oaldioiae; en donde está La primera, secuencia está constituida por la
presente, constituye una línea de. tiempo cuya base transgresión mayor del Coniaciano inferior (zona.
tiene una edad cercana al límite Aptiano-Albiano de L enricii; según Robenson Research, 1990,fi-
ffi~ra3~. . gura 32), seguida de una. regresión en el Conia-
La .laguna estratigráfica casi generalisada del Al- ciano superior (Haq et. al., 1987). Sin embargo,
biano inferior a medio (zona de- E. jardinei; figura 30) Robenson Research (990) determina. como zona
expresa un hiato sedímentarío que puede' probable- guía la zona de P.fideli~ de edad Coniaciano su-
mente correlacionarse. con la superficie. endurecida perior (figura 32), lo que plantea el problema de la
(bard-ground) submarina (?) observable en los An- atribución estratigráfica de las zonas. coniacianas
des, al tope: de las formadones Inca y Paríahuanca. de esos autores (1990).
El máximo de transgresión del. Albiano medio' La transgresión marina del Santoniano inferior
es un buen. nivel guía, síncrono, calibrado. por (zona de-D. senonicus; figura 32) está seguida. de
amonites y pólenes (zona de S. bargboornii; fl- una transgresión importante del Santoniano supe-
gura 30). Corresponde probablemente a los máxi- rior, expresada por la laguna general del Santo-
mos de transgresión eustática del Albiano medio. niano superior (zona de T. microstriatus.. fi-
Después de depósitos marinos del Albiano gura 32), probablemente acentuada por efectos de
superior (zona de E.protensus), ocurre una regresión la fase tectónica Peruana.
que provoca la progradadón hacia el Oeste. del delta La transgresión del Campaniano inferior (zona
oriental (Frn Agua. Caliente). La. mayor parte de la de A. reticulatus) sería del Campaniano • medio •
cuenca oriental emerge duranre el Cenomaniano según Mouríer et al. (1988), y se termina con la re-
inferior, provocando una laguna estratigráfica mayor gresión del Campaniano' superior, (zona de C.
(zona de Ai.jardinus; figura 30). Esta regresión fue euribei, figura 32). La laguna sedimentaria y la dis-
probablemente acentuada por los-eventos tectónicos, cordancia del tope de esta secuencia se deben a la
coetáneos de la fase Mochica. fase Peruana mayor' del Campaniano superior"
(Iaíllard, 1993, 1994).·
3. La megasecuencia del Cenomaníano La transgresión mayor del Maastrichtiano infe-
medio-Turoniano rior (zona de A. spinosus; figura. 32) es conocida en
La gran transgresión del Cenomaniano medio todas las zonas orientales del margen andino. La
parte regresiva de esta secuencia (zona de G. El ciclo paleoceno, ínregramente continental
oigourouxi), de ambiente continental, está a me- (zonas sucesivas de Spbaerocbara spp. y N.
nudo ausente o es estéril (figura 32). supraplana de Gutiérrez 1982, figura 32), podría
incluir dos secuencias separadas por una laguna
5. Las secuencias paleógenas sedimentaria. Un episodio lacustre en la base de la
Al menos tres secuencias pueden ser distingui- segunda. constituiría un nivel guía.
das en la evolución paleógena del margen peruano. La transgresión del. Eoceno inferior (zona de F.

M. de
SECCIONES MARAÑ N UCAYAU DIOS
Y POZOS
ESTUDIADOS
PISOS

ESTRATI-
GRÁFICOS
ZONAS
PALlNOLÓGICAS

Plio-Pleistoceno C. annulatus
Mioceno
C. vanraadshooveni
Oligoceno C.dorogensis
S. undulatus
Eoceno
F. perforatus
Paleoceno . Sphaero-N. suprap.
G. vigourouxi
Maastrichtiano
A spinosus
C. euribei
Campaniano
A retieulatus
T. mierostriatus
Santoniano
D. senonieus
P. fidelii
Coniaciano
l. enrieii

Turoniano
G. erassipoli
G. diversus
Cenomaniano E. pseudoklaszii
Ajardinus
E. protensus .
S. barghoornii
Albiano
E. jardinei
P. valdiviae
E. tumulus .
Aptiano
A opereulatus
¿ Barremiano? A spinulosus
Hauteriviano
valanqiniano D. etruseus

~ ausente 11· marino D continental o no muestreo


Fig. 32 - Repartición de los niveles datados por pólenes (o amonites), medios sedimentarios y
. ubicación de las Iagunas sedimentarias en la cuenca oriental
Se h adoptado la atribución al Coniaciano de la zona de 1. enricii por Robertson Research (990).
perforatus, figura 32) está marcada por areniscas probabilidades de acierto el tipo de sucesión lito-
derivadas de la fase tectónica Inca 1. Consiste en lógica, de contactos, y de litología que se podrá
depósitos generalmente salobres, conocidos en va- encontrar en cualquier parte de la cuenca, sa-
rias zonas del margen. biendo, sin embargo, que pueden ocurrir variacio-
La transgresión (o las transgresiones) del Eo- nes locales. Estas variaciones observadas entre la
ceno medio-superior (zona de S. undulatus, fi- carta crono-estratigráfica y la realidad (correlacio-
gura 32) es probablemente de edad Lutetiano. No nes de pozos por ejemplo) se deben a factores lo-
es conocida en los Andes peruanos. Está seguida cales, tales como levantamientos, erosiones, accí-
de depósitos continentales, interrumpidos por la dentes topográficos, etc., y su análisis aportará in-
fase tectónica mayor Inca 2 del Eoceno superior formaciones sobre la evolución tectónica de la
(en realidad -Bartoniano-Priaboniano inferior, cuenca (capítulo .Sedimentología o).
]aillard et al., 1994), que provoca lagunas sedimen- Para el establecimiento de la carta crono-
tarias y erosiones en todo el margen. estratigráfica de la cuenca Marañón, se adoptaron
La secuencia del Oligoceno superior probable las atribuciones estratigráficas propuestas en las
(zona de C. dorogensis) corresponde a una nueva discusiones del capítulo anterior, y se mantuvo la
transgresión eustática, menos marcada que las an- atribución al Coniaciano inferior de la zona de J.
teriores. Si se confirma esta edad, se comprobaría enrien por RobertsonResearch (1990, figura 32).
la existencia de una laguna sedimentaria mayor,de
edad parte del Eoceno superior-Oligoceno inféríor 2. Propuesta de una carta-croestratígráflca
y medio. . La carta crono-estratigráfíca propuesta (fi-
gura 33) pone de manifiesto varios rasgos genera-
H - CARTA CRONO-ESTRATIGRAFICA les importantes de la evolución sedimentaria de la
cuenca oriental.
La definición de las secuencias de depósito, de'
los niveles sincrónicos y de las lagunas sedírnen-. 2.1. Elon-lap y las transgresiones del
tarias a gran escala permite establecer. una carta Cretáceo inferior y medio.
crono-estratigráfica (véase. Vail et al., 1987). La transgresión marina del Cretáceo • medio • y
superior provoca un on-lap a gran escala de los
1. Presentación deja carta crono-estratigráfica depósitos de la cuenca, en dirección del Este, que
Una carta crono-estratigráfica tiene como escala involucra a los depósitos del intervalo Aptíano-
vertical, no los espesores, sino el tiempo. Por lo Coniaciano. Durante este intervalo, la ubicación de
tanto, la carta no describe la geometría exacta de los depósitos más marinos no cambia, mantenién-
los sedimentos, sino que constituye un. calendario dose-la cuenca abierta hacia el Oeste (figura 33).
de los eventos deposicíonales.. . Sin embargo, este on-lap es muy discontinuo, y
La escala horizontal ~s una sección. transversal ocurre en cinco grandes etapas: Aptiano inferior,
idealizada de la cuenca, es decir que eliminaremos. Albiano inferior, Albiano medio, Cenornaniano
todas las particularidades regionales (topografía, medio y Coniaciano inferior, que son todas épocas
movimientos. tectónicos' locales), para. establecer de transgresiones eustáticas mayores (Haq et al.,
urr- modelo »estraugráflco basado en los datosbio 1987). Por lo tanto, la evolución sedimentaria de la
y lito-estratigráficos; válida en sus grandes rasgos cuenca está controlada principalmente por el eus-
en cualquier parte de la cuenca. tatismo. Una consecuencia es que, en los bordes
Para el establecimiento de la carta crono- de la cuenca, es probable que existan discordan-
estratigráfica de 'la cuenca Marañón (que se puede cias de los depósitos· Albianos, Cenomanianos, y
construir a cualquier escala), las hipótesis de base Coniacianos sobre las rocas pre-cretácicas.
son las siguientes: (1) los niveles sincrónicos son
los máximos de transgresión; (2) las lagunas sedi- 2.2. La e agradacíón.» del Senoniano-Paleógeno
mentarias pueden' representar ya sea regresiones A partir del Coníaciano, se observan varios
asociadas con períodos sin depósitos ni erosión, o cambios.
niveles de condensación ligados a períodos trans- En primer lugar; en el Santoniano superior, Cam-
gresívos; (3) el substrato de la cuenca es llano y paniano superior, probablemente en el Paleoceno
buza regularmente hacia el Oeste. medio y superior, y finalmente en el Eoceno superior-
Una carta crono-estratigráfíca permite visualizar Oligoceno inferior, ocurren lagunas sedimentarias
la edad de los cuerpos transgresivos o regresivos, casi generales, que separan secuencias bien indivi-
ubicar las lagunas sedimentarias y las zonas de dualizadas, subrayadas por cuerpos arenosos..
erosión (que permiten tener una idea sobre el ori- . En segundo lugar, a partir del Campaniano su-
gen del material detrítico), y establecer la .dispo- perior, en.el borde occidental de la,cuenca, se pro-
sición de los cuerpos. sedimentarios (on-lap, top- ducen lagunas sedimentarias cada vez más impor-
lap, etc). Por lo tanto, permite predecir con buenas tantes, lo que provoca la migración del sitio de
Iquitos <{
LU Z
LU <{
.....C)
r~
(Jl :::>
UJ a:
UJ
o.

río Tigre

",

"
"
""
"

ro ....
, "

·tJl
«l'
.Q
o
......
C) .N
·0'
(Jl
C) q..
O "
"
Rentema "

ei.
:::l
-o
Q) ~ ci.
:::l
'+-'
.s
tJl
E tJl
¡..; '. o o
o o o 00 o z z o
J: Z « -c z
O zw Ü -c Z
-c Zz

~ s z -c
z
UJ
Ü
o ~ Z
-c z
o Üz
o
z ~
w
a:w az- ~
Ü
~
(J) a.. 1- ~O
z za:
-c
¡::: a: 1- a:
:5 a:
O « ~ ~
« -c ~- :>
-c
UJ a.. :: Ü 8~
(J)
a..
-c al J: ~
w
al

~ s o ,... s -
<O
o
ál 8 o
-
o
N
.-
o
C')

Fig,33. Carta crono-estratigráfica general del Cretáceo-Paleógeno de la cuenca Marañón (Oriente'


peruano) basada en los datos de Robertson Research (1990)
Nótese el on-lap a gran escala hacia e! Este de los depósitos hasta e! Coniaciano inferior, la migración de
los depósitos marinos o salobres hacia e! Este con el tiempo, la coincidencia de las lagunas sedimentarias
con las fases tectónicas andinas precoces, y e! levantamiento andino a partir de! Campaniano superior que
provoca erosiones al: Oeste y la inversión de la ubicación de las áreas fuente;
depósito mayormente marino (o salobre) hacia el superior, provocó muy probablemente erosiones y
Este, primero rápidamente durante el Senoniano discordancias en la cuenca oriental peruana (fi-
superior, y luego más lentamente, hasta ubicarse gura 33).
entre los ríos Tigre y Pastaza en el Eoceno.
Estos fenómenos se deben al inicio de la tectó- 3.4. Conclusión
nica andina, a partir del límite Turoniano- En la cuenca oriental se observa el paso pro-
Coniaciano (fase Peruana precoz de ]aillard y Sem- gresivo desde un regírnen sedimentario mayor-
péré, 1991; ]aillard, 1993, 1994). Esta actividad tec- mente controlado por las variaciones eustátícas del
tónica tiene dos resultados. nivel del mar (Cretáceo inferior-medio), caracteri-
Primeramente, la deformación compresiva de la zado por una disposición en on-lap a gran escala,
cuenca occidental provoca el engrosamiento y el hasta un regimen controlado por fenómenos tectó-
levantamiento de los paleo-Andes, que induce (1) nicos, marcado por el incremento del detritisrno,
emersiones y erosiones cada vez: más pronuncia- por lagunas sedimentarias o erosiones, y por mo-
das en el borde occidental de la cuenca, (2) el dificaciones en el regimen de la subsidencia.
abastecimiento de material detrítico desde el Oeste El análisis de dichos fenómenos será el objetivo
(Pozo basal por ejemplo), y (3) el inicio de la sub- de la memoria- Sedimentología • del presente con-
sidencia por flexión, de tipo ante-país (Sernpéré, venio.
1994), que provoca el hundimiento y estrecha-
miento de la cuenca. . ID - RECOMENDAOONES
En segundo término, la tectónica provoca una
disminución de la subsidencia en el margen an- Los problemas estratigráficos mayores que pre-
dino, que ir.duce, a su vez, lagunas sedimentarias senta todavía la cuenca oriental y que merecen es-
importantes durante los períodos de regresión eus- tudios bioestratigráficos adicionales son los si-
tátíca (Iaillard, 1993). Posteriormente, cuando sube guientes:
nuevamente el nivel eustático, el mar inunda los
paleo-relieves y puede modelar el material de la 1. la edad exacta de la zona de D. etruscus, que
superficie emergida, pudiendo dar. lugar al depó- hemos atribuido al Valanginiano;
sito de areniscas transgresivas, como lo pueden ser
las areniscas de la Formación Vivián. 2. la edad exacta de la zona de P. ualdioiae, cuyos
equivalentes en los. Andes fueron atríbuídos ya sea
2.3. Lagunas sedimentarias y fases tectónicas al Aptiano terminal o al Albiano basal;
Cabe anotar la concordancia entre las fases tec-
tónicas reconocidas en los Andes peruanos 3. la amplitud y el significado de la laguna estrati-
(Jaillard, 1993, 1994), Y las lagunas sedimentarias gráfica del Albiano inferior a medio (zona de E.
observadas en la cuenca oriental. jardinein
La laguna del Cenomaniano inferior, que se
ubica en la base o dentro de la Formación Agua 4. la atribución crono-estratígráfica exacta de las
Caliente, es coetánea a la fase Mochica (Albiano biozonas de G. crassipo/i, l. enricii y P. fidelii, cu-
supenor-Cenomaniano inferior), responsable de la ya atribución actual plantea el problema mayor de
clausura de la cuenca Casma de la costa peruana. la laguna sedimentaria generalizada del Turoniano
La laguna del Turoniano superior, determinada superior, y de la expresión sedimentaria de la
por Robertson Research (990), a pesar de requerir transgresión mayor a escala regional del· Conía-
confirmación bioestratigráfica,' podría deberse a un ciano inferior (zona de l. enricii. o de ¿P.fideUí?)
levantamiento a gran escala de parte de la cuenca,
provocado por la fase Peruana precoz del Turo- 5. es conveniente confírmr que los depósitos ma-
niano superior-Coniacíano basal. rinos de la zona de A. reticulatus corresponden a
La laguna del Campaniano superior es coetánea la transgresión datada del Campaniano medio por
a la fase Peruana mayor; que provoca, en el Sur los amonites de la zona de Bagua;
del Perú, deformaciones compresivas, sobre-
escurrimientos y la creación de la cuenca de las 6. argumentos sedimentológicos y tectónicos ha-
Capas Rojas de Cuzco, por ejemplo. cen sospechar la existencia de lagunas sedimen-
La laguna del Paleoceno superior es coetánea a tarias importantes en la base, medio y tope de la
la.fase tectónica Incaica precoz (Inca 1), responsa- secuencia paleocena, sin embargo; en el estado ac-
ble de plegamientos y discordancias en los Andes tual del conocimiento bio-estratigráfico de estas
nor-peruanos, y de acreción de terrenos de natura- unidades, todavía es imposible confirmarlo;
lezaoceánica en la Costa sur del Ecuador (jaillard
et al., 1994). 7. la transgresión marina expresada por la zona de
Finalmente, la fase Incaica mayor del Eoceno S. undulatus, atribuida al Eoceno medio-superior,
parece corresponder a las transgresiones marinas estudio de bio-estratigrafía integrada parece cons-
del Lutetiano (parte inferior del Eoceno medio); tituir el mejor método para precisar el rango estra-
tigráfico de las zonas palinol6gicas y de las espe-
8. siendo el Oligoceno una época de laguna sedi- cies endémicas. En caso de tal estudio, el ORSTOM
mentaria generalizada, sería importante precisar la puede comprometerse a que los macrofósilessean
edad de la zona de C. dorogensis; en el Norte de estudiados por destacados especialistas europeos.
la cuenca oriental de Ecuador, depósitos marinos Un trabajo comparable. tendría que contem-
comparables, que contienen C. dorogensis y fora- plarse para los puntos 6, 7 Y8. Sin embargo, en es-·
míníferos planctónicos fueron datados del Oligo- tos casos; la ausencia o escasez de fósiles marinos
ceno tardío (Benítez et al., 1993). hacen imposible un estudio integrado. Los instru-
" mentos más confiables son los pólenes, las carofitas
Para los puntos 1, 2, 4 Y 5, recomendamos lle- y las dataciones radiométricas de tobas bien pre-
var a cabo muestreos detallados de secciones fosi- servadas, ínterestratificadas en los sedimentos, si es
líferas seleccionadas, con el fin de estudiar conjun- que se encuentran. En caso de tal estudio, el
tamente los arnonítes, moluscos, palinomorfos, na- ORSTOM puede comprometerse a hacer estudiar las
nofósiles calcáreos y foraminíferos. Este tipo de carofitas y datar radiométricamente algunas tobas.

,;
REFERENCIAS BmUOGRÁFICAS

ALVÁREZ, P. (1979): Estudio palinol6gico de la Formaci6n Chonta en el bloque Ocho, Boletín de la Sociedad
geológica del Perú, 62, p. 239-251, Urna.
ATHERTON M.P.; PITCHER, W.S. & WAROEN, V. (1983): The mesozoic marqlnal.baslnot Central Peru, Nature,
305, p. 303-305, Washington.
AUOEBAUO, E. (1973): Geología de los cuadrángulos de Ocongate y Sicuani, Boletín del Instituto de Geología
Minería y Metalurgia, 25, 72 p., Urna.
BABINOT, J.-F. & FREYrET, P. (coord.) (1983): Le Sénonien supérieur continental de la France rnéridionale et de
I'Espagne septentrionale: état des connaissances biostratlgrapMiques, Géologie Méditerranéenne, 10 (3-4), p. 245-
268, Marsella.
BALOOCK, J,W. (1982): Geología del Ecuador, Boletín de Explicación del Mapa geológico de la República del
Ecuador, Dirección General de Geología y Minas, Quito, 70 p.
BALLESTEROS, M'w.; MOORE, G,F.; TAYLOR, B. & RUPPERT, S. (1988): Seismicstratigraphic framework of
the Uma·amd Yaquina toreare basins, Peru, inE. Suess, R. Von Hueneet al" Proceedings of tne Ocean DrilJíng
Program, lnltie! Reports, 112,77-90, Col/ege Station, TX.
BATTY, M.& JAILLARO, E. (1989): Lasedimentaci6n neocomíana (Jurásico terminal - Aptiano) en el Sur del Perú,
in Contribuciones de los simposios sobre el Cretácico de América latina, LA. Spaletti, ed., A75-A88, Buenos Aires.
BECKINSALE, R.O.; SÁNCHEZ-FERNÁNOEZ, A.W.; BROOK, M.; COBBING, E.J.; TAYLOR, W.P. & MOORE,
N.O. (1985): Rb-Sr whole-rock lsochronand K-Ar age determinations for the Coastal Batholith of Peru, in W.S. Pitcher,
M.P. Atherton, E.J. Cobbing & R.O. BeckinsaJe (Eds), Magmatism at a Plate Edge, the Peruvian Andes, p. 177-202,
Blackie, Glasgow and Halsted Press, New York.
BENAVIOES, V. (1956a): Cretaceous system in Northern Peru, American Museum of Natural History BuJletin, 108,
p. 352-494, New York.
BENAVIOES, V. (1956b): Geología de la región de Cajamarca, Boletín de la Sociedad geológica del Perú, 30,
p. 49-79, Urna.
BENAVIOES, V. (1962): Estratigrafía pre-Terciaria de la región de Arequipa, Boletín de la Sociedad geológica del
Perú, 38, p. 5-63, Urna.
BENíTEZ, S.; ZAMBRANO, l.; OROÓÑEZ, M. & CHIRIBOGA, J. (1993a): Contribuci6n al conocimiento estratigráfico
del Paleógeno de la cuenca oriental ecuatoriana, Actas Meeting PICG 301, resumen, Caracas, marzo de 1993.
BENíTEZ, S.; JAILLARO, E.; OROÓÑEZ, M.; JIMÉNEZ, N. & BERRONES, G. (1993b); Late Cretaceous to
Eocene tectonic-dedimentary evolution of Southern CoastaJ Ecuador. Geodynamic implications, 2° International
Symposíum on Andean Geodynamics-ISAG, Oxford 93, p. 279-282. Éditions de I'ORSTOM, París.
BERRONES, G.; JAILLARO, E.; OROÓÑEZ, M; BENGTSON, P.; BENíTEZ, S; JIMÉNEZ, N. & ZAMBRANO, 1.
(1993): Stratigraphy ot the " Celica-Lancones Basin ,. (SW Ecuador-NW Peru). Tectoníc implications, 2° Intemational
Symposium on Andean Geodynamics-ISAG, Oxford, Sept. 93, 293-286, Éditions de I'ORSTOM, París.
BERRY, E'w. (1922): The Mesozoic flora of Peru, John Hopkins University, Studies in Geology, 4, 49 p.
BERTHOU, P.Y.; CHANCELLOR. G.R. & LAUVERJAT, J. (1985): Revision of the Cenomanian-Turonian
Ammonite Vascoceras CHOFFAT, 1898, from Portugal, Comunicar;oes dos SerYir;os Geologicos de Portugal, 71,
p. 55-79, Usboa.
BRANISA, L; R. HOFFSTETTER; S. FREINEX; J. ROMAN & J. SORNAY (1966): Nouvelle contribution I'étude de a
la paléontologie et de I'age du groupe Puca (Crétacé de Bolivie), Bull. Mus. Nation. Hist Natur., 38 (3), p. 301-310, París.
BRENNER, G. (1968): Middle Cretaceous spores and pollens from northeastem Peru, Pollens et spores, 10, París.
BRISTOW, C.R., & HOFFSTETTER, R. (1977): Ecuador. Lexique Stratigraphique Intemational, V, 5a2, 410 p.,
éditions CNRS, París. '
CABRERA la ROSA, A. & PETERSEN, G. (1934): Reconocimiento geol6gico de los yacimientos petrolíferos del
departamento de Puno, Bol. Cuerpo Ing. Mínas Petrol. Perú, departo geol., 115, 100 p. Urna.
CANFIELD, R.W.; BONILLA, G. & ROBBINS, R.K. (1982): Sacha 011 field of Ecuadorian Oriente, American
Association of Petraleum Geologists BulJetin, 66, p. 1076-1090, Tulsa.
CARLOTTO, V. (1992): Relatíons entre sédimentation, paléogéagraphie et tectonique dans la région de Cuzco
(Sud du Pérou) entre le Jurassique supérieur et le Psléocéne; memoria de OEA(Oiploma de Estudios Avanzados},
Universidad de Grenoble 1, 113 p.
CHANOVE, G.; MATTAUER, M. & MEGARD, F. (1969): Précisions sur la tectonique tangentielle des terrains
secondaires du massif de Pirin (Nord-Ouest du lac Trticaca, Pérou), Comptes Rendus oS J'Académie des Sciences,
París, (O), 268, p. 1698-1701.
CÓROOVA, A. (1986): Estudio estratigráñco y sed/mentológico de las rocas del cretáceo medio y superior en el Pongo
de Rentema, Rio Marañón, departamento de Amazonas, tesis Universidad NacionaJ Mayor San Marcos, Urna, 105 p.
OÁVILA, O. (1988): Geología del cuadrángulo de Cailloma, Boletín dellNGEMMET, (A), 40, 85 p., Lima
OÁVlLA J.J & V. PONCE DE LEÓN (1971): La sección del rio Inambari en la faja subandina del Perú, y la presencia
de sedimentitas de la Formación Cancaniri (lapla) del Silúrico, Revista Técnica de YPFB, 1, p. 67-85, La Paz.
DE MUIZON, C. (1991): La fauna de mamíferos de Tiupampa (Paleoceno inferior de la Formación Santa Lucía),
Bolivia, Revista Técnica YPFB, 12,3-4, p. 575-624, Santa Cruz.
OUCLOZ, C. & RIVERA, R. (1956): La formación Chonta en la región del rio Cahuapanas, Loreto, Boletín de la
Sociedad Geológica del Perú, 30, p. 131-140.
ELSIK, W.C. (1964): A new sporomorph genera from eastern Peru, PoI/en et spores, 6, París.
ELSIK, WoC. (1966): New sporomorph genera from the Upper Cretaceous ofPeru, Pollen et Spores, 8, París.
FAUCHER, B;; VERNET, R.; BIZON, G.; BIZON, J.J.; GREKOFF, No; LYS, M~ &SIGAL, J. (1971): Sedimentary
Formations in Ecuador. A stratigraphic and micropaleontological survey, Bureau Étudeslndustrielles en Coopération
de l'lnstitut Fran~s du Pétrole(BEICIP), 220 p., 3 vol., París.
FEIST, M. & FREYTET, P. (1983): Conséquences stratígraphiques de larépartíticn des charophytes dans le
Campanien et le Maastrichtien du Languedoc, Geologie Méditerranéenne, 10 (3-4), p;.291-301, Marsella.
FEIST, M. &·COLOMBO, F. (1983): La limite Crétacé-Tertiaire dans le Nord-Estde l'Espagne, du point de vue des
charophytes, GeologieMédite"anéenne;10 (3-4), p. 303-326; Marsella.
FEIST, Mo; LAUBACHER, G. & SIGE, B. (1989): Tentative correlations of Late Cretaceous and Lower Tertiary
Andean Red .Beds, 5th Congress of tne European Union of Geologists, Resumen; Strasbourg 1989.
FYFE, D.(1962): Estudio estratigráfico del Pozo Yurimaguas 2·1, Loreto; Perú, Boletín de la Sociedad geológica
del Perú, 37, p. 27-36, Uma.
GAMARRA, S; & AUAGA, E. (1985): Revisión palinológica del Cretáceo de la sección de campo del Pongo de
Tiraco. Formación Cushabatay- Esperanza basal, Informe inédito Petroperú,8 p., tíma.
GAYET, M.; MARSHALL, L.G. &SEMPÉRÉ, T. (1991): The Mesozoicand PaleoceneVertebrates of Boliviaand
their stratigraphic context : a review, in R. Suárez Ed., Fósiles y facies de Bolivia, Revista Técnica.YPFB, 12 (3-4),
p. 393433, Santa.Cruz, .
GAYET; M.; SEMPÉRÉ, T.; CAPPETTA, H.; JAILLARD, E. & LEVY,' A .. (1993):. Conséquences
paJéogéographiques de la présence d'une faune marine variée dansle Maastrichtien desAndes de Bolivie, du Sud
péruvien et du Nord-Ouest de l'Argentine, Palaeogeog, Palaeoclim., Peleeoecot., 102; p. 283-319, Amsterdam.
GRAMBAST, L.; M. MARTINEZ; M: MATTAUER& L. THALER (1967): Perutheriumaltiplanense nov. gen., nov.sp.,
premier mammitere d'Amérique du Sud; Comptes Rendus de l'Aceaémie.des. ScJences,; París, (D);.264, p. 707-710.
GUTIÉRREZ, M: (1975): Contribución akconocimiento micropaleontológico. del Oriente-peruano, Boletín' de la
Sociedad geológica del Perú, 49, p. 25-52, Uma.
GUTIÉRREZ, M: (1982): Zonación bioestratígráfica del intervaloCretáceo superior ~ Terciario inferior, in Evaluación
del potencial petroWero de las Cuencas Huallaga, Ucayali y Madre de Dloe; informe inédito Petroperú, 30 p., Uma.
HALLER, C:R; (1973): Informe lnédito, Technlcai SeNice 5870-1C, Amoco production,
HANCOCK, J.M. (1991): Ammonite scaJesforthe Cretaceous system; Cretaceous Research; 12, p. 259"291, Londres.
HANCOCK, J.M~ &. KAUFMANN; E;G. (1979): The great transgression 01. the.Iate.Cretaceous, Journal ot tne
geological Society; London, 136, p. 175-186.
HAQ, B.U:;HARDENBOL, J. &VAIL,. PR (1987): Chronology of fluctuating Sea levelssince theTrlassic, Science,
235, p.1156-1167.
HILLEBRANDT, A. van' (1970): Die Kreide in der. Zentralkordillere ostUche van Uma (Peru, Südamerika),
Geologische Rundschau, 59, p. 1180-1203, Stuttgart.
HOMEWOOD,. P.; GUILLOCHEAU,. F.; ESCHARD; R. & CROSS, TA (1992): Corrélations haute résolution et
stratigraphie génétique : une démarche intégrée, Bull.Centresñecn: Explor.'-Prod. Elf-Aquffaine¡ 16, p. 357-381; Boussens.
IDDINGS¡~A. &,OLSSON~ AA~- (1928):: Geology. ot; Northwest Peru.: Bulletín' ot: the American Associatíon of
Petroleum Geologists~ 1Z, p~1-39,. Tulsa,
JAI LLARD;. E. (1985): La formation Cajamarca. (Turonien supérieur) dans larégionde Bambamarca (Andes; nord-
péruviennes). Approche.sédlmentclcqíque, Bulletínde I'Institut Frant;ais d'Etudes Andines, 14,p. 49-56, Uma.
JAILLARD. E. (1986): La sédimentation crétacée dans les Andes du Péroucentral: exemple-de.laForrnatíon
Jurnasna- (AJbien' moyen-supérieur: á Turonien supérieur) dans la réqion, d'Oyón (Département de Uma),
G6odynamique, 1, p, 97-108; París. '.;,
JAILlARD, E (1987): Sedimentaryevolution of an active marginduring middle- and upper Cretaceous times: the
North PeruvianmarginfromLate,'Aptian upto Senoniarr, Geologische Rundschau, 76; p. 677-697, Stuttgart.
JAILLARD, E. (1993): L'évolution tectono-sédimentaire de la marge pétuvienneau.Orétacé-supérteur.et Paiéocene,
etses relations. avec.la géodynamique;. Bulletin de la Sociétégeologique' de France, 164, p. 819-830; París;
JAILLARD, E (1994): Kimmeridgian' to Paleocene tectonic and geodynamic: evolution ottha Peruvian (and:
Ecuadorian) margin, in Cretaceous tectonics in the Andes, JA Saltity, ed., p. 101-167, Earth Evolution Sciences,
Fried; Vieweg, & Sohn, Braunschweig¡Wiesbaden;
JAILLARD¡ E.; CORDOVA;A.;.MAZIN;.J."M.·& MOURIER, T. (1985): La transgression duCénomanien supérieur-
Turonien in1érieur dans la région de Jaén (Nord du Pérou): Données sédimentologiques et stratigraphiques; découverte
du premier saurien marín du.Pérou, Comptes Rendus de l'Aceaémie des Sciences, París, (11), 301, p. 1429~1432.
JAILLARD, E. &JACAY, J. (1989): Les oc' couchesChicama JO du Nord du Pérou: Colmatage d'un bassin né d'une
collision,obliqueauTrthonique: Comptes,Rendus del'Académie·des ScJences, París" (11); 308; p;1459,..1465; '.
JAILLARD, E &;SEMPERE,.T. (1989):Cretaceous sequencestratigraphy of Peruand Bolivia, in Contribuciones
de los Simposios sobre el;CretácicodeAméricadatina;, L.A;;Spaletti, ed., A 1-A27, Buenos Aíres,
JAILLARD, E: & SEMPÉRÉ, T.. (1991): Las, secuencias de: la- Formación Mirañores.: y su significado
cronoestratigráfico, RevistaTécnice de'YPFB, 12; p;.257-264, La Paz. . . . .... .
JAILLARD, E;.CARLono, V;; CÁRDENAS,; J.;. CHÁVEZ, R., & GIL,W~ (1993a): La; oc Nappe des Couches
Rouges JO de Cuzco (Sud du Pérou): mise en évidence stratigraphique; ínterprétatlonectectcníques. et
paléogéographiques, comptes.ñenaue áI'AcadémiedesSciences,París, (Br; 316; p. 379-386~
JAILlARD, E.; CAPPETTA, H.; ELLENBERGER, P.; FEIST, M.; GRAMBAST-FESSARD, N.; LEFRANC, J. P. &
SIGE, B. (1993b): The Late Cretaceous Vilquechico Group 01. Southern Peru, Sedimentology, Paleontology,
Biostratigraphy, Correlations, creteceous ñeseercn, Londres, en imprenta
JAILLARD, E. & ARNAUD-VANNEAU, A. (1993): The Cenomanian-Turonian transition on the Peruvian margin,
Creteceous ñeseercn, Londres, en imprenta.
JAILLARD, E.; GRAMBAST-FESSARD, N.; FE/ST, M. & CARLOTTO, V. (1994): Senonian-Paleocene charophyte
succession 01. the Peruvian Andes,. Cretaceous Research, Loridres, en imprenta.
JAILLARD, E.; M. ORDÓÑEZ. M.; BENíTEZ, S.; BERRONES, G;; JIMÉNEZ, N.;. MONTENEGRO, G; &.
ZAMBRANO, 1. (1994): Basin development in an accretionary, oceanic-f1oored toreare setting : southern coastal
Ecuador during late Cretaceous to late Eocene times, in Petroleum Basins ofSouth America, A.J. Tankard, R. Suárez
& H.J. Welsink, eds., American Association 01. Petroleum Geologists Memoir, en imprenta.
JANJOU, D. (1981): Données géologiques pour un modele d'évolution des Andes nara-oéruviennes entre 5° S et
r S. Les écailles du Marañón, le distríct mlrüer de Hualgayoc et la région de Jaén-Cutervo, tesis 3er ciclo, Universidad
de París VI, 170 p.
JARDINÉ, S. & MAGLOIRE, L. (1964): Palynologie et stratigraphiedu Crétacé des basslnsdu Sénégal et de Cóte
d'lvoirs, Mémoire du Bureau de Recherches Géologiques et Minieres, 32, p. 187-245, Orléans.
JENKYNS, H.C. (1980): Cretaceous anoxic events: from continents to oceans, JournaJ of tne Geological Society,
137, p. 171-188, Londres.
KALAFATOVICH, C. (1957): Edad de las calizas de la Formación Yuncaypata, Cuzco, Boletín de la Sociedad
geológica del Perú, 32, p; 125-139; Uma...
KENNEDY, W.J. (1983): Ammonitefaunas 01. the Coniacian, Santonian and Campanian stages in the Aquitaíne
basin, Géologie.Méditerranéenne, 10 (3-4), p;103-113, Marsella.
KENNEDY, w.J. &; JLlIGNEf, P; (1981): Upper Cenomanian ammonites frorn the- environs. ot Saumur, and the
proveriance01. too typeof Amrnonites.vibrayeanusand Ammonites gesliníanus; Cretaceous Research, 2, p. 19-49, Londres.
KENNEDY, W.J.; WRIGHT,. C.W.& HANCOCK, J.M. (1987): Basal Turonian Ammonites fromWest- Texas,
Palaeontology, 30, p. 27-74,
KOCH,E. (1951): Geología del campo petrolífero Maquia en el Oriente del Perú y su ubicación regional, Boletín
de la Sociedad geológica del Perú, 34, p.·42-58, Uma.
KOCH, E. & BLlSSENBACH¡ E. (1962): Las Capas Rojas del Cretáceo superior - Terciario en la región del curso
medio del rio Ucayali, Oriente: del Perú, Boletín de-ts. Sociedad geológica del Perú, 39, p. 7·141, Uma.
KUMMEL, B. (1946): Estratigrafía de laregíón de Santa Clara; Boletín de la Sociedad geológica del Perú, 14,
p. 133-144, Uma.
KUMMEL,. B. (1948): GeologicaL reconnaissance 01. the Contamana region, Peru, GeologicalSociety of America
Bul/etin, 59, p. 1217-1266, Boulder.
LAMMONS, J.M~ (1970): Pentapsis, a new palynomorph genus from cretaceous (Aptian) 01. Peru,
Micropaleontology, 16.
LAUBACHER, G. (1978): Géologie de la Cordillere orientaleet de l'Altiplano auNord et Nord-Ouest du Lac
Titicaca (Pérou), Travaux etDocuments deI'ORSrOM,.9S; 217 p., París.
L1SS0N, C.1. & BOIT, B. (1942)~ Edad de:/osfóssiles peruanos ydistríbución de sus depósitos, 41 edición, Uma.
LÓPEZ, R. & CÓRDOVA, E. (1988): Estratigrafía y sedimentación de la serie continental oc Capas Rojas ,..
(Maastrichtianp-Pale0geno) entre-Cuzco y Ccorao, Boletín de la Sociedad geológica del Perú, 78; p. 149~164, Uma.
MACHARE, J.; SEBRIER, M.; HUAMAN, O. & MERCIER, J.-L(1986): Tectónica cenozoica de la margen
continental peruana, Boletín de: la Sociedad Geológica del Perú, 76, p. 45-77, Urna
. MACHARÉ. J.;DEVRIES, T.; BARRON, J, & FOURTANIER, E. (1988):Oligo-Miocene transgression along the Paciñc.
margin 01. South America : new paleontologicaJ evidence from the Pisco basin (Peru), Géodynamique, 3, p. 25-37, París:
MAROCCO,. R. (1978): Un segment E-W de la.cordlllere.oes.Andespéruvíennes: ladéflexíon d'Abancay. Etude
géologiquede la Cordlllere Orientaleetdes Hauts-plateaux entre Cuzco etSan MigueHSud du Pérou), Travaux et.
Drxuments de I'ORSTOM¡.94; 195 p. París.
MAAOCCO, R;. DELFAUD, J. & LAVENU, A. (1985): Ambiente deposicional de· una cuenca connnentel .
intramontañosa andina: el Grupo, Moquegua (Sur de/.Perú). Primeros.resultados, Boletín de la Sociedad Geológica
del Perú, 75, p, 73-90, Urna.
MAROCCO, R.; SEMPÉRÉ; T.; CIRBIAN, M. & OLLER, J. (1987): Mise en évidence d'une déformation paléocene
a
en Bolivie du Sud. Sa placedans I'évolution géodynamique des' Andes Centrales, camotes Rendus l'Académiedes
Scíences, París, (D), 304í·P.1139-1142.
MARSHALl, LG. & SEMPÉRÉ; T. (1991): TheEocene to Pleístocene vertebrates 01. Bolivia and their stratigraphic
context: areview, inR. Suárez Ed., Fósiles y facies de Bolivia, RevístaTécnica YPFB, 12. (3-4), p. 631-652, Santa Cruz.
MARSHALL,LG.; SEMPÉRÉ, T. &GAYET; M; (1993):ThePetaca (late Oligocene-middleMiocene) and Yecua.date
Mioeene) formations 01. the, Subandean-Chaco basin, Bolivia; and their tectonic significance, in Paléontologie et
Stratigraphie d'Améríque laüne;M, Gayeted:, Documents.desLaooratotres de Géologie; Lyon; nQ 125,.p. 291-301, Lyon.
MÉGARD, F. (1968): Geoloqlade! cuadrángulo d8'Huancayo,.Bol. Servo Geol. Min, 18, 123 p., Lima.
MÉGARD, F. (1978): Etude géologique des AndesduPérou central, Mémoire ORSTOM,.86, 310 p:,París:
MÉGARD, F. (1984): The Andeanoroqentc period and its major structures in Central and Northern Peru, Journal
of theGeologicarSociety of London, 141, p. 893-900 ..
MORAN, A.M. & FYFE, D. (1933): Geología de-la región deí Bajo Pachitea, Boletín Oficial de la Dirección de
Industrias, 1933, 2, p. 43-54, Urna.
a
MOULlN, N. (1989): Facies et séquencee de dépót de la plate-forme du Jurassique moyen I'Albien, et une coupe
structurale des Andes du Pérou central, tesis Universidad Montpellier, 287 p.
MOURIER, T.; JAILLARD, E.; LAUBACHER, G.; NOBLET, C.; PARDO, A.; SIGE, B. & TAQUET, P. (1986):
a
Découverte de restes dinosauriens et mammalien d'Age crélacé supérieur la base des Couches Rouges du synclinal
de Bagua (Andes nord-péruviennesu.aspects stratigraphiques, sédimentologiques et paléogéographiques concernant
la régression fini-crétacée, Bulletin de la Société géologique de France, (8), 2, p. 171-175, París. .
MOURIER; T.; BENGTSON, P.; BONHOMME, M.; BUGE, E.; CAPPETTA, H.; CROCHET, J.-Y.; FEIST, M.;
HIRSCH, K; JAILLARD, E.; LAUBACHER, G.; LEFRANC, J.-P.; MOULLADE, M.; NOBLET, C.; PONS, D.; REY, J.;
SIGE, B.; TAMBAREAU, Y. & TAQUET, P. (1988): The Upper Cretaceous-Lower Tertiary marine to continental
transition in the Bagua basin, Northern Peru, Newsletters on Stratigraphy, 19, p. 143-177, Stuttgart.
MÜLLER, H, &E. ALIAGA (1981): Estudio bioestratigráfico del Cretáceo de la cuenca Marañón, informe inédito
Petroperú, 57 p., Uma.
MYERS, J.S. (1980): Geología de los cuadrángulos de Huarmey y Huayllapampa; BoIetfn INGEMMET, 33, 145 p., Uma
NAESER, C,W.; CROCHET, J.-Y.; JAILLARD, E.; LAUBACHER, G,; MOURIER, T; & SIGÉ, B, (1991): Tertiary
Fission-Track ages from the Bagua syncline (Northern Peru). Stratigraphic and tectonic implicatíons, Journal of South
American Earth Sciences, 4, p. 61-71, Great Britain.
NAESER, C.W.; CROCHET, J.-Y.; JAILLARD, E.; LAUBACHER, G.; MOURIER, T: & SIGÉ, B. (1991): Dataciones
por trazas de fisión de la serie terciaria de la región de Bagua (Norte del Perú). Implicaciones estratigráficas y
tectónicas, Actas del VllCongresoperuano de Geología, p. 649-653, Uma.
NEWELL, N.D, (1949): Geology of the Titicaca region, Peru and Bolivia, Geological Society of America· Memoir,
36; 111 p., Boulder.
NOBLE, D.C.; McKEE, E.H.; MOURIER, T. & MEGARD, F. (1990): Cenozoic stratigraphy, magmatic activity,
compressive deformation, and uplift in NolÍhem Peru, GeologicaJ Society ofAmerica Bulletin, 102, p. 1105-1113, 8oulder.
NOBLET, C.; MAROCCO, R. & DELFAUD, J. (1987): AnaJyse sédimentologique des .. Couches Houqes » du bassin
intramontagneux de Sicuani (Sud du Pérou), Boletín del Instituto Francés de Estudios Andinos, 16, p. 55-78, Urna.
OLSSON, AA. (1934): Contributions tothe Paleontology of Northern Peru. The Cretaceous of the Amotape region,
Bulletin of American Paleontology, 20, 104 p., New-York.
OLSSON, A.A. (1944): Contributionsto the Paleontology of Northern Peru. Part VII: The Cretaceous of the Paita
region, Bulletin of American Paleontology, 28, 113 p., New-York.
PARDO, A. & ZÚÑIGA, F. (1976): Estratigrafía y evolución tectónica de la región de la Selva del Perú, Actas 2 Q
Congreso Latinoamericano de Geología, Vol. 2, p. 569-608; Caracas 1973.
PECK, E. &. C.C. REKER (1947): Cretaceous and lower Cenozoic Charophyta from Peru, American Museum
Novitates, 1369, p. 1-6, New-York.
PETERSEN, G. '(1949): Condiciones geográficas y geológicas de la Cuenca del río zarumilla, Sociedad geológica
del Perú, Volumen Jubilar, Fase. 7, p. 1-40, Uma.
PHILlP; J. coordonator (1984): Crétacésupérieur, in Synthsse géologique du Sud-Est de la France, S. Debrand-
Passard et aL, eds., Mémoire B.R.G.M., 125; p. 339-387, Orléans.
POMEROL, B.; BEWER, J.-P;; DAMOTTE, R.; FAUCONNIER, D.; FOURAY, M.; MAN1VIT, H. & MONCIARDINI,
C. (1983): Précisions lithostratigraphiques et biostratigraphiques sur le Sénonien stratotypique; Géologie
Méditerranéenne, 10 (3-4), p. 15-29; Marsella.
REGAU, M.S.; DA SILVA, M.;VESUQUI; N. & SANTOS, S. (1974): Palinología dos sedimentos Meso-Cenozoicos
do Brazil (11), Boletín técnico Petrobrás, 17,4, p. 163-301, Río de Janeiro.
REYES, L. (1980): Geología de los cuadrángulos de Cajamarca, San Marcos y Cajabamba, Boletín INGEMMET,
(A) 31, 76 p., Uma.
REYES, L. & CALDAS, J. (1987): Geología de los cuadrángulos de Las Playas; La Tina, Las Lomas, Ayabaca,
San Antonio, Chulucanas, Morropon, Huancaoarnba, Olmos y Pomahuaca, Boletín INGEMMET, (A), 39, 83 p., Uma.
REYES~ L & VERGARA, J. (1987): Evaluación geológica y potencial petrolífero de la Cuenca Lancanes, informe
inédito Petroperú, 57 p., Uma.
RIVERA, R. (1949): Fósiles senónicos del Pongo de Rentema, Sociedad Geológica del Perú, Volumen Jubilario,
2/17, p. 1-35, Urna.
RIVERA, R; (1956): Fósiles maastrichtianos del Pongo de Rentema, Amazonas, Boletín de la Sociedad Geológica
del Perú, 30, p. 323-327, Uma. '
RIVERA, R. (1961): Alagunas especies de carofitas de la secuencia Cretáceo-Terciaria de' la región del Oriente,
Boletín de la Sociedad Geológica del Perú, 36; p. 187-201, Uma. .
RIVERA, R. (1979): Zonas faunísticas del Cretáceo de Uma, Boletin de la Sociedad geológica del Perú; 62,
p. 1.9-23, Urna;
RIVERA, R.; PETERSEN, G. & RIVERA, M. (1975): Estratigrafía de la Costa de Uma, Boletín de la Sociedad
geológica del PeN, 45, p. 159-196, Urna
ROBASZINSKI, F, (1983): Conclusions au Colloque sur le Turonien : Echelles biostratigraphiques intégrées et
cartes de facies (France et contrées Iimitrophes), Mém. Museum Hist. Natur, París, C, 49, p. 209-230, París;
ROBASZ1NSK1, F. ; ALCAYDÉ, G.; AMEDRO, F.; BADILLET, G.; DAMOTIE, R.; FOUCHER, J.-C.; JARDINÉ, S.;
LEGOUX, O:; MANIVIT, H.; MONCIARDINI, C. & SORNAY, J. (1982): Le Turonien deja région-type: Saumurois et
Touraine, Stratigraphie; biozonations; sédimentologie, Bulletindes Centres de Becnercne Exploratí,on-Production EIf·
Aquitaíne; 6 (1 ), p. 119-225, Boussens.
ROBASZINSKI, F.; CARON, M.; DUPUIS, C.; AMÉDRO, F.; GONZÁLEZ D.,J.,M.; LINARES, D.; HARDENBOL,
J.; GARTNER, S.; CALANDRA, F. & DELOFFRE, R. (1990): A tentative integrated stratigraphy in the Turonian of
central Tunisia: Formations, zones and sequentiat stratigraphy in the Kalaat Senan area, Bulletín des Centres de
Recherche Exploration-Production EIf-Aquitaine, 14, p. 213-384, Boussens.
ROBERTSON RESEARCH (1981): Biostratigraphy, informe inédito Petroperú, p. 78-111, Uma.
ROBERTSON RESEARCH (1990): PalynologicaJ zonsiion, informe inédito Petroperu, urna.
RODRíGUEZ, A & CHALCO, A (1975): Cuenca Huallaga, Reseña geológica y posibilidades petrolíferas, Boletín
de la Sociedad Geológica del Perú, 45, p. 187-212, Uma.
ROMANI, M. (1982): Géologie de la région miniere Uchucchacua-Hacienda atufo, Pérou, tesis 3er ciclo,
Universidad de Grenoble, 176 p.
ROSENZWEIG, A (1953): Reconocimiento geológico en el curso medio del río HuaJlaga, Boletín de la Sociedad
Geológica del Perú, 44, p. 106-127, Uma.
RÜEGG, W. (1947): Estratigrafía comparada del Oriente peruano, Soletln de la Sociedad geológica del Perú, 20,Uma.
RÜEGG, W. & FYFE, D. (1950): Some outlines on the tectonics ot the upper Amazon embayment, Intematkmal
GeologicaJ Congress London, 1948,18, parte 6, p. n·85, London.
SALAS, G. (1991): Factores geológicos de control de acumulación de hidrocarburos en las cuencas del Oriente
peruano, IV Simposio Bolivariano « Exploración petrolera en las cuencas subandinas ", 2; 29; 15 p., Asociación
Colombiana Geol. Geofis. PetroL sd., Bogotá, 1991.
SCHLANGER, S.O. & JENKYNS, H.C. (1976): Cretaceous Oceanic events:. causesand consequences, Geologie
en Minjbouw, ~, p. 179-184, Amsterdam. .
SCHOBEL, J. (1975): Ammoniten der Familie Vascoceratidae aus dem unteren Turon des Damergou Gebietes,.
République du Niger, Publications of the PalaetonlogicaJ Instftution of the Uníversity of Uppeete, Spec.Vo!. 3, 136p.
SÉBRIER, M.; LAVENU, A; FORNARf, M. & SOULAS, J.-P. (1988): Tectonics and uplift in Central Andes (Peru,
Bolivia and Northern Chile) from Eocene to present, Géodynamique; 3, p. 85-106, París.
SEMINARIO, F. & GUIZADO, J. (1976): Síntesis bioestratigráficade la región de la Selva del Perú, Actas del2 g
Congreso Latinoamericano de geología, Caracas, 1973, 2, p. 881-898.
SEMPÉRÉ, T. (1994): Klmmeridgian (?) to Paleocene tectonic evolution of Bolivia, in Cretaceous tectonics in the
Andes, J.A. Salfity, ed., p. 168-212, Earth Evolution Sciences; Fried. Vieweg&Sohn; Braunschweig/Wiesbaden.
. SEMPÉRÉ, T.; J. OLLER, C. CHERRONI; O. ARANIBAR, L BARRIOS; L..BRANISA; M. C/R81AN & M. PÉREZ
(1987): Un ejemplo de' cuenca carbonatada en un contexto distensivo de retroarco: paleogeografía del Cretácico
terminal en la República de Bolivia (Formación El Molino y equivalentes). X Congo geol.Argent., Tucurnán, 1987.
SEMPÉRÉ. T.; J. OLLER & L BARRIOS (1988): Evolución tectosedimentaria de, Bolivia. durante el Cretácico,
Actas V Congo geol. Chile, 3, p. H37-H65, Santiago.
SÉRANNE, M. (1987): Evolutíon tectono-sédímentaire du bassin de- Talara (nord-ouest du Pérou), Bulletin de
I'lnstitut Frangais d'Etdes Andines, 16, p. 103-125, tíma-Perls.
SÉRANNE, M. (1987): Informe geológico sobre la evolución tectónica y sedimentaria de la cuenca Talara, informe
Instituto Francés de Estudios Andinos - Petróleos del Perú, 73 p., Uma, inédito.
SIERRA, J. & AZÁLGARA, C. (1983): Estudio de simulación, Yacimiento Corrientes - Fm Chonta, informe inédito
Petroperú, Uma.
SINGEWALD, J.T: (1927): Pongo de Manseriche, Geological Society of America BuJletin, 38. pA79-493, Boulder.
SINGEWALD, J.T: (1928): Geology of the Pichis and Pachitearivers, Peru, GeologicaJ Society ofAmerica Bulletín,
39, p. 447-464, Boulder.
SOLER, P. (1991): Contributíon a l'étude du magmatisme essocié aux zones de subduction. Pétrographie,
. géochímie et géochimie isotopique des rocties intrusives sur un transect des Andes du Pérou Central. Implications
géodynamiques et métal/ogéniques, tesis Doctorado, Universidad París VI. 950 p.
SOLER. P. & BONHOMME, M. (1990)~ Relations of magmatic activitytoPlatedynamics in Central Peru from Late
Cretaceous to Present, in S. KA y & C~ RAPELA eds, Plutonism from ,Antarctica toAlaska, Geological. Society ot
Americe Memoir, 241, p. 173-191. Boulder. . .
SOTO, V. (1979): Facies y ambientes deposicionales cretácicos, área Centro-Sur de la cuenca Marañón, Boletín
de la Sociedad Geológica del Perú. 60, p. 233-250, Uma.
SOTO, V. (1982): Informe estratigráfico de la sección del Pongo de Mainique, informe inédito Petroperú, Uma.
STEINMANN, G. (1929): Geologie van Peru, Karl Winter ed., Heidelberg, 448 p.
TAPIA, P. (1992): Boletín de la Sociedad geológica del Perú.
TARAZONA, A (1985): Palinología de la Formación Cushabatay del Pongo de Tiraco, Oriente peruano, Primer
Simposio Nacional del Carbón, 10-14 junio de 1985, Lima, 20 p..
TARAZONA, A. (1992): Informe palinoestratigráfico de la sección del río Alto Inambari. Cuenca Madre de Díos,
informe inédito Petroperú, 11 p., Uma.
TSCHOPP; H.J. (1953): Oil explorations in the Oriente of Ecuador, AmerícanAssociation of Petroleum Geologists
Bulletin, 37, p. 2303-2347, Tu/sa.
TSCHOPP, H.J. (1956): Upper Amazon Basin Geological Province, Handbook ot. South American Geology,
Geological Society of Ameríca Memoir, 65, p. 153-167, Boulder. _
Van WAGONER, J.C.; POSAMENTIER, HW~; MITCHUM, R.M., Jr.; VAIL, P.R.; SARG, J.F:; LOUTIT, T.S; &.
HARDENBOL, J. (1988): An overview of the fundamenta/sof Sequence Stratigraphy and key definitions, in Sea-Level
changes: en integrated approach, C.K. Wilgus, B.S. Hastings, C.G.St.C. Kendall, H.W..Posamentier¡ CA Ross& J.C~
Van Wagoner eds., Soco Econ. Paleont. Minera!., Spec. Publ, nQ 42, p. 39-45, Tulsa,
VICENTE, J.-C. (1981): Elementos de la estratigrafía mesozóica sur-peruana, in Cuencas sedimentarias del
Jurásico y Cretácico de América del Sur, W. Volkheimer & E. Musacchio, eds., 1, p. 319-351, Buenos Aires.
VICENTE, J.C. (1989): Early late Cretaceous overthrusting in the Western Cordillera of Peru, in Geology of the
Andes and its relations to energy and mineral resources, Circum-Pacific Council for Energy and Mineral Resources
Earth Science Series, G.E. Eriksen, M.T. Cañas Pinochet & J.A. Reinemund, eds., 11, p. 91-117, Houston, Texas.
VAIL, P.R.; MITCHUM, M.R. & THOMPSON, S. (1977): Seismic stratigraphyand Global changes of sea-Ievel, Am.
Assoc. Petrol. geol. Mem., 28, Tulsa.
VAIL, P.A.; COUN, J.-P.; JAN DU CHENE, A.; KUCHLY, J.; MEDIAVILLA, F. & TAIFILEFF, V. (1987): La
stratigraphie séquentielle et son application aux corrélations biostratigraphiques dans le Jurassique du Bassin de
París, Bull. Soco Géol. France, (8), 3,7, p. 1301-1321, París.
VARGAS, J.M. (1988): Potencial petrolífero de la cuenca Huallaga, Oriente peruano, 3er Simposio Bolivariano,
Caracas 1988, p. 195-225.
WASSON, T. & SINCLAIR, J.H. (1927): Geological explorations East 01 the Andes in Ecuador, American
Association of Petroleum Geologists Bulletin, 11, p. 1253-1281, Tulsa.
WIEDMANN, J. (1981): El límite Jurásico-Cretácico: Problemas y soluciones, tst Lstin American Congress of
Paleontology, Coll.: Límite Jurásico-Cretácico, 5, p. 103-119, BuenosAires.
WILLAAD, B. (1966): The Harvey Bassler collection of Peruvian fossíls, Lehigh University, Pennsylvania.
WILLlAMS, M.O. (1949): Depósitos terciarios continentales del valle del Alto Amazonas, Sociedad geológica del
Perú, Volumen jubilar, parte 11, 5, p. 1-13, Uma.
WILSON, J.J. (1963): Cretaceous stratigraphy of central Andes 01 Peru, American Association of Petroleum
Geologists Bulletin, 47, p. 1-34, Tulsa.
ZABOASKl, P.M.P. (1989): The Cenomanian and Turonian (mid-Cretaceous) ammonites biostratigraphy 01 north-
eastern Nigeria, Bulletin ot the British Museum of natural History (Geology), 46, p. 1-18, Londres.
ZEGAARA, J.S. (1964): Geología del flanco Nor-Este de la Cordillera oriental de los Andes peruanos
considerando la formación Chonta en particular (región de Campanquiz-Pongo de Manseriche-Yurimaguas) , tesis de
bachiller, Universidad Nacional Mayor de San Marcos, Uma.
ZÚÑIGA, F. & CAUZADO, C. (1979): Bioestratigra1ía del Noroeste peruano, Boletín de la Sociedad geológica del
Perú, 60, p. 219-232, Lima.
Jaillard Etienne, Alvarez P. (collab.), Bolaños R. (collab.),
Garrido J. (collab.), León M. (collab.), Miró Quesada O.
(collab.), Paz M. (collab.), Tarazona A. (collab.) (1995)
Sintesis estratigrafica del cretaceo y paleogeno de la cuenca
oriental del Peru
In : Informe final del convenio PETROPERU-ORSTOM
Lima (PER): ORSTOM ; PETROPERU, 3-55