Está en la página 1de 8

Psicodrama

Presentado por: Claudia Helena Castillo Ramón


Presentado a: Jorge Sanabria

Materia:
Intervención en crisis
Universidad San Buenaventura Medellín extensión Ibagué
Programa de psicología
Cód. 30000026236
10 Semestre

Ibagué – Tolima
2020
PSICODRAMA

En el lugar de lo imperativo está el emperador.

En el lugar de lo creativo está el creador.

Un encuentro de dos: ojo a ojo, cara a cara.

Y cuando estés cerca arrancaré tus ojos

Y los colocaré en el lugar de los míos,

Y tú arrancarás mis ojos

Y los colocarás en el lugar de los tuyos.

Entonces te miraré con tus ojos

Y tú me mirarás con los míos.

J. L. Moreno, Viena, 1914

Bases teóricas del Psicodrama

El psicodrama viene del término griego ‘‘psyche’’ que se refiere al alma, y


‘‘drama’’ que significa acción, por tanto, esta técnica es una forma de psicoterapia, ideada
por Jacob Levy Moreno, inspirada en el teatro de improvisación y es entendida
principalmente como grupal o "psicoterapia profunda de grupo"; Según Moreno quien fue
el creador menciona que: "Históricamente el psicodrama representa el punto decisivo en el
apartamiento del tratamiento del individuo aislado hacia el tratamiento del individuo en
grupos, del tratamiento del individuo con métodos verbales hacia el tratamiento con
métodos de acción." (Moreno, 1946, p.10).

Según Jacob Moreno refiere que el psicodrama fue determinado poéticamente como
una técnica para explorar la verdad del alma a través de la acción. La función escénica, los
juegos dramáticos y la intervención del psicodramatista reúne el sentido lúdico y
pedagógico de la comunicación grupal, esto aparece cuando la expresión y la comprensión
de la temática muestra la exploración y la manifestación a través de lo experiencia vivencial
y lo corporal (Severino, Silva & Silva, 2015).

El psicodrama nace de una inspiración filosófica, religiosa y se manifiesta a través


de otras disciplinas como son el teatro, la psicología y la sociología, dentro del psicodrama
influyo el existencialismo en toda su obra en cuanto a conceptos como el “Ser y el flujo de
la existencia”, teniendo en cuenta la espontaneidad, la creatividad, el tiempo, el espacio y la
libertad que son derivados del existencialismo y esto es tomado por Moreno como base de
su creación o visión de Dios (Severino, Silva & Silva, 2015).

A partir de lo anteriormente mencionado, el psicodrama pone al paciente sobre un


escenario, donde le permite solucionar y exteriorizar sus problemas con la ayuda de unos
pocos actores terapéuticos. Por tanto es un método de diagnóstico tanto como de
tratamiento (Montero, 2005).

Autores del psicodrama

El psicodrama fue creado por Jacob Levy Moreno quien nació en la Bucarest en el
año 1889 en el seno de una familia judía sefardí, en 1915 cuando se establece en Viena
Jacob Moreno abordo una iniciativa basada en la improvisación teatral, lo que esto dio paso
a una propuesta psicoterapéutica a la que llamó psicodrama, el psicodrama se basaba en la
idea de expresarse a través de la naturalidad y la improvisación donde suponía una clase de
liberación por medio de la creatividad, lo cual se realizaba partiendo de sus propias
experiencias subjetivas a través de las dramatizaciones no planificadas (Triglia, 2019).

Por otro lado, Jaime Rojas Bermúdez es un psiquiatra y psicoanalista, que se formó
como psicodramatista, quien ha sido el introductor del psicodrama en Latinoamérica,
especialmente en Argentina, Brasil y Uruguay, donde ha realizado aportes teóricos y
metodológicos en el campo psicodramático, En 1962 realizó el tratamiento psicodramático
en el Hospital Nacional Psiquiátrico y se funda el centro de investigaciones
psicodramáticas, en este centro se aplicó el psicodrama en pacientes psicóticos internados,
crónicos, adultos y adolescentes. En 1963, funda la Asociación Argentina de psicodrama,
declarada entidad de bien público por la Dirección Nacional de Salud (Mercader, 2013).
Evidencia empírica

Con respecto a la evidencia empírica que tiene el psicodrama se encuentran diversas


investigaciones y estudios que han realizado con esta técnica. Para el presente trabajo se
presentara un estudio de un caso único donde realizado en chile con un adolescente de 16
años, víctima de violencia física y psicológico grave, quien se encuentra bajo medida de
protección en Tribunales de Familia Arica, se propuso como objetivo el realizar un
diagnóstico psicodramático, la metodología utilizada fue cualitativa con influencia
fenomenología, en donde se emplearon técnicas como el espejo, la inversión de roles y
maximización, y los resultados demostraron que el psicodrama es una prueba indudable de
capacidad diagnóstico, siendo también un instrumento creador de respuestas distintas a la
situación pasada (Alarcón & Concretas, 2011).

Indicaciones del entrenamiento

Según Jacob Moreno esta técnica se puede utilizar para diversas patologías como son:

La Depresión, trastorno de ansiedad, trastornos obsesivo-compulsivos, fobias


sociales, autismo, trastornos alimenticios, trastornos de sueño, entre otras; además ayuda
a superar el duelo, las adicciones, traumas, mejorar la autoestima, la motivación o para
cambiar hábitos inadecuados en la persona. Se puede utilizar en todo tipo de problemas
sean personales o de grupo, sea en niños o en adultos (Córdoba, 2019).

Contraindicaciones
El psicodrama no se puede hacer cuando la persona está sometida a medicación,
sobre todo cuando ésta es invalidante, ya que aquello que se trabaja va a tener un nulo
efecto sobre la persona, debido a las consecuencias del medicamento, por lo que se
recomienda que el paciente asista cuando tenga dosis bajas y haya pasado la fase aguda de
la enfermedad (Serna, 2017).

Procedimiento de aplicación
Durante las sesiones de psicodrama se debe tener en cuenta varios aspectos, uno de
ellos es contar con un escenario y ciertos roles similares a los que observamos en el teatro,
donde les permite tener un intercambio de información desde el director hasta el público, en
este sentido, se presentan 5 roles fundamentales en las sesiones del psicodrama, las cuales
son (Mercader, 2013):

El Escenario: Las escenas se requieren de un espacio dramático, en donde el


protagonista, con la ayuda del director, recrea el lugar imaginario de la escena que va a
representar, donde se debe tener en cuenta la ubicación y los límites del escenario, sumada
a una buena descripción, contando con elementos representativos y una buena preparación,
permitiendo esto una eficacia en el desarrollo del psicodrama.

El Protagonista: El protagonista es el paciente, cuyo problema va a tratarse en el


psicodrama. Sin protagonista no hay psicodrama.

El Director: El director es el encargado de orientar la acción, donde se va aplicar los


principios y las técnicas apropiadas para facilitar el logro de los objetivos del psicodrama,
así como cuidar y evitar daños al protagonista y a los otros integrantes del grupo.

Los Auxiliares: Esta función es desempeñada por quienes actúan representando a


las otras personas que participan en el acontecimiento dramatizado. Su tarea es ayudar al
protagonista a desarrollar la escena, Además, como participantes ayuda al éxito del proceso
terapéutico, son también auxiliares del psicoterapeuta, cuyas indicaciones deben respetar.
Esta función puede ser desempeñada por profesionales preparados, que están presentes en
calidad de colaboradores del terapeuta o por otros integrantes del grupo que sean elegidos
por el protagonista, con la condición de que acepten hacerlo y que el director no lo
considere inconveniente. También se debe tener en cuenta que otros autores de la escena
pueden ser: -Representados por el mismo psicoterapeuta.

-Representados simbólicamente por objetos como las sillas vacías, almohadones, etc.).

El Público: Este es esencial en toda representación teatral y también se considera


importante en el psicodrama, el público está formado por los integrantes del grupo de
terapia y no son pasivos, sino que participan emotivamente, empáticamente y aprendiendo
de la escena, para luego compartir con el protagonista sus propias experiencias. De todas
maneras, en algunos casos, como en las terapias individuales o las de pareja, no hay
observadores reales afuera del escenario, lo cual no impide la realización de un eficaz
psicodrama.

A continuación se explicara las fases que se deben tener en cuenta en las sesiones
del psicodrama:

Caldeamiento: Es un proceso que se da de forma natural en los organismos que se


están preparando para la acción, se intenta favorecer en la integración grupal, donde esto
permite que la comunicación se centre en interacciones entre los miembros del grupo y no
con el terapeuta, aquí no se trata de lograr un estado que puede no corresponder con los
sentimientos reales, de amistad o de cooperación mutua, sino que cobren expresión de
sentimientos reales sean afectivos o agresivos. Dentro de esta etapa, constan de dos tipos de
caldeamiento el primero es el inespecífico, donde se centra la atención en el grupo, se
facilita la interacción, permitiendo disminuir la tensión, hasta que surge el clima emocional
donde los miembros del grupo participan, y esto permite dar paso al caldeamiento
específico de donde surgirá el protagonista (Mercader, 2013).

Dramatización: En esta fase se interpretan personajes y se movilizan emociones,


procurando la resolución de conflictos, no existe un guion previo, el libreto es la vida del
protagonista, La dramatización es el núcleo del psicodrama es donde se escoge una de las
personas que están asistiendo al grupo, y esta explica el problema le ha hecho asistir a la
sesión y cuál es el trasfondo. La persona que dirige la sesión intenta hacer que el o la
protagonista de la fase de dramatización explique el modo en el que percibe este problema
en el presente, más que intentar que recuerde con exactitud los detalles del mismo, ya
después de esto se empieza con la dramatización, en la que la persona protagonista es
ayudada por el resto de los miembros del grupo, que interpretan un rol, y todos improvisan
escenas relacionadas con el problema a tratar (Mercader, 2013).

Comentario o Eco grupal: En esta fase se solicita a todos los participantes del
grupo, opiniones sobre la dramatización y explican de lo que han sentido, en donde la
actuación les ha hecho evocar experiencias pasadas (Mercader, 2013).
Por otra parte, el psicodrama dependiendo del número de participantes en la sesión,
así será su duración, extendiéndose desde los 45 minutos a las dos horas, también se puede
emplear de las siguientes maneras (Serna, 2017):
Grupal: Donde se puede contener de 12 a 20 personas (se recomienda para trabajar
con adolescentes)

Bipersonal: En esta se realiza entre terapeuta y paciente (en niños se puede utilizar
títeres, masillas, muñecos, entre otros materiales).

Individual: Aquí permite llevar al paciente a imaginar el conflicto, aquí el terapeuta


puede guiar la sesión en base a la problemática.

A continuación se explicara las tres de las principales técnicas del juego


psicodramático más utilizadas (Camerini, 2013):

El espejo: El individuo se ve representado por un yo auxiliar que es un miembro del


grupo que ejerce su rol, es donde le permite verse a sí mismo “como si” como si estuviera
mirándose en un espejo, el papel del yo auxiliar debe identificarse con las características
como son los gestos, su tono de voz, movimientos y emociones del individuo que va a
representar. Esta técnica es esencial para que el individuo pueda hacer un reconocimiento
de sí mismo.

Soliloquio: Se permite buscar la toma de conciencia y reconocimiento del


protagonista, mediante la representación de sí mismo, la expresión de sus emociones y
pensamientos en un momento en particular, en donde le permite apoyarse al conocimiento
de emociones del paciente, por parte del terapeuta o de los auxiliares, esto le puede ayudar
a conocer los puntos de vistas de los auxiliares sobre él.

Intercambio o inversión de roles: Aquí se usa para que las personas se relacionen


con el otro tal y como es, además de ayudar a tomar conciencia sobre la proyección, donde
se busca comprender y conocer al otro, sus emociones, sentimientos y pensamientos.

Referencias
 Alarcón, M. & Contreras, P. (2011). Diagnóstico psicodramático de un adolescente
víctima de maltrato físico y psicológico grave. Santiago, Chile. Centro de Estudios
de Psicodrama.
 Camerini, J. (2013). Psicodrama. Catrec internacional.
 Córdoba, P. (2019). Psicodrama: ¿de qué se trata y cuáles son sus beneficios?
 Mercadero, C. (2013). Teoría y técnica del psicodrama. Huelva, España. Dirección
de la autora: Centro de Psicodrama y Psicodanza.
 Montero, N. (2005). Introducción Al Psicodrama De Moreno. Escuela Sistémica
Argentina
 Moreno, J.L. (1946). Psychodrama. First Volume. (Cuarta Edición: 1972). Ambler,
Pa (1985): Beacon House.
 Serna, J. M. (2017). Aplicaciones y técnicas del psicodrama.
 Severino, G. Silva, W & Silva, M. (2015). Psicodrama: cuerpo, espacio y tiempo
hacia la libertad creadora.
 Triglia, A. (2019). El psicodrama de Jacob Levy Moreno: ¿en qué consiste?