Está en la página 1de 2

Este articulo publicado en 1962 acerca de la especulación sobre la teoría

arquitectónica tanto en Estados unidos como en Alemania país en el cual fue publicado,
críticos como Joseph Rykwet niegan que la tipología arquitectónica pueda ser valida y
mantienen que no existe un “tipo” en arquitectura, en cambio se puede proponer un
estándar netamente individual en el cual el trabajo del arte pueda ser valorado.

Los críticos que admiten que existen los “tipos” y son aquellos que los relacionan
con el simbolismo o con un ritual en específico por lo tanto surge la pregunta acerca de que
si ¿los contenidos simbólicos existen antes de los “tipos” y estos los determinan?, para
poder responder a estos interrogantes se hacen búsquedas en pro de relacionar la forma
arquitectónica con el contenido ideológico con dos ejemplos como lo son los simbolismo
de los centros religiosos del renacimiento estudiado en su momento por Rudolf Wittkowe y
la alegoría de la arquitectura del barroco estudiada por Hans Seldmayr. Una definición de
“tipo” arquitectónico es que este no representa la imagen de algo para ser copiado o imitada
exactamente como idea de un elemento si no que debería servir como una regla para el
modelo dado, dicho por el arqueólogo francés Quatremère de Quincy entendiendo el
modelo como una ejecución practica del arte para ser imitada. En otras para labras un
“tipo” arquitectónico está determinado por la practica en teoría de la arquitectura este ya
posee una repuesta en contexto a una ideología una religión o una práctica que deme mande
una condición cultural por lo tanto este se forma a través de un proceso de reducción de
varias variantes de una rama de forma común.

Por lo tanto a través de la reducción de las obras por un “tipo” el artista llega a un punto en

el cual puede verse liberado por la forma definica históricamente y neutraliza el pasado

asume que el pasado ya no puede ser cambiano y no puede desarrollarse o evolucionar mas

allá de lo que ya esta establecido por lo tanto el tipo surge en el momento en que el arte del

pasado ya no es un condicionanate a la hora de realizar un nuevo trabajo se acepra pero no

se tiende a imitar La elección de un modelo implica un juicio de valor: un reconocimiento

de que una determinada definición de obra de arte es perfecta y debe ser imitada. Cuando

tal obra de arte vuelve a asumir la naturaleza esquemática e indistinta de un "tipo", "implica
la suspensión de juicio histórico y por lo tanto negativo, aunque también "intencionado",

dando la total libertad al nuevo artista de entrar a un proceso de creatividad pudiendo seguir

los lineamentos establecidos o no.

La conclusión da que tanto el aspecto tipológico como el inventivo son procesos que deben

ir de la mano donde el inventivo supera y aborda las demandas del momentos superando las

soluciones pasadas y sintetizadas en lo que conocemos como tipo arquitectónico.