Está en la página 1de 10

LENGUA CASTELLANA Y LITERATURA – 1º BACHILLERATO 1

LITERATURA: TEMA 7

TEMA 7:
LA LITERATURA DEL SIGLO XVII. HISTORIA Y SOCIEDAD. LA PROSA

A) HISTORIA Y SOCIEDAD

1. PENSAMIENTO Y CULTURA EN EL BARROCO


2. ESPAÑA EN EL SIGLO XVII

B) TRANSFORMACIONES HISTÓRICAS DE LOS GÉNEROS LITERARIOS: LA PROSA EN EL SIGLO XVII

1. LA NOVELA PICARESCA
1.1. Rasgos de las novelas picarescas
1.2. Principales novelas picarescas

2. PROSA DIDÁCTICA: BALTASAR GRACIÁN


2.1. Vida
2.2. Obra
2.3. Estilo
2.4. El pensamiento de Gracián

3. LA PROSA DE QUEVEDO

3.1. VIDA Y PERSONALIDAD


3.2. SU OBRA EN PROSA
3.2.1. El Buscón
3.3. ESTILO
LENGUA CASTELLANA Y LITERATURA – 1º BACHILLERATO 2
LITERATURA: TEMA 7

A) HISTORIA Y SOCIEDAD

1. PENSAMIENTO Y CULTURA EN EL BARROCO

El término Barroco tuvo en su origen un carácter peyorativo1, pero finalmente ha sido, en general,
adoptado para definir el conjunto de rasgos propios de la cultura de gran parte del siglo XVII.
En el Barroco se produce más bien una continuidad y una evolución de las ideas del Renacimiento
que, con el paso del tiempo, acaba por imprimir a la cultura del siglo XVII unos rasgos diferenciadores.

1.1. Rasgos característicos del Barroco

 El desengaño: es la idea barroca por excelencia, frente al idealismo y al optimismo renacentista


domina ahora una concepción negativa del mundo, que aparece ahora como caos, desorden y
confusión. En el Barroco se produce una desvalorización de lo terreno y se vuelve a insistir en ideas
medievales de la brevedad de la vida y la caducidad de las cosas.

 La idea de la muerte: la vida está ahora presidida por la idea de la muerte: vivir es sólo un breve
tránsito entre la cuna y la sepultura, título de una obra de Quevedo. El tiempo lo destruye todo y por,
tanto, todo es vanidad.

 La idea de la vida como sueño, teatro, apariencia: la realidad sólo es ilusión y apariencia: la vida es
sueño, el mundo es un gran teatro donde cada uno debe representar un papel.

 El nuevo modelo de comportamiento humano: el hombre barroco es un ser esencialmente


desconfiado. Para sobrevivir en una realidad en la que las cosas no son como parecen, en la que todo
está lleno de trampas, en un mundo tan engañoso, en fin, es necesario saber manejarse. El modelo
de comportamiento barroco viene sugerido en libros como El discreto o el Oráculo manual y arte de
prudencia de Baltasar Gracián. En ellos, la prudencia, la discreción, el saber ocultarse, el engaño, en
definitiva, son las máximas que deben guiar la conducta de aquel que quiera triunfar o al menos
sobrevivir.

 El pesimismo: el pesimismo barroco puede manifestarse de muy diversas formas: mediante la


angustia existencial, mediante la protesta o la sátira, mediante una actitud estoica, mediante la
evasión o la diversión. La literatura barroca tiene excelentes ejemplos de estas variadas actitudes.

1.2. La estética barroca

Literariamente, el Barroco es, en muchos aspectos, la continuación de temas y formas renacentistas.


El escritor conserva los hallazgos del Renacimiento, pero, sin despreciar a los autores clásicos, se distancia
de ellos, siguiendo su apreciación personal. Así surge un espíritu creador que presenta caracteres propios y
definidos:
 Busca lo nuevo, lo original, lo sorprendente para excitar la sensibilidad o la inteligencia del lector
con violentos estímulos. Utiliza para ellos brillantes imágenes, novedades estilísticas, ideas
ingeniosas, o se sirve de lo pintoresco, lo grotesco y lo hiperbólico.
 Sustituye las normas clásicas de los modelos grecolatinos por una actitud individualista y
caprichosa, tendiendo a la exageración de la realidad literaria.
 Esa búsqueda de lo original provoca una tendencia a la artificiosidad y complicación. Como
resultado, el mensaje se percibe entre exquisitas excelencias formales, creando un arte para

1
peyorativo: que indica una idea desfavorable.
LENGUA CASTELLANA Y LITERATURA – 1º BACHILLERATO 3
LITERATURA: TEMA 7

minorías. Se considera que cuanta mayor es la dificultad de una obra, mayor es el goce estético
que proporciona; es decir, vinculan la belleza a la dificultad.
 La ausencia de normas genera una visión unilateral de la realidad, que es idealizada hasta la
belleza absoluta o deformada hasta el envilecimiento degradante.
 Es primordial el cultivo del contraste, fruto del desengaño y la incertidumbre vitales. Se manifiesta
en la violenta oposición de elementos extremos, el placer de las antítesis o el enfrentamiento de lo
feo frente a lo hermoso, lo refinado frente a lo vulgar, lo cómico frente a lo trágico.
 La concepción del mundo como mudanza e incesante cambio produce en el arte literario
dinamismo y movilidad. Su realización formal se aprecia, esencialmente, en abundante
subordinación, hipérbatos, elipsis o violentos encabalgamientos métricos.

1.3. Tendencias literarias: culteranismo y conceptismo

El culteranismo y el conceptismo son las dos tendencias estilísticas dominantes en la literatura


barroca española. No se trata de movimientos opuestos, pese a los duros enfrentamientos personales de
sus defensores, sino que forman parte de una sensibilidad estética general que persigue la originalidad y
pretende admirar al lector. En ambas tendencias se rompe el equilibrio entre forma y contenido (cómo se
dice y qué se dice) defendido por la estética renacentista.

1.3.1. El conceptismo

Se basa en asociaciones ingeniosas de palabras o ideas. Se tiende a un lenguaje conciso, lleno de


contenido. Para ello se juega con los significados de las palabras (los conceptos) y con sus relaciones más
insospechadas. Los recursos más utilizados son la antítesis, la paradoja, la condensación conceptual, las
hipérboles, los equívocos y disemias 2, la combinación de diversas acepciones de un mismo vocablo, etc. Los
escritores conceptistas más notables son Francisco de Quevedo y Baltasar Gracián.

1.3.2. El culteranismo

Si los escritores conceptistas exprimen las posibilidades de la lengua partiendo de los significados de
las palabras, el culteranismo considera, ante todo, la belleza formal. Frente a la concentración conceptista,
sobresale en los culteranos la ornamentación exuberante. Aunque los temas puedan ser triviales, se utiliza
un estilo esplendoroso que desea llamar la atención sobre el lenguaje mismo. Para ello se emplean
numerosos recursos: metáforas audaces (así, el pájaro será “flor de pluma” o “ramillete con alas” y el
arroyo “culebra que entre flores se desata”), sinécdoques y metonimias, perífrasis, hipérboles, imágenes
brillantes, voces sonoras, procedimientos que buscan la musicalidad del verso (aliteraciones, paronomasias,
palabras esdrújulas…)3. La sintaxis se complica con giros procedentes del latín, con violentos hipérbatos,
2
Recordamos estas figuras:
Antítesis: Contraste entre palabras o expresiones de sentidos opuestos (vida/ muerte; placer/dolor, etc.)
Paradoja: Unión de conceptos sólo aparentemente contradictorios (Vivo sin vivir en mí)
Condensación conceptual: No es exactamente una figura literaria. Se trata de una acumulación de conceptos que aumenta la
complejidad del texto
Hipérbole: Exageración
Equívoco: Consiste en hacer uso del valor polisémico de algunas palabras: se repite el significante (o cuerpo fónico de la palabra)
pero en cada aparición el significado es distinto. (Por ejemplo, usar la palabra presa con diversos significados en un poema).
Disemia: Circunstancia de tener una palabra, con la misma forma, dos significados distintos. Polisemia. Sinónimo.
3
Recordamos estas figuras:
Metáfora: Sustitución de un término por otro con el que guarda una relación de semejanza. (Tus labios son fresas).
Sinécdoque: Nombrar la parte por el todo o al revés. (En la ciudad vivían veinte mil almas).
Metonimia: Sustitución de un término por otro con el que mantiene una relación de proximidad (causa-efecto, continente-
contenido, etc.)
Perífrasis: Se llama también circunloquio. Consiste en designar de forma indirecta un concepto a través de sus características. (La
tierra que descubrió Colón por América)
Aliteraciones: Repetición de sonidos o grupos de sonidos semejantes.
Paronomasias: Se colocan próximas palabras de significante muy parecido, pero de significado diferente (hombre/hambre)
LENGUA CASTELLANA Y LITERATURA – 1º BACHILLERATO 4
LITERATURA: TEMA 7

con exagerados encabalgamientos. El vocabulario es original: incorpora numerosos cultismos léxicos de


procedencia latina (“émulo, náutico, cándido, cerúleo…”) y selecciona los términos por su colorido y
suntuosidad (oro, rubíes, perlas…) Se crea, así, una peculiar lengua poética, característica de Luis de
Góngora y sus continuadores.

2. ESPAÑA EN EL SIGLO XVII

En los decenios finales del siglo XVI, España inició un periodo de crisis económica y decadencia
política y militar, que se consumó en el siglo XVII.
Tras el reinado del poderoso Felipe II, el trono español fue ocupado sucesivamente por los llamados
Austrias menores: Felipe III, Felipe IV y Carlos II.
A principios del siglo XVII, España estaba arruinada y, a mediados de la centuria, había perdido
grandes dominios territoriales y su hegemonía en Europa. Una serie de circunstancias confluyó para llegar a
esta situación:
 Cesión del poder a los validos: La monarquía de estos años se caracterizó por el autoritarismo y por
la cesión del poder a los validos: secretarios de Estado que ejercían gran influencia sobre el monarca
y eran responsables de importantes decisiones políticas.
 Crisis económica. Las guerras de finales del reinado de Felipe II y los constantes conflictos
posteriores causaron graves problemas financieros y contribuyeron a la quiebra del Estado,
consumido por las deudas con los bancos extranjeros. La presión fiscal, la inflación, las malas
cosechas y el estancamiento de la producción acrecentaron la miseria y el desempleo, lo que generó
revueltas y disturbios populares.
 Despoblación. Las epidemias de peste provocaron un notable descenso demográfico. Paralelamente,
se produjo una emigración hacia las ciudades, lo que incrementó el número de pobres, mendigos y
delincuentes.
 Improductividad y corrupción. La nobleza continuó como clase improductiva y ociosa, que vivía en el
lujo y el despilfarro y gozaba de múltiples privilegios. La corrupción y la inmoralidad cundieron entre
los grupos de poder.
 Reforzamiento religioso y reafirmación del tradicionalismo. La monarquía garantizó la aplicación de
los principios de la Contrarreforma, difundidos a través de las universidades, los colegios, la
predicación y la edición de libros. La Inquisición controlaba todas las manifestaciones culturales y los
valores religiosos impregnaron el arte de la época.

B) TRANSFORMACIONES HISTÓRICAS DE LOS GÉNEROS LITERARIOS: LA PROSA EN EL SIGLO XVII

Durante el siglo XVII desaparecen buena parte de los géneros narrativos del XVI (libros de caballerías,
libros de pastores, diálogos…). Por el contrario, algunos modelos narrativos del XVI tienen notable
descendencia en el XVII: la novela picaresca y la novela corta de raíz italianizante, que recibe su impulso
definitivo con las Novelas ejemplares cervantinas.

1. LA NOVELA PICARESCA

Hipérbaton: Gran alteración del orden habitual de las palabras.


LENGUA CASTELLANA Y LITERATURA – 1º BACHILLERATO 5
LITERATURA: TEMA 7

1.1. Rasgos de la novela picaresca

Bajo esta denominación genérica se incluyen una serie de obras que, en la estela del Lazarillo de
Tormes, se publican, casi en su totalidad, en el siglo XVII. Aunque estos libros tienen notables diferencias
entre sí y cada autor introduce muchas variantes, puede hablarse de novela picaresca para denominar una
serie de relatos que aparecen en unos pocos años y comparten muchas características. La publicación en
1599 de la primera parte del Guzmán de Alfarache, junto al que luego se editará frecuentemente el
Lazarillo hace que ambas obras fijen el modelo picaresco con una serie de rasgos:
 Uso de la autobiografía para relatar una serie de aventuras expuestas de una manera organizada.
 Justificación de toda la narración por el final.
 Los orígenes innobles del protagonista, que siempre hace referencia a su ascendencia vil.
 La evolución del personaje desde la niñez hasta la muerte, dejando constancia de los cambios que se
producen en su vida y en su personalidad.
 El punto de vista único, pues no se ofrece otra perspectiva que la del pícaro narrador.
 La alternancia de fortunas y adversidades en la vida del protagonista.
 Los frecuentes viajes del pícaro, que sitúan la acción en lugares muy diversos.
 La explicación de todos los hechos que le suceden al personaje desde tres coordinadas confluyentes:
el linaje vil, las malas compañías y la experiencia negativa de un mundo hostil.

En cuanto al estilo, las novelas picarescas se caracterizan por:

 Inclinación del estilo hacia la oralidad (anacolutos, juegos fónicos, digresiones, comentarios,
verbosidad de los narradores…)
 Existencia de un lector implícito o destinatario de la ficción tanto externo a la narración como
dentro de ella misma (el Vuestra Merced del Lazarillo…) al que se supone que está dirigido el relato
escrito a modo de carta.
 El pícaro narrador intenta convencer a este lector implícito como a nosotros, lectores externos, de las
razones de su actitud: ante él y ante nosotros pretende justificarse por su comportamiento.
 La estrategia narrativa del pícaro desea lograr la complicidad del lector y granjearse su simpatía.
Juegan con la credulidad del lector.

En cuando al protagonista, el pícaro, cabe destacar que la característica principal del pícaro es el afán
de medro y promoción social que guía sus acciones. Ello sólo es posible en el contexto social concreto como
es el de la España de la época. El modo libre y vagabundo de vivir del pícaro sólo es posible en el mundo
urbano en el que se mueve que permite el anonimato y el ocultamiento.
Literariamente, el personaje del pícaro era una figura revolucionaria. Hasta entonces, en las obras
literarias los personajes de baja condición social únicamente eran personajes literarios como motivo de
burla, se movían en el terreno de lo cómico. En el Lazarillo y en el Guzmán, en cambio, sus plebeyos
protagonistas son diseñados con profunda simpatía novelística como personajes no estereotipados, sino
portadores de una vida real. Sin embargo, la generalidad de sus continuadores retomarán al pícaro bajo
conceptos literarios tradicionales: será de nuevo un personaje cómico o burlado.
La picaresca es, por tanto, una novela urbana que retrata la grave situación social de las ciudades
españolas del XVII. Los autores de las novelas picarescas toman postura ante el problema de la abundancia
de miserables, desocupados y vagabundos. Todas las novelas relatan el fracaso del pícaro en sus deseos de
ascensión social. En algunos casos, los autores parecen denunciar con ello la cerrada estructura social que
no permite la supervivencia digna de los desheredados. En otros casos, el autor apoya con su obra esa
sociedad cerrada y castiga al pícaro en su ilegítimo intento de escapar a su condición social.

1.2. Principales novelas picarescas del siglo XVII


LENGUA CASTELLANA Y LITERATURA – 1º BACHILLERATO 6
LITERATURA: TEMA 7

Numerosas y variadas son las narraciones picarescas publicadas en el siglo XVII. Entre otras, merecen
destacarse el Guzmán de Alfarache (1599-1604) de Mateo Alemán, El guitón4 Onofre (1604) de Gregorio
González, El Buscón de Quevedo, La pícara Justina, probablemente de Francisco López de Úbeda, La hija
de Celestina (1612) de Salas Barbadillo, el Marcos de Obregón (1616) de Vicente Espinel, La desordenada
codicia de los bienes ajenos (1619) de Carlos García, el Lazarillo de Manzanares (1620) de Juan Cortés de
Tolosa, La vida de don Gregorio Guadaña (1644) del judío Antonio Enríquez Gómez, el anónimo
Estebanillo González (1646), etcétera.

1.2.1. Guzmán de Alfarache (1599-1604)

Dividida en dos partes, se publicó la primera en 1599 y la segunda en 1604. Su autor, Mateo Alemán
(1547-1615?), sevillano de ascendencia judía, llevó una vida complicada, estuvo varias veces en la cárcel,
emigró finalmente a México en 1608 con su amante y allí debió de morir.
Al igual que le sucedió a Cervantes, entre la primera y la segunda parte del Guzmán, se publicó una
continuación apócrifa, firmada por Mateo Luján de Sayavedra (seudónimo del abogado valenciano Juan
Martí). Mateo Alemán, como Cervantes, aprovechó la segunda parte para ajustar cuentas literarias con el
apócrifo.
La importancia de la novela es muy grande, no sólo como modelo del género picaresco, sino también
para el desarrollo de la novela como género. De hecho, fue leída durante los siglos XVII y XVIII en Francia e
Inglaterra.
El argumento de la obra sigue punto por punto el modelo picaresco: Guzmanillo deja constancia de
sus orígenes infames (un mercader tramposo y afeminado y una mujer adúltera) y comienza su vida de
pícaro. Llega a ser un consumado ladrón, se arrepiente y vuelve a reincidir en diversas ocasiones en una
sucesión de estafas, fraudes y trampas, para terminar condenado a galeras. Allí de nuevo se arrepiente y
dice que escribe su vida como ejemplo de lo que no debe hacerse.
En este final se encuentra la clave de la novela y ha dado lugar a explicaciones contrapuestas. Si el
pícaro es sincero, estaríamos ante una novela moral; pero si el pícaro sólo pretende buscar excusas, como
es habitual en los protagonistas picarescos, el Guzmán expondría un discurso conflictivo, fruto del origen y
problemática conversos del autor. Estaríamos ante alguien que ha perdido la fe en todo valor humano y
social.
La complejidad y riqueza de la novela de Alemán hace que haya sido interpretada no sólo como obra
contrarreformista o novela agriamente desengañada, sino también dentro de la literatura reformadora de
los arbitristas. Mateo Alemán habría abordado en el Guzmán el grave problema de la mendicidad
proponiendo la secularización de la asistencia a los mendigos (es decir, que se ocupe de ellos el Estado, no
la Iglesia), pero además defendería una ética puritana del trabajo, mediante la cual el pobre se haría
acreedor a los bienes que en justicia le correspondían.

2. PROSA DIDÁCTICA: BALTASAR GRACIÁN

Los escritos de carácter didáctico son muy numerosos en el siglo XVII y con ellos alcanza en algunos
momentos la prosa barroca altas cimas, como ocurre con los casos de Quevedo y Baltasar Gracián.
Con Baltasar Gracián llega a su cenit la principal tendencia estilística del Barroco español, llamado
conceptismo. El estilo de Gracián es voluntariamente difícil, accesible sólo para iniciados, para un lector
que debe esforzarse por descifrar el concepto.

2.1. Vida

4
guitón: holgazán, vago.
LENGUA CASTELLANA Y LITERATURA – 1º BACHILLERATO 7
LITERATURA: TEMA 7

La vida de Gracián transcurrió íntegramente en los territorios de la corona de Aragón, donde fue
profesor en diversos centros de su orden religiosa. Muy significativa es su estancia en Huesca, donde
cuenta con la protección y amistad del mecenas 5 oscense Juan de Lastanosa, quien costeó la publicación de
sus obras. Su actividad de escritor le acarreó numerosos problemas dentro de la Compañía de Jesús, lo que
le llevó a intentar abandonar la orden, aunque murió antes.
Toda su vida transcurrió entre libros e inmerso en círculos intelectuales. No sufrió ni penurias, ni
deudas ni escándalos. Su obra es la del típico intelectual, fruto de lecturas profundas y largas meditaciones
y conversaciones.

2.2. Obra

Todos los libros de Gracián están escritos en prosa y tienen una intención didáctica y moral:
 El héroe (1637) expone mediante aforismos las virtudes que debe tener un buen gobernante.
 El político don Fernando (1640) insiste en esas virtudes mediante un panegírico de la figura de
Fernando el Católico.
 El discreto (1646) y Oráculo manual y arte de prudencia (1647) proponen las normas de conducta
que deben guiar a un individuo.
 Agudeza y arte de ingenio (1648) es un tratado sobre los artificios literarios, indispensable para
entender el ideal conceptista.
 El Criticón (tres partes: 1651, 1653 y 1657) es su obra maestra. Se trata de un extraño y extenso
relato que anticipa la novela filosófica del siglo XVIII. Contiene rasgos propios de las narraciones
alegóricas, de los tratados morales, de los libros de aforismos 6 y, sobre todo, de las novelas
bizantinas. En ella, dos personajes peregrinan por diversos lugares y aprenden a desconfiar de las
apariencias en su búsqueda de la sabiduría y de la virtud.

2.3. Estilo

La prosa de Gracián es muy densa y concentrada. Está construida a partir de oraciones breves, en las
que dominan las antítesis y el juego de palabras.
El pensamiento se condensa en fórmulas epigramáticas 7, en incisivos aforismos. Las palabras suelen
contener diversos significados, tanto en sí mismas como en relación con los otros vocablos de la frase. Es
también significativa la abundancia de figuras retóricas relacionadas con la omisión de palabras: elipsis,
laconismo8, etcétera.
El estilo de Gracián es una acabada muestra de la estética conceptista. El lenguaje es, en definitiva, la
herramienta básica de las reflexiones gracianescas, a la vez que el objeto central de su meditación. La
lengua escrita recibe la atención constante de Gracián hasta construir una auténtica poética de la escritura,
como puede advertirse en la Agudeza y, sobre todo en El Criticón.

2.4. El pensamiento de Gracián

El pensamiento de Gracián es hondamente pesimista y muy barroco. El mundo, según Gracián, es


engañoso, el hombre es un ser débil, miserable y, a menudo, malicioso. Buena parte de sus escritos tienen
como finalidad proporcionar al lector recursos y habilidades para esquivar las trampas de sus semejantes.
Es importante saber disimular, saber crear expectativas sobre el propio valer. Se trata, en definitiva, de
dominar para no ser dominado. Lo importante es que los demás dependan de uno.
Toda esta filosofía de la vida es inseparable de la conciencia de Gracián de la decadencia hispánica,
que extiende un velo de amargura sobre los intelectuales de la época y también, desde luego, sobre el
escritor aragonés cuya obra tuvo enorme trascendencia en los escritores y pensadores europeos.

5
mecenas: persona que patrocina las artes o las letras.
6
aforismo: sentencia breve y doctrinal que se propone como regla en alguna ciencia o arte.
7
epigramática: relacionado con los epigramas: pensamientos de cualquier género, expresados con brevedad y agudeza.
8
laconismo: brevedad de la expresión.
LENGUA CASTELLANA Y LITERATURA – 1º BACHILLERATO 8
LITERATURA: TEMA 7

3. LA PROSA DE QUEVEDO

3.1. VIDA Y PERSONALIDAD

Francisco de Quevedo Y Villegas nació en Madrid en 1580, en el seno de una familia de la pequeña
nobleza que servía en la Corte. Estudió en Madrid en el Colegio Imperial de los jesuitas y luego en las
Universidades de Alcalá y Valladolid. Desde muy temprano dio muestras de su talento como escritor,
aunque su crianza en la Corte y sus relaciones le llevaron por el camino de la política y la diplomacia. En
1613 viaja a Italia, acompañando al duque de Osuna. Allí participará en diversas intrigas. De vuelta a
España, la caída en desgracia del duque de Osuna le supone unos meses de encierro en Uclés (Cuenca) y un
periodo de destierro en Villanueva de los Infantes (Ciudad Real). Con la subida al trono de Felipe IV y el
ascenso al poder de Olivares vuelve a Madrid y apoya las ideas reformistas del conde-duque. No tarda en
enemistarse con el valido, contra el que escribe sátiras. Tras un breve y fracasado matrimonio, pasa buena
parte del final de su vida en prisión en San Marcos de León, adonde es conducido por orden de Olivares en
1639. Con la caída del valido es liberado, ya muy enfermo, en 1643. Murió en Villanueva de los Infantes en
1645.
La personalidad de Quevedo refleja bien la vida convulsa de la España del Barroco. Así, no fue ajeno a
la general obsesión española del XVII por alcanzar títulos de nobleza y siempre aspiró a una condición
nobiliaria más elevada. Estos pruritos de nobleza no fueron obstáculo para que realizara a veces duras
críticas a los aristócratas, particularmente a los advenedizos 9. Y es que Quevedo era esencialmente
contradictorio en todos los campos de su vida. Era muy estimado en los medios cortesanos por su ingenio y
agudeza, y sus escritos jocosos, sus chistes y sus procacidades lo hicieron muy famoso en los medios
populares. Era, sin embargo, un hombre introvertido, de mal genio y agrio carácter. Intentó conciliar en su
vida los ideales estoicos y los cristianos, fue un gran conocedor de los autores clásicos y un ferviente
admirador del pensamiento humanista, cuyo optimismo ya no concordaba con los tiempos. De ahí el
desengaño de Quevedo, su visión pesimista y desesperanzada del mundo y del ser humano y sus continuas
reflexiones sobre la muerte.

3.2. SU OBRA EN PROSA

Quevedo escribió en multitud de géneros. Escribió abundantes poemas de altísima calidad, una
comedia, una docena de entremeses y numerosas obras en prosa.
Su actividad como autor teatral es poco significativa en una época donde destacan importantísimos
dramaturgos. No obstante, sus entremeses tienen un cierto interés por los motivos originales que
introduce en un género tan estereotipado y porque, pese al carácter ligero del entremés y su limitado
número de asuntos, deja Quevedo en ellos huella de sus principales preocupaciones. Es, además,
interesante notar que ciertas características del entremés pueden rastrearse luego en sus otras obras.
No son fácilmente clasificables sus muchos escritos en prosa. Aparte de una novela picaresca, el
resto de sus libros son muy diversos y suelen agruparse atendiendo al contenido de cada uno de ellos:
filosófico, moral, político, satírico, humorístico.
El grupo más extenso de escritos en prosa es el de carácter político. Las más destacables son Política
de Dios, gobierno de Cristo y tiranía de Satanás, donde frente a las ideas de Maquiavelo, defiende una
política de inspiración cristiana y la Vida de Marco Bruto.
Gran difusión tuvieron sus obras festivas, muchas, perdidas. Muchas de ellas tratan temas obscenos
o chocarreros. Muy interesantes son las Cartas del caballero de la Tenaza, La vida de corte o El chitón10 de

9
advenedizo: dicho de una persona: que, siendo de origen humilde y habiendo reunido cierta fortuna, pretende figurar entre
gentes de más alta condición social
10
chitón: interjección coloquial para imponer silencio.
LENGUA CASTELLANA Y LITERATURA – 1º BACHILLERATO 9
LITERATURA: TEMA 7

las tarabillas11. Tienen particular interés las obras que parodian autores e ideas literarias, en especial a
Góngora y el culteranismo: Aguja de marear cultos o La culta latiniparla.
Su obra ascética más destacada es La cuna y la sepultura, acabada exposición del desengaño
barroco.
Destacan, no obstante, las obras de carácter satírico-moral: los Sueños; La hora de todos y la
Fortuna con seso. Los Sueños son cinco narraciones en las que satiriza diversos tipos y profesiones con
intención moral y desolado pesimismo. La hora de todos es quizá la obra maestra de la prosa didáctica de
Quevedo, continúa la sátira de figuras con el artificio literario de que la diosa Fortuna haga que durante una
hora todos se muestren como realmente son.

3.2.1. El Buscón

La vida del Buscón llamado don Pablos se imprimió por primera vez en 1626. Tuvo un éxito
fulminante y se reeditó varias veces en vida de Quevedo. Con el Buscón, Quevedo probó suerte con el
género de la novela picaresca. Parte en su creación del Lazarillo y del Guzmán, pero modifica a su antojo
los patrones genéricos de sus modelos y acaba escribiendo un texto muy original.
Del Lazarillo toma la estructura general de la obra, sin digresiones moralizantes al estilo del Guzmán
de Alfarache, coincide también en la forma epistolar y en rasgos como el linaje vil del protagonista , su
afán de ascenso social, el hambre como móvil de las acciones y la dialéctica entre apariencia y realidad.
Pablos , el protagonista, cuenta episodios de su vida, pero no explica un caso ni aclara la curiosidad
de nadie. Por ello, estructuralmente los sucesos narrados no van unidos entre sí con la finalidad de explicar
algo, sino que son una serie de escenas o cuadros en los que Quevedo despliega toda su maestría de
escritor. En este sentido, la obra es un retroceso en el camino hacia la novela realista: no hay estructura
orgánica que justifique funcionalmente la presencia de los diversos episodios de la obra.
Tampoco puede apreciarse una evolución en el diseño del personaje al modo en que advertíamos
en Lázaro de Tormes. Siempre es el mismo personaje que ya tenemos trazado en las primeras páginas de la
obra. Igual ocurre con el resto de los personajes: son tipos cuyas características explota Quevedo para
conseguir efectos humorísticos. De ahí que muchos terminen siendo estilizadísimas caricaturas.
La finalidad de la obra es primordialmente estética. Se trata de atraer en todo momento la atención
hacia el lenguaje, de revelar en lo posible la máxima agudeza. No obstante, es bastante verosímil que
Quevedo esté satirizando con el Buscón el anhelo de ascenso social y el deseo de ser noble tan frecuente
entre los españoles de la época.
Pablos, hijo de un ladrón y de una bruja, confiesa este deseo desde el arranque mismo de la novela,
pero sus pretensiones resultan infructuosas. Cuando Pablos intenta justificarse, el autor pone en su boca
palabras que muestran su bajeza y falsedad o es ridiculizado por un noble. Así el protagonista es siempre
castigado cuando trata de hacerse rico o de pasar por noble. Quevedo refleja en esta obra su abierta
oposición a la movilidad social y, en consecuencia, la defensa de la rígida sociedad estamental en la que
cada uno debe permanecer dentro de los límites de su condición social de origen. La novela incluye
también una crítica contra los conversos, ya que se insiste en la condición de cristiano nuevo de Pablos.
Por tanto, el Buscón es básicamente un alarde literario en el que Quevedo despliega sus finísimas
dotes de estilo, a la vez que es también una obra que nos permite descubrir la mentalidad conservadora del
autor y su defensa de los privilegios nobiliarios.

3.4. ESTILO

11
tarabillas: personas que hablan mucho, sin orden ni concierto.
LENGUA CASTELLANA Y LITERATURA – 1º BACHILLERATO 10
LITERATURA: TEMA 7

Algunos de los rasgos enunciados en el análisis del Buscón valen para la prosa de Quevedo en
general: agudeza lingüística, tendencia constante a la exageración, caricaturización hiperbólica de los
personajes, etc.
Muchas de las características conceptistas son también representativas del estilo de Quevedo:
contrastes, paradojas, hipérboles, equívocos y dilogías, polisemias, paronomasias, elipsis, juegos verbales…
Quevedo resulta ser la síntesis de toda una veta de la tradición oral con la tradición culta del
Humanismo. La lengua castellana en sus manos es fuente inagotable de hallazgos verbales sorprendentes
que tienen siempre la abierta intención de lograr la admiración del lector. Su esteticismo extremo es
indisociable de su ideología. Su profundo pesimismo, su honda desesperanza y amargura en un mundo que
no tiene remedio hallan como válvula de escape la carcajada, el sarcasmo y la pirotecnia verbal de la más
alta calidad. Probablemente de esta actitud procede el distanciamiento con el que presenta a los
personajes, sin asomo de compasión o ternura, incluso con una cierta crueldad e indiferencia.
Retóricamente, esto se manifiesta en los procesos de deshumanización a los que el escritor somete a los
personajes, cosificándolos o animalizándolos, complaciéndose en los aspectos escatológicos, repugnantes o
macabros.