Está en la página 1de 3

EJE TEMÁTICO II.

 
LIDERAZGO Y TRABAJO EN EQUIPO

LIDERAZGO

El liderazgo es el conjunto de Habilidades gerenciales o directivas que un


individuo tiene para influir en la forma de ser de las personas o en un grupo de
personas determinado, haciendo que este equipo trabaje con entusiasmo, en el
logro de metas y objetivos.

Existen aspectos fundamentales que caracterizan un buen liderazgo:


- La capacidad de guiar a través del ejemplo

- El impulso emprendedor

- El carisma

- El espíritu de servicio

- La orientación clara hacia un objetivo o misión

- El optimismo

- La capacidad para delegar y motivar

- El compromiso

La labor del líder consiste en establecer una meta y conseguir  que la mayor parte


de las personas deseen y trabajen por alcanzarla. Se dice que todos llevamos a
un líder dentro, y que debemos trabajar para sacarlo a la superficie.
El nivel de liderazgo determina el nivel de éxito, el liderazgo se puede enseñar,
y el que desea ser líder nada lo detendrá.

ESTILOS DE LIDERAZGO:

Algunos expertos en la materia aseguran que no existen varios tipos de liderazgo,


más bien indican que el liderazgo es único y que solo varía la manera en que se
ejecuta. En ese orden de idea definimos a continuación algunos estilos de
liderazgo tomando en cuenta que los líderes realmente efectivos combinan estos
estilos para adaptarse a las situaciones que los rodean.

Estilo directivo o Autocrático: 


Es aquel en el que el líder no solicita la opinión de sus subordinados y da
instrucciones detalladas de cómo, cuándo y dónde deben llevar a cabo una tarea
para luego examinar muy de cerca su ejecución. Es un estilo adecuado cuando la
escasez de tiempo impide explicar con detalle los asuntos; si el líder ha generado
un clima de confianza, los subordinados asumirán que el líder ha cambiado a este
estilo de liderazgo porque las circunstancias así lo requieren.  En algunas
oportunidades es necesario adoptar este estilo de liderazgo cuando se asume por
primera vez la dirección de un equipo con el propósito de  lograr el control
pudiendo alternar con un estilo democrático para generar confianza.
Estilo participativo o democrático: 

Es aquel en el que los líderes piden a los subordinados su opinión, información y


recomendaciones, pero son los líderes quienes toman la decisión final sobre lo
que se debe hacer. Este estilo es recomendable para líderes que tienen tiempo
para realizar tales consultas o que tratan con subordinados experimentados. Un
estilo participativo favorece la transformación de Grupos en Equipos de trabajo, ya
que alienta la participación y el compromiso con los objetivos organizacionales, sin
embargo se debe tener cuidado de no exceder la participación cuidando que el
equipo comprenda quien lleva las riendas y toma le decisión final.

Estilo delegativo:

Se trata de  ceder a los subordinados la autoridad necesaria para resolver


problemas y tomar decisiones sin antes pedir permiso al líder. Los líderes cuyos
subordinados son maduros y tienen experiencia, o aquellos otros que desean
crear una experiencia de aprendizaje para sus subordinados, no tienen más que
delegar su autoridad y dejar bien claro el propósito de la misión. Sin embargo, el
líder sigue siendo responsable en último término. Es un estilo de Líderes para
Líderes que fomenta la descentralización de las decisiones y según nuestra
opinión debe ser aplicado cuando todos los objetivos organizacionales estén
claros y nuestros subordinados estén los suficientemente capacitados para tomar
decisiones.
TRABAJO EN EQUIPO

De por sí la palabra “equipo” implica la inclusión de más de una persona, lo que


significa que el objetivo planteado no puede ser logrado sin la ayuda de todos sus
miembros, sin excepción. Es como un juego de fútbol: todos los miembros del
equipo deben colaborar y estar en la misma sintonía para poder ganar. El
futbolista no debe jugar por sí solo, tiene que tomar en cuenta el hecho de que
forma parte de un equipo. Solemos pensar que el trabajo en equipo sólo incluye la
reunión de un grupo de personas, sin embargo, significa mucho más que eso.

Diferencia entre Grupos y Equipos de Trabajo


Una cantidad de personas en una sala es un Grupo, pero cuando, se apoyan
entre sí, conocen sus responsabilidades individuales y conjuntas  y todos trabajan
juntos para alcanzar las Metas, entonces se convierten en Equipo.

 Grupo Equipo

Trabajar en equipo implica compromiso, no es sólo la estrategia y el procedimiento


que la empresa lleva a cabo para alcanzar metas comunes. También es necesario
que exista liderazgo, armonía, responsabilidad, creatividad, voluntad, organización
y cooperación entre cada uno de los miembros.

 Entre las principales causas que impiden realizar un trabajo en equipo tenemos:

 No existe un clima agradable de trabajo


 Se planifica incorrectamente
 Existe negatividad y egoísmo en el grupo
 Los miembros están desmotivados y no son perseverantes
 Los involucrados no se sienten parte del grupo
 No se da la confianza mutua
 Los objetivos a cumplir no están claros.

También podría gustarte