Está en la página 1de 3

Análisis de los efectos del Covid19 sobre el sector rural Latinoamericano

Es un hecho que, con la aparición de este nuevo virus denominado COVID-19 ha puesto el
mundo en total aislamiento social, y con ello ha hecho que se arrastre una gran recesión
económica mundial. Dónde:
Sin bien es cierto, la pandemia actual afecta a cualquier tipo de persona, sin importar
edad, sexo, color racial etc, en países ricos como en países pobres, en zona rural o zonas
urbanas pero ¿Cuáles son las zonas más afectadas por dicha pandemia?
La población más afectada por la pandemia es la población rural, ya que en el ámbito
rural predomina pobreza extrema lo que hace potencialmente más vulnerable porque
están menos preparadas para afrontar dicha pandemia, ya sea por escasos recursos, falta
de educación por parte de los pobladores, (son personas desinformadas que no tienen
acceso a la información, sin saber lo que les puede causar al contraer dicha enfermedad),
por estar ubicadas en zonas remotas con dificulta de acceso, en donde en la mayoría no
cuentan con centros asistenciales, por falta de apoyo de parte de instituciones nacionales
donde se preocupan mas por la zona urbana donde es altamente industrial y generadora
de empleos, excluyendo lo rural.
¿Pero? si antes de la pandemia las zonas rurales seguían siendo pobres.
-Sí, el problema es que anterior a la pandemia no habría ningún tipo de interés por
potenciar la comunidad rural para el desarrollo y la reducción de la pobreza, donde el
marco institucional que se considera adecuado para implementar y gestionar el desarrollo
rural debe incluir, por un lado, el cada vez más amplio conjunto de intereses de los
distintos actores privados, permitiendo y fomentando su participación activa. Además,
debería tener en cuenta también los intereses de instituciones públicas sectoriales ya
existentes y de los programas ya en aplicación (cooperación a nivel horizontal, ínter e
intradepartamental en las instituciones públicas), así como los intereses de aquellas
instituciones que elaboran y gestionan las políticas rurales

Poder tener una organización para el desarrollo rural participativa, coordinada,


descentralizada y flexible que incorpore tan extensa campos de intereses no se les hará
una tarea fácil. La adaptación o reforma de la planificación institucional existente requiere
esfuerzos de todos los agentes implicados y, por supuesto, un horizonte temporal
suficiente para que se pueda incorporar la perspectiva e integral del medio rural.

En cuanto a la economía del medio rural, se afectada debido a la restricciones de


movilidad, para evitar la propagación de la enfermedad, recordando que en la zonas
rurales no cuentan con un mercado de compra venta bien definido, como se encuentra en
lo urbano, esto implica que muchos agricultores que poseen tierras y son generadores de
fuente de empleo agrícola, no puedan llegar a los mercados urbanos para vender sus
productos, comprar herramientas para la producción, semillas, fertilizantes entre otros
insumos. De esa forma afecta la cadena productiva ya que es interrumpida y provoca una
pausa en el aparato productivo. Entre los grupos más vulnerables se encuentran los
trabajadores y los que trabajan en empresas pequeñas o informales, y muy a menudo son
mujeres y  jóvenes.

Unos de los efectos que podría causar en la población rural, además de sus posibles
efectos en la salud de las personas, la COVID-19 amenaza con afectar gravemente los
medios de vida de los agricultores pobres del medio rural, que dependen de la agricultura,
ya que si no hay una reactivación económica, el pueblo rural sufriría de una crisis
alimentaria sebera, afectando problemas de nutrición por la inseguridad alimentaria.
Como bien se tiene conocimiento, el estado nutricional es la condición en la cual se
encuentra el cuerpo de una persona, siendo condicionado por el acceso a los alimentos,
chequeos médicos, conocimientos adecuados tanto de limpieza como preparación de los
alimentos, situación socioeconómica o social, entre otros. Muchas personas en su mayoría
las que viven en áreas rurales o tienen bajos recursos son afectadas en su estado
nutricional por la situación actual, por no tener una seguridad alimenticia.

Debido al crecimiento que se ha dado de la pandemia COVID-19, siendo niños los que se
ven más afectados, para evitar la expansión del virus se han cerrado los departamentos
provocando que muchas personas no tengan un acceso fácil a los alimentos, ya que
muchos padres de familia que emigraron al área urbana a buscar empleos, y que en estos
momentos tienen que regresas a su pueblo por cierre del mercado de compra y venta,
ahora se les es más difícil obtener recursos económicos que ayuden a suplir las
necesidades básicas de la familia.
Ninguna persona se ha visto exenta del impacto negativo del COVID-19, pero
lastimosamente la mentalidad de las personas no ha sido la misma, porque aunque
algunas personas ha aprovechado este tiempo y se han adaptado a las circunstancias
donde se han pronunciado como pequeños productores para auto consumo, la mayoría
de personas no ha podido encontrar una solución viable que puedan tomar, provocando
que llegue a estar en una situación de vida critica donde no cuentan con los suficientes
recursos económicos para poder tener algo con que alimentarse. Esta situación es muy
preocupante mayormente por los niños y niñas que, aunque no son el sector más
vulnerable en la lucha contra el COVID-19, se ven afectados de forma colateral debido a
esa carencia de recursos para comprar alimentos. Según el tipo de nutrición que tenga
una persona esto puede ser beneficioso o perjudicial ya que al estar con un estado
nutricional deficiente es mucho más propenso a contraer enfermedades debido a que no
cuenta con las suficientes vitaminas y minerales que son de ayuda a la formación correcta
de un sistema inmune. Por ello la pandemia COVID-19 puede ser muy perjudicial ya que
en el área rural las personas no tienen un nivel nutricional adecuado, lo que puede llegar a
provocar que tenga incidencias mucho más altas en comparación con otras personas.

Un factor favorable para reducir el efecto del COVID-19 en la pobreza rural, será la
capacidad de que tendrá en la recuperación del sector agropecuario, que explica una
parte importante de los ingresos de los hogares rurales. Afortunadamente, se estima que
el sector agrícola se encuentre entre los menos afectados por el COVID-19.
Las inversiones en la agricultura en pequeña escala pueden ayudar a reactivar la
producción alimentaria y crear empleos.

La mayor parte de las personas más pobres, hambrientas y marginadas predominan en el


área rural, y ahí es donde las comunidades estatales u ONGs de desarrollo debe centrar
sus iniciativas ¿de qué forma?
Para comenzar, se debería de proporcionar a los pequeños agricultores los insumos
necesarios para el cultivo de la agricultura, la cría de ganado y la pesca, para que puedan
hacer frente a los daños inmediatos de la crisis económica y alimenticia. De igual forma, se
trata de facilitar el acceso a los mercados para ayudar a los pequeños agricultores a
vender sus productos a pesar de las restricciones de viaje, ofreciendo apoyo logístico,
equipo de bioseguridad para no propagar la enfermedad y posibilidades de
almacenamiento. Para ello es necesario garantizar los fondos y, por lo tanto, suspender
los préstamos con fin de mantener los servicios, los mercados y los puestos de trabajo
para los pobres de las zonas rurales.