Está en la página 1de 2

David Vargas Cediel

201618127
¿Cómo se manifiestan aspectos como la etnicidad, el género, la clase y/o la región, entre
otros, en torno al problema de para quién y para qué es y ha sido la tierra en Colombia?
Para responder a esta pregunta, me remonto a las palabras de Vicente Macuritofe Ramírez,
en la cual explica como en a través de la historia, desde la conquista hasta la fecha en que él
se expresa, las comunidades indígenas han sido obligados a desplazarse y amoldarse a
estilos de vida completamente ajenos a sus raíces. La tierra para ellos representa un vinculo
muy importante ya que incluso antes de la llegada de los españoles ellos tenían su religión y
una organización social muy establecida, pero esto cambió y fueron obligados a hacer
esclavos y sus tierras fueron reducidas al pasar el tiempo. No bastó completamente esta
reducción de tierras, sino que la que tenían debían ser trabajadas por ellos, pero para
alguien más, es decir que lo que lograban cosechar debía ser entregado a los gobernantes.
Aunque aún existen grupos que se han resistido a estas conductas, son olvidadas y
marginadas por el resto de la sociedad y se les considera salvajes. Como lo dijo Rafel Uribe
Uribe en su carta, estos grupos deben ser controlados porque pueden ser manipulados y se
pueden ir en contra del gobierno nacional, adicional a eso se deben reconocer como
ciudadanos colombianos ya que pueden aportar en sus labores (en su ejemplo la
explotación de caucho). Por otro lado, en una situación mucho más actual, el relato de la
desplazada Juana Sánchez muestra la realidad de muchos grupos de personas las cuales son
forzadas a dejar sus tierras donde no solo vivían sino también trabajaban y deben adentrarse
en terrenos desconocidos en grandes ciudades donde no se vive en carne propia el conflicto
armado, pero si se vive las escazas oportunidades para estas personas. Adicionalmente, para
soportar este último relato se ha visto como estos grupos armados tuvieron en su dominio
grandes hectáreas de tierra de manera ilegal (http://www.elcolombiano.com/colombia/paz-
y-derechos-humanos/tierras-que-sirvieron-de-corredor-para-las-farc-estan-en-extincion-de-
dominio-IH10172390) y como actualmente se trabaja para poder recuperar y restituirlas a
sus dueños previos. Estos tres ejemplos narran como diferentes grupos sociales con clases,
religiones y etnias diferentes han tenido que dejar la tierra y muestra la desigualdad en la
tenencia de esta.
Mi posición frente a este problema radica en la vulnerabilidad que tienen las personas de
etnias y clases diferentes (en el sentido que son marginadas), tales como los indígenas del
sur del país y los campesinos de todas las zonas del país que han sido afectados por la ola
de violencia del conflicto armado. Estos grupos no cuentan con la vigilancia adecuada para
que no sean despojados o esclavizados, no tienen la tranquilidad de poder tener su vivienda
y fuente de trabajo a salvo debido a la violencia y los desplazamientos forzosos. Y es que
históricamente estos grupos han sido los más afectados (junto a los grupos afro) debido a
las grandes presiones por parte de grupos poderosos, y como a pesar de su larga historia
aún siguen siendo victimas y no cesan estos actos barbaros con ellos. El estado dejó de
quitarles sus tierras a abandonar por completo a estas personas, o tal vez no hay un
abandono completo porque hay cierto interés de parte del gobierno y de toda la sociedad
puesto que el gremio campesino es el encargado de producir muchos de los productos que
se usan a diario. Es importante que se creen mecanismos competentes que les aseguren a
los campesinos e indígenas poder vivir y trabajar en paz sin tener que ser removidos de sus
lugares. Es por eso que en este ensayo quiero mostrar que estos grupos han sido y son
vulnerados por grupos más grandes y poderosos y han tenido que cambiar su estilo de vida
y productividad. Espero demostrar que a lo largo de los últimos 500 años han sido victimas
de desplazamientos y actos de violencia.