Está en la página 1de 4

Agustín Ramos, 5to DA.

Alegoría de la caverna – Platón


Platón nos explica sobre su teoría, respondiendo sobre el cómo con instrucción y
enseñanza podemos comprender el hecho de existir los dos mundos. Los simplifica con dos
términos el primero como el mundo sensible en el que solo utilizamos los sentidos y el
segundo como el mundo inteligible donde sólo es alcanzable mediante el uso exclusivo de la
razón.

En esta representación simbólica Platón explica sobre una caverna en donde se


encuentran varios hombres prisioneros desde el día que nacieron, encadenados desde el
cuello hasta las piernas, en una posición a la que solamente puedan mirar hacia la pared del
fondo de la caverna, sin lograr girar en ningún momento la cabeza por la forma en la que
estaban apresados.

La descripción de la caverna donde se encuentran estos hombres encadenados, están


apoyados a sus espaldas por un muro compuesto de un pasillo, en donde están por orden de
cercanía otros hombres con unas varas largas que en la punta poseen figuras de diferentes
formas, seguido esta la hoguera que refleja la sombra en la pared de las figuras, y al final la
entrada de la caverna que da al exterior.

Estos hombres al ver esas sombras reflejadas en la pared, desde el inicio de sus vidas
ya que desde siempre han estado allí, las consideran como su única verdad, no creen en nada
más de lo que las sombras le puedan mostrar, sin dejar a un lado por la forma en la que están
encadenados no se les permite conocer nada más, solo lo que se refleja en la pared es todo lo
que entienden y aceptan.

Ignorantes por completo lo que sucede a sus espaldas, Platón continua explicando su
metáfora alegórica sobre lo que ocurrirá si uno de estos hombres encadenados fuera liberado,
logrando observar lo que ocurre a sus espaldas iniciando por la luz que irradia la hoguera,
sorprendiéndose aprendiendo a ver otra realidad de la que estaba acostumbrado y creía su
única verdad.

De inmediato su cerebro analiza una realidad más completa, formada de un cuerpo,


con color, movimiento, aceptando la primera visión que siempre tuvo como una simple
apariencia a su sensibilidad. Ya al asimilar por completo la información, este hombre se ve
impulsado por el conocimiento y curiosidad de saber que hay más allá de lo que solo puede
mirar.

Durante su camino hacia el exterior de la caverna, va explorando con sus otros


sentidos la textura de su al rededor, al salir se encuentra con otra realidad más diferente,
colorida y muy iluminada, provocando un daño permanente en su vista ya que el hombre
siempre se mantuvo en la poca iluminación que le brindaba la hoguera dentro de la caverna a
la simple vista de las sombras únicamente.

Logrando de esta manera identificar el mundo exterior como abierto, accesible,


transitable, fácil, superable, totalmente legible, detalla todo lo que le rodea, los árboles,
animales, los hombres, lagos, el cielo, siente la brisa explorando por parte sus sentidos,
finalmente coloca su vista directa hacia el sol, que es considerado la reencarnación metafórica
del Bien en la vida terrestre
La alegoría termina cuando este hombre se devuelve nuevamente a la caverna, con la
intención de darle una supuesta libertad a los otros hombres que habían quedado
encadenados, después de intentar explicarles, describirles por completo lo que el mismo había
experimentado y observado con sus propios ojos, estos hombres no hicieron más si no solo
burlarse de él.

Análisis:
El mito de la caverna es una alegoría que abarca varios elementos que comporta la
teoría de las ideas de Platón y un análisis dividido en 3 dimensiones:

1. la dimensión antropológica (naturaleza humana),


2. la dimensión ontológica (del ser) y epistemológica (del conocimiento) y,
3. la dimensión moral (valorización de la sociedad) y política (forma de gobernar)

La teoría de las ideas de Platón se basa en dos conceptos contrapuestos:

1. El mundo sensible, cuya experiencia se vive mediante los sentidos. Son


múltiples, corruptibles y mutables.

2. El mundo inteligible o el mundo de las ideas, cuya experiencia es cosechada


mediante el conocimiento, la realidad y el sentido de la vida. Siendo únicas,
eternas e inmutables.

Para Platón, cuerpo y alma corresponden a dos dimensiones diferentes. Por un lado, el
cuerpo está inmerso en el mundo sensible, que es corruptible y cambiante, mientras que, por
otro lado, el alma está unida al mundo de las ideas, que es perfecto e inmutable.

En el mito de la caverna, la dimensión antropológica se refiere a la condición del ser


humano, y su forma de conocer. Es dimensión está representada en la naturaleza del
prisionero y su cuerpo, su relación con la caverna (mundo sensible), así como en el mundo
exterior y la liberación de su alma (mundo de las ideas).

Los prisioneros son una metáfora de las personas que están atadas a sus percepciones
y las imágenes que se les presentan. Las sombras son el mundo físico que perciben y que creen
es el conocimiento verdadero. Sin embargo, aquello que observan dentro no es más que un
conocimiento subjetivo.

Cuando uno de los prisioneros se libera de sus cadenas y sale de la caverna, este viaje
representa su ascensión al mundo inteligible, en donde adquiere el verdadero conocimiento.
Lo anterior implica una liberación moral e intelectual del alma de las ataduras y
limitaciones ofrecidas por el mundo sensible. Su ascenso desde el interior de la caverna es una
metáfora de su paso de la ignorancia al mundo de las ideas. Este paso, según Platón, se puede
realizar con la práctica del método dialéctico.

Además, esta ascensión al mundo de las ideas es una búsqueda del conocimiento de sí
en el mundo exterior.

La alegoría en la actualidad:

Luego de leer y analizar el cuento de la Alegoría de la Caverna, podemos transportar


las ideas de Platón a la actualidad, la cual en mi opinión, pienso que la caverna son los medios
de comunicación los cuales nos tienen atados, (nosotros seriamos los esclavos) mirando las
proyecciones de sombra, que es la información o su realidad manipulada.

En algún momento nosotros como esclavos abrimos los ojos y nos damos cuenta que
la realidad no es como nos las presentan, tal vez esto sucede cuando pasamos de la niñez a la
adolescencia, que es cuando percibimos otro tipo de situaciones, y nos enseñan otro tipo de
cosas, lo cual produce que nos preguntemos ciertas cuestiones, las cuales hacen que seamos
ese esclavo que intenta salir de la caverna, y lo logra, ahora vemos la realidad, pero como hizo
el esclavo, vuelve a lo de antes y con respecto a nosotros, es que, sabemos cuál es la realidad o
nos la planteamos, pero seguimos inducidos por los medios de comunicación, siguiendo en la
misma vida que llevábamos antes, luego de tener ese pico de realidad.

También podría gustarte