Está en la página 1de 8

Los 11 grupos (o tipos) de animales

De acuerdo a aspectos relacionados con su fisiología, su anatomía, su metabolismo, su hábitat,


etc, la biología ha sido capaz de crear unos grupos en los que encasillar a cada una de las más de
950.000 especies de animales que conocemos hasta la fecha.

Pese a que hay diferentes formas de clasificar, una de las más reconocidas es aquella que realiza
una división en dos grandes grupos dependiendo de si el animal tiene columna vertebral o no, uno
de los rasgos más importantes en cuanto a la fisiología de los seres vivos.

1. Animales vertebrados

Los vertebrados son todos aquellos seres vivos que cumplen con las características anteriormente
descritas de los animales y que, además, tienen columna vertebral y huesos (o estructuras de
igual funcionalidad).

Esto hace que los animales correspondientes a este grupo tengan una estructura similar con
cabeza, tronco, extremidades y cola (aunque algunos, como los humanos, la hayan perdido
durante la evolución). Otra de las características que cumplen los vertebrados es que tienen su
cuerpo rodeado de alguna estructura que envuelve su piel.

Aquí es donde encontramos desde los humanos hasta las serpientes, pasando por los salmones,
los elefantes, los osos, las ranas, las tortugas, etc.

1.1. Mamíferos

Los mamíferos son animales vertebrados cuya principal característica es que el desarrollo fetal
ocurre en el interior de las hembras y que después, las crías se alimentan de la leche de las
glándulas mamarias de la madre.

Otra de las principales características de los mamíferos es que disponen del sistema nervioso
central más desarrollado de la naturaleza, lo que les permite percibir estímulos y responder ante
ellos de formas muy complejas. Gracias a ello los mamíferos son capaces de anticiparse a peligros
que saben que pueden resultar dañinos.

Además, otro de los rasgos en común de los mamíferos es que la piel, en la mayoría de casos, está
rodeada de pelo, algo de lo que no disponen los otros grupos de animales, y que son seres de
sangre caliente, es decir, son capaces de conservar su temperatura corporal independientemente
del medio.

Conocemos más de 5.400 especies de mamíferos: perros, caballos, elefantes, ratas, leones, osos,
monos y, evidentemente, los humanos. No tienen por qué estar en la superficie terrestre, pues los
murciélagos son mamíferos pese a poder volar, del mismo modo que lo son los delfines aunque
sean organismos acuáticos.
1.2. Aves

A grandes rasgos, las aves son los animales especializados en volar, aunque algunas de las
especies han perdido la capacidad de hacerlo a lo largo de la evolución. Su principal característica
es que su piel está recubierta de plumas.

Exceptuando los murciélagos, que son mamíferos, son los únicos animales capaces de volar, algo
que se consigue gracias a la presencia de alas, unas estructuras anatómicas con la musculatura
necesaria para permitir el vuelo activo. Junto a los mamíferos, son el único grupo de animales de
sangre caliente.

Además, todas las aves disponen de pico, el cual sustituye a los dientes de los mamíferos. En este
caso, se reproducen mediante huevos, es decir, el desarrollo fetal no se da en el interior de la
hembra. Por lo tanto, pese a que la fecundación es interna, las crías se desarrollan en los huevos
hasta que eclosionan cuando el individuo está listo para nacer.
1.3. Peces

Los peces son los animales que habitan los medios acuáticos, por lo que deben estar adaptados
a estos. Por ello, los peces tienen una piel recubierta en este caso de escamas y realizan la
respiración a través de las branquias (no tienen pulmones), unos órganos que permiten captar el
oxígeno del agua.

Pese a la gran variedad de morfologías, los peces tienen aletas que permiten su movimiento en el
agua, tanto dulce como salada. Disponen también de lo que se conoce como vejiga natatoria, un
órgano que permite a los peces ascender y descender en el agua sin problemas. Gracias a esta
estructura son animales que funcionan como “submarinos”.

En este caso, la reproducción de los peces no solo es que se de mediante huevos, sino que la
fecundación no es interna. Las hembras expulsan los huevos y los machos liberan las células
sexuales para fecundar los huevos en el exterior.

Son animales de sangre fría, es decir, no son capaces de regular su temperatura corporal, por lo
que dependen de las condiciones del medio.

Los peces fueron los primeros animales vertebrados que poblaron la Tierra hace 400 millones de
años. Por lo tanto, todos los otros vertebrados, incluidos nosotros, procedemos de ellos.
1.4. Anfibios

Los anfibios son animales vertebrados cuya principal característica es que pasan por una
metamorfosis, es decir, sufren unos cambios morfológicos muy grandes para dejar de ser crías a
ser adultos. La primera fase de su ciclo (renacuajo) es en el agua y la segunda, en la tierra. De ahí
su nombre, que procede del griego “amphi” (doble) y “bio” (vida).

Su piel, a diferencia de todos los otros animales, no está recubierta por ninguna estructura (ni
pelo, ni escamas, ni plumas…) ya que es a través de ella que capta el oxígeno con un proceso que
se conoce como respiración cutánea. Además, algunas especies tienen glándulas venenosas en la
piel que segregan sustancias tóxicas.

Tienen una reproducción similar a la de las aves, pues la fecundación es interna (hay cópula entre
macho y hembra) pero el desarrollo fetal ocurre en los huevos que se ponen en el agua, de donde
saldrán los renacuajos.

Son animales de sangre fría, por lo que deben mantenerse siempre húmedos para conservar su
temperatura corporal. Es por ello que los anfibios siempre se encuentran cerca de ambientes
acuáticos, pues deben estar constantemente con agua en su piel.

Las ranas, los sapos, las salamandras, los tritones y las cecilias son algunos de los ejemplos de
anfibio más comunes.
1.5. Reptiles

Los reptiles son animales vertebrados cuya principal característica es la presencia de escamas en
la piel y el hecho de ser de sangre fría, por lo que no pueden conservar su temperatura corporal.
En este caso, sin embargo, a diferencia de los anfibios, los reptiles tienden a permanecer en el sol.

La respiración de los reptiles, además, es siempre a través de pulmones. Incluso los cocodrilos, las
tortugas marinas y otros reptiles acuáticos respiran mediante estos órganos. Estos tienen una
capacidad pulmonar muy elevada y reducen su metabolismo para aguantar mucho tiempo bajo el
agua sin respirar.

Fruto de este lento metabolismo, es común que los reptiles, pese a cazar de forma feroz y ser
depredadores muy eficientes, necesiten un largo período de descanso después de haber comido,
pues la digestión les toma mucho tiempo.

Los reptiles tienen una reproducción similar a la de las aves y los anfibios, pues la fecundación
ocurre en el interior de la hembra pero esta pone los huevos en el exterior, donde se desarrollarán
los individuos.

Muchos reptiles, además, son los únicos animales que han desarrollado glándulas venenosas en su
dentadura. Ejemplo de ello son muchas serpientes y los dragones de Komodo.

Son uno de los grupos de animales más antiguos de la Tierra (en su día llegaron a dominarla) y
tenemos: serpientes, tortugas, cocodrilos, iguanas, camaleones, lagartijas...
2. Animales invertebrados

Cambiamos totalmente de grupo y entramos en el de todos aquellos animales que no tienen


columna vertebral. Los invertebrados no tienen ningún esqueleto interno que permita su
articulación. Pese a que pueda resultar extraño, ellos constituyen el 95 % de todas las especies
animales que conocemos hoy en día.

Son increíblemente variados en morfología, por lo que una de las pocas características que
comparten es que se reproducen mediante huevos.

2.1. Artrópodos

Son el grupo más diverso de invertebrados. De hecho, se estima que el 90 % de los animales de la
Tierra forman parte de los artrópodos. Viven en cualquier medio y tienen una estructura de
protección que los recubre, patas articuladas y el cuerpo dividido en cabeza, tórax y abdomen.

Los insectos, las arañas, las garrapatas, los escorpiones, los crustáceos (cangrejo, langosta,
camarón…), el ciempiés, el milpiés, etc. Todos estos son artrópodos.

2.2. Moluscos

Los moluscos tienen un cuerpo blando que, a menudo, está rodeado de una concha dura.
Pueden vivir tanto en la tierra como en el mar y tenemos: caracol, babosa, lapa, ostras, mejillones,
almejas, pulpo, calamar...
2.3. Equinodermos

Los equinodermos son animales marinos con un cuerpo dividido en dos lados: una parte superior
dura y una inferior blanda donde está la boca. Las estrellas de mar y los erizos son los principales
representantes de este grupo.

2.4. Gusanos

Los gusanos tienen un cuerpo blando que no está rodeado de ninguna estructura de protección y
cuya principal característica es que se desplazan reptando. Las lombrices, las sanguijuelas e incluso
el anisakis o la tenia son algunos de sus representantes.

2.5. Esponjas

También conocidos como poríferos, las esponjas son animales sin capacidad de locomoción, pues
viven anclados a la superficie de rocas en el lecho marino. Son los invertebrados más sencillos ya
que no tienen sistema nervioso ni cualquier otro tipo de órgano. De todos modos, captan el
alimento y el oxígeno a través de sus poros u orificios, donde tienen células diseñadas para ello.
2.6. Cnidarios

Los cnidarios son invertebrados acuáticos muy sencillos sin la capacidad de locomoción activa,
aunque algunas especies sí que pueden moverse si son arrastrados por la corriente. Las medusas y
los pólipos (viven fijos en las rocas marinas) como las anémonas y el coral son los principales
representantes de este grupo.

También podría gustarte