Está en la página 1de 24

Prevención de la perturbación de las elecciones presidenciales y la transición.

3 de agosto de 2020.

Resumen ejecutivo.

En junio de 2020, el Proyecto de Integridad de Transición (TIP) convocó a un grupo bipartidista de más de 100 miembros actuales y antiguos
líderes gubernamentales y de campaña y otros expertos en una serie de escenarios de crisis electoral de 2020 ejercicios de planificación de
juego. Los resultados de los cuatro ejercicios de sobremesa fueron alarmantes. Evaluamos con un alto grado de probabilidad de que las
elecciones de noviembre estén marcadas por un panorama político y legal caótico. También evaluamos que es probable que el presidente
Trump salga impugne del resultado por medios legales y extralegales, en un intento por aferrarse al poder. Acontecimientos recientes,
incluida la propia falta de voluntad del presidente para comprometerse a acatar los resultados de las elecciones, la aceptación por parte del
Fiscal General de las infundadas reclamos de fraude electoral y el despliegue sin precedentes de agentes federales para sofocar las protestas
de izquierda, subrayan los extremos a los que el presidente Trump puede estar dispuesto a llegar para permanecer en el cargo.

En este informe, TIP explica la base de nuestra evaluación. Nuestros hallazgos se ven reforzados por la experiencia histórica de la presidencia
de Bush v. Gore (2000) y otras disfunciones electorales estadounidenses. La analogía más cercana puede ser la elección de 1876, una época
de partidismo extremo y privación desenfrenada del derecho al voto, donde múltiples estados en las listas de electores rivales, y la elección
sólo se resolvió mediante un gran acuerdo político días antes de la Inauguración, una que cambió el fin de la Reconstrucción por la paz
electoral y resultó en una siglo de Jim Crow, dejando profundas heridas que están lejos de sanar hoy.

Entre los hallazgos destacamos en el informe:

• El concepto de "noche de elecciones" ya no es exacto y de hecho es peligroso. Nos enfrentamos a un período de impugnación
que se extiende desde el primer día en que se emite la boleta a mediados de septiembre hasta enero 20. Es posible que el ganador
no sea conocido como funcionario en la "noche de las elecciones", y creemos que probablemente no lo será contando las boletas
por correo. Este período de incertidumbre brinda oportunidades a un candidato para poner en duda la legitimidad del proceso y
montar un asalto sin precedentes a la Salida. Las campañas, los partidos, la prensa y el público deben ser educados para ajustar
las expectativas comenzando inmediatamente.
• Una campaña determinada tiene la oportunidad de impugnar las elecciones hasta enero de 2021 juicios de patentes, narrativas
mediáticas divergentes, intentos de detener el recuento de votos y protestas atrayendo gente de ambos lados. Es muy probable
que el presidente Trump, el titular, utilice al ejecutivo para ayudar en su estrategia de campaña, incluso a través del Departamento
de Justicia. Evaluamos que existe la posibilidad de que el presidente intente convencer a las legislaturas y / o gobernadores de
tomar acciones, incluidas las ilegales, para desafiar el voto popular. Las leyes federales brindan poca orientación sobre cómo el
Congreso debe resolver las irregularidades cuando se reúnan en una sesión conjunta en enero 6, 2021. De particular preocupación
es cómo responderían los militares en el contexto de elecciones con inciertos resultados. Aquí la evidencia reciente ofrece cierta
tranquilidad, pero no es concluyente.
• El proceso de transición administrativa en sí mismo puede verse muy perturbado. Los participantes en nuestros ejercicios de
todos los orígenes e ideologías creían que Trump daría prioridad al beneficio personal y la autoprotección sobre garantizar un
traspaso administrativo ordenado por su sucesor. Trump puede utilizar los indultos para frustrar futuros procesos penales,
concertar acuerdos comerciales con gobiernos extranjeros que lo beneficien económicamente, intentar sobornar y silenciar a los
asociados, desclasificar documentos confidenciales e intentar desviar fondos federales a sus propios negocios.

Estos riesgos se pueden mitigar; los peores resultados de los ejercicios están lejos de ser una certeza. El propósito de este informe no es
asustar, sino estimular a todas las partes interesadas a actuar. Nuestras reglas legales y normas políticas no funcionan a menos que la gente
esté preparada para defenderlas y hablar cuando otros las violen. Le corresponde a los funcionarios electos, los líderes de la sociedad civil y
la prensa desafiar las acciones autoritarias en los tribunales, en los medios de comunicación y en las calles a través de protestas pacíficas.
Las recomendaciones específicas incluyen:

• Planificar una elección impugnada. Si hay una crisis, los eventos se desarrollarán rápidamente y se les pedirá a los líderes con
falta de sueño que tomen decisiones importantes rápidamente. Pensar en las opciones ahora y ayudar a asegurar mejores
decisiones. Abordar esto como una batalla política, no solo como una batalla legal. En caso de disputa electoral, la movilización
política sostenida probablemente será crucial para asegurar la integridad de la transición. Es necesario contar con personal y
recursos dedicados al menos hasta fines de enero.
• Concentrarse en la preparación en los estados, proporcionando apoyo político para un recuento completo y preciso. Gobernadores,
Secretarios de Estado, Procuradores Generales y Legislaturas pueden comunicar, reforzar leyes y normas y estar preparados para
enfrentar irregularidades. Los funcionarios electorales necesitarán apoyo político y público para llevar el proceso hasta su
finalización.
• Abordar las dos mayores amenazas de frente: las mentiras sobre el “fraude electoral” y la escalada de violencia. El fraude electoral
es prácticamente inexistente, pero Trump miente al respecto para crear una narrativa diseñada para movilizar políticamente a su
base y crear la base para impugnar los resultados en caso de que pierda. El potencial de conflicto violento es alto, particularmente
desde que Trump alientó a sus partidarios a tomar medidas.
• Anticiparse a una difícil transición administrativa. Los equipos de transición probablemente necesitarán hacer dos cosas
simultáneamente: defenderse de las acciones imprudentes de Trump al salir del cargo; y encontrar soluciones creativas para
garantizar que los equipos de aterrizaje puedan acceder a la información y los recursos que necesitan para comenzar a prepararse
para gobernar.
Acerca del Proyecto de Integración Integral:

El Proyecto de Integridad de Transición (TIP) 1 se lanzó a fines de 2019 debido a la preocupación de que la Administración Tr ump pueda
tratar de manipular, ignorar, socavar o interrumpir las elecciones presidenciales de 2020 y el proceso de transición. TIP no toma posición
sobre cómo los estadounidenses deben emitir sus votos, o sobre el probable ganador de las próximas elecciones; cualquiera de los principales
candidatos del partido podría prevalecer en las urnas en noviembre sin recurrir a hacer "trucos sucios". Sin embargo, la administración del
presidente Donald Trump ha socavado constantemente normas fundamentales de la democracia y el estado de derecho y adoptó numerosas
prácticas corruptas y autoritarias. Esto presenta un desafío profundo para aquellos, de cualquiera de los partidos, que están comprometidos
a garantizar elecciones libres y justas, transiciones pacíficas de poder y continuidad administrativa estable en los Estados Unidos.

El pueblo estadounidense tiene derecho a elegir a su próximo presidente sin intimidación ni interferencia en el proceso electoral normal. Por
lo tanto, los creyentes en la democracia y el estado de derecho deben estar preparados para tomar medidas para garantizar que los resultados
de las elecciones presidenciales de 2020 reflejen la voluntad del pueblo estadounidense. Al igual que muchos líderes autoritarios, el
presidente Trump ha comenzado a sentar las bases para ignorar o interrumpir potencialmente el proceso de votación, al afirmar, por ejemplo,
que las papeletas de votación por correo serán fraudulentas y que sus oponentes buscarán que los no ciudadanos voten a través de fraude.
Asimismo, ha expresado con frecuencia la opinión de que tiene derecho a más tiempo en el cargo y que sus oponentes están tratando de
robar las elecciones. Si las acciones futuras del presidente Trump violan normas legales y éticas de larga data en relación con las elecciones
presidenciales, también existe el riesgo de que presionen a otros actores, incluidos, potencialmente, algunos en el Partido Demócrata, para
participar de manera similar en prácticas que se apartan del estado de derecho tradicional de normas, fuera de la autodefensa percibida.

El objetivo de TIP es resaltar estos diversos riesgos electorales y relacionados con la transición y hacer recomendaciones a todos los actores,
individuales e institucionales, que comparten un compromiso con la democracia y el estado de derecho .2 Las recomendaciones aquí
compartidas reflejan los aportes de republicanos y demócratas, comprometidos con estos valores. Sin embargo, debido a que la principal
amenaza a la integridad de las elecciones y la transición parece provenir de la Administración Trump, la mayoría de las recomendaciones en
este memorando se enfocan en cómo los actores comprometidos con el estado de derecho pueden restringir o contrarrestar las acciones
antidemocráticas de la Administración Trump. y sus partidarios pueden tomar en relación con las elecciones de 2020.

Que las preocupaciones de TIP sean ampliamente compartidas se refleja en la atención de los medios que este proyecto ya ha comenzado a
acumular. (Para obtener una lista de artículos a finales de julio de 2020, consulte el Apéndice A.)

Acerca de los ejercicios de escenario.

En junio de 2020, TIP organizó cuatro ejercicios de escenarios para identificar riesgos para el estado de derecho o la integridad del proceso
democrático en el período comprendido entre el día de las elecciones (3 de noviembre de 2020) y el día de la toma de posesión (20 de enero
de 2021), con miras a hacia la mitigación y / o prevención de los peores resultados.

En este punto, parece posible que cualquiera de los candidatos pueda lograr una victoria electoral decisiva, pero el objetivo de los ejercicios
de escenarios de TIP era obtener una mejor comprensión de las pruebas de nuestras instituciones democráticas.

Los cuatro escenarios se desarrollaron después de un proceso consultivo que involucró el acercamiento a expertos en elecciones y
transiciones, violencia e inestabilidad política, gobernabilidad y planificación de escenarios y diseño de juegos. Cada uno de los cuatro
escenarios desarrollados fue diferente. (Consulte el Apéndice B para obtener un resumen de los escenarios y las acciones clave). En un
escenario, el ejercicio postuló que el ganador de la elección no se conocía a la mañana siguiente de la elección y el resultado de la contienda
estaba demasiado cerca para predecirlo con certeza; en otro, el ejercicio comenzó con la premisa de que el candidato del partido demócrata
Joe Biden ganó el voto popular y el Colegio Electoral por un margen saludable; y en un tercero, el ejercicio asumió que el presidente Trump
ganó la votación del Colegio Electoral pero nuevamente perdió el voto popular por un margen saludable. El cuarto ejercicio comenzó con la
premisa de que Biden ganó tanto el voto popular como el Colegio Electoral por un estrecho margen.

Sesenta y siete personas participaron como "jugadores" activos en uno o más de los ejercicios de escenarios, mientras que decenas más
participaron en los ejercicios como observadores y ofrecieron retroalimentación durante las sesiones informativas. Los participantes
incluyeron miembros de los dos principales partidos políticos, exfuncionarios gubernamentales de alto rango (incluidos, por ejemplo, dos
exgobernadores), activistas políticos de alto nivel, periodistas y profesionales de la comunicación prominentes a nivel nacional, líderes de
movimientos sociales y expertos en política, seguridad nacional, reforma, ley electoral y medios de comunicación.

Cada ejercicio de simulación involucró a siete equipos, cada uno compuesto por 2-3 personas. Los equipos se construyeron para permitir a
los jugadores una flexibilidad considerable para adoptar diferentes identidades en diferentes puntos del juego. Usando un formato de “juego
de matriz” los equipos fueron: (1) La Campaña Trump [“Equipo Trump”]; (2) La Campaña Biden [“Equipo Biden”]; (3) Funcionarios electos
republicanos; (4) Funcionarios democráticos electos; (5) Empleados del gobierno federal de carrera (civiles y militares) y personas
designadas por políticos; (6) Medios de comunicación (derecha, izquierda y corriente principal); y (7) el Público (este equipo estaba formado
por expertos en encuestas). Los equipos estaban formados por participantes con experiencia en la “vida real” en los tipos de roles que se les
pedía que desempeñaran. Según las reglas del juego matricial, los equipos que se presentaran con el escenario inicial podían realizar cualquier
acción que quisieran. Las posibilidades de éxito de cada acción de equipo se determinaron sobre la base de una sólida argumentación entre
todos los equipos y la adjudicación de una celda blanca, así como un factor de aleatorización basado en tiradas de dados. Es importante
señalar que los ejercicios no fueron diseñados para modelar o simular una estrategia legal, sino más bien para comprender mejor la posible
movilización política y la dinámica de los medios en torno a la potencial contienda electoral, y cómo los candidatos podrían ejercer el poder
político para lograr una victoria.

Ideas clave de los Ejercicios de Escenario.

Los ejercicios de planificación de escenarios se llevaron a cabo en junio de 2020. Los acontecimientos desde entonces solo han confirmado
que hay motivos para preocuparse de que nuestras reglas y normas electorales estén amenazadas. En una entrevista con Chris Wallace, el
presidente Trump sugirió que podría no acatar los resultados de las elecciones si pierde. El presidente desplegó agentes de Seguridad Nacional
en Portland para reprimir manifestantes por la justicia, una medida que indignó a muchos, incluido el exjefe republicano de Seguridad
Nacional, e indica el apetito del presidente Trump de desplegar agentes federales incluso en contra de la voluntad local de oficiales electos.
Ha anunciado planes para expandir este despliegue a ciudades azules en estados indecisos, aumentando el espectro de la intimidación
electoral. El presidente Trump ha especulado sobre si las elecciones deberían posponerse y el fiscal general Bill Barr expresó su confusión
sobre si la fecha de las elecciones podría cambiarse. (Como cuestión legal, solo el Congreso puede mover el día de la elección presidencial).
Trump también exigió que los resultados de las elecciones se convoquen inmediatamente el día de las elecciones, p. Ej. antes de que se
puedan contar todas las boletas por correo. Y el director del Centro Nacional de Contrainteligencia y Seguridad de la Oficina del Director
de Inteligencia Nacional emitió un comunicado advirtiendo que países extranjeros están nuevamente tratando de interferir en las elecciones
estadounidenses.

Dos palabras de advertencia sobre los resultados de los ejercicios. En primer lugar, TIP no jugó intencionalmente las estrategias legales en
detalle. El litigio será una parte importante de la estrategia para ambas partes, pero no intentamos emitir un juicio sobre si prevalecería algún
reclamo o táctica en particular. Una pregunta es si un candidato puede convencer a la legislatura estatal de que envíe un paquete de votos al
colegio electoral inconsistente con el voto popular certificado. Incluso si un tribunal desaprueba esta acción, el Congreso, no obstante, podría
considerar esos votos el 6 de enero.

En segundo lugar, los ejercicios no pudieron capturar completamente las formas en que los medios de comunicación darán forma e
impulsarán la opinión pública, o cómo los medios de comunicación específicos cubrirían los eventos de manera diferente e impulsarían
respuestas cada vez más partidistas. Las redes sociales en particular, sin duda, jugarán un papel importante en cómo el público percibe el
resultado de las elecciones. Es muy probable que los agentes políticos, tanto nacionales como extranjeros, intenten utilizar las redes sociales
para sembrar discordia e incluso llevar a la gente a la violencia. La política de las empresas de redes sociales y las decisiones de aplicación
serán consecuentes, y esto merece una mayor exploración y consideración.

1. Es probable que las decisiones de la campaña sobre la posibilidad de participar en las elecciones sean cálculos políticos,
en lugar de cálculos basados únicamente en reglas legales.

Los abogados electorales usan el término "margen de litigio" para describir el rango de recuentos de votos reportados que provocaría acciones
legales. Pensando en las próximas elecciones presidenciales, el concepto más importante podría ser el "margen de impugnación". En otras
palabras, ¿qué combinación de factores podría llevar a un candidato a concluir que disputar las elecciones es (o no) de su interés? Este es un
cálculo dinámico e impredecible porque es probable que el resultado se pelee no solo en los tribunales o contando los votos, sino también
posiblemente en las legislaturas estatales, en el Congreso y en las calles.

Lo que suceda antes del día de las elecciones determinará, en gran medida, el margen de impugnación. Los reporteros, encuestadores,
expertos, partidos políticos y muchos otros comunicarán confianza o preocupación sobre la legitimidad de la elección. Los memes virales
de las redes sociales también influirán.

Durante los ejercicios, ganar “la narrativa” emergió como un factor potencialmente decisivo. Cualquiera de las partes puede expandir o
contraer el "margen de impugnación" si logran cambiar sustancialmente la forma en que la decisión clave los creadores y el público ven los
"hechos", los riesgos de acción o inacción, o eventos externos como disturbios civiles mucho más fuerte, y el equipo Trump a menudo tenía
la ventaja porque podían confiar en Fox News, una base significativa y comprometida, y la lealtad de las agencias policiales. El equipo Biden
a menudo tenía a la mayoría del público de su lado y la capacidad de movilizar el resentimiento por la privación estructural del derecho al
voto en la forma en que llevamos a cabo las elecciones presidenciales.

Los ejercicios de TIP sugieren que el presidente Trump puede expandir el margen de impugnación principalmente al impugnar la legalidad
de los votos. emitidos (p. ej., alegando balotas por correo fraudulentas, votando por votantes no elegibles, etc.) Mientras tanto, el
exvicepresidente Biden puede ampliar el margen de impugnación destacando la supresión de votantes por parte del Partido Republicano
(purgas de listas de votantes, cierre de centros de votación, falta de financiación de la administración de elecciones, identificación y otros
requisitos de verificación, intimidación de votantes, etc.) Biden también puede ampliar el margen de impugnación al cuestionar la legitimidad
general de un sistema que no requiere que el ganador obtenga la mayoría del voto popular o al denunciar cómo el presidente Tr ump usa el
poder de la presidencia para manipular el proceso. Ambas partes pueden ampliar el margen de impugnación cuestionando la credibilidad de
los resultados informados, si, por ejemplo, creen (o simplemente afirman) que interfiere u otros factores comprometieron la integridad del
recuento de votos.

Las condiciones y el estado de ánimo del país también informarán si los candidatos evalúan la ventana de impugnación y cómo lo hacen.
Podríamos estar enfrentando una segunda ola alarmante de COVID-19, desempleo creciente, un mercado de valores que se derrumba,
desalojos crecientes, disturbios civiles e incluso violencia política. El presidente Trump puede ser visto como un activo o como un pasivo
para los candidatos republicanos en el voto negativo. El compromiso político (o desesperación) de los miembros de base de cada partido no
solo reflejará las acciones del liderazgo, sino que también puede impulsar esas acciones. Una elección cerrada será por definición una
situación fluida.

2. Una elección cerrada y disputada puede resolverse mediante el ejercicio del poder, no a través de los tribunales.

Los ejercicios de escenarios desarrollados por TIP fueron diseñados para alentar a los equipos de Biden y Trump a llevar a cabo acciones
plausibles pero agresivas para ganar. Los ejercicios demostraron que el primer "movimiento" de cada campaña era a menudo decisivo;
estableció una narrativa y la estrategia general. En los cuatro ejercicios que realizó TIP, el equipo Trump adoptó inmediatamente una
estrategia de poner en duda los resultados oficiales de las elecciones, incluso en el único escenario en el que luego aceptó una derrota. El
equipo Trump también alentó el caos y la violencia en las calles y pretendía provocar que el equipo Biden subvierte las normas, incluso
cuando el equipo Trump mismo saboteó las normas tradicionales, para que el equipo Biden pudiera ser acusado de hipocresía o ilegalidad.

Durante los ejercicios el equipo de Trump y los oficiales de la GOP electos tomaron las siguientes pautas:

• Pidiendo recuentos en todos los estados en los que la victoria aún no era evidente.
• Lanzar investigaciones coordinadas a nivel estatal y federal sobre presuntas "irregularidades en la votación" en un esfuerzo por
socavar la confianza pública en los resultados que no fueron como Trump y / o alteraron los resultados.
• Intentar detener el conteo de boletas por correo presentando casos en un tribunal estatal o apoyándose en los líderes republicanos
para detener el conteo de votos o certificar un resultado temprano, sin esperar los resultados certificados del Secretario de Estado.
• Hacer que su base bien organizada y comprometida salga a las calles a favor de Trump, en parte diseminando desinformación
sobre el peligro que representan los manifestantes pro-Biden (por ejemplo, sugiriendo una posible violencia en Antifa, etc.).
• Confiar tanto en FOX News como en las redes sociales de derecha para hacer eco y amplificar los mensajes a favor de Trump y
facilitar el acoso y la intimidación de los funcionarios electorales, para causar caos y demoras, y / o intimidar a los funcionarios
para que tomen acciones que beneficien al Equipo Trump.
• Utilizar agencias federales para justificar o apoyar las tácticas de la campaña de Trump. En uno de los movimientos más agresivos
realizados en uno de los ejercicios de TIP, el equipo Trump hizo que el fiscal general Bill Barr ordenara la confiscación de las
boletas por correo para garantizar que se detenga el conteo de votos.
En los ejercicios de TIP, cuando el Equipo Trump estaba atrasado en la votación popular, se movieron rápidamente para tratar de cambiar la
narrativa y alterar los estándares de la prueba. Su estrategia era obligar al equipo Biden a "probar algo negativo": que no hubo fraude electoral.
Los ejercicios sugieren que es probable que Trump y sus partidarios participar en una campaña de desinformación orquestada para moldear
la percepción del público - de hecho, percepción errónea - de los "hechos" que sustentan una disputa sobre los resultados electorales. En los
ejercicios de TIP, una vez que se afianzó una narrativa que puso en duda los resultados de las elecciones, el Equipo Trump pudo convencer
con éxito a las legislaturas estatales controladas por el Partido Republicano de que presentaran listas separadas de electores que declararan
a Trump como el ganador.⁵

Los activos estratégicos de Biden incluyen gobernadores demócratas y secretarios de estado en estados indecisos (especialmente en Carolina
del Norte, Michigan, Pensilvania y Wisconsin); un sentimiento ampliamente compartido en el Partido Demócrata de que los sistemas de
votación actuales, así como el colegio electoral, son estructuralmente antidemocráticos; y un deseo generalizado y profundamente arraigado,
por parte de los demócratas en todo el país, de salir del caos de la administración Trump. En todos los escenarios examinados en los ejercicios
de TIP, incluso cuando todavía se estaban contando los votos, el Equipo Biden se movió rápidamente para tratar de proyectar la capacidad
de gobernar, anunciando los nominados al gabinete, una agenda para los primeros 100 días y el apoyo bipartidista para su administración.

Durante los ejercicios el equipo de Biden y los oficiales Demócratas electos tomaron los siguientes pasos:

• Organizar 1.000 “influencers” para denunciar los esfuerzos por robarse las elecciones.
• Organizar a todos los presidentes vivos para que apoyen a Biden y denuncien los esfuerzos de la administración Trump para
subvertir el proceso democrático.
• Reclutar gobernadores republicanos moderados como Baker (MA) y Hogan (MD) para formar una Coalición de “Protección
Electoral”.
• Trabajar con los funcionarios electos demócratas locales para llamar al Ayudante General de la Guardia, junto con representantes
del sector tecnológico, para monitorear el conteo de votos.
• Organizar un “Día Nacional para la Restauración de la Democracia” bipartidista y un “Día Nacional de la Unidad”, ambos con
líderes religiosos.

• Intentar una huelga de capital y un paro laboral como parte de un esfuerzo general para presionar a los líderes corporativos a
insistir en que se cuenten todas las papeletas.

Durante los ejercicios de TIP, estos movimientos tuvieron una capacidad limitada para detener el impulso del Equipo Trump para desacreditar
o disputar los resultados. La única excepción fue el escenario, descrito con más detalle más adelante, donde Biden ganó el voto popular por
un amplio margen pero aún perdió el colegio electoral, y la respuesta fue agresiva y coordinada. El equipo Trump fue consistentemente más
despiadado que el equipo Biden, más dispuesto a ignorar las normas democráticas existentes, a utilizar la desinformación, a desplegar
agencias federales para promover los intereses personales y electorales de Trump y a participar en campañas de intimidación. El equipo
Biden en general se sintió limitado por un compromiso con las normas y el deseo de reprimir la violencia y reducir la inestabilidad.

Al mismo tiempo, los ejercicios de escenarios también revelaron que para muchos demócratas y distritos electorales demócratas clave, esta
elección representa una crisis existencial, la última oportunidad para detener una rápida y potencialmente irreversible caída de Estados
Unidos hacia el autoritarismo y el nativismo desenfrenado. Algunos participantes en los ejercicios observaron que si el exvicepresidente
Biden gana el voto popular pero pierde el Colegio Electoral, habrá presión política de las bases del Partido Demócrata y de las bases
independientes organizaciones para evitar un segundo mandato de Trump. En el escenario que reflejaba más fielmente los resultados de las
elecciones de 2016 (por ejemplo, el candidato demócrata gana el voto popular pero pierde el Colegio Electoral), el Equipo Bid en presionó
para anular los resultados certificados en los estados con gobernadores demócratas y negoció arduamente por reformas estructurales
permanentes a cambio de reconocimiento de una victoria de Trump. Para tomar esta acción más sólida, el Equipo Biden tuvo que ofrecer un
frente demócrata unido, lo que significó coordinarse de manera efectiva con los funcionarios estatales del partido, así como con las
organizaciones de base y activistas. Si bien la mayoría de los participantes creían que la campaña de Trump tiene la capacidad de la vida real
para movilizar y, en gran medida, dirigir y controlar las acciones de los partidarios de Trump, varios participantes expresaron serias dudas
sobre la capacidad de la campaña de Biden para movilizar o controlar a la izquierda. -activistas del ala. (También expresaron dudas sobre
La voluntad futura de Trump de respetar cualquier acuerdo alcanzado durante el período electoral).

El período del 4 de noviembre al 14 de diciembre prepara el escenario para una posible pelea en el Congreso el 6 de enero de 2021. Los
ejercicios de escenarios no tuvieron la representación adecuada de los estados individuales para comprender adecuadamente cómo se
comportarían probablemente toda la gama de instituciones y actores estatales. Los equipos a menudo pudieron convencer a las legislaturas
o gobernadores estatales de que presentaran una lista de electores contraria al voto popular, pero no está claro qué tan realista es esta
posibilidad política, o si cualquiera de las campañas la está considerando activamente.

3. Como titular sin normas, el presidente Trump tiene una gran ventaja.

Los ejercicios de escenarios de TIP subrayaron una verdad básica: un titular que se postule para la reelección puede usar los poderes de la
presidencia con gran ventaja, particularmente si las normas tradicionales se consideran sin importancia y el titular está dispuesto a correr el
riesgo de que un tribunal eventualmente dictamine que sus acciones son ilegales. El ejercicio identificó los siguientes poderes presidenciales
como los más propensos a ser utilizados indebidamente para manipular resultados o interrumpir la transición: la capacidad del presidente
para federalizar la guardia nacional o invocar la Ley de insurrección para desplegar militares en servicio activo a nivel nacional; su capacidad
para iniciar investigaciones sobre oponentes; y su capacidad para utilizar el Departamento de Justicia y / o las agencias de inteligencia para
poner en duda resultados electorales o desacreditar a sus oponentes. El presidente y los miembros clave de su administración también pueden
hacer referencia a documentos clasificados sin divulgarlos, manipular información clasificada o de forma selectiva publicar documentos
clasificados con fines políticos, alimentando rumores fabricados. Los participantes señalaron que los poderes presidenciales adicionales
sujetos a mal uso incluyen la capacidad de congelar activos de individuos y grupos que el presidente determine que son una am enaza, y su
capacidad para restringir las comunicaciones de Internet en nombre de la seguridad nacional.

Muchos participantes expresaron su preocupación por el hecho de que el Departamento de Justicia se haya politizado y utilizado para
proporcionar cobertura legal a las acciones del presidente. En una simulación de TIP, los equipos que jugaban contra el Departamento de
Justicia y el Director General de Correos tomaron medidas para confiscar las boletas que se enviaban por correo, supuestamente para
“salvaguardar” las boletas conforme a una investigación de fraude. Las elecciones también demostraron que hay un margen considerable
para utilizar la interferencia extranjera, real o inventada, como pretexto para poner en duda la resultados electorales o de manera más general
para crear incertidumbre sobre la legitimidad de la elección.
Los ejercicios de escenarios revelaron muy pocos controles significativos sobre las autoridades ejecutivas del Equipo Trump de los miembros
republicanos del Congreso o designados políticos en agencias federales.6 Durante los ejercicios del TIP, los equipos que jugaban como
funcionarios electos republicanos y designados políticos con frecuencia actuaron al unísono para apoyar al Equipo Trump. Donde el Partido
Republicano rompió filas, podría ser decisivo. Hubo un caso en el que cuatro republicanos Los senadores rompieron con Trump cuando el
Congreso consideró la lista de electores y entregó la victoria a Biden. La única área de genuina incertidumbre relacionada con si el Equipo
Trump podría convencer a los militares de desplegar tropas en servicio activo a nivel nacional. En el escenario, los militares se negaron a
apoyar al equipo Trump, pero hubo preocupación de que esto reflejara un "sesgo de lo reciente" dado que los ejercicios se llevaron a cabo
poco después de que los participantes observaran la cautela de los militares a raíz de los eventos del 1 de junio de 2020 en Lafayette Square.

4. Un espectáculo de números en las calles y acciones en las calles pueden ser factores decisivos para determinar lo que el
público percibe como un resultado justo y legítimo.

Durante los ejercicios de TIP, el Equipo Biden casi siempre pidió y se basó en protestas masivas para manifestarse el compromiso del público
con un resultado "legítimo", con el objetivo de endurecer la determinación de los funcionarios electos demócratas de luchar y actuar, y
dramatizar lo que está en juego. Sin embargo, en la práctica, los participantes en el ejercicio señalaron que los activistas por la justicia racial
y otros probablemente actuarán independientemente de la campaña de Biden; los jugadores advirtieron repetidamente que estos movimientos
sociales son independientes, no están en deuda con el Partido Demócrata ni son una herramienta del mismo. Su apoyo o la capacidad de
Biden para movilizarlos no pueden darse por sentado. (Nota: los líderes de estos movimientos de base no estaban bien representados en los
ejercicios de simulación, por lo que los ejercicios de escenarios no probaron de manera contundente su probable receptividad a un llamado
de Biden para tomar las calles, o la capacidad de la campaña de Biden para controlar a estos actores una vez movilizados. .) Si algo, la escala
de las manifestaciones recientes ha aumentado las apuestas para que el Partido Demócrata construya lazos fuertes con las organizaciones de
base y responda a las demandas del movimiento.

Además, los ejercicios sugieren que existe una posibilidad significativa de movilizaciones callejeras simultáneas por parte de los partidarios
de Trump y Biden, en cuyo caso la posibilidad de violencia aumentará significativamente y las acciones de las fuerzas del orden se volverán
críticas. Cabe destacar aquí: el ejercicio de escenarios de TIP sugiere que el presidente Trump y sus seguidores más fervientes tienen todos
los incentivos para tratar de volver violentas las protestas pacíficas pro-Biden (o anti-Trump) con el fin de generar evidencia de que una
victoria demócrata equivale a “ ley de la calle." En el pasado reciente, el presidente Trump ha llamado en numerosas ocasiones a la “Segunda
Enmienda a la gente ”para defender sus derechos y ha pedido a sus seguidores que“ liberen ”estados con reglas restrictivas relacionadas con
COVID-19. Trump puede confiar en que los sustitutos incorporen a los agentes dentro de las protestas para fomentar la acción violen ta, y
puede movilizar a una variedad de agentes del orden (incluida la Guardia Nacional) tropas, ya sean federalizadas o bajo el control de
gobernadores republicanos) que podrían, sin el entrenamiento adecuado o si está dirigido por actores politizados, agravará las cosas. En
algunos escenarios examinados por TIP, el equipo Trump tuvo éxito al invocar la Ley de Insurrección y enviar tropas militares en servicio
activo a ciudades estadounidenses para "restaurar el orden", "proteger" los lugares de votación o confiscar papeletas "fraudulentas".

5. Es probable que Trump dé prioridad a sus intereses personales en el período de transición.


TIP construyó escenarios con la intención de iluminar los problemas en el período de transición, pero durante el ejercicio, los equipos activos
pasaron la mayor parte de su tiempo impugnando los resultados de las elecciones. Como resultado, los conocimientos sobre la transición
formal son algo limitados. Sin embargo, surgieron algunos temas:

• Toma el dinero y corre. Los participantes en los ejercicios de escenarios creían universalmente que la auto preservación del
presidente Trump y su familia será la primera y posiblemente la única prioridad de Trump si se ve obligado a admitir la derrota
electoral. Antes de dejar el cargo, podría maximizar el flujo de dinero federal en los negocios de Trump (jugadas: paquete de
ayuda directa COVID-19 para hoteles; trasladarse a Mar-a-Lago durante los últimos meses de su presidencia); negociar acuerdos
comerciales con países extranjeros; y depurar documentos que puedan incriminar a gobiernos extranjeros y socios comerciales
(por ejemplo, documentos relacionados con el asesinato de Jamal Khashoggi). El presidente Trump también podría lanzar su
próxima empresa comercial desde la Casa Blanca (las especulaciones incluyen "MAGA TV", posiblemente encabezada por el
yerno de Trump, Jared Kushner).
• Perdón a todos. En casi todos los escenarios de TIP, el Equipo Trump ejecutó o se preparó para el perdón de familiares, asociados
de campaña y de él mismo. Los jugadores tomaron diferentes enfoques en cada uno de los escenarios; en un escenario, Trump
renunció el 19 de enero de 2021, confiando en que Pence firmaría los indultos. En otro escenario, Trump ejecutó su propio perdón.
En el informe, los participantes señalaron que los indultos solo podrían impugnarse después de que él deje el cargo y alguien
presente cargos. Incluso con una comprensión amplia de los poderes de indulto, Trump no puede absolver a sí mismo de los
crímenes estatales. Sin embargo, podría impugnar el carácter de los funcionarios estatales, incluidos, por ejemplo, el personaje
de la fiscal del estado de Nueva York Leticia James, quien ha amenazado públicamente con emprender acciones legales contra
el presidente Trump cuando deje el cargo. Ciertamente intentará establecer la narrativa en Adelantar que cualquier esfuerzo para
responsabilizarlo a él y a sus aliados por las malas acciones y la ilegalidad es una venganza por motivos políticos.
• Empieza una aventura en el extranjero. Hubo bastante especulación de que Trump mismo podría iniciar una crisis extranjera poco
después de las elecciones o durante la transición, tal vez para cambiar la narrativa de los medios en torno a una elección
impugnada, intentar reunir sentimientos nacionalistas para él mismo, o aplacar a los líderes extranjeros con los que se sienta en
deuda, como Vladimir Putin. Algunos participantes señalaron que en caso de caos político en los Estados Unidos, ciertos
adversarios estadounidenses podrían envalentonarse para actuar de manera oportunista, especialmente si la contienda electoral
generaba incertidumbre sobre quién actuaba precisamente como Comandante en Jefe. Desde una perspectiva de seguridad
nacional, los participantes expresaron su preocupación por la vulnerabilidad de Estados Unidos durante una elección impugnada.
• Destruye la evidencia. En un esfuerzo por preservar el legado del presidente y frustrar futuras investigaciones criminales, el
equipo Trump ordenó la destrucción de numerosos documentos en varios de los ejercicios. El equipo Trump también clasificó
muchos más documentos como ultrasecretos y amplió el uso de la no divulgación de acuerdos.
• Interrumpe el proceso de transición. En varios de los ejercicios de TIP, el equipo Trump se negó a proporcionar autorizaciones o
sesiones informativas para los miembros propuestos de la administración entrante de Biden, ofreciendo solo lo que ya es de
dominio público. El equipo Trump intentó desacreditar al equipo de transición ("Estamos cooperando, pero no con los agentes
demócratas de Antifa"). En un informe, un participante Presionó la preocupación de que el Fiscal General Barr pudiera iniciar
una investigación falsa sobre los "vínculos terroristas" del equipo de transición de Biden para justificar la vigilancia y / o facilitar
una operación de bandera falsa antes de las elecciones o cuando las elecciones aún están siendo impugnadas. Otros expresaron
la preocupación de que si Trump pierde mucho, podría renunciar en el acto, convirtiendo al vicepresidente Pence en presidente
interino durante el período de transición. Pocos participantes encontraron plausible imaginar a un Trump derrotado participando
con gracia en el rito habitual de pasar el testigo al próximo presidente el día de la toma de posesión.

Durante varios de los ejercicios de TIP, el Equipo Biden intentó entablar negociaciones con el Equipo Trump sobre un perdón y una transición
elegante, pero esas propuestas fueron rechazadas constantemente. En varios casos, el equipo Biden se ofreció a hablar sobre indultos. En un
caso, la estrategia del Equipo Biden, en previsión de una pérdida final, fue fortalecer su mano para negociar un paquete de reformas
estructurales al sistema democrático (incluida la creación de estados de DC y Puerto Rico, la abolición del Colegio Electoral y la exigencia
de la Suprema Los jueces de la corte se jubilarán a los 70) No está claro si la falta de compromiso durante estos ejercicios de escenarios
debería verse como un predictor del comportamiento futuro probable de Trump y sus representantes, o si la estructura de juego de los
ejercicios de escenarios recompensaba las acciones partidistas. Lo que está claro es que, si se enfrenta a tener que negociar un "paquete de
salida" con el equipo entrante de Biden, el presidente Trump tiene incentivos para aumentar el caos o daño a las instituciones durante el
proceso de transición, a fin de mejorar su apalancamiento negociador. con respecto a ese paquete de salida.

Recomendaciones para Evitar una Crisis.

Las recomendaciones a continuación son preliminares y TIP está buscando activamente comentarios sobre estas recomendaciones, que se
revisarán según sea necesario en función de los comentarios recibidos. Algunas de estas recomendaciones ya están siendo contempladas e
implementadas por organizaciones independientes.

TIP no tiene ningún papel en asesorar campañas sobre estrategia, y las campañas tomarán acciones independientes. Los borradores de
recomendaciones a continuación están dirigidos a funcionarios gubernamentales, actores de la sociedad civil y otras partes interesadas
interesadas en salvaguardar la integridad del proceso de transición y elecciones de 2020.

• Un plan para una elección impugnada.

Probablemente no habrá una "noche de elecciones" este año; Se espera que un número sin precedentes de votantes

use boletas por correo, que casi con seguridad retrasarán el resultado certificado durante días o semanas. Una demora proporciona una
ventana para que las campañas, los medios de comunicación y otros pongan en duda la integridad del proceso y aumenten las tensiones entre
los campos en competencia. Como cuestión legal, un candidato que no esté dispuesto a ceder puede disputar las elecciones hasta enero.

Todos los interesados en proteger la legitimidad de los procesos de planificación de elecciones y transición deben hacer planes ahora sobre
cómo responder en caso de una crisis.
• Si hay una crisis, los eventos se desarrollarán rápidamente y se les pedirá a los líderes con falta de sueño que tomen
decisiones importantes rápidamente. Pensar en las opciones ahora ayudará a garantizar mejores decisiones.
• Los planificadores deben tomar en serio la noción de que esto bien puede ser una pelea callejera, no una batalla legal;
Las soluciones tecnocráticas, los tribunales y la dependencia de las élites que observan las normas no son la respuesta
aquí.
• Es necesario contar con personal y recursos dedicados al menos hasta fines de enero.

• Los medios de comunicación tienen la responsabilidad particular de preparar al público para la posibilidad de que los
resultados no se conozcan la noche de las elecciones, de comunicar los resultados de las elecciones con precisión y
de planificar la cobertura de una elección impugnada de una manera que reduzca, en lugar de inflamar, las tensiones.

• Concéntrese en la preparación en los estados, proporcionando apoyo político para un recuento completo y preciso.
Consíguelo aquí mismo para evitar una crisis.

Nuestro sistema electoral descentralizado coloca un gran poder en manos de los actores estatales, incluidos Gobernadores, Secretarios de
Estado, Procuradores Generales y Legislaturas. Los funcionarios electorales necesitarán apoyo político y público para llevar el proceso hasta
su conclusión.

• Los funcionarios electorales estatales y locales deben comunicarse con el público con anticipación, aclarando cómo se contarán
las papeletas, cuándo se podrán conocer los resultados y cómo se resolverán las disputas. Los actores estatales deben comprender
y utilizar los recursos legales disponibles bajo la ley estatal para abordar confusión y preguntas sobre el recuento.
• Los actores estatales, particularmente aquellos en estados indecisos, deberían preguntarse: ¿Cuáles son los incentivos políticos
específicos para ciertas acciones en el período postelectoral en su estado? ¿Cuál es el riesgo de que la legislatura estatal o el
gobernador certifiquen un resultado en desacuerdo con el voto popular? ¿Cuáles son los riesgos de que se frustre un recuento
completo? ¿Cuál es la historia de los delitos de odio y otros actos de violencia? ¿Quiénes son las personas influyentes clave en
los medios de comunicación y entre los activistas locales que pueden afectar las percepciones políticas y movilizar la acción
política? ¿Pueden ser abordados e informados sobre estos temas ahora, para establecer compromisos previos para desempeñar un
papel constructivo en caso de una elección impugnada?
• Los grupos, coaliciones y redes deben prepararse ahora para establecer la infraestructura de comunicación y organización
necesaria para apoyar la movilización masiva. Si hay una crisis, casi todas las estrategias para proteger el proceso democrático
dependen de la movilización masiva y, en particular, de que la gente salga pacíficamente a las calles en grandes cantidades,
potencialmente durante un período prolongado. Los grupos de construcción de bases en el lado progresista necesitarán anclar
esta estrategia, pero su éxito probablemente dependerá del apoyo y la provisión de recursos para los líderes de la justicia racial
nuevos y emergentes, muchos de ellos que no están afiliados a instituciones y coaliciones formales.

• Nombra el elefante en la sala: el presidente Trump no está llevando a cabo una campaña de reelección normal.
Existe una diferencia entre postularse para la reelección e intentar mantenerse en el poder por cualquier medio posible. Un titular que ignora
las normas tiene activos que pueden influir en el resultado. Las acciones y declaraciones del presidente Trump a lo largo de su presidencia
plantean serias preocupaciones sobre si cumplirá con las normas de nuestro sistema electoral. Todos, en particular los medios de
comunicación y los actores no partidistas, deben evitar “ambos lados”, el instinto de parecer neutrales al postular falsas equivalencias entre
infracciones o ilegalidades mayores y menores de las normas.

Es especialmente preocupante la capacidad del presidente para federalizar la guardia nacional; para desplegar el ejército místicamente iniciar
investigaciones sobre opositores y congelar sus activos; e incluso para controlar la comunicación en nombre de la seguridad nacional. La
politización del Departamento de Justicia agrega una dimensión preocupante adicional, que incluye si la agencia podría proporcionar
cobertura legal a las acciones del presidente y cómo podría hacerlo. En julio, el Departamento de Seguridad Nacional envió agentes federales
a Portland, Oregon. bajo autoridad legal cuestionable y en contra de la voluntad de los funcionarios locales. Los agentes detuvieron a las
personas y utilizaron gases lacrimógenos, balas de goma y armas acústicas sobre los manifestantes. Esto sigue el bien publicitado y
ampliamente condenó acciones en Lafayette Square en junio, donde las tropas de la Guardia Nacional y la Policía de Parques de EE. UU.
Lanzaban gas lacrimógeno sobre los manifestantes para permitir que el presidente Trump se tome una foto frente a una iglesia.

• Los líderes del Congreso deben realizar audiencias de supervisión, establecer expectativas claras con anticipación sobre la
conducción de la elección, y buscar garantías anticipadas de los jefes militares y de agencias sobre sus planes y conducta. Se debe
presionar al Departamento de Seguridad Nacional para que investiguen y publiquen más enérgicamente las pruebas de
interferencia extranjera.
• Los líderes militares y encargados de hacer cumplir la ley deben estar particularmente atentos a la posibilidad de que los actores
partidistas busquen manipular o hacer mal uso de sus poderes coercitivos para fines políticos inapropiados. Concretamente, tanto
a nivel estatal como federal, los actores partidistas (incluido el propio presidente Trump) pueden buscar desplegar fuerzas del
orden, tropas de la guardia nacional y militares potencialmente en servicio activo (bajo la Ley de Insurrección) para "restaurar el
orden" de una manera que beneficie principalmente un candidato, o participar en esfuerzos que interrumpan el proceso de conteo
de votos. Los líderes militares y de las fuerzas del orden deben planificar ahora estas posibilidades para evitar convertirse en
peones involuntarios en una batalla partidista.
• Se debe educar a los funcionarios públicos sobre sus obligaciones legales de respetar la constitución. Quienes denuncian los
abusos de poder pueden necesitar protección y apoyo político, y asistencia legal, ya que pueden enfrentar represalias.
• Los periodistas y los perros guardianes independientes pueden comenzar a cultivar fuentes e historias de investigación ahora que
están en condiciones de hacer sonar la alarma en caso de que los actores dentro o fuera del gobierno intenten desacreditar los
resultados legítimos de las elecciones.

• Aborde las dos mayores amenazas de frente: las mentiras sobre el “fraude electoral” y la escalada de violencia.

A pesar de la abrumadora evidencia de que el fraude electoral es extremadamente raro, afirmar falsamente un fraude es táctica para socavar
la confianza de los votantes en los resultados electorales, y Trump ya la está usando. Otro significativo
La preocupación es que si tanto los partidarios de Trump como los de Biden salen a las calles, aumentará el riesgo de un conflicto violento,
especialmente porque el presidente Trump ha alentado repetidamente a sus partidarios a tomar las armas. También es probable que las
operaciones de inteligencia extranjeras intenten avivar la discordia interna. Los extremistas pueden usar plataformas de redes sociales y
herramientas de comunicación como Facebook Messenger para difundir mentiras rápida y ampliamente y organizar a las personas para que
tomen medidas extremas. (Ya hemos visto esto, por ejemplo, a través de engaños destinados a alentar a los activistas armados de derecha a
reunirse contra amenazas inexistentes).

• Los líderes confiables y los medios de comunicación deben desafiar públicamente las afirmaciones de fraude del presidente
Trump, incluyendo que todas las boletas electorales por correo son fraudulentas. Esto debería describirse como el primer paso de
una estrategia para interrumpir o ignorar los resultados oficiales. Los funcionarios electorales y otras personas que estén en
condiciones de lanzar grandes campañas de información pública deben explicar la larga tradición del voto ausente, así como las
salvaguardas vigentes para asegurar las boletas por correo y proteger los resultados.
• Los funcionarios públicos y las fuerzas del orden deben planificar protestas a gran escala, brindar apoyo a las manifestaciones
pacíficas que están protegidas por la Primera Enmienda y pensar detenidamente cómo lidiar rápidamente con los elementos
violentos, algunos de los cuales pueden ser agentes provocadores.
• Los manifestantes pacíficos necesitarán capacitación especializada en técnicas de desescalada y no violentas, y sobre cómo
documentar la naturaleza no violenta de sus protestas, dada la probabilidad de que los agitadores intenten culparlos de cualquier
violencia.
• Los medios de comunicación, los organizadores y las campañas deben desarrollar estrategias para promover informes precisos
con líderes confiables y para interrumpir y limitar las campañas de desinformación.
• Las plataformas de redes sociales deben asumir un papel de liderazgo para garantizar, como mínimo, la seguridad de los
trabajadores electorales y otras personas involucradas en el recuento de votos, por ejemplo, manteniendo la información personal
y las cuentas seguras. Las plataformas de redes sociales también deben elevar a funcionarios confiables e información precisa,
eliminar mentiras y desinformación, y negarse a dar voz a quienes provocan u organizan acciones violentas.

• Anticípese a una difícil transición administrativa.

Como exige la ley, el proceso formal de transición ya ha comenzado. Hay reglas que aseguran que los equipos de transición tengan acceso
a los recursos del gobierno y que se les informe incluso si la elección aún está impugnada. Pero estas protecciones legales no protegen contra
el potencial de las acciones imprudentes y egoístas que el presidente Trump podría tomar si está saliendo de su cargo.

• Los equipos de transición deberán planear hacer dos cosas simultáneamente: posiblemente defenderse de las acciones disruptivas
de Trump cuando salga de su cargo; y encontrar soluciones creativas para garantizar que los equipos de aterrizaje puedan acceder
a la información y los recursos que necesitan para comenzar a prepararse para gobernar.
• En este caso, los funcionarios públicos también necesitarán orientación legal independiente y posiblemente protecciones a los
denunciantes. Necesitan saber qué información pueden y no pueden revelar a los equipos de transición, cómo preservar los
documentos gubernamentales, qué constituye una instrucción ilegal y cómo hacer sonar la alarma.
• Los líderes del Congreso y los abogados deben anticipar que Trump hará un uso estratégico de los indultos para frustrar futuros
enjuiciamientos penales, concertar acuerdos comerciales con gobiernos extranjeros que beneficien al presidente Trump y su
familia, intentar sobornar y silenciar a los asociados, desclasificar documentos confidenciales e intentar desviar fondos federales
a los negocios de Trump.

Apéndice C: Resúmenes de juego.

TIP organizó cuatro juegos separados. Las acciones clave y los conocimientos de cada turno de cada juego se describen a continuación. Los
turnos dos y tres se combinan en estas descripciones ya que todos los juegos llegaron a un punto final lógico al final del turno dos o al
principio del turno tres. También se utilizaron partes de la curva tres para resumir conclusiones clave del juego. Éstas no son descripciones
completas, pero señalan movimientos importantes y estrategias de cada juego.

Juego Uno, Resultados Ambiguos.

El primer juego investigó un escenario en el que el resultado de las elecciones no estaba claro desde la noche de las elecciones y durante
todo el juego. El resultado de las elecciones se basó en los resultados de tres estados: Carolina del Norte, Michigan y Florida. Diferentes
combinaciones de resultados de esos estados podrían resultar en un rango de los resultados finales de las elecciones, incluido un empate en
el Colegio Electoral 269-269. Se produjo un "cambio azul" durante el juego en el que lo que inicialmente parecía una probable victoria de
Trump cambió en el segundo turno para parecer una victoria de Biden.

Ronda uno: (Noviembre 3 — Noviembre 10)

• La Campaña Trump comenzó el juego pidiendo a Biden que concediera en función de los resultados de la votación en persona
de la noche de las elecciones, que se inclinó hacia el presidente Trump y el Partido Republicano. La campaña de Trump también
utilizó el "púlpito de intimidación" de la Presidencia y su influencia con los medios de comunicación de derecha para bloquear
las declaraciones de la noche de las elecciones, cuestionar las boletas por correo o la legitimidad de los recuentos de votos el día
posterior a las elecciones y obtener el apoyo de los funcionarios republicanos en varios estados para detener de inmediato el
recuento de votos.
• El equipo de la campaña de Trump pidió al Departamento de Justicia (DoJ) que desplegara agentes federales en la nación para
“asegurar” los lugares de votación y preparar a la Guardia Nacional para un posible despliegue para mantener el orden contra
posibles protestas. El Procurador General Barr instruyó al Departamento de Justicia que apoye el litigio que evitaría un mayor
conteo de las boletas por correo.
• En la noche de las elecciones, la Campaña Biden declaró que la victoria era inminente y pidió que se contaran todos los votos.
El equipo movilizó una red de influyentes élites bipartidistas, funcionarios electos y oficiales militares retirados para hablar con
la prensa y denunciar cualquier esfuerzo por reprimir el conteo de la
votación. La Campaña Biden también pidió manifestaciones pacíficas, haciéndose eco del llamado a contar cada voto.
• Los funcionarios electos republicanos apoyaron públicamente la victoria de Trump y las acusaciones de fraude electoral, pero no
llegaron a apoyar el despliegue de las fuerzas militares. Los funcionarios electos demócratas fueron proactivos en los estados
donde ocupaban cargos para garantizar que se contaran los votos y para construir coaliciones bipartidistas para supervisar y
proteger el recuento.

Ronda dos y tres.

• El equipo de la campaña de Trump volvió a intentar federalizar la Guardia Nacional para poner fin a un mayor conteo de votos
y pidió a los partidarios que participaran en grandes cantidades. Se estableció en la Campaña Biden un equipo de transición
bipartidista y partidarios movilizados para garantizar que el recuento de votos se completara a fondo.
• Los funcionarios de ambos partidos buscaron bloquear o anular los resultados en estados clave, incluyendo la búsqueda de
utilizar legislaturas y gobernadores estatales amistosos para enviar grupos de electores suplentes o adicionales. Después de las
tiradas de dados, la mayoría de estos esfuerzos fracasaron.
• A medida que se desarrollaba el escenario, Carolina del Norte se fue a Biden y Florida a Trump, dejando a Michigan como el
estado decisivo. Allí, un individuo deshonesto destruyó una gran cantidad de votos que se creía haber apoyado a Biden, dejando
a Trump con una estrecha victoria electoral. El gobernador de Michigan usó esta anormalidad como justificación para enviar a
DC un grupo separado de electores pro-Biden.
• Ninguna campaña estuvo dispuesta a aceptar el resultado y pidió a sus seguidores que participaran en las
calles para influir en el resultado. El equipo de la campaña Trump intentó coaccionar o influir en los electores individuales. El
presidente Trump también invocó la Ley de Insurrección.
• El resultado del escenario dependía de cómo los funcionarios electos de los dos partidos se dirigieran a la lista separada de
electores de Michigan. Los funcionarios republicanos afirmaron que, como presidente del Senado, el vicepresidente Pence podía
optar legalmente por aceptar o rechazar electores como quisiera.

• No hubo una resolución clara del conflicto en la sesión conjunta del Congreso del 6 de enero; los partisanos de ambos lados
seguían reclamando la victoria, lo que llevó al problema de dos reclamos del poder del Comandante en Jefe (incluido el acceso a
los códigos nucleares) al mediodía del 20 de enero.
Juego Dos, Limpiar la Victoria de Biden.

En este escenario, Biden ganó rotundamente en el Colegio Electoral y en el voto popular. La campaña de Trump inicialmente impugnó el
resultado de la votación. Una vez que quedó claro que los esfuerzos para revertir ese resultado. Era poco probable que tuviera éxito, la
Campaña Trump giró hacia una estrategia de autopreservación y limitación de la responsabilidad legal futura.

Ronda uno.

• La campaña Trump inicialmente alegó un fraude masivo y pidió investigaciones conjuntas del DNI y el DOJ sobre los resultados
de las elecciones. Estas acusaciones fueron reforzadas por funcionarios electos republicanos. Tanto la campaña de Trump como
el equipo republicano pidieron a los medios que arrojen dudas sobre los resultados. (A diferencia de otros escenarios, nunca
intentaron que las legislaturas estatales repudiaran el voto popular certificado en los estados, o para frustrar los procesos de la ley
estatal para el escrutinio de las papeletas).
• La campaña Trump maximizó los fondos federales para las empresas de Trump al reubicar temporalmente
al presidente y su personal a Mar-A-Lago y persiguiendo turbios negocios en el extranjero.
• El Senado controlado por el Partido Republicano impulsó las nominaciones judiciales pendientes.
• La campaña Trump buscó proteger al presidente Trump y su equipo de cualquier peligro criminal futuro preparando indultos para
todas las personas relacionadas con la administración, independientemente de la culpa admitida o percibida.
• La campaña de Biden aseguró con éxito el resultado de las elecciones y también trabajó para forjar coaliciones con los
funcionarios republicanos electos - que las tiradas de dados concedieron hasta cierto punto - mientras se toman medidas públicas
para "sanar al país" a través de manifestaciones y discursos públicos.
• El equipo de Representantes Electos Demócratas también presionó por una alianza bipartidista a través de una Coalición de
Protección Electoral como una forma de aislar los resultados de las investigaciones del DOJ / DNI. También intentaron reclutar
"electores infieles", aunque el juego no lo concedió. (Desde el juego se jugó, SCOTUS se ha pronunciado unánimemente contra
la infidelidad).

Ronda dos y tres.

• El equipo de la Campaña de Biden enfatizó la creación de un proceso de transición creíble. La Campaña Trump buscó obstaculizar
esto, pero el Equipo del Gobierno Federal confirmó que varios funcionarios públicos buscarían habilitarlo independientemente
de las instrucciones de la Casa Blanca.
• El equipo de Trump otorgó indultos a miembros de la familia Trump, aliados políticos y funcionarios del gabinete, junto con
demócratas prominentes, incluidos Hunter Biden y Hillary Clinton, por delitos no especificados.
• • La Campaña Trump tomó medidas para posicionar a Donald Trump o su hijo Donald Trump Jr.
postularse para la reelección en 2024. La Campaña Trump anunció la nueva estación "MAGA TV", con imágenes documentales
de las últimas semanas de Trump en el cargo.
• El equipo de la Campaña Trump también buscó instalar aliados cercanos en posiciones de influencia en RNC y distraer la
atención pública de los esfuerzos del presidente por su autopreservación y su influencia continua en el partido mediante una
retórica creciente con Irán.
• La Campaña Biden se mantuvo enfocada en la transición y sentar las bases para gobernar. El equipo de Representantes Electos
Demócratas apoyó el esfuerzo de Biden, pero también comenzó el proceso de preparación para la investigación de Trump, su
familia y sus asociados.
• Los funcionarios electos republicanos se reorientaron en las respuestas estatales al COVID-19, mientras que el gobierno federal
vio un éxodo masivo de nombramientos políticos alineados con Trump.

Juego Número Tres: Limpiar la Victoria de Trump.

El tercer escenario planteaba una cómoda victoria en el Colegio Electoral para el presidente Trump - 286-252 – pero también una victoria
popular significativa — 52% - 47% - para el ex vicepresidente Biden. El juego terminó en una crisis constitucional, con amenazas de secesión,
y la posibilidad de un declive hacia el autoritarismo o un conjunto radicalmente renovado de reglas democráticas que aseguren que prevalezca
la voluntad popular (abolición del Colegio Electoral, haciendo que los estados de DC y Puerto Rico y otros cambios). Los movimientos y
acciones clave incluyen:

• La campaña Trump tenía dos objetivos principales desde el principio del escenario. La primera prioridad fue legitimar los
resultados del Colegio Electoral impulsando narrativas que pusieran en duda al ex vice
• La victoria del voto popular del presidente Biden y retratar las protestas generalizadas del presidente Trump como antiamericano,
antidemocrático y promotor del dominio de la mafia. La Campaña Trump colocó agentes provocadores en las protestas en todo
el país para garantizar que estas protestas se volvieran violentas y
ayudó a promover la narrativa de una insurrección violenta contra un presidente legítimamente elegido.
• La segunda prioridad de la Campaña Trump fue consolidar el poder para reducir o eliminar el "
Estado Profundo y una resistencia institucional más amplia a la agenda del presidente Trump para su segundo mandato. Las
medidas específicas incluyeron promociones selectivas de personal militar con "puntos de vista proestadounidenses", acelerar las
nominaciones judiciales, aumentar los incentivos financieros para las grandes empresas y trabajar con los estados para maximizar
el control del Partido Republicano mediante la redistribución de distritos.
• El equipo de funcionarios electos republicanos apoyó los esfuerzos de Trump para reprimir las protestas. Establecer "la ley y el
orden" y derrotar a los "anarquistas" fue un llamado unificador. Pero presionaron al presidente Trump que "frenó" los esfuerzos
más agresivos y abiertos de la campaña para consolidar el poder, en parte por preocupación de que perderían el apoyo de los
demócratas moderados necesario para declarar públicamente legítima la victoria de Trump.
• La acción más trascendental del primer turno fue la retractación de la campaña de Biden de su
concesión de la noche de elección. Aprovechó la indignación del público de que por tercera vez en 20 años un candidato perdió
el voto popular pero ganó el Colegio Electoral. También capitalizaron la preocupación por la supresión generalizada de votantes
antes y el día de las elecciones. La Campaña Biden comenzó el juego animando a tres estados con gobernadores demócratas —
Carolina del Norte, Wisconsin y Michigan— a pedir recuentos. A medida que se desarrollaba el juego, los gobernadores de dos
de los tres (Wisconsin y Michigan) envió listas separadas de electores para contrarrestar los enviados por la legislatura estatal.
• El Partido Republicano no logró convencer a los demócratas moderados en la Cámara de que rompieran filas con la resistencia
demócrata y apoyaran la victoria electoral de Trump, para sorpresa del Partido Republicano. Parte de La estrategia aquí fue atacar
el Colegio Electoral y afirmar que los votos populares certificados en estos estados eran cuestionables debido a la supresión de
votantes.
• Al final del primer turno, el país se encontraba en medio de una crisis constitucional en toda regla caracterizada por: 1) Caos
político; 2) Amenazas de violencia generalizadas y violencia real esporádica en las calles; y 4) Una información hostil, peligrosa,
sumamente partidista y frecuentemente sin restricciones y entorno mediático.

Rondas dos y tres.

• La Campaña Biden alentó a los estados occidentales, particularmente a California, pero también a Oregon y Washington,
conocidos colectivamente como "Cascadia", a separarse de la Unión a menos que los republicanos del Congreso acordaran un
conjunto de reformas estructurales para arreglar nuestro sistema democrático y asegurar el gobierno de la mayoría. Con el consejo
del presidente Obama, la Campaña Biden presentó una propuesta para 1) Dar la estadidad a Washington, DC y Puerto Rico; 2)
Dividir a California en cinco estados para representar con mayor precisión a su población en el Senado; 3) Requerir que los jueces
de la Corte Suprema se jubilen a los 70 años; y 4) Eliminar el Colegio Electoral, para asegurar que el candidato que gane al voto
popular se convierta en Presidente.
• A medida que evolucionó el escenario, el equipo Trump centró sus esfuerzos en abrir una brecha en la dispar y, en opinión de
muchos participantes, frágil coalición demócrata. Por ejemplo, durante el segundo turno, Trump concedió una entrevista a The
Intercept en la que afirmó que habría perdido las elecciones si Bernie Sanders hubiera sido nominado.
• El enfoque del equipo Trump en los turnos dos y tres también enfatizó la creación de las condiciones para
obligar a la Campaña Biden a tomar acciones provocativas y sin precedentes, como apoyar La secesión de California o el envío
de una segunda lista de electores, eso contribuyó a una narrativa más amplia de los demócratas que intentaban orquestar un golpe
ilegal. El equipo también trató de posicionar al presidente Trump como un "unificador", trabajando con los principales directores
ejecutivos, realizando un evento unificador en el Lincoln Memorial, ofreciendo establecer una comisión para revisar las reglas
electorales, y priorizando la seguridad frente a los grupos radicales. apoyando a Joe Biden y tratando de destruir Estados Unidos.
• Uno de los movimientos más importantes fue que el equipo Biden el 6 de enero provocó un colapso
en la sesión conjunta del Congreso logrando que la Cámara de Representantes acuerde otorgar la
presidencia a Biden (basado en las presentaciones alternativas pro-Biden enviadas por gobernadores pro-Biden). Pence y el
Partido Republicano se negaron a aceptar esto, declarando en cambio que Trump fue reelegido bajo la Constitución debido a su
victoria en el Colegio Electoral. Esta división partidista quedó sin resolver porque ninguno de los bandos retrocedió y el 20 de
enero llegó sin un solo presidente electo con derecho a ser Comandante en Jefe después del mediodía de ese día. No estaba claro
qué harían los militares en esta situación.

Juego Cuatro: Victoria Estrecha de Biden.


El escenario final exploró una estrecha victoria de Biden donde lidera con menos del 1% del voto popular el día después de las
elecciones, y se prevé que obtenga 278 votos electorales. Fox News se encuentra entre las principales redes que convocaron la
elección de Biden, aunque la campaña de Trump no cede, lo que generó una competencia intensa que concluye con una transición
incómoda y combativa, pero en última instancia exitosa.
Primera ronda.

• La campaña Trump comenzó el juego alentando a las legislaturas estatales de Pensilvania, Wisconsin y Michigan a certificar una
lista separada de electores en apoyo del presidente Trump. A pesar de la oposición de la Campaña de Biden y los demócratas, las
legislaturas de Michigan y Pensilvania acuerdan enviar dos grupos de electores en apoyo de Trump.
• La campaña Trump participó en una campaña de desinformación grande y coordinada que se centró principalmente en la
legitimidad de las boletas electorales por correo. Esta campaña utilizó los medios de comunicación para amplificar las narrativas
de "elección robada" y "fraude electoral", y lanzó una ruidosa investigación del Departamento de Justicia sobre el fraude electoral.
El fiscal general Barr también tomó medidas para detener el conteo de boletas. Sustitutos de la campaña Trump liberados
información falsa de que Joe Biden había sufrido un ataque cardíaco en un intento de socavar las percepciones de la aptitud de
Biden para ocupar el cargo. La campaña de Biden disipó rápidamente esta información, pero Facebook mantuvo publicaciones
sobre el ataque al corazón.
• A pesar de todos estos movimientos durante la primera semana después de las elecciones, las tiradas de dados confirmaron que
la Campaña Biden mantuvo una pequeña ventaja.
• La Campaña Trump entendió que su estrategia más efectiva no era solo crear más dudas sobre la validez de los votos para Biden,
sino también sembrar más caos e interrupciones para que El presidente Trump podría posicionarse como el único capaz de
garantizar la ley y el orden. La Campaña Trump avivó el caos y el caos al instar a las fuerzas policiales locales a disolver las
manifestaciones Black Lives Matter y pro-Biden y alentar a los partidarios de Alt Right / Boogaloo a confrontar a los
manifestantes liberales.

Rondas dos y tres.

• La campaña de Biden enmarcó las acciones de Trump como feas y divisivas; involucrar a independientes y
republicanos moderados para hablar en contra de esta amenaza. Mitt Romney intentó convencer a republicanos y senadores para
apoyar la victoria de Biden. Después de fallar por primera vez, Romney prevaleció y convenció a otros tres senadores
republicanos de que reconocieran a Biden como presidente electo.
• Cuando se hizo evidente que la victoria de Biden sería certificada, el líder de la mayoría del senador Mitch McConnell señaló en
privado a varios republicanos que podían apoyar el esfuerzo de cruzar el pasillo de Romney, reconociendo que es más probable
que los republicanos moderados prevalezcan en 2022.
• La Campaña Biden organizó protestas masivas en todo el país. Una tirada de dados determinó que más de cuatro millones de
estadounidenses salieron a las calles de todo el país en apoyo de Biden, lo que permitió a
su campaña para ganar impulso en la batalla por la opinión pública. Durante estas manifestaciones se produjeron violentas
escaramuzas y vandalismo.
• Un momento crítico en el juego fue la filtración del Estado Mayor Conjunto de las discusiones internas
había tenido lugar sobre cómo manejar la situación en aumento, incluida la consideración de renunciar en protesta por los
continuos esfuerzos de Trump por sembrar disturbios. La fuga indicó que la articulación
del compromiso de los jefes era con la Constitución más que con el presidente o con un partido en particular. Una vez que el
Senado votó de acuerdo con la Cámara el 6 de enero, el ejército dejó en claro que estaba listo para apoyar a Biden como presidente
recién inaugurado el 20 de enero.
• Al sentir que las elecciones se desvanecían, los medios de comunicación de derecha siguieron estrategias particularmente
agresivas y provocativas. Infowars publicó una lista de direcciones, números de teléfono y otra información personal de los
electores que se comprometieron a votar por Joe Biden. El anuncio incluyó afirmaciones falsas que vinculan a 88 de estos
electores con Soros y 14 con el tráfico sexual de niños. Rush Limbaugh y otros acusaron a la campaña de Biden de aceptar ayuda
de China, un mensaje recogido por los principales medios de comunicación. Las páginas de memes de derecha, que tienen un
alcance un 340% mayor que cualquier otra pieza de contenido en Facebook, saturó el panorama en línea con llamamientos para
defender la Constitución
de enemigos tanto extranjeros como domésticos
• La victoria electoral de Biden fue certificada pero Trump se negó a abandonar la Casa Blanca. Comenzó a quemar documentos
y pruebas potencialmente incriminatorias, y continuó lanzando ataques contra la legitimidad de la elección. El presidente Trump
emitió una serie de indultos para los miembros de su
administración y él mismo antes de que el Servicio Secreto lo escoltara fuera de la Casa Blanca.
Pero el Servicio Secreto demostró su "cultura de profesionalismo" (como un miembro de la Federal Equipo de Gobierno indicó)
al indicar que sería “leal a la oficina, no a la persona” y por lo tanto escoltaría a Trump fuera de la Casa Blanca el 20 de enero.
• • Trump pasa a ejecutar TRUMP TV, un nuevo medio de comunicación que, inmediatamente después de su fundación, pide la
acusación del presidente Biden.
• A principios de enero de 2021, Biden ha comenzado las tareas de unir al país y tratar de sacar a Estados Unidos de su persistente
crisis económica y de salud pública relacionada con COVID-19. Él articula una serie de varios paquetes enfocados en
infraestructura y salud / COVID-19 y busca activamente involucrar a los republicanos del Senado en el proceso. La campaña de
Biden también anuncia que los gobernadores republicanos moderados Larry Hogan y Charlie Baker serán nominados para servir
en su gabinete. El Presidente electo también establece una investigación conjunta de Inteligencia de la Cámara del Senado y
Comités para examinar todas las formas de interferencia extranjera en las elecciones de 2020.
• La Campaña Biden originalmente había buscado crear una "salida" para que Trump concediera las elecciones durante los primeros
turnos. Sin embargo, al final del juego, El Partido Demócrata había iniciado investigaciones sobre las actividades criminales del
presidente Trump y su familia.
Apéndice C: ¿Sobrevivirá el “Trumpismo" a la derrota de Trump?

Si bien no estaba directamente en el alcance de la investigación de TIP, casi todos los informes incluyeron alguna discusión sobre si es
probable que el "trumpismo" sobreviva a Trump después de que deje el cargo. El presidente Trump ha cultivado y movilizado una base
significativa; muchos creen que no se desmovilizará fácilmente después de Trump aabandone el cargo ("El triunfo está integrado ahora",
dijo un participante). Hay implicaciones inmediatas para una Administración entrante.

Muchos observadores esperan que el presidente Trump intente extender su influencia que rompe las normas después de dejar el cargo a
través de una empresa de medios independiente o asociaciones. Los participantes predicen que en el caso de una Victoria de Biden, Trump
atacará al presidente Biden de manera temprana y constante, culpando de todos los problemas del país a una combinación de las elecciones
robadas y la incompetencia de la administración de Biden; el mensaje será claro, coherente e incansable: "Si tan solo las elecciones no
hubieran sido robadas para mí, todo en el país volvería a ser genial ". Un mensaje así podría alimentar la violencia política. QAnon podría
desempeñar un papel en la elección de candidatos de extrema derecha al Congreso, proporcionando un ancla para las propuestas del ex
presidente Trump.

Una opinión minoritaria era que una vez que Trump sea un "gran perdedor", perderá la cara con la base republicana y los republicanos
seguirán adelante. Si trata de parecer un mártir, sugieren estos participantes, puede parecer simplemente patético. Sin embargo, si la pandemia
y la economía continúan empeorando después de las elecciones de 2020, Es más probable que Trump (o una figura parecida a Trump) vuelva
a ser un serio aspirante a la presidencia en 2024.

¿Cómo deberían responder los intereses antiautoritarios? Varios participantes instaron a los demócratas a adoptar un nuevo libro de jugadas.
La suposición de trabajo del presidente Obama era que “la fiebre se rompería a raíz de la derrota electoral”, pero resultó ser un error; A lo
largo de la administración Obama, los republicanos se negaron a comprometerse o participar en negociaciones habituales sobre políticas,
contando en cambio con bloquear todas las iniciativas demócratas posibles y esperando su oportunidad de recuperar la presidencia. Estos
participantes advirtieron que los demócratas no deben depender de los litigios, la persuasión moral o simplemente esperar que los
republicanos en el Congreso o en los cargos estatales electos "entren en razón". En cambio, deberían centrarse en construir relaciones más
auténticas con la base de la izquierda, incluso apoyando públicamente el movimiento de protesta pacífica que ha surgido desde finales de
mayo, en lugar de seguir buscando la conciliación y el compromiso con el Partido Republicano.

Hubo un acuerdo casi universal de que, en caso de una derrota de Trump, la estrategia del Partido Republicano será crear problemas para la
administración entrante de Biden, con el fin de recuperar terreno en 2022 y retomar la Casa Blanca en 2024. Los activistas republicanos
(posiblemente alentados por el propio Trump y por los medios de extrema derecha) pueden buscar crear un caos y conflicto continuo a nivel
de la calle. Mientras tanto, los líderes del partido republicano probablemente se centrarán en la redistribución de distritos después del censo.
También es probable que los republicanos del Senado intenten bloquear uno o más gabinetes o tribunales de Biden nominados como muestra
de nervio político. Si el Partido Republicano tiene el Senado, acciones de bloqueo aún más dramáticas se contemplarán, tentando a la
Administración Biden a continuar con el enfoque del presidente Trump de nombrar personas designadas "en funciones", institucionalizando
así la anulación del papel de "asesorar y dar consentimiento" del Senado en los nombramientos del poder ejecutivo. Es probabl e que los
republicanos también presionen con fuerza las nominaciones judiciales, tratando de colocar a tantos nominados como sea posible antes de
que el presidente Trump deje el cargo. Esto podría incluir potencialmente una nominación a la Corte Suprema, lo que socavaría aún más la
legitimidad de la Corte a los ojos de muchos demócratas y realzaría demandas de la izquierda para "empacar en la corte". Por el contrario,
también es posible que si el Partido Republicano ocupa el Senado, el líder de la mayoría McConnell podría negarse a votar sobre cualquier
candidato de la corte de Biden, permitiendo que las vacantes se acumulen hasta que un presidente republicano esté nuevamente en el lugar
para hacer los nombramientos.

Algunos participantes del ejercicio señalaron, sin embargo, que existen intereses en conflicto para el Partido Republicano y, en particular,
para los republicanos que se postulan en 2022 en estados donde los moderados tienen una ventaja, así como para los líderes republicanos
con ambiciones presidenciales para 2024. Algunos aspirantes presidenciales del Partido Republicano podrían definen su candidatura como
anti-Trump (Rubio, Johnson, Toomey), mientras que algunos gobernadores republicanos podrían volver rápidamente a las prioridades
estatales como COVID-19. Es probable que tenga lugar una batalla de definición temprana entre los enfoques sobre la elección del presidente
del partido.

TIP ofrece estas recomendaciones preliminares basadas en las aportaciones de los participantes en los ejercicios de planificación de
escenarios:

• No hubo acuerdo entre los participantes en los ejercicios de planificación de escenarios sobre qué acciones específicas deben
tomarse con respecto a las investigaciones y posibles cargos contra el Presidente Trump y miembros de su Administración. Una
nueva Administración, en asociación con una amplia gama de partes interesadas, podría considerar una serie de opciones,
incluidas las utilizadas por otros países, como las comisiones de la verdad y la reconciliación.
• Una pregunta es si continuar la tradición de ofrecer inmunidad legal o indultos a Trump y su familia. Hubo un animado debate
sobre si cualquier beneficio a corto plazo de este esfuerzo diplomático valía el riesgo a largo plazo de que continuaran las prácticas
corruptas o criminales. Esto puede surgir durante la transición en sí, si Trump decide negociar un "paquete de salida" por sí
mismo.
• En términos más generales, debe haber una estrategia sólida, intencional y específica para desafiar a los blancos en Redes
supremacistas y extremistas que permitieron el ascenso de Trump al poder y, a su vez, fueron habilitadas por la administración
de Trump. Esta base no se desmovilizará automáticamente cuando Trump deje el cargo, y es enemiga del tipo de democracia
pluralista que pretendían los fundadores.
• Por último, es imperativo que el Congreso adopte medidas decisivas para limitar el poder ejecutivo, como sucedió a raíz de los
abusos de poder del presidente Nixon a principios de la década de 1970. Uno de los hallazgos clave de estos ejercicios de
escenarios es el extraordinario grado de poder de facto que puede ejercer un presidente que no está limitado por las normas o la
decencia humana. Ningún presidente debería poder utilizar el poder ejecutivo para ajustar cuentas políticas, dañar a los
adversarios percibidos o perseguir ganancias financieras personales. Los principios de la decencia política que se habían
mantenido mediante normas deberán codificarse a través de la ley.

También podría gustarte