Está en la página 1de 8

La

PSICOLOGÍA

Mente
Inconsciente
Impulsos y deseos inconscientes
impelen nuestro pensamiento
en formas que Freud no imaginaba

John A. Bargh
ilustraciones de tim bower

28  INVESTIGACIÓN Y CIENCIA, marzo 2014


Marzo 2014, InvestigacionyCiencia.es  29
John A. Barghes profesor de psicología en la Universidad
de Yale. Su Laboratorio sobre Automatismos en la Cogni-
ción, la Motivación y la Evaluación investiga la influencia
del inconsciente en la conducta y analiza en qué medida
existe el libre albedrío.

A l tratar de entender cómo funciona nuestra mente,


los psicólogos llegan con frecuencia a una conclusión asombrosa a primera vista: las perso-
nas tomamos decisiones sin pensárnoslas mucho; o, mejor dicho, antes de haberlas pensado
conscientemente. Cuando decidimos qué votar, comprar, adónde ir de vacaciones y un sinfín
de otras cuestiones, los pensamientos inconscientes suelen desempeñar un papel importante.
Investigaciones recientes han arrojado luz sobre la profunda influencia de nuestra mente in-
consciente en las interacciones del día a día.
Uno de los estudios más renombrados que ilustran el po- sido remodelada hacia una dinámica psicológica menos polari-
der del inconsciente se centró en el proceso de decisión sobre zada. Parece ser que ambos tipos de procesos mentales facilitan
la aptitud de una serie de aspirantes a un cargo público. En la adaptación de nuestra especie a las cambiantes exigencias
una votación simulada, un grupo de personas dispuso de una del entorno; una especie que ha sobrevivido sirviéndose de su
fracción de segundo para examinar las fotografías, tomadas de capacidad mental para cazar un mastodonte en la Edad de Pie-
Internet, de candidatos al Gobierno y Senado de los EE.UU. no dra, hacer frente a las justas medievales y, ya en este milenio,
pertenecientes al estado de los probandos. A continuación, se especular en el mundo financiero.
les pedía que valorasen a los candidatos basándose en los breves La psicología posfreudiana ha arrinconado los conceptos del
atisbos de cada foto. Curiosamente, este sondeo predijo con ello y el yo para adoptar un enfoque más pragmático sobre lo de-
bastante exactitud las preferencias de los votantes auténticos finitorio del yo inconsciente. El premio nóbel Daniel Kahneman
en los estados donde se presentaban los candidatos. Las apre- ha explicado la moderna distinción entre lo automático y lo con-
ciaciones sobre la aptitud, realizadas a partir de la fugaz visión trolado. En su libro Pensar rápido, pensar despacio describe los
de los rostros de los candidatos, pronosticaron correctamente procesos del pensamiento automático como rápidos, eficientes y
el resultado de dos de las tres elecciones en cuestión. ajenos al conocimiento consciente. Carecen, por tanto, de previa
El estudio sobre la influencia del inconsciente en nuestros deliberación o planificación. Solo requieren un simple estímulo,
pensamientos lleva ocupando a los científicos más de cien años. como cuando nuestra mente vincula, sin apenas esfuerzo, las pa-
La extensa obra de Sigmund Freud destacaba la consciencia labras de esta página con su significado. Los procesos controlados
como sede de los pensamientos y emociones racionales, siendo son de naturaleza opuesta. Exigen la participación intencionada
el inconsciente guarida de lo irracional. Pero en la psicología y lenta del pensamiento consciente. Sirva de ejemplo el laborioso
cognitiva contemporánea, la concepción freudiana del mundo ha esfuerzo que exige la declaración de la renta.

EN SÍNTESIS

Cuando decidimossobre una vo- Hay buenas razonespara que interven- Las conductasregidas por el inconscien- Sigmund Freudreflexionó a lo largo
tación, una compra, el lugar don- gan procesos inconscientes a la hora de te no se limitan a mirar a ambos lados de toda su carrera sobre la impor-
de ir de vacaciones y un sinfín de deliberar y planificar nuestras acciones. antes de cruzar la calle. Gran parte de tancia del inconsciente. Los nuevos
otras cuestiones sobre nuestra Los juicios automáticos resultan esencia- nuestro comportamiento con otros de- estudios ofrecen una visión más
vida, a menudo empleamos poco les para evitar peligros inminentes, como pende de actitudes adquiridas que sub- pragmática sobre nuestra relación
el pensamiento consciente. ser atropellado por un coche. yacen a nuestra consciencia. con un superior o el cónyuge.

30  INVESTIGACIÓN Y CIENCIA, marzo 2014


De modo similar al ello primitivo y al yo moderador que
Freud postuló, los sistemas automáticos y los controlados se
complementan mutuamente, y también, a veces, entran en con-
flicto. Es necesario reaccionar sin pensar para no ser arrollados
rojo azul naranja morado
por un vehículo desmandado, pero también lo es dominarse para
no lanzarle un insulto al conductor imprudente.
En el día a día abundan los juicios instantáneos que corres- naranja azul verde rojo
ponden a procesos de pensamiento relativamente automáticos.
Aparte del reducido número de individuos con quienes solemos
relacionarnos, la mayoría de las personas con las que interaccio- azul morado verde rojo
namos son desconocidos que tal vez no volvamos a ver (como
los que encontramos haciendo cola en un banco), o personas a
quienes tratamos por su trabajo (cajeras, taxistas, camareros,
agentes de seguros, maestros, etcétera). La percepción incons-
naranja azul rojo verde
ciente implícita genera expectativas sobre su conducta y perso-
nalidad fundadas en una información sucinta. Esperamos que
los camareros se comporten de una cierta manera, distinta de morado naranja rojo azul
la de las bibliotecarias o los camioneros. Tales expectativas nos
llegan de forma automática y sin que pensemos en ellas, y se
basan solo en la posición social de la persona. verde rojo azul morado
La percepción inconsciente de los demás, a lo largo de un día
cualquiera, es como un acto reflejo. Se requiere un esfuerzo cons-
ciente y voluntarioso para obviar sentimientos negativos inexpli-
cados, a menudo sin fundamento, que tal vez albergamos hacia
naranja azul rojo verde
otros. Cuanto más vigorosa sea la influencia inconsciente, más
habremos de esforzarnos conscientemente para vencerla. Ello se
observa sobre todo en los comportamientos habituales. Quizás al verde morado naranja rojo
llegar a casa por la tarde, un alcohólico se sirva una copa, y una
persona gruesa, ataque la bolsa de patatas fritas; ambos desdeña-
rán prestamente la idea compensatoria de reprimirse. DESCONEXIÓN.La lentitud en mencionar el color de una pa-
Para no ser dominados por impulsos difíciles de entender labra que designa un color distinto puede indicar una distracción
y controlar, resulta esencial comprender el enérgico tirón que inconsciente.
el inconsciente nos imparte. La facultad de regular la propia
conducta —sea para hacer nuevos amigos, adaptarse a un nuevo
empleo o superar un problema de alcoholismo— no solo depende una serie de rostros de personas de diferentes razas y se le pide
de los genes, el temperamento o las redes sociales de apoyo. De- que los clasifique como blancos, negros y demás.
pende también, y no en pequeña medida, de nuestra capacidad He aquí el truco: en las dos tareas (la evaluación inicial y la
para identificar y tratar de vencer los impulsos y emociones clasificación en grupos) se utilizan los mismos pulsadores. El
automáticos que influyen en todos los aspectos de nuestra vida izquierdo podría servir para declarar «bueno» y «blanco» y el
en vigilia. Para abrirnos camino en el mundo, hemos de aprender derecho, para «malo» y «negro». En un ensayo posterior, los
a habérnoslas con nuestro yo inconsciente. botones se rotulan a la inversa, de modo que ahora el pulsador
izquierdo registra objetos buenos y rostros negros, y el derecho
Reacciones viscerales corresponde a malos y blancos. Un probando de raza blanca
Al entrar en contacto con un desconocido, antes siquiera de demostraría prejuicios subyacentes si la tarea le resulta más
iniciar una conversación, nos hemos formado ya una primera fácil (responde con mayor rapidez) cuando los pulsadores están
impresión. Nos fijamos en su raza, sexo y edad, rasgos que, una configurados para malo/negro que cuando lo están para bueno/
fuente: «STUDIES OF INTERFERENCE IN SERIAL VERBAL REACTIONS», por J. R. STROOP,

vez percibidos, vinculamos de forma automática con estereotipos negro. Muchas personas con una actitud consciente positiva
interiorizados sobre cómo se comportan los miembros de cierto hacia los grupos minoritarios, y que se consideran motivados a
eN J ournal of experiMENTAL psychology, vol. 18, N.o 6, Diciembre de 1935

colectivo. Estos prejuicios sobre el grupo social en cuestión —que tratar a todos con justeza y ecuanimidad, quedan sorprendidas
calificamos de hostil, perezoso, agradable, habilidoso— a menu- por la mayor lentitud en presionar los botones bueno/negro.
do son incorrectos por lo que respecta al miembro de ese grupo Las reacciones de este tipo complican las relaciones inter-
que tenemos delante, quien seguramente no habrá hecho nada personales y el trato equitativo en los tribunales, el lugar de
para merecer alguna de estas impresiones, sean buenas o malas. trabajo y las escuelas, precisamente porque emanan de la mente
Tales reacciones reflejas suelen ser contumaces, incluso aun- inconsciente. Dado que no tenemos constancia de ellos, estos
que vayan en contra de nuestras creencias conscientes. Muchas sentimientos tienden a entrometerse en todo lo que nos ocupe
personas que dicen mantener actitudes abiertas hacia los gru- en ese momento. En lugar de admitir un prejuicio racial que
pos minoritarios quedan sorprendidas cuando los sociólogos nos negamos a reconocer, desviamos nuestra atención hacia
les revelan sus contradicciones con ayuda de un sencillo test. algún rasgo o peculiaridad negativa de la persona en cuestión.
En el test de asociación implícita se les pide a los probandos El responsable de admisión de alumnos en una universidad
que caractericen objetos presentados en una pantalla según las podría fijarse en las calificaciones menos brillantes de un candi-
propiedades que posean. Así, un cachorrillo podría calificarse de dato, a pesar de que en todos los demás aspectos ofrezca sólidas
bueno; una araña, de mala. Después, se le muestran al probando garantías, debido a que este pertenece a un grupo minoritario;

Marzo 2014, InvestigacionyCiencia.es  31


r e s p u e s ta a l a s c r í t i c a s

Por qué algunos estudios sociales no son reproducibles

A
lgunos informes recientes denuncian que los estudios inicia- tos fisiológicos del impulso inconsciente.
En las imágenes cerebrales se observa
les que demostraban la influencia del inconsciente sobre la
que las áreas que se activan durante la
conducta social (que señalaban que se camina más despa- percepción de una superficie «áspera»
cio tras oír palabras asociadas a la vejez, como «residencia» o «anda- o «suave» también lo hacen cuando
dor») no se observaba en los experimentos repetidos que empleaban una persona tiene, o no tiene, dificulta-
des para relacionarse con otra (con la
los mismos procedimientos. Sin embargo, tales informes han obviado que presenta, en esencia, una interacción
a menudo que numerosos estudios publicados en los diez últimos años «áspera» o «suave»). Además, las regio-
sí han reproducido con éxito los hallazgos originales sobre el pen- nes que responden al calor físico también
se activan ante la cordialidad y generosi-
samiento y la conducta inconsciente, además de ampliar esta línea
dad de una relación social cálida.
de investigación hacia nuevas direcciones. La cuestión no estriba en si los diver-
sos efectos inconscientes sobre juicios
Tales estudios han confirmado que la influencia del inconsciente en el com- y conductas son reales y reproducibles
un gesto inconsciente o una palabra portamiento. En muchos de los experi- (como, de hecho, se ha demostrado),
dejada caer para los que antes se ha for- mentos iniciales se utilizaron palabras sino por qué algunos investigadores
mado una vigorosa asociación pue- y material verbal para desencadenar obtienen estos efectos y otros no. Se
den modificar la conducta de una per- una conducta. Los estudios que han evi- trata de una cuestión importante para
sona. Han aportado pruebas de que las tado recurrir a estrategias verbales y las seguir avanzando en el conocimiento de
motivaciones subliminales se valen de han sustituido por estímulos más rea- la forma en que operan las influencias
los mismos procesos mentales (memo- listas y naturales, como fotografías de sociales inconscientes. Subraya la nece-
ria operativa y función ejecutiva) que diversos deportistas, han obtenido mejo- sidad de prestar atención a los contextos
intervienen en los actos conscientes de res resultados. Esta clase de estímulos y condiciones que se requieren para pro-
autocontrol; y de que las personas sue- son los que más importan para desen- ducir pensamientos y conductas a partir
len desconocer las auténticas razones cadenar efectos inconscientes en nues- de estímulos inconscientes. Sin duda, los
que subyacen a la conducta cuando es tro día a día. esfuerzos deben proseguir. Pero el con-
influida por impulsos inconscientes. Los estudios de neuroimagen que junto de datos recopilados hasta ahora
Los estudios que no han logrado han examinado la activación de regiones muestra que la influencia del incons-
reproducir estos efectos en general cerebrales a causa de estímulos incons- ciente sobre juicios, emociones, conduc-
no han incorporado los procedimien- cientes han respaldado esta rama de la tas y motivaciones resulta importante
tos, empleados en ensayos anteriores, psicología social. Tales trabajos apor- para la sociedad en su conjunto y para la
que elevan la probabilidad de detectar tan cierta comprensión de los fundamen- vida cotidiana de los individuos.

quizá no se percate, en cambio, de que con otros aspirantes no psicólogos a lo largo de decenios. Durante buena parte del
ha sido tan estricto. siglo xx, B. F. Skinner y la escuela de psicología conductista
Aunque la investigación sobre percepción social inconsciente sostuvieron que nuestros actos se hallaban determinados por
con frecuencia se ha centrado en los estereotipos y prejuicios, lo que veíamos, oíamos y tocábamos en nuestro entorno, y que
las indagaciones en esta línea son de alcance mucho mayor. la intención consciente no desempeñaba papel alguno. Esta
En general, cuesta mucho averiguar el origen de los diversos idea estaba integrada en el clásico experimento de la rata, que
sentimientos, lo mismo positivos que negativos, y se propende aprendía, a base de ir probando, que cada vez que empujaba
a malentender sus auténticas causas. He aquí una demostración una barrita recibía una ración de alimento. En la visión skin-
clásica de este efecto. En una encuesta telefónica, se pedía a los neriana del mundo, casi todo cuanto hacemos se traduce en
entrevistados que valorasen cómo les había ido en la vida hasta variantes más elaboradas y complejas de este experimento; solo
entonces. Las respuestas dependían del día que hiciera: si el necesitamos pulsar el equivalente de la barra correcta —qui-
tiempo era agradable, tendían a caracterizar toda su existen- zás echar una moneda en una máquina de caramelos— para
cia como feliz. Pero en cuanto se percataron de este efecto, el obtener lo que deseamos.
cambio fue inmediato: cuando los entrevistadores les llamaron La doctrina conductista de Skinner quedó desacreditada en
la atención sobre el tiempo que hacía, su sentir ya no quedó los años sesenta. Pero el principio opuesto, a saber, que la con-
matizado por las condiciones meteorológicas. ducta se halla siempre sometida a un control deliberado, y nunca
provocada por las condiciones del entorno, es igualmente falso.
Sin control Basta observar o escuchar a otra persona para que nos compor-
Los pensamientos y sentimientos inconscientes no solo influ- temos de cierto modo, sin tan siquiera darnos cuenta.
yen en la percepción de uno mismo y del mundo circundante, Las personas tenemos una tendencia natural a imitar las
sino también en nuestros actos cotidianos. El efecto del in- conductas ajenas: la expresión de sus emociones, los gestos de
consciente sobre la conducta ha suscitado debates entre los brazos y manos, sus posturas corporales. Tales impulsos apa-

32  INVESTIGACIÓN Y CIENCIA, marzo 2014


recen también en el mundo natural: los cardúmenes de peces, A menudo, la tendencia a copiar a los otros se extiende más
las manadas de antílopes o las bandadas de pájaros coordinan allá de la imitación de meros ademanes o expresiones faciales.
con fluidez su conducta grupal, como si constituyeran un solo Cuando nos encontramos con un conocido, o cuando lo evoca-
organismo. En los humanos, la tendencia a remedar lo que ha- mos, se pondría en marcha un proceso mental que nos empujaría
cen otras personas cercanas se ha observado en bebés y niños a iniciar comportamientos propios de esa otra persona. Ciertas
de corta edad, y los psicólogos llevan casi un siglo sosteniendo investigaciones han revelado que cuando se presentaba a es-
que tal pauta contribuye al aprendizaje de la lengua y de otras tudiantes conceptos asociados con personas de edad avanzada
conductas de nuestros progenitores. («residencia», «canas», «andador» y demás), estos recorrían
La imitación, por otra parte, no desaparece con la infan- a continuación el vestíbulo más lentamente, de acuerdo con
cia. El efecto camaleón nos lleva a adoptar la postura y otras el estereotipo de que los mayores son lentos y débiles. De for-
conductas físicas de personas con quienes acabamos de trabar ma similar, los estímulos verbales o gráficos en relación con
conversación en una fiesta: la misma forma de encabalgar las la imagen estereotípica de la enfermera suscita conductas de
piernas, cruzarse de brazos o rascarse una ceja. La mímica pro- ayuda, mientras que los correspondientes a políticos inducen
sigue hasta que decidimos tomar una copa y buscar un nuevo discursos más ampulosos. Todos estos efectos parecen darse
interlocutor, cuya postura o actitud imitamos a su vez, como un de modo inconsciente y sin que los participantes se percaten de
camaleón hace con su entorno. La adopción de conductas ajenas que su conducta recibe una influencia externa.
podría tener una justificación adaptativa, sobre todo cuando Algunas investigaciones sobre lo que en psicología social
no se sabe exactamente cómo proceder en una determinada se denomina amenaza del estereotipo han revelado que la
situación social. mera evocación de un estereotipo relativo a la raza, el sexo
El aforismo «Donde fueres, haz lo que vieres» es razonable, o la etnia en un miembro de un grupo al que se atribuyen
porque no cabe esperar que los locales participen en conductas tales prejuicios puede afectar el rendimiento escolar o labo-
imprudentes o socialmente reprobables. Y como han demostrado ral de esa persona. Claude Steele, de la Universidad Stanford,
investigaciones de Paula Niedenthal y Robert Zajonc, cuando ha demostrado que los estudiantes obtienen peores resultados
ambos colaboraban en la Universidad de Michigan, un fasci- en un examen si antes de empezarlo se les pide que marquen en
nante efecto a largo plazo de esta proclividad a la imitación es una casilla su pertenencia a una determinada minoría, racial o
que los miembros de una pareja tienden a parecerse tanto más étnica. La psicóloga Nalini Ambady, por entonces en la Univer-
cuanto más tiempo llevan juntos, presumiblemente porque, a sidad Harvard, demostró que incluso las niñas de la guardería
diario, tienden a adoptar las expresiones faciales y las posturas de Harvard fallaban más en sencillos ejercicios de matemáticas
de su cónyuge sin advertirlo. si antes se les recordaba sutilmente que eran del sexo femeni-
La imitación fomenta una mentalidad social sin necesidad no. Los estereotipos positivos ejercen el efecto contrario. En
de indicaciones explícitas que informen de lo que se ha de hacer el mismo estudio, las niñas asiático-estadounidenses rendían
a continuación. Las personas que hacen cola con paciencia in- más que el promedio si se les recordaban sus raíces étnicas,
ducen a los recién llegados a imitarles; abrirle la puerta a un ve- pero quedaban por debajo si se llamaba la atención sobre el
cino, refrenar al perro o no ensuciar la calle crea en otros un sexo al que pertenecían.
estado mental que les anima a hacer lo correcto. La imitación En tiempo reciente se ha suscitado una controversia de-
inconsciente alienta sentimientos de empatía hacia el prójimo, bido a la incapacidad de repetir los resultados de ese tipo de
favorece el vínculo social y despierta un sentimiento de cercanía estudios. Las razones de que no fueran reproducibles resultan
incluso entre desconocidos. El remedo adquiere máxima intensi- complejas y dependen, en parte, de los métodos utilizados
dad cuando dos o más personas participan a la vez en una misma para realizarlos.
actividad. Tal es el caso de un desfile militar o de un grupo de fie- De hecho, la influencia inconsciente no siempre nos mo-
les entonando un mismo himno en su iglesia. Las investigaciones tiva del mismo modo. La idea de la publicidad subliminal
sobre sincronización conductual han demostrado que esta tiene en los cines es ampliamente conocida (en el pasado se creía
el efecto de incrementar la cooperación, incluso si los individuos que al proyectar imperceptiblemente «coma palomitas» en la
implicados nunca se habían visto antes. pantalla se dispararía la venta en los puestos correspondien-
Por desgracia, la tendencia natural a la imitación tiene doble tes). La preocupación por la publicidad subliminal brotó en
filo. Como han observado en trabajos de campo el psicólogo los años cincuenta, con la publicación de Las formas ocultas
Kes Keizer, de la Universidad de Groninga, y sus colaboradores, de la propaganda, de Vance Packard. Resultó que casi todos
una fechoría lleva a otras. Los investigadores observaron que los informes allí presentados eran falaces, pero la posibilidad
la presencia de grafitis en la pared de un callejón se asociaba a de que mensajes subliminales influyan en la conducta de los
un mayor número de octavillas publicitarias lanzadas al suelo consumidores sigue despertando inquietud. En efecto, las in-
(estas se habían colocado previamente en el manillar de bici- vestigaciones posteriores han demostrado sistemáticamente
cletas estacionadas en la calleja). Se ha visto así que combatir que si una persona está motivada para hacer algo (como saciar
las pintadas y otras infracciones menores puede tener impor- la sed), un mensaje subliminal que favorezca cierta marca de
tantes consecuencias en la calidad de la vida ciudadana. Esta bebida puede resultar eficaz.
investigación viene a respaldar la «teoría de las ventanas rotas» La publicidad ordinaria, sin incordios de mensajes ocultos,
defendida por el exalcalde de la ciudad de Nueva York Rudy Giu- constituye por sí misma una poderosa influencia. En un nue-
liani, quien a mediados de los noventa promovió la aplicación vo estudio en que se examinaba la publicidad televisiva, los
estricta de ordenanzas contra infracciones de poca importancia, participantes presenciaron un segmento de cinco minutos de
como arrojar desperdicios en la vía pública, cruzar las calles un programa de humor y se les entregó un cuenco con galleti-
sin respetar las señales o el vandalismo urbano. El importante tas saladas. Cualquier tipo de anuncio de comidas durante las
descenso de los delitos durante ese período ha sido atribuido, interrupciones de publicidad incrementó de forma notable el
en parte, a esta política. consumo de galletas en los probandos. Los anuncios de alimen-

Marzo 2014, InvestigacionyCiencia.es  33


tos estimulaban el picoteo, sin que interviniera ningún artificio Los estudios en esta área de investigación, conocida como
subliminal. El error que se suele cometer consiste en presumir cognición implícita, han revelado la existencia de una pléyade de
que podemos controlar los efectos de un anuncio sobre nuestra acciones y sensaciones físicas que provocan estados psicológicos
conducta por el simple hecho de tener consciencia plena de su metafóricamente relacionados con tales conductas y sentimien-
contenido. tos. La evocación de un incidente del pasado, en el que fueron
heridos los sentimientos de alguien, puede hacer sentir mayo-
Cognición implícita res deseos de ayudar a otros y cooperar amistosamente, para
Parte de las investigaciones sobre el inconsciente y la conducta compensar la mala acción. En un conocido estudio, tras hacer
se centran en la influencia del entorno físico en nuestro estado recordar a los participantes alguna acción que les hiciera sentir
psicológico. En los años ochenta, Fritz Strack, ahora en la Uni- culpa, estos debían lavarse las manos, según se les explicó, para
versidad de Wurzburgo, y sus colaboradores demostraron que la impedir la difusión de un virus gripal en la sala del experimento.
reacción inconsciente de una persona ante la propia expresión El acto físico de lavarse las manos parecía «limpiarles» la culpa.
del rostro (sonriente o ceñuda) bastaba para registrar un juicio En el grupo que efectuó estos ejercicios de fregado se esfuma-
de valor (de agrado o desagrado) acerca de un objeto en su ron las tendencias amistosas o colaboradoras, en contraste con
campo de visión. Los probandos sostenían lápices, bien entre quienes no tuvieron que lavarse. Este fenómeno ha sido llamado
los dientes —lo que contraía los músculos de sonrisa—, bien efecto Macbeth, por los compulsivos rituales de lavado de Lady
entre los labios, lo que obligaba a fruncir el ceño. La forma que Macbeth en la tragedia homónima de Shakespeare.
adoptaban los músculos faciales suscitaba el correspondiente De modo análogo, la protección contra la enfermedad pare-
estado psicológico. ce satisfacer necesidades abstractas, sociales o políticas. En un

34  INVESTIGACIÓN Y CIENCIA, marzo 2014


estudio, los probandos políticamente conservadores recién va- más rápido posible cuando se les indicase. Antes de cada inten-
cunados contra el virus gripal H1N1 expresaron actitudes menos to, se les proporcionó una pista, ora consciente, ora subliminal,
intolerantes hacia los inmigrantes que quienes no habían sido sobre la recompensa que recibirían. Los incentivos más elevados
inoculados, como si la protección contra la invasión gripal les (que variaban entre libras y peniques) produjeron acciones más
hiciera percibir que los recién llegados eran bienintencionados, rápidas, tanto si fueron percibidos conscientemente como si no.
no invasores ni expoliadores de la cultura que les recibía. Además, las imágenes del cerebro revelaron que en ambos casos
También se aplican las metáforas a quienes encontramos se activaban las mismas regiones. Este y otros estudios llevan a
a diario. Todos comprendemos el significado de una relación pensar que un estímulo percibido de modo inconsciente puede
«íntima» o de un padre «frío». Una teoría reciente, llamada bastar para que una persona persiga un objetivo sin consciencia
andamiaje conceptual, afirma que utilizamos estas metáforas alguna de cómo se originó, sin que intervenga la reflexión o la
porque la versión abstracta del concepto mental está fuertemen- voluntad.
te asociada al mundo material en que habitamos. En experimen- Nuestra mente inconsciente no solo puede orientarnos hacia
tos, los probandos que sostuvieron un breve tiempo entre las una opción determinada, sino que puede hacernos reunir la
manos una taza de café caliente se formaron de otras personas motivación necesaria para lograrla. Se sabe desde hace tiempo
la impresión de que eran «más cálidas», más amigables y ge- que, en experimentos de ciencias sociales, las personas a quienes
nerosas que si hubieran sostenido café helado. Estudios afines se otorga poder suelen exhibir conductas egoístas y corruptas,
sobre la influencia, inconsciente y metafórica, de sensaciones anteponiendo a todo sus intereses personales. La ambición de
físicas sobre la opinión y la conducta, han revelado que si se ejercer el poder en el seno de un grupo suele manifestarse en
hace sentar en sillas duras a los participantes de una negocia- una serie de indicios físicos sutiles, de los que el sujeto en cues-
ción, estos tienden a adoptar líneas más «duras» y se muestran tión no se percata. En un estudio, los probandos aleatoriamente
menos flexibles que si lo hacen en asientos blandos. Y cuando nombrados para ocupar el sillón de la mesa del profesor se
tienen asido algún objeto áspero, consideran que un encuentro mostraron menos interesados por lo que otros pudieran pensar
ha sido más desagradable y ha ido peor. de ellos, y menos inhibidos en manifestar sentimientos racistas
De forma inconsciente tendemos a valorar casi todo con lo o antisociales, que los participantes sentados enfrente en un
que entramos en contacto en una burda dicotomía de «bue- asiento de estudiante.
no» o «malo». Esta respuesta automática se refleja incluso en Afortunadamente, son muchos quienes desean el bienestar
nuestros movimientos básicos, en nuestra inclinación a aproxi- de otras personas, como es el caso de los padres, que sitúan
marnos o rehuir un objeto. Reinout Wiers, psicólogo clínico de los intereses de sus hijos por encima de los suyos propios. Si
la Universidad de Ámsterdam, ha desarrollado recientemente el poder conlleva una activación inconsciente de importantes
una intervención terapéutica frente al alcoholismo y la droga- ambiciones personales, cabe suponer que estos individuos «de
dicción basada en esta idea. Durante el tratamiento, los pacien- orientación comunitaria» se mostrarán más proclives a ayudar
tes debían responder a imágenes representativas de distintas a los demás y menos a centrarse en sí mismos. En efecto, los
formas de alcoholismo empujando una palanca para alejarlas estudios revelan que el poder hace que estos individuos asuman
de sí, sin instrucción alguna sobre cómo valorar el significado perspectivas más altruistas y dejen menos carga en hombros de
de las imágenes. Comparados con un grupo de control, quienes otros; todo ello, nuevamente, sin que tengan consciencia de sus
respondieron apartando de sí la palanca presentaron un menor motivaciones. Asimismo, estas personas están más pendientes
porcentaje de recaída al cabo de un año, así como actitudes de la consideración ajena y acusan menor tendencia a albergar
reflexivas más negativas hacia el alcohol. La conexión incons- prejuicios raciales.
ciente con la ejecución de movimientos musculares asociados Freud dedicó incontables palabras a explicar por qué nues-
al repudio causó actitudes psicológicas negativas y una reac- tros deseos insatisfechos se expresan en las imágenes y fanta-
ción visceral que contribuyó a que los pacientes superasen la sías de nuestros sueños nocturnos. Las últimas investigacio-
tentación de beber fuera ya de la clínica. nes proporcionan una perspectiva más pragmática de cómo
el pensamiento y la emoción que subyacen a la consciencia
De vuelta a Freud dan forma a nuestras relaciones con un jefe, un cónyuge, un
Los trabajos experimentales más recientes se ocupan de los progenitor o un niño. Lo cual entraña que podemos arrinconar
propósitos y motivaciones inconscientes, de la cuestión funda- nociones anticuadas, como el complejo de Edipo, y aceptar
mental «¿Qué quiere la gente?», un tema central en la dilatada la realidad de que el inconsciente se manifiesta en todos los
carrera de Freud. Las teorías modernas sobre el motor de la con- instantes de nuestra vida, tanto en la vigilia como en lo pro-
ducta difieren de la propuesta por el neurólogo austríaco porque fundo de un sueño.
son fruto del estudio de grupos de personas corrientes, y no
de casos clínicos de individuos anómalos. Apuntan, asimismo,
hacia un único sistema psicológico, que todos poseemos, capaz
de operar de modo consciente o inconsciente; por el contrario, PARA SABER MÁS
el inconsciente freudiano sigue sus propias reglas, separadas Automaticity in social-cognitive processes.John A. Bargh et al. en Trends in
por completo de las que gobiernan la actividad consciente. Cognitive Sciences, vol. 16, n.o 12, págs. 593-605, diciembre de 2012.
En efecto, en la moderna psicología del deseo se ha descubier- The selfish goal: Autonomously operating motivational structures as the
to que, seamos o no conscientes de que nos hemos propuesto un proximate cause of human judgment and behavior.Julie Y. Huang y John
A. Bargh en Behavioral and Brain Sciences (en prensa).
determinado objetivo, nuestra forma de perseguirlo se asemeja
mucho en ambos casos. En investigaciones sobre este fenóme- en nuestro archivo

no realizadas por Mathias Pessiglione y Chris Frith, del Centro Vuelve Freud.Mark Solms en IyC, julio de 2004.
de Neuroimágenes Wellcome Trust del Colegio Universitario de Neuropsicoanálisis.Steve Ayan en MyC n.o 18, 2006.
Londres, se pidió a los probandos que accionasen una palanca lo

Marzo 2014, InvestigacionyCiencia.es  35

También podría gustarte