Está en la página 1de 5

Delitos

flagrantes
FLAGRANCIA Y CUASI-FLAGRANCIA

Delitos flagrantes
Por: Dr. Simón Valdivieso V.
Asesor de la Presidencia de la Corte Suprema de Justicia. Docente de
Derecho Penal en la Universidad del Azuay y profesor de Derecho Procesal
en la Universidad SEK de Quito.

EL MUNDO SE DIVIDE ENTRE EL REALy el de los


juristas. En el mundo real vemos problemas de seguridad, de
la victimización, que son captados por la sociedad misma,
todas esas cosas llevadas al mundo de los juristas, se dice
que la ley penal tutela al bien jurídico y en consecuencia
previene, y entonces cuantas más leyes penales tengamos
más prevención vamos a tener, así se señala, lo cual
personalmente no lo comparto, porque cada vez tenemos
menos seguridad. La criminalidad crece en forma alarmante.

Y me pregunto, o es que acaso que las normas penales que


sancionan el tráfico de personas ha frenado el avance de
esas conductas reprochables por la sociedad?.

El sistema penal es un grupo de personas que operan y


participan del poder punitivo del estado. Doctrinariamente
llamadas agencias, tales como: las agencias legislativas que
hacen leyes; agencias de seguridad, la policía; agencias
jurídicas, nosotros los jueces, fiscales, defensores; agencias
penitenciarias; agencias reproductoras ideológicas, como las
universidades, donde reproducimos el discurso; y, los
medios de comunicación social.

El delito flagrante

"La expresión metafórica (flagrancia) se refiere a la llama


que denota con certeza la combustión. Cuando se ve la llama
es cierto que alguna cosa arde", sentencia Francesco
Carnelutti, lo cual nos ilustra claramente el significado de
ese vocablo.
El Delito flagrante está definido en el Art. 162 del Código
de Procedimiento Penal, que señala, " Es delito flagrante el
que se comete en presencia de una o más personas o cuando
se lo descubre inmediatamente después de su comisión, si el
autor es aprehendido con armas, instrumentos, huellas o
documentos relativos al delito recién cometido.".
Flagrancia y cuasi-flagrancia

De este concepto legal advertimos que doctrinariamente


asoman dos figuras identificadas como flagrancia y cuasi-
flagrancia.

Intentaré apartarme del tecnicismo jurídico para conceptuar


o quizá graficar lo que debemos entender por flagrancia.
Existe esa figura cuando se descubre al autor en el momento
mismo de la comisión del delito, consecuentemente lo que
exige la ley es que el delito se cometa delante de una o más
personas, aunque el autor no haya sido aprehendido en ese
rato.

En ese norte, para que exista cuasi-flagrancia, se requiere


que el autor sea aprehendido inmediatamente después de
haberse descubierto el delito y con las cosas o instrumentos
pertenecientes o relacionados con la infracción recién
cometida.

El término inmediatamente merece un rápido análisis: será


una cuestión cronométrica?, deberá referirse a minutos
concretos, precisos?, se pregunta el Dr. Jorge Zavala
Baquerizo, y se responde: tiene un sentido restrictivo, cubre
un espacio de tiempo muy pequeño comprendido entre la
ejecución del delito y unos instante posteriores, que no
puede ser otro que aquel en que se persigue al autor, luego
de la comisión del delito hasta que cesa la persecución
física, o es aprehendido.

Si es aprehendido y no se lo encuentra con los papeles,


armas, huellas o algo relativo al delito, entonces no se
perfecciona la cuasi-flagrancia, concluye el profesor Zavala
Baquerizo.

Estamos frente a la comisión de un delito en donde se violan


derechos humanos, pero al mismo tiempo estamos frente a
una respuesta inmediata por parte del sistema penal, como
es la privación de la libertad de una persona.

El maestro español Pablo Lucas Verdúa dice que la "esencia


de los Derechos Humanos como racionalidad, significa el
respeto a la dignidad y libertad de la persona y, como
sociabilidad supone la negación de la explotación del
hombre por el hombre, sea que se ejerza mediante los
monopolios y el despilfarro social, sea mediante la represión
institucional latente en el sistema..".

La libertad es considerada a la vez un valor y un derecho


fundamental.

Contemporáneamente, la libertad se desagrega en una


amplia gama de libertades (libertad de expresión, religión,
de tránsito, etc).

Quienes pueden detener por delito


flagrante.

La respuesta es al segundo: los agentes de la Policía Judicial


o de la Policía Nacional pueden aprehender a una persona
sorprendida en delito flagrante de acción pública o
inmediatamente después de su comisión y la pondrán a
órdenes del juez competente dentro de las veinticuatro horas
posteriores, dice la norma procesal penal. Pero también
debemos señalar, que cualquier persona está autorizada a
practicar la aprehensión, pero debe entregar inmediatamente
al aprehendido a la policía y ésta, a su vez, al juez
competente.

Esta obligación se encuentra prevista en el Art. 209 del


Código de Procedimiento Penal, cuando se refiere a los
deberes y atribuciones de la Policía Judicial, pues en la
norma se dice, que es atribución del policía judicial proceder
a la aprehensión de las personas sorprendidas en delito
flagrante, y su deber es ponerlas dentro de las veinticuatro
horas siguientes a órdenes del juez competente, junto con el
parte informativo para que el juez confirme o revoque la
detención de lo cual informará en forma simultánea al
Fiscal.

Entramos en un momento fundamental en materia de


garantías, y es que la calificación de la flagrancia o de la
cuasi-flagrancia, le corresponde al Juez, tanto en el supuesto
de la aprehensión por parte del agente de policía cuanto por
cualquier persona que lo realice.

Con esa norma estamos operando jueces, fiscales y policía,


pero entendemos que esa calificación debe ajustarse a los
principios sobre los cuales se levanta el sistema procesal
vigente

Papel que juega el comunicador social

Nos hemos referido al proceso penal, pero eso no resta la


posibilidad de que tratándose de un tema que atañe al
periodismo, debamos eludir de tratar el papel que juega el
comunicador social frente a esas conductas hipotéticas que
son intolerables para el estado y se visibilizan en los actos
de flagrancia delictual.
Por esa razón, recurro a García Márquez quien había dicho,
"la ética no es una condición ocasional, sino que debe
acompañar siempre al periodista como el zumbido al
moscardón", es verdad o no, ustedes tienen la última
palabra.
El delito en cualquiera de sus manifestaciones causa alarma
social. El periodista formando parte del sistema penal como
lo anotamos anteriormente, tiene una gran responsabilidad
que debe ser asumida obviamente con un condumio ético, de
lo que se colige que existe un compromiso con la verdad.
Nos preguntamos si es que acaso el delito que se dice
flagrante, relatado en un parte policial, que aún no ha pasado
por el filtro del Juez, es ya una verdad?

El periodista es un ser humano, de carne y hueso, que ve y


relata a partir de su yo, por lo tanto es harto difícil exigirle
objetividad, pero eso no quiere decir que carezca de
veracidad su información, y como dice Nila Velásquez, "
veracidad es fidelidad a los hechos, tal como el periodista
los percibe, tal como los ve, tal como deduce de lo que
investiga y, no sólo sobre los grandes temas, sino también
sobre los hechos cotidianos que hacen la noticia de cada día
y que debe registrar con claridad, exactitud y sin
tergiversaciones". En esa noticia del día a día, ustedes se
encuentran frente a lo que nosotros llamamos delito
flagrante, y de ahí estructuran la noticia, el reportaje.

En esos hechos están seres humanos con derechos, tanto


aquellos que alteran el orden cuanto las víctimas, a quienes
la Constitución les otorga garantías mínimas. Por eso más
allá de la veracidad, está en juego esos derechos humanos
que deben ser observados. Me viene a la mente el derecho a
la privacidad, a la presunción de inocencia, a la imagen, a la
honra etc. Todos debemos comulgar una misma ostia,
aquella de la igualdad en el respeto y la dignidad.

Retomando a Nila Velásquez, ella dice con mucho acierto


"Por ejemplo, si debe reseñar un delito y hay alguien
sospechoso detenido por la policía para la indagación y el
periodista cree que es culpable no sería extraño que se le
escapara la palabra reo para referirse al detenido. De esta
manera, y sin proponérselo, está dando información falsa
que hará pensar a los lectores que la persona es culpable y
merece castigo, aun antes de que esto se compruebe".

En síntesis

Un parte policial no siempre conlleva la verdad, el delito


flagrante es susceptible de interpretación y calificación, aún
en veces de forma subjetiva, se precisa entonces que el
hecho sea calificado por el Juez, y a lo mejor podamos de
ahí partir en la información, obviamente sin descuidar la
protección que se debe dar a los derechos de las personas.

Al final de esta conversación, Alberto M Binder, penalista


argentino, dijo, "...El segundo gran desafío de la democracia
a la administración de justicia se refiere a la preservación de
las garantías. En la práctica es posible definir el grado de
desarrollo de una sociedad democrática por el papel que en
ella desempeñan cotidianamente los jueces. Esto lo advertía
ya James Goldschmit, cuando señalaba 'que el proceso penal
es el termómetro de los componentes democráticos o
autoritarios de una sociedad'.

El periodista se dice es y debe parecer ser un defensor


inclaudicable de la libertad de expresión y de otros
derechos. Allá queremos ir.