Está en la página 1de 119

NUEVAS IDEAS

EN LAS APERTURAS
A. P. SOKOLSKY

NUEVAS IDEAS
EN LAS APERTURAS
APERTURAS SEMI-ABIERTAS

EDICIONES LIMITADAS CATALAN


CORRALES, 23 - ESPLUGAS DE LLOBREGAT (BARCELONA)
Traducción del alemán y ruso

CESAR UTRILLA

Reservados todos los derecho•

1.a Edición 1968


2.• Edición 1973

ISBN 14 -85103 e O$- X- Otpóalto legal: 8. 32.34&·1113

$elegram . Pallars, 14-86 - Te"f. 30t 01 4t - Barcelona ·S


JI PARTE

JUEGOS SEMI-ABIERTOS

Las aperturas en las cuales las blancas ASC, por 4. PSD, pues si 4. . . . , C4R?, si­
juegan l. P4R, y las negras contestan una gue 5. Cx Cl La continuación l. P4R,
jugada distinta de l . . . ., P4R, se denomi­ C3AD; 2. C3AR, P3R?; 3. P4D, P4D; 4.
nan semiabiertas. • PSR, conduce a una variante de la De­
Para comprender la estrategia moderna fensa Francesa, difícil para las negras, pues
de estas aperturas debemos tener presente ahora no es ·posible el contragolpe P4AD.
las siguientes consideraciones: un desarro­ Lo más natural parece contestar a l.
llo simétrico es generalmente ventajoso pa­ P4R con l . . . ., P4D inmediatamente, pero
ra las blancas, pues disponen de un tiempo esta jugada es prematura sin la debida pre­
de más. Si las negras se desvían de la si­ paración; ya que después de 2. P X P, D x P;
metría, pueden aspirar a obtener suficiente 3. C3AD, la retirada forzosa de la dama
contrajuego. En una partida con desarro­ hace perder un tiempo a las negras.
llo por diferentes flancos, la ventaja de
un tiempo tiene poca importancia.
Las Aperturas Semiabiertas más usuales DEFENSA ESCANDINAVA
son l. . . ., P3R, Defensa Francesa. l . . . .,
·P3AD, Defensa Caro-Kann. l. . . ., P4AD, l . P4R P4D
Defensa Siciliana. l. . .., C3AR, Defensa
Alekhine, y finalmente 1. . . . , P3D, o bien Esta apertura no responde al princ1p1o
l. . . , P3CR, Defensa Pirc-Ufimsev.
.
del más rápido desarrollo de las piezas.
Las movidas l. . . ., P3R, y l . . . ., P3AD, Después de 2. P x P, D X P; 3. C3AD, las
preparan el avance P4D. Con l . . . ., P4AD, negras pierden un tiempo con la retirada
las negras esquivan la simetría y ejercen de la dama.
presión en el punto P4D de las blancas. Algo mejor es 2. . . ., C3AR, aunque las
La Defensa Siciliana goza en los últimos blancas consiguen también ventaja en el
años de extraordinaria popularidad. centro mediante 3. P4D, C X P; 4. P4AD.
l. P4R, P3D, o l. . . ., P3CR, permite .a
las negras no conducir inmediatamente •la 1
lucha en el centro, de manera semejante
a la Defensa India de Rey. El Fianchetto 2. P X P DXP
de Dama: l. P4R, P3CD, no ha logrado 3 . C3AD D4TD
introducirse en la práctica.
l. P4R, C3AR, se juega poco actualmen­ La retirada mejor para la dama. Des­
te, pues las blancas disponen de continua­ pués de 3. . . ., D1D, las blancas alcan­
ciones que les proporciona una ventaja du­ zan preponderancia en el centro y en el
radera en el centro. desarrollo. En la partida Fuderer-Bronstein
La apertura l. P4R, C3AD, preconizada (URSS-Yugoslavia, 1959) se jugó 4. P4D,
por Nimzowitsch, carece en sí misma de C3AR; 5. A4AD, A5C; 6. P3A, AlA; 7.
importancia. Pues después de 2. C3AR, lo A5CR, P3R; 8. P4A, CD2D; 9. C3A, C3C;
mejor para las negras es 2. .. ., P4R, en­ 10. A3C, P4TD; 11. P4TD, A2R; 12. 0-0,
trando en las variantes usuales de las 0-0; 13. D2R, P3A; 14. TDlD, CD4D; 15.
Aperturas Abiertas. Es tnalo, por ejemplo: C5R, con clara ventaja de las blancas.
l . P4R, C3AP; 2. C3AR, P3D; 3. P4D, La retirada de la dama a la casilla lD,
6

tiene muchas veces por objeto prepar¡q un


ataque contra ei"P4D. Por ejemplo: 4. P4D,
P3CR; 5. A4AD, A2C; 6. C3A, CJTR, se­
guido de C4A. Para evitar esta maniobra
las blancas pueden adoptar la siguiente
continuación: 4.P4D, P3CR; S.· C3A, A2C;
(i, P3TR, y si 6 •, C3TR; 7. P4CR.
...

4.C3A

Es interesante la continuación de gam­


bito 4. P4CD!?, como en la partida Nikitin­
Konstantinopolsky (Campeonato de Mos­
cú, 19 54). Después de 4 • , DXP C; S.
...

C3A, P3AD; 6. TICD, D3D; 7. P4D, C3AR;


8. A3D, P3CD; 9. CZR, ASC; 10. CSR!,
las blancas tienen un fuerte ataque.

4 .... C3AR Las piezas blancas ocupan una posición


privilegiada en el centro, con grandes po­
Si 4 .... , P4R, la respuesta más sencilla sibilidades de acción. La ventaja posicional
�s 5. P4Dl, A5CD! (si 5...., A5CR; 6. de las blancas es evidente. Partida Botvin­
PxP); 6. A2D, A5CR; 7. A2R, PxP; 8. nik-Konstantinopolsky '(XX Campeonato
CxP, y las blancas tienen una considera­ de la URSS).
ble ventaja de desarrollo. O bien 4 ....,
C3AD; 5. A5C!, A2D; 6. 0-0, P3R; 7. P4D,
las blancas tienen juego preferible. n

S. P4D ASC 2. PXP C3AR


3.P4 DI
Es débil también ahora 5. . .., C3AD,
por 6. A5CDI Resulta inferior conservar el peón de
ventaja. Veamos: 3. P4AD, P3A; 4. PXP?,
6. P3TR AXC ex P. Las negras tienen mejor dPSarrollo
y dominan e l punto central 4D. O bien 3.
Si 6 .... , A4T, seguiría la conocida ma­ A5C+, A2D; 4. A4A, A5C; 5.P3AR, A4A;
:niobra de Lasker: 7. P4CR, A3C; 8. C5R, 6. C3A, CD2D; 7. D2R, C3C; 8. A3C, D2DI,
P3A {las blancas amenazaban 9. C4A); 9. y no se ve·cómo las blancas pueden hacer
P4TR!, con ventaja, pues si 9. . . , CD2D,
.
valer su ventaja de material. Después de
:seguiría 10. C4A, D2A; 11. P5T, A5R; 12. 3.P4AD, P3A, las blancas pueden jugar
C XA, C XC; 13. D3A, etc. 4. P4DI, �XP; 5. C3AD, entrando en la
variante Panov de la Defensa Caro-Kann.
1. DXA P3A
8. A4AD 3 .... CXP
4.P4AD C3C
Tarpbién es bueno 8. AZD.Por ejemplo:
-3• • . . , CD2D; 9. C4R, D3C; 10.CXC + , ·Es demasiado pasivo 4. .., CJAR, pues
.

C XC; 11.D3CD.Si las negras aceptan el después de 5. C3AR, A5C; 6. A2R, PJR;
-cambio de damas, el final resultante es 7. A3R, A2R; 8. C3A, P3A; 9. 0-0, 0-0;
favorable para las blancas. 10. C5RI, AXA; 11. DXA, CD2D; 12.
P4A, las blancas tienen ventaja en el cen­
8. ... P3R tro, Sokolsky-Stremer (Leningrado, 1940).
. 9. o.o CDZD Es dudoso 4...., C5C!?, porque la mejor
10. A4A AZR respuesta de las blancas es 5. D4T+ ,
11. TRIR 0-0 CD3A; 6. P3TDI (pero no 6. P5D, por 6.
... , P4CDI}, 6. ..., C3T; 7. A3RI, y el
CJTD de las negras ocupa una posición
poco satisfactoria.
7

S. C3AR Partida núm. 36

O 5. C3AD, P4R; 6. PXP, DXD+; 7. Goldberg-Mazkewitscb


CxD, C3A; 8. P4AR, P3A; 9. PxP, Charkov, 1948
A5CD+; 10. R2A, PXP, y las negras tie­
nen contraataque en compensación del l. P4R, P4D; Z. PXP, DXP; 3. C3AD,
peón. Rubinstein-Walter (1923). Después D4TD; 4. CJA, ASC.
de 5. P5A, C4D; 6. C3AD, P3CR!; 7.
A4AD, CXC; 8. D3C, P3RI; 9. PXC, Es un poco mejor 4 • . . ., C3AR, princi­
A2C; 10. C3A, 0-0; 11. 0-0, C3A; 12. D2A, palmente para continuar . con 5 .... , A5C,
P3C!, las negras ti�nen una buena partida. después de 5. P4D. Ahora las blancas tie­
nen la posibilidad de jugar P4CD, desalo­
S• ... P3CR! jando la dama.

Un sistema de juego elaborado por los S.P3TR A4T


-
jugadores húngaros. 6. P4CD D3c
La idea consiste en ejercer presión sobre
el f4D, preparando el contragolpe P4R. No tiene objeto 6• . . . , DxPC; 7. TIC,
permitiendo a la torre la ocupación de la
6. C3A A2C séptima fila.
7. P3TR 0-0
7. A2R P3AD
8. 0-0 P3R
9. TIC C3A
10. PSC D2A

Estaban bajo la amenaza de 11. PxP,


D X PA; 12. ASC. Pero la .del texto es la
cuarta jugada de las negras con su dama.

11. P4D A3D


U.PXP PXP

Después de 12...., Cx P; 13. C5CD, se


pierde el PCD.

13. ClD A3C

Era un poco mejor 13• ... , AXA; 14.


DXA, 0-0.
Una nueva posición en esta apertura, la
cual ha sido poco experimentada en la 14. AJA 0-0
práctica. Las blancas disponen de más li­ IS. C4A C4D
bertad en el centro, en cambio las negras 16. ClR P4TD
pueden ejercer presión en el centro. des­
pués de 8• . . . , C3AD. Las negras tienen una partida dificil. Si
Tal-Gurgenidze (Espartaquiada, 1959) se 16• . . . , C2D; 17. CxA, DxC; 18. T7C,
jugó 8. A2R, C3A; 9. A3R, P4R!; 10.PSD, amenazando 19. P4A, seguido de A4A.
C2R, y las negras tienen contraataque. Las
17. CXA DXC
blancas disponen de una cóntinuación me­
18. T7C P4R
jor. Por ejemplo: 8. A3R, C3A; 9. D2D,
y si 9. . .., P4R; tlll. PSD, C2R; 11. o.o.o,
Si 18...., C2D, seguiría 19. P4A, CSC;
amenazando 12. PSA.
20. A4A, D2R; 21. P3TD, y después de
22. AXP, se gana fácilmente:

19. PXP DXP


lO. Ale J)4C
:u. D4DI AXP
8

Conduce a la pérdida de la dama· 21 , nik ha mejorado notablemente la variante


D3T; 22. AlA. Y si 21...., C3A; 22.P4TR!, principal de esta apertura (3. C3AD, A5C)
D4A; 23. P5T, A x PT; 24. C3CI, se gana con las negras.
pieza. Ha alcanzado popularidad la variante 3.
C2D, recomendada por Tarrasch.
22. AXC PXA En la variante clásica, resulta extraer·
23. P4A D3T dinariamente int�resante el ataque Chatard­
24. T6C! A3C Alekhine. En fin, una serie de varian1es
interesantes que fortalecen el juego de las
Forzado, pues si 24 . .. , C3A;
. 25. TXC. blancas. proceden de los estudios de Rau­
zer y Smyslov.
Y si 24 .... , P3A; 25. Dx.P+.
A continuación consideraremos las va­
riantes principales de la Defensa Francesa.
25. P5A C2D
Después de 2. ... , P4D, el PR queda
26. T6D C3A
atacado. Las blancas deben decidirse en
27. TXC!
cambiarlo (3. P x P), en avanzarlo (3. P5R},
o defenderlo mediante 3. C3AD, o 3. C2D.
Las negras abandonan.
Así comienzan las cuatro variantes más
importantes de la Defensa Francesa.

. LA DEFENSA· FRANCESA
1
l. P4R, P3R
La variante del cambio

P4D 2. P4D
PXP 3. PXP

Después de la simplificación, producida


por el cambio de peones centrales, se ha
llegado a una posición que se· caracteriza
por la columna abierta de rey, y la firme
posición de los peones de dama de ambos
bandos.
El plan consecuente de las blancas con­
siste en el 0-0, y en la rápida ocupación
de la columna de rey.
El PD se protege generalmente con la
jugada P3AD.
Por su parte, las negras pueden adoptar
el mismo plan, procurando el cambio en
la columna de rey.
En la Defensa Francesa, las negras con-
El desarrollo simétrico, proporciona una
testan a l. P4R, con l. .. . , P3R, y des-
ligera ventaja al primer jugador, aunque
pués de 2. P4D, con 2 ...., P4D. También
las negras consiguen a menudo entablar
es posible 2. D2R, preconizado por Tchi­
el juego.
gorin, en lugar de 2. P4D (véase la par­
Nimzowitsch preconizaba otra línea de
tida núm. 44).
juego; recomendaba el enroque largo, pa­
J.a jugada preparatoria l . ... , P3R, tiene ra las negras, con lo cual se logra una par­
la desventaja de que el AD queda ence­ tida más viva. La práctica ha demostrado
rrado. Sin embargó, en algunas partidas, que las posibilidades de las negras no son
las negras consiguen un enérgico contra­ pequeñas.
ataque en .-el centro mediante el avance
P4AD, con lo cual la Defensa Francesa 4. A3D C3AD
constituye una de las más interesantes
aperturas modernas. Si 4.... , A3D, lo mejor es 5. C3ADI Y si
Nimzowitsch y Rubinstein han contri· 5.... , C3AR; 6. A5CR, preparando 0-0-0.
buido especialmente al eStudio de las prin­ En cuanto a 5...., P3AD, se contesta cor
cipales variantes de esta defensa. Botvin· 6. CR2R, seguido de A4AR.
9

En la variante con el avance 3. PSR,


S. C3AR las blancas ganan espacio, ciertamente, pe­
ro sufren una pérdida de tiempo, y per­
Conduce a una transposición de jugadas miten a las negras un fuerte contraataque
S. P3AD, A3D; 6. C3A, ASCR. en el centro. .
La partida transcurre por cauces más La firmeza de los peones centrales au­
tranquilos cuando las blancas desarrollan menta la fuerza del alfil de color blanco
su cabalto a 2R. Por ejemplo: 5. C2R, A3D; (AR) de las blancas, y manifiesta más to·
6. CD3A (contra 6. P3AD, Alekhine re­ davfa el papel pasivo · del AD de las ne­
comendaba 6 , D�T. y si 7. C2D, A5CR;
. .•. gras. Un cambio de su alfil malo por el
8. D3C, 0-0-0, sacrificando un peón a cam­ alfil bueno de las blancas, evitaría dificul­
bio de un fuerte ataque), 6. . . . , CR2R, etc. tades a las negras, con la posibilidad de
Con 6. C2R, las blancas renuncian al un contraataque sobre las casillas de color
plan de ocupar rápidamente la columna de blanco. (Véase variante V.)
rey. Cuando se adopta la variante del cam­
bio, evidentemente se desea una lucha pa­ 4. P3AD
cí-fica.
Procede de Nimzowitsch la continuación
S• ... ASCR de gambito 4. C3AR, P XP; S. A3D, C3AD;
6. P3A D2D 6. 0-0, que fracasó en la partida Bonda·
7. 0-0 0-0-0 rewsky-Botvinnik (Campeonato de la URSS,
8. TIR A3D 1941): 6. . . . , A4A; 7. P3TD, CRZR; 8.
CD2D, C3C; 9. C3C, A3C; lO. TlR,AZD;
11. P3C, P3AI, la eliminación del P5R
proporcionará a las negras preponderancia
en el centro.
Resulta también débil otra propuesta de
Nimzowitsch, 4. D4C. Veamos: 4. . ., .

C3AD; 5. C3AR, P x P; 6. A3D, D2A; 7.


0-0, P3AI, con ventaja de las negras.
Smyslov-Licisin (Moscú, 1942). . . ·

También en la partida Honft-Portisch


(Campeonato de Hungría, 1964), las ne­
gras consiguieron ventaja después de 4.
D4C, P4A; 5. D3C, P x P ; 6. C3AR, C3AD;
7. A3D, A2D; 8. 0-0, D2A; 9. P3A, 0-0-0;
10. A4AR, CR2R; 11. P x P , C3C.

4 .... D3C

Las negr,as continúan el ataque contra


Después de los enroques en flancos el punto d4, sujeta el AD de las blancas
gpuestos, ambos bandos proceden a un
en su casilla inicial e mpide
i la jugada C2D.
asalto de peones contra los reyes. Las En la partida Barden-Botvinnik (Has­
blancas han de considerar 9. P4CD, se­ tings, 1961-62) se jugó: 4. . .. , CZR; S.
guido de la maniobra C2D-3C, iniciando el C3A, C4AI; 6. P X P, AXP; 7. A3D, C3A;
ataque, o C2D-1AR, para cooperar a la
8. �. CSTI; 9. TlR, AZD; 10. P4CD?,
defensa. Mientras las negras pr.· eparan A3C; 11. PSC, C X C + ; 12. DXC, CZR,
P3AR, P4CR y CR2R, para continuar con
con buena partida de las negras. La ma­
C3C o C4AR. En este caso la partida toma niobra CR2R-4A-5T, es muy original.
un carácter agresivo.
S. C3A C3AD

También ahora las negras puede:Q. pro·
La variante Nimzowitscb seguir su idea de cambiar su alfil malo,
mediante S , AZD; 6, AZR, A4CD, co·
• ...

2. P4D P4D mo en la partida Pietsch-Uhlmanp, que


3. PSR P4AD puede verse en el epígrafe V.
10

6. AZR

Es malo 6. P3GD?, por 6 .. . . , .pxP; 7.


PxP, A5C+.
Jugando 6. PXP, AXP; 7.D2A, Tolush
sufrió una desagradable sorpresa en una
partida contra Rauzer (1935). La conti·
nuación fue 7. ... , P3AI; 8. A3D, PXP;
9. A x P, P5RI, con un centro impresio­
nante que le proporcionó una rápida vic­
toria.
La jugada 6. P3TD debilita demasiado el
punto 3CD, pues con 6... . , P5AI, las ne­
gras inmovilizan los peones blancos del
flanco de dama, y consiguen venté!ja. (Véa-.
se partida núm. 38.)

6 C3TI
15. P XC, TZA; 16. DJD, C4R ; 17. D3R,
• . .•

C3C, y las negras tienen ataque, Lewin­


Con intención de ·llevar el caballo a
Cbassin (Leningrado, 1954).
4AR, y aumentar la presión sobre el P4D.
El cambio 7. AXC, no es conveniente pa· O 11. C3A, P3A; 12. C4T, D l D ; 13.
P3TD, A2R; 14. P4CD, PxP; 15. PxP,
ra las blancas.
Es débil 6. .. . , CR2R; 7. PXP, DxPA; A2D; las negras tienen juego preferible,
8. A3R. Sokorin-Sokolsky (Campeonato por Equi­
pos de la URSS, 1955).
7. P3CD
m
La continuación 7. 0-0, PX P; 8. PX P,
C4AI, conduce a la pérdida de un peón.
La variante principal
Después de 7. C3T, PXP; 8. PXP,C4A;
9. ·C2A, las negras mediante 9...., A2D
consiguen una excelente partida. Veamos:
2. P4D P4D
10. 0-0, A2R; 11. P3TD, P4TDI, Kodis­ 3. CJAD
Erglis (1950).
Considerada con razón como la línea
1• . .. PXP más fuerte. Las blancas desarrollan su jue­
8. PXP C4A go y mantienen la tensión en el centro.
9. A2C A5C+
10. RlAI 3. . . . ASC

Forzado. Si las blancas quieren obstruir Para preparar un contrajuego en el cen­


el jaque del alfil, pierden el PD, un re­ tro, en combinación con P4AD, las ne­
�ultado de la presión que ejercen las ne­ gras deben provocar el avance P5R. Sería
gras en el centro. malo 3...., P4AD, por 4. PRXP, PRXP;
5. PXP, AxP; 6. DxP. La presión sobre
(Véase diagrama) el P4R puede reforzarse de dos maneras:
3. . . ., A5C, y 3. ..., C3AR (véase la varian­
Las blancas han perdido el enroque. te llla).
A causa de la amenaza contra su PD, pue­ El abandono del centr� 3. . :., PXP, es
den terminar difícilmente el desarrollo de generalmente ventajoso para las blancas,
sus piezas. Las negras; por su parte, deben aunque después de 4. CXP, CJAR; 5.
,p,onsiderar el avance ,10. ... , P4TR, aun­ CXC+, PXC, el juego presenta compli­
:gue lo más enérgico es evidentemente'·10. caciones.
� ... 0-0, con intención· de continuar con
P3AR, abriendo la columna de AR. Por 4. PSR
ejemplo: 10. ..., 0-0; 11. P4C, C3T; 12.
TIC, P3AI; 13. P x P, T X P.; 14. P5C, TXC; En la partida Larsen-Portisch (Amster-
11

dam, 1964), después de 4. P x P, Px P, se negras obtienen las mejores perspectivas.


ensayó 5. D3AI?, y continuó así: 5. . . . , Por ejemplo: 6. D4C, C3AR; 7. D1 X PC,
C3AD; 6. A5CD, CR2R; 7. A4AR, 0-0. TIC; 8. D6T, CD2D; 9. A2C, C3C; 10.
Con 7. . . . , P4AI, las negras obtenían una P4AD, C5T; 11. 0-0-0, A2D; 12. P3AR,
·buena partida. D2R, Foguelman-Byrne (Buenos Aires,
Si 4. C2R, la mejor respuesta es 4. . . . , 1964).
P X P ; 5. P3TD, A2R; 6. C x P, C3AR.
Por ejempl9: 7 C2-3C, 0-0; 8. A4AD,
. •
4. .. . C2R
CD2D; 9. 0-0, C x G: ; 10, C x C, C3A; 11.
C3C, P3CD, con buena partida de las ne­ Lo más pr.eciso. Las negras se reservan
gras, Rotsein-N. Lewin (Campeonato de la posibilidaa de adoptar la continuación
Ucrania, 1964). más usual P4AD, o P3CD, con intención
Es interesante una lfnea recomendada de cambiar los alfiles de color blanco.
por Kondratjew, que incluye el sacrificio Para la movida 4. . .. , P3CD, véase la
de un peón: 4. A3D, P4ADI; 5 . P X PD partida núm. 40.
(o 5. P3TD, AxC+; 6. P X A , P5A; 7. Después de 4. . . . , P4AD; S. P3TD,
A2R, P X P ; 8. A x P., D2AI, con presión A X C + ; 6. P X A, C2R, se llega a una
sobre la columna AD), 5 • , D x P; 6.
....
posición de la Variante Principal.
A2D!, A X C ; 7. A X A , P X P ; 8. A X P, La continuación 4. . . ., P4AD; 5. P3TD,
D X PC; 9. D3A, D X D; 10. C X D , P3A; A4T, se analiza en la partida núm. 39.
ll. TIC, R2A; 12. 0-0-0, y las blancas
Interesante es también la continuación
tienen cierta compensación por la pérdida
4. . . . , D2D; 5. D4C, P4AR; 6. D3C, P3CD,
del peón gracias a su mejor desarrollo. eón la misma idea de cambiar los alfiles
Sin embargo, las negras pueden defen­ de color blanco. Por ejemplo: 7. A2D, A3T;
derse· con éxito mediante el dominio de 8. A X A , C X A ; 9. CR2R, AlA; 10. P4TR,
los puntos centrales 4D y 4AR: 12. . . . , C5CI; 1 1 . 0-0-0, 0-0-0, Tringov-Bronstein
C3A; 13. A5AD+, CR2R; 14. CZD; C4A; (Amsterdam, 1964).
15. C4A, P4CR; 16. P4A, P3TR, Baranov­
Sokolsky (Moscú, 1953). S. P3TD
Si las negras desean evitar complicacio­
nes, pueden jugar sencillamente 4. . . ., También es usual S. D4C. Veamos:. S.
PXP; 5. A x P, C3AR; 6. A3A, CD2D; 7. . . ., C4A; 6. C3AR, P4TR; 7. D4A, C3A�
C2R, P4R!, igualando la partida. Por ejem­ 8. P4TR, A2R; 9. A2D, Pietzsch-Uhlmann
plo: 8. 0-0, 0-0; 9. A5C; A3D; 10. C4R, (Bad Liebensteio, 1963). O bien 5. . . .,
P3TR; 11. A x C, C x A ; 12. C x A, D x C, P4AD; 6. P X P (es malo 6. D X PC?, a
Gipslis-Sokolsky (Minsk, 1957). .
causa de 6. : .., TIC; 7. D X PT, P X P; 8.
La variante 4. A2D, P X P; 5. D4C, con­ P3TD, D4T, y no es posible 9. TIC?, por
duce a un juego muy reñido. La partida 9. . . . , P X C ; 10. P X A , D7T, y ganan), 6.
Chodshajev-Lubensky (1951), continuó 5. ..., A X C + ; 7. PXA, C3C; 8. C3A, C2D;
. . . , D x P; 6. 0-0-0, C3AR (merece consi­ 9. A5CD, 0-0; 10. A X C, A X A, con juego
derarse 6. ..., P4TR; (. D3C, A3D; 8. casi igual, Dückstein-Uhlmann (Viena,
A4AR, P5TI); 7. D x PC, TIC; 8. D6T, 1959).
AlA; 9. D4T, T5C; 10. D3T, D x P ; 11.
A2R, T5T; 12. D X TI, D X D; 13. P3CR, 5• . .. A X C+
P6R!; 14. P X D , P X A + ; 15. R X P, A5C, 6. P X A P4AD
y en el curso d'e la partida quedó demos­
trado que los dos peones centrales pasados La alternativa 6. . . ., P3CD, con intención
y ligados son una excelente compensación de jugar A3TD y cambiar el A R de las
para las negras de la pérdida de la ca­ blancas, se estudia en el epígrafe V.
lidad. Algo mejor parece 15. RlC!, pero
también en este caso las perspectivas de 7. P4TD
las negras no son malas después de 15 . . . . ,
A5C; 16. C5C, A4T; 17. A3A, R2RI Menos preciso es 7. C3A, pues ahora las
Cuando las blancas después de 4. A2D, negras obtienen contraataque mediante 7.
P X P ; 5. D4C, D X P , siguen con 6. C3A, lo .. ,, D4T; 8. A2D (si 8. D2D, la respuesta
mejor· parece también 6. ..., P4TR; 7. 8. , D5TI, es muy fuerte), 8. ... , P5A; 9.
. . .

D X P + , A x D; 8. C X D , A2D. Después P4TD, C2D; 10. A2R, C3CD, Tolush-Bot­


de 4. P3TD, A' X C + ; 5. P x A , P X P, las vinnik (Campeonato de la URSS, 1945).
12

A 7. D4C, una buena respuesta de las P4A; i3. PXPa.p., PXP; 14. AlAR, C4A;
negras es 7. . .. , D2A. Por ejetnplo: 8. .15. P3C, CDZR; 16. DlC, C3D.
DxPC, TIC; 9. D x PT, P x P ; 10. C2RI,
CD3A; 11. P4AR, A2D; 12. D3D, P x P ;
13. TICD, C4A; 14. P3C, P5D; 15. A2CR, ma
0-0-0, con juego agudo, Shamkowitsch·
Uhlmann (Sarajevo, 1963). En la partida La Variante Clásica
Tal-Bronstein se jugó: 7. . . ., P XP; 8. A3D,
D4T!; 9. C2R, C3C; 10. P4TR, C3A, con Z. P4.D P4D
contrajuego de las negras. 3. C3AD C3AR
4. A5CR
7. .. . CD3A
El avance P5R se produce, por lo ge­
Si 7. ..., D4T; 8. A2D, P5A; 9. C2R, neral, después de A5CR, con idea de for­
0-0; 10. C4Al, con presión en el flanco zar el cambio de los alfiles de color negro.
de rey. En la variante Steinitz 4. P5R, CRZD;
5. P4A, las negras, mediante 5.... , P4AD,
8. C3A D4T obtienen buen contrajuego. Por ejemplo:
9. AZD 6. C3A, C3AD; 7. A3R, D3C (es débil 7.
.. , P X P ; 8. CRxP, A4A, a causa de 9.
.

O bien 9. DZD, AZD; 10. A3D, P3A; D2D, OxC; 10. A x C, AxA; 11. D x A,
11. 0-0, P'XPR; 12. PXPR, 0-0; B. TIR, D3C; 12. C5Cl, Tal-Stahlberg, Estocolmo,
P3TR; 14. A3T, A1R, con las mismas po­ 1961); 8. C4TD, D4T+; 9. P3A, PXP; 10.
sibilidades, aproximadamente, S m y s 1 o v­ P4CD, C X PC; 11. P XC, AXP + ; 12. A2D,
Uhlmann (Habana, 1964). A X A + ; B. CXA, P3CD!, con tres peones
por la pieza, las negras n·o están mal, Brons­
9 . ... A2D tein-Portiscb (Amsterdat'n, 1964).
O bien 6. P X P (en lugar de 6. C3A),
10. AZR
6 . . . . , C3AD; 7. C3A, A X P; 8. A3D, P3Al;
9. PXP, C X P ; 10. D2R, 0-0, Neshmetdi­
Si 10. A3D, se pierde un importante
nov-Wade (Bucarest, 1954).
tiempo a causa de 10. . . . , P5A.
4. . . . A2R
10 . ... P5A
11. 0-0 0-0-0 Para la Variante Rubinstein 4. . . . , PxP,
véase la partida núm. 41, y para la Mac­
Cutcheon 4. . . . , A5C, la partida núm. 42.

5. P5R

El ataque Anderssen 5. A XC, A X A;


6. P5R, A2R; 7. D4C., 0-0; 8. A3D, lo pa­
ran las negras con 8. . .., P4AR; 9. D3T,
P4A; 10.. P x P , C3A; 11. P4A, D4T; 12.
0-0-0, P5D; 13. C1C, C5C!, y las negras
tienen ventaja.

5• ... CR2D

Es débil 5 . . . . , C5R; 6. C x C , AxA


(6. . . . , P X C ; 7. A X A , D x A; 8. 02R);
7. C x A, D X C ; 8. P3CRI, P4AD; 9. P4AR,
D2R; 10. P3A, las blancas mantienen su
centro, y tienen una posición excelente,
Para aquilatar esta complicada posición F o r g a e z. Tartakower (San Petersburgo,
es harto difícil. 1909).
En la partida Suetin-Cbassin (Campeo­
nato clP la URSS. 1965). se iueó: IZ. TlR, 6. AXA
13

Es interesante el ataque Chatard-Alekhi­


ne 6. P4TR, con sacrificio de urt peón,
cuya aceptación por parte de las negras
ocasiona grandes disgustos: 6. . . ., A X A;
7. P X A, D X P; 8. C3T, D2R; 9.. C4A,
C3AD; 10. D2D, C3C; 11. C5Tl, TlCR; 12.
A3D, A2D; 13. A X P , TlT; 14. C X P + ,
R1D; 15. C2R, Unzicker-Donner (Suiza,
1964).
Si 6. . . . , P3AR, las blancas obtienen
ventaja: 7. D5T+ (debido ·al maestro Si­
litsch), 7. . . . , P3CR; 8. P X PI En la par­
tida Genin-Chawsky (Campeonato de Le­
ningrado, 1964) continuó 8. . .., C X P; 9.
D3A, C3A; 10. CR2R, R2A; ll. P4CR,
A5C; 12. 0-0-0, y las blancas obtienen
pronto un fuerte ataque.
Las blancas juegan 9. P x P, C X PA; 10.
Es problemática la continuación 6. . . ., A3D, P4A¡ H. PXP a.p., DXP; 12. P3CR,
P4AD; 7. AXA!, R X A (7. . . . , D x A ; 8. C3A; 13� 0-0, Keres-Lilienthal (Campeona­
C5C); 8. P4A. to de la URSS, 1949), y consiguen ventaja
La mejor respuesta a 6. P4TR, es 6. . . ., . gracias a la debilidad de los peones cen­
P3TR¡ 7. A3R, P4AD; 8. D4C, R1A; 9. trales de las negras.
C3A, C3AD; 10. 0-0-0, P4A!, con juego
complicado. Interesante es la continuación de Brons­
tein 9. A3D, P4A; 10. P X.P a.p., D X P;
6. .. . DXA 11. C5CR. En la partida Rawinsky-Orlov
7. P4AI (Campeonato de Moscú, 1964) continuó:
11. . . ., D X PA; 12. A X P+ , RlT; 13. D2D,
D x PD (es mejor 13 . . . . , D x D + ; 14.
Mucho más fuerte que 7. D2D, que se
R X D, PxP); 14. D X D , P X D; 15. C5C,
empleaba antiguamente. La idea de esta
C3T; 16. C x PD, con mejor partida de las
jugada consiste en proteger el P5R para
blancas.
poder jugar PD x P, después de P4AD, de
las negras, y establecer una importante ba­ Cuando las blancas abandonan el centro
se de operaciones para las blancas en el (Px PAD o P x PAR a.p,), sin compensa­
ción, proporciona una buena partida a las
punto d4.
negras. Por ejemplo: 9. A3D, P4A; 10. 0-07,
C3AD; ll. P3TD, P3TR; 12. P X P, C x PA ;
7. ... 0-0
13. P4CD, C5Rl; 14. A X C!, PD.XAI; 15.
C4D, C x C ; 16. D x C, TlD; 17. D3R,
Es malo 7. .. ., P4AD por la respuesta
P3CD, con mejor partida de las negras.
8. C5Cl, con la doble amenaza C7A+ y
C6D +, En la partida Bronstein-Stablberg
(Budapest, 1950), las negras sacrificaron
IV
la torre: 8 . . . . , 0-0; 9. C7A, P x P (es tam­
bién insuficiente 9 . . . . , C x P ; 10. C x T,
La Variante Tarrasch
P X P ; 11. D X P , C1-3A; 12. D2D, Rjumin­
Lilienthal, Moscú, 1935); 10. C X T, P3A;
2. P4D P4D
ll. D x P, C3A; 12. D2D, y las negras no
3. C2D
tienen suficiente compensación por la pér­
dida de calidad.
El caballo está ·aquí menos activo. No
ataca el P4D y obstruye el camino del AD.
8. C3A P4AD
En cambio, evita la clavada A5CD de las
negras, para éstas la mejor manera de ore­
parar un contraataque central, es el inme­
diato 3 . . . ., P4AD, o 3 . . . ., C3AR; 4. P5R,
CR2D.
14

Algo más débil es 3 . . . ., C3AD, aunque En cuanto a 4. . . ., PA X P, es malo por


se emplea pocas veces en la actualidad. 5. A5C+, A2D; 6. P X PI, A X A ; 7. P X P+,
R X P ; 8. D5T+.
3 . ... P4AD También es dudoso el sacrificio de peón
propuesto por Schaposnikov: 4. PRXP,
Esta jugada es posible porque las blan­ C3AR1�, después de ·5, P X PR, AXP; 6.
cas no ejercen ninguna presión sobre d5. CR3A, C3A; 7. A4AI, P x P ; 8. A x A ,
Si 3 . . . . , C3AD, las blancas pueden op- P X A ; 9. 0-0, A3D; 10. D2R, 0-0; 11.
tar por 4. CR3A (y no 4. P3AD, por 4. ..., D X P+ , R1T; 12. C4A, las blancas tienen
P4RI, con contraataque en el -centro), 4. ..., clara ventaja, Bondarewsky-Krogius (semi­
C3A; 5. P5R, C2D; 6. . C3CI, A2R (des· final del Campeonato de la URSS, 1951).
pués de 6. . . ., P3A; 7. A5CD, P3TD; 8.
A XC, P X.A; 9. 0-0, P4AD, la línea de S. CR3A
Bronstein 10. P4ADI, PD x P; 11. C5T, es
muy fuerte porque destruye el centro de Conduce a una transposición de jugadas
las negras); 7. A5CD (es débil 7. A4AR, S. ASC:+, A2D. Sin embargo, también e&
0-0; 8. A5CD, C3A-1C; 9. P3A, P3CD; 10. posible S. ..., C3AD; 6. CR3A, A3D; 7.
D2R, P4AD, Sacharov-Suetin, Campeona­ 0-0, CR2R; 8. P X P, A XPA; 9. C3C, A3DI
to de la URSS, 1965), 7 . . . . , P3A (si 7. . . . , (es débil 9. . . . , A3C, por la continuación de
C2·1C, Boleslawsky sugiere 8. P4TRI, con Botvinnik. 10. A3RI); 10. C3C-4D, 0·0; 11.
cambio de los alfiles de color negro des­ P3A, ,con ventaja de las blancas, Matano­
pués de 9. A5CR); 8. A4ARI, 0-0; 9. P-X P, vic-Portisch (Yugoslavia-Hungría, 1959).
P X P; 10. 0-0, C3C; · 11. T1R, A3D; 12.
A3C, las blancas tienen mejor juego, Bot· S• ... C3AR
vinnik-Boleslawsky (Campeonato de la 6. AJC+ AZD
URSS, 1944).
Para la continuación 3. ..., C3AR, véase Es malo 6. . . ., C3A, a causa de 7. 0-0,
el epígrafe IVa. A2R; 8. P X P, A X P; 9. C3C, seguido de
C3C-4D, con fuerte presión.
4. PRXP
1. A X A +
También es posible 4. PDXP, A X P; S.
C3C. En la partida Bagirov-Cholmov (Cam­ L a jugada tentadora 7. D2R+;f n o re­
peonato de la URSS, 1963), continuó: S. porta ninguna ventaja. Por ejemplo: 7. ....
..., A3C; 6. PXP, PXP; 7. C3A, C3AR; AZR; 8. P X P 0-0; 9. C3C, TlR; 10. A3R•
8. ASC+, A2D; 9. D2R+, D2R; 10. AXP; 11. A X AD, CDXA; 12. CxA.
A X A + , CDXA; 11. D X D+, R x D; 12. C X C; B. DSC, T1AD!; 14. 0·0, P3TD;.
ASC, TR1R; 13. 0-0·0, A X P; 14. TRIA, 15. D4C, TSR; 16. DZD, DZA, con las mis­
A3C; 15. TXP, P3TR; 16. A X C+, C X A; mas posibilidades, aproximadamente, Ka·
17. T3D, RlA, y después de larga lucha menezki-S o k o 1 s k y (Campeonato de la
se acordaron las tablas en la jugada 42. URSS, por correspondencia, 1965).

4. ... PRXP 1• ... CDXA


8. 0-0 A2R
Las negras aceptan la posibilidad de un 9. P X P CXP
peón aislado, a cambio de mayor libertad
en el desarrollo de sus piezas. Después de (Véase diagrama)
4• DXP; S. CR3AI, P X P ; 6. A4A, D3D;
...
,
7. 0-0, C3AR; 8. C3C, C3A; 9. T1RI, . Gracias a la activa disposición de sus
P3TD; 10. P4TD, A2R; 11. CRXP, CXC; piezas, las negras no tienen malas posibi­
12. D x C, las . blancas recuperan el peón, lidades, a pesar de su PD aislado.
con mejor desarrollo de sus piezas, Aver·
bach-Stahlb�rg (Zurich, 1953). En la partida Massejev-Sokolsky (Cam­
Si después de 5. . . . , C3AR; 6. A4A, la peonato por Correspondencia de la URSS,
dama negra retrocede a 3AD, se puede 1961), se jugó: 10. C4D, 0-0; 11. CSA�
llegar a una lucha violenta, con mejores T1R; 12. C3CD, C3R; 13. A3R, D2A; 14.
posibilidades para las blancas. Por ejem­ P3AD, AlA; 1.5. D3A, D4R; 16. TDID�
plo: 6. A4A, D3A; 7. 0-0, C2D; 8. C5�1 P3CR; 17. C5A-4D, A2C; 18. CxC, PXC;.
15

En cuanto a la continuación S. P4AR,


puede estudiarse en la partida núm. 43.

S • .. . P4AD
6. P3AD C3AD

También es posible 6. .. ., P3CD, con


intención de cambiar Jos alfiles de color
blanco. Ya en 1938, Botvinnik realizó esta
maniobra en una partida. (Véase el epfgra­
fe V.)

1. C2R

Es débil 7. CR3A, por 7. . .., D3C, con


presión sobre el PD. Mientras que ahora
las blancas pueden jugar C2-3A, defendien­
19. A4D, D4A; 20. D .X D, PC X D, tablas. do el PD por segunda vez.
Boleslawsky-Fuchs (Alemania Oriental­
Bielorrusia, 1965), se jugó: 10. C3C, C4A- 7• ... D3C
5R; 11. A3R, 0-0; 12. D3D, P3TD; 13.
TDlD, TIA; 14. CD4D, TlR; 15. C5A, Para deshacerse del P5R, QUe entorpece
AlA; 16. P3A, D2D; I7. CR4D, con ven­ el juego de las negras, parece más útil la
taja. jugada P3AR. Pero es preferible reservarla
La continuación de la oartida depende, para el momento oportuno. Si 7. ..., P3AR;
generalmente, de la fuerza o debilidad del 8. C4Al, D2R; 9. PXPAR, DXP; IO. C3A,
P4D de las negras. A3D; 11. C5T, D2R; I2. D2AI, con no­
table ventaja de las blancas, Stoljar-Scha­
galowitsch (Campeonato por equipos de la
IVa URSS, I955). Sin embargo, las negras tie­
nen dificultades si tratan de presciltdir de
l. P4D P4D la jugada ·P3AR. Por ejemplo: 7...., PX P;
3. C2D C3AR 8. PxP, C3C; 9. 0-0, A:2D; 10. P3TD,
P4TD; 11. P3CDI (restringe la movilidad
Si las negras quieren evitar el peón ais­ del caballo de las negras), 11 . ... , P5T;
lado, que resulta desp_ués de la movida 3. 12. P4CD, TIA; 13. A2C, A2R; 14. C3CR,
... , P4AD, pueden adoptar la continuación P3C; I5. TlA, Koblenz-Rawinsky (semifi­
3. .. ., C3AR, que conduce a una lucha nal del Campeonato de la URSS. 1949).
compl�a, sin prematuras simplificacio­ Es posible 7. . . .
, PXP; 8. P X P, P3A:
nes. 9. PXP, C2XP; 10. C3AR, A3D, llegando
por transposición de jugadas a la variante
4. PSR CR2D del texto.

La continuación usual. Debemos recono­


8. C3A PXP
cer, sin embargo, que el CR en 20, es­
torba a sus propias oiezas.Por tal motivo, 9. P X P P3AI
la pr<>puesta de Bagirov 4• . . . , C1C, es in­
teresante. El caballo puede desarrollarse Las negras, desde luego, pueden impe­
vía 2R-4AR. Veamos la partida Stein-Ba­ dir el enroque de las blancas, pero des­
girov (Campeonato de la URSS, 1963): 5. pués de 9.... , A5C+ ¡ IO. RIAI, A2R (en
A3D, P4AD; 6. P3AD (debido a que el CR este momento 10• . . ., P3A, serfa malo por
no está en 20, es mejor probablemente 11. C4AI, PxP: I2. CxPR, P5R; 13.
6. PXP), 6 . . . ., C3AD; 7. C2R, A2D; 8. A4ARI, con ataque muy fuerte. También
0-0, DlA; 9, C3A, PSA; 10. A2A, P3TR; 10. . .., 0-Q, se refuta con el sacrificio 11.
11. T1R, 0·0-0, con buen contrajuego de AXP+I); 11. P3TD, C l A;'l2. P4CD, A20¡
las negras. 13. A3R, las blancas tienen gran ventaja
posicional, Alekhine-Capablanca (Amter­
.S.· A3D dam, 1938).
16

10. PXP C2XP Veremos algunos ejemplos y procedi­


u. 0-0 A3D mientos de realizar este plan:

l. P4R, P3R; 2. P4D, P4D.

A) 3. P5R, P3CD; 4. P3AD, D2D (y no


4.... , A3T7; 5. A X A , C x A ; 6. D4T+);
5. P4AR, A3T; 6: AXA, C x A ; 7. D3D,
C1C; 8. C2R, P3C; 9. 0-0, C2R; 10.
P3CD, P4TR; 11. A3T, C4A; 12. A x A ,
R x A, con las mismas posibilidades, Vin­
tovsky-R o i z m a n (Polonia-Rusia Blanca,
1958).

B) 3. P5R, P4AD; 4. P3AD, D3C; 5.


C3AR, A2D; 6. A2R, A4C; 7. 0-0, C3AD;
8. A X A , D X A ; 9. P4TD, D3C; 10. PxP,
AXP; 11. P4CD, AlA; 12. TlR, R2R; 13.
P5T, D2A; 14. D4T, con mejores posibili­
dades de las blancas, Pietzsch-Uhlmann
Se ha llegado a una posición interesante (Campeonato de Alemania Oriental, 1958).
y complicada. La debilidad P3R se CQID· Las negras deben jugar 7. .. ., A X A (en
pensa por la mayor movilidad de las piezas lugar de 7. . .. , C3AD), para no permitir
negras. que las blancas ganen un tiempo, avanzan­
Teniendo en cuenta la columna semi­ do los peones del flanco de dama.
abierta de AR, las negras pueden, después
de enrocarse, preparar un ataque en el C) 3. C2D, C3AR; 4. P5R, CR2D; 5 .
flanco de rey. A3D, P4AD; 6 . P3AD, P3CD; 7. P4AR,
Las blancas tratan de eliminar el pode­ A3T; 8. AXA, C x A ; 9. CD3A, A2R; 10.
roso A3D de las negras. Veamos la partida C2R, P5A; 11. 0-0, 0-0; 12. P4CR1, P4A;
I<rogius-Tolush (Campeonato de la URSS, 13. P x P a.p., C x P; 14. C5R, con juego
1958): 12. A4AR, AXA; 13. CXA, 0-0, superior de las blancas, I<rogius-Korchnoi
y con buen éxito las blancas obtuvieron (semifinal del XXIV Campeonato de la
iniciativa. Poco claro resulta siemore 13. URSS�
. . . , D x PCD.
Merece considerarse con atención la con­ D) 3. C3AD, A5C; 4. P5R, P4AD; 5.
tinuación 12. C3A, 0-0; 13. A3R, AZD; P3TD, A x C+; 6. PxA, D2A; 7. C3AR,
14. CSRI Por ejemplo: 14. . . ., A X C ; 15. CÍR; 8. A3D, P3CD; 9. P4TD, A3T; 10.
PXA, DXP; 16. PXC, D X C; 17. P x P, P5T, A ' XA; l l . PXPC, P X PC; 12. TXT,
D X P; U. D2D, con ataque a cambio del
A3T; 13. TxA, C x T, y las negras están
peón, B o u w m e s t e r-Grager (Olimpíada,
bien, Unzicker-Petrosian (Hamburgo,
1962).
1965).

V La más popular maniobra, p,a�a cambiar


el AD, se encuentra en la siguiente va­
EL DESARROLLO DEL AD DE LAS riante:
NEGRAS
E) 3. C3AD, ASC; 4. PSR, C2R; S.
Uno de los problemas de las negras, en la P3TD, A X C + ; 6. PXA, P3CD.
Defensa Francesa, es el desarrollo del �D.
En efecto, en la mayoría de las variantes (Véase diagrama)
actuales, las negras tienen dificultades, du­
rante largo tiempo, para poder desarrollar En la posición del diagrama se h'ab en­
esta pieza. Es por eso que se han hecho sayado las siguientes continuaciones:
varias tentativas para poder cambiar este 7. D4C, 7. P4TR, 7. C3A, 7. C2R y
alfil al principio de la partida. 7. P4TD.
17

véase partida núm. 40) ; 11. C4A, CXC;


12. AXC .(y no 12. D x P, C3C), 12. . . . ,
RIA; 13. A3D, A X A ; H. D X A (más débil
es 14. P x.A, P4AD; 15. P X P , DXP; 16.
0-0, C3A; 17. A3R, D4T; 18. A5C, P5D;
19. D3A, Neistadt-Sokolsky, VI Campeona·
to de la URSS, por correspondencia), 14.
.. ., P4AD; 15. 0-0, P X P; 16. PX P, C3A;
17. A2D, R1C, con las mismas posibilida­
des, Novak-S o k o 1 s k y (Checoslovaquia­
URSS, por correspondencia, 1966). Da la
impresión que después de 9. D3C, A3T,
las negras tienen suficiente contrajuego.

lA)

9. D3A.
1)
Las blancas dejan libre la casilla 3CR
7. D4C, C3C (es más débil 7 • , C4A, a
... para su CR t(después de la maniobra C2R­
causa de 8 . A3D, amenazando A x C, y C3C). E( P4TR queda indefenso, pero su
D x PC); 8 . P4TR (en la partida Stein­ captura resulta peligrosa para las negras,
Goldenov, XXXII Campeonato de la URSS, como se demuestra en las siguientes par­
se 'jugó: 8. A5CR, D2D; 9. A3D, A3T; 10. tidas:
C2R, A X A; 11. PXA, C3A, con las mis­
mas posibilidades), 8. . .. , P4TR; 9 . D3C. ·Parma-Ivkov (Bled, 1961): 9. . . . , C x P;
10. D3T, C3C; 11. A3D, D2D; 12. D3C,
C3A; 13. A X C, P X A ; 14. D x P + , D2A;
15. D x D+, R x D ; 16. P4C, A3T; 17.
PxP, y las blancas tienen ventaja.

Matulovic · Antosio (URSS-Yugoslavia,


1964): 9 . . . . , C x.P; 10. D3T, C4A; ll.
P4C, C2R; 12. A5CR! (más fuerte que 12.
P>< P, A3T; 13. A X A , C X A ; 14. A5CR,
D2D; 15. A XC, D XC, Parma-Ivkov, Cam­
peonato de Yugoslavia, 1964), 12. . . . , A3T;
13. A x A, CxA; 14. D3D, C1CD; 15.
T x PI, T x T; 16. P X T, R2D; 17. P4AD,
PxP; 18. D x P, CD3A; 19. 0-0-0, y las
negras se enfrentan con grandes dificul­
tades.
Lo más lógico (en lugar de 9 . . . . , C x P)
es 9 . . . . , A3T; 10. A5CR, DIA; 12. C2R,
P4AD. La partida Zaitsev-Sokolsky, VII
Esta jugada parece la más natural. La Campeonato de la URSS, 1965-66, por co­
dama defiende el P4TR, y continúa ejer­ rrespondencia, se jugó: 12. C3.C, P X P; 13.
ciendo una presión en la columna de CR. A X A, C x A ; 14. PXP, D5A; 15. P3A,
Otras alternativas 9. D3A , y 9. DID, serán ' TIAD; 16. T1AD, C4A; 17. P x C, C X PR;
analizadas como variantes lA y lB. 18. D2R, C6D+; 19. R2D, C X T; 20. D X D,
9 . . . , A3T; 10. C2R (o 10. A x A, C x A ;
. · P X D; Zl. R x C, T x P ; 22 C4R, T4D; 23.
•.
.
11. C2R, D2D; 12. P4T, ClC; 13. C4A, R2A, R2D. Tablas.
O x C ; 14. A x C , RlA; 15. AlA, C3A; 16.
T3TR, R l C ; 17. D3A, C2R, con ventaja
de las negras, M a ·z z o n i-O'Kelly, París, lB)
1963), 10. . . ., DlA (lo más preciso, pero
no es malo 10 .. . . . RlA; 11. P4T. DlR. 9. DID
18

9• . . . , A3T; 10. A5CR, D2D; 11. AXA, 15. D3C, R2C; 16. P4AR, C4T; 17. TlAR,
CXA; 12. C2R, D3A (o 12. . . . , 05T; 13. P4AD, con grandes complicaciones.
T3T, C2R; 14. C4A, P3C; 15. 020, R20; Suetio-Sok,olsky (Campeonato de la Ru­
16. A x C, RxA; 17. T3A, TOlAR; 18. sia Blanca, 1961): 10 ....,C4AR; 11. D2R,
C3T, P4AO; 19. C5C, con fuerte ataque. C1C; 1'2. P4C, C2R; 13. P4AR, D2D; 14.
Ivkov-R. Byrne, Varna, 1962); 13. 0-0, P4T,CD3A; 15.D6T,C4T; 16.D3D,D3A;
CIC; 14. P4AR, C2D; 15. D3D, C2D-1A; 17. C3A, C5AJ 18. R2R, 0-0-0. Puede con­
16. P5A, PXP; 17. TXP, C3R; 18. siderarse como satisfactorio el juego de
TDIAR, con ventaja de las blancas. Por­ las negras.
tisch.Ivkov, Zagreb, 1965). Suetin-Gurgenidze (semifinal del XXXII
9 ...., A3T; 10. AXA, C x A; 11. A5C, Campeonato de la URSS): 10 •, TlCR;
...
DIA; 1Z. C2R, P4AD; 13. T3Tl, C1C;
11. C2R, D2D; 12. P4T, C1C; 13. T3TR.
14. C3C, C2D; 15. CXP, T2T,y las negras
CD3A; 14. T3A, C4A; 15. D3T, C4T; 16.
no tienen compensación por el peón. Kos­
P4C,C2R; 17. C3C,TlAR; 18. PSC, P x P;
tro-Sokolsky (Polonia-Rusia Blanca, por
19. A X P, 0-0-0; 20. D4C!, las blancas tie·
correspondencia, 1966).
Hace falta encontrar un refuerzo para nen mejores posibilidades.
las negras con las continuaciones 9. .. .,
3)
P4AO. o 9. . .. , C X P, aprovechando de
que las blancas no disponen de la respues­ 7. C3A (una simple jugada de desarro-
ta 10. 03T (como en la variante lA- 9. 1lo, sin pretensiones), 7.... , D2D; 8. l'4TD,
03A). A3T; 9. AXA, CxA; 10. D3D, C1CD;
11. 0-0, CD3A; 12. A3T, C4A; 13. C2D,
2) P4TD; 14. C3C, P4T; 15. TRID, PST; 16.
7. P4TR, A3T; 8. AXA, CXA; 9. PST P3T,T3TR, con buen juego de las negras.
(tomó un interesante cariz, la partida Liou­ Oementey-Sokolsky (Campeonato de Ru·
bochitz-Sokolsky, Minsk, 1966: 9. 04C, sia Blanca, 1957). O bien 11. C2D (en lu­
C4AR: 10. C2R, P4TR; 11. 04A, P4A; gar de 11. 0-0), 1 l . .. , CD3A; 12. C3C,
.

12. C3C. CxC; 13. P x Cl, P x P: 14. 0-0, 0-0; 13. 0-0, P3A (presionando el PR, de
020: 15. P X P, TlAO, con juego agudo) las blancas, las negras obtienen las mis­
9. , P3T (las negras no pueden permi­
...
mas posibilidades); 14. P X P, P x P; 15.
tir P6T); 10. D4C. P4AO, T2A: 16. P x P, O x P; 17. P4AO,
04AR; 18; TID, TlD. Lioubichitz-Sokols­
(Véase diagrama)
ky (Tallin, 1958).
Esta posición se encuentra en las si­
4)
guientes partidas:
Kostro-Sokolsky (Polonia-Rusia Blanca, 7. C2R, A3T; 8. P3C, P4AD; 9. A3T,
1958): 10 ...., C4AR; 11. 04A, D2D; 12. CD3A; 10. C4A, C3C; 11. CST, TICR; 12.
P4C. C2R: 13. P4T, C3A; 14. C2R, 0-0-0; P4AR.
19

7. D X A , A3T; 8. P4AR, C4A; 9. 0·0-0,


P4A (más sencillo es 9. . .., P4TR); 10.
P4CR, CST; 11. D3R, D2R; 12. PSA, C3A;
13. P3A, TlAD, con juego agudo. Doubi­
ne-Sokolsky (VII Campeonato de la URSS,
por correspondencia). Una interesante
tentativa de Tolush, para reforzar el jue­
go de las blancas es 6. CSC, A x A + ; 7.
D x A , P3TD; 8. C3TD, P4AD; 9. P3AD,
C4A; 10. C2A, C3A; 11. A3D, CD2R; 12.
C3A, con ligera ventaja de las blancas.
Tolusti-Sokolsky (1966).
En la variante l. P4R, P3R; 2. P4D,
P4D; 3. C3AD, ASC; 4. P5R, P3CD; 5.
D4C, AlA; 6. A5CR, D2D; 7. P4A, A3T,
nosotros creemos que la pérdida de tiem­
po que representa para las negras
(ASC-A1A), no parece justificada. En la
Mediante 7. C2R, y 8. P3C, las blancas partida Klovan-Ouossy (1965), después de
evitan el cambio del alfil de casillas blan­ 8. CR2R, C3AD; 9. 0-0-0, P3A; 1 0. P X P,
cas. En la partida Novopachine-Sokolsky P X P; 11. A4T, 0-0-0, las posibilidades
(Dniépropetrovsk, 1964), se jugó: 12. . .. , fueron iguales.
PXP; 13. P X P, D2A; 14. R2A, 0-0-0;. 15.
Como complemento de estos análisis se
TIR, RlC; 16. T3R, C4T, con las mismas
recomienda examinar la partida núm. 40.
posibilidades.

S) Partida núm. 37.


1. P4TD, A3T; 8. AXA, CXA; 9. C2R,
D2D. La partida Gligoric-Matulovic (Bel­ Koch-Shagalowitsch
grado, 1964), se jugó: 10. 0-0, 0-0·0; 11. (Berlín-Minsk, 1963)
D3D, R2C (es mejor 11. ... , C1C, y si 12.
P5T, CR3A, y el cambio 13. P x P, PAXP, . 1. P4R, P3R; 2. P4D, P4D; 3. P5R,
resulta favorable a las negras); 12. PST, P4AD; 4. P3AD, C3AD; 5. C3A, D3C;
P4CD; 13. TIC, P3AD; 14. P4AD, PD X P; 6. A2R.
15. D x PA, l
ÜT; 16. D3D,T1CD; 17. C3C, Si 6. P3TD, preparando P4CD, las ne­
C4AR; 18. PJAD. Aquí las. negras habían gras pueden responder 6. . , PSA, o 6.
..

podido combatir con éxito, continuando . . . , P4TD.


C2R, para seguir eventualmente con C4D. Randwir-Shagalowitsch (Espartaquiada
Falta examinar si realmente P3TD­ de la URSS, 1959), se jugó: 6. P3TD,
P4TD-P5TD, representa una amenaza para P4TD; 7. A3D, C3T; 8. PxP, AXP; 9.
las negras. 0-0, C5CR; 10. D2R, D2A; 11. P4C, y aho­
Considerando algunos ejemplos, pode­ ra en lugar de 11. . . . , P X P; 12. PAXP,
mos deducir que l. P4R, P3R; 2. P4D, CSD, a la cual siguió 13. D2CI, las negras
P4D; 3. C3AD, A5C; 4, P5R, C2R; 5. debieron jugar 11. . . ., A2T, con mejores
P3TD, A X C + ; 6. PXA, P3CD, lleva a po­ posibilidades.
siciones complicadas, para lo cual faltan
más experiencias prácticas. Las negras, al 6. . .. C3T
cambiar su alfil malo, pueden obtener con­
trajuego en las casillas blancas, y posibili· Las negras desean aumentar la presión
dades reales en el ala de dama. sobre el P4D, después de C4A. Es débil
Las negras siguen la misma idea en la 6. . . . , CR2R, por 7. P X P , D x P: 8. A3R.
variante: l. P4R, PJR; 2. P4D, P4D; 3.
C3AD, ASC; 4. P5R, C2R; S. A2D, P3CD. 1. P3CD
Por ejemplo: 6. C3A, AXC; 1. AX A, A3T;
8. A2R, A XA; 9. Dx A, P4AD; 10. A2D, Si 7. A X C , es dudosa la captura 7. . . . ,
CD3A; 11. PJA, D2D; 12. 0-0, C4A, y las D X P; 8 . AlADI, D X T; 9. D2A, cortando
negras están bien. Nakhaenko-Sokolsky, la retirada de la dama. Por esta razón las
(Minsk, 1966). O bien 6. CD2R, A X A + ; negras contestarían sencillamente 7. . . .,
20

P x A, y después de 8. P3CD, P X P, como P4R. El inmediato 15 . . . . , P4R, se refuta­


· -urre en la presente partida. ría con 16. C3A, D2A; 17. P X P, C x PR;
18. C X P.
7• ... PXP
8. A X C 16. TIA P4RI
17. T X C
ve todos modos las blancas se dejan
seducir por la ca¡¡tura del caballo. Es' más A causa de la presión sobre el PAR se­
sólido 8. P X P, C4A; 9. A2C, A5C+; 10. ría malo 17. P x P , C x PR; 18. C x C ,
R1A, 0-0, que se ha practicado en muéhas A:XC! {y n o 18. . . . , T X P + por 19. R1C,
partidas. A X C ; 20. A3A!); 19. A3A, A5CI, y tan­
to 20. A X A, T x P + ; 21. RlR (21. R1C7,
8. . . . PXA T8A+!; 22. D'XT, A5D+) 21. . . . , TIRI,
9 . PX P A5C+ como 20. A X P, T X P + ; 21. R1R, A6A+!;
10. R1A 22. CXA, TIR+; 23. C4R, T x C + I ; 24.
P3AI
A X T , A X D , proporcionaría ventaja a las
Procediendo a la apertura inmediata de negras.
la columna AR. En 'la partida del encuen­
17. .. . PXT
tro Gecht-Sokolsky, se jugó: 10. . . . , O-O;
18. P X P TXC
11. P3TD, A2R; 12. C3A, P3A, pero des­
19. A X T A x PR
pués de 13. C4T, D2A; 14. P x P, A x PA;
20. CSA
15. 020, D2C; 16. T1D, las negras no con­
siguieron ventaja.
Si 20. P5C, es fuerte la continuación
20. . . . , TIC!; 21. P X P, P5D, y no hay de­
11. P X P 0-0
fensa contra la doble amenaza A4A o D7T
seguido de T8C.

20. . . . A4A
21. A2R

Era necesario poner en juego la torre:


21. P4C, A3C; ·:;zz. R2C. Al no aprovechar
esta oportunidad las blancas pierden rá­
pidamente.

21. P4TDI

Las negras se disponen a capturar el


P6AR, ejerciendo fuerte presión sobre la
columna AR. La pareja de alfiles contri­
buye sensiblemente a mantener la inicia­
tiva, de momento las debilidades en el
flanco de rey carecen de importancia.

12. P3TD A3D


13 •. C3A TXP
14. C4TD D2A
1S. P4CD D2A
Amenazando con la apertura de la co­
Esta colocación de las ·piezas pesadas lumna TD. Después de 22. P5C, las ne­
sobre la columna AR, prepara el avance gras responderían 22. . . . . P X P; 23. A X P,
21

TIAD; 24. C3D, A5D, amenazando Partida núm. 38.


A x C + . Como único recurso las blancas
organizan un ataque con la dama, pero es­ Clarke-Petrosian
to tampoco surte efecto.
(Olimpíada de Munich, 1958)
22. D4T D3CI
l. P4R, P3R; 2. P4D, P4D; 3. P5R,
23. P4TR P4AD¡ 4. PJAD, D3C; 5. CJA, C3AD; 6.
P3TD, P5A!.
Si 23. P X P, las negras responderían 23. La reacción correcta a la jugada 6. P3TD
..., TIC!; 24. P6T; T8C+; 25. AlD, que ha debilitado el punto 3CD, frustran­
A6D+; 26. RlC, A7A. do el avance P4CD y congelando los peo­
nes del flanco de dama. Además, las ne­
23 • . .. A5D gras podrán utilizar la casilla JCD, para
24. C3C A5RI sus propios planes.

Todavía no se podía jugar 24. . . . , A7A, 7. P3CR A2D


por 25. T3TJ. 8. A2C 0-0-0
Esta importante jugada que provoca
PJA, coloca a las blancas en una situación Debido a la debilidad de la referida ca­
desesperada. silla 3CD, las blancas pueden realizar difí­
cilmente una penetración en el flanco de­
25. P3A A7A dama y por consiguiente el rey negro ocu­
26. T3T pa una posición segura.

Si 26. P x P, A2T, con la doble amena­ 9. 0-0 C4T .


za TIC y D6C. .
10. CD2D P3TR
26. TIR
Esta jugada no es solamente una precau­
27. P5T D6D! ción contra la amenaza C5CR, sino tam­
bién una base para futuras operaciones en
el flanco de rey: cuando sea oportuno el
avance P4CR.

11. TJR C2R

Es preciso desarrollar las piezas. Una


buena casilla para este caballo es 4AR.

12. ClA C4A

Las negras podían jugar ,u. . ., C6C, pe­


.

ro la ocupación de este punto no repor­


taría ninguna utilidad, además no están
dispuestas a cambiar su caballo por el al­
fil «malo• del enemigo.
Petrosian utiliza la casilla 3CD, en l a
La combinación final. Después de 28. continuación de la partida como base para
Ox A, seguiría 28. . . ., T X Al; :29. C X A, un plan estratégico original.
D8D + . Y por esto las blancas abandonan.
13. C3R exe
14. T X C A2R
15. TIR
22

26. P3A AlD


27. A2A C2R
28. TlR T3T
29. ClA Tl-lT
30. A3C

15• ... D6C!

Si las blan�as aceptan el cambio de da­


mas renuncian a toda perspectiva, y por es­
to evitan el cambio en el curso de l a par­
tida. Pero entonces la dama negra pasará
al flanco de rey de manera ingeniosa. La Clarke ha preparado cuidadosamente su
ocupación del punto 3CD por las negras defensa, pero el sorprendente sacrificio de
tiene carácter provisional. calidad que sigue desbaratará su plan.

16. D2R A5TDI 30. . . ., T X PI¡ 31. A X T, T X A ; 32.


17. A3R RIC D2C, D2T; 33. C3R, C3C; 34. C4C, C5AI;
18. TRlD D7AI 35. A X C, PxA; 36. R1A, T6C; 37. D2A,
19. T2D D6T+; 38. R2R, T7C; '39. TlCR, T X D + ;
40. C x T, D7T; 41. TlTR, D6C.
Después de 19. D X D, A X D; 20. TlR, Las blancas abandonan.
C6C; 21. T2T, las piezas blancas se en­
cuentran comoletamente paralizadas.
Partida núm. 39.
19• ... D4A
20. TlAR P4CRI Smyslov-Botvlnnlk
(Campeonato del Mundo, 1954)
El comienzo de activas operaciones en
el flanco de rey, mientras en el ala .de da­
l. P4R, P3R; 2. P4D, P4D; 3. C3AD,
ma reina completa calma.
A5C; 4. P5R, P4AD; 5. P3TD, A4T.
Esta retirada es inferior a 5. . . ., A X C + ,
21. P3T P4T
pues permite ganar un importante tiem­
22. C2T TDlC
po a las blancas para el futuro ataque con­
23. P4CR
tra el ala de rey.
Forzado. Las blancas no pueden esperar
6. P4CDI
a que su-adversario abra líneas por su pro­
pia cuenta.
Fuerte jugada recomendada por Alekhi­
23. . . . D3C ne. Es débil 6. P x P por 6. . . . , A x C + ;
' 24. AJA PXP 1. P X A , D2A!. .
25. A X PC C3AI Reshewski-Botvinnik (USA-URSS, 1946)
se jugó: 6. D4C, y después de 6. . . ., C2R;
En lugar de la jugada rutinaria 25. . . . , 7. PXP, A X C + ; 8. PXA, C2DI; 9,
C6C, el caballo se traslada al· flanco de D x PC, TlCR; 10. D X PT, Cx PR, las ne­
rey para reforzar el ataque. gras consiguieron ventaja en el centro.
23

6•..• P X PD 12. A4AR,A2D; 13. A2R, 0-0-0; 14. D3D,


D X PT; 15, 1).0, T5C; 16. A3C, C4A; 17.
•Si 6 . . . . , P X PC; 7. CSC!, P X P ; 8. TR1C, las blancas tienen grandes posibi­
P3AD, A2A; 9. A X P, con fuerte ataque lidades de ataque, pero la posición es muy
de las blancas en compensación del peón. complicada. Unzicker-Dückstein (Zurich,
1959).
7. D4C!
11. C3A CIA
12. D3D DXP
13. P4TRI

¡Excelente jugada! Las blancas consiguen


una clara ventaja posicional gracias a la
presión sobre las casillas, débiles casillas
negras y al peligroso PTR pasado. En unión
de 14. ASCR, aumentan la presión y difi­
cultan también el enroque largo de las
negras.

13. . .. AZD
14. ASCR TIA

La torre entra en juego. Si ahora 15.


P$T, ·se podría intentar 15'. . . . , TSA; 16.
P6T, T5R +; 17. RID, C2T.
Esta es la línea más fuerte que hace 15. C4D C4A
problemático el total sistema defensivo de 16. TJCDI
las negras. En la primera partida de este
mismo encuentro se adoptó la continua­ Más fuerte que 16. e X e, p X e, pues el
ción menos enérgica 7. ese.
caballo de las negras podría ocupar el pun­
to 3R.
1• .. . C2R
16. .. . T5A
Después de 7. . . . , R1A; 8. PxA, P X C
las blancas pueden elegir entre 9. D4CD+, Si 1 6. . . . , P3C, podría seguir 17. CSCI
C2R; 10. D x.PA, C1-3A; 11. A2D, o bien amenazando 18. D X Cl.
9. P4TD, C3AD; 10. A3T + , CR2R; 1 1 .
C3A, con fuerte ataque que compensa e l 17. c x c PXC
material sacrificado. 18. TXP T5R+

8. PXA!

Si 8. D X PC, TIC; 9. D X PT, A2A, con


contraataque. La partida Estrin-Chassin
(Campeonato de Moscú, 19S3) continuó:
10. CSC, P3TI; 1 1 . C x PD, A x P , las ne­
gras tienen ventaja.

8. . . . PXC
9. D X PC TIC
10. DXPT : C2D

Las negras conducen este caballo a lAR,


para desalojar l a dama de h7. Pero esta
maniobra ·resulta demasiado larga. Es pre­
ferible 10. . . .) CD3A, atacando una vez
más el PSR. Puede seguir 11. C3A, D2A;
24

Una falta que permite a las blancas for­ Las negras se proponen cambiar su al·
zar la victoria, mediante ·una combinación fil malo por el activo AR de las blancas
efectiva, Más difícil hubiera resultado des· (véase epígrafe V). Después de este cambio
pués de 18. . . , T X AI; 19. P X T, T5R+.
. las negras dispondrán de algún contraata·
Si 20. R1D7, D x P, con suficiente contra· que sobre los cuadros de color blanco (es·
ataque. En opinión de Lilienthal las blan· pecialmente 4AR y 5AD). Este plan re·
cas también pueden ganar con 20. A2R, quiere la necesidad de establecer una SÓ·
C3C (o 20. , . . , C3R; 21. P6C!, P X P ; 22. lida posición de peones en el centro.
T8T+ ) ; :'li. R 1 A I, OX P (si 21. . . . , C5A;
22. T8T+, R2R; 23. D5C); 22. D5C!, DXP; 7. D4e
23. D X P.
Lo más activo.
19. DXT! PDXD Merece considerarse el cambio del alfil
20. T8C+ AlA malo. Por ejemplo: 7. A5CR, D2D; 8.
21. A5C+ DXA A X C!, D X A. La partida Tal-Nei (Wilnjus,
22. TXD C3R 1955), continuó: 9. P4AR, D2D; 10. C3A,
P4AD; 11. A3D, A3T; 12. 0-0, P3C, y las
Las blancas han conseguido una venta· posibilidades son casi las mismas.
ja material decisiva, Smyslov materializa
la victoria por el camino más corto. 7 • ... C3C
23. A6AI TXP Evidentemente 7. . . . , P3CR?, es malo
24. P5T A3T porque debilita los cuadros negros que
25. P6T!
las blancas pueden explotar para un ata· .
Las negras aban·donan. qUL
Si 7. . .. , C4A, se puede jugar 8. AJO,
con la amenaza 10. DxPC, y el enroque
Partida núm. 40. corto no deja de ofrecer algún peligro para
las negras.
Klawin-Sokolsky
8. P4TR
(Torneo Zonal, Minsk, 1957)
Muratov-Sokolsky (Espartaquiada de la
l. P4R, PJR; 2. P4D, P4D; 3. CJAD,
URSS, 1959), se jugó: 8. C3A, D2D; 9.
A5C; 4. P5R, C2R.
Parece artificioso 4. . . . , D4C (con la in·
P4TR, P4TR; 10. D3T, A3T; H. P4C,
tención de responder a 5. D4C, con 5. ... ,
AXA; 12. TXA, C3A; 13. PXP, C2R; 14.
P4AR); Veamos: 5. D4C, P4AR; 6. D3C,
D4C, C4A; 15. A5C, y ahora en lugar de
1 5. . . . , C3-2R?, debieron jugar 15. ....
P3CD; 7. P3TD, A X C + ; 8.. P x A , A3T;
C4T; 16. P4T, D3A, seguido de R2D.
9. A X A , C x A ; 10, C2R, C1C; 11. C4A,
amenazando CxPR.
8• . .. P4TR
5. P3TD 9. D3C A3T
10. C2R
La continuación usual.
Si 5. D4C, se puede replicar con éxito
Las blancas tratan de impedir el plan
5. ... , P4AD.
de las negras. Con la textual preparan la
Pero la jugada 5. P3TD, tiene también
fuerte amenaza 11. C4A y plantean a su
sus inconvenientes pues las blancas pier·
adversario un difícil problema.
den un tiempo y debilitan la disposición
de los peones del flanco de dama. Juschkewitsch-Sokolsky (Campeonato de
La partida Banhik-Sokolsky (semifinal Bielorrusia, 1950), las negras obtuvieron
del XXV C¡unpeonato de la URSS, 1957), una excelente partida después de 10. AXA,
se jugó 5. CJA, P3CD; 6. A2D, A X C (si e X A; 11. C2R, 020; 12. P4T, C1C; 13.
6• , A3T; 7. e5CDI); 7. A X A, D2D, con
...
· e4A, C X e ; 14. A X e, RlA ; 15. D3R,
posibilidades iguales aproximadamente. eJA.

S• ... A X e+ 10. . . . R1A


6. PXA P3CD 11. P4T D1R
25

Y no 11 . . . ., C3A; 12. C4A, A X A ; 13.


D X CJ, con ventaja de las blancas.
Con 1 1• . . ., D1R, no solamente se pro­
-tegen los puntos 3R y 3CR, sino que tam­
bién se ataca el P4TD, obligando a las blan­
cas a defenderlo. Ciertamente pueden ju­
gar 12. P5T, pero .después de 12. . . . , C3A;
13. PXP, PTxP; 14. C4A, A x A ; 15.
C X C + , P X C; 16. T X T, D X T, las ne­
gras no están peor a pesar de sus peones
doblados, El caballo es más fuerte que el
mal colocado AD de las negras. La posi­
ción descubierta del rey negro tiene poca
importancia. Sería malo 17. D x P, a causa
de 17. . . . , D8TJ.

U. DSC

tenían tiempo de hacerlo más adelante.


Las blancas amenazan el PTR después
La jugada del texto impide el avance
de 13. C3C.
P5T, con el cu¡¡l las blancas se hubiesen li­
Si 12. D3A, las negras pueden jugar 12.
berado de la defensa de su PTD.
. . . , P4AD; 13. C3C, A x A.; 14. RXA, C3A,
con contraataque.
16. T3TR
12. .. . ClD
Después de la textual debía jugarse 17.
13. C4A
P4C, mostrando actividad y dificultando
el plan de las negras. No proporciona ven­
Después de 13. C3C, A x A ; 14. R x A,
taja 16. T3CR, al paso que las negras for­
P3ARI; 15. PXP, C x PA (también es po­
tifican su posición definitivamente.
sible 15. . . . , P X P), las negras tienen una
buena posición. 16. ... R1C
U. A3T P4A
13. . . . AXA 18. TIC RZT
1 4. c x c.+ 19. T3CR

Se podía creer, a la vista de los peones Las blancas luchan ya con dificultades.
doblados resultantes del cambio de ca­ Sus piezas se encuentran diseminadas y las
ballos, que las negras están en peligro. operaciones en el flanco de dama no ten­
Pero esta apariencia es engañosa. Las pie­ drían ningún éxito. Por ejemplo: 19. P X P,
zas pesadas de las negras ejercerán pron­ PXP; 20. T5G , TlAR; 21. A x P , CXA;
to una fuerte presión a lo largo de la co­ 22. T.XC, TXPI; 23. R X T , D1AR+; etc.
lumna semiabierta AR. O bien 19. PXP, P X P; 20. T7C, TlCD;
Por lo tanto este cambio ha resultado 21. T7T, TIAR.
una falta posicional.
También son mejores las posibilidades 19. ... TIAR
de las negras después de 14. R'XA, C X C; 20. D3R T4A
15. D X C, P4AD. 21. P4AR PXP
22. P X P TIAD
14. . . . PXC 23. TSCR D2A
1S. R X A
El contraataque sobre las casillas de co­
(Véase diagrama) lor blanco, es la consecuencia del cambio
de alfiles preparado por las negras en la
IS. ... P4TI apertura. A pesar de la gran libertad de
movimientos, el alfil malo de las blancas,
Evidentemente las negras podían po­ no puede participar en el combate porque
ner su rey en seguridad mediante 15. ..., no puede controlar los cuadros de color
RlC, seguido de R2T, pero calcularon que negro.
26

24. P3C TXT 8. A3D P4A


25. PTXT D4A
26. D3D TXP Solámente la eliminación del peón cen­
27. D X D PCXD tral de las blancas permite restablecer el
28. A7R R3C equilibrio en el centro a las negras.
29. A8D T3A
9. D2R!
Amenazando R2A-1R, capturando el al­
fil. Una nueva continuación en esta varian­
te. Si 9. P X P, D4T+I ; 10. A2D, D x PA.
30. A7R T5A O bien 9. 0-0, P x P, y las negras encuen­
31. R2R R2A tran suficiente defensa. El sacrificio tem­
32. A6D TXPT poral del peón permite a las blancas acele­
33. R3D T5A rar el desarrollo de sus piezas y prepararse
para el ataque.
Las negras ganan.
9. ... PXP
Partida núm. 41. Es preferible 9. . . ., D4T+; 10. A2D,
D3C.
Tal-Barcza Con la aceptación del peón, las negras
(Olimpíada de Varna, 1962) se retrasan en el desarrollo.

l. P4R, P3R; 2. P4D, P4D; 3. C3AD, 10. 0-0-0 P3TD


C3AR; 4. A5CR, PX P.
La variante Rubinstein de la Defensa Después de 10. . . ., 0-0, era posible 11.
Francesa presenta dificultades para las ne­ P4TRI, iniciando el ataque. Y a 11.
gras. El abandono del centro, como con­ A2D seguiría la típica combinación: i'i:
secuencia de la movida .PDXP, propor­ AXC, AXA; 13, A X PTR+I, R X A ; 14.
ciona a las blancas grandes posibilidades C5C+, con ataque irresistible.
de obtener iniciativa. A pesar de todo
ello, algunos ajedrecistas, entre los cuales 11. TRIR AZD
se encuentra el gran maestro húngaro Bar­
cza, adoptan gustosos esta variante. Des­ Pero ahora el enroque era imprescindi­
de luego, la posición de las negras no pre­ ble y las negras van a sufrir las consecuen­
senta debilidades, y es susceptible de una cias de mántener su rey en el centro.
buena defensa.
12 c x P
• . D4T
5. C X P CD2D
Y no 12. . . . , 0-0, por 13. C5AI, y según
Conduce a la pérdida de un peón: 6. Neistadt es interesante la continuación: 13.
'C3AR, A2R; 7. A3D?, C x C ; 8. A X A: , ..., A5C; 14. CxPI, R X C ; 15. D5R, A X T ;
CXPI; 9. A X D , Cx.D; 10. A x PA, C X P; 16. T X A, P3T (sino seguiría 17. T3R); 17.
11. A5C, P3TD; 12. A:xC+, R X Al; 13. A5XP+I, R X J\ ; 18. D4A+, R2C; 19.
A3C, C5A. Por esta razón es indicado 6. D5C+, RlT; 20. D6T+, R1C; 21. T3R,
e x e+. coil la amenaza decisiva 22. T3C+.

6. C x C + e xe 13. C5AI
7. C3A A2R
(Véase diagrama)
Tal-Portisch (Candidatos, 1965) se jugó:
7• , P4A; 8. A4AD, PxP; 9. 070, A2R¡
... Es evidente que la posición de las ne­
10. ·D2R, P3TR; 11. A4A, 0-0; 12. TDID, gras resulta sumamente desagradable, pues
A2D; 13. T X P, D3C; 14. D2DI, y debido no pueden enrocar, ni tomar el caballo.
a. la amenaza latente sobre el PTR la ven· También sería malo 13 . . . . , D X P por 14.
taja' de las blancas es evidente. Simagin D5RI. Probablemente Barcza había con­
recomienda 8. A5C+, A2D; 9. A X A + , tado rechazar el ataque sacrificando el
D x A ; 10. D2R. PCR.
27

Si 24. . . ., D3A; 25. D4R+, D4A; 26.


D X D + , P x D ; 27. R X A .

25. P4AR D7R


26. R X A I

Ofreciendo a su vez u n nuevo sacrificio!


Sí 26. . . . , D X.T, seguiría 27. D4R + , P4A;
28. D7C+, forzando el mate. La última es­
peranza de Barcza es impedir el acceso de
la dama blanca al punto 4R.
"
26. . . . P4TD
27, T7DI

Las negras abandonan.


¡Un final brillante!

13 • ... P3T
l4. C x P + R1A Partida núm. 42
15. A X C AXA
16. A4AI Fischer-Petroslan
(Candidatos, 1962)
¡Muy fuerte! Defendiendo e l PTD y ata­
cando a la vez el AD. Sería un error 16. l. P4R, P3R; 2. P4D, P4D; 3. C3AD,
C5T, por la réplica 16. . . . , D X P ; 17. C X A , C3AR; 4. ASCR, ASC.
D8T+; 1 8 . R2D, D4T + ; 19. P3AD.,
D5CR + ; 20. D3R, D X C. El sistema MacCutcheon de la Defensa
Francesa. Esta continuación, que se juega
16 • ... D4CR+ raras veces, merece más atención. El con­
traataque de las negras conduce a com­
Sería de valor dudoso 16. . . ., D3C; 17. plicaciones cuyo valor posicional no ha
P3AD, A5TD, a causa de 18. CxP+, sido suficientemente estudiado todavía.
P x C ; 19. D3A.
S. PSR P3TR
17. R1C A4C 6. A2D
18. A X A DXC
Es interesante la continuación de Tchi­
Sería algo mejor 18. . . ., R X C. El ataque gorin: 6. P X C,. P x A ; 7. P x P , TIC; 8.
contra el PCD es falso como Tal demos­ P4TRI, P X P; 9. D ST, D3A; 10. D X PT,
trará seguidamente. D X PC; 11. C3A, C3A, con juego vivo y
las mismas posibilidades.
19. A4T P4C Parece artificioso 6. AlA, pues la res­
puesta 6. . . ., C5R; 7. D4C, P3CR; 8. P3TD,
Esta jugada es necesaria, obliga la re­ A X C + ; 9. P X A, P4AD; 10. A3D, D4T,
tirada 20. A3C. Si 19. . . ., A X P; 20. D4RI, proporciona una buena partida a las · ne­
con la doble aménaza 21. D4CD+ . y 21. gras.
.

D X PC. Después de 6. A3R, las negras pueden


continuar con 6. .. ., CSR; 7. D4C, R1A;
20. A3C AXP 8. P3TD, A X C+; 9. P XA, C X PAD; 10.
21. D4R T1R A3D, P3CDI, seguido, eventualmente de
22. D4CD+ R1C A3TD, Scbakowitsch-Projorovich (Moscú,
13. T3RI R2T 1961).

Tampoco serviría 23. . . ., A4R, por 24. 6. . .. AXC


P4AR. 7. A X A

24. T3C D4R Esta jugada inofensiva no puede préten-


28

der más que la igualdad. Es necesario 7.


P X A , C.5R; 8. D4C. Por ejemplo:

A) 8. . . ., P3CR; 9. A3D (es débil 9.


AlA, a causa de 9. . . ., P4ADI; 10. A3D,
D4T; 11. C2R, P X P ; 12. A X C, P X A; 13.
D x P5R, C3A; 14. P4AR, P X P, con posi­
bilidades casi iguales, Klovan-Kudriasshov,
semifinal del Campeonato de la URSS,
1963); 9. . . ., C X A ; 10. R X C, P4AD; 11.
C3A, C3A; 12. P4TR, con iniciativa de
las blancas, Nechmetdinov-Stahlberg (Bu­
dapest, 1953 ).

B) 8. . ., RlA; 9. AlA (es mejor 9.


.

A3D); 9. . , P4AD; 10. A3D, C X PAD; ll.


..

P X P, D4T; 1Z. A2D, D.5TI; 13. P3TR,


C.5R; 14. CZR, C3AD; 1.5. A X C, C X P; Un primer examen a la posición del dia­
16. D4T, C3A; 17. C3A, D.5A, con reci­ grama nos permitirá calcular las posibilida­
procidad en ambos juegos, Vasiukov-Golde­ des del primer jugador. Desde luego, sus
nov (Campeonato de la URSS, 1965). peones centrales estorban los movimien­
tos de las piezas de su adversario, y con­
7. .. . C.5R servan su A3D bueno, a cambio del A D
malo de las negras.
8. A.5T
Realmente si las blancas necesitan sólo
dos o tres jugadas para completar su des.
Las blancas deberían conservar la pa­
arrollo (11. . . ., A2D; 12. C3A, D2R; 13.
reja de alfiles y esto parece conseguirse 0-0), merecen nuestra preferencia. Pero Pe­
con 8 A4C, pero seguiría 8 . . . . , P4ADI y trosian aprovechando la superioridad de
ahora es malo 9. P.xP, C x PARI; 10. desarrollo, juega con energía para apode­
R XC, D5T +. Mientras que si 9. A3T, la rarse de la iniciativa.
respuesta 9. .. ., D4T +, resultaría desa­
gradable. ll. . . . P3A
12. P4AR PXP
La textual 8. A.5T, se debe al maestro
13. P A X P C2R
ucraniano H. Kopaevin que ha analizado
la continuación 8. . ., P3CD; 9. A4C,
.
Sería un error 13 . . . . , D4C por 14. D2R,
P4AD; 10. A3T, y las negras no tienen el seguido de 15. C3A, con ganancia de tiem­
jaque D4T + . Sin embargo, Petrosian optó po.
por. . .
14. C3A P4Al
8. . . . 0-0 El sucesivo asalto con los peones AR y
9. A3D C3ADI AD, es una maniobra típica para la dislo­
cación de los peones centtales.
¡Sencillo y fuerte! El paseo del alfil de
las blancas le ha costado dos tiempos. 1.5. 0-0 D4T
16. DIR
10. A3A
La continuación 16. D2D, A2D y 17. . , . .

Las blancas han de cambiar, de todos TDIA, permitiría a las negras operar sobre
modos, el alfil por el caballo. En esta la columna AD. Por esto Fischer se decide
por el cambio de damas para aminorar la
coyuntura es preferible retroceder con el
presión sobre su juego.
alfil malo. Por esta consideración 1O. A x C,
sería débil para las blancas. 16. ... A2D
·17. P4A DxD
10. .. . CXA 18. TRXD PDXP
ll. P X C 19 A4RI?
•.
Una tentativa para complicar la partida. Las blancas no pueden evitar la pérdida de
Si 19. A X P, podría seguir 19. . . . , TD1C material.
con la amenaza 20. . .. , P x P.
29. ASA
19• . .. PXP
20. A X P TDIC Ambos peones están atacados simultá­
21. A6T T5C! neamente, pero existe una importante di­
22. TDID ferencia. Las negras pueden defender fácil­
mente su peón, mientras que el P5R, no
Realmente sería mejor 22. C x P, aunque tiene defensa.
después de 22. . . ., C4D, l¡¡s negras conser­
van la ventaja, pero no se vislumbra nada 29. . . . R2A
decisivo. 30. P5T CXP
31. P6T T5C!
3 2. T2D

Y no 32. P3C?, a causa de 32. . . , T X Cl


.

32. . . . C5A
33. T2AR R2R
34. C5C C3D
35. c x c

Si 35. C x P , T5AD; 36. A7C, C x A ; 37.


P XC, A X PCD; 28. T2C (si 38. C5C?,
T8A + ; 29. TlA, T X T + ; 40. R X T , A3T,
ganando pieza), 38. . . ., A4D, y las negras
deben vencer.
35. . . . RXC'
36. A7C

E l alfil estaba mal situado en 8A.I), y no


¿Como deben continuar las negras? Des­ es extraño que las blancas se apres4r�n a
pués de 22. . . . , T5T, sigue 23. T x P! Pe­ cambiarlo. No obstante, esto conduce a la
trosian decide devolver el peón, pero crean­ pérdida de un segundo peón, con posición
do en compensación una posición favora­ desesperada.
ble con posibilidades reales de victoria.
3 6. AXA
22. . . . P6D! 37. P X A R2A
23. PXP PxP 38. P3T T4C
24. T X P AJA 39. T2C R1C
40. R2A T4D
Ahora se amenaza ganar el PTD después 41. R3R T2D
de 25. . . . , T5TD. El alfil se encuentra en 42. R4R TXP
una posición difícil. (25. P3TD?, T5TD). 43. T2AR

25. T4D TXT Esta última jugada fue anotada e n la


26. C X T A4D planilla, pero Fischer no la realizó, optó
27. P4TD por rendirse.

No sería bueno 27. P3TD, T5A, y no es


posible 28. C5C, causa de 28. . . , T5TD.
. Partida núm. 43
Después de 27. A3D, sería muy fuerte 27.
. . . , TlD! Bobkov-Sokolsky

27 . . . . T5A! (IV Campeonato de la URSS, por co­


28. TlD C3C rrespondencia, 1963).
l. P4R, P3R; 2. P4D, P4D; 3. C2D,
Las piezas negras gozan de actividad. C3AR.
30

Con este sistema la lucha resulta más Obsérvese la curiosa· cadena de peones
complicada que con 3 . . . ., P4AD. Las blan­ blancos 2CD-5R-2TR. Esta formación prO·
cas pueden restringir el juego de las ne­ porciona una posición sólida. Las blan­
gras, como puede apreciarse con la conti· cas se proponen, si es posible, abrir brecha
nuación de la presente partida, con lo cual en el flanco de rey por medio de P4CR·
no es tarea fácil encontrar posibilidades PSAR, con ventaja de espacio. Por este
de contrajuego para el segundo jugador, motivo, las negras renuncian a la conti­
nuación usual A2R-O-O, y adoptan una
4. PSR CRZD profilaxis defensiva con las jugadas P4TR·
S. P4AR P4AD C2R-P3CR, confiando en contener el asal­
6. P3A C3AD to de las blancas en el flanco de rey.
7. CD3A D3C
8. ... P4TR
Botvinnik-Uhlmann (Olimpíada de Varna,
1962), se jugó: 7 . . . . , A2R; 8. A 3D, D4T; Suetin-Uhlmann (Sarajevo, 1965), se ju­
9. R1A, P X P ; 10. PXP, PJCD; l l . A2D, gó: 8 . . ., P x P ; 9. P X P, ASC+; 10. R�AI,
.

ASC; 12. .A3R, A3T; 13. C2R, A2R; 14. P4A; 11. R2C, C2-1C; 12. C3TI, AZD; 13.
P3TD, A x A ; 15. D x A, P4CD; 16. R2A, C2A, con iniciativa de las blancas.
P4A (para prevenir el avance PSA); 17.
P3T, P3CR; 18. P4CR, con fuerte ataque 9. ClR
de las blancas.
Merece atención 7 . :., PSA. Por ejem­
.
Boleslawsky recomienda 9. P3TD, y si
plo: 8. P4CR, P4TR; 9. P x PT, C3C; 10. 9• , P4T; 10, PSAI, PRXP; 11. C3T,
...

CZR, TXP; 11. C3C, TlT; 12. P4C, AZD; seguido posteriormente de C4A.
13. P4TD, P4T; 14 .PSC, AZR, y en com­
9. .. .

binación con las jugadas eventuales D2AD, CZR


y 0-0-0, las negras tienen una buena par­ 10. A3T
tida, Kupper-Petrosian (Olimpíada de Te!
Aviv, 1964). Esta jugada· y la captura posterior
Es interesante el desarrollo de la parti· A X C?, constituyen los principales errores
da Korchnoi-Larsen (Belgrado, 1964): 7. de las blancas. Era preferible 10. AZC,
. . . , P4AR; 8. A3D, A2R; 9. C2R, 0-0; 10. C4A; 11. 0-0, AZR; 12. P3TRI, preparando
P3TR, PSA; 11. A2A, P4CD; 12. CSC, la ruptura P4CR, aunque esto parece alge>
C3C; 13. P4CRI, P4TD; 14. CJC, T2T; arriesgado.
15. A2D, PSC; 16. D2R, y en esta posición
10. . . . P3C
cerrada la posibilidad de abrir brecha en
el flanco de rey, proporciona ventaja a las 1L 0-0 C4A
blancas. 12. AXC7

8. P3CR Aún no sería tarde para jugar 12. Ale,


y 13. P3TR. Este cambio concede a las
negras el dominio del más importante
sector de las blancas, y significa la renun­
cia a cualquier posibilidad de abrir brecha
en el flanco de rey.

12
. ... PCXA
13. A3R7

Desde luego, era difícil encontrar una


buena continuación para las blancas, la
del texto intenta complicar la partida con
el sacrificio de un peón.

13. . . . DXP
14. P4A C3CI

La mejor defensa, desarrollando sus pie·


31

zas y reforzando el punto 4D, baluarte de


las negras en el centro.

1S. TIC D6TI

La captura del PTD, resultaría dudosa


por C3AI

16. TlC D3T


17. TXCI

L a única posibilidad d e proseguir el


ataque. Así 17. P A x P , C x P , como 17.
PD X P, C X P, serviría de poca cosa a las
blancas.

17• ... PXT


18. PAXP PRXP
19. CJA A3R Las blancas abandonan, pues la amenaza
ZO. TZA PSA 31. . . ., D6RI, es muy peligrosa. Si 31. D2D,
Seguiría 31. . . ., TSC; 32. A7R (para evitar
Después de 20. . . ., 0-0-0, las blancas Tl-IC), 32. . . ., P6AI y ganan fácilmente.
pueden continuar con· 21. DIC, con la do­
ble amenaza 22. T2CD y 22. C4TR.
Partida núm. 44
:U. DlC D4T
22. A2D ASC Tchigorin-Gottschall
AXC (Bremen, 1905)
23. C X P
24. A X A D4C
l. P4R, PJR; 2. D2R, P4AD.
La devolución de material permite a las
negras poner en juego su alfil, y tomar la Una de las mejores respuestas.
iniciativa. Veamos otras posibilidades:
A) 2. . . , A2R; 3 . P3CD, P4D; 4. A2C,
.
ZS. PJTD A3A; 5. A X A, C x A; 6. P5R, CR2D; 7.
D4C, 0-0: 8. P4AR, C3AD (es mejor 8. . . . ,
¡Una celada interesante! Si 25. . . , T X P,
.
P4AD); 9. P3A, P5D: 10. C3A. P X P; 11.
seguiría 2�. D x PI con las amenazas 27. C X P, C4A; 12. P4D, P4A; 13. P X P a.p.,
D8A + , y 27. A X T. Después de 26. . .. , D x PAR: 14. TID. C2D, y ahora tanto la
TlT, seguiría 27. D6AI
jugada 15. A3D, de Tchigorin, como la
sencilla 15. P3C. ofrecen las mejores posi­
2S • . .. ASR
bilidades a las blancas. Tchigorin-Tarrasch
26. D2C 0-0-0
(última partida del encuentro).
21. ese AJA
B) 2. . . . , C3AD; 3. C3AD, P4R; 4. P3D,
(Véase diagrama) C3A: 5. P4A, A4A; 6. P x P, CD x P; 7.
C3A. P3D: 8. A5C, P3TR; 9. A4T, P4CR;
Con el presente diagrama podemos apre­
10. A3C. A5CR: 11. 0-0-0, con buen juego
ciar la importancia del dominio de la gran
de las blancas. Tchigorin-Boja,¡-kov (1 Tor­
diagonal a8-hl.
neo Nacional Ruso, 1899).
La co.,tinuación
. que tenían proyectada
las bl'lnC!!S 2!!. e X P?. pierde rápidamente Cl 2. . . ., C3AR; 3. P3CR1 CJA; 4. A2C,
a causa de 28. . . . , D4DI Al mismo tiempo P4R; 5. CJAR, A4A; 6. P3A, PJD; 7. 0-0,
existe la amenaza P5T. Las bl31lcas no tie­ ASCR; 8. P3TR, A2D; 9. P3D, A3C; 10.
nen defensa. C3T, P4TD; 11. C4A, AZT; 12. A3R, con
juego casi igual, Kotov-Gussev (Campeona­
28. P4TR 040 to de Mos�ú. 1952).
29. C3A TRIC
30. R2T DSR 3. P4AR
32

Tchigorin adoptába también otras con­ que y ocupando eventualmente la colum·


tinuaciones: 3. P3CR, y 3. C3-AD. En la na abierta CD.
.
cuarta partida de su encuentro con Ta­
rrasch, jugó: 3. P3CR, C3AD; 4. C3AR, 9. ... A3T
A2R; S. A2C, P4D; 6. P3D, C3A; 7. 0-0,
En posiciones semejantes no es aconse­
0-0; 8. C3A. La jugada del texto 3. P4AR, jable bloquear con piezas los propios peo­
es con mucha diferencia, la que mejor res­
nes. Era más correcto jugar 9. . .., P4TD,
ponde al espíritu de esta apertura.
y después A3T.
3• ... C3AD 10. 0-0 TlAD
4. C3AR A2R 11. P3C PSA
12. ClR P X PD
Conduce a la igualdad la siguiente con­ 13. P X P 0-0
tinua.ción de la partida Tcbigorin-Rubins­ 14. A2D D3C
tein 2. D2R, C3AD; 3. P4AR, C5D; 4. D3D,
P4AD; 5. C3AR, C3AD; 6. D2R, A2R. Si las negras deseaban jugar CSCD, era
preferible hacerlo en seguida con la ame­
S. C3A P4D naza C7A.
6. P3DI PSD
15. CZAR CSCD
Parece mejor 6. . .. , C3A, que mantiene 16. DID A2C
la tensión en el centro y se empleó en la
17. P3TD C3A
citada partida Tcbigorin-Rubinstein, Gra­ 18. P4CR
cias a su fuerte posición en el centro, las
Después de haber rechazado el asalto en
blancas pueden preparar más fácilmente el
el flanco de dama. Tchigorin comienza el
ataque contra el flanco de rey.
ataque contra el rey de las negras.
7. CID C3A 18. ... P4TD
8. P3CR P4CD 19. PSC C2D
20. C4C P5C

Era algo mejor 20. . .., C4A, seguido de


P5T, si bien sería difícil para las negras
emprender algo efectivo.
Después de las jugadas del texto, las
blancas bloquean el flanco de dama, y ob­
tienen un punto de apoyo en la casilla A4D,
para uno de sus caballos.

21. P4TD C4A


22. T3Al

Las negras se esfuerzan en tomar la


iniciativa en el flanco de dama, lo que con­
duce a una lucha interesante y reñida.

9. A2C

Sería menos sensato desviarse de su plan


y jugar 9. P4TD, las negras seguilían con
9 . . . , P x P ; 10. T X P, P4TD, seguido de
.

A2D y P5T, emprendiendo un contraata-


33

Preparando una brillante combinación. 48. T X D TIA


Si 22. . . ., A3T; -23. T3TR, T2A; 24. C6A+I, 49. A7AI
P X C; 25. D5T, y el mate es n i evitable.
Las negras deben pasar ahora a la defen­ Las negras abandonan.
siva. Una partida característica del estilo crea­
dor de Tcbigorin.
22. ... P4A
23. PC X P a.p. AXP
24. T3TR AID LA DEFENSA CARO-KANN
25. TIA T2AD
26. T5Tl CIC l. P4R, P3AD.
27. C5R Cl-2D
28. C4Al D3T
29. TIC C3A
30. T3T C4-2D
31. C3A

Después de asegurar el flanco de dama,


Tchigorin prepara el ataque decisivo con
toda tranquilidad.

31. ... D2T


32. D2R · C4A
33. C3-5R! C4-2D
34. RlT cxc
35. PXC CIR
36. TIC

La partida se decidirá en la columna de


CR. Esta apertura fue analizada y estudiada
por los jugadores Caro (Berün), y Kann
36. . . . T2-2A (Viena), en el año 1886.
37. D5T P3C En la Defensa Caro-Kann, las negras pre­
38. A3ARI T2C paran el avance 2. .. ., P4D, como en la
Defensa Francesa, si bien constituye una
Previniendo 39. T X P C + . notable diferencia entre ambas defensas,
puesto que el AD, de las negras no queda
39. D4C AlA obstruido por el movimiento P3R, como en
la Defens;¡ Francesa, pudiendo desarrollar­
Las negras no pueden abandonar su PR. se a cualquiera de las casillas 4AR, o 5CR.
Si 39. . . , T2R; 40. A5C. Pero ahora se
.
Una de las desventajas de la jugada l.
pierde la calidad. . . ., P3AD, consiste en cierto retraso de
desarrollo en el flanco de rey. Y en algu­
40. A6T D2R nas variantes ocurre que para realizar el
41. A2R A2A contraataque P4AD, se necesitan dos tiem­
42. AXT DXA pos (P3AD y P4AD), en lugar de uno solo.
43. D5C A2D Las variantes de la Defensa Caro-Kann,
44. T3-3C TZA son menos complicadas que las de la De­
45. P4Tl fensa Francesa.
Esta sólida apertura goza del favor de
No se puede evitar la apertura de la los jugadores de estilo posicional: Capa­
columna CR. Las negras ya no tienen de­ blanca, Kotov, Flohr y Botvinnik.
fensa. Se debe a Panov y Boleslawsky, intere­
santes ideas sobre el planteo de juego de
;45. . .. RIT las blancas.
46. P5T PXP Después de las jugadas l. P4R, P3AD;
47. A X P DXD l. P4D, P4D, se presentan tres variantes
34

principales a la consideración de las blan­ 5. ... A3C


cas: avanzar el ·PR, cambiarlo o defim­ 6. P4TR P3TR
derlo con 3; C3AD. 7. PST A2T
Una cierta precisión de estrategia de las 8. A3D
blancas, exige la cuarta variante: z. C3AD,
T�poco está claro si conviene proponer
P4D; 3. C3A. .
mmedtatamente este cambio.
1 En la partida Schposchnikov-Schestope­
rokov (Campeonato de la RSFSR, 1959),
3. PSR A4AI las blancas conservaron la iniciativa me­
4. C2R diante 8. P4AD, C2D; 9. P X P, PA x P; 10.
C3A, C2R; 11. P4A, C3AD; 12. A3R, C3C;
La continuación más antigua. 4. A3D, 13. PSA!, P X P ; 14. D3A, A2R; 15. C X PA .
permit� a las negras un contraataque sobre
las castilas de color blanco · (véase la parti­ 8. A x'A
da núm. 45). 9. D X A
La jugada agresiva 4. P4TR!?, la utilizó
Tal en su encuentrp contra Botvinnik, en
1961. Con ella las blancas obligan a retro­
ceder al AD enemigo, aunque a costa de
desorganizar la estructura de sus propios
peones. En la décima partida se jugó 4. . . .,
P3TR (también es posible 4. . . . , P4TR; 5,
P4AD, P3R; 6. C3AD, C2D; 7. C l-2R,
C2R; 8. C4A (es preferible 8. C3C), 8. . . .,
P. x P ; 9. A x P , C3CR; 10. C x PT, C2xP;
11. A2R, C6D + I ; 12. AXC, A X A, con
ventaja de las negras, Tal-Averbach, XXIX
Campeonato de la URSS); S. P4CR, A2D;
6. PST, P4AD; 7. P3AD, C3AD; 8. A3T,
P3R; 9. A3R (era muy prometedor 9.
P4AR, D3C; 10. C3A), 9 . . . ., D3C; 10.
D3C, P X P!; 11. p x D, P X D ; 12. P X P,
C4T; 13. C3AD, P4CD, y las negras tienen
mejor juego. Con frecuencia se juega también 9. p x A.
Por ejemplo: 9 . . . ., CZD; 10. C3A, P4ADi
La jugada 4. P4CRI?, es interesante, pero
11. PXP, C X PR, con buena partida de
no se ve claramente como las blancas pue­
las negras. ·Matanovic-Donner (Bied' 1961).
den adaptar este avance a sus futuros pla­
El jue�o de las blancas es mi. poco más
nes de ataque. En la partida Bronstein­ .
hbre. Ttenen el control del importante
Petrosian (XXVI Campeonato de la URSS,
punto 5AR, donde podría instalarse un
1959), las negras tomaron la iniciativa des­
caballo enemigo.
pués de 4. . . ., A2D; S. P4AD, P3R; 6.
Juchtman-Cholmov (XXVI Campeonato
C3AD, C2R� 7. P5A, P3CD!; 8. P4C, P4TD;
de la URSS, 1959), las negras atacaron me­
9. C4T, ClA; 10. TIC (y no 10. P3TD?,
diante la maniobra 9. . . ., D4T + ; 10.
por 10. ..., P x P,_ seguido de P4CDI), 10.
P3AD, D3T; 11. D x D, C x D ; pero des­
. . ., P x PC; 11. TxP, P X P ; 12. P X P, D2A;
pués de 12. P4ARI, C2R; 13. A3R, las
13. C3AR, T X C I ; 14. D X T, AXP.
blancas evitaron la ·movida P4AD, y con­
Para la continuación 4. P4AD, véase la siguieron ventája. Por esto es preferible
partida núm. 46. 9• . . ., D3C, seguido de P4AD, preparando
un contraataque en el centro.
4. .. . P3R
.5. C3C n
Es débil 5. C4A, por la respuesta S• . . ., El Ataque Panov
P4AI; 6. P X P, Al X P; 7. A3D, C2R!, Kro­
gius-Ilivitzky (Campeonato de la RSFSR, 3. P X P PXP
1957). 4. P4AD
35

Esta Hnea se conoce con el nombre de (1 938), continuó: 9. A3R, P3CD; 10. 0-0,
Ataque Panov. A2C; 11. D2R, C3A, con las mismas posi­
Las blancas atacan el PO, con intención bilidades, aproximadamente.
de obtener una posición análoga a la del
Gambito de Dama Aceptado (si las negras 1. . . . 0-0
juegan 4. . . . , P..x.P), o bien preparar el 8. A3D
avance P5AD, en el momento oportuno.
Una continuación que conduce a un Esta jugada debe impedir el acceso del
juego tranquilo con las .mismas posibili­ caballo a la casUla e4, lo que permitiría
dades, aproximadamente, es la siguiente: un fuerte contraataque a las negras. Vea­
4. A�D, C3AD; S. P3AD, DZAI {una juga­ mos: 8. P4CD, P3CD; 9. A5CR, C5Rl; 10.
da de Flohr); 6. C3A (es débil 6. P3TR, NxA, D x A ; 11. C X C, P X C; 12. C5R,
C3A; 7. C3A, por 7. . . . , P3CR;. 8. 0-0, TlD (análisis de Kasparian).
A4Al, Tolush-Flohr, Kiev, 1944), �. . ..,
C3A; 7. 0-0, ASC; 8. T1R, P3R; 9. Cl-ZD, 8. . . . P3CD
A3D; 10. C1A, 0-0, Tartakower - Flohr, 9. P4CD
(Bled, 1934).

4. . . . C3AR
S. C3AD P3R

Después de 5 . .. . . , C3A; 6. A5Cl, las


negras encuentran algunas dificultades pa­
ra la defensa del punto 4D. Es malo 6 . . . . ,
D3C; 7. P X P , D X PC? (relativamente me­
jor es 7. . . . , CD X P ; 8. C1-2Rl), a causa
de 8. TIA!, C5CD; 9. C4T, D x PT; 10.
A4AD, y las blancas ganan, Botvinnik­
Spielmann, Moscú, 1935). O 6. . . . , P X P;
7. P5D!, C4R; 8. D4D, C6D + ; 9. A'X C,
P X A; 10. C3A!, con ataque, Botvinnik­
Flohr, encuentro, 1935.
Es interesante la variante analizada por
Panov: S• . . ., C3A; 6. C3A, ASC; 7. PXP,
CRXP; 8. D3C, A X C ; 9. P X A , P3R; 10.
Las bÍancas tienen superioridad en el
D x P, C x P; 11. ASCD+, C x A ; 12.
D6A+, RZR; 13. D X C4C, C X C ; 14. PXC, flanco de dama, que se apoya en la fuer­
D4D; 1S. D X D, P X D; 16. T1CD, y las za del PAD, pasado. Las negras deben
blancas tienen una mínima ventaja en el preparar el avance P4R, para obtener con­
final. traataque en el centro. En la partida Bot­
Si 5 . ..., P3CR, las blancas -disponen de vinnik-Golombek (Torneo Memorial Ale­
la fuerte réplica 6. D3Cl, Tal-l. Zaitzev, khine, 1956), se demostró que si las negras
(Campeonato de la URSS, 1962) y Brad­ adoptan una táctica oasiva, las blancas
varevic-Vukic (Campeonato de Yugosla­ pueden alcanzar una ventaja considerable:
via, 1967). Las negras deben sacrificar 9 . . . ., A2D; 10. A3R, C5C; 1 1 . 0-0, P4TD;
su PD, sin que les resulte fácil recuperarlo. 12. C4TD!, P C X P ; 13. PCXP, A X C; 14.
D x A, C x A ; 15. P X C , C3T; 16. TD1C,
6. C3A AZR etcétera.
La partida Prins-Richter (1951) se des­
Si 6. . . . , C3A, es muy fuerte 7. P5AI, arrolló una lucha violenta: 9. . .. , P4TD;
A2R; 8. A5CD. 10. C4TD, C1-2D; l l . A4AR, P T X P (es
preferible 11 . . . ., C4Tl); 12. P6A, C4Al;
7. PSA 13. p X e, p X P. Si las negras no quieren
sacrificar la pieza deberán jugar 10. . . .,
Después de 7. A3D, P x P; 8. A x PA, C3-2D; Kopajev-Sokolsky (Campeonato de
0-0, se entra en una conocida variante del la URSS, por correspondencia, 1950), se
Gambito Dama Aceptado, con un tiempo jugó 11. PSCI, PXP; 12. P X P, P4RI (des·
de más para las negras. Panov-Sokolsky pués de 12. . . . , A X P; 13. A x P + , R x A
36

14. C5C+, R1C; 15. C X A, las blancas tie­ D2A; 9. A2D, CR3A; 10. P4A, P3R; ll.
nen ataque) 13. P6A, P5R; 14. P X C, DZR, A3D; 12. 0-0, 0-0, con juego casi
C X P ; 15. 0-0, A3A; 16. TIC, P X A ; 17. igual.
D X P, C4R; 18. C XC, A XC, y pocas ju­
gadas después se acordaron tablas. 7. P3TR
En la partida Botvinnik-Pomar, (Olim­ 8. A3D
píada de Munich, 1958), se repitieron las
primeras 14 jugadas y después continuó: La continuación 8. P5T, con intención
15. 0-0, P X C; 16. D X P , C4R; 17. D3C, de poner la torre en juego mediante T4T,
C X A; 18. D XC, A3D; 19. A3T, TIC, con ocurrió en la partida Gligoric-Petrosian
ligera ventaja de las blancas. · (Candidatos, 1959). Después de 8. . , AZT;
..

9. A3D, A X A; 10. D x A, OOA; 11. T4T,


P3R; 12. A4A, A3D; 13. A X A, D X A ; 14.
m C4R, D2R; 15. 0�-0, CR3A; 16. C x C+ ,
p XC! (es débil 16. . . . , e X e, por 17. C5RI
,

3. C3AD PxP 0-0-0; 18. D3CR, con mejor juego, Keres­


4. C x P A4A Bagirov, Espartaquiada, 1959); 17. DZD,
C3C; 18. D5T, D3D; 19. T3D, D4D, las
Las jugadas 4. . . . , C3AR, y 4. . . . , C2D, negras tienen buena partida.
se estudiarán en las variantes lila y Illb.
8. AXA
5. C3C A3 C 9. DXA D2A
6. C3A 10. A2D P3R
11. 0-0-0 0-0-0
Fre:uentemente se juega también 6. 12. R1C CR3A
A4AD. Por Ejemplo: 6. . . . , P3R; 7. CR2R, 13. P4A
C3A; 8. C4A (o bien 8. 0-0, A3D; 9. P4A,
A4ARI, preconizado por Kercs 10. CxA!,
P x C ; 11. C3C, P3CR; 12. TlR+, RIA,
con buená partida de las negras. Altsuler­
Zagorowsky, por correspondencia, 1966-
67), 8 . , A3D; 9. A3C, CD2D (es débil
. . .

9 . . . , C4D, a causa de 10. C x A , PTXC;


.

1 1 . C4R, Korchnoi-Petrosian, Estocolmo,


196.21; 10. D3A, D2A; 11. P4TR, 0-0-0;
12. P5T, A4AR; 13. C X A, D4T+ ; 14.
P3A, D XC, con las mismas posibilidades
Kercs-Petrosian (Los Angeles, 1963). En la
partida Tai-Botvinnik (1960) se ensayó: 6.
CR2R, C3A; 7. C4A, P4R; 8. CxA, PTxC;
9. P x P.¡ P4T + ; 10. A2D, D x P + ; 11. D2R,
D x D + ; 12. A x D, CD2D, con las mismas
posibilidades.

6. . . . C2D
Esta posición se presentó en la 3.a par­
Esta es la mejor línea de las negras, que tida Smyslov-Botvinnik (1958). Las blan­
deben preparar su enroque largo e impe­ cas tienen una ligera ventaja en el centro.
dir la jugada C5R. Más débil sería 6. . . , .
Veamos la continuación: 13. . . . , P4A; 14.
C3A, pues 7. P4TR, C4T; 8. C2R!, per­ A3A, PXP; 15. C X P, P3T; 16. D2R, A3D;
mite la amenaza 9. P4CR, Suetin-Ratner 17. C4R, las blancas tienen las mejores po­
(semifinal del Campeonato de la URSS, sibilidades.
1951).

7. P4TR nra

Antoshin-Kotov (Campeonato de Moscú, 4. C X P C3A


U 52), se jugó: 7. A3D, A X A; 8. D X A, 5. C x C + PCXC
37

La alternativa 5. . . ., PR XC, puede ver·


se en la partida núm. 47.

6. C3A

Merecen considerarse 6. C2R, 6. P3AD,


y 6. A4AD. Por ejemplo: 6. C2R, P4TR (es
débil 6. . . . , A4A, por 7. C3C, A3C; 8.
P4TR. Pachman recomienda 6. . . . , A5C);
7. A4AR (Si 7. P4TR, es una buena res­
puesta 7 . . . . , A5C. Por ejemplo: 8. D3D,
P4R; 9. A3R, C2D; 10. C3C, D4T+, Sago­
rowsky-Sokolsky, semifinal del Campeona­
to de la URSS, 1950), 7. . . . , A4A; 8. C3C,
A3C; 9. P4TR, C2D; 10. A2R, P4R!, con
juego complicado, Baturinsky • Simagin
(Moscú, 1946).
O 6. P3AD, A4A; 7. C2R, P4TR; 8. C3C,
A5C; 9. A2R, A X A; 10. D x A, D4D; 11. 5 . C3AR
C4R, C2D; 12. 0-0, 0-0-0; 13. TlD, P5T;
Es interesante la continuación agresiva
14. P4AD, y las negras tienen una partida
incómoda. Gipslis-Tchistjakov (1964). 5. A4AD, CR3A; 6. C5C, P3R; 7. D2R (7.
6. A4AD, A4A; 7. C3A, P3R; 8. A4A; C2R, véase la partida núm. 49). La partida
A3D; 9. A3CR!, y las blancas tienen juego Suetin-Petrosian (Moscú, 1959) continuó:
preferible, Boleslawsky - Lange (Helsinki, 7. . . . , C3C; 8. A3C, P3TR (y no 8. . . . ,
1952). D X P?. por 9. CR3A, seguido de 10. C5R);
9. C5-3A, P4A! (es débil 9. . . . , A2R; 10.
6. . . . A5C A2D, P4TD; 11. P4A, 0-0; 12. C3T, P4A;
7 . A2R D2A 13. P x P, A X P ; 14. 0-0-0, D2R; 15. C5R,.
con ataque de las blancas, Chassin-Liws­
Las negras deben preparar con rapidez chin, Moscú, 1958); 10. P x P, C3C-2D!;
el enroque largo. Menos exacto es 7 . . . . , l l . P6A, P X P; 12. C3T, A2R; 13. 0-0,
P3R; 8. P4A, amenazando la ruptura del D3C; 14. C4A, A3T; 15. P4A, P4A; 16.
centro mediante P5D. C3D, 0-0; 17. C3D-5R, TRlD; 18. A2A,
A2C, juego igual, aproximadamente.
8. P4A
5• . . . CR3A
Najdorf-Panno (Río de Janeiro, 1957), 6. C3C
las blancas consiguieron un fuerte ataque
después de 8. P3TR, A4T; 9. C4T, A X A; El cambio 6. C x C + , CxC, sólo servi­
10. D X A, C2D; ll. 0-0, P3R; 12 • .P4AD, rfa ahora . para liberar el juego de las ne­
0-0-0; 13. P4CD!, A X P?; 14. TIC. gras.
Si 6. C3A, la mejor respuesta es 6. . . . .
8. . . . C2D C3C, para dar juego al AD. l o más pronto
9 . 0-0 0-0-0 posible. Por ejemplo: 7. A2R (o bien 7.
A3D, A5C); 7. . . , A4A; 8. 0-0, P3R; 9 .
. .

(Véase diagrama) TlR, A2R; 10. P3TR, C3C-4D; 11. C X C ,


PA X C , con las mismas posibilidades apro­
En la presente variante el juego muestra ximadamente, Konstantinopolsky • Flohr
una gran agresividad. (Campeonato de la URSS, 1948).

6. .. . P3R
lllb
C2D La movida 6. . . , P3CR, conduce a una
.
4. C x P
partida difícil para las negras.
Con esta jugada preparatoria, las ne­ . Smyslov, que adoptó esta continuación
gras se proponen evitar el empeoramiento contra Simagin (Moscú, 1959), consiguió
de �a configuración de sus peones. finalmente nivelar la partida, aunque en
38

la apertura las blancas obtuvieron una C3C; 7. A3D, D x P; 8. C2R, D1D; 9.


clara ventaja después de 7. A4AD, A2C; C x C + , PRXC; 10. A4AR); 7. ASCR,
8. 0·0, 0-0; 9. TlR, P4CD; 10. A3C, P4TD; A2R; 8. 0·0·0, C XC; 9. A X A, D X A; 10.
11. P4TD, P3R; 12. ASC. D X C, C3A; 11. D3A, 0·0; 12. C3T. Cierta­
La jugada activa 6 . . . . , P4TR, ahora no mente las blancas tienen un juego más Ji.
resulta oportuno. En la partida Sweria}ta­ bre, pero las negras pueden lograr contra·
Goren'Stein (Espartaquiada Ucraniana, ataque mediante 12. . . . , P4A, o 12. . . . ,
1959), las blancas lograron un ataque deci­ P4CD.
sivo después de 7. P4TRI, P3R; 8. A3D,
D2A; 9. D2R, P3CD; 10. ASCR, A2C; 11. 3 . ... ASC
0-0, P4A; 12. TR1R, P X P; 13. C x PD,
A4A7; 14. C x PRI Es inferior 3 . . . . , PSD; 4. C2R, P4AD;
5. P3A, P.x P (5. . . . , C3AD?, pierde un
1. A3D A2R peón: 6. P X P, P X P; 7. D4TI); 6. PCx P
8. 0·0 0-0 y las 'blancas obtienen supremacía en el
centro después de P4D.
Si 3 . . . ., P x P ; 4. C x P , es malo 4. . . . ,
A4A; 5. C3C, A3C, por 6. P4TR, P3TR;
7. C5R, A2T?; 8. D5TI, P3CR; 9. D3A,
C3A; 10. D3CI, con doble ataque a los
PAR, y PCD.
En el caso de 3 . . . ., P X P; 4. C X P, C2D,
las blancas además de la continuación más
usual 5. P4D, CR3A; 6. C3C, pueden tam­
bién jugar: 5. A4A, CR3A; 5. C4-5Cl, P3R;
1. D2R, que no proporciona . una defensa
fácil a las negras. Por ejemplo: 7. . . . , C4D
(es malo 7. . . . , C3C, por 8. C5RI); 8. P4D,
A2R; 9.A3D, C4-3A7; 10. C x PAI, R X C ;
ll. C5C + , con ataque penetrante. Sokols­
ky-Pawlov (semifinal del XVIll Campeona­
to de la URSS).
Grandes dificultades para las negras, re­
sulta después.de 3 . . . . , C3A; 4. P5R, C5R;
Las blancas disponen de una ventaja 5. C2RI, véase más adelante la partida Sai­
cierta en el centro, pero las negras tienen gin-Shidz, Minsk, 1954, núm. 50.
contraataque jugando P4A.
Lipnizky-Flohr (Campeonato de la URSS, 4. P3TR AXC
1951), se jugó: 9. P4A, ·P4A; 10. P3C,
P3CD; 11. A2C, A2C; 1'2. A2A, TlR; 13. La retirada 4. . . ., A4T, proporciona una
D3D, C1A; 14. TD1l), D2A; 15. P x P, duradera iniciativa a las blancas, pero con
P X P, y después de muchos cambios de un juego correcto las negras pueden defen­
piezas la partida terminó en tablas. derse. Los siguientes ejemplos soh carac­
terísticos:
4. . . . , A4T; 5. P X P, PXP; 6. ASC+,
IV C3AD; 7. P4CR, A3C; 8. CSR.
A) 8 . . . . , D3D; 9. P4D, P3A; 10. C X A,
l. P4R P3AD P x C ; 11. D3D, 0·0·0 (si 11. . . . , R2A; 12.
2. C3AD P4D C x PI); 12. A x C , D x A ; 13. D x PC, P4R;
3. C3A 14. A2DI, C2R; 15. D3D, con ventaja de
las blancas, Boleslawsky-Bondarewsky (en­
Müller recomienda 3. D3A, en unión de cuentro, 1941).
la continuación 3 . . . . , P X P (es débil 3 . . . . , B) 8. . . ., D2A; 9. P4D, P3R; 10. D2RI,
PSD, por 4. A4A, C3A; S. PSR, P x C; 6. C3A; 11. P4TR, ASC; 12. P5T, ASR; 13.
P x C , PRxP; 7. D x P6A); 4. C X P, C2D; P3A, 0-0; 14. A x C , P X A ; 15. P5CI, P4A;
S. P4D, CR3A; 6. A4AD, P3R (la acepta­ 16. A3RI, y las negras no pueden evitar
ción del PD, proporciona a las blancas gran la pérdida de material, Suetin-Weressov
ventaja de desarrollo después de 6. .. ., (Campeonato de Bielorrusia, 1955).
39

C) 8. .. , TlAI; 9. P4TR, P:JA; .10.


. Las blancas disponen de las líneas 7.
C X A, P XC; 11. P4D, P:lR; U. D:lD, RZA; AlR, 1. P3CR, o 7. P:lTD (véase la partida
13. PST (es mejor 13. A3R), 13 , PXP; • ... núm. 51).
14. P x P, Cl-lR; 15. A3R, C4A, las negras
tienen una buena partida, Fischer-Smyslov
· (Candidatos, 1959). Partida núm. 45

S. D X A C3A Nimzowitsch-Capablanca
(Nueva . York, 1927)
Más exacto que 5, . . . , P3R, pues ahora
las blancas pueden jugar 6. P4D, ofrecien­ l .. P4R, P3AD; 2. P4D, P4.D; 3. P5R.
do el sacrificio de un peón. En la partida
Boleslawsky-Flohr (XVIII Campeonato de
Como puede apreciarse en la Defensa
la URSS), las negras sufrieron un fuerte
Francesa, tampoco ahora este avance es
ataque después de 6 . . . . , C3A; 7. A 3D,
lo más fuerte. Después de la preparación
PxP; 8. C x P , D x P; 9. A3R, DID; 10.
del avance P4AD, las negras toman la ini-
·
0-0-0. Igualmente 10. C x C+ (en lugar de
ciativa.
. lO. 0-0-0), 10. . . ., D X C ; 11. D3C, propor·
ciona un fu-erte ataque.
3. A4A
También es posible S • , P5D; ·6. A4A,
. . .

P3R; 7. C2R, P4AD; 8. P3D, C3AD, pero 4, ..t3D


es mejor para las negras, reservar esta ma­
niobra hasta que las blancas jueguen P3D, El cambio de alfiles es ventajoso para
encerrando su AR. las blancas.
La mejor respuesta a 4. P4CR, propuesta
6. P3D por Freyman es 4, . . . , A2D (y no 4. . . . ,
A3C; 5. P6R!), y la debilidad producida en
No son claras las consecuencias del sa­ el !!aoco de rey puede-tener consecuencias.
crificio 6. P4D, P X P; 7. C X P, D X P; 8. Las jugadas 4. C2R, o 4. C2D, no ofre­
A3D, Cl-2D, con la amenaza C4R. Por cen peligro para las negras. Resulta inte­
ejemplo: 9. A3R, D4D!; •lO. TlD (si 10. resante la nueva 4. P4AD (véase la par­
0-0, seguiría 10. . . . , C4R), 10 , P3R; 11.
• ... tida · núm. 46).
0-0, AlR; 12. C X C + , C X C; 13. D3C,
A3DI; 14. D4T, D4R; 1S. J'3CR, A4A, Du­ 4. . . . AXA
binin-Jliwitzky (Campeonato de la RSFSR, S. D X A PJ R
1957). 6. C3AD

6. P3R Si 6. C3AR, la continuación más fuerte


es 6 . .. . . , D4T+; 7. P3A, D3T!, una ma­
niobra de Nimzowitsch, que debilita más
las casillas de color bla-rrco de las blancas.
En la partida Bastrikov-Averbach, las
blancas obtuvieron el· mejor juego después
6. ClR, D4T+; 7. CD3A, D3T; 8. D3T!,
P4CD (8. ., C2Rl, es más fuerte); 9. C4A,
..

P4AD; 10. PXP, A X P; 11. .0-0, PSC; 12,


C3D.

6. . . . D3C
7. CR2R P4AD!

(Véase diagrama)

En esta posición 7. . . . , D3T, no es tan


fuerte por 8. D3C. Capablanca desarrolla
el plan más sencillo y natural para lograr
Esta posición es de gran importancia un contraataque sin temor ;�1 cambio de
para el estudio de la Defensa Caro-Kann, su alfil por un caballo.
40

23. T2R TIR


24. R2C C3A
25. T2-2D Tl-IAD
26. T2R C2R

Con intención de llevar el caballo al pun­


to 4AR. Capablanca n0 se precipita y for­
talece su posición paso a paso.

27. T2-2D T5A!


28. D3T

Evidentemente, si 28. P3C, seguiría 28 .


.. . , T5-2A, y quedarían débiles todos los
peones del flanco de dama.

28. R2C
29. TZA P4T
8. PXP AXP
30. TZR C4Al
9. 0-0 C2R
31. C x C +
10. C4T D3A
ll. CXA DXC
12. A3R D2A Las blancas s e ven forzadas a l cambio,
13. P4AR C4A aunque e�to abre el camino a las torres
14. P3A contrarias. Si 31. T2-2D, seguirán 31. . . . ,
C x C; 32. Tx C, T X T , y la captura 33.
Previniendo 14. . . . , C X A ¡ 15. D X C, P X T, abriría la columna a la torre de las
D x PA. negras.

14. C3A 3 1. . . . PCXCI


15. TDID 32. D3A
P3CR

Era más sencillo 15. . . ., P4TR, inme­ Si 32. D x PT, las negras obligan a re­
diatamente. Pero Capablanca permite 16. tirarse a la dama, ganando después el PAR:
P4CR, e incluso desea el cambio de su 32. . . . , TlTRI; 33. D3A, T5T, etc,
caballo por el Alfil menos activo, con idea
de eliminar en germen toda posibilidad de 32. ... R3CI
emprender por las blancas un ataque con­
tra el flanco de su rey. Naturalmente, no sería bueno 32. .. .,
T1TR. El monarca debe procurar su pro­
16. P4CR CXA pia seguridad·.
17. D X C P4TR!
18. P5C 33. T2·2D TSR!

Forzado. Después de 18. P3TR, P X P ¡ La penetración que de cualquier modo,


19. P x P , 0-0-0, las negras disponen d e l a no se podía evitar por más tiempo, se ha
doble amenaza 20. . . . , P4CR!, o 20. . . ., logrado. La partida entra ahora en una
D3C, con contraataque a lo largo de la fase decisiva.
columna PTR. Capablanca puede ahora,
organizar operaciones en el flanco de dama, 34. T4D Tl-5A
sin que su contrario pueda emprender 35. D2A D4C!
nada. 36. R3C T5A X T
37, PXT
18. . .. 0-0
19. C4D D3C Perdería inmediatamente 37. TX T, por
20. T2A TRIA! 37. . . , T7R!
.

21. P3TD T2A


22. T3D C4T 37. . . . D5AI
41

blancas. Esta continuación ha sido poco


experimentada en la práctica.

4. 000 P3R

La caza del peón: 4. . . ., A x C? ; 5. T X A ,


D4T+; 6 . A2D, D x P?, e s fatal para las
negras; pues depués de 7. P5A, P4CO; 8.
TlTI, O x P; 9. C2R, }'5C; 10. D4TI1 P6C:
11. C1A, no hay ninguna defensa contra
la amenaza 12. A3D , seguido de 13. TlCD.
(Análisis de Chenkin).

5. C3AD PxP

L a reacción natural. Para conseguir u n


contraataque las negras deben ocupar el
punto 40.
Una posición notable, Las blancas se
encuentran atadas de pies y manos, y úni· . Es débil 5, . . ., C20; 6. P x Pi, PAXP;
camente pueden mover el rey. Pero Capa­ 7. Cl-2R, A5CD (es mejor 7. . . . , C2R,
blanca le priva pronto de esa posibilidad. seguido de C3AD); 8. P3TO, A4T; 9.
P4CD, A2A; 10. C3C, C2R; 11. A5CRI,
38. R2C P4C A3CR; 12. TIA, AlC; 13. A x Cl, R X A
39. R1C P5C (es malo 13 . . . . , D X C, por 14. C X PI); 14.
40. PxP PXP P4AR, con gran ventaja de las blancas.
41. R2C D8A Vasiukov-Aronin (Moscú, 1959).
42. R3C D8TR! Chenkin-Tschernich (Moscú, 1955), se
43. T3D jugó: 5. . .., C2R; 6. D3C, D3C (es mejor 6 •

.. . , D2A); 7. P5A!, D X D ; 8. P X D, C2D; 9.


O 43. T2R, T X T ; 44. D X T, D8CR+; P4CD, P4CD¡ 10. A X PC, P X A; 11.
45. R3A, D X PD, y ganan fácilmente. · C X PC, y las blancas tienen posibilidades
de victoria.
43. 0 0 0 T8R
44. T3AR T8D 6. A X P
45. P3C T8AD

Las blancas están en posición de bloqueo.


El rey no puede moverse por 46. . . . , T7Al.
Tampoco la dama: 46. D2C?, T8CR, o 46.
D2R, D8C+, o finalmente 46. D2D, P5T+I.
Conduce a un bonito final después de 46.
P3T, T8CR+ ; 47. R4T, T5C; mate.
.
46. T3R T8AR

Las blancas abandonan, pues si 47. D2R,


D8C+ ; 48. R3T, T7A.
Una partida perfecta.

Partida núm. 46.

Tal-Golembek
(Olimpíada, 1958) El PD retrasado de las blancas es débil.
Por su parte, las negras controlan el punto
.
·!', P4R, P3AD; 2. P4D, P4D; 3. PSR, 40, el cual podrán ocupar con una pieza.
A4A; 4. P4AD. En compensación las blancas, disponen de
·un intento de activar el juego de las una gran libertad de movimientos y sus
42

piezas menores ocupan puestos en la pro­ ro la posición del rey en el centro, es un


ximidad del centro. Estas · circunstancias peligro mucho mayor.
dan lugar a una lucha muy viva, con las
mismas posibilidades para ambos bandos. 22. R1T P4T
23. e6A+! Axe
6. e2R 24. PXA RIA
7. eR2R e2D 25. e4R P5T
8. 0-0 e3eD 26. eSA DIA
9. A3e D2D 27. P5A!
10. P4TD
¡Tal en su elemento! Para llevar a ca­
� En espera del posible enroque largo de bo su ataque no retrocede ante los sacri­
las negras, Tal se propone debilitar los ficios.
peones del flanco de dama.
27. PCXP
10 • ... P4TD \28. D3R P3e
11. e3e A3e
12. A2A En :esta situación difícil, Golombeck
comete la falta decisiva. Era necesario ju­
Esta jugada prepara el avance P4AR·5A, gar 28. . ; T4T!, para alejar a la dama del
. .

pues si las negras juegan P3CR, después punto 4C.


del cambio para impedir el avance del
PAR, debilitarían las casillas de color ne­ 29. D5e T2T
gro, debilidad que aprovecharán las blan­
cas para planear un ataque.

12. . . . AXA
13. D X A e2-4D

La aceptación del sacrificio del peón, se­


ría muy arriesgado debido al retraso en el
desarrollo: 13 . . . . , D X P; 14. A3R, D1D;
15. D3C, C2R-1A; 16. P4A, y las blancas
tienen un fuerte ataque.

14. e3A-4R ese


15. D2R e3-4D

Las negras juegan con extremada pru­


dencia. Después de 15. . . ., D X P; 16. A3R,
encontrarían también grandes dificultades.

16. P4A P3eR El rey de las negras se encuentra en


17. T3T A2R gran peligro. Tal fuerza el mate en el cen­
18. A2D e7A tro del tablero mediante el sacrificio de
un caballo y una l:orre.
Hasta aquí las negras se han defendido
bien, pero ahora se desvían del buen ca­ 30. T4A! Pxe
mino. Smyslov recomienda 18 •, P3e, se­
. . .
31. T X PT T.X T
guido de D2C y D3T. 32. D7e+l R1R
33. D8e+ R2D
19. T3D e4-Se 34. DxP+ R3D
20. A x e e xA 35. D7R+
21. TJ-11> TID
Las negras abandonan.
Las negras debieron decidirse por el en­ Un final digno de esta interesante y emo­
roque largo, aunque parece arriesgado; pe- cionante partida.
43

Partida núm. 47. A3D, C3C; 14. P4A, P4AD; 15. PXP,
A X P; ' 16. P4CD, AlA. Suetin-Sokolsky
RagÓzin-Boleslawsky (Campeonato de Bielorrusia, 1959).
(Swerdlowsk, 1942)
7. D2R+ A2R
l. P4R, P3AD; 2.. ·P4D, P4D; 3. C3AD.
Las blancas también pueden defender Después de 7. . ., D2R; 8. DXP+,
.

.1 PR, con 3. P3AR. R x D, las blancas tiene.n las mejores po­


En la 15 partida Smyslov-Botvinnik sibilidades aunque no es fácil explotar su
.1958) después de 3. P3AR, P3R; 4. C3A, ventaja. Por ejemplo: 9. C2R, A3R; 10.
:3A; .5. ASCR, P3TR; 6. A4T, D3CI; 7. A3D, TlDI; 11. 0-0, -P4TD; lJ2. TIR, C3T;
P3TD, P4AI; 8. CR2R, C3A; 9. P X PA, 13. P3TD, P3T; 14. A2D, C2A; .1.5. C4A,
A X P ; 10. C4T, D4T+; 11. CR3A, A2R, A X C ; 16, A X A, C4C; 17. AXC, P X A,
laS negras · tienen mejor juego. Tampoco y gracias a los alfites de diferente color la
es malo 3. . , P X P ; 4. P x P, P4RI; 5.
..
partida terminó en tablas. Matanovic­
C3AR, ,A3R (pero no 5. .. ., P X P por 6. Bronstein (Portoroz, 1958).
A4AD!), que Chomolv jugó en una oca­
sión.
8. C3A 0-0
3 • ." PXP 9. 0-0 A3D
4. C X P C3A 10. T1R ASCR
.5. C x C + PR X C
11. D4RI
Una variante difícil para las negras. El
peligro de pasar a un final con· ventaja La maniobra que comienza con esta ju­
para · las blancas, a causa de su mejor dis­ gada ha sido preconizada por Bondarews­
posición de sus peones, limita las posibili­ ky. Las blancas obtienen un fuerte ataque.
dades del segundo jugador que debe evi­
tar los cambios de piezas. 1 1. . . . A4T

6. A4ADI
Sería peligroso 11. . . , P4AR; 12. D3D,
.

A X C ; 13. D X A, D5T, con intención de


Si 6, P3AD, A3D; 7. A3D, 0-0; 8. D2A, ganar un peón. Después de 14. P3CR,
lo mejor para las negras sería 8. . ., P3TR;
.
D x PD; 15. A3D, P3CR; 16. A6TR, TID:
9. C2R, D2A; 10. A3R, C2D; 11. D2D, 17. TD1D!, las blancas disponen de fuer­
TlR; 12. C3C, ASA, con posibilidades más tes amenazas. De todos modos era prefe­
o menos iguales, Aztalos-Nimzowitsch rible 11 . . . ., A X C .
(Bled, 1931).
Las negras obtienen una buena partida
después de 6. A2R, AJD; 7. C3A, 0-0; B: 12. C4TI C2D
0-0, D2A; 9. P4A, TlD; 10. A3R, P4AD; 13. D5A C3C
11. PSD, C2D; 1?. P3TR, ClA; 13. D2A,
C3C; 14. A3D, A2D, Shijanowsky-Sokols­ No es posible 13. .. ., A3C7, por 14.
ky (semifinal del XXVI Campeonato de .la Cx A, PTXC; 15. D x PC. Si 13 . . . . , P3CR;
URSS). 14. D3T, con la amenaza P4CR.

6. ". A3D
14. D X A CXA
Es más exacto 6 •, A2R, pues ahora a
...
15. A6T!I
las negras no les conviene cubrirse . con
la dama el siguiente jaque, y l a retirada (Véase diagrama)
del alfil constituye una ·pérdida de tiem­
po. Al tener que renunciar a los cambios Una sorpresa. Si 15. . , PxA: 16.
..

de piezas, las negras deben buscar sus po­ P3CDI, C3C; 17. CSA, R1T (es mejor 17.
sibilidades en un contraataque en el ftan­ . . ., ASA); 18. o· x PT, TICR; 19. T8RI, se­
co de rey. . Veamos un ejemplo: 7. C3A, guido del mate, Es necesario primero 1.6.
0-0; 8. 0-0, A3D; 9. D3D, DlA; 10. TlR, P3CD, pues si en seguida. 16. CSA, ASA!;
TID; 11. D4R, C2D; 12. A2-D1 C1A; 13. 17. D4C+, A4C; 18. P{!R, C3DI.
44

ct.s sin intercalar las movidas P4TR-P5TR.

12. ... eR3A


13. 0-0-0 0-0-0

Merece considerarse 13 . . . ., A3D, para


mpedir
i 14. C5R, aunque en este caso ha­
bría que contar con la posibilidad 14. C5A.

14. eSR e xe

Hay que cambiar este caballo centrali­


zado. En la partida Haag-Golz (Zinnowitz,
1966), se ensayó sin éxito 14 . . . . , C3C, a
la cual siguió una oportuna réplica 15.
A5TI (recomendado por Boleslawsky) 15.
. . . , P4A; 16. P4AD, T X P (si 16. . . . , P X P,
1S • . .. D2D 17. RlCI, el juego se desarrolla de una ma­
16. AXPI RXA nera análoga); 17. T X T, P x T ; 18. RlC,
17. CSA+ R1T A3D; 19. P5AI, A XC (si 19. . .., A' X P;
18. T4RI A x P+ 20. TIA, seguido de 21. P4CD); 20. P X C,
19. R1TI P X P; 21. TlAD, y las negras abandona­
ron.
Las negras abandonan.
No hay defensa contra la amenaza 20. 1S. P x e e2D
T4TR.
Spassky-Botvinnik, (Campeonato por
Partida núm. 48. equipos de la URSS, 1966) se jugó lS. . . .,
e4D; 16. P4AR, P4AD; 17. P4A, ese; 18.
Spassky-Petroslan
A x e, T X T + ; 19. T X T, P X A ; 20. e4Jit.,
(Campeonato del Mundo, 1966) A2R; 21. e6D+, R1e; 22. e x PA, TIAR;
23. e6D, T XP, con juego complicado. Es·
l. P4R, P3AD; 2. P4D, P4D; 3. C3AD, ta partida la ganó Botvinnik, por una ine­
P X P, 4. e X P, A4A; S. C3e, A3e; 6. xactitud de las blancas.
P4TR, P3TR; 7. e3A, e2D; 8. PST, A2T;
9. A3D, A X A; 10. D X A, D2A; 11. A2D, 16. P4AR A2R
P3R; 12. D2RI.
17. e4R

Suetin-Pachman (Titovo-Uzice, 1966), se


jugó: 17. A3R, D4T; 18. Rle, e4A; 19.
P3A, T X T+ ; 20. T X T, TlD; 21. T4DI,
T x T; 22. A x T. A pesar de las simplifica­
ciones producidas, hay una pequeña ven­
taja de las blancas. Sin embargo, si las ne­
gras se defienden con precisión, lógica­
mente no deben perder. (Averbach)

17. . . . e4A
18. e3A P3A

Las negras se esfuerzan en conseguir un


juego activo para sus piezas, sin temor a
su P3R aislado y débil. Las continuacíones
18. . . . , TRIR; 19. P4eR, T2D, o bien 19.
Antes de esta partida se jugaba general­ D4C, AlA, sqn también enteramente sa­
mente 12. 0-0·0, y la mayoría de las ve- tisfactorias.
45

19. P X P AXP negras. Después de 25. . . . , T4-1D; 26.


20. D4A D3e C5A, ·las blancas amenazan P4-5TD y
21. P4eDI P4A, ganando la dama.

Esta jugada debilita ciertamente la po­ 26. TXT D X PT


sición del rey, pero el desplazamiento del 27. D4A D4AR
caballo de las negras a un punto desfavo­ '28. D2R P4TR
rable es de gran trascendencia. El inten­ 29. AlR TlR
to de clavada 21. A3R?, sería un error por 30. P3e P4T
la respuesta 21. . . ., C6C+. 31. PXP D X PT
32. D2AD D4AR
21. . . . C3 T
El intento de conseguir un activo con­
Es interesante 21. . . . , D3T (con idea de traataque mediante 32. . . . , C4b, o 32. . ..,.
22. D x C, D6T+; 23. RlC, T X AI); pero C4C, se refuta naturalmente con 33. T4T,
seguido de 34. T8T+.
después de 22. D x DI, las blancas tendrían
ventaja en el final. ' 33. T4T P4eR
34. PXP A x Pe+
22. e4R 35. R2e D x D+
36. RXD P4R
Es inferior 22. D X PR+, RlC, con la do­ 37. T4R
ble amenaza 23 . . . . , C X P y 23 . . . . , T X A.
Las blancas se proponen bloquear el
22• .•• e2A1 peón pasado. Mientras tanto, Petrosian
gana tiempo para agrupar sus piezas ven•
Conduce a una partida desfavorable. Mu­ tajosamente. Por esta razón era preferí·
cho más fuerte era la jugada activa 22. . . ., ble 37. T6D, seguido de 38. T6C o sim­
T4D, con la posible continuación 23. e X A, plemente 37. A2D.
P X C; 24. D4R, P4AD; 25. TRIR, e x P ;
26. D X PR+, D X D; 27. T X D, TI-ID. 37. .. . e4D
38. A2A C3A
23. TRIR T5D 39. T4TD R2A
24. D3e D4e 40. ASA e4D
25. P3A
Como demostró Petrosian, después de la
partida era mucho más fuerte 40. . . ., T3R,
Las negras tendrfan una sólida posición,
amenazando con avanzar el PR.

41. T4R P3e


42. Ale AlD
43. TlAR e3A
44. T2R P4A
45. T5A R3D
4� P4T R4D
47. R3D ese
48. T2eD

Evitando la simplificación que resultaría


del cambio de peones 48. . . . , P5T; 49'.
P X P, A X P. Menos bueno sería 48. T X PT,
a causa de 48. .. ., TIA, seguido de 49•
25. . .. Txe . .., T6A+.

Este sacrificio d e calidad es la continua­ 48. . . . TlT


ción que ofrece mejores perspectivas a las 49. P5TI
46

Las blancas sacrifican te¡nporalmente u n URSS, 1963) continuó: 7. C1-3A, P3TR;


peón, con "idea d e abrir l a columna CD, y 8. C4R, C2-3C; 9. A3C, A4A; 10. C3C,
penetrar con la torre en el campo en·emigo. A5C; 11. P3TR, A x C ; 12. .[}xA, P3C; 13.
A2D, P4TD; 14. P3T, P5T; 15. A2T, A2C;
49. ... PSA+ 16. 0-0-0, 0-0; 17. P4T, y las blancas tie­
. SO. R2R RSR nen ataque.
51. T7A PXP
52.. T8C PSTD
53. T8AD A3A
54. T X P + ?
El plan sencillo para ganar consistía en
cambiar primero: las torres 54. T X T, A X T,
y luego 55: T7AD!, para gana�: los peones
AD y TD. Ciertamente se gana también
con la textual, y las negras abandonaron
en la jugada 91.

'

Partida núm. 49.

Simaguin-Smyslov
(Torneo Internacional, Moscú, 1963)

l. P4R, P4AD; 2. P4D, P4D; 3. e3AD,


P'X P; 4. e X P, ezD.
Esta jugada prepara el desarrollo del Una posición extraordinariamente inte­
CR, evitando doblar el PAR si las blan­ resante y complicada. Las blancas dis­
cas juegan C x C. ponen desde la apertura de amenazas tác­
ticas,· así después de 7. D2R, sería posible
5. AR4A el sacrificio C x PA, pero jugando con cui­
dado las negras pueden hacer retroceder
Años más tarde y también en un torneo a las piezas atacantes y completar su des­
Internacional de Moscú, los mismos con­ arrollo. Por ejemplo: 7. DZR, eJC!; 8. A3C,
tendientes adoptaron en su partida l a con­ P3TR (y no 8. . . . , D x P por 9. CR3A, DlD;
tinuación 5. e3AR, eR3A; 6. e3 C, P3CR 10. C5R. También •8 . . . , D x P; 9. CR3A,
.

(es mejor 6 . . . . , P3R; 7. A3D, P4A; 8. 0-0, A5C+ se refuta con 10. P3A, A X P + ;
PX P; 9. C X P, A4A; 10. A3R, 0-0; 11. 11. R1AI); 9. eS-3A, P4A!; 10. P X P,
D2R, C4D!. Tcherepkov-Petrosian, Moscú, e3C-2DI; 11. P6A, P X P; 12. eJT, A2R;
1961); 7. A4AD, AZe; 8. 0-0, 0-0; 9. TlR, 13. 0-0, D3C; 14. C4A, A3T; 15. P4A, P4A;
.f,�eD; 10. A3 C, P4TD; 11. P4TD, P3R; 16. C3D, 0-0; 17. C3D-5R, TRID; 18. AZA,
12. ASCR, y las negras pueden darse por AZC, terminando en tablas después de una
'satisfechas si consiguen empatar. lucha reñida. Suetin-Petrosian (Bielorrusia­
Moscú, 1959). Parece algo mejor la retirada
s. . . . . eR3A 8. A3D (en lugar de 8. A3C), la partida
6. ese Matanovic-Pfieger (Olimpíada de Te! Aviv,
1964) continuó: 8 . . . ., P3TR; 9. C5-3A,
El cambio 6. C X C + , C X C , libera e l P4A; 10. PxP, AxP; 11. C5R, CD2D;
juego d e las negras. Por ejemplo: 7. C3A, 12. C1-3A, C x C; 13. CxC, 0-0; 14. 0-0,
A4A; 8. D2R, P3R; 9. P3A, A5CR; 10. con ventaja insignificante de las blancas.
P3TR, A X C ; l l . D X A, C4D; 12. 0-0,
A3D; 13. A3C, D3A, las negras nivelan 7. CZR P3TR
fácilmente la partida. Mnasakanjan-Petro­ 8. C3AR A3D
sian (1964). 9. 0-0 D2A
10. C3A
6. . . . P3R
Es preferible 10. C3C. La obstrucción
Resulta artificioso 6. .. ., C4D. La par­ de los peones del flanco de dama por sus
tid:�. S•lP.tin.'Rrnn.���� �-"mnP.n'?at.o ñe l.a orooias oiezas imoide a las blancas reali-
47

zar el importante avance P4AD, y por tanto del AD. Simaguln opta por esto último,
resulta difícil desarrollar un plan activo. con lo cual aumenta rápidamente la ini­
ciativa de las negras.
10. . .
. P4CDI
25. P X P CXP
Una característica de las tácticas mo­ 26. CIA C3AI
dernas consiste en utilizar los peones de
los flancos para desalojar a las piezas del Un caso excepcional en el que la retira·
control de las casillas centrales. da del caballo, que·.ocupaba una excelente
posición en el centro, resulta ser la con­
11. A3D P5C tinuación más contundente, pues se abre
12. C4R exe la columna 1R·8R, y la diagonal 1TD-8TR,
13. AxC C3A sobre las cuales las negras ejercerán una
14. A3D 0-0 fuerte presión.
15. D2R A2C
16. A2D P4A 27. T4D P4TD
28. Tl-lD A3T!
Las negras eliminan los peones centra­
les blancos, abriendo al mismo tiempo la ¡Una jugada sorprendente! Las negras
diagonal del A2CD, logrando una exce­ ganan forzosamente un peón. Si 29. D2A,
lente partida. P5T ; 30. A5D, C X A ; 31. T X C, D X PA.
La continuación del texto no es mejor.
17. P x P DXP
18. P3TR P4R! 29. D3A DXD
30. P X D A7R
Las negras han conseguido al dominio 31. TlR AXP
del centro, creando dificultades a su ad­ 32. A4T?
versario.
Un descuido en una posición inferior,
19. A3R D4T
que permite que Smyslov gane un segun­
20. A4AD TDIA
do peón.
21. TRlD AIC
22. C2D D2A
D3A 32. .. . A4R
23. A3C
24. P3AR P5RI 33. T2D AXP
34. T2A AJA
35. AXA TXA
36. C3C TlR
37. CSA R2T
38. TI-lAR T X AI

Para coronar la partida una pequeña,


pero elegante combinación.

39. C X T A5D
40. T.JR T3R

Las blancas abandonan.

Partida núm. 50

Tai-Bagirov
Las blancas se encuentran ante un dile­ (Campeonato de la URSS, 1962).
ma: deben jugar P4AR dejando entonces
el molesto PR en su sitio o deben tomarlo l. P4R, P3AD; 2. P4D, P4D; 3. P5R,
abriendo, como consecuencia, la diagonal A4A; 4. P4TR!1
48

no ejercen ninguna presión sobre el PCR


de las blancas.

8. P4AR D3C

¿Cuál es la intención de este sorpren­


dente movimiento? Las negras se propo­
n!an desarrollar con PJR, para abrir el
camino a las piezas del flanco de rey. Pero
ahora 4• . . . , P3R, conduce a la pérdida de
una pieza: S. P4CR, ASR; 6. P3AR, A3C; Se han efectuado ya ocho jugadas y las
7. PST. Ante esta eventualidad el ala de blancas han movido solamente sus peones.
rey queda totalmente privada de desarrollo. A pesar de esto su posición es totalmente
Las principales refutaciones a esta insólita superior, tienen encerrado a su contrario
jugada del texto son 4. ..., P4A, 'y 4. . . . , en el centro y en el flanco de rey. Su re­
P4TR. traso en el desarrollo es sólo accidental.
La continuación adoptada por Bagirov, Es de notar que la retirada del alfil de
permite a Tal realizar un rápido avance de 4AR a 2D, y la jugada P3TR, han hecho
sus peones con ganancia de espacio. perder tiempos a las negras. La maniobra
usual C3AD-2R-C4AR, para ejercer pre­
4 • . .. P3TR sión sobre el P4D no es realizable en este
S. P4CRI AZD caso y por último, el bloqueo del flanco
de rey impide el planteo de un contraata­
Si S• ... , A2T; 6. P6Rl P x P; 7. A3D.
, que de las negras.

6. PST 9. C3A C3AD


10. A3T
¿Qué se propone Tal con esta marcha
forzada de peón7 ¿Por qué no desarrolla Esta jugada tiene por objeto efectuar
una pieza? El hecho es que con este avan­ el avance P5AR, cuando sea posible. Hay
ce quiere impedir un c.ontraataque con que advertir que el desarrollo A3D, no es
P4TR. Ailemás P4CR y PSTR, controlan factible por la presión enemiga sobre el
las casillas SAR y 3CR, no permitiendo P4D.
a las negras entre otras cosas, el normal
desarrollo C2R-4A o C3C. 10. PXP

6• . .• P4AD Una falta que facilit.1 a las blancas el


desarrollo del flanco de dama. Era prefe­
Iniciando el contraataque en el centro, rible 10. . . ., CRZR.
pero con cierto retraso.
ll. PXP P3A
7. P3AD P3R 12. C3A 0-0-0
13. 0-0 CRZR
Era preferible 7• . . . , D3C, seguido de 8. 14. C4TD DZA
... , C3AD, pues con la textual las negras lS. C.5A P3CD
49

Tal mostró una interesante variante: PST (Kotov recomienda 12. . . ., D4A); 13.
15 . . . ., C x PD?; 16. D X C , C4A; 17. P X CI, P4CD, C1-20; 14. 0-0, P4A, Fischer-Keres
A X C ; 18. P X P, A X D + ; 19. C x A, con (Candidatos, 1959). O bien 9 . . . . , A x A + ;
ventaja. 10. CxA, P4R; 11. A2C, P4A; 12. 0-0,
C3A, Fischer-Petrosian (Candidatos, 1959).
16. C3D P4A En cuanto a la jugada 7. A2R es pasiva.
17. A3R R1C En la l." partida Smyslov-Botvinnik (1958),
18. C4T PXP las negras consiguieron una buena partida
19. AXP C4A después de 7. . . . , Cl-20; 8. D3C, P3CR!;
20. AxC PXA 9. 0-0, A2C; 10. A4A, D3C; 11. T01 <:;, 0·0.
21. TIA
7. . . . A2R
La ventaja de las blancas es evidente.
Tienen la mejor configuración de peones Es mejor 7, . . . , C1�2D. En la partida
y sus piezas en situación más activa. De Matanovic - Petrosian (URSS - Yugoslavia,
hecho la partida terminó en tablas porque 1957), se llegó a una posición con posi­
Tal cometió un error en los apuros de bilidades iguales después de 8. P3CR (si
reloj. 8. P4CR, sigue igualmente 8 . . . ., P3CR),
8. . . . , P3CR; 9. A2C, A2C; 10. 0-0, 0-0;
11. D2R, C1R; 12. R2T, P4AR; 13. P4A,
Partida núm. 51 cm.

Smyslov-Botvinnlk 8. P4CRI
(Campeonato del Mundo, 1958).
Esta jugada resulta ahora muy fuerte.
l. P4R, P3AD; 2. C3AD, P4D; 3. C3A, Las maniobras de los caballos de las negras
ASC. deján a las blancas espacio suficiente para
En la 17." partida Botvinnik adoptó la decidir la partida a su favor.
continuación: 1 . . . , PXP; 4. C X P, C3A;
. Es inferior 8. P3CR, 0-0; 9. A2C, C1R;
S. C x C, PC XC, y después de 6. A4A, 10. 0-0, P4AR!, con juego igual, Boles­
A2C; 1. P3TR, A4A; 8. 0-0, P3R; 9. TlR, lawsky-Bagirov (Espartaquiada de la URSS,
0-0; 10. IP4D, C2D; 11. A4A, T1R; 12. 1963 ).
D2D, A3C; 13. P3A, C3C; 14. A3CD, la
posición de las blancas es preferible. 8 . .. . C3-2D
9. P4D! CIA
4. P3TR AXC 10. A3R C3C
S. D x A C3A ll. D3C AST
6. P3D 12. D'ZT C2D
· 13. 0-0-0 D1C
Klawin-Petrosian (Espartaquiada de la
URSS, 19S9), se jugó una interesante con­
Las negras bloquean el PTR, pero las
tinuación ligada a un sacrificio de peón:
blancas tienen la posibilidad de abrirse
6. P3CR, P3R; 7. A2C, ASC; 8. 0-0!?,
paso en el centro y flanco de rey, mediante
A X C; 9. D X A , P x P ; 10. P3C, C1-2D;
el avance P4-SAR. Por este motivo se de­
ll. TlR, 0-0; Jl2. A2C, P4R; 13. A x P,
bía jugar 1 3. . . . , D4T, y finalmente 0-0-0.
C x A ; 14. TXC, P4AD, y las negras con­
Ahora el segundo jugador se encuentra en
siguieron nivelar la partida.
una posición difícil.
6. . . . P3R
14. P4A PxP
7. P3TD
15. C x P C3A
16. cxc.+ AxC
En muchas parridas las negras tuvieron
éxito después de 7, P3CR, ASC!, con la 17. D2A A5T
incómoda amenaza PSD. Por ejemplo: 8. 18. D3A C2R
A2D, PSD; 9. ClC, D3CI; 10. P3C (si 10. 19. A3D P3CR
P3A, la respuesta 10 . . . ., A2R es buena),
10. . . ., P4TD!; 11. P3T, A2R; 12. A2C, Era algo mejor 19. . . ., D3D.
50

20. PSA! PRxP 34. TDIR!! D8T+


21. A4AR! DID 35. AIC+
22. P X P D4D
23. D4C Las negras abandonan.

Evidentemente las blancas no se confor­


man con el cambio de damas, y empren­ Partida núm. 52·
den el ataque contra el rey situado en el
centro del tablero. Saigin,.Shidz
(Campeonato de Bielorrusia, 1954).
23. .. . AJA
24.- TRIR! P4TR l. P4R, P3AD; 2. C3AD, P4D; 3. C3A,
C3A.
Si 24. . . . , P X PD, la continuación podría Co:1 esta continuación las negras han de
ser 25. P3A, D5T; 26. A2A, D4C; 27. T6D, superar muchas dificultades. Es más se­
etcétera. guro 3 . . . ., A5C.

25. D3C PST 4. PSR CSR

Es interesante: 25 • , 0-0-0; 26. A8C!,


...
Después de 4. . .., CR2D, las· negras tie­
D4T; 27. P X P, D4CR+; 28. RIC, D x D; nen un juego restringido. En la partida
29. A X D , P X P (y no 29. . . ., C x P , por Bywschev-Fiohr (Campeonato de la URSS,
30. ASA+); 30. T6R, TRIA; 3 l. TIA, 1951), las bl¡mcas iniciaron un ataque im­
A4C; 32. P4TR!, T X T + ; 33. A X T , TIA; petuoso: 5. P4D (también es posible ahora
34. A3T!, y ganan. el sacrificio 5. P6R!?), 5 . . . . , P3R; 6. A3D,
P4AD; 7. C5CR!?, A2R; 8. ese, P X P ; 9.
26. D4C PxP P4AR, C3AD (es mejor 9 , A XC); 10.
. ...

27. AXP RIA D5T, P3CR; 11. D6T, AlA; 12. C6D+,
28. A4R D7T A X e; 13. P X A, y las blancas ganaron
29. P3A TJD aprovechando la debilidad de las casillas
30. TIA C4D de color negro.
31. A2D T3D
32. D8A+ R2R S. C2R!
33. D X PC+ TZD

Una maniobra ingeniosa que se debe al


A primera vista puede creerse que las maestro Sawizky. La idea de esta jugada
negras tienen contraataque, pues 34. consiste en explotar la incómoda posición
D X PA, se podría contestar con 34. del caballo· de las negras.
TlCD. Pero la siguiente jugada de i�� Sería débil 5. P3D por 5. . . ., C X C ; 6.
blancas acaba con todas las ilusiones. P x e, ASC; 7. P3TR, A x e ; 8. D X A, P3 R,
51

y las negras tienen buena partida, Pogre­ A! X T; 12. D-x.A, y las negras tienen ven­
byssky-Cholmov (semifinal del Campeona­ taja. Tairnanov-Kopylov (Torneo Memo­
to de la URSS, 1949). Sin embargo, tam­ rial Tchigorin, 1951). Es correcto 7. P3A,
bién es bueno 5. A2R� A4A; 6. e4TR, P3R; P4AD; 8. P3TR, con ligera ventaja de las
7. e x A , e x e; 8. PDxe, P x e ; 9. P4ADI, blancas.
con ventaja de las blancas, Keres-Kopy­
lov (Campeonato de la. URSS, 1949). 7. P3TRI AlA

5• . .. ASe Esta retirada es forzosa. Sería malo 7.


... , A4T, por la respuesta 8. C4A, o 7. ... ,
Después de S. . . ., D3C; 6. P4D, P4AD; A4A; 8. C4T, las blancas tienen una clara
7. P x P , D X PA ; 8. C2-4D, las blancas ventaja de desarrollo.
tienen ventaja, Por ejemplo: 8. . . , C3AD;.

9. ASCD, P3TD; 10. A x C + , P x A ; 11. 8. e4A P3R


0-0, .D3C; 12. P6R!, P.x P; 13. A4A, P3C; 9. A3D A2R
14. ASR, C3A; 15. CSCR, A3T; 16. 10. 0-0 0-0
e4DXPR, A R X C ; 17. CxA, 0-0; 18. D2D, ll. TlR el-3A
con clara ventaja de las blancas, Fischer­ 12. PXPI
Olafsson (Candidatos, 1959).
Si S. . . ., P3R, las blancas ganan un tiem­ Después de 12. A x C, P X A ; 13. T X P ,
po con la retirada del caballo 6. P3D, C4A; seguiría 1 3. . . . , P4A, o bien 1 3. . . ., P3.CD
7. P4D, C4-2D (es malo 7. . . . , CSR, por y 14 . . . . , A2C, y las negras tienen contra­
e3-1CI, amenazando 9. P3AR). Después ataque.
de 8. C4A, P4AD; 9. P3A, P X P ; 10. P x P ,
A5C+; 11. A2D, D4T; 12. P3TD, A X A + ; 12. . . . e.xPAD
13. D x A , D X D + ; 14. R x.D, C3C; 15. 13. P3A CXA
P3CDI, las blancas tienen gran ventaja po­ 14. Dx e D2A
sicional, Sokolsky-Flohr (Campeonato de 15. C5T P3eD
la URSS, 1949). 16. ese!
Si S
• ..., A4A, lo mejor para las blancas
es 6. P4D, para cortar la retirada del ca· El principio de un ataque decisivo. Si
bailo, y si 6 , P3R; 7. e3-let
• . . . 16. ., A X e ; 17. A X A, e x P'?, se refuta
..

con 18. DJe, PJA; 19. e x P A + .


6. ... P4D
16. .. . PJe
En"la conocida partida Sawizky-Veressov 17. e6A+ Axe
(Campeonato de la URSS, 1934), se jugó: 18. P X A DID
6. C3-1CI?, C4A; 7. P3AR, A2D; 8. P4D, 19. DJA P3TR
C4-3T; 9. P3A, P3R; 10. P4CD (era co­ 20. P4TRI P4R
rrecto 10. P4AR, como mejor juego de las
blancas), 10. . . . , P3CDI; 11. C3C, P4AD, Las negras no se atreven a tomar el pre­
con fuerte contraataque. sente, pues si 20. . . ., P X C ; 21. P X P, y
Si 6. C3-1C, A x.C (probablemente lo no pueden impedir la ocupación de la co­
mejor); 7. A X A, P3R; 8. P3D, C4A; 9. lumna TR, con la dama y una torre.
C3A, C4-2D; 10. 0-0, P4AD, con juego
casi igual, Estrin-Kopylov (Torneo Memo­ 21. eJT R2T
rial Tchigorin, 1951). 22. TID Á3R
Si 6. .P3TR, Kopylov recomienda 6. ..., 23. A X PI
A x e; 7. P X A , ese, aunque después de
8. A2e, P4AR; 9. P4AR, las blancas tienen (Véase diagrama)
una pequeña ventaja posicional.
Con este brillante sacrificio de alfil, se
6. . .. · P4AD desmorona la defensa de las negras.

Es preferible 6. ..., PJR, pues entonces 23. . . . RXA


sería malo para las blancas 7. C3-1C, a 24. CSCI P5D
causa de 7. . . ., ASC+; 8. P3AD, C x PADI;
9. P X C, A X P + ; 10. A2D, A X P ; 11. P3A1 Las blancas amenazaban 25. D3R. Con
52

la jugada del texto se devuelve la pieza, la partida alcanza su máxima tensión, y se


a cambio del P6AR, de las blancas, con lo evitan los cambios que simplifican el juego,
cual las negras tendrían algunas posibili­ Tchigorin, Rubinstein, Maroczy, Botvin­
<lades de resistir. nik, Smyslov, Boleslawsky, Kotov, Keres,
Rauzer, Simagin, Veressov, y otros fuertes
25. P X P CxP jugadores se han dedicado al estudio de
26. D3R C4A esta defensa.
Es posible jugar en seguida 2. P4D, pues
¡Desesperación! Evidentemente 26. . .. , después de 2. ...., P x P; 3. P3AD (si 3.
D X P; 27. C X A + , tampoco permite abri­ C3AR, es malo 3. . . , P4R, por 4. P3AI, p_e-
.

gar esperanzas. ro las negras pueden entrar en una variante


usual mediante 3. .. ., C3AD; 4. ex P,
27. C x P+ R2l' C3A) 3 . . . ., P X P ; 4. C x P, C3AD; 5. C3A,
28. C5C+ R3T P3D; 6. A4AD, P3R; 7. 0-0, C3A; 8. D2R,
29. T X D CxD las blancas tienen suficiente compensación
30. T x TD TXT por el peón, debido a su mejor desarrollo.
31. C X A C7A Las negras pueden rehusar el sacrificio de
32. TID C5D peón y obtener buena partida jugando 3.
33. C X C TlD? . ., P6D; 4. A x P, C3AD; 5. C3A, P3CR.
.

34. C5A+ Por ejemplo: 6. 0-0, A2C; 7. Cl-2D, C3A;


8. TlR, 0-0; 9. CIA, P4D; 10. P5R, C5R!,
Las negras abandonan. Michlin-Sokolsky (Campeonato de Bielo­
rrusia, 1959).
La jugada más natural de las blancas es
LA DEFENSA SICILIANA 2. C3AR, para preparar P4D. También es
posible 2. C3AD, entrando en la variante
l. P4R, P4AD. cerrada, que conduce a una partida reñida,
porque las blancas plantean entonces un
(Véase diagrama) ataque en el flanco de rey.
Examinemos ahora las líneas principa­
La Defensa Siciliana es una de las aper­ les de la Defensa Siciliana:
turas más populares de nuestro tiempo.
Por su renuncia a la simetría (lo mismo
sería con la jugada l . . . . , P4R), las negras 1
controlan el punto 4D de las blancas. Des­
de las primeras jugadas se desarrolla una LA VARIANTE DEL DRAGON
lucha enconada por el dominio de los pun­
tos 4D y 50. Por regla general, las blan­ 2. C3AR P3D
cas obtienen ventaja en el flanco de rey, y
las negras en el flanco de dama, con lo cual También es bueno 2. . . . , C3AD o 2.
53

P3R (sobre la jugada de Rubinstein véase cer cierta presión mediante 4. P x P, C x P;


el epígrafe VI). S. P X P, C X PD; 6. A4AR.
Algunas veces se juega l a continuación
de O'Kelly 2. . . . , P3TD. El intento de re­ 4. C x P
futar esta jugada con 3. P4AD, no ha teni­
do el éxito deseado. Por ejemplo: 3. . . . , No es mala l a continuación de Tchist­
C3AD; 4. P4D, P X P; 5. C X P, C3A; 6. jakov: 4. D X P , C3AD; S. A5CD, A2D;
C3AD, P4RI; 7. CSA, P4D; 8. PAXP, 6. A XC, A X A. Por ejemplo: 7. P4A, C3A;
A X C; 9. P X A, C5D; 10. A3D, C3 X P; P3R; 9. 0-0, A2R; 10. P3CD, 0-0; ll. A2C.
U. A4R, C5C; 12. .0-0, TICD; 13. A3R, P3TD, con juego casi igual, Günsberger­
P3CR; 14. P4A, A2C, en esta tensa posi­ Gipslis (Campeonato Estudiantil, 1959).
ción, las posibilidades del segundo juga­
dor no son malas, Romanowsky-Litwinov 4. . . . C3AR
(Odessa, 1959).
Es original la idea de Katalynov 2. . ., .
Lo mejor para conseguir igualar el juego.
P3CD!? Por ejemplo: 3. P4D, P X P ; 4.
Si 4. . . ., C3AD, o 4. . . . , P3CR, las blancas
C X P, A2C; 5. C3AD, PJTD; 6. A3D, P3C;
responden 5. P4ADI, manteniendo firme­
7. A3R, A2C; tl. &-0, P3D; 9. P4A, C2D;
mente el punto d5. Además las negras re­
10. D2R, CR3A; ll. TD1R, 0-0; 12. P3TR,
P4CD; 13. P3T, TIA, y las negras tienen nuncian al contraataque usual sobre la co­
lumna AD.
un activo contrajuego. Chassin-Katalynov
1963). La práctica de este sistema demos­
5. C3AD P3CR
trará su consistencia.

3. P4D

Lo mejor contra 3. P4CD (el gambito


Keres) es 3 . . . . , P X P; 4. P4D, C3AR; 5.
A3D, P4D; 6. CD2D, P3R.
Merece atención 3. A5C +, véase la par­
tida núm. 69.
Lo mejor para las blancas parece ser
3 . P3A. En la partida Gufeld-Taimanov
(Campeonato de la URSS, 1963), se jugó:
3 . . . , P4D; 4. P x P, D X P; 5. P4D, C3AR;
.

6. A2R, P3R; 7. 0-0, P X P; 8. P x P, C3A;


9. C3A, D3D; 10. A3R, A2R; 11.
C2D, C5CD; 12. C4A, DlD; 13. AJA,
CD4D; 14. A5C, 0-0; 15. D3C, TIC; 16.
TD1D, P4C; 17. C5R, con mejores posi­
bilidades de las blancas.
Lo mejor de las negras contra 3. P3A,
es 3. . , C3AR, y si 4. D2A, D2A, para
..
La denominada variante del Dragón por­
dificultar el avance P4D. Es interesante el que la disposición de los peones 3D, 2R,
desarrollo de la partida Lewin-Schijanows­ 2AR, 3CR y 2TR, de las negras, recuerda
ky (Campeonato de Ucrania, 1959): 3. P3A, la figura de un dragón.
C3AR; 4. A3D, C3A; 5. 0-0, A5C; La ventaja de esta variante consiste en
. 6. P3TR,
A4T; 7. A2A, D2D; 8. P3D, P4CR!?; 9. que la ruta de los dos alfiles no se en­
A X P, TlCR; 10. A4A, D X P; 11. A3CR, cuentra obstaculizada por sus propios peo­
D2D, con juego muy vivo. nes (como después 5. . . . , P3R, por .ejem­
plo). Las negras pueden preparar un con­
3. . . . PxP traataque a Jo largo de la semiabierta
columna AD. Por el contrario la renuncia
A veces se juega 3 . . . . , C3AR, con in­ a la jugada P3R, dificulta la realización
tención de provocar 4. C3A, y evitar la va­ del avance liberador P4D, y en muchos
riante Moscú (3 . . . . , P X P; 4. C X P, C3AR; casos las blancas podrán establecer con
5. P3A). éxito un caballo sólidamente apostado en
Si 3• , C3AR, las blancas pueden ejer-
... el punto d5.
54

. 6. A3R A6TI, A X A; 12. D X A, D3e; 13. 0-0-0,


e4A; 14. Rle, e x A; 15. e x e, 0-0-0; 16.
Es interesante la variante Lowenfisch TR1R, Rle; 17. C5DI, e XC; 18. P X e, las
6. P4A, con la cual las blancas obtienen blancas tienen juego preferible.
un fuerte ataque después de 6. . . . , A2C?;
7. PSRI. Por ejemplo: 7 . . . ., P X P (o 7. . . . , 8. D:ZD 0-0
CSC; 8. ASCD + ); 8. P x P, C4D; 9. 9. A4AD
ASCO+, R1A;· 1 0 . 0-0, A x P ; 11. A6T+,
R1C (si 1 1. . . ., A2C; 12. A X A + , RXA; Es necesario el desarrollo de este alfil,
13. Cx C, D x C; 14. CSA+, y ganan la para prevenir la expansión en el centro
dama); 12. C x C, D x C; 13. CSAJ, D4A + ; de las negras con la jugada liberadora P4D.
14. A3R, D2A; 15. C6T+, y las negras En la partida Keres-Averbach (Campeona­
abandonan. La respuesta correcta a 6. P4A, to de la URSS, 1959), se jugó: 91. 0�-0,
es 6• . . ., C3A, y si 7. ASC, las negras no P4DI (recomendado por Konstantinowsky);
tien�n problemas después de 7• . . ., DZA; 10. P X P, e x P; H. C X CD, P x C; 12.
8. CSD, C X C; 9. P X C, P3TD. A4D (la aceptación del . peón 12. C XC,
P X C; 13. D X P, D2AI, ofrece a las negras
6. ... AZC un fuerte contraataque después de 14.
D X T, A4AI, y también después de 14.
Sería una falta 6. . . . , C5C?, a causa de DSAD, D2C, las negras tienen amenazas
7. ASCD+, A2D; 8. D x C , ganando pieza. peligrosas), 12. . . . , P4�; 13. ·ASA, A3RI;
14. C4RI (la práctica ha demostrado que
7. P3A no es bueno la ganancia de calidad, por
el AD de las blancas, por la debilidad que
originaría en las casillas negras), 14. . . .,
TIR; 15. A6T, DZA; 16. P4eR, TR1D; 17 •

. DlR, C3A; 18. T x T + , y pocas jugadas


después se acordaron las tablas.

La continuación clásica 7. A2R, C3A;


8. 0-0, 0-0; 9. C3C, A3R; 10. P4A, pro­
porciona a las negras buen contrajuego en
el flanco de dama. Por ejemplo: 10. . . . ,
D1A; 11. P3TR, P4TD; 12. P4TD, CSCDI;
13. A3A, C2D, con presión en el punto Las blancas están bien dispuestas para
c3. Kokoris-Botvinnik (Olimpíada, 1962). enrocar largo, y atacar el flanco de rey
mediante P4TR-P5T.
7. ... e3A Las negras pueden contraatacar en el
flanco de dama, con el dominio de la co­
La continuación de Botvin:nik 7. . . . , lumna de AD, y previo avance de los peo­
P3TD, para seguir con P4CD, ·y A2C, y nes PTD, y PCD.
eventualmente enroque largo, se jugó en 9. . . ., C X e; J.O. A XC, D4T; 11. 0�-0,
la partida Stein-Veressov (Espartaquiada A3R; 12. A1e, TRIA (12. ... , A x A, las
de la URSS, 1963); 7. . . ., P3TD; 8. A4AD, blancas tienen una buena respuesta con
<;J;>2D: 9. D2D. P4CD: 10. AJe. A:ZC: 11. 13. PA X An: 13. R1C. T3A fmác; nn.,.jhjl;.
55

dades ofrece 13 . . . . , P4CD); 14. P4TR, D3R), 14. . . ., A4A; 15. A3R, P4R; 16.
P4eD, con juego agudo en ambos flancos. P6D, D X P, y las blancas abandonaron.
Gipslis-Averbach (Campeonato de la URSS,
1963). 6. ASeD+
9 • , e2D; 10. P4TR!, C3e; 11. A3e,
...

C4T; 12. D3D, C X A ; 13. PTxe, P4D; 14.


Esta jugada recomendada por Jos maes­
eR5C, A3R; 15. 0-0-0, P X P; 16. D X P,
con fuerte ataque de las blancas. Bagirov­ tros Rjumin, Belawenetz y Judowitsch es
Veressov (URSS, 1963). la que proporciona mayores dificultades
En cuanto a 9• . . ., A2D, véase la parti­ a las negras.
da núm. 56. Es débil 6. C3C, por la respuesta 6. . . . ,
9. . . ., P4TD; 10. 0-0-0, P5T; 11. P3TD, P4D!; 7. A5CR, A3R (también es posible
D4T; 12. Rle, A2D; 13. A2T, TRIA; 14. 7. . . . , P5D; 8. P3A, C3A; 9. A4AD, A3R;
P4eR, e X e; 15. A X e, A3R; 16. TRIR, 10. A X A , P x A ; 11. 0-0, A2R; 12. P x P ,
A X A+ ; 17. C X A, D x D; 18. T X D , ezD, P X P; 1 3 . C1-2D, O-O; 1 4. P4A, D3C, con
Tablas. Gligoric-Parma (Campeonato de suficientes posibilidades de contraataque
Yugoslavia, 1965). para las negras, Goldenov-Veressov, Cam­
peonato de Bielorrusia, 1953); 8. Al XC,
PXA; 9. P X P, AXP; 10. P4AD, A5C+;
n ll. C1-2D, A3R; 12. D2A, P4A; 13. 0-0-0,
D4C; 14. R1C, C3A, :y las negras tienen
la variante Moscú buen juego. Ivkov-Gligoric (Campeonato
de Yugoslavia, 1959).
2. C3AR P3D Si 6. CSC, la mejor respuesta es 6. . . .,
3. P4D PXP P3TD; 7. es-3A, A3R; 8. CSD (o 8. A5CR,
4. exP eJAR Cl-2D; 9. D2D, D3CI; 10. P3CD, D3A, con
S. P3AR mejor juego de las negras, Rauzer-Licisin,
Campeonato de l a ·uRSS, 1937), 8. . . .,
Una línea propuesta por Rauzer, cuya
C X C ; 9. P X C, AlA; 10. A3R, A2R; 11.
idea consiste en la preparación de la juga­ D2D, P4A, y las negras desarrollan un con­
da de bloqueo 6. P4AD. Pero en este mo­
traataque activo, Smyslov-Bondarewsky
mento la movida 5. P3AR, parece algo ar­
(Campeonato de la URSS, 1941).
tificiosa. las negras pueden aprovecharse
del retraso de desarrollo y organizar un
contraataque en el centro. 6. .. . C1-ZD

5• ... P4R El cambio de alfiles sería favorable a


las blancas: 6. . . ., A2D; 7. A x A + , D x A ;
Esta variante, en combinación con el 8. C5A, P4D; 9. A5C!. Panov-Veressov
subsiguiente avance P4D, ha sido analizado (193 7).
por Veressov. Las negras ·disponen de otro La jugada 6• . . . , C1-2D, y el subsiguien­
sistema de defensa recomendado por Sima­ te sacrificio de peón han sido propuestos
gin: la jugada P4D, se puede preparar me­ por Veressov.
diante 5. . . ., P3R. Veamos por ejemplo, la
partida Goldenov-Korchnoi (XX Campeo­ 7. eSA P4D
nato de la URSS), que continuó así: S• • :., P3TD
8. P X P
P3R; 6. P4AD, C3A; 7. C3A, A2R; 8. A3R,
9. A x e+
0-0; 9. DZD. P3TD; 10. A2R, D2A; 11.
TIAD, A2D; 12. 0·0, TRIA; t13. exc,
P X e ; 14. PSA, P4D; 15. C4T, T1D, con Según un análisis de Veressov si 9. A4T,
las mismas posibilidades. seguiría 9• . . ., P4eD; 10. AJe, eJe; 11.
Una partida n i teresante se jugó entre e3R, A2C, y las negras recuperan el peón
Shitkewitsch-Boleslawsky, (Campeonato de con buena partida.
Minsk, 1953): 5 . ..., P3R; 6. A5CD+,
C1-2D; 7. P4AD, A2R; 8: C3A, 0-0; 9. 9. ... DxA
A x C, A X.A ; 10. 0-0, D2A; 11. D2R, 10. eJR P4eD
P3TD; 12. A2D, TDIA; 13. P3CD, P4DI;
14. P -x P? (era mejor 14. P5R, A4A; 15.
56

C6D+, por 7. . . . , R2RI). Por ejemplo: 7 •

. , A X C + ; 8. C X A , P4D; 9. P X P, P x P
..

(o bien 9. . . ., C X P ; 10. A2D, 0-0; 1 1 .


D5T); 10. A3D, 0-0; 1 1 . 0-0, P3TR, 12.
TIR, P5D; 13. C4R, A4A; 14. C X C+ ,
D X C ; 15. D3A!, A X A; 16. D X D , P x D ;
17. P X A, y las blancas tienen un final su­
perior. Keres-Buchman (Campeonato de la
URSS, 1965). En la partida Suetin-Osnos
(Campeonato de la URSS, 1963), las negras
respondieron a 6. CRSR con 6 . . . ., A4A,
y después de 7. A4AR1, P4R; 8. A3RI,
P3D; 9. D2D, 0-0; 10. 0-0-0, P3TD; 11.
AXA, P X A ; 12. D x D, TXD; 13. T X T + ,
C X T ; 14. C6D, las blancas consiguieron
mejor final.

Las negras tienen suficiente compensa­


ción por el peón sacrificado (análisis de
Veressov).
Si 1 1 . P4AD, A4A! (pero no 11. .. .,
P X P; 12. C3A!); 12. C3A, 0-0. Book-Sza­
bó (Helsinki, 1952).
Es débil 11. P3CD? por 11 . . . ., A4A;
12. P4TD, T1CD, con mejor juego de las
negras. Tartakower-Najdorf (Amsterdam,
1950).
Lo mejor para las blancas, parece ser 11.
P4TD, A2C (aquí merece considerarse 11.
. . ., A4A); i12. :PXP, P X P ; 13. T x T + ,
A X T ; ol4. D2R, A4A!; 15. C3A, 0-0; 16;
C4R!, C X C ; 17. P X C , P3C; 18. C4C, P4A;
19. P X P , D X PD!; 20. P X P, D x P; 21.
TIA (si 21. C6T+?, R2C; 22. DxPR+,
Rx PI, con ventaja de las negras) 21 . . .,
.
La variante Scheveningen, proporciona
T X T +, con un final incierto. a las negras una posición algo restringida.
Los peones de 3R, y 3D obstruyen el ca­
mino a los dos alfiles, a pesar de todo. este
m planteo es perfectamente viable. La posi­
ción de los peones 3R y 3D, recibe el nom­
La variante Scheveningen
bre de «pequeño centro•. Semejante orde­
nación de peones centrales es útil para fi­
2. C3AR P3R
nes defensivos, puesto que impide a las
3. P4D PXP
C3AR blancas ocupar Jos puntos 5R y SD.
4. CxP
5. CJAD P3D En la variante Scheveningen las negras
tienen más probabilidades de realizar el
Previniendo PSR de las blancas. avance liberador P4D, que en la variante
Es arriesgado 6. . . . , ASC, veamos: 6. del Dragón.
P5R, C5R; 7. D4C!, D4T; 8. D·x C (tam­ La variante Scheveningen, se emplea con
bién 8 D x PC, A X C + ; 9. P X A, D x P+; éxito por los ajedrecistas que gustan de
10. R2R, proporciona ventaja a las blan­ combinar un plan defensivo con un even­
cas) 8 . . , A x C + ; 9. P x A , D x P + ; 10.
.. tual contraataque.
R1D, D X T ; 11. C5C, P4D; 12. P X P a. p.,
C3T; 13. A3DI, con fuerte ataque. 6. A2R
Si S • , C3A, la continuación más usual
...

es 6. CR5C, A5C; 7. P3TD (es débil 7. -Aquí son posibles otras continuaciones.
57

Es interesante el impetuoso avance 6. Es prematuro 7. . . ., P4CD; por 8. A3AI,


P4eR (véase partida núm. 61). T2T; 9. D2R, T2A; 10. TlD, CD2D; 11.
O bien 6. A3R, P3TD; 7. P4CR, P4CDJ; P4TD, con fuerte ataque. Smyslov-Kotta­
8. PSC, CRZD; 9. P3TD, AZC; 10. P4TR, nauer (Groninga, 1946).
C3AD; ll. P4A, TIA, con juego agudo. Esta temprana salida de la dama para
Lombardy-Gligoric (Zurich, 1961). El des­ ocupar la casilla 2AD, la practicaba ya
arrollq del alfil por fianchetto mediante Paulsen. La preparación de un contraata­
6. PJeR, y 7. A2e, resulta pasivo, pues las que sobre la columna AD es uno de los
negras pueden preparar un contraataque en problemas que las negras han de solucio­
el flanco de dama. Por ejemplo: 6. P3eR, nar en la variante Scheveningen. En la par­
PJTD; 7. A2e, D2A; 8. 0-0, A2R; 9. AJR, tida Gligoric-Simagin (Moscú, 196J), las
A2D; 10. D2R, eJA; 11. TDlD, 0-0; 12. negras desarrollaron el eo por 2D. Vea­
e3e, P4CD; 13. P3TD, TDIA. Klovan­ mos: 7. . . ., CDZD; 8. P4A, P4eD; 9. AJA,
Platonov (URSS, 1964). A2C; 10. P5R!, A X A, ll. C X A, P5C (o
En la partida Suetin-Bagirov (Campeo­ bien l l . . . . , P X P ; 12. P X P, C5C; 13.
nato de la URSS, 1963), se jugó: 6. P4A, D2R, CDXP; 14. C x e, D5D+; 15. RlT,
C3A; 7. A3R, A2R; 8. A2R, 0-0; 9. 0-0, C X e; 16. T1D, con fuerte ataque de las
D2A; 10. D1R, A2D; 1 1 . D3C, C x C; 12. blancas); ;12. P X C, P.X C ; 13. P X PC,
A x e, AJA; 13. R1T, TD1D, y ahora las A x P; 14. P3CD, D3C+; 15. RIT, C3A;
blancas con 14. A3D, están mejor. En inte­ 16. P5A!, P4R; 17. A5C, ccn iniciativa de
resante para las negras incluir en esta va­ las blancas.
riante la habitual jugada P3TD. Interesante es también 10. T1R (en lu­
La variante Sozin-Boleslawsky 6. A4AD, gar de '10. P5RI), 10. . . . , eJe; 11. P4TD,
conduce a una lucha violenta (véase la P5e; 12. eSD!, P x C ; 13. P X P + , R2D (es
partida núm. 66). inferior 13 . . . . , A2R; 14. e5A, e1A; 15.
ex Pe+, R1A; 16. C5A, con fuerte ata­
6. . . . P3TD que de las blancas); 14. C6A, Ax C; 15.
P X A + , R2A, ' 16. P5T, y las blancas tie­
También es posible ·6 . . . . , A2R, y des­ nen ventaja. Lepeschkin-Turkov (1963).
pués P3TD y D2A, eventualmente.
En la partida Minic-Korchnoi (Belgrado, 8. P4A
1962), se jugó: 6. . . . , AZR; 7. 0·0, 0-0; 8.
.

A3R, C3A; 9. P4A, A2D; 10. DlR, e x C ; Lo más enérgico para iniciar un ataque
1 1 . A X C, A3Al; 12. DJC (es preferible en el flanco de rey. La textual impide, al
13. A3D), 12. . . . , PJCR; 13. AJA, P4CDl; mismo tiempo, la respuesta 8. .. ., P4eD,
14. P3TD, P4TD, con iniciativa de las ne­
porque seguiría: 9. AJAl, amenazando 10.
gras. Es interesante también 9. ..., P4D;
P5R. ES más débil 8. AJR, porque permi·
10. .PSR, C2D; 11. RIT, C x C ; 12. A x C,
te 8 . . . ., P4CD!.
C1C; 13. AJD, C3A; 14. AIC, P3CR. So­
lowjev-Petrosian (URSS, 1964). No parece conveniente la jugada poco
usual 8. P4TD. En la partida Bhend-Petro­
7. 0-0 sian (Olimpíada, 1960) las negras después
de 8. P4TD, e3A; 9. R1T, A2R; 10. P4A,
Antiguamente se prefería 7. P4TD, para 0-0; 11. eJe, P3eD; 12. AJA, A2e; 13.
evitar 7. . . . , P4eD. En la actualidad se em­ D2D, TD1e; 14. P4e, y ahQra mediante el
plea la textual, con el fin de movilizar las contragolpe en el centro 14. . . ., P4DI; 15.
piezas. A menudo se juega 7. A3R, contra P x P, ese, obtuvieron una excelente par­
la cual es mala la respuesta 7. . . , P4CD?,
.
tida.
a causa de 8. A3Al. La partida Wolton­
Wood (Londres, 1964), continuó así: 8. . . . ,
8. . .. A2R
P4D; 9. P5R, eR2D, y ahora sigue ·una se­
rie de sacrificios impresionantes: 10.
C xPD! A2e; 1 1 . e x PRI, P x e; 12.
,
También es bueno 8 . . ., C3A, para se­
.

e6A+!, C x e; 13. D X D + , R x D ; 14. guir eventualmente con A2D, e X e, y


A x A, y las negras abandonaron. A3A.

7. . . . D2A 9. A3R 0-0


58

Una importante posición en la variante La ventaja de esta defensa en compara­


Scheveningen. Las blancas están dispuestas ción con la Scheveningen, consiste en que
para atacar en el flanco de rey. Las negras las negras, en ciertos casos, pueden em­
tienen contrajuego en el ftanco de dama y prender activas operaciones con su AR, y
también en el centro mediante la jugada su desventaja reside en que la jugada 4.
P4D, o bien P4R. .. ., P3TD, representa una pérdida de tiem­
. Las blancas siguen aquí, la mayoría de po. Las blancas pueden proceder al ata­
las veces, con 10. DlR, para pasar la dama que aprovechando su mejor desarrollo.
en el flanco de rey. Las negras deben re­ Es muy popular la denominada Variante
solver el problema de desarrollar su AD. Taimanov (véase partidas núms. 62-65).
Es bueno tanto P4CD, y A2C, como tam­
bién A2D, para seguir eventualmente con 5. CD3A
AJA (después del cambio del CD en d4).
Una continuación normal es: 10. DlR, También es bueno en la Variante Paul­
P4CD; rll. A3A, AZC; 12. P5R, PXP; 13, sen Moderna 5. A3D (véase partida núme­
PXP, CR2D; 14. D3C, A X A ; 15. C x A, ro 64).
A4A; 16. A X A, D X A + ; 17. RlT, C3AD, Después de 5, P4AD, C3AR; 6. C3AD,
con juego agudo. Stein-Spassky (Zonal, A5Cl, las negras tienen contraataque. La
1964). mejor respuesta a 7. P5R, es 7. . . . , C5Rl;
8. D4C, C x C ; 9. P3TD, AlA; 10. P .x C,
D4T. Es inferior 7. A2D, 0-0; 8. P5R, a
ID A causa de 8. ..., AXCl; 9. AXA, C5R; 10.
D2A, P4Dl; 11. P X P a. p., C X A ; 12.
La moderna Variante Paulsen D XC, D X P, Boleslawsky-Kotov (semifinal
del Campeonato de la URSS, 1957).
Z. C3AR P3R Por último, si 7. . . . , C3A; 8. CR2R,
3. P4D PXP P4D; 9. PRXP, P.X P ; 10. P X P, C X P , con
4. C X P P3TD las mismas posibilidades, Nei-Gipslis (semi­
final del Campeonato de la URSS, 1959).
(Véase diagrama) En la partida Bagirov-Lutikov, (semifinal
del Campeonato de la URSS, 1964) las
Un antiguo y al mismo tiempo moderno blancas jugaron 5. C2D, Y. siguiQ 5. .. .,
sistema de defensa, pues se remonta al si­ P3D (es inferior 5. . . ., A4A, a causa de
glo pasado, y fue preconizado por Paulsen. 6. C2-3C, A2T; 7. P4AD); 6. A3D, C3AR;
En tiempos recientes el maestro mosco­ 7. 0-0, A2R; 8. P4ADI, 0-0; 9. P3CD, A2D;
vita Kan ha dedicado su atención a esta va­ 10. A2C, C3A; ll. TIA, P3CD, con con­
riante ya olvidada, po!¡teriormente los gran­ trajuego de las negras.
des maestros Boleslawsky, Taimanov y Po­ Fue muy interesante la partida . Savon­
lugajewsky han examinado y aportado nue­ Krogius (Campeonato de la URSS, 1964):
vas y claras ideas. 5. CZD, CZR; 6, P3CR, P4R; 7. CR3C,
.59

P4D? (este avance no es O!)ortuno); 8. 7. P3TD C3A


P X P, D X P; 9. C4A!!, D X T; 10. C6D+,
con ataque decisivo. Es prematuro 7. . . . , P4CD, pues las blan­
cas pueden jugar 8, C x C. Por ejemplo:
S. ... DZA 8. .. . , D X C ; 9. 0-0, A2C; 10. A3A, D2A;
11. P5RI, TIA; 12. A X A, D X A ; 13. A4A,
La presión en la columna semiabierta C2R; 14. D2R, C4A; 15. P4TD, PSC; 16.
de AD, es una de las principale.s posibilida· C4R, las blancas tienen jue¡o preferible.
des de este sistema. Sin embargo, esta Chomolv-Suetin (Campeonato de la URSS,
salida de dama, es para poder jugar C3AR, 1962). O bien 8. .. ., P· X C; 9. 0-0, P4R;
sin los inconvenientes de la réplica de las 10. D3Dl, C2R¡ 11. P4TD!, PSC; 12. C1C,
blancas PSR. C3C; 13. D3CD, A4AD; 14. A4AD, 0-0;
No obstante, son posibles otras continua­ 1S. A3R, D2R; 16. C2D, con mejor par·
ciones. tida de las blancas. Cholmov-Suetin (Cam­
En la partida Spassky-Polugajewsky peonato de la URSS, 1963).
(Campeonato de la URSS, 1962), se jugó:
S• . . . , C3AD; 6. A3R, D2A; 7. A3D, C3A; 8. A3R
8. 0-0, C X C; 9. A x C, A4A; 10. A x A,
D x A; 11. C4T!, D4TD (o bien 11. . . . ,
D2A; 12. P4Aó, P3D; 13. TIA, P3CD;
14. P4CD, con ven'taja de las blancas); 12.
P4AD, P4CD; 13. P x P , P x P ; 14. C3A,
PSC; IS. CSC, 0-0; 16. PSR, C4D; 17.
P4TD!, con mejor partida de las blancas.
Suetin-Taimanov (Campeonato de la ·

URSS, 1963), se jugó 5 • , C2R; 6. A2R,


. . .

CD3A; 7, A4AR, P3D!; 8. C3C, C3C; 9.


A3C, A2R; 10. 0-0, 0-0; ll. DZD, P4R;
12. TD1D, A3R; 13. C5D, A4C; 14. C3R,
D3C, con las mismas posibilidades.
Boleslawsky-Liebert (Bielorrusia-Aiema­
nia Oriental, 1965), se jugó: 5. . . ., P4CD;
6. A3D, A2C; 7. 0-0, C2R; 8. P5Rl, C3C;
9. TlR, C3A; 10. C X C, A X C; ll. D5Tl,
D2A; 12. P3TD, A2R; 13. A2D, C5T; 14.
C4R, C4A; 15. A4CI, con ventaja posicio­
Una complicada posición de este siste­
nal de las blancas.
. ma de defensa.
Las negras pueden pasar con 8 . . . ., P3D,
6. A2R
a la variante Scheveningen.
También es posible el desarrollo del AR O bien 8. . . . , A3D; 9. D2D, A4R; 10.
en 3D. Por ejemplo: 6. A3D, C3AD; 7. P4AI, A X C ; ll. A x A, C X A ; 12. DXC,
C3C, C3A; 8. P4A, P3D; 9. 0-0, A:ZR; 10. D X P; 13. P3CR, DZA; 14. P5R, con ataque
D3A, A:ZD; ·ll. A3R, 0-0, y ahora en la a cambio del peón. Neshmetdinov-Tal
partida Spassky-Milic (Belgrado, 1964), las (Campeonato de la URSS, 1961).
blancas mediante 12. P4CR, iniciaron un En cuanto a 8. . . . , C X C ; 9. D x C, A3D,
ataque en el flanco de rey. puede verse en la partida núm. 62.
Algunas veces se juega 6. P3CR (véase
la partida núm. tí3). ·

IV
6. ... C3AD
Sistema Rauzer
Otra posibilidad 6. . . ., C3AR; 7. 0-0,
A5C, esta pieza hará falta para la defensa 2. C3AR C3AD
en E.! flanco de rey. La partida Haag-Polu­ 3. P4D PXP
gajewsky (Sochi, 1963), continuó así: 8. 4. C X P C3A
D3D, C3A; 9. RlT, 0-0; 10. P4A, P3D,
y ahora las blancas debían jugar 11. C3CJ. Después de 4. . . . , P3CR, se entra a una
60

complicada variante de la Defensa Sicilia­ D4A; 11. DJD, P3R; 12. 0-0-0, la posición
na, la cual ha sido perfeccionada por Ve­ de las blancas es preferible.
res.sov y Simagin, Si se sigue 5. P4AD,
A2C; 6. A3R, C3A, � el principio de la 7. D'ZD
Variante Simagin.
A menudo se juega 4. . . ., P3eR; S.
C3AD, A2C; 6. A3R, e3A; 7. A4AD, 0-0
(si 7. . . . , C4TD, las blancas pueden jugar
8. A x P + , RsxA; 9. P5R, y ahora no es
posible 9 . . . . , C1R, a causa de 10. C6RI);
8. A3C, y después de 8. . . ., P3D, se entra
por inversión de jugadas a una línea de la
Variante del Dragón. Una partida intere·
sante para la teoría es la Fischer-Cobo
(Habana, 1965): 7. A4AD, P3D; 8. P3A,
siguió 8. . . ., D3e; 9. CSAI? (más sencillo
parece 9. A5CD, que obliga a 9 . . . ., D2A),
9• . . ., D x,p; -10. e x A + , RlA; 11. CSD,
e X e; 12. A X e, el ataque de las blancas
resulta peligroso.
En cuanto a 4 . . . ., P4R, véase la partida
núm. 57.
Esta continuación ha sido estudiada por
S. CD3A P3D el genial teórico ruso Rauzer. Las blancas
se proponen enrocar por el !¡¡do de dama,
Conduce a una partida difícil para las para ejercer presión sobre el · debilitado
negras 5. . . . , P4R, la debilidad de las casi­ P3D, y preparar el ataque contra el flanco
llas 3D y 4D, apenas se compensa por el de rey.
avance del peón. La continuación 6. CR5C, Las negras tienen las siguientes alterna­
P3D; 7. A5CR, P3TD; 8. C3T (es menos tivas:
claro el resultado de 8. A XC, PC X A; 9. Para 7. . . ., P3TD; 8. 0-0-0, A2D, véase
C3T, debido al sacrificio de peón 9 . . . . , partida núm. 58.
P4DI), 8. . . . , A3R; 9. C4A, C5D; 10. A X Cl,
Si 7, . . ., A2R; 8. 0-0-0, 0-0 (después de
PC X A; 1 1 . C3R, proporciona una venta·
8. . . . , C x C ; 9. D X C, 0-0, las blancas tie­
ja cierta a las blancas. Bronstein-Pilnik, nen ocasión de jugar 10. P4A, entrando
(Olimpíada de Helsinki, 1956).
por transposición de jugadas a la variante
Un poco mejor es S , P3R; 6. eRSC!,
• ...
principal de Vasiukov 1 1 . P5R!); 9. P4A,
ASe (véase el comentario a la jugada 5 de e x c (es débil 9 . . . . , P3TR; 10. A' X C ,
las negras en la variante Scheveningen). A X A ; 1 1 . CR5C, D4T; 12. C x P, TID;
13. DIRI, las blancas mantienen las mejo­
6. ASCR res perspectivas); 1 0. D X e, D4T; 11. A4A,
A2D' (es peligroso para las negras 11. . . . ,
Si 6. P3CR, las negras responden 6. P3TR; 12. A4T, TID. Por ejemplo: 13.
P3CR; 7. CR2R, A2C; 8. A2C, 0-0; 9. 0-0, TRIA, P4R; 14. P X P, P X P; 15. D3R,
A2D; 10. P3TR, TIA, con suficiente con· T X T + ; 16. T x T , A5CR; 17. T3D, TlAD;
trajuego en el flanco de dama. 18. A3CD, con mejor partida de las blan­
Si 6. A2R, P4R, se entra en el Sistema cas Konstantinopolsky-Gurwitsch, Campeo­
Boleslawsky (véase epígrafe V, y partida nato de la URSS por correspondencia,
núm. 59). 1964); 12. TR·IR (también es posible 12.
P5R, P.x P; 13. P X P, A3Af; 14. D4A, C4D;
6. .. . P3R 15. A X C , A X AD ; 16. D X A, P x A , con
mínima ventaja de las blancas, Tal-Brad­
Suetin-Cholmov (Campeonato de la warevic, Kislowodsk, 1964), 12. . . ., TRID;
Agrupación de Deportes, URSS, 1962) se 13. AJe, P4CD, con las mismas posibilida­
jugó: 6. . . . , A2D; 7. D2D (también es bue­ des aproximadamente, Keres-Geller (Can­
no 7. A X C , P C X A ; 8. D2D). 7. . . . , TIA; didatos, 1962).
8. A2R, C x e: 9. D X C, D4T; 10. P4A, Es interesante la partida Simagin-Gur-
61

witsch (Campeonato de la URSS, por co­ Son posibles las siguientes continua­
rrespondencia, 1964): 7. . . ., A2R; 8. 0-0-0, ciones:
0-0; 9. C3C, D3C; 10. P3A, TID (es más
usual 10. . . . , P3TD; 1 1 . A3R, D2A); 11. A) ·8. 0-0, A2R; 9. A4AD (si 9. P4A,
C5CI, T2D (previniendo 12. A3R, que se­ la mejor respuesta sería 9. . . . , C2DI), 9• . . .,
ría contundente); 12. A3R, D1D; 13. ()..0; 10. D2R, D2A; U. P3TR; A2C, con
C5-4D; C x C; 14. CxC, P4R; 15. C5A, la amenaza P4D, Morel-Boleslawsky (Hel·
P4D; 16. A3D, C X P ; 17. C x A+ , D x C; sinki, 1952).
18. D5T, P3CDI; 19. A X P, A2C; 20. A3R,
C3D; 21. TRlR, y ahora las negras con B) 8. D3D, A2R; 9. 0-0, C2Dl; 10. D3C
21. . . ., D3A, tienen contrajuego. (o 10. P4A, P x P; 11. A x P, C4R!), 10.
.. ., 0-0, con buen juego de las negras. Por
ejemplo: 11. P4A, P X P; 12. A x P , A5Tl;
V 13. D3R, C4R, etc.

El sst
i. ema Boleslawsky Además de 7. C3C, se juega también 7.
C3A. Por ejemplo: ,7. . . . , P3TR; 8. 0-0,
2. C3AR C3AD A2R; 9. TlR, 0-0; 10. P3TR, P3T; 11.
3. P4D PXP AlA, P4CD, y las negras están bien, Un·
4. C X P C3A zicker-Taimanov, Estocolmo, 1962.
5. C3AD P3D
(), A2R P4R 7. .. . A2R
8. 0-0

En la partida Tcherbakov·B r o n s t e i n
(Campeonato de Moscú, 1953) se jugó: 8.
A3R, 0-0; 9. A3A, P4TDI; 10. P4TD,
CSCD; 11. C1A?, A3R; 12. 0-0, P4Dl; 13.
P X P, A4AR, y las negras tienen mejor
juego.
8. A5CR, con idea de capturar el CR, y
ocupar la casilla d5 con un caballo, no
ofrece peligro para las negras (véase par­
tida núm. 59).

8. . . . 0-0
9. AlR

Si 9. P4A, la mejor respuesta de las


negrás sería 9. . . . , P4TD! Por ejemplo: 10.
P4TD (o 10. A3R, P5T; 11. C2D, P6TI;
A simple vista parece que la jugada 6. 12. P3CD, C5DI; 13. C4A, P4CD!; 14•
. . ., P4R, sea antiposicional. Las negras de­ A X C, P X A ; 15. C x PC, C X P; 16. Á3A,
bilitan voluntariamente su P3D, situado P4D; 17. A x C, P X A ; 18. DxP, A3Tl,
en la semiabierta columna de dama, y ade· con ventaja de las negras, Ljuboschiz-Bo­
más el importante punto central d5. Sin leslawsky, Minsk, 1955), 10. . . ., CSCD!;
embargo, como demostró Boleslawsky, las 11. RIT (o ll. A3A, A3R; 12. PSA, se re­
negras consiguen suficiente contrajuego en futa con 12. . . . , ASA; p. Tl R, e x PA!),
el centro (junto con la amenaza P4D), y en 11. . . ., A2D. Y ahora 12. PSA, se con­
el flanco de dama, gracias al rápido desa­ testa con 12. . . . , A3A; 13. A3A, P4Dl Si
rrollo de sus piezas. 12. A3R, . seguiría 12. . :., TlAI, y si 13.
A3A, entonces 13 . . . . , A3R!, las negras tie­
7. C3C nen buenas perspectivas;
También después de 9. P3A, las negras
El cambio 7. C X C, P X C, permite a las pueden jugar con ventaja 9 • , P4TD. Por
...

negras mantener bajo conttol la casilla d5, ejemplo: 10. A3R, P5T; 11. C1A, D4T;
y aumentar sus probabilidades de lograr el 12. D2D, C5D; 13. A3D, A3R, Pachman­
avance P4D. Bronstein (Helsinki, 1952).
62

'· ... A3R Un sistema elástico, utilizado a menudo


e1.1 estos últimos tiempos.

Las negras no descubren su plan, reser­


vándose· la posibilidad de jugar P3R, en·
trando en la variante Schevenin¡en o de·
mostrar su vigor planteando la Variante
del Dragón, después de P3CR.
El CD se juega a 3AD o a 20, según las
circunstancias.

6. A'iCR

Lo más enérgico, impide la réplica P3CR


y prepara al mismo ti!!mpo el enroque lar­
go, para emprender activas operaciones en
el centro y flanco de rey, después· del avan-
.
ce P4AR.
También es posible 6. A4AD, P3R; 7.
A3CI Por ejemplo: 7. . . ., A2R; 8. P4A, 0-0
La intención de las blancas es preparar (es débil 8 . . . . , P4CD, a causa de 9. P5RI,
la jugada C5D, mientras las negras inician P X P; 10. PXP, CR2D; 11. A_XPI, C x P;
operaciones en el flanco de dama. 12. A4AR, Bebtschuk-Korsin, Campeonato
La partida Boleslawsky-E u w e (Zurich, de Moscú, 1964); 9. D3A, D2A; 10. P4CR,
1953) continuó así: 1 0. A3A, C4TD; 11. preparando un asalto de peones en el flanco
C X C , D X C ; IZ. D2D, TRIA; 13. TR·1D, de rey, Ciocaltea-Jansa (Bad Libenstein,
DSC; 14. TD1C, P3TR, con posibilidades 1963).
iguales, aproximadamente.
Interesante es la continuación de Fis­
La alternativa 9. . . . , D2A; 10. ·P4TD, se
cher 6. P3TR, la mejor respuest.¡¡ es 6. . . .,
jugó en la partida Geller-Fischer, Cura�ao, C3A; 7. P4CR, C.x C ; 8. D X C, P4R.
1962. Después de 6. A2R, P4R, se entra en un
Sistema Boleslawsky moderno. La partida
Geller-Fischer (Candidatos, 1962) continuó
Va así: 7: C3C, A3R; 8. 0-0, CD2D; 9. P4A,
D2A; 10. P5A, A5A; 11. P4TD, A2R; 12.
2. C3AR P3D A3R, 0-0; 13. PST, P4CD; 14. P x P a.p.,
3. P4D PXP CxPC; 15. R1T, TRIA; 16. AX.C, D x A ;
4. C XP C3AR 17. A:XA, T X A ; 18. D2R, T5C; 19. T2T,
S. C3AD P3TD con mejor partida de las blancas. En la
partida Smyslov-Evans (Amsterdam, 1964)
siguió: 7. C3C, A2R; 8. 0-0, 0-0; 9. A3R,
D2A; 10. P4TDI, CD2D (mejor es 1 0. . -.,
P3CD); 11. P5T, P4CD; 12. P x P a.p.,
C x PC; 13. D3D, con mejores posibilidades
de las blaricas.
Es prematuro 6. P4A. Veamos: 6. . . .,
D2A; 7.. A3D, P4CD; 8. 0-0, A2C; 9. D2R,
CD2D, y las negras tienen una buena par­
tida, Honfi-Dely (Campeonato de Hungría,
1963).

6. ... P3R

Si 6. . . . , CD2D, lo mejor para las blan·


cas es 7. A4AD, y ahora no es posible
7. . . . , P3R, a causa de 8. AXPI
Bagirov-S p as s k y (Camoeonato de la
63
.

URSS, 1963), se jugó: 6. . .. , CD2D; 7, 8• D3A DlA


A4AD, P3T; 8. A X CI, CxA; 9. D2R,
P3CR; 10. 0-0-0, D2A; 11. P4A, las blan· Es muy arriesgado 8 . . . . , P3TR; 9. A4T,
cas tienen una agradable partida, P4CRI?; 10. P X P, · CR2D (Variante Go­
Una complicada posición resulta después temburgo), conduce después de 11. C x PI,
de 6. . . . , CDZD; 7. A4AD, D4T; 8. DZD, �XC; 12. D5T+, R1A; 13. A5CI, T2TR;
P3R; 9. 0-0-0, P4CD; 10. A3C. Por ejem­ 14. 0-0+, R1C; 15. P6C, T2C; 16. T7A,
plo: 10• . . ., AZC; 11. TR1R, A2R (o bien A X A ; 17. D X P, TXT; 18. P X T+, R X P ;
1 1 . . . . ,- C4A; 12. A X C, P X A ; 13. D4A, 19. D7T+ , R1A; 20. TIAR+, A3A; 21.
A2R; 14. D4C, 0-0-0, Stein-Tal, Torneo de A2RI (recomendado por Grusman), 21. . . . ,
Maestros de la URSS, 1961); 12. P4A, D3C+; 22. RIT, R1R; · 23. D8C+, R2R;
C4A; U. A X C, P X A; 14. D3R, 0-0·0; 24. A5T, con ataque demoledor, Jansa·
IS. P3TD, C X A + ; 16. C x C, D2A; 17. F i e h t 1 (Campeonato de Checoslovaquia;
PSA, R1C; 18 C4D, con mejores perspec­
•. 1962).
tivas de las blancas, Estrin-Titjen (semi­ Gligoric • Bednarsky (Olimpíada, 1964)
final Campeonato por Correspondencia, después de 8• . . ., P3TR; 9. A4T, las negras
1963). ensayaron 9• . . . , DZA; 1 0. 0-0-0, CD2D;
11. AlR, T1CD; 12. A3C, 0-0; 13. R1C,
7. P4A P4CD, con partida muy complicada.

La continuación preconizada por Rauzer 9. 0-0-0 CD2D


es 7. D3A. La partida Bronstein-Najdorf
(Buenos Aires, 1954) continuó así: 7. . . .,
C1-2D; 8. 0-0-0, D2A; 9. D3C, P4C; 10.
A X PI, P X A ; 11. C4x PC, DlC; 12.
C X P+ , A X C ; 13. D X A , D x D ; 14. T X D ,
y los 3 peones pasados y ligados son supe­
riores a la pieza. Es preferible 7 , P31';
• . . .

8. A4T (si 8. A3R, seguiría 8 . . . . , P4RI),


8• . . ., A2R; 9. 0-0-0, DlA; 10. A3D, C3AI;
11. C X C, P X C; 12. A4A, TICD; 12. A3C,
0-0, y las negras tienen suficiente contra­
juego. Bastrikov-Polugajewsky (Campeona­
to de la RSFSR, 1954).

7. ... AlR

Es artificioso 7. . . ., P4CD; 8. P5R, P X P;


9. PXP, D2A, y ahora mediante 10. P x C
(también es bueno 10. D2R; CR2D; 11.
0-0-0, A2CI; 12. D4CI, y en caso de 12. . . . , Una posición tensa y complicada. Las
D X P; 13. A X PI, P X A; 14. TR1R, P4T; blancas han enrocado en el ala de dama
15. D'4T, D2A; 16. CD X PI, con fuerte ata­ y preparan un asalto con sus peones. Las
que), 10. . . . , D4R + ; 11. A2R, D x AD; negras planean un .contraataque con P4CD
12. 0-0, T2T; 13. D3D, T2D; 14. C4R, y A2C. Son dignos de atención los ejem­
D4R; 15. C3AI, D X PC (o bien 15. . .. , plos siguientes:
D2A; 16. D3R, P3C; 17. P4A, con mejor 10. P4CR, P4C; 11. A X C, C x A ; 12.
partida de las blancas, Nowopaschin-Polu­ P5C, C2D; 13. P3TD, A2C; 14.· A3T, 0-0-0
gajewsky, semifinal del Campeonato · de la (o bien 14. . . . , P5C; 15. P x P, D5A; 16.
URSS, 1960); 16. D3R. A2C; 17. TD1CI, TR1R, D x P ; 17. C5DI, P x C; 18. PxP,
D x PA (no 17. . . . , D6T, a causa de 18. Kuindshi-Jansa, Lvov, 1961); 15. A x PI,
D X D, A x D; 19. P X P); 18. CR5C, las con fuerte ataque de las blancas, Tal-Gli­
blancas alcanzan un fuerte ataque, Estrin­ goric (Moscú. 1963).
Witolinsch (semifinal del Campeonato de
la URSS, 1963). 10. P4CR, P4C; 11. A XC, P X A; 12.
PSAI, C4R (después de 12. . . . , P5C; 13.
En cuanto a 7• . . ., D3C, véase la partida P x P , P x C ; 14. P x C+ , A x P ; 15. P5R,
·
núm. 68. las blancas· tienen un fuerte ataque); 13.
64

D3T, 0-0; H. P5C, P5C (mejor es 14. ... , 4. P4A, C3C; S. P4D, PxP; 6. DXP,
P X PC; f5. P X P , P x P ; 16. C X P , D2DI; C3A; 7. D4R!, P4DI; 8. PRXP a.p., D X P ;
17. C5D, DXC. con las mismas posibilida­ 9. A2R, P4R; 10. C3A, P4A; 11. D3R,
des); 15. P X PA, A X P; 16. TIC+, RIT; A2R; 12. CSCD, DlC; 13. P5AI?, C2D;
17. D6T, D2R; 18. C6AI!, C X C ; 19. P5RI, 14. A4A, C X P ; IS. CSC, P3TR; 16. DJTR,
con ataQue decisivo, Cholmov-Bronstein P3CR; 17. C7AR, TZT; 18. C x PTR, P5A;
·
(Campeonato de la uRSS, 1965). 19. P4CR, y después de una lucha reñida,
la partida terminó en tablas, Korsin-Tonen­
baum (Moscú, 1959).
VI
4. ... P3R
Sistema Nimzowltscb
Después de 4. . . . , C X C; 5. PD XC!, C3A;
2. C3AR C3AR 6. A4AD, P3D; 7. A4Al, las blancas tienen
ventaja de desarrollo, Alapin-Rubinstein
(Wilna, 1912). O 5. . . ., P4D (en lugar de
Además de Nimzowitsch, también Ru­
5 . . . . , C3A); 6. P x P a.p., D x P; 7. D x D,
binstein empleó este sistema algunas veces.
P x D; 8. A4AR!, seguido de 0-0-0, con
La idea de 2. . . ., C3AR, consiste en pre­
juego preferible.
parar lo más rápidamente posible el avan­
ce P4D. Las negras provocan 3. P5R, para
S. C x C
jugar más adelante P3D, y cambiarlo por
el PR. Esta variante sólo se juega ocasio­
La partida Lipnizky-Lasarev (Campeona­
nalmente en los torneos, pues las negras
to de Kiev, 1958) se desarrolló en forma
han de supera¡;, considerables dificultades.
original: 5. C4R, C3AD; 6. P3CD, P3A
La continuación de Larsen (6. . . . , C3AD),
(era necesario 6. . . . , P4A); 7. A2C, PXP;
que va ligada a un sacrificio de peón, qui­
8. C X P, C X C; 9. A XC , PJD; 10. D5T+,
zás inyectará nueva vida a esta variante.
P3CR; 11. ASC+, A2D; 12. DJTI!, P X A ;
13>. D X PR + , D2R; 14. A X A + , RID; 15.
3. PSR D X C, y ganan.

A 3. C3A, la mejor respuesta es 3 . . .,


.
S • ... PxC
C3A (después de 3. .. ., P4D; 4. P X P, 6. P4D C3A
C x P; 5. A5C+, C3AD; 6. 0-0, la posición
de las blancas es preferible. Por ejemplo: La jugada de Larsen.
6. . . ., A5C; :7. P3TR, A4T;· 8. A x C+ , Es prematuro 6. . . ., PJD, pues permite
P X A ; 9. C4RI, P3R; 10. P3CD, A3C; 1 1 . a las blancas tomar ventaja de diferentes
P3D, con ventaja de las blancas, Litwinov­ maneras. Por ejemplo: 7. A5CR, D4T+ (se­
Ljuboschiz, Campeonato de Minsk, 1959); ría malo 7. . . . , A2R?, por 8. A X A , O:,X A ;
4. P4D, P4DI; S. PXPD, CRXP; <i. C X C 9. P X PA, con ganancia d e u n peón); 8.
(después de 6. P X P, C X C, las blancas P3A, P X PD ; ·9. A3DI, P X PA; 10. 0-0,
tienen un peón triplicado), 6, . . ., D X C ; P X PC; 11. TIC, P x P ; 12. C x P, A3D;
7. P X P, D X D + ; 8. R X D , ASC; 9. A2R, 13. C x PI, y ganan, Keres-Winter (Varso­
P4R; 10. A3R, P4A, las negras tienen me­ via, 1937). Un poco mejor es para las ne­
ior juego, Dedenis-Antoschin (Oslo, 1954). gras 10. . . . , C3A; 11. TIR, A3R; 12. PCXP,
PxP; 13. C X P, C x C; 14. T x C, A3D;
3. C4D aunque también en este caso las blancas
4. C3A tienen ataque después de 15. T X A.+, .
P x T ; 16. D5T+, RlA; 17. TIR.
Veamos otras posibilidades: O 7. ASCD+, C3A; 8. 0-0, A2R; 9.
4. P4D, P x P; 5. D x PI, P3R; 6. A4AD, PRXP, D X P; 10. P X P, D x PA; 11. D3D,
C3AD; 7. D4R, con juego vivo, en el cual P3TD; 12. A4T, P4CD; 13. AJC, PSD; 14.
las posibilidades de las negras no son ma­ A4AR, A4A; 15. D2D, 0-0; 16. TRIR, AJA;
las. Por ejemplo: 7. ... , P3D!; 8. P'><P, 17. A5C, y las blancas tienen mejor juego,
C3A; 9. D4T, A x P ; 10. 0-0, P3TD; 11. Günsberger-Witkowsky (Polonia, 1958).
C3A, P4CD; 12. A3C, A2C; 13. A5C, A2R; También es posible la continuación sen­
-14. TD1D, D2A, Bakulin-Tchistjakov (Cam­ cilla 7. PR x P, A x P; 8. A3R, con ventaja
peonato de Moscú, 1959). mínima de las blancas.
65

1. P X P AXP V:II

Sistema Cerrado

El Sistema Cerrado fue preconizado por


Tchigorin, y ofrece una lucha interesante
y complicada, no exenta de simplificaciones.
Este sistema se caracteriza por la re­
nuncia de las blancas a la ruptura central
P4D. La movilización de las piezas es por
medio de P3D, y fianchetto del AR, con
P3CR, o sea las blancas, desarrollan cuan­
to antes su flanco de rey.
Las negras pueden obtener eontrajuego
si saben aprovechar su dominio del centro
en el punto d4, y de sus activos peones en
el flanco de dama.
Es original el sistema utilizado por
Smyslov en su partida contra Gligoric
(Amsterdam, 1964): 2. C3AR, P3R; 3. D2R,
Se producen g r a n d e s complicaciones C3AD; 4. ·P3CR, C3A; S . A2C, P4D; 6.
cuando las blancas aceptan el sacrificio de P3D, A2R; 7. 0-0, 0-0; 8. P5R, C2D; 9.
peón jugando 8. D x P . Por ejemplo: 8. . . ., P4A, P5D; 10. P4TR, T1R; 11. TIR, C1A;
D3C; 9. A4AD!, A X P+ ; 10. R2R, 0-0; 12. CD2D, A2D; 13 .P5T, P3TR; 14. C2T,

11. TIA, A4A; 12. C5C, C5D+; 13. RlD!, C2T; 15. C4C, con ventaja de las blancas.
C3R; 14. A3D, C X C ; 15. A.XC, D X P (evi­ Sin embargo, la mayoría de las veces el
dentemente 15. . . ., P3D, es mejor); 16. Sistema Cerrado se emoieza después del
DXAl, n·x T + ; 17. R2D, D X PT; 18. de$arroUo del CD a 3AD,
A4AD, P3D, Mnazakanjan-Untinov (Es­
partaq\liada de los Trabajadores de la 2. C3AD C3AD
URSS, 1959). Y ahora las blancas pueden 3. P3CR
obtener buenas probabilidades de victoria
jugando 19. D5DI
O 8 . . . . , P3D!; 9. P X P, D3C; 10. A4AD,
A X P + ; 11. R1A (es mejor 11. R2RI),
11. . . ., 0-0; 12. D4R, A2D; 13. A5CRI,
A4AD!; 14. A3D, P3C; 15. A6A, C5C; 16.
D4T, D X P (era más fuerte 16. . . ., C4DI) ; ,
17. .A5R, D2R; 18. A6A, D3D, y tablas por
repetición de jugadas, Tal-Gipslis (Riga,
1959).
Una pequeña, pero clara ventaja, obtie­
nen las blancas con 8. A2R. Por ejemplo:
8. . ., P3D; 9. D X P, A3R; 10. D4R, P X P ;
.

ll. CXP, C X C ; 12. D X C, D4T + ; 13.


R1A (si 13. A2D, A x P+), 13 . . . ., D3C;
14. A3R, AXA; 15. PXA, 0-0; 16. R2A,
TR1R; 17. D5C, D2A; 18. A3D, TD1D; También es posible el avance inmediato
19. TR1R, seguido de R1C, y las blancas del P4R, con posibilidades de obtener ini­
tienen un peón de ventaja y .mayoría de ciativa en el flanco de rey.
peones en el flanco de dama. Estrin-Mna­ ' En lugar de 3. P3CR, las blancas juegan
zakanjan (1961). en seguida 3. P4A. Por ejemplo: 3. . . . ,
P3CR; 4. ü3A, A2C; 5. P3D, P3D; 6.
P3CR, C3A; 7. A2C, 0-0; 8. 0-9, TIC; 9.
P3TR, P4CD; 10. P4CR, P5C; 11. C2R,
66

PSA; 1). A3R, A3TD; 13. C2-4Dl, C x C ;


14. A x e, D2A; JS. T2A, con mejores po­
sibilidades de las blancas, Smyslov-Taima­
nov (Campeonato de la URSS, 1959).

3. . .. P3CR
4. A2C A2C
S. P3D P3D

En la 1 3 partida (1954), Smyslov-Botvin­


nik, se planteó un interesante sistema de­
fensivo: 5 •, P3C; 6. Cl-2R, P3D; 7. O.{),
. . .

A2C; 8. P4A, P4A, con juego agudo.


Es prematura la continuación usual 5.
.. . , P3R; 6." A3R, C5D, a causa de la ma­
niobra de Smyslov 7. CD2R, P3D (es malo
7. . . . , C x C; 8. C x C, A x P ; 9. TlCD,
D4T+?; 10. A2D, Ii> X P; 11. T x A, DxT;
En esta posición, la partida Smyslov-Tal
12. A3AD, y las blancas ganan); 8. P3AD,
(URSS. 1962), continuó así: 10. . . ., P x P;
C3AD; 9. P4D!, P X P ; 10. C x P, y las
11. A X P , C X C + ; 12. T X C , A3R; 13.
blancas tienen preponderancia en el cen­
A6T, C3A; 14. A X A, R X A; 15. TDlAR,
tro. Smyslov-Denker (URSS-USA, 1946).
D2R; 16. T4A, TDID; 17. CID, P4D; 18.
6. A3R
P X P, A X P; I9. TlR, D3D; 20. A X A,
D x A; 21. C3A, D2D, siguieron más sim­
plificaciones, y se ac<;>rdaron tablas en la
Smyslov-Larsen (Olimpíada, 1958), se ju­
jugada 40. Parece meJor plan para las ne­
gó: 6. P4A, P4A; 7. C3A, C3A; 8. 0-0,
gras 10. . . ., TIC (en lugar de la habitual
0-0; 9. RlT, A2D; 10. A3R, TIC; 11. D2R,
10. . . . , p x P); para seguir eventualmente
P4CD; 12. AIC, PSC; 13. CID, ClR; 14.
con P4CD, con buenas probabilidades de
P3A, C2A, el juego de las blancas es pre­
contraataque.
ferible.

6. .. . P4R
Partida núm. 53
Si 6. . . . , P3R, las blancas pueden jug�r
1. 020, y en caso de 7. . . . , CR2R, segUir Estrin-Veressov
con .8. A6T, 0-0; 9. P4TRI
(Semifinal del Campeonato de la Socie­
En la partida Lein-Averbach (Campeo­
dad cSpartab, 1962).
nato de la URSS, I965), se ensayó: 6. . . .,
TIC; 7. CR2R, C5D; 8. 0-0, A2D; 9. TIC,
l. P4R, P4AD; 2. C3AR, P3D; 3. P4D,
P3C; 10. D2D, P3R; 11. P3TR, C2R; con
P X P; 4. C X P , C3AR; 5. C3AD, P3CR; 6.
juego casi igual.
A3R, A2C; 7, A2R.
7. D2D CR2R
Actualmente se juega mucho la variante
8. P4A C5D Rauzer 7. P3A, seguido eventualmente de
D2D, A4AD, y 0-0-0, la cual puede estu­
Después de que las negras han ubicado diarse en la partida núm. 54.
el CD en el centro, podemos calcular que
ambos contendientes tienen posibilidades 7. . . . 0-0
equivalentes. Por lo tanto, en la� presentes 8. P4A
circunstancias, si las blancas quteren obte­
ner ventaja, deberán presionar en e l flan­ La continuación principal en esta varian­
co de rey. te es 8. 0..{), C3A; 9. C3C, A3R; 10. P4A.
D1A, y las posibilidades son casi iguales.
9. C3A 0-0 En intento de emprender un ataque en
10. 0-0 la columna de TR: 8. P4TR, C3A; 9. P5T
tiene la parada con 9 . . . . , P4DI. con c<'n
07

traataque en el centro. Veamos: 10. PT X P, bil 11. P5R, P5D!; 12. C.xP, C x C ; 13.
PAxP; 11. P X P, C x P ; 12. C x C, D x C; A XC, C X PI), 11. . . . , A l A ; 12. PR X P
13. AJA, D5A, Smyslov-Botvinnik (Cam­ (o 12. PAxP, PTXP; 13. P x P, C5CD;
peonato del Mundo, 1958). 14. AJA, A X P I ; 15. A X A, C X A ; 16.
D X C, C x P A + ; 17. R2A, C x T ; 18. T X C,
8. . . . C3A TIA; 19. A4D, T5Al, Análisis de Kowal·
9. C3C jev), 12. . . ., CSCD; 13. AJA, P X P; 14.
PJTD, P X P; 15. A2C, CJT; 16. D3DI,
Después de 9. 0-0, DJC, se originan gran­ D3D; 17. 0-0-0, con juego muy violento,
des complicaciones. Por ejemplo: 10. P5R, Nei-Pitsaar: (Campeonato por Equipos de
P x P ; 1 1 . P-x P, C X P ; 12. C5A, D x P; Estonia, 1951).
13. · C x P + , R1T; 14. A4D, D5CI (si 14.
. , ClC, la réplica 15. C7-5DI, es muy fuer·
. .
11.· P5C
te); 15. A XC, D X CR; 16. D2D, ClR; 17.
A'x A + , C x A; 18. C5D, DJD, y se llegó Como demuestra la continuación de la
rápidamente a las tablas, Chassin-Licisin partida, esta movida permite a las negras
(semifinal del Campeonato de la URSS, emprender un ataque satisfactorio en el
.
1950). flanco de dama. Para diluir el valor de la
variante en su conjunto sería preciso pro­
9. . . . AJR bar la jugada no menos agresiva 11. P5A.

Tampoco es malo 9 • P4TD, para con­


. . ., 1 1. . .. C2D
tinuar con 10. . . . , A3R, después de 10. 12. D2D C3C
P4TD. 13. 0-0·0 C5CI

10. P4C!1 Las piezas negras presionan en el flanco


de dama, obligando a las blancas a pasar
a la defensiva.

14. R1C C5A


15. A X C TXA
16. A4D!

Lo mejor, eliminando el alfil peligroso.

16. ... A5C


17. TIAD AXA
18. CXA D3C
19. C3C Tl·IA

¡Las nubes se condensan! El intento de


alejar una de las piezas enemigas tan próxi­
mas a s u rey, permite realizar una sorpren­
dente combinación a las negras.
Esta continuación agresiva se jugó por
primera vez en la partida Kan-Botvinnik 20. P3TD
(Moscú, 1936). Las blancas renuncian al
.enroque y emprenden un asalto de peones
en t>l flanco de rey. La idea de un arries· (Véase diagrama)
gado ataque de peones es muy atrayente,
pero las negras pueden oponer un contra·
ataque en el centro y en el flanco de dama. 20. . . . C X PI

10. . .. TIA ¡Excelente jugada! Las consecuencias de


este sa·crificio no eran fáciles de calcular.
Otra posibilidad es jugar seguidamente
10. P4D. Por ejemplo: 11. P5A (es dé·
. . .• 21. D X C
68

.Las piezas negras se encuentran parali­


zadas. La retirada 25. . . . , AST, concede
después de 26. D X D, P X D; 27. T4C! ven­
taja a las blancas. Pero la siguiente jugada
de 1as negras aclara la situación.

25. . . . D4Tl
26. D X A

No es suficiente 26. TDIA, a causa de


26. .. ., TSTI

26. . . . TXPA
27. TRIAD

Aceptando lo inevitable, Estrin entrega


la cama. Ahora las negras ganan sin es·
fuerzo el final resultante.
Si 21. R X C, 1<\S negras obtenían un
ataque incisivo, entregando dos piezas a 27. . . . TXD
<:ambio de torre y dos peones: 21. . . . , A6A; 28. T X T R2C
22. TRlR, A X P + ; 23. T x A , T x T. 29. Tl-3A P4C
30. P4TR D3C
21. . . . A3R! 3l. T3R D5D+
22. RlT 32. T3C-3A P4TD
.
33.· RIC D8D+
Si 22. R2T, seguiría 22. . . ., P4TD, ame­ 34. R2C D5C
nazando 23 . . . ., P5T. 35. P5A
22. T X CI El último intento.
23. P X T AXC
24. D2CD T5Al 35. ... DXPT
36. P5R PDXP
. Mediante 24• . . ., P4TD; 25. TlCD (sería 37. PXP PTXP
malo 25. P4TD, por 25. . . . , T5A), 25. ..., 38. T3A D5D
P5T, las negras lograban suficiente com­ 39. T3AR-3D P5CI
pensación por la calidad, pero la continua­
ción adoptada por el maestro Veressov es Las blancas abandonan.
más interesante.

25. TICD Partida núm. 54

Schijanowsky-Gufeld
(Campeonato de Ucrania, 1'958)

l. P4R P4AD
2. C2R

Esta jugada se encuentra ocasionalmen­


te en las partidas de Keres.
Si las negras adoptan una continuación
pasiva, las blancas pueden alcanzar la su­
premacía en el centro. Por ejemplo: 2. . . . ,
P3D; 3. P3CR, C3AR: 4. A2<;:, C3A; 5.
P3ADI, seguido de P4D. ·
Después de 2. . . . , C3AR; se entra (como
en !a partida anterior) a l a posiciQn usu<!t
que resulta después de 2. C3AR.
69

11. e4xe, PXC; 12. CXC, Pxe; 13.


l. ... C3AR D x P, DZA (si 13. . . ., TIC!?, es bueno 14.
3. CD3A P3eR P3CDI, D2A; 15. D5AD, D2C; 16. D x PT,
4. P4D PXP Rawinsky-Trupan, Krasnodar, 1952); 14.
S. CXP P3D DSAD (si 14. DXT, A4AI; 15. D x T + ,
6. A3R Ale R x D, las blancas tienen dos .torres por la
7. P3A e3A dama, pero l a iniciativa es de las negras,
Smyslov-Gufeld, Campeonato de la URSS,
Las negras deben aspirar a un contraata· 1960), 14 • , DZC (tampoco es malo 14.
...

que en el centro mediante P4D, o en el ... , DlC); 1.5. D3T, A4A; 16. A6TD, DZA;
flanco de dama, ocupando la columna AD. 17. DSA, D3Cl; 18. D X D, PXD; 19.
Pero el avance liberador P4D, no es tan A4AD, TRIAD; 20. AJe, T X PTI; 21.
fácil de realizar. T8D+, T X T ; 22. A X T, tablas. Rawinsky·
Después de 7. . . . , 0-0; 8. DlD, P4D; 9. Beilin (Leningrado, 1955).
PSR, e1R; olO. P4AI, P3A (si 10. . . . , C3AD Si las blancas rehúsan el sacrifitio y
es bueno 11. P3CR, Rauzer-Kasparian, juegan 12. A.4D, las negras no están mal
Campeonato de la URSS, 1937); 11. 0·0-0, después de 12. . . . , P4R; 13. ASA, A3Rl;
P X P; 12. P X P, C3AD (es malo 1 2 . . . , 14. C4R (la aceptación de) sacrificio de la
A X P, por 13. C3AI); 13. C3A, ASe (si .13. torre es peligroso. Veamos: 14. C x C,
. . . , P3R; 14. A6TRI y las negras tienen una P x C; 15. A X T , D X A ; 16. D5T, D2R;
posición muy restringida); 14. e X P, T X e; 17. T3D, P5R; 18. T3C, P5D; 19. T5C,
1.5. P X T , ASXP; 16. AZe!, A X TD; 17. P6D!; 20. P X P, TlAD+; 21. RlC, P x PA;
TXA, A X P; 18. ASA, P3R; 19. e7R+, 22. P X P, A4A; 23. 'PX.A, P X T; 24. P4D,
RZe; 20. e X C. D X D + ; 21. R X D, P X C ; A X P; 25. A6T, TIC, con ventaja de las
22. T1R, TlD+; 23. R1A, A4A+; 24. negras, Tokarev-Gufeld, Odessa, 1957), 14.
R1C, A x P; lS. A X PT, las blancas tienen . .. , TIR. La partida Keres-Averbach (Cam­
las mejores perspectivas en el final. Ro­ peonato de la URSS, 1959),: continuó: 15.
sinov-Meyer (Por correspondencia URSS­ A6T (si 15. P4AD, la mejor respuesta es
Aiemania, 1958). 15. . .. , D2A!); 15. .. ., D2A; 16. P4CR,
TRID; 17. DlR, C3A; 18. T X T + , y am­
8. D2D 0-0 bos jugadores convinieron rápidamente
las tablas.
Naturalmente, es aconsejable para las
blancas impedir estas posibilidades del ad­
versario.

'9. A4AD

Una manera pasiva de evitar el avance


P4D, es 9. C3C, a lo cual las negras pue­
den responder 9. . . ., A3R, y después de
1 0. 0-0-0, TIA; 1 1 . P4CR, C5CD!; !2.
RlC, C2D; 13. A4D, C4R; 14. A2R, P4TD,
las negras tienen contraataque. Tchuts­
chinsky-Veressov Moscú, 1940). O bien 10 .
. C5D, A X C ; ll. Px.A, C4R; 12. 0-0-0,
D2A; 13. RlC, TRIA!; 14. P3A, P4TD;
15. C4D, C5A, con ataque de las negras.

'· ... ex e
Este sistema de juego que· preparan las
blancas: el enroque largo y un ataque de La maniobra 9 . . . . , C2D; 10. P4TR!, C3C;
peones en el flanco de rey, ha sido analiza· ll. A3C, C4TD, es · demasiado larga. Las
do por el maestro Rauzer, blancas obtienen mejor juego con 12. D3P,
Antiguamente se continuaba con 9. C x A � 13. PTXC, P4D; 14. C4-2RI, A3R;·
1-0-0, pero actualmente se considera que 15. 0-0-0. Vukovic-Cuderman (Campeonato
con 9. . . ., P4Dl, las negras tienen un buen de Yugoslavia, 1958).. También es prefe­
contraataque. Por ejemplo: 10. PXP, CXP; rible el juego de las blancas después de
70

9 • , C4TD; 10. A3C, C2D; l l . A6T!,


... 16. . .. P4CD
C3C; 12. A X.A, R x A ; 13. 0-0-0, P3TD; 17. P5TI P4R
14. C5DI, C X A + ; 15. PTXC, C x C ; 16.
P X C. Suetin-Plater (Polonia-Bielorrusia,
Si las .negras aceptan el sacrificio de
1958).
peón: 17. . . ., C X PT, las blancas obtienen
•10. A X C D4T un ataque irresistible con 18. A X A, R X A;
11. 0-0·0 A3R 19. C5D!.
12. A3C AXA
18. A3R P4D
Este cambio sólo sirve para fortalecer 19. P6TI P5C
la posición de las blancas, pues aunque se
ven forzadas a tomar con el PAD, para Un error como demostrarán las blancas
asegurarse en el final la mayoría de peo­ en fcrma espectacular. Sin embargo, tam­
nes en el llaneo de dama, su flanco de bién están sensiblemente mejor las blan­
rey queda suficientemente protegido. Al cas después de 19 . . . . , AlT; 20. A5CI.
mismo tiempo el avance de los peones CR
y TR, proporciona buenas perspectivas de 20. P X A PXC
ataque. 21. A5CI PxPR
Es preferible 12. . . ., P4CD; 13. R1C, 22. T X T TXT
PSC; 14. C5D, A X C; 15. P X A, D4C; 16.
TR1R, P4TD; 17. D2R, D X D ; 18. T X D,
P5T; 19. A4A, TRIA; 20, A5C, T4T; 21.
A XC, A X A; 22. A6A, con pequeña ven­
taja de las blancas en el final. Tal-Larsen,
(Zurich, 1959).

13. PAXAI TRID

Una operación en la columna de AD,


no reporta ninguna ventaja a las negras.
Si 13., . . . , TD1A, sencillamente 14. R1C,
por esta razón Gufeld, prepara una acción
en el centro. Después de doblar las torres
en la columna -de dama, las negras deben
jugar P4R, seguido del avance P4D des­
pués del alfil blanco.

14. RIC T2D


15. P4TR A primera vista parece que las negras
tenfan razón. Si 23. A X C, T7D; 24. D4T,
Esta variante se jugó por primera vez en P4TRI y ganan. También es malo 23.
la partida Boleslawsky-Iliwizky (1945), y
P X PA, D X PA; 24. A X C, T7DI. Sin em­
continuó: 15. P4CR, TI-ID; 15. P5C.
bargo, hay una jugada intermedia que sal­
Scbijanowsky recomienda abrir tan pron­ va el juego de las blancas.
to cerno sea posible la columna TR, y pro­
ceder al ataque. 23. A X C I DJT
IS• . ..

16. D2AR Es evidente que si 23. . . ., T7D; 24.


T X P!, con mate inevitable.
Si a 16. P5T, las negras responden 16.
. . ., 'P4R; 17. A3R, P4DI, la posición de 24. ASC
la dama en la columna ocupada por las
torres resulta incómoda. Sin embargo, es Y las negras abandonaron pocas jugadas
mejor para las blancas 17. A X P, (en lugar después.
de 17. A3R).
71

Partida núm. 55. precisión sus posibilidades de contraata­


que, pues el ataque de las blancas contra
Littlewood-Botvlnnik su enroque representa siempre un serio
(Hastings, 1961-62). peligro.

14. A6T AXA


l. P4R, P4AD; Z. C3AR, P3D; 3. P4D, 15. D x A P5CJ
P X P; 4. e X P, e3AR; 5. C3AD, P3CR.
Ya en su juventud Botvinnik mostró su Esta movida introduce el desorden en
predilección por la Variante del Dragón, la posición del juego blanco. Después de
a la cual ha aportado numerosas ideas. C3-2R, P4R; 17. C2A, P4T, las blancas se
encuentran ante un difícil dilema. Por otra
6. A3R A2C parte, la continuación 16. C5D, A X C; 17.
7. P3A P x A, D2D, proporciona las mejores po­
sibilidades a las negras. Por eso Littlewood
El planteo Rauzer se consideró durante procede a un violento ataque que Botvinnik
algún tiempo como la manera más efectiva rechaza con ejemplar sangre fría.
de luchar contra la Variante del Dragón.
16. P5RI? C2D
7• . .. P3TD
Si 16. . . . , P x C; 17. P x C , P R x P ; 18.
Una jugada poco frecuente en esta po­ P X P, las blancas tienen ventaja.
sición. El concepto de la defensa por par­
te de las negras se ha basado hasta ahora 17. P4TR
en debilitar el peligroso ataque de las
blancas contra el enroque, mediante su­ Las blancas se ven obligadas a correr
riesgos, pues si 17. P x P, seguiría 17 . . . . ,
cesivos cambios de piezas menores. Bot­
vinnik prepara, con su nuevo sistema, a P4R!
Desde Juego, el ataque de las blancas
proceder sin tardanza al desarrollo del
flanco de dama. parece muy prometedor, pero Botvinnik
tiene preparada una •arma secreta•.
8. A4AD
17. . .. Pxe
Es preferible 8. D2D, porque hace pro­ 18. P5T PDXPI
blemática la continuación 8. . . ., P4CD
a causa de 9. P4TD! Veamos: 9• . . . , P X P;
10. e X P, 0-0; 11. A2R, eDZD; 12. 0-.0,
AZC; 13. P4AD, y las blancas tienen me­
ior juego.

8. P4eD
9. A3e A2C
10. D2D eDZD
11. 0-0-0

A pesar de algunas inversiones en el


juego de Ías blancas, se ha alcanzado el
planteo usual. Después de 11. 0-0, C4A,
las negras tienen u n juego cómodo. Me­
rece considerarse 11. P4TD.

u. e4A
U. RIC exA Esta es la respuesta secreta difícil de
13. PAxe 0-0 prever. Las negras vuelven a ocupar in­
trépidamente el punto JAR, desde donde
Después de haber eliminado el alfil peli­ el caballo protegerá el PTR, amenazado
groso, Botvinnik se decide a enrocar. A por las blancas. Sería débil tratar de im­
pesar de todo, tuvo que calcular con toda pedir la apertura de la columna TR, me-
72

diante 18 . . . . , P7A+; 19. C x P, P4C, pues final del Campeonato de la URSS, 1962),
después de 20. D x PC+, R1T; 21. P x P, las negras pudiero.n pasar al contraataque
las blancas tendrían suficiente compensa­ aprovechando la inactividad del contrario:
ción por la pieza sacrificada. 10. 0-0-0, D1C; ll. P4CR, P4CD!; 12. A5D
(o 12. C4 X P, C4R ; 13. A2R, A X C; 14.
19.• P T X P C3A C x A , C x PA; 15. A x C , D X A; 16. PSR,
20. P X PAD TD1CI) 12. . . ., TIA; 13. A X C, A X A ;
,

14. P4TR? (es mejor 14. C x A, T X C ; 15.


¡Resignación! Littlewood reconoce que C5D). 14. . .. , P5C; 15. C3-2R, C X PR!;
después de 20. C5A, P7A + ; 21. R X P, 16. P X C, A X P; 17. C3CR, AXP!, y
DIA+, también estaría perdido. Ahora ganan.
las negras hacen valer sin dificultad su ven­
taja de material. 10. . . . TIA
11. A3C C4R
18. . . ., P x C; 19. P X PT+, RlT; 22. 12. P5TI
TxP, D4T; 23. D3R, C4D; 24. D2D,
C x P+ ; 25. R1T, TD1D; 26. TlAD,
D x P + ; 27. D x D, C X D ; 28. T x T, T X T.
Las blancas abandonan.
Esta partida es una excelente lección de
defensa por parte de Botvinnik.

Partida núm. 56

Vasiukov-Parma
(URSS-Yugoslavia, 1963)

l. P4R, P.4AD; 2. C3AR, P3D; 3. P4D,


P X P; 4. C x P, C3AR; 5. C3AD, P3CR; 6.
A3R, A2C; 7. P3A, C3A; 8. D2D, 0-0.

Las negras retrasan muchas veces. el en­


roque, con intención de preparar un con­
traataque en la columna AD. La jugada Una maniobra típica de ataque, con in­
8. , A2D, responde a este plan, y si
1• • • tención de abrir líneas. ·
9. A4AD, TIAD. Menos bueno resultó la continuación de
La partida Grusman-Veressov (Campeo­ otra partida. entre los mismos jugadores
nato de los Clubs Centrales de Ajedrez, (URSS-Yugoslavia, 1962): 12: A6T, A: XA;
1965), continuó: 10. A3C, D4T; 11. 0-0-0, 13. D X A, T x Cl; 14. P X T, D4T; 15. D2D,
C4R; U. A6T, A X A ; 13. D X A, T X C!7; TIA, y las negras tienen contraataque.
14. P X T, D X PA; 15. RIC, P4TD; 16.
D2D (es mejor 16. P4TD!), 16. . . . , D4A; 12. . .. C X PT
17. 'P4TD, 0-0; 18.. TRIR, TIA; 19. P4C, 13. 0-0-0 C5AD
P4CD!, y las negras tienen un fuerte 14. AXC TXA
ataque. 15. P4CR C3A
16. TD1C
9. A4AD A'2D
Es más fuerte 16. A6T!, pues tanto des­
Una de las mejores continuaciones. Las pués de 16. . . . , A X A ; 17. DXA, T X C ;
negras completan el desarrollo de sus pie­ 18. P5C, C4T; 19. T X C!, P X T ; 20. TIT,
zas menores y preparan el contraataque en como después de 16. . . . , C X PR; 17. 03RI,
el flanco de dama. las amenazas de las blancas son. imparables.

10. P4TR! 16. . . . P3R

Las blancas emorenden inmediatamente Era preferible 16. . . . , P4CD!, sacrifican­


el ataque. En la pártida Maz-Gufeld (semi- do a su vez un peón. y buscando posibiliJ
73

dades en el flanco de dama. La defensa Si 26. . . . , P4TR7; 27. C2D, y la dama


pasiva permite a las blancas reforzar la queda apresada de manera sorprendente.
presión.
27. D2A A6T
17. RlC D4T 28. D3R P3TR
18. C3C D2A 29. C2D
19. A4AI
Las negras abandonan.
Esta jugada produce una debilidad en
el punto SD.
Partida núm. 57
19. ..
. P4R
20. P5CI C4T Vasiukov-Malicb
'21. C5D
(Torneo Memorial LasJser, 1962)
Con la ocupación de este punto clave
por el caballo, el ataque de las blancas l. P4R, P4AD; 2. C3AR, C3AD; 3. P4D,
se refuerza considerablemente. P!XP; 4. C X P, P4R.

21. .. . DlD
22. A3R A3R

Ciertamente, esta línea es antiposicional.


Las negras debilitan las casillas 3D y 4D, en
la columna semiabierta. La única razón
Todas las líneas abiertas están dispues­ para realizar esta jugada es el rápido des­
tas para el ataque. En esta consideración arrollo que se conseguirá en la continua­
se basa la siguiente jugada de las blancas. ción. Si las blancas no juegan adecuada­
mente se podrá efectuar el importante
l3. C6A+!I
avance P4D. Pero con un juego correcto
las blancas podrán explotar la defectuosa
Después de la entrega del PT, Vasiukov
disposición de los peones contrarios.
sacrifica dos peones más.
5. C5C!
23. . . . e xe
24. P X C D XP
Evidentemente 5. CSA es malo por la
respuest( 5 . . . . , P4D! Por otra parte la re­
Muy malo sería 24. . .. , A X P, por 25.
tirada a 3C o 3A es demasiado pasivo.
D2T, P4TR; 26. D x PT, TlR; 27. T x P + ,
P X T; 28. D7T+,- R l A; 29. A6T+, seguí·
5 P3TD
do del mate.
• ...

25. A5C! DXP Las negras permiten la jugada C6D+


26. D2T D4T con vistas al cambio subsiguiente.
74

6-. C6D+ AXC ·17. A X C PXA


7. D X A D3AI
a. DlD Las negras no solamente recuperan el
peón, sino que además ganan otro. No
Despu� de 8. D'X.D, C X D, las negras obstante, era preferible 17. . . ., C X A.
tienen ven·taja de desarrollo y pueden efec­
tuar fácilmente el avance liberador P4D. 18. ClR D X PC
Además de la textual las blancas dis­ 19. 0-0-0 D XPA
ponen de otras posibilidades. En la partida 20. R1CI
Bialas-Joppen (1961), se jugó: 8. D7A,
CR2R; 9. C3A, D3RI; 10. A3D, P4CD; 11.
0-07 (es mejor 11. A3RI, 0-0 -si 11 . . . .,
TICD; 12. ASA, T2C; 13. D6D-; 12.
ASA, T1R; 13. Q-0-0, !y según Euwe las
blancas están bien, Cobo-From, Olimpía·
da de Varna, 1962), 11. . . . , TICD, y la
dama se encuentra en una situación com-
prometida. ·
Si 8. D3T, las negras obtienen contra­
ataque mediante 8. .. ., CR2R; 9. C3A,
TICD; 10. A3R, P4CDI; 11. CSD, C x C;
12. P.X.C, C2R, Bokotschawa-Grigorjan (se­
mifinal del Campeonato de la URSS, 1964).

•• ••• D3C

Intentaddo dificultar el desarrollo de las


blancas, e impedir el enroque corto.
Las negras tienen un peón de ventaja,
9. C3A CR2R pero una posición delicada. Existe la ame­
naza 21. TRIA, ganando pieza. Sería malo
Si 9. . . . , C3A, la respuesta 10. D6DI, 20. ... , ,C6R, por �l. D6C+, R1A; 22.
propuesta por Boleslawsky es muy fuerte. C X PI. Mientras que el rey de las blancas
goza de seguridad en el de las negras per­
10. P4TR P4TR manece en el centro expuesto a los ata­
11. ASCR ques de las piezas enemigas.

Menos satisfactorio es 11. T3T, por 11. · ·20. ... P3CR


.. . , P4DI; 12. T1C, ASC; 13. A2R (y no :n. D4R+ R2A
13. P3A7, P X P ; 14. P,xA, C4A), 13 . . , . . 2%. P6DI R2C
AlX A; 14. D X A, D2T; 1S. P x P, CSD; 16.
Ox PR, C x P + ; -17. R1A, 0-01, con fuer­ Si 22. . . . , Qx PD, seguiría 23. DSD+,
tes amenazas. R2C; 24. C x P!, con fuertes amenazas.

11. . .. P4DI7 23. C X P ex e


24. T X C R3T
Con este contraataque fundaba Malich ZS. P7D
sus esperanzas.
Con el poderoso peón en séptima, y la
lZ. PXP C.5D mejor posición de su rey, todas las pers­
13. A3D A4A pectivas están del lado de las blancas.
14. AXA ClXA
lJ. D3D P3A ZS• , P4A; 26. DSR, TRIAR; 17.
...

16. A3R D.5C TI-ID, TDID; 28. D7R, D6C; 29. T6D,
DSC; 30. P3C, PSA; 31. Tl·SDI, las ne­
Tratando de impedir el enroque largo gras abandonan.
a las blancas. tSi 16. . . . , D x.P; 1 7. 0-0-0,
con fuertes amenazas.
75

Partida núm. 58. La continuación azarosa 9. . . . , P3TR: 10.


A4T, TIA; 11. C3 A, DH; 12. RlC, P4CD;
Gipslls-Saigln 13. P5R, P5C; 14. P. X C, P X C; 15. PAXP,
(Letonia-Bielorrusia, 1963) RXD; 16. P X T=D, C5C; 17. P3TD, es
favorable para las blancas después de 18.
l. .P4R, P4AD; 2. C3AR, t3AD; 3. P4D, C X PI (análisis de Schkundov y Judowitsch
P X P; 4. C X P , C3A; 5. C3AD, P3D; 6. junior).
A5CR, P3R; 7. D2D, P3TD; 8. 0-0-0, A2D. Si 9 . . . . , P3TR; 10. A4T, C x P ; ll. D1R!,
Merece considerarse 8. . ., P3TR. Por
.
C3A; 12. C5A, D4T; 13. C x PD, las blan­
ejemplo: 9. A4T, C X P; 10. D4A, C4C; 11. cas recuperan el peón con mejor juego.
C X C, P X C ; 12. D4T, D3C; 13. P4A, C2T; Después de 9 . . . ., P4CD;. 10. A XC, P x A
14. P5A, A2R; 15. C4R, TlCD; ·16. D3T, (si 10 . . . . , D X A, la continuación 11. P5R,
D5C; 17. D X D, T X D; 18. A X A, R x A; P x P ; 12. C4 X PC es muy fuerte) ; 11.
19. C X P, P4TD, con las mismas posibili­ R1C, D3C; 12. CxC, A X C; 13. A3D,
dades. O'Kelly-Simagin (por corresponden­ P4TR; 14. TRIA, 0-0-0; 15. P5A, las blan­
cia, Torneo Memorial Ragozin, 1963). En cas tienen las mejores posibilidades. Kro­
e l mismo torneo la partida Estrin-Simagin, gius-Geller (Campeonato de la URSS,
se jugó: 8 . . . . , P3TR; 9. A4AR, A2D; 10. 1960).
C x C, A X C ; l l . P3A, P4D; 12. DlR,
A5C; 13. P3TD, A4T; 14. P x P, C X P ; 10. DlR
15. P4CD, CXA!; 16. T X D + , A X T , con
suficiente compensación por el sacrificio de También es posible 10. C3A, P4CD; H.
dama. A X C , P X A ; 12. D3R, D4T; 13. C2D,
D2A; 14. C3C, P4TR; 15. A3D, D2T; 16.
D3A, 0-0; 17. TRIR, las blancas tienen
una buena partida. Lutikov-Malich (Bad
Salzungen, 1960).

10. ... D2A

Era mejor lll. . . ., C X C; 11. TXC, D4T.

11. C3AI P3T

Esta jugada tampoco es buena. El alfil


se desplazará a la casilla 2AR, donde es­
tará mejor ubicado, en definitiva las ne­
gras habrán perdido un tiempo. Era nece­
sario jugar inmediatamente 11. . . ., 0-0-0.

12. A4T 0-0-0


Este planteo se denomina Sistema Rau­ 13. P5R! ClR
zer. Las blancas han enrocado por el flan­
!4. A2A!
co de dama y pueden emprender un asal­
to de peones en la otra ala, si su adver­
Amenazando 1·5. C4TD, que no es fá­
sario se decide por el enroque corto. Por
cil de parar.
esta razón Saigin, prepara también el en­
roque largo.
14. . . . D4T
9. P4A 15. C2D P4D
16. C3C D2A
Si 9. A2R, P3T; 10. A4T, no es posible ·
10. . . ., C X P?, a causa de 11. A x D, C x D ; Sería malo 16. . . . , D5C, por 17. P3Cl,
12. A6C!, ganando pieza. Lo mejor sería AlA; 1&. P3TD, D2R; 19. ASA, ganando
10• , A2R; 11. A3C, D3C.
. . . la dama.

9. . .. A2R
Los jugadores yugoslavos han estudiado
la variante 6. A3R, C5CR; 7. A5CD, C X A ;
8. P XC, AZD; 9. 0-0. Lás blancas tienen
un peón doblado en la columna de rey,
a cambio de mejor desarrollo y posibilida­
des de ataque. Las negras " �u vez, pueden
contener el asalto de las piezas enemigas
con una defensa muy' precisa. La partida
Ljuboschiz-Boleslawsky (Minsk, 1957), con­
tinuó: 9 . . . . , P3RI; 10. A X C, P X A ; U.
D5T (si 11. D3A, D3A, y si 11. P5R, A2RI),
11 . . . ., l'3C; 12. D3A, D2R; 13. P5R, P4D;
14. CID, A2C; 15. D3C, 0-0; 16. CZA,
P3A!, las negras tienen juego preferible.

6• ...

Esta variante ha sido estudiada por Bo­


17. TXP!
leslawsky. La práctica ha demostrado que
las debilidades de las casillas 3 D y 4D (de
Un sacrificio original. Las blancas en­
las negras) son diffciles de explotar. Las
tregan la torre para reforzar su ataque,
negras resuelven fácilmente el problema
evidenciando súbitamente la mala coloca­
de su desarrollo y consiguen establecer un
ción de las piezas negras que disponen de
contraataque en el flanco de dama.
pocos movimientos. Gipslis aprovechará
brillantemente l a debilidad de la diago­
7. eJe A2R
nal 1CR-7TD.
8. A5CR
17. . . . PxT
Con el propósito de jugar A X C, y si­
18. C X P D1C tuar eventualmente un caballo en el im­
19. D3AI portante punto 5D. Pero este cambio pro­
porcionará un buen juego a las negras co­
¡Una clavada mortal! Las blancas ame­ mo podremos apreciar en el curso de la
·
nazan 20. e x A+. Y si 19. . . . , AlA, se­ partida.
guiría 20. C4T!. Las negras deciden en­ Es preferible 8. 0-0, 0-0; 9. A3R, A3R;
tregar una pieza. 10. A3A. Por ejemplo: 10. . . . , e4TD; 11.
C XC, D XC; 12. D2D, TIA-lA; 13.
19. . . . A3D TIA-ID, D5C; 14. TlT-lC, P3TR. Boles­
20. C6C+ R2A lawsky-Euwe {Zurich, 1953). O bien 10.
21. P X A + CXP . . . , P4TD; 11. C5D, A x C ; 12. P X A,
22. C5AI A4A C5Cb; ·n. P3A, C3T; 12. P4TD, C2D, con
las mismas posibilidades. Pilnik-Petrosian
Desde luego, si 22. . . . , R X C ; 23. C6R + . (URSS-Argentina, 1954).

23. C5D+ RIA


8. ... 0-0
24. C X PTI
Las negras pueden simplificar la posi­
--Las negras abandonan. ción mediante 8. . . ., e X P; 9. A X A, e X C ;
10. A x D, C x D; 11. T X e, R X A ; M.
T X P + , R2R, después de los cambios las
Partida núm. 59. negras no están mal. Book-Bronstein (Es­
tocolmo, 1948).
Reicber-Boleslawsky
También pueden responder las blancas
(Bucarets, 1953) a la·jugada 8 . .. . , C x P con 9. C x C , A X A ;
10. C X P + , pero deSpués de 1 0. . . ., R2R;
1. P4R, P4AD; 2. C3AR, C3AD; 3. P4D, 11. C4R, . P3TR, las negras tienen buenas
PXP; 4. CXP, C3A; 5. C3AD, P3D; 6. perspectivas. Bywschev.-Watnikov (semifi­
A2R. nal del XVII Campeonato de la URSS).
77

9. A X C AXA
10. CSD A4C
11. A4A A3R
12. P4TR

Una jugada azarosa con lo cual las blan­


cas especulan sobre la posibilidad que ofre­
ce 1 2. . . . , A X P ; 13. DST, y cQnseguir cier­
to ataque.
Parece más razonable el enroque corto.

12• ... A3T


13. P4C ASA

Esta sencilla respuesta demuestra que


a pesar del avance de los peones TR y CR,
el plan de las blancas ha fraca�ado. Si 14.
C X A , seguiría simplemente 1 4. ..., A x A . ¡Una posición singular! Cualquiera que
sea la pieza que capturen las blancas su
14. D2R TIA rey quedará sin protección.
15. P3AD C2R
22. T X A PXPR
23. R2C
En vista del cambio que ha experimen­
tado la lucha, las negras se deciden a plan­
Si 23. AXP, C5D+. O 23. DXP, C7D+,
tear un ataque en el flanco de rey, en .lugar
perdiendo la dama en ambos casos.
de las acostumbradas operaciones en el
flanco de dama.
23 • ... PXA
24. T X P AXC
16. TlD C3C
25. T X A DSTI
26. T X C DXPC+
Ahora vemos claramente que las blancas,
además de las debilidades que presenta Las blancas abandonan.
su ala de rey, no han conseguido nada. Al
contrario, !..s negras emprenden un con­
traataque y contra la natural reacción 17. Partida núm. 60.
PSC, disponen de la réplica 17. . . . , P4TRI,
amenazando 18 . . . ., ASC. Tal-Larsen
(Candidatos, 196S)
17. PST CST .
18. A3D l. P4R, P4AD; 2. C3AR, C3AD; 3. P4D,
PXP; .14. C x P P3R; S. C3AD.
,

Eludiendo la combinación 18. . . . , TXAI; Una jugada natural de desaqollo. El in­


19. D X T, A X P. tento de conseguir Yentaja después de S.
CSC, P3D; 6. A4AR, encontraría la si­
18 • . . . D4C guiente parada: 6. ..., P4R; 7. A3R, C3A;
19. P3A A6C+ 8. ASCR (o 8. CD3A, P3TD; 9. C3T,
20. RIA P4At T1CD; 10. ASCR, P4CDI. Aronin-Taima­
nov, Campeonato de la URSS, 1962). 8•
. . . , A3RI; 9. CD3A, P3TD; 10. C3T, A2R;
Una agresión efectiva que conduce a la
11. C4A, CID; 12. C3R, 0-0; 13. Ax C,
apertura de la columna AR. Si 21. PC X P, A x A ; 14. CDSD, A4C, con las mismas po­
lo más sencillo sería 21. . . . , Ax C, 22. sibilidades aproximadamente. Estrin-Boles­
P X A, C4A X P. la continuación escogida lawsky (Campeonato de los Sindicatos de
por las blancas acelera la derrota. la URSS, -19'64).

21. TlCR CXPI 5• .. . P3D


78

Las negras pretenden entrar, con algu­ 9. . . . D2A


nos rodeos, en el planteo principal de la
Variante Scheveningen. No cuenta con mu­ Merece considerarse 9. . . ., A2D, a lo
chos partidarios la línea directa: l. P4R, cual las blancas contestarían verosímilmen­
P4AD; 2. C3AR; P3R; 3 .P4D, P X P ; 4.
• te 10. A2R, prepa,rando P4CR.
C X P, C3AR; S. C3AD, P3D, posiblemente
porque en este caso puede adoptarse la 10. C4-SCI
agresiva continuación de Keres 6. P4CR!
(véase como ejemplo la partida núm. 61). Sería un error 10. P4CR, por 10. . . . ,
.C x.C; 1 1 , T X C, P4R; 12. T4A, A X PI, y
6. A3R C3A ahora si 13. D X A, D X TI.
7. P4A
10. ... D1C
Tal se aparta de los caminos trillados. ll. P4CR P3TD
En Jugar de 7. A2R, y 8. 0-0. ge una 12. C4D e xe
continuación extraordinariame :iolenta B. AxC P4CD
que va unida a la preparaciót> enroque
largo. Es preferible 13. . . ., P4D, que conduce
· a complicaciones. La alternativa 14. P5CI,
7. . . . AZR P X A ; ·15: P. xC, P x C ; 16. P x A , es sin
8 . D3A 0-0 duda ventajosa para las blancas. No es tan
claro la continuación 14. P5C, A5C; 15.
Suetin-Peterson (Campeonato por equi­ D3C, PX A (y no 15 . . . . , A'X.TI?; 16.
pos de la URSS, 1964), se jugó: 8 . . . ., P X C, A 2 X P ; 17. CSDI);. 16. . . ., P X C;
P4R; 9. C x C, P X C ; 10. P X P, P x P; U. 17. P X A, P x P + ; 18. RlC, A X T. No obs­
A4AD, 0-0; 12. 0-0, D4T; 13. P3TD, y las tante, esta posición ha de ser sometida a
blancas tienen una mínima ventaja posi­ ulteriores análisis.
cional.
14. P5C C2D
15. A3D
9. 0-0-0
Esta movida, tan sencilla en apariencia,
requiere mucha audacia y resolución por
parte de las blancas, porque preludia el
sacrificio de una pieza. Las blancas dis·
ponen también de 15, P3TD o 15. P4TR,
que son jugadas menos comprometidas.

15. PSC

Una posición excepcionalmente tensa en


esta apertura. Los enroques en flancos
opuestos permiten a ambos contendientes
iniciar un asalto de peones contra el rey
enemigo. En la presente partida las blan­
cas tienen éxito, pero evidentemente su
contrario permite reforzar su juego. La va­
riante en su totalidad deberá ser someti­
da a los experimentos de la práctica. 16. C5Dll
79

Un sacrificio posicional cuyas conse­ Desde luego, no sería bueno 21. . . .,


cuencias son muy difíciles de calcular. Su A X P, por 22. T X P + , . RlA; 23. D5T,
idea consiste en proporcionar una gran li­ A x T; 24. D x P. También sería malo 21.
bertad de movimientos a sus piezas. Me­ . . ., T2A; 22. T x.T, R x T, pues después
diante la ocupación de la columna abierta de 23. P6C+I, P.XP; 24. P5T, las negras
de rey y la apertura de las diagonales ocu­ no tienen defensa contra tantas amenazas.
padas por los dos alfiles, las blancas ejer­
cerán una fuerte presión contra la posición 22. D4R DlARI
enemiga. Esta ventaja se debe en gran 23. PXCI
parte a la dispersión de las principales
fuerzas de las negras que no pueden acu­ Naturalmente no convenía 23. TXA,
dir en defensa de su monarca. T X PA.
Ahora las blancas tienen ventaja de
16. . . . PXC material. El cambio 23. . .. , T8A+ ; 24.
T X T, D x T+ ; 25. R2D, sería favorable
La aceptación de sacrificio es forzada. al primer jugador, y por este motivo Lar­
�i 16 . . . . , TlR, o 16 . . . . , TlD, Tal podría sen trata de complicar el juego.
jugar C6AR + , sacrificando el caballo con
amenazas decisivas.

17. P X P P4A

La única posibilidad de .defensa. Des­


pués de 17, . . ., TlR (preparando 18. . . . ,
ClA para parar las amenazas 18. D4R o
18. DST), sería factible un doble sacrificio
de alfil: 18. A x PTR+, R X A ; 19. DST+,
RlC; 20. A X PI; R x A ; 21. D6T+, R1C;
22. P6C, con diversas amenazas de mate.
Por ejemplo: 22. . . ., P x P ; 23. D X P+ ,
RlA; 24. TR1C, A 3 A ; 25. D7Tl, y e l mate
es imparable. También sería malo 17. . . . ,
P3C, abriendo la gran diagonal y conce­
diendo a las blancas la elección entre 18.
P4TR, o 18. P3TR.

18. TDIR T2A 23. . . . T5A


24. D3R T6A
Tal mostró aquí una bonita variante: 18•
. . ., A1D; 19. D5T, C4A; 20. A x PC!, O 24. . . ., A X P (si 24. . . . , T X A ; 25.
C X A+;. 21. R1C!, C x T (si 21. . . . , C XPA; T X A); 25. PXPl, T X A (o 25. . . . , A X T ;
22. D6T); 22. P6C!, R X A; 23. D7T+, 26. T x P+, D x T ; 2 ,. A x D, T8A+,
R6A; 24. P7C, T2A; 25. P8C=C+ +l. 28. R2D, R x A; 29. P7D, T8-1A; 30.
D7R+, ·R1C; 31. P5T, amenazando P6T);
19. P4TR 26. D.XT, A x T ; 27. P3C. Aunque las ne­
gras tienen pieza por dos peones no se ve
Y no 19. A x PA, por 19 . . . . , C4RI. claro como podrán resistir, pues el P6D
pasado amenaza con un rápido avance
19. . . . A2C
protegido por sus piezas. Sería débil 27.
20. A X PA
, . . , TlR por 28. D5RI, T x T ; 29. P x T,
La continuación 20. P6C, P X P; 21. P5T, DlR; 30. D6R + , R1T, y 31. P5T, seguido
P4C; 22. A X PA, A3AR!; 23. A6R, pro­ de P6T.
porcionaría también' un fuerte ataque a
las blancas, pero la línea que adopta Tal, 25. D2R DXT
es más segura.
Tambiéfi después de 25. . . ., D,5A+: 26.
20. .. . TXA D2D, T8A+; 27. T X T, D x T + ; 28. D1D,
21. T X A C4R D X D + ; 29. R X D , AXP; 30. P X P, las
80

blancas ganarían a pesar de lo.s alfiles de


diferente color.

26. D X T PXP
27. TIR TID

El final resultante de 27. . .


. , TlAR; 28.
TX.PI, DxT; 29. D X T + , R X D ; 30.
A X P, AxP; 31. A6D + , estaría ganado
por las blancas.

28. T X P D3D

Las blancas tienen dos peones de venta­


ja, pero ¿cómo hacer valer esta superiori­
dad? Tal encuentra una solución ingeniosa.

29. D4AI TIAR En la antigua variante Scheveningen, se·


jugaba generalmente 6. A2R, seguido de
A3R, y 0-0, para lanzar Q.espués la infan­
No sirve 29 . ... , A X P?; a causa de 30.
tería en el fragor de la lucha: P4AR y mu­
T8R +, ganando la dama.
chas veces también P4CR, con ataque en
el flanco de rey, el segundo jugador mien­
30. D4R P6C
tras tanto preparaba su defensa. La juga­
da del texto 6. P4CRI?, de Keres precipita
Una última e Írlútil tentativa.
Tos acontecimientos, se ataca sin más de­
31. PTXP
mora, sin terminar el desarrollo de la aper­
. TSA+
tura. ¿Qué pueden hacer las negras en es­
32. RZD DSC+ te caso? Una penetración por el ceqtro, a
33. P3A D3D la que se recurre la mayoría de las veces,
no resuelve nada. Si 6. . . . , P4D, seguiría
Si 33 • , D X PC?; 34. T8R+, TIA; 35.
... 7. I_>XP, C X PD; 8. A�CD + , A2D; 9.
D6R + , conduce al mate. Cx C, P X C ; 10. D2R+, A2R; 11. C5A,
con iniciativa. Por ejemplo: 11. . . . , R1A;
34. ASA! 12. A X A , D X A ; 13. A3R, C3A; 14. 0-0-0,
TlD; 15. TRIR. Bebtschuk-Schanrkowitsch
El camino más corto para Ía Tictoria. Campeonato de Moscú, 1964).
Si 6. . . . , P4R, la respuesta es 7. C5A.
34. ... DXA Finalmente las blancas también tienen
3S. TSR+ TIA las mejores posibilidad.es después de 6. . .. ,
36. D6R+ RIT
P3TR; 7. A2C, C3A; 8. P5CI, P X P; 9.
AXP, D4T; 10. P4TR, C X C ; 11.D X C
37. D7AI �
A2D; 12. 0-0-0. Bagirov-Goldenov (semifi­
nal del Campeonato de la URSS, 1964).
Las negras abandonan. Las negras se deciden por. un contraata­
Este final elegante corona esta partida que en el .flanco de dama.
cop.ducida por Tal con energía.
6
. ... P3TD

Partida Iiúm. 61. Lo mejor es 6. . . ., C3A. En la partida


Padewsky-Petrosian (Zagreb, 1965), las ne­
Bronsteilt-Korchnoi gras lograron un contraataque después de
7. PSC, C2D; 8. A3R, P3TD; 9. A2C,
(Moscú-Leningrado, 1964) A2R; 10. P4A, 0-0; 11. P4TR, C4Tl; 12.
P3C, C3AD; 13. D2D, CXC; 14. AXC,
l. P4R, P4AD; 2. C3AR, P3R; 3. P4D. P4C.
PXP; 4. CXP, C3AR; S. C3AD, P3D; 6. 7. PSC C3-2D
P4CRI?. 8. A4AD!
81

En algunas partidas se· utilizó 8. A2C. -· La ventaja de las blancas está fuera de
La jugada de Bronstein es más. agresiva y diuia. Las negras tienen anquilosado el
se amenaza 9. A X PI. flanco de rey y tienen desorganizado el de
dama. En la columna de dama. la debili­
8. .. . C4R dad del PD es evidente, la casilla central
9. AZR SD está a merced de las blancas, que tam­
bién pueden enrocar por el lado que crean
El tiempo perdido con esta retirada, lo mas conveniente, mientras que el monarca
recuperarán las blancas con el avance de de las negras no estaría seguro en ningún
su jugada 11. flanco.
Korchnoi intenta un'a demostración por
9. .. . P4CD el lado de rey, pero sólo consigue la aper·
10. P3TD. AZC tura de la columna de AR, sobre la cual
H. P4A C5A ejercerá presión el primer jugador.

Una retirada siempre resulta incómoda, 15. .. . PJC


pero de todos modos era preferible 11. . . ., 16. PXP!
C4-2D.
La jugada tentadora 16. P6A, es inferior
12. P5AI P4R por la respuesta 16. . . . , P3TI.
13. C3A
16. . . . PTXP
.SegQn Bronstein era más fuerte 13. 17. DZR DZA
A X C!, y si ·13. ..., PXC; 14. A5D, P X C; 18. 0-0-0 A2R
15. A X A, PXP; 15. Al.XP, TZT; 17. 19. P4TR ClA
A5D, D X P ; 18. D3A, las blancas tienen ZO. CZD TIA
suficiente compensación por el peón sa· 21. TD1A
crificado.
Las negras tienen débil el PAR, en la
13 • . .•. CZD . columna semiabierta AR. Doblando las to·
rres en esta columna, las blancas tendrán
Este caballo debía ahora emprender la preponderancia sobre las piezas enemigas.
retirada. Después de 13• . . •, C3C; 14. A3R,
C1-2D; .15. 0-0, las blancas tienen cierta· 21. .. . AID
mente ventaja posicional, pero no tan im· 22. T2T T2T
portante como la que se consigue en el 23. R1C T4T
vanscurso de la partida. 24. T2-2A T2T
25. T3A C3R
14. A X CI PXA 26. D2A
15. A3R
Tres piezas negras se encuentran inmo­
vilizadas por la presíón blanca sobre el
PAR.

26. ... D2R


27. C5D AxC
28. PXA C2A
29. CXP C4C

Pierde en seguida 29. . . . , C X P, con 30.


T X PI, T X T; 3L C X PD+I.

30. C6C AXC

Si 30. . . ., TIC; 31. P5TI, PXP; 32. P6C!.

3l. A X A TSA
32. PSTl PXP
82

33. T6A nc Las blancas tienen libertad de movi­


34. DSAR! mientos en el centro .v perspectivas de
ataque en el flanco de rey. El plan princi­
pal de las negras consiste en organizar un
contraataque en el flanco de dama ejer­
ciendo presión en la columna semiabierta
AD, después de D2A, con activa penetra­
ción del AR (ASCD, A3D), y desarrollo
del AD, en la diagonal 2CD-8TR, después
de P4CD o P3CD. Esta variante se ha prac­
ticado mucho últimamente.

6. A3R

También es posible 6. A2R, o bien 6.


P3TD. Pero en la mayoría de los casos se
elige la textual, porque impide también
6. . .. , A4A.
En la partida Scbamkowitsch-Taimanov
(Campeonato de la URSS, 1961) se jugó:
En esta posición las negras se excedieron 6. P3TD, CR2R; 7. A 3 R, P4CD; 8. C3C,
en el tiempo reglamentario, pero de todos C3C; 9. P4A, D2A; 10. D2D, A2R; 11.
modos estaban perdidas, pues no hay de­ P3C, 0-0, las negras tienen buena partida.
fensa contra la amenaza P6C. Si 34, . . .,
D2D, seguiría 35. T6R+, RlA; 36. P6Cl, 6. .. . D2A
etcétera. 7. A2R

La jugada 7. P4A, conduce a un juego


Partida. núm. 62. muy violento. En la partida Spassky-Sue­
tin (Torneo Zonal, 1964) después de 7.
Tal-Taimanov . . ., P4CD� 8. C X C,..O X C ; 9. A2R, PSC; 10.

(Campeonato de la URSS, 1962). AJA, P X C ; 11. PSR, P x P; 12. TlCD!,


ASC + ; 13. R2A, D6A; 14. A x T, se llegó
l. P4R, P4AD; 2. C3AR, C3AD; 3. P4D, a una intrincada posición, en la cual las
PXP; 4. C x P , P3R; 5. C3AD, P3TD. blancas tienea calidad de ventaja, aunque el
contrario dispone de cierto contraataque,
pero no resulta claro si es suficiente com­
pensación por el material sacrificado. Si
las negras desean complicaciones pueden
jugar 7. . . . , C x C; 8. D X C, P4CD; 9. A2R,
C2R, y 10. . . . , C3AD.
Otra posibilidad es 7. A3D. Ejemplo: 7•
. . ., C3A; 8. 0-0, P4CD; 9. C x C, D X C ;
10. P3TD, A2C; 11. D2R, D2A; 11. P4A,
P3D; 13. A4D, A2R; 14. PSRI, con fuerte
presión de las blancas. Lutikov-Tal (Cam­
peonato de la URSS, 1965).

1• . .. C3A
8. P3TD

Para evitar el acceso del AR de las ne­


gras a SCD, al cual solamente le queda la
Una variante moderna de la Defensa Si­ modesta jugada A2R, o como máximo el
liciana, en cuyo estudio se han distinguido desarrollo A3D.
los gtandes maestros Taimanov y Boleslaw­
sky. 8. ... ex e
Olaffson-Benko (Los Angeles, 1963), se
jugó: 8. . . ., A3D; 9. 020 (evitando 9. . . .,
ASA, y amenazando 10. C4-SCI), 9. . . .,
C X C ; 10. A x C, ASA; 11. 1>20, P4R; 12.
A3R; A X A; 13. P X AI, P3D; 14. 0-0-0,
R2R; 1S. P4CR , las blancas tienen inicia­
tiva.

9. DXCI A3D

Las blancas podrían jugar ahora: 10.


'
P4AI, y si 10. . . . , A xPA; 11. A X , D X A:
11. PJCR, seguido de P5R. En caso de 10.
. . . , P4R; 11. D6CI.

10. DlD A4R


11. A4D AXA
17. P4CRI TRIA
Como veremos pronto este cambio es un ClR
18. PSC
error. Era preferible 11• . . ., ASA. P4C
19. T6-lD
12. D X A P4R Las negras deciden emprender un con­
traataque. La jugada pasiva 19. . . . , DIO,
Una desunión de los peones sobre ca­ ofrecía pocas esperanzas de resistencia
sillas de color negro, entra en el plan de después de 20. P4TR, seguido de CSD.
Taimanov. Las negras estaban amenazadas
A continuación la dama penetra en campo
de 13. PSR, contra la cual 1 2. . . . , P3D, no enemigo.
es suficiente, pues después de 13. 0-0-0, se
debe recurrir a 13. ..., R2R. 20. A4C P4TD
11. D7RI PSC
13. D4CI
Era necesario 11. . .., P3D, aunque des­
Desde luego, las negras no calcularon
pués de 12. CSD!, A XC; 23. D X D, T X D;
esta jugada. Ahora no pueden enrocar Y
14. T X A, P.5C; 1.5. P4TD, RlA; 16. Al�,
13 . .. ., P4TD, sería malo por 14. CSCI. Y RlR; 27. ASC, las blancas tienen ventaja
si 13. . . ., P3D, seguiría 14. 0-0-0, con pre-
en d final.
sión sobre el PD, 14. ... , R2R; 15. P4ARI
11. TXPI
13. ... P3CD
14. 0-0-0 A2C

Y no 14. . . ., D4A, por 1S. D X D, P X D;


16. C4T, C x P; 17. AJA, A2C; 18. TRlRI.
De todas maneras, ahora las blancas pue­
den ejercer una fuerte presión en la co­
lumna de dama.

IS. T6DI AJA


16. TRlD 0-0

Las blancas presionan con energía en la


columna semiabierta central, pero Taima·
nov ha concentrado sus fuerzas para la
defensa del PO. LCómo logrará Tal re­
forzar el ataque? El siguiente avance PCR
cumplirá varias funciones importantes: des­
plazará el caballo de la defensa del PD, y
el alfil tomará parte activa en el ataque. Este sacrificio de calidad es la conse-
84

cuencia lógica de todas las maniobras pre­ estaba amenazado sin que las negras se
cedentes de las blancas. La lucha ha to­ atreviesen a su captura. Las blancas tienen
mado un carácter violento. El asedio de ataque y superioridad de material, por el
los débiles peones, permite al primer juga­ contrario el contraataque de las negras ha
dor un ataque directo al rey. terminado. La partida está decidida.

n. . . . AXT 37. ... T2T


23. T X A DSA 38. P6CI t3T
24� P3C DSA+ 39. TXP! TXP

Y no 23. . . . , D X C77; 24. D x P A + , Conduce a un mate forzoso: 39. . . . ,


RIT; 25. D8A+ + . R x T ; 40. D7A+, R3T; 41. D x P + , R4C;
42. P4T+, R5A; 43. D6T+ + .
25. CID C3D!
40. T X T PXT
La única manera de parar el mate. 41. D6A+

26. D X C D7C Las negras abandonan.

Lo mejor relativamente. Es impresionan­


te la variante: 26. . .. , P5T; 27. T X PI, Partida núm. 63.
PTXP (o 27• . . . , R X T; 28. A6R+, R3C;
29. A3T+, ganando la dama); 28. TXP+I, Bronstein-Filip
R x T; 29. D6AR+, RIC; 30. A6R+ +.
(Torneo Internacional, Moscú, 1959)

27. DSD RIT l. P4R, P4AD; 2. C3AR, P3R; 3. P4D,


P X P ; 4. C x P1 P3TD; S.. C3AD, D2A; 6.
Si 27. . . ., TIA, sería decisivo 28. TXPI,
P3CR.
T X T ; 29. D X T+ , TIA; 30. A6R + .

28. DXPA TICR


29. DST

Y no 29. DSA, TDIAR. Ahora se ame­


naza 30. ASA, obligando a las negras a
aceptar el sacrificio de peón.

29 • •.. DXPR
30. AlA D5AR+
31. C3R T:lT

O 31. . . ., P5R; 32. P6C, P3T; 33. T7ARI,


D4C; 34. D x D, P X D; 35. A x P •

. 32. A5D TIC


33. T7AR

Las piezas blancas operan en perfecta Considerada como una de las mejores
coordinación ·y continuamente preparan continuaciones porque dificulta la jugada
nuevas amenazas. liberadora de las negras P4D. El A2CR, se
opondrá al A2CD, que entrará en juego
33• .. . DSD después de P4CD.
34. D3A! D8T+
35. R2D DSD+ 6• .• • C3AR
36. R2R D4A
37. P4TD Si 6. · . . . , A5C, las blancas tienen las
mejores posibilidades después de 7. C3-2R,
Por espacio de muchas jugadas este peón C3AR; 8. A2C, 0-0; 9. 0-0, C3A; 10. A4A,
8.5

DlDt 11. P3TD (o l l . A6D). Chagalowisch­ jugar P3D, o P4D. Con la continuación 12.
Kamenezky (Campeonato de Bielorru­ . . ., PP x P, se agotan las perspectivas d e
sia, 19.59). Es prematuro 6. ... , P4CD, como las negras.
10e demostró en la partida por telégrafo
Horberg-Kotov (19.59): 7. A2C, A2C; 8. 13. D3A! A2e
0-0, C3AR; 9. TlR, P3D; 10. CSD!, P XC; 14. A3R P4D
11. P x P + , R1D; 12. A5C, con fuerte ata­
que. Era un poco mejor 14. . . ., TIC, prepa­
rando 15 . . . . , P4AD.
7. AZC e3A
8. 0-0 1.5. PSA!

E l plan de emprender un ataque contra


el flanco de rey que Tolush utílízó contra
Taimanov (Campeonato de l a URSS, 19.57):
8. eJ.ZR, •P4CD; 9. 0-0, Ale; 10. P3TD,
A2R; 11. P3T. 0-0; ll. P4CR, permite a las
qegras contraatacar en el centro con la
fuerte jugada: ll. . . ., P4D!;- por ejemplo:
13. P x P, TD1D; 14. A4A, A3DI; 1.5.
ASe, AlR, y las blancas no tienen nada
mejor que repetir indefinidamente las ju­
gadas 16. A4A, A3D, etc. (Análisis de Bo·
leslawsky).

8. . . . A2R
9. R1T

Esta movida prepara el avance P4AR,


seguido del ataque . en el flanco de rey.
Veamos otras alternativas: 1.5. . . . DXP
a) 9. P3e, 0-0; 10. A2C, TlD; 11. C3-2R,
:P4D!; ll. P X P, e x P; 13. P4AD, e4-.5e!; Un excelente sacrificio de peón que abre
14. D1e, e X e; -15. e XC, A2D; 16. TlR, las columnas de rey y AR para el ataque.
e3A; 17. C3A, P3T; 18. D4R, A1R, y las Evidentementl! si 15 . . . . , P5D?; 16. P X P,
blancas tienen una pequeña ventaja. Bo­ P X P; 17. D7A+, RlT; 18. D8A+!, se­
Jeslawsky-Gipslís (Campeonato de la URSS, guido del mate.
195S).
b) 9. C3-2R, P4D; 10. P X P , C x P; 11. 16. P X P DxPR
P4AD!, e X e (es mejor 11 · ...• C3A); 12. 17. A6CI AJA
P x C, C x C + ; 13. D X C, P X P ; 14. AXP,
0-0; 15. A4AR, D4T; 16. TRlD, A3A; 17. Un sacrificio juicioso de calidad. Sin
A6D, TlD; 18. D4A!, con ventaja de las embargo, era necesario jugar 17 , C3A,
• ...

blancas. Estrin-Mikkov (Leningrado, 1959). :y según Petrosian se podía prolongar la


lucha.
9 • . .. o-o
10. P4A TlD 18. TDIR D3D
19. C4TI
Las negras permiten el avance P5R, y
esto le ocasiona una posición difícil. Tal ¡Excelente! La captura de la torre haría
sugiere 10. . . ., P4D!; Il. P.5R, C XC; 12. perder !a iniciativa. Si ahora 19 , P4A?;
• ...

D X C, ese; 13. D1D, PSD!. También era 20. A X T , T X A ; 21. D3RI.


posible 10. . . ., P3D
19. . . . D.5C
11. P.5R C1R 20. P3C e3D
12. C x e ! · PCXC 21. P3TD! D4C

Las negras se reservan la posibilidad de Fil_ip no se arriesga a aceptar e.I sa·cri-


ficio de peón, porque después de 21. . . . , Una linea preconizada por Polugajewsky,
D x PT; 22. A5A, D7T; 23 .. A X C , T X A ; Su objetivo es desalojar el caballo de las
24. C5A, perdería el alfil. blancas del centro, e iniciar u n activo con­
traataque.
22. D4C AlA
23. DST PSD 6. C3C A2T
24. DSAD! DXD 7. 0-0 C3AD
25. C X D A4A
26. A X T También es posible 7. . . ., P3D; 8. D2R,
C2D; 9. A3R, A X A; 10. D X A, C1-3A;
Es digno de encomio la paciencia de l l . Cl-2D, D2A; 12. D3C, 0-0, las negras
Bronstein para la captura de la torre, has­ tienen una buena partida. Wooreman-Goi­
ta el momento en que su adversario no tie­ cbman (Campeonato por Equipos de la
ne ninguna posibilidad de contraatacar. URSS, 1962).

26. . .. TXA 8. D2R


27. C7C! AXP
A la jugada activa 8. D4C, se puede res­
¡Desesperación! Pero tampoco ofrece ponder 8. . , C3A, y ahora resulta peli­
..

ninguna esperanza 27. . . . , C X C ; 28. T X A. ·groso para las blancas 9. D X PC, Tl CR. En
la partida Ivkov-Polugajewsky (La Habana,
28. cxc RIA 1962), se ensayó 9. D3C, originando una
29. C4R A2R lucha muy violenta.
30. P4CD P4TD
CSA 8. ... CR2R
31. PXP
32. C6R+
Es preferible 8. . . , P3D; 9. A3R, A X A;
.

Las blancas abandonan. 10. D X A, C3A; ll. CD2D, P4R; 12. TRID,
0-0; ·13. AlA, P4D!; 14. PXP, C X P; 15.
DSA, CSA; 16. C4R, DST; 17. C6D, TlD;
18. P3AD, D4T; 19. P3A, D3C, y las ne­
Partida núm. 64.
gras tienen suficiente contraataque: Stein­
Boleslawsky-Chodos Polugajewsky (Campeonato de la URSS,
1963).
(Campeonato por Equipos
9. A3R
de la Sociedad Deportiva
•Burewestnib, 1963)
Con el propósito de debilitar las casi­
Jlas de color negro, el cambio de los alfiles
l. P4R, P4AD; 2. C3AR, P3R; 3. P4D,
está de acuerdo con el espíritu de la posi­
P X P; 4. C x P, P3TD; S. A3D, A4A.
ción. Sería débil 9. CD2D 0·0; 10. PSR,
,

como en la partida S tein-Taimanov (Cam­


peonato de la URSS, 1963), después de 10 •

. . . , C3C; 11. C3A, D2A; 12. AXC, PAXAI;


13. P3A, P4CD; 14. C3C-4D, A2C; 15.
C x C , D x C ; 16. A3R, D2A; 17. A X A ,
A X Cl; 1 8 . P x A, D X A, las negras tie·
neo mejor posición.

9 • ... AXA
10. D X A P4R

Las negras debilitan a sabiendas su ca­


silla 4D, quedando el PD, rezagado sobre
la columna. de dama semiabierta. Chodos
comienza así por modificar la disposición
de sus peones centrales. Las jugadas P4R
y P3D protegen los escaques· de color ne-
87

gro despejando al mismo tiempo el cami­ 19. CZA ex e


nQ al AD. Pero todo esto se pagará a un 20. T X C TIAD
precio muy elevado.
Era mejor ·10. . . ., P4D. Por ejemplo: La contienda por las casillas 40 y 5D
U. PSR, D2A; 12. TIR, A2D; 13. CD2D, .ha terminado. Las negras atacaron y cap·
P3A!; 14. P4AR, P X P; 15. PXP, 0-0, con turaron el C5D, obligando a las blancas a
las mismas posibilidades, aproximadamen­ tomar con peón.
te. Parma-Korchnoi (URSS-Yugoslavia, En la posición resultante Boleslawsky
1964). tiene una pequeña ventaja de espacio (sus
peones centrales más adelantados), y la
U. P4AD 0-0 posibilidad de penetración con sus piezas
12. C3A P3D e n t> l fianco de dama (con el alfil a 5CD, y
13. TRID A3R con la dama a 6CD). Sobre esta base, Bo­
14. AlA DlC leslawsky renuncia a la continuación ru­
tinaria 21. Tl-lAD, T X T; 22. T X T, DlD,
l.a dama debe retirarse de su columna a seguido de 23 . . . . , TIA, y opta por pene­
causa de la amenaza P5A, Sería un error trar con su dama en el campo enemigo.
14. . . . , D2A, por la réplica 15. TDlA, se­
guido de C5DI. 21. T X T DXT
22. D6CI DlD
15. TDlA TID
Sería malo 22. . . . , D2D; 23. TIA!, con
Mientras las blancas dominen el punto la ;:menaza 24. T7A. Las negras estregan
clave 5D, situado en una columna semia­ el PCD porque, a su· vez, ganarán el PCD
bierta, las negras no pueden ocuparlo con contrario.
sus caballos. Las próximas jugadas tienen
por objeto luchar por el dominio de este 2J. DxPC TIC
importante escaque, 24. D7T TXP
25. TIA CJC
26. T7A mA
27. T8A+ CIA
28. PJA D5T!

La única manera de parar la amenaza


29. D8T.

29. P4TD D8R


JO. PJT PJT

Si JO. . . ., T8C, la réplica sencilla sería


J1. D2A. El final acaecido del cambio de
damas lo ganarían las blancas, a causa de
la debilidad de los peones TD y 3D.

31. T8D

Esta jugada se hizo con miras a la boni­


16. CSD P4TD ta variante: 31. ..., T7T?; 32. D7R!, D7A+;
17. C1TI 33. R2T, D x A ; 34. D x C+ , R2T; 35.
D8C+, R3C; 36. T X P + , P3A; 37.
A primera vista esta movida produce TXP+I, R x T; 38. D8AR+, R4C; 39.
sorpresa, pero su intención resulta fácil de D5A+, R5T; 40. D4C+ +. Sin embargo,
comprender. Sin necesidad de debilitar su era más fuerte 3 1 D7DI, amenazando 32.
posición con P4TD, el caballo irá a 2AD, T X C!.
desde donde controlará igualmente la ca­
silla AD. 31. . . . T8C
Jl. DZA DSC
17• ... AXC 33. RZT P4C
18. PA X A CSD 34. D7T R2C?
88

Desde luego, no es posible 34. . . ., T X A,


por 35. D7R. No obstante, con 34. .., •

D7D!, las negras podian alcanzar el empate.

· 35. D7Rl C3C


36. D8R

(5. . . . , D2A, 7. . . . , P4CD). Una especiali­


dad de esta variante consiste en que las
negras no se apresuran a jugar PJD, lo
cual permite a su AR, emprender activas
operaciones.

S. C3AD DZA
Las blancas han logrado su objetivo. Las 6. A3R
amenazas contra el rey de las negras ya
no pueden pararse. Después de 36. . . . , No conduce a nada 6. CR5C. Después de
T x A ; 37. D8CR+, R3A; 38. T7D!, el 6. . . , DlC; 7. A3R, PJTD, el caballo ha
mate es inevitable, a pesar de que las ne­ de regresar al punto 4D, y la dama de las
gras tienen pieza de más. negras volverá nuev •mente a la casilla 2AD.

36. ... PSC 6• .. . P3TD


37. DSCR+ R3A 7. P3TD
38. T7D P6C+
39. RxP D8R+ Una precaución contra la jugada even·
40. RZT R4C tual A5CD, y también contra el avance
41. T X PA P4-5CD. Esta· profilaxis es quizá ·super­
flua. El propio Spassky es probableme.nte
Las negras abandonan. de l.a misma opinión. En una partida con­
tra Suetin el mismo Spassky jugó 7. P4AR,
inmediatamente (véase la partida núm. 62,
Partida núm. 65. Tal�Taimanov, nota a la jugada 7 de las
blancas).
Spassky-Darga
(Olimpíada de Varna, 1962) 7• . . . P4CD
8. AZR AZC
;
l. P4R, P4AD; Z. C3AR C3AD; 3. P4D, 9. P4A · c3A
PXP; 4. C X P, P3R. 10. A3A P3D

(Véase diagrama) Forzado por la amenaza P5R.

Una variante moderna de la Defensa Si­ 11. 0-0 C4TD?


liciana. Las blancas pretenden emprender
operaciones activas en el lado de rey (9. La maniobra C4TD-5A, es típica de mu­
P4ARI), y las negras, por su parte; demues­ chas variantes de la Defensa Si!iciana, pero
tran con las jugadas siguientes que su ·con­ en esta ocasión r-esulta prematuro.
traataque en el flanco de dama pr�spera Era necésario 11 • . . . , AZR, para termi-
89

nar el desarrollo. Ciertamente, en este


caso las blancas podían avanzar 1�. PSR,
pero después de U. ..., PXP; 13, C x C,
A x C; 14. P X P, T1DI (sería débil 14.
.. ., C2D, por 15. A X.A, D X A; 16. D5T);
IS. AXA+, DxA; 16. Dl.R, C4D, las
ne¡ras cuentan con una defensa eficaz. ·

Il. Dl.R CSA


13. PS.RI

Las negras deben esperar siempre este


avance explosivo, especialmente peligroso
cuando el rey permanece todavía en su ca­
silla de origen.

I3. . . . CxA

Con otras continuaciones peligraría la 2C, al mismo tiempo (si 24. . . . , D2R?.
posición de este caballo, al parecer en si­ 25. D4TD +).
tuación tan firme. Si 13 . . . . , P X.P, o 13.
. . ., C2D, seguiría 14. C4 X PC!, P XC; 15. 23. D4C.R D3A .
C x P, con ventaja de material. Por esta ·ra­ 24. DxPC TRIA
zón el cambio es forzoso. lS. T >< T + AXT
26. DXP TIA
14. DXC PXP 11. D6C+
15. PXP ClD
16. AXA DXA Las negras abandonan.
17. D4A C3C

Quiz.á Darga debió arriesgarse ahora con Partida núm. 66


I7. .... 0-0-011.
Bllek-Petrosian
18. TDID CST
(Campeqnato de Europa oor Equipos,
A estas alturas resulta difícil sugerir al· Oberhauseiu 1961). ·
guna defensa plausible. Podría recomen· . .
darse 18 . . . ., A4A: 19. C4R. O bien I8. l. P4R, P4AD; l. C3AR, C3AD; 3. P4D,
. . ., 0-0..0; 19. D >< P. P XP; 4. C >< P, C3A; S. C3AD, P3D; 6.
A4AD, P3R.
19. c x c PXC
lO. RIT A4A

Una jugada más y las negras podrían en·


rocarse. Pero después de haber superado
todos los peligros, su posición cae destro­
zada en el preciso instante de poner su
rey en lugar seguro.

(Véase diagrama)

li. CXPI Pxc ·


U. D x PT+ D4C

Tampoco era sufiéiente 22. . . ., R2R, por


23. D4T+, RIR; 24. D4CRI, pues· las ·ne­
gras no pueden defender los peones 3R ·y
90

Esta variante ha sido analizada por Sozin 9 . . . ., P3TD; 10. P4A, C4TD; ll. D3A,
y posteriormente por Boleslawsky. Las D2A; 12. P4C, P4CD; 13. P5C, C2D, y las
blancas proyectan desarrollar el ataque blancas lograron un ataque irresistible me­
P4-5AR. La estrategia de las negras con­ diante el sacrificio 14. C x PRI, P x C ; 15.
siste generalmente en cambiar el A4AD A x P+ , R1T; 16. C5D.
de las blancas, o desplazarlo de su po­ Resulta interesante 9. . . . , A2D; 10. P4A,
sición. e X e; 11. A XC, AJA; 12. D2R, P4eD!;
13. CXP, A X C; 14. D x A, e x P. Por
7. 0-0 ejemplo: 15. TD1D, P4D; 16. D2R, A3A,
Neikirch-Simagin (Zinnowitz, 1965).
Muchas veces se j uega 7. P3TD, A2R;
8. 0-0, P3TD; 9. A2T, para evitar el cam­ 10. P4A
bio de este alfil después de C4TD. La par­
tida Klawin-Tolusb (Riga, 1959), continuó: El avance de este peón es el mejor ca­
9 . .. . ., D2A; 10. R1T, 0-0; 11. P4A, A2D; mino para alcanzar el triunfo, pero hay
12. P5A, C X C ; 13. D x C, R1T; 14. A5CR, también otras posibilidades, como pode­
P3TR; 15. A4T, P X P; 16. P X P, A3A, mos apreciar en la partida Bakulin-1. Saizev
con juego complicado y las mismas posi­ (Campeonato' de Moscú, 1964): 10. P3TR,
bilidades. P3CD; ll. D3D, A2C; 12. TD1D, C X A;
En la partida Bogdanovic-Schamkowitsch 13. PTXC, P3TD; 14. C4-2R, D2A; 15.
(Sarajevo, 1963), se ensayó una nueva idea: A4D, P4CD; ·16. e3C, las blancas tienen
7. A5R, A2R; 8. D2R, 0-0; 9. 0-0-01, e X e; una buena partida.
10. A XC, D4T; 11. P5R, P X P; 12.
AD X PR, con buenas perspectivas para las 10. .. . P3CD
blancas. Este planteo, con el enroque lar­
go, merece considerarse con atención. Petrosian tuvo que calcular aquí con to­
Fischer-Geller (Candidatos, 1962), se ju­ da precisión el resultado de las futuras
gó: 7. A3C, A2R; 8. P4A, 0-0; 9. A3R, complicaciones que se producirán en el
C x C ; 10. A x C, P4CDI; 11. PSR, P X P ;
centro como consecuencia de las próximas
12. P X P , C2D; 1 3 . 0-0, A4A!; 14. A x A,
jugadas.
O x A ; 15. D'xD, T x D ; 16. C x P , A3T,
las negras están algo mejor. 11. P5R

1. .. . A2R
Padewsky-Botvinnik (Torneo Memorial
Alekhine, Moscú, 1956), se jugó: 11. D3A,
Si 7. . . ., P3TD, merece considerarse 8.
A2C; 12. P4C, TIA; 13. PSC, pero después
P3TD, seguido de A2T, con ·el fin de evi­
de 1 3. . . ., T XC! las negras tienen ventaja.
tar el cambio del alfil.
ll. ... CIR
8. A3C
12. P5AI
Esta jugada tiene por objeto prevenir
el ccntraataque P4D. También es posible Esta jugada tiene apariencia muy ame­
8. A3R, 0-0; 9. Ale; que se reduce a una nazadora. Si 12. . . . , PRXP, seguiría 13.
simple inversión de jugadas. P6R! Ahora las negras disponen de una
En la partida Lutikov-Geller (Campeo­ única maniobra defensiva.
nato de la URSS, 1959), se jugó: 8. P3TD,
CXC; 9. D xC, 0-0; 10. A5C, P3CDI; 11. 12. ... PDXP
R1T, A2C; 12. TDID, TIA; 13. A3C, T4AI; 13. P X P C X AI
14. A4TR, D1TI; 15. P3A, TID, las negras
efectuaron más adelante el avance P4D, En la partida Geller-Watnikov (semifinal
con excelente partida. del Campeonato de la URSS, 1950), las
negras adoptaron la continuación errónea
8. . .. 0-0 1 3 . ..., P6A? Tras 14. CSAI, C x A ; 15.
9. A3R e4TD C5D!, las blancas lograron un ataque vic­
torioso. En idéntica trampa cayeron las
La conocida partida Boleslawsky- Aronin negras en la partida Parma-Bielicki (Mar ·

fCampeonato de la URSS, 1949), se jugó: del Plata, 1962).


91

14. e6A D3D ll. TlAD, J\3R; 12. P3A, TRIA!; 13.
15. eSD? P3eD, P3TD; 14. CSD, D X D + ; 15. R X D,
'

C x C ; 16. PA x C, A2D, con las mismas


posibilidades, Sokolov-Pavlov (Campeona­
to de Yugoslavia, 1964).
Korchnoi propuso una línea de juego in­
teresante en esta variante. En su partida
contra Benko (Buenos Aires, 1960), logró
mejor juego con 8. P3CDI, A2C; 9, A2C,
0-0; 10. A2R, D4T; ll. 0..0, A3R; 12.
TD1A, TRIA; 13. D3D, P3TD; H. AlT,
TDIC; 15. D1e, D5C; 16. C4T, C1R;
17. A X A, C X A; 18. C2e.

6. A3R C3A

Esta continuación ha sido estudiada por


Simagio. La variante Veressov conduce a
una lucha violenta: 6 . . . . , C3T; 7. C3AD,
0-0; 8. A2R, P4A. La partida Shamko­
A primera vista parece que las negras witsch-Vasiukov (Campeonato de la URSS,
están perdidas, pero disponen de una res­ 1965), cootinuói9. P X P, A:XC; 10. AXC,
puesta sorprendente que rechaza el ataque T X P; 11. 0-0, P3D; 12. D2D, D4T; 13.
enemigo. RlT, T2A; 14. P4A, A3R; 15. TD1A, con
mejores perspectivas de l.as blancas.
15. . . . ASTI
7. C3AD eseR
Ahora podemos apreciar con claridad 8. D X C exe
que Bilek sobreesümó la fuerza de sus 9. D1D e3R
amenazas. Las negras tienen una pieza
más, pero la TD y el C6AD están atacados.
La jugada 15. C5D se define ahora como
un error, y en su lugar las blancas débie­
.
ron jugar 15. D X D, A X D; 16. PTxe,
A X P; 17. ese, conservando una mínima
ventaja en el final. La partida termina rá­
pidamente.

16. PXP+ TxP


17. TXT exT
18. D1AR A3A!
19. exA+ exe

Las blancas abandonan.

Partida núm. 67
Esta retirada de caballo es mejor que
Olafsson-Simagin 9. . . ., P4R, recomendada antiguamente por
(Torneo de Moscú, 1959) el mismo Simagin. La debilidad producida
por el avance del PR en las casillas P3D y
l. P4R, P4AD; 2. e3AR, e3AD; 3. P4D, P4D, puede ser aprovechada por las blan­
PXP; 4. exP, P3eR; 5. P4AD, A2e. cas, como ocurrió en la partida Neikirch­
Szilagy (Sofía, 1957): 10. C5CI, 0-0 (o 10.
Otro plan para las negras es: 5. . . ., . . . , C x C ; ll. P x C, ,P3D; 12. A4AD!);
C3A; 6. C3AD, e X e; 7. D Xe, P3D; 8. 11. D2D, e x e (era ne·cesario 11. . . ., DSTI;
A3 R, A2e; 9. A2R, 0-0: 10. D2D, D4T: 12. A3D, P4D; 13. A5C, DSC; 14. P3A,
92

D2D; 15. C x C, PXPR; 16. A X.P, D x C ; . Un grueso error posicional. El cambio


17. D X D, P X D, aunque también las blan­ de este alfil favorece a las negras. Era pre­
cas están mejor); 12. P x C, D2R; 13. TlD, ferible 18. CSD.
TlD; 14. P3CDJ, P3TD; 15. A4AD, con
ventaja de las blancas. La presión sobre la 18. .. . AXA
columna de dama e·s sumamente molesta 19. D X A TlD
para el segundo jugador. ZO. CSD P4RJ

10. DZD

Korchnoi-Averbach (Campeonato de la
URSS, 1965), se jugó: 10. TIA, P3D; 11.
AZR, AZD; 12. 0-0, A3AD; 13 P3A, 0-0;
.

14. TZA, P4A; 15. P X P, T X P, con juego


complicado.

1 0. . . . P3D

La jugada 10. . . . , 0-0, que parece tan


natural, permite a las blancas un fuerte
ataque. Veamos: 11. A2R, P3D; 12. P4TRI,
A2D; 13. P5T, D4T, etc. Kurkowitsch­
Tschernich (semifinal del Campeonato de
la URSS, 1964).

11. P3CR
Esta jugada se basa en u n profundo
La mayoría de las veces se juega: H. cálculo posicional. No solamente se des­
A2R. Ejemplo: 11 . ..., A2D; 12. 0-0, 0-0; plaza a la dama de su posición central,
13. TD1A, A3AD; 14. TRlD, C4A; 15. sino que impide también el avance P5R,
P3A, P4TD; 16. P3CD. Las blancas dispo· bloqueando el PR de las blancas. Con· se­
neo de una pequeña ventaja en el centro, mejante configuración de peones centrales
pero la posición sigue· siendo sumamente el A2CR es el •alfil malo•, lo que brinda
delicada, Keres-P e t r o s i a n (Candidatos, a las negras cierta-- ventaja posicional. El
1959). siguiente jaque de caballo no resulta pe­
ligroso.
11. 000 AZD
12. TIA P4TD 21. C6A+ RIT
22. D3A
Las negras impiden el avance de los
peones del flanco de dama y se aseguran El final resultante de 22. C X D, P X D ;
el importante punto 4AD para su caballo. 2 3 . C6A, R2C; 24, C5D, A X C ; 25. PRxA,
Este contraataq-qe permite, generalmente, TDlRI, sería ventajoso a las negras, por­
apoderarse de las casillas de .color negro. que su caballo es superior al alfil.

13. AZC A3AD 22. ... D2R


14. 0-0 0-0 23. C5D AxC
15. P4A TIA 24. TXA P3A
16. TRlD C4A
25. PSA
17. D2AR

Merece considerarse 17. P5R. Sin em· Si 25. D x PT, seguiría 25. . . ., TlT; 26.
bargo, Simagin considera qué también en D6C, T3T; 27. D5C, TxP, con mejor juego.
este caso conseguían suficientes perspecti­
vas de contraataque después de 17, . . ., 25. ... D2AD
A X A ; 18. D X A, DIR. 26. TI--ID D3C
27. R1T P4CR!
17. .. . DIR
18. A4D Las negras evitan los cambios, pues cuan-
93

tos más peones estén en casillas de color 46. TlCD C6DI


blanco, menor será la acción de) alfil. Sima-' 47. A2C
gin sacrifica su PD porque presiente la
ventaja posicional que resulta de este sa­ Si 4 7. J: X P, Simagin mostró la bonita
crificio. continuación: 47. ..., C7A + ; 48. RlT,
C6T+; 49. RIT, T8D+I; SO. R2C, CSA+l;
28. D2D TZA . 51. P X C , D7D+; 52. R3T, PSC+, seguido
·

29. TXPD TXT de rápido mate.


30. DXT D5CI
31. P3C RZC 47• . • • C7A+
31. DSD P.5T 48. RlC ese
33. PxP DxPA 49. P4T TXA+I
34. D5T D7AI SO. R X T D7D+

Las negras renuncian a la captura del Las blancas abandonan.


PR, pues se permitiría entrar en juego al
A2CR.
Partida núm. 68
35. D2D D X P4T
36. TIAD TZD Raschkowsky-Bucbower
37. D2R D6T
38. TICD DMD (Espartaquiada de la URSS, 1963).
39. TID C6D
l. P4R, P4AD; 2. C3AR, P3D; 3. P4D,
Evidentemente, el final resultante des­ PXP; 4. CxP, C3AR; 5. C3AD, P3TD;
pués de 3� . . ., T X T + ; 40. DXT, D5D 6. A5CR, P3R; 7. P4A, D3C.
sería igualmente ventajoso para las negras,
pero Simagin opta por un ataque directo
contra el rey. Ahora la amenaza es 40. ...,
C 7A + .

40. TlAR C4A


41. D4C T6D
42. D5T D5D
43. DSR D3D
44. A3A T7D
45. P4TD P3C

Una de las líneas más complejas y pro·


blemáticas de la Defensa Siciliana. Las
negras, en lugar de seguir con las jugadas
naturales de desarrollo, ponen su dama
en juego y en la continuación pierden va­
liosos tiempos debido a la captura del PCD.
Las blancas, en compensación del peón,
obtienen una gran ventaja de desarrollo y
un fuerte ataque, pero esta última tarea no
resulta nada fácil.
El AR queda confinado en el lado de
Todas las piezas negras ocupan ahora rey y además se ha jugado P4AR, con lo
casillas de color negro. Contra la amena­ cual varias casillas de color negro necesi·
ta.46. . . . , C6D no hay defensa. tan protección. El contraataque de las ne-
94

gras, apoyándose en casillas de este color, 9. . . . D6T


puede resultar peligroso. Las blancas han 10. P5R
de conducir su ataque con gran energía y
precisión, quedándoles solamente la espe­ Otra posibilidad de ataque la vemos en
ranza de refutar la táctica de su adversa­ la partida Gipslis-Korchnoi (Campeonato
rio, contraria a los principios fundamenta­ de la URSS, 1963): 10. P5A, C3A; 11.
les de desarrollo. PXP, P.XP; 12. C x C, P X C ; 13. P5RI,
La mayoría de las veces se juega Inme­ PxP; 14. A X C, P x A ; 15. C4RI (y no
diatamente 7. . . ., P3TR; 8. A4T, y 8. . . ., 15. A2R, por 15. ..., D3DI); 15. . . . , A2R;
D3C, pero entonces las negras pueden apro­ 16. A2R, 0-0; 17. T3C, D5T; 18. P4AI,
vechar la circunstancia de que el A4TR RlT; 19. 0·0, T2T; 20. D6T, las blancas
y el P4AR están indefensos. En esta si­ tienen fuertes amenazas. Desde luego, las
tuación lo mejor para las blancas es 9. negras debieron responder a 13. P5R con
D3DI, preparando un sacrificio de caballo 13 . . . . , C4D; 14. CxC, P X C ; 15. A2R,
en 6R, después del cual la penetración P X P, aunque también después de 16. P4A,
D6CR puede decidir la partida. La partida las blancas tienen iniciativa.
Mikenas-Tal (Riga, 1959) continuó: 9. D�D, También 10. A x C, PXA; 11. A2R, pro­
D X P; 10. TICD, D6T; 11. P5R, C4D (sería porciona ataque a las blancas, Ejemplo:
malo 11. ..., P.xP;. 12. P X P, C3-2D?, por 11• . . . , A2C; 12. 0-0, 0-0; 13. TIA, C3A;
13. C X PI); 12. C X C, D X D ; 13. A X D, 14. C3C, TlD; 15. PSA, C4R; 16. T3C,
P X C; 14. P6RI, C3A (después de 14. . . . , RIT; 17. T1AR, Tal-Sacharov (Campeonato
Fx P; 15. A6C.+ , seguido de 16. P5A, la de la URSS, 1965).
defensa resulta todavía más dificil); 15.
CXC, !P X C ; 16. cP X P +., R X P; 17. T6C, 10. .. PXP
P4A; 18. P4A, P5D; 19. 0-0, con ventaja
Este cambio es necesario. Para conse­
de las blancas.
guil: contraataque las negras han de poner
en juego su AR.
8. D2D
En la partida Keres-Fuderer (Gotembur­
go, 1955), lograron un ataque irresistible
Naturalmente, el sacrificio de peón no después de 10. . . . , C3-2D; 11. P5AI
es obligatorio. Se puede jugar sencillamen­
te 8. C3C, permitiendo el cambio forzoso 11. P x P C3-2D
de damas que resulta de 8. . . ., D6R + ; 12. A4ADI
Por ejemplo: 9. D2R, D.X D + ; 10. A X D,
C3A; 11.- AlA, AZD; 12. 0..0-0, A2R (es Una jugada natural de desarrollo y lo
mejor 12. . . ., 0-0-0); 13. C4TI, 0..0-0; lS. más fuerte para el ataque.
A X C, PXA; 16. C5C+, R1C; 17. AST, También se ha ensayado 12. C4R, pero
con mejores posibilidades de las blancas, después de 12. . . ., P3TI; 13. A4T, D x PT;
Stein-Gligoric (Estocolmo, 1962). 14. T3C, D8T+ ; 15. R2A, D5TI, las ne­
A la jugada 8. C3C se puede responder gras rechazaron el ataque, Korchnoi-To­
8. . . . , CD2D, pero después de 9. D3A el lusch (Campeonato de la URSS, 1958).
juego de las blancas es más activo. Vea­
mos: 9. .. ., D2A; 10. P4TD, P3CD; 11. 1Z. ... AlR
A3D, A2C; 12. 0-0, A2R; 13. D31:1, P4R;
14. TD1R, Stein-Parma (URSS-Yugoslavia, Veamos otras alternativas:
1962). A) 12. . ..., Cx P; 13, C x PI, D4T (o
Después de 8. P3TD, es malo 8. ..., 13 . ... , PXC; 14, DSD+ , R2A; 15. 0-0+,
D'x P7?, a causa de 9. C4T, ganando la etcétera); 14. ASD (es más fuerte todavía
14. T6CI, DxT; 15. C5D), 14. ..., C6A + ;
dama. Pero 8. A2DI, permite renovar
15. P X C, D4R+ ; 16. C4R, P x C ; 17. A4T,
la amenaza.
C3A; 18. 0-0, P4CD; 19. A3D, A2R; 20.
A'X A, R X A; 21. P4TD, con ataque en
8. ... DXP compensación del peón, Bednarsky-Tringov
9. TlCD (Kecskemet, 1963).
B) 12. ..., ASCI; 13. TIC, D4T; 14.
Se juega pocas veces 9. C3C, pero es pre­ 0-0 (o 14. A X PR, 0-01); 14. . . ., 0-0; 15.
ciso tenerla en cuenta, C X P, P X C ; 16. A x P + , R1T; 17. T X T + ,
95

A x T; 18. D4A, C3AD; 19. D7A, D4A+ ; C3AD; 18. C5Dl, con amenazas irresisti­
20. R1T, C3A!; y las negras rechazaron el bles); 16. C5DI, A4A+; 17. RlT, C3XP;
ataque. Tringov-Fischer (La Habana, 1965). 18. C x T, AxC; 19. C7A, TlC; 20. D5D+,
RlT; 21. C6R, y el ataque de las blancas
1h. A X PRI logró su objetivo rápidamente.

15. D X A P3T!

La siguiente bonita variante es forzada:


15 . . . . , D X C; 16. C5A, DxPR; 17. C6T+,
R1T; 18. C x P + , Tx C; 19. D8D+, C1A;
20. D X C + , seguido del mate.

16. D5T!

Si 16. D3C, D4A, seguido de 17 . . . . ,


PxA.
Bilck-Fischer (Interzonal, 1962) s e jugó:
16. D4T, D X C ; 17. T X PA, TX.T; 18.
D8D+, C1A; 19. A x T + , R X A ; 20.
TlAR+, R3C; 21. T X C, A2D y ganan.
Euwe propuso la jugada 16. D2D. Ejem­
plo: 16. . . . , P X A ; 1'7. CxP, T X T + ; 18.
Un sacrificio brillante que se inició en Tx T, D2R; 19. D5D, C3C; 20. D8D+,
la partida Dückstein-Euwe (Zurich, 1958), D X D; 21. C X D, C3A; 22. P6R, A2D, y
y después fueron objeto de numerosos aná­ las blancas abandonaron. Schmidt - Minie
lisis sus principales esauemas de ataque (Campeonato Mundial de Estudiantes por
que incluyen posteriores sacrificios. ¡Es pre­ Equipos, 1962).
ciso sujetar al rey pot el cuello . . 1 ¡A
.

cualquier precio! Bajo este lema van a 16. . . . PXA


desarrollarse los futuros acontecimientos.
Es interesante la partida Ortega-Ivkov Al fin se decide Buchower a aceptar el
(La Habana, 1963): 13. T3C, D4A; 14. sacrificio del alfil, pero de todas maneras
C5Dl?, A X A; 15. D X A, P3CR, y las ne­ no le quedaba otra alternativa. Las blan­
gras consiguieron rechazar el ataque des­ cas atacan con numerosas piezas el punto
pués de grandes esfuerzos. 7AR, y 16. . . . , D2R, se refutaría con 17.
C5D.
13. 000 0-01
17. C X P D2R
¡La única respuesta! La fuerza de las ame­
nazas de las blancas se ilustra con la si­ ·Parece fácil, a primera vista, cambiar la
guiente variante ligada a un sacrificio de torre amenazada, pero después de 17. ... ,
dama: 13 . . . . , A X A; 14. 0-0!, A X D; 15. T x T + ; 18. Tx T, D2R; 19. D5Al (ame·
AixP+, R1D; 16. C6R+, R2R; 17. nazando 20. C5D), 1 9. . . . , C3C; 20. D8A + !,
C5D + + . D X D; 21. T X D + , R2T; 22. C7A, T2T;
23. P6R, C3A; 24. C4R. las blancas tienen
14. 0-01 juego suverior (Análisis de Jermakov y
Schaposchnikov).
Las blancas continúan el ataque median­
te sacrificios, combinando las amenazas 18. C X T e xe
con el desarrollo de sus piezas. 19. C5D

14. . . . AXA (Véase diagrama}

En la citada partida Dückstein-Euwe,


se jugó: 14. . . . , P x A; 15. C X P, C3AD (o ¡Un nuevo sacrificio! Se entrega el caba·
15. ..., T X T + ; 16. T x T , A4A + ; 17. RlT, llo para reforzar el ataque.
19• . . . D4A+ Una línea perfectamente jugable contra
20. RlT la Defensa Siciliana. El propósito de las
blancas es conseguir un rápido desarrollo,
Raschkowsky evita la clavad_¡¡ de su torre estando ya dispuestas para el enroque cor­
y elige la continuación más precisa. to, mientras que su adversario ha de des­
En la partida Rotsein-Sacharov (Campeo­ arrollar sus piezas todavía del flanco de
nato de Ucrania, 1963), las negras consi­ rey.
guieron dos piezas por torre: 20. T2A, La jugada 3. A5C, merece también con­
D X C ; 21. D8R, CD2D; 22. TDlAR, R2TI; siderarse cuando las negras juegan 2. . . . ,
23. T X T, D5D+l; 24. T8-2A, C x P , con C3AD, en lugar de 2. . . . , P3D.
ventaja. La partida Neshmetdinov- Boleslawsky
(Espartaquiada de la URSS, 1959), se jugó:
20. ... DXC 2• , C3AD; 3. A5C, P3CR; 4. P3A, C3Al;
...

S. P5R, C4D; 6. 0·0, A2C; 7. P4D, P X P;


En la partida Kolpakov-Nikitin, (Espar­ 8. P x P, 0-0; 9. C3A, C2A; 10. A4AD,
taquiada de la URSS, 1963) se ensayó 20� P3D; 11. D2R, A5C; 12'. TlD, P X P; 13.
, A3R, que tampoco resultó mejor. Des­
•. .
P X P, DIA, con las mismas posibilidades,
pués de 21. C6C, T2T; 22. D8R, C2D; 23. aproximadamente.
C x C, A X C ; 24. D7A+, R2T; 25. D X C, Cholmov, consiguió una victoria espec­
D x PR; 26. TD1R, D4CR; Z7. T7A, las tacular en su pa�tida contra Keres (Cam­
negras abandonaron. peonato de la URSS, 1959): 2. . . . , C3AD;
3. A5C, C3A; 4. P5R, C5CR (es algo me­
21. TD1D D4C jor 4. · , C4D); 5. AxC, PDxA; 6. 0-0,
. . .

P3CR; 7. TlR, A2C; 8. P3TR, C3T; 9.


Si 21. . . . , D4A, sería decisivo 22. T8D, C3A, P3C; 10. P4D, P X P; ll:Cx P, P4AD;
CD2D; 23. D7A+, R2T; 24. P6R. 12. C6AI, D2D; 13. C x PRII, R X C ; 14.
22. D7A+, R2T; 23. D X C, ASC; 24. A x C, A x A ; 15. D3A; A2CR; 16. C5D+,
T8D, A3R; 25. D8T+, R3C; 26. TlR, D4T; R1D; 17. TDID, con amenazas imparables.
27. T3RI, D3C; 28. T3CR+, R4T; 29.
P3TR, ·R5T; 30. D X PC!, D X T ; 31. T4C+l 3. .. . A2D
Las negras abandonan.
El siguiente cambio de alfiles permitirá
construir una ventajosa estructura de peo­
'Partida núm. 69 nes centrales a las blancas, y ejercer pre­
sión, ocasionalmente, en las casillas. blan­
Sokolsky-Veressov cas.
(Semifinal del Campeonato de la So­ Es preferible 3 . . ., C;lAD. Por ejemplo:
.

ciedad Deportiva cSpartab, 1962). 4. 0-0, P3TD (después de 4. . . . , A2D; 5.


P3A, C3A; 6. TlR, P3TD; 7. A4T, P4R;
l. P4R, P4AD; 2. C3AR, P3D; 3. A5C+. 8. P4D, P4CD; 9. P X PR, P X P; 10. A2A,
97

A2R; 11. C1-2D, se ha llegado a una posi­ Las blancas pueden conseguir ahora ven­
ción de la Variante Tchigorin de la Aper­ taja en el centro mediante P4D. El intento
tura Española favorable al primer jugador, de i�npedir este avance con 10. . . ., P4R,
Sokolsky-Geller, semifinal del Campeona­ resulta estratégicamente incorrecto, como
to de la URSS; 1950); 5. A x C+ , PCXA; se indica en la nota anterior. Era mejor
6. P4D, P X P; 7. D X P, P4R; 8. D3D, 10• , TIA.
...

A2R; 9. TID, D2A; 10. C3T, A3R; 11.


C4A, TID; 12, A3R (parece más fuerte 11. P4D PXP
12. A2D), 12. . . ., C3A; 13. A6C, A X C; 12. C X P TIA
14. A x D, A X D ; 15. P X A, T1AD; 16.
A5T, TabLs, Sokolsky-Cholmov (Wladi­ Esta jugada con perspectivas a un con­
mir, 1960). traataque es insuficiente. Las blancas pue­
den consolidar fácilmente su posición en
4. A X A + DxA el flanco de dama. Era necesario 12. . . .,
5. 0-0 C2A.
También es posible 5. P4A, inmediata­
13. P3CD C2A
mente. las negras responderían 5 . . . ., D5C,
con el r:ropósito de' ganar un peón, pero 14. TIA C3R
después de 6. 0-0, D X PR; 7. P4D, P X P; 15. C4-2R
8. T1R, las blancas tienen un fuerte ata­
que. Veamos: 8 . . . . , D3A? (es mejor 8. . . . , Sería débil 15. C x C3R, P X C; 16. PSA,
DSCR); 9. C x P!, D2D (y no 9. . . . , D X PA, TD1D, y las negras pueden defenderse.
por 10. C3T, seguido de 11. C5C); 10. CSC,
P3R; 1 1 . A4A, con ataque irresistible,
Sokolsky-Stachutschinsky (Charkov, 1948).

5. .. . C3AD
6. P4A

Después del cambio de alfiles la mejor


colocación de los peones blancos es sobre
casillas de color blanco. No sería conve­
niente 6. P3A, en e_sta posición, pues des­
pués de P3R y P4D, las negras consegui­
rían contraataque.
La partida Cholmov-Spassky, continuó:
6. P4D, P X P ; 7. C X P, C3A; 8. C3AD,
P3CR; 9. C3A, AZC; 10. D2R, 0·0; 11.
CSD, TDIA; 12. P3A, CIR; 13. A2D, P3R;
14. C4A, C2A, con las mismas perspectivas,
aproximadamente.
La posición de las blancas es superior
6. . . . P3CR porque dominan el puntó central 50, de
gran importancia estratégica. La coloca­
Las negras pueden bloquear el centro ción de las piezas pueden reforzarse me­
mediante 6 . . . . , P4R, pero entonces ten­ diante la maniobra D2D, TR1D y CSD.
dríamos una importante diferencia entre Una ventaja importante es la amenaza P5A,
la eficacia de los dos alfiles. El alfil bueno que las negras pueden contrarrestar única­
de las blancas defendería los escaques de mente con el avance de flanco P4AR. Pero
color blánco, preparando a la vez activas en la posición del diagrama este contraata­
operaciones en el flanco de dama, mien­ que resulta insuficiente.
tras que el alfil negro jugaría un papel
pasivo. 15. P4A
16. D2D T2AR
7. C3A A2C 17. TRID TI-lA
8. P3D C3A 18. P .X P PXP
9. P3TR o.o
10. A3R CIR Sería inútil 1 8. . . . , T X P, pues la pre-
''

sión sobre el PAR, no conduce a nada. no es posible 26. . . . , e X e?, a causa de


Sin embargo, a las negras les queda la es­ 27. T5 X C , ganando una torre.
peranza de emprender algunas operaciones
a lo largo de la columna semiabierta eR, 26. TXC PXC
alterando la disposición de sus piezas. Pero 27. C4A P5D
los acontecimientos desbaratarán este plan 28. D4A A4R
y Veressov ha de atender, ante todo, a ·29. C6R TIR
defender su centro y flanco de dama. 30. P4A

19. CSD P3e Ahora es inevitable la pérdida de mate­


rial. Con la jugada siguiente las negras sólo
Para evitar el avance muy fuerte P5AD, consiguen apresurar su ineludible derrota.
pero esta penetración no se podrá impedir
de ningún modo. 30. A3D7
3l. D X P +
20. P4CD RIT
21. P5A PCXP Las negras abandonan.
22. PxP exP
23. AXC PXA
24. T X P LA DEFENSA ALEKHINE

l. P4R, C3AR.

Examinemos las consecuencias d e la


apertura de líneas que han conseguido las
blancas. Las piezas pesadas blancas ocupan Esta original defensa fue practicada por
las columnas abiertas de dama y AD, por primera vez por Alekhioe con negras en
el contrario las torres negras tropiezan c
on su partida contra Steioer (Budapest, 1921).
el obstáculo de su PAR. No hay que pen­ La idea de esta defensa se basa en pro­
sar en un contraataque en la columna de vocar el avance de los peones centrales de
eR, porque se necesita demasiado tiempo las blancas, ·para debilitarlos más adelante
para prepararlo. El resto de la partida evi­ mediante P3D.
dencia la superioridad de posición de las Si 2. C3AD, el avance 2. . . . , P4D, es muy
blancas. fuerte, pero también se puede jugar 2. . . .,
P4R, entrando en la Apertura Vienesa.
24. TID
A pesar de todo, los tiempos perdidos
25. D2A P3R con el paseo del caballo se harán sentir,
y con un juego preciso las blancas podrán
Forzado. A primera vista parece que las consolidar su ventaja en el centro. En los
negras disponen de la buena réplica 25 . . . . , últimos años la Defensa Alekhine se juega
ese, pero se refuta con 26. D3e, y ahora pocas veces.
99

1 causa de las amenazas P6R, y C3A. Vea­


mos: 12 . . . . , C X P ; 13. P6R!, A X A (o 13.
La variante de los cuatro peones . . , P x P ; 14. D x P + , C2R; 15. C3A,
.

D3A; 16. D2R, C3A; 17. A4AR, amena­


2. PSR C4D zando C4R!) ; 14. C x A!, D5CD + ; 15.
3. P4AD C3C A2D, D x P; 16. P X P+ , R X P; 17. D5T+,
4. P4D R3R; 18. C3ARI, D X T + ; 19. R2A, y ga­
nan (Análisis de Radtschenko).
Las blancas pueden jugar 4. P5A, mo­
lestando una vez más al caballo, pero en­ · 7. A3R
tonces las negras obtienen una buena par-
tida. Por ejemplo: 4. . . . , C4D; 5. A4A, Es interesante la línea de Sorokin: 7.
P3R (no es malo 5. . . . , P3AD); 6. C3AD, C3AR, ASC; 8. P6R!'?, para entorpecer
C X C ; 7. PD X C, C3A; 8. A4A, A X P ; 9. el desarrollo de las negras. Después de la
D4C, P4CRI;· l0. D X P C (o bien 10. A X P , continuación forzosa 8. .. , P X P; 9. PSA,
.

T1CR!), 1 0. . . . , D'X D; 1 1 . A X D, C x P ; C4D; 10 A5CD, las blancas tienen una


.

12. A6A, C x A ; 1 3 . AxT, C X P ; 14. A4D, compensación dudosa por el peón sacrifi­
A2R; 15. C3A, P4AD; 16. A3R, C5A, con cado, pues 9 . . . . , P4R (en lugar de 9. . . . ,
buenas perspectivas de las negras, Tcho­ C4D), agrava su posición. Pero un apálisis
kilta-Orev (Bulgaria, 1962). posterior de Salygos ha demostrado que
después de 9. . ., P4R; 10. P x C, PSR;
.

4. .. . P3D ll. PSD!, P XC; 12. P x PAR, A4T (si 12.


... , P4R; 13. A3R!); 13. P X PA, D X PA;
Solamente esta enérgica jugada permite 14. P X C, D x PA ; 15. A2R, TID; 16.
a las negras la posibilidad de obtener al­ A2D, las blancas rechazan el ataque y la
gún ·contrajuego, pues de lo contrario los ventaja material es decisiva.
movimientos del caballo resultarían una
inútil pérdida de tiempo. 7. . .. A4A
8. C3AD P3R
.5, P4AR 9. A2R

También es bueno 5. P.X P, que se es­ No es tan exacto 9.C3A, por 9. . . .•

tudia en el epígrafe II. A5CRI; 10. D2D (o 10. A2R, A x C; 11 •.

P X A , DST+; 12. A2A, D5A), 1 0. . . . , A2R


5 • . .. PXP (merece considerarse 10. . . . , C4T; 11.
P3CD, A5CD); 11. 0-0-0, 0-0, y las negras
Una idea interesante se presentó en la tienen una buena partida, Bronstein-Kopy­
partida Johner-Schmidt (Olimpíada, 1956): lov (Campeonato de la URSS, 1951).
5 •, A4A; 6. A3R, P3R; 7. C3AR, C3T!;
...

8. C3A, P4AD; 9. A2R, A2R; 10. 0-0, 0-0; 9. ... A2R


11 D2D, D1R; 12. P X PD, A X P, y las ne­
.

gras no están mal. Este plan de disgregar Para 9. . , CSC, véase la partida núm. 70..
..

los peones centrales de las blancas es ori· La línea que se jugaba antiguamente 9.
ginal y merece ensayarse en la práctica. . .. , 020; 10. C3A, 0-0-0; 11. 0-0, P3A,.
permite jugar 12. P5Dl, C X PR; 13. C X C ,
6. P A X P C3A P X C ; 14. P4TD!, R1C; 15. D3C, A3C;:
16. TOlO!, con ataque arrollador.
Esta presión sobre el PD es esencial
para el buen juego de las negras. Por el 10. C3A 0-0
contrario el intento de ruptura 6. . . . , 11. 0-0 P3A
P4AD, es insuficiente. Las blancas conti­ 12. P X P AXP
núan con 7. P5D! (no 7. P X P, D x D + ;
8 . R X D, C5T. Y s i ahora 9. P4CD, seguiría (Véase diagrama)
9. .. , P4TD!; 10. P3TD?, P X P; 11. PXP,
.

C6A + y ganan), 7 . . . . , P3R; 8. C3AD, La posición básica· de esta variante. La


P x P; 9. P x P, D5T + (lo mejor, relativa­ partida Suetin-Korchnoi (Campeonato de·
mente); 10. P3CR, D5D; 11. A5CD +I, la URSS, 1952) continuó: 13. 020. D1R;
A2D; 12. D2Rl, con ataque muy fuerte a 14. TDID, TlD; 15. OlA, D3C; 16. R1T..
100

su refutación en 8. . . . , A X A; 9. D x A,
0-0; 10. C3AD, P4R!; 1 1 . P X P a.p., A X P;
12. 0-0-0, C3A!, con juego preferible) 7 •

. .., A.2C; 8. A2R, A5C; 9. CD2D, 0-0; 10.


0-0, C3A; 11. P5D, C4R; 12. C x C, A X A;
13. D X A, A X C ; 14. C3A, A2C; 15. TDID,
cori buena partida de las blancas Bronstein­
Bagirov (Campeonato de la URSS, 1963).

6. C3AD

S i 6. A3R, las negras pueden contestar


6 . . . . , P3C; 7. C3AR, A2C. Por ejemplo:
8. CD2D, C3A; 9. A2R, 0-0; 10. D3C, TIR;
11. 0·0, P4TD!, con buena partida. Tolush­
Mikenas (Campeonato de la URSS, 1944).
Smyslov-Mikenas (Campeonato de la URSS,
La idea de jugar ahora 16. . . ., A5C, para 1949), se jugó: 6. A2R, P4DI; 7. P5A,
ejercer presión ·sobre el P4D, se rechazó C3-2D; 8. C3AR, A2R; 9. 0-0, ClA; 10.
mediante 17. A3D!, D4T; 18. C2R. Y ante C5R, C1-2D; 11. P4AR, C x C; 12. PAXC,
la amenaza 19. C4A, las negras se vieron C3R, y las posibilidades son iguales.
obligadas a retirarse.
Mikenas recomienda contestar a la mo· 6. . .. C3A
vida 13. D2D, con 13. . . . , T2A; 14. TD1D,
T2D; 15. P5A, C4D; 16. C x C, P X C; 17. Es más débil 6. . . . , P3C por 7. C3A, y
C5R, A X C; 18. T X A, A3A; 19. A4C, si 7. . . . , A2C, la partida Ragozin-Sefc (Pra­
T2A; 20. TI-lAR. Las posibilidades de las ga, 1956), continuó: 8. A5Cl, P3AR; 9.
blancas son ligeramente superiores. A3R, P3A (es mejor 9. . . . ; C3A); 10.
P4TD, A5C; 11. P5T, ClA; 12. D3C, D2A;
13. A2R, 0-0; 14. 0-0, R1T; 15. A4A, con
u ventaja de las blancas. En cuanto a 7. . . . ,
A5C, como en la partida Milev-Gawlikows­
La Variante del Cambio ky (Miedzydroje, 1952), se rduta con la
sencilla jugada 8. D2R+ ! (en lugar de 8.
2. P5R C4D P3CD, como jugó Milev). Si 8 . . . . , D2R,
3. P4AD C3C seguiría 9. C4R, y si 8. ..., A2R; 9. A6TI
4. P4D P3D La mejor respuesta a 6. . . ., A2R es 7.
5. PXP A�D. Veamos: 7. . . . , C3A; 8. CR2R, 0-0;
9. 0-0, con partida cómoda; Sacharov-Mi­
En esta variante las blancas se contenta kenas (semifinal del Campeonato de la
·con muy poco: tienen un peón central en URSS, 1963).
el punto 4D, y la postura poco satisfactoria
del C3CD, de las negras. Pero a pesar 7. A3R AZR
de su aparente sencillez, la posición no
deja de presentar sus peligros y las negras
En la partida Iljin-Genewsky-Grünfeld
deberán jugar con precisión para equili· (Moscú, 1925) se jugó: 7 , A4A, pero
'brar la partida.
• .. . .

después de 8. C3A, A2R; 9. P5D!, C1C;


10. C4D, A3C; 11. A2R, C1-2D; 12., 0-0,
·
5. .. . PRXP las blancas tienen ventaja de espacio.
La captura con la dama es más débil. Serfa malo 7 . . . . , P3C, por 8. D2RI, y
Después de 5 . ... , D X P; 6. P5A, D3R + ; si 8. . . . , D2R; 9. P5A, P X P; 10. P x P,
7. A2R, C4D; 8. C3AD, las blancas están C2D; 11. C5D.
mejor.
Si 5. . . . , PA x P, lo mejor sería 6. A3R, 8. A3D 0-0
·pJC; 7. C3AR (Nenarokov había recomen­ 9. Cl-2R A5C
,dado 7. P5D, A2C; 8. A4D, pero encontró 10. 0-0
101

Por ejemplo: 5. A2R, A2C; 6. 0-0, 0-0;


7. P4A, C3C; 8. P X P , PAXP; 9. C3A,
C3A; 10. A3R, ASC, con contrataque. To­
ran-Korchnoi (Campeonato Mundial de Es·
tudiantes, 1956). Sin embargo, es más
fuerte S. ese (recomendado por Euwe),
S• , P3AO; 6. A4A, A2C; 7. 02R, 0-0;
...

8. 0-0, P3R (es mejor 8. P3TR); 9. C3AD,


cxe; 10. P x C, P40; 11. A3D, P4AO;
12. D4C, con ventaja de las blancas. Vai­
sukov-Lars.en (Moscú, 1959).

S. A2R

En la partida Panov-Mikenas (Campeo­


nato de Moscú, 1943) se jugó 5. P3TR,
A X C ; 6. D x A, PXP; 7. P x P, P3R; 8.
P3T, pero después de 8 . . ., C2D!, su me­
.

Las blancas tienen una pequeña ventaja jor desarrollo proporcionó un contraataque
en el centro, no les resul·a peligroso la a las negras. Malo sería ahora 9. P4A, C2R;
pérdida de su AR (10. . . . , C5C; 11. TlA, 10. D x PC, P3ADI Si 9. D3CR, como s e
C x A ; 12. D x C), como se demostró en la jugó en la citada partida, seguiría 9. . . .,
partida Licisin-Lilienthal (Moscú, 1937). P4TR!, con ventaja de las negras.
Es posible 10. . . . , AJA; ll. P3A, A4T; Es interesante el sacrificio de peón uti­
12. P3eO, TlR; 13. 020, A3e; -14. T01R, lizado por Alekhine contra Reshewsky
con mejores perspectivas de las blancas, 11- (Kemeri, 1937): 5. P4A, C3C; 6. A2R,
jin-Genewsky-Rabinowitsch (Campeonato P x P; 7. C x PI?, A X A ; 8. D X A , D x P .
de la URSS, 1937). Como demostró Kotov, después d e 9 . C3TI,
las blancas tienen suficiente compensación
por el peón.
m En la partida Ciocaltea-Sutiman (Buca­
rest, 1952), se mejoró esta idea de Alek­
La Variante Principal hine: S. P4A, C3e; 6. A2R, P X P; 7. PSA!?,
PSR; 8. P X C, P X C; 9. A x P, A X A; 10.
2. P5R C4D D x A , C3A; ll. 0-0, P3R; 12. C3A, PTXP;
3. P40 13. PSO, P x P; 14. C X P, T4T; 1S. TIR+,
A2R; 16. C X A, C X C; 17. A5C!, T X A ;
Esta sólida jugada permite consolidar 18. TOlO, y las blancas ganan.
la ventaja de las blancas, de la manera más Las negras deben evitar esta peligrosa
sencilla. variante. En lugar de 6 . . . . , P x P, pueden
Tampoco es malo 3. C3AD (véase la jugar 6. . . . , C3A.
partida núm. 72).
S. ... P3R
3 . .. . PJO
4. C3AR La mejor respuesta a la jugada de Flohr
S• , P3AO, es 6. C5C! La partida Boles­
...

Las blancas se reservan la jugada P4AD, lawsky-Smyslov (Sewdlowsk, 1943), con­


para emplearla en el momento más con­ tinuó: 6. . . ., A X A; 7. D X A, P X P ; 8.
veniente. P X P , P3R; 9. 0·0, A2R; 10. C4R, 0-0; 11.
P4AD, C3C; 12. P3CO, (es más fuerte to­
4 • ... ASC davía 12. TlD), 12. .. ., P4AO; 13. A2C,
C3A; 14. C1-2D, CSO; 15. D5T, C20; 16.
Si 4. . . ., P X P. sigue 5. C X P, P3R; 6. A XC, P x A; 17. P4A, con juego prefe­
DJA!, D3A; 7. D3CR, Tal-Larsen (Candi­ rible.
datos, 1965).
Si 4. ..., P3CR, desarrollando el flanco 6. 0-0
de rey, puede proporcionar ventaja a las
negras si su adversario juega pasivamente. También es posible ·en seguida 6. P4A,
I02

C3C; 7. P X P, P X P; &. 0-0. Por ejemplo: La partida Geller-Korchnoi (Estocolmo,


8 , AZR; 9. A3R, 0..0; IO. C3A, CI-2D
• .. . . 1962), continuó: 13. ;. .. , CJA (no 13 . . . .,
(sería peligroso 10. . . . , C3A, por 11. P5Dl); CxP; 14. D1C, C5A; 15. D x PC); 14.
11. P3CD, CJA; 12.. TIA, P3TR; 13. C2D, PJCD, CSA-4T; 1S. TIC, AJA, 16. A3R,
A X A; I4. D x A, C3C-2D; 1S. D3A, y las P3CD; I7. P X P, D X P; -18. C4T, con
blancas tienen mejor juego. Chassin-Mi­ buena partida de las blancas.
kenas (Campeonato de la URSS, 1957).

6. . . . A2R Partida núm. 70

Durante mucho tiempo se consideró 6. Bronstein-Mikenas


. . . , C3AD, como la mejor línea, pero des­ (Campeonato de la URSS, 1949)
pués de nuevos experimentos el valor de
esta jugada es dudoso. Las blancas ame­ l. P4R, C3AR; 2. PSR, C4D; 3. P4D,
nazdn 7. P4A y la penetración muy fuerte P3D; 4. P4AD, CJC; S. P4A.
P5D (véase la partida núm. 71). La agresiva variante de los cuatro peo­
nes, en la cual las blancas tratan de man­
7. P4A tener su posición en el centro, mientras
que las negras ejercen presiones con sus
También es bueno 7. P3TR, A4T; 8. piezas sobre los peones.
P4A, C3C; 9. CJA, CD2D; IO. P x P, P x P ;
11. P3CD, y las blancas tienen una clara S. . . . PxP
ventaja en el centro, Boleslawsky-Brons­ 6. PAXP C3A
tein (Moscú, 1950). 7. AJR A4A
8. C3AD PJR
7. .. . C3C 9. A2R
8. PxP PXP
9 . CJA 0-0 Menos exacto es la continuación de
Bronstein contra Kopylov (Campeonato de
También después 9. . , C3A; IO. P3CD!,
. . la URSS, 1951): 9. C3A, A5CRI Si ahora
AJA; 11. AJR, P4D; 12. PSA, C2D; 13. 1O. A2R, seguiría 1 O. . . , A X C con la res­
.

P4C, las blancas están mejor. puesta forzada 11. P X A.

IO. AJR! P4D 9. . . . ese


ll. PSA AXC
12. AXA CSA Con intención de seguir con P4A, lo­
13. A4A grando la ruptura del centro de las blan­
cas. No obstante, este ataque prematuro
antes de completar su desarrollo, es falso.
Era necesario 9 , A2R, seguido de 10.
• ...

0-0.

10. TIA P4A

(Véase diagrama)

Aparentemente esta posición parece dar


la razón a las negras. Indudablemente l l .
P X P, sería malo.
En la partida Giorgadse-Kopylov (Cam­
peonato por Equipos de la URSS, I948),
se jugó: ·u. PSD, PXP; 12. PXP, CSA!,
con mejor juego.
Pero Bronstein demuestra con una sen­
cilla jugada de desarrollo, la manera de
obtener una clara ventaja.
Las blancas tienen una fuerte presión
en el flanco de dama. 11. C3A! PXP
103

18. T4R! P3A


19. P5A C3-2D
20. C5DI

Es algo mejor 11. . . ., AZR. Si las blan­


cas contestan con 12. PJTD, después de
12 . . . . , P X P; 13. C x P, C3A se gan� un
tiempo.
La partida Spassky-Kopylov (semifinal ¿Qué deben jugar ahora las negras? Si
del XXVI Campeonato de la URSS), con­ 20. . . . , R2A; 21. A4AD1, es muy fuerte.
tinuó: 12. 0..(), PXP; 13. CXP, A3C; 14. Bronstein ha dado las siguientes variantes:
C4-5C! La tentativa de lograr un contra­
ataque con 14. . . . , C6D1, tuvo malas con­ A) 20. . . ., CxP; 21. T x C!, PXT;
secuencias después de 15. A XC, A X A; 22. C X A.
16. T4AI, lo que demuestra que las ne­ B) 20. . . ., AXP; 21. A X A, C X A ; 22.
gras no consiguen vencer las dificultades C x P + , R2A; 23. T X C.
de la apertura con la jugada 9. . . . , ese,
seguido de 1 0. . . . , P4A. C) 20. . . . , AlD; 21. ASCO!, O-O; 22.
A x C , C x A ; 23. C7R+, A x C ; 24. T x C ,
12. C X P CJA AlD; 25. A6T, etc.
Tampoco la jugada del texto es sufi­
O 12. . . . , A3C; 13. PJTDI, C3A; 14. ciente para salvar la partida.
C X C, P X C; 1S. D X D + , R X D; 16. :AJA,
con clara ventaja de las blancas. 20. . .. RlA
21. C7A! TlD
IJ. C X A DXD+
14. T X D PXC Después de 2 1. . . . , TIA, las blancas con­
15. 0-01 AZR siguen dar mate mediante: 22. T X Cl,
C x T ; 23. A6TR+, R2A; 24. A4AD+ + .
El retraso en el desarrollo se hace sentir.
No se puede jugar 1S . . . . , C X PR por la 22. C6R + R2A
réplica 16. C5CI También sería malo lS. 23. c x T+ TXC
. . . , P3C; 16. CSC, TlAD; 17. CxP. 24. T4-4D RJR

16. T X P PJC Si 24. . . . , A x P; 25. T XC!, y ganan.


17. T4A CxPR
25. P4CD AlA
O 1 7. . . . , A4C; 18. T4R, A x A + ; 19. 26. A5CD P4A
T X A, O-O; 20. PSAI, y se puede conservar 27. A4AR
el peón de ventaja con mejor posición.
Ahora Bronstein emprende un ataque Las negras abandonan.
inmediato contra el monarca enemigo si­
tuado en el centro del tablero.
104

Partida núm. 71

Aronin-Mikenas
Semifinal del Campeonato por Equipos
de la URSS, Jaroslav, 1951.

l. P4R, e3AR; 2. P5R, e4D; 3. P4D,


P3D; 4. e3AR, ASe; 5. A2R, MR; 6.
0-0, e3AD.
Esta jugada permite el peligroso avance
central P5D, después de 7. P4AD. Es pre­
ferible 6. . . . , A2R, seguido de C2D.

7. P4A e4-2R

Si 7. . . ., C3C, la continuación podría


ser 8. P X P, P x P; 9. P5DI, P X P; 10.
P X P, y si 10. . . . , A X C; 11. P x AI, C4R;
12. A5CD+, C4·2D (12. . . . , C3-2D; 13. gras contestarían 12. . . ., C3A-4R, mien­
P4A); 13. D4D!, amenazando 14. TlR+ tras que ahora este caballo podrá ser des­
(Análisis de Masurenko). alojado, mediante el avance P4AR.

8. P X P 12. . . . e3A-4R

Más sencillo y al mismo tiempo más Si 12. . . ., C5T; 13. R1T!, ganando una
fuerte que 8. D4T, como jugaron Bannik pieza en virtud de la amenaza D4T + .
y Kopajev contra Mikenas (semifinal del Igualmente sería malo 1 2. . . . , C3A·2R, por
XVII Campeonato de la URSS). 13. C5C, y 14. P6D.

8. ... DXP 13. ese D2D


14. P4A eST
También después de 8. . . . , P X P; 9. P5D!,
la ventaja es de las blancas. O 14 . . . . , C6A + ; 15. A x C, D X C ; 16.
TlR+, C2R; 17. P6D!, con ataque muy
9. e3A eJe fuerte.

La continuación 9. . . . , A X C ; 10. A X A, 15. P x e D6T


C X P; 11. A X P, T1CD; 12. A4R, propor· 16. e x PA+ RlD
cionaría una clara ventaja a las blancas. 17. e6R+!
También es malo 9. . . ., T1D, por 10.
C5CD, D2D; 11. A4A, TIA; 12. P5D! Sue­ Las negras abandonan.
tin-Aramanowitsch (Druskeniki, 1947).

10. P5D Partida núm. 72

(Véase diagrama) Keres-Schmid


Torneo de Zurich, 1961
¡Muy fuerte! Las blancas se apoderan
ahora de las columnas abiertas, para des­ l. P4R, e3AR; 2. P5R, e4D; 3. e3AD.
encadenar un ataque contra el rey des­ Una de las mejores continuaciones. Con
enrocado. el cambio de este caballo «aventurero»,
desaparece del tablero la única pieza que
10. . .
. PXP habían movilizado las negras, con clara
11. P X P Axe ventaja de las blancas en el centro y de
12. PXA! desarrollo.

¡La única jugada! S i 12. A X A, las ne- 3. . . . exe


lOS

Es preferible 3. . .., P3AD. El cambio 9 • .. . P3AD


abre el camino a las piezas blancas. 10. A4AD D1C
U. D4Rl P3R
4. PDXC! P3D 12. ASCR! P3TR
13. A4T A3D
Con el propósito de capturar el PSR,
que estorba el normal dasarrollo de sus La acumulación de piezas negras en la
piezas. columna de dama, será explotada por las
blancas en forma ejemplar, aunque no se
La partida Banoik-Korchnoi (Campeo­
vislumbra ninguna continuación buena pa­
nato de la URSS, 19S4), se jugó: 4. . . .,
ra las negras.
P3CR; 5. C3A, A2C; 6. A4AR, P3D; 7.
Si 13 . . . . , A4A, seguiría 14. 0-0-0, con
D2D, C3A; 8. 0-0·0, A5C; 9. P X P , PAXP;
la molesta amenaza IS. A3CR.
10. A2R, D4T; 11. P3TD, 0-0; 12. A6TR,
con ataque.
14. 0-0-0 D2A
5. C3A C3A
Parando la amenaza l S . D4D, con ga­
La alternativa S . . . . , P x P ; 6. D X D + , nancia de pieza.
R X D ; 7. C x P , RlR; 8. A:4AD, no ·pro­
porciona ninguna ventaja a las negras. A
15. D4D A4R
pesar del cambio de damas, las blancas
16. D5AI A3A
ejercen una presión efectiva.
No sería mucho mejor 16. . .. , P4CR;
6. A5CD A2D 17. A3CR, A'XA; 18. PTXA, pues resul­
7. D2R CXP taría difícil para las negras la defensa
de las debilidades de su posición.
8. cxc PxC
9. DxP
17. A X A D5A+
18. TZDI PX A

Con la esperanza de jugar 0-0-0, y me­


diante la retirada D2AD, hacer posible
la defensa de su rey. Sería sumamente
desagradable 18. D X A; 19. TI-ID,
P3CD; 20. D3T.

19. TI-ID P3C


20. D5TR! 0-0-0

Evidentemente, la única respuesta satis­


factoria. 2{). . .. , TlD, conduciría rápida­
mente a la pérdida de la partida con 21.
AXP, P X A ; 22. P3CR!, T4D; 23. D X T I
.
21. A6T+ R2A

O 21. . . . , RIC; 22. P3CR, D2A; 23.


El PSR está eliminado, pero ahora las
D X PA, TRIA; 24. T X A I , y ganan.
negras se enfrentan con nuevos problemas.
¿Cómo podrán desalojar del centro a la
22. P3CR D4A
DSR7
23. D X PA P4R
El cambio 9 . . . . , A X A ; 10. D x A + , 24. T6D
conduce a la pérdida de un peón.
También sería malo 9 • . . . , P3AR, pues La presión sobre la columna de dama
después de 10. DSTR+, P3CR; 11. D2R, es cada vez más enérgica. Ya no es posi­
la posición de las negras sería débil. La ble liberar el juego de las negras.
continuación adoptada por Schmid tampo­
co resuelve las dificultades. 24. . . . T2T
106

flanco de dama mediante P4AD, o bien


P3AD, seguido de P4CD.
En la partida Suetin-Polugajewsky (Cam­
peonato de la URSS, 1963) se jugó 2. . . . ,
P3CR; 3. P4AR, A2C; 4. C3AR, P4AD;
5. P x P, D4T + ; 6. CD2D, D X PA; 7. C3C,
D5C + ; 8. CR2D, C3AR; 9. D3A, 0-0; 1 0 .
A3D, D3C; 11. C4A, D2A; 12. 0-0, con
ventaja de desarrollo.

3. C3AD PJCR

Las piezas blancas han conseguido colo­


car al rey enemigo en una situación crítica.
Keres remata la partida brillantemente.

ZS. T X PAD+ RIC


26. DSD DXP
27. D6D+ RIT
28. A7C+I R X A:
29. T7A+

Las negras abandonan.

P-osición inicial de la Defensa Pirc-Ufim­


LA DEFENSA PIRC-UFI.MZEV zev. Ahora estudiaremos las variantes prin­
cipales:
l. P4R P3D

Al maestro ruso Ufimzev se debe la .in­ 1


troducción de esta defensa en la práctica, 4.-P4A
de la cual es partidario principalmente el
maestro yugoslavo Pire. Esta defensa ha Lo más enérgico en unión de la amenaza
demostrado su valía en numerosos tor­ P5R.
neos, que recuerda en algunas variantes
a la Defensa India de Rey. 4. . . . A2C
Las negras proyectan desarrollar el AR 5 . C3A 0-0
en la gran diagonal, por rianchetto des­
pués de P3CR. No es tan bueno en seguida S• . . ., P4A.
También es posible en seguida l. . .. , En la partida Krogius-Polugajewsky (Cam­
P3CR (véase partida núm. 75). peonato de la URSS, 1958), continuó: 6.
ASC+, AZD; 7. P5R, C5C; 8. P6R, A X A;
2. P4D C3AR 9. P X P + , RZD; 10. C X A, D4T+; 11.
C3A, P x P ; ·IZ. C X P, D4T, y ahora las
Lo más exacto. La textual obliga a jugar blancas mediaqte 13. C4RI (y no 13. D3A,
3. C3AD (es débil 3. A3D, a causa de 3. como se jugó en la par�ida, que terminó
. . . , P4R, y las negras no tienen problemas en tablas en 19 jugadas) ·13• . . ., C3AD (si
en el centro, Reissman-Suárez, Campeo­ 13 . ..., C3TR; 14. Dx D, P X D; 15. P5AI);
nato Mundial Juvenil, 1967), por lo cual 14. C3CR, DST; 15. C3A, D3A; 16. CS.C,
·
PAD, de las blancas queda inactivo, mien­ C3T; 17. P3AI, conseguían ventaja.
tras que las negras pueden preparar, en el
. momento oportuno, un contrajuego en el 6. A3D
107

nato de la RSFSR, 1963), se ensayó el


avance 5. ..., P4CD, para obtener contra­
juego en el flanco de dama, pero fue refu­
tado con 6. P5R!, P5C; 7. PXC, P X C; 8.
P X PA, P X P ; 9. A3D, A2C; 10. C2R, 0-0;
11. 0-0, T·1R; 'y despues de 12. D2D, P4D;
13. TRIR, A3R; 14. C4A!, C2D; 15. P4Al,
P4C; 16. C X A , P x C ; 17. P5A, P4R; 18.
P3A, D4T; 19. ASA,· las blancas consi­
guieron ventaja.

6. D1A A2C
7. CR2R 0-0

Para las continuaciones 6. A2R, P4A!,


y 6. P5R, CR2D, véase la partida núm. 74.
Esta complicada posición del diagrama
ha sido frecuentemente prac:ticada. Veamos
algunos ejemplos:
A) 6. . . . , C3A¡ 7. PSR, P x P; 8. PD X P,
C4D; 9. C x C, D X C; 10. D2R, ASC; l l .
A4R, D4T + ; 12. A2D, D3C; 13. A3A, con
mejor partida de las blancas, Gufeld-Po­
lugajewsky, (Campeonato de la URSS,
1963).
B) 6 . . . . , CD2D; 7. DZR, P4A (también
�s bueno 7. . . . , P4R!); 8. P5D, C3C; 9.
P4TD, P3R; 10. PXP, A X P; 11. P5T, Esta· posición se presentó en la partida
CD2D; 12. 0-0, TIR; 13. DZA, con las Lipnitzky-Bronstein (Campeonato de la
mismas posibilidades, Polugajewsky-Gips­ URSS, 1951). Después de 8. C4A, D4T;
lis (Campeonato de la URSS, 1963). 9. A2R, P4R; 10. P X P, PXP; 11. C3D,
C) 6.... , ASC; 7. P3TR, A XC; 8. D X A, CD2D; 12. 0-0, TIR; 13. P4TD, C1A, las
C3A¡ 9. A3R, C2D¡ 10. D2A, P4R (la po­ negras tienen buena partida.
sición no presenta mejor oportunidad);
1 1 . PDxP, P x P ; 12. PSA, CSD; 13. P4CR,
P3AD; 14. 0-0-0 con iniciativa de las blan· III
<:as. N. Shuprawlev - Kampenus (Jurmala,
1964). 4. C3A

Lo más natural y sencillo que propor­


11 ciona un rápido desarrollo. La importancia
de esta movida reside en que el CR
4. P3A colaborará, más adelante, en la lucha por
el centro. Otras jugadas del CR, que no
Con injención de seguir con S. A3R, sea en 3AR, estorbaría su propio desen­
D2D y Ó-0-0, con excelente posición de volvimiento. No obstante, si las negras
ataque. Pero las negras pueden impedir pueden aprovechar la gran movilidad de
este plan. sus peones, obtendrán contrajuego.

4.000 P3A 4
• .. . A2C
5. A3R D3C! 5. A4AD

En la partida Lein-Bastrikov (Campeo- Algo pasivo es 5. A2R•. En la partida


108

Unzicker-Botvinnik (Olimpíada, 1962), las P3AR; 15. PxPA, C x P; 16. TR1R, D2D;
negras después de 5 . . . ., O·O (y no 5. . . ., 17. A6T, AX:, con las mismas posibili­
CD2D, a causa de 6. P5Rl, Kaplan-Suárez, dades.
Campeonato Mundial Juvenil, 1967); 6.
A4AR, C3Al; 7. P5D, P4Rl; 8. P X P a.p.,
A x P; 9. 0-0, T1R; 10. T1R, P3TR; 11. IV
PJTR, P4CR; 12. AJR, P4D; 13. PxP,
C X P, consiguieron buena partida. 4. ASCR A2C

S
• . .. 0-0 El avance inmediato de los peones del
flanco de dama 4. . ,., P3A; 5. D2D, P4CD,
Ya que si S• . . ., P3A, la partida Veres­ resulta prematuro e injusificado,
t En la
sov-Malic (Bielorrusia-Alema.nia, 1965) si· partida Veressov-Gipslis (Bielorrusia-Leto­
guió 6. PSR, PXP; 7. CXP, 0-0; 8. 0-0, nia, 1962), después de 6. A3D, CD2D; 7.
CD2D; 9. A5CR, C3C; 10. A3C, P4TD; C3A, A2CR; 8. A6T, 0-07; 9. P5R, C1R;
11. PJTD, PST; 12. A2T, CR4D; 13. CXC, 10. P4TR, P x P ; l l . P5T, las blancas tie­
C X C ; 14. A4T, A3R; 15. T1R, C2A; 16. nen un fuerte ataque.
P4AD, con ventaja en el centro de las También después de 4. . . ., P3TR; 5.
blancas. A4T, P3A; 6. P4A, P4CD; 7. P3TD, D4T;
8. P4CDI, D3C; 9. P5R, las blancas tienen
6. A3C ventaja. Kotkov-Schipov (Campeonato de
la RSFSR, 1963).
De lo contrario las negras podrían des­
truir el centro de peones de las blancas S. P4A
con 6 . . . ., CXPI; 7. C X C, P4D.
Con intención clara de poseer unos peo­
6• . .. C3A nes activos en el flanco de rey.
También es posible como en la variante
También es bueno 6. . .. , P3A, aunque precedente S. C3A.
las negras no tratan de eliminar el AR de
las blancas. S • . .. 0-0
6. D2D
7. PJTR C4TD
8. 0-0 CxA Menos cla.ro es 6. DJA, no obstante, es
9. PTXC completamente jugable 6. C3A, con la cual
se desarrolla una pieza del flanco de rey.

6
• ... P3A

La partida Sacharov-Gufeld (Campeona­


to de la URSS, 1963), continuó: 9• . . .,
C2D; olO. A3R, P3TD; 11. D 2D, T1R; 12.
TD1D, P3R; 13. PSR, P3C; 14. ASC, Una posición aguda. En la partida Niki-
109

tin-Liberson (Campeonato del Club Central A3D, (y no inmediatamente 7. CR2R,


de Moscú, 1963), después de 7. 0-0.:0, P4CDI), seguido de Cl-2R-3C.
P4CD; 8. P5R, P5C; 9. P XC, P X P; 10.
A4T, PXC; 11, DXP, D3C; IZ. C3A, C3T, 7, P.XA C3AR
las negras tienen fuerte contrajuego. 8. P3A
Debido a la posibilidad de un ataque dé­ Y no 8. A3D, P5AI
bil de peones por parte de las blancas, es
evidente que es mejor 7. C3A (en lugar de 8. .. . TIC
7. 0-0-0). Esta variante (4. A5CR), parece 9 . C2R D4T
insuficiente, aunque faltan ejemplos en 10. P4T P4C
la práctica.
Era mejor 10. . . ., CD2D, y si 11. A2D,
P5A; IZ. C4D, C3C.
Partida núm. 73 11. A2D PXP

Spassky-Ufimzev La partida sigue un desarrollo extraor­


dinario y poco corriente. Las negras tienen
(Semifinal del XXVI Campeonato de la dos peones de ventaja pero su posición
URSS). deja mucho que desear.

l. P4R, P3D; 2. P4D, P3CR; 3. P4TR. 12. P4AD D3T


Este ataque prematuro de peón, es posi­ 13. C3A A2D
cionalmente correcto. 14. R2Al D1A
Las blancas intentan la apertura de la 15. A4A P4T
columna TR, o en otro caso provocar la
incómoda respuest;. P4TR. La partida to­ La pérdida de este importante t�empo
ma entonces un ritmo violento, caracterís­ agrava la situación. La jugada correcta era
tico del tratamiento moderno de las aper­ 15. . . ., C3T.
Turas.
16. A3D C3T
3 • ... A2C 17. P5Rt

Haciendo caso omiso al plan agresivo Esta ruptura central permite abrir líneas
<le! adversario, y preparando un contraata­ para un ataque decisivo.
que en el centro. Es preferible 3. . ., .

C3AR; 4. C3AD, A2C; 5. A2RI, P4AI 17. ... PXP


18. AxPR CSCD
En la partida Tolush-Kotov (Campeona­ 19. AXC PXA
to de la URSS, 1958) se jugó: 3 . . . ., C3AR; 20. AxP TZC
4. AJD, C3A!; 5. P3AD, P4R; 6. P5D, 21. TRXP RIA
<:1CD; 7. C2R, C4T!, con buen juego._ 22; DlD A5C
4. P5T P4AD Un i.ntento desesperado de evitar el
5. P5D PXP desenlace lógico de los acontecimientos,
pero Spassky tenía preparada una desagra­
Este cambio es prácticamente forzado, dable sorpresa.
pues después de 5 . . , C3AR; 6. P6T, AlA,
. .

resultaría difícil poner en juego al AR. 23. ASA!

6. C3AD A X C .+ (Véase diagrama)

Este cambio apenas puede ser bueno. La aceptación del sacrüicio es forzado.
El debilitado flanco de rey de las negras, Ahora viene un final efectista.
se verá privado de una pieza necesaria pa­
ra su defensa, mientras que la activa pareja 23. .. . AXA
de alfiles de las blancas, les proporcionará 24. T8T+ TIC
las mejores perspectivas. Era necesario 6. 25. D6f+ R2R
...., C3AR con 1� posible continuación 7. 26. TIR+ R2D
110

En la partida Stein-Liberson (Jerewan.


1�65), las blancas consiguieron ataque des·
pués de 6. PSR, C3·'2D; 7. P4TR!?, P4AD;
8. PST, PAXP; 9. D X P, PDXP; 10. DlA,
PJR; 11. P X PC, PAXP; 12. DlCI

6. ... P4A

La única esperanza de las negras, que


ofrece posibilidades de contraataque en er
centro. Sería débil 6. . . , P3A; 7. 0-0,
.

P4CD; 8. P5Rl, C1R; 9. P4TD, P5C; 10.


C4R. y las piezas blancas pueden insta­
larse cómodamente en el centro, Vasiukov­
Gurgenidze (Jerewan, 1954).

7. PXP
Si 26. . . ., A3 R, las blancas terminan Si 7. P5D, las negras disponen de la
con un brillante sacrificio: 27. TxA+l, fuerte jugada 7. .. ., P4CD1 Veamos: 8.
D X T (o 27. . . . , PXT; 28. D7T+, R3D; A x P , C x PRl; 9. C x C, D4T + , con ven­
29. C5C+, seguido del mate); 28. T X Tl, taja.
D3T; 29. D3R+, R2D; 30. C x P!, etc.
7. ... D4T
27. DXPI
Evidentemente no sería bueno 7. . . .,
Las negras abandonaron. P X P?, por 8. DXD, T x D ; 9. P5RI, C1R
(o 9 . . . . , C4D; 10. C x C, T X C; 1 1 . A4A,
TlD; 12. C5C); 10. A3R, P3C; 11. TlD,
Partida núm. 74 T X T + ; 12. R X T, A2C; 13. RlA, C3AD;
14. T1D, con mejores oportunidades para
Fischer-Korchnoi las blancas, Boleslawsky-Pirc (Olimpíada.
1952).
Candidatos, 1962
8. 0-0
l. P4R, P3D; '2. P4D, C3AR; 3. C3AD,
P3CR. No es bueno 8 . . . . , C x P ; 9. P X P , T1R;
La defensa Pirc-Ufimzev, concede a una 10. 0-0, C x C ; ll. PXC, C3A, recuperando­
partida extremadamente complicada sin el material con vent¡¡.ja.
simplificaciones prematuras.
Al desarrollar el AR por fianchetto las 8. . . . D X PA +
negras plantean una especie de India de 9 . RlT C3A
rey.
Una jugada naturaL El ataque precipi·
4. P4A tado 9 . . . . , C5C?, se refutaría con 10. C5Dl,.
y ahora 10. . . . , C7A+, sería malo a causa
La continuación más ambiciosa. Las blan­ de 1 O. T XC, D'X T; 12. A3R, ganando la
cas se proponen iniciar activas operaciones dama. 10. . . . , P3C� seguirían 1 1 . P4Cl, y·
en el ala de rey, y preparan el avance P5R la dama negra no d1spone de ninguna bue­
con ataque en el centro. na casilla. Las negras tampoco resuelven su
dificultad después de 10. . ., C3AD; 11.
.

4• . . . AZC P3'AI
5. C3A 0-0 Sumamente interesante resulta el intento­
de las negras de apoderarse de la iniciati·
Si 5 . . . . , P4A; 6. A5C+, A2D; 7. P5R va mediante 9. . . ., P4CD!?, como en la
(Boleslawsky). partida Shilin-Vasiukov (Campeonato por
Equipos de la URSS, 1961) que tuvo la
6. AZR siguiente continuación: 10. P5RI, PXP;.
111

11. P X P, C5C; U. P3TR, C x P; >13. C x C, Parece muy fuerte 12. CSD, pero Kor­
A X C; 14. D5D, D X D ; 15. C .xD, A3D; chnoi había preparado una réplica para
16. A6TR, TID; 17. C X P + ,. A x C ; 18. esta jugada : 12. ..., C X C ; 13. P.x C, PST;
A3A, C3A; 19. A x C, TIC. La partida ter­ 14. P X C , P X C; 1S. P6XP, T X PII; 16.
minó en tablas, pero verosímilmente el PXA: dama, T X A, y deben ganar.
juego de las blancas se puede mejorar.
1Z. .. . CSCD
10. CZD 13. P4C?

Una maniobra que se debe a Vasiukov, ·


Fischer descuida la ingeniosa respuesta
para desalojar a la. dama enemiga. El n i ­ de su adversario. $ería malo 1 3 . PSA?, por
tento de jugar 10. . . . , CSD, para impedir 13 . . . ., P4DI; 14. P X PC, PTXP; 1S.
este plan se refutaría con la bonita com­ C X PD, CJ X C; 16. P X C, A4A. Surachov­
binación: 11. CJC, C X C ; 12. PTXC, A2D; Savon (Campeonato de Ucrania, 1960).
13. PSRI, C1R; 14. AJR!I, Vasiukov Bas­ -

trikov (semifinal del Campeonato de la


Si 13. AJA, las negras pueden continuar
URSS, 19S7). El alfil no se puede tomar: con 13 . . . . , AJR; 14. C4D, ASA; 1S. CJ-2R,
14. . . . , D x A ; 1S. CSD, DSR (o 1S .... , D4A; P4R; 16. CSC, P4DI, con ventaja. Lozov­
16. P4CDI); 16. AJA, A5C; 17. D2DI, Schmit (semifinal del Campeonato de Riga,
A X A ; 18. P x A , D4A; 19. C x P + , ga­ 1963).
nando la dama. Probablemente lo mejor era 13. A3D,
permitiendo el cambio del AR.
10. ... P4TD!
13 . . . . A XPI
¡Una réplica excelente! Procede igual­
mente del gran maestro Vasiukov, que con ¡Una sorpresa! Esta continuación exige
ella ha hecho inofensiva la peligrosa arma gran exactitud en el cálculo de la posición
que él mismo inventó. actual y de las consecuencias de la forzo­
sa liquidación resultante.

14. AXA CXA


15. DXC CXP
16. ese CXT
17. cxc D3AI

Las negras han conseguido calidad y dos


peones por dos piezas menores, pero par<¡
constatar la igualdad material han de con­
tar con la ventaja posicional. La posición
del rey blanco se ha debilitado y uno de
los caballos se encuentra fuera de juego,
mientras que las piezas negras trabajan
con una compenetración admirable. La co­
lumna abierta AD es de gran importancia
y permite al segundo jugador emprender
activas operaciones.
11. C3C

Si 11. C4A, la continuación podría ser 18. PSA DSA


11 . . . . , ASCI; 12. AJR (o 12. �xA, C X A; 19. D3A D X PT
13. D x C, D x C); 12. . . . , D4 t ; 13. A3A, ZO. C7A
P4CD; 14.C6C, TDlD, y las legras tienen
contraataque. Tchesnauskes-Etruk (Pjarnu,
Sin duda, lo mejor para las blancas.
1964).

u. D3C zo. . . . DXC


IZ. P4TD Zl. CSD?
112

Con esta movida las negras se proponen


activar la acción de su AR a lo largo de
la gran diagonal, postergando el desarro­
lló del C3AR, reforzando también la pre­
sión sobre el punto d4.

4. A2R P3AD
5. P4TR

Antiguamente se consideraba este avan­


ce como prematuro, y sin embargo el plan
de abrir la columna TR merece entera con­
sideración. Después de 5. . .. , C3AR; 6.
P5TI, las amenazas de las blancas pueden
resultar incómodas y las negras deberán
renunciar al enroque corto. Tomson se es­
fuerza en contraatacar en el centro en
combinación con la presión que ejerce
Un intento de cambiar el giro de los sobre el escaque d4.
acontecimientos que será castiga,do por
Korchnoi con precisión. 5. ... D3C
Era mejor 21. C X T, T XC; 22. P5R!, y 6. C3A A5C
entonces 22. . .. , A X P?, se refutaría con 7. P5D C3A
23. P X P, PAXP; 24. D7A + , RlT; 25. 8. P3TD!
A6TI, pero también en este caso las ne­
gras mantienen su ventaja con 22• . . ., D5T!. Preparando el desarrollo A3R, y si 8.
. . ., Cl-2D; 9. A3R, D X PC?; 10. C4T, ga­
21 • . . . TDIR nando la dama. Para evitar esta maniobra
22. ASC DXP las negras podían jugar 8• . . ., C3-2DI. La
23. A.XP A4R! continuación adoptada en la partida es
más débil.
Korchnoi advierte la conveniencia a las
blancas de acudir en defensa de su monar­ 8. . . . D4T
ca, eligiendo al mismo tiempo, el camino 9. A2D 0-6
más corto para hact>.r valer su ventaja.
Una falta. A primera vista e6te enroque
24. T2A D8A+ no parece ofrecer ningún peligro para las
25. TIA D3T negras, pues evidentemente Betschuk debe
26. P3T PXP renunciar a su plan de abrir la columna
27. AXT TXA TR. Pero a pesar de todo. . .
28. C7R+ RlT
29. CXP D3R lO. P5T!
30. TICR P5T
31. T4C D6C El peón se sacrifica. Esta decisión es,
32. DlA P6T sin duda, correcta porque solamente asl
se justifica la jugada 5. P4TR, y se puede
Las blancas abandonan. activar el juego en el flanco de rey.

10. AXP
11. C5CR AXA
Partida núm. 75.
12. D X A D3C
Bebtschuk-Tomson
13. 0-0-0!

(Semifinal del Campeonato de Moscú, (Véase diagrama)


1963)
Esta jugada tiene la apariencia de un
l. P4R, P3CR; 2. P4D, A2C; 3. C3AD, error, pero en realidad el cálculo de las
P3D. blancas es correcto.
113

e x P ; 17. A3R); 17. :P x P + , T x P ; 18.


D6R, etc.

17. e4TR R2T


18. P3A AXC
19. PXA C4R
20. P4C P x PC

Las blancas han conseguido su objetivo:


abrir líneas en el flanco de rey. Bebtschuk
remata la partida brillantemente.

Si 13 . . . . , P x P ; 14. P x P , e x P ? , la con­
tinuación podría ser 15. T X P , e x e; 16.
T x A + l , R X T ; 17. A x e+ , R1e; 18. TIT,
P4R; 19. A X P, P X A ; 20. D X P, P3A; 21.
D5D+, y el mate es inevitable. No parece
mejor 15. .TX.P, A x e ; 16. A X A, e x A ;
17. D X P , pues contra las amenazas 18.
T8T+, o T1-1T, no hay defensa.

13 • . . . P3tR
14. C3A P4TR

Se ha eliminado la presión sobre la co­ 21. CXP! ex e


lumn� TR, pero ahora las negras van a
experimentar molestias en el centro. O 21. . . . , R X e; 22. D4R+, T4A; 23.
. T X P!
.

IS. PSRI ese


22. T X P.+ RIC
Tampoco es suficiente 15. . . . , PD x P; 23. D4R . T3A
16. ex P, e1-2D (o 16. . . . , en; 17. 24. Tl-1T
P4eR!); 17. Cxe, e x e ; 18. P4eR, con
ataque decisivo. Las negras abandonan.
Si 24 • , C3T, seguiría 25. TST+I,
...

16. P6RI P4AR C X T ; 26. D7T+, R1A; 27. D x C, mate.


Una partida interesante y rica en combi­
Sería malo 16 . . . . , D X PA (o 1 6 • ... , naciones.

FIN DE LAS APERTURAS


SEMIABIERTAS.
INDICE
I N D I C E

Defensa Escandinava . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Págs. S

Partida núm. 36: Goldberg-Mazkewitsch 7

La defensa Francesa . . . 8

l. La variante del Cambio: 3. P X P . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 8

II. La variante Nimzowitsch: 3. PSR .. . . . . ... .. . .. . ... .. . 9


III. La variante Principal: 3. C3AD . . . ... . .. .. . . .. ... . . . ... 10
lila. La variante Clásica: 3. C3AD, C3AR; 4. A5CR . . . ... .. . .. . 12
IV. La variante Tarrasch: 3. C2D . . . .. . .. . . .. ... 13
·
V. E l desarrollo del AD de las negras . . . . .. 16

Partida núm. 37: Koch-Shagalowitsch (3. P5R) .. . 21

Partida núm. 3 8 : Clarke-Petrosian (3. PSR) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 22

Partida núm. 39: Smyslov-Botvinnik · (3. C3AD, ASC) .. . .. . .. . . . . ... . .. 24

Partida núm. 40: Klawin-Sokolsky (3. · C3AD, ASC) .... 26


Partida núm: 41: Tal-Barcza (3. C3AD, C3AR) . . . .. . 27

Partida núm. 42: Fischer-Petrosian (3. C3AD, C3AR) . . . . . . . . . 27

Partida núm. 43: Bobsov-Sokolsky (3. C2D) . . . 29


Partida núm. 44: Tchigorin-Gottschall (2. D2R) 31
La defensa Caro-Karin ... ... ... . . . ... . . . ... . . . ... ... ... ... 33

l. 3. PSR ... . . . ... . . . . . . . . . . .. . . . 34

II. El ataque Panov: 3. P X P, P X P; 4. P4AD 34

III. 3. C3AD, P X P ; 4. C x P, A4A . . . . . . . . . . . . .. . 36

IDa. 3. C3AD, P X P ; 4. C X P , C3A; 5. C X C + , P C X C . . . 36

Illb. 3. C3AD, P X P ; 4. C X P , C2D ... . . . 37

IV. 2. C3AD, P4D; 3 . C3A . .. . .. ... ... 38


118

Partida núm. 45: Nimzowitsch-Capablanca (3. PSR) 39

Partida núm. 46: Tal-Golombek (3. PSR) . . . .. . .. . 41

Partida núm. 47: Ragozin-Boleslawski (S. . , P X P) . . . .. 43

Partida núm. 48: Spas�ky-Petrosian (4 • ... , A4AR) 44

Partida núm. 49: Simagin-Smyslov (4 • ... ; C2D) ... 46

Partida núm. 50: Tal-Bagirov (3. PSR) . . . . . . . . . . . . . . . 47

Partida núm. 51: Smyslov-Botvinnik (2. C3AD, P4D; 3. C3A) 49

Partida núm. 52: Saigin-Shidz (2. e3AD, P4D; 3. e3A) . . . 50

La defensa Siciliana . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 52

I. La variante del Dragón: 2. e3AR, P3D; 3. P4D; P X P; 4. e X P, C3AR;

S. C3AD, P3eR . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 52

II. La variante Moscú: 2. C3AR, P3D; 3. P4D, P X P; 4. e X P, C3AR; 5.

C3AD, P3D . . . . . . . .'. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .. . .. . . . . 56

III. La variante Schveningen: 2. C3AR, P3R; 3. P4D, PX P; 4. C X P, P3TD 58

IV. Sistema Rauzer: l. e3AR, C3AD; 3. P4D, P X P; 4. CXP, e3A; 5. CD3A

P3D; 6. A5CR . . . . . . . . . . . . .. . · . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .. . .. . . . . 59
'

V. El Sistema Boleslawsky: 2. C3AR, C3AD; 3. P4D, PXP; 4. CXP, C3A;

5. C3AQ, P3D; 6. A2R, P4R . . . .. . . . . .. . .. . . . . . . . .. . . . . . . . . . . . . . 61

Va. 2. e3AR, P3D; 3. P4D, PXP; 4. CXP, C3AR; 5. C3AD, P3TD . . . 62

VL Sistema Nimzowitsch: l. e3AR, C3AR .. . . . . . . . 64

VII. Sistema Cerrado: 2. C3AD, e3AD; 3. P3CR .. . . . . 65

�artida núm. 53: Estrin Veressov (Variante Botvinnik) . .. 66

Partida núm. 54: Schijanowski-Gufeld (Rauzer) . . .. . .. . .. . .. . .. . . 68

Partida núm. 55: Littlewood-Botvinnik (Rauzer) .. . ... . . . . . . 71

Partida núm. 56: Vasiukov-Parma (Rauzer) .. . ... ... ... ... ... 72

Partida núm. 57: Vasiukov-Malich (4. . . ., P4R) . . . . . . . . . . . . . . . ., . 73


'

Partida núm. 58: Gipslis-Saigin (Rauzer) .. . .. . .. . .. . .. . 75

Partida núm. 59: Reicher-Boleslawsky (Boleslawsky) .. . .. . 76

Partida núm. 60: Tal-Larsen (Scheveningen) .. . .. . .. . .. . 77

Partida núm. 61: Bronstein-Korchnoi (Scheveningen) . . . . . . . . . 80

Partida núm. 62: Tal-Taimanov (Taimanov) . .. ... ... ... 82

Partida núm. 63: Bronstein-Filip (Moderna Paulsen) . . . . . . 84


119

Partida núm. 64: Boleslawsky-Chodos (Moderna Paulsen) . . . 86

Partida núm. 65: Spassky-Darga (Taimanov) . . . . . . . . . . . . . . . .. . .. . 88


Partida núm. 66: Bilek-Petrosian (Sozin-Boleslawsky) . . . .. . . . . .. . . . . 89
Partida núm. 67: Olafsson-Simagin (Simagin) . . . . . . . . . . . . ... . . . 91
Partida núm. 68. Raschowsky-Buchower (Najdorf) . .. . . . . . . . . . . .. 93

Partida núm. 69: Sokolsky-Veressov (3. ASC + ) .. . .. . . . . 96


La defensa Alekhine .. . .. . .. . .. . .. . .. . .. . .. . .. . .. . .. . .. . 98

l. La variante de los 4 peones: z. PSR, C4Di J. P4AD, C3C; 4. P4D, P3D,

P3D; S. P4AR . . . . . . . . . . . . .. . . . . .. . .. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .. . . . . 99
11. La variante del Cambio: Z. PSR, C4D; 3. P4AD, C3C; 4. P4D, P3D;

S. P X P . . . . . . . . . . . . . . . . . . ... . . . . . . . . . . . . . . . . . . 100

III. La variante Principal: Z. PSR, C4D; 3. P4D ... . . . . ... . . . 101

Partida núm. 70: Bronstein-Mikenas (4 peones) . . . 102

Partida núm. 71: Aronin-Mikenas (4. C3AR, ASC) 104


Partida núm. 72: Keres-Schmid (3. C3AD) . . . . . . . . . .. . . . . 104
La defensa Pirc-Ufimz.ev . . . . . . . 106

l. 4. P4A 106

11. 4. P3A 107

111. 4. C3A 107

IV. 4. ASCR ... ... ... ... ... ... ... ... ... 108

Partida núm. 73: Spassky-Ufimzev (3. P4Til) ... .. . .. . 109

Partida núm. 74: Fischer-Korchnoi (4. P4AR) . . . . . . . . . .. . 110

Partida núm. 75: Bebtschuk-Tomson (4. AZR) . . . . . . . . . . . . . . . . . . lf2


.-

EDICIONES LIMITADAS CATALAN

COLECCION DE TORNEOS SELECCIONADOS

4. XXIII Campeonato de la URSS, 1956. (2.4 edición). - Cherta y J. Puig.


S. Gran Torneo Memorial Alekhine, Moscú, 1956. (2.a edición) . .:._ J. Puig.
6. IV. Tomeo Interzonal de Portoroz, 1958. - J. Puig.
IV Torneo Costa del Sol, 1964. (boletín).
8. XXVII Campeonato de la URSS, 1960. - L. Marimón (3.4 edición).

COLECCION GENIOS DEL AJEDREZ

l. Miguel Tal Campeón del Mundo. Comentan Maestros españoles.

VARIOS

Práctica de ajedrez magistral. - Miguel Tal (3.a edición ampliada con fotografias
y diagramas).
Nuevas ideas en las aperturas.- Sokolsky I (juegos abiertos).
Nuevas Ideas en las aperturas . - Sokolsky II (juegos semi·abiertos).
Nuevas ideas en las aperturas.- Sokolsky III (juegos cerrados).
Combinaciones en ajedrez. - Kurt Richter.
El medio juego en ajedrez. - Dr. Euwe, tomo l·II (en preparación) colección de
12 tomos.

COLECCION DE MONOGRAFIAS DE APERTURAS

l. Apertura española.- Dr. Euwe, tomo I (2.a edición).


l. Apertúra española.- Dr. Euwe, tomo II (2." edición).
2. Defensa francesa.- Dr. Euwe (2.a edición).
.
3. Defensa Caro-Kann.- Dr. Euwe (en preparación 2.� edición). 11-1973.
4. Defrnsa sicUlana. - Dr. Euwe.
5. A�rturas semi-ablertas. - Dr. Euwe (en preparación). 12-1973.
6. Aperturas abiertas.- Dr. Euwe.
7-. Gambito dama 1, 11.- Dr. Euwe (en preparación).
8. Gambito dama 111.- Dr. Euwe.
9. Defensa Benonl.- Dr. Euwe (en preparación). 2-1974.
10. Apertura Inglesa.- Dr. Euwe (en preparación) . 2-1974.

También podría gustarte