Está en la página 1de 2

Té de artemisa, cómo prepararlo:

Para preparar un té de hierbas de artemisa, compre artemisa en bolsitas o suelta en hierbas


medicinales. Para obtener el té de hierbas, prepare una infusión con las hojas y flores de la planta.

10 gr de artemisa o 1 bolsita de té de hierbas

250 ml de agua (1 taza)

Para preparar el té de hierbas de artemisa, hierva el agua en una cacerola y luego viértala en una
taza junto con la bolsita de artemisa o la artemisa a granel. Cubra la taza con un platillo y déjelo
reposar durante 10 minutos. En este punto, filtre el líquido o simplemente retire la bolsita y beba
su té de hierbas. Puede tomar 2 o 3 tazas de té de hierbas de artemisa por día, dependiendo de la
dolencia que desee cuidar, pero para evitar sobredosis, le recomendamos que le pregunte a su
herbolario la dosis precisa que debe tomar según su salud.

Resumimos las principales propiedades de la artemisa:

Remedio útil para la fiebre

Remedio para problemas gastrointestinales

Propiedades de aperitivo

Propiedades digestivas

Medicamentos contra la malaria

Posibles propiedades anticancerígenas

Reduce la hinchazón abdominal

Ayuda a prevenir las enfermedades del automóvil.

Licuar flema

Calma la tos

Previene la inflamación.

Protege el hígado

Purifica el hígado

Calma el dolor menstrual

Regula el ciclo menstrual.

Propiedades antidepresivas
Previene los parásitos intestinales.

Regula la presión arterial.

Baja la fiebre

Promueve la diuresis.

Previene la diabetes

Artemisia Annua y cáncer.

Ya te lo habíamos contado hace algún tiempo y, más recientemente, en febrero de 2015, el


Instituto Nacional del Cáncer de Milán expresó su opinión sobre la artemisa como una cura contra
el cáncer, con referencia a Artemisia Annua y su contenido de artemisinina.

El Instituto Nacional del Cáncer de Milán ha confirmado que la artemisinina y sus derivados en
experimentos in vitro han demostrado un efecto tóxico en las células cancerosas y que los
medicamentos que contienen estos ingredientes activos se usan como tratamiento para la
malaria. El mismo instituto está evaluando los efectos de otra sustancia activa contenida en la
artemisa, la dihidroartemisinina, precisamente con respecto a sus posibles propiedades
anticancerígenas.