Está en la página 1de 88

CannaWorldCongress (2018), 1, 1 ISSN:

xxxx-xxxx

Observatorio Colombiano de Investigación en Cannabis Medicinal 1 | Page


CANNAWORLDCONGRESS
Desarrollo cultural y avances en investigación del
uso y producción del cannabis medicinal

Tomo Nº1 - Proyectos de investigación

1ª Edición, Noviembre 2018 publicación anual


editada por el Observatorio Colombiano de
Investigación en Cannabis Medicinal – OCICAM
Financiada por Mercoagricola S.A.S

ISSN: XXXX-XXXX

Medellín, Colombia

 OCICAM

Las opiniones expresadas por los autores no necesariamente reflejan la postura de los
editores de la publicación. Esta permitida la reproducción total o parcial de esta obra y su
difusión telemática respetando los derechos de autor siempre y cuando sea para uso
personal de los lectores y no con fines comerciales.

Observatorio Colombianos de Investigación en Cannabis Medicinal


Dirección: Carrera 15A 124 -74 Bogotá, Colombia
Contacto: (+57 1) 314 3639260 - (+57 1) 301 3310259

Mercoagricola S.A.A
Dirección: Carrera 43A # 3 sur-130 Medellín, Colombia
Contacto: (+57 4) 300 842 1756
Agradecimientos

Desde el Observatorio Colombiano De Investigación En Cannabis Medicinal agradecemos


a los siguientes autores quienes colaboraron proporcionándonos información sin la cual esta
publicación no habría sido posible:

Antonio Mejía
Billy Rippe Gabriel
Carlos Vélez Pardo
Clara Inés Hernández Sosa
Ericsson D. Coy
Guillermo Rodríguez Urueña
Hugo Restrepo Pulgarín
Jenny Alfaro
Johana Niño Abella
John F. Hernández
José Luis Valencia Cano
Luis M. Pombo
María C Barrera
Marlene Jiménez del Río
Mauricio Pieschacon
Miguel Mendivil Pérez
Nataly Bolaños Terán
Oscar Rodríguez
Paola Cubillos
Paola Santander
Renato A. Guzmán
Sandra Jiménez Abella
Simón Bolívar Montaña
Viviana Soto Mercado

Se hace una mención especial en agradecimiento a Mercoagricola quienes financiaron con


recursos de sostenimiento propios, la consecución de la información, edición y publicación
de este ejemplar.
Índice General
Tomo 1 – Proyectos de investigación

PRESENTACIÓN ..................................................................................................................................... 5

CAPÍTULO 1
AVANCES EN INVESTIGACIÓN EN SALUD ................................................................................. 6

Revisión Narrativa De Los Efectos Del Cannabis Sobre El Trastorno De Estrés Postraumático
...................................................................................................................................................... 7
Paola Cubillos

Fitocannabinoides En Cuidados Paliativos: Dolor, Depresión E Insomnio ............................. 34


Nataly Bolaños Terán

Proyecto Piloto Upalla (Mente Tranquila) Centro Terapéutico Alternativo De Rehabilitación


E Investigación. .......................................................................................................................... 44
Guillermo Rodríguez Urueña, Clara Inés Hernández Sosa,
Simón Bolívar Montaña, Billy Rippe Gabriel

El Cannabinoide Sintético Cp55940 Induce Apoptosis In Vitro Y Ex Vivo En Células De


Leucemia Linfoblástica Aguda Mediada Por Estrés Oxidativo ............................................... 51
Viviana Soto-Mercado, Miguel Mendivil-Pérez, Marlene Jiménez-Del Río, Carlos Vélez- Pardo

CAPÍTULO 2
AVANCES EN INVESTIGACIÓN EN DESARROLLO DE PRODUCTOS Y/O PROCESOS ............ 56

Pruebas Preliminares Para Evaluar El Potencial De La Tecnología “Factory Farm” En La


Producción De Cannabis En Colombia ..................................................................................... 57
José Luis Valencia Cano, Hugo Restrepo Pulgarín

Caracterización De La Actividad Inmunomoduladora De Diferentes Quimiotipos De Cannabis


Sativa L Enriquecidos En Terpenos........................................................................................... 70
Jenny Alfaro, María C Barrera, Luis M. Pombo, Oscar Rodríguez, John F. Hernández, Antonio
Mejía, Renato A. Guzmán, Ericsson D. Coy B, Paola Santander

Química Verde En La Agroindustria Del Cannabis ................................................................. 74


Sandra Jiménez Abella, Mauricio Pieschacon, Johana Niño Abella
Presentación

La publicación de CANNAWORLD CONGRESS Desarrollo cultural y avances en


investigación del uso y producción del cannabis medicinal, del Observatorio Colombiano
de Investigación en Cannabis Medicinal - OCICAM y Mercoagricola S.A.S, presenta los
resultados de proyectos de investigación desarrollados por grupos de investigación
asociados a universidades publicas y privadas, así como investigadores independientes y
empresas del sector cannabico en Colombia.

En esta primera versión, el libro parte de la convocatoria de investigación impulsada desde


la organización del evento Cannaworld Congress 2018, haciendo énfasis en los desarrollos
investigativos relacionados con los avances en investigación en salud y los avances en
investigación en desarrollo de productos y/o procesos.

De esta forma se proporciona a investigadores nacionales e internacionales, tomadores de


decisiones y hacededores de politica publicas, información estratégica y perspectivas de
trabajo colaborativo con el objetivo de analizar las tendencias y dinamicas de la
investigacion cannabica desarrollada actualmente en Colombia.
CannaWorldCongress (2018), 1, 1 ISSN: xxxx-xxxx

Capítulo 1

Avances en investigación en salud

Observatorio Colombiano de Investigación en Cannabis Medicinal 6 | Page


CannaWorldCongress (2018), 1, 1 ISSN: xxxx-xxxx

Revisión narrativa de los efectos del cannabis sobre el


trastorno de estrés postraumático
Paola Cubillos
Clínica Las Américas, con el apoyo de CAMH
(Centre for Addiction and Mental Health) Toronto - Canadá y BWELLMED COLOMBIA SAS
Medellín, Colombia

Resumen: Colombia es un país en transición al post-conflicto, después de 6 décadas de conflicto


armado. Según la Encuesta de Salud Mental 2015, cuatro de cada diez adultos colombianos han
estado expuestos a una experiencia potencialmente traumática y tres a cuatro de cien personas
expuestas a eventos traumáticos están en riesgo de presentar trastorno de estrés postraumático
(TEPT). Esta revisión narrativa incluyó una selección representativa de estudios preclínicos,
modelos animales, y evidencia de estudios clínicos y epidemiológicos que han investigado la
relación del sistema endocannabinoide, la presencia de síntomas de TEPT y los efectos del
cannabis en el control de síntomas de TEPT, al igual que los potenciales problemas asociados con
el uso de cannabis para el tratamiento de esta patología.

Estudios han demostrado que para la mayoría de los fármacos comúnmente usados para el
tratamiento del TEPT, existe poca evidencia de su efectividad. En los últimos años la atención
hacia el cannabis como una medida terapéutica viable para el tratamiento de TEPT ha aumentado,
pues existen observaciones que describen pacientes con síntomas de hipervigilancia, afecto
negativo, disturbios en el sueño asociados al desarrollo del TEPT, existen observaciones que
describen el uso del cannabis en pacientes con TEPT para el manejo sintomático asociado a
hipervigilancia, afecto negativo, disturbios en el sueño entre otros, los cambios observados en los
pacientes que se describen en estos estudios, son similares y concuerdan con los cambios
reportados en los estudios descriptivos observaciones y en dos estudios prospectivos.

Estudios preclínicos y en modelos animales revelan que existe una disfunción en el sistema
endocannabinoide que favorece la permanencia de algunos síntomas de TEPT en el tiempo,
asociada a una desregulación del eje hipotálamo-hipófisis-adrenal, lo que contribuye a un estado
de hipervigilancia e hiperexcitación. Por estas alteraciones fisiológicas, se especula que las
personas con diagnóstico de TEPT son más propensas a usar sustancias psicoactivas como
automedicación, y al mismo tiempo tienen un riesgo mayor de desarrollar dependencia a las
mismas.
Dada la complicada relación que existe entre el uso de sustancias por pacientes diagnosticados
con TEPT y el potencial terapéutico que el cannabis medicinal ha mostrado para el manejo de
algunos síntomas de la misma, es imperativo llevar a cabo estudios prospectivos y controlados de
buen rigor metodológico donde se pueda determinar la efectividad y la seguridad de los
cannabinoides.
Palabras Clave: Cannabis – Cannabis Medicinal – Enfermedad Mental – Adicción – Trastorno
de Estrés Postraumático

Observatorio Colombiano de Investigación en Cannabis Medicinal 7 | Page


CannaWorldCongress (2018), 1, 1 ISSN: xxxx-xxxx

INTRODUCCIÓN

Durante las últimas décadas, Colombia ha vivido uno de los conflictos internos más
largos y sangrientos de la historia latinoamericana. Esta violencia han generado situaciones de
desplazamientos masivos de poblaciones, masacres, abandono de tierras, violencia interpersonal,
entre otros; lo que conlleva una exposición a trauma permanente de todos los ciudadanos que han
sido víctimas de este conflicto.

Dichas condiciones exponen permanentemente a la población, a situaciones con un


elevado nivel de estrés, afectando la salud emocional de los individuos. elevado nivel de estrés en
la población y afectar la salud emocional de los individuos. Una revisión sistemática publicada en
el 2014 determinó que la prevalencia de síntomas, posibles casos y trastornos mentales en
víctimas del conflicto armado en situación de desplazamiento forzado en Colombia, es alta.

Así mismo la revisión sistemática reveló prevalencias de TEPT y/o síntomas asociados
con el mismo entre el 10% y 88%. En Estados Unidos, se estima que alrededor de 10 de cada
100 mujeres y 4 de cada 100 hombres desarrollan TEPT durante sus vidas. Los tratamientos
convencionales consisten en psicoterapia en diferentes modalidades y/o tratamiento
farmacológico.

A pesar de que existe una relativa amplia gama de posibilidades terapéuticas las tasas de
respuesta, pocas veces son mayores del 60% y menos del 20-30% de pacientes alcanzan una
remisión completa de los síntomas. Investigaciones epidemiológicas han revelado una estrecha
relación entre la presencia de síntomas de TEPT y el uso de sustancias psicoactivas, al punto que
se ha especulado que en algunas instancias, el uso del cannabis ocurre como medida de
automedicación para el control de los síntomas. Sin embargo, la población de pacientes con
TEPT parecería estar mas en riesgo de presentar patrones de mal uso de las diferentes sustancias
psicoactivas, particularmente alcohol, cigarrillo y cannabis.

Mediante esta revisión narrativa de la literatura, se describe la problemática y


epidemiología del estrés postraumático a nivel mundial y local, la patofisiología del TEPT
relacionada con el sistema endocannabinoide, se resume la evidencia epidemiológica y clínica
sobre el uso de los cannabinoides en el tratamiento del TEPT y los vacíos que existen en el
conocimiento. Así mismo, se definen las futuras líneas de investigación que deben llevarse a cabo
para determinar la efectividad y seguridad del uso del cannabis como tratamiento del TEPT
teniendo en cuenta el contexto latinoamericano.

1. METODOLOGÍA

Esta revisión narrativa presenta una selección representativa de estudios pre-clínicos,


modelos animales, y evidencia de estudios clínicos y epidemiológicos que han investigado la
relación del sistema endocannabinoide, la presencia de síntomas de TEPT y los efectos del
cannabis en el control de síntomas de TEPT; al igual que los potenciales problemas asociados
con el uso de cannabis para el tratamiento de esta patología. Los estudios incluidos fueron
encontrados mediante una búsqueda bibliográfica en las siguientes bases de datos: PsycINFO,
MEDLINE y Google Scholar. Dentro de cada base de datos, cada combinación de los siguientes
términos clave relacionadas con cannabis y trastorno de estrés postraumático (TEPT): cannabis,

Observatorio Colombiano de Investigación en Cannabis Medicinal 8 | Page


CannaWorldCongress (2018), 1, 1 ISSN: xxxx-xxxx

marihuana, marijuana, cannabinoide, delta-9-tetrahidrocannabinol, THC, cannabidiol, CBD,


cannabinol, cannabigerol, Marinol, dronabinol, Sativex, Nabilone y Nabiximols.

2. DISERTACIÓN Y DESARROLLO

2.1. Problemática del TEPT

Las condiciones de violencia que han vivido los colombianos durante las últimas
décadas dan pié a la exposición constante a altos niveles de estés, afectando la salud mental y
emocional de los individuos. nivel de estrés en la población y afectar la salud emocional de los
individuos. Una de las patologías más frecuentemente asociadas a la exposición de eventos
violentos y traumáticos es el Trastorno de Estrés postraumático situaciones de violencia y trauma
extremos es el Trastorno de Estrés Postraumático (TEPT). Expertos reconocen que el Trastorno
por Estrés Postraumático no es una condición solamente desencadenada por estrés después de un
trauma que atente contra la vida, si no como un resultado de circunstancias continuas de amenaza
e inseguridad [1] [2] .

Los eventos traumáticos son comunes en la vida de las personas a nivel mundial. En un
estudio de la Organización Mundial de la Salud de 21 países se determinó que más del 10% de
los encuestados habían sido testigos de violencia, un 18% habían sido victimas de violencia
interpersonal, un 17% víctimas de accidentes, 16,2% habían sido expuestos a eventos de guerra.
En ese mismo estudio se estimó que alrededor del 3.6% de la población mundial ha sufrido TEPT
en el último año [3].

Pese a que la prevalencia e impacto del Trastorno por Estrés Postraumático (TEPT) ha
sido estudiada principalmente en países desarrollados, ambientes de guerra y conflicto
permanentes y duraderos en países en vias de desarrollo están asociados con altas tasas de este
trastorno en la población [4]. Las zonas que han experimentado conflictos políticos tienen
variables prevalencias de TEPT, desde 0% en áreas de conflicto en Irán hasta 99% en Sierra
Leona [4]. Una revisión sistemática de la literatura ha encontrado tasas de presencia de TEPT
entre el 13% y 25% en áreas afectadas por el conflicto armado, que fueron consideradas como
comparables con las estimaciones hechas por la Organización Mundial de la Salud de una
prevalencia promedio de 20% en poblaciones expuestas a emergencias humanitarias [4,5].

En la población colombiana, se han hecho varias investigaciones enfocadas en


determinar las consecuencias en la salud mental de las personas afectadas por la violencia. Una
revisión sistemática publicada en el 2014 determinó que la prevalencia de síntomas, posibles
casos y trastornos mentales en víctimas del conflicto armado en situación de desplazamiento
forzado es alta [6] Dicha revisión sistemática incluyó datos de estudios descriptivos transversales,
donde se encontraron prevalencias de TEPT y/o síntomas asociados con el mismo entre el 10% y
88% [7] [8] [9] [10] [11] [12] [13].

Aunque el trastorno de estrés postraumático antes era entendido como una variante de
ansiedad, actualmente se considera una condición relacionada con trauma o un evento estresor.
[14]. Síntomas de TEPT incluyen pesadillas sobre el evento traumático, recuerdos angustiantes e
intrusivos, irritabilidad, sensibilidad aumentada a la percepción de peligro o hipervigilancia,
concentración disminuida, insomnio y afecto negativo, sensación de soledad o inhabilidad para

Observatorio Colombiano de Investigación en Cannabis Medicinal 9 | Page


CannaWorldCongress (2018), 1, 1 ISSN: xxxx-xxxx

experimentar sentimientos positivos [14]. El TEPT ocurre concomitantemente con otras


enfermedades como abuso de sustancias psicoactivas, trastornos del afecto y ansiedad,
comportamientos impulsivos o peligrosos, así como condiciones médicas como dolor crónico e
inflamación, enfermedades cardiometabólicas y un riesgo mayor de demencia [15]) La carga por
la enfermedad por TEPT - discapacidad y mortalidad prematura- es comparable a la carga tanto
individual como a la sociedad de otras enfermedades mentales [16]

2.2. Tratamiento convencional

En términos generales se considera que la psicoterapia enfocada en el trauma debe ser la


primera línea de manejo, pues tienen una eficacia mejor y más persistente que los abordajes con
fármacos únicamente [17] Estas terapias incluyen exposición prolongada, terapia de
procesamiento cognitivo, reprocesamiento del movimiento ocular [18] Las guías de la Asociación
Americana de Psicología también apoyan el uso de terapia cognitiva conductual dirigida al
trauma, y como tratamientos farmacológicos, recomiendan la sertralina, venlafaxina, paroxetina y
fluoxetina [19]

Para el tratamiento de TEPT refractario, los autores americanos sugieren utilizar varios
antidepresivos, antipsicóticos, estabilizadores del afecto, y otros agentes psicotrópicos. Las guías
de Junio del 2017 del Departamento de Asuntos de Veteranos / Departamento de Defensa de los
Estados Unidos [20] no recomiendan el uso de quetiapina, risperidona, olanzapina y otros
antipsicóticos atípicos, o el citalopram, amitriptilina, lamotrigina o topiramato como monoterapia
por su falta de fuerte evidencia en términos de eficacia y/o sus efectos adversos y perfiles de
riesgo. A pesar de que existe una relativa amplia gama de posibilidades terapéuticas, los
inhibidores selectivos de la recaptación de la serotonina son considerados la primera línea del
tratamiento farmacológico, pero las tasas de respuesta pocas veces son mayores del 60% y menos
del 20-30% de pacientes alcanzan una remisión completa de los síntomas [21] [22] y muchos
pacientes con este trastorno no alcanzan remisión con las médicas farmacológicas existentes [23]
[22]

Un reporte preparado por el Centro de Investigación y Conflicto y Memoria Histórica


Militar de Colombia titulado “Impacto del Estrés Postraumático en Miembros de las Fuerzas
Armadas de Colombia” describió las múltiples modalidades disponibles para el tratamiento del
TEPT, las cuales son consistentes con la literatura ya descrita, y consisten en un abordaje integral
con psicoterapia de grupo, terapia cognitivo-conductual y/o tratamiento farmacológico [24] Este
mismo reporte describió los resultados de un estudio que involucró miembros de la Policía
Nacional con diagnóstico de TEPT, donde se demostró que la psicoterapia llevó a una
disminución de sueños angustiosos, recuerdos intrusivos y se observa o evidencia el reporte de
mejoría de varios de los parámetros pero no de una manera estadísticamente significativa.

2.3. TEPT y el sistema endocannabinoide

El hecho que personas diagnosticadas con TEPT busquen usar cannabis como medida
terapéutica par ameliorar su sintomatología tiene bases patofisiológicas que involucran cambios
en el eje hipotálamo-hipófisis-adrenal [15] y el sistema endógeno cannabinoide [25]. Los
cambios hormonales y fisiológicos observados en TEPT son sutiles pero reflejan una adaptación

Observatorio Colombiano de Investigación en Cannabis Medicinal 10 | Page


CannaWorldCongress (2018), 1, 1 ISSN: xxxx-xxxx

a las experiencias traumáticas que dan pié a una respuesta magnificada a los estresores
ambientales posteriores [26].

El sistema hipotálamo-hipófisis- adrenal (o HPA por sus siglas en Inglés) y el sistema


nervioso simpático están encargados de la respuesta fisiológica al estrés. Investigaciones pasadas
sugerían que existían niveles aumentados de hormonas del estrés en condiciones como TEPT, sin
embargo, los hallazgos más recientes desvirtúan estas observaciones iniciales, y han encontrado
que existen niveles basales inusualmente bajos de la hormona cortisol y niveles elevados de
catecolaminas - epinefrina y norepinefrina [15]. Daskalaskis et al. [26] reportan estudios de corte
transversal donde personas diagnosticadas con TEPT muestran una producción disminuida de
cortisol, y a la vez se observan niveles superiores de norepinefrina, hormona liberadora de
corticotropinas CRH y citoquinas proinflamatorias, lo que concuerda con una reducción en el
sistema glucocorticoide. [27] [28] [29]. Daskalaskis y colegas también postulan las condiciones
de baja respuesta glucocorticoide basales como factores de riesgo para el desarrollo del TEPT
después del trauma lo que se ha evidenciado en algunos estudios en personas que han sufrido
trauma como violaciones, accidentes automovilísticos y presentan niveles disminuidos de cortisol
tienen un riesgo elevado de sufrir TEPT subsecuentemente [30] [31]. Hill et al sugieren que los
niveles reducidos de glucocorticoides, sumados a niveles elevados de catecolaminas pueden ser
un factor contribuyente para el desarrollo de TEPT, mediante la interrupción de procesos de
extinción del miedo, hipersensibilización de la amígdala cerebral y llevar a la hiper-consolidación
de recuerdos [32].

Por otro lado, el sistema endógeno cannabinoide - sistema endocannabinoide, un


sistema compuesto por neurotransmisores retrógrados elaborados de lípidos, enzimas
degradantes, proteínas receptoras expresadas en el sistema nervioso central y periférico, y que
está involucrado en procesos vitales como cognición, fertilidad, desarrollo pre y post-natal,
regulación del apetito, sensación de dolor, afecto y memoria [33]- también estaría afectado en
una respuesta anómala al estrés como lo es el TEPT.
Mediante estudios preclínicos se ha demostrado que el receptor cannabinoide 1 (CB1) y
los cannabinoides endógenos (2AG y anandamida) están presentes en áreas cerebrales que
procesan y modulan los recuerdos, y han caracterizado al sistema endocannabinoide como
esencial para la extinción de recuerdos aversivos [34].

De la misma manera, un estudio de imágenes determinó niveles elevados de


disponibilidad de receptores cannabinoide 1 y concentraciones disminuidas del endocannabinoide
anandamida en pacientes con TEPT crónico, lo que sugiere una actividad anormal que podría
estar implicada en la etiología del TEPT [35]. Se conoce que el sistema endocannabinoide limita
la activación de las respuestas al estrés mediante acciones en el sistema límbico y circuitos
hipotalámicos en el cerebro. Según Hill et al, el sistema endocannabinoide responde a hormonas
glucocorticoides, y existe un mecanismo de retroalimentación negativa sobre la terminación de la
actividad del eje Hipotálamo-Hipófisis-Adrenal [36]. Hill et al identifican, de la misma manera,
que disregulación en la actividad del sistema endocannabinoide afectan la adaptación y
habituación al estrés y la liberación de catecolaminas en terminales nerviosas simpáticas.

En una publicación reciente, Hill y colegasl reportan estudios que han identificado dos
vias por las cuales el sistema endocannabinoide se ve afectado por el estrés [32]. En primer lugar,
la exposición al estrés agudo y repetitivo ocasiona una disminución en niveles de anandamida -

Observatorio Colombiano de Investigación en Cannabis Medicinal 11 | Page


CannaWorldCongress (2018), 1, 1 ISSN: xxxx-xxxx

cannabinoide endógeno- en varias regiones cerebrales como la amígdala - cuya función es


favorecer la adquisición de asociaciones de miedo y expresiones de respuesta al miedo- la
corteza prefrontal, el hipocampo y el hipotálamo, lo que podría estar mediado por las señales de
la hormona liberadora de corticotropina (CRH) y el receptor de la misma. Por otro lado, se ha
identificado que niveles elevados de anandamida en zonas como la amígdala en respuesta a la
producción de glucocorticoides, y este proceso se considera una respuesta adaptativa
correspondiente a niveles reducidos temporalmente de anandamida después de la exposición al
estrés. Estos datos son interpretados de tal manera que sugerirían que la producción de CRH
disminuye la producción de anandamida mediante un incremento de la actividad hidrolítica de la
enzima FAAH (fatty acid amide hydrolase, la enzima degradadora de endocannabinoides) y los
niveles elevados de glucocorticoides incrementan los niveles de anandamida [32]

Una segunda ruta para el patrón de cambios observados en la actividad del sistema
endocannabinoide en respuesta al estrés incluyen un aumento de niveles de 2-AG, que parecen
ser de corta duración, y de igual manera mediados por glucocorticoides. Este aumento de niveles
de 2-AG son importantes en los sistemas de retroalimentación negativa para la terminación de la
actividad glucocorticoide - y por lo tanto la respuesta al estrés- y la habituación y adaptación a
exposición repetitiva a factores estresores [37] [38] [39]. Los resultados de estas observaciones
sugieren que existe una interacción entre el sistema endocannabinoide y el sistema
neuroendocrino, y que la administración de cannabinoides pueden modular la función
neuroendocrina [15,32].

Una de las características centrales del TEPT es la persistencia de una exaltación


aumentada de recuerdos traumáticos y un defecto en los procesos de extinción de los mismos
para minimizar el impacto de dichos recuerdos. Los receptores endocannabinoides 1 (CB1)
existen en gran abundancia en estructuras límbicas encargadas de modular diferentes
comportamientos, afectos, estrés, ansiedad, aprendizaje y memoria [40] [41] y en la extinción del
miedo como se mencionó anteriormente. Estos se encuentran en circuitos del procesamiento del
miedo a nivel cerebral tanto corticales como subcorticales que están comprometidos en TEPT
[42] [43]. Existe evidencia que indica que la exposición al estrés de manera crónica lleva a una
disrupción en la actividad endocannabinoide [44] a pesar que el sistema endocannabinoide se
considere altamente reactivo en situaciones de estrés agudo [45].

Experimentos en modelos animales sugieren que la administración de agentes externos


que actúan a diferentes niveles del sistema endocannabinoide podrían tener un impacto en los
síntomas de TEPT. Por ejemplo, Marsicano et al [34] demostraron que ratones deficientes en
receptor cannabinoide 1 (CB1) presentaban una extinción del miedo a corto y largo plazo
fuertemente deterioradas, concomitante con una adquisición y consolidación de la memoria
normales. La administración de delta-9-tetrahidrocannabinol (THC) en ratones afecta la
recuperación de recuerdos [46] y facilita la extinción de los mismos [47]. De la misma manera,
experimentos usando el antagonista del receptor endocannabinoide rimonabant han demostrado
aparición de afecto negativo, aumento de ideación suicida [48] , lo que demuestra una gran
actividad del sistema endocannabinoide regulando estos síntomas que hacen parte de la
constelación del TEPT.

De igual manera, estudios preclínicos indican que el delta-9-tetrahidrocannabinol puede


reducir ansiedad relacionada con deficiencia de endocannabinoides y ansiedad en roedores

Observatorio Colombiano de Investigación en Cannabis Medicinal 12 | Page


CannaWorldCongress (2018), 1, 1 ISSN: xxxx-xxxx

susceptibles. [37] [49] El aumento de la neurotransmisión mediada por endocannabinoides, como


fue demostrado en un estudio en animales, mediante la inhibición del transporte de
endocannabinoides o su degradación aumenta la extinción del miedo [50]

Dada la relevancia de la evidencia del papel que juega el sistema endocannabinoide en la


fisiopatología del TEPT, Hill et al estudiaron los niveles de endocannabinoides circulantes en
individuos diagnosticados con TEPT después de estar expuestos al colapso de las Torres Gemelas
en New York en el 2001 [36]. El estudio encontró que los participantes mostraban
concentraciones más bajas del endocannabinoide 2-AG, pero no AEA, en la circulación. La
proporción entre 2-AG y PTSD también se relacionó con el trauma de estar expuestos al colapso
de las Torres Gemelas, ya que incluso las personas que no desarrollaron TEPT, pero que tenían
un alto grado de exposición al colapso de los edificios, también exhibieron reducciones en las
concentraciones plasmáticas de 2- AG. Los autores de este estudio concluyen que “Estos
hallazgos biológicos, en el contexto de la participación conocida del sistema endocannabinoide
en la extinción y recuerdo de la memoria emocional, la amortiguación del estrés y la adaptación,
así como la función hipotálamo-hipófisis-adrenal, sugieren la posibilidad de un papel
fundamental para el sistema endocannabinoide en el TEPT. Un déficit en la función de
endocannabinoides es consistente con todas las dimensiones principales de los síntomas del
TEPT, y representa un nuevo sistema candidato para una mayor investigación en la fisiopatología
y el tratamiento del trastorno” [36].

Finalmente, es reconocido que el sistema endocannabinoide limita la activación de los


sistemas de respuesta al estrés en zonas límbicas e hipotalámicas cerebrales, y que las señales del
sistema endocannabinoide interactúan íntimamente con las hormonas glucocorticoides; esto
último incluye el papel importante que juega el sistema endocannabinoide en la terminación de la
respuesta del eje hipotálamo-hipófisis-adrenal al estrés y la modulación de fases cognitivas
alrededor de los recuerdos emocionales. Los hallazgos de investigaciones previamente descritas
también sugieren que muchos de estos procesos del sistema endocannabinoide están desregulados
en TEPT, como la extinción de recuerdos, la habituación y adaptación al estrés, lo que propone
que intervenciones a nivel del sistema endocannabinoide pueden ser un objetivo para el
desarrollo de posibles tratamientos

2.4. Estudios Clínicos

Los hallazgos en estudios preclínicos y en modelos animales se han confirmado en


algunos estudios en humanos, en su gran mayoría retrospectivos y no controlados. Hasta la fecha
no se han publicado resultados de estudios aleatorizados controlados del uso del cannabis para el
manejo de síntomas de estrés postraumático. Aunque la evidencia existente alrededor del uso del
cannabis para el tratamiento de TEPT no es de buena calidad, varios estados en los Estados
Unidos incluyen el TEPT en los listados de patologías para las cuales se puede recomendar el
cannabis medicinal [51]

Haciendo una revisión de la literatura, se han encontrado una serie de estudios con
diferentes metodologías que examinan el papel del cannabis y/o cannabinoides sintéticos en el
tratamiento del TEPT, publicados entre el año 2009 y 2016, y tres revisiones sistemáticas que
analizaron los efectos del cannabis en los síntomas de esta patología. Ver Tabla 1 para resumen
de los hallazgos de estudios clínicos

Observatorio Colombiano de Investigación en Cannabis Medicinal 13 | Page


CannaWorldCongress (2018), 1, 1 ISSN: xxxx-xxxx

Wilkinson y colegas examinaron la evidencia existente sobre el uso de cannabis en


varias condiciones psiquiátricas, entre ellas el TEPT [52]. Encontraron 4 estudios publicados que
examinaron la eficacia de los cannabinoides ( [53] [54] [55] [56] y dos estudios no publicados
que reportaron la eficacia del cannabis. También analizaron estudios 6 observacionales y reportes
de casos. Los autores de esta revisión sistemática determinaron mediante la escala de GRADE
que la evidencia de los estudios clínicos es de baja calidad y que la calidad de la evidencia para el
uso de cannabis medicinal en otras indicaciones psiquiátricas es muy baja.

En una revisión sistemática guiada, Wash y colegas analizaron los estudios de cannabis
medicinal en indicaciones de salud mental [57]. Mediante su búsqueda identificaron 4 estudios
observacionales de cannabinoides sintéticos y no sintéticos que reportaron efecto sobre los
síntomas de TEPT. Encontraron que en 3 estudios de corte transversal ([54] [56] [58] y 1 estudio
retrospectivo que reportó empeoramiento de síntomas de TEPT con cannabis [59]. Esta revisión
también evaluó estudios prospectivos sobre los potenciales efectos negativos del cannabis en
pacientes con TEPT ([60] [61] [62]. Esta evaluación determinó que el trastorno por el uso del
cannabis estaba asociado a desenlaces negativos

O´neil y colaboradores llevaron a cabo una revisión sistemática sobre los riesgos y
beneficios de productos provenientes de la planta de cannabis en TEPT [63]. En esta revisión
recopilaron los hallazgos de las dos revisiones sistemáticas anteriores, y de 3 estudios
observacionales [59] [64] [65]. Los autores determinaron que en términos generales, la literatura
al respecto de los riesgos y beneficios del cannabis en TEPT es limitada por las muestras
pequeñas, falta de ajuste por posibles factores de confusión y por ser no controlados, indicando
que la evidencia era insuficiente para sacar conclusiones con respecto a la posible utilidad de los
cannabinoides provenientes de plantas en esta condición.

Observatorio Colombiano de Investigación en Cannabis Medicinal 14 | Page


CannaWorldCongress (2018), 1, 1 ISSN: xxxx-xxxx

Tabla 1: Resumen de hallazgos de estudios clínicos


Autor Población n Tipo Estudio Intervención Desenlace

Mejoría significativa en Global Symptom


TEPT crónico -
Roitman Estudio abierto, 5mg THC BID sublingual - 3 Severity (CGI-S p<0.02 CGI-I p<0.03 calidad
medicamento 10
[56] dosis ajustadas semanas de sueño PSQI p<0.05. Frecuencia pesadillas
estable
NFQ p<0.02, hiperexcitabilidad CAPS p<0.02

mostró reducciones en síntomas de TEPT


Veteranos de
Belendiuk l después de la administración de cannabis
combate de 29 Piloto Cannabis inhalado
[66] fumado, con efectos hasta un año después del
Israel
tratamiento.

nabilona a dosis de 0,5 mg 1


Pacientes hora antes de dormir
Análisis 72% de los pacientes tuvieron una remisión
diagnosticados inicialmente. las dosis fueron
retrospectivo de total o disminución de la severidad de las
con TEPT y con escaladas o disminuidas
pacientes que pesadillas. En cuatro pacientes fue posible el
pesadillas a dependiendo de la tolerabilidad
Fraser [54] 47 fueron tratados con abandono de la nabilona totalmente después
pesar de y efectividad. Todas las dosis se
nabilona mediante de 4-12 meses de tratamiento, mientras que en
tratamiento con mantuvieron por debajo del
un estudio abierto y los demás ocurrió una recurrencia de las
antidepresivos e límite de 6 mg/dia.
con pesadillas pesadillas cuando se descontinuó la nabilona.
hipnóticos La dosis efectiva promedio fue
0,5 mg antes de dormir.

Militares Al final del periodo de administración de


canadienses con nabilona 70% de participantes reportaron una
nabilona fueron iniciadas a 0.5
un diagnóstico mejoría significativa, comparados con 22% de
mg 1 hora antes de dormir y
de TEPT y con mejoría en participantes después del periodo
Piloto aleatorizado, fueron aumentadas hasta llegar
una historia de de tratamiento con placebo. Reducción
Jetly [55]. 10 doble-ciego, de a 3 mg basados en supresión de
pesadillas significativa en los puntajes del CAPS
diseño cruzado pesadillas y tolerabilidad. La
angustiosas y Recurring Distressing Dream Scores, y dicha
dosis alcanzada a la semana 5
dificultad para reducción fue mantenida cuando se analizaron
fue mantenida por 2 semanas.
conciliar el de manera separada la frecuencia y la
sueño o intensidad de las pesadillas (p=0005 y p=0.06

Observatorio Colombiano de Investigación en Cannabis Medicinal 15 | Page


CannaWorldCongress (2018), 1, 1 ISSN: xxxx-xxxx

Autor Población n Tipo Estudio Intervención Desenlace

permanecer respectivamente). Diferencias significativas


dormido en los puntajes de la escala Clinical Global
Impression Change durante el periodo de
tratamiento con nabilona vs. placebo
(p=0.05). Aumento del puntaje en el
cuestionario de bienestar general (General
Wellbeing Questionnaire, cuyo puntaje de
máximo bienestar es 100) durante el
tratamiento con nabilona vs. placebo
(p=0.04). los efectos adversos mas comunes
fueron boca seca y dolor de cabeza durante el
tratamiento con nabilona. on el uso de
nabilona

la nabilona trataba 3.5 indicaciones en


promedio por paciente, reduciendo el riesgo
de polimedicación.Todas las mediciones pre y
post tratamiento con nabilona indicaron una
personas que mejoría significativa en horas de sueño,
sufren de reducción significativa del número de noches
enfermedad que presentaban pesadillas a la semana.
Cameron l
mental severa y Puntajes en la escala PCL-C (PTSD Scale
[53].
hacen parte del Civilian Version) también disminuyeron
sistema significativamente y mostraron una reducción
carcelario de síntomas moderados a síntomas límite.
Puntajes en la escala Global Assessment
Functioning también aumentaron
significativamente de discapacidad severa a
moderada en función.

Greer Pacientes 80 Revisión historias Efectos del uso del cannabis en Reducción significativa de los puntajes

Observatorio Colombiano de Investigación en Cannabis Medicinal 16 | Page


CannaWorldCongress (2018), 1, 1 ISSN: xxxx-xxxx

Autor Población n Tipo Estudio Intervención Desenlace

[58] evaluados para clínicas lo puntajes del instrumento totales de CAPS cuando los pacientes usaban
inclusión en el retrospectivo CAPS cannabis (p< 0.0001), comparados con
programa de aquellos pacientes que no usaban cannabis.
cannabis Reducción de puntajes totales de CAPS con
medicinal de uso de cannabis: 75% de reducción en todos
Nuevo México los dominios evaluados con CAPS, Uso de
cannabis resultó en reducción de 75% en áreas
de criterios de TEPT y en el puntaje global

Individuos con probables síntomas de TEPT


cuestionarios administrados a
reportaron una motivación mayor para usar
pacientes registrados para
cannabis para problemas de sueño (p<0.05)
recibir cannabis medicinal de
También se identificó una interacción entre
un dispensario en california. La
motivos relacionados con problemas de sueño
Pacientes en posible prevalencia de TEPT y
y uso de cannabis en los 30 días anteriores.
Bonn-Miller dispensario de las razones específicas por las
170 Corte transversal Análisis Pos-hoc de tal interacción
l [67] cannabis en cuales individuos que
considerada como significativa reveló que
California presentaban síntomas
motivos relacionados con el sueño estaban
consistentes con TEPT, a
asociados de manera positiva con uso de
comparación con aquellos sin
cannabis en los 30 días anteriores en
TEPT, usaban cannabis
individuos con probable diagnóstico de TEPT
medicinal.
pero no en individuos sin TEPT (p=0.001)

La presencia del trastorno por consumo de


Veteranos de
Análisis de la relación entre cannabis (Cannabis use disorder o CUD) fue
guerra Estudio
trastorno por uso de cannabis y predictiva de menores cambios en la
masculinos con prospectivo,
Bonn-Miller cambio en los puntajes de severidad de los síntomas de TEPT - medidos
TEPT severo, 260 longitudinal. Uso
[61] síntomas de TEPT entre al momento de admisión al programa y al
en de cannabis no
síntomas de base y al final del momento de ser dados de alta. La presencia de
rehabilitación activo
tratamiento CUD también era predictiva de un menor
intra-residencial
nivel de cambio en la severidad de síntomas

Observatorio Colombiano de Investigación en Cannabis Medicinal 17 | Page


CannaWorldCongress (2018), 1, 1 ISSN: xxxx-xxxx

Autor Población n Tipo Estudio Intervención Desenlace

relacionados con evitación y embotamiento


según puntajes en la escala PCL-M (PTSD
Checklist - Military version 1993), al igual
que síntomas de hiperexcitación. (todas las p
>0.05)

El estudio encontró que participantes


diagnosticados con TEPT reportaban razones
de afrontamiento significativamente mayores
como motivaciones para el uso de cannabis
(p<0.1) al igual que una mayor severidad de
síntomas de abstinencia (p<.01) y niveles
se obtuvieron medidas de mayores de ansias compulsivas, emocionales
presencia de TEPT, severidad y anticipatorias que participantes sin
veteranos de de síntomas y características de diagnóstico de TEPT (p<.01). Estas
guerra con uso de cannabis y se estudiaron diferencias entre grupos continuaron siendo
diagnóstico de vínculos entre TEPT y las estadísticamente significativas después de
Boden [60]. 94 Estudio prospectivo
trastorno por características del uso de ajustar por la presencia de enfermedad mental
uso de cannabis cannabis, incluyendo concomitante y uso de otras sustancias.
(CUD) motivaciones, problemas Severidad de los síntomas de TEPT predecía
asociados con su uso, síntomas positivamente el uso del cannabis con motivos
de abstinencia y ansias de afrontamiento, y de la misma forma la
severidad de los síntomas de TEPT predijo
positivamente el uso problemático de
cannabis al igual que la intensidad de los
síntomas de abstinencia durante la última vez
que los participantes intentaron dejar el
cannabis.

Wilkinson Veteranos con Observacional Evaluaciones para estudiar la El empezar a usar cannabis está relacionado
2276
[59] diagnóstico de longitudinal asociación entre uso de con puntajes más altos de síntomas de TEPT

Observatorio Colombiano de Investigación en Cannabis Medicinal 18 | Page


CannaWorldCongress (2018), 1, 1 ISSN: xxxx-xxxx

Autor Población n Tipo Estudio Intervención Desenlace

TEPT admitidos cannabis y severidad de (+0.34) en el seguimiento, y el abandonar el


a programas de síntomas de TEPT uso de cannabis durante el tratamiento estuvo
tratamiento de asociado a una mejoría más significativa de
Veteran Affairs los síntomas de TEPT (-0.38). Análisis de
regresión revelaron asociaciones positivas
estadísticamente significativas entre numeros
de dias de mayor uso de cannabis y severidad
mayor en síntomas de TEPT (Missisipi Scale
for Combat Related PTSD p>0.001)
comportamiento violento (4 item self reported
questionnaire from the National Vietnam
Veteran{s readjustment Study p=0.0054), uso
de alcohol (ASI alcohol index p<0.001) y en
abuso de alcohol (ASI drug abuse index
p<0.001)

Para evaluar el objetivo primario de severidad


de síntomas de TEPT y su relación con uso de
Evaluaciones estructuradas:
cannabis, se encontró que el promedio de
veteranos Alcohol Timeline Followback
puntaje en PCL-C era similar entre los casos y
incluidos en (TLFB) las dos primeras
los controles (59.2 y 59.1 respectivamente,
programas de preguntas del cuestionario
p=0.91). Entre los casos también se analizó la
integración de Estudio de casos y ASSIST (Alcohol, Smoking
asociación de la severidad de los síntomas con
Johnson salud mental controles and Substance Abuse Screening
350 la frecuencia de uso de cannabis, y el modelo
[64] para evaluación emparejados de Test), la versión de la lista de
binario de regresión logística mostró que era
de depresión, corte transversal chequeo de TEPT versión civil
más probable que personas que usaban
TEPT, o (PCL-C), el cuestionario de la
cannabis diariamente tuvieran síntomas de
trastorno por salud del paciente PHQ9 para
depresión mayores comparado con personas
uso de alcohol depresión, el cuestionario de
que no usan diariamente (OR=1.07 95% CI=
Paykel para ideaciones suicidas
(1.02, 1.13) p=0.01) sin embargo los puntajes
de PCL-C no estaban relacionados con las

Observatorio Colombiano de Investigación en Cannabis Medicinal 19 | Page


CannaWorldCongress (2018), 1, 1 ISSN: xxxx-xxxx

Autor Población n Tipo Estudio Intervención Desenlace

probabilidades de uso diario vs. no-diario


(OR=0.99, p=0.39).

Grupo con TEPT y dependencia de cannabis


participantes mostró elevada reactividad subjetiva
Estudio exploró el papel de la
con o sin TEPT (p=0.048).
dependencia al cannabis y la
que fueron No existieron diferencias significativas en la
relación entre TEPT y
admitidos a una reactividad emocional como una función de
Prospectivo reactividad biológica y
Tull [68] unidad de 202 status de TEPT entre los participantes con
observacional emocional. Entrevistas
tratamiento por dependencia a cannabis (p=0.99). Grupo
diagnósticas, reactividad
dependencia de dependiente de cannabis mostró menos
subjetiva (afecto negativo) y
sustancias reactividad emocional que pacientes con
biológica (cortisol en saliva)
psicoactivas TEPT no dependientes de cannabis (p=0.049).
No diferencias en reactividad biológica

Pacientes con Regresiones multivariadas mostraron que los


diagnóstico de días de uso de cannabis de base no eran un
TEPT y análisis secundario predictor significativo de severidad de
concurrente retrospectivo de síntomas de TEPT al final del tratamiento
trastorno por datos obtenidos (p=0.30) o días de uso de la sustancia de
Clinician Administered PTSD
uso de mediante dos abuso primaria al final del tratamiento
Scale (CAPS) para evaluar la
sustancias estudios clínicos (p=0.84), El análisis de referencias cruzadas
severidad de los síntomas.
Ruglass al incluidos en 2 para estudiar la arrojó evidencia de que existe una correlación
136 Modified PTSD Symptom
[65] ensayos clínicos relación entre uso entre uso semanal de cannabis (p<0.001) y el
Score, Uso de sustancias,
que estudiaron de cannabis de base uso de la sustancia primaria (p=0.02),
mediante Substance Use
terapias de y la asociación con sugiriendo que mientras la una aumentaba, la
Inventory
comportamiento la severidad de los otra disminuía. En análisis de referencias
+medicamento síntomas al final cruzadas de síntomas de TEPT no estuvo
y tratamientos del tratamiento significativamente asociado con uso semanal
cognitivos de la sustancia de abuso primaria ni con uso
integrados de cannabis (p=0.037 y 0.746

Observatorio Colombiano de Investigación en Cannabis Medicinal 20 | Page


CannaWorldCongress (2018), 1, 1 ISSN: xxxx-xxxx

Autor Población n Tipo Estudio Intervención Desenlace

respectivamente). El análisis de referencias


cruzadas entre el consumo semanal de
cannabis y los síntomas semanales de TEPT
durante las doce semanas de tratamiento
reveló un mayor consumo de cannabis al
inicio de tratamiento relacionado con una
mayor gravedad de los síntomas de TEPT
pero con una menor gravedad de síntomas
más adelante en el tratamiento.
Fuente: (Cubillos, 2018)

Observatorio Colombiano de Investigación en Cannabis Medicinal 21 | Page


CannaWorldCongress (2018), 1, 1 ISSN: xxxx-xxxx

En lo que respecta a los estudios individuales que han usado cannabinoides de plantas,
cannabinoides sintéticos, o han evaluado el efecto del cannabis sobre los desenlaces de TEPT,
existen algunos ejemplos, incluidos en algunas de las revisiones sistemáticas ya mencionadas, y
otros que no han sido analizados antes por otros autores.

En un estudio piloto publicado en el 2014, 10 pacientes con diagnóstico de TEPT


crónico fueron tratados con 5 mg de THC dos veces al día como coadyuvante a tratamiento
convencional [56]. Efectos adversos de leve intensidad se presentaron en 4 de los pacientes, y
continuaron durante la duración del tratamiento. En estos pacientes, se notó una disminución
significativa de la de los síntomas de hiperexcitabilidad, mejoría de la calidad del sueño,
frecuencia de pesadillas mejorías en escalas de impresión clínicas globales (CGI-I, CGI-S). El
20% de los participantes en este estudio tuvieron una remisión completa de pesadillas en la
tercera semana de tratamiento. Otro estudio piloto reportado por Belendiuk et al [66] en el que
participaron 29 veteranos de combate de Israel, mostró reducciones en síntomas de TEPT
después de la administración de cannabis fumado, con efectos hasta un año después del
tratamiento.

Un estudio piloto aleatorizado, doble-ciego, de diseño cruzado se desarrolló en Canadá


buscando estudiar la efectividad de nabilona en las pesadillas asociadas con TEPT [55]. 10
militares canadienses con un diagnóstico de TEPT y con una historia de pesadillas angustiosas y
dificultad para conciliar el sueño o permanecer dormido fueron incluidos. Las dosis de nabilona
fueron iniciadas a 0.5 mg 1 hora antes de dormir y fueron aumentadas hasta llegar a 3 mg basados
en supresión de pesadillas y tolerabilidad. La dosis alcanzada a la semana 5 fue mantenida por 2
semanas. Al final del periodo de administración de nabilona 70% de participantes reportaron una
mejoría significativa, comparados con 22% de mejoría en participantes después del periodo de
tratamiento con placebo. Se notó una reducción significativa en los puntajes del CAPS Recurring
Distressing Dream Scores, y dicha reducción fue mantenida cuando se analizaron de manera
separada la frecuencia y la intensidad de las pesadillas (p=0005 y p=0.06 respectivamente).
También hubo diferencias significativas en los puntajes de la escala Clinical Global Impression
Change durante el periodo de tratamiento con nabilona vs. placebo (p=0.05). De la misma
manera se observó un aumento del puntaje en el cuestionario de bienestar general (General
Wellbeing Questionnaire, cuyo puntaje de máximo bienestar es 100) durante el tratamiento con
nabilona vs. placebo (p=0.04). La nabilona fue bien tolerada, no produjo cambios en la presión
arterial ni otros parámetros cardiacos; los efectos adversos mas comunes fueron boca seca y dolor
de cabeza durante el tratamiento con nabilona. Los autores anotan que este estudio reproducen los
resultados de estudios anteriores que reportan reducción de pesadillas con el uso de nabilona.

Fraser et al, en un estudio abierto, evaluaron los efectos de nabilona, un cannabinoide


sintético, en el tratamiento de pesadillas refractarias al tratamiento asociadas con TEPT [54] de
manera retrospectiva. 47 pacientes fueron incluidos en el estudio, y fueron tratados con nabilona
a dosis de 0,5 mg 1 hora antes de dormir inicialmente; las dosis fueron escaladas o disminuidas
dependiendo de la tolerabilidad y efectividad. Todas las dosis se mantuvieron por debajo del
límite de 6 mg/dia. La dosis efectiva promedio fue 0,5 mg antes de dormir. 72% de los pacientes
tuvieron una remisión total o disminución de la severidad de las pesadillas. En cuatro pacientes
fue posible el abandono de la nabilona totalmente después de 4-12 meses de tratamiento, mientras
que en los demás ocurrió una recurrencia de las pesadillas cuando se descontinuó la nabilona.

Observatorio Colombiano de Investigación en Cannabis Medicinal 22 | Page


CannaWorldCongress (2018), 1, 1 ISSN: xxxx-xxxx

Cameron et al llevaron a cabo un estudio retrospectivo donde examinaron el efecto el


uso de nabilona en personas que sufren de enfermedad mental severa y hacen parte del sistema
carcelario [53]. Resultados de este análisis mostraron que la nabilona trataba 3.5 indicaciones en
promedio por paciente, reduciendo el riesgo de polimedicación.Todas las mediciones pre y post
tratamiento con nabilona indicaron una mejoría significativa en horas de sueño, reducción
significativa del número de noches que presentaban pesadillas a la semana. Puntajes en la escala
PCL-C (PTSD Scale Civilian Version) también disminuyeron significativamente y mostraron una
reducción de síntomas moderados a síntomas límite. Puntajes en la escala Global Assessment
Functioning también aumentaron significativamente de discapacidad severa a moderada en
función.

Una revisión de historias clínicas de pacientes evaluados para inclusión en el programa


de cannabis medicinal de Nuevo México en EEUU estudió los efectos del uso del cannabis en lo
puntajes del instrumento CAPS, una herramienta comúnmente usada en investigación en TEPT
[58]. Mediante este análisis, se determinó que existió una reducción significativa de los puntajes
totales de CAPS cuando los pacientes usaban cannabis ( p< 0.0001), comparados con aquellos
pacientes que no usaban cannabis. Los puntajes de CAPS también fueron evaluados como
porcentajes de puntajes de base, revelando que existió una reducción de puntajes totales de CAPS
con uso de cannabis. A pesar que pacientes reportaron alrededor de un 75% de reducción en
todos los dominios evaluados con CAPS, los autores sugieren que es posible que, dadas las
características de la población incluida, se esperaba un reporte de reducción de síntomas más
significativo.

Mediante cuestionarios administrados a pacientes registrados para recibir cannabis


medicinal de un dispensario en California, Bonn-Miller y colegas estimaron la posible
prevalencia de TEPT y las razones específicas por las cuales individuos que presentaban síntomas
consistentes con TEPT, a comparación con aquellos sin TEPT, usaban cannabis medicinal.
Individuos con probables síntomas de TEPT reportaron una motivación mayor para usar cannabis
para problemas de sueño. También se identificó una interacción entre motivos relacionados con
problemas de sueño y uso de cannabis en los 30 días anteriores. De la misma manera, análisis
Pos-hoc de tal interacción considerada como significativa reveló que motivos relacionados con el
sueño estaban asociados de manera positiva con uso de cannabis en los 30 días anteriores en
individuos con probable diagnóstico de TEPT pero no en individuos sin TEPT [67]

Dada la relación existente entre la presencia de TEPT y el uso problemático de cannabis


ya reportado en la literatura, es importante determinar cuales son los posibles efectos negativos
que el uso de cannabis sobre el control de la sintomatología de TEPT.

Bonn-Miller y colegas analizaron de manera prospectiva la asociación entre la presencia


de uso problemático de cannabis y cambios en la sintomatología de TEPT después del
tratamiento de la dependencia y la discontinuación del cannabis [61]. El estudio analizó a un
programa de rehabilitación para el TEPT. La presencia del trastorno por consumo de cannabis
(Cannabis use disorder o CUD) fue predictiva de cambios menores en la severidad de los
síntomas de TEPT - medidos al momento de admisión al programa y al momento de ser dados de
alta. La presencia de CUD también era predictiva de un menor nivel de cambio en la severidad de
síntomas relacionados con evitación y embotamiento según puntajes en la escala PCL-M (PTSD
Checklist - Military version 1993), al igual que síntomas de hiperexcitación. Los autores de este

Observatorio Colombiano de Investigación en Cannabis Medicinal 23 | Page


CannaWorldCongress (2018), 1, 1 ISSN: xxxx-xxxx

estudio indican que “los hallazgos contribuyen significativamente a la existente literatura


extendiendo hallazgos de estudios de corte transversal y longitudinales de una relación entre
TEPT y el uso de cannabis o trastorno por uso de cannabis e identificando el trastorno por el uso
de cannabis como un factor que puede potencialmente impactar negativamente los síntomas de
TEPT en el tiempo”

En otro estudio prospectivo que involucró veteranos de guerra con diagnóstico de


trastorno por uso de cannabis (CUD), se obtuvieron medidas de presencia de TEPT, severidad de
síntomas y características de uso de cannabis y se estudiaron vínculos entre TEPT y las
características del uso de cannabis, incluyendo motivaciones, problemas asociados con su uso,
síntomas de abstinencia y ansias [60]. El estudio encontró que participantes diagnosticados con
TEPT reportaban razones de afrontamiento significativamente mayores como motivaciones para
el uso de cannabis, al igual que una mayor severidad de síntomas de abstinencia y niveles
mayores de ansias compulsivas, emocionales y anticipatorias que participantes sin diagnóstico de
TEPT. Estas diferencias entre grupos continuaron siendo estadísticamente significativas después
de ajustar por la presencia de enfermedad mental concomitante y uso de otras sustancias.
Además, el estudio reveló que la severidad de los síntomas de TEPT predecía positivamente el
uso del cannabis con motivos de afrontamiento, y de la misma forma la severidad de los síntomas
de TEPT predijo positivamente el uso problemático de cannabis al igual que la intensidad de los
síntomas de abstinencia durante la última vez que los participantes intentaron dejar el cannabis.

La asociación entre el uso del cannabis y la severidad de los síntomas de TEPT fue
examinada en un estudio observacional longitudinal [59]. 2276 veteranos con diagnóstico de
TEPT admitidos a programas de tratamiento de Veteran Affairs de EEUU fueron incluidos en el
estudio, fueron evaluados 4 meses después de terminar su tratamiento, y fueron clasificados de
acuerdo a su uso de cannabis: los que nunca usaron, los que dejaron de usarlo durante el
tratamiento, los que continuaron usando después de ser dados de alta, y los que empezaron a usar
después de ser dados de alta. En lo que los autores caracterizaron como el primer estudio
longitudinal de la asociación entre uso de cannabis y severidad de síntomas de TEPT, se encontró
que el empezar a usar cannabis estaba relacionado con medidas más altas de síntomas de TEPT
en el seguimiento, y el abandonar el uso de cannabis durante el tratamiento estuvo asociado a
una mejoría más significativa de los síntomas de TEPT. Análisis de regresión revelaron
asociaciones positivas estadísticamente significativas entre números de días de uso de cannabis
aumentado y severidad mayor en síntomas de TEPT, comportamiento violento, uso de alcohol.
Los autores de este estudio interpretaron el inicio del uso de cannabis después de tratamiento de
TEPT como posibilidad que esto ocurra en individuos con TEPT refractario a tratamiento
intensivo y especializado y lo usan en un esfuerzo por “automedicarse”. Wilkinson et al
concluyen “los resultados de este estudio no soportan la hipótesis que cannabis está asociado con
mejoría general de los síntomas de TEPT, y las asociaciones observadas sugieren que puede de
hecho empeorar los síntomas de TEPT o anular los beneficios de un tratamiento especializado e
intensivo”.

En un estudio de casos y controles emparejados de corte transversal que usó datos


clínicos de veteranos incluidos en programas de integración primarios de salud mental para
evaluación de depresión, TEPT, o trastorno por uso de alcohol, a los que se les administró una
serie de evaluaciones estructuradas como Alcohol Timeline Followback (TLFB) las dos primeras
preguntas del cuestionario ASSIST (Alcohol, Smoking and Substance Abuse Screening Test), la

Observatorio Colombiano de Investigación en Cannabis Medicinal 24 | Page


CannaWorldCongress (2018), 1, 1 ISSN: xxxx-xxxx

versión de la lista de chequeo de TEPT versión civil (PCL-C), el cuestionario de la salud del
paciente PHQ9 para depresión, el cuestionario de Paykel para ideaciones suicidas se examinó la
correlación entre los síntomas de salud mental y el uso del cannabis [64]. Para evaluar el objetivo
primario de severidad de síntomas de TEPT y su relación con uso de cannabis; se encontró que el
promedio de puntaje en PCL-C era similar entre los casos y los controles (59.2 y 59.1
respectivamente, p=0.91). Entre los casos también se analizó la asociación de la severidad de los
síntomas con la frecuencia de uso de cannabis, y el modelo binario de regresión logística mostró
que era más probable que personas que usaban cannabis diariamente tuvieran síntomas de
depresión mayores comparado con personas que no usan diariamente (OR=1.07 95% CI= (1.02,
1.13) p=0.01) sin embargo los puntajes de PCL-C no estaban relacionados con las probabilidades
de uso diario vs. no-diario (OR=0.99, p=0.39). Estos hallazgos no confirman la hipótesis que el
uso del cannabis por los veteranos con diagnóstico probable de TEPT tenían una sintomatología
menos severa, según los autores del estudio.

Tull y colegas llevaron a cabo un estudio prospectivo con 202 participantes con o sin
TEPT que fueron admitidos a una unidad de tratamiento por dependencia de sustancias
psicoactivas [68]. El propósito del estudio fue explorar el papel de la dependencia al cannabis y la
relación entre TEPT y reactividad biológica y emocional en respuesta a señales de su trauma
personal. Como parámetros de base se obtuvieron evaluaciones para el diagnóstico de TEPT,
SUD, abstinencia de cannabis, frecuencia de uso y otros trastornos psiquiátricos. Luego, se les
pidió a los participantes que discutieran en detalle el evento traumático y sus sentimientos
durante la experiencia. Durante la segunda sesión, los sujetos escucharon su experiencia y se les
ordenó imaginar que el evento se llevaría a cabo en tiempo real. Posteriormente, se evaluó la
reactividad emocional y biológica. Según los puntajes en las escalas de afecto negativo, los
pacientes con TEPT y sin historia de uso de dependencia de cannabis mostraron un aumento
estadísticamente significativo de afecto negativo antes de estar expuesto a las señales de trauma
personal y después que aquellos individuos sin TEPT(p <.001). Sin embargo, para aquellos con
dependencia al cannabis no existió una diferencia estadísticamente significativa en la reactividad
de afecto negativo como una función de estado de síntomas de TEPT. En las evaluaciones de
reactividad biológica, no se encontró diferencias en niveles de cortisol en saliva
independientemente del diagnóstico de TEPT o uso de cannabis. Los resultados de este estudio
indican que en individuos con diagnóstico de TEPT, la ausencia de dependencia al cannabis se
relaciona con un una reactividad emocional subjetiva, e individuos dependientes al cannabis (con
o sin diagnóstico de TEPT) reportan una reactividad emocional subjetiva disminuida que
personas con TEPT y sin dependencia al cannabis.

En un análisis secundario de datos obtenidos mediante dos estudios clínicos donde se


evaluó la combinación de medicamento más terapia cognitiva y terapia cognitiva conductual
integrada para TEPT concomitante con trastorno por uso de sustancias, reveló resultados
contrarios a los de otros estudios pasados con respecto al impacto de uso de cannabis en los
síntomas de TEPT [65] Este estudio realizó regresiones multivariadas para examinar la
asociación entre uso de cannabis de base y los desenlaces del tratamiento. Usando una técnica de
referencias cruzadas se examinaron las asociaciones entre uso de cannabis semanal y severidad
de síntomas de TEPT semanales y uso de sustancias primarias durante el tratamiento. Incluyendo
datos de individuos tratados con terapia cognitiva conductual mediante los dos estudios clínicos,
y excluyendo aquellos con trastorno de uso de cannabis, para un total de 136 participantes, el
estudio reveló que la frecuencia del uso del cannabis estaba asociada positivamente con los días

Observatorio Colombiano de Investigación en Cannabis Medicinal 25 | Page


CannaWorldCongress (2018), 1, 1 ISSN: xxxx-xxxx

que se experimentaba ansias o deseo por usar cannabis. Las regresiones multivariadas mostraron
que los días de uso de cannabis de base no eran un predictor significativo de severidad de
síntomas de TEPT al final del tratamiento (p=0.30) o días de uso de la sustancia de abuso
primaria al final del tratamiento (p=0.84), lo que sugiere que el uso de cannabis no estaba
asociado ni con respuesta negativa ni positiva al final del tratamiento. El análisis de referencias
cruzadas arrojó evidencia que existe una correlación entre uso semanal de cannabis (p<0.001) y
el uso de la sustancia primaria (p=0.02), sugiriendo que mientras la una aumentaba, la otra
disminuía. En análisis de referencias cruzadas de síntomas de TEPT no estuvo significativamente
asociado con uso semanal de la sustancia de abuso primaria ni con uso de cannabis (p=0.037 y
0.746 respectivamente). El análisis de referencias cruzadas entre el consumo semanal de cannabis
y los síntomas semanales de TEPT durante las doce semanas de tratamiento reveló un mayor
consumo de cannabis al inicio de tratamiento relacionado con una mayor gravedad de los
síntomas de TEPT pero con una menor gravedad de síntomas más adelante en el tratamiento. Los
autores del estudio señalan no haber encontrado evidencia que el uso de cannabis antes del
tratamiento de TEPT no está asociado con resultados adversos en estos pacientes .

2.5. TEPT y dependencia a sustancias psicoactivas

Una de las correlaciones más importantes identificadas en la literatura es la coexistencia


del TEPT y dependencia a sustancias psicoactivas [69]. La presencia de TEPT puede ser
considerada como un factor causal para la dependencia de la nicotina y otras drogas, o la
coexistencia de TEPT con otras condiciones de dependencia y/o abuso pueden compartir los
mismos factores de riesgo [70]. En estudios de pacientes diagnosticados con TEPT, se han
identificado trastornos por uso de sustancias entre 19% y el 35% [71] [72], siendo el trastorno por
uso de alcohol la comorbilidad más comúnmente observada, con una prevalencia entre un 36% y
un 52% [71] [72]. Un estudio en la población colombiana es consistente con estos hallazgos de
estudios internacionales: el TEPT presenta una importante asociación con el uso y abuso de
sustancias psicoactivas, presentando un odds ratio de 1,6 para el uso, 10,7 para el abuso y 24,2
para la dependencia, lo que consideraron los autores de este estudio consistente con otros reportes
similares en la literatura [73]

Cannabis es la sustancia psicoactiva ilegal más disponible a nivel mundial [74]. Para los
adultos en Estados Unidos, el TEPT está asociado con mayores posibilidades de uso de cannabis,
y este ocurre concomitantemente con trastornos de ansiedad y de acuerdo a la frecuencia del
trauma [75]. En la población de veteranos de guerra en este mismo país se ha identificado que
estos son mas propensos al uso de sustancias psicoactivas, particularmente cannabis, dada la alta
tasa de síntomas psicológicos que presentan, y estos mismos usan el cannabis para tratar síntomas
como ansiedad, insomnio y depresión con cannabis a manera de automedicación [60]. El
trastorno de estrés postraumático es reportado por los veteranos de guerra en Estados Unidos
como uno de los motivos principales para buscar el cannabis medicinal [76] [77] y también por la
comunidad general en este mismo país [67] [57]. El trastorno por estrés postraumático es
reconocido actualmente como una condición clínica para poder recibir cannabis medicinal en la
mayoría de estados de los Estados Unidos donde se permite el uso de cannabis medicinal [78]

Un estudio reportado por las Fuerzas Militares en su texto “Abordaje Clínico en


Adicciones” [79] realizado durante los años 2005 a 2007 y que incluyó 1.566 oficiales y
suboficiales de todas las unidades aéreas indagó sobre el consumo de sustancias psicoactivas y

Observatorio Colombiano de Investigación en Cannabis Medicinal 26 | Page


CannaWorldCongress (2018), 1, 1 ISSN: xxxx-xxxx

encontró prevalencias de intoxicación por alcohol de 16,33%, abuso 6,1% y dependencia 5,59%.
Estas se correlacionaron significativamente con menor percepción de calidad de vida general en
los afectados, así como con mayor riesgo de presentar otros trastornos mentales como depresión,
ansiedad, manía, trastorno disocial de personalidad, estrés postraumático y psicosis. Las
prevalencias de consumo de cannabis en el último año fueron bajas 1,5% y de cocaína 0,8%, sin
embargo un 30% manifestó que le habían ofrecido cannabis, un 17% que le habían ofrecido
cocaína y un 5,6% quisiera probar el cannabis mientras que en 1,8% quisiera probar la cocaína.

2.6. Potencial del Cannabidiol

Cannabidiol, o CBD, es el segundo cannabinoide mas prevalente en la planta de


Cannabis stativa sp [80] y que, al contrario del delta-9-Tetrahidrocannabinol, no posee
características psicotrópicas. Estudios preclínicos en diferentes modelos animales demuestran
que CBD puede facilitar la extinción de recuerdos y bloquear la consolidación [81] [82] [83].
Aunque los efectos del CBD no están bien caracterizados - se piensa que esta molécula tiene la
habilidad de desencadenar muchas reacciones bioquímicas [84]- se reconoce que su habilidad de
actiar sobre el neurotransmisor ácido gamma-aminobutírico GABA [85] podría representar una
potencial avenida terapéutica de utilidad en TEPT.

Bitencourt y Takahashi reportan, en un artículo de revisión [86] reportan los resultados


de 4 estudios en humanos (2 reportes de casos, 1 estudio en personas con PTSD y 1 estudio en
humanos sanos) donde se estudió el efecto del CBD sobre los síntomas de TEPT, indicando un
efecto positivo en manejo de ansiedad [87] [88], mejoría de síntomas de TEPT [58] y una
consolidación aumentada de la extinción del temor explícito [89] respectivamente.

CONCLUSIONES

Colombia atraviesa una situación de post-conflicto donde, después de tantos años de


violencia podemos tomarnos el tiempo para evaluar el impacto que ha tenido la guerra sobre la
salud emocional de los ciudadanos. Una de las aflicciones más importantes para poblaciones
sometidas a la constante amenaza de peligro es la presencia del Trastorno de Estrés
Postraumático, una condición con alta tasa de recidiva y que requiere un manejo multimodal y
multidisciplinario. Los tratamientos farmacológicos tienden a ser efectivos en una proporción de
pacientes, con unas tasas de respuesta pocas veces son mayores del 60% y menos del 20-30% de
pacientes alcanzan una remisión completa de los síntomas. Varios estudios epidemiológicos han
revelado que algunos pacientes con TEPT usan el cannabis a manera de automedicación para el
control de sus síntomas, y dicho uso tiene bases fisiopatológicas dadas las disrupciones que se
presentan a nivel del sistema endocannabinoide y su interacción con la función hormonal del eje
hipotálamo-hipófisis-adrenal que perpetúa la permanencia de las memorias vividas, la
hiperexcitabilidad y los demás síntomas relacionados con el TEPT evidenciadas mediante
estudios preclínicos, animales y en humanos. Los datos de estudios preclínicos y de modelos
animales sugieren que una potencial manipulación del sistema endocannabinoide mediante
cannabinoides sintéticos y fitocannabinoides podría alterar los cambios neuronales e
inflamatorios para llevar a un potencial control de síntomas

Sin embargo, la evidencia que existe de estudios en humanos no es contundente. Los


estudios prospectivos que han examinado el rol de los cannabinoides en el control de pesadillas,

Observatorio Colombiano de Investigación en Cannabis Medicinal 27 | Page


CannaWorldCongress (2018), 1, 1 ISSN: xxxx-xxxx

mejoría del sueño y control de otros síntomas y han arrojado resultados positivos han incluido
pocos pacientes, y carecen de grupos control. Algunos estudios retrospectivos muestran
resultados positivos, pero en otras cohortes se ha evidenciado que el trastorno por uso de
cannabis puede empeorar los desenlaces clínicos del tratamiento convencional. A esta compleja
situación se le suma el hecho que la evidencia muestra una propensidad por parte de las personas
con TEPT a desarrollar adicciones y dependencias a sustancias psicoactivas, incluyendo el
cannabis.

Dadas las particularidades que rodean la relación entre el cannabis y el trastorno de


estrés postraumático, es imperativo que se lleven a cabo estudios con la suficiente robustez
metodológica, como estudios doble-ciego, controlados y aleatorizados en poblaciones bien
definidas de pacientes con TEPT, no solo explorando el componente psicoactivo del cannabis,
delta-9-tetrahidrocannabinol, si no el compuesto no-psicotrópico cannabidiol, dado su excelente
perfil de seguridad y nula capacidad de generar dependencia.
I. Conflictos de interés:
Esta investigación fue desarrollada mediante la financiación por parte de la Clínica Las
Américas y BWELLMED Colombia SAS mediante un grant no condicionado.

EXPRESIONES DE GRATITUD

Se agradece al Dr. Sergio Rueda de CAMH (Centre for Addiction and Mental Health, Toronto -
Canada) por su apoyo al concepto de este artículo. Los fondos para este estudio fueron
proporcionados por la Clinica Las Americas de Medellín, Colombia y por BWELLMED
COLOMBIA SAS

REFERENCIAS

[1] Momartin S, Steel Z, Coello M, Aroche J, Silove DM, Brooks R. A comparison of the
mental health of refugees with temporary versus permanent protection visas. Med J Aust
2006;185:357–61.
[2] Steel Z, Silove D, Brooks R, Momartin S, Alzuhairi B, Susljik I. Impact of immigration
detention and temporary protection on the mental health of refugees. Br J Psychiatry
2006;188:58–64.
[3] WHO releases guidance on mental health care after trauma. Cent Eur J Public Health
2013;21:127.
[4] Mugisha J, Muyinda H, Wandiembe P, Kinyanda E. Prevalence and factors associated
with Posttraumatic Stress Disorder seven years after the conflict in three districts in northern
Uganda (The Wayo-Nero Study). BMC Psychiatry 2015;15:170.
[5] Steel Z, Chey T, Silove D, Marnane C, Bryant RA, van Ommeren M. Association of
torture and other potentially traumatic events with mental health outcomes among populations
exposed to mass conflict and displacement: a systematic review and meta-analysis. JAMA
2009;302:537–49.
[6] Campo-Arias A, Celina Oviedo H, Herazo E. Prevalencia de síntomas, posibles casos y
trastornos mentales en víctimas del conflicto armado interno en situación de desplazamiento en
Colombia: una revisión sistema/ática. Revista Colombiana de Psiquiatría 2014;43:177–85.

Observatorio Colombiano de Investigación en Cannabis Medicinal 28 | Page


CannaWorldCongress (2018), 1, 1 ISSN: xxxx-xxxx

[7] Alejo EG, Rueda G, Ortega M, Orozco LC. Estudio epidemiológico del trastorno por
estrés postraumático en población desplazada por la violencia política en Colombia. Universitas
Psychologica 2007;6.
[8] Echenique C, Medina LM, Medina A-R, Ramírez A. Prevalencia del trastorno por estrés
postraumático en población desplazada por violencia, en proceso de reestablecimiento en
Sincelejo. Psicología desde el Caribe 2011;0:122–35.
[9] Sanchez-Padilla E, Casas G, Grais RF, Hustache S, Moro M-R. The Colombian conflict: a
description of a mental health program in the Department of Tolima. Confl Health 2009;3:13.
[10] Sinisterra M, Figueroa FS, Moreno VF, Robayo MF, Sanguino JF. Prevalencia del
trastorno de estrés Post traumático en población situación de desplazamiento en la localidad de
Ciudad Bolívar Bogotá, Colombia. Psychologia 2010:83–97.
[11] Salazar JAA, Giraldo MP, Padilla LDT. Tendencias psicopatológicas en personas
desplazadas re-asentadas en el departamento del Quindío entre el 2005 y el 2011. Agora USB
2011;11:279–96.
[12] Juárez F, Guerra Á. Características socioeconómicas y salud en personas pobres y
desplazadas. Psicologia: Teoria E Pesquisa 2011;27:511–9.
[13] Richards A, Ospina-Duque J, Barrera-Valencia M, Escobar-Rincón J, Ardila-Gutiérrez M,
Metzler T, et al. Posttraumatic stress disorder, anxiety and depression symptoms, and
psychosocial treatment needs in Colombians internally displaced by armed conflict: A mixed
method evaluation. Psychol Trauma 2011:384–93.
[14] American Psychiatric Association. Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders
(DSM-5®). American Psychiatric Pub; 2013.
[15] Yehuda R, Hoge CW, McFarlane AC, Vermetten E, Lanius RA, Nievergelt CM, et al.
Post-traumatic stress disorder. Nat Rev Dis Primers 2015;1:15057.
[16] Kessler RC. Posttraumatic stress disorder: the burden to the individual and to society. J
Clin Psychiatry 2000;61 Suppl 5:4–12; discussion 13–4.
[17] Kline AC, Cooper AA, Rytwinksi NK, Feeny NC. Long-term efficacy of psychotherapy
for posttraumatic stress disorder: A meta-analysis of randomized controlled trials. Clin Psychol
Rev 2018;59:30–40.
[18] Bisson JI, Roberts NP, Andrew M, Cooper R, Lewis C. Psychological therapies for
chronic post‐traumatic stress disorder (PTSD) in adults. Cochrane Database Syst Rev 2013.
doi:10.1002/14651858.CD003388.pub4.
[19] Guideline Development Panel for the Treatment of Posttraumatic Stress Disorder in
Adults. Clinical Practice Guideline for the Treatment of Posttraumatic Stress Disorder (PTSD) in
Adults 2017. https://www.apa.org/ptsd-guideline/ptsd.pdf.
[20] Management of Posttraumatic Stress Disorder and Acute Stress Reaction 2017 - VA/DoD
Clinical Practice Guidelines n.d. https://www.healthquality.va.gov/guidelines/mh/ptsd/ (accessed
September 19, 2018).
[21] Berger W, Mendlowicz MV, Marques-Portella C, Kinrys G, Fontenelle LF, Marmar CR,
et al. Pharmacologic alternatives to antidepressants in posttraumatic stress disorder: a systematic
review. Prog Neuropsychopharmacol Biol Psychiatry 2009;33:169–80.
[22] Friedman MJ, Marmar CR, Baker DG, Sikes CR, Farfel GM. Randomized, double-blind
comparison of sertraline and placebo for posttraumatic stress disorder in a Department of
Veterans Affairs setting. J Clin Psychiatry 2007;68:711–20.
[23] Stein DJ, Ipser J, McAnda N. Pharmacotherapy of posttraumatic stress disorder: a review
of meta-analyses and treatment guidelines. CNS Spectr 2009;14:25–31.

Observatorio Colombiano de Investigación en Cannabis Medicinal 29 | Page


CannaWorldCongress (2018), 1, 1 ISSN: xxxx-xxxx

[24] de Investigación en Conflicto y Memoria Histórica Militar C. Impacto del Estres


Postraumatico en Miembros de las Fuerzas Armadas de Colombia. Issuu n.d.
https://issuu.com/centrodeinvestigacionenconflictoyme/docs/impacto_del_estres_postraumatico_
de (accessed September 19, 2018).
[25] Neumeister A, Seidel J, Ragen BJ, Pietrzak RH. Translational evidence for a role of
endocannabinoids in the etiology and treatment of posttraumatic stress disorder.
Psychoneuroendocrinology 2015;51:577–84.
[26] Daskalakis NP, Lehrner A, Yehuda R. Endocrine aspects of post-traumatic stress disorder
and implications for diagnosis and treatment. Endocrinol Metab Clin North Am 2013;42:503–13.
[27] Baker DG, West SA, Nicholson WE, Ekhator NN, Kasckow JW, Hill KK, et al. Serial
CSF corticotropin-releasing hormone levels and adrenocortical activity in combat veterans with
posttraumatic stress disorder. Am J Psychiatry 1999;156:585–8.
[28] de Kloet CS, Vermetten E, Geuze E, Lentjes EGWM, Heijnen CJ, Stalla GK, et al.
Elevated plasma corticotrophin-releasing hormone levels in veterans with posttraumatic stress
disorder. Prog Brain Res 2008;167:287–91.
[29] Morris MC, Compas BE, Garber J. Relations among posttraumatic stress disorder,
comorbid major depression, and HPA function: a systematic review and meta-analysis. Clin
Psychol Rev 2012;32:301–15.
[30] van Zuiden M, Kavelaars A, Geuze E, Olff M, Heijnen CJ. Predicting PTSD: pre-existing
vulnerabilities in glucocorticoid-signaling and implications for preventive interventions. Brain
Behav Immun 2013;30:12–21.
[31] Raison CL, Miller AH. When not enough is too much: the role of insufficient
glucocorticoid signaling in the pathophysiology of stress-related disorders. Am J Psychiatry
2003;160:1554–65.
[32] Hill MN, Campolongo P, Yehuda R, Patel S. Integrating Endocannabinoid Signaling and
Cannabinoids into the Biology and Treatment of Posttraumatic Stress Disorder.
Neuropsychopharmacology 2018;43:80–102.
[33] Skaper SD, Di Marzo V. Endocannabinoids in nervous system health and disease: the big
picture in a nutshell. Philos Trans R Soc Lond B Biol Sci 2012;367:3193–200.
[34] Marsicano G, Wotjak CT, Azad SC, Bisogno T, Rammes G, Cascio MG, et al. The
endogenous cannabinoid system controls extinction of aversive memories. Nature 2002;418:530–
4.
[35] Neumeister A, Normandin MD, Pietrzak RH, Piomelli D, Zheng MQ, Gujarro-Anton A,
et al. Elevated brain cannabinoid CB1 receptor availability in post-traumatic stress disorder: a
positron emission tomography study. Mol Psychiatry 2013;18:1034–40.
[36] Hill MN, Bierer LM, Makotkine I, Golier JA, Galea S, McEwen BS, et al. Reductions in
circulating endocannabinoid levels in individuals with post-traumatic stress disorder following
exposure to the World Trade Center attacks. Psychoneuroendocrinology 2013;38:2952–61.
[37] Bluett RJ, Báldi R, Haymer A, Gaulden AD, Hartley ND, Parrish WP, et al.
Endocannabinoid signalling modulates susceptibility to traumatic stress exposure. Nat Commun
2017;8:14782.
[38] Patel S, Kingsley PJ, Mackie K, Marnett LJ, Winder DG. Repeated homotypic stress
elevates 2-arachidonoylglycerol levels and enhances short-term endocannabinoid signaling at
inhibitory synapses in basolateral amygdala. Neuropsychopharmacology 2009;34:2699–709.
[39] Ramikie TS, Patel S. Endocannabinoid signaling in the amygdala: anatomy, synaptic
signaling, behavior, and adaptations to stress. Neuroscience 2012;204:38–52.
[40] Ameri A. The effects of cannabinoids on the brain. Prog Neurobiol 1999;58:315–48.

Observatorio Colombiano de Investigación en Cannabis Medicinal 30 | Page


CannaWorldCongress (2018), 1, 1 ISSN: xxxx-xxxx

[41] Viveros MP, Marco EM, File SE. Endocannabinoid system and stress and anxiety
responses. Pharmacol Biochem Behav 2005;81:331–42.
[42] Kuhnert S, Meyer C, Koch M. Involvement of cannabinoid receptors in the amygdala and
prefrontal cortex of rats in fear learning, consolidation, retrieval and extinction. Behav Brain Res
2013;250:274–84.
[43] Rabinak CA, Phan KL. Cannabinoid modulation of fear extinction brain circuits: a novel
target to advance anxiety treatment. Curr Pharm Des 2014;20:2212–7.
[44] Hill MN, Patel S, Carrier EJ, Rademacher DJ, Ormerod BK, Hillard CJ, et al.
Downregulation of endocannabinoid signaling in the hippocampus following chronic
unpredictable stress. Neuropsychopharmacology 2005;30:508–15.
[45] Akirav I. Role of the Endocannabinoid System in Anxiety and Stress-Related Disorders.
In: Kalinin V, editor. Anxiety Disorders, InTech; 2011.
[46] Niyuhire F, Varvel SA, Martin BR, Lichtman AH. Exposure to marijuana smoke impairs
memory retrieval in mice. J Pharmacol Exp Ther 2007;322:1067–75.
[47] Lutz B. The endocannabinoid system and extinction learning. Mol Neurobiol 2007;36:92–
101.
[48] McLaughlin PJ, Jagielo-Miller JE, Plyler ES, Schutte KK, Vemuri VK, Makriyannis A.
Differential effects of cannabinoid CB1 inverse agonists and antagonists on impulsivity in male
Sprague Dawley rats: identification of a possibly clinically relevant vulnerability involving the
serotonin 5HT1A receptor. Psychopharmacology 2017;234:1029–43.
[49] Bedse G, Hartley ND, Neale E, Gaulden AD, Patrick TA, Kingsley PJ, et al. Functional
Redundancy Between Canonical Endocannabinoid Signaling Systems in the Modulation of
Anxiety. Biol Psychiatry 2017;82:488–99.
[50] Chhatwal JP, Davis M, Maguschak KA, Ressler KJ. Enhancing cannabinoid
neurotransmission augments the extinction of conditioned fear. Neuropsychopharmacology
2005;30:516–24.
[51] Loflin M, Earleywine M, Bonn-Miller M. Medicinal versus recreational cannabis use:
Patterns of cannabis use, alcohol use, and cued-arousal among veterans who screen positive for
PTSD. Addict Behav 2017;68:18–23.
[52] Wilkinson ST, Radhakrishnan R, D’Souza DC. A Systematic Review of the Evidence for
Medical Marijuana in Psychiatric Indications. J Clin Psychiatry 2016;77:1050–64.
[53] Cameron C, Watson D, Robinson J. Use of a synthetic cannabinoid in a correctional
population for posttraumatic stress disorder-related insomnia and nightmares, chronic pain, harm
reduction, and other indications: a retrospective evaluation. J Clin Psychopharmacol
2014;34:559–64.
[54] Fraser GA. The use of a synthetic cannabinoid in the management of treatment-resistant
nightmares in posttraumatic stress disorder (PTSD). CNS Neurosci Ther 2009;15:84–8.
[55] Jetly R, Heber A, Fraser G, Boisvert D. The efficacy of nabilone, a synthetic cannabinoid,
in the treatment of PTSD-associated nightmares: A preliminary randomized, double-blind,
placebo-controlled cross-over design study. Psychoneuroendocrinology 2015;51:585–8.
[56] Roitman P, Mechoulam R, Cooper-Kazaz R, Shalev A. Preliminary, open-label, pilot
study of add-on oral Δ9-tetrahydrocannabinol in chronic post-traumatic stress disorder. Clin Drug
Investig 2014;34:587–91.
[57] Walsh Z, Gonzalez R, Crosby K, S Thiessen M, Carroll C, Bonn-Miller MO. Medical
cannabis and mental health: A guided systematic review. Clin Psychol Rev 2017;51:15–29.
[58] Greer GR, Grob CS, Halberstadt AL. PTSD symptom reports of patients evaluated for the
New Mexico Medical Cannabis Program. J Psychoactive Drugs 2014;46:73–7.

Observatorio Colombiano de Investigación en Cannabis Medicinal 31 | Page


CannaWorldCongress (2018), 1, 1 ISSN: xxxx-xxxx

[59] Wilkinson ST, Stefanovics E, Rosenheck RA. Marijuana use is associated with worse
outcomes in symptom severity and violent behavior in patients with posttraumatic stress disorder.
J Clin Psychiatry 2015;76:1174–80.
[60] Boden MT, Babson KA, Vujanovic AA, Short NA, Bonn-Miller MO. Posttraumatic stress
disorder and cannabis use characteristics among military veterans with cannabis dependence. Am
J Addict 2013;22:277–84.
[61] Bonn-Miller MO, Boden MT, Vujanovic AA, Drescher KD. Prospective investigation of
the impact of cannabis use disorders on posttraumatic stress disorder symptoms among veterans
in residential treatment. Psychol Trauma 2013;5:193.
[62] Bonn-Miller MO, Moos RH, Boden MT, Long WR, Kimerling R, Trafton JA. The impact
of posttraumatic stress disorder on cannabis quit success. Am J Drug Alcohol Abuse
2015;41:339–44.
[63] O’Neil ME, Nugent SM, Morasco BJ, Freeman M, Low A, Kondo K, et al. Benefits and
Harms of Plant-Based Cannabis for Posttraumatic Stress Disorder: A Systematic Review. Ann
Intern Med 2017;167:332–40.
[64] Johnson MJ, Pierce JD, Mavandadi S, Klaus J, Defelice D, Ingram E, et al. Mental health
symptom severity in cannabis using and non-using Veterans with probable PTSD. J Affect
Disord 2016;190:439–42.
[65] Ruglass LM, Shevorykin A, Radoncic V, Smith KMZ, Smith PH, Galatzer-Levy IR, et al.
Impact of Cannabis Use on Treatment Outcomes among Adults Receiving Cognitive-Behavioral
Treatment for PTSD and Substance Use Disorders. J Clin Med Res 2017;6.
doi:10.3390/jcm6020014.
[66] Belendiuk KA, Baldini LL, Bonn-Miller MO. Narrative review of the safety and efficacy
of marijuana for the treatment of commonly state-approved medical and psychiatric disorders.
Addict Sci Clin Pract 2015;10:10.
[67] Bonn-Miller MO, Babson KA, Vandrey R. Using cannabis to help you sleep: heightened
frequency of medical cannabis use among those with PTSD. Drug Alcohol Depend
2014;136:162–5.
[68] Tull MT, McDermott MJ, Gratz KL. Marijuana dependence moderates the effect of
posttraumatic stress disorder on trauma cue reactivity in substance dependent patients. Drug
Alcohol Depend 2016;159:219–26.
[69] McCauley JL, Killeen T, Gros DF, Brady KT, Back SE. Posttraumatic Stress Disorder
and Co-Occurring Substance Use Disorders: Advances in Assessment and Treatment. Clin
Psychol 2012;19. doi:10.1111/cpsp.12006.
[70] Breslau N, Davis GC, Schultz LR. Posttraumatic stress disorder and the incidence of
nicotine, alcohol, and other drug disorders in persons who have experienced trauma. Arch Gen
Psychiatry 2003;60:289–94.
[71] Mills KL, Teesson M, Ross J, Peters L. Trauma, PTSD, and substance use disorders:
findings from the Australian National Survey of Mental Health and Well-Being. Am J Psychiatry
2006;163:652–8.
[72] Pietrzak RH, Goldstein RB, Southwick SM, Grant BF. Prevalence and Axis I comorbidity
of full and partial posttraumatic stress disorder in the United States: results from Wave 2 of the
National Epidemiologic Survey on Alcohol and Related Conditions. J Anxiety Disord
2011;25:456–65.
[73] Torres de Galvis Y. Trastornos por abuso y dependencia de sustancias en población
colombiana: su prevalencia y comorbilidad con otros trastornos mentales seleccionados. Revista
Colombiana de Psiquiatría 2010;3:14 S – 35 S.

Observatorio Colombiano de Investigación en Cannabis Medicinal 32 | Page


CannaWorldCongress (2018), 1, 1 ISSN: xxxx-xxxx

[74] Baggio S, Henchoz Y, Studer J, Deline S, N’Goran A, Mohler-Kuo M, et al. Cannabis use
and other illicit drug use: do subjective experiences during first cannabis use increase the
probability of using illicit drug? J Subst Use 2015;20:234–8.
[75] Cougle JR, Bonn-Miller MO, Vujanovic AA, Zvolensky MJ, Hawkins KA. Posttraumatic
stress disorder and cannabis use in a nationally representative sample. Psychol Addict Behav
2011;25:554–8.
[76] Davis AK, Bonar EE, Ilgen MA, Walton MA, Perron BE, Chermack ST. Factors
associated with having a medical marijuana card among Veterans with recent substance use in
VA outpatient treatment. Addict Behav 2016;63:132–6.
[77] Earleywine M, Bolles JR. Marijuana, expectancies, and post-traumatic stress symptoms: a
preliminary investigation. J Psychoactive Drugs 2014;46:171–7.
[78] Bohnert KM, Perron BE, Ashrafioun L, Kleinberg F, Jannausch M, Ilgen MA. Positive
posttraumatic stress disorder screens among first-time medical cannabis patients: prevalence and
association with other substance use. Addict Behav 2014;39:1414–7.
[79] SUBDIRECCIÓN DE SALUD GRUPO DE GESTIÓN EN SALUD SALUD MENTAL.
ABORDAJE CLÍNICO EN ADICCIONES. FUERZAS MILITARES DE COLOMBIA
COMANDO GENERAL DIRECCIÓN GENERAL DE SANIDAD MILITAR; 2014.
[80] Pertwee RG. The diverse CB1 and CB2 receptor pharmacology of three plant
cannabinoids: delta9-tetrahydrocannabinol, cannabidiol and delta9-tetrahydrocannabivarin. Br J
Pharmacol 2008;153:199–215.
[81] Bitencourt RM, Pamplona FA, Takahashi RN. Facilitation of contextual fear memory
extinction and anti-anxiogenic effects of AM404 and cannabidiol in conditioned rats. Eur
Neuropsychopharmacol 2008;18:849–59.
[82] Do Monte FH, Souza RR, Bitencourt RM, Kroon JA, Takahashi RN. Infusion of
cannabidiol into infralimbic cortex facilitates fear extinction via CB1 receptors. Behav Brain Res
2013;250:23–7.
[83] Stern CAJ, Gazarini L, Vanvossen AC, Zuardi AW, Galve-Roperh I, Guimaraes FS, et al.
Δ9-Tetrahydrocannabinol alone and combined with cannabidiol mitigate fear memory through
reconsolidation disruption. Eur Neuropsychopharmacol 2015;25:958–65.
[84] Iffland K, Grotenhermen F. An Update on Safety and Side Effects of Cannabidiol: A
Review of Clinical Data and Relevant Animal Studies. Cannabis Cannabinoid Res 2017;2:139–
54.
[85] Bakas T, van Nieuwenhuijzen PS, Devenish SO, McGregor IS, Arnold JC, Chebib M.
The direct actions of cannabidiol and 2-arachidonoyl glycerol at GABAA receptors. Pharmacol
Res 2017;119:358–70.
[86] Bitencourt RM, Takahashi RN. Cannabidiol as a Therapeutic Alternative for Post-
traumatic Stress Disorder: From Bench Research to Confirmation in Human Trials. Front
Neurosci 2018;12:502.
[87] Passie T, Emrich HM, Karst M, Brandt SD, Halpern JH. Mitigation of post-traumatic
stress symptoms by Cannabis resin: A review of the clinical and neurobiological evidence. Drug
Test Anal 2012;4:649–59.
[88] Shannon S, Opila-Lehman J. Effectiveness of Cannabidiol Oil for Pediatric Anxiety and
Insomnia as Part of Posttraumatic Stress Disorder: A Case Report. Perm J 2016;20:108–11.
[89] Das RK, Kamboj SK, Ramadas M, Yogan K, Gupta V, Redman E, et al. Cannabidiol
enhances consolidation of explicit fear extinction in humans. Psychopharmacology
2013;226:781–92.

Observatorio Colombiano de Investigación en Cannabis Medicinal 33 | Page


CannaWorldCongress (2018), 1, 1 ISSN: xxxx-xxxx

Fitocannabinoides en Cuidados Paliativos: dolor, depresión e


insomnio

Nataly Bolaños Terán


KANNAB S.A.S
Manizales, Colombia

Resumen: Introducción: Cuidados paliativos es un abordaje integral para mejorar la calidad de


vida del paciente y su familia, tratando de aliviar el dolor, sufrimiento y agonía física, emocional
y espiritual (OMS, 2010). Con el uso de fitocannabinoides en dicha población se ha tratado de
controlar y disminuir algunos síntomas de dolor crónico, depresión, ansiedad, irritabilidad,
insomnio, nauseas, emesis, agotamiento; además utilizado como coadyuvante en quimioterapia y
radioterapia paliativa, manejo terapéutico alopático. En la actualidad, varios estudios han
confirmado las propiedades terapéuticas de los cannabinoides en diversas patologías, pero en
cuidados paliativos encontramos poca evidencia científica manejada con fitocannabinoides. Para
el tratamiento analgésico de dolor crónico se activan los receptores CB1 en las neuronas a nivel
encefálico y médula espinal, inhibiendo la liberación de GABA, glutamato y glicina al espacio
sináptico, disminuyendo la sensibilidad del dolor.

A nivel de tejidos periféricos, la activación de receptores CB2 interactúa con el sistema


inmunológico para aliviar el dolor inflamatorio (Euren, 2017). Uno de los cannabinoides más
estudiado ha sido el THC en uso analgésico; Estudios científicos han demostrado que dosis bajas
de dicho fitocannabinoide con dosis subterapeuticas de morfina, producen una importante
potencialización de efecto antinociceptivo. Esta sinergia está mediada por receptores y se puede
bloquear con antagonistas tanto cannabinoides como opioides.
Este grupo de pacientes con enfermedades crónica paliativas degenerativas requieren calidad de
vida, los fotocannbinoides disminuyen la ansiedad y depresión, aparte de mejorar síntomas
físicos (Osorio y Tangarife, 2009); (Blass, 2008); (Grotenhermen, 2010); (Miller, 2002), según
algunos estudios el CBD (cannabidiol) se relaciona con el sistema serotoninérgico, se une a
receptores específicos de serotonina 5HT1A como agonista moderado, estimulando la
producción de serotonina para control de la depresión, estrés, ansiedad (Russo, 2005); (Resstel,
2009); (Pelz, 2017); (Schier, 2014).
Los receptores CB1 están ampliamente distribuidos en el cerebro, con una relación estrecha en la
regulación del sueño; de manera particular parece aumentar el sueño delta y el sueño MOR
(movimientos oculares rápidos), el uso terapéutico con cannabinoides tiene un gran potencial
terapéutico para el trastorno del sueño (Prospeéro, 2011).
Objetivos: Por medio del uso terapéutico alternativo y coadyuvante con fitocannabinoides se ha
tratado de brindar a la población paliativa mejor calidad de vida, buscar confort, alivio de
síntomas, disminución del dolor y sufrimiento.

Metodología: La investigación es de tipo retrospectivo, descriptivo, analítico. Se obtuvo


información por medio de KANNAB S.A.S, 6 pacientes paliativos con diagnósticos oncológicos
y no oncológicos en fase terminal, brindándoles acompañamiento a algunos pacientes hasta su
fallecimiento. El número de personas tratadas con síntomas de dolor crónico, insomnio,
depresión. Se utilizó soluciones oleosas de extracto de cannabis: Cannabis no psicoactivo: 174

Observatorio Colombiano de Investigación en Cannabis Medicinal 34 | Page


CannaWorldCongress (2018), 1, 1 ISSN: xxxx-xxxx

mg de CBD, 7.3 mg de THC y 9.9 mg de CBG (1000 ppm), Cannabis psicoactivo: 40 mg de


THC y 2 mg de CBD Resultados: Se analizó el caso de los 6 pacientes paliativos por medio de
las historias clínicas de KANNAB S.A.S Manizales, 4 pacientes con diagnósticos de carcinomas
metastásicos, 2 de ellos enfermedades no oncológicas degenerativas irreversibles, para manejo
inicial del dolor crónico, observamos que se pudo disminuir dosis de analgésicos tradicionales y
tratar de estabilizar su estado de animo e insomnio.
Palabras Clave: cannabis, cuidados paliativos, dolor, depresión, calidad de vida

INTRODUCCIÓN

Los cuidados paliativos se encargan de la atención integral multidisciplinaria, a


pacientes con una enfermedad amenazante para la vida, a través de la prevención, alivio al dolor,
y síntomas de sufrimiento para el paciente y su familia; con el objetivo de lograr mejorar la
calidad de vida, y calidad de muerte digna. La Organización Mundial de la Salud (OMS) define
como “el enfoque que mejora la calidad de vida de pacientes y familias que se enfrentan a los
problemas asociados con enfermedades amenazantes para la vida, a través de la prevención y el
alivio del sufrimiento, por medio de la identificación temprana y la impecable evaluación y
tratamiento del dolor y otros problemas físicos, psicosociales y espirituales” (OMS, 2010). Con
esta población se puede realizar un manejo con fitocannabinoides buscando efectos antitumorales
o paliar los efectos secundarios a terapias fuertes de radiación a las cuales están sometidos,
control de dolor, depresión, irritabilidad, ansiedad, insomnio, estrés, anorexia, nauseas, vomito,
perdida de peso producidos por las quimioterapias. En estos casos es importante la búsqueda de
nuevas alternativas terapéuticas con fitocannabinoides para el control del dolor, mejorando la
calidad de vida y muerte digna, disminuyendo algunos síntomas asociados al dolor.

1. DISERTACIÓN

1.1. Cuidados paliativos y fitocannabinoides

La transición epidemiológica de enfermedades crónicas degenerativas e irreversibles ,


que no responde a un tratamiento curativo, con un pronostico de vida limitado, implica retos
importantes para la medicina preventiva y curativa en el sector de atención en salud, requiere
inclusión de programas que fomenten una mayor cobertura de atención integral. Es importante
destacar que los cuidados paliativos (CP) no deben limitarse a los últimos días de vida, sino
aplicarse progresivamente a medida que la enfermedad crónica avanza y en función de las
necesidades del paciente y su familia. Se debe realizar manejo integral primordial para control del
dolor, síntomas de sufrimiento, problemas físicos, emocionales, sociales y espirituales. Los
cuidados paliativos afirman la vida y consideran la muerte como un proceso normal: ni acelerar
ni retrasar la muerte, solo poder mantener calidad de vida lo mejor posible hasta la muerte
(EAPC, 2010).

Según la OMS, se estima que aproximadamente de los 40 millones de personas que


necesitan CP cada año el 39% tienen enfermedades cardiovasculares, 34% tienen cáncer, 10%
tienen neumopatias, 6% tienen VIH/sida, 5% tienen diabetes. De dicha población el 86 % de
quienes necesitan CP no los reciben, el 83% de la población mundial no tiene acceso al alivio del
dolor, 98% de los niños que necesitan CP viven en países de ingresos bajo y medianos. Los

Observatorio Colombiano de Investigación en Cannabis Medicinal 35 | Page


CannaWorldCongress (2018), 1, 1 ISSN: xxxx-xxxx

obstáculos de la atención paliativa se debe a el escaso conocimiento de la población sobre los


mismo, obstáculos culturales y sociales como las creencias sobre el dolor y la muerte,
insuficiente competencia y capacidad de los profesionales sanitarios, reglamentaciones excesivas
restrictivas de la analgesia con opioides, falta de apoyo e integralidad familiar que afrontan la
enfermedad del paciente (OMS, 2010).

Según la OMS la atención paliativa debe ser holística, integral, universal,


individualizada, adaptada a cada persona para alivio del dolor, sufrimiento y síntomas asociados,
afirmar la vida y considerar la muerte como un proceso normal, no intentar ni acelerar ni retrasar
la muerte, integrar aspectos biopsicológicos y espirituales del cuidado del paciente, ofrecer un
sistema de apoyo para ayudar a los pacientes a vivir tan activamente como sea posible hasta la
muerte, ofrecer un sistema de apoyo para ayudar a la familia a adaptarse durante la enfermedad
del paciente y en su propio duelo.

El paciente paliativo se caracteriza por presentar diversos síntomas y molestias que les
produce un estado complejo de sufrimiento, amenazando su integridad, con sentimiento de
impotencia, agotamiento de recursos personales y psicosociales. El abordaje terapéutico paliativo
es holístico, para el control y manejo biopsicosocial realizado por profesionales de la salud con
conocimientos básicos sobre el tratamiento de diferentes áreas alopáticas y complementarias
(alterativas y espirituales), para mejorar su sintomatología y calidad de vida (Locan, 2007).

La OMS define Medicina Complementaria y Alternativa como el “conjunto amplio de


practicas de atención de salud que no forman parte de la propia tradición del país y no están
integradas en sistema sanitario principal” , y la Medicina Tradicional como “todo conjunto de
conocimientos, aptitudes y practicas en teorías, creencias y experiencias indígenas de las
diferentes culturas, sean o no explicables, usados para el mantenimiento de la salud, así como
para el prevención, diagnóstico, mejoría o tratamiento de enfermedades físicas o mentales
(Organización Mundial de la Salud, 2018). En España, la Asociación Española Contra el Cáncer
(AECC), la terapia complementaria la define como “el conjunto de practicas, enfoques,
conocimientos, creencias sanitarias diversas que incorporan medicinas basadas en plantas,
animales y/o minerales, terapias espirituales, técnicas manuales y ejercicios aplicados de manera
individual o en combinación para mantener el bienestar, además de tratar, diagnosticar y prevenir
las enfermedades” (AECC, 2016).

En este momento las terapias complementarias cada vez son mas utilizadas para
diferentes fines, que llevan al objetivo principal de mejorar algunos síntomas y su calidad de vida
de quienes padecen esta condición, por eso es conveniente que los profesionales de la salud
tengan una base de conocimientos suficientes para orientar al paciente y su familia. En el grupo
de las Terapias biológicas, encontramos un importante campo debatido a nivel mundial,
investigativo, científico y terapéutico con fitocannabinoides para mejorar la salud, dar bienestar,
prevenir y controlar enfermedades, mejorar y aliviar síntomas de estas enfermedades; En
cuidados paliativos, paliar síntomas agresivos a este grupo de pacientes, como opción terapéutica
complementaria o alternativa mas utilizada en los últimos años. En Colombia la Ley 1787 de
2016 y el Decreto 613 de 2017 reglamenta el uso médico y científico del cannabis y sus
derivados en el territorio colombiano, permitiendo el tratamiento de pacientes con enfermedades
crónicas, terminales y paliativas, bajo formulación magistral elaborada por un medico (Decreto
Ley Nº 1787, 2016); (Decreto 613, 2017).

Observatorio Colombiano de Investigación en Cannabis Medicinal 36 | Page


CannaWorldCongress (2018), 1, 1 ISSN: xxxx-xxxx

La planta de Cannabis Sativa ha sido utilizada como medicina desde la antigüedad, los
avances recientes de la ciencia, bioquímica y farmacología del sistema fisiológico
endocannabinoide de comunicación intercelular, funciona como sistema neutransmisor regulador
homeostático del cuerpo, que se encuentra en diferentes órganos y tejídos. El sistema
endocannabinoide juega un papel importante en muchos aspectos funcionales neuronales,
incluyendo el aprendizaje, memoria, emoción, neuroprotector, propiedades analgésicas,
antiinflamatorias, antiespasmódico, antitumoral, antiemético, ansiolítico, inmunomodulador,
antioxidante, estimulante o inhibidor del apetito. En función de esto , los usos potenciales son:

 Enfermedades neurológicas: Epilepsia, Enfermedades neurodegenerativas (Alzheimer,


Parkinson, Esclerosis Múltiple, Corea de Huntington, Esclerosis Lateral Amiotrófica),
Síndrome de Tourette, Autismo, Trastorno de hiperactividad con déficit de atención.
 Enfermedades digestivas y de estado nutricional: Enfermedad de Crohn y otras
enfermedades inflamatorias del intestino, náuseas y vómito (vinculadas a distintas
condiciones clínicas), anorexia-caquexia.
 Enfermedades de la piel: Dermatitis, Prurito, Psoriasis
 Trastornos de Salud Mental y Adicción: Síndrome de estrés postraumático, ansiedad y
depresión, trastorno obsesivo compulsivo, trastorno afectivo bipolar, insomnio,
Adicciones a químicos.
 Dolor: Dolor crónico oncológico y no oncológico, neuropático, metastásico, migraña,
fibromialgia.
 Enfermedades Autoinmunes: Lupus eritematoso sistémico, artritis reumatoridea, diabetes
mellitus tipo II, Glaucoma, VIH-SIDA
 Enfermedades Óseas: Osteoporosis, osteartrosis, artrosis
 Cáncer y cuidados paliativos: efectos secundarios de la quimioterapia o radioterapia
(náuseas, vómito, malestar general, dolor crónico, depresión, anorexia, insomnio),
coadyudante de la quimioterapia, VIH-SIDA (en estadio terminal), acompañamiento de
estadios terminales de múltiples causas (Arévalo, 2002); (Grotenhermen y Russo, 2002);
(Mechoulam, 2005); (Di Marzo, 2014); (Russo y Grotenhermen, 2006); (El Sohly MA,
2007).

En el grupo de pacientes con cáncer y cuidados paliativos, requieren un manejo integral


para aliviar su sufrimiento y dolor crónico. Con los fitocannabinoides se puede atenuar diferentes
tipos de dolor (neuropático o inflamatorio) y el propio sistema endocannbinoide puede ser
modulado a nivel periférico, medular y supraespinal por varios estados de dolor crónico. En la
médula espinal, la activación de los receptores CB1 reduce la transmisión del dolor a través de las
neuronas del área dorsal, impidiendo que las señales ascendentes del dolor alcancen estructuras
superiores dentro del sistema nervioso central. Los cannabinoides también activan estructuras
supraespinales, incluyendo la materia gris periacueductal y la amígdala. Dada la gran cantidad de
datos preclínicos disponibles e informes individuales que se utilizan con el cannabis para estados
de dolor crónico e intratable (Youssef, 2011).

Los cannabinoides, actúan en el organismo imitando a los compuestos endógenos


endocannabinoides, mediante la activación de receptores específicos situados en la superficie
celular. En pacientes con cáncer, mejoran las nauseas y vómitos provocados por quimioterapia,
estimulan el apetito, disminuye las nauseas, vomito y dolor. Los cannabinoides inhiben el

Observatorio Colombiano de Investigación en Cannabis Medicinal 37 | Page


CannaWorldCongress (2018), 1, 1 ISSN: xxxx-xxxx

crecimiento del tumores en experimentos realizados en animales de laboratorio. En acciones


antitumorales como la muerte por apoptosis de las células neoplásicas, inhibición de la
angiogénesis del tumor. En la población paliativa se presentan varios síntomas aparte del dolor
característicos en etapa final de la vida como síntomas de ansiedad, irritabilidad, angustia y
depresión que afectan directamente el estado de ánimo. Los fármacos cannabinoides han
demostrado actividad antidepresiva, inhibiendo la recaptación de serotonina (Osorio y Tangarife,
2009). Se ha observado que el uso terapéutico con fitocannabinoides son capaces de inducir las
fases del sueño delta y sueño MOR (sueño con movimientos oculares rápidos) sin causar
sonambulismo, somnolencia residual y efectos negativos en la memoria; los receptores CB1 se
activan en la alteración del sueño, considerando que el THC puede tener un potencial terapéutico
ansiolítico e inductor del sueño (Prospeéro, 2011) .

2. MATERIALES Y METODOS

Se tomaron los registros de la base de datos de KANNAB S.A.S medicina integral de


Manizales – Caldas, (Colombia), entre 20 de Febrero del 2018 y 30 de Septiembre 2018,
manejados con solución oleosa de extracto de cannabis para control de dolor paliativo oncológico
(4 pacientes) y no oncológico (2 pacientes), se utilizó la escala del dolor numérica (Ministerio de
Sanidad y Consumo de España, 2008) antes del tratamiento con soluciones oleosas de extracto de
cannabis (2 concentraciones): CNP1 contiene 174 mg de CBD, 7.3 mg de THC; CP1 contiene 2
mg CBD, 30 mg THC, y los valores de la escala numérica durante el tratamiento. En dos
pacientes paliativos con dolor oncológico se hizo control durante 40 y 60 días, mejoría de otros
síntomas como insomnio y depresión asociados a sus patologías de base. A continuación se
describe en la siguiente tabla algunos datos importantes para el análisis de 2 pacientes paliativos
con dolor oncológico y 2 pacientes paliativos no oncológicos, con las siguientes características:
antecedentes patológicos, medicamentos analgésicos tradicionales (dosis por miligramos /día),
escala numérica del dolor antes y después del tratamiento con extracto de cannabis; a los 15 y 20
días posteriores al tratamiento con fitocannabinoides, se realiza reajuste de analgésicos
tradicionales.
A los 2 pacientes paliativos con dolor oncológico se decidió excluirlos por el tiempo de
evolución terapéutica muy reducida a 7 días, con información no clara hasta su fallecimiento, sin
embargo a pesar del poco tratamiento con cannabis medicinal se logro leve analgesia y mejoría
emocional.
(Todo este grupo de pacientes reportados y estudiados fallecieron)

Observatorio Colombiano de Investigación en Cannabis Medicinal 38 | Page


CannaWorldCongress (2018), 1, 1 ISSN: xxxx-xxxx

Tabla 1: pacientes paliativos con dolor no oncológico


Escala de Cannabinoi Escala de Reducción de
Antecedentes Analgésicos Analgésicos
dolor des dolor otros
Patológicos (mg /día) (mg/día)
(antes) (mg/día) (después) síntomas
-CP1 (THC
-Oxicodona 10 mg, vía
40 mg, CBD -Oxicodona tab
-Alzheimer oral cada 8 horas =30 mg
7.3 mg) (1 10 mg, vía oral
-Osteartrosis severa /día
gota = 2.1 cada 12 horas
-Síndrome de inmovilidad -Tramadol gotas (100
8 mg), vía 4 =20 mg /día Depresión
-EPOC OR, GOLD D OR mg/ml, 1 gota = 5 mg),
sublingual 5 -Tramadol
-Dolor crónico vía oral 3 gotas cada 12
gotas cada 8 suspendido
-Depresión horas = 30 mg/día
horas =31.5
mg/día
CNP1 (CBD
173 mg,
-Artritis Reumatoidea
THC -Acetaminofen
seropositiva severa
-Acetaminofen 500 mg + 7.3mg) (1 500 mg +
-Hipertensión arterial
Hidrocodona 5 mg, vía gota = 9.4 Hidrocodona 5 Depresión
-Osteoporosis severa 7 3
oral cada 6 horas = 1020 mg), vía mg, vía oral cada
-Fractura cadera derecha
mg/día sublingual 6 12 horas = 510
-Dolor crónico
gotas cada 6 mg/día
-Depresión
horas = 225
mg/día
Fuente: (Bolaños, 2018)

Observatorio Colombiano de Investigación en Cannabis Medicinal 39 | Page


CannaWorldCongress (2018), 1, 1 ISSN: xxxx-xxxx

Tabla 2: pacientes paliativos con dolor oncológico


Escala del Escala de Reducción de
Antecedentes Analgésicos Cannabinoides Analgésicos
dolor dolor otros
patológicos (mg /día) (Mg/día) (Mg/día)
(Antes) (después) síntomas
-CP1 (THC 40 mg,
CBD 7.3 mg) (1 gota
= 2.1 mg), vía
-Cáncer de próstata maligno con -Tramadol
sublingual 3 gotas
metástasis óseo (en caja torácica) gotas (100
cada 12 horas =12.6
-Osteartrosis severa mg/ml, 1
mg/día
-Síndrome de inmovilidad gota = 5 mg), - Tramadol Depresión
9 3
-EPOC GOLD D OR vía oral 10 suspendido Insomnio
- CNP1 (CBD 173
-Dolor crónico gotas cada 6
mg, THC 7.3mg) (1
-Depresión horas horas =
gota = 9.4 mg), vía
-Insomnio 200 mg/día
sublingual 6 gotas
cada 6 horas = 225
mg/día
-CP1 (THC 40 mg,
CBD 7.3 mg) (1 gota
-Carcinoma adenomucoso = 2.1 mg), vía
- Morfina 10
esofágico, neoplasia gástrica sublingual 8 gotas
mg, vía
avanzada con metástasis cerebral cada 6 horas =67.2 - Morfina 10
subcutánea 5
y peritoneal mg/día mg, vía
mg cada 6 Depresión
-Dolor crónico 9 5 subcutánea 3
horas =20 Insomnio
-Síndrome emético - CNP1 (CBD 173 mg cada 8 horas
mg/día
-Anorexia mg, THC 7.3mg) (1 =9 mg/día
-Depresión gota = 9.4 mg), vía
-Insomnio sublingual 5 gotas
cada 8 horas = 141
mg/día
Fuente: (Bolaños, 2018)

Observatorio Colombiano de Investigación en Cannabis Medicinal 40 | Page


CannaWorldCongress (2018), 1, 1 ISSN: xxxx-xxxx

RESULTADOS

En el resultado de los pacientes paliativos con dolor no oncológico, manejado con


fitocannabinoides CP1 y CNP2, basados en la escala numérica del dolor con valores de 7 y 8,
antes del tratamiento, logrando disminuir dosis de los medicamentos analgésicos tradicionales (El
primer paciente con dosis inicial de oxicodona 30 mg/día y tramadol 30 mg/día, dosis posterior al
tratamiento de extracto de cannabis, disminuyó la dosis de oxicodona a 20 mg/día y suspensión
de tramadol. El segundo paciente con dosis inicial de acetaminofen + hidrocodona 1020 mg /dia,
logrando una disminución de acetaminofen + hidrocodona 510 mg/día, posterior a la
administración de fitocannabinoides), se obtuvo reducción del dolor según la escala numérica a 3
y 4, además disminución de síntomas depresivos. Los pacientes paliativos de dolor oncológico,
con valores iniciales según la escala de dolor de 9 puntos, antes del tratamiento con
fitocannabinoides CP1 y CNP1, logrando disminuir valores de 3 y 5 según dicha escala, al igual
que la dosis de los analgésicos alopáticos (El primer paciente inició dosis de tramadol 200
mg/día, posterior al tratamiento con extracto de cannabis se suspendió el tramadol. El segundo
paciente con dosis inicial de morfina 20 mg/día, posterior a la administración de con
fitocannabinoides, se logró disminuir dosis de morfina a 9 mg/día), además modulación de
síntomas depresivos e insomnio

CONCLUSIONES

Los estudios realizados con cannabis medicinal son múltiples en diferentes patologías y
síntomas asociados a enfermedades, pero se encontró muy pocas citas bibliográficas
investigativas del uso terapéutico con fitocannabinoides en cuidados paliativos, considerando ser
una población vulnerable, en muchos casos los pacientes no tienen la capacidad de tomar
decisiones, encontrando durante la intervención restricciones por parte de los familiares,
condiciones criticas de salud, difícil acceso a pacientes paliativos en las diferentes instituciones
prestadoras de servicio de salud, mal pronóstico de vida por su inestabilidad clínica, como
algunas causales de exclusión. Sin embargo para llevar a cabo este análisis investigativo, se tomó
las bases de datos en las historias clínicas de algunos pacientes paliativos oncológico y no
oncológicos de KANNAB S.A.S – Manizales, con dolor crónico, a quienes se indicó manejo
coadyudante con fitocannabinoides ricos en concentración de THC y CBD (según sus patologías
de base y necesidad individual), logrando disminución de valores numéricos que cuantifican el
dolor según la aplicación de la escala del dolor numérica en los pacientes tratados antes de
después de la administración de fitocannabinoides, reducción de dosis analgésicos tradicionales,
mejorando su calidad de vida, con modulando el estado de animo y regulación del sueño.

Para el análisis de datos recopilados, en el momento de la consulta y asesoría médica, el


paciente o familiar responsable del firma un documento de consentimiento informado,
autorizando el uso y divulgación del caso clínico, excepto la información de identificación
personal, con el fin de contribuir al análisis investigativo y académico.

EXPRESIONES DE GRATITUD

A los pacientes y familiares quienes autorizaron el análisis de cada caso, para el aporte
académico investigativo. Al equipo KANNAB S.A.S por el respaldo y contribución de este
estudio.

Observatorio Colombiano de Investigación en Cannabis Medicinal 41 | Page


CannaWorldCongress (2018), 1, 1 ISSN: xxxx-xxxx

REFERENCIAS

Arévalo, A. et al. Guía Básica sobre los Cannabinoides. Sociedad Española de Investigación
sobre Cannabinoides. Departamento de Bioquímica y Biología Molecular. Universidad
Complutense de Madrid. 2002.

Asociació n Españo la Contra el Cáncer [Internet].AECC. [actualizado 22 Abr 2016; citado 15


Nov 2015] Terapias complementarias y alternativas. Disponible en:
https://www.aecc.es/SobreElCancer/Tratamientos/terapiascomplementariasyalternati
vas/Paginas/terapiascomplementariasyalternativas.aspx

Blass C. Tratando la depresión con cannabinoides. Cannabinoids 2008;3(2):8-10.

Decreto 613 de 2017. Por el cual se reglamenta la Ley 1787 de 2016 y se subroga del Título 11
de la Parte 8 del Libro 2 del Decreto 780 de 2016, en relación con el acceso seguro e informado
al uso médico y científico del cannabis. Ministerio de Salud y Protección Social. República de
Colombia. 10 de Abril 2017.

Decreto Ley Nº 1787. Por medio del cual se reglamenta el acto legislativo 02 de 2009. República
de Colombia. 6 de Julio 2016.

Di Marzo V, et al. The Endocannabinoidome: The World of Endocannabinoids and Related


Mediators. Cambridge, Massachusetts: Academic Press. Imprint of Elsevier, 2014.

El Sohly MA. Marijuana and the Cannabinoids. Totowa, New Jersey: Humana Press, 2007.

Euren D, et al. Paciente que usan Cannabis sativa sp. con fines medicinales en Cuidados
Paliativos, Hospital Gustavo Fricke: Resultados de una encuesta local.Rev Chil Salud Pública
2017; Vol 21 (2):135-141

Grotenhermen F, Russo E (Eds). Cannabis and Cannabinoids: Pharmacology, Toxicology, and


Therapeutic Potential. New York, New York: Routledge Publishing (Imprint of Taylor & Francis
Group), 2002.

Grotenhermen F. Los cannabinoides en el dolor por cáncer. Internacional Association for


Cannabinoides Medicines. Cannabinoides 2010;5 (OMS, 2010): 1-3

Informe del grupo de trabajo de la EAPC para la formación médica. Recomendaciones de la


Asociación Europea de Cuidados Paliativos (EAPC) para el desarrollo de la especialidad en
medicina paliativa. Med Paliat. 2010;17:103-18.

Locan.P. et al. Cuidados paliativos y medicina intensiva en la atencion al final de la vida del siglo
XXI. Anales del Sistema Sanitario de Navarra. Pamplona .2007; 30 (Supl.3): 113-128

Mechoulam R. Cannabinoids as Therapeutics. Basel, Switzerland: Birkhäuser Publishers. Imprint


of Springer Science Business Media, 2005.

Observatorio Colombiano de Investigación en Cannabis Medicinal 42 | Page


CannaWorldCongress (2018), 1, 1 ISSN: xxxx-xxxx

Miller. J, et al. Dimerization of G protein-coupled receptors: CB1 cannabinoid receptors as an


example. Chem Phys Lilids. 2002 Dec 31; 121 (1-2):83-9

Ministerio de Sanidad y Consumo de España. Guíá de Práctica Clínica sobre Cuidados Paliativos.
Madrid: Plan Nacional para el SNS del MSC. Primera ed. Bilbao: Agencia de Evaluación de
Tecnologías Sanitarias del País Vasco; 2008. Pag 223

Organización Mundial de la Salud [Internet]. Ginebra: Zhang X. [actualizado 2018; citado 10


Agosto 2018.] Organización Mundial de la Salud: Medicina tradicional. Disponible en:
http://www.who.int/topics/traditional_medicine/definitions/es/.

Organización Mundial de la Salud. Programas Nacionales de Control del . Cáncer: Políticas y


directrices de gestión. ; 2010.

Osorio J, Tangarife H. Cannabis, una opción terapéutica. Biosalud, Vol 8, enero-diciembre,


2009.pa 166-177

Pelz.MC, et al. Assessing the role of serotonergic receptors in cannabidiol's anticonvulsant


efficacy. Epilepsy Behav. 2017 Aug. 73:111-118. doi: 10.1016/j.yebeh.2017.04.045.
Prospeéro. O. et al. Insomnio, Estrés y cannabinoides. Salud Mental. Vol 34. N. 3 (2011): 211-
218

Resstel. L, et al. 5-HT 1A receptors are involved in the cannabidiol-induced attenuation of


behavioural and cardiovascular responses to acute restraint stress in rats. Journal List. Bt J
Pharmacol. Vol 156 (OMS, 2010); 2009 Jan. PMC 2697769.

Russo. EB. et al. Agonistic properties of cannabidiol at 5-HT1a receptors. Neurochem Res. 2005
Aug; 30 (8):137-43

Schier AR, et al. Antidepressant-like and anxiolytic-like effects of cannabidiol: a chemical


compound of Cannabis sativa.CNS Neurol Discord Drug Targets. 2014; 13 (6) 953-60

The Handbook of Cannabis Therapeutics: From Bench to Bedside. Haworth Series in Integrative
Healing. E. Russo and F. Grotenhermen Eds. Julio, 2006.

Youssef FF, et al. From Cannabis to the Endocannabinoid System: Refocussing Attention on
Potential Cliniical Benefits. West Indian Med J. 2011;60:264

Observatorio Colombiano de Investigación en Cannabis Medicinal 43 | Page


CannaWorldCongress (2018), 1, 1 ISSN: xxxx-xxxx

Proyecto Piloto UPALLA (mente tranquila) Centro


Terapéutico Alternativo de Rehabilitación e Investigación.

Guillermo Rodríguez Urueña1, Clara Inés Hernández Sosa2,


Simón Bolívar Montaña3 Billy Rippe Gabriel4
1, 2, 3,4
Fundación Casa María Moñitos
Bogotá, Colombia

Resumen: UPALLA (mente tranquila)- Centro Terapéutico Alternativo de Rehabilitación e


Investigación, nace como una iniciativa cuya génesis se centra en el sentir de pacientes que
durante mucho tiempo han permanecido atrapados en las adicciones, ya que la eficacia de los
tratamientos convencionales ha sido mínima, teniendo en cuenta la alta tasa de reincidencia.

UPALLA busca articular los saberes ancestrales indígenas y científicos, resaltando las
propiedades de las plantas medicinales tradicionales, las terapias alternativas y la psicoterapia, en
el diseño de abordajes terapéuticos que abarquen la complejidad del ser humano en condición de
adicción, actuando de manera sinérgica sobre cuerpo, mente, espíritu y entorno psicosocial, a fin
de lograr un mayor impacto terapéutico.

El proyecto piloto de UPALLA, consiste en adelantar una investigación psico-clínica con


pacientes adictos a sustancias psicoactivas, fundamentada en la evaluación integral: salud física,
mental (patología dual), espiritual y severidad de su consumo, aplicando un abordaje
psicoterapéutico holístico y terapia de sustitución con énfasis en el cannabis medicinal.

El modelo de atención descrito fue aplicado en un paciente masculino con patología dual, de 34
años, se inicia abordaje terapéutico durante 6 meses con psicoterapia y cannabis medicinal (5
gotas sublingual en la noche) controlándose la sintomatología ansiosa y depresiva,
restableciéndose el patrón de sueño y se logra reducir número y dosis de los fármacos a:
Clozapina y Lorazepam en dosis mínimas.
Palabras Clave: Adicción, Cannabis, terapias alternativas, psicoterapia.

INTRODUCCIÓN

Dentro de los enfoques teóricos para el tratamiento de las adicciones existen: las
comunidades terapéuticas, el método de los 12 pasos, modelo hospitalario o de intervención
médica, terapias de choque o de reclusión forzosa, entre otros, con bajas tasas de eficacia en el
tratamiento de las patologías adictivas. En el año 2016 cerca de 275 millones de personas
consumieron drogas y unos 31 millones requirieron tratamiento debido a que padecieron
trastornos asociados al consumo, estas cifras siguen en aumento con la aparición de Nuevas
Sustancias Psicoactivas (NPS) y que dan cuenta del impacto individual y social de ésta
problemática.

La medicina tradicional indígena y la botánica medicinal nacional, acordes, al valor


cultural que tenían las drogas en el transcurso de la historia del ser humano, asociada a la
medicina y terapias alternativas y complementarias (MTAC), han sido el soporte en la aplicación

Observatorio Colombiano de Investigación en Cannabis Medicinal 44 | Page


CannaWorldCongress (2018), 1, 1 ISSN: xxxx-xxxx

de nuevos tratamientos orientados a promover, con alta eficacia, la salud física, mental y
espiritual. Desde esa óptica, el Centro Terapéutico Alternativo UPALLA (Mente tranquila),
incluye las herramientas terapéuticas de dichas medicinas, articulándolas con programas
agroecológicos, artísticos, culturales y deportivos, con énfasis en la terapia de sustitución de
drogas fuertes por plantas medicinales tradicionales, entre otras, el Cannabis.

Dentro de este artículo, el lector encontrará: 1. Los antecedentes de las adicciones y su


influencia en el proceso de civilización del hombre. 2. Situación actual en Colombia y a nivel
mundial de la adicción a las sustancias psicoactivas (Spas) y su alarmante crecimiento. 3. El tema
de la medicina y terapias alternativas y complementarias, la medicina tradicional indígena y la
botánica medicinal nacional Vs la medicina occidental. 4. Evidencia de los beneficios del
tratamiento de Cannabis medicinal en un paciente con patología dual.

1. ANTECEDENTES

Las adicciones han estado íntimamente ligadas a la historia del hombre; es así como,
fumar cigarrillo, tabaco, marihuana; beber pócimas, alcohol, yahé, café, vino para la fertilidad;
mascar hojas de coca; inhalar preparados psicoactivos como psilocibina; utilizar el opio para el
dolor, son algunas de las sustancias que el hombre ha utilizado y sigue utilizando a lo largo de la
historia. Actualmente, se destacan nuevas adicciones asociadas a las Nuevas Sustancias
Psicoactivas (NPS), derivados industriales o químicos, como opiáceos, cocaína, heroína, LSD,
fármacos y opioides sintéticos y a otras adicciones comportamentales como el sexo, los
videojuegos, las compras, y un sinfín de conductas que pueden llegar a ser adictivas (Becoña,
1998).

Según Becoña (2003), existen tres diferencias fundamentales entre las adicciones del
pasado y las actuales; estas son: (a) la disponibilidad y comercialización, bien sea de tipo legal o
ilegal, a lo largo de todo el planeta de sustancias o productos que producen adicciones en los
individuos, (b) la pérdida del sentido simbólico y del valor cultural que tenían en el pasado
muchas de las adicciones actuales, que en aquel contexto se consumían controladamente de un
modo normativizado y ritualizado, y (c) el cambio social que facilita el individualismo, la
búsqueda del placer inmediato y la satisfacción de todas las necesidades que piensa el individuo
que le son imprescindibles, facilitando con ello caer más fácilmente en las adicciones.

Esas diferencias han generado consecuencias adversas para la sociedad, como se


evidencia en el Informe Mundial de Drogas, donde se ilustra la magnitud y complejidad sin
precedentes de los mercados mundiales de las drogas y en el que también se establece los
esfuerzos por apoyar la prevención y tratamiento de la drogodependencia y la prestación de
servicios, destinados a mitigar las consecuencias adversas para la salud, del consumo de drogas;
en relación a las metas de los objetivos de desarrollo sostenible, con el objetivo 3, metas 3,5 y
3,3. (UNODC, 2018).

Observatorio Colombiano de Investigación en Cannabis Medicinal 45 | Page


CannaWorldCongress (2018), 1, 1 ISSN: xxxx-xxxx

2. DROGAS Y ADICCIONES EN LA SOCIEDAD

2.1. Consumo mundial de drogas

Según el Informe Mundial de Drogas presentado por la Oficina de las Naciones Unidas
contra la droga y el delito (UNODC, 2018) cerca de 275 millones de personas en todo el mundo,
es decir un 5,6% de la población mundial, han consumido drogas en al menos una ocasión en
2016, en edades comprendidas entre los 15 y 64 años. Drogas como la heroína y la cocaína han
estado disponibles por mucho tiempo, coexisten ahora con las Nuevas Sustancias Psicoactivas
(NSP) y fármacos recetados. Un creciente flujo de preparados farmacéuticos de origen incierto,
está siendo destinado a uso no médico, así como el consumo y tráfico de poli-drogas,
incrementando el problema de las mismas y representando un desafío para los profesionales de la
salud que responden a las emergencias relacionadas con el abuso de drogas.

31 millones de personas que presentaron consumo perjudicial de drogas, padecieron


trastornos asociados al punto de requerir un tratamiento médico. Según la OMS, en 2015
fallecieron aproximadamente 450.000 personas por consumo de drogas, de esas muertes, el
37,28% estaban directamente relacionadas por el consumo (sobredosis), el restante, podían
atribuirse indirectamente al consumo.

Figura 1:Número de consumidores en 2016 (millones)

192

34 34
21 19 18

Cannabis Opioides Anfetaminas y éxtasis Opiáceos Cocaína


estimulantes sujetos a
prescripción médica

Fuente: Informe mundial sobre las drogas 2018.

Como se observa en la Figura 1, La marihuana fue la sustancia “ilegal” más consumida


en 2016, con 192 millones de personas que la usaron al menos una vez durante ese año, cabe
resaltar que el alcohol es la sustancia legal más consumida. El número global de usuarios de
marihuana sigue aumentando y parece haberse incrementado en aproximadamente un 16% en la
década cumplida hasta 2016, considerando el aumento de la población mundial. Drogas como la
heroína y la cocaína coexisten ahora con las Nuevas Sustancias Psicoactivas (NSP) y los
fármacos recetados. Existe un número creciente de preparados farmacéuticos de origen incierto
que está siendo destinado a uso no médico, así como el consumo y tráfico de poli-drogas,
agravando el problema de las drogas.

Observatorio Colombiano de Investigación en Cannabis Medicinal 46 | Page


CannaWorldCongress (2018), 1, 1 ISSN: xxxx-xxxx

2.2. Situación del consumo en Colombia

Para Colombia el caso es similar. A través del Observatorio de Drogas de Colombia


(ODC), se ha evidenciado que el consumo de drogas lícitas e ilícitas, se ha incrementado en el
país por el mercado amplio y diverso; 3 millones de personas han consumido una droga ilícita
alguna vez en el país, como marihuana, cocaína, bazuco, éxtasis y 28 NSP detectadas en 2016 por
el sistema de alertas tempranas del ODC. “La marihuana es la sustancia ilícita de mayor
consumo, seguida por la cocaína, el basuco y el éxtasis, con consumos superiores en hombres, y
prevalencias de 11,48%, 3,23%, 1,18% y 0,71% en la vida, respectivamente” (UNODC, 2018).
El departamento de Chocó tiene la mayor tasa de consumo de alcohol, mientras que Medellín,
Antioquia y los departamentos del eje cafetero tienen consumo de drogas ilícitas superiores al
resto del país. Bogotá, está en un punto intermedio con una prevalencia de 3,6% en consumo
frente a Medellín 8,2%. (Scoppeta, 2014) Colombia cuenta con una política Nacional de
consumo de drogas 2014-2021, dentro de la cual se incluye el tratamiento a las adicciones como
un pilar fundamental, porque desde la perspectiva de salud pública, se entiende la dependencia a
las drogas como una enfermedad crónica, que debe ser tratada como tal.

3. MEDICINA Y TERAPIAS ALTERNATIVAS Y COMPLEMENTARIAS

3.1. Medicina tradicional indígena y botánica medicinal nacional

La Organización Mundial de la Salud, OMS (1948) define la salud como el “completo


estado de bienestar físico, mental y espiritual del ser humano, y no sólo la ausencia de
enfermedad”. Para la medicina tradicional indígena, la enfermedad se explica como la
desarmonía y/o ausencia de las relaciones del individuo con el universo; en este contexto, debe
considerarse una perspectiva nueva de lo humano, un conjunto de técnicas terapéuticas con una
vasta red de interacciones para promover la salud, prevenir enfermedades y establecer procesos
eficientes hacia la recuperación de la salud y el bienestar.

En el documento OMS (2002), se afirma que África y Canadá son los países donde la
población acude más a éste tipo de medicina, con el 80% y 70% respectivamente; por su parte,
Asia y América latina la siguen utilizando, integrada a las creencias culturales, con un 40%.
Colombia, cuenta con normatividad para este ejercicio por parte de profesionales de la salud;
además de las prácticas culturales ancestrales practicadas por curanderos pertenecientes a
comunidades Colombianas, como los Kogis, Arhuacos, Guayu, Wiwas, Nasa.

Esta medicina es un sistema de conocimientos tan antiguo como el hombre mismo. Su


importancia radica en su asequibilidad en países en vía de desarrollo, integra elementos de la
cultura y la tradición de los pueblos, es costo-efectiva y cuenta con herramientas propias para el
diagnóstico, tratamiento y rehabilitación en diferentes situaciones de desequilibrio orgánico,
mental y espiritual.

3.2. Marco legal vigente Colombia

En el país, se reconocen las Medicinas y Terapias Alternativas y Complementarias,


(MTAC) aprobadas por la OMS, como la medicina tradicional China, medicina ayúrbedica,
medicina Homeopática, medicina natural, medicina manual, hasta en odontología con la

Observatorio Colombiano de Investigación en Cannabis Medicinal 47 | Page


CannaWorldCongress (2018), 1, 1 ISSN: xxxx-xxxx

odontología Neurofocal y/o estomatología Bioenergética; estas terapias van unidas a ejercicios
como el Taichi, Reiki y terapia de polaridad.

Existen varias organizaciones que trabajan en diferentes aspectos de la MTAC, de


carácter privado y otras entidades sin ánimo de lucro con personería jurídica, organigrama y
estatutos. Estas entidades se rigen por el siguiente marco regulatorio:

 Ley 14 de 1962 (homeopatía médicos titulados),


 Ley 100 de 1993: Normatividad regulatoria de servicios de medicina alternativa y terapias
alternativas y complementarias, se acepta su prestación par profesionales de la salud,
graduados en universidades reconocidas por el ICFES en el ámbito específico de su
profesión
 Decreto 1011 de 2006 (establece el sistema Obligatorio de Garantía de Calidad en
Atención de Salud del Sistema General de Seguridad Social en Salud).
 Resolución 1043 de 2006, (conservan las definiciones del MTAC, y las identifica como
servicios de carácter ambulatorio y regula los procesos de habilitación y acreditación de
estos establecimientos).
 Decreto 1524 del 90, por el cual se crea el INVIMA, y la Ley 1290 de 1994, en donde en
el artículo 4 se reglamenta al INVIMA para controlar y vigilar las actividades de
producción, importación, exportación, comercialización y consumo de productos de la
salud, incluidos los homeopáticos o alternativos.

4. RESULTADO DEL USO DE CANNABIS MEDICINAL EN UN PACIENTE CON


PATOLOGÍA DUAL.

 Paciente masculino de 34 años de edad con diagnóstico de Trastorno Afectivo Bipolar y


antecedente de consumo de sustancias psicoactivas: Consumo de marihuana desde los 19
años y entre los 28 y 30 años, consumo semanal de alcohol, marihuana, éxtasis, cocaína y
LSD. Ha presentado 3 episodios maniacos con hospitalizaciones psiquiátricas y manejo
farmacológico con: Bupropión 150 mg en la mañana, Lorazepam 0,5 mg en la mañana y
al medio día y 1 mg en la noche, Clozapina 75 mg en la noche y Carbonato de Litio 300
mg cada 12 horas.
 Antecedente familiar de trastorno mental (tía materna con esquizofrenia, abuela materna
con trastorno mixto de ansiedad y depresión, primo con esquizofrenia).
 Persiste cuadro de insomnio con sintomatología ansiosa y depresiva.
 Se inicia abordaje terapéutico durante 6 meses con psicoterapia y cannabis medicinal (5
gotas sublingual en la noche) buscando la disminución gradual de psicofármacos.
 Se obtiene una respuesta clínica satisfactoria controlándose la sintomatología ansiosa y
depresiva, se alcanza un adecuado patrón de sueño y se logra reducir número y dosis de
los fármacos a: Clozapina 12,5 mg en la noche, Lorazepam 0,5 mg en la noche y
Carbonato de Litio 300 mg cada 4° día.

Observatorio Colombiano de Investigación en Cannabis Medicinal 48 | Page


CannaWorldCongress (2018), 1, 1 ISSN: xxxx-xxxx

CONCLUSIONES

Las adicciones constituyen un problema de gran relevancia social y clínica, sus índices
de prevalencia actuales son altos y alarmantes en la población, lo que ha llevado a la búsqueda y
desarrollo de nuevas medicinas y terapias alternativas y complementarias con la actuación de
profesionales y de recursos que propendan en su tratamiento.

Los trastornos asociados al consumo han venido constituyendo un problema de los más
relevantes epidemiológicamente, haciéndose necesario documentar e investigar nuevas técnicas,
basadas en saberes de diversos contextos culturales y métodos milenarios que implementan
conceptos esotéricos, holísticos y espirituales para el abordaje de los problemas de salud de las
personas.

El cannabis medicinal contiene reguladores homeostáticos potentes que interactúan con


el sistema endocannabinoide del cuerpo, lo cual constituye la base de la terapia de sustitución. La
psicoterapia holística (ancestral y moderna) propicia el despertar a un nivel de conciencia que le
permite al individuo trascender su adicción a las Spas al dimensionar su existencia con un nivel
de autonomía superior.

AGRADECIMIENTOS

Agradecimiento a Martha Ruíz a William Calderón y Marcela Fúquene por contribuir


con sus conocimientos al desarrollo de este proyecto, por generar conciencia y confiar en los
beneficios de medicinas y terapias alternativas que mejoran la salud y calidad de vida de las
personas y su entorno.

REFERENCIAS

Becoña, E. (1998). Conductas adictivas. ¿El problema del siglo XXI? Psicología contemporánea,
5, 4-15.

Becoña, E. (2003). Psicología de la salud y adicciones: perspectiva terapéutica, Revista de


Psicología de la PUCP. Vol. XXI, 1, Edición aniversario.

Escoppetta, O. (2004). Tendencias del consumo de drogas en Colombia, 14-16.


Observatorio de Drogas de Colombia (O.D.C). Reporte de drogas de Colombia. Colombia:
Gobierno de Colombia

OMS (1948). Preámbulo de la constitución de la Organización Mundial de la Salud, adoptada por


la Conferencia Sanitaria Internacional, celebrada en Nueva York del 19 de junio al 2 de Julio de
1946, firmada el 22 de Julio de 1946 por los representantes de 61 estados, (Oficial Records of the
World Health Organization, No 2, p. 100), y entró en vigor el 7 de abril de 1948.

OMS (2002). Estrategias de la OMS sobre Medicina Tradicional 2002-2005. Ginebra, Suiza.
Servicio Nacional de Aprendizaje (SENA) (2006). Medicina Alternativa y Terapias
Complementarias. Colombia: SENA.

Observatorio Colombiano de Investigación en Cannabis Medicinal 49 | Page


CannaWorldCongress (2018), 1, 1 ISSN: xxxx-xxxx

Soria Feliciano, L. (2017). Centro de Atención, Rehabilitación y Tratamiento de Adicciones


(CARTA) Municipio de Valle de Bravo, Estado de México. México: Instituto politécnico
nacional escuela superior de ingeniería y arquitectura.

UNODC. (2018). Informe mundial sobre las drogas 2018: Resumen, conclusiones y
consecuencias en materia de políticas. Austria: informe mundial drogas.

Observatorio Colombiano de Investigación en Cannabis Medicinal 50 | Page


CannaWorldCongress (2018), 1, 1 ISSN: xxxx-xxxx

El cannabinoide sintético CP55940 induce apoptosis in vitro y


ex vivo en células de Leucemia linfoblástica aguda mediada
por estrés oxidativo
Viviana Soto-Mercado1, Miguel Mendivil-Pérez2
Marlene Jiménez-Del Río3, Carlos Vélez- Pardo4
1,2,3,4
Grupo de Neurociencias de Antioquia
Instituto de Investigaciones Médicas, Facultad de Medicina
Universidad de Antioquia
Medellín, Colombia

Resumen: La Leucemia Linfoblástica Aguda (LLA) es un trastorno hematológico maligno


altamente heterogéneo que se origina en los progenitores de células linfocíticas; como una
alternativa terapéutica para varios tipos de cáncer, se ha propuesto un número considerable de
agonistas sintéticos para los receptores de cannabinoides, incluido el CP55940. Sin embargo, los
mecanismos implicados en la muerte celular inducida por CP55940 en la LLA aún no están
claros. Por lo tanto, este estudio tuvo como objetivo evaluar el efecto citotóxico del CP55940 en
linfocitos de sangre periférica (LSP), en células de LLA in vitro (Jurkat) y ex vivo (de pacientes
con LLA) y dilucidar su mecanismo de acción.

Para llevar a cabo este estudio linfocitos de sangre periférica, Jurkat y células de LLA ex vivo (de
médula ósea) fueron tratadas con CP55940 (0-50 μM), y se evaluaron los siguientes parámetros:
cambios morfológicos en el núcleo/ADN, potencial de membrana mitocondrial (ΔΨm) y
producción intracelular de especies reactivas de oxígeno reactivo (EROs), mediante microscopía
de fluorescencia y citometría de flujo. También se evaluaron marcadores de apoptosis celular
mediante Western blotting, inhibición farmacológica e inmuno-fluorescencia.

Los resultados obtenidos fueron: CP55940 indujo la muerte celular apoptótica en células Jurkat,
pero no en LSP, de manera dosis-dependiente al aumentar la fragmentación del ADN, la
detención del ciclo celular y la pérdida de ΔΨm. Además, el CP55940 incrementó la intensidad
de la fluorescencia de la diclorofluoresceína (DCF), indicativa de la producción de H2O2,
incrementó el DJ-1 Cys106-sulfonato (DJ-1 Oxidado), como un marcador de estrés intracelular, e
indujo la activación de p53 y la fosforilación del factor de transcripción c-Jun. Además, aumentó
la expresión de las proteínas apoptóticas BAX y PUMA, las proteínas mitocondriales PINK1 y
Parkin y la caspasa-3 activa. El antioxidante N-acetil L-cisteína (NAC) y otros inhibidores
farmacológicos de señalización protegieron a las células de los efectos del CP55940.

Además, el CP55940 aumentó el DJ-1 Cys106-sulfonato e indujo la activación de p53, PUMA y


caspasa-3 en células de LLA ex vivo. Esto permite concluir que el cannabinoide sintético
CP55940 induce apoptosis en células de LLA a través de una vía de señalización mediada por
H2O2. Los hallazgos apoyan el uso potencial de CP55940 o sus análogos como un tratamiento
potencial para LLA.
Palabras Clave: Cannabinoide, CP55940, Leucemia Linfoblástica Aguda, Estrés oxidativo,
Apoptosis.

Observatorio Colombiano de Investigación en Cannabis Medicinal 51 | Page


CannaWorldCongress (2018), 1, 1 ISSN: xxxx-xxxx

INTRODUCCIÓN

En este estudio se investigó el efecto del cannabinoide sintético CP55940 como


alternativa terapéutica para el tratamiento de la leucemia linfoblástica aguda (LLA). La LLA es
un trastorno hematológico proliferativo de células inmaduras tipo B (LLA-B) o tipo T (LLA-T)
que conllevan a una falla en el funcionamiento normal de la médula ósea, provocando una
pancitopenia secundaria por el remplazo físico de las células normales (eritrocitos, plaquetas y
células inmunes de un linaje diferente al alterado) (Sabattini, Bacci, Sagramoso, & Pileri, 2010).
En la actualidad la LLA presenta porcentajes altos de resistencia a los tratamientos (Pui & Evans,
2006) y es la forma más común de leucemia en personas menores de 20 años y representa más
del 80% de todos los pacientes con leucemia, y el 30% de todos los cánceres. De hecho, la tasa de
incidencia de la LLA es 10 veces mayor en individuos que están entre el 1 y 4 años de edad que
en adultos jóvenes de 20-24 años. En Colombia, en los años 2000 las leucemias ocuparon el
octavo lugar entre las muertes por cáncer con tasas de mortalidad cercanas los 4 por cada 100.000
habitantes (Piñeros-Petersen, Pardo-Ramos, Gamboa-Garay, & Hernández-Suarez, 2010).

1. DISERTACIÓN

En la actualidad se ha propuesto el uso de un número considerable de agonistas


sintéticos para los receptores de cannabinoides como terapia anticancerígena, incluido el
CP55940. Si bien existen reporten que describen los mecanismos de acción de los cannabinoides
en diferentes líneas celulares, incluyendo algunos tipos de cáncer, los mecanismos implicados en
la muerte celular inducida de manera específica por el CP55940 en células usadas como modelos
de la LLA o en poblaciones celulares provenientes de pacientes con leucemia aún no se han
determinado completamente (Deng, Cornett, Mackie, & Hohmann, 2015; Santana et al., 2016).

En este sentido, este trabajo se enfocó en estudiar el potencial efecto anti-leucémico del
cannabinoide sintético CP55940 en un modelo celular de LLA, conocido como células Jurkat. De
igual forma, el efecto fue evaluado de manera simultánea en un cultivo primario de linfocitos
humanos (LSP) con el fin de determinar si la actividad citotóxica del cannabinoide ocurre de
manera específica sobre células leucémicas. Finalmente, el efecto de esta molécula fue
determinado en células provenientes de la médula ósea de pacientes con LLA.

De acuerdo con lo anterior, LSP, Jurkat y las células de LLA provenientes de pacientes
fueron tratadas con CP55940 (0-50 μM), luego de lo cual, se evaluaron los siguientes parámetros:

a) Cambios morfológicos en el núcleo celular/ADN determinados mediante tinciones


fluorescentes del ADN (Hoechst y yoduro de propidio) y cuantificados por las técnicas de
microscopía de fluorescencia y citometría de flujo.

b) Potencial de membrana mitocondrial (ΔΨm) analizado mediante el uso de una sonda


fluorescente (DiOC6(3)) de carga catiónica.

c) Producción intracelular de Especies Reactivas de Oxígeno reactivo (EROS) mediante


microscopía de fluorescencia y citometría de flujo mediante la tinción con
diclorofluoresceína (DCF).

Observatorio Colombiano de Investigación en Cannabis Medicinal 52 | Page


CannaWorldCongress (2018), 1, 1 ISSN: xxxx-xxxx

d) También se evaluaron marcadores de apoptosis celular y daño mitocondrial (DJ-1 oxidada,


p53, c-Jun, caspasa-3, BAX, PUMA, PINK1, Parkin) mediante Western blotting, inhibición
farmacológica e inmuno-fluorescencia.

1.1. DESARROLLO

La ejecución experimental muestra que la aplicación del cannabinoide CP55940 a un


cultivo de células Jurkat induce la aparición de marcadores morfológicos y moleculares de
apoptosis incluyendo la disipación del ΔΨm y la fragmentación y/o pérdida del contenido de
ADN así como la detención del ciclo celular. Este efecto no ocurrió en cultivos de linfocitos
humano. Además, el CP55940 incrementó los niveles de los marcadores de estrés oxidativo,
incluyendo el aumento de la fluorescencia de la DCF e incrementó los valores de la proteína DJ-1
Cys106-sulfonato (DJ-1 Oxidada). Este cannabinoide también indujo la activación de factores
pro-apoptóticos como p53 y la fosforilación del factor de transcripción c-Jun. Además, aumentó
la expresión de las proteínas apoptóticas BAX y PUMA, las proteínas asociadas a daño
mitocondrial PINK1 y Parkin y la ejecutora de muerte celular, caspasa-3 activada. El antioxidante
N-acetil L-cisteína (NAC) y otros inhibidores farmacológicos de señalización protegieron a las
células de los efectos del CP55940. Además, el CP55940 aumentó el DJ-1 Cys106-sulfonato e
indujo la expresión de p53, PUMA y caspasa-3 en células de LLA ex vivo.

1.2. ASPECTOS CENTRALES

Estas observaciones permitieron concluir que el cannabinoide sintético CP55940 induce


apoptosis selectivamente en células de LLA a través de una vía de señalización mediada por
H2O2 así:

CP55940H2O2oxidación de DJ-1p53c-JunPUMA/ BAXpérdida del potencial


de membrana mitocondriallocalización mitocondrial de PINK1 y Parkinactivación de caspasa-
3 fragmentación del ADNarresto del ciclo celularapoptosis

Observatorio Colombiano de Investigación en Cannabis Medicinal 53 | Page


CannaWorldCongress (2018), 1, 1 ISSN: xxxx-xxxx

Figura 1: mecanismo de acción del cp55940 en CÉLULAS DE LLA

Fuente: (Soto-Mercado, Mendivil-Pérez, Jiménez-Del Río, Vélez- Pardo, 2017)

CONCLUSIONES

Los hallazgos apoyan el uso potencial de CP55940 o sus análogos como un potencial
medicamento en ensayos clínicos enfocados en la búsqueda de alternativas terapéuticas para la
LLA.

AGRADECIMIENTOS

Este trabajo fue financiado en parte por la “Fundación Alfonso Moreno Jaramillo”.
Proyecto # 2018-20454 y por el Fondo nacional de financiamiento para la ciencia, la tecnología y
la innovación “Francisco José de Caldas” (Convocatoria posdoctoral 784-2017; MM-P)

REFERENCIAS

Deng, L., Cornett, B. L., Mackie, K., & Hohmann, A. G. (2015). CB1 Knockout Mice Unveil
Sustained CB2-Mediated Antiallodynic Effects of the Mixed CB1/CB2 Agonist CP55,940 in a
Mouse Model of Paclitaxel-Induced Neuropathic Pain. Mol Pharmacol, 88(1), 64-74.

Piñeros-Petersen, M., Pardo-Ramos, C., Gamboa-Garay, O., & Hernandez-Suarez, G. (2010).


Atlas de mortalidad por cancer en Colombia (3 ed.). Available from:
http://www.cancer.gov.co/contenido/contenido.aspx?catID=-1&conID=758&pagID=1307:
Instituto Nacional de Cancerología E.S.E; Instituto Geográfico Agustín Codazzi (IGAC).

Observatorio Colombiano de Investigación en Cannabis Medicinal 54 | Page


CannaWorldCongress (2018), 1, 1 ISSN: xxxx-xxxx

Pui, C. H., & Evans, W. E. (2006). Treatment of acute lymphoblastic leukemia. N Engl J Med,
354(2), 166-178.

Sabattini, E., Bacci, F., Sagramoso, C., & Pileri, S. A. (2010). WHO classification of tumours of
haematopoietic and lymphoid tissues in 2008: an overview. Pathologica, 102(3), 83-87.

Santana, F., Sierra, R. O., Haubrich, J., Crestani, A. P., Duran, J. M., de Freitas Cassini, L., et al.
(2016). Involvement of the infralimbic cortex and CA1 hippocampal area in reconsolidation of a
contextual fear memory through CB1 receptors: Effects of CP55,940. Neurobiol Learn Mem,
127, 42-47.

Observatorio Colombiano de Investigación en Cannabis Medicinal 55 | Page


CannaWorldCongress (2018), 1, 1 ISSN: xxxx-xxxx

Capítulo 2

Avances en investigación en desarrollo de


productos y/o procesos

Observatorio Colombiano de Investigación en Cannabis Medicinal 56 | Page


CannaWorldCongress (2018), 1, 1 ISSN: xxxx-xxxx

Pruebas preliminares para evaluar el potencial de la tecnología


“Factory farm” en la producción de cannabis en Colombia

José Luis Valencia Cano1, Hugo Restrepo Pulgarín2


1
Ingeniero Agrícola. Universidad Nacional de Colombia, Sede Medellín. Colombia
2
Ingeniero Agrícola, MSc, Profesor Asociado. Universidad Nacional de Colombia, Sede
Medellín, Colombia

Resumen: Luego del decreto 2467 de 2015 y de la ley 1787 de 2016, en Colombia se abrieron
las puertas para la investigación y uso con fines medicinales de cannabis. Consciente de los retos
y oportunidades, se propuso a la Facultad de Ciencias Agrarias de la Universidad Nacional de
Colombia Sede Medellín iniciar pruebas preliminares sobre el potencial productivo que puede
tener la tecnología conocida como “factory farm” (“indoor farm” o “vertical farm”), pero
desarrollada en el país, evitando hacer grandes importaciones. Adicionalmente, se deben tener en
cuenta las ventajas comparativas de dicha tecnología ya que el propósito es la producción de
cannabis con fines medicinales o suplementos que mejoren la calidad de vida de las personas, y
es inadmisible cualquier traza de veneno en el producto ofrecido. Es así como, la producción de
aquella mediante la agricultura tradicional contamina las plantas por el uso de agro-tóxicos, así
mismo ocurre con el agua de riego cuando es contaminada por la minería con metales pesados.
En otros términos, la tecnología propuesta recurre a técnicas que protegen los recursos naturales,
el medioambiente y la salud humana. Para dichas pruebas se utilizó una estructura de 4 m2,
ubicada en las instalaciones de la Universidad que era utilizada para el cultivo de tomate, pero se
modificó con el objetivo de sembrar cannabis. Se contaba con aire acondicionado, dos tipos de
lámparas LED, sistema de control de humedad relativa y temperatura, automatización y control.
Realizando un análisis de la literatura actual, se consideró evaluar dos tipos de fuente de
irradiación LED, una lámpara construida con LED comerciales y una CI 800 de BioScience con
espectro controlado (450-475nm y 625-660nm) con las cuales se estimuló un periodo vegetativo
de 5 semanas con un fotoperiodo de 18 horas con irradiación y 6 horas sin ella. De este modo, el
trabajo presenta los resultados obtenidos por una sola siembra y hasta fin del periodo vegetativo,
con la tecnología disponible actualmente para el país. Se midió la longitud del tallo y de raíces, el
diámetro del tallo, el número de nudos y tasa de crecimiento. Los resultados obtenidos a los 38
días mostraron cómo las lámparas montadas con LEDs comerciales presentaron mejores
desarrollos que las lámparas importadas de BioScience. Así, se obtuvieron los siguientes
resultados: la longitud del tallo 38%, diámetro 13%, longitud de raíces 17%, tasa de crecimiento
24%, respectivamente mayor. Por otra parte, la longitud del tallo de 322,3 mm; el diámetro fue de
8,3 mm; longitud de raíces 606,2 mm; número de nudos 8, y la tasa de crecimiento alcanzó 8,5
mm día-1. Teniendo en cuenta que durante el proceso, se presentaron dificultades menores, se
puede afirmar que la tecnología de “factory farm” es una nueva alternativa de producción de
cannabis en el país, dado que los resultados preliminares son alentadores al compararlos con la
información de la literatura consultada.
Palabras Clave: Indoor, LED, Aeroponía, Colombia, Cannabis.

Observatorio Colombiano de Investigación en Cannabis Medicinal 57 | Page


CannaWorldCongress (2018), 1, 1 ISSN: xxxx-xxxx

INTRODUCCIÓN

El Cannabis Sativa L. es una especie anual, de la familia Cannabaceae, originaria de


Asia, cultivada durante toda la historia de la humanidad para aprovechar sus diferentes
componentes como tallo para fibra, semilla para consumo y sus flores para efectos medicinales y
recreativos. Satanizada por muchos años por diferentes factores pero presente en la legislación
colombiana desde la ley 30 de 1986 en la que se permitía el cultivo de hasta veinte plantas, luego
con el decreto 2467 de 2015 se abrieron las puertas a la investigación y uso con fines medicinales
consciente de los retos y oportunidades venideras, se redactó la ley 1787 de 2016 en la que
estableció el marco regulatorio para el acceso seguro e informado al uso médico y científico del
cannabis y sus derivados; y posteriormente el decreto 613 de 2017 especifica el proceso de
obtención de licencias, reglamenta las actividades de cultivo y uso de semillas de cannabis para
fines médicos y científicos en Colombia, y conforma el grupo técnico encargado de supervisar
dichas actividades. Las resoluciones 2891 y 2892 de 2017 definen quiénes serán considerados
pequeños y medianos cultivadores y fijan los requisitos técnicos y las tarifas para el cultivo de la
planta y su transformación en productos medicinales, fitoterapéuticos y homeopáticos. Y
finalmente las resoluciones 577,578 y 579 en las que se regulan técnicamente todas las medidas
necesarias.

La legislación permite exportar el extracto obtenido de las flores de cannabis a países en


los que el uso médico es igualmente legal como Estados Unidos (7 estados), Uruguay, Bélgica,
Austria, Italia, Chequia, Polonia, Macedonia, Finlandia, Holanda, Irlanda, Croacia, Alemania,
Canadá, Israel, Chile y Argentina. Enmarcados en una tendencia global de desmitificación y
aumento del consumo de cannabis con fines medicinales, se ha potenciado un mercado de
grandes posibilidades, dejando amplios márgenes de ganancia entre el 43% y 65%.

Es un campo que no se ha estudiado a profundidad hasta ahora en Colombia, y la


Universidad Nacional como cabeza de la investigación en el país ya está empezando a
involucrarse con proyectos de investigación con el Grupo de Investigación y Estudio del
Cannabis y otros Enteógenos (Giece) y Grupo de Investigación en Sistemas Integrales de
Producción Agrícola y Forestal (Sipaf) , asimismo, con el presente trabajo se pretende conocer la
viabilidad de establecer este tipo de estructuras para una producción limpia a gran escala que
permitan realizarse en las ciudades, generar nuevos empleos de calidad y proteger el medio
ambiente de agroquímicos. De esta manera, se espera crear una industria rentable, que pueda
apalancar el crecimiento y desarrollo económico equitativo de las ciudades en el país,
considerando que el 70% de la población colombiana se encuentra en centros urbanos (El
Tiempo, 2017), y que el 60% del PIB se produce en las ciudades (McKinsey Global Institute,
2011).

El desarrollo de las “Granjas industriales” o “Factory farm” como nuevas tecnologías de


para la producción de vegetales se viene dando por grandes empresas en el mundo como
PlantLab, The plant, Plantagon, Terrasphere, Gotham greens, Fermes Lufa, Sky Greens,
Eurofresh farms, Bright farm, Farmdhere y otras. Esta tecnología, tiene fundamentos que se
diferencian marcadamente de la agricultura. En primer lugar en la infraestructura donde se
cultiva, pues no se utiliza tierra; se realiza en estructuras cerradas que impiden el ingreso de
plagas (no se requieren agrotóxicos); el consumo de agua es menor al 5% de la agricultura; se
utiliza irradiación mediante LEDs; su producción es altamente intensiva y se puede llevar a cabo

Observatorio Colombiano de Investigación en Cannabis Medicinal 58 | Page


CannaWorldCongress (2018), 1, 1 ISSN: xxxx-xxxx

por pisos o niveles; respeto al medio ambiente y tiene carácter urbano; requiere alta tecnología
para la automatización, el control y la robótica; producción limpia. En segundo lugar, la
producción se basa en la teoría de Taylor y Slatyer (1960) quienes establecen los principios para
las relaciones termodinámicas entre los factores de producción: transpiración (nutrición)-
irradiación-CO2-O2. Los edificios donde se hacen estas fábricas tienen por objeto controlar de la
mejor manera los factores mencionados. Por otro lado, los biólogos moleculares y vegetales
(Cooper, G.M. y Hausman, R.E. (2006), Taiz, L. y Zeiger, E. (2006), Lodish, H. et al (2005),
Azcon-Bieto, J. y Talon, M., (1996), Salisbury, F.B. y Ross, C.W., (1994)) han definido muy
bien el complejo metabolismo que ocurren en los cloroplastos para llevar a cabo el proceso de
fotosíntesis donde se transforma la energía radiante en biológica (ATP y NADPH), pero en los
últimos años, ha dado mucha importancia a los fenómenos fotomorfogénicos, pues tienen que ver
con otros fenómenos diferentes a la fotosíntesis pero que afectan de alguna manera la producción,
tal como, la germinación, crecimiento entre los nudos, inducción de la floración, inducción de
metabolitos secundarios entre otros. Ellos, están relacionados con la calidad de las fuentes de
irradiación en términos de la energía fotónica de la longitud de onda que incide sobre la planta
(Hernández, R. et al (2016); Piovene, C. et al (2015); Xiaoying, L. et al (2012); Lazo, J.V. y
Ascencio J. (2010); Li, H. et al (2010); Hogewoning, S. W. et al, (2010); Matsuda, R. et al
(2004)). Sin embargo, debido al manifiesto prejuicio que tiene este cultivo, poco se ha
investigado con relación a los temas aquí mencionados, lo cual motivó el presente trabajo, con el
cual además, se espera ganar experticia en el manejo de un cultivo aún por conocer en muchos
aspectos de su compleja fenomenología.

Los resultados del presente trabajo corresponde al periodo vegetativo, ya que debido a la
ausencia de una pre-cámara desinfección y sanitización, sumada a un corte de la energía eléctrica
en las edificaciones de la Universidad, llevó a las plantas a un estrés fisiológico y pérdida de
resistencia a enfermedades, que permitieron un ataque de fusarium que causó el fin del
experimento e impidió llegar al periodo de floración y cosecha.

1. MATERIALES Y MÉTODOS

1.1. Infraestructura

El cultivo se llevó a cabo en un cuarto cerrado de 4 m2, con un área neta de siembra de
1,5 m2 ubicado en la Sede Medellín de la Universidad Nacional, el cual cuenta con sistema
automatizado de control de temperatura y humedad relativa a través de equipos de aire
acondicionado, ventiladores y nebulizadores, donde se llevaban anteriormente investigaciones
relacionadas con el cultivo de tomate, por lo que fue necesaria una adecuación de las
instalaciones. Las plantas se sembraron en un arreglo consistente en cuatro tubos de PVC
corrugados de 10” de 1,5 m de longitud ubicados en paralelo con cuatro orificios distanciados 30
cm cada uno, para un total de cuatro orificios por tubo, dieciséis en total.

1.2. Iluminación

Se usaron dos tipos de lámparas LED, en primer lugar, dos lámparas CI 800 de potencia
nominal de 200W de la empresa CID Biosciences con espectro e intensidad ajustable, que están
en capacidad de entregar 350 μmol/m2/s a 30 cm con un pico de espectro ubicado en las
longitudes de onda de 450-475nm y 625-660nm. En segundo lugar, un arreglo de 6 reflectores

Observatorio Colombiano de Investigación en Cannabis Medicinal 59 | Page


CannaWorldCongress (2018), 1, 1 ISSN: xxxx-xxxx

LED Full espectro con una potencia nominal de 50W, con un espectro que abarca desde 380 nm
hasta 840 nm, con picos en 470 nm y 610 nm.

1.3. Nutrición
Fue personalizada, siguiendo la fórmula (Resh, 1978):

Tabla 1: Concentración Elementos Nutrición Personalizada


Elemento N P K Ca Mg S Fe Mn Zn Cu B Mo
Ppm 220 50 220 210 54 75 5 0.5 0.13 0.11 0.5 0.05
Fuente: (Valencia, 2018)

1.4. Variables Medidas

1.4.1. pH y Conductividad eléctrica

Los valores de pH y CE se midieron mediante el uso de un medidor de pH portátil marca


Hanna modelo HI 9811-5 debidamente calibrado

1.4.2. Temperatura, Humedad Relativa y CO2

Los valores de Temperatura, Humedad Relativa y concentración de CO2 se midieron


cada diez minutos usando un medidor de dióxido de carbono de la empresa EXTECH modelo
CO240, el cual permite una transferencia en tiempo real de los datos al computador, donde se
almacenaron para su posterior análisis.

1.4.3. Longitud tallo, longitud raíces, diámetro tallo, número de nudos

Se compararon los promedios de las alturas de las plantas crecidas bajo las lámparas
CI800 y las crecidas bajo los LED full espectro (LFE). Se midió una vez por semana la longitud
de tallo desde la base hasta la yema apical y la longitud de raíces desde la base hasta la punta
radical usando un flexómetro de 5.0 m. Las medidas de diámetro del tallo se hicieron a la altura
del primer entrenudo usando un calibrador o pie de rey.

1.5. Material Vegetal

Se usaron 12 unidades germinadas de semilla de una variedad indica, ya que su estructura


arbustiva y su porte bajo eran primordial en este cultivo donde la optimización del espacio es
muy importante. Con una densidad de siembra de 12 plantas/m2. De esta manera, se ubicaron 6
plantas bajo las dos lámparas CI800 y otras 6 plantas bajo los 6 reflectores LED; obteniendo en el
caso de las CI800 una potencia de 533,3 W/m2 o 66,6 W/planta. Finalmente, con los reflectores
se obtuvo una potencia de 400 W/m2 o 50 W/planta

Observatorio Colombiano de Investigación en Cannabis Medicinal 60 | Page


CannaWorldCongress (2018), 1, 1 ISSN: xxxx-xxxx

2. RESULTADOS Y DISCUSIÓN

2.1. pH y CE

En la Tabla 2, se evidencia que los valores de pH siempre se encuentran en el rango


recomendado (5.5-6.5), rango en el cuál están disponibles todos los elementos (Resh, 1978). Por
su parte, los valores de conductividad eléctrica presentan una tendencia ascendente dado que a
medida que la planta crece aumenta su demanda de nutrientes ya que la cantidad de biomasa
aumenta y acepta una concentración mayor de los mismos en la solución. (Resh, 1978)

Tabla 2: Seguimiento pH Y CE
Día CE
pH
No. (μS/cm)
10 6,1 1200
15 6,4 1240
18 6,3 1250
28 5,6 1590
31 5,7 1640
38 5,8 1890
Fuente: (Valencia, 2018)

2.2. T, HR y CO2

En primer lugar, el control de temperatura del cuarto es eficiente, puesto que siempre se mantuvo
debajo de 30ºC, el promedio se ubica alrededor de los 26°C. Por otra parte los valores de
humedad relativa también son adecuados (menores al 70%), reduciéndose en el intervalo entre las
9am y las 3pm debido a que en estas horas las lámparas estuvieron apagadas y por tanto no había
traspiración. La concentración de CO2 siempre estuvo por encima de 400 ppm, valor adecuado
para el correcto proceso fotosintético. (Chandra et al., 2015)

Tabla 3: Valores horarios promedio de temperatura, humedad relativa y CO2


HORA T (ºC) HR (%) CO2 (ppm)
12:00 AM 27,8 60,1 420
1:00 AM 27,9 60,8 419
2:00 AM 27,9 60,9 418
3:00 AM 28,0 61,2 420
4:00 AM 27,8 61,3 422
5:00 AM 27,9 61,6 427
6:00 AM 27,9 61,8 434
7:00 AM 27,0 56,6 438
8:00 AM 26,2 51,3 439
9:00 AM 24,6 52,8 449
10:00 AM 23,5 55,7 480
11:00 AM 24,1 54,2 485
12:00 PM 24,3 52,6 482
1:00 PM 24,8 50,6 463

Observatorio Colombiano de Investigación en Cannabis Medicinal 61 | Page


CannaWorldCongress (2018), 1, 1 ISSN: xxxx-xxxx

HORA T (ºC) HR (%) CO2 (ppm)


2:00 PM 24,2 52,3 451
3:00 PM 25,7 50,3 462
4:00 PM 26,1 49,7 452
5:00 PM 25,9 50,6 464
6:00 PM 25,1 53,0 450
7:00 PM 25,2 56,4 472
8:00 PM 25,4 59,1 441
9:00 PM 26,3 61,6 427
10:00 PM 26,5 62,2 423
11:00 PM 26,7 62,8 423
Fuente: (Valencia,2018)

Figura 1: Valores horarios de temperatura, humedad relativa y CO2

Fuente: (Valencia, 2018)

2.3. Efecto del tipo de irradiación sobre:


Longitud tallo, longitud raíces, diámetro tallo, número de nudos

Tabla 4: Valores promedio según tipo de luz


Longitud tallo Longitud raíz Diámetro tallo Número de
Edad (días) Luz
(mm) (mm) (mm) nudos
8 CI 800 24 22 1,0 1
8 Full espectro 22 21 1,0 1
17 CI 800 27 94 1,6 2
17 Full espectro 25 79 1,6 2
20 CI 800 51 173 2,2 3
20 Full espectro 35 153 2,5 3
30 CI 800 119 436 4,0 6
30 Full espectro 165 438 5,6 6
38 CI 800 267 564 7,9 8
38 Full espectro 370 662 8,9 8
Fuente: (Valencia, 2018)

Observatorio Colombiano de Investigación en Cannabis Medicinal 62 | Page


CannaWorldCongress (2018), 1, 1 ISSN: xxxx-xxxx

Figura 2: Evolución longitud tallo según tipo de lámpara

Fuente: (Valencia, 2018)

A continuación, se presentan las mediciones de todas las plantas el día 38, en el que se diferencia
el crecimiento bajo las lámparas CI800 y los reflectores LED FE.

Figura 3: Longitud tallo CI800 vs LED fe


600

530 500
Longitud tallo (mm)

400
410
370
330 330 340 300
290 310 300 280
200
210 220
100

0
CI 800 vs. LED FE
Fuente: (Valencia, 2018)

Figura 4: Longitud raíces CI800 Vs LED Fe


900
800
810 820 790
Longitud raíces (mm)

750 700
600
610 630
580 500
500 470 500 400
410 420
300
200
100
0
CI 800 vs. LED FE
Fuente: (Valencia, 2018)

Observatorio Colombiano de Investigación en Cannabis Medicinal 63 | Page


CannaWorldCongress (2018), 1, 1 ISSN: xxxx-xxxx

Figura 5: Número de nudos CI800 Vs LED Fe


10
9
9 9 9 8

Numero de nudos
8 8 8 8 7
7 7 7 7 7 6
5
4
3
2
1
0
CI 800 vs. LED FE
Fuente: (Valencia, 2018)

Figura 6: Diámetro tallo CI800 Vs LED Fe


12

10
10 10.2
Diámetro tallo (mm)

10
8.5 8.8 8
7.9 7.8 7.8 8.1
7.4
6.5 6
6.2
4

0
CI 800 vs. LED FE
Fuente: (Valencia, 2018)

Figura 7: Tasa de crecimiento CI800 Vs LED Fe


16.0
Tasa crecimiento (mm/dia)

14.0
13.9
12.0

10.8 10.0
9.7 8.0
8.7 8.7 8.9
7.6 8.2 7.9 7.4 6.0
5.5 5.8 4.0
2.0
0.0
CI 800 vs. LED FE
Fuente: (Valencia, 2018)

Observatorio Colombiano de Investigación en Cannabis Medicinal 64 | Page


CannaWorldCongress (2018), 1, 1 ISSN: xxxx-xxxx

Tabla 5: Mediciones finales día 38


Longitud Tasa de
Longitud Diámetro Número
Luz ID Planta raíces crecimiento
tallo (mm) tallo (mm) nudos
(mm) (mm/día)
CI 800 5 290 610 7,9 8 7,6
6 310 500 7,8 8 8,2
7 220 470 6,2 7 5,8
8 300 580 7,8 8 7,9
9 270 410 9 8 7,1
11 210 810 8,5 7 5,5
PROM. 267 564 7,9 8 7,0
LED FULL
15 330 820 10 7 8,7
ESPECTRO
16 530 790 10,2 9 13,9
17 330 750 8,1 8 8,7
19 410 420 8,8 9 10,8
20 280 630 6,5 7 7,4
21 340 500 10 7 8,9
PROM. 370 662 8,9 8 9,7
VARIACIÓN 38% 17% 13% 0 24%
Fuente: (Valencia, 2018)

Figura 8: Promedio longitud tallo y longitud raíces

Fuente: (Valencia, 2018)

Observatorio Colombiano de Investigación en Cannabis Medicinal 65 | Page


CannaWorldCongress (2018), 1, 1 ISSN: xxxx-xxxx

Figura 9: Promedio diámetro tallo, número de nudos y tasa de crecimiento

Fuente: (Valencia, 2018)

Figura 10: Estado día 17

Fuente: Valencia, 2018

Observatorio Colombiano de Investigación en Cannabis Medicinal 66 | Page


CannaWorldCongress (2018), 1, 1 ISSN: xxxx-xxxx

Figura 11: Estado general día 38

Fuente: Valencia, 2018

A pesar de tener una fuente de iluminación mayor las ubicadas bajo las CI800 (66,6
W/planta (CI800) vs 50 W/planta (LED)) las plantas ubicadas bajo los reflectores LED
alcanzaron una mayor altura promedio, mayor longitud de raíces, mayor diámetro de tallo y
mayor tasa de crecimiento, es decir, en todas las variables medidas y estudiadas presentaron un
mejor comportamiento. Probablemente sea debido a que las lámparas presentan una densidad de
flujo de fotones mayor que los 350 μmol/m2/s a 30 cm de distancia están en capacidad de
entregar las CI800.

Si bien la cantidad de nudos es la que determina el número de inflorescencias,


generalmente un mayor desarrollo vegetativo está asociado a una mayor producción, así como
también un mayor volumen radicular permite una mayor absorción de agua y nutrientes. Lo
anterior lleva a pensar que, a un desarrollo vegetativo superior, se puede esperar un rendimiento
mayor.
Se considera importante en los proyectos futuros a desarrollar incluir el análisis para
cuantificar la potencia óptica (no la nominal o de consumo) de ambas fuentes de irradiación, ya
que esa es la variable que gobierna la tasa fotosintética, transpiración, entre otras. (Chandra, et al.
2008).

CONCLUSIONES

 Los resultados obtenidos en fase vegetativa son alentadores para continuar con posteriores
experimentos.
 Resulta fundamental realizar futuras evaluaciones en términos de potencia óptica, para
cuantificar correctamente el flujo de fotones, pues en la mayoría de los casos se usa W/m2
referidos a potencia de consumo.
 Así mismo, se hace necesario llevar a cabo investigaciones relacionadas con la calidad del
espectro electromagnético que requiere esta especie en particular.

Observatorio Colombiano de Investigación en Cannabis Medicinal 67 | Page


CannaWorldCongress (2018), 1, 1 ISSN: xxxx-xxxx

 De esa manera, se puede avanzar en temas de eficiencia y ahorro energético, que son
aspectos a tener en cuenta en la viabilidad económica de estos proyectos con miras a su
escalado industrial.
 Igualmente, es importante realizar posteriores investigaciones en términos de densidades
de siembra óptimas, variedades que mejor responden a sistemas indoor y concentraciones
de nutrientes en la solución.

REFERENCIAS

Azcon-Bieto, J. y Talon, M.,. (1996) Fisiología y Bioquímica Vegetal. Madrid, España,


Interamericana-McGraw-Hill.

Chandra, S., Lata, H., Mehmedic, Z., Khan, I. y ElSohly, M. 2015. Light dependence of
photosynthesis and water vapor exchange characteristics in different high Δ9-THC yielding
varieties of Cannabis sativa L. Journal of Applied Research on Medicinal and Aromatic Plants.
2. 39-47

Chandra, S., Lata, H., Khan, I. y ElSohly, M. 2008. Photosynthetic response of Cannabis sativa
L. to variations in photosynthetic photon flux densities, temperature and CO2 conditions.
Physiology and Molecular Biology of Plants. 14(4).

Chandra, S., Lata, H., ElSohly, M., Walker, L. y Potter, D. 2016. Cannabis cultivation:
Methodological issues for obtaining medical-grade producto. Epilepsy & Behavior. 70. 302-312

Cooper, G.M. y Hausman, R.E., (2006). La Célula. Madrid, España. Marbán Libros, S.L.

Evans, J. y Poorter, H. 2001. Photosynthetic acclimation of plants to growth irradiance: the


relative importance of specific leaf area and nitrogen partitioning in maximizing carbon gain.
Plant, Cell and Environment. 24.755–767.

Hernández, R.; Eguchi, T.; Deveci, M.; Kubota, C. 2016. Tomato seedling physiological
responses under different percentages of blue and red photon flux ratios using LEDs and cool
white fluorescent lamps. Scientia Horticulturae, Vol. 213, Pages 270-280.

Hogewoning, S. W.; Trouwborst, G.; Maljaars, H.; Poorter, H.; Ieperen, W. van; Harbinson, J.
2010. Blue light dose–responses of leaf photosynthesis, morphology, and chemical composition
of Cucumis sativus grown under different combinations of red and blue light. Journal of
Experimental Botany. Mayo 26. Page 1 of 11. http://jxb.oxfordjournals.org/open_access.html for
further details. doi:10.1093/jxb/erq132.

Kulik, K. 2015. Growing Cannabis sativa in the AEtrium-4 Growth Platform, Grow 2. AEssense
Corporation.

Kulik, K. 2016. Cannabis Grow Report 6. AEssense Corporation.

Lazo, J.V., Ascencio J. 2010. Efecto de diferentes calidades de luz sobre el crecimiento de
Cyperus rotundus. Bioagro. 22(2): 153-158.

Observatorio Colombiano de Investigación en Cannabis Medicinal 68 | Page


CannaWorldCongress (2018), 1, 1 ISSN: xxxx-xxxx

Li, H.; Zhang, J.; Vierstra, R. D.; Li, H. 2010. Quaternary organization of a phytochrome dimer
as revealed by cryoelectron microscopy. PNAS. 107 (24): 10872-10877.

Lin, G. 2016. Plant nutrition: Essential elements for plants, what they are and why plants need
them. AEssense Corporation.

Lodish, H., Berk, A.. Matsudaira, P., Kaiser, Ch. A., Krieger, M., Scott, M.P., Zipursky, S.L.,
Darnell, J. (2005). Biología Celular y Molecular. Buenos Aires, Argentina, Editorial Médica
Panamericana S.A.

Matsuda, R.; Ohashi-Kaneko, K.;. Fujiwara, K; Goto, E.; Kurata, K. 2004. Photosynthetic
Characteristics of Rice Leaves Grown under Red Light with or without Supplemental Blue Light
Plant Cell Physiol. 45(12): 1870–1874.

McKinsey Global Institute. 2011. Building globally competitive cities: The key to Latin
American growth. https://www.mckinsey.com/featured-insights/urbanization/building-
competitive-cities-key-to-latin-american-growth

Piovene, C.; Orsini,, F.; Bosi, S.; Sanoubar, R.; Bregola, V.; Dinelli, G.; Gianquinto G. 2015.
Optimal red:blue ratio in led lighting for nutraceutical indoor horticulture. Scientia Horticulturae.
Vol. 193, Pages 202–208.

Ozturk, I., Holst, N. y Ottosen, C. 2012. Simulation of leaf photosynthesis of C3 plants under
fluctuating light and different temperatures. Acta Physiologiae Plantarum. 34. 2319-2329.

Salisbury, F.B. y Ross, C.W., (1994), Fisiología Vegetal , México, D.F., Grupo Editorial
Iberoamericana S.A.

Potter, D. y Duncombe, P. 2012. The Effect of Electrical Lighting Power and Irradiance on
Indoor-Grown Cannabis Potency and Yield. Journal of Forensic Sciences. 57 (3). 618-622.
Resh, H. 1978. Hydroponic Food Production. Santa Barbara, Estados Unidos de América.
Woodbridge Press Publishing Company.

Taiz, L. y Zeiger, E. 2002. Plant physiology 3rd edn. Sinauer Ed.

Taylor, S.A. and R.O. Slatyer. 1969. Proposals for a Unifield Terminology in Studies of Plant -
Soil - Water Relations. En: Procedings of a Madrid Symposium on Plant Water Relations,.
UNESCO. Arid Zone Research. Serie XLV. Paris. p 339 - 349.

Xiaoying, L.; Shirong, G.; Taotao, Ch.; Zhigang, X.; Tezuka, T. 2012. Regulation of the growth
and photosynthesis of cherry tomato seedlings by different light irradiations of light emitting
diodes (LED). Academic Journal. Vol. 11(22): 6169-6177.

Observatorio Colombiano de Investigación en Cannabis Medicinal 69 | Page


CannaWorldCongress (2018), 1, 1 ISSN: xxxx-xxxx

Caracterización de la actividad inmunomoduladora de diferentes


quimiotipos de Cannabis sativa L enriquecidos en terpenos

Jenny Alfaro1,3, María C Barrera1, Luis M. Pombo1, Oscar Rodríguez1, John F.


Hernández, Antonio Mejía1, Renato A. Guzmán2, Ericsson D. Coy B3, Paola
Santander1
1
Grupo de Investigación en Farmacología Vegetal y Terapéuticas Alternativas GIFVTA).
Facultad de Medicina, Fundación Universitaria Juan N. Corpas
2
Director científico instituto de Enfermedades Autoinmunes Renato Guzmán (IDEARG).
3
Grupo Integrado de Investigaciones en Química y Biología (InQuiBio), Facultad de Ciencias
Básicas y Aplicadas, Universidad Militar Nueva Granada.

Resumen: Las enfermedades autoinmunes agrupan alrededor de 80 patologías que, en conjunto,


generan un alto impacto en salud pública en el mundo y así mismo en Colombia. Esto se debe
directamente a la alta prevalencia de estas, la incapacidad física y los costos que genera para el
paciente y el sistema de salud (Cooper, Bynum y Somers, 2009); (Cross, 2010). Un ejemplo de
estas enfermedades es la Artritis Reumatoide (AR), en la cual las células del sistema inmune
como monocitos y macrófagos, entre otros, pierden la capacidad de reconocer las células propias
del individuo y las ataca por error; generando una respuesta inmune crónica y un ambiente
inflamatorio exacerbado, que conlleva a la destrucción continua de las articulaciones (Emery,
Breedveld, Dougados y Kalden, 2002). En la búsqueda de nuevas fuentes de medicamentos que
puedan utilizarse en el manejo de este tipo de padecimientos, aquellos provenientes de plantas
han venido cobrando gran importancia. Este es el caso de Cannabis sativa, en la que se ha
encontrado un gran potencial fitoterapéutico complementario y/o alternativo, para el manejo de
diferentes enfermedades entre las que se encuentran las inflamatorias (Sadiye, Ashok, Ugra,
Mitzi y Prakash, 2010). En este contexto, en este trabajo se caracterizó la actividad
inmunomoduladora de diferentes quimiotipos del Cannabis, sobre células proliferantes
mononucleares humanas a fin de comprender su efecto en procesos inflamatorios, extrapolables a
la AR. Los resultados obtenidos, revelan como la composición química de diferentes quimiotipos
de la planta, afecta de diferente forma la proliferación in vitro de las células. El extracto con
mayor actividad anti proliferativa fue el denominado M1, quien tiene además de los
Cannabinoides tradicionales THC:CBD (1:3), una mezcla única y diferencial de terpenos como el
α-Terpineol, el α-Guaiene, el Agarospirol y el Caryophyllen de los que se sabe, tienen actividad
anti inflamatoria que podría explicar la mayor actividad de este extracto (Russo, 2011). Los
análisis de viabilidad también mostraron que el extracto M1, protege a las células de la muerte
por apoptosis o necrosis. Lo cual propone que el mecanismo de control de la proliferación que
ejerce el extracto podría estar enfocado en la liberación de mediadores inflamatorios o en la
inactivación directa de las células inmunes proliferantes.
Palabras Clave: Autoinmunidad, Artritis Reumatoide, Cannabis sativa L, Cananabonoides,
Terpenos, Células Mononucleares Humanas, Actividad Inmunomoduladora.

Observatorio Colombiano de Investigación en Cannabis Medicinal 70 | Page


CannaWorldCongress (2018), 1, 1 ISSN: xxxx-xxxx

INTRODUCCIÓN

Las enfermedades autoinmunes (Diabetes tipo I, Lupus eritematoso sistémico, Esclerosis


múltiple y Artritis reumatoide, entre otras) tienen una alta prevalencia en el mundo (7.6–9.4%)
(Cooper, Bynum y Somers, 2009). Entre estas, la AR es un de las más prevalentes (0,2 al 5%),
siendo mas común en mujeres (0.35%) que hombres (0.13%) (Cross, 2010). La AR es una
enfermedad multisistémica caracterizada por el desarrollo de un proceso inflamatorio de la
membrana sinovial asociado a la destrucción progresiva del cartílago articular y del hueso
(Emery, Breedveld, Dougados y Kalden, 2002). Actualmente, en el manejo médico de estas
enfermedades utilizan diferentes medicamentos antiinflamatorios no esteroideos (AINES) y
fármacos antirreumáticos modificadores de la enfermedad (FARMES), que proporcionan mejoría
a costa de múltiples riesgos para el paciente, lo que lleva a la necesidad de ampliar las opciones
terapéuticas hacia tratamientos no convencionales como la farmacología vegetal con Cannabis
sativa L. De esta planta se ha establecido que, Cannabinoides como el Delta 9
tetrahidrocannabinol (Δ9 -THC) y el Cannabidiol (CBD) (sintéticos o aislados), controlan la
actividad de diferentes células del sistema inmune como Linfocitos B, T y Macrófagos (Sadiye,
Ashok, Ugra, Mitzi y Prakash, 2010). De igual forma, también existe un grupo de metabolitos
como los terpenos, presentes en diferentes plantas y así mismo en Cannabis, que tienen efecto
inmunomodulador (Russo, 2011) que en conjunto con Cannabinoides y demás metabolitos,
podrían favorecer el uso de esta planta para el manejo de enfermedades autoinmunes como la
AR.

1. DISERTACIÓN

1.1. Exposición

Las enfermedades autoinmunes, afectan a un gran número de individuos en el mundo y


generalmente conllevan a la incapacidad permanente de los pacientes que la padecen (Cooper,
Bynum y Somers, 2009); (Cross, 2010). Actualmente, existen medicamentos alopáticos para el
manejo de estas enfermedades como: los AINES o los FARMES. Sin embargo, no todos los
pacientes responden satisfactoriamente al tratamiento y en muchas ocasiones, se generan efectos
secundarios adversos al utilizarse de forma prolongada. En la actualidad en Colombia, se aprobó
la normativa que regula la investigación en Cannabis sativa L con fines medicinales, lo cual ha
permitido plantear nuevos proyectos de investigación básica y aplicada con esta planta en el país.
Bajo esta perspectiva, se ha aprovechado la información de uso tradicional y científica que existe
sobre el uso del Cannabis y se proponen nuevas investigaciones enfocadas en validar
científicamente; el uso de esta planta o sus derivados en el manejo de enfermedades autoinmunes
como la AR.

1.2. Objetivo

Caracterizar la actividad inmunomoduladora de diferentes quimiotipos de Cannabis


sativa L, a través del establecimiento de su efecto en la proliferación e inducción de muerte de las
células mononucleares de sangre periférica humana (CMSPH).

Observatorio Colombiano de Investigación en Cannabis Medicinal 71 | Page


CannaWorldCongress (2018), 1, 1 ISSN: xxxx-xxxx

1.3. Metodología

Se recolectó la flor femenina de cuatro cepas o quimiotipos de Cannabis sativa L y se


obtuvieron extractos de baja y media polaridad por extracción con CO2 en estado supercrítico
(M1-M4). La composición química de estos extractos se determinó por cromatografía de gases
acoplada a espectrometría de masas (CG-EM). Como método de tamizaje de la actividad
inmunomoduladora de los extractos, se determinó la capacidad de los extractos de disminuir o
potenciar la proliferación de las CMSPH, utilizando las siguientes estrategias: colocando los
extractos en contacto con CMSPH, previamente estimulados con Fitohematoglutinina (PHA, del
inglés Phytohaemagglutinin) por 24h o estimulando las CMSPH al mismo tiempo con PHA y los
extractos. Para estos experimentos, se ensayaron ocho concentraciones decrecientes de M1 a M4
(200 a 1,6 ug/mL). Los cambios en la proliferación se establecieron a las 48 y 72h posteriores al
tratamiento, utilizando el método de evaluación de actividad enzimática mitocondrial (MTT). De
los extractos que tuvieron mayor actividad anti proliferativa, se estableció la inducción de
apoptosis o necrosis en las CMSP, utilizando Anexin V- FITC y IP. Los resultados se analizaron
por citometría de flujo multiparamétrica.

1.4. Resultados

Los extractos M1 y M4, disminuyen la proliferación de las CMSP, utilizando menores


concentraciones (44 y 50 ug/mL, respectivamente) que los extractos M2 y M3. De manera
interesante, se observó que ninguno de los extractos disminuye la proliferación de las CMSP,
cuando se estimula al mismo tiempo con PHA. Lo que indicaría que el efecto inmunosupresor,
ocurriría en células previamente estimuladas como ocurre en las enfermedades autoinmunes. Así
mismo, se observó que el extracto M1, disminuye la muerte por apoptosis de las células
estimuladas, lo que indicaría que el efecto inmunomodulador podría enfocarse en la disminución
de mediadores de la inflamación como se ha reportado previamente (Sadiye, Ashok, Ugra, Mitzi
y Prakash, 2010); (Russo, 2011) . El análisis químico del extracto M1, tiene a diferencia de los
otros extractos, un contenido de Terpenos único, entre los que se encuentran el α-Terpineol, α-
Guaiene, el Agarospirol y el Caryophyllen. De éstos también se ha reportado actividad
inmunomoduladora, que podría explicar el mayor efecto inmunosupresor de este quimiotipo de
Cannabis.

CONCLUSIONES

La composición química de las diferentes cepas o quimiotipos de Cannabis sativa L


utilizadas en este estudio, generan una respuesta anti proliferativa diferencial, que se ve asociada
con la concentración del extracto y así mismo a la actividad de Cannabinoides en combinación
con diferentes terpenos (monoterpenos y sesquiterpenos).

La actividad anti proliferativa del extracto denominado M1, al parecer no está asociada
con la inducción de muerte por apoptosis o necrosis de las células, es así que, es importante
seguir dilucidando los mecanismos de acción que utiliza el Cannabis para regular la respuesta
inmune, ya sea sobre la secreción de mediadores inflamatorios como citosinas o sobre la
activación directa de las células. Para este fin, se establecerán modelos biológicos ex vivo, que
permitan establecer precisamente la actividad inmunomoduladora de los extractos más activos,
sobre células de pacientes con enfermedades autoinmunes como la AR.

Observatorio Colombiano de Investigación en Cannabis Medicinal 72 | Page


CannaWorldCongress (2018), 1, 1 ISSN: xxxx-xxxx

EXPRESIONES DE GRATITUD

A la Fundación Universitaria Juan N. Corpas, Facultad de Medicina y a la asociación


Colombiana de Reumatología (ASOREUMA), por la financiación de esta iniciativa de
investigación.

REFERENCIAS

Cooper G, Bynum M and Somers E. Recent insights in the epidemiology of autoimmune


diseases: improved prevalence estimates and understanding of clustering of diseases. J
Autoimmun. 2009;33(3-4):197- 207.

Cross M. The global burden of rheumatoid arthritis: estimates from the global burden of disease
2010 study. Ann. Rheum. Dis. 2004;131:6–1322.

Emery P, Breedveld F, Dougados M, Kalden J. Early referral recommendations for newly


dignoses rheumatoid arthritis: evidence based development of a clinical guide. Ann Rheum Dis.
2002;61:290-297.

Sadiye Amcaoglu Rieder, Ashok Chauhan, Ugra Singh, Mitzi Nagarkatti, and Prakash
Nagarkatti. Cannabinoid-induced apoptosis in immune cells as a pathway to immunosuppression.
Immunobiology. 2010;215(8):598– 605.

Russo E. Taming THC: potential cannabis synergy and phytocannabinoid- terpenoid entourage
effects. British Journal of Pharmacology. 2011;163:1344–64.

Observatorio Colombiano de Investigación en Cannabis Medicinal 73 | Page


CannaWorldCongress (2018), 1, 1 ISSN: xxxx-xxxx

Química Verde en la Agroindustria del Cannabis


Sandra Jiménez Abella1, Mauricio Pieschacon2, Johana Niño Abella3
1
Cannabis Industrial SAS, Colombia
2
Medicannabis SAS, Colombia
3
GIECE – Grupo de Investigación y Estudio del Cannabis y otros Enteógenos
Bogotá, Colombia

Resumen: En las agendas políticas del país de las últimas administraciones se ha observado la
inclusión de componentes relacionados con la Biodiversidad, la Biotecnología, la
Bioprospección, el Biocomercio y la Bioeconomía, no solo a nivel del Plan Nacional de
Desarrollo sino también en lo regional y local (DNP, 2011), identificándose la gran importancia
que tiene para nuestro país adelantar estudios e investigaciones que conduzcan a la obtención de
productos de origen biológico con un alto valor agregado, incluyéndose en esta agenda a la planta
de cannabis.

La realidad que se vive en este momento en Colombia respecto a la posibilidad de realizar


actividades productivas con la planta de cannabis de forma legal, trae consigo una serie de
compromisos y retos en cuanto al desarrollo de una agroindustria del cannabis fortalecida y con
un futuro promisorio, requiriéndose la inversión en infraestructura para laboratorios analíticos y
de transformación, así como en la formación de recurso humano de alto nivel.

Uno de los estadios más importante en la cadena productiva de la industria del cannabis es la
transformación agroindustrial, al respecto se analiza la gran oportunidad que se tiene en el país de
diseñar e implementar una agroindustria del cannabis que se diferencie de la agroindustria
tradicional, cuestionada por sus impactos negativos sobre el medio ambiente y la salud humana,
en relación a las emisiones y los subproductos generados, así como por la gran cantidad de
recurso hídrico consumido, entre otras implicaciones que trascienden a planos socioeconómicos
(por ejemplo la problemática por el uso, tenencia y acceso a la tierra).

En este panorama, desde las posibilidades para los procesos de extracción de metabolitos
presentes en la planta de cannabis, se encuentra una alternativa en la Química Verde (también
llamada Química Sostenible), permitiendo la utilización de la biomasa de la planta de cannabis
como una materia prima renovable de alto valor.

En el presente trabajo se muestran los avances en la investigación efectuada para establecer


condiciones óptimas y parámetros para la estandarización de la transformación agroindustrial
realizada sobre las florescencias femeninas de cannabis, implementando procesos amigables con
el medio ambiente y la salud humana, en los que no se utilicen ni se generen sustancias químicas
peligrosas, en esencia procesos fundamentados en la Química Verde, entre estos procesos se
destacan: la separación mecánica de tricomas (a temperatura ambiente y a baja temperatura
utilizando hielo seco), el macerado dinámico con base oleaginosa, la extracción alcohólica, el
prensado en caliente, la extracción con arrastre por vapor, así como la extracción con dióxido de
carbono en estado supercrítico.
Palabras Clave: Química Verde, Transformación Agroindustrial, Cannabis.

Observatorio Colombiano de Investigación en Cannabis Medicinal 74 | Page


CannaWorldCongress (2018), 1, 1 ISSN: xxxx-xxxx

INTRODUCCIÓN

En la agroindustria del cannabis la química verde aborda grandes desafíos relacionados


con el diseño de procesos de extracción que maximicen la obtención de los metabolitos
segundarios deseados y minimicen los subproductos generados, así como la construcción de
estrategias que simplifiquen operaciones en producciones químicas y que permitan una
ergonomía en la materia prima de partida desarrollando novedosas líneas de procesos,
estableciendo procesos de transformación a un bajo consumo de energía, junto a la
implementación de solventes verdes que sean ambiental y ecológicamente benéficos (Chao-Jun
Li, 2008) como en dióxido de carbono en condiciones supercríticas.

En general se conocen 12 principios rectores para la Química Verde, desarrollados por


Paul Anastas y John C. Warner, de la Agencia de Protección Ambiental de los Estados Unidos
(Anastas Paul T., 1998), estos son:

1. Prevención. Es mejor prevenir la formación de residuos que tratar de limpiar luego de su


formación.
2. Eficiencia atómica. Los métodos sintéticos deben ser diseñados para conseguir la máxima
incorporación en el producto final de todas las materias usadas en el proceso.
3. Síntesis segura. En cuanto sea posible, se deben diseñar metodologías sintéticas para el uso y
la generación de sustancias con escasa toxicidad humana y ambiental.
4. Productos seguros. Se deben diseñar productos químicos que, preservando la eficacia de su
función, presenten una toxicidad escasa.
5. Disolventes seguros. Las sustancias auxiliares (disolventes, agentes de separación, etc.) deben
resultar innecesarias en lo posible y al menos deben ser inocuas.
6. Eficiencia energética. Las necesidades energéticas deben ser consideradas en relación a sus
impactos ambientales y económicos. Los métodos sintéticos deben ser llevados a temperatura
y presión ambiental.
7. Fuentes renovables. Las materias de partida deben ser renovables y no extinguibles, en la
medida que esto resulte practicable técnica y económicamente.
8. Evitar derivados. La formación innecesaria de derivados (bloqueo de grupos,
protección/desprotección, modificación temporal de procesos físicos/químicos) debe ser
evitada en cuanto sea posible.
9. Catalizadores. Los reactivos catalíticos (tan selectivos como sea posible) son superiores a los
estequiométricos.
10. Biodegradabilidad. Los productos químicos han de ser diseñados de manera que, al final
de su función, no persistan en el ambiente, sino que se fragmenten en productos de
degradación inerte.
11. Polución. Se deben desarrollar las metodologías analíticas que permitan el monitoreo a
tiempo real durante el proceso y el control previo a la formación de sustancias peligrosas.
12. Prevención de accidentes. Las sustancias y las formas de su uso en un proceso químico,
deben ser elegidas de manera que resulte mínima la posibilidad de accidentes. (Mestres., 2013)

Partiendo de los 12 principios anteriores, se han seleccionado y experimentado con


diferentes procesos para la obtención de derivados de cannabis, explicándoles a continuación.

Observatorio Colombiano de Investigación en Cannabis Medicinal 75 | Page


CannaWorldCongress (2018), 1, 1 ISSN: xxxx-xxxx

1. PROCESOS SELECCIONADOS PARA LA OBTENCIÓN DE DERIVADOS DE


CANNABIS

La selección de estos procedimientos se realizó con base en los 12 principios descritos


anteriormente, teniendo en cuenta la sencillez, el bajo consumo de energía, la calidad e inocuidad
de los extractos obtenidos, el rendimiento, entre otros, así como un número de operaciones
reducidas para desarrollar las líneas de proceso, que son básicamente extracciones sucesivas que
permiten la obtención de extractos de diferentes características y calidades.

1.1 Separación Mecánica de Tricomas

En las florescencias femeninas de la planta de cannabis se encuentran unas glándulas


denominadas tricomas, en las que ocurre la biosíntesis de terpenos y cannabinoides (dos de las
moléculas de interés más importantes presentes en el cannabis). Con este procedimiento es
posible obtener un extracto básico de una forma relativamente sencilla, realizándose a
temperatura ambiente o en frio (utilizando hielo seco o nitrógeno líquido), en cualquier caso el
resultado final es un concentrado de tricomas.

El paso de estado sólido a gaseoso directamente (sin pasar por una fase liquida) se
denomina sublimación; la temperatura de sublimación del dióxido de carbono es de -78 ºC,
siendo de gran ventaja la utilización del hielo seco (dióxido de carbono) para congelar las
florescencias de cannabis porque no deja residuos húmedos, evitando la proliferación de
bacterias. Una baja temperatura en la biomasa de partida posibilita el máximo aprovechamiento
de cannabinoides y terpenos, esto por la facilidad con la que se separan los tricomas de la materia
orgánica, recomendándose que las florescencias de cannabis también se encuentren congeladas.
La capacidad de refrigeración del hielo seco es mucho mayor que la del hielo común (Growland.,
2018).

De 150 gr se obtienen 8gr de concentrado de tricomas de 1era calidad y 26gr de mediana


calidad que pueden ser llevados a un proceso de prensado en caliente o utilizarse directamente
para alguna preparación; esto varía dependiendo de las características del material vegetal de
partida.

Tabla 1: Ficha técnica de la extracción mecánica de tricomas a temperatura ambiente


Método de extracción: Cantidad material:
Separación mecánica de tricomas a temperatura
150g de flor femenina enteras.
ambiente
Equipos usados
Equipo especialmente diseñado para la separación mecánica de los tricomas; se basa en
movimientos de agitación a través de un eje de rotación central, llevando las florescencias de
cannabis contra las paredes del cilindro, que son de material de malla, facilitando la caída de los
tricomas al exterior del cilindro.
Reactivos usados
Se utiliza hielo seco (5kg) para congelar y triturar facilitando la separación mecánica de los
tricomas.
Fuente: (Jiménez, Pieschacon, Niño, 2017)

Observatorio Colombiano de Investigación en Cannabis Medicinal 76 | Page


CannaWorldCongress (2018), 1, 1 ISSN: xxxx-xxxx

Figura 1: Separador mecánico de tricomas para extracciones a temperatura ambiente.

Fuente: (Jiménez, Pieschacon, Niño, 2017)

Tabla 2: Ficha técnica de la extracción con hielo seco


Método de extracción: Cantidad material:
Separación mecánica de tricomas en hielo seco 150g de flor femenina enteras.
Equipos usados
Kit de separación, compuesto por un recipiente y 3 mallas de diferentes tamaños (malla gruesa de
190 micrómetros, sobre la que se monta una de 70, y otra más fina de 25 micrómetros).
Reactivos usados
Se utiliza hielo seco (5kg) para congelar y facilitar la trituración mecánica.
Fuente: (Jiménez, Pieschacon, Niño, 2017)

Figura 2: Kit para la extracción de tricomas en frio.

Fuente: (Jimenez, Pieschacon, Niño, 2017)

Observatorio Colombiano de Investigación en Cannabis Medicinal 77 | Page


CannaWorldCongress (2018), 1, 1 ISSN: xxxx-xxxx

1.2 Macerado Dinámico en Base Oleaginosa

La técnica se basa en la utilización de un aceite de origen vegetal (los aceites de olivas,


coco, canola y caléndula son los más empleados) como solvente en un medio con agitación
constante, esto se basa en la naturaleza liposoluble de los cannabinoides. Los extractos obtenidos
por este método son de gran calidad en cuanto al contenido en terpenos y cannabinoides, si se le
compara con otras técnicas (Luigi L Romano, 2013).

Las principales variables del proceso son: la temperatura y el tiempo de la agitación; las
r.p.m. y la relación masa/volumen entre la biomasa vegetal y el solvente no se incluyen, porque
luego de varias extracciones se han estandarizado dejándoles a un valor constante.

1.2.1 Macerado Dinámico Con Aceite De Coco

Se toman las flores femeninas del cannabis previamente secas y manicuradas (se les ha
retirado el exceso de hojas, dejando solo las agrupaciones de flores femeninas); se separan de las
ramas, se trituran, se pasan por el tamiz de 1mm, se pesan 60g de este triturado.

Aparte se programa el extractor para 8 horas a 60°C. Se introducen los 60g del triturado,
se adicionan 500ml de aceite de coco, se revuelve bien, se tapa el extractor dando inicio al ciclo
de extracción programado.

Al cabo de la extracción, se deja reposar, enfriar y se filtra, pasando inicialmente por una
malla de 0.5mm, luego por un filtro de papel.

Si no se deja reposar, pueden quedar marcas color oscuro en el fondo del vaso de
extracción, aunque esto se puede corregir durante la filtración. De 60g de flores y 500ml de aceite
de coco se obtienen 200ml de extracto.

Tabla 3: Ficha técnica de la extracción por macerado dinámico en caliente utilizando aceite de
coco
Método de extracción: Cantidad material:
Extracción por macerado dinámico en caliente 60g de flor femenina seca, sin palos ni
utilizando aceite de coco (base oleaginosa con aceite semillas, completamente triturada, pasada por
de coco) un tamiz de 1mm.
Equipos usados
Extractor con programador de tiempo y temperatura
Reactivos usados
500ml de aceite de coco obtenido por prensado en frio
Fuente: (Jiménez, Pieschacon, Niño, 2017)

Observatorio Colombiano de Investigación en Cannabis Medicinal 78 | Page


CannaWorldCongress (2018), 1, 1 ISSN: xxxx-xxxx

Figura 3: extracción por macerado dinámico con aceite de coco.

Fuente: (Jiménez, Pieschacon, Niño, 2017)

1.2.2 Macerado Dinámico Con Aceite De Olivas

Se pesan 250g de flores femeninas de cannabis previamente homogenizadas (secas y


manicuradas, así como pasadas por un tamiz).
Aparte se programa el extractor para 7 horas a 90°C. Se introducen los 250g del triturado, se
adicionan 2L de aceite de olivas, se revuelve bien, se tapa el extractor dando inicio al ciclo de
extracción programado.
Al cabo de la extracción, se deja reposar, enfriar y se filtra, pasando inicialmente por una malla
de 0.5mm, luego por un filtro de papel.
Las marcas color oscuro en el fondo del vaso de extracción se pueden corregir durante la
filtración. De 250g y 2 L de olivas extravirgen se obtienen 1,2L de extracto.

NOTA: En este proyecto se contemplan varias metodologías de extracción aplicadas a las


florescencias femeninas del cannabis con sus respectivas variantes, como el protocolo 1 junto con
la extracción asistida por ultrasonido.

Tabla 4: ficha técnica de la extracción por macerado dinámico en caliente utilizando aceite de
olivas
Método de extracción: Cantidad material:
Extracción por macerado dinámico en caliente
250g de flor femenina seca, sin palos ni
utilizando
semillas, completamente triturada, pasada por
aceite de olivas (base oleaginosa con aceite de
un tamiz de 1mm.
olivas)
Equipos usados
Extractor con programador de tiempo y temperatura
Reactivos usados
2L de aceite de olivas extra virgen
Fuente: (Jiménez, Pieschacon, Niño, 2017)

Observatorio Colombiano de Investigación en Cannabis Medicinal 79 | Page


CannaWorldCongress (2018), 1, 1 ISSN: xxxx-xxxx

Figura. 4: extracción por macerado dinámico con aceite de olivas.

Fuente: (Jiménez, Pieschacon, Niño, 2017)

1.3 Extracción Alcohólica

El método se basa en la utilización de alcohol etílico como solvente (Cannazza., 2016).


Las florescencias femeninas de cannabis y el bioetanol son llevados al congelador a -20°C; al
alcanzar la temperatura de equilibrio (a las 6 horas de haberlos colocados en el refrigerador), se
colocan las florescencias en un percolador (con tamiz incorporado para facilitar el “lavado” de las
florescencias con el etanol), luego se deja en contacto con el etanol durante 5 minutos
aproximadamente (si se quiere se puede dejar más tiempo en contacto, aunque ello también
acarrearía extraer clorofila y otros compuestos diferentes a terpenos y cannabinoides), pasado
este tiempo se filtra, llevándose el líquido a la plancha de calentamiento con el montaje del
condensador, para que a medida que se valla evaporando el solvente (etanol), este se recupere a
través del condensador; el procediendo se realiza inicialmente a temperatura media, una vez se
alcanza una mayor viscosidad se baja la temperatura permitiendo que la fracción solvente restante
sea evaporada. Se debe tener especial cuidado en este punto, ya que no estar atento al momento
de retirar el calor, puede deteriorar el extracto “quema” de la resina, disminuyendo en calidad.
De los 500g de flores se obtuvieron 51g de resina.

Tabla 5: ficha técnica de la extracción en frio utilizando etanol


Método de extracción: Cantidad material:
Extracción en frio con etanol. 500g de flor femenina parcialmente seca, sin
Percolación inicial en frio, posterior evaporación y palos ni semillas, completamente triturada,
concentración. pasada por un tamiz de 1mm.
Equipos usados
Percolador, plancha de calentamiento, condensador (para la recuperación del bioetanol).
Reactivos usados
Bioetanol (etanol obtenido a partir de pulpa de mango)
Fuente: (Jiménez, Pieschacon, Niño, 2017)

Observatorio Colombiano de Investigación en Cannabis Medicinal 80 | Page


CannaWorldCongress (2018), 1, 1 ISSN: xxxx-xxxx

Figura 5: resina obtenida por extracción con etanol

Fuente: (Jiménez, Pieschacon, Niño, 2017)

1.4 Prensado En Caliente

Se basa en la utilización de presión y calor durante un rango de tiempo determinado; en


general se buscan grandes presiones (desde los 2.000psi a 20.000psi) con propósito de manejar
temperaturas cada vez mas bajas que favorezcan la conservación de los terpenos evitando su
degradación (Bennett., 2015).

Es un método que permite la utilización de las flores directamente como material de


partida, o se puede utilizar un concentrado de tricomas, también se puede emplear hachís con la
finalidad de limpiarle; el resultado es un producto de textura resinosa, que compite en sabor,
potencia y rendimiento, con otros productos de extracción obtenidos con solventes como butano,
sin las implicaciones de la carga residual solvente presente en el extracto final (Bennett, 2015).

Se toman 200g de flor femenina parcialmente seca, sin palos ni semillas, completamente
triturada, pasada por un tamiz de 1mm. Prensa con doble plancha de calentamiento, con el
programa: 215°F, durante 20 segundos. Para el prensado en caliente se recomienda que las flores
se encuentren parcialmente secas, ya que con flores totalmente secas no se obtiene un buen
rendimiento.

Las florescencias de cannabis trituradas son llevadas a una bolsa especial para prensado
en caliente (Rosin), la que se dobla al final, empotrándola en papel pergamino, el cual se utiliza
para cubrir la bolsa externamente envolviéndola, dejando un exceso de papel de 10cm a cada lado
aproximadamente, para facilitar el doblado haciendo pliegues (en forma de bolsillo). Se inicia
con el programa de extracción, descendiendo la prensa hasta 250kg una temperatura de 215°F. Al
terminar el proceso, rápidamente se retira la resina que se encuentra sobre el papel pergamino y
alrededor de la “oblea” formando una aureola dorada con forma de cuadrado –por la bolsa de
Rosin doblada- (correspondiente a la resina que se acaba de extraer), esto se hace con una

Observatorio Colombiano de Investigación en Cannabis Medicinal 81 | Page


CannaWorldCongress (2018), 1, 1 ISSN: xxxx-xxxx

espátula, siendo un procedimiento un poco engorroso por la alta viscosidad y aspecto pegajoso de
la resina. El procedimiento anterior se repite 8 veces, hasta utilizar los 200g de flores femeninas
homogenizadas. De los 200g de flores se obtuvieron 18g de resina.

Tabla 6: ficha técnica de la extracción por prensado en caliente


Método de extracción: Cantidad material:
Prensado en caliente 200g de flor femenina parcialmente seca, sin
palos ni semillas, completamente triturada,
pasada por un tamiz de 1mm.
Equipos usados
Prensa con doble plancha de calentamiento, con el programa: 250Kg de fuerza, a 215°F, durante 20
segundos.
Reactivos usados
No se utiliza solvente alguno, es un método de extracción netamente físico.
Fuente: (Jiménez, Pieschacon, Niño, 2017)

Figura 6: equipo de extracción por prensado en caliente

Fuente: (Jiménez, Pieschacon, Niño, 2017)

1.5 Extracción con arrastre por vapor

Con este procedimiento se obtiene un aceite esencial rico en terpenos, moléculas caracterizadas
por su alta volatilidad, siendo de gran importancia recuperarles en la extracción inicial
perdiéndose en los procesos tradicionales. De 1.000gr de florescencias de cannabis se obtienen
10ml de aceite esencial y 2 litros de hidrolato; esto varía dependiendo de la calidad de la materia
vegetal de partida, obteniendo una mayor cantidad de aceite esencial al utilizar florescencias
femeninas, aunque también se pueden utilizar follaje, tallos y ramas.

Observatorio Colombiano de Investigación en Cannabis Medicinal 82 | Page


CannaWorldCongress (2018), 1, 1 ISSN: xxxx-xxxx

Tabla 7: ficha técnica de la extracción con arrastre por vapor


Método de extracción: Cantidad material:
Arrastre con vapor 1000g de flor femenina fresca o levemente seca.
Equipos usados
Montaje para hacer arrastre por vapor (Equipo de destilación)
Reactivos usados
No se utiliza reactivo alguno. El vapor generado arrastra los compuestos más volátiles (principalmente
terpenos).
Fuente: (Jiménez, Pieschacon, Niño, 2017)

Figura 7: equipo de extracción por arrastre con vapor

Fuente: laboratorio de productos naturales vegetales –


Universidad Nacional de Colombia Sede Bogotá, 2018.

1.6 Extracción por fluidos supercríticos

Se utiliza como solvente dióxido de carbono en estado supercrítico, teniendo como


opciones en material de partida: florescencias femeninas, concentrado de tricomas, resinas y otros
extractos. Permite la separación fraccionada de diferentes componentes, iniciando por la fracción
de terpenos (Carla Da Porto, 2014). Con esta técnica también es posible obtener y refinar
extractos a partir de las semillas de cannabis (Stela Jokic, 2015).

Físicamente un fluido supercrítico (FSC) es aquel que en el diagrama de fases de presión


contra temperatura se ubica por encima de las coordenadas del punto crítico, compartiendo las
características de un gas (gran energía cinética que se refleja en una alta difusión) y un líquido
(alto poder de arrastre y solvente, deseados para las disoluciones), contando además con una baja

Observatorio Colombiano de Investigación en Cannabis Medicinal 83 | Page


CannaWorldCongress (2018), 1, 1 ISSN: xxxx-xxxx

tensión superficial por lo que penetra en la materia (por ejemplo las florescencias de cannabis o el
extracto sobre el cual se quiere hacer la refinación) con mayor facilidad.

Para la extracción con fluidos supercríticos se debe contar con la infraestructura y el


equipamiento adecuado, resumiendo ello consta de: un extractor (recipiente diseñado y elaborado
para resistir altas presiones, siendo el espacio físico donde se lleva a cabo la extracción), una
fuente de CO2 supercrítico (por ejemplo una bala de CO2 calidad industrial adaptada a un
sistema para el intercambio de temperatura y una bomba que presurice el gas llevándolo a unas
condiciones de temperatura y presión supercrítica), un sistema para el monitoreo y el control del
flujo, la presión y la temperatura principalmente. Se debe tener gran cuidado con los cierres y
empaques, debido a las presiones que se manejan (por ejemplo para el CO2 son del orden de los
40 MPa) y controlando el FSC para que se encuentre en un régimen laminar siendo de esta forma
más eficiente el proceso de extracción (con un FSC en régimen turbulento no se alcanza alta
eficiencia en el proceso); en cuanto a la temperatura, para el CO2 esta puede ir casi desde la
temperatura ambiente (sobre los 30°C) hasta los 50°C.

La extracción por FSC consta básicamente de 4 etapas (Cardona., 2016):

1. Presurización. Se eleva la presión, por encima de la presión crítica de la sustancia a


emplear como solvente.
2. Ajuste de temperatura. Se eleva o disminuye la temperatura, por cualquier medio
físico o mecánico, para llevar el solvente a la temperatura adecuada de extracción (por
encima de su temperatura crítica).
3. Extracción. El fluido supercrítico entra en contacto con la muestra que contiene el
soluto de interés en el extractor.
4. Separación. El solvente se descomprime a una presión inferior a la crítica, lo que
provoca que se libere del soluto.

En calidad de Talento del Programa TecnoParque del SENA, se está trabajando en un


proyecto para el diseño y construcción de un equipo de extracción por fluidos supercríticos;
iniciándose este trabajo en el año 2010 en la Universidad de Valladolid (España), en el
laboratorio del Dr. Antonio Hernández Gimenez.

Haciendo ingeniería inversa a partir del manual de operación y otros documentos


técnicos aportados por el SENA nodo Rionegro, sobre el equipo de extracción por FSC marca
Applied Separations Spe-ed SFE que el centro posee (Separations, 2014). También se recibió
apoyo del programa TecnoParque del SENA desde la Línea de Ingeniería y Diseño, avanzando en
el modelado del vaso de extracción en el software SolidWorks, realizando las respectivas
simulaciones, hasta finalmente construirlo con la impresora 3D del SENA utilizando hilos de
ABS (Acrilonitrilo Butadieno Estireno). El siguiente paso es la elaboración del vaso de
extracción en acero inoxidable.

Observatorio Colombiano de Investigación en Cannabis Medicinal 84 | Page


CannaWorldCongress (2018), 1, 1 ISSN: xxxx-xxxx

Figura 8: vista del vaso del extracción del equipo de FSC diseñado en solidworks

Fuente: (Jiménez, Pieschacon, Niño, 2017)

Figura 9: vaso de extracción del equipo de FSC impreso en ABS

Fuente: (Jiménez, Pieschacon, Niño, 2017)

CONCLUSIONES

En el desarrollo de este trabajo se ha tenido la oportunidad de experimentar con


diferentes procesos de extracción, así como en el diseño y construcción de equipos para la
fabricación de derivados de cannabis; seleccionando procesos de extracción que cumplen los
criterios de la Química Verde, en resumen estos son:

Separación mecánica de tricomas. Se recomienda hacerla en frio, por ser menor el


tiempo de extracción, junto a una mayor eficiencia y rendimiento. Ya sea en frio o a temperatura
ambiente, es muy útil para reducir grandes volúmenes de florescencias femeninas, obteniéndose
una fracción valiosa en forma de concentrado de tricomas. No implica realizar procedimientos
peligrosos (salvo el riesgo de sufrir quemaduras por las bajas temperaturas alcanzadas con el
hielo seco) y consume muy poca energía.

Observatorio Colombiano de Investigación en Cannabis Medicinal 85 | Page


CannaWorldCongress (2018), 1, 1 ISSN: xxxx-xxxx

Con la maceración dinámica en base oleaginosa sobre florescencias femeninas de


cannabis se obtienen extractos de alta calidad, manteniéndose en buena medida la concentración
en terpenos y cannabinoides, en comparación con otras técnicas, como lo muestra el trabajo
realizado en países bajos por Romano y Hazekamp (Luigi L Romano, 2013); además de ser un
procedimiento relativamente sencillo, seguro y de bajo costo.

Con la extracción por prensado en caliente se obtiene una resina, cuya calidad depende
de la capacidad que se tenga en cuanto al manejo de altas presiones (sobre los 2.000psi); siendo
un reto el manejo de la temperatura más baja posible durante el proceso, con el propósito de
conservar los terpenos en la resina y hacerla más apetecible debido a las características
organolépticas.

Como producto inicial de la extracción alcohólica se tiene una tintura, la cual se somete
a un aumento en temperatura, con la finalidad de evaporar el etanol, provocando la volatilización
de los terpenos; si esto se hace a bajas presiones, la temperatura requerida y por ende la perdida
de terpenos es menor.

La extracción con arrastre por vapor permite obtener extractos no psicoactivos,


partiendo de florescencias de cannabis psicoactivas; ello se debe a que los cannabinoides son
moléculas de elevado peso molecular comparadas con los terpenos, por lo que no alcanzan a ser
arrastradas por el vapor durante la extracción como si acurre con los terpenos.

Teniendo en cuenta que en la mayoría de procesos de extracción los terpenos se pierden


al volatilizarse, se han desarrollado unas líneas de proceso, en una de ellas, la primera etapa de
extracción consiste en hacer arrastre por vapor, seguido de esto, el material residual es secado y
llevado a una extracción alcohólica, para recuperar la fracción de cannabinoides.

En el proyecto de FSC sigue la etapa de maquinado del vaso de extracción en acero


inoxidable, realizando las pruebas respectivas, integrando los sistemas de presurización y
transferencia de calor, avanzando en el proyecto de Diseño y Construcción de un Equipo de
Extracción por FSC con el programa TecnoParque del SENA.

Aunque no se ha trabajado directamente aplicado al cannabis con destilación de


trayectoria corta ni con membranas de filtración, se tiene la proyección de hacerlo, por
enmarcarse en la química verde, empleándose estas tecnologías para la obtención de extractos de
cannabis altamente refinados y concentrados.

Adicional a lo anterior, se está desarrollando un trabajo paralelo y complementario,


relacionado con el análisis de los extractos obtenidos, no solamente para los 4 controles analíticos
determinados por parte del Estado Colombiano (1.trazas de agroquímicos, 2.metales pesados,
3.control microbiológico y 4.cuantificación de los cannabinoides THC, CBD y CBN), sino
también como un punto de partida para analizar calidad en los extractos con base a parámetros
fisicoquímicos como: viscosidad, índice de refracción, turbidez, pH, conductividad eléctrica
principalmente.

Observatorio Colombiano de Investigación en Cannabis Medicinal 86 | Page


CannaWorldCongress (2018), 1, 1 ISSN: xxxx-xxxx

EXPRESIONES DE GRATITUD

Se les extiende un agradecimiento a investigadores de diferentes entidades que brindaron


su apoyo para hacer posible la realización de este trabajo, entre los que se destacan:
Dr. Johans Restrepo y Dr. Mauricio Galvis, del Grupo de Investigación de Ciencias Naturales y
Exactas en Magnetismo y Simulación de la Universidad de Antioquia.
MSc. Leonardo Zuluaga y Dra. Liliana Cardona, de la Línea en Ingeniería y Diseño del programa
Tecnoparque seccional Bogotá y del SENA seccional Rionegro en Antioquia.
Dr. Luis Enrique Cuca del Laboratorio de Productos Naturales Vegetales de la Universidad
Nacional de Colombia sede Bogotá.
MSc. Catalina Álvarez y MSc. Kelly Botero de BIOS –Centro de Investigación en Biología
Computacional y Bioinformática, con el proyecto Bioprospección de Metabolitos para la
Industria Cosmética en la Era de la Biología Computacional.

REFERENCIAS

Anastas Paul T., W. J. (1998). Green Chemistry Theory and Practice. Nueva York: Oxford
University Press.

Bennett, P. (23 de Diciembre de 2015). Cannabis 101, What Is a Rosin? 23 de diciembre de


2015. . Recuperado el 21 de Octubre de 2018, de Leafly: https://www.leafly.com/news/cannabis-
101/what-is-rosin

Bennett., P. (27 de Febrero de 2015). Cannabis 101, What Is a Rosin Press? . Recuperado el 20
de Octubre de 2018, de Leafly: https://www.leafly.com/news/strains-products/what-are-rosin-
press-machines

Cannazza., G. (2016). Medicinal cannabis: Principal cannabinoids concentration and their


stability evaluated by a high performance liquid chromatography coupled to diode array and
quadrupole time of flight mass spectrometry method. Journal of Pharmaceutical and Biomedical
Analysis, 201-209.

Cardona., L. (2016). Guía de Extracción por Fluidos Supercríticos: Fundamentos y Aplicaciones.


Sennova, Gigaca, 1-48.

Carla Da Porto, A. N. (2014). Separation of aroma compounds from industrial hemp


inflorescences (Cannabis sativa L.) by supercritical CO2 extraction and on-line fractionation.
Industrial Crops and Products, 99–103.

Chao-Jun Li, B. M. (2008). Green Chemistry for Chemical Synthesis. Proceedings of the
National Academy of Sciences of the United States of America PNAS, 13197-13202.

DNP, D. N. (2011). Política para el Desarrollo Comercial de la Biotecnología a partir del Uso
Sostenible de la Biodiversidad. CONPES 3697 DNP, Archivo interno entidad emisora, Consejo
Nacional de Política Económica y Social, República de Colombia, Departamento Nacional de
Planeación, 1-36.

Observatorio Colombiano de Investigación en Cannabis Medicinal 87 | Page


CannaWorldCongress (2018), 1, 1 ISSN: xxxx-xxxx

Growland., J. (22 de octubre de 2018). Extracción al Hielo Seco (CO2). 22 de octubre de 2018,
de www.cannabismagazine.es/digital/extraccion-al-hielo-seco-co2

Luigi L Romano, A. H. (2013). Aceite de cannabis: Evaluación química de un nuevo


medicamento derivado del cannabis. Cannabinoids, 1-12.

Mestres., R. (2013). Green and Sustainable Chemistry: Nature, Aims and Scope. Revista
Educación Química. Volumen 24, 103-112.

Separations, A. (2014). Operations Manual, Spe-ed SFE. Allentown: Applied Separations.


Stela Jokic, K. A. (2015). Supercritical CO2 extraction of hemp (Cannabis sativa L.) seed oil.
Industrial Crops and Products, 472–478.

Observatorio Colombiano de Investigación en Cannabis Medicinal 88 | Page