Está en la página 1de 8

Sistemas fermentadores:

En un biorreactor la producción de metabolismo debe ser llevada acaba con


el máximo énfasis en la fiabilidad del el proceso y un mínimo de inversión
de capital y cotos de operación. La fiabilidad es más difícil de conseguir en
un proceso microbiológico que en uno químico, de forma que los
Biorreactores son más caros de diseñar y construir que las vasijas para
reacciones químicas.

La microbiología debe ser el foco de todas las consideraciones relacionadas


con la construcción de un sistema de fermentación. Debe decidirse las
etapas de planificación si el fermentador va a ser utilizado para un proceso
especial, con un organismo determinado, o para una variedad de procesos
con diferentes microorganismos. Los Biorreactores pueden ser clasificados
en cuatro grupos con respecto a la distribución de gas.

Distribución de gas por agitación

La vasija agitada es el biorreactor mejor entendido y más ampliamente


utilizado y es bastante flexible. Reactores de bucle con tubos de tiro son
también apropiados para la producción de biomasa. En la producción del
vinagre se usa un sistema en el que el aire es aspirado a través del tubo por
la baja presión al abrigo de paletas del agitador. Los diferentes sistemas de
aireación de superficie utilizados en el tratamiento de aguas residuales
también pertenecen a este tipo.

Bombas de distribución de gas

En un sistema modificado de reactor elevado por aire, la bomba trasporta


primariamente liquido y el aire se distribuye más o menos
dependientemente a través del aspersor. En los sistemas más eficientes
existe una mezcla directa de aire y fluido por medio de una bomba de
propulsión de agua.
Distribución de gas por medio de aire a presión

En la mayoría de estos sistemas no existen partes móviles dentro del área


estéril. El fermentador de ciclo a presión fue el primer modelo de este tipo,
utilizado en biotecnología para la producción de proteína de origen
unicelular, a escala industrial.

Fase continúa de gas

En estos procesos el aire circula sobre una película de microorganismos. En


el reactor de goteo el organismo crece sobre un material portador solido
inerte. En el reactor de superficie flota sobre una solución nutritiva, o crece
en un medio de cultivo solido o semi-solido. En el reactor de rueda con
paletas crece sobre paletas móviles o sobre tambores y es altamente
sumergido en la solución de nutrientes y en la fase de gas según da vueltas
la rueda.
Biorreactores agitados

Para uso industrial, especialmente en la industria farmacéutica el


biorreactor mas versátil es el fermentador aireado con agitación sencilla. Sin
embargo, no es posible construir un sistema único que cumpla
adecuadamente las necesidades de todos los sistemas biológicos. Los
fermentadores para experimentos de laboratorio que requieren volúmenes
de hasta 20 litros se fabrican de vidrio o de acero inoxidable para
volúmenes mas grandes la construcción es de acero inoxidable. El diseño
más común de un fermentador aireado de agitación simple es:

Separadores de espuma

La formación de espuma es frecuentemente un problema en los sistemas


aireados a gran escala. Los agentes químicos antiespumantes no pueden
siempre ser utilizados para reducción de la espuma, ya que pueden tener
efectos inhibitorios sobre la fermentación. Existen varios tipos de métodos
por los que puede ser destruida la espuma en el área estéril. El aparato más
sencillo tiene rastrillos montados sobre el agitador. En el sistema Frings y en
el sistema Fundafom la espuma se destruye mediante fuerza centrifuga. La
solución de nutrientes que controla la espuma refluye al biorreactor y el aire
que se libera de la espuma deja el sistema estéril.

Tipos de agitadores

Para procesos microbiológicos solo se pueden utilizar tipos específicos de


agitadores desarrollados para la tecnología química. Los más importantes
son:

El agitador de disco es el tipo más común; desde el eje de un disco de


diámetro apropiado salen 4 u 8 paletas radiales. Comparado con el agitador
de disco, el tipo turbina requiere 50% menos de aire para el mismo
consumo de energía y rendimiento. Dos tipos más consisten en brazos
agitadores con paletas unidas en ángulo. Comparado con los agitadores de
disco y de turbina los agitadores MIG e INTERMIG requieren 25% y 40%
menos de energía respectivamente para rendimientos equivalentes.

Mantenimiento de la esterilidad

Para favorecer el mantenimiento de la esterilidad debería haber un número


mínimo de aperturas en el fermentador. Las pequeñas aperturas deben ser
a prueba de pérdidas, con anillos en O, los orificios más grandes con juntas
de culatas planas. Se utilizan normalmente cierres mecánicos dobles sobre
el eje del agitador y representan ventajas notorias en comparación a los
cierres más convencionales con prensaestopas. Si es posible todas las
partes conectadas con el área estéril, así como todas las tuberías, tanto
dentro como fuera del fermentador, deberían estar soldadas. No debe haber
ninguna conexiona directa entre el área estéril y el área no estéril, es decir
los mecanismos para tomas de muestras y las puertas de inyección deben
estar cubiertas de cierres esterilizables a vapor. Las tuberías estériles deben
ser inclinadas para recoger y escurrir el material que se condensa.

Reactores para enzimas o células inmovilizadas


Un tipo importante de reacciones biológicas a gran escala implican la unión
de un biocatalizador, enzima o célula, a un soporte inerte a través del cual
pasa el sustrato. Los productos se encuentras en los efluentes y pueden ser
purificados directamente. Los Biorreactores para uso con enzimas o células
inmovilizadas deben ser construidos de forma que el movimiento entre el
sustrato y el biocatalizador no sea limitante del proceso. La transferencia
interna de masa puede ser influida solamente por el método por el cual se
ha inmovilizado el catalizador. Entre los distintos tipos de Biorreactores para
sistemas inmovilizados los más representativos son:

• Reactores para enzimas unidas a partículas.

o Reactores agitados.

o Reactores de tubo.

o Reactores de lecho.

 Reactores de lecho fijo.

 Reactores de lecho fluidizado.

 Reactores de ciclón.

• Reactores de membrana/enzima.

o Reactores con enzimas encapsuladas.

 Reactores agitados.

• Membranas de ultrafiltración.

• Membranas de diálisis.

o Reactores con enzimas unidas a membrana.

 Reactores con enzimas adsorbidas, encapsuladas o


unidas químicamente.

Sistemas unidos a partículas

Para los sistemas que utilizan enzimas unidas a partículas se utilizan


reactores agitados o que se mezclan mediante bombas si es necesaria una
fuerte aireación o un riguroso control del pH, o si el fluido tiene gran
viscosidad. Una desventaja del uso de un reactor agitado es la alta fuerza
de cizalla del agitador o de la bomba aumentando de esta forma la
posibilidad de que pueda dañarse el catalizado o enzima.

Otro enfoque es el uso de un sistema en el que el catalizador este


inmovilizado en un lecho, como un lecho fijo, lecho fluidizado o un reactor
ciclónico.

Biorreactores de lecho fijo


En los Biorreactores de lecho fijo se implementa un sistema de retención,
frecuentemente adhesión o inclusión, que permite aumentar notablemente
la concentración enzimática o celular en el sistema, pretendiéndose con ello
logra una mayor capacidad trasformadora. Cuando el sistema opera en
continuo se evita, de este modo, el lavado de los microorganismos o
enzimas.

En el campo de tratamiento de aguas residuales existen diferentes


procesos, implantados a escala industrial, basados en el uso de esto
equipos. Se empelan bio-filtros para el tratamiento aerobio de aguas
residuales, incluyendo la etapa de nitrificación, mientras que en operación
anaerobia el filtro anaerobio, en el cual la mayor parte de la biomasa se
encuentra ocluida entre los macro poros del relleno.

En los fermentadores de lecho fijo que utilizan un sistema de retención por


inclusión se basa en la retención de los microorganismos o enzimas en el
interior de una membrana o matriz, frecuentemente de polisacáridos. Este
sistema permite operar con una elevada concentración celular desde el
principio de la operación así como controlar más eficazmente la liberación
de y crecimientos de las células libres en el caldo de fermentación.

Los sistemas basados en el fenómeno de adhesión se conocen como


biopeliculas y se aplican a procesos fermentativos, ya que su principio está
basado en el crecimiento de los microorganismos sobre un soporte. Los
fermentadores de película presentan una serie de ventajas sobre los
sistemas atrapados. Entre ellos destaca la posibilidad de inocular el
fermentador en el que se ha introducido el soporte, lográndose así una
colonización progresiva del soporte.

Biorreactores de lechos fluidizados

Los Biorreactores que operan con lecho fluidizado están equipados con
dispositivos de contacto en los que un gas se dispersa en la zona inferior de
una columna vertical en la que se encuentra un liquido, que constituye la
fase continua. Si por efecto de las burbujas de gas ascendentes o de la
corriente liquida que se desplaza verticalmente se fluidizan las partículas
solidas, el equipo se denomina reactor de burbujeo o lecho fluidizado
trifásico, dependiendo sobre todo del tamaño de las partículas suspendidas.
La parte superior de lo equipos tiene un diámetro mayor con el fin de
disminuir en esa zona la velocidad lineal y así conseguir una más eficaz
separación de de sólidos, líquidos y gases.

Se han empelado equipos de lecho fluidizado en numerosas aplicaciones:


producción de cerveza, alcohol combustible, tratamiento de aguas
residuales aerobia y anaerobia, cultivo de células animales en suspensión,
etc.

Los fermentadores de lechos fluidizados presentan un margen estrecho de


condiciones operativas. Así cuando se empelan partículas pequeñas con
densidades similares a las del fluido se requiere una operación a bajas
velocidades lineales para evitar el arrastre masivo de bioparticulas. En estas
condiciones la trasferencia de masa externa puede controlar la velocidad
global, siendo especialmente importante en sistemas en los que las
partículas a fluidizar son floculos. Por otra parte, la operación puede
resultar inestable si la velocidad de fluidización es similar a la de
sedimentación. Se puede aumentar la densidad de las bioparticulas
incluyendo núcleos inertes en las matrices, si los microorganismos están
atrapados en una malla, o utilizando un soporte sobre el que realice la
adhesión en este caso se deben emplear partículas con una densidad tal
que permita la operación con un espesor de película optimo.

Biorreactores de ciclón

Los reactores de ciclón pueden resultar bien mezclados por instalación de


un agitador o mediante el uso de gas a presión. Debido a la amplia
distribución de los tiempos de residencia del sustrato no es posible la
conversión completa de sustrato a producto.

Biorreactores de membrana/enzima

En los reactores de enzima a membrana la enzima soluble y el sustrato se


introducen en un lado de una membrana de autofiltro. Mediante una bomba
se fuerza al producto a través de la membrana bajo una presión de 0.5 a 5
atmosferas; la membrana retiene la enzima así:

Los reactores me membrana/enzima tienen varias ventajas:

− Se elimina el gasto de inmovilización y reduce la perdida de enzima.

− Por adición periódica de enzima para compensar la perdida por


desnaturalización puede mantenerse la velocidad de la reacción
contante.

− Pueden utilizarse sistemas multienzimaticos.

− Reciclando la mezcla de reacción pueden ser optimizadas la


trasferencia de masa interna y externa.
− El sustrato y la enzima pueden ser reemplazados fácilmente.

La principal desventaja de los sistemas de membrana/enzima son las


fuerzas de cizalla del flujo del fluido, que tienden a desnaturalizar la enzima,
y la superficie relativamente grande de la membrana que se requiere.