Está en la página 1de 8

UNIVERSIDAD ABIERTA PARA ADULTOS

ESCUELA DE PSICOLOGÍA
Psicología Educativa

Asignación lV:

ESTADIOS FINALES EN EL DESARROLLO GRUPAL

PRESENTADO POR:

MARLENE DÍAZ BÁEZ

MATRÍCULA:
17-3648

ASIGNATURA:

TERAPIA DE GRUPO
2020-2-1-PSI429-11-1

FACILITADOR/A:

ILUSIÓN GARCÍA

Santiago de los Caballeros


República Dominicana
08 De junio, 2020
1. Realiza un informe acerca de los estadios finales en el desarrollo grupal,
que incorpora los siguientes aspectos:

Características del estadio final

Durante la fase final de un grupo se evidencian las siguientes características:

* Puede producirse tristeza y ansiedad por la separación.

* Los miembros pueden inhibirse y participar de forma menos intensa al anticipar


el final del grupo.

* Los miembros deciden los cursos de acción que probablemente adoptarán.

* Puede producirse el temor a la separación así como a la aplicación al entorno


cotidiano de lo experimentado en el grupo.

* Los miembros pueden expresar sus temores, esperanzas y preocupaciones y


comentar como fueron experimentados.

* Los miembros pueden evaluar la experiencia grupal.

* Puede comentarse la posibilidad de reuniones de seguimiento para animar a los


miembros a llevar a cabo sus planes de cambio.

Funciones

La principal tarea que deben efectuar los miembros durante el estadio final del
grupo es la consolidación de su aprendizaje y la generalización de lo aprendido a
su entorno cotidiano. Este es el momento de repasar y poner un marco cognitivo al
significado de la experiencia grupal. Algunas tareas de los miembros son:

* manejar los sentimientos referentes a la separación y la finalización del grupo.

* preparar la generalización de sus aprendizajes a las situaciones diarias.

* dar a otros una imagen mejor de cómo son percibidos.

* completar cualquier asunto inconcluso, tanto de aspectos comentados en el


grupo como de aspectos pertenecientes a las personas del grupo.

* evaluar el impacto del grupo.

* adoptar decisiones y planes con respecto a los cambios que se desean efectuar
y al modo de ejecutarlos.
Factores

CONFIANZA Y ACEPTACIÓN. Los miembros del grupo en el estadio de trabajo


confían entre sí y en el terapeuta, o por lo menos expresan abierta- mente
cualquier síntoma de desconfianza. La confianza se manifiesta en la actitud de
aceptación de los participantes y en su voluntad para adoptar riesgos
compartiendo las reacciones que tienen aquí y ahora. Sintiéndose acepta- dos, los
miembros reconocen que en el grupo pueden ser quienes son sin riesgo a ser
rechazados.

EMPATIA E INTERÉS. La empatía implica la capacidad profunda de recordar,


revivir y transmitir los sentimientos propios a través de las intensas experiencias
de otros. Mediante la comprensión de los sentimientos ajenos -como la necesidad
de amor y aceptación, dolor ante experiencias pasadas, soledad, alegría y
entusiasmo - los miembros se aprecian más honestamente. La empatía implica
interés y el interés se expresa en el grupo a través de la implicación genuina y
activa con el resto de los miembros.

ESPERANZA. Si se va a producir un cambio, los miembros deben creer que es


posible, que no tienen por qué permanecer atrapados en el pasado y que pueden
ser activos para enriquecer sus vidas. La esperanza es terapéutica en sí misma
porque concede a los miembros la confianza suficiente para las exigencias de
trabajo que requiere un grupo y les motiva a examinar alternativas.

AUTO-APERTURA. La apertura no es un fin en si misma, es el medio que da paso


a la comunicación abierta del grupo. Si la apertura se limita a los temas seguros o
si equivale a la exposición de secretos, el grupo no puede avanzar más allá de un
nivel superficial.

CONFRONTACIÓN. Como la auto-apertura, la confrontación es un ingrediente


básico del estadio de trabajo; cuando falta se produce un estancamiento. La
confrontación constructiva es una invitación a examinar las discrepancias
existentes entre lo que uno dice y hace, hacer consciente el potencial no usado y
convertir los insights en acción. Cuando la confrontación se produce en un entorno
grupal de apoyo, puede ser un acto de verdadero interés.
Formas

Formas efectivas de finalización de un grupo. Es el enseñar a los miembros del


grupo como se puede ejecutar lo aprendido y aplicarlo para manejar con mayor
efectividad las demandas de su existencia diaria cuando abandonen el grupo,
aspectos y actividades relevantes en las fases finales de un grupo.

Manejo de sentimientos: en los estadios finales de un grupo es conveniente que el


terapeuta recuerde a los miembros la finalización de la sesiones esto hará que el
grupo pueda prepararse y lograr una clausura satisfactoria de la experiencia
grupal. Los sentimientos de separación, que a menudo adoptan la forma de
evitación o negación, deben ser expuestos y examinados.

2. Efectuar un resumen de la unidad 5 tomando en cuenta los distintos temas


y sub temas que se desprenden de esta unidad acorde a temas contemplado
en el programa.

5.1 Estadio de trabajo: cohesión y productividad

El estadio de trabajo se caracteriza por el examen en profundidad de problemas


significativos y por la producción efectiva de las modificaciones conductuales
deseadas. Este es el momento cuando los participantes deben reconocer que son
responsables de sus vidas. Así, deben ser impulsados a decidir los aspectos que
desean examinar en el grupo, tienen que aprender a ser parte integral de! grupo y
sin embargo mantener su individualidad y deben filtrar el feedback que reciben y
decidir cómo proceder con respecto a él. Consecuentemente, es importante en
este estadio que ni el terapeuta ni otros miembros traten de decidir el curso de
acción o de establecer prescripciones para un cliente.

5.2 Desarrollo de la cohesión grupal

NATURALEZA DE LA COHESIÓN GRUPAL. La cohesión implica la atracción del


grupo para los participantes y la sensación de pertenencia.

Inclusión y solidaridad. Aunque puede empezar a desarrollarse en los estadios


iniciales de un grupo, en este estadio llega a ser un elemento clave del proceso
grupal. Si se ha establecido la confianza y el conflicto y los sentimientos negativos
han sido expresados y resueltos, el grupo se convierte en una unidad
cohesionada. En parte es como si el grupo hubiera atravesado el período de
prueba y los miembros hubieran reconocido: "Se pueden expresar reacciones
negativas y conflictos, por lo tanto, el acercamiento es posible". He descubierto
que la cohesión se produce cuando las personas se abren y se arriesgan. Al
compartir de forma honesta las experiencias y conflictos personales
profundamente significativos, el grupo se cohesiona, porque esta participación
permite a los miembros identificarse con los otros.

5.3 Cohesión como fuerza unificadora

Aunque la cohesión es normalmente necesaria para el trabajo grupal efectivo,


puede también entorpecer el desarrollo del grupo. Cuando la cohesión no va
acompañada por el desafío del terapeuta y de los miembros por avanzar, el grupo
puede llegar a estancarse. El grupo disfruta la comodidad y seguridad de la unidad
que ha ganado pero no se realiza ningún progreso.

5.4 Características de un grupo de trabajo efectivo

* El centro de atención está aquí y ahora, en el presente. Las personas han


aprendido a hablar directamente sobre sus sentimientos y conductas en las
sesiones grupales y en general desean las interacciones significativas. Hablan
unos con otros y no unos sobre otros. Se concentran más en el transcurso del
grupo que en las historias de las personas fuera del grupo. Cuando se plantean
aspectos de fuera del grupo, muy a menudo están relacionados con el pro- ceso
grupal. Si Henry examina su miedo a la intimidad, por ejemplo, se le pedirá que
hable sobre sus temores a la intimidad en el grupo y en sus relaciones cotidianas.

* Los miembros están más dispuestos a identificar sus metas y preocupaciones y


han aprendido a ser responsables de sí mismos. Están menos confusos sobre las
expectativas que el terapeuta y los miembros restantes tienen con respecto a
ellos.

* Los miembros desean trabajar y practicar fuera del grupo para alcanzar
modificaciones conductuales. Realizan las tareas de casa y plantean en las
sesiones las dificultades con que se han enfrentado al practicar las nuevas formas
de pensamiento, sentimiento o conducta. Desean integrar pensamientos,
emociones y conductas en sus vidas cotidianas. Son más capaces de ser
conscientes cuando utilizan los viejos patrones de pensamiento o acción.

* La mayoría de los miembros se sienten incluidos en el grupo. Los no activos


saben que su participación será bienvenida y su falta de participación no debilita el
trabajo significativo del resto. Los miembros que están sufriendo dificultades de
pertenencia o cohesión cuentan con la posibilidad de plantear este problema en
las sesiones y teóricamente constituye un centro de interés para el trabajo
productivo.
5.5 Factores terapéuticos en un grupo

CONFIANZA Y ACEPTACIÓN. Los miembros del grupo en el estadio de trabajo


confían entre sí y en el terapeuta, o por lo menos expresan abierta- mente
cualquier síntoma de desconfianza. La confianza se manifiesta en la actitud de
aceptación de los participantes y en su voluntad para adoptar riesgos
compartiendo las reacciones que tienen aquí y ahora. Sintiéndose acepta- dos, los
miembros reconocen que en el grupo pueden ser quienes son sin riesgo a ser
rechazados.

EMPATIA E INTERÉS. La empatía implica la capacidad profunda de recordar,


revivir y transmitir los sentimientos propios a través de las intensas experiencias
de otros. Mediante la comprensión de los sentimientos ajenos -como la necesidad
de amor y aceptación, dolor ante experiencias pasadas, soledad, alegría y
entusiasmo - los miembros se aprecian más honestamente. La empatía implica
interés y el interés se expresa en el grupo a través de la implicación genuina y
activa con el resto de los miembros.

ESPERANZA. Si se va a producir un cambio, los miembros deben creer que es


posible, que no tienen por qué permanecer atrapados en el pasado y que pueden
ser activos para enriquecer sus vidas. La esperanza es terapéutica en sí misma
porque concede a los miembros la confianza suficiente para las exigencias de
trabajo que requiere un grupo y les motiva a examinar alternativas.

AUTO-APERTURA. La apertura no es un fin en si misma, es el medio que da paso


a la comunicación abierta del grupo. Si la apertura se limita a los temas seguros o
si equivale a la exposición de secretos, el grupo no puede avanzar más allá de un
nivel superficial.

CONFRONTACIÓN. Como la auto-apertura, la confrontación es un ingrediente


básico del estadio de trabajo; cuando falta se produce un estancamiento. La
confrontación constructiva es una invitación a examinar las discrepancias
existentes entre lo que uno dice y hace, hacer consciente el potencial no usado y
convertir los insights en acción. Cuando la confrontación se produce en un entorno
grupal de apoyo, puede ser un acto de verdadero interés.
5.6 Funciones del terapeuta

Algunas de las principales funciones del liderazgo en este estadio son:

* proporcionar el refuerzo sistemático de las conductas deseables que potencian la


cohesión y el trabajo productivo en el grupo.

* buscar temas en común del trabajo de los miembros y ofrecer cierta


universalidad.

* seguir modelando la conducta apropiada, cuidando especialmente la


confrontación, y revelando al grupo las reacciones persistentes.

* apoyar la voluntad de los miembros para arriesgarse y ayudarles a aplicar esta


conducta en su entorno diario.

* interpretar el significado de los patrones de conducta en los momentos


apropiados para que los miembros sean capaces de alcanzar un nivel más
profundo de auto-exploración y consideren otras conductas alternativas.

* ser consciente de los factores terapéuticos que operan para la producción del
cambio e intervenir de forma tal que sea útil para ayudar a los miembros a ejecutar
las modificaciones deseadas en los pensamientos, sentimientos y acciones.

* centrarse en la importancia de convertir el insight en acción; animar a los


miembros a poner en práctica sus destrezas.

* animar a los miembros a recordar lo que desean del grupo y a solicitarlo.

5.7 Estadio final: consolidación y finalización

De todas las destrezas de liderazgo probablemente ninguna es tan importante


como la capacidad de ayudar a los miembros a transferir lo aprendido en el
entorno grupal a las situaciones cotidianas extremas al grupo. Durante la fase de
finalización se produce la consolidación; este es el momento de la síntesis, de la
unificación de todos los cabos y de la integración e interpretación de la experiencia
grupal. Considero los estadios inicial y final como los momentos más decisivos en
la historia vital de un grupo. Si la fase inicial es efectiva, los participantes
consiguen conocerse entre sí y establecer su propia identidad en el grupo. Se
desarrolla una atmósfera de confianza y el trabajo fundamental se posterga
inicialmente para intensificarlo posteriormente en los siguientes estadios.
5.8 Formas efectivas de finalización de un grupo.

Este apartado se refiere a las formas de finalizar la experiencia grupal mediante el


análisis de preguntas como: ¿Cómo pueden completar los miembros los asuntos
pendientes de la mejor, manera?, ¿Cómo se puede enseñar a los miembros a
ejecutar lo aprendido en el grupo y a aplicarlo para manejar con mayor efectividad
las demandas de su existencia diaria cuando abandonen el grupo?, ¿Cuáles son
los aspectos y actividades relevantes en las fases

Finales de un grupo? Por limitaciones espaciales, la mayor parte de los


comentarios se centran en la finalización de un grupo cerrado, es decir, un grupo
constituido por los mismos miembros durante toda la existencia del mismo y cuya
terminación se produce en una fecha predeterminada.