Está en la página 1de 4

LIBRO IV

CAPITULO I: LA VOLUNTAD GENERAL ES INDESTRUCTIBLE

 Los hombres reunidos se consideran un solo cuerpo, teniendo una sola voluntad
relativa a la común conservación y el bien general.
 La paz, la unión, la igualdad, son enemigas de las sutilezas políticas.
 Los hombres rectos y sencillos son difíciles de engañar, a causa de su misma sencillez.
 Se ve en los pueblos más dichosos del mundo, un grupo de campesinos arreglar los
negocios del estado, conduciéndose sabiamente, un estado gobernado de esta manera
necesita pocas leyes y de ser necesaria la promulgación de nuevas de otras nuevas,
estas deben ser reconocidas universalmente.
 La causa por la que los razonadores se engañan es porque han visto solo estados mal
constituidos desde su origen, por lo tanto, se sorprenden de mantener semejante
política.
 Cuando los vínculos sociales empiezan a aflojarse y el estado a debilitarse, cuando los
intereses particulares comienzan a hacerse sentir y las pequeñas sociedades a influir
sobre la general, el interés común y la unanimidad desaparecen, la voluntad general ya
no es la de todos, surgen contradicciones y debates, la mejor opinión encuentra
discusiones.
 Es necesario que el acto soberano del voto se ejerce con toda libertad, así como el de
opinión, proponer, de dividir y de discutir, estas son voluntades que van a vigorizar al
Estado y lograr una existencia holgada.

CAPITULO II: DEL SUFRAGIO

 Mientras más armonía revista las asambleas, más unánimes son las opiniones, más
domina la voluntad general, pero los debates largos las discusiones y el tumulto,
anuncian los intereses de los particulares y la decadencia del estado.
 Esto parece menos evidente cuando entran en su constitución dos o más clases
sociales (como en roma los patricios y los plebeyos), cuyas querellas turbaban
frecuentemente los comicios.
 Tacito cuenta que en tiempos de OTHÓN los senadores llenaban de Insultos a VITELIO,
provocaban un ruido espantoso con el fin de que, si este llegaba a ser el ganador, no se
enterara lo que ellos habían comentado.
 De esta manera nace los principios sobre los cuales se deben reglamentar la manera
de contar los votos y comprar las opiniones según la voluntad general.
 Solo existe una ley que por su naturaleza exige un consentimiento unánime (la ley del
pacto social) por que la asociación civil es el acto más voluntario de todo el mundo
(todo hombre nace libre y dueño de sí mismo)

 Es de necesidad que el hombre, que no es más que parte del pueblo pueda ejercer su
derecho a voto, la diferencia de un solo voto rompe la igualdad, la unanimidad.

 Existen dos reglas generales; 1. Cuanto más graves sean las deliberaciones, mas
unánimes debe ser la opinión que prevalece (conviene más a las leyes) 2. Mientras
más prontitud exija la resolución del asunto que se debate, mas debe reducirse la
diferencia en las opiniones (conviene más a los asuntos).
CAPITULO III: DE LAS ELECCIONES

 Para la elección delos príncipes y los magistrados existen dos formas; por elección o
por suerte, las dos empleadas en diversas republicas, actualmente se usan de manera
combinada (por ejemplo, en la elección del dux en Venecia)
 Montesquieu dice que la elección por suerte es de naturaleza democrática, es un
medio de elección que no mortifica a nadie y que deja a cada ciudadano una esperanza
razonable de servir a la patria.
 Solo la ley puede imponer esta carga a quien le recaiga la suerte, porque la condición
debe ser igual para todos y no depender de ninguna elección de la voluntad humana.
 En la aristocracia el príncipe elige al príncipe y el gobierno se conserva por sí mismo.
 Las elecciones por suerte en una verdadera democracia podrían tener pocos
inconvenientes, pero ha mencionado que no existe la verdadera democracia.

CAPITULO IV: DE LOS COMICIOS ROMANOS

 Después de la fundación de roma, la republica naciente, es decir, la armada del


fundador (compuesta de albanos, sabios y extranjeros), se dividió en tres clases que
tomaron el nombre de tribus (cada una dividida en diez curias y estas a su vez en
decurias) tuvieron jefes llamados curiones y decuriones.
 De cada tribu se saca un cuerpo de cien caballeros llamados centurias, todos ellos
netamente militares.
 Servio dividió las tribus y de tener tres conformo cuatro tribus, vemos la forma de
organización comunal que tenían los romanos a fin de tener los comicios más
organizados de la época (organizándose así; curias, decurias, centurias y cantones.
 Todo lo que roma tenia de ilustre procedía de vivir en los campos cultivando la tierra
buscando en ello el sostenimiento de la república. (siendo esta la manera más digna de
vivir de los patricios).
 Las diferentes divisiones del pueblo romano cuando se convocaban a asambleas se les
conocía como comicios, distribuyéndolos en comicios por curia (institución de romulo),
comicios por centuria (servio) y comicios por tribu (de los tribunos del pueblo).
 Ninguna ley era sancionada, ni electo ningún magistrado sino en los comicios; y como
no había ciudadanos que no estuviesen inscritos en una curia, en una centuria o en
una tribu, síguese de ello que nadie estaba excluido del sufragio, y que el pueblo
romano era de hecho y de derecho verdaderamente soberano .
 Para que los comicios estuviesen legítimamente constituidos y que sus trabajos
tuviesen fuerza de ley, eran menester tres condiciones; la primera, que el cuerpo o
magistrado que los convocase estuviese investido para ello de la autoridad necesaria;
la segunda, que la reunión tuviera lugar un día autorizado por la ley, y la tercera, que
los augurios fuesen favorables.
 Respecto a la manera de votar entre los antiguos romanos, era tan sencilla como sus
costumbres. Cada uno, emitía su voto en alta voz y un escribano lo anotaba. La
mayoría en cada tribu determinaba el sufragio del pueblo, y asimismo en las curias y
centurias. Este sistema era bueno en tanto que la honradez reinara entre los
ciudadanos, y mientras se avergonzarán de emitir públicamente sus votos en favor de
una disposición injusta o de un sujeto indigno; pero cuando el pueblo se corrompió y
se compraron los votos, fue menester que la elección se hiciera secreta para contener
a los compradores por la desconfianza y evitar que los bribones degenerasen en
traidores.
 Es curioso ver como ya se daban las técnicas de voto como el secreto y público, sus
pros y contras, además que aun allí ya existía que los votos se vendían y así se
compraban y vendían decisiones y consciencias.

CAPITULO V: DEL TRIBUNADO


 El tribunado es el controlador de las leyes y del poder legislativo, y sirve a veces para
proteger al soberano contra el gobierno, como hacían en Roma los tribunos del
pueblo.
 El tribunado no es una parte constitutiva de la ciudad, y no debe tener participación
alguna en el poder legislativo ni en el ejecutivo, toda vez que no pudiendo hacer nada,
puede impedirlo todo. Es más sagrado y más reverenciado, como defensor de las
leyes, que el príncipe que las ejecuta y el soberano que las da.
 El tribunado sabiamente moderado, es el más firme sostén de una buena constitución.
 El tribunado, como el gobierno, se debilitan por la multiplicación de sus miembros.

CAPITULO VI: DE LA DICTADURA


 Pueden presentarse casos que el legislador no ha previsto, pero la previsión debe ser
necesaria ya que se debe comprender que no todo se puede prever.
 En estos casos raros y manifiestos, se provee a la seguridad pública por un acto
particular que confía la carga al más digno.
 Esta comisión puede darse de dos maneras, dependiendo la clase de peligro; para
remediar el mal, basta con aumentar la actividad del gobierno concentrándose en uno
o dos de sus gobernantes, pero si el peligro es tal que el aparato de las leyes
constituye un obstáculo, se debe nombrar un jefe supremo que haga callar las leyes y
suspenda temporalmente la actividad soberana.
 En los comienzos de la república, se recurrió a menudo a la dictadura, porque el Estado
no tenía todavía asiento fijo para poder sostenerse por la sola fuerza de su
constitución.
 Hacia el final de la república, los romanos que habían llegado a ser más circunspectos
limitaron el uso de la dictadura con tan poca razón como antes la habían prodigado.
 En Roma, los dictadores, que eran nombrados por seis meses, abdican en su mayoría
antes del término fijado.
 El dictador no tenía tiempo más que para proveer a la necesidad que había impuesto
su elección: carecía de él para pensar en otros proyectos .

CAPITULO VII: DE LA CENSURA


 Así como la declaración de la voluntad general se hace por medio de la ley, así también
la declaración del juicio público se hace por la censura.
 La opinión pública es una especie de ley cuyo ministro es el censor, y éste, a imitación
del príncipe, no hace más que aplicarla a los casos particulares.
 Quien juzga de las costumbres, juzga del honor, y quien juzga del honor, toma su
discernimiento de la opinión. Las opiniones de un pueblo nacen de su constitución.
 La opinión pública es una especie de ley cuyo ministro es el censor, y éste, a imitación
del príncipe, no hace más que aplicarla a los casos particulares.
 A veces el pueblo aún no lo puede hacer por que el mismo estaría censurándose, y
solo servirá para conservar las costumbres y opiniones rectas.

CAPITULO VIII: DE LA RELIGION CIVIL


 Los primeros reyes de los hombres fueron los dioses y su primera forma de gobierno la
teocrática.
 Los hombres razonaban entonces como Calígula, y razonaban lógicamente.
 De las divisiones nacionales surgió el politeísmo y de éste la intolerancia teológica y
civil que son en resumen una misma.
 Describe muy claramente los tipos de religión a saber:
 La religión del hombre, esta no tiene templos, altares ni ritos, su culto es interior del
Dios supremo, a los deberes eternos de la moral, es en resumen la religión pura del
evangelio.
 La religión del ciudadano, es asentada en determinado país, da a éste sus dioses, sus
tutelares, tiene dogmas y sus cultos prescritos por leyes, los que lo hacen fuera son
infieles.
 La religión extravagante, que da a los hombres dos legislaciones, dos jefes, dos patrias,
y que los somete a deberes contradictorios, resulta de esto una especie de derecho
mixto e insociable, que no tiene nombre.
 Considera políticamente estas tres clases de religión, a todas se les encuentra su
defecto.
 Los dogmas de la religión civil deben ser sencillos, en número reducido, enunciados
con precisión, sin explicaciones ni comentarios.

CAPITULO IX: CONCLUSION


 Después de haber sentado los verdaderos principios del derecho político y procurado
fundar el estado sobre sobre base, sería preciso fundarlo atendiendo a sus relaciones
externas, comprendiendo el derecho de gentes, el comercio, el derecho de las guerras
y conquistas, el derecho público y las negociaciones.

También podría gustarte