Está en la página 1de 9

1 La diferencia es de naturaleza tanto semántica como morfológica e, incluso,

sintáctica, afectando directamente a la categoría que corresponde a cada caso. En El avión


volaba bajo, bajo hace referencia a una dimensión espacial en la modificación del verbo que
le precede, mientras que en Juan es bajo, denota una cualidad del sujeto agente, a saber,
Juan. En un sentido morfológico, el bajo del primer ejemplo no necesariamente concuerda
en género y número con el sintagma nominal de la oración, pues puede aplicarse a casos
como las golondrinas volaban bajo, donde el sintagma las golondrinas se encuentra en
femenino plural, pero bajo no. Caso diferente es en el segundo caso, pues ahí bajo sí
concuerda en género y número con el sintagma nominal que modifica (Juan es bajo, ellos
son bajos, María es baja, etc.). Esto repercute en un plano sintáctico, pues resulta de ahí que
el primer bajo modifica a un verbo, mientras que el segundo al sintagma nominal. Por
tanto, en el primer caso bajo es un adverbio adjetival, y en el segundo, un adjetivo
calificativo (BOSQUE, I., 2015, p. 130; RAE y ASALE, 2011, p. 141).

2 En Juan piensa distinto, distinto está regido léxicamente por el verbo, lo que quiere
decir que funciona para modificarlo y aportar información respecto de su naturaleza. Por
otra parte, no parece modificar a Juan, puesto que no concuerda en género y número con
él. En cambio, en Juan es distinto, distinto sí modifica al SN Juan concordando en género y
número, aportando información sobre una determinada cualidad suya. Por tanto, en el
primer caso distinto es adverbio, y en el segundo, adjetivo (BOSQUE, I., 2015, p. 130).

3
adjetivo predicados flexivos califica
adverbio predicados no flexivo circunstante información
espacial
temporal

Los adjetivos pueden predicar como atributos, como en Carlos es alto; pueden
flexionarse concordando con el sustantivo que modifiquen, como en Ellos son altos, y
cumplen, entre otras cosas, la función de calificar a los sustantivos, como en deportista
simpático. Los adverbios, por su parte, también pueden predicar, como en Carlos es así; no
pueden flexionar, como en volaban bajo(ø), y aportan información circunstante
(generalmente información espacial o temporal, aunque también de otro tipo), como en lo
explicó brevemente.

4 a. En Ana duerme tranquila, tranquila es adjetivo, pues modifica al sintagma


nominal concordando en género y número.
b. En Juan habla claro, claro es un adverbio adjetival; si fuera adjetivo, concordaría
en género y número con el SN, y no es el caso (ella habla claro).
c. En cavaron hondo el patio, hondo modifica al verbo cavaron, siendo restringido por
éste, por lo que es un adverbio, además de no concordar en número con el sujeto tácito.
d. En pisaron fuerte, fuerte modifica a pisaron, estando regido léxicamente por este,
por lo que es un adverbio, además de no concordar en número con el sujeto tácito.
5 Es falsa. Los adverbios adjetivales como claro se resisten a separarse del verbo que
modifican, como en *Pedro explicó la situación claro, siendo más preferible Pedro explicó
claro la situación (BOSQUE, I., 2015, p. 133)

6 Modificador
Especificador
Complemento
Término de SP

Los adverbios funcionan como modificadores en casos como incluso ayer en incluso ayer
merodeaba fuera de aquí, incidiendo sobre el verbo. Funcionan como especificadores los
adverbios muy, tan, menos, poco, demasiado, bastante, etc. Funcionan como complementos
de verbos en casos como la trataron cortésmente. Funcionan como término de sintagmas
preposicionales en casos como hasta mañana, desde lejos, etc (DI TULLIO, Á., 2014, p. 202).

7
Solo cuantificador
Aún De aspecto
Hasta Focalizador
Muy De grado
Tan Cuantificador de grado
Bastante Cuantificador de grado

8
a. tiempo
b. frecuencia
c. manera
d. modo

La gramática tradicional utilizaba criterios nocionales para la clasificación de los


adverbios, como adverbios de tiempo (antes, ahora, después, luego), de frecuencia
(frecuentemente, habitualmente, reiteradamente), de modo o manera (así, bien, mal), entre
otros como de cantidad, de aspecto, de lugar, de cantidad, de afirmación/negación y de
duda/posibilidad (p. 203).

9 Verdadero: Según su distribución, según su productividad, según la estructura del


sintagma que encabezan, según admitan o no complementos, según su posibilidad de
modificación, según su relación con la situación o el contexto, por su intersección con
otras clases, según coincidan o no con el límite de la palabra (pp. 203-205).

10 Según la estructura del sintagma que encabezan (ibíd.):


Algunos adverbios no presentan dependencias con los constituyentes de los sintagmas
que encabezan, como además, incluso o muy, pero otros sí, estando en estructuras más
complejas. En estos casos son núcleos de sus sintagmas, como en antes de las cuatro, donde
antes es el núcleo que encabeza el sintagma y de las cuatro el complemento que exige.

Según admitan o no complementos

Muchos adverbios no admiten complementos, pero otros sí (encabezados por la prepo-


sición de): encima, debajo, delante, detrás, fuera, etc. Estos son llamados ADVERBIOS PREPOSI-
CIONALES.

Según su capacidad de modificación

Muchos adverbios son susceptibles de modificación aceptando adverbios de grado (muy


en muy rápido) o afijos apreciativos (cerquita, tempranito).

Según su relación con la situación o el contexto

Algunos adverbios tienen significados descriptivos independientemente de la situación


en la que son enunciados, como despacio, tarde, mucho, etc. Otros, en cambio, dependen
del contexto, como ayer, mañana, ahora, así, etc. Son ADVERBIOS ANAFÓRICOS.

11
a. Quizá
b. Ciertamente
e. Sobriamente

Los adverbios oracionales son aquellos que expresan la actitud del hablante respecto al
contenido del enunciado. Hay varios tipos: de punto de vista (lingüístamente), de actitud
(probablemente, posiblemente; felizmente, desgraciadamente) y de enunciación (sinceramen-
te, honestamente, francamente) (pp. 141, 206).

12
Fuerte Abierta
Lento Abierta
Hoy Cerrada
Aun Cerrada
Velozmente Abierta

Las clases abiertas cambian constantemente: se añaden nuevos miembros y se pierden


otros. En cambio, el número de miembros de las clases cerradas, como las preposiciones,
los pronombres o las conjunciones, entre otras, son limitados y están severamente restrin-
gidos. Los adverbios que tienen base adjetivas, como los terminados en -mente, y los
adjetivos adverbiales —de forma algo más restringida— son adverbios de clase abierta, los
demás no (p. 203).

13 a. Fuera
b. Cerca
c. Lejos
d. Arriba

Los adverbios preposicionales son aquellos que exigen complementos encabezados con
la preposición de (fuera de, cerca de, lejos de) (pp. 204, 208).

14 Es falsa. Los adverbios que no permiten graduación, como ayer, no pueden ser, jus-
tamente, modificados por adverbios de grado como muy o bastante (*bastante ayer, *muy
ayer) (p. 204).

15 c. Ayer
e. Así

Los adverbios deícticos son aquellos que hacen referencia a algún elemento del contexto
comunicativo y que, por tanto, no aportan toda la información por sí solos, como sí lo hace
despacio (p. 204).

16 a. Adjuntos de manera
b. Adverbios de manera

En general los adverbios de manera terminados en -mente son aquellos que modifican a
predicados de acción (respondió acertadamente, *sabe acertadamente), aunque también
pueden ser especificadores de grado (excesivamente), de aspecto (totalmente, plenamente) y
de precisión (aproximadamente, exactamente) (p. 205).

17
a. Así
c. Allí

Son adverbios deícticos, y comparten algunas características con los sustantivos, como
la de ser sujeto en Allí fue mi cumpleaños (p. 204).

18 a. De reojo
b. De mañana
c. De casualidad
d. De mentira
f. A dedo

Esas construcciones se diferencian de los sintagmas preposicionales por la cohesión y


fuerte relación que existe entre sus constituyentes: ninguno puede ser sustituido por otra
base ni ser alterado respecto de sus rasgos de flexión.

19 Falso. Solo pueden formarse a partir de adjetivos que denoten transición. Aquellos
que se rijan por la cópula ser no pueden adverbializarse en -mente (*argentinamente).

20 «Los adverbios de manera no admiten verbos que denoten ESTADOS como lo muestra
la oración *Lo tiene esforzadamente», pues el dinamismo transitorio que expresa el
adverbio —heredado de las bases adjetivas de las que provienen— choca con la naturaleza
del verbo, que denota una acción de corte estático.

21 a. rápidamente en miró rápidamente la hora (según su distribución).


b. bastante simpática en ella es bastante simpática (según su distribución).
c. incluso ayer en molestó incluso ayer (según su distribución).

22 Funcionan como adjuntos —del sintagma verbal— o como adjuntos extraoraciona-


les (habitualmente, recientemente, etc.), como modificadores oracionales (lingüísticamente,
felizmente), y como conectivos (consiguientemente).

23 Los adverbios flexionan cuando el complemento directo de un verbo está presente,


imponiendo su flexión:

i. Pagó caro
ii. Pagó cara la casa.

24 Son adverbios periféricos aquellos extraoracionales que bien inciden en el


significado de las oraciones (honestamente), bien inciden a nivel textual como herramientas
de conexión —conyuntivas o conectivas— (en primer término, finalmente) (pp. 141, 142).

25 Aunque es verdad que en la mayoría de las ocasiones ocurre eso (enfrente de la


casa), existen casos en donde el complemento no está encabezado por la preposición de
(enfrente mío).

26 Punto de vista morfológico: se dividen en simples, donde no presentan variación


morfológica alguna (allí, bien, mal, cerca, lejos, etc.), y los que sí presentan, como los
adverbios termina-dos en -mente, los que pueden combinarse con la preposición de
(debajo, detrás, etc.) (RAE y ASALE, 2010, p. 576).
Punto de vista sintáctico: argumentales, seleccionados por algún predicado como
parte esencial de su significación (¿Cuándo llegamos?; pon aquí tu chaqueta); atributivos,
funcionando como atributos (estamos aquí; estás estupendamente), y los adjuntos, es decir,
modificadores no seleccionados (camina lentamente; llegaron hoy; lo encontraron detrás del
árbol) (p. 578).

27 Falso. Los adverbios son una de las clases más heterogéneas del español. Esto se
pone de manifiesto en las construcciones como cuanto más temprano, donde siendo todos
adverbios, pueden generar un enunciado donde cada uno de ellos tiene una función muy
distinto. De forma similar, así es un adverbio, pero también un demostrativo, propiedad
que comparte con eso (pp. 575, 576).

28 Punto de vista morfológico: se dividen en simples, donde no presentan variación


morfológica alguna (allí, bien, mal, cerca, lejos, etc.), y los que sí presentan, como los
adverbios termina-dos en -mente, los que pueden combinarse con la preposición de
(debajo, detrás, etc.) (RAE y ASALE, 2010, p. 576).

Punto de vista semántico: se clasifican, tradicionalmente, por su significado.


Existen adverbios de cantidad (más, menos, tanto (tan), nada), de lugar (aquí (acá), ahí, allí
(allá); lejos, cerca), de tiempo (antes, ahora, después, luego), de aspecto (ya, todavía, aún), de
modo o manera (así, bien, mal; mejor, peor), de afirmación/negación (sí, también, claro,
efectivamente, cierto; no, tampoco) de duda/posibilidad (quizá(s), acaso, igual, probablemen-
te, posiblemente) (577).

Punto de vista gramatical: Se dividen en léxicos (adrede, bien, deprisa, regular,


temprano, etc.) y gramaticales (demostrativos —aquí, allá—, referenciales —antes/después,
delante/detrás—, cuantificativos —muy, algo, demasiado—, relativos —cuando, donde, como
—, interrogativos —cuándo, cuánto, cómo—, exclamativos —cuándo, cuánto, cómo— y focales
—no, también, solo, incluso—) (ibíd.).

Punto de vista sintáctico: se dividen en argumentales, seleccionados por algún


predicado como parte esencial de su significación (¿Cuándo llegamos?; pon aquí tu
chaqueta); atributivos, funcionando como atributos (estamos aquí; estás estupendamente), y
los adjuntos, es decir, modificadores no seleccionados (camina lentamente; llegaron hoy; lo
encontraron detrás del árbol) (p. 578).

29 En Pedro es alto y Los pájaros vuelan alto se encuentran varias diferencias. El primer
alto es un adjetivo calificativo, pues concuerda en género y número con el sujeto al que
modifica (ella es alta); el segundo alto es un adverbio, pues no hay flexión en su naturaleza
(El pájaro vuela alto > Los pájaros vuelan alto(ø)) (p. 579).
30 Existen adverbios de ubicación (delante, detrás, dentro, etc.) y de dirección (adelante,
atrás, arriba, abajo). Los adverbios de dirección admiten la cuantificación de grado (más
adentro) pero los de ubicación no (*más dentro).

31 En Mañana arriba al puerto un buque pesquero chino, arriba es un verbo en 3°


persona del singular en presente del indicativo que proviene del verbo arribar, mientras
que en Te dejé la plata arriba de la mesa es un adverbio de dirección que en español de
América se usa como de ubicación, exigiendo el complemento de la mesa.

32 Sintaxis: hoy (demostrativo), cuando (relativo), cuándo (interrogativo ó exclama-


tivo), a veces (cuantificativo), siempre (cuantificativo).
Semántica: hoy (referencial), cuando (duración), cuándo (referencial) a veces
(frecuencia), siempre (duración).

33 La expresión más antes es incorrecta porque antes ya establece un significado de


anterioridad equivalente a ‘más temprano’, por lo que resulta redundante decir más antes.
Lo mismo ocurre con la palabra después, que equivale a ‘más tarde’ (p. 585).

34 Son agramaticales las expresiones *próximamente canté y *ayer cantaré por lo


contradictorio que resultan las nociones que se manifiestan. La palabra próximamente
expresa posteridad, por lo que no puede combinarse con un verbo en pretérito como canté.
Por su parte, ayer expresa anterioridad, por lo que no puede combinarse con un verbo en
futuro como cantaré.

35 La expresión ??Murió reiteradamente es anómala por lo que expresa. El verbo morir


transmite la idea de un evento único, por lo que no es algo que pueda repetirse reiterada-
mente o frecuentemente.

36 Aunque no expresa un suceso permanente, todavía solo puede combinarse con


verbos durativos, como dormir o viajar, pero no con verbos como llegar o explotar, lo que
explica la agramaticalidad de *la bomba explotó todavía.

37 El adverbio aún equivale a todavía, por lo que solo es admisible en caso como (b),
mientras que aun es equivalente a incluso o (ni) siquiera, pudiendo manifestarse en casos
como (a):

a. Aun / aún estudiando, María perdió el examen.


b. María aun/ aún está estudiando, no la molestes.

38 El adverbio mutuamente requiere de un sujeto plural que designe dos o más


individuos que pueden ejercer el papel de agente o de paciente, por lo que la expresión
*María se miró mutuamente no es posible.
39 El adverbio respectivamente está restringido a ciertos contextos en los que se
expresa pluralidad. Garantiza la distribución ordenada de las relaciones predicativas, como
en Miguel, Luis y Marina han estudiado Matemáticas, Derecho y Física, respectivamente. La
ausencia del adverbio respectivamente podría provocar ambigüedad, ya que cabría asignar
las acciones descritas a varios individuos a la vez (pp. 590, 609).

40 Es posible decir felizmente, María se divorció en un caso en donde se sepa que el di-
vorcio era la mejor solución para una situación de adversidad matrimonial, ya sea de
maltrato o disgusto emocional.

41 Los adverbios de enunciado como seguramente o posiblemente expresan, entre otras


cosas, el grado de certeza del contenido de un enunciado, pero para ello es necesario que
se enuncie. Por tanto, son imposibles construcciones como *posiblemente, ¿vino María?.

42 Falso. Aunque es así en la mayoría de los casos, existen otros en donde la secuencia
mente no implica la formación de un adverbio, como demente, vehemente o mente.

43 En María dejó el celular encima del escritorio, encima funciona como adverbio de
ubicación, mientras que en María no trabaja y, encima, quiere darse lujos, encima funciona
como un conector discursivo, semejante a ‘por si fuera poco’ (p. 595).

44 Falso. Es una locución aceptada que puede usarse tanto a mitad de una oración (Lo
que hizo, más bien, fue mejor de lo que creí) como al final (hagámoslo así, más bien) (p. 596).

45 En la construcción María se fue y se despidió a la francesa, el segmento a la francesa


funciona como una locución adverbial, sustituible por así, mientras que en María se fue y
despidió a la francesa, el segmento a la francesa funciona como complemento directo del
verbo despedir (p. 600).

46 En oraciones como Elisa acudió rápida (DI TULLIO, 2014, p. 208), rápida funciona sin
problemas como adjetivo porque el verbo, al ser eventivo, permite que esa palabra pueda
modificar al sujeto, formando una construcción análoga a ‘Elisa fue rápida al acudir’. No
obstante, los verbos durativos como caminar en María camina rápido, no permiten este
fenómeno, pues el modificador que haya luego del verbo tendrá incidencia sobre él y no
sobre el sujeto (*María camina rápida) (BOSQUE, I., 2015, p. 130).

47 Falso. Sí es posible sustituir adverbios por adjetivos, como en Juan es insoportable >
Juan es así (p. 139).

48 Debido a la unidad que existe entre verbos y adverbios adjetivales, no puede


separarse a firme de pisar en *[[pisar el suelo] firme], tal como en *María hablo de la
situación claro. Lo correcto sería, en su lugar, pisar el suelo firmemente (p. 133).
49 En solo llevaba un par de monedas en su bolsillo, solo funciona como adverbio de foco
siendo sinónimo de ‘solamente’, mientras que en no le gusta estar solo, solo funciona como
adjetivo, siendo sinónimo de ‘sin compañía’.

50 En la construcción voy a estar en casa de mi tío solo una semana, no se está claro si
se quedará solamente una semana en casa de su tío, o estará sin compañía una semana.