Está en la página 1de 8

NOMBRE DEL ALUMNO: JULIO NAHI GARCIA TEJEDA

NOMBRE DEL CATEDRATICO : LILIANA MARGARITA ZAMUDIO ENRIQUEZ

NOMBRE DE LA UNIVERSIDAD: UNIVERSIDAD AUTONOMA POPULAR AUTONOMA DE


VERACRUZ

NOMBRE DE LA CARRERA: INGENIERA INDUSTRIAL

NOMBRE DE LA TAREA: INFLUENCIA DE LOS CONFLICTOS BÉLICOS EN EL DESARROLLO


TECNOLÓGICO
INFLUENCIA DE LOS CONFLICTOS BÉLICOS EN EL DESARROLLO TECNOLÓGICO

El elevado desarrollo tecnológico en la actualidad actúa de forma transversal en todo campo


científico, por lo que es innegable que el empleo de esta novedosa tecnología tiene
repercusión en una de las actividades ligadas a la humanidad en toda su historia, “la guerra”.

Las nuevas Tecnologías de la Información y Comunicación (TICs) han llevado al mundo a una
interconexión instantánea, ahora en un segundo podemos observar los conflictos armados
suscitados en países de Oriente, las amenazas nucleares de las grandes potencias, los
ciberataques de manera online, etc. No resulta extraño encontrarse con artículos noticiosos
en los que figuren la cantidad de misiles de crucero que despliega Rusia con destino a medio
oriente, o los continuos ataques que realiza Estados Unidos en ese mismo territorio con la
utilización de MQ-IB Predator o MQ-9 Reaper, así como también las numerosas acusaciones
de ciberataques que recaen sobre determinados Estados. Todo este conjunto de situaciones
lleva a cuestionarse ¿éste es el panorama que deparan los avances tecnológicos? A pesar
de que es evidente lograr una mayor progresividad de derechos humanos mediante el uso
de las nuevas tecnologías, gran parte de la humanidad al parecer se perfila de acuerdo a la
dinámica de las potencias bélicas mundiales y su fabricación de artefactos que resultan cada
vez más elaborados gracias al uso de tecnología dinámica, progresiva e impedida de
detenerse con el solo objetivo de destrucción de vidas y territorios.
La estructura y funcionamiento esencial de estas armas así como de otros dispositivos
tecnológicos de fácil acceso para la sociedad en general que no son per se de uso marcial
pero son utilizados de manera peligrosa en el contexto de “batallas” desarrolladas en el
ciberespacio, otorgan apertura para que tengan cabida un conjunto de situaciones que eran
difíciles de preverse o si quiera imaginarse en el siglo pasado dentro del desarrollo de una
contienda bélica.

La guerra suele impulsar el desarrollo de nuevas tecnologías: la mayoría de inventos


son armas más mortíferas para utilizar contra el enemigo y mejores defensas para los
soldados. La Primera Guerra Mundial supuso un antes y un después para la tecnología
militar.

Motivo por el cual el presente trabajo ha propuesto tres de los principales retos que plantea
la utilización de las nuevas tecnologías en los conflictos armados:

a) Evitar el crecimiento de las Guerras Asimétricas, por la concentración de tecnología y de


personas partícipes de su entendimiento y evolución en determinados Estados, así como la
influencia política y económica de estos para hacer efectivos los denominados bloqueos
tecnológicos y la selecta producción y aprovechamiento de estos conocimientos;

b) El alcance del derecho para regular las nuevas tecnologías en conflictos armados,
mediante una evaluación de determinada normativa internacional en relación con las
situaciones que se han llevado a cabo con utilización de artefactos tecnológicos, lo que en
ocasiones puede desembocar en el evidente debilitamiento o falta de normativa para una
efectiva regulación del accionar de estos artefactos en los conflictos armados;
c) Establecer campos de batallas determinados y respetar la soberanía y privacidad de cada
pueblo, un reto coadyuvante con el anterior pero que merece ser analizado de manera
individual por la notable incertidumbre en que se encuentra un ataque contra un
ciberespacio ajeno o el territorio físico al ser insertos dispositivos no tripulados. Posterior a
haber profundizado de forma individual cada uno de estos retos, al final del trabajo se
extienden las respectivas conclusiones producto de la observancia de las implicaciones a
distinto nivel de gravedad que tienen las nuevas tecnologías utilizadas en el conflicto
armado.

Los conflictos armados actuales permiten demostrar dos aspectos importantes de un


Estado y de cierta manera su posicionamiento a nivel global;

a) el poder económico; y,

b) el poder político, los cuales están fuertemente ligados.

Como resultado de la presente investigación se puede afirmar que el uso de la tecnología


en los conflictos armados, hoy en día, trae consigo mayores retos que ventajas, empero,
para superar estos retos el ser humano deberá ser consciente sobre uso y alcance que le
otorga a la tecnología en los campos de batalla, porque hemos perdidos la lucha para que
el ser humano sea consciente acerca de formar parte de un conflicto armado y por ende
solo podemos afirmar que si algún día humanidad fallece será por el excesivo avance
tecnológico.

Después de haber analizado los diferentes retos que la tecnología debe superar para que
actúe de manera ‘‘eficiente’’ dentro de un campo de batalla, se ha establecido que los tres
retos planteados son aquellos que actualmente toman mayor importancia; el crecimiento
de guerra asimétrica, la lucha del Derecho frente a las nuevas armas empleadas dentro de
un campo de batalla y la vulneración de la soberanía de los Estados, son retos que el ser
humano deberá confrontar en un momento dado.

Cada año se crean nuevos programas y se incorpora más dinero a la ciencia para el
desarrollo de la tecnología en los campos de batalla. Estas iniciativas estratégicas y
económicas que provienen principalmente de países considerados como potencias
mundiales y de Estados en los que constantemente se tiene el riesgo de ser parte en un
conflicto armado son respuesta al innegable poderío que se demuestra a nivel mundial con
todo tipo de armamento elaborado con la más alta tecnología. La superioridad de artefactos
de guerra y los conocimientos sobre su manejo ponen en evidencia el poderío político y
económico de un Estado en relación con todos los demás países.

Desde la antigüedad han existido guerras en las que se demuestra una notable superioridad
de una parte en conflicto en relación a sus oponentes. Sin embargo, debido a la tecnología
actual estos conflictos asimétricos cada vez se hacen más notorios, y la confrontación no se
limita a soldados y armamento claramente superior en el campo de batalla ya que con el
accionar de todo el aparataje tecnológico existente a nivel global pero principalmente
dominado por ciertos Estados, la tecnología y los conocimientos sobre la misma son
selectivos y manejados a la necesidad de uno de los países con dominio de influencia
tecnológica y con interés directo o indirecto en el conflicto.

La falta de interpretación vinculante de los tratados internacionales por parte de los


órganos jurisdiccionales encargados de emitirla acerca de las nuevas tecnologías en
conflictos armados, otorga un margen de incertidumbre en cuanto a la permisibilidad del
funcionamiento de sistemas de armas que se están aplicando o desarrollando (drones,
nanotecnología, ciberataques, etc). Aunque el funcionamiento de determinadas armas
claramente implique menoscabo al derecho existente (principalmente a los principios de
proporcionalidad y distinción esencia misma del derecho internacional humanitario) la
tolerancia que existe en el uso actual de este armamento es peligroso. Cabe mencionar que
debido a la complejidad presente en los sistemas de armas actuales incluso la normativa
vigente puede resultar limitada para cumplir con una protección eficaz, poniendo en
evidencia la obsolescencia del derecho en confrontación de las nuevas tecnologías en los
conflictos armados.

Se ha observado en la presente investigación que el uso de la tecnología en los conflictos


armados trae consigo un problema mayor, es la vulneración de la soberanía de un Estado,
sea este Estado que se encuentre dentro o no en un campo de batalla. Los drones, los
ciberataques, los aviones no tripulados, traspasan fronteras de muchos Estados, incluso, en
la mayoría de los ataques no son detectados, omitiendo, así, la vulneración de la soberanía
de un Estado. Por ende, la comunidad internacional, en un futuro, deberá regular el alcance
de la tecnología y su trayectoria en los campos de batalla.
BIBLOGRAFIA

Actualidad, R. (7 de 12 de 2012). RT Sepa Más. Obtenido de


https://actualidad.rt.com/actualidad/view/80396-vehiculos-aereos-tripulados-hitos-historicos

Alcalde, J., & Aguiar, P. (2014). EL ARMA DE MODA: IMPACTO DEL USO DE LOS DRONES
EN LAS RELACIONES INTERNACIONALES Y EL DERECHO INTERNACIONAL
CONTEMPORÁNEO. Barcelona: Institut Català Internacional per la Pau.

Arenal, C. d. (s.f.). La nueva sociedad mundial y las nuevas relaciones internacionales: un reto
para la teoría y para la tecnología.

Asaro, P. (2012). On banning autonomous weapon systems: human rights, automation, and the
dehumanization of lethal decision-making . International Review of the red cross, 688.

Backstrom, A., & Henderson, I. (2012). Surgimiento de nuevas capacidades de combate: los
avances tecnológicos contemporáneos y los desafíos jurídicos y técnicos que plantea el examen
previsto en el artículo 36 numeral I. International Review of the red cross, 2.

Ballesta, S. F. (s.f.). LOS CAMPOS DE BATALLA DEL FUTURO. Madrid: ESFAS.

Barbé, E. (1995). Le seguridad en la nueva Europa. Madrid: Los libros de la Catarata.

Boothby, W. (2012). Some legal challenges posed by remote attack. International Review of the
red cross, 584.

Buzan, B. (1991). El futuro que viene. Barcelona: Ed. Andrés Bello.

Casey-Maslen, S. (2012). ¿La caja de Pandora? Ataques con drones: perspectiva desde el jus
ad bellum, el jusin bello y el derechointernacional de losderechos humanos. International
Review of the red cross, 2-3.

Centro Superior de Estudios de las Defensa Nacional. (2012). Los sistemas N. tripulados.
Documentos de seguridad y defensa. España: Documentos de seguridad y defensa.
Colozza, A. (1998). High Altitude Propeller Design and Analysis Overview. Federal Data
Systemens.

García, E. d. (2016). Altas tecnologías, conflictos armados y Seguridad Humana. Universidad


de Málaga, 278.

Grignon, J. (2012). The beginning of application of international humanitarian law: A discussion


of a few challenges. International Review of the red cross, 142.

Ignatiff, M. (2001). Guerra virtual, en los ojos de la guerra. Barcelona: Radom House Mondadori.

También podría gustarte