Está en la página 1de 3

SÍNTESIS DE LA HISTORIA DE LA PSICOPATOLOGÍA

Fernando Lebron Tavarez MO-19-30033


ETAPA 2:
EDAD CLÁSICA (GRECOROMANA):
1er acercamiento al enfoque biológico/científico.
La concepción sobrenatural o mágica de la conducta anormal fue dejando paso a una
concepción del trastorno mental como fenómeno natural a lo largo del periodo de la
antigüedad clásica, a resultas de la influencia ejercida por las corrientes de pensamiento de
la civilización grecorromana.
Durante los primeros tiempos de la cultura griega, todavía se encuentran prácticas de tipo
religioso encaminadas a exorcizar a los demonios de la locura en las que se invocaba a
Asclepio, dios de la medicina y la curación. Con la aparición de la Escuela jónica en el
siglo VI a. C., la mitología va dejando paso a las explicaciones racionales a través de la
denominada filosofía de la naturaleza. La filosofía presocrática sentó las bases de esta
nueva concepción naturalista de la realidad. Filósofos como Tales de Mileto (ca. 630 - 545
a. C.), Anaxímenes (ca. 585 – 524 a. C.) o Anaximandro (610 - 546 a. C.) entre otros,
teorizaban acerca del Arché u origen esencial de todas las cosas en el ámbito de lo material.
Se considera que el inicio de la psicopatología como tal tiene lugar con la obra de
Hipócrates (460 - 370 a. C). Este situó el origen de las funciones intelectivas en el cerebro,
y realizó la primera clasificación de los trastornos mentales, dividiéndolos en tres grupos:
manía, melancolía y frenitis. Describió las afecciones que hoy relacionamos con los
términos de paranoia, alucinosis alcohólica y psicosis postparto, y desdeñó las
interpretaciones mágicas al respecto de la epilepsia. Ya en la época romana, destaca la
figura de Galeno (130 - 200). En su obra El tratado de las pasiones, Galeno esboza la figura
del psicoterapeuta, como una persona que orienta al paciente a través de la palabra,
señalando sus defectos y equilibrando sus emociones. De sólida formación fisiológica,
incorporó la teoría hipocrática de los cuatro humores a la tradición médica occidental.
Empleó el término «temperamento» (en latín, temperamentum, «mezcla proporcionada»)
para referirse al resultado de la mezcla de las cuatro cualidades fundamentales (caliente,
frío, húmedo y seco). Estableció nueve posibles combinaciones de los cuatro humores, una
de ellas temperada o proporcionada, y las otras ocho, intemperadas o desproporcionadas.
Tras la muerte de Galeno, el desarrollo de la psicopatología sufrió un periodo de
estancamiento.

ETAPA 3:
EDAD MEDIA
Explicación demonológica
Durante la Edad Media, la concepción de la enfermedad mental adquiere un carácter
marcadamente religioso como consecuencia de la influencia de la Iglesia sobre la mayor
parte de los ámbitos de la vida cotidiana. Suele establecerse una distinción en dos períodos.
Durante el primero de ellos, que abarca desde el siglo V hasta el siglo XIII, el enfermo
mental es considerado una víctima de la acción del diablo, y los tratamientos encaminados
a la sanación no resultan denigrantes o agresivos con el enfermo (oraciones, exorcismos,
agua bendita, peregrinaciones, etc.) Sin embargo, a partir del siglo XIII, el enfermo mental
pasa a considerarse el culpable de su afección, que se entiende bien como un castigo divino
a una vida pecaminosa, bien como el resultado de un pacto voluntario con el demonio a
cambio de poderes sobrenaturales. En esta segunda época, los tratamientos se endurecen
considerablemente, y pueden incluir la tortura o incluso la pena de muerte, al considerarse
que el castigo iba dirigido al demonio que poseía a la víctima, y no a la persona en sí. En la
Edad Media, en Occidente confluyen tres marcos culturales diferenciados: el bizantino, el
árabe y el cristiano. Las aportaciones de la medicina árabe a la historia de la psicopatología
son notables: fueron los árabes los primeros en fundar centros de cuidados para enfermos
mentales en ciudades como Bagdad, Damasco o El Cairo, entre otras. El tratamiento al
enfermo en estas instituciones era de tipo humanitario, al imperar la idea de que el
enajenado debía sus síntomas al hecho de haber sido escogido por Dios para hablar por su
boca. Resulta especialmente importante para la psicopatología la figura de Avicena (980-
1037), que en su obra El canon de medicina dedica un capítulo a la psicopatología
descriptiva, donde específica las alteraciones de diversos procesos psicológicos como la
memoria, el razonamiento o la imaginación.
Sin embargo, en la Edad Media también existió una preocupación por establecer una
distinción entre los «locos» y los «endemoniados». Autores como Alberto el Grande (1193
- 1280), Tomás de Aquino (1225 - 1274) o Arnau de Vilanova (1204 - 1311) establecieron
relaciones entre la enfermedad mental y la enfermedad somática. Las teorías humorales
seguían estando presentes, así como la teoría de las facultades, según la cual la locura podía
deberse a la pérdida de alguna facultad de tipo sensorial, intelectual o conativa.
Centro psiquiátricos
De entre las primeras instituciones dedicadas al cuidado de los enfermos mentales en
Europa, destaca el Hospital Real de Bethlem, considerado el primer hospital psiquiátrico de
Europa. Otros centros a mencionar son los de Metz (1100), Braunschweig (1224), y Érfurt
(1385).
En Valencia, el religioso Juan Gilaberto Jofré fundó el primer centro dedicado
exclusivamente al cuidado de los enfermos mentales en el año 1409, que se inauguró el 1
de junio de 1410 bajo el nombre de Hospital d’Innocents, Follcs i Orats, conocido
popularmente como Hospital de Inocentes de Valencia. El papa Benedicto XIII autorizó el
hospital con la condición de que se encontrara bajo la advocación de los Santos Inocentes
Mártires. En el año 1412, el Hospital de la Santa Cruz de Barcelona designó un
departamento para atender a este tipo de pacientes.