Está en la página 1de 6

La omnipotencia de la mente en el momento presente del ser

Daniela Torres Suárez


Administración de negocios

Resumen

En breves palabras, podemos lograr vivir libres de nuestra identificación con la mente, si
tan solo logramos vivir libres de la dimensión del tiempo. Pues en realidad lo único que
existe es el ahora. Así pues, este ensayo se va a basar principalmente en una reflexión que
acerque al lector a entender que mientras llevemos una vida de total presencia, lograremos
descubrir que somos seres muchos más grandes de lo que pensamos.
Introducción

El presente ensayo analiza el tema del poder de la mente desde el estado de presencia del
ser. De manera específica, se enfoca en abordar y orientar hacia estrategias que ayuden a
lograr la liberación del pensamiento, centrados en el pasado o en el futuro. Logrando así un
estado de total presencia. Pensar y escribir sobre este tema es importante porque la mayoría
de las personas pasamos enfocándonos en cosas que ya sucedieron en nuestra vida, y por
las cuales nada podemos hacer, o enfocándonos en un futuro incierto, donde no hay forma
de saber que sucederá. Por esto es importante analizar que lo único que es realidad existe es
el momento presente: el ahora. Y que, al entenderlo, avanzaremos hacia una vida libre del
pensamiento constante e inútil.

Mi interés por el tema parte de un gran proceso de vida que he venido teniendo, pues solía
ser una persona que solía ocupar la mayor parte del tiempo preocupándose por el futuro,
visualizando cosas que a la hora de la verdad son cien por ciento inciertas, generaba un
gran estrés innecesario en mi vida, o cuando no me encontraba pensando en el futuro, mi
mente se centraba en aspectos del pasado que ya son imposibles cambiar, entonces es por
esta razón que escribo este ensayo. Para informar y aportar a quien lo lea, un entendimiento
acerca de que lo único que realmente debemos hacer es lograr encontrar un estado de
presencia en la mente, logrando con esto vivir libres de las corrientes de pensamiento
negativas.

Acerca del tema, se han ocupado diversos autores. En este texto, se analizarán las ideas de
principalmente Eckahart Tolle (2018). Su mirada acerca del tema se discutirá con las ideas
de Álvarez Munárriz, L. (2014) y Béjar, Helena (2014). En la revisión de las fuentes, se
evidencia que es necesario ahondar sobre las contrapartes acerca de este pensamiento.
Nada más existe fuera del ahora

¿Alguna vez hemos experimentado, pensado, hecho o sentido algo fuera del ahora? La
respuesta es muy clara y esta es no, puesto que nunca nada ocurrió en el pasado, ocurrió en
el ahora o nunca nada ocurrirá en el futuro; ocurrirá en el ahora. Dicho esto, podemos ver
que es cierto que no hay nada por fuera del momento presente, momento en el cual uno
logra dejar de vivir en la dimensión del tiempo; de igual manera no se puede desmeritar que
el pasado si existió o que el futuro si existirá, pero lo que uno considera el pasado es
simplemente una huella de la memoria almacenada en nuestra mente y de un ahora anterior
y que el futuro por otro lado es un ahora imaginado, ósea una proyección o visualización de
la mente. Entendiendo esto se logra comprender un poco que el pasado y el futuro
obviamente no tienen una realidad propia.

Veámoslo de esta forma para entenderlo un poco más; hay una razón por la que ciertas
personas deciden realizar actividades extremas, música, deportes, entre otras y todo esto
puesto a que a lo mejor no lo noten, pero son actividades que llevan a estar en el ahora, ese
estado libre del tiempo, libres de los problemas, libres de la sociedad, libres del
pensamiento, en otras palabras, nos llevan a un estado completamente vívido, sin
ansiedades y libres de la neurosis.

Con respecto a lo anterior Tolle, E. (2018) plantea que

Así pues, cuando usted escucha un pensamiento, usted es consciente no solo


del pensamiento, sino de usted mismo como testigo de él. Ha aparecido una
nueva dimensión de conciencia. Mientras oye al pensamiento usted siente
una presencia consiente  su ser más profundo  más allá o debajo del
pensamiento, como quien dice. El pensamiento entonces pierde su poder
sobre usted y rápidamente se calma porque usted ya no le da energía a la
mente por medio de la identificación con ella. Este es el comienzo del fin
del pensamiento involuntario y compulsivo (p.39).
El pensamiento desde una perspectiva negativa (negativismo) y una perspectiva
positiva (positivismo)

La mayoría del tiempo el pensamiento de las personas es repetitivo, inútil y normalmente


más negativo que positivo lo que hace de este algo realmente perjudicial.

El mantener el pensamiento de una manera positiva, logra cada vez más acercarnos a
vencer el condicionamiento personal y cultural que suele dominar nuestros pensamientos
“la fuerza del marco cultural de la tradición del pensamiento positivo radica en la promesa
del cambio personal y la victoria sobre las debilidades del cuerpo y de la mente. La “fe” en
la Mind Cure precisa confianza en uno mismo”. (Béjar, Helena, 2014, p.245).

Tal como plantea, [EL] Béjar (2014, p.250) afirma que la tradición del pensamiento
positivo durante su primera etapa se enfoca en una visión espiritualista que apoya la “ley de
atracción de las fuerzas” y que muestra algunas técnicas de automanipulación, todo esto
afirma que de acuerdo a la naturaleza de nuestros pensamientos, positivos o negativos se
atraerán ya sean personas o acontecimientos de la misma naturaleza, debido a que a que los
pensamientos son fuerzas que se basan en la energía que le pongamos a este.

No obstante, la mente desde una perspectiva más realista, está sujeta al cerebro, ya que este
es el soporte físico por el cual se controlan las funciones de la mente llevando a esta a
expresar en profundidad los diferentes grados de la conciencia. La conciencia nos lleva es
lo que nos lleva a tener conocimiento sobre nosotros mismos y a la vez a tener
conocimiento sobre el medio en el que nos encontramos, esto posee dos componentes: uno
perceptual y uno motor. El componente perceptual permite entender a información de
mundo externo a través de los sentidos y el componente motor es el que nos permite
prepararnos para iniciar y ejecutar una acción.

De acuerdo con Álvarez (2014) “un principio básico de la Neurociencia cognitiva actual es
que esta facultad es una propiedad emergente de la información que se procesa en las
diferentes zonas o regiones del cerebro y que sus células son los átomos de la conciencia”
(p.14).

Del mismo modo la conciencia se puede analizar desde la perspectiva de la liberacion del
ser, en concordancia con esto se afirma que:

Cuando la conciencia se libera de su identificación con las formas físicas y


mentales, se vuelve lo que podemos llamar conciencia pura o iluminada, o
presencia. Esto ha ocurrido ya en algunos individuos y parece destinado a
ocurrir pronto en una escala mucho mayor, aunque no hay garantía absoluta
de que ocurrirá. La mayoría de los seres humanos están todavía en las garras
del modo egótico de conciencia: identificados con su mente y dominados
por ella. (Tolle, 2018, p.126)
Dicho esto, podemos entender que pensamiento y conciencia no son sinónimos y que,
gracias a el estado de presencia, podemos analizar que el pensamiento no puede existir sin
la conciencia, pero la conciencia si puede existir sin el pensamiento ya que en si este no lo
necesita, debido a que el pensamiento es tan solo un pequeño aspecto de la conciencia. Si
no logramos superar la etapa del predominio de la mente para la evolución de la conciencia
cada vez seremos más destruidos por nuestra propia mente. (Tolle, 2018)

Conclusiones

La mente del ser humano desde nuestra existencia ha sido estudiada desde millones de
perspectivas diferentes, ya que la mente es algo intangible, resulta ser un poco complejo
su entendimiento total, puesto que en ella se encuentra la capacidad de crear
pensamientos, la memoria, la imaginación, el entendimiento, las emociones, entre otras
muchas más habilidades cognitivas. Cabe resaltar que la mente emerge del cerebro.

Entonces, ¿Por qué nos cuesta tanto dejarnos de identificar con la mente? Porque no
reconocemos la raíz de la inconsciencia como la identificación con la mente, que, por
supuesto incluye las emociones, usted puede salir de ella. Se vuelve presente. Cuando
usted está presente, puede permitir que la mente sea como es sin enredarse en ella. La
mente en si no es disfuncional. Es una herramienta maravillosa. La disfunción se establece
cuando usted busca su identidad con ella y la confunde con lo que usted es.

¿Quien es la causante principal de no dejarnos permanecer siempre en el ahora? Nuestra


mente, ya que está, en su mayor parte del tiempo, está generándonos sufrimiento por
pensamientos del pasado y por los cuales ya nada se puede hacer, o está generándonos
ansiedad e incertidumbre por lo que no podemos saber sobre el futuro.
Referencias

Álvarez Munárriz, L. (2014). El Modelo Neurobiológico De La Conciencia. AIBR. Revista de


Antropología Iberoamericana, 9(1), 9–34. Recuperado de
https://doi-org.ezproxy.eafit.edu.co/10.11156/aibr.090102

Béjar, Helena (2014). Los orígenes de la tradición del pensamiento positivo. Athenea
Digital, 14(2), 227-253. Recuperado de
http://dx.doi.org/10.5565/rev/athenea.1321

Tolle, E. (2018). El Poder del Ahora. Bogotá: Penguin Random House Grupo Editorial.

También podría gustarte