Está en la página 1de 4

Tipos de discalculia

Aunque la sintomatología que presenta la discalculia suele ser común en los diferentes tipos de
dislexia, esta patología se suele enmarcar en cinco grandes tipos de discalculia que
pasamos a explicar a continuación.

• Discalculia verbal
: Este tipo de discalculia representa dificultad en nombrar y comprender los
conceptos matemáticos presentados verbalmente. Los niños son capaces de leer o
escribir los números pero no de reconocerlos cuando son pronunciados por otros.

• Discalculia practognóstica
: Este tipo atiende a la dificultad para traducir su conocimiento sobre los conceptos
abstracto-matemáticos a conceptos netos o reales. Estas personas son capaces de
entender conceptos matemáticos pero tienen dificultades para enumerar, comparar
y manipular las operaciones matemáticas en la práctica.

• Discalculia léxica
: Se corresponde con la dificultad en la lectura de los símbolos matemáticos, los
números así como las expresiones matemáticas o ecuaciones. El niño con este tipo
de discalculia léxica puede entender los conceptos relacionados con las
matemáticas cuando se habla de ellos pero tiene dificultades para leerlos y
comprenderlos.

• Discalculia gráfica
: Es la dificultad para escribir símbolos matemáticos, los niños que padecen este
tipo de discalculia son capaces de entender los conceptos matemáticos pero no
tiene la capacidad para leerlos así como escribir o usar los símbolos matemáticos.

• Discalculia ideognóstica
: Es la dificultad para realizar operaciones mentales, sin usar los números para
llegar al resultado y para comprender conceptos o ideas relacionadas con las
matemáticas o la aritmética. Además el niño con discalculia ideognástica tiene
dificultades para recordar los conceptos matemáticos después de aprenderlos.

• Discalculia operacional
: Este tipo de discalculia se corresponde con la dificultad para ejecutar operaciones
aritméticas o cálculos matemáticos tanto verbales como escritos. Una persona con
discalculia operacional, será capaz de entender los números y las relaciones entre
ellos pero su dificultad se encuentra a la hora de manipular números y símbolos
matemáticas para el proceso de cálculo.

Juegos y ejercicios para niños con discalculia en


familia
La discalculia no es fácil de diagnosticar, la mayoría de las escuelas no tienen implementado
ningún sistema de detección precoz que permita identificar el trastorno en el aula y ayudar a
los niños con las herramientas necesarias. Por eso, muchas veces el peso recae sobre las
propias familias, que deben estar alerta, identificar los primeros síntomas de la patología y
acudir a un especialista para un diagnóstico.

Una vez que tengamos el diagnóstico, es importante motivar a los niños y mostrarles que
tienen aptitudes para otras materias y que la práctica les llevará al éxito con paciencia y
esfuerzo. Por eso es importante que trabajemos con ellos en casa, cuando los niños tienen edad
escolar se debe ayudar a visualizar las tareas de matemáticas y darles el tiempo necesario para
que acaben entendiendo el ejercicio. Aquí os proponemos algunas actividades y juegos
divertidos para que disfrutéis en familia mientras superáis en casa la discalculia:

• Cocinar juntos
: Revisar con el pequeño la receta que vais a preparar y pedirle que se encargue de
preparar los ingredientes necesarios para cocinarla. Por ejemplo, necesitamos 1/5
kg de lentejas, 3 zanahorias, 2 cebollas, 6 rodajas de chorizo… Tenemos que trocear
las verduras en 5 trozos, etc…

• Jugar con el reloj


: Pedir al niño que se encargue de avisarte a una determinada hora, celebrar juntos
lo bien que lo ha hecho y lo responsable y “mayor” que es.
• Ir al supermercado
: Que te ayude a hacer la compra, podéis jugar a que sea responsable de identificar
el número de cosas que tenéis que comprar, identificar los productos y cantidades
en el lineal y que las introduzca él mismo en el carrito.

• Consultar con él dudas sobre los precios


: Si queremos ahorrar, ¿qué yogures deberíamos coger, los que cuestan 1.00€, o
estos otros que cuestan 1.30€? celebra con él la compra tan excelente que habéis
realizado juntos y lo que te ha ayudado.

• Jugar a adivinar montones


: Se hacen montoncitos de piedras, legumbres, o monedas y tenéis que jugar a
acertar en qué montón habrá más o menos. También podéis tratar de adivinar
cuantas piedras hay en un montón. Las contáis juntos, y quien diga el número más
aproximado gana.

• Jugar a contar
: Contad, por ejemplo, todos los coches rojos que veáis, contad a las personas que os
encontréis con zapatillas blancas, contad las escaleras o peldaños que subáis, etc…

• Encontrar números
: Mientras paseáis, puedes jugar con el pequeño a encontrar números, proponle que
encuentre, por ejemplo, el número “7” y lo buscáis entre los números de las calles,
en las matrículas de los coches, etc…

• Jugar a recordar teléfonos


: Por ejemplo, tenéis que llamar a la abuela, pídele que se acuerde de las tres
primeras cifras y tú te encargas de recordar el resto. Llamáis juntos, y si lo ha hecho
bien lo celebráis.

• Que te ayude a repartir cantidades


: Si en casa somos 4, ¿cómo podemos repartir un trozo de pastel en partes iguales?

• Jugar a poner la mesa


: Repartir los platos, cubiertos, vasos, servilletas y pan… Que entienda que es
importante que a cada uno le corresponda un set completo.

• Jugar a las tiendas


: Imaginad que el niño es el dependiente de una tienda, que elija de entre todos los
productos que tenéis en casa las cosas que él va a vender en “su tienda” que asigne
a cada una un precio y las ponéis una etiqueta. Luego, tú te haces pasar por cliente.
Con este juego, repasaréis cantidades, realizando sumas, restas, incluso podéis
manejar dinero. Es una fórmula muy divertida para pasar momentos geniales en
familia y aprender jugando.

Existe una importante comorbilidad del trastorno de discalculia con la dislexia, ambas son de
carácter genético y presentan déficits cognitivos comunes que dificultan el aprendizaje de la
lectura, y también, de la aritmética.

También podría gustarte