Está en la página 1de 823

Wagamama na Koi

Amor Egoísta

Kawano Sora
Kawano Sora
Wagamama na Koi

Novela 1
Unmei
“Destino”

iii
Copyright © 2014 Solange Álvarez Encinoso

Diseño de portada: Kawano Sora

Todos los derechos reservados

Edición revisada a marzo de 2016


CONTENIDO
Capítulo 1 La apuesta ........................................................................................... 19
Capítulo 2 Trocitos del pasado ........................................................................... 28
Capítulo 3 Un secreto descubierto ..................................................................... 36
Capítulo 4 Cerezos en flor ................................................................................... 41
Capítulo 5 Lo que siento por ti ........................................................................... 53
Capítulo 6 El príncipe y el pequeño príncipe ................................................... 69
Capítulo 7 El significado de querer .................................................................... 84
Capítulo 8 Umiko.................................................................................................. 95
Capítulo 9 Desesperación .................................................................................. 104
Capítulo 10 ¿Está bien que lo deje ir? .............................................................. 118
Capítulo 10.2 Una relación algo complicada .................................................. 129
Capítulo 11 Caminos y decisiones .................................................................... 139
Capítulo 12 El juego comienza ......................................................................... 151
Capítulo 13 La respuesta es el presente ........................................................... 159
Capítulo 14 Lo somos Todo ............................................................................. 168
Capítulo 15 Primer paso .................................................................................... 175
Capítulo 16 Trato ................................................................................................ 182
Capítulo 17 Noche en el ryokan ........................................................................ 189
Capítulo 18 Visita Inesperada ........................................................................... 195
Capítulo 19 Domingo improvisado ................................................................. 209
Capítulo 20 Pasado compartido........................................................................ 224
Capítulo 21 Una nueva rutina ........................................................................... 237
Capítulo 22 Acciones impulsivas ...................................................................... 246
Capítulo 23 ¿De la misma cuerda? ................................................................... 251
Capítulo 24 Miyagi, házmelo ............................................................................. 259
Capítulo 25 Sólo contigo ................................................................................... 265
Capítulo 26 Descontrol ...................................................................................... 277
Capítulo 27 Y soñó con él ................................................................................. 287
Capítulo 28 Pasar página.................................................................................... 297
Capítulo 29 Confío en ti .................................................................................... 303

5
Kawano Sora

Capítulo 30 Decisiones y Promesas ................................................................. 313


Capítulo 31 Historias dentro de las historias .................................................. 328
Capítulo 31.2 Rencuentro .................................................................................. 340
Capítulo 32 El pasado nos acompaña.............................................................. 354
Capítulo 33 Siempre a escondidas... siempre en silencio .............................. 369
Capítulo 34.1 Memorias del ayer ...................................................................... 376
Capítulo 34.2 No quiero volverme a adicto a él............................................. 392
Capítulo 35 Daiki... Lo siento tanto... .............................................................. 404
Capítulo 36 Discusión ........................................................................................ 417
Capítulo 37 Dilo... una vez más ........................................................................ 427
Capítulo 38 Takeshi encuentra a Taryu ........................................................... 439
Capítulo 39 Nadie dijo que fuese fácil ............................................................. 450
Capítulo 40 Comienzan los celos ..................................................................... 465
Capítulo 41 Luchar contra la marea Parte I .................................................... 481
Capítulo 42 Luchar contra la marea. Parte II ................................................. 493
Capítulo 43 El amor no está libre de miedos ................................................. 502
Capítulo 44 Ryohei ............................................................................................. 519
Capítulo 45 Miedos y amor ............................................................................... 532
Capítulo 46 ¿Me explicas lo que significa querer? ......................................... 541
Capítulo 47 Historias del pasado Parte I ......................................................... 555
Capítulo 48 Historias del pasado Parte II ....................................................... 565
Capítulo 49 Oculto en un castillo de hielo...................................................... 590
Capítulo 50 Atrapado en el pasado .................................................................. 604
Capítulo 51 Sentimientos ................................................................................... 612
Capítulo 52 Por ti lo haré que sea .................................................................... 644
Capítulo 53 A todos nos acompaña una historia ........................................... 656
Capítulo 54 “Say Something” ........................................................................... 668
Capítulo 55 Palabras como armas .................................................................... 680
Capítulo 55 Parte II ............................................................................................ 689
Capítulo 56 Pasar el resto de mi vida a tu lado .............................................. 694
Capítulo 57 “Breath me” ................................................................................... 703

6
Wagamama na Koi

Capítulo 58 Esencia de su olor ......................................................................... 713


Capítulo 59 Acercándose a su dolor ................................................................ 723
Capítulo 60 No me dejes ................................................................................... 738
Capítulo 61 Sin ti, no puedo.............................................................................. 756
Capítulo 62 Nuevo mañana............................................................................... 770
Extra de la novela 1 ............................................................................................ 795
¿Cómo surgió Wagamama na Koi? .................................................................. 797
Curiosidades de Wagamama na Koi ................................................................ 797
Avance de la novela 2 “Eien” ........................................................................... 801

7
Kawano Sora

8
Wagamama na Koi

AGRADECIMIENTOS

Hasta hace poco más de dos años la idea de crear una historia tan inmensa y
con tantos personajes se me hacía imposible. En mi mente siempre estaba el
famoso “no puedo” o el “es demasiado para mí”. Así que, aunque sabía que en
algún momento de mi vida llegaría a escribir una novela por el simple hecho de
hacerlo antes de morir, me rendí sin ni siquiera empezar.
Y entonces, un día cualquiera, como ayer, como hoy o como mañana, escuché
una canción mientras iba de camino a la universidad, y de pronto, como si la
historia hubiese caído del cielo, comencé a imaginar –o más que imaginar, a
conocer–.
Nunca he visto esta historia como algo mío, me cuesta pensar que yo he
inventado a los personajes porque no los veo como un “invento”, sino como
algo real, algo que ya existía y que yo simplemente he puesto en papel. Siento
como si fuesen ellos los que me cuentan la historia, los secretos y sus
pensamientos; y quizás es por eso por lo que, en la mayor parte del tiempo, me
siento como una lectora más.
Así que, emocionada por todas esas ideas que comenzaban a fluir en mi
cabeza, decidí darle forma a esos pensamientos y compartir la historia. Admito
que empezó como algo simple, lleno de flores rosas y cursiladas sin fin; los
pobres Hiroki y Shouta fueron los primeros en experimentar la mano de una
escritora que no tenía idea de literatura. Pero gracias a ese inicio, gracias a ellos,
pude ir mejorando con el tiempo.
Y después sucedió algo tan mágico como la propia historia en sí: lectores.
Puedo asegurar, casi en un cien por cien, que esta historia ha llegado hasta
donde está gracias a los lectores (y en gran mayoría, lectoras) que han ido
siguiendo la serie, semana a semana, comentando, mostrándome sus
sentimientos, su apoyo, su cariño por los personajes… Eso ha sido, por encima
de todas las cosas, lo que más me ha impulsado a seguir contando esta novela.
Así que quiero agradecer, en primer lugar, a todos esos lectores y lectoras que
con sus palabras me han hecho creer que los sueños son posibles y a todos los
que me han ayudado en este proyecto, a Su Jin (Aimara) porque fue la primera
persona que leyó el inicio de la novela y que me aconsejó en mis primeros
pasos de bebé; a Pato-chan (Patri) por todas aquellas puntualizaciones tan
acertadas, aquellos detalles, aquellos consejos y aquellos comentarios entre
líneas que tantas risas causaban (los echo de menos), sin ella esta novela no
hubiese sido la misma; a mi hermano, por su creatividad y ayuda constante en
todas las cosas que le pido; a mi hermana porque quiere aparecer en los
agradecimientos (¡aquí estás!); y por supuesto, a mi amiga y compañera en este
proyecto y viaje, Kami, por el esfuerzo y el amor que le pone a todo lo que
hace, por nuestras conversaciones por skype, por nuestros sueños en común,
por nuestras risas y por todas esas correcciones a última hora que le hago
hacer… (tengo que decirle al mundo entero que soy una auténtica explotadora
con la pobre Kami… -te compensaré, Kami, te compensaré-).

9
Kawano Sora

Y finalmente, las personas más importantes en ese apartado y a las que le


debo que esta historia exista, las que, por encima de todo, han hecho real este
sueño y me han dado tanto amor, felicidad, tristeza, lágrimas y alegría: gracias a
Takeshi, Shouta, Hiroki y Ryu por haberme permitido en entrar en su mundo.

Kawano, Sora
Agosto 2014

10
Wagamama na Koi

SIGNIFICADO DE NOMBRES Y FECHA DE CUMPLEAÑOS


DE PERSONAJES:

Aclaraciones: solamente están los significados de los nombres, no de los apellidos.


Primero está escrito el apellido y luego el nombre. No están escritos todos los personajes,
sólo aquellos más relevantes. Y por último: la cuarta generación es la actual, la tercera los
padres de los protagonistas, la segunda los abuelos y la primera los bisabuelos.

Cuarta Generación:
Matsumoto Takeshi
松本 武: guerrero
Año de Nacimiento: 18 de Enero de 1997
En 2014 cumpliría 17 años

Miyagi Ryutaro
宮城 隆太郎: Hijo del Gran Dragón
Año de Nacimiento: 3 de Junio de 1989
En 2014 cumpliría 25 años

Souma Shouta
相馬 翔太: Volar hacia lo alto
Año de Nacimiento: 18 de Febrero de 1997
En 2014 cumpliría 17 años

Yoshimura Hiroki
吉村 大樹: Gran Árbol
Año de Nacimiento: 1 de Abril de 1996
En 2014 cumpliría 18 años

Inoue Umiko (Mimi)


井上 海子: Niña que viene del mar
Año de Nacimiento: 7 de Diciembre de 1996
En 2014 cumpliría 18 años

11
Kawano Sora

Fuji Makoto
藤井 誠: Sincero, honesto
Año de Nacimiento: 4 de Marzo de 1996.
En 2014 cumpliría 18 años

Souma Kotori
相馬 小鳥: Pequeño pájaro
Año de Nacimiento: 15 de Octubre de 1985
En 2014 cumpliría 29 años

Kitazawa Ryohei
北沢 凌平: Superior a los demás
Año de Nacimiento: 3 de Abril de 1994
En 2014 cumpliría 20 años

Suzuki Minami
鈴木 南: Sur
Año de Nacimiento: 14 de Agosto de 1996
En 2014 cumpliría 18 años

Hashimoto Yuna
橋本 夢夏: Sueño de Verano
Año de Nacimiento: 9 de Junio de 1996
En 2014 cumpliría 18 años

Maeda Shin’ichi
前田 真一: Verdadero
Año de Nacimiento: 21 de Abril de 1995
En 2014 cumpliría 19 años

Miura Asahi
三浦 朝日: Mañana soleada
Año de Nacimiento: 8 de Marzo de 1995
En 2014 cumpliría 18 años

12
Wagamama na Koi

Tercera Generación
Miyagi Wataru
宮城 渉: El que navega
Padre de Ryu y de Shouta
Año de Nacimiento: 27 de Noviembre de 1959
En 2014 cumpliría 55 años

Matsumoto Kazuo
松本 一夫: Primer hijo
Padre de Takeshi
Año de Nacimiento: 14 de Agosto de 1960
En 2014 cumpliría 54 años

Souma Yusuke
相馬 祐介: Aquel que ayuda con facilidad
Hermano de Mitsu. Padre de Kotori
Año de Nacimiento: 14 de Junio de 1962
En 2014 cumpliría 52 años

Miyagi Yuuto
宮城 優翔: Amable, cariñoso
Hermano de Wataru
Año de Nacimiento: 7 de Agosto de 1967
En 2014 cumpliría 47 años

Souma Hanako
相馬 花子: Niña Flor
Madre de Kotori. Esposa de Yusuke
Año de Nacimiento: 7 de Julio de 1964
En 2014 cumpliría 50 años

Sugimura Jiro
杉村 二郎: El segundo hijo
Pareja de Riko. Año de Nacimiento: 23 de Octubre de 1970
En 2014 cumpliría 44 años

13
Kawano Sora

Miyagi Mitsuki (Mitsu)


宮城 美月: Bella Luna
Madre de Shouta y de Ryu
Año de Nacimiento: 5 de Enero de 1972
En 2014 cumpliría 42 años

Anna Nikoláyevna
Анна Николаевна: benéfica, compasiva o hermosa
Año de Nacimiento: 14 de Marzo de 1972
En 2014 cumpliría 42 años

Kiyomura Riko
清村 莉子: Niña Jazmín
Madre de Takeshi
Año de Nacimiento: 18 de Febrero de 1972
En 2014 cumpliría 42 años

Inoue Daiki
井上 大樹: Gran Árbol
Padre de Mimi
Año de Nacimiento: 19 de Marzo de 1974
En 2014 cumplirá 40 años

Inoue Sayuri
井上 小百合: pequeña flor de lirio
Madre de Mimi
Año de Nacimiento: 1 de Abril de 1974
En 2014 cumplirá 38 años

Yoshimura Naoko
吉村 直子: Niña obediente
Madre de Hiroki
Año de Nacimiento: 7 de Octubre de 1975
En 2014 cumplirá 39 años

14
Wagamama na Koi

Yoshimura Toshiyuki (Yuki)


吉村 智之: Sabiduría
Padre de Hiroki
Año de Nacimiento: 1 de Noviembre de 1975
En 2014 cumplirá 38 años

Segunda Generación
Yoshimura Takumi
吉村 工: Habilidoso
Padre de Yuki. Abuelo de Hiroki.
Año de Nacimiento: 14 de Agosto de 1942
En 2014 cumplirá 72 años

Miyagi Yamato
宮城 大和: Calma absoluta
Padre de Yuuto y Wataru. Abuelo de Ryu
Año de Nacimiento: 13 de Septiembre de 1931
En 2014 cumplirá 83 años

Souma Hayate
相馬 颯: Rápido como el viento
Padre de Yusuke y Mitsu. Abuelo de Kotori, Shouta y Ryu.
Año de Nacimiento: 21 de Febrero de 1927
En 2014 cumplirá 87

Souma Masako
相馬 雅子: Niña Elegante
Madre de Yusuke y Mitsu. Abuela de Kotori, Shouta y Ryu.
Año de Nacimiento: 17 de Noviembre de 1939
En 2014 cumplirá 75

Yoshida Haruko
吉田 春子: Niña de la primavera
Año de Nacimiento: 30 de Abril de 1952
En 2014 cumpliría 62 años

15
Kawano Sora

Inoue Satsuki
井上 幸希: Felicidad
Madre de Daiki. Abuela de Mimi
Año de Nacimiento: 17 de Noviembre de 1939
En 2014 cumpliría 75 años

Inoue Kazuki
井上 和樹: Paz y esperanza
Padre de Daiki. Abuelo de Mimi
Año de Nacimiento: 8 de Enero de 1939
En 2014 cumpliría 75 años

Primera Generación
Yagami Tomoya
八神 友弥: Que reúne amistades
Padre de Satsuki. Abuelo de Daiki. Bisabuelo de Mimi.
Año de Nacimiento: 8 de Febrero de 1911
En 2014 cumpliría 103 años

Yoshimura Akako
吉村 紅子: Niña del color rojo
Madre de Takumi. Abuela de Yuki. Bisabuela de Hiroki.
Año de Nacimiento: 12 de Mayo de 1921
En 2014 cumpliría 93 años

16
Wagamama na Koi

ACLARACIONES

En Japón, el año escolar comienza el 2 de abril y finaliza en marzo del año


siguiente. Hay un mes de vacaciones en verano (agosto) y una semana entre
abril y marzo antes de pasar al curso siguiente.
Por otro lado, los alumnos en cada clase no son los nacidos en el mismo año,
sino que los agrupan entre los nacidos del 2 de abril y el 1 de abril del año
siguiente. Así, por ejemplo, aunque un chico haya nacido en diciembre de 1996
y otro chico en febrero de 1997, ambos estarán en el mismo curso.

17
Kawano Sora

18
Wagamama na Koi

Capítulo 1 La apuesta
— Eso que dices es todo mentira. ¿Personas predeterminadas? ¿Hilos del
destino? Si creen en esas cosas no son más que unas ilusas… la vida no
funciona así.
— Ya que te veo tan metido en el tema, ¿por qué no me dices cómo funciona,
Takeshi-kun? — Minami cruzó los brazos sentada en la silla y esperó con el
ceño fruncido la respuesta de su compañero de clase.
— Es muy fácil. No te enamoras gracias al destino, está todo en el cerebro —
Dijo mientras se daba golpecitos en la sien—. Cualquier persona sirve para el
amor. Podrías enamorarte hasta del feo de Nobiru.
— ¡Eso es mentira! —Yuna-chan no tardó en protestar—. Yo creo que cada
uno de nosotros tiene a alguien esperando, alguien que será la persona perfecta.
¡Cualquiera no sirve!
— Ay, Yuna-chan —El tono de Takeshi sonó despectivo—, es mejor que
dejes los cuentos para los niños. Esas cosas no existen. Probablemente te
casarás con un hombre normal, vivirás una vida normal, tendrás hijos normales
y morirás. Déjate de esperar algo que nunca sucederá. El amor no existe —
Takeshi entonces, después de dejar a su pobre compañera deprimida, se dirigió
a Minami con mirada traviesa —. Si quieres que te lo demuestre elige a alguien,
cualquiera de esta clase, y verás cómo consigo enamorarla. Incluso te digo que
no me importa el físico con tal de poder demostrar mi teoría —Añadió
arrogantemente—. Todas caen ante mi seducción… todas se enamoran.
— Si pierdes… —Minami cruzó las piernas y entrecerró los ojos—. Si pierdes
tendrás que presentarme a Yoshimura.
— ¿Yoshimura? ¿Yoshimura Hiroki? —Soltó una carcajada—. No me digas
que a la intocable y perfecta Minami le gusta Hiroki… vaya sorpresa —Se
quedó callado unos segundos mientras la miraba con una sonrisa de medio
lado—. Está bien, trato hecho. Elige... será divertido ver cómo te quedas sin tu
príncipe.
Minami dirigió su mirada a lo largo de la clase, buscando la presa perfecta: una
presa que Takeshi jamás podría cazar. “Natsumi es bastante difícil, y además
tiene novio… pero creo que le gustan los tipos como Takeshi. ¿Meiko? No,
jamás ha tenido pareja, seguro que se iría con el primero que pasase. Piensa,
Minami, piensa. Debo elegir a alguien atractiva pero a la vez cerrada y poco
sociable, o quizás una chica que ya esté enamorada de otro…”
Y de repente la solución perfecta, la presa que Takeshi, ni en su más remoto
sueño, podría tocar… la persona prácticamente inconquistable:
— Souma.
— ¡¿Souma?! ¿Estás hablando de Souma Shouta? —Preguntó abriendo los
ojos de par en par.
— El mismo —Minami sonrió sintiéndose poderosa.
— ¡Pero es un chico! ¡Eso es hacer trampa! —Gritó él mientras se levantaba
del asiento con brusquedad.
— Vaya, vaya, vaya… ¿qué tenemos aquí? ¿No has empezado y ya te rindes?

19
Kawano Sora

Tú lo dijiste, que podrías enamorar a cualquiera. Pues quiero que enamores a


Souma-kun.
— ¿Y cómo sabrás si lo he enamorado o no? ¿Y si se declara? ¿Cómo lo
demuestro?
— Conozco tu personalidad desde hace ya algunos años... sé que eres sincero.
Me basta tu palabra.
Takeshi se sentó resoplando en el asiento.
— Un chico… conquistar a un chico. ¿Cómo demonios se conquista a un
chico? No soy gay, no sé de esas cosas. Y lo que es peor ¡Shouta tampoco es
gay! No tiene sentido enamorar a alguien así…
— Tú lo dijiste —Añadió Minami con una sonrisa divertida—. Que podrías
enamorar a cualquiera.
— Ya llegó la profesora, Minami —Interrumpió Yuna mientras se levantaba y
colocaba la silla en su mesa; Takeshi hizo lo mismo.
Pero aunque tenía un examen al día siguiente, en vez de prestar atención a las
lecciones del maestro, se puso a pensar en cómo se había metido en aquel lío e
ideaba maneras de conquistar a Shouta… a un chico. ¿De verdad tenía que
enamorarlo?
De vez en cuando echaba miradas hacia la derecha, en la otra punta de la
clase, donde se sentaba su presa: siempre callada y sin molestar.
Tendría que atacar de frente, al terminar las clases comenzaría el juego.

A sus dieciséis años, Takeshi ya era demasiado mujeriego. Muy pocas habían
conseguido resistirse a la sensualidad y atracción del joven. Quizás era por su
personalidad despreocupada o quizás era por su físico; la cuestión era que
conseguía todo lo que quería.
Por supuesto, las chicas con las que solía tener sexo eran mayores que él.
Principalmente, porque las de su propia edad se ponían nerviosas cuando les
metía mano o se negaban a ir más lejos que algunos besos; y como esos detalles
a Takeshi le sacaban de quicio, siempre andaba con las de cursos superiores e
incluso con alguna que otra universitaria. Los chicos de su clase les
preguntaban consejos y Takeshi, orgulloso por ser uno de los pocos que
mantenía relaciones sexuales, les daba trucos a sus amigos para mejorar en las
conquistas.
Pero nunca hablaba de amor; para él, eso era algo inexistente.
Suponía que su visión negativa tanto de las mujeres y del amor en pareja se
debía a que sus padres se divorciaron cuando él tenía ocho años. Su padre,
dueño de una empresa nacional con unos muy buenos ingresos, había decidido
dejar a su mujer a cambio de una jovencita secretaria que trabajaba en su
oficina. Debido a ello, la madre de Takeshi perdió todas las comodidades que
tenía en su momento y tuvo que mudarse con su hijo a una pequeña casita
familiar en Tokyo. La relación con su padre, fría y lejana, fue desapareciendo
con el tiempo hasta hacerse casi inexistente. El único vínculo que tenían en

20
Wagamama na Koi

aquellos momentos era el apellido y la herencia que recibiría.


Takeshi hubiese podido superarlo si no fuese porque al poco de divorciarse,
su madre se había hecho novia del jefe de la tienda donde había comenzado a
trabajar. Se sintió traicionado por aquella situación y su personalidad se volvió
rebelde, desagradable, arisca e infantil. Llegaba tarde a casa, estudiaba lo justo y
necesario, ignoraba al novio de su madre y ni siquiera cenaba con ellos. Su
madre y Sugimura intentaban por todos los medios hacerle ver que lo querían,
pero él simplemente se cegaba.
Tan sólo quería tener un motivo para sentirse herido.

Fue fácil, al final del día, llegar hasta Shouta y preguntarle si podía ir a su casa
a que le explicase unos apuntes que, en teoría, no entendía. Aunque no fuesen
amigos, Shouta y Takeshi habían conversado un par de veces y eran buenos
compañeros de clase.
— Claro. Así podré repasar la clase de hoy —Le contestó sonriendo.
Takeshi se anotó un punto en su cerebro. “La cosa marcha bien”.
El trayecto a la casa fue entretenido, y Takeshi descubrió que Shouta no era
tan aburrido como aparentaba.
— Hemos llegado. Es esta —Se detuvieron ante una casita de dos pisos.
— Vaya, es muy bonita. No parece antigua.
— No lo es, nos mudamos hace casi dos años, justo cuando terminaron de
construirla.
Shouta abrió la puertita exterior, traspasaron el pequeño jardín y entraron por
la puerta principal.
— Con permiso —Dijo Takeshi alargando la última «o». Dejaron los zapatos
en la entrada y fueron hasta el salón.
— ¿Quieres algo de beber?
— Mmm, un poco de agua, por favor.
Mientras Shouta iba hacia la cocina, Takeshi investigó la sala con ojos
curiosos. Se notaba que venía de una familia con dinero. Los sillones eran de
diseño, las cortinas, la alfombra, la lámpara, incluso la pintura de las paredes
parecía cara. Encima de los muebles varios marcos de fotos adornaban la
habitación, aunque los personajes siempre se repetían: Shouta de pequeño junto
con un chico joven –muy atractivo, por cierto– y una mujer de pelo negro y
largo. Supuso que tendría que ser un hermano, ya que parecía demasiado joven
para ser el padre.
Se sentó delicadamente en el sillón, tieso, temiendo que en cualquier
momento algo de la casa fuese a romperse a consecuencia de aquella
perfección. El reloj hacía un horrible tic-tac y la oscuridad y el minimalismo de
la habitación no hacía sino aumentar la incomodidad de Takeshi.
¿Quién demonios había diseñado esa casa tan fría y con muebles tan negros?
Todo era malditamente negro, incluso las cortinas eran negras…
Takeshi sacudió la cabeza y apretó el puño.

21
Kawano Sora

¡No debía pensar en esas cosas, sino en lo realmente importante! La apuesta.


Conquistar a Shouta no iba a ser difícil, parecía ser el típico chico tímido con
poca resistencia. Si le hacía creer que estaba enamorado desde hacía tiempo,
probablemente acabaría rindiéndose ante sus encantos. Unas cuantas palabras,
algún que otro juego erótico…
“Ey, un momento. ¿Cómo se supone que voy a hacer guarradas con él? A mí
no me van los tíos. No soy gay, ni quiero serlo… Pero… supongo que tendré
que besarlo… digo yo, de alguna manera tendré que enamorarlo ¿no?…”
Tragó saliva.
“Bueno, todo sea por ganarle la apuesta a la zorra de Minami. Besar a un tío o
besar a una tía, si cierro los ojos es lo mismo. Y más decencia de la que he
perdido en mi vida no voy a perder. Así que a la mierda todo”.
Suspiró y se acomodó en el sillón, más relajado.
Shouta interrumpió sus perversos planes al traer el vaso de agua y sentarse a
su lado.
— Ten. También he traído los apuntes—Abrió la página de su cuaderno—.
¿Empezamos?
Sin darse cuenta, y debido quizás a la habilidad de Shouta para explicar bien,
Takeshi acabó contagiado por el sentimiento de responsabilidad académica y
prestó más atención a lo que Shouta decía que a sus propios planes. Cuando
recordó el motivo por el que había quedado con él, ya había pasado más de una
hora.
— ¿Te ha servido de algo?
Takeshi se echó hacia atrás en el sofá, fundiendo su pelo negro ondulado y
rebelde con la oscuridad del cuero. “Me lo tengo que cortar dentro de poco…
ya lo tengo demasiado largo”
— Sí, claro —Le respondió con sinceridad—. La verdad es que explicas muy
bien, deberíamos hacer un trato con el director y ponerte a ti a dar clases.
Shouta rio con suavidad.
— Eres un exagerado, lo que pasa es que siempre pasas del profesor y no
atiendes. Además, yo aprendí de un amigo que también me ayudaba con estas
cosas.
— Mmm… bueno, ahora te tengo yo a ti para que me ayudes —Bostezó—.
Hemos acabado antes de lo previsto. ¿A qué hora llegan tus padres?
Shouta cambió de posición, como buscando tiempo para contestar a la
pregunta.
— Bueno, vivo con mi hermano mayor. Y esta semana estoy solo, tiene un
viaje de negocios — Se colocó un mechón de pelo detrás de la oreja.
— No tienes el pelo totalmente negro ¿verdad? —Le preguntó mientras se
acercaba a su rostro bruscamente—. Es castaño… ¿es natural?
— Ah sí, mi madre biológica tenía el pelo rubio… creo que heredé una
mezcla. No era japonesa.
Por supuesto, a Takeshi no se le escapó el concepto de biológica que añadió
tras la palabra, pero prefirió dejarlo pasar.
— ¿En serio? ¿No eres totalmente japonés?

22
Wagamama na Koi

— No, mi… madre biológica era occidental. Sin embargo mi padre sí que es
japonés. Aunque creo que el único rasgo que saqué de mi madre es el pelo…—
Afirmó Shouta a la vez que pasaba su mano por su cabello.
— No creo, ahora que me fijo tus ojos son un poco más grandes y redondos,
no tan rasgados. Tienes unas facciones muy suaves, prácticamente podrías ser
modelo, ¿nunca te lo has planteado?
La reacción de Shouta fue la misma que Takeshi esperaba: se sonrojó,
nervioso, a la vez que afirmaba tartamudeando que algo así era imposible.
Bromearon un rato y cuando el sol se escondió sumiendo a la ciudad en una
oscuridad tenue, fue el momento de partir.
Terminaron cambiándose sus números de teléfono y cuando Takeshi llegó
hasta su casa, sonrió en su cama por lo bien que estaba yendo todo. Y no sólo
eso, sino que además se lo estaba pasando bien.
“Pero… lo cierto es que me intriga lo que dijo Shouta. ¿Vive solo con su
hermano? ¿Por qué habló de madre biológica? Quizás… ¿es adoptado?”
Recordó las fotos colocadas en el salón…. En aquellas fotos la mujer que salía
era japonesa. Totalmente japonesa. ¿Qué se cocía en todo aquello?
Y aquel chico de la foto… tenía una mirada tan intensa….

La semana pasó volando y pronto, Takeshi y Shouta, comenzaban a compartir


una rutina que estaba derivando en amistad. Cada tarde, Takeshi acompañaba a
Shouta hasta su casa, y se quedaban estudiando, charlando o pasando el rato
jugando a videojuegos. Sin embargo Takeshi, al ir cogiéndole cariño a Shouta,
comenzaba a cavar su propia tumba; la idea de enamorarlo para después dejarlo
tirado no le estaba haciendo mucha gracia. Pero una apuesta era una apuesta, y
por su orgullo que no iba a permitir que Minami le ganara.
Era momento de dar un paso hacia adelante.
— Eres muy popular con las chicas, Shouta, pero nunca te he visto con
ninguna. ¿No tienes novia?
Los dos chicos estaban echados en la alfombra del salón, con la cabeza
apoyada en los sillones y una coca-cola en las manos.
— Me han gustado algunas chicas, pero no he salido nunca con ellas.
Takeshi le miró intrigado. ¿No había salido nunca con ninguna chica? Bastaba
una simple mirada para ver que el físico de Shouta podría enamorar a cualquier
joven. Además, tenía un aire de timidez y misterio al cual pocas jovencitas
podrían resistirse.
— ¿No has salido con ninguna? ¿Y eso? ¿Por qué?
— Hay alguien, pero… es algo imposible —Añadió con mirada triste.
Ahí estaba el secreto: estaba enamorado de una chica. Y Takeshi tenía la
terrible seguridad de que Minami lo sabía.
— No creo que sea algo imposible, seguro que no lo has intentado. Si quieres
puedo darte unos consejos para conquistarla —Dijo Takeshi mientras sonreía.
“Un momento, ¿pero qué estoy diciendo? ¿Animándolo a que salga con la

23
Kawano Sora

chica? ¿No se supone que tengo que enamorarlo?”. Shouta rio al escuchar la
respuesta de Takeshi.
— ¿Y tú, Takeshi? ¿No hay ninguna chica? —Preguntó él para eludir el tema.
Takeshi se colocó las manos detrás de la cabeza y dijo con tono de arrogancia:
— Hay tantas que no sabría donde elegir. Estoy pensando en buscarme una
novia occidental, las japonesas ya las tengo muy vistas…
Shouta volvió a reír.
— Cuando te enamores dejarás de ver el mundo de esa manera.
— Jamás me enamoraré —Dijo con seriedad—. Prefiero estar con alguien
que solo me gusta, de esa manera si me hace algo, o se larga de mi lado, no
dolerá.
— Sí, pero tampoco serás feliz. Yo creo que vale la pena amar a alguien.
— Ya estás como Yuna y Minami, si es que… — Takeshi dejó la Coca-Cola
sobre la mesa y comenzó a frotar su puño en la cabeza de Shouta a la vez que
su pobre amigo se quejaba. Las risas se escuchaban por toda la casa, y de esa
manera, cada vez más, Takeshi olvidaba la apuesta.
— Ya estoy en casa.
Una voz salió de la entrada y se escuchó el sonido de la puerta cerrarse.
Shouta se soltó de los brazos de Takeshi y fue corriendo hasta el recibidor.
— ¡Niichan! Bienvenido a casa —Takeshi sólo podía escuchar; se levantó para
esperar a saludar al hermano de Shouta, del que tanto le había hablado durante
esos días. ¿Qué tipo de hombre sería? Sólo tenía unas fotos de hacía años para
hacerse una idea de su físico… y no era nada malo…
— ¿Hay visita? He escuchado voces… —La voz era masculina. Demasiado
masculina… Y seductora… El corazón de Takeshi palpitó por los nervios. No
entendía por qué su mente se había nublado, o por qué sintió pavor mientras
esperaba el momento de la presentación; pero por unos segundos, quiso huir.
Alejarse de aquella voz.
— Sí, es un amigo de clase. Estamos quedando últimamente para estudiar y
esas cosas. Ven, está en el salón.
No quería verlo. Takeshi tenía un terrible e ilógico presentimiento. Algo le
decía que se alejase, que huyese de allí, que todo iba a cambiar… pero no pudo
hacer nada, se quedó quieto, esperando.
Apareció por la puerta del salón un hombre alto, de pelo negro y expresión
fría. Sus labios no sonreían, simplemente servían de adorno al rostro. Vestía
traje y corbata. Sus ojos, rasgados, se le quedaron clavados durante varios
segundos. Sí, aquella mirada era intensa…
Para evitar tener que verlo por más tiempo, Takeshi se inclinó.
— Mi nombre es Matsumoto Takeshi. Encantado de conocerle.
— Miyagi Ryutaro, encantado.
Miyagi dejó el maletín sobre la mesa y salió del salón.
— Takeshi, ¿has cenado? —Preguntó con esa voz seria y fría.
— ¿Qué? No, aún no he cenado…
— Traje algunas cosas de Tailandia, si quieres puedes quedarte a cenar.

24
Wagamama na Koi

Sin saber por qué había aceptado o qué le había llevado a acabar en aquella
mesa, Takeshi se unió a la rutina familiar de ambos hermanos. La cena fue
tranquila; básicamente Shouta y Miyagi estuvieron hablando casi todo el
tiempo, el hermano mayor se interesaba por todo lo relacionado con el
pequeño. Le preguntó por las clases de ese día, si había comido bien y todas
esas cosas que normalmente suele hacer una madre pesada.
Takeshi los miraba a uno y a otro. ¿Por qué vivían de esa manera? Ya suponía
que la madre debía haber fallecido, pero de su padre hablaban en presente…
¿no vivía con ellos? ¡No entendía nada! Y después, si bien Shouta físicamente
era japonés, tenía rasgos muy suaves, característicos de los mestizos… pero los
rasgos de Miyagi eran muy fuertes: sus ojos eran rasgados, su pelo negro como
alas de un cuervo, y aunque era más alto y con la espalda más ancha de lo
normal, se podía ver a las claras que era totalmente japonés.
Un japonés… muy, muy atractivo…
— ¿Tú qué tal, Takeshi?
— ¿Eh? —Takeshi levantó la vista del plato, y colocó sus ojos frente los de
Miyagi. Avergonzado por aquellos pensamientos se sintió un poco nervioso.
— Las clases. Te preguntaba qué tal —Repitió él.
— Ah, bien; bien. Gracias a Shouta he avanzado mucho, la verdad — Apartó
la mirada lo más rápido que pudo.
— ¿Ya sabes lo que quieres hacer al terminar la escuela?
— Bueno, pues no tengo demasiada elección, seguramente heredaré la
empresa de mi padre así que haré un grado en económicas o algo así.
Un momento, ahora que lo pensaba bien se daba cuenta de algo crucial…
¿Miyagi Ryutaro? ¿Souma Shouta? ¿Por qué no compartían el mismo apellido?
Vivían juntos y él lo llamaba hermano mayor pero tenían apellidos distintos… y
Shouta estaba enamorado de alguien imposible… ¿Podría ser…? ¿Acaso…?
— Gracias por la comida —Shouta se levantó y comenzó a recoger los platos.
— Gracias por la comida —Miyagi y Takeshi le repitieron al unísono.
Mientras Shouta lavaba los platos, Takeshi se preguntaba qué había detrás de
todo aquel asunto mientras observaba disimuladamente a Miyagi. Estaba
comiendo una manzana partida en trocitos; cogía un trozo y se lo introducía
entre los labios. Takeshi observaba esos labios como si también fuesen algún
alimento. Estaban bañados de un brillo suave y no pudo sino preguntarse cómo
sería besarlos. Inevitablemente sintió cómo su cuerpo se acaloraba.
“¿Besarlos? ¿He pensado en besar sus labios? Creo que la comida tailandesa se
me ha subido al cerebro. Y esto de tener que conquistar a un chico también
está afectándome demasiado. Esto no puede estar pasando. Este tío me
molesta. No lo conozco y ya me cae mal”
— Takeshi, ¿te encuentras bien? — Takeshi levantó la mirada del plato y se
encontró con los ojos penetrantes y serios de Miyagi.
— Eh, sí, creo. Sí. Estoy un poco mareado nada más, creo… creo que mejor
vuelvo a casa.

25
Kawano Sora

Sin dar tiempo a despedidas, Takeshi se levantó de su silla, añadió un hasta


mañana y, pasando antes por el salón para coger su mochila, salió corriendo de
la casa.
Sintiéndose un estúpido recorrió las calles del vecindario lo más rápido que
pudo. ¿Qué clase de brujería tenía aquel tipo?

El salón estaba oscuro. Takeshi intentaba observar entre aquel manto negro
pero era casi imposible.
De repente, un sonido en su oído; una voz grave y profunda repetía: “Miyagi
Ryutaro, encantado... Takeshi... Takeshi”. La voz seguía pronunciando su
nombre con suavidad, mientras sentía como unas manos subían por sus
caderas, pasando por su estómago y arrugando toda la tela de su camisa. Sin
previo aviso, le desabrochó los botones de un tirón, y el pecho de Takeshi
quedó al descubierto.
— ¿Qué…? ¿Qué está pasando? Miyagi, por favor, basta —La lengua de
Miyagi recorrió su cuello, lamiéndolo despacio, como si estuviese saboreando
cada milímetro de su piel. El pequeño gemido de placer por parte de Takeshi
no se hizo esperar, y pronto su entrepierna comenzó a endurecerse. Takeshi no
podía ver su rostro, sólo sentir las manos y la boca de aquel hombre tras de
sí—. Basta. Para, por favor —Añadió de nuevo, suplicándole.
— No—Dijo Miyagi con la voz de un depredador —. Esto no puede
terminar aquí, Takeshi.
Takeshi se sintió desfallecer cuando la mano de Miyagi entró por su ropa
interior; todo su cuerpo se rendía al deseo que recorría a raudales por su sangre.
Quería más. Quería aquello que nunca había probado. De pronto, las manos de
Miyagi, las manos de un hombre, le hacían sentir un placer que no creyó jamás
que pudiese existir.
Los gemidos de Takeshi aumentaron a medida que la presión de la mano de
Miyagi que sostenía su miembro crecía también. Los movimientos se hicieron
más rápidos gradualmente, y el corazón de Takeshi se aceleraba por segundos.
— No, por favor…. Mi… ¡Miyagi! Ah…
La mano de Miyagi se detuvo antes de que Takeshi pudiese correrse. Le dio la
vuelta y quedaron cara a cara.
Entonces posó los labios sobre los suyos y metió la lengua en su boca.
Takeshi correspondió al beso sin capacidad de resistencia. Los labios se abrían
una y otra vez, envolviendo la boca de Takeshi como en un baile. Se besaban
sin descanso, sin parar.
Acabaron tumbados en la cama, y en pocos minutos las ropas desaparecieron
por los alrededores.
— Takeshi, te voy a dar un placer desconocido para ti.
Miyagi lo miraba fijamente desde arriba, se apoyaba con sus manos sobre las
sábanas, a cada costado. Takeshi, bajo su cuerpo, sentía cómo sus partes
desnudas se rozaban, aumentando el calor entre ellos.

26
Wagamama na Koi

La lengua de Miyagi recorrió su estómago, deteniéndose y deleitándose con su


piel. Lamió los pezones erizados y succionó su cuello. Le separó las piernas y se
acostó sobre él. Con una mano, Miyagi sujetó su propio miembro y lo dirigió a
la entrada de Takeshi. La punta comenzó a rozar su interior, introduciéndose
despacio, muy despacio…

Los ojos de Takeshi se abrieron de par en par. Estaba respirando con


dificultad y el sudor le corría la frente. Giró la cabeza para ver la hora. No eran
ni las cinco de la mañana.
No lo entendía, no lo entendía ¡no entendía nada! ¿Qué puta mierda había
sido ese sueño? ¿Y por qué notaba algo cálido y húmedo en sus calzoncillos?
— ¡Joder!
“¿Yo? ¿Debajo? ¿Él metérmela a mí? ¿Ser dominado?....”
Frustrado, retiró las sábanas y fue hacia el baño para darse una ducha fría que
acabase con el mal sabor de su cuerpo. Tenía que borrar cualquier rastro de esa
horrible pesadilla…

Pero lo que Takeshi no sabía… era que no sería la última.

27
Kawano Sora

Capítulo 2 Trocitos del pasado


— ¿Y bien? ¿Cómo va esa apuesta? —Minami colocó su silla al lado de la
mesa de Takeshi.
— Eres una tramposa. Está enamorado de otra persona, y tú lo sabías —
Takeshi tenía la cabeza apoyada en sus brazos cruzados sobre la mesa.
Minami rio efusivamente y, dándole palmaditas, en la espalda añadió:
— ¡Vas a tener que presentarme a Yoshimura! No veo que puedas salir
ganador de esto.
Takeshi no añadió nada. Simplemente continuó recostado de la misma
manera. Había pasado una semana desde el encuentro con el hermano de
Shouta y, aunque seguía manteniendo con el chico la amistad de siempre, ya no
iba a su casa. Tenía miedo de encontrarse con Miyagi. ¡Al día siguiente de su
encuentro había despertado teniendo un sueño húmedo con él! “Qué asco…
hubiese preferido hasta soñar con Shouta… pero ¿por qué él?” Aún recordaba
la manera en que sus labios le habían quemado la piel, la humedad de los besos
en su boca, en su cuerpo…
— Últimamente te veo un poco decaído. ¿Ha pasado algo? —Intentó
sonsacar Minami.
— ¿Eh? — Takeshi levantó la vista—. No, nada. Me acuesto un poco tarde
nada más… ya sabes, tengo unas cuantas chicas a las que satisfacer.
Lo que no era del todo mentira. Tras el asqueroso incidente de su sueño
húmedo había tenido que quedar con alguna que otra chica que le pudiese
complacer. “¿Sueño húmedo? Yo más bien diría pesadilla pegajosa”
— No cambiarás — Minami se levantó de la silla—. Ahí te dejo, voy a tomar
algo con Yuna-chan —Y, mientras caminaba hacia la puerta de la clase, añadió
dándose la vuelta—. ¡No te olvides de mi presentación con Yoshimura!
“Sí —pensó Takeshi—, su presentación con Yoshimura… pero a ver cómo le
digo que jamás podrá salir con ella. ¿Qué cara pondrá cuando le diga que está
prometido con una pija estúpida y millonaria? Teniendo en cuenta la
importancia que tuvo su padre en el gobierno… era de esperar que fuese un
matrimonio concertado”

Yoshimura Hiroki era, por así decirlo, el príncipe perfecto del instituto.
Takeshi también era popular, pero su mal carácter y su fama de Don Juan
hacían que muchas chicas le tuviesen un pavor insólito... Por el contrario, todas
amaban a Yoshimura. Era alto, rubio, listo, amable y simpático. Bueno en los
deportes y con una preciosa sonrisa. Además, aunque muchas de ellas se le
habían declarado, tenía la gran cualidad de rechazarlas sin que lo odiasen.
Todo lo contrario a Takeshi: cuatro de cada cinco chicas con las que había
tenido algo acababan queriéndolo tirar por un puente sobre un precipicio. Pero
eso, ni le afectaba, ni le importaba. Para Takeshi, el odio de unas cuentas

28
Wagamama na Koi

chiquillas en celo no iba a delimitar su vida.


Pero, lo que sí conocía Takeshi y no sabía nadie más era la verdadera
personalidad de Hiroki… puede que no lo pareciese, pero sus personalidades
no distaban mucho de la realidad. La única diferencia era la cara pública que
mostraba cada uno: Hiroki, la perfecta; Takeshi, la rebelde sin causa.
Takeshi sabía muy bien que su mejor amigo era un maldito tozudo, creído y
que tenía un terrible carácter, el cual por supuesto, Hiroki no mostraba al
mundo exterior. Además, también eran conocidas por Takeshi las numerosas
salidas que hacía los fines de semanas en busca de jovencitas…. Pero, al fin y al
cabo era su mejor amigo, y la cara pública que mostrase le daba exactamente
igual. Si él era feliz así…
Takeshi se dirigió hasta la cancha donde entrenaba el equipo de béisbol. Se
sentó en una de las gradas y observó el final del entrenamiento. Hiroki era
bateador y, sin lugar a dudas, era el mejor. Por esa razón lo habían elegido
capitán del equipo. Bueno, por esa y por muchas otras razones: eran un líder
innato, todos lo seguían y escuchaban sus consejos, no era antipático pero sí
exigente… en definitiva, alguien a quien admirar.
Aún no entendía cómo podían ser tan amigos teniendo tan pocos gustos en
común, por poner un ejemplo: él odiaba el deporte. Suponía que era la
costumbre de haber estado toda la vida juntos: sus madres eran íntimas amigas
y cada vez que salían a dar una vuelta se traían a sus hijos con ellas. Más típico
no podía ser. Antes vivían los dos en Tokyo, pero cuando Takeshi tuvo que
mudarse a Osaka, Hiroki suplicó a sus padres que se mudasen también.
Y lo hicieron. Siempre le han consentido todo.
— Vaya, pero si todavía tengo un amigo. ¿Dónde te has metido últimamente?
Te he visto mucho con Shouta —Hiroki tenía sobre su cabeza una toalla
pequeña y blanca.
A pesar de que Takeshi le contaba todo a su amigo, por alguna extraña razón
le había ocultado la apuesta hecha con Minami y todo lo que había venido
después. Creía que ni siquiera él entendería que podría liarse con un tío tan solo
por una apuesta… es más, ni Takeshi mismo creía lo que había estado a punto
de hacer.
— Me está ayudando a estudiar. Solemos quedar por las tardes en su casa o
aquí en la biblioteca —Aunque no pudo verlo, el puño de Hiroki se cerró con
fuerza, impotente. Takeshi se levantó y dio un salto desde las gradas—. ¿Te
vienes? Voy a cenar con Minami, Yuna y Shouta.
Hiroki apresó a Takeshi con uno de sus fuertes brazos.
— ¡A ver si aprendes a tratarme con más respeto, que soy un curso mayor que
tú! ¿Cuándo empezarás a llamarme Hiroki-senpai y dejar de creerte tan superior?
— ¡Ni en tus sueños te llamaría así! Y suéltame, que apestas.
— Dios, tan arisco como siempre…
Se escapó del brazo de su amigo con su inconfundible rostro de malas pulgas;
y Hiroki, mientras se dirigía a las duchas caminando de espaldas, le gritó:
— ¡Espérame a la salida con los demás!

29
Kawano Sora

Takeshi tuvo oportunidad de decirle en la puerta del instituto a Minami la


realidad de la situación: Hiroki estaba prometido. No pudo negar que la cara
que se le puso a su amiga fue digna de observar, y durante varios minutos
Takeshi se estuvo riendo a la vez que Minami no paraba de insultarle.
— ¡Joder! Si me lo hubieras dicho antes jamás te habría pedido que me lo
presentaras. ¿Me dejas ver la fruta y no puedo comerla? Eres un cabrón.
— Eso te pasa por ir jugando con tipos como yo. A ver si aprendemos a
seleccionar mejor los enemigos, Minami-chaaan.
El golpe sobre la cabeza de Takeshi no se hizo esperar, y Minami se sintió
más relajada tras haberle dado su merecido. Comenzó a reír escandalosamente.
— ¿Y ahora por qué te ríes?
— Tú. Eres terriblemente gracioso.
— ¿Yo?
Minami siguió riendo… Mujeres… ¿quién podría entenderlas?
A los pocos minutos Yuna llegó corriendo disculpándose por la tardanza.
— No te preocupes, aún no ha llegado Yoshimura. ¿Dónde está Shouta? —
preguntó Minami.
— Ah, me lo encontré hace un rato. Me dijo que les dijese que lo siente
mucho, pero que no puede venir. ¿Qué le habrá pasado…?—Añadió intrigada.
Takeshi soltó una maldición.
— ¡Esto va a parecer una cita de parejas! ¡Joder! Yo y Hiroki, más Yuna y
Minami… — miró maliciosamente a Minami—,… ¿quién debería estar con
quién?
Sin pensárselo dos veces, y por supuesto con disimulo, la jovencita le soltó de
improvisto un doloroso codazo en las costillas.
— Maldi-ta…
Segundos después, Hiroki hacía su aparición: limpio y aseado. Minami tragó
saliva “Dios, mío… ¿cómo puede ser tan guapo?”. Y hasta la propia Yuna-chan
tuvo que bajar la mirada, cohibida.
— Bueno, ya que por fin estamos todos, vamos a cenar. ¿Dónde podemos
comer? —Takeshi tomó el mando.
— Oye, pero falta Shouta ¿no?—Preguntó Hiroki señalando el colegio.
— Al final no viene. No puede —Cruzó los brazos—. Bueno, entonces, ¿qué
elegimos? —Takeshi, cabreado, se dio cuenta de que Hiroki se había puesto
con el móvil— Déjate ya de tanto móvil, tío. Pareces un antisocial.
Sin esperar a sus compañeros, encaminó la marcha.

Al salir del restaurante, Takeshi y Minami fueron juntos por el mismo


trayecto. No tenían otro remedio: eran vecinos.
— No me lo creo… bueno, es normal. Alguien tan perfecto como él tendría
que estar cogido. Por eso rechaza siempre a todas las chicas —Minami suspiró

30
Wagamama na Koi

e hizo pucheritos—. Con lo bien que le queda el rubio igual que a mí…
— Mira que eres creída… Por cierto, cambiando de tema, tú sabes que a
Shouta le gusta alguien, ¿verdad? Dime quién es.
Minami le miró curiosa.
— ¿Tanto te interesa? ¿Durante el juego acabaste enamorándote tú? —añadió
con picardía.
— ¿De qué me estás hablando? —Takeshi se puso a la defensiva—. Sólo es
mera curiosidad. No soy un homosexual.
— Tranquilo, Takeshi. Cómo te pones. Que ser homosexual no es un delito,
¿sabes?
— Bueno, sabes quién es o no.
— Sí, lo sé —La joven no añadió más, y un silencio de unos cuantos
segundos dominó el ambiente.
— ¿Y bien?
— Y bien ¿qué?
— ¿Me lo vas a decir?
— ¡Ni loca! No se traicionan los secretos de las personas.
— Já, seguro que no lo sabes y sólo quieres echártelas... —añadió Takeshi
hábilmente.
— A mí no me pillas así, Takeshi. A diferencia de ti, no soy tan inmadura —
Minami suspiró—. Sólo te diré que, durante las vacaciones de verano, cuando
fuimos con la clase al onsen aquel fin de semana, fue cuando me lo dijo. Me lo
encontré llorando en la entrada, a escondidas había bebido alguna que otra
cerveza y el alcohol le había hecho tener la lengua floja. Creo que no se lo había
dicho a nadie, y ese día explotó conmigo y me lo contó todo. Para ser sincera
me sorprendí bastante…
— ¡Eres una zorra! Si no me vas a decir quién es prefiero que te ahorres los
detalles… ahora me dan más ganas de saberlo —Takeshi cruzó los brazos y
frunció el ceño.
— Bueno, ya he llegado. ¡Nos vemos mañana! — Minami entró por el portón
de su casa—. ¡Y por cierto, no le digas a nadie nada de lo que te he contado!
— ¡Claro que no! —Takeshi dio una patada a una piedra que pasaba por allí.
“Mierda, no le he preguntado a Shouta lo de los apellidos de él y su hermano”

Era una tarde fresca de mediados de septiembre. Aunque sólo habían pasado
poco más de dos semanas desde que Takeshi y Shouta se hiciesen amigos,
habían cogido confianza muy rápido. Takeshi había perdido la apuesta contra
Minami pero no quería perder la nueva amistad que había ganado.
Según le había contado Shouta una de las tardes que estaban dando una
vuelta, Shouta y Miyagi eran hermanos paternos. En teoría deberían tener el
mismo apellido ya que tenían el mismo padre, pero el único que tenía el
apellido del padre, «Miyagi», era Ryutaro. Shouta poseía el apellido de soltera de
la madre «Souma».

31
Kawano Sora

Es decir, Miyagi y Shouta compartían el mismo padre pero no la misma madre


biológica… y el apellido de Shouta no era el de su padre sino el apellido de
soltera de la madre adoptiva. Extraña situación pero con una lógica y sencilla
explicación.
Cuando Miyagi Ryutaro tenía ocho años, llegó un bebé a la mansión donde
vivía con su familia, fruto del encuentro furtivo entre el padre de los niños y
una amante occidental. La madre del bebé lo había rechazado por completo, ya
que no tenía ni los recursos ni la madurez necesaria para encargarse de él, y
tampoco quería abortar. Sin embargo, cuando el padre de Ryutaro se enteró de
la situación, repudió a su hijo afirmando que podría ser de cualquier otro: no
había seguridad de que fuese suyo.
Pero Mitsuki se había enamorado del pequeño y, a pesar de todos los
impedimentos, luchó por tener la custodia.
Quería ser su madre, y quería que su hijo Ryu tuviese un hermano.
Fue idea de Mitsuki realizar las pruebas de paternidad y a pesar de salir
positivas, el padre continuaba rechazando a Shouta, negándose a darle su
apellido. Mitsuki habló con su propio padre y le pidió que adoptase legalmente
a Shouta para que pudiese llevar aunque sea el apellido de él. Fue así como
Shouta pasó a ser «Souma Shouta».
Para Mitsuki estaba claro: Shouta era su segundo hijo y la primera palabra del
pequeño había sido «mami».
A pesar de su niñez, Ryutaro poseía una capacidad de comprensión
abrumadora, y cuando había visto por primera vez a su pequeño hermano
hecho una bolita rosita y redonda, su primer pensamiento había sido el de
protegerlo, entendiendo que fueron los adultos los que habían condicionado su
vida.
Por desgracia, los momentos que compartían se veían reducidos a pocos días
a la semana. El padre de los chicos exigía la presencia constante de Ryutaro en
todo momento. Cuando cumplió los diez años comenzó a instruirlo en el arte
empresarial, y además de encargarse de sus estudios debía a su vez esforzarse
en complacer las exigencias de su padre…que no eran pocas. Ryutaro, futuro
sucesor de la importante empresa internacional «Japan Innovation», debía ser
perfecto.
A pesar de las circunstancias, Shouta fue muy feliz, y, dentro de lo cabe, un
niño mimado por todos. Su madre lo quería con locura y para Ryutaro era aquel
hermano que siempre había querido tener. Los criados y todos los que vivían
en la casa adoraban al dulce niño. Shouta tenía todo lo que quería: amor y una
familia.
Por el contrario, su hermano jamás había podido disfrutar de la tranquilidad y
el amor que el pequeño había tenido. Las circunstancias requerían que no
cometiese fallo alguno para no decepcionar a su padre. Al fin y al cabo, Shouta,
aunque ilegítimo, era su hijo, y si Ryutaro no hacía el trabajo como era debido,
Miyagi Wataru podía considerar la posibilidad de retomar a Shouta como
heredero…
Y Ryu no quería ese futuro para su hermano pequeño. Quería que tuviese una

32
Wagamama na Koi

vida tranquila y feliz, sin la presión constante de su padre.


Quería que fuese libre.
Por ello, el hermano mayor se volvió serio, frío y poco expresivo de
sentimientos. En la mayor parte de las ocasiones la perfección siempre
asustaba, y Ryutaro no era la excepción de la regla. Debido a su personalidad,
mientras que a Shouta lo adoraban, a Ryutaro lo temían. Su madre y su
hermano eran los únicos que conseguían llegar hasta su interior.
— Y ¿qué pasó? ¿Por qué están viviendo tu hermano y tú solos en tu casa?—
Takeshi, sentado en la hierba junto a Shouta, en una colina cerca de su casa,
aún no enlazaba la situación—. ¿Acaso su padre los echó?
— Mamá murió —Dijo simplemente Shouta, como si eso lo explicase todo.

Las estrellas iluminaban la noche. Shouta y Ryutaro, echados en el césped, las


observaban con ojos brillantes y enormes. Sus manos estaban cogidas y las
ropas húmedas por la hierba y el frescor de la noche.
— Siempre estaremos juntos, ¿verdad, Niichan?
— Claro que sí. Siempre — Una sonrisa inocente cruzó el rostro de un joven
de dieciséis años, y una risa infantil surgió de la garganta de un niño de ocho.
— ¡Mira! Una estrella fugaz — El dedo de Shouta señaló el firmamento—.
¡Vamos a pedir un deseo!
— ¿Puedo saber por qué mis dos hijos se encuentran tirados en la hierba a
estas horas de la noche? — Una mujer joven apareció detrás de los niños. El
pelo negro y largo lo llevaba recogido a un lado con una goma—. Se van a
resfriar —Sonrió cálidamente.
— ¡Mami! — Shouta corrió a los brazos de su madre.
Ryutaro se levantó sin perder la sonrisa de los labios.
Sin decir nada, su madre acarició la mejilla de su hijo mayor, transmitiendo
con ese simple contacto todo su cariño, y entró en la mansión con el pequeño
en brazos.

Los días favoritos de Shouta cuando era niño eran los de verano. Su hermano
podía descansar dos semanas tanto de la escuela como del trabajo de la empresa
y se pasaban cada instante y cada momento juntos. A veces simplemente daban
una vuelta: Shouta sobre los hombros de Ryutaro y tomando un helado. Otras,
el hermano mayor sorprendía al pequeño llevándolo al zoológico, al aquarium o
al cine. Mitsuki se apuntaba muchas veces a las excursiones con sus dos hijos y
juntos vivían preciosos recuerdos.
— Niichan, ¿recuerdas aquel día en el parque de los ciervos, en Nara? —Los
dos hermanos estaban sentados en el sofá. Mirando la tele, pero a la vez no
haciéndole caso... Simplemente, sus mentes se habían sumergido en los
recuerdos.

33
Kawano Sora

— Sí — Miyagi escondió el rostro—. ¿Por qué lo preguntas?


— Le conté hace poco a Takeshi que mamá murió, y me ha hecho recordar
—Un nudo se formó en su garganta y sin poder evitarlo, dos lágrimas
recorrieron las mejillas de Shouta. Se las restregó con la manga y, en solo unos
instantes, su hermano le pasó un brazo por encima de sus hombros, como
muestra de cariño—. Fue el mejor día ¿no crees? —Pudo decir Shouta
entrecortado.
— Sí.... Fue el mejor —Susurró él.
Y en los labios de Ryutaro se dibujó una triste sonrisa.

— ¡Vamos, Mami! ¡Ven a tocarlos! No hay que tener miedo.


Con timidez, Mitsuki se acercó a la cabeza de unos de los preciosos ciervos.
Rozó su mano en los pelos suaves del animal.
— ¿Ves? No pasa nada — Decía Shouta a la vez que abrazaba a uno de ellos.
Pero, sin preverlo, un caprichoso y elocuente ciervo mordió el trasero de la
madre de los chicos, y se escuchó un gracioso grito. Ryutaro y Shouta no
paraban de reír, y al final Mitsuki acabó contagiada con la risa de sus hijos.
El trayecto de vuelta lo hizo subida a espaldas de su hijo Ryutaro, y durante el
camino le estuvo gritando a cada momento que corriese más.
— Ryu-chan ¡están muy cerca! Vamos, vamos. ¡Ay, no, no! ¡Fuera! —Pero los
intentos de Mitsuki por espantar a los traviesos ciervos fueron en vano e iban
en manada tras Ryutaro, quien de vez en cuando, disminuía la rapidez de sus
pasos sólo para asustar a su madre.
Shouta no paró de reír en todo el camino. Y la sonrisa de Ryutaro fue la más
larga de toda su vida. “Si tan sólo pudiésemos estar juntos siempre…” fue el
pensamiento de Miyagi Ryutaro aquel día.

— ¿Qué tal si hoy cenamos fuera? — Miyagi terminó de guardar los


documentos para el día siguiente en su maletín—. He acabado pronto, así que
podríamos dar una vuelta.
— Sí, está bien. ¿Puedo decirle a Takeshi que se venga?
Miyagi guardó silencio mientras cerraba el maletín. Takeshi… era aquel
extraño chico que se había quedado a cenar en su casa hacía poco. ¿Cómo es
que recordaba tan claramente su mirada rebelde y sus cabellos despeinados?
¿Por qué, al llegar la noche, se lo imaginó…?
Tosió para espantar pensamientos extraños.
— Sí, claro. Por cierto, ¿qué fue de aquel chico que solía darte clases en casa?
Se veían muy amigos.
—Ah, sí —Shouta se sonrojó, aunque ese detalle se le escapó a su hermano—
. Últimamente está muy ocupado con los exámenes, ya que está en último
curso. Así que lo hemos dejado.

34
Wagamama na Koi

Sin embargo… aunque su hermano mayor nunca lo supo, el corazón de


Shouta se removió de una manera tan dolorosa que mantener la sonrisa
mientras lo decía había sido un sacrificio….
Un enorme sacrificio.

El móvil despertó a Takeshi de su ensoñación. Demasiada información para


un sólo día. Tras escuchar la historia de Shouta y Miyagi, o más bien una muy
pequeña parte de ella, se había sentido como un crío. Siempre había creído que
su vida era una horrible tragicomedia, y que el destino no hacía sino burlarse de
él. Pero, al lado de la de su amigo, era una historia común y corriente. Según
Shouta, su madre había muerto en un accidente, pero no le quiso decir de los
detalles. “No puedo”, había afirmado con una expresión terrible en su rostro.
— ¿Sí? — Contestó Takeshi. Al otro lado del teléfono sonó la voz de Shouta.
— Soy yo. ¿Te gustaría venir a cenar? Estamos cerca de tu casa si quieres te
pasamos a buscar.
— ¿Estamos? ¿Quiénes vamos?
— Ah, mi hermano nada más. Nos invita él.
Su hermano. Su hermano estaría allí. Miyagi Ryutaro. La única persona que
había conseguido remover el estómago de esa manera a Takeshi. “Y sólo lo he
visto una vez —pensó—. No he vuelto a verlo desde la semana pasada y aun
así llevo pensando en él cada día.
»Tengo miedo de las sensaciones que pueda causarme… pero a la vez, me
intriga demasiado este sentimiento tan excitante”
—...Vale. Voy ya.

A veces, deseamos arder con tantas ganas en el peligro que el miedo o el dolor
a las consecuencias no nos importa en absoluto. Tan sólo nos dejamos llevar…
nos dejamos hacer y deshacer al antojo de nuestros ridículos caprichos… y sin
embargo dejarse llevar es, en la mayoría de las ocasiones, la opción correcta.

Takeshi ya había elegido dejarse llevar.

35
Kawano Sora

Capítulo 3 Un secreto descubierto


Las visitas a la casa de Shouta comenzaron de nuevo tras aquella cena. No
había pasado nada relevante, no habían hablado intensamente ni siquiera
habían compartido algo físico… pero las sensaciones que sucumbían el cuerpo
de Takeshi cuando estaba cerca de él, eran suficientes para encenderlo como
una llama.
Miyagi lo atraía como un imán, deseaba verlo, a cada instante, a cada segundo.
A veces, sus miradas chocaban y su corazón se activaba a toda rapidez. Y
aunque apartaba la vista al momento, el calor de aquel fuego servía para hacer
arder todo su cuerpo. Era cierto que su amigo era Shouta pero… no era esa la
principal razón por la que iba a su casa.
Sin embargo, la realidad era muy diferente: Miyagi y Takeshi no se llevaban
bien. La personalidad rebelde y despreocupada de Takeshi no congeniaba con
la frialdad y pulcritud de Miyagi. Takeshi no soportaba a Miyagi, y Miyagi no
soportaba a Takeshi. Era así de simple. Pero entonces... ¿por qué continuaba
yendo casi todos los días a casa de Shouta para verlo una y otra vez?
Takeshi acompañaba a Shouta cuando acababan el colegio, como se quedaba
hasta muy tarde, solía coincidir con Miyagi. Pero aquella rutina derivó en
confianza y ambos comenzaron a poner palabras a esa discrepancia de
personalidades que tanto los hacía chocar. Al principio, Takeshi se contenía,
pero pronto descubrió que molestar a Miyagi era tan placentero como besar a
una chica…
— No entiendo por qué tienen una mesa en el salón tan bonita si no la
utilizan.
Esa fue la pulla que incendió la fogata aquella noche.
— Si no te gusta, te vas. Es muy fácil. Nadie te obliga a venir aquí —Contestó
Miyagi cabreado.
— ¡Tsk!… No he dicho que no me guste. Porque me gusta es por lo que no
lo entiendo. Tú y tus manías raras.
A Miyagi se le movió la ceja en un tic, como lo hacía siempre que Takeshi lo
molestaba.
— Bueno, chicos. ¿Es qué no pueden llevarse bien de vez en cuando? —
Shouta trataba muchas veces de poner tranquilidad… en vano.
— ¡Já! No me llevaría bien con un maniático como tu hermano ni en un
millón de años —La ceja de Miyagi volvió a moverse—. No sé cómo puedes
vivir con alguien como él, Shouta. Lo digo en serio. ¿Te deja ir al baño? Puede
que lo considere demasiado asqueroso como para que lo hagas y tienes que ir a
casa de tus vecinos. O peor, a un baño público —Esta vez Miyagi apretó el
puño, consternado—. ¡Es un estirado!
— Oye, Takeshi… — Shouta comenzaba a sospechar que habría otra pelea.
— No sé cómo puedes respirar en esta casa tan perfecta. Seguro que nadie lo
aguanta… apuesto a que jamás ha tenido ni una novia…
Miyagi apoyó las manos sobre las mesas en un solo golpe haciendo un ruido

36
Wagamama na Koi

estremecedor. Shouta encogió los hombros y saltó de la silla del susto. Takeshi
lo miró con los palillos en la boca y los ojos abiertos. Ni siquiera se había
inmutado con el ruido. Simplemente parpadeó como si estuviese diciendo
“¿Pasa algo?”
— Eres el crío más maleducado y descarado que he visto en mi vida.
— Pues será que no conoces a muchos… — Añadió Takeshi por lo bajo con
los palillos en la boca. Pero por supuesto Miyagi había escuchado cada palabra
que había dicho.
Sin decir nada más salió directo a su cuarto.
— Oh, vamos. ¿Por qué tienen que llevarse así? —Shouta se puso a mover la
verdura, deprimido—. Siempre estás picándolo…
Takeshi apartó la mirada.
Ni él mismo se entendía…

Tirado en la cama, Miyagi intentaba tranquilizarse. No solía perder la calma y


se había caracterizado a lo largo de los años por crear un cochecontrol de sí
mismo tan fuerte como una roca. Sin embargo… Takeshi estaba echando por
la borda todo aquello. Lo sacaba de quicio, le hacía chirriar los dientes, le
crispaba la paciencia…
Esas dos semanas en su casa habían sido una locura. Una completa locura
para su rutina tranquila y sin contratiempos.
Pero… había algo en todo aquello que, de alguna manera, llegaba a
agradecerle, y era que… Takeshi no le temía, se atrevía a contestarle de una
manera tan atrevida, tan descarada y sin preocupación alguna... que eso, quizás,
le gustaba un poco.
A pesar de las numerosas discusiones, cada vez que llegaba del trabajo y lo
veía tirado en el salón jugando a los videojuegos con Shouta, con el pelo negro
desaliñado, sus camisas holgadas y sus ojos atrevidos y rebeldes… cada vez que
lo veía, le daban ganas de cerrar la puerta y no dejarlo salir. Le daban ganas de
llevarlo a su cama y domarlo como a una fiera. Takeshi era fuego puro,
rebeldía. No tenía miedo a nada, no se contenía con las palabras ni con las
acciones.
A veces, Miyagi se descubría imaginándose que lo tomaba a la fuerza y le hacía
el amor, mientras Takeshi se resistía…. Otras veces, se quedaba pensando
cómo sería su cara de placer o qué sonido producirían sus gemidos...
“Creo que estoy trabajando demasiado… de repente me he convertido en un
pervertido…”. Sus dedos fueron hasta el botón del pantalón y lo
desabrocharon lentamente. Bajó la cremallera… e introdujo su mano… Pero
cada vez que intentaba pensar en algo, solo se le aparecía Takeshi… Comenzó
a mover la mano despacio y un gemido ronco se escapó de su boca.
Takeshi con cara de placer. Él dentro de Takeshi. Takeshi gimiendo. Takeshi a
horcajadas sobre su cuerpo, cabalgándolo. O Takeshi a cuatro patas sobre la
cama, suplicando sexo. Al principio, Miyagi se resistía a imaginarse tales escenas

37
Kawano Sora

pero… al fin se había dado por vencido, sucumbiendo a ellas. Tan sólo eran
fantasías basadas en la falta de sexo; desde que consiguiese novia estaba seguro
que se le pasaría.
Seguro que se le pasaría…

Pero para desgracia de Miyagi, las semanas siguieron pasando… y el deseo, no


desapareció.

— Me tienes abandonado. ¿Acaso Shouta es más divertido que yo?


— No es eso —Takeshi iba andando junto a Hiroki—. Sabes que
últimamente estás muy ocupado, con el club y los exámenes. Cada vez que te
llamaba para salir me dejabas plantado — Takeshi bostezó.
— ¿Demasiadas chicas por la noche? — Hiroki le dio un suave codazo en las
costillas.
— Qué dices, ojalá —Le respondió estirando los brazos—. Últimamente
tengo sueños extraños.
— ¿Pesadillas?
— Bueno, algo así… —“¿Qué dirías si te dijese que sueño, por supuesto sin
poder evitarlo, con que el hermano de Shouta me masturbe y me folle hasta
caer muerto?”—Peor que pesadillas —Añadió.
— ¿Te vienes hoy a mi casa?
— No puedo. Ceno con mi madre y su novio —Takeshi metió las manos en
los bolsillos.
— ¿Qué? ¿En serio? —Hiroki le miró con cara de sorprendido, sonriendo—.
No me lo creo… Mi Takeshi está madurando…
— Déjame en paz —Le dijo con malas pulgas, dándole un leve empujón—.
Alguna obra de caridad tendré que hacer este año… — Eso era, por supuesto,
mentira. Tras escuchar la historia de Shouta y su hermano, le había invadido
algo de culpabilidad. Ellos habían perdido a su madre, y el padre repudiaba a
Shouta. Comparado con eso, Takeshi tenía mucha suerte con su familia. Aún
tenía a su madre y, problemas a parte, la quería muchísimo. Su padre era asunto
de otro cantar… pero Sugimura era un hombre leal que siempre había
respetado a su madre.
— ¿Y mañana?
— Shouta me invitó a cenar. Van a hacer comida italiana.
— ¿Otra vez Shouta? — Hiroki apartó la mirada, molesto—. No deberías
verlo tanto. Me pone de los nervios —Dijo por lo bajo.
— ¿Qué? — Takeshi lo miró extrañado—. No seas idiota. Puedo tener más
de un amigo. —Se dio la vuelta y fue por el camino que llevaba a su casa—.
¡Nos vemos, ya hablamos!
— Sí… supongo —añadió Hiroki para sí.

38
Wagamama na Koi

Takeshi tuvo que admitir que la cena con su madre y Sugimura había sido
bastante buena. Estuvieron hablando de muchos temas y más de una vez se
había reído. “¿Será que ahora tengo otra diana donde soltar mi rabia?”.
Pensó en Miyagi. Y al hacerlo recordó que se había olvidado de devolverle un
libro a Shouta. Aprovechando que vivían a diez minutos y todavía era algo
temprano, decidió ponerse las zapatillas de deporte y llevárselo.
Durante el trayecto, Takeshi estuvo pensando si realmente quería devolverle
el libro o tan sólo quería ver a Miyagi para molestarlo. Por algún extraño
motivo, esos días, cada vez que se tocaba, pensaba en Miyagi… y llevaba más
tiempo que de costumbre sin acostarse con ninguna chica.
Sólo quería que Miyagi le tocase… Repugnante ¿verdad? ¿Qué pensaría
Miyagi de esa situación? ¿Qué cara pondría si se enterase de las fantasías
perversas de un joven de dieciséis años? Estaba a punto de torcer la calle
cuando oyó la voz de Shouta desde la puertita del jardín.
— Basta. No quiero que entres, —bajó el tono—, acabaremos en lo mismo
de siempre.
— Ya lo sé. Pero tu hermano no vendrá hasta mañana por la noche, así que
no hay problema ¿verdad? Sólo quiero hablar, Shouta—insistía otra voz.
“Es verdad. Hoy Miyagi está en Tokyo por trabajo” Recordó Takeshi.
— No es eso. No es eso y lo sabes. Por favor…
Pero, para desgracia de Takeshi, esa otra voz la conocía demasiado bien.
— Shouta, no puedo soportarlo más. Estoy harto de que cada vez que
aparezco yo, tú desapareces No contestas mis mensajes, tampoco mis llamadas,
me esquivas en el colegio y me ignoras por completo. ¡Estoy desesperado! Me
pediste tiempo, pero esto… esto se ha pasado de la raya…
Shouta comenzó a llorar y a hablar en voz alta.
— ¡¿Cómo crees que me siento yo después de todo lo que me dijiste?! ¡Pero
aun así sigues insistiendo como si nada! ¿Crees que yo me siento bien en esta
situación? ¿Qué todo lo que hago lo hago a posta? ¡No es justo! ¡Estoy harto de
esta mierda!
— Shouta, ey, tranquilo. Tranquilo —La voz sonó más relajada y comenzó a
susurrar palabras que Takeshi no pudo oír. Asomó solo la cabeza a escondidas.
Los dos muchachos estaban abrazados. El más alto tenía en sus brazos a
Shouta. “Lo sabía. No me equivocaba. Es él”, pensó Takeshi. Pero, la sorpresa
era más grande que la satisfacción de haber acertado. “No puede ser, no puede
ser…”
— Suéltame. ¡Suéltame! ¡Déjame en paz, Hiroki! ¡Desaparece!
— No. Nunca —Hiroki lo sujetó con fuerza.
Takeshi observó cómo los dos forcejeaban; Shouta huyendo del abrazo y
Hiroki no dejándolo escapar.
— Jamás te dejaré, Shouta.
Pero antes de ver cómo terminaría todo, Takeshi tuvo que esconderse
rápidamente… No porque fueran a pillarle, sino porque Hiroki había besado de
improvisto a Shouta.

39
Kawano Sora

Se sentó en el suelo, apoyándose sobre la pared de la calle y dejándose caer.


“¿Pero qué hacen? ¿Pero qué haaaacen? —Sus mejillas se tiñeron de rojo y su
corazón latió con fuerza—. ¿Desde cuándo? ¿Por qué? ¿Cómo? ¿Es Hiroki?
¿Hiroki, mi mejor amigo? ¿El supuesto Hiroki mujeriego que yo conozco?
¿Ellos dos… están juntos?
»… ¿Qué acabo de ver? ¿Esto va en serio?”
Y Takeshi, al ver aquella situación, no pudo sino imaginar que sus deseos con
Miyagi, quizás, no eran una locura tan grande… pensar en besarlo de aquella
forma, fue suficiente para volverlo loco.

40
Wagamama na Koi

Capítulo 4 Cerezos en flor


Hace un año y medio conocí a Hiroki-senpai. A mis quince años jamás hubiese imaginado
que un amor así lo pudiese sentir alguien tan joven. Tal adicción… tales sensaciones…
Todo era nuevo para mí.
Era primavera y las flores del cerezo se extendían por la ciudad como un manto rosa. Por
aquellos días estrenaba nuevo uniforme, nueva ciudad y nueva vida. Mi hermano y yo,
después de años encerrados en una monotonía absurda y ridícula que nos asfixiaba poco a
poco, por fin podíamos comenzar una vida juntos. Desde cero.
Nunca había ido a ningún tipo de escuela. Nii-chan estudió en un centro privado y a mí me
contrataron un profesor particular, por lo que siempre estaba en casa. Incluso cuando mamá
murió, Niichan se encargó de contratar a los mejores maestros. Así que, literalmente, aquel
sería mi “primer día de colegio”.
Sí, a los quince años. Ridículo, ¿verdad?
Sin embargo tuve suerte. ¿Qué se puede decir si no del encuentro? ¿Debo justificarlo acaso al
destino? Me gusta pensar eso… que ese primer día estaba predestinado. A veces los seres
humanos nos sentimos mejor dándole razones a lo irracional.
Aquel día había llegado agotado hasta la puerta del colegio por culpa de aquella maldita
cuesta infinita. Pero creo que llegar hasta ahí, a esa hora y a ese instante fue lo que mejor
pudo pasarme en la vida…
Porque lo primero que vi después de abrir los ojos, fue a él…
… a Yoshimura Hiroki.

— ¿Lo tienes todo? Los libros, el material…


— Sí, sí. Está todo —Shouta movía los pies nerviosos mientras su hermano lo
despedía en la entrada.
— Toma —Dijo sacándose la cartera—. Lleva algo de dinero por si acaso.
— No hace falta —Se quejó Shouta—. Sabes que ya tengo.
— Bueno, pero nunca se sabe, quizás necesites más.
— Niichan voy al colegio, que no me voy de viaje.
— Está bien, está bien —Volvió a guardar la cartera en su bolsillo trasero—.
¿El obento? ¿Lo tienes?
— Que sí, si ya te lo dije antes —Le contestó algo molesto—, lo metí en el
maletín desde que me lo diste.
— Bueno… entonces sólo te queda irte ¿no?
Shouta le sonrió.
— Sí —Dijo mientras cogía el maletín que había dejado en el suelo—. Nos
vemos después.
— Que te vaya bien —Le dijo mientras cerraba la puerta—. ¡Y ten cuidado!
Shouta atravesó el jardín de su casa y salió por la puertita exterior. El corazón
le latía rápido de los nervios.
“Qué vergüenza…”, pensó suspirando.

41
Kawano Sora

Por las calles veía a algunos chicos con el mismo uniforme que él, pero ni
siquiera se atrevía a mirarlos a la cara. Con la cabeza agachada y disimulando
ver el teléfono móvil, Shouta maldecía su mala suerte. “¿Por qué habrá dicho el
psicólogo esa tontería de ir al colegio? Tal y como estaba antes era perfecto”.
Shouta puso mala cara. Pero incluso él mismo tuvo que admitir que, a pesar
de los pensamientos negativos hacia la escuela, la manera en que estaba
viviendo su vida hasta hacía ese momento no le había hecho demasiado feliz.
“Pero bueno, tampoco es como si fuese a encontrar algo mejor
aquí…Aunque por lo menos estas últimas semanas he visto a Niichan todas las
noches antes de dormir”
Se habían mudado hacía poco tiempo a la casita nueva de Osaka, huyendo de
Tokyo. Su vida allí desde que había muerto su madre había sido casi una tortura
e incluso respirar se había vuelto una tarea insoportable. Además, se pasaba la
mayor parte del tiempo solo. Si tenía suerte, el ama de llaves de la casa pasaba
un rato con él, o charlaba con los empleados durante la cena.
Pero cuando llegaba la noche, Shouta se sentía la persona más vacía del
universo. Pensaba en que ese día no había visto a su hermano y pensaba… en
que nunca más vería a su madre. Ésa era siempre la peor parte: los recuerdos.
Los primeros meses después de su muerte, su prima mayor se había quedado
una temporada para cuidar de él y Shouta le había cogido más aprecio que
nunca, casi puede decirse que había sido una segunda madre. Pero incluso ella
tuvo que marcharse también…
Le dio una patada a una piedra para alejar los recuerdos. Poco a poco había
aceptado vivir en soledad, en una monotonía gris y sin color… así que esa
nueva rutina que estaba a punto de comenzar, lo atemorizaba de la misma
manera que lo excitaba.
“Vaya cuesta más empinada…”
A lo lejos pudo distinguir las puertas de la entrada al colegio abiertas de par en
par. Shouta tragó saliva y agarró el maletín…ya no había marcha atrás.
Dio un paso, otro, otro… cada uno de ellos un poco más lento que el
anterior. Por el suelo, algunas flores rosas corrían y una brisa trajo consigo algo
de polvo justo en el momento de alcanzar la entrada. Tuvo que restregarse los
ojos por el picor.
— Maldito viento… —Se quejó mientras pestañeaba varias veces.
Y justo cuando pudo abrir los ojos, su cuerpo se detuvo por completo.
“No. Creo que incluso el mundo entero se ha detenido por segundos”.
Luz. Sólo podía ser definido de esa manera: una luz brillante y cegadora.
Shouta escuchaba de fondo las voces efusivas de los alumnos que se
rencontraban, las chicas chillaban y se abrazaban y los chicos gastaban bromas
entre ellos.
Pero él se quedó ahí de pie, sin poder dejar de mirar a ese chico de pelo rubio
que sonreía a sus amigos y gesticulaba mientras hablaba rodeado de pétalos en
flor. No podía dejar de ver su uniforme, con los primeros botones de su camisa
desabrochados y con las mangas remangadas hasta los codos.
Estaba lo suficientemente cerca como para oír su voz.

42
Wagamama na Koi

— No me creo que me haya tocado otra vez con el profesor Nagawa, ese
viejo está ya para que lo jubilen —Tenía un tono tranquilo y sensual.
— Joder, la verdad es que sí… cada vez que nos manda leer un ejercicio dice
con toda la seriedad del mundo: “Espera hijo, deja que me ponga las gafas para
escucharte” —Añadió un amigo suyo.
El grupito de los cuatro chicos comenzó a reír con la anécdota mientras
Shouta seguía mirando fijamente al chico, como hipnotizado.
Pero sin querer, la mirada fue correspondida. Una mirada tan intensa y tan
penetrante que le causó un estremecimiento por todo su cuerpo.
“Mierda, mierda”, pensó mientras apartaba los ojos con las mejillas totalmente
rojas como tomates.
Sin saber qué hacer y agarrando fuerte el maletín escolar, salió huyendo
despavorido.

Corrió entre los pasillos con el corazón agitado mientras miles de preguntas
pasaban por su mente. ¿Por qué se había sentido atraído por un chico? ¿Quién
era? ¿De qué curso? Parecía mayor que él…
Con los pensamientos todavía acosándole, entró en la clase. Varios
compañeros estaban charlando emocionados ante el primer día de colegio y
muchos de ellos parecían tan desorientados como él mismo.
“Quizás como estoy en primero, algunos son nuevos en la escuela”.
Suspiró mientras dejaba el maletín en una mesa del fondo y se sentaba, algo
nervioso. “No soy muy bueno comenzando relaciones —pensó mientras
miraba atemorizado a todo el mundo—. ¿Cómo se supone que haré amigos?”
— ¡No me fastidies! ¿Otra vez tendré que soportarte todo el año?
— ¿De qué coño vas, Takeshi? ¡Eso debería decirlo yo!
Shouta alzó la mirada hacia el foco de discusión. Una chica muy atractiva de
pelo rubio discutía con un chico algo… extraño. Tenía una chaqueta de cuero
negra y los pelos desaliñados. “Parece una persona con mucha energía”, pensó,
algo envidioso.
— Bueno, te permitiré sentarte a mi lado —Dijo el chico con arrogancia.
— Iba a hacerlo de todos modos.
Él alzó la mirada ante su respuesta.
— ¿Tanto quieres estar conmigo?
Y la chica rubia le sonrió sarcásticamente.
— No te dejaré tranquilo ni un segundo en todo el curso. Sufrirás a mi lado.
Shouta los miró algo desconsolado por la relación que mantenían. Si tenían
esa confianza, era que probablemente llevaban en ese colegio durante los años
anteriores y ya se habían hecho amigos.
— ¡Eys! Eres nuevo ¿no?
Takeshi le había hablado a él, y Minami también lo miraba.
— Ah, s-sí. Encantado de conocerles —Inclinó la cabeza—. Soy Souma
Shouta.

43
Kawano Sora

— Yo soy Takeshi, y esta de aquí es la guarra de Minami.


Minami le dio un golpe en la cabeza.
— ¡Imbécil!
Shouta se rio y la chica llamada Minami se sentó en la silla de enfrente.
— Si algún día te sientes amenazado por este tipo, no te preocupes, llámame y
le daré su merecido.
— G-gracias —Respondió con timidez. Pero Takeshi no parecía muy
contento.
— ¿Cómo que “gracias”? ¡No le hagas caso a esta tía, yo no soy así!
Shouta, esta vez junto con Minami, comenzó a reír. Él con suavidad, ella con
fuerza.
— Bienvenido —Añadió Minami secándose las lágrimas.
El curso había comenzado.

Shouta lo veía cada día: en la entrada, en los pasillos, en los entrenamientos…


Yoshimura Hiroki se estaba convirtiendo poco a poco en una fantasía para él
y no hacía más que pensar en su sonrisa o en su voz. Gracias a los compañeros
de su clase y a los rumores que corrían pudo descubrir quién era y cuáles eran
sus aficiones.
Hiroki-senpai estaba, como bien suponía, en un curso mayor. Jugaba en el
equipo de béisbol como capitán, y solía participar en todas las competiciones
deportivas. Al parecer debía tener mucho dinero ya que lo calificaban de “niño
rico”, pero no perdía su simpatía por ello ni pecaba de listillo.
Pronto, Shouta descubrió que él no era el único que estaba loco por Hiroki.
Muchas chicas se cogían de las manos nerviosas cada vez que lo veían y les
sonría, y otras muchas tenían el coraje de declararse.
Por suerte para Shouta, Hiroki las rechazaba a todas.
“Pero da igual que eso pase… ¿en qué me diferencio de esas chicas
desesperadas por ser existentes para él?”.
Shouta apretó los labios y miró hacia un lado pensando que, por extraño que
pudiese parecer, había descubierto que Hiroki le devolvía las miradas. Y a
veces, incluso, las buscaba entre el colegio. Cada vez que eso pasaba, el corazón
de Shouta se volvía loco y comenzaban a temblarle las piernas.
Era pura adicción. Pura locura.
Lo miraba con frecuencia desde la ventana de su clase, desde donde se podía
ver la cancha de béisbol, y se deleitaba con cada cosa que hacía. Se concentraba
muchísimo al jugar y eso le volvía aún más seductor. Hiroki hacía unos
lanzamientos limpios y precisos, con fuerza y a la vez con control.
“Es todo…. Cualquier cosa que hace me enamora más y más…”
Llegaba a casa pensando en Hiroki-senpai, y al despertar se preguntaba si ese
día tendría la posibilidad de verlo.
Y no sólo eso… los ojos de Hiroki habían comenzado a aparecer en sus
sueños, y pronto, el sentimiento de soledad que se había apoderado de él

44
Wagamama na Koi

durante tantos años comenzaba a ser sustituido por algo parecido a felicidad…
Porque en sus sueños… Hiroki lo besaba.

Recogiendo las cosas de su taquilla, Shouta estaba dispuesto a dar por


finalizado el día de clase. Solía quedarse hasta muy tarde ya que había salido
delegado y le gustaba llevar las cosas al día. “Además, Niichan no llega a casa
hasta al menos las nueve de la noche. Y últimamente no soporto quedarme
solo”
La razón de aquello era porque cada vez que Shouta se quedaba solo, algo se
activaba en su cuerpo. El silencio del hogar, el sonido del reloj, la propia
respiración… sin saber por qué, se excitaba. Parecía como si el silencio diese
paso a los pensamientos impuros que tenía con Hiroki. Y esa soledad le
permitía tocarse estuviera donde estuviese. A veces lo hacía en el baño, otras en
su cuarto, otras incluso en el salón cuando sentía que su cuerpo iba a estallar.
Hiroki había encendido algo en él… algo tan fuerte que no sabía cómo
detenerlo.
Se puso los zapatos de la calle, guardó los de estar por la escuela en su cajón y
cerró la taquilla con un suspiro.
“Otro día más acaba…”
Shouta no tenía esperanzas en conocerlo, ni siquiera en hablar con él. Sabía
que era alguien tan lejano que pensar en aquellas cosas era una pérdida de
tiempo. Había pasado más de dos meses desde que lo viese por primera vez…
y sabía que nada cambiaría en los que seguirían.
Abrió la puerta y salió al exterior. Sus pies hicieron ruido al andar.
— ¡Lánzala una vez más! ¡Venga!
“La voz de Hiroki-senpai”
Al girarse, lo vio junto con un compañero de su equipo. Estaban haciendo
pases con la bola y el bate. Por el sonido que hicieron sus pies al caminar,
ambos chicos se giraron y los ojos de Shouta chocaron con los de Hiroki. Al
instante bajó la mirada, cohibido.
“¿Qué hacen aquí? La cancha de béisbol está en el otro lado”.
— Lánzame una más, Junta.
Shouta se dispuso a seguir caminando, a regresar a su casa y a su rutina…
nada cambiaría… nada…
Entonces el golpe le nubló la mente, y lo último que Shouta pudo ver fueron
los pétalos de rosas cayendo sobre el suelo.
“Aún no ha acabado la temporada del cerezo…” pensó.
Pero eso era imposible… pues ya estaban en junio.

Shouta abrió los ojos poco a poco. Se sentía algo aturdido y con un dolor
terrible en la sien. Al intentar levantarse su cabeza le empezó a dar vueltas y

45
Kawano Sora

vueltas… se la sujetó con la mano.


— ¿Estás bien?
Giró la cara de golpe al escuchar la voz. Y ahí, al lado de la camilla de la
enfermería, con la luz del atardecer entrando por la ventana y bañando su
rostro… estaba Hiroki-senpai.
“Estoy soñando. Definitivamente estoy soñando”.
Le quitó la mirada y sacudió la cabeza. Entonces volvió a mirar cauteloso para
ver si el fantasma desaparecía… pero seguía allí. Shouta, sin saber qué decir, sin
saber ni siquiera cómo debía actuar, agarró con fuerza las sábanas, nervioso.
Quería contestarle, ¡realmente quería hablarle! Pero sentía que si abría la boca
quedaría como un chico estúpido y patético.
Miró a la ventana para concentrarse en algo que no fuese él. El reloj de la
enfermería sonaba demasiado lento e incluso el viento sobre las cortinas parecía
ir a un ritmo más despacio de lo normal.
Shouta estaba tan tenso como la propia silla donde se sentaba Hiroki.
Pero entonces, el sonido de esa misma silla chirrió en contacto contra el suelo
y Shouta sintió como una mano cálida se apoyaba en su frente. El mero
contacto fue como un jarro de agua tibia sobre su cuerpo, fue como meterse en
un bañera llena de burbujas, caliente y relajante…
— Oye… no… no te duele ¿verdad? —Le preguntó Hiroki preocupado,
atravesándolo con la mirada.
— N-no… gracias…
La mano se apartó poco a poco, pero el calor se mantuvo. Sus mejillas estaban
coloradas.
— Te llamas Souma Shouta ¿no?
Shouta afirmó lentamente; sin poder creerse que supiera su nombre.
— Sí. Soy de primero.
Hiroki sonrió ante su respuesta y Shouta sintió que podía morir allí mismo de
felicidad… ¡estaba sonriéndole!
“¿Puedo ser más estúpido?”
— Ya lo sé. Eres el delegado de tu clase ¿verdad? Igual que yo. Estoy en un
curso más que tú. ¿Qué tal lo estás llevando? Te estás poniendo firme ¿no? —
Volvió a sonreírle— No vayas a dejar que te manipulen.
La tensión había desaparecido y Shouta rio también.
— Lo tengo controlado. M-me hacen caso.
— Muy bien, eso espero. De ahora en adelante nos veremos más a menudo,
así que llevémonos bien.
— ¿Eh?
— Las reuniones de delegados —Especificó él.
— Pero…creía que serían solamente entre los delegados de clases, entre los
mismos cursos.
— Hay dos tipos. Están las reuniones entre los cursos, y las reuniones entre
los delegados de todos los cursos —Explicó él—. Bueno, supongo que es
normal que estés confundido ya que estás en primero—De nuevo la sonrisa
devastadora.

46
Wagamama na Koi

— Aún hay muchas cosas que no sé… lo siento.


— ¡No, no tienes por qué disculparte! —Su efusividad sorprendió a Shouta—
.Como compensación por el golpe… podría ayudarte con el trabajo de
delegado. ¿Qué te parece?
— Pero…
— ¿No quieres?
— No, no es eso… es que no querría molestarte… ya bastante tienes con el
equipo de béisbol.
Al momento de decirlo Shouta se dio cuenta de que había cometido un error.
“Ahora pensará que soy un acosador o algo por estilo. ¿Cómo no recordé que
él no me había dicho nada de estar en el club de béisbol?”. Lo miró.
¿Estaba sonrojado o eran imaginaciones suyas?
— N-no te preocupes. Sacaré tiempo. Además, yo también tengo que hacer
mi parte de delegado, puedo hacerla contigo.
— Pues… gracias… supongo —Shouta volvió a agarrar de nuevo la sábana
de la camilla y mordió los labios para evitar que se escapase de su boca un grito
de júbilo. Estaba eufórico.
“Los dos nos quedamos en silencio tras aquellas palabras.
Pero ese silencio se escuchó muy fuerte en mi corazón”.

¿Has querido a alguien alguna vez sin ni siquiera saber el motivo? ¿Has deseado hasta el
dolor a una persona con la que tan sólo has cruzado breves palabras? ¿Has amado sin ni
siquiera tener la certeza de que ese amor te llevará a algún lado?
…Yo sí.
He temblado por primera vez ante el contacto visual con otra persona, he sentido escalofríos
solo con rozarlo, he dejado de respirar por mirarlo… He anhelado su piel de la misma forma
que sus besos y he delirado con pensar en su voz.
Pero aún me pregunto si todo lo vivido fue un sueño… o fue real.

— Bien, lo mejor para esto es que hagas una lista con cinco casillas, así es más
cómodo poner cada notificación en los alumnos sin necesidad de tener más
hojas.
— Vaya, es cierto —Shouta tomó la regla y siguió los consejos de Hiroki.
Llevaban una semana quedando cada día en su clase. Después de entrenar,
Hiroki aparecía duchado y fresco, dispuesto a pasar un rato con su kohai.
“Sigo sin saber qué me ve de interesante para estar tanto tiempo conmigo…”
Pero Shouta aprovechaba bien los momentos y de vez en cuando perdía la
mirada en sus labios carnosos, en su nariz estilizada y fina, en sus ojos rasgados
con largas pestañas… A veces, Hiroki alzaba la vista justo en ese momento y
entonces, tragando saliva, se obligaba a prestar atención al papel que tenía en
frente.

47
Kawano Sora

“Si me descubre… pensará que soy un degenerado”


Así que simplemente debía morderse el labio y escuchar los latidos de su
corazón. Pero… era inevitable volver a subir los ojos, y en más de una ocasión
había visto la misma emoción en la mirada de Hiroki… en más de una ocasión
casi albergaba esperanzas.
“Me estoy enamorando de él… dios, realmente está pasando… estoy
comenzando… a quererlo”
Era pura felicidad. Shouta nunca había sentido algo tan maravilloso, ni algo
tan contagioso como podía ser el amor. Al llegar a casa sonreía como un tonto,
al comer seguía sonriendo y al dormir volvía a sonreír.
El amor… era algo increíble.
— Shouta, has hecho la línea torcida.
— Oh, cierto.
Hiroki le quitó la regla rozándole la mano con ello. Cogió una hoja en blanco
y le hizo él las casillas.
— Ten —Se la dio, y de nuevo, le rozó la mano.
Cuando Shouta sujetó el papel, se dio cuenta que su mano temblaba y al mirar
a Hiroki, que se había concentrado en su propio papel, descubrió sus mejillas
coloradas.
“Quizás… es el calor”
Y con ese pensamiento comenzó a rellenar las casillas con los nombres de sus
compañeros, sin darse cuenta de que sus propias mejillas estaban incluso más
rojas que las de él.

Empezaron a mirarse por los pasillos, miradas ocultas, miradas secretas… y el


tacto de su piel se fue haciendo cada vez más y más evidente.
Estando en clase, los dos solos, era natural rozarse para intercambiar cosas,
era natural estar pegados el uno junto al otro, mientras sus corazones
bombeaban sangre frenéticamente.
Para ellos… era natural estar enamorados. Pasaban los días, las semanas, los
meses… y cada tarde que pasaban juntos se convertía en algo mágico y
especial.
Shouta era consciente de que Hiroki conocía su afición por mirarlo desde la
ventana durante el entrenamiento. Muchas veces sus ojos se clavaban y, aunque
no lo saludaba, desde la distancia podía ver su sonrisa.
“No le molesta… que lo vea constantemente”
Con el paso de los días y de la rutina que habían creado, Shouta comenzó a
conocer mejor a Hiroki y sus defectos se abrían paso poco a poco, pero, contra
toda lógica, se enamoraba más y más de él.
Sabía que, aunque caía bien a todo el mundo, él menospreciaba a muchas
personas, se creía mejor y superior a casi todos los demás… pero claro, no
ayudaba el hecho de ser idolatrado por toda la escuela. Era demasiado
impulsivo, tozudo y engreído… aunque la manera en que expresaba esos

48
Wagamama na Koi

defectos llegaba a resultar incluso graciosa para Shouta.


Y luego estaba su lado terriblemente seductor. ¿Debía considerar eso un
defecto o una virtud? Shouta aún no lo tenía muy claro… si ponerlo en las
ventajas… o en los inconvenientes.
Sin embargo, lo que más le gustaba de él era su sonrisa y esa alegría que tenía
siempre en el rostro. Era risueño, y su luz iluminaba las pesadillas que a veces le
acosaban durante la oscuridad.
“En mi vida, Hiroki-senpai ha sido la tormenta que ha destruido toda mi
tranquilidad, pero también ha sido el encargado de volver a darle cuerda a mi
corazón y volver a ponerlo en marcha.
»Así que, realmente no sé cuándo ni cómo pasó pero, sin planearlo, acabé
enamorado de él por completo.”

— Joder, qué frío —Takeshi estaba sentado en la mesa de enfrente—. ¿Cómo


pueden aguantar las tías con esas minifaldas? —Le preguntó a Minami.
— Tengo medias que me abrigan. ¿Ves? —Ella subió la pierna
seductoramente hasta la mesa donde estaba él, haciendo galantería de su
flexibilidad y se apartó el pelo rubio con una sonrisa de superioridad.
— Pero si ni se ven, ¿seguro que funciona? —Takeshi le agarró la pierna a
Minami y al subirla, la falda se subió un poco también.
— ¡Pervertido! —Añadió dándole una patada en el vientre y bajando la pierna.
Agarrándose el estómago, Takeshi se quejó.
— Pero si eres tú la que me acaba de enseñar la pierna…
— Por favor… lo que tengo que ver —Añadió ella indignada.
— Eres un guarro, Takeshi —Yuna, al lado de Minami, le señaló con el dedo
insultándolo.
— ¿Quién, Takeshi un guarro? —Gritó Keito, un chico de atrás—. Eso lo
sabe todo el instituto.
— ¡Joder! ¡Púdranse todos! ¡Ojalá se congelen en las vacaciones de
invierno!—Cabreado, se dio la vuelta para sentarse en su asiento, con los
brazos cruzados y la clase estalló en carcajadas.
“Tiene tanta facilidad para hacer amigos…”, pensó suspirando Shouta.
Era el último día de clase antes de las vacaciones de invierno y todos estaban
muy excitados con la llegada de la navidad. Las chicas se pasaban el día
cuchicheando nerviosas para poder declararse al chico que les gustaba y así
poder pasar unas navidades perfectas.
Las horas pasaron rápido, y la mayor parte del tiempo Shouta pensó en
Hiroki. En los días que estaría sin él… Había llegado a la conclusión de que no
le gustaban las vacaciones. Cuando tenía el profesor particular las ansiaba
frenéticamente, pero ahora que estaba en el colegio con sus compañeros de
clase y sobretodo, con Hiroki, no deseaba faltar ni un solo día. Durante el mes
de verano había sido tan aburrido pasar tanto tiempo sin verlo…
Había aprendido a extrañarlo cuando no estaba, a sonreír cuando lo veía y a

49
Kawano Sora

esperar ansioso la llegada del atardecer para pasar unas horas a su lado…
Había aprendido… lo que era el amor.

— Mañana… comienza la semana de vacaciones —Dijo Hiroki mientras


escribía en su papel.
Shouta afirmó con la cabeza.
— Pero sólo serán siete días.
Hiroki alzó la mirada.
— ¿Con el “pero” te refieres a que es poco tiempo o mucho tiempo? —Le
preguntó sin dejar de mirarlo a los ojos.
— ¿Eh? —Shouta, cohibido, apartó la mirada—. Me parece… demasiado—
Tragó saliva—. Demasiado tiempo.
— ¿Te gustaría… —Hiroki cogió las tijeras—… que nos veamos estos días?
—Preguntó, esta vez bajando el rostro y concentrándose en recortar la hoja que
tenía en la mano—. Me dijiste que Literatura te estaba pareciendo algo difícil…
puedo ayudarte, si quieres. N-no se me da mal ¿sabes?
Shouta rio nervioso. Jamás se habría imaginado que Hiroki le iba a decir algo
así: ¡Quedar para estar juntos en navidad! ¡Verse durante esos días!
“Sí, seguro que estoy soñando y en cualquier momento me daré contra el
suelo”
— E-está bien.

Hiroki fue a su casa cada uno de los días de las vacaciones. Hablaron, rieron,
dieron largos paseos por la nieve y conocieron el arte del silencio.
A veces simplemente se sentaban en un banco para ver la fuente del parque y,
metidos en sus abrigos, contaban el número de veces que saltaba un pez del
estanque… cada vez que llegaban a diez, debían confesarse algún secreto…
— Cuando tenía diez años se metían constantemente conmigo en el colegio
—Le dijo Hiroki, levantando la mirada y observando el cielo—. Se hacía
insoportable, pero al final le pedí a mis padres que nos fuésemos de Tokyo
porque mi mejor amigo se iba también. Ni siquiera me atreví a decirles la
verdad.
Shouta se daba cuenta de que la fachada que daba Hiroki de perfección era
mentira. En realidad, era un chico lleno de miedos… lleno de incertidumbres y
de defectos. Pero, contradictoriamente, esas imperfecciones que tenían eran
preciadas para Shouta.
“Le quiero tal cual es…. Le quiero con sus perfectas imperfecciones”
— Hay algo que nunca me has dicho —Le dijo Hiroki tras un silencio—.
¿Cómo… cómo murió tu madre?
Cierto, Shouta tan sólo le había dicho la parte superficial de la historia. Le
había confesado lo obvio, aquello que es ridículo esconder. Pero… ese

50
Wagamama na Koi

detalle… no podía decirlo.


—Fue… un accidente.
Shouta no dijo nada más, se quedó callado sujetando con fuerza sus manos,
mirando al suelo. “No quiero que siga preguntado…”, pensó mientras tragaba
saliva y buscaba las palabras adecuadas.
Pero Hiroki no insistió y, sujetándolo por la cabeza, lo tumbó en sus rodillas.
— Está bien… no volveré a preguntar. ¿Vale?
Fue entonces cuando notó el nudo en la garganta, cuando sintió por un
momento el dolor más devastador y a la vez la mayor alegría…
“Mamá… ¿está bien que sea feliz?”

Las navidades habían terminado. Pero no había nada mejor que empezar de
nuevo el curso… y volver a la dulce rutina.
Shouta sonreía mientras limpiaba la ventana del pasillo con un paño. Le
tocaba la limpieza del aula y sus alrededores junto con su compañera Yuna. Sin
embargo, a pesar de lo aburrida que podía llegar a ser la tarea, estaba feliz. Era
un tonto lleno de felicidad. Desde que había conocido a Hiroki todo había
cambiado, algo se había metido dentro de él, algo que le había hecho ver la vida
de una manera diferente…
A lo lejos, los estudiantes jugaban en sus equipos. El de fútbol hacía su
entrenamiento matutino de la tarde sobre la cancha de césped, pero desde allí
no podía ver la cancha de béisbol.
Echó un poco de líquido al cristal y continuó limpiando, perdido en sus
pensamientos, recordando lo incolora que era la vida sin Hiroki.
El sonido de unos pasos haciendo eco le hicieron girarse. Allí, yendo hacia
donde estaba él, andaba Hiroki con paso lento y con algunas gotas de sudor en
la frente. Seguramente acababa de terminar el entrenamiento.
Tenía esa preciosa sonrisa en su rostro y parecía feliz por haberlo visto.
Shouta se quedó varios segundos observándolo, como si no pudiese apartar
los ojos de él. Por un momento creyó haberse quedado sin respiración.
Apartó la mirada al cobrar el sentido común y siguió limpiando. Sentía su
corazón palpitar con fuerza y rapidez, haciéndolo sentir más vivo que nunca.
Pero, intentando ignorar la necesidad de girarse, se concentró en hacer la
limpieza y en olvidar que la persona que más adoraba en el mundo estaba tan
cerca de él.
Los pasos se oían cada vez más cerca, y cada vez más, enloqueciendo poco a
poco a Shouta.
Y sin previo aviso, sin soñarlo jamás, notó cómo la mano de Hiroki le
arrastraba todo el pelo hacia atrás en una deliciosa caricia, y en voz baja, cerca
de su oído para que Yuna-chan no pudiese escucharlo, le susurró: “Ya te queda
poco. Un último esfuerzo”.
Siguió su camino y desapareció al instante, dejando a Shouta sumido en un
estado de irrealidad absoluta.

51
Kawano Sora

Se quedó petrificado, con el corazón a punto de salirse por la garganta. Sus


cabellos revueltos y su rostro sonrojado se reflejaban en el cristal que hacía
poco estaba limpiando.
“Apoyé la frente en la cristalera y me dejé llevar por mis emociones,
abandonándome en un mar de fantasías.
Solté el aire. Sin darme cuenta, había dejado de respirar.
Pero calmar los latidos de mi corazón fue tarea en vano. No podía
tranquilizarme.
Sólo Hiroki tenía ese poder”

52
Wagamama na Koi

Capítulo 5 Lo que siento por ti


Me sentía feliz, juro que era la persona más feliz de la tierra.
Los recuerdos de un pasado lejano, el dolor y la tristeza de mi antiguo día a día había sido
cambiado por un mundo de colores, por despertarme cada mañana con ilusión de ir hasta la
escuela para verlo…
Sin embargo, la realidad estaba haciendo eco en mi cabeza: Hiroki era un chico. ¿Y si
descubría mis sentimientos? ¿Y si me dejaba de hablar por ese motivo? ¿Y si le repugnaba mi
amor por él? Tantas, tantas preguntas…
No había duda de que existía algo extraño entre los dos… pero ¿quién me iba a asegurar a
mí que no lo había imaginado todo? ¿Y si había confundido las cosas y Hiroki tan sólo me
veía como un amigo? ¿Quién podía decirme la realidad de la situación?
Entonces lo comprendí… sólo Hiroki podía sacarme de la incertidumbre.
Sólo él.

Shouta salía del colegio algo decepcionado. Hiroki tenía una cena familiar esa
noche y no podía quedarse con él a pasar la tarde. Se colocó el asa del maletín
en el hombro y avanzó con paso lento. Pero le entraron ganas de ir dando
saltitos al recordar lo que había pasado el día anterior mientras limpiaba el
cristal.
“Me acarició…” pensó, a la vez que llevaba su mano hasta donde Hiroki le
había tocado. Pero la sonrisa que se le había puesto en el rostro se borró al
instante cuando, a lo lejos, vio a Hiroki de perfil, en la cuesta del colegio.
“¿Eh?”
Sus labios estaban en los de una chica y la besaba con dulzura.
“¿Qué?”
La conocía: era Miyomi Shizuko, una chica de la clase de Hiroki. Shouta notó
cómo su garganta se anudaba y le entraban ganas de llorar.
“¿Qué significa…? ¿Por qué la está besando? ¿Ellos… están saliendo?”
Agarró el asa del maletín con fuerza mientras se tragaba las lágrimas.
“Qué tonto, qué tonto, ¡qué tonto he sido! ¿Cómo he podido pensar por un
momento que Hiroki sentía algo por mí? ¿Cómo he podido ser tan idiota?”
La cuesta de la escuela era la única vía para volver a su casa. Shouta pensó en
dar la vuelta y entrar en el colegio sin que se diesen cuenta, pero tenía ganas de
llegar a su cuarto y esconderse entre las sábanas.
Al dar los primeros pasos, algunas piedrecillas se movieron haciendo ruido y
atrayendo así la atención de la pareja.
Shouta tragó saliva cuando se encontró con los ojos de Hiroki abiertos de par
en par.
— Y-yo, lo siento mu-mucho… no pretendía mirar…—Dijo moviendo las
manos.
— Shouta…

53
Kawano Sora

— De verdad que lo siento…. —Intentó sonreír para parecer indiferente,


pero fue una sonrisa muy patética, así que aceleró el paso y dejó atrás a Hiroki
con la chica.
— Lo siento, Shizuko, nos vemos mañana—Escuchó que decía él tras de sí.
— ¡Oye! —Gritó ella.
Cuando Shouta miró hacia atrás, descubrió a Hiroki siguiéndolo con frenesí.
¿Por qué lo hacía? ¿Por qué había dejado tirada a la chica y ahora venía a por él?
“No lo sé ni me importa...
»No quiero hablar con él, no quiero mirarlo, no quiero oírlo…. Si lo hago…
no podré esconder por más tiempo estos sentimientos… no podré seguir… de
esta manera”
El nudo en su garganta se hacía cada vez más grande y aceleró el paso. Pero
aunque casi estaba corriendo, Hiroki no se daba por vencido.
— ¡Shouta! ¡Para!
Estaba muy cerca, le seguía paso a paso.
— ¡Vete, por favor!
— No es lo que piensas.
¿Qué estaba diciendo? ¿Besando a una chica y no era lo que pensaba? ¡Idiota!
¡Idiota!
— ¡Lárgate!
Ya se habían alejado del colegio, y cuando se vino a dar cuenta estaban en la
calle donde vivía.
“Queda poco… unos giros más y ya estaré en casa”.
Pero antes de girar en la siguiente calle, Hiroki lo agarró por el brazo y le dio
la vuelta. El maletín cayó al suelo estrepitosamente.
— ¿Qué estás…?
— ¡Fue una apuesta! —Le cortó él.
— ¿Eh?
— A… a cambio de un beso… me tenía que dejar entrar en el aula de
fotografía… para coger una foto.
— ¿Una…fotografía?
— Sí, bueno, Shizuko es del club de fotografía, y sacó varias durante la
competición de la semana pasada… — Intentó explicarse.
— Vaya…. —Shouta bajó la mirada—. Así que era eso… —Se sintió más
tranquilo al saber que no estaba saliendo con ella. Pero la tristeza y el dolor
seguían dentro de él.
“Solo es cuestión de tiempo para que empiece a salir con una. Entonces me lo
dirá, y no seré capaz de mantener la sonrisa mientras lo felicito.
»Debo terminar con esto… le diré que no puedo seguir quedando por las
tardes. Tengo… que separarme de él”.
— Debía de ser muy guapa la chica de la foto…— Añadió Shouta, algo
enojado.
“Oh, mierda, se me ha escapado”
— ¿Guapa? No. No.
Hiroki comenzó a ponerse nervioso. Apretó su mano aún más en el brazo de

54
Wagamama na Koi

Shouta. No lo había soltado en ningún momento. “Ya está, seguro que me ha


descubierto”, pensó. “Está pensando en cómo no dejarme en ridículo
rechazándome… soy tan patético. Se estará preguntando por qué corrí de esa
manera, por qué hui de él…”.
Shouta se soltó de su agarre y se dio la vuelta para alejarse. Lo mejor era salir
de allí cuanto antes, si no, se echaría a llorar.
— Tengo que irme.
— Espera… —Parecía estar desesperado por decir algo—, la foto…—Vio
cómo tragaba saliva—, La foto… ¡Dios, joder! —Se agarró un mechón de
pelo—. ¡La foto era tuya!
— ¿Eh?
— La maldita foto… era…una foto tuya.
—…
“¿Qué está diciendo? ¿Una foto? ¿Mía?”
— Por… qué, por qué razón ibas… a querer… — Shouta estaba confundido.
— ¡Porque me gustas! —Gritó él con el rostro sonrojado—. Me has gustado
desde que te vi por primera vez en el colegio, desde ese día que me esquivaste
con la mirada. Y cada día que he pasado contigo me has gustado más y más… y
más… —Fue bajando la voz mientras lo decía.
Shouta no podía creer esas palabras; simplemente eran demasiado perfectas
para ser verdad. “Por favor que alguien me pegue —suplicaba para sí—. Que
alguien me despierte…”
Estaba en estado de shock. Las palabras no se dignaban salir de su garganta.
Ni siquiera sabía qué demonios debía decir.
— Esto… esto nunca me había pasado, Shouta. Nunca había sentido algo así
por nadie... Jamás. Y durante todo este tiempo no he sabido cómo decírtelo…
o cómo hacértelo saber…
Shouta seguía en silencio; observándolo con los ojos muy abiertos.
— ¡Por Dios, di algo! —Le gritó Hiroki, alterado y nervioso. Shouta nunca lo
había visto así.
Se había declarado. Hiroki se había declarado. ¿Era en serio? ¿No era un
sueño? Tragó saliva, pero seguía sin saber qué decir.
“Puedo… tener esperanzas”
— Shouta… ¿por qué estás llorando?
¿Eh? ¿Llorando? Se tocó la mejilla con los dedos. Era verdad. ¿Por qué
lloraba? Escondió el rostro con las palmas de sus manos, sus hombros
temblaron y comenzó a sollozar.
“La felicidad… me había invadido por completo”.
— A mí…a mí también me gustas —Susurró Shouta con el rostro ardiendo y
el corazón a punto de salirse de mi pecho—. ¡De verdad me gustas! —Lo gritó
antes de que fuese demasiado tarde, antes de que el miedo le dominase el
corazón y escondiese las palabras bajo llave.
Entonces, Hiroki se acercó rápidamente a él y lo acurrucó entre sus brazos. La
fuerza con la que le sujetó el cuerpo le sorprendió.
“¿Tan inmensos eran sus sentimientos? ¿Era quizás otro sueño inventado?

55
Kawano Sora

Yo ni siquiera podía creer el hecho de gustarle, menos aún el de estar de esa


manera: pegado a él, sintiendo cada centímetro de su cuerpo. Mis manos se
aferraron a su espalda, correspondiendo al abrazo y no dejándolo escapar…”
Shouta alzó la cabeza despacio y se encontró con los ojos de Hiroki, estaban
brillantes de deseo. Inconscientemente, bajó la mirada hacia su boca…
¿Podía besarlo? ¿Era correcto? Después de todo… le gustaba ¿verdad?
Hiroki se humedeció los labios con su lengua, y al hacerlo a Shouta le
entraron más ganas de besarlo.
Pero nunca había besado a nadie…
“¿Eh? Se está acercando… y ha cerrado los ojos… ¿v-va a besarme él?”
Los labios de Hiroki apresaron con fiereza los suyos, pero a la vez, lo hizo
con delicadeza y dulzura. La lengua de Hiroki se fue haciendo paso entre su
boca, haciéndole perder el sentido de la orientación y la realidad.
La cabeza de Shouta le daba vueltas…
Aferró sus mejillas y siguió invadiendo su interior. Shouta comenzó a
corresponder el beso con movimientos torpes, chocando y rozando su lengua
con la suya.
¿Era posible hacer algo tan simple y a la vez tan erótico como un beso?
Los labios se separaron un momento, casi rozándose, tan sólo para coger un
poco de aire y seguir con la danza.
Un beso.
Dos besos.
Tres besos.
Con los ojos cerrados Shouta perdía la cuenta de cuántos besos llevaban en
esa calle vacía de personas pero llena de sentimientos. Con los ojos cerrados, se
sentía como si estuviese en un sueño lejano… un sueño fantasioso. Pero la
suavidad de los labios de Hiroki era real y sentía como sus dedos fríos le
acariciaban la mejilla, estremeciéndolo de amor y placer.
Beso. Beso dulce y beso inocente.
Beso esperado.
Beso…
— Es… mi primer beso —Confesó Shouta cuando Hiroki se apartó unos
centímetros para respirar. El vaho salía de su boca.
— Bueno… también es mi primero beso —sonrió—, contigo.
Shouta levantó los pies para volver a besarlo.
— Me gusta hacerlo.
Le dijo entre labio y labio.
— A mí también —Y Hiroki, agarrándolo por la espalda lo atrajo más hacia él
e hizo el beso más largo y profundo.
Sus lenguas se conocían por fin, el sabor de sus bocas quedaba impregnado en
la memoria y la sensación de amarse comenzaba a recorrer cada vena de sus
cuerpos…
Dulce fantasía. Armonía de sonidos y colores al compás de un beso, como
una canción o un cuento de amor.
La historia de los dos… había dado comienzo.

56
Wagamama na Koi

Shouta rio cuando Hiroki le beso en la punta de la nariz con cariño. Pero el
sonido de una puerta al abrirse les hizo separarse de golpe. Una señora mayor
salía de su casa con un carro para la compra. Inclinó la cabeza a modo de
saludo cuando pasó al lado de los chicos y ellos, nerviosos, se inclinaron.
Cuando dio la vuelva a la esquina, comenzaron a reír.
— Qué susto —Dijo Shouta, llevándose una mano al pecho y suspirando.
— Sí —Respondió Hiroki mirándolo de reojo—. Casi nos pillan ¿eh?—
Shouta, cohibido, miró al suelo, pero Hiroki le alzó el rostro por la barbilla—.
Eres muy lindo.
Inmediatamente su rostro se tiñó de rojo, llegando incluso hasta la punta de
sus orejas. Quería dejar de mirar esos ojos rasgados y de un color suave que le
atravesaban la piel, pero Hiroki lo sostenía sin dejarle apartar la mirada.
— Te volvería a besar ¿sabes? Pero si pasa otra anciana, no quiero que le dé
un infarto.
— Y-ya, a mí tampoco me gustaría eso —Dijo Shouta muy serio moviendo la
cabeza.
Él se rio.
— Shouta es una broma. Una broma.
— Cla-claro… una broma —Shouta recogió el maletín que se había caído al
suelo. “Mis labios siguen ardiendo…”, pensó mientras se lo colgaba al hombro.
Se quedaron de pie, uno frente al otro. ¿Qué se suponía que debían hacer
ahora?
— Bueno… hasta mañana —Shouta se despidió mirando al suelo, todavía
con las mejillas coloradas.
Pero cuando estaba a punto de darse la vuelta, Hiroki lo cogió por la mano.
— Espera —Le pidió, mientras la sujetaba con fuerza—. ¿Quieres… quieres
venir a mi casa? —Su pregunta cogió desprevenido a Shouta, haciendo latir aún
más su corazón.
“¿A su… casa?”
La mano de Hiroki estaba tan tibia que conseguía calentar cada parte de su
cuerpo con el contacto.
— V-vale… pero ¿y la cena? —Preguntó sin mirarlo a la cara.
Él se pasó la otra mano por el pelo.
— Cierto —Pareció pensar algo rápido—. Les diré a mis padres que no
puedo ir. Después de todo no es en mi casa… y podremos… cenar los dos
juntos ¿qué te parece? —Lo miró a los ojos—. ¿Vienes?
Ahora sí, con una sonrisa, Shouta asintió con fuerza.
— Sí.
Y con las manos todavía agarradas, Hiroki emprendió el paso, arrastrando a
Shouta tras de sí.

— Oh dios mío, es inmensa.


De pie frente a la entrada, Shouta admiraba la belleza de la mansión.

57
Kawano Sora

— ¿Tú no viviste en la de tu padre por un tiempo?


— No era tan grande. Era más bien el gran jardín lo que le daba mayor
tamaño, pero por dentro era algo pequeña. A mi madre… no le gustaban las
casas demasiado ostentosas, por eso cogieron esa que estaba oculta entre los
árboles.
— Parece como un cuento de hadas —Añadió Hiroki sonriendo, mientras
subían los escalones de la entrada—. A mis padres tampoco les gustan las
mansiones, es más, cuando vivíamos en Tokyo nuestra casa era pequeña en
comparación a esta. Tenía tan sólo tres pisos y varios cuartos en cada uno, nada
fuera de lo normal.
— ¿Y por qué se mudaron aquí?
— Bueno, —Hiroki se rascó la nuca—, los vecinos son muy amigos de mis
padres… y quisimos estar todos juntos —Añadió riendo—. Esta era la casa
más cercana.
A Shouta le pareció un capricho de ricos elegir una casa tan grande solo para
estar cerca de los vecinos… pero bueno, no era algo que le afectaba en
absoluto así que no le dio importancia.
Hiroki abrió con las llaves y entraron.
— Buenas tardes, señorito Hiroki —Saludó una señora que llevaba una cesta
llena de ropa.
— Hola, Maori-san. Traigo un amigo, si no te importa… ¿puedes llamar a mis
padres y decirles que no podré ir a cenar a casa de los Inoue?
— Claro, así se lo diré.
— Gracias.
Ella sonrió mientras se iba con el cubo.
Entonces Hiroki, emocionado, lo cogió de la mano y lo llevó casi a rastras
hasta su cuarto, subiendo escaleras y atravesando pasillos.
— Es este —Dijo cuando entraron a una habitación amplia y espaciosa, con
una cama de matrimonio en el centro.
Shouta tragó saliva mientras observaba los detalles.
“Es su cuarto… SU cuarto…”
Comenzó a apretarse los dedos por los nervios.
“Dios, estoy demasiado nervioso… no puedo controlarlo… haré el ridículo,
estoy seguro. Dentro de poco saldré corriendo chillando como un imbécil”.
Shouta pegó un brinco cuando escuchó la puerta cerrarse tras de sí.
— No entrará nadie — Susurró Hiroki tocándolo por los hombros—.
Estamos solos.
“Oh dios, eso no me ayuda en nada para tranquilizarme. ¿Vamos a hacerlo?
¿YA? ¿Esta noche?” Shouta se estaba haciendo daño en los dedos por la fuerza
con la que se los estaba estrujando.
La respiración de Hiroki se hizo evidente en su oído y sus labios se apoyaron
en su cuello, besándolo con suavidad. Shouta gimió nada más sentir la
humedad de su boca rozándole tan deliciosamente.
—Ngh…
Se pegó más a él. Las manos de Hiroki se metieron por su camisa, subiéndolas

58
Wagamama na Koi

poco a poco, y sus pantalones estaban pegados a sus nalgas.


“Está duro…”, pensó cuando notó el bulto tras él. “Hiroki quiere hacerlo
conmigo… y encima parece tener experiencia…”
— Shouta… —Le desabrochó un botón del pantalón y justo cuando iba a
meter la mano en ellos, Shouta lo paró con las dos manos temblando.
— No —Susurró, con pánico. Sus manos temblaban y estaban frías.
— Oh, mierda, mierda. Lo siento. He sido un estúpido. Lo siento, Shouta.
Shouta, nervioso, vio como Hiroki daba la vuelta para mirarlo a la cara.
“¿No está cabreado?”
— Por un momento… me he olvidado… —intentó explicar—. Lo siento, de
verdad.
Shouta movió la cabeza efusivamente.
— Sólo estoy un poco nervioso… no… no puedo hacerlo ahora… lo siento.
Hiroki lo sostuvo por los hombros.
— No te disculpes. No tienes la culpa de nada ¿vale?
Era perfecto. Era demasiado perfecto para ser real. Tanto que incluso a
Shouta le entraron ganas de salir corriendo por la ventana para despertarse del
sueño.
— Ven —Le dijo con cariño, llevándolo hasta la cama.
Shouta lo deseaba, dios mío ¡claro que lo deseaba! Había estado soñando con
él casi cada noche, había fantaseado con su primera vez y pensaba que a la
mínima oportunidad de hacerlo lo llevaría a cabo sin dudarlo.
— Hiroki… quiero hacerlo contigo —Le confesó cuando se metieron entre
las sábanas—. Pero… supongo que la imaginación es diferente a la realidad.
— ¿Imaginación? —Hiroki enarcó una ceja y lo miró con picardía—. ¿He de
suponer que has imaginado esto conmigo?
— Bueno, ya sabes… — pasó su mano por detrás de su cabeza a la vez que
pensaba cómo solucionar la situación—, al sexo, me refiero. No es que haya
soñado contigo… bueno, tampoco es eso, puede que haya soñado…. quizás un
poco… quizás… eso, sí —Ocultó el rostro en la almohada, avergonzado de
todas las incoherencias que estaba soltando por la boca.
Pero la mano de Hiroki le acarició la espalda con cariño como si pudiese
comprenderlo. Shouta movió la cabeza para mirarlo, sus rostros quedaban muy
cerca.
— ¿Te cuento un secreto? —Le dijo Hiroki, bajando los ojos.
Shouta afirmó con la cabeza.
— Mi primera vez no quiero ni recordarla. Fue horrible… lo peor que pude
sentir en mi vida. Y… a veces me encantaría volver atrás y poder empezar de
cero.
— ¿Fue… fue con un chico?
— Sí. Yo tan sólo tenía catorce años, ya puedes hacerte una idea de la
situación. Él tenía más de veinte.
Shouta tragó saliva, sin saber qué decir. No quería ni imaginarse lo horrible
que debía haber sido, ni lo que había pasado por su cabeza en aquellos
momentos…

59
Kawano Sora

Lo tomó de las manos y lo miró a los ojos.


— Gracias —Le dijo Shouta.
— ¿Eh? ¿Por qué?
— Por… haberme comprendido y… por no hacerme sentir mal al no querer
hacerlo.
Él se rio.
— Qué tontito eres, ven aquí —Lo estrujó en un abrazo—. Promete una
cosa, Shouta.
— ¿Hmm?
— Prométeme que nunca me tendrás miedo. Yo jamás haré algo que no
quieras, te lo juro… me basta… con estar a tu lado.
Agarrando la camisa asintió con la cabeza.
— Te lo prometo.
Y tras decir esas palabras, Hiroki sonrió como un niño pequeño.
¿Había podido imaginar Shouta que algo así pasaría? ¿Cómo había podido
tener tanta suerte de encontrarlo? ¿Cómo, además de haberlo encontrado, tenía
la suerte de ser correspondido?
“Tengo tantas ganas de reír y de llorar y de saltar… todo al mismo tiempo”
— Hiroki-senpai… —Se sentó en la cama de rodillas—. Yo… yo… no es sólo
gustar… ¿sabes? Es… algo diferente —Alzó la mirada y lo vio a los ojos—.
Creo que me he enamorado de ti y… — Avergonzado por lo que estaba
diciendo, Shouta se trabó con las palabras—, y… creo que… te quiero de
verdad… ¿S-sabes? Es casi… amar —Cogió la sábana con las manos y se
cubrió con ella hasta la boca. Pensando que había dicho la cosa más ridícula y
empalagosa del mundo cerró los ojos con fuerza durante unos pocos segundos.
Pero al alzar la mirada, el rostro de Hiroki estaba algo colorado y lo miraba
como si no creyese sus palabras. Tras un momento de sorpresa, le siguió una
inmensa sonrisa.
— Tonto… —Agarrando la sábana lo fue destapando poco a poco para
buscar su boca y posarle sus labios en ella—. Tonto…
Cayendo tumbado hacia atrás, Shouta se dejó besar y se dejó querer por ese
chico que hasta hacía unas horas atrás creía haberlo perdido para siempre.
“Hoy… desperté soñando con sus besos, y ahora estoy en sus brazos… qué
situación más ilógica.”
— ¿Puedo besarte de nuevo?
Shouta afirmó y Hiroki le dio un beso suave en los labios.
— ¿Y ahora? ¿Puedo volver a hacerlo?
Shouta, riendo, volvió a afirmar con la cabeza y esta vez, Hiroki alargó más el
beso.
— ¿Y… puedo tocarte? —Preguntó Hiroki con tono divertido pero a la vez
nervioso.
En respuesta, Shouta cogió su mano y la llevo hasta dentro de su camisa. Se
mordió los labios mientras le incitaba a acariciarlo.
Hiroki le tocó el vientre con sus dedos desnudos, y fue subiendo poco a poco
la mano hasta llegar a su pecho. A la vez comenzó a besarlo despacio. Besos

60
Wagamama na Koi

húmedos y profundos.
— Hiroki… —Shouta gimió al notar el calor entrar por su cuerpo. No podía
creer que de verdad Hiroki estuviese allí, besándolo una y otra vez,
acariciándole el cuerpo con las manos…
“No puedo… pensar…”
Y así se quedaron durante largos, largos minutos… simplemente
saboreándose y conociéndose por primera vez. Descubriendo las caricias y el
placer, descubriendo sonidos, sabores, secretos… riéndose de vez en cuando
como consecuencia de una caricia traviesa en alguna zona sensible, gimiendo
cuando lo exigía el placer, soñando durante todo el tiempo…
Sentía el peso del cuerpo sobre el suyo y la dureza de su erección rozándole
los pantalones. Pero Shouta sabía que se estaba conteniendo, y en ningún
momento fue más lejos que besos y caricias bajo su camisa.
Shouta, con más confianza en sí mismo le apresó el labio superior en uno de
los besos y Hiroki sacó la lengua, hambriento de él para introducir su lengua
muy profundamente. Entrelazó sus dedos en el pelo de Shouta, desesperado
por saborearle lo más posible.
“No recuerdo cuanto tiempo estuvimos así. Simplemente besándonos,
acariciándonos, comenzando a conocer nuestros cuerpos… como si
hubiésemos estado toda la vida entera esperando ese momento”
De repente, colocando las manos a cada lado de su cabeza, Hiroki se alzó y lo
miró a la cara.
— No te haré nada que no quieras, lo juro, pero a cambio… —se mordió el
labio, como si estuviese nervioso—, quédate esta noche conmigo, por favor.
No te vayas —Le suplicó.
Shouta se quedó callado. Cada cosa que hacía o decía Hiroki lo dejaba sin
palabras, le cortaba la respiración…
— ¿Te quedarás?
Sin responderle se levantó de la cama colocándose bien su camisa. Abrió el
maletín del colegio que había dejado en el suelo, sacó el móvil y comenzó
escribir un mensaje.
— ¿Qué haces? —Le preguntó Hiroki desde la cama, intrigado y algo
preocupado.
— Escribirle un mensaje a mi hermano.
— ¿Y… y qué pone en el mensaje?
Shouta le dio al botón enviar mientras sus mejillas se teñían de rojo.
— “Hoy me quedaré a dormir en casa de un amigo”.

Hiroki pidió que les llevasen la cena a habitación y los dos chicos cenaron
sentados en la alfombra del cuarto, sobre una mesa baja y pequeña. Descalzos,
reían y hablaban de tonterías.
— No me creo que le hayas dicho eso al profesor, Hiroki…
— Sí. Dios, tenías que ver la cara que se le puso… en serio… — Hiroki

61
Kawano Sora

empezó a reír con fuerza y Shouta acabó contagiado por el sonido de voz.
— Siempre pareces el más bueno… y al final eres el peor de todos… —
Añadió entre sonrisas.
— Mmmm… pero dicen que el chico malo es quien conquista a la chica.
— ¡Yo no soy una chica! —Shouta hizo un mohín con la boca.
— Vaya… te das por aludido… ¿he de suponer entonces que te he
conquistado?
— …. Pu-pues…
Sin dejarle terminar la torpe respuesta que iba a soltar, Hiroki cogió un trozo
de mandarina y lo introdujo en su boca. El líquido se escapó goteando por sus
comisuras, y él, seductoramente, lo lamió con su lengua.
Shouta se estremeció al sentir la humedad sobre su boca.
Y por un momento, sintió una necesidad física inexplicable hacia él… lo
necesitaba, lo necesitaba cada segundo un poco más.

— Aquí tiene, señorito Hiroki, el cepillo de dientes nuevo que me pidió y una
toalla limpia —La empleada se inclinó cuando Hiroki recogió las cosas y cerró
la puerta al momento de irse, no sin antes darle las gracias.
Esa era otra de las cosas que le gustaban a Shouta de Hiroki: siempre daba las
gracias.
— Toma, tu toalla y tu cepillo.
— ¿Vas tú primero a la ducha? —Preguntó Shouta con naturalidad.
Hiroki lo cogió por la barbilla y le pasó el dedo pulgar por los labios.
— Juntos. Vamos a bañarnos juntos.
Le sonrió y lo beso con rapidez.
— ¿J-j-j-juntos? —Preguntó Shouta sin poder decir la palabra correctamente.
— ¿Por qué no? —Volvió a sonreír con esos labios carnosos y rojizos.
Abrió la puerta del cuarto y giró el rostro.
— Ven, corre —le susurró.
Salió de la habitación y Shouta fue tras él. Con sus pies descalzos podía sentir
el frío del suelo, pero incluso ese detalle le parecía excitante en aquellos
momentos.
Pocos metros adelante, Hiroki entró en otra habitación y le hizo una seña con
la mano para que se diera prisa desde el umbral de la puerta. Acelerando el
paso, Shouta llegó hasta él con la corazón latiéndole rápido.
— Entra antes de que nos vean.
— ¿Pero no estamos solos?
— En mi casa viven algunos empleados, no querrás que nos descubran ¿no?
Shouta negó con la cabeza y entró en el baño. Cuando Hiroki cerró la puerta,
el sonido fue como un gong en su cabeza clavándose hondo en su cuerpo.
Pero, al contrario de lo que pensaba, Hiroki no se acercó para besarlo o
tocarlo, simplemente comenzó a quitarse la ropa como si estuviese solo,
dejándola en una cesta que estaba en la esquina.

62
Wagamama na Koi

— Quítate el uniforme, le diré a Maori-san que lo limpie esta noche y así lo


tendrás seco para mañana —Le dijo mientras él se bajaba los calzoncillos.
Su cuerpo, dándole la espalda, quedó al descubierto por completo. Como bien
suponía Shouta, tenía un cuerpo atlético y delgado, con piernas altas y firmes
que subían hacia unas caderas estrechas y terminaban en una espalda fuerte
pero no demasiado ancha.
Hiroki se dio la vuelta para meter en la cesta la ropa interior y Shouta tragó
saliva al ver entre sus piernas su… masculinidad.
Giró el rostro con rapidez cuando Hiroki alzó la mirada hacia él. “Me ha
pillado…”, pensó mordiéndose el labio y apretando fuerte los puños, con el
corazón latiéndole a gran velocidad. Pero la intriga era demasiado fuerte como
para resistirse a echar otro vistazo y, esta vez con algo más de disimulo y
aprovechando que Hiroki estaba llenando la bañera, se quedó varios segundos
contemplando esa cosa que, en comparación con la suya, podría decirse que
era… algo más grande.
“Casi tan grande como la de mi hermano… aunque bueno, hace años que no
veo a Niichan desnudo ¿hasta qué edad seguirá creciendo?”
Con el movimiento del cuerpo de Hiroki, su pene se movía también.
“Y… y se supone… que… ¿eso va a estar dentro de mí?”
De sólo pensar en esa posibilidad, tuvo una extraña sensación de miedo y
placer a la vez. Quería y a la vez temía el momento de entregarse a él…
“Tiene que doler, todo el mundo dice que duele… y para colmo, una vez los
chicos hablando en clase dijeron que se lo habían hecho a una chica por
detrás… y que había estado llorando todo el tiempo sin parar. Dicen que por
ahí es incluso peor…”
— ¿Te vas a bañar vestido?
— N-no… —Respondió mientras, con manos temblorosas, se quitaba su
camisa.
“Me siento como un flan… qué ridículo soy, ¿por qué estoy tan nervioso?
Hiroki se ha desnudado sin problemas y… mirándolo así parece un hombre. Y
yo soy un crío que no sabe nada”
— ¿Te ayudo? —Susurró acercándose a él.
Le cogió los bordes de la camisa que había comenzado a subir, rozándole con
las manos, y se la quitó. Un escalofrío recorrió su cuerpo, haciendo que sus
pelos se erizasen por el frío de la habitación e instintivamente se abrazó el
cuerpo con los brazos.
— Pronto subirá el vapor, ya verás qué calorcito hará.
Intentando no perder el equilibrio, Shouta se sostuvo en el hombro de Hiroki
cuando éste se agachó para quitarle los pantalones y los calzoncillos. Al
momento de bajarle la ropa interior, se colocó las manos entre sus piernas,
avergonzado.
Pero Hiroki no le dijo nada, simplemente se levantó y lo agarró por la mano
para llevarlo hasta la sillita de plástico que estaba sobre el suelo.
— Venga, siéntate, yo te limpiaré primero —Shouta le hizo caso, aunque
seguía tieso como un palo—. No estés tan tenso, Shouta —Le dijo con tono

63
Kawano Sora

divertido mientras le masajeaba los hombros—. Te prometí que no te haría


nada ¿verdad?
Sus manos hicieron efecto y al instante notó como la rigidez de su cuerpo
desaparecía poco a poco. Le echó el cubo con el agua caliente, provocándole
un gemido de placer.
— Qué gustito ¿eh?
Hiroki, para relajar el ambiente, se puso a hablar de tonterías mientras lo
enjabonaba con la esponja y le pasaba la ducha para quitarle la espuma. La
situación se había teñido de un ambiente tan familiar y natural que, sin saber
cómo, Shouta acabó olvidando su propia desnudez, e incluso, la de Hiroki.
Pero a veces, cuando los dedos de él le recorrían la piel, sentía pequeñas
oleadas de placer por algunas zonas de su cuerpo. Y no podía evitar fantasear
con que fuese más lejos.
Hiroki le echó un último cubo de agua y le revolvió el pelo con cariño.
— Me toca.
Shouta se levantó y cogió el cubo para ir a rellenarlo con el agua caliente bajo
el grifo. Antes de tirárselo por la cabeza metió la mano para comprobar que no
quemaba, Hiroki sacudió la cabeza con fuerza mientras Shouta le echaba el
agua.
— Pareces un perro —Dijo riendo.
Hiroki también se rio.
“Qué fuerte está…” pensó Shouta mientras frotaba la esponja en su espalda.
“No lo parece porque es delgado, pero se nota que hace mucho deporte”.
Quería besar su piel, tocarla y sentirla entre sus dedos. Con disimulo recorrió
con los dedos la zona de la columna, desde el cuello hasta la espina dorsal y
observó cómo los pelos de Hiroki se erizaban.
“¿Él estará tan nervioso como yo?”, pensó mientras se deleitaba mirando su
nuca.
— ¿Por qué decidiste teñirte? —Le preguntó cuándo comenzó a frotarle el
pelo con el jabón.
— Bueno… si te soy sincero, al principio fue solo un capricho… Tan sólo
tenía diez años y quería molestar a mis padres con esa actitud. Pero me salió
mal la jugada porque, cuando llegué a casa, a mi madre le encantó como me
quedó y a mi padre le da igual cualquier cosa que haga así que realmente no le
afectó que me tiñese el pelo. Ni siquiera con eso fui capaz de llamar su atención
—Su voz sonó triste y Shouta se preguntó qué clase de vida habría llevado
Hiroki hasta ese momento. “¿Se llevará mal con su padre?—. Pero bueno —
continuó de repente, con una sonrisa—, al final me gustó como me quedó el
efecto y me lo he seguido haciendo desde entonces.
— A mí… también me gusta cómo te queda… — añadió Shouta en voz baja
pero de manera que Hiroki pudiese escucharlo.
Hiroki se dio la vuelta en la silla, quedando frente a frente con Shouta. Sin
embargo, al estar de rodillas lo que quedó frente a su rostro no fue
precisamente la cara de Hiroki… sino su entrepierna. Shouta subió la mirada
hacia los ojos de Hiroki para intentar concentrarse en otra cosa que no fuese

64
Wagamama na Koi

aquello.
— La gente me pregunta muchas veces si me tiño —Dijo Shouta de pronto—
. A veces respondo que sí porque no soporto tener que estar contando toda la
historia de que mi madre biológica era occidental y todo eso… las personas son
muy pesadas preguntado cosas —Hiroki lo miró con cariño, como si lo
comprendiese y compartiese sus incertidumbres.
— ¿Sabes? Creo que las cosas pasan por algo… —Añadió él, para animarlo—
. Imagínate si tu madre biológica nunca te hubiese dejado en la casa de tu
padre. Puede que jamás hubieses conocido a tu hermano, a tu madre… o
incluso a mí —Calló unos segundos—. Piénsalo por ese lado.
— Sí —Shouta sonrió—. En realidad me alegro de que mi madre biológica no
haya sido capaz de cuidarme. Gracias a eso, tuve la mejor madre del mundo.
Aunque…me hubiese gustado tenerla por más tiempo.
— Aún tienes al mejor hermano —Añadió él sonriendo.
Shouta le sonrió también, con inocencia.
— Sí. Es cierto.
Entonces Hiroki inclinó su cuerpo y con la mano atrajo hacía sí a Shouta,
sujetándolo por la nuca. Lo besó con delicadeza uniendo tan sólo los labios
húmedos por el agua. La mano de Hiroki sobre la piel le estremeció y, al
separarse poco a poco de él, fue dejando su cuerpo temblando y lleno de deseo.
— Gracias por haberte quedado —Añadió con cariño.
Shouta lo miró sintiendo cómo latía su corazón.
“«Algún día, Shouta, querrás a alguien tanto como a mí o tu hermano. ¿Sabes?
Será alguien tan especial… que no querrás separarte de él ni un momento»”
Las palabras de su madre hicieron eco en su interior, como si aún pudiese
oírla.
“«— ¿Tanto como a mami? No. Eso es imposible, mami.
»— Lo harás. Ya verás”.
¿Podía ser Hiroki esa persona? ¿Podía ser él ese alguien al que amar como otra
parte de su ser? “Quiero que seas tú ese alguien, Hiroki…”
Shouta, dejándose llevar por unos sentimientos y emociones incontrolables,
deslizó una mano hasta la cara interna del muslo de Hiroki, recorriendo
despacio su piel hasta llegar a la entrepierna.
— Shouta… qué… ah… ¿qué estás… haciendo?
Notó cómo la piel de Hiroki, por donde rodaban gotitas de agua, se erizaba al
contacto. Shouta, con la mano temblando por la excitación, sujetó
delicadamente su miembro y comenzó a hacer con algo de timidez
movimientos hacia arriba y hacia abajo. Poco a poco y para asombro de su
inexperiencia, fue poniéndose dura frente a sus ojos.
— ¿Te… gusta? —Preguntó alzando el rostro.
— ¿Qué… que si me gus…ta? Es más que eso —Algo más confiado, Shouta
aumentó la presión de su mano y Hiroki comenzó a gemir más fuerte—. Ah,
ah. Dios, Shouta...
“Es extraño… siento placer por darle placer a alguien…”
Shouta estaba descubriendo cosas nuevas sobre Hiroki… estaba escuchando

65
Kawano Sora

por primera vez la forma en que gemía, la forma en que su rostro se contraía de
placer o la manera en que temblaba cuando Shouta subía la mano hasta la
punta.
“Jamás me imaginé… verlo así”, pensó fascinado al tenerlo en frente,
viéndolo con el ceño fruncido y la boca entreabierta.
Bajó la mirada hacia la mano que sujetaba su erección. Seguía moviéndola,
algo despacio pero apretando fuerte, y algunas gotas casi invisibles salían de la
punta.
Tragó saliva. De repente los nervios, la vergüenza e incluso el miedo habían
desaparecido, dejando paso a la excitación y a una sensación que le invadía por
cada músculo y cada tramo de su piel, haciéndole sentir de manera extraña...
Empujado por esa sensación de necesidad, acercó la boca hacia su
entrepierna.
“Quiero hacerlo…”, pensó mientras veía a Hiroki con sus ojos cerrados.
Los labios envolvieron la punta y succionó un poco. Hiroki, abriendo los ojos
de repente y dejando escapar de su garganta un gemido ronco y profundo, le
apoyó la mano en su cabeza.
— Aaah, ¿q-qué? Shouta… estás ¿estás… seguro? —Le preguntó mientras lo
detenía justo en el momento en que se la estaba metiendo más adentro.
Shouta afirmó con la cabeza, mirándolo con ojos llenos de deseo. Por nada
del mundo iba a dejar de hacerlo, quería ver más y más a ese Hiroki que perdía
el control, a ese Hiroki que se olvidaba del mundo por un momento… quería
saborearlo por completo.
Su mano dejó de hacer fuerza y Shouta pudo metérsela un poco más en la
boca mientras escuchaba a Hiroki gruñir de placer. Sintió cómo entrelazaba los
dedos entre su pelo, sujetándose desesperado para no perder el control.
“¿Tanto le gusta?” pensó, excitado.
El propio Shouta se dio cuenta de que él mismo se estaba poniendo muy
caliente, así que, inconscientemente, aumentó el ritmo y la profundidad. Pero
tuvo que apartarse de golpe para toser y coger algo de respiración.
— Ey… no te desesperes tanto, Shouta… hazlo a tu… ritmo —Le dijo
Hiroki, con los ojos entrecerrados y las mejillas coloradas.
Tras haber cogido aire, volvió a hacerlo, esta vez controlándose. Su mano bajó
casi de manera instintiva hacia su propia erección. Estaba tan excitado que no
podía soportarlo más, así que mientras saboreaba a Hiroki, él mismo se daba
placer.
Se dejaba llevar con los ojos cerrados, olvidándose incluso de que estaba
vivo… se sentía como algo ajeno al mundo exterior… como cuando sueñas y
despiertas creyendo por un momento que aún sigues soñando.
Al abrir los ojos, Hiroki lo estaba observando.
— Me encanta… ver tu rostro mientras haces esto... —Afirmó entrecortado.
El baño, en silencio, dejaba escuchar los sonidos que hacía la boca de Shouta.
De fondo, podía oírse el agua del grifo gotear despacio, en una agradable
monotonía.
Su sabor… su esencia… el aroma que Hiroki desprendía lo llenaba por

66
Wagamama na Koi

completo y, en un momento, Hiroki se encorvó sujetando más fuerte el pelo de


Shouta, temblando ante las caricias con su lengua y gimiendo, ya sin poder ni
siquiera evitarlo.
— Dios, en serio… Shouta… hah… más…
Shouta se tocó a sí mismo más rápido mientras aceleraba también los
movimientos de la boca. Estaba tan excitado que no podía parar, había llegado
a la subida del camino, el punto de no retorno.
Hiroki arqueó la espalda, desesperado por introducirse más en su boca y la
rudeza con la que agarró su cabeza excitó a Shouta lo suficiente como para
soltar un gemido. Con las rodillas abiertas, el agua le acariciaba la piel y sentía
cómo los fluidos se deslizaban por las comisuras de su boca, cayendo hasta sus
muslos.
“No puedo… parar”.
Era una sensación adictiva: su boca suplicaba deseo y su cuerpo respondía
con leves estremecimientos. Cada vez le gustaba más. Quería saborearlo más
hondo y más hondo. Más rápido…
— Shouta… hah, ha… me… vengo… ¡Ah!
Y entonces, acompañado de un grito, Hiroki comenzó a correrse en su boca.
Shouta notó como su interior se iba llenando de su semilla. Y mientras Hiroki
se vaciaba entre espasmos, Shouta se corría también en su propia mano.
Cuando los gemidos de Hiroki se detuvieron y su respiración se volvió
constante aunque acelerada, Shouta retiró su cabeza y él, con los codos
apoyados en sus muslos, se colocó el rostro en las palmas de sus manos.
— Lo siento... No pude aguantarme —Añadió avergonzado. Se pasó una
mano por el pelo, como siempre hacía, para quitarse algunos mechones que
habían caído frente a sus ojos—. Puedes… escupirlo en el suelo, luego lo
limpio. No te cortes.
Shouta, todavía con la boca llena, no podía decir nada. Lo miró con ojos
perversos y, sin que Hiroki pudiese esperarlo, hizo un movimiento con la boca
y tragó todo lo que tenía en ella. Él abrió los ojos de par en par y su rostro
enrojeció ligeramente. Agachó la cabeza y sus pelos rubios cayeron hacia
adelante, escondiéndole la cara.
— Eres… eres increíble…

— ¿Y esto?
— ¿Esto?
Metidos en el ofuro, Shouta investigaba el cuerpo de Hiroki. Estaba echado de
espaldas en su pecho, y los brazos de él lo abrazaban.
— Sí. Es una cicatriz ¿no? Aunque no se ve mucho.
—Ah, esa. Fue jugando al béisbol con ocho años. Me resbalé y caí sobre una
botella rota.
— Vaya… debió de doler —Shouta se llevó la mano a su boca y besó la
cicatriz—Con esta ya son tres cicatrices ¿no?

67
Kawano Sora

— Sí. No tengo ninguna más. Sólo esas tres: la mano, el hombro y la de la


apendicitis. Tú no tienes ninguna ¿verdad?
— No. Ninguna.
— Entonces es que eras muy tranquilo—Añadió divertido Hiroki—. Tu
madre tuvo suerte.
— Bueno… —Shouta dejó caer su cabeza sobre Hiroki—, a veces envidiaba
a los niños que iban saltando y corriendo por ahí llenos de curitas.
— ¿Los envidiabas?
— Sí… no sé… les hacía verse vivos ¿sabes?
— ¿No jugabas con los amigos de tu colegio?
— No fui al colegio nunca. Este es… mi primer año—Contestó mientras
cogía un cuenco de agua con las manos y lo vaciaba.
Hiroki se movió sorprendido, haciendo salpicar algunas gotas.
— ¿En serio que nunca fuiste? ¿Por qué?
— Pues porque no quería.
— Eso no tiene mucho sentido… ¿tus padres no te obligaron? Aunque
bueno, sé que a tu padre le dabas igual pero ¿y tu madre?
— Creo que en el fondo ella tampoco quería que fuese… así que cumplió mi
capricho y me quedaba siempre en casa con un profesor particular. Luego iba al
colegio a hacer los exámenes oficiales para pasar de curso y me acreditaban los
estudios.
— Vaya… quizás por eso eres así de tímido ¿no crees?
— ¿Eh? ¿Por no ir al colegio?
— Puede ser…
— Bueno… me da igual… ahora contigo estoy bien.
Y Shouta, acurrucándose en el pecho de Hiroki, se dejó llevar por sus
sentimientos. Él bajó el rostro y lo besó.
“El sabor de Hiroki se quedó grabado en mi memoria. Y, tras esos primeros
besos, vinieron cientos y miles más. Cada uno diferente, y cada uno con más
amor que el anterior.
» Aún no tenía claro qué seríamos, qué éramos o que queríamos ser…
» Pero yo lo adoraba. Eso era una verdad incuestionable”.

68
Wagamama na Koi

Capítulo 6 El príncipe y el pequeño príncipe


Hiroki era feliz, eso nadie ni nada podía negarlo. Había llegado a aquel
momento de su vida en que lo tenía todo: dinero, buenas notas, atractivo, era
popular… y estaba enamorado.
Y… ¿qué más puede pedirse cuando encima tu amor es correspondido?
Cualquiera podía envidiar a un joven así… pero la verdad era que Hiroki vivía
en una gran mentira. Vivía en un cuento de hadas escrito e ilustrado por él
mismo… vivía en su burbuja.
Hiroki mentía. Mentía incluso más que hablaba. Su vida se basaba en mentiras
y más mentiras. Ocultaba sus deseos, negaba su esencia y odiaba tener defectos,
por lo que intentaba por todos los medios ocultarlos.
Pero cuando alguien se engaña a uno mismo, inevitablemente engaña a los
demás.
Y eso era justamente lo que le estaba pasando a Hiroki.
Queriendo tenerlo todo, por sus miedos y caprichos, se estaba arriesgando a
perderlo…
La felicidad no puede tener como base un engaño. Porque cuando ese engaño
sale a la luz… nadie podrá traerla de vuelta.
Había huido a Osaka. Sabía que había sido cobardía, pero no se arrepentía de
su decisión… no se arrepentía de haber escapado de los peores días de su vida.
Había comprendido demasiado joven, con tan sólo nueve años, que la verdad
no siempre gusta a las personas y que a veces, es mejor mantener encerrado tu
propio yo en lo más hondo de tu ser… para evitar que los demás te claven un
cuchillo en el centro de tu corazón.
Así que cuando había comenzado el curso escolar en el colegio nuevo al que
ingresó cuando se mudó a Osaka, se aseguró de ocultar todo lo que era y todo
lo que quería ser.
Sería alguien perfecto. Y todos lo adorarían.
Eso fue lo que decidió Hiroki al cumplir los diez años de edad. Sin embargo,
había alguien a quien no podía engañar…
A sí mismo.

La noche era fría, como de esas que salen en las películas de miedo y te erizan
la piel de sólo pensar en encontrarte en el lugar del protagonista.
Pero a Hiroki, un chico de catorce años de edad, le daba igual la oscuridad. Él
no tenía miedo. Llevaba recorriendo las calles de la ciudad durante las últimas
semanas, acostumbrándose al ambiente nocturno.
“Me da más miedo que mis padres me pillen saltando por la ventana a andar
por estas calles”.
Guardaba las manos en una chaqueta de cuero marrón y andaba algo
encorvado, para ocultarse de miradas indiscretas. Siguió caminando, intrigado y

69
Kawano Sora

a la vez fascinado por el ambiente.


Hiroki, impulsado por una necesidad que salía desde el fondo de su interior,
se escapaba cada noche en búsqueda de nuevas sensaciones, en búsqueda de
aquello que se suponía que iba a darle placer… Pero a pesar de las ganas que
tenía por entrar en un bar y dejarse ver, el miedo a veces lo paralizaba, y tan
sólo miraba desde lejos para luego irse después con el rabo entre las patas.
Pero la adrenalina de estar haciendo algo incorrecto le ponía caliente.
Y ese día no iba a huir. Estaba decidido a acabar con la intriga y el deseo,
estaba decidido… a vivir su vida.
Lo había sabido, siempre había sabido la verdad. Pero lo que nunca imaginó
fueron las consecuencias que conllevarían ser quien era. Con ocho años y su
inocente confesión lo había desencadenado todo: las caras, las expresiones y las
palabras se volvieron hirientes, y entendió que una cosa como aquella no era
aceptada.
No debía decirse porque estaba mal. Era un error. Había nacido…
defectuoso.
Aunque al cambiarse de colegio había podido comenzar de cero, sus
sentimientos seguían como siempre y, por mucho que quisiese evitarlo…
acababa fijándose en los chicos una y otra vez, le gustaban algunos con los que
jugaba al béisbol, se cohibía con sus superiores y más de un vez había
fantaseado con algún profesor. Pero el reprimir esas emociones, le estaban
volviendo loco… enfermaba poco a poco.
Su futuro estaba claro, se casaría con la chica elegida por sus padres y
trabajaría en la política, tal como deseaba su padre. Todo estaba decidido y no
podía cambiarse la ruta que debía seguir. Sin embargo, hasta que ese infierno
llegase… disfrutaría cada segundo de su juventud como si fuese el último día.
“Antes me emocionaba la idea de casarme con Mimi… pero ahora me
repugna”.
Inoue Umiko. La hija de uno de los políticos más influyentes para el país que
había logrado llegar a primer ministro. Hiroki pasaba día y tarde junto a ella
desde que tenía uso de razón. Los padres de ella y los suyos propios eran
íntimos amigos de hacía años atrás, y habían acordado un matrimonio que
uniese a ambas familias.
Y aunque Hiroki, cuando era niño, se enorgullecía de estar prometido con una
niña tan linda y hermosa, pronto comenzó a verla como a una prisión. Y a sus
propios padres, como los carceleros.
“Pero no pienso ver la decepción en sus ojos. No pienso permitir… perder
todo lo que he conseguido hasta ahora”:
Todos querían ser amigos de Hiroki, tener su aprobación y atención. Las
chicas se sonrojaban, los chicos lo admiraban, los amigos de sus padres lo
adoraban…Pero en su interior, era todo una farsa. Hiroki, poco a poco se fue
volviendo cínico y comenzó a sentir odio y rencor por todos aquellos que tanto
lo idolatraban. “Si supiesen como soy en realidad… serían los primeros en
insultarme”.
Tiró la lata de cerveza que había terminado de beber en el cubo de la basura

70
Wagamama na Koi

de al lado de un bar. La puerta, frente a él, parecía mil veces más grande de lo
que era en realidad. Los nervios estaban jugándole una mala pasada.
Hiroki aparentaba más años de los que tenía en realidad, su rostro maduro y
su cuerpo alto le ofrecía ciertas ventajas, así que cuando entraba en sitios para
mayores de edad, casi siempre le permitían el paso, creyendo que era un joven
de diecisiete o dieciocho años.
“La mayoría de edad está en los veinte, pero muchos lugares suelen hacer la
vista gorda ante clientes tan jóvenes… ya que atraen a otros clientes no tan
jóvenes y que dejan mucho dinero”, era la conclusión a la que había llegado
Hiroki después de estar semanas observando los sitios.
Abrió la puerta, tragando saliva, sabiendo que todos los hombres estarían
dentro buscando presa para esa noche y que todos los que entrasen por ahí
serían evaluados.
Se quedó mirando el suelo mientras avanzaba despacio hasta la barra, con los
pelos de su nuca erizados. De reojo pudo ver varias mesas distribuidas
íntimamente por el bar, que tenía un ambiente alternativo: negro y rojo.
Se sentó en una silla alta y pidió una copa.
— ¿Qué edad tienes, chico? —Le preguntó el camarero, un tío de unos treinta
años y, para gusto de Hiroki, muy atractivo.
— Ve-veinte.
— Sí, ya. Y yo tengo quince.
Se dio la vuelta y le sirvió la copa.
— No creo que tengas más de dieciocho, pero te voy a perdonar.
Hiroki le sonrió nervioso.
— ¿Es la primera vez que entras en uno de estos sitios? —Le preguntó,
apoyándose en la barra. Hiroki afirmó y él sonrió—. Es mejor que te quedes en
casa y disfrutes del colegio, deberías dejar esto para los adultos.
— Ya estoy harto de esa mierda de vida —Susurró Hiroki.
El chico pareció mirarlo como si le comprendiese.
— Sí, pero te aseguro que esto no es mejor… —A varios metros un cliente le
llamó con la mano—. Bueno, ten cuidado hay mucho zorro por ahí suelto.
Llámame si necesitas algo —Añadió mientras se iba hacia el otro lado de la
barra.
“Vaya mierda. Me tratan como un niño pequeño”, pensó mientras apretaba
con fuerza el vaso que tenía en sus manos.
Pasaron varios minutos hasta que un joven se sentó a su lado. Hiroki lo miró
de reojo, era mayor, quizás unos veintiocho años, y vestía como si acabase de
salir de trabajar. Tenía cierto atractivo, con el pelo negro lacio y unos ojos
rasgados de mirada penetrante.
— ¿Estás solo? —Le preguntó.
— Sí —Contestó Hiroki nervioso, moviendo el vaso que tenía en la mano.
— Ya te lo has terminado ¿te invito a otra?
Sin esperar a que él pudiese contestarle, el joven levantó la mano y pidió dos
copas al camarero. Al momento se las sirvió, pero Hiroki no pudo ni siquiera
mirarlo a la cara.

71
Kawano Sora

— Venga, bebe. Yo pago.


Hiroki se lo bebió de largos sorbos.
— Eh, eh. No tan rápido —Dijo él, como si le estuviese hablando a un niño
pequeño—. Se nota que eres primerizo. ¿Te has ido con alguien ya?
Dejando la copa sobre la mesa, Hiroki notó cómo le temblaban las manos.
— No. Y no soy un crío, así que no me trates como tal.
Él sonrió ante lo que le dijo y bebió de su copa.
— Puede que aparentes más, pero la forma en que te comportas me dice
claramente que eres un bebé —Le provocó el chico.
— ¡No soy un bebé!
— ¿Ah, no? —El joven le dio su copa—. Vamos, entonces bébete otra,
hombrecito.
Quitándosela con rabia, Hiroki se la volvió a terminar en pocos tragos y el
joven volvió a reírse, como si comprendiese una broma que Hiroki no cogía.
— ¿Vives por aquí cerca? —Hiroki negó con la cabeza—. ¿Y qué haces aquí?
— Por lo mismo que tú.
Él, tras haber pedido de nuevo otras dos copas, bebió de la suya. Hiroki
bebió, pero esta vez más despacio, notando como el alcohol iba haciendo
efecto.
El chico le preguntó por más tonterías mientras acaban copas y volvían a
pedirlas. Parecía estar desesperado en que Hiroki bebiese más de la cuenta,
pero le daba igual. Le demostraría que podía beber como un hombre.
A la décima copa, su cabeza comenzó a darle vueltas.
— V-voy al baño —Le dijo levantándose de la silla, algo mareado.
El joven lo cogió por el brazo antes de que se cayese y lo atrajo hacia él.
— Ey… —Le susurró al oído—. ¿Quieres venir conmigo?
Excitado ante el contacto con sus manos y aturdido por culpa de haber
bebido tanto, Hiroki no supo negarse ante la invitación.
— S-sí…
Por fin iba a hacer realidad sus deseos…
“Quiero que me toque…” pensaba mientras iban caminando por las calles
oscuras.
Levantó la mirada y vio la espalda del joven que lo estaba guiando. No era
ancha, pero era la espalda de hombre al fin y al cabo. Una espalda que tenía tras
de sí un historial de experiencia. Hiroki tragó saliva, y por un momento la piel
se le erizó del miedo. Al bajar la mirada hacia sus nalgas se las imaginó
moviéndolas sobre él…
“No. No. No. Esto es lo que quería ¿verdad? Voy a hacer todo lo que quería,
y nada me lo va a impedir. Así que no voy a pensar estupideces”.
Pero en aquel instante, caminando por las calles estrechas y llenas de luces que
parpadeaban, sintiendo el frío de la noche en su piel… le entró el pánico.
“Que alguien me detenga…”, pensaba a lo largo de todo el camino. “Por
favor….”.
Aguantándose las lágrimas, supo que nadie iba a parar aquella locura. Que la
realidad era que estaba yendo con un desconocido a quién sabe dónde, y que le

72
Wagamama na Koi

iba a hacer quién sabe qué. No había salvación ninguna.


La respiración se le aceleró cuando el joven giró para entrar en un motel algo
barato. Se quedó quieto varios metros detrás de él, pensando en cómo largarse
de allí. Pero el joven había dado la vuelta para incitarle a entrar.
— ¿Qué pasa? —Dijo acercándose a él—. Venga, no seas idiota. ¿Acaso no
eras un hombre?
El chico lo agarró con la mano por el brazo superior, y la rudeza con la que lo
hizo le auguró a Hiroki que no iba a tener paciencia con él.
“¿Por qué lo habré hecho?” pensó mientras notaba cómo la bilis subía desde
su estómago. Tuvo que hacer un esfuerzo inmenso para no vomitar mientras el
chico pagaba en recepción y lo subía por las escaleras hasta la habitación.

Era pequeña, con una cama de matrimonio que ocupaba casi todo el espacio y
unas viejas cortinas pesadas y oscuras… aunque más bien, todo en la habitación
era oscuro. Parecía una de esas habitaciones baratas donde ocurre un asesinato.
Así que el ambiente no ayudó a Hiroki a relajarse.
Quería volver a casa.
Pero sabía que su cazador no lo iba a dejar escapar. Habiendo pagado el hotel
¿cómo iba a dejarlo ir así, sin más? Después de haber cerrado la puerta con la
llave, lo comenzó a besar con fiereza, por todos lados, pasándole su lengua
pegajosa desde la boca hasta el cuello. Le quitó el abrigo y la chaqueta del
uniforme rápido, sin miramientos ni sin preocupaciones. Y con un movimiento
brusco, desabrochó el pantalón y se lo sacó junto con la ropa interior.
Hiroki tembló… Hacía tanto frío…
El joven lo llevó hasta la cama casi empujándolo, lo tiró sobre ella y,
colocándose encima de él, empezó a besarlo en la boca. Mientras lo hacía,
Hiroki intentaba pensar en otra cosa que no fuesen esos labios.
No era su primer beso, eso era cierto. Antes de él, se había besado con un
chico del colegio… pero había sido algo totalmente diferente. Aquel beso le
había gustado.
El joven apartó la boca y se humedeció los dedos con la lengua. Temblando,
Hiroki vio cómo los dirigía hacia la entrepierna y cuando le tocó la entrada para
humedecerla, un espasmo de pánico contrajo su estómago. Él sonrió al verlo
así, y esa sonrisa fue la gota que colmó el vaso para Hiroki.
— Por favor, no. ¿No podemos… besarnos nada más?
El joven lo miró casi eufórico.
— Chs, chs… —Le dijo poniéndole un dedo en los labios—. Vamos, no seas
así. Querías ser adulto, si no haces esto… nunca vas a conseguirlo.
El chico ni siquiera se había dignado en quitarse la ropa. Extrajo un
preservativo del bolsillo de su pantalón, se desabrochó el botón y bajó su
cremallera, dejando paso a un pene endurecido totalmente erecto.
El corazón de Hiroki palpitaba sin parar y notaba como le temblaban brazos y
piernas. Tendría que estar dando una imagen patética, pero ni eso fue suficiente

73
Kawano Sora

para disuadir al joven. Él parecía ignorar el grito silencioso de Hiroki.


El chico se colocó el condón sobre su miembro y el primer instinto que tuvo
Hiroki fue el de cerrar las piernas pero él, agarrando sus rodillas, lo obligó a
abrirlas.
— No, no, no— le dijo mientras acariciaba su mejilla—. Eres muy lindo…
Pero en sus palabras no había un atisbo de dulzura, y su rostro reflejaba el
deseo de un tigre. Hiroki sintió la caricia como si fuese hielo ardiente en su
mejilla.
Acercó su miembro con una mano, mientras que con la otra le separaba una
pierna y, sin la menor delicadeza, se lo introdujo de un movimiento, sin
detenerse en el camino.
Hiroki abrió la boca sin poder soltar ningún sonido y agarró con sus manos la
almohada que tenía sobre su cabeza. Por culpa del dolor ni siquiera había
podido gritar, y hacía todo lo posible por coger una bocanada de aire.
Cuando por fin, entre jadeos, sus pulmones estuvieron llenos, lanzó un grito
sin pensárselo dos veces, presa del pánico.
No le dio tiempo ni siquiera a asimilar nada, porque mientras Hiroki cogía aire
y soltaba el grito, el desconocido no se había parado tras meterla. Continuó
penetrándolo con fiereza, sacándola y volviéndola a introducir.
— Dios… que estrecho… — Gimió en su oído.
Las lágrimas salieron de los ojos de Hiroki y comenzó a sollozar
ruidosamente.
Lo que el pobre Hiroki no sabía, era que ese hecho excitaba aún más al joven
que lo estaba follando.
Pasaban minutos, largos minutos, pero el dolor agudo no desaparecía.
Escuchaba los gemidos del chico, el ruido del cinturón que colgaba de su
pantalón aún puesto y el crujido de la cama bajo los movimientos de su pelvis.
El techo de la habitación estaba oscuro y Hiroki lo miraba con los ojos
enrojecidos. Veía en él a los príncipes con los que había soñado desde niño. Se
imaginaba que algún día viviría en un castillo con un chico tan lindo como él, y
que se besarían día y noche hasta el amanecer. Soñaba con tener un príncipe
que lo adorase por quien era realmente, un príncipe capaz de quererlo sin tener
ni un solo motivo para ello…
Pero la persona que estaba encima de él no era un príncipe.
Hiroki, en su inocencia, había creído que cualquiera servía. “Me gustan los
chicos”, pensaba cada día. “Da igual a quien elija, todos servirán para darme
placer. Y entonces un día, encontraré a mi príncipe”.
Sin embargo, aquel desconocido que estaba penetrándolo con brusquedad, no
le gustaba en absoluto. ¿Significaba eso que no servía cualquier hombre?
Entre lágrimas, Hiroki comprendió demasiado tarde que ser homosexual no
significaba que le iba a gustar hacerlo con todos los tíos.
“Yo no quiero ser así”, pensó mientras el desconocido se corría y soltaba
unos desagradables gemidos. “Yo… quiero ser un príncipe”.
Salió de él segundos después, sin cuidado, dejándolo en la cama tirado con la
entrepierna húmeda y las mejillas rojas por la irritación de la sal de las lágrimas.

74
Wagamama na Koi

— Yo me voy ya —Le dijo mientras se abrochaba el pantalón—. Es mejor


que salgas cuanto antes si no quieres perder el último tren.
Con los ojos medio abiertos, sin fuerzas para pestañear, Hiroki no pudo
contestarle. Y al momento escuchó como la puerta se abría y se cerraba.
Cuando Hiroki fue a levantarse de la cama, su brazo tembló y volvió a caer de
espaldas. En el techo, la imagen de su castillo seguía presente.
Pero estaba él solo.
No había ningún otro príncipe.

Esa noche, ya en su cama, Hiroki lloró y lloró. Pero nadie pudo consolar al
pequeño de catorce años que prácticamente había sido violado. No se atrevía a
contar lo sucedido y tuvo que sufrir él solo las consecuencias de sus actos.
Se sentía la persona más arrastrada y patética del mundo
“Ni siquiera tengo un nombre que recordar… ni siquiera me llevé un buen
recuerdo”
Había sido su primera vez, pero a pesar del sufrimiento, Hiroki creó
dependencia ante el dolor. A la próxima semana, cuando se recuperó
físicamente, volvió a los locales nocturnos, y volvió a hacerlo con otro hombre.
Esta vez, mucho más mayor.
El dolor, las lágrimas, el sufrimiento físico de su cuerpo le hacían perder la
razón y la conciencia de la realidad, y los problemas con los que vivía cada día
desaparecían por esos minutos.
Simulando a una droga… Hiroki no podía parar.
Fue de esa manera que empezó a visitar multitud de clubes, en busca de
hombres que quisiesen acostarse con él. Y cada vez que volvía a casa, se
duchaba y se frotaba todo el cuerpo con fuerza, intentando de esa manera
borrar el asco que sentía la mayor parte del tiempo consigo mismo.
Se odiaba. Odiaba su vida y odiaba a los hombres que lo follaban.
Ésa era la única realidad.

— Corre, ven, Hiroki.


— Ey, Takeshi, ¿qué haces? —Takeshi lo cogió por el brazo cuando salió del
entrenamiento y se lo llevó al baño.
Lo apoyó contra la pared y lo miró con un brillo extraño en su mirada.
— Acabo de follarme a una tía. Tío, qué pasada, ya no soy virgen.
Hiroki se rio.
— Estás loco. ¿En dónde? ¿Aquí?
— Sí, en el baño —Él arrugó el entrecejo—. ¿Es que no te sorprende? —
Preguntó decepcionado.
— Lo siento, te llevo un año de ventaja.
Takeshi abrió los ojos de par en par y le dio un golpe en el hombro.

75
Kawano Sora

— ¿No me lo habías contado? ¿Un año? Joder, tío. ¿Por qué no me lo habías
dicho?
— Pues… porque no surgió, yo que sé. No soy como tú soltando todas tus
mierdas por ahí.
Él se apartó, algo dolido.
— Pero se supone que yo soy tu amigo.
Hiroki suspiró.
— No seas idiota, fue con una chica cualquiera una noche de fiesta, ni siquiera
recuerdo el nombre. Seguro que no fue tan interesante como lo tuyo.
Él pareció animarse al alagar su ego y le pasó un brazo por el hombro.
— Bueno, me da igual donde la hayas metido, te voy a contar con quién:
Riomi Sazuoka.
— ¿La que está en tercero de preparatoria? Si tú todavía estás en tercero de
secundaria. ¿Cuatro años más que tú?
Él sonrió orgulloso.
— Me puse a tontear con ella y me dijo si quería dejar de ser virgen. Entonces
me llevó a los baños y me sentó en el váter y…
— Está bien, está bien… no quiero saber los detalles.
Takeshi se apartó, enojado.
— Tsh, estúpido —Se cruzó de brazos—. ¿Tú has seguido haciéndolo?
— Sí —Dijo Hiroki en una media sonrisa. “Si supieras qué hago…”—. Casi
todos los fines de semana.
Él abrió los ojos de par en par.
— ¿Durante todo este año?
— Sí —Añadió levantando las cejas, prepotente—. Bueno, Takeshi, tengo
que irme a clase, que a diferencia de ti, a mí no me gusta escaparme y que me
sancionen.
— Aburrido.
— ¿Tú no te vas?
— No, me quedo aquí —Sonrió—. Riomi ha dicho que a una amiga suya le
gusto, y hemos quedado en el baño.
— Bien por ti.
— Deséame suerte —Añadió con una sonrisa.
Hiroki cerró la puerta nada más salir, apoyando la espalda en ella.
“¿En qué me diferencio de Takeshi? ¿Por qué él puede gritar de felicidad por
haberlo hecho y yo no?”
Se puso a andar despacio por el pasillo, pensando en dónde estaba el
problema. Estaba harto de que lo tratasen como a un puto, estaba harto de que
llegase la noche y se sintiese la persona más arrastrada del mundo… estaba
harto de llorar de dolor.
Dentro de unos días, el colegio entero sabría que Takeshi ya no era virgen. Y
no porque las chicas fuesen a decirlo, sino porque él mismo se encargaría de
contarlo a toda la clase.
“¿Es que no le da igual lo que piensen de él? ¿Por qué no intenta mantener un
poco de su dignidad intacta? ¿Por qué… es feliz sabiendo que muchos lo

76
Wagamama na Koi

odian?”
Hiroki sentía celos de su mejor amigo. Sentía celos de la libertad que tenía, de
la manera en que se comportaba y cómo le daban igual los pensamientos que
tenían los demás.
“¿Tendré yo una libertad semejante…?”
Se quedó quieto en mitad del pasillo.
“No. La pregunta correcta es… ¿me atreveré a ser libre alguna vez?”

Hiroki se tomaba algo en uno de sus locales favoritos. Le gustaba porque la


clientela era siempre muy variada y de todas las edades, ya que nunca
preguntaban la edad ni prohibían la entrada a menores.
Tomándose su vaso lleno de alcohol, Hiroki veía el fondo con un deje de
tristeza en su mirada.
“Tengo una vida de mierda. Soy un crío de quince años que folla como un
loco con hombres mayores que yo… es asqueroso”.
Pero las cosas que le había dicho Takeshi seguían presente en su memoria. Él
había disfrutado follando con una chica, había disfrutado tanto que lo había
buscado eufórico para decírselo.
“Estoy seguro de que es porque Takeshi es quien la ha metido… y la chica
tenía cuatro años mayor, así que es probable que tuviese experiencia.
» A Takeshi no le dolió. Está claro que fue por eso”.
Bebió unos sorbos y dejó el vaso. Sus pensamientos estaban confusos.
“¿Debería hacer yo lo mismo? Si soy yo el que da… dejaré de exponer mi
cuerpo…”
Echó un visual al local. Sentado en una mesa que hacía esquina con la
habitación, había un joven muy sexy. Posiblemente tuviese unos dieciocho
años, pero su rostro era muy aniñado e infantil, y no era alto.
Hiroki tenía mucho más cuerpo que aquel chico.
Se levantó, decidido a investigar si sería capaz de hacerlo o no. “Por lo menos,
ahora tengo la confianza de negarme si un tío no me gusta”.
— Hola, ¿puedo sentarme? —El joven levantó la mirada y sus ojos se
abrieron, presa del deseo. Sonrió perversamente.
“Le he gustado”, pensó Hiroki.
— Adelante —Le dijo gesticulando con la mano.
Hiroki tomó asiento y dejó su copa sobre la mesa.
— Hiroki —Le dijo cuando se acomodó.
— Tatsu —Contestó él con mirada felina.
“Creo… que esto me está gustando más”.

No llegaron ni a veinte minutos cuando ambos chicos salían por la calle,


ansiosos por buscar un hotel.

77
Kawano Sora

— Este de aquí —Dijo Hiroki.


— Vaya… ¿tienes dinero, Hiroki?
Hiroki sonrió.
— Mucho. Vamos.
El chico no parecía ser inexperto, y eso le enfundó confianza. “No soportaría
hacerlo con alguien virgen… tendría miedo de hacerle daño”.
Hiroki no podía negar que, cuando se acostaba con hombres que lo
penetraban, era cierto que acababa sintiendo placer en algún momento del
proceso. Había acabado acostumbrándose al dolor, y podía manejarlo casi sin
problemas si no eran demasiado rudos. Sin embargo, no le gustaba el trato que
recibía, ni la manera en la que se lo hacían.
Tan insensibles y tan animales.
Cuando llegaron a la habitación, entre coqueteo y besos, Tatsu lo tumbó de
un empujón contra la cama y, con sobrada experiencia, se puso sobre él
dejándose tomar por Hiroki. Se deslizó con suavidad por su pene ya erecto y
Hiroki supo entonces, en aquel momento, que no volvería a dejarse follar por
un hombre nunca más.
No estaba acostumbrado a ver cómo alguien gemía de placer gracias a él y le
gustó sentir ese poder. Saber que, aunque Tatsu estuviese arriba, era él quien
llevaba las riendas de la situación.
Sentía en su pene cosquillas electrizantes con la presión de los músculos del
chico. Tatsu, al tener experiencia, supo mover las caderas de una manera tan
sensual que Hiroki tuvo que aguantar para no correrse antes de lo previsto.
Gotas de sudor corrían por la piel del chico, que subía y bajaba, saliendo e
introduciendo su cuerpo dentro del miembro de Hiroki. Éste se apoyó sobre
sus antebrazos e inclinó su cuerpo hacia adelante para besarlo, a la vez que
seguía moviéndose cada vez más rápido.
Cuando los dos se corrieron, en el vientre de Hiroki quedaron los restos de
placer del joven que le había cabalgado.

A partir de entonces Hiroki comenzó a buscar a pasivos: quería dominar,


quería controlarlo todo. Por lo menos no se sentía tan arrastrado al acabar el
día… Todos los tíos que lo habían follado hasta ese momento lo habían tratado
como un juguete sexual. Y estaba harto de sentirse un simple agujero de placer.
La situación cambió, y Hiroki comenzó a disfrutar del sexo. Y no sólo eso,
sino que los chicos con los que lo hacía quedaban encantados e incluso le
daban el número de teléfono para repetir. Hiroki tiraba siempre el papel a la
basura. Tenía claro que eran simples polvos, y no quería acostarse con ellos más
de una vez.
“Aunque admito que alguno me tentó lo suficiente como para repetir”.
Teniendo en cuenta cómo lo habían tratado a él, Hiroki quiso ser dulce y
suave, y cuando la situación lo exigía era un poco brusco. Pero nunca, nunca
los trataba sin respeto. Entre los locales, adquirió popularidad por ser un activo

78
Wagamama na Koi

perfecto y los jóvenes que deseaban fervientemente tener un chico entre sus
piernas se le echaban encima. Al cumplir los dieciséis años, la lista de chicos
que había tenido sexo con él era desorbitante.
Sin embargo, el resultado seguía siendo el mismo, y la tristeza que sentía no
desaparecía por mucho sexo que pudiese tener. Su vida era un infierno. Un
infierno basado en placer sexual… pero el mismo lugar terrorífico y solitario.
No tenía esperanzas en encontrar la felicidad, su vida estaba totalmente
condicionada y ni siquiera su mejor amigo sabía quién era él en realidad. Se
había convertido en un falso Hiroki… y no era feliz.

— ¡Hiro-chan, por lo menos desayuna con nosotros!


— Tengo prisa —Añadió Hiroki desde la puerta, cerrándola en su cara.
Salió corriendo de su casa y a los pocos segundos estaba ya en la calle de
camino al colegio.
“Comenzamos de nuevo”.
Por el camino, Hiroki metió dinero en una máquina expendedora y sacó un
bocadillo. Nunca desayunaba con sus padres, así que todavía no sabía cómo es
que su madre seguía insistiendo para que lo hiciese.
“No tienes ni idea de cómo soy, mamá. Así que no hagas como si me
quisieras, porque a quien quieres es lo que demuestro ser”.
Hiroki temía, sobre todas las cosas, ser una vergüenza para su familia. Ellos
eran… perfectos. Un matrimonio envidiable, en una casa envidiable y con
amigos envidiables. Si dejaba de ser el hijo perfecto… estaba seguro de que
perdería también el amor que le daban.
Corrió un poco para despejar la mente y, en menos de lo que esperaba, ya
estaba en el colegio.
— ¡Hey, Hiroki! ¿Qué tal esa semana?
— Demasiado corta para mi gusto.
— ¿Verdad?
— ¿Tú, Ryohei? Pareces contento.
Su amigo le pasó un brazo por el cuello.
— La próxima semana tenemos partido.
— ¿Ya? ¿Tan pronto?
— Sí.
— ¿Y a eso viene tu felicidad? El béisbol a ti te da igual.
— Es que viene alguien que me interesa mucho, por lo que he averiguado.
— Puto pervertido —Añadió Hiroki riendo—. No vayas a violarlo, que nos
conocemos. ¿Tú, Kyo? ¿Algo interesante esta semana?
— No, una mierda, como siempre.
Hiroki cogió la hoja que le extendió su amigo Ryohei.
— La hoja de tutores.
Hiroki la cogió para leerla.
— No me creo que me haya tocado otra vez con el profesor Nagawa, ese

79
Kawano Sora

viejo está ya para que lo jubilen —Dijo algo cabreado.


— Joder, la verdad es que sí… —Le contestó Shin—. Cada vez que nos
manda leer un ejercicio dice con toda la seriedad del mundo: “Espera hijo, deja
que me ponga las gafas para escucharte”
Los cuatro amigos estallaron en carcajadas, rememorando la anécdota que
siempre decía su tutor.
Entonces ahí, con la brisa de primavera y las flores del cerezo, ahí, en ese
instante, en esos segundos que Hiroki giró el rostro, lo vio.
Y fue como si una tormenta de emociones recorriese todo su ser, como si el
instante hubiese estado marcado por el destino y el mundo se detuviese por
momentos para admirarlo.
Era el punto de inflexión en su vida, el día en que todo cambiaría y el día en
que la oscuridad de todo su mundo, la tristeza que caracterizaba su rutina
fueran cambiados por algo totalmente diferente a lo que había conocido.
Tragó saliva mientras se quedaba embobado viendo esos ojos color claro, ese
rostro dulce e infantil, y esa mirada que implicaba una soledad que sólo él podía
conocer.
El chico se sonrojó al verse descubierto, y apartó la mirada mientras agarraba
fuerte su maletín escolar y desaparecía de allí.
Pero Hiroki no podía dejar de mirar al que había encendido por primera vez
su corazón.
Se agarró el pecho, emocionado.
“¿Qué significa esto?”

Hiroki movía el lápiz sobre su mesa, ansioso. Estaba desesperado por volver a
verlo, por saber quién era, por hablar con él…
Jamás, nunca, había sentido algo así por alguien. ¿Existían esas emociones?
¿Podía ser lo que muchos llamaban… amor a primera vista?
—… ki. ¡Hiroki!
— ¿Eh?
Hiroki alzó la vista. El profesor Nagawa a su lado lo miraba con el ceño
fruncido mientras la clase se reía.
— ¡Despierta, Hiroki! —Le dijo un compañero.
— Pe-perdone, Nagawa-sensei.
El profesor, con las gafas puestas, se alejó hasta su sitio.
— La página ocho, te toca.
— ¡Sí!
Pero justo antes de comenzar a leer, miró de reojo como alguien pasaba a
través de la ventana.
Era él.
— Hiroki, estamos esperando.
— Cla-claro —Buscó la línea y comenzó a leer—. “La poesía funcionaba así
como un mecanismo de…”

80
Wagamama na Koi

— ¡Ey, Takeshi! —Hiroki acababa de terminar el entrenamiento y su amigo


salía por la puerta—. ¿Vendrás al partido este fin de semana?
Él se colocó la mochila sobre el hombro.
— Supongo, no tengo nada mejor que hacer.
Hiroki se rascó la nuca.
— ¿Sólo por eso?
— Oh, vamos. En los partidos no hacen nada, tú eres bueno, pero tu equipo,
no. Son un aburrimiento.
— No seas tan duro, luego iremos por ahí. ¿Te apetece?
— Sí, claro, siempre voy ¿no? —Le dijo Takeshi bostezando.
Hiroki se acercó hacia él y le señaló con la cabeza el chico que salía justo ese
momento por la puerta.
— ¿Quién es? —Le preguntó directamente.
Takeshi giró el rostro
— ¿Ah, él? Se llama Souma Shouta. Está en mi clase —Volvió a mirarlo—.
¿Por qué lo preguntas?
— Ah, nada. Lo veo de vez en cuando y no lo conocía, ya sabes que necesito
tener el colegio bajo control.
Takeshi volvió a girar la cabeza para ver a Shouta.
— Es tímido, pero no es mal chico —Le dio unas palmadas a Hiroki en el
hombro—. Bueno, me voy. He quedado con Yuriko.
— ¿Cuántas van ya este año?
— Yuriko es la cuarta —Le dijo orgulloso. Hiroki le sonrió y puso los ojos en
blanco—. Pero me aburro de ellas a los pocos meses, así que… es posible que
la quinta esté al caer —Takeshi sacó el móvil y leyó un mensaje—. Me está
esperando en la entrada, me largo ya —Levantó la mano a modo de despedida
y salió corriendo.
— Hasta mañana —Le dijo Hiroki antes de que se fuera.
Se metió las manos en los bolsillos del pantalón deportivo y suspiró.
“Con que se llama Shouta…”
Con una sonrisa, dio la vuelta para ir a los vestuarios.

Ese fin de semana fue el primero de muchos en el que Hiroki no visitó ni un


solo local. Pero no lo hizo para reprimirse, sino porque realmente sentía que no
quería ir…
“He encontrado… algo totalmente diferente. Alguien quien sin palabras o sin
contacto me hace feliz sólo con mirarme…”
Hiroki se pasaba las semanas buscándolo con los ojos, salía de su casa
pensando en la posibilidad de verlo y se dormía soñando en hacerle el amor.
Soñaba con besar sus labios, sus mejillas… con tenerlo en sus brazos.

81
Kawano Sora

Tirado en su cama se dio la vuelta y miró al techo, con los brazos bajo su
cabeza.
“Necesito conocerlo… si no, me volveré loco... Necesito saber si es una
fantasía, o si en la realidad me pasa lo mismo”
Llevó despacio la mano hacia su pantalón de pijama y desanudó los cordones
que lo sujetaban por la cadera.
“Sí… volverme loco…”
Metió una mano y la otra la colocó sobre su rostro. ¿Cuánto llevaba sin sexo?
Y sin embargo de repente, la idea de tocar a alguien que no fuese Shouta le
repugnaba…
“Si no es él… no quiero hacerlo con nadie”
Aceleró la mano mientras se imaginaba a ese chico de boca pequeña y carnosa
dándole placer o gimiendo bajo sus brazos, sonrojado…
“¿Cómo será hacerlo… con alguien que realmente te gusta…?”
Se mordió la otra mano para ocultar los gemidos.
“No puedo más… necesito escuchar su voz”
Y con la imagen de la primera vez que había visto los ojos de Shouta, Hiroki
se corrió entre pequeños espasmos.
— Shouta… Shouta… —susurró mientras se estremecía de placer.

“Sale a las siete de la tarde. Ya he averiguado que es delegado así que seguro
que se queda para terminar las cosas. Aún quedan cinco minutos”.
Hiroki estaba con un compañero de su equipo practicando en la cancha que
había frente a la entrada. No era la de béisbol, pero de esa manera podía ver
cuándo salía Shouta.
— ¡Lánzala una vez más! ¡Venga! —Le gritó a su compañero. Él le hizo un
lanzamiento y Hiroki se la devolvió con el bate, justo en la mano.
Y entonces, ahí apareció. Solo, como siempre estaba. Con su boca siempre tan
seria y sus ojos grandes que lo miraban todo con curiosidad. Hiroki mantuvo la
mirada y Shouta se dio cuenta al verlo.
Bajó el rostro y comenzó a caminar mirando al suelo.
“Si no hago algo ahora lo perderé… él jamás se va a acercar a mí, basta un
mirada para comprender que es tímido al extremo. ¿Pero qué demonios hago?”
En un ataque impulsivo, en una locura causada por la necesidad de
conseguirlo, Hiroki le devolvió la bola a su compañero.
— Lánzame una más, Junta —Le dijo.
Y justo cuando la pelota estaba a punto de llegar al bate, Hiroki giró la
posición y le dio a la bola en el sentido hacia donde iba a Shouta, con poca
potencia.
— ¡Hiroki! ¡Cuidado! —Le gritó Junta demasiado tarde.
Cuando Shouta cayó al suelo se sintió la persona más despreciable del mundo
y salió corriendo en su búsqueda, preocupado…
Pero al final descubrió que aquel estúpido impulso había sido una de las

82
Wagamama na Koi

mejores decisiones que había tomado nunca…


— Hiroki, ¿está bien? ¿Respira? —Junta estaba a su lado, histérico.
Pero Hiroki no escuchaba nada. De repente el mundo se había detenido por
segundos…
Porque en sus brazos lo tenía a él… a su pequeño príncipe.
“Quiero ser tu otro príncipe, Shouta”, pensó mientras le miraba el rostro con
los ojos cerrados.

La historia había dado comienzo. La rutina, las caricias, las sonrisas, las
conversaciones… todo aquello no hizo sino enamorar más y más a Hiroki.
Le encantaba pasar el rato con él, le encantaba hablarle sobre tonterías y
escuchar oírle hablar a él. Nunca había disfrutado tan poco un verano, y jamás
había tenido unas navidades tan maravillosas a su lado.
No se besaban, no había ninguna relación, no eran nada… pero Hiroki era
feliz. Aunque eso no significaba que Hiroki no lo desease… todo lo contrario;
se moría por tocarlo, por sentirlo, por darle calor…
Aquel día había hecho un trato con Shizuko, a cambio de un casto beso ella
debería dejarle entrar en el aula de fotografía y coger una de las fotos sacadas
durante la competición escolar.
— ¿Quién es la princesa afortunada? —Le había preguntado ella.
— Ninguna. —Le dijo Hiroki a la vez que sonreía.
Y no había mentido.
No era una princesa, era un príncipe.

83
Kawano Sora

Capítulo 7 El significado de querer


Creamos una nueva rutina, en donde los besos y las caricias estaban presentes a cada
momento. Surgió la necesidad de estar juntos a cada instante, en cada segundo.
Pero en mi interior… seguía temiendo que el sueño acabase.
Porque no quería volver a la soledad.

— Su hermano pequeño debe ir a un colegio, Miyagi-san. Le recomiendo que


este sea el último año en el que utilice un profesor particular como sistema de
enseñanza. A Souma-kun le falta sociabilización.
Shouta, sentado en la oficina del psicólogo, se apretaba las manos con fuerza
mientras su hermano mayor hablaba con el doctor.
— Entiendo —Su hermano suspiró—. Ya has oído, Shouta. En abril del
próximo año irás a un colegio.
Shouta no contestó. Se quedó mirando sus manos intentando concentrarse en
algo que no fuese la conversación.
— Bien. Nos vamos, tengo muchas cosas todavía por hacer. Gracias,
Nakamura-san.
— A ustedes.
Miyagi Ryutaro se levantó de la silla, seguido por su hermano pequeño.
— Miyagi-san —Lo llamó el doctor desde su sitio—, y a usted le recomiendo
que venga algún día como paciente, no como acompañante.
— Ya sabe que no lo necesito —Dijo con sequedad—. Hasta la próxima —
Tras decir eso, cerró la puerta con un golpe suave.
— No quiero ir —Le dijo Shouta a su hermano ya subidos en el coche de la
empresa. Ambos iban detrás y un empleado de Miyagi conducía—. Prefiero
quedarme en casa estudiando.
Miyagi suspiró.
— Me paso toda la mañana en la universidad y por la tarde voy al trabajo,
Shouta. No puedes quedarte solo todo el tiempo, y además lo que dice el
psicólogo es verdad. Tienes que empezar a hacer amigos de tu edad. Ya tienes
catorce años, es hora de que madures.
Shouta lo miró. Mientras hablaba tenía el móvil en la mano, revisando los
mensajes del trabajo.
Así habían sido los últimos cuatro años… su hermano había dejado de
mirarlo, se había olvidado del mundo y había creado un muro a su alrededor.
Un muro imposible de romper.
Shouta se acomodó en el sillón, soltando un suspiro mientras miraba por la
ventana.
— Ey —Le dijo su hermano con cariño. Había guardado el móvil—. Te lo
pasarás bien. Ya verás. Además, quedan pocos meses para mudarnos a Osaka.
Estaremos más tranquilos sin la presencia de mi padre todo el tiempo. Y en el

84
Wagamama na Koi

colegio tendrás una rutina divertida.


— Pero… —Shouta bajó la mirada—. ¿Y si no hago amigos?
Su hermano sonrió.
— Claro que los harás —Dijo revolviéndole el pelo—. Te lo prometo…

Se frotó los ojos mientras se desperezaba. “¿Un recuerdo? ¿Por qué me viene
ahora ese recuerdo?”. Se sentó en la cama y estiró los brazos. El sol, entrando
por la ventana, le dio en el rostro y le entraron ganas de sonreír al nuevo día.
“Al final Niichan tenía razón”, pensó ilusionado mientras saltaba de la cama.
Su hermano ya se había ido a trabajar, así que se hizo un desayuno rápido y
salió cuanto antes de su casa. “Quiero verle antes de entrar a clase”, pensó
mientras corría por las calles, con el maletín balanceándose bajo su brazo.
Tardaba normalmente diez minutos desde su casa al colegio, pero esos últimos
días Shouta había conseguido hacerlo en tan sólo cinco.
“Ahí está”, pensó al verlo en la puerta del colegio. Apoyó las manos en las
rodillas, jadeando. “Maldita cuesta…”
Después de tomar aire recuperó la compostura y fue hacia él. Sabía que no se
saludarían, pero le bastaba con que lo mirase, le bastaba con saber que sus ojos
se habían cruzado con los suyos.
Pasó por su lado, a casi un metro, pero pisó una piedra y su cuerpo se resbaló
hacia un lado. Hiroki lo agarró antes de que cayese.
—Ey, ¿estás bien? —Le preguntó, como si no lo conociese.
— Vaya susto, chico —Le dijo un amigo de Hiroki—. Ten cuidado ¿eh?
Pero justo cuando Shouta se puso en pie, sacudiéndose el polvo, Hiroki le
acarició el brazo sin que nadie lo viera y le dio un suave empujón para que
entrase al colegio. Antes de que Shouta diese la vuelta, pudo ver cómo le
sonreía.

Esa misma tarde, como tantas otras atrás, los botones de los pantalones
estaban desabrochados y las cremalleras bajadas. Sobre el sofá, Shouta se dejaba
besar por Hiroki mientras él le metía la mano en su entrepierna.
Se había hecho tan natural tocarse… sentir el calor del uno con el otro…
Hiroki lo tumbó contra los cojines subiéndole la camisa para comenzar a
besarlo, y Shouta, colocándose un brazo por sus ojos, comenzó a gemir.
Las tardes en casa de Shouta se habían convertido en momentos de placer.
A veces, Hiroki, desesperado por ir un poco más lejos, se colocaba sobre él y
movía la pelvis, como si estuviese haciéndole el amor. A pesar de tener la ropa
puesta, Shouta no podía soportar la oleada de excitación que le recorría desde la
punta de los pies hasta la cabeza y acababa corriéndose al instante.
Las tardes se repetían… tardes llenas de besos y de caricias. Tardes a
escondidas… tardes con sabor a Hiroki.

85
Kawano Sora

— ¿Te quedas aquí, Shouta? —Le preguntó Yuna desde la puerta al lado de
Minami.
— Sí, tengo que terminar unas cosas y luego me iré a casa —Él levantó la
mano a modo de despedida y su compañera de clase la movió efusivamente
desde la puerta. Minami fue más discreta e hizo lo mismo que él.
“Tengo que terminar rápido antes de que Hiroki acabe el entrenamiento”.
Asomado a la ventana, lo vio hablar con algunos compañeros de su clase.
Estaba, por ejemplo, Shizuko, aquella chica a la que había besado el mes
pasado. ¿Con cuántas más se había besado? ¿Y con quiénes lo habría hecho?
“¿Se habrá enamorado alguna vez… de alguien más?”
Ahora que Shouta lo pensaba… ¿le había dicho Hiroki alguna vez que lo
quería?
“No. Jamás lo ha hecho. No dudo que siente algo por mí pero… ¿será lo
mismo?”
Sacó el bolígrafo y se puso manos a la obra. Varias veces se equivocó en
tonterías y tuvo que empezar de nuevo. Shouta casi nunca cometía errores tan
tontos. Suspiró mientras pensaba que el amor era algo más complicado de lo
que había imaginado en un principio…
Estaba cerrando el maletín y recogiendo las cosas de la mesa cuando un ruido
sonó tras su espalda. Se giró, y en la puerta encontró a Hiroki.
— ¿Ya terminaste? Hoy has tardado mucho —Dijo mientras se acercaba a él,
con sus piernas largas y su andar seductor.
— Hm. Hoy tuve que hacer unas cuantas cosas extras de la delegación—Era
mentira, se había pasado toda la hora preocupado y pensando en suposiciones
ridículas.
“Me da rabia. Me encantaría poder ponerle una venda en su cabeza con mi
nombre, para que todo el mundo sepa lo que somos. Poder ir juntos por el
pasillo, hablarnos entre clase y clase, almorzar en la misma mesa. Pero le
prometí que guardaría nuestro secreto. Nadie debía saberlo”.
Hiroki se apoyó en la mesa de Shouta y sus dedos, dulcemente, se enredaron
entre los de él.
El corazón de Shouta reaccionó ante las caricias. Sin embargo, como
consecuencia de ese profundo sentimiento de amor que sintió, también le
entraron ganas de llorar. Quería acurrucarse en sus brazos y que le prometiese
que todo iría bien, que le dijese que iba estar a su lado. Que sería suyo… para
siempre.
“Quiero que me jure que nunca me abandonará…”
Hiroki se acercó aún más, pegando su cuerpo al de él.
— Déjame la llave de la clase —Susurró cerca de su mejilla, haciéndole
temblar de los pies a la cabeza.
Shouta siempre hacía caso cuando Hiroki le hablaba así.
“Es imposible resistirme”

86
Wagamama na Koi

La clase había oscurecido repentinamente. El atardecer tan sólo duró unos


pocos minutos, y al momento siguiente todo se había vuelto de un rojizo
oscuro.
Hiroki había cerrado la puerta con llave. Aunque incluso sin ella cerrada,
Shouta no creía que entrase nadie a esas horas. Se encontraban al fondo de la
clase, en una esquina, ocultos… y calientes.
Esa vez ni siquiera era como en la casa de Shouta, donde podían gemir con
suavidad. Estando donde estaban tuvieron que aguantarse hasta el límite.
Shouta mordía el hombro de Hiroki con fuerza, humedeciendo toda la tela de
su camisa abierta, y él le lamía el cuello y la clavícula mientras sus dedos le
pellizcaban los pezones para acariciarlos después con ternura. Shouta jadeaba
sin poder resistirlo a la vez que le agarraba el pelo con los dedos.
La mano de Hiroki se coló entre sus pantalones.
— Hiroki… estamos en clase… en serio… ¿vas a hacer esto?
Él sonrió.
— Quiero hacerlo aquí aunque sea una vez. Para poder llevarme más
recuerdos de este lugar junto a ti.
Su dedo le tocó la punta de su erección.
— Vaya, así de caliente estás… ¿te pone hacerlo aquí, Shouta?
— ¡Cálla-!
Tuvo que interrumpirse con un gemido ahogado cuando se la agarró con
presión y comenzó a subir y bajar su mano.
— Hmh…. Ha— ha…
Shouta echó la cabeza hacia atrás y le agarró los hombros. Hiroki mordió su
cuello con fuerza y el dolor que sintió recorrió su espina dorsal poniéndole aún
más caliente. Gimió amarrándolo entre sus brazos mientras él seguía tocándolo.
Shouta se sentía por completo a su merced en aquellos momentos. Ahogaba
sus gemidos en los besos de él. Sus lenguas, ya buenas amigas, se mezclaban y
acariciaban. Se separaban, cogían aire y volvían a besarse.
De vez en cuando alguna voz surgía de las ventanas, proveniente del pasillo.
Frases como “date prisa”, “ya es muy tarde”, “¿Cenamos en algún lado?”
traspasaban el cristal oculto por las cortinas, volviendo surrealista la situación.
Esas personas ni siquiera podrían imaginar que justo a tan solo unos metros,
dos chicos se encontraban tocándose y gimiendo.
Inevitablemente, el miedo de ser pillados aumentaba la adrenalina y, con ello,
el calor. Shouta coló sus dedos por el pantalón de Hiroki, desabrochando el
botón e introduciendo la mano por su ropa interior. Le sacó la erección y
comenzó a hacerle lo mismo que le estaba haciendo él.
Pero los dos sabían que terminarían en breve. El silencio del aula, las voces, la
brisa que se escapaba de un rincón de la ventana… La situación era demasiado
erótica como para aguantar por mucho tiempo más. Y pronto, las manos de
ambos quedaron manchadas de los restos de placer de cada uno.

87
Kawano Sora

Se quedaron respirando entrecortadamente mientras sus corazones latían con


rapidez. Shouta se dejó caer sobre Hiroki, apoyando la cabeza en su pecho.
— Si un día me dejas… me moriré —Le dijo en un susurro.
“Desde ese día, la esquina de mi clase fue un pecado silencioso que recordaba
a cada momento.
» Jamás volví a ver mi aula con los mismos ojos”.

Caminaban el uno junto al otro una pequeña parte del trayecto, antes de que
Hiroki cambiase de rumbo y fuese hasta su casa. Se habían entretenido en el
aula demasiado tiempo, y debía irse para cenar. Pero Shouta lo miraba de reojo
de vez en cuando, todavía inquieto y con miles de incertidumbres en su
corazón. Decidió ser directo por una vez en su vida.
— Hiroki, tú… ¿te has acostado con alguien antes? —Preguntó mirando al
suelo—. A parte de aquel chico —añadió en voz baja.
— ¿A qué viene eso? —Hiroki lo preguntó con tono divertido, como
quitándole importancia al tema—. No tienes que preocuparte de esas cosas —
Evidentemente quería evitar el tema.
— Me da igual —Shouta levantó la mirada y le sujetó el brazo con la mano,
deteniendo el paso en mitad del camino—. Quiero saberlo.
Hiroki se giró hacia él con mirada triste. Parecía como si fuese doloroso
hablar del tema.
— Shouta, soy gay... Con eso quiero decir que… antes de ti, he estado con
otros chicos. Me… gustan los chicos.
— Con… ¿otros chicos? — La voz de Shouta sonó preocupada.
— Sí. He tenido sexo con chicos… Con unos cuantos —Contestó riendo.
Pero esa risa parecía como si se avergonzara de algo.
Hiroki… había tocado a otros, había sido besado y acariciado por otros…
“Es lógico. Es algo normal… pero… ¿por qué me enoja tanto pensarlo?”
— Pero no lo entiendo… ¿Por qué tantos? ¿Es que los querías a todos?
Hiroki se rio, esta vez una risa algo sincera.
— Shouta, no todo es como imaginas. A parte del sexo con amor, está el sexo
por simple placer.
— ¡Eso ya lo sé! —Contestó él cabreado y girando su cara—. Es sólo que
jamás pensé que tú hicieses algo así.
— Soy un chico con necesidades ¿qué esperabas? No era amor, no salía con
ellos, ni siquiera volvía a tener contacto alguno. Jamás lo he hecho con ninguno
que conociese, siempre iba a clubes de alterne y buscaba algún chico mono y
tímido. Nos acostábamos y ahí se acababa todo.
— ¿Por eso me elegiste? —Preguntó, morrudo—. ¿Porque soy mono y
tímido, según tú?
— ¡No, Shouta, Dios! Eso no tiene nada que ver. ¿Qué te pasa?
¿Que qué le pasaba? ¿Y todavía lo preguntaba? De solo pensar en esos tíos
tocándolo, besándolo… obteniendo de él sus sonrisas y sus besos… ¡se ponía

88
Wagamama na Koi

enfermo!
— No te diferencias en nada del mujeriego de Takeshi. Son los dos iguales —
Le espetó con el ceño fruncido.
— ¿Takeshi? ¿El chico que está en tu clase? —Hiroki comenzó a reír—.Te
olvidas de un pequeño detalle, Shouta. Él lo hace con chicas y yo, con chicos.
Aunque eso, por supuesto, Takeshi no lo sabe. Además, es un fanfarrón, habla
mucho y hace poco. Lo conozco bien.
— Da igual. Hacen lo mismo con las personas… se dejan manosear por
cualquiera y no les importa el amor.
— ¿Qué te pasa?
Shouta volteó la cara, con la boca cerrada.
— Nada —Dijo, indiferente.
— No seas idiota, no estés celoso…
— ¿Celoso? ¿Quién iba a estar celoso? —Hiroki se rio y se quedaron un rato
en silencio—. Soy patético —Dijo de repente.
— ¿Por qué eres patético?
— Porque yo… ni siquiera lo he hecho con chicas... Nada de nada —Añadió
avergonzándose de su inexperiencia—. Y… seguro que hago miles de cosas
mal… o quizás ni siquiera hago nada bien que es peor…
Él acarició mi mejilla.
— Eso no es algo de lo que avergonzarse... Me gustas tal como eres, Shouta.
Y no te cambiaría por nadie. Nunca.
Shouta alzó los ojos sorprendido. Aunque Hiroki era cariñoso, jamás le había
dicho que lo quería… y el que le dijese algo así, significaba mucho para él.
Acercó su mano, acariciándole la mejilla y coló los dedos entre los pelos tras su
oreja.
Entonces le dio un beso en la frente.
— Oye, Hiroki. Ya… ya no vas ¿verdad? A los clubs esos llenos de chicos.
Escuchó la risa de Hiroki cerca de su oído.
— Ahora estoy contigo, Shouta. Ya no lo necesito. Además… —Tenía las
mejillas acurrucadas en la palma de sus manos—, cuando iba a esos sitios…
¿sabes qué?
— ¿Qué?
—… te estaba buscando a ti.
Shouta lo abrazó fuerte.
—… yo también te estaba buscando —Le respondió.

Tirado en la cama, esa noche, Shouta sonreía como un tonto rememorando


todo lo ocurrido. De repente las cosas malas ya no parecían tan malas.
Se subió la sábana para tapar su rostro mientras se reía. Ya era tan de noche…
y ni siquiera podía dormir… ¿Significaba eso estar enamorado? Frases como
“Ahora estoy contigo” o “me gustas tal como eres” hacían eco una y otra vez
en su mente. Recordaba también sus caricias, sus sensaciones al estar junto a

89
Kawano Sora

él… su voz, su sonrisa…


Todo era Hiroki… Hiroki… Hiroki.
Al final acabó tapándose toda la cara con la almohada y movió rápido las
piernas.
“¡No puedo evitarlo! ¡Me pongo tan contento al pensar en él!”
Cogió el móvil que tenía sobre la mesilla y abrió el buzón de mensajes. Le
gustaba ver de vez en cuando las tonterías que se mandaban. A Hiroki le
encantaba mandarle emoticonos exageradamente lindos cuando terminaba un
mensaje, como un pastel lanzando besos o unos globos de corazones que
subían hasta el cielo. Y Shouta los veía una y otra vez, atontado y riendo.
Bloqueó el móvil y se volvió a tapar, dispuesto a dormir. Ya había perdido
demasiado tiempo soñando despierto y al día siguiente tenía que madrugar.
Pero justo cuando había cerrado los ojos, un ruido muy desagradable hizo eco
por toda la casa obligándolo a abrirlos de par en par y acelerándole el corazón.
Tras el ruido le siguieron los gritos. Duraron tan sólo unos segundos. Pero
fueron unos segundos horribles para Shouta.
Odiaba esos gritos de angustia.
Salió corriendo de la cama, bajó las escaleras de dos en dos y llegó hasta el
lugar de dónde había venido el ruido. Sentado en el suelo estaba su hermano,
con una mano en el pecho que apretaba fuerte su camisa negra para trabajar.
— Niichan…
La mesa redonda del salón, alta y delgada, que sostenía algunas decoraciones,
estaba tirada en el suelo con las figuritas de porcelana rotas esparcidas por
todos lados. Probablemente, su hermano se había apoyado con una mano para
no caer ante el mareo, pero era lógico que una mesa tan ligera no iba a ser
capaz de sostener su peso.
— Shou…ta… las… las pastillas… — Suplicó jadeando. Le costaba respirar.
Shouta salió disparado hasta la cocina, donde su hermano guardaba los
medicamentos contra la ansiedad. Abrió el cajón y cogió la cajita de cartón,
pero las manos le temblaban y cayó al suelo.
— Joder… —Susurró, angustiado.
No era la primera vez que pasaba. Pero a pesar de los años, nunca se llegaba a
acostumbrar… Recogió el paquete y volvió al salón. Shouta se acercó a su
hermano despacio y le dio las pastillas, pero se acordó de que no había traído el
agua.
“Mierda. Mierda”.
— Niichan, espera, voy a por el agua —Intentó decir con una voz que sonase
tranquila.
Miyagi no podía contestarle, con la boca entreabierta estaba intentando
respirar mientras seguía agarrando con fuerza la camisa con su mano,
arrugando la tela. Con la otra se apoyaba sobre el suelo para no derrumbarse.
Shouta odiaba los ataques de ansiedad que sufría su hermano. Los odiaba con
toda su alma. “Parece como si… fuesen un recuerdo del pasado, un mensaje
que te grita diciendo que nada puede borrarse… que todo sigue ahí. Inalterable
—Sobre todas las cosas, Shouta los odiaba porque su hermano dejaba de ser

90
Wagamama na Koi

alguien fuerte e imponente para convertirse en pura debilidad—. Es como si se


convirtiese en un niño pequeño… totalmente vulnerable. Y no soporto verlo
así. Me destroza”.
Volvió con el vaso de agua y Miyagi se tragó la pastilla desesperado. Con la
mano le pidió otra y Shouta se la dio, obediente. Se bebió hasta la última gota y
dejó el vaso sobre el suelo con un sonido seco.
Cuando Shouta se sentó a su lado, para esperar a que se le pasase la ansiedad,
vio la sangre en la palma de sus manos. Seguramente se había cortado con las
figuritas que habían caído. Algunas gotas manchaban el suelo.
Mientras esperaba a que la pastilla surtiese efecto, Shouta se abrazó las
rodillas. “¿Es que no va a dejar de pasar nunca? ¿Cuándo demonios acabarán
sus pesadillas?” pensó agarrando con fuerza la tela del pantalón de su pijama.
La primera vez que lo había visto así había sido en Tokyo. Shouta tenía nueve
años y había pasado tres meses tras la muerte de su madre. Entonces lo
encontró tirado en su cuarto, asfixiándose… y todavía con la muerte de su
madre cercana la posibilidad de perder a su hermano mayor le había hecho
entrar en pánico. Comenzó a chillar sin parar, ni siquiera podía moverse, sólo
podía gritar y gritar mientras veía como su hermano intentaba coger un poco de
aire.
Por ese entonces, la prima mayor de ambos se estaba quedando a dormir en
casa de los Miyagi para cuidar de Shouta por unos meses. Ella y la encargada de
la casa habían llegado asustadas al borde de las lágrimas ante los gritos del
pequeño.
Su prima se lo había llevado en brazos para que la señora Yoshida se
encargase de Ryutaro. Pero Shouta pataleaba y chillaba en sus brazos llamando
a su hermano. Y, aunque horas después lo habían llevado al cuarto de su Ryu
para demostrar que estaba bien, se pasó llorando toda la noche en su cuarto
gritando el nombre de su madre. Y no hubo nada que su prima pudiese hacer
para calmarlo…
Por suerte, los ataques no llegaban a más de doce a lo largo de un año. Quizás
uno cada mes. Algunos meses no tenía ninguno, y otros tenía más de dos…
“Todo depende de si ha visto a nuestro padre o no”.
Shouta lo miró. Había agachado la cabeza y sus pelos negros le cubrían el
rostro. Parecía que se le había quitado y ya podía respirar con normalidad. Se
levantó y fue hasta su propio baño para coger el botiquín. Después de hacerle
la cura lo ayudó a levantarse para acompañarlo por las escaleras hasta llegar a su
cuarto.
Miyagi se metió en la cama, agotado.
— Lo… lo siento… —Susurró.
Siempre se disculpaba.
— No seas tonto. Tú siempre… estás cuidando de mí —Le sonrió desde el
umbral de la puerta y apagó la luz.

91
Kawano Sora

Estaba solo. Lo sabía. Sabía que estaba solo porque mamá se había ido y
después… Niichan se había vuelto raro… se había alejado… había puesto un
muro tan grande en su corazón que nada ni nadie podía traspasarlo…
“¿Cómo te has atrevido a ser feliz?” Parecía gritarle un demonio. “¿No has
visto como sufre tu hermano, no lo ves? Y aun así te permites el descaro de
sonreír al llegar la noche… y aun así empiezas el día con felicidad…”
El demonio de sus pesadillas tenía razón. Había sido un desagraciado, ¡se
había comportado egoístamente!
“Mientras él sufría, yo estaba riéndome… estaba soñando con un futuro
idílico”.
Se acurrucó en la cama, soñoliento, y comenzó a sollozar.
— Hiroki… —susurraba una y otra vez—. Hiroki…
Shouta se preguntaba si podía ser feliz cuando su hermano no lo era.
“Aún sigue ahí… el dolor no ha disminuido y el rostro de mi hermano cada
día me recuerda que el pasado no va a desaparecer.
»Pero cuando estoy con Hiroki… por un momento me olvido de todo, y por
un momento incluso me atrevo a pensar que el dolor no tiene porqué
permanecer para siempre…
» ¿Puedo ser feliz e infeliz a la vez?
» ¿Es eso posible?”
Esa noche, las pesadillas de Shouta lo acosaron una vez más…
Él sólo quería que alguien lo abrazara fuerte y que nunca lo dejase caer.

— ¡Dios, no me lo creo! ¡Hemos terminado! —Takeshi tiró los papeles que


tenía sobre la mesa hacia el techo y al caer se desperdigaron por el suelo.
— ¡Takeshi! ¡Te quedas una hora más colaborando en la limpieza del pasillo!
—Le gritó el profesor desde la mesa.
Shouta se rio al ver la cara que se le puso a su compañero de clase. Parecía
que fuese a matar a alguien.
— Maldito viejo chocho —Le dijo a Minami—¸te juro que como me toque
tutor el próximo año me pegaré un tiro en la cabeza. ¡Este es el tercer año
seguido que me toca! Presiento que lo hacen a propósito para que abandone los
estudios —Dijo gruñendo tirado en su silla.
Shouta recogió sus cosas diligentemente y se despidió de ellos.
— Hasta la próxima semana, Shouta —Le dijo Minami.
Salió casi dando saltitos por el pasillo. “Qué simpática es Minami…”, pensó
con cariño. “Y Takeshi, a pesar de su carácter agresivo, estoy seguro de que es
buena persona”.
Al pasar por el pasillo vio la clase de Hiroki: 2-2A. Se quedó mirando el
letrero mientras soltaba un suspiro. El próximo año será 2-3, estará en el último
curso… y posiblemente, al terminar, se irá.
“¿Qué será de nosotros para ese entonces?”
Algo parecido a miedo se apoderó de él ante la posibilidad de una separación.

92
Wagamama na Koi

Movió la cabeza efusivamente. “No, no. Hiroki y yo no vamos a separarnos”.


Había una semana de vacaciones antes de comenzar el curso nuevo y pensaba
aprovecharla al máximo a su lado. “Quizás es buen momento para que… lo
hagamos de verdad”, pensó cohibido mientras una risa tonta salía de su boca al
imaginarse con Hiroki.
“Hacerlo con Hiroki… hacerlo con Hiroki…”, trotando por el pasillo,
canturreaba una canción en su mente.

Las risas resonaban por todo el salón. Hiroki encima de Shouta, le hacía
cosquillas mientras lo besaba por el cuello.
— ¡Basta, Hiroki! —Gritaba Shouta—. ¡Me duele la barriga!
— ¿Ah, sí? ¿Y ahora?
— ¡No, no! ¡Por ahí no! —Apretó justo en la ingle y Shouta rompió a
carcajadas.
Estuvieron un rato más riéndose, buscando molestarse el uno al otro, entre
patadas y cosquillas. Hiroki lo colocó encima cuando se quedaron agotados y lo
besó en los labios.
— ¿Por qué nunca vamos a tu cuarto? —Le preguntó con picardía.
— ¡No! —Contestó Shouta, algo sonrojado—. Me… me da vergüenza.
— ¿Por qué? —Hiroki rio—. No lo entiendo.
— Es que… no sé, me da mucha vergüenza, no soy muy ordenado, además,
mi cama… —Giró el rostro—, no soportaría verte tan cerca de mi cama… —
comenzó a titubear—, ya sabes, m-me imaginaría cosas extrañas…
Hiroki comenzó a reírse muy fuerte, tanto que casi le salían las lágrimas.
Shouta, consternado, frunció el entrecejo.
— ¿Por qué te ríes así? No le veo la gracia.
— Lo siento. Es que, Shouta… tu inocencia me divierte mucho.
Shouta seguía cabreado.
— ¿Ah, sí? Cierto, lo sé, soy un idiota ignorante… pues entonces mejor vete
con esos chicos que lo saben todo sobre el sex…
Hiroki no dejó que Shouta terminara la frase y selló sus labios con un beso. Al
cual le siguió otro, otro… y otro. Shouta se dejó besar con los ojos
entrecerrados, respondiendo a las caricias. Las manos de Hiroki le cogieron el
rostro y, con sus labios a punto de rozarse, le dijo:
— No puedes compararte con cualquier otro chico, Shouta. Adoro tu
inocencia. Me hace sentir especial. Me estás entregando tanto que no sé qué
darte a cambio. A veces… creo que yo soy el único que gana en esta situación
—Lo abrazó con fuerza—. Tú… me lo has dado todo, y yo no sé si te he dado
lo que mereces.
— Hiroki…
— Eres lo mejor que me ha pasado en la vida, Shouta. Nunca lo olvides.
Shouta no supo qué responder. Quería decirle lo importante que era él
también, cómo había cambiado su vida desde que lo había conocido… pero se

93
Kawano Sora

había quedado sin palabras. Lo abrazó con fuerza, intentando trasmitirle sus
sentimientos y entrelazó los dedos en el pelo de él.
¿Podían dos personas sentir lo mismo con tanta intensidad? ¿Acaso Hiroki
había leído su corazón? Allí, en el salón de su casa, con el ruido de los niños
corriendo en la calle y las madres gritando sus nombres, con el reloj colgado en
la pared y con el ruido de unos labios que se besan, Shouta se sintió más
enamorado que nunca…
“No quiero perderte… Hiroki”.

Shouta estaba emocionado. A mitad de la semana de vacaciones, iría a una


fiesta a casa de Hiroki donde estarían sus amigos y sus padres. La fiesta, por
supuesto, era privada, pero Hiroki le había preguntado a Shouta si le gustaría ir.
Habría una zona especial para los jóvenes hijos de las importantes familias,
donde podrían bailar, beber refrescos y hablar.
Hiroki no soportaba a todos esos críos ricos mimados e inmaduros, así que
más que invitar, realmente había sido casi una súplica. Pero Shouta no se hizo
de rogar, y había aceptado encantado. ¡Una fiesta con Hiroki! Quizás con
suerte, podría presentarlo como un amigo ante sus padres… y podría conocer a
sus familiares…
Contento por tener semejante oportunidad, Shouta se había ido a la cama con
una inmensa sonrisa.
Aunque, por desgracia… aquella fiesta no iba a resultar ser exactamente como
él esperaba. Y ese día, el rumbo de las cosas daría un giro completo a la
historia.

94
Wagamama na Koi

Capítulo 8 Umiko
Estando en marzo aún seguía haciendo fresco, aunque no de la misma manera
que en invierno. Shouta, metido en su traje, llegaba hasta la puerta de la
mansión con los nervios a flor de piel. El camino hasta allí le había parecido
largo y cansino, pero por otro lado, estaba emocionado por conocer aquel lado
de la vida de Hiroki.
Entregó la invitación en la puerta a un mayordomo bastante serio que le
indicó donde dejar el abrigo y cómo llegar hasta el patio. Mientras seguía al
hombre, sus ojos se fijaban en todos los detalles. La vez que había ido a casa de
Hiroki no había podido contemplar la casa en su totalidad, y ahora que la veía
de noche y alumbrada con esas luces suaves y románticas, se daba cuenta del
estilo tan bonito que tenía. Parecía una mansión antigua al estilo occidental.
Posiblemente una de las pocas que había en todo el país.
Después de haberle dado las gracias al mayordomo accedió a los jardines
mientras buscaba a Hiroki con la mirada. Toda la escenografía parecía sacada
de un cuento de hadas, e incluso los invitados tenían un aura mágica y
novelística. Había grandes mesas con tentempiés, empleados que iban y venían
con bandejas y un grupo de música tocando una melodía tranquila.
En los chicos predominaba el negro y todos iban vestidos de forma similar,
con aquellos trajes tan formales y masculinos. Por esa razón —y como siempre
pasaba en casi todas las fiestas— las verdaderas protagonistas de la noche eran
las bellas jovencitas: con sus escotes, sus tacones que les realzaban la figura, las
joyas, los volantes y los colores vivos.
O eso era lo que pensaba Shouta hasta que, a lo lejos, lo vio.
A Hiroki.
“Es tan guapo…”, pensó suspirando.
Estaba de pie, junto con otros chicos, con una mano en el bolsillo del
pantalón y la otra sujetando una copa de cristal, con esa pose tan masculina que
solía poner. Su cuerpo alto se ajustaba a la chaqueta, y la corbata le daba un
toque elegante y sensual. Con el pelo bien peinado y reluciente parecía un
verdadero príncipe en medio de un baile.
El corazón de Shouta se movió con fuerza dentro de su pecho. Todo lo que
deseaba estaba allí, y todo aquello que había soñado se estaba haciendo
realidad.
Lo quería tanto… tan sólo había pasado un día pero ya extrañaba sus besos,
sus caricias, los susurros en el oído, extrañaba oír su sonrisa y ver su mirada.
“¿Es posible? Está frente a mí, lo estoy viendo y, sin embargo, lo siento más
lejos que nunca. Durante tanto tiempo soñando con él, tantas tardes a su lado
sin imaginar que algo así pudiese pasar… Y ahora creo que todo esto es un
sueño. Es imposible que las cosas puedan salir bien. Simplemente… es
demasiado perfecto. ¿Acaso lo extremo no termina siempre mal?
» Yo soy extremadamente feliz…tanto, que da miedo”.
Cuando Hiroki giró el rostro, lo vio desde donde estaba y su boca se curvó en

95
Kawano Sora

una preciosa sonrisa. Shouta vio cómo se disculpaba con sus acompañantes y
en pocos segundos estaba a su lado.
— Ya has llegado —Había dejado la copa en una mesita durante el breve
trayecto. Sus manos se metieron en los bolsillos, para huir de la tentación de
abrazar a Shouta.
— Sí.
Se miraron. Sus corazones latieron y el deseo reprimido se acumuló por todos
sus cuerpos. Hiroki quería besarlo, y Shouta deseaba ser besado. No hicieron
falta palabras para saberlo. Pero ahí, delante de todas aquellas personas,
demostrar su amor habría sido algo incorrecto.
Algo que hubiesen censurado.
Pero Hiroki no soportaba tenerlo en frente y no poder ser libre para amarlo,
así que, teniendo cuidado de no ser visto, lo sostuvo con rapidez de la mano
para llevarlo por un camino oscuro dentro del inmenso jardín.
— Oye, Hiroki… ¿A dónde vamos?
Él no respondió y siguió caminando, arrastrándolo tras de sí. Shouta lo miraba
desconcertado mientras atravesaban un jardín laberintico, lleno de flores,
matorrales y muros de hierba que hacían de escondrijo. Cuando Hiroki supo
que estaban lo suficientemente lejos, se detuvo y apoyó a Shouta en uno de
aquellos muros naturales. Sin decir palabra lo apresó con su boca y le introdujo
con pasión la lengua. Abriendo y cerrando los labios, Shouta agarró la espalda
de Hiroki y se entregó al beso.
“Ah… mi querido principito está tan desesperado como yo”, pensó Hiroki
con cariño.
A lo lejos, la música se escuchaba como un suave murmullo distorsionado y la
única iluminación era la que les ofrecía la luna y las estrellas. La brisa nocturna
les acariciaba, moviendo la tela de la ropa y despeinándoles.
Sin parar de besarse, Hiroki sujetó a Shouta por la espalda para pegarlo más a
su cuerpo. Y aunque intentó contenerse, no pudo evitar que su otra mano
bajase hasta sus pantalones, desabrochándole el botón e introduciendo los
dedos fríos por su ropa interior. A Shouta se le escapó un gemido suave y tenue
y aferrándose a la espalda de Hiroki, arqueó sus caderas buscando más caricias.
— Hiroki… las… personas.
— Shh. No vendrán —Le dijo en un susurro—. Estamos demasiado lejos. De
todas maneras… —Movió los dedos y sintió la tibieza de su cuerpo—, controla
la voz.
— Lo… intentaré —Añadió agarrándose a sus brazos.
Hiroki sonrió ante su contestación y comenzó a mover la mano lentamente
por su miembro que se endurecía por segundos, aumentando gradualmente la
velocidad mientras se miraban a los ojos. Y por un momento, todo se tornó tan
mágico e irreal que a Hiroki le entraron ganas de llorar de felicidad.
“No merezco algo así…”
Bajó el rostro y lo besó despacio, con el corazón puesto en cada beso que le
daba. Se besaban sin parar, como si estuviesen destinados a hacerlo durante
días y años. Y Hiroki jamás se cansaba de hacerlo, porque cada beso era

96
Wagamama na Koi

diferente, y cada vez que lo besaba quería hacerlo una vez más, y otra…
Shouta cerraba los ojos mientras dejaba que su cuerpo flotara entre sus
brazos, y Hiroki, en un intento desesperado por llegar más lejos se pegó a él
buscando el calor de su piel, buscando la ternura de sus abrazos…
—Shouta… —Lo besó en el lóbulo de la oreja… lo besó en el cuello…
bajando por la clavícula y mordiendo un poco la piel.
— Hah.
— Te… deseo tanto.
Notando como Shouta entrelazaba los dedos en su pelo se dejó llevar por la
excitación, y, subiendo la mano, introdujo dos dedos entre los labios de él.
— Chúpalos —Le dijo con voz ronca, mirándolo con lujuria— Necesito ir
más lejos hoy.
Shouta se quedó unos segundos observándolo con los ojos abiertos llenos de
deseo. Bajaba la mirada hacia aquellos dedos que habían comenzado a rozar sus
labios. Despacio, cerró los ojos y comenzó a lamerlos con algo de urgencia,
humedeciéndole la piel y mordiéndolos con suavidad.
A Hiroki le parecía una de las cosas más eróticas que le hubiesen hecho nunca
y sentía cómo se excitaba poco a poco. “Quiero que sea mío… en cuerpo y
alma. Quiero tenerlo en mis brazos por la eternidad”.
— Suficiente —Susurró cerca de su boca, sacando la mano y deslizándola por
la parte trasera de su pantalón.
— ¿Qué…? —Shouta apoyó las manos en el pecho de Hiroki, intentando
detenerle.
— Shhh. Relájate —Susurró Hiroki en su oído.
Parecía como si fuese a detenerlo, pero al final, bajando la mirada, Shouta dejó
de hacer fuerza y permitió que Hiroki profundizase en la caricia.
— No seas tonto, no voy a hacerlo de golpe ¿sabes? Mira… ¿ves? Solo estoy
acariciándote…
Notó como Shouta temblaba en sus brazos. Pero se dio cuenta, al observar su
rostro acalorado, de que no era por miedo… sino por placer.
— Eso es… —Comenzó a meter el dedo un poco y a Shouta se le erizó la
piel mientras de su boca salían gemidos entrecortados.
— Ah-ah…
— Apóyate en mí —Haciendo caso, Shouta se aferró a la tela del traje por sus
hombros, algo aturdido—. ¿Alguna vez imaginaste un placer así, Shouta? —le
preguntó Hiroki tras lamer y besar su cuello.
El dedo de Hiroki entraba y salía, haciéndole perder a Shouta cualquier
síntoma de cordura. “Está tan tibio… y tan cerrado”
— Shouta… ¿te gusta?
Él casi no podía hablar.
— Sí. Me… gusta… mu…cho. Ah….Hiro…Hiro…ki.
Con la mano que tenía libre le agarró por la espalda y apoyó la frente en su
hombro.
—… no te vayas nunca. Por favor… —Le suplicó.
“Sé mío… sé mío por siempre”.

97
Kawano Sora

¿Cómo iba a estar mal aquello? ¿Por qué un amor así tenía que estar
censurado? Su rostro colorado, sus pestañas haciendo sombra en sus mejillas y
sus labios dejando escapar aire… eso no era pecado, eso era amor. Amor en el
estado más puro posible.
Sin preguntar nada, Hiroki introdujo un segundo dedo y Shouta pegó su
cuerpo más al de él, con las manos apretando fuertemente sus hombros. Giró
su cabeza hacia arriba exponiendo su cuello; su garganta se movía al compás de
su respiración.
— Dime cómo te sientes, Shouta.
— No… no lo sé… es muy extraño… —Sus ojos aún se mantenían cerrados.
— Entonces es que te gusta… — Hiroki sonrió.
Agotado, Shouta dejó caer la cabeza y la apoyó en su pecho, jadeando.
— No me dejes caer… Hiroki.
Él negó con la cabeza y lo sujetó fuerte.
— Nunca...
Entonces Hiroki lo entendió todo: lo amaba. Lo amaba de verdad, lo
suficiente como para abandonar su vida y su destino por él, lo suficiente como
para cambiar su mundo... Pero él sabía que aún no estaba preparado para
enfrentar la realidad. ¿Podría vivir con la culpa de herirlo? Aun queriéndolo, y
aun amándolo más que a su vida… el miedo le impedía avanzar… le impedía
ser libre.
Shouta tembló en sus brazos dejando escapar todo el placer. Jadeaba y casi le
costaba respirar.
— ¿Qué tal?
Él lo abrazó sin darle ninguna contestación, pero su agitación era respuesta
suficiente para Hiroki. Sujetándolo con sus manos, se tumbó al suelo junto a él.
“Lo último que quiero… es hacerle daño”, pensó mientras lo miraba respirar
entrecortadamente, con el pecho subiendo y bajando a través de la ropa.
La hierba bajo sus cuerpos estaba húmeda y suave. Hiroki estiró el brazo y le
sujetó la mano a Shouta. Notó como seguía temblando, pero su piel estaba tibia
y cálida. Y esa tibieza le llenó por completo el alma, haciéndole suspirar.
Miró al cielo y cerró los ojos.
“Por favor, Tiempo. Detente ya, detente ahora… congela este momento.
No me obligues a avanzar”.

— Un elefante.
— ¿Un elefante? — Preguntó Shouta entre risas—. ¿En dónde ves tú un
elefante?
— Allí, ¿ves? Esas estrellas serían la trompa —Le señaló el firmamento con el
dedo.
Shouta se dio la vuelta con la cabeza sobre el brazo de él y le puso un dedo en
la mejilla.
— Tú ves trompas por todos lados —Le dijo presionando en su cachete.

98
Wagamama na Koi

Hiroki giró el rostro con rapidez y le mordió el dedo.


— ¡Au!
— Ahora sólo veo la tuya —Le contestó divertido cuando Shouta retiró la
mano.
— Pervertido…
Volvió a acomodarse y Hiroki pasó una mano por su hombro, abrazándolo.
Shouta se acomodó en él.
— Recuerdo estar así una vez con mi hermano, en nuestra casa de Tokyo. Mi
madre nos hizo entrar dentro por miedo a que nos resfriásemos —Dijo con
una sonrisa triste—. A veces me encantaría poder retroceder el tiempo para
regresar a aquellos momentos, quedarme ahí eternamente con ella…
» Pero otras veces me digo… que te he conocido porque ella se fue. Y por un
momento, por un segundo, me entra el pánico porque le veo el lado positivo...
Pero ¿cómo va a ver algo positivo en que mi madre se haya ido? Entonces me
cabreo y me entran ganas de llorar…
Hiroki escuchaba atentamente cada palabra de Shouta. No sabía qué
responder. Él jamás había tenido que enfrentarse a la pérdida de un ser querido,
por lo que no podía ponerse en su lugar ni saber qué era lo que Shouta quería
oír.
— Shouta, no tiene sentido que te hagas ese tipo de preguntas que jamás
tendrás que responder. No puedes volver atrás y esa es la única realidad.
» De la misma manera que puedes estar triste por las pérdidas, puedes estar
contento a la vez por las cosa buenas que te han pasado. Para eso están
¿verdad? —Le sonrió—. Las cosas buenas nos ayudan a aliviar el dolor y a
seguir adelante. ¿No crees?
— Sí, pero… aunque te tenga a ti, y aunque tenga a mi lado cosas realmente
buenas… nunca llego a ser feliz por completo
— Bueno… eso es normal. Han pasado siete años desde que perdiste a tu
madre… poco a poco lo irás superando.
Shouta movió la cabeza hacia los lados.
— No voy a negar que la extraño cada día. Me encantaría contarle sobre ti y
sobre el colegio, sobre mis amigos… me encantaría decirle que he encontrado a
ese alguien especial del que ella me hablaba… Pero… yo sé que ella ya no está,
Hiroki. Y ahora sé que puedo llegar a ser feliz con los recuerdos… el problema
no es ese… El problema es que mi hermano… mi hermano se ha vuelto una
persona totalmente infeliz y… no soporto verlo de esa manera. Eso es lo que
no me deja ser del todo feliz.
— ¿De qué estás hablando? —Hiroki había conocido a Miyagi y coincidido
con él varias veces en casa de Shouta. Era cierto que era hombre de pocas
palabras, serio y frío, pero jamás había llegado a pensar que eso estuviese
relacionado con la infelicidad… supuso que sería parte de su personalidad.
— No sé cómo explicarlo. Niichan siempre ha cuidado de mí y en cierto
sentido creo que me ha mimado demasiado —Soltó una risita al perderse en
sus recuerdos—. Siempre se preocupa por mí pero ¿quién se preocupa por él?
Antes teníamos a nuestra madre. Ella era para Niichan su refugio de paz, la

99
Kawano Sora

única capaz de entenderlo… creo que ni yo mismo consigo comprenderlo del


todo. A veces me desespera ver en el profundo agujero en el que se ha metido.
Desde que murió nuestra madre no ha vuelto a ser el mismo. Es… es como si
se hubiese convertido en un ser muerto: no vive, no ríe, no sale, no se
divierte… ni siquiera es capaz de sentirse triste o llorar. No hace nada.
— ¿Quieres decir que a él le afectó más la muerte de su madre?
— Mamá murió y yo soy capaz de hablarlo y decirlo, pero él no toca el tema
sino en momentos determinados, como el día del cumpleaños de ella o el
aniversario de su muerte. Mi hermano… no lo ha superado porque… aquello
fue horrible. Y lo peor es que todo fue por mi culpa —Shouta, acostado, se
inclinó y se sentó en la hierba.
Hiroki se sentó junto a él.
— ¿De qué estás hablando? —Preguntó preocupado.
— Si… si yo no hubiese existido nada habría pasado… — Sus ojos se rallaron
y el labio le tembló al hablar—. Mamá no habría muerto… y… y mi hermano
no sería infeliz…
—…Shouta…
Parecía como si su mirada estuviese en otro sitio, lejano… muy lejano, donde
Hiroki no podía llegar.
— ¡Yo tengo la culpa de todo! —Dijo entre gritos a la vez que se echaba
llorar.
Él lo abrazó con rapidez, lo estrechó entre sus brazos con fuerza mientras
besaba su pelo.
— Shh… Shouta, no sé lo que pasó ni te presionaré para que me lo cuentes…
pero tengo una cosa clara: tú no tuviste la culpa.
— No sabes nada —Insistió él, girando el rostro.
— Sé que tú no tuviste la culpa, Shouta. Confía en mí —Lo sujetó por las
mejillas y lo obligó a mirarlo fijamente—. Te lo prometo.
Él le mantuvo la mirada, y en sus pupilas se reflejó el brillo de las estrellas.
— Si quieres llorar… puedes hacerlo, pero no te culpes. Por favor.
Por sus mejillas rodaron dos lágrimas casi plateadas y subió la mano para
apoyarla sobre la mano que tenía Hiroki en su mejilla. Cerró los ojos mientras
sentía el calor que le trasmitía Hiroki.
— Ojalá mi hermano… se enamorase de una chica que le correspondiese —
Susurró.
— ¿Así que crees que el amor es la cura para los males del corazón? —Le
preguntó sonriendo Hiroki.
Él abrió los ojos.
— Bueno… para mí lo fue… — añadió alzando la mirada sobre sus pestañas.
Hiroki observó cómo el viento despeinaba a Shouta mientras éste sonreía; le
entraron unas ganas inmensas de abrazarlo.
—…para mí también.
Tumbándolo contra la hierba de nuevo, Hiroki volvió a besarlo. Y mientras
estaban ocultos tras los altos muros de la naturaleza y vigilados por las estrellas,
Hiroki se preguntaba la manera de atarlo a su lado y no perderlo jamás.

100
Wagamama na Koi

La luna les sonrió desde el cielo… si ella sabía el final ¿qué le importaba darle
la respuesta?

De pie en una esquina de la sala, Shouta observaba callado sin querer llamar la
atención. Si ya de por sí le costaba relacionarse con las personas, en un
ambiente tan refinado le era imposible sentirse cómodo. Habiéndose criado
con su madre y los empleados de la casa en el lado más familiar, ese mundo le
parecía algo fuera de lo normal. Su padre, aunque le había permitido vivir allí,
no le dejaba participar en las cenas y fiestas, por lo que no era algo a lo que
estuviese acostumbrado.
— ¿Qué tal lo llevas? —Hiroki le sorprendió por la espalda, tocándole con la
mano en el hombro.
— Bien… aunque es demasiado lujoso para lo que estoy acostumbrado —Le
dijo riendo.
— ¿Demasiado lujo para el señor? ¿Prefiere que le lleve a una sala más íntima?
—Bromeó Hiroki susurrándole al oído.
— Tonto — Le contestó él dándole un codazo suave por detrás, sin que le
gente lo viera.
Hiroki se rio y recuperó la compostura.
— ¡Oh, dios mío! ¿Yoshimura-kun? ¿En serio eres tú? ¡Cuánto tiempo!
Una preciosa joven con rulos rubios se acercó hasta los jóvenes.
— Vaya, Tsuki-chan. Es cierto, cuánto tiempo —Shouta se dio cuenta como
Hiroki se transformaba con su rostro agradable y su falsa sonrisa en el
“Perfecto Hiroki”
— Nos tienes abandonadas a Mimi-chan y a mí. Ya casi no nos vienes a ver —
La joven llamada Tsuki hizo pucheritos con la boca y se quejó de manera muy
femenina y coqueta, aunque demasiado infantil para su edad.
— Bueno, ahora estoy con los exámenes. Ya sabes… uno no puede atender
siempre a lo que se desea —Le sonrió seductoramente.
Shouta chirrió los dientes al ver cómo la trataba tan bien.
— Seguro que algo de tiempo tienes. Mira, te tengo una sorpresa —La chica
se giró y, colocándose una de las manos en la boca gritó—: ¡Mimi-chan, ven,
mira quien está aquí!
Nada más pronunciar el nombre de la chica, Hiroki se tensó y tragó saliva.
Shouta casi podía afirmar que se había puesto a temblar.
Se acercó a ellos una muchacha de pelo negro largo y flequillo, con un
provocativo vestido rojo a la altura de los muslos y unos altos y hermosos
tacones negros. Sus ojos rasgados no denotaban, en absoluto, que fuese una
chica tímida o retraída. Por el contrario: era fuego puro, seducción y poder.
— Vaya, Hiroki. Qué raro tú apareciendo en un evento social —Shouta
comenzó a ponerse nervioso, sin saber ni siquiera por qué. Además, lo llamaba
por su nombre… ¿acaso eran amigos cercanos?
— Bueno, se celebraba en mi casa así que no tenía mucha opción —Hiroki se

101
Kawano Sora

puso en tensión—. ¿Y cómo tú por aquí? ¿No estabas con tus padres de viaje?
— Cogí un resfriado el día de partir así que tuve que quedarme en casa... Pero,
supongo que ha valido la pena —Sonrió con picardía. Su mirada se dirigió a
Shouta, que se encontraba al lado de Hiroki—. Veo que vienes acompañado —
Dijo con desdén, mirándolo como si fuese un ser inferior, algo de lo que ni
siquiera valiese la pena preocuparse. Entonces volvió a dirigirse a Hiroki—.
Hace semanas que no te veo… ¿es así como tratas a tu prometida? ¿Cómo será
entonces cuando nos casemos?
Pareció sonreír mientras lo decía y por un momento, el tiempo se detuvo para
Shouta. Casi había dejado de respirar mientras la frase retumbaba en su mente
una y otra vez.
Hiroki apretó el puño.
— ¿Ya estás pensando en eso, Mimi? Todavía nos quedan unos cuantos años
—Añadió con tono nervioso.
No podía respirar. ¿Qué significaba eso? ¿Su prometida? ¿Hiroki iba a casarse
con esa chica? ¿Cuándo? ¿Cómo? ¿Por qué?
Un terrible dolor se adueñó de su cuerpo y hasta incluso el mantenerse en pie
le estaba costando un esfuerzo. Era como si miles de cuchillos se estuviesen
clavando en su corazón. Como si las estrellas del cielo hubiesen desaparecido,
dejándolo sumido en una absoluta oscuridad.
— ¿Me estás escuchando, chico?
— ¿Qué? Lo siento, no estaba atendiendo —Miró a la joven, tenía ojos de
ganadora y le fulminaban el alma.
— Te estaba preguntando que quién eres.
Hiroki se apresuró a contestar.
— Él es…
— Considero a este chico lo suficientemente inteligente para que responda él,
Hiroki. —Le cortó—. ¿Y bien?
— Si-siento la descortesía. Me llamo Souma Shouta. Encantado de conocerla
—Se inclinó educadamente.
— ¿Y qué relación tienes con Hiroki? Es extraño verlo con alguien que no sea
su inseparable Takeshi…—Murmuró.
¿Que qué relación tenía con Hiroki? Esa pregunta le deprimió aún más si
cabía. No sabía qué responder. ¿Qué eran él y Hiroki? ¿Qué debía responder?
¿Era su amigo, su novio, su amante? Siempre había creído que no hacía falta
ponerle nombre a lo que sentían el uno al otro. Jamás se había preguntado qué
debía decir a la gente cuando le preguntasen.
¿Qué era Shouta para Hiroki?
— Soy… soy un compañero de la escuela. De un curso menor.
Shouta tan sólo quería huir de allí. Salir de ese horrible túnel negro y
devastador. Quería que la bruja de cabellos negros dejase de mirarlo con ese
rostro arrogante y engreído. Y, sobre todas las cosas, deseaba no haber venido
a esa fiesta.
¿Vivir en la cruel realidad o en la feliz ignorancia? Hasta hacía unos minutos
todo era diferente. Ahora su interior estaba roto, su mente confusa y su cuerpo

102
Wagamama na Koi

entumecido del dolor. ¿Por qué no le había dicho Hiroki la verdad? Jamás había
hablado de sus sentimientos. A lo mejor tan sólo había sido capricho y deseo,
mezclado probablemente con el cariño de una amistad. Puede que Hiroki
nunca hubiese puesto su futuro en la relación que mantenían y Shouta, como
un verdadero idiota, se había hecho falsas ilusiones.
Había sido un estúpido. ¿Cómo iba el hijo único de una familia rica a estar
con un chico? ¿Cómo iba a arriesgarse a degradar de esa manera su reputación?
Shouta se sintió desfallecer. Quería desaparecer del mundo en ese mismo
instante. Ya ni siquiera escuchaba la conversación que mantenían los dos, los
sonidos y el color habían desaparecido durante esos minutos.
“Necesito hablar con Hiroki, él me lo explicará todo y volveremos a la
normalidad. Seguro que ha sido una confusión o una broma… Hiroki nunca
me haría esto. Nunca me lo haría…”.
Pero… ni él mismo creía ya sus propias mentiras.
“Sabía que acabaría… todo siempre termina”.

103
Kawano Sora

Capítulo 9 Desesperación
— Lo hiciste a propósito —Hiroki agarraba a Umiko por el brazo.
— Claro que sí. Y suéltame, no tienes ningún derecho a tocarme —Umiko se
deshizo de él, molesta.
Hiroki le había pedido a Shouta que le esperase fuera mientras él iba a hablar
con ella en una habitación privada.
— Creí que un prometido tiene derecho a tocar a su novia. Pero por lo que
veo soy tu prometido cuando a ti te interesa —Le espetó Hiroki.
Umiko se cruzó de brazos y levantó la ceja.
—Y bien. ¿Qué quieres? —Dijo con voz altanera.
—Sabes perfectamente lo que quiero. No te metas en mi vida ni en la de
Shouta. Aléjate de él. Y no es una simple amenaza.
—Así que esta vez vas en serio… —Caminó por la habitación tocando con
los dedos el sofá—. Mientras te cases conmigo me da igual lo que hagas con tu
vida, Hiroki. Puedes acostarte con todos los tíos que te dé la gana… yo haré lo
mismo y así estaremos en paz. Sin embargo, tenía la sensación de que ese pobre
chico no sabía nada… simplemente le abrí los ojos.
— ¡No tenías ningún derecho! —Hiroki sentía la ira recorrer todo su cuerpo.
Umiko había averiguado que le gustaban los chicos hacía dos años atrás y
siempre lo amenazaba con ello. “¿Quieres que tus papás se enteren?”, solía
decirle con tono inocente, “pues entonces hazme caso, Hiroki”.
— Sólo ha sido un aviso, mi querido Hiroki —Sus dedos le rozaron la piel de
la mejilla—. Ten las cosas claras.
Sin darle tiempo a ninguna contestación, Umiko salió de la habitación
moviendo las caderas y con los volantes de su vestido danzando al mismo
compás. Dirigió una última mirada desde la puerta a su prometido.
— Eres mío, Hiroki…. No lo olvides.
La puerta se cerró y el sonido del golpe le llegó directo al corazón, como si de
alguna manera simbolizara el fin del cuento, la cárcel que le apresaba una vez
más.
“Maldita perra”.
Se sentó en el sofá, con los hombros caídos, y ocultó el rostro entre sus
manos. Apretó fuerte los mechones de pelo que se deslizaban, llegando casi al
dolor.
“Estúpido, estúpido, soy un completo estúpido....—Apretó los dientes—.
¿Qué demonios he hecho?”
Las cosas no habían sucedido cómo él esperaba y la mala suerte de haber
encontrado a Umiko en la fiesta lo había estropeado todo…. Había estropeado
lo único que había merecido la pena en toda su existencia: su relación con
Shouta.
Se quedó allí sentado durante un rato intentando atrasar el momento del
conflicto con Shouta. “¡Joder! ¿Por qué no se lo habré dicho desde el principio?
Sabía que llegaría este momento… lo sabía y aun así… he querido atrasarlo

104
Wagamama na Koi

todo lo posible, sabiendo que le haría más daño… ¿por qué, joder?”
Las voces de fuera poco a poco fueron disminuyendo y sin darse cuenta toda
la casa se quedó en silencio. Cuando miró el reloj de su muñequera ya eran las
cuatro de la mañana.
¿Shouta le estaría esperando como le había pedido?
Respirando hondo se levantó y fue en su búsqueda.

Hiroki cogió aire una vez más al verlo. Allí estaba, en uno de los bancos del
jardín, acostado de lado y con una copa tirada en el suelo. Tenía los ojos
cerrados y su respiración era constante, como si estuviese durmiendo
plácidamente.
Movió los pies para acercarse a él, poco a poco. Sin querer destrozar esa
imagen idílica y mágica, esa imagen de su principito durmiendo bajo la luna y
las estrellas, bajo un manto de melancolía gris. Se colocó de rodillas a su lado y
le apartó suavemente los pelos que se habían colado por su rostro.
— Mi príncipe… —Susurró mientras lo besaba en la frente.
Shouta se desperezó y abrió los ojos poco a poco. Hiroki continuó
acariciando su cabeza a la vez que le susurraba palabras dulces. Mientras tanto
miraba sus pestañas cerradas y su boca pequeña pero carnosa, la que tantas
veces había besado y saboreado.
— Hiroki…senpai. —Dijo con voz adormilada.
Hacía tiempo que no lo llamaba de esa forma… pero Hiroki estaba seguro de
que aún seguía soñando. Cuando abrió totalmente los ojos y lo reconoció,
apartó la mirada, dolido. Ese gesto fue para Hiroki un puñal en su corazón. Al
intentar levantarse se mareó y tuvo que sujetarse la cabeza.
— Quédate aquí sentado—Dijo en voz baja Hiroki—. Iré a buscarte un vaso
de agua.

Andaban despacio. Sin hablar. Quizás no encontraban las palabras para iniciar
la conversación o quizás, simplemente, la estaban evitando. Hiroki se sentía
impotente, sin nada que poder hacer o decir. No podía simplemente
disculparse, sabía que Shouta no lo aceptaría tan fácilmente.
El trayecto se estaba haciendo largo y pesado. Las casas no quedaban cerca y
quizás, en otros momentos, en otras circunstancias, ambos hubiesen agradecido
la lejanía de sus hogares para hablar mientras volvían agarrados de la mano.
Pero en esos instantes, el camino se hacía tan incómodo como odioso.
“Habla de una vez, Shouta, por dios”. En sus corazones dominaba el miedo,
la tristeza… y la impotencia.
— Lo siento —Gimió Hiroki con dolor, desesperado por romper el silencio.
Pero la mirada que Shouta le dirigió le desgarró aún más el alma. No había
nada. No había brillo ni luz, ni la dulce inocencia que tanto adoraba de él. No

105
Kawano Sora

había absolutamente nada.


— ¿Por qué lo sientes? —Pregunto ocultando el rostro.
— Por no haberte dicho la verdad.
— Así que es cierto, después de todo —Apretó sus puños.
Hiroki tardó en contestar.
— Sí.
— Entonces… entonces esto ya ha terminado. O quizás nunca había
empezado nada...
— ¡No! Shouta, esto no tiene por qué terminar. Yo… yo no quiero a Umiko.
Ni siquiera me gusta. Tienes que creerme —Hiroki se pasó una mano por el
pelo—. No puedes dejarme, Shouta. ¡No puedes hacer eso!
— ¿Entonces? ¿Cuáles son tus planes? —Le espetó él, alzando un poco la
voz—. ¿Quieres que esté a tu lado mientras estás prometido a otra? ¿Qué
pasará cuando llegue el día de la boda? —La voz se le quebró— ¿Quieres que
te dé un regalo y las gracias por haber sido mi amante? ¿Por qué tengo que
alargar el momento si sé que me vas a abandonar? ¡No soy tan idiota, ¿sabes?!
Se habían parado en medio de la calle.
— ¡No te voy a abandonar, Shouta! ¡Nunca!... Ni siquiera…. cuando me case.
De todas las cosas posibles, quizás Hiroki había dicho la peor. Shouta rio.
— ¿Ni siquiera cuando te cases? —Volvió a reír—. ¡¿Quieres decir que
pensabas casarte y tenerme a tu lado?! —Gritó mientras gesticulaba con los
brazos— ¿Te estás escuchando? ¿Pretendes que ponga mis esperanzas en ser tu
amante?
Hiroki se quedó sin palabras.
Era cierto. Así lo había pensado. Sólo que nunca había encontrado ni las
palabras ni el momento para decírselo. Y ahora que lo escuchaba de los labios
de Shouta le parecía que había sido la persona más egoísta del mundo.
— Déjalo, ni siquiera tienes que contestar —Se giró y siguió caminando.
Hiroki fue tras él.
Pero si no lo convertía en su amante ¿qué opción le quedaba? ¿Tendría que
renunciar a él? ¿Tendría que… vivir sin tenerlo a su lado?
— Por eso… ¿por eso no querías que nadie se enterara? —Le dijo cuando
llegaron a su casa, frente a la puerta exterior—. ¿Por eso me pedías que lo
guardase en secreto? —Se mordió el labio y apretó fuerte la verja— ¡¿Por eso
siempre me hablabas a escondidas y evitabas mi presencia en el colegio delante
de tus amigos?! Tú… te avergonzabas de nosotros—Terminó, acusándolo.
— ¡No! Shouta, no… no era por eso… no era…
— ¿Y entonces por qué? ¿Vas a negarlo?
— Mira… las cosas no son tan fáciles como dices, ¿entiendes?
— Que no son tan fáciles… —Shouta rio, pero era una risa triste… una risa
más parecida a lágrimas que a felicidad—. Necesito tiempo, Hiroki.
— ¿Tiempo? ¿Cuánto? Oye, Shouta… esto no ha acabado. ¡No pienso darlo
por terminado! ¿Me escuchas?
Sin mirarlo a la cara, Shouta se apoyó contra la puerta de su casa.
— Tiempo, Hiroki. Si no me lo das… desapareceré de esta ciudad. Si te

106
Wagamama na Koi

acercas a mí, si me hablas o si me llamas… dejaré de existir. ¿Entiendes?


Un cuchillo. Sí, Hiroki podía compararlo con un cuchillo afilado que se
clavaba fuerte y profundamente en su corazón.
“Pero todo es mi culpa…”
— Te daré tiempo —Le respondió—. Te esperaré, Shouta.
Sin intercambiar más palabras y sin una última mirada Shouta entró al jardín
de su casa, dejando a Hiroki tirado en la puerta, con el alma devastada.
Si Shouta quería tiempo, le daría tiempo. Pero no pensaba renunciar a él.
No. Eso jamás.
“Antes me muero. Te lo juro”.

Shouta apoyó la espalda tras la puerta de su casa, conteniendo las lágrimas.


Pero en cuanto cogió una bocanada de aire para respirar, todo el dolor que
había aguantado a lo largo de aquellas horas salió como un torrente de llanto.
Su pecho ardía como si un clavo en fuego vivo se estuviese clavando en su
corazón. Llevándose una mano al pecho, agarró con fuerza el abrigo. “Que
pare ya el dolor. Que pare ya”.
“« ¿Es así como tratas a tu prometida?»” Las palabras de Umiko parecían
agolparse en su mente una y otra vez.
“Yo quería… algo diferente. Pensaba que a pesar de los problemas,
estaríamos unidos demostrándole al mundo que nos queríamos. Pero en mi
corazón siempre supe que Hiroki no tenía los mismos planes… no he querido
ver lo evidente…”
“«No se lo digas a nadie, Shouta. Lo mantendremos en secreto»”
¿Cómo es que Shouta había estado tan ciego? Ahí estaban las respuestas,
todas. Pero lo que más le dolía no era la mentira, sino recordar los momentos
vividos con él… los momentos felices a su lado, como cuando se quedaron
hablando durante horas la primera vez que durmió en su cama, las cosquillas en
el salón o los paseos en invierno por el parque… Su sonrisa pícara cada vez que
le decía una broma, la manera en que le cogía de la mano cuando caminaban
solos por la calle, la forma en que lo besaba…
Todos aquellos recuerdos dolían más, porque no quería perderlos… no quería
que formasen parte del pasado.
Se secó las lágrimas cuando escuchó que su hermano bajaba las escaleras.
— ¿Shouta? —Agradeció que sólo encendiese una luz, así no podría verle la
cara.
— Sí, soy yo. Ya me voy a dormir.
— ¿Qué tal te fue?
Bajando la cabeza, Shouta pasó frente a él.
— Bien, bien. Pero estoy muerto de sueño.
— Está bien —le revolvió los pelos—. Voy a tomar algo, tú vete a la cama.
— Sí.
Y por primera vez en todo ese tiempo, deseó que no llegasen las clases…

107
Kawano Sora

deseó poder quedarse en su cama eternamente….Para así soñar con Hiroki y


con una constelación llena de estrellas en forma de elefante.

— ¡Definitivamente voy a pegarme un tiro en la cabeza! ¡No puede ser!


Takeshi tiraba la mochila sobre la clase nueva, la número 2-2A.
“Qué rápido ha pasado este año —pensó Shouta mientras dejaba sus cosas en
el pupitre que le habían designado—. Parece que fue ayer cuando empecé el
colegio”.
— Venga, venga, tranquilo, Takeshi —Minami se sentó sobre la mesa de él—.
Aunque tengamos al profesor Nagawa por lo menos estoy aquí contigo.
— Es que lo de pegarme un tiro lo decía por ti —Le contestó él señalándola
con el dedo.
— Maldito cabrón.
— Bueno, por lo menos tengo a Shouta que me hará el curso más entretenido
¿verdad, Shouta? —Le preguntó Takeshi.
— ¿Eh? Claro, claro —Le contestó, totalmente serio.
— Qué mono eres, Shouta-chan —Minami, efusivamente, le estrujó la cabeza
entre sus pechos.
— Minami-san… me asfixio…
— ¡No seas tan educado, maldita sea! —Le dio un golpe en la cabeza—.
Quítame el “san”.
Takeshi, sentado en la silla, puso los pies sobre su mesa.
— ¿No ves que das miedo, Minami? Cualquiera te trataría con confianza —
Dijo con ironía.
— Mira quién habló, el que cae tan bien a todos.
Shouta se rio observándolos. Minami y Takeshi se parecían muchísimo en la
personalidad, y verlos discutir era tan divertido como ver un programa cómico
en la televisión. Cuando el profesor entró en el aula y los obligó a sentarse,
Shouta miró hacia el cielo azul de la ventana.
“Si he podido seguir adelante sin mamá… seguiré adelante sin Hiroki. No
necesito a nadie en mi vida.
Si estás sólo… no pueden hacerte daño”.

Los días pasaron y la primavera desapareció en un abrir y cerrar de ojos, junto


con todo el manto rosado de la ciudad.
Shouta recordaba a Hiroki cada vez que el viento arrastraba los pétalos, lo
recordaba cada vez que el sol le despertaba por la mañana y lo recordaba
cuando el frío le acariciaba en la noche…
Lo recordaba a cada momento.
“Se supone que debía olvidarlo… pero no lo consigo. No desaparece de mi
mente y cada día le extraño más. Y cada día pienso en todas las cosas que

108
Wagamama na Koi

podríamos estar haciendo si nada de aquello hubiese pasado.


» ¿Por qué no desaparece de mi corazón? ¿Por qué sigue ahí clavado,
recordándome cuánto le quiero?
» Da igual cuanto tiempo pase, da igual las cosas que haga y da igual lo mucho
que me haya mentido… no puedo ser inmune a él. Y la tentación de ir
corriendo a sus brazos me domina cada día…
» Pero la puerta está cerrada, y no quiero abrirla una vez más”
Las cigarras en el jardín hacían un ruido escandaloso. Shouta intentaba
estudiar en el salón, pero el sonido no le dejaba concentrarse. Se tiró contra la
alfombra, sudando. Hacía un calor horrible y el aire acondicionado se había
roto esa semana.
“¿Por qué justo en julio? ¿Es qué no podía estropearse en otro momento?”
— Shouta, estoy en casa —Saludó su hermano.
— ¿Tan temprano? —Le gritó tirado desde el suelo.
— Sí, tengo que hacer la maleta. Salgo esta noche urgente para Tokyo, tendrás
que quedarte solo dos noches ¿vale?
Por el rabillo del ojo vio cómo su hermano entraba al salón y cogía la maleta
de mano para viajar que guardaba en una esquina. Shouta se puso el libro de
matemáticas en la cara.
— ¿Me estás escuchando?
— Síííí.
— Cualquier cosa llámame al teléfono. ¿Vale?
— Que sí.
Antes de salir del salón su hermano se miró en el espejo y se ajustó la corbata
varias veces.
— Bueno, me voy. Pide algo para cenar, te he dejado dinero en la entrada.
“No te vayas, Niichan…”
— Está bien. Adiós —Respondió traicionando sus verdaderos sentimientos.
— Por cierto, la señora Yoshida te dejará mañana por la mañana la cena
hecha y te preparará el obento, así que no tienes que preocuparte de nada. Tienes
el de mañana en la nevera.
— Vale —Shouta dio una vuelta en el suelo y se quedó mirando por la
ventana del salón el cielo azul.
“Si Hiroki estuviese conmigo… habríamos pasado la noche juntos”, pensó
con melancolía.
— Adiós —Se despidió su hermano desde la puerta del salón.
— Ten cuidado —Le respondió Shouta sin mirarlo.
Mientras seguía mirando las nubes, Shouta escuchaba los últimos sonidos; las
llaves que se guardan en el bolsillo derecho, la cartera en el izquierdo, revisa si
le falta algún papel en el maletín, luego la puerta se abre… y se cierra con un
golpe suave.
Y justo en el momento en el que el sonido hizo eco por la casa, por las
mejillas de Shouta cayeron dos lágrimas. Acurrucado en el suelo comenzó a
llorar y a lo lejos, sobre los muebles, su madre en fotos lo acompañaba.
“¿Por qué me siento… tan solo?”

109
Kawano Sora

— Ey, Hiroki. Vamos a salir esta noche después del partido, te vienes ¿no?
Sentado en el banquillo y con una toalla húmeda sobre la cabeza, lo último
que quería Hiroki era salir de fiesta.
— Lo siento, yo paso.
— ¿Qué coño te pasa? Llevas desde que empezó el curso totalmente ido.
Hiroki no contestó y su amigo le lanzó su propio paño contra la cara.
— Qué asco, tío. Huele a tu sudor —Agarrándolo con la mano lo lanzó lejos
de allí
— A ver si así despiertas —Añadió él antes de darle la espalda e irse a batear.
Hiroki se levantó para estirar el cuerpo. Desde que Shouta le había pedido
tiempo, hacía ya casi cuatro meses, sentía que estaba jugando fatal al béisbol.
“Aunque total, no es como si me vaya a dedicar a esto… así que no me
importa”.
Hiroki sabía que cuando terminase el curso, el béisbol pasaría a formar un
recuerdo de su vida estudiantil. Por mucho que adorase jugar… no debía poner
expectativas en algo que no iba a darle de comer. Y mucho menos, en algo que
sus padres descartaban como profesión.
“Pero tengo ganas de darle a la bola bien fuerte…”
Cogió una que estaba en el suelo y se la quedó mirando.
“Esto fue lo que me acercó a él”, pensó mientras el rostro de Shouta
desmayado se le aparecía en los recuerdos. Hiroki sonrió.
La alzó varios metros y al caer le dio con el bate hacia arriba con energía. La
bola tardó unos pocos segundos en volver a bajar antes de que Hiroki la
volviese a sujetar de nuevo con la mano.
“Buscaré una manera de volver a su lado… tengo que encontrarla”.
— Ey, Shin —Dijo dándose la vuelta—. Lánzame unos tiros, anda.
Le tiró la pelota con fuerza mientras pensaba en la manera de acercarse a él.
“Tengo miedo de que lleve a cabo su amenaza y perderlo para siempre… si
Shouta se va… no sé qué será de mi vida”.
Su compañero le lanzó la bola y Hiroki, colocándose en posición, la lanzó casi
al final del campo.
— ¡Nice! —Le gritó Shin con una sonrisa.
“Por favor… dame otra oportunidad, Shouta”.
— ¡Ey, Hiroki! ¿A dónde vas?
Dándose la vuelta, Hiroki tiraba el bate y salía huyendo hacia las duchas, con
un nudo en la garganta que le impedía hablar… le impedía casi respirar.
“Vuelve a mi lado…”

— Oigan, chicos… el próximo mes es la competición del Koshien ¿verdad?


¿Este año tampoco vamos?

110
Wagamama na Koi

Shouta alzó la mirada ante las palabras de su compañera Yuna.


— No —Contestó Takeshi, que comía una manzana—. Nuestro equipo de
béisbol es una mierda.
— ¿Ehhh? —Yuna se cruzó de brazos—. Pero Yoshimura-senpai es muy
bueno… y también hay otros dos chicos que juegan muy bien…
Takeshi tiró la manzana hacia arriba y la volvió a coger. Se levantó con
elegancia, colocando un dedo sobre la barbilla de Yuna. Ésta, nerviosa, se puso
roja como la misma manzana que tenía Takeshi en la mano.
— El problema, mi linda Yuna, es que esos tres que son tan buenos son igual
de individualistas. No saben jugar en equipo, y por eso nunca llegamos a
ningún lado.
Ella se apartó, asustada con una mano en el pecho y Takeshi curvó sus labios
en una media sonrisa. Pero pronto la cambió por una mueca de dolor cuando
Minami le atravesó con una patada por la espalda.
— ¡Puta loca! ¿Qué coño haces?
Minami, con su pelo rubio ardiendo como fuego, lo cogió por el cuello.
— ¡Vuelve a tocar a Yuna y te mato, cabrón!
— ¿Qué pasa? ¿Son lesbianas o qué?
— Ella no es una mujerzuela como las que sueles frecuentar, así que déjala en
paz.
—… No es como tú, entonces…—Dijo girando el rostro, en voz baja.
— Tsk…Serás maldito….
— ¡Minami-chan! ¡No pasa nada! —Yuna la agarró por el brazo—. Estoy bien.
Con un sonido despectivo, Minami soltó a Takeshi. Pero Shouta, desde su
asiento, pudo ver como ambos sonreían al darse la vuelta.
“Qué envidia tener una amistad así…”
—Oye, Shouta-kun —Yuna se acercó a él—. ¿Tú vienes a la excursión?
— ¿Eh?
— En agosto, durante las vacaciones, iremos toda la clase al onsen. Como este
año soy la delegada necesito saberlo para apuntarte.
¿Una excursión con la clase? Miró a Takeshi de lejos y luego a Minami.
— Sí, claro. Yo también voy —Añadió con una sonrisa.
— ¡Perfecto! —Yuna lo apuntó en una hoja y salió dando saltitos.
Pero de repente, se escuchó un sonido horrible y varias chicas se pusieron a
chillar a la vez. Shouta, asustado por el golpe y los gritos, se levantó de un salto
de la silla y de dio cuenta de que todos estaban tan desconcertados como él.
Alguien había roto la ventana que daba al patio y el suelo estaba lleno de
cristales. Los primeros curiosos en asomarse fueron los chicos, entre ellos
Takeshi que murmuraba cabreado “¿Quién cojones habrá sido?”
Se asomó a la ventana gritando.
— ¡¿QUIÉN PUÑETAS HA SIDO?!
Se escuchó el eco de alguien que gritaba a los lejos, pero Shouta no estaba
atendiendo. Se acercó hacia la pelota que había rodado hasta chocar contra la
estantería.
Takeshi se asomó más a la ventana.

111
Kawano Sora

— ¡ME CAGO EN TU PUTA MADRE, HIROKI! ¿TIENES UN


RETRASO O ALGO PARECIDO?
“Hiroki… Hiroki…”
Los pies se movían solos hacia la pelota.
“Fue Hiroki…”
Cuando se agachó y tuvo la pelota entre las manos le dio la vuelta. En ella
habían dos iniciales: S&H. Shouta tragó saliva mientras le temblaban los dedos.
“¿Por qué me haces esto? ¿Por qué no me dejas olvidarte?”
Con la pelota en la mano se levantó y salió corriendo, pisando un manto de
cristales a su paso.
— ¡Shouta! —Gritó Yuna tras de sí.
Pero Shouta no quería saber nada del mundo. Ni siquiera se dignó a recoger el
maletín o cambiarse los zapatos del colegio por los de calle, no se molestó en
avisar al profesor que iba a faltar a las siguientes clases…
Simplemente, huyó hasta su casa. Corrió por las calles como si en ello le fuese
la vida, los pies le quemaban y le costaba respirar…
Se quitó los zapatos en la entrada de su casa y, subiendo los escalones de dos
en dos, se ocultó bajo la colcha de su cama.
Con la pelota en la mano, notaba su corazón latir tan agitado como sus
sentimientos. Esa pelota la había lanzado Hiroki hasta su clase con el único
propósito de que él la viese…
“Estás loco…”

— Oh, vaya fastidio, se ha puesto a llover —Yuna se asomó por su lado para
mirar por la ventana del bus.
Shouta, en el lado de la ventana, giró el rostro.
— Es cierto… —Era una llovizna suave, pero el sonido que comenzaba a
hacer era tan relajante como melancólico—. A mí me gusta la lluvia… —Le
dijo a su compañera.
— ¿En serio?
— Sí —Apoyó la mano en el cristal—. ¿No te parece romántica?
Ella sonrió tímidamente.
— Sí, tienes razón.
— Romántico es mi pene bailando.
— ¡Takeshi! —Yuna se giró sobre su asiento.
Takeshi estaba detrás de ellos, con las piernas subidas hasta la cabecera del
asiento de Shouta, y Minami se sentaba al lado de él.
— ¡Eres un maldito guarro! ¿Por qué estropeas un momento tan bonito? —
Le preguntó con los cachetes inflados—. Hum.
— Tsk —Él se puso los brazos bajo el cuello—. La lluvia no puede ser
romántica, es líquido cayendo del cielo, no sé qué le ven de romántico a eso.
— Tu problema —Añadió Yuna señalándolo—, es que nunca te has
enamorado. Y dudo que algún día lo hagas, ¡idiota! — Le enseñó la lengua y

112
Wagamama na Koi

volvió a darse la vuelta, con los brazos cruzados.


Shouta se rio.
— No le hagas caso, Yuna-chan. Cada uno ve las cosas como quiere verlas.
— ¡Eso, eso! —Gritó él desde atrás.
— ¡Tú cállate! —Añadió Yuna.
— ¡Qué escándalo! ¿No pueden callarse un ratito? —Minami se movió en su
asiento.
— Minami, apóyame —Le dijo Takeshi dándole codazos—. Shouta y Yuna
dicen que la lluvia es romántica pero eso es algo ridículo.
Ella gruñó, muerta de sueño.
— Eso es porque no te has enamorado… —Contestó ella soñolienta, con los
ojos cerrados.
— ¿¡Tú también!? —Takeshi se giró bruscamente para mirarla.
Los tres comenzaron a reír escandalosamente mientras, esta vez, le tocaba a
Takeshi cruzar los brazos y cabrearse.
— Son una panda de ilusos —Les dijo en un gruñido.

— Muy bien, chicos. Cada grupo que vaya a sus habitaciones, voy a ir
diciendo en cuáles les toca a cada uno. El grupo de Miura, Sawaki, Yuzawa y
Kanzaki la habitación 76….
— Oye, Minami, no te olvides de decirle a Miki que salga a las ocho y media
—Le susurró Takeshi a Minami.
— Que sí, pesado. Ya se lo he dicho —Lo miró de reojo—. No me creo que
vayas a acostarte con ella aquí.
Ambos hablaban en bajito mientras el profesor decía las habitaciones.
— ¿Y dónde si no? Tengo que aprovechar, lleva coqueteando conmigo dos
meses y ahora que por fin he dejado a Rika tengo que aprovechar esta
oportunidad que me da la vida —Añadió con una mano en el pecho,
dramático.
— Me molesta que me estés utilizando siempre para estas cosas —Le dijo ella.
— Oh, venga. Eres la única tía leal que conozco, Minami. Eres la única mujer
en la que confío.
Le pasó un brazo por encima mientras lo decía pero ella se lo apartó con un
manotazo.
— A mí no me toques, ¿eh? No soy de esas mujerzuelas.
— Ya lo sé.
Cuando el profesor terminó de leer la distribución de las habitaciones, Minami
se despidió y se fue con Yuna a la parte contraria del edificio
— ¿Qué habitación nos ha tocado? —Preguntó Takeshi dándose la vuelta.
— La 105 —Contestó un chico del grupo.
— Pues venga, vamos a dejar las cosas.
Las mochilas que llevaban no eran pesadas ya que se quedarían tan sólo una
noche en las aguas termales y los yukata los ofrecía el hotel. Así que los seis

113
Kawano Sora

chicos fueron andando hacia la habitación que les había tocado.


— Qué rabia… no ha parado de llover —Dijo un chico mirando por los
ventanales del pasillo.
Shouta se fijó en las gotitas que chocaban delicadamente contra el cristal,
formando ríos de lágrimas. A lo lejos, el cielo estaba despejado con unas pocas
nubes grises.
“Cuando veo llover… me viene a la mente Hiroki y todos aquellos besos que
nos dimos en mi casa los días de lluvia… besos con sabor a primavera…
¿Él extrañará de la misma manera ese sabor? ¿Echará de menos las risas y las
miradas?
¿Me extrañará….?”
— Shouta, no te quedes atrás.
Shouta ni siquiera se había dado cuenta de que se había detenido. Moviendo el
pie y viendo por última vez el cielo algo nublado, salió rápido hacia donde
estaban sus compañeros.
Pero los recuerdos lo persiguieron… junto con el sonido de la lluvia

— Entonces este año tampoco irán al Koshien ¿no?


Hiroki almorzaba con sus padres en la mesa del comedor. La sala no era
grande, pues estaba reservada para cuando comían sólo ellos tres.
— No, perdimos el partido de antes de ayer y ya nos hemos descalificado…
— Vaya, es una pena —Su padre cortó algo de carne y se la metió en la boca
con delicadeza—. Hubiese estado bien poder ir antes de acabar el colegio, para
tenerlo como recuerdo.
“No digas gilipolleces, te da exactamente igual que esté descalificado o no”.
— Bueno, lo hecho está hecho ¿no, Hiroki? —Su madre le sonrió mientras
tomaba un poco de té frío—. Lo importante es el recuerdo de haber
participado.
— Sí, tienes razón —Removió un poco de su comida, no tenía demasiado
hambre.
— Vaya —Su padre miró hacia la ventana, tras él—. Ha comenzado a llover
—Añadió con una sonrisa.
Su madre sonrió también mientras lo corroboraba.
“Estoy harto de todo esto… cada vez que los veo tan perfectamente unidos
me dan ganas de huir de esta casa….
Yo jamás… seré como ellos”.
— Me encuentro un poco mal, me voy al cuarto.
— Pero, Hiro-chan, la comida…
— No tengo hambre
Salió del comedor, dejando a sus “perfectos padres” con su “perfecto
almuerzo” bajo la melodía de la lluvia.
“Que coman ellos juntos… yo ahí no pinto nada…”
Se tumbó en la cama de su cuarto sin energías en el cuerpo. Cogió la pelota de

114
Wagamama na Koi

béisbol que estaba sobre la mesita de noche y la lanzó hacia arriba para luego
cogerla y volver a empezar.
El sonido de la lluvia retumbaba fuerte contra la ventana de su cuarto.
“Me gusta pensar que…. aunque estamos separados, nos une la misma lluvia y
la misma melodía…”
Se dio la vuelta y se acurrucó sobre las sábanas. Sonrió al recordar que en esa
misma cama Shouta se le había declarado tan inocentemente.
“No te dije que te quería… porque tenía miedo de hacerlo realidad y no poder
escapar… Pero ahora me arrepiento de no habértelo dicho hasta la saciedad, de
no habértelo susurrado cada vez que nos acariciábamos…me arrepiento de no
haberte demostrado que eres lo más importante en mi vida…
Pero, aunque no te lo dijese, Shouta… te quería.
…. Y lo sigo haciendo. Incluso más que antes”.
Con esos pensamientos, Hiroki cayó dormido en un sueño profundo, bajo el
sonido de las cigarras y el verano.

La sala, llena de estudiantes de segundo curso, era un auténtico escándalo.


Dos mesas rectangulares habían servido como comedor para la cena y en la
esquina se había colocado un pequeño karaoke, así que si los jóvenes no estaban
charlando se entretenían dando gritos en el micrófono.
— ¡Sooooy el reeeey del maaaaar!
— ¡Bájate de ahí, Seito! ¡Cantas de culo!
— ¡Eso, eso! Que suba Mori, que quiero reírme un rato.
— ¿Qué dices, cabrón?
— ¡Noooo meeee deeejes soooolo mi princeeeesa!
— ¡Oh, basta ya! ¡Vas a dejarme sordo!
Shouta se levantó del suelo donde estaba sentado.
— ¿Te vas a dormir ya? —Le preguntó Yuna.
— Estoy… algo mareado, voy a coger aire.
— Cuidado con los pervertidos, Shouta —Le dijo de broma Minami.
Shouta le sonrió.
— Quizás después vaya a la habitación así que… buenas noches, chicas.
— Buenas noches —Le respondieron las dos a la vez levantando la mano.
Shouta, con las zapatillas de andar por el hotel, recorría los pasillos en busca
de una salida. Necesitaba salir de aquel ambiente lleno de gente y gritos, no
soportaba tanto alboroto ni la felicidad que parecía emanar de todos lados.
“Vine creyendo que podría divertirme… y lo único que hago es deprimirme
en cada esquina”.
Llegó hasta la habitación que compartía con los otros chicos, pero justo
cuando colocó la mano sobre la puerta se detuvo al escuchar unas voces.
— ¿Estás loco? Puede entrar alguien…
— No seas tonta, Miki. ¿Quién demonios va a venir tan temprano?
Luego, el sonido de un beso sobre la piel y alguien que gime.

115
Kawano Sora

— Takeshi… —Susurró la joven con una mezcla de queja y placer.


Con la mano quieta, a Shouta se le puso la piel de gallina al escuchar como la
ropa caía al suelo “¿Van a hacerlo aquí? ¿Va en serio?”
— Shh, cállate, que como nos descubran nos echarán una buena reprimenda.
Blanco como el papel, Shouta se fue alejando poco a poco para evitar hacer
ruido. Y cuando estuvo lo suficientemente lejos, casi salió corriendo de la
vergüenza. Tuvo la suerte de topar contra la puerta de salida.
— Menos mal… aire fresco.
Se puso las manos en las rodillas mientras jadeaba, agotado. “Takeshi y
Miki… estaban haciéndolo…” Inevitablemente se sonrojó, avergonzado por
haberlos descubierto.
Cuando estuvo más tranquilo, comenzó a dar una vuelta por los alrededores
del hotel. La lluvia seguía cayendo, constante pero suave.
Lluvia veraniega y lluvia llena de recuerdos.
El edificio estaba apartado de la ciudad, dentro de las montañas, y Shouta
agradeció la brisa nocturna que corría junto con las gotitas de agua. Suspiró,
metiendo las manos entre las mangas del yukata azul, y miró hacia el cielo.
Algunas gotas cayeron en su mejilla y se deslizaron por su piel, acariciándolo.
“¿Cómo sabemos que hemos elegido la opción correcta? ¿Quién puede
decirnos que algo lo hemos hecho bien o mal?”
Siguió caminando hasta encontrarse con una máquina expendedora y metió
unas monedas que tenía en la cartera, pero cuando fue a pulsar el botón para un
té verde detuvo el dedo índice y, sin pensárselo dos veces, presionó sobre el
que daba a una botella de cerveza.
“Quizás esto funcione para quitarme esta mierda de sentimientos…”
Shouta la abrió, sonó un “clic” y la bebió de golpe en pocos sorbos. Sacudió
la cabeza ante el sabor amargo y apoyó una mano sobre la máquina.
“No funciona… no funciona para nada…”
Tiró la lata en el cubo de basura que había al lado y metió otras monedas.
“Otra más…”
De nuevo el mismo proceso, de nuevo el mismo resultado. Y Shouta, aún más
consternado y deprimido, volvió a tirar la lata y volvió a tomarse otra más… y
luego otra más…
“¿Por qué… aumenta el dolor?”
La imagen de Hiroki aparecía incluso más nítida, sonriéndole, llamándolo por
su nombre, acariciándolo…
Por mucho que tirase las latas a la basura, los recuerdos se volvían casi reales,
agolpándose en su corazón, empujando por salir y ser libres…
“No, no, no. No quiero recordar… no quiero recordarlo. ¡Déjame en paz!”
Se tiró de rodillas contra el suelo y apoyó ambos brazos contra la máquina
expendedora.
— Hiroki… —susurró—… Hiroki te extraño…
La cabeza le daba vueltas y comenzó incluso a ver la lluvia caer al revés.
“Vuelve, vuelve”… pero la lluvia subía, alejándose…
“Sólo amantes”, había dicho… “No te dejaré aunque me case”….

116
Wagamama na Koi

Pegó un grito mientras apretaba los puños.


Nadie le había dicho a Shouta que el alcohol volvía el dolor más nítido y real,
nadie le había dicho… que surgirían los verdaderos sentimientos.
Unos brazos le envolvieron el cuerpo. Era una mujer.
— Mamá… —Susurró mientras lloraba—... lo quiero, mamá; lo he
encontrado…
— Shouta… soy yo, Minami. ¿Cuántas latas has bebido?
Él seguía llorando, sin contestarle. Todo estaba borroso, distorsionado en el
tiempo… e incluso la voz de Minami parecía lejana y distante….
Lo único que sonaba en su mente una y otra vez, eran todas aquellas palabras
que Hiroki le había dicho… todos aquellos recuerdos que él intentaba dejar
atrás….
“«Te volvería a besar ¿sabes? Pero si pasa otra anciana, no quiero que le dé un
infarto»”
Llorando, intentaba evitarlos… pero no había manera de sacarlos…
“« ¿Puedo besarte de nuevo? »”
“« Prométeme que nunca me tendrás miedo. Yo jamás haré algo que no
quieras, te lo juro… me basta… con estar a tu lado»”.
“« Qué tontito eres»”
— ¡Basta!
“« Quédate esta noche conmigo, por favor. No te vayas…»”
“« Creo que las cosas pasan por algo»”
“« Me encanta… ver tu rostro mientras haces esto... »”
“« Me gustas tal como eres, Shouta. Y no te cambiaría por nadie. Nunca»”.
¿Por qué? ¿Por qué? ¿Por qué tenía que revivir todas esas escenas una y otra
vez? ¿Por qué tenía que oír su voz como si realmente estuviese allí?
“—Cuando iba a esos sitios… ¿sabes qué?”
“— ¿Qué?
—… te estaba buscando a ti”.

117
Kawano Sora

Capítulo 10 ¿Está bien que lo deje ir?


El timbre del colegio sonó con insistencia, llamando a los chicos a entrar a las
aulas. Casi todos tenían caras agotadas y deprimidas… era el primer día de clase
después de las vacaciones de verano y a ninguno le apetecía volver al colegio.
“El año pasado estaba ansioso por comenzar, no hacía más que tachar los días
en el calendario… y ahora sólo quiero que termine el año”
Shouta se sentó en la silla con un suspiro. No había visto a Hiroki en todo el
día y, aunque una parte de él le decía que verlo sería una locura, la parte ilógica
e irracional lo incitaba a buscarlo a escondidas… para soñar con él una vez
más.
“Ya está todo terminado. Casi puedo decir que somos desconocidos en el
colegio. Aunque ahora que lo pienso, para los demás siempre hemos sido
desconocidos… La única que lo sabe es Minami; por culpa de haber bebido en
la noche de la excursión se lo acabé contando todo…”
La miró desde su asiento, como siempre, estaba junto a Yuna y Takeshi.
“Me dijo que no se lo diría a nadie, pero a veces… me encantaría que soltara
el chisme y que todo el colegio se enterase.
….Qué niñato soy”.
Las clases se hicieron lentas y pesadas, como si de alguna manera el tiempo
después de haberlo dejado con Hiroki se hubiese distorsionado. Cada día era
más largo que el anterior y las noches se volvían terriblemente frías a pesar de
estar en verano.
Shouta se dio cuenta, al terminar la jornada escolar, de que no había abierto la
boca en toda el día. Incluso en el descanso se había pasado el tiempo mirando
por la ventana.
— Ey, Shouta… —Takeshi se sentó en su mesa—. ¿Tienes un momento?
Quiero pedirte un favor.
— Oh, claro. Dime.
— Sé que sacas buenas notas y bueno… yo soy un poco desastre para esas
cosas ya sabes… ¿te gustaría echarme una mano con el tema de literatura?
Vaya. Eso Shouta no se lo esperaba. ¿Takeshi pidiéndole ayuda? ¿El mismo
Takeshi? Le sonrió con sinceridad.
— Claro. Así podré repasar la clase de hoy.
Por un momento, de la ilusión que le había hecho que Takeshi le pidiese algo
así, se había olvidado incluso de Hiroki, y mientras iba caminando a su casa con
él, se preguntaba si quizás necesitaba un amigo para entretenerse y olvidar
definitivamente a su primer amor…
“Será genial pasar algunas tardes con Takeshi… así, por lo menos, tendré algo
con lo que entretenerme” pensó mientras escuchaba a Takeshi hablar sobre lo
imbécil que era el profesor Nagawa.
— Y me echó de la clase ¿te lo puedes creer?
Shouta se rio al recordar la anécdota que él estaba contando.
— Si no hubieses dicho aquello sobre la profesora Himura, quizás no te

118
Wagamama na Koi

habría echado…
— ¿Eh? Oh, vamos. Sólo dije que estaba para un polvo, y ese viejo se puso
rojo como un tomate… ¿es que no es un hombre acaso? Cualquiera que viese a
la profesora Himura se daría cuenta…
— Lo que pasa es que tú andas siempre detrás de todas…
— Eso es mentira, Minami es mi amiga.
Shouta se rio de nuevo.
— Creo que es la única.
Él le contestó con una sonrisa pícara.
— Es cierto —Dijo antes de comenzar a reír.
“Oh, ahora que lo pienso…—Shouta giró el rostro, nervioso—. Espero que
Takeshi se comporte bien delante de Niichan… él no soporta a los rebeldes sin
causa”.

Tiró el bate al suelo y fue corriendo como si la vida le fuera en ello. Dejó
botado a su equipo en el campo mientras gritaban su nombre, “¡Hiroki ¿qué
haces?! ¡¿A dónde vas?!” Pero él salió de la cancha, traspasó la puerta que daba
a la cuesta y, desde arriba, vio como dos figuras caminaban juntas
Eran Takeshi y Shouta.
Apretó el puño fuerte, mientras un sentimiento que no conocía ni al que
estaba acostumbrado le iba dominando poco a poco.
“¿Qué coño es esto…?”
Volviendo al colegio, con la cabeza llena de dudas y preguntas recogió sus
cosas y se fue. No podía seguir soportándolo más.
La espera… se estaba haciendo demasiado larga.

Una tortura. Esa era la palabra para describir cómo había vivido Hiroki el mes
de septiembre. Había sido una completa tortura. Desde el primer día hasta ese,
el último.
— ¡Maldita sea! —En su cuarto, cogió la silla de su escritorio y la lanzó de un
solo golpe contra la pared.
Haciendo caso omiso a aquella amenaza que le había dicho hacía tantos meses
atrás, Hiroki, desesperado, había llamado a Shouta casi cada día, enviado
mensajes y buscado por el colegio.
Pero, sin saber cómo, Shouta se las apañaba para huir de él y esquivarlo, y ni
siquiera le cogía el teléfono. Donde Hiroki estuviese, él desaparecía.
— ¿Por qué? ¿¡Por qué!?
Miró su cuarto… estaba hecho un completo desastre. En ataques de ira,
llevaba días rompiendo todo lo que encontraba a su paso.
— ¡Joder! … —Esta vez fue el despertador. Agarrándolo con una mano, lo
reventó contra la pared y se rompió en pedacitos.

119
Kawano Sora

Pero siempre, después de la ira… venía el dolor. Un dolor agudo y que le


desgarraba… un dolor como nunca había sentido.
Era miedo… pánico por perderlo.
De rodillas en el suelo se sujetó la cabeza con las manos, entrelazando los
dedos por su pelo y tirando de él.
“¿Qué hago…? ¿Qué demonios hago?”
Una parte de él le decía que aquello era lo correcto, que él no era lo
suficientemente adulto para defender su relación con Shouta y que lo mejor
sería dejarlo en el pasado… Pero… su parte ilógica, esa que nos domina en los
momentos más complicados de nuestras vidas, esa parte que nos obliga a
cometer las mayores locuras… esa parte gritaba desesperadamente a Hiroki
“No lo hagas. No lo dejes escapar. No lo dejes escapar”.
El demonio llamado egoísmo lo estaba dominando poco a poco, inyectándose
en sus venas y volviéndolo loco.
“Quiero que seas mío… sólo mío”.
Se levantó del suelo, apoyando una mano sobre la cama para ayudarse y, sin
pensárselo dos veces, salió de su cuarto.
No podía soportar más la espera.
Era ahora, o nunca.

Caminaba a paso rápido y las pisadas hacían eco por las paredes de las calles.
A Hiroki, la casa de Shouta le quedaba a media hora caminando, pero él no
podía permitirse tardar tanto tiempo… necesitaba llegar cuanto antes.
“Si no hago algo…. Se me escapará entre los dedos, como cuando intentas
mantener el agua que cae del cielo. Por mucho que quieras, acaba esparciéndose
y desapareciendo frente a tus ojos…”.
Miró hacia el cielo nocturno, iluminado por las estrellas y le recordó a aquella
última noche que lo había besado… hacía seis meses atrás.
Antes de darse cuenta, estaba frente a su casa, y aunque había ido firme y
decidido, sus pies temblaban mientras cientos de emociones y miles de
recuerdos se acumulaban en su pecho al ver su puerta. Tragó saliva y alzó el
dedo para tocar el timbre.
“Ábreme, Shouta… no me dejes en el otro lado…” pensó mientras lo
pulsaba.

— Sí, ya he cenado y me he duchado. No es la primera vez que me quedo


solo, Niichan. Puedo cuidarme de mí mismo.
Shouta rio ante una cosa que le dijo su hermano al otro lado del teléfono.
— No, ya no soy un bebé…. Está bien…. No te preocupes, mañana es
sábado, así que me quedaré durmiendo o practicaré algo de…
Piii, piii.

120
Wagamama na Koi

— Tengo que dejarte, Niichan. Creo que Takeshi está tocando la puerta….
Sí… sí… buenas noches.
Shouta dejó el teléfono sobre la mesa y fue hasta la entrada para pulsar el
botón que abría la puertita exterior. Cuando escuchó cómo los pasos hacían
eco por el jardín, su mano sujetó el pomo y, sin mirar por la mirilla, abrió de
golpe, dando por hecho que sería Takeshi quien estaría detrás de ella…
…pero se había equivocado. Totalmente.
Ahí, envuelto con el canto de las cigarras, con el viento agitando su pelo rubio
y el brillo de la luna reflejado en su rostro… ahí, frente a su casa y después de
meses sin contacto ninguno… estaba él.
Hiroki.
“…Hiroki…”
Su respiración se detuvo mientras asimilaba que no era un espejismo… que lo
tenía en frente y que no había posibilidad de huir…
— ¿Podemos hablar? —Le preguntó, mirándolo con dulzura y a la vez con
miedo.
“No me mires así… …”
Shouta, sin contestar, cogió las llaves que estaban colgadas al lado de la puerta
y salió con él al jardín. “Si te dejo entrar en casa, cualquier muro que pueda
poner lo derribarás con tan sólo tu voz. Y podría caer de nuevo…”.
Los pies de Shouta se movían despacio hasta llegar a la puerta exterior, junto a
Hiroki que le pisaba los talones.
— Dime —Le dijo cuando estuvieron fuera del jardín, en la calle.
— ¿No puedo entrar? —Preguntó él.
— No.
Notando cómo le había temblado la voz, tragó saliva y apretó los puños para
aguantar la necesidad de ir corriendo a sus brazos…
Alzó la mirada poco a poco para verlo y, entre pestañeos, bajo la luz de la
luna, ahí estaba él… como si el tiempo no hubiese pasado nunca… como si los
meses se hubiesen convertido en segundos.
— No sé qué decir… —Le dijo Hiroki, sujetándose un brazo con la mano.
— Pues entonces… no digas nada —susurró Shouta.
“Está prometido. Me estuvo ocultando todo este tiempo que estaba
prometido… y no piensa romper esa promesa. Se va a casar…”. Se repetía una
y otra vez para ser firme con su decisión “Además, este mes he tomado una
decisión. Y voy a seguir mi propio camino”.
—Me pediste tiempo y te lo he dado —comenzó él—. Han pasado ya casi
seis meses… pero no has vuelto a hablarme, Shouta…
— Quizás es porque no quiero hacerlo.
— No quiero… no quiero perderte… —Levantó la mano para acariciarlo,
pero Shouta giró el rostro, con un nudo en la garganta.
— ¿Por qué? ¿Por qué lo hiciste?… Me he preguntado cada día durante todos
estos meses… ¿qué era para ti? ¿Qué planes de futuro tenías? No dejaba de
pensar una y otra vez que mientras… mientras me besabas… mientras me
acariciabas y me… hacías sentir vivo… mientras hacías todo eso había otra

121
Kawano Sora

verdad oculta… no eras mío. Tu futuro no iba de la mano con el mío, y todo
eso tú lo sabías. Pero aun así… seguiste con ello como si nada…
— Eso no es así… —Dijo él, angustiado—. Eso no tiene por qué ser así…
mira, he tenido todos estos meses para pensar y para saber qué quiero hacer
con mi vida… y —Shouta vio cómo se pasaba una mano por la nuca y tragaba
saliva—, y quiero estar a tu lado, pase lo que pase, tenga lo que tenga que
hacer… —Shouta subió el rostro para mirarlo—. Sólo no me dejes —Le
suplicó con los ojos más tristes que había visto nunca.
— Hiroki… he tomado una decisión… —Notó como le escocían los ojos—.
No quiero volver a empezar algo destinado al fracaso… no quiero perderte una
vez más…
— ¡No vas a perderme! ¡Te lo juro, Shouta! ¡Estaré por ti y para ti siempre!
“Todo aquello que quiero oír está saliendo de sus labios… pero ahora me doy
cuenta de que las promesas no siempre van acompañadas de la realidad”
— ¡¿Y cómo sé yo que esta vez es de verdad!? ¿Cómo sabré que no volverás a
mentirme?
— Te lo demostraré —Dijo él decidido, intentando pasar para entrar en su
casa.
— Basta. No quiero que entres —Shouta bajó el tono y se puso frente a él,
evitando que pasase—, acabaremos en lo mismo de siempre.
Si Hiroki entraba en su casa, Shouta estaba seguro de que lo apoyaría contra la
pared, le acariciaría el rostro, lo besaría por cada parte de su piel y todas las
defensas que había puesto desaparecían.
— Nada ha cambiado para mí, Shouta. Déjame entrar —insistía Hiroki.
— No. No… no quiero que entres.
— Shouta, ¡no puedo soportarlo más! Estoy harto de que cada vez que
aparezco yo, tú desapareces, de que no contestes mis mensajes, tampoco mis
llamadas, me esquivas en el instituto y me ignoras por completo. ¡Estoy
desesperado! ¿Qué más puedo hacer para intentar recuperarte?
Hiroki estaba desesperado, sí. Pero ¿cómo se atrevía a decir eso? Después de
todas las mentiras, de su comportamiento, de sus planes ¿cómo podía decirle a
Shouta que estaba desesperado? Él estaba aún más desesperado, muriendo por
dentro, sabiendo que su amor por él no le llevaría a ningún lado… sabiendo
que lo necesitaba más que a su propia vida pero sabiendo también que no había
esperanzas en aquella relación.
Comenzó a llorar y a hablar en voz alta.
— ¡¿Cómo crees que me siento yo después de todo lo que me dijiste?! ¡Y aun
así sigues insistiendo como si nada! ¿Crees que yo me siento bien en esta
situación? ¿Qué todo lo que hago lo hago a posta? ¡No es justo! ¡Estoy harto de
esta mierda!
Las manos le temblaron y se sintió flaquear.
— Shouta, ey, tranquilo. Tranquilo —Hiroki se acercó a él y lo abrazó—.
Shouta no soporto verte así, por favor, deja de llorar —Dijo susurrándole en su
oído y acurrucándolo en sus brazos—. Por favor.
“Aquí está… el lugar al que pertenezco” pensó Shouta mientras aspiraba su

122
Wagamama na Koi

olor y sentía el calor de su cuerpo… esa tibieza que le llenaba la soledad… que
le hacía recuperar la esperanza.
Pero…
— Suéltame. ¡Suéltame!
Shouta intentaba zafarse del abrazo pero Hiroki no lo dejaba escapar.
“¡Te irás!”. Pensaba desesperado. “¡Sé que te irás y volverás a dejarme! ¡Las
personas son así!”
— ¡Déjame en paz, Hiroki! ¡Desaparece!
Pero Hiroki, agarrándolo con fuerza, le dijo:
— No. Jamás te dejaré, Shouta.
Y sujetándolo por la cabeza lo atrajo hacia sí de golpe, buscando con urgencia
los labios que tantas veces había besado. Sus bocas se encontraron, inmunes al
tiempo y al espacio, inmunes al odio o a la rabia… inmunes incluso al miedo.
Ellas… ¡qué iban a saber sobre el tiempo!, si soñaban cada día la una con la
otra… buscándose en el silencio de la noche.
Sintiendo como si cada músculo de su cuerpo dejase de responder, Shouta se
dejó llevar… Extrañaba tanto su sabor… extrañaba tanto la manera en que le
agarraba la espalda para pegarlo hacia él.
Correspondió al beso introduciendo su lengua, mordiendo sus labios y
abrazándose aún más a él. “Hiroki, Hiroki”, pensaba mientras lo besaba con
desesperación.
Pero cuando Shouta se dio cuenta de que aquello no era un sueño, se apartó
bruscamente de su lado, apoyando las manos en el pecho de él. Jadeaban y sus
corazones latían tan fuertes que casi podían escucharse en el silencio de la
noche.
Sus cuerpos se habían extrañado más de lo que pensaba cada uno…
Pero en un momento de rabia y frustración, en un momento de pánico por la
inmensidad de los sentimientos… Shouta alzó la mano con rapidez y, sin casi
darse cuenta de lo que hacía, golpeó a Hiroki en el rostro.
El tortazo hizo eco en toda la calle y Hiroki, tras la sorpresa, se llevó la mano
a la mejilla.
— Lárgate.
Hiroki, aún con la mano en su rostro, no le ni dijo ninguna palabra.
— ¡Lárgate de aquí! ¿Me oyes? ¡Lárgate! ¡No quiero saber nada ti!
Shouta se dio la vuelta y corrió hasta su casa. Pero la mano de Hiroki lo
retuvo, cogiéndolo por el brazo.
— Shouta, no. No. No. No, por favor. Perdóname. Perdóname por todo.
— ¡Déjame!
A pesar de sus patéticos intentos por no volver a llorar, las lágrimas se
desbordaron de sus ojos, quemándole la piel. Gritaba a Hiroki y se movía
desesperadamente para huir de la mano que lo apresaba con fuerza.
— ¡Suéltame! —decía entre sollozos.
— ¡No!
— Suéltame…
Desesperado, Shouta consiguió zafarse de él y, huyendo tan rápido como

123
Kawano Sora

pudo, empujó la puerta que había dejado entreabierta entrando en su casa y


cerrándola tras de sí.
Hiroki no llegó a tiempo y Shouta escuchó como chocaba los puños contra la
puerta. A los pocos segundos comenzó a golpearla una y otra vez.
— ¡Abre, Shouta! ¡Abre! —Gritó con voz entrecortada.
Shouta se apoyó de espaldas y se dejó caer hasta el suelo mientras lloraba.
“¿Por qué soy tan débil…? ¿Por qué necesito siempre… que alguien esté
pendiente de mí?”.
Se acurrucó entre sus rodillas rodeándoselas con los brazos mientras
escuchaba la voz de Hiroki, apenas convertida en un susurro.
— Abre… Shouta, abre. Abre… —Suplicaba una y otra vez tras la puerta.
“No puedo…”
Entonces, se hizo el silencio, y Shouta se limpió las lágrimas con el dorso de la
mano. Por un momento pensó que Hiroki se había marchado y apoyó la oreja
en la puerta.
Pero no se escuchaban los pasos que indicarían su marcha… cuando su oído
se acostumbró al silencio pudo oír el sonido de su respiración a través de la
madera… “como si nos separase un muro”
— ¿Por qué…? —La voz de Hiroki se partió y soltó un quejido.
El quejido se oyó una vez más, pero más bien era como si…estuviese
llorando.
“¿Hiroki está llorando… por mí?”
Shouta abrió los ojos y sintió como se le cortaba la respiración al oírlo llorar.
Con sus lágrimas recorriéndole las mejillas apoyó las manos en la puerta y se
puso de rodillas para oír mejor. Escuchaba su respiración agitada y el llanto
amargo que salía junto a su voz.
— Yo…. —Hiroki cogió aire por culpa del llanto—, yo no quería que esto
pasara… te lo juro —Dijo como un niño pequeño que ha perdido algo
preciado.
“Hiroki… depende de mí tanto como yo de él…”
Shouta se estremeció cuando Hiroki golpeó de repente la puerta con el puño,
con tanta fuerza que la puerta tembló.
Entonces todo quedó en silencio.
Las cigarras, en el jardín, cantaban ajenas al dolor y el viento silbaba bajo las
copas de los árboles. Shouta miraba la puerta con las palmas de la mano
apoyada en ella… cerró los dedos, impotente, y su cabeza se inclinó hacia abajo
dejando caer las lágrimas al suelo.
“Todos estos meses me han dado qué pensar a mí también… y ya he elegido
mi destino. Pero… si hubiese podido elegir… me habría quedado eternamente
en tus brazos, contando estrellas… me hubiese quedado en el sueño eterno”
Shouta se mordió la mano mientras ponía punto y final a su historia. Sin
embargo, Hiroki no parecía pensar lo mismo…
— Te quiero…. —Dijo de repente en un susurro—. Te quiero... —Repitió—
Te quiero…. Te quiero.... maldita sea, Shouta. ¡Te quiero!
Con los ojos abiertos de par en par, Shouta tuvo que poner en marcha de

124
Wagamama na Koi

nuevo su respiración. Las últimas palabras hicieron eco en toda la casa y se


clavaron muy profundamente dentro de él… Tanto tiempo esperándolas…
tanto tiempo soñando con ellas…
Escuchaba a Hiroki jadear y respirar entrecortadamente. Sentía como su
interior se quebraba en mil pedazos. ¿Debía abrir la puerta y dejarle entrar de
nuevo en su vida aun sabiendo que no había futuro? ¿Debía exponerse de
nuevo al dolor…?
“Pero lo echo de menos… a cada instante y a cada momento…”
Shouta se acostó en el suelo y entre lágrimas… decidió no hacer nada.
“Es un error… todo esto ha sido un error”
Escuchó cómo Hiroki se levantaba y se alejaba. Y esta vez, los pasos fueron
sonando uno por uno, hasta oírlos tan lejanos como su alma.
“Aunque quizás el error… sea dejarle ir para siempre”
Junto con su marcha, Hiroki también se llevaba parte de su corazón.

Ya era noche cerrada. La ciudad bullía en luces rojizas y brillantes, pero a la


vez tenues. Los clubes, simulando ser bares, eran lugares de caza perfectos para
pasar una muy buena noche.
¿Hacía cuánto no iba a uno de esos sitios? Prácticamente desde que había
conocido a Shouta. Antes de él, los chicos eran su medio de escape para huir de
la asquerosa realidad. Pero, al conocerle, la realidad se había vuelto diferente…
Tan llena de color.
Ahora necesitaba con urgencia el frenético acto del olvido, necesitaba un
chico a quien metérsela y hacerle gemir, necesitaba placer y sexo. Para olvidar,
por unos momentos, el dolor que atenazaba con matarlo lentamente.
“La he fastidiado. Hasta lo más profundo. Quizás mi vida, desde el momento
en que nací, estaba predestinada al fracaso y a ser una marioneta para los
demás.
»No puedo romper el enlace con Umiko. Sería una vergüenza pública y mi
padre me desheredaría. Eso tan sólo con romper el enlace; si luego añado que
es un chico con el que quiero estar, estoy seguro de que tanto él como mi
madre se avergonzarían de mí… Ellos no pueden entender… este dolor”.
Hiroki, con la copa en la mano intentaba pensar cómo solucionarlo todo…
pero la cabeza parecía estar a punto de estallarle.
“Así será mi vida siempre ¿no? Amargado, triste y deprimido… como esas
personas que nunca conseguirán lo que quieren y viven encerrados en su
mundo de mierda. Shouta era la salida a ese tipo de vida.
»Si pudiese casarme con Mimi y a la vez tenerlo a él… todo sería perfecto.
Cumpliría con las expectativas que tienen sobre mí y estaría junto con la
persona que quiero. ¿Qué problema habría en ello?”.
Se terminó la copa de un solo trago.
“Soy un egoísta de mierda… no sé cómo puedo tener estos pensamientos…
ni siquiera sé cómo Shouta pudo enamorarse de mí sabiendo como soy…

125
Kawano Sora

»… Aunque, ahora que la verdad ha salido a la luz, estoy seguro de que sus
sentimientos han cambiado.
» Es duro ver que no soy lo que él pensaba…”
Sonrió, una sonrisa triste.
“Lo siento, Shouta. Soy un cobarde, y si te hubiese demostrado lo egoísta y
posesivo que soy… jamás te habrías atrevido a quererme”.
Giró el rostro y por la puerta apareció lo que estaba buscando: de cuerpo
ligero, con el pelo rubio, ojos grandes y boca carnosa. No había duda… era
claramente pasivo. La manera en que se movió y se sentó en la silla lo dijo
todo. Y la manera en que comenzó a mirarlo, con hambrientos ojos de sexo, le
adelantó a Hiroki lo que iba a ocurrir; se acostarían esa noche, sin tapujos.
Sin amor.
Casi ni hablaron antes de salir y alquilar una habitación cerca de allí. Hiroki lo
folló durante horas. Sin parar. Los gemidos del chico le hacían perder la
conciencia y los gritos que soltaba con cada embestida resonaban en sus oídos,
haciéndole olvidar el mundo y el dolor.
El chico estaba a cuatro patas y él lo montaba como a un perro. Sostenía sus
caderas fuertemente y le hacía perder la razón. Veía como sus manos agarraban
las sábanas, arrugándolas.
Entonces le dio la vuelta y vio su rostro… tan parecido al de Shouta con sus
enormes ojos brillantes de deseo, su cuerpo delgado y su rostro aniñado. El
chico se colocó sobre sus codos y lo besó mientras Hiroki lo seguía penetrando
con rudeza.
Pero… al imaginar que podría ser Shouta, comenzó a hacerlo despacio como
si estuviese haciendo el amor con él. Movía la pelvis sin prisas, sintiendo cada
movimiento con su alma.
“Podría ser él… necesito que sea él… ”
—…Di su nombre... —Gimió el chico de repente.
Hiroki se detuvo unos segundos para luego seguir. Le sorprendió lo que había
dicho, por lo que lo miró extrañado, esperando una respuesta. Él le agarró el
pelo y sus piernas se enredaron alrededor de sus caderas.
Lo miraba como quien mira a un ciervo perdido.
— ¿Qué? —Preguntó Hiroki, desconcertado.
Él sonrió con tristeza.
— Que digas su nombre. Lo estás deseando.
Hiroki escondió la cabeza al lado de la del chico, un chico que posiblemente
fuese unos años mayor que él. Se acostó sobre él, dejando caer todo su peso, y
siguió moviendo las caderas.
Le acercó los labios al oído.
—…Shouta... —Susurró en voz baja, algo nervioso. Temía decirlo demasiado
alto y creerse sus propias mentiras… pero la tentación de, aunque fuese en
sueños, poder tenerlo entre sus brazos era demasiado poderosa—. Shouta —
Volvió a decir, esta vez más alto.
Notó como el chico debajo de él buscaba más placer alzando sus caderas, en
busca de penetraciones más profundas. Al parecer incluso a él mismo le

126
Wagamama na Koi

gustaba aquel juego.


Hiroki se volvió loco. Su cuerpo era muy parecido al de Shouta.
— Más rápido —Dijo entre gemidos Shouta.
“Mi falso Shouta”
Entonces volvió a la rudeza, a la desesperación. Agarró las caderas de Shouta,
alzándolas más sobre él, y comenzó a mover la pelvis con rapidez mientras
algunas gotas de sudor recorrían su frente.
La cama crujía ante los movimientos y el viento entraba por la ventana del
hotel, poniendo su piel de gallina.
“Tanto frío… hace tanto frío…”
Apoyando los brazos a cada lado de Shouta, con los ojos cerrados, se recreaba
en su mentira. Y no tardó demasiado en llegar al momento culminante
mientras, entre gruñidos, susurraba el nombre de su amor…
El nombre de su príncipe.
Hiroki cayó sobre el chico, jadeando y respirando entrecortadamente. Pero
aunque había sentido placer, una aguja afilada parecía estar clavándose muy
hondo en su corazón…
Su falso Shouta le acarició los cabellos con dulzura y, por un momento,
Hiroki se creyó su absurda mentira, la disfrutó, la saboreó… para luego caer de
golpe contra el suelo al volver a la realidad.
Salió de su interior, quitándose el condón al momento. Mientras le hacía un
nudo, se levantaba de la cama y lo tiraba en un pequeño cubo de basura que
había cerca de ahí. .
— ¿Ya te vas? —Ronroneó el chico desde la cama.
— No quiero perder el último tren —Contestó Hiroki secamente antes de
salir por la puerta sin mirar atrás.
No quería que nadie viese como los ojos volvían a arderle, y como tenía que
morderse el labio para no llorar.
“Mi vida es una mierda…”
Corrió por las calles oscuras como nunca lo había hecho. Corrió mientras
gritaba en su interior, mientras se desgarraba el alma con las uñas y se arrancaba
los sueños a pedazos… mientras una fina lluvia de finales de septiembre
chocaba contra su rostro…
“Soy un cobarde… soy un cobarde…”
Horas después, echado sobre su cama, con el pelo húmedo y el alma
devastada, Hiroki notó como sangraba su corazón.
Aquel chico no era Shouta. Nunca lo había sido… y esa era la única y patética
realidad.
Estaba destrozado. Y se sentía un completo capullo integral.

“— Has vuelto a perder, te he dicho que no vale reírte, Shouta.


— Pero es que me haces cosquillas…si me muerdes así las yemas de los dedos
es imposible que aguante hasta diez…
— Venga, otra vez… dame la mano… no te rías, venga, dámela… uno…

127
Kawano Sora

dos… tres…
— Pff, hahaha
— ¡No aguantas nada!
— Ya lo sé…Hiroki… ven.
— Dime…
— Prefiero que me muerdas aquí… justo en los labios…
—… ¿así?
—… más… bésame más…”

Vuelve a mi lado, Shouta… hazme sentir vivo de nuevo.

128
Wagamama na Koi

Capítulo 10.2 Una relación algo complicada


Sentado en la cama, Takeshi intentaba reflexionar con las piernas cruzadas
sobre lo que había visto hacía un par de horas. Con el libro en la mano y los
ojos abiertos de par en par había vuelto a casa como si fuera un fantasma, sin
saber qué pensar.
“Hiroki… con Shouta… Shouta…. Con Hiroki. ¿Desde cuándo? ¿Y por qué
no me di cuenta de ello?” Pensó mientras se acostaba de espaldas.
“Ahora lo entiendo… este mes, Hiroki estaba raro porque se había puesto
celoso de mí, no de Shouta…”
Takeshi se rio.
“Menos mal que nunca le conté que pretendía conquistarlo… viendo como
actuó antes, estoy seguro de que me hubiese metido una puñetazo…”
Pero Takeshi tenía muchísimas dudas que le corroían la mente… ¿era sólo
Shouta o había habido otros chicos? ¿Hiroki era gay? ¿Qué pasaba con todas
aquellas chicas que se había tirado?
Se levantó de la cama y caminó por la habitación mientras pensaba una
manera de averiguarlo todo.
“El único camino posible es preguntarle a él la verdad directamente”, decidió
mientras cogía el móvil y escribía un mensaje: Nos vemos mañana, tengo que hablar
contigo de una cosa. ¡Ni se te ocurra decir que no! Es algo muy, muy importante.
Cerró el móvil y lo dejó sobre la mesa.
“Ya está. Seguro que así le entra intriga y no sale huyendo”.
Takeshi volvió a meterse en la cama, con la conciencia más tranquila que
antes, y suspiró, cerrando los ojos.
“Qué divertido —pensó con una sonrisa—. Hiroki loco por alguien… y que
ese alguien sea Shouta.
»La situación no puede ser más cómica”

— ¿Y bien? ¿Qué querías contarme?


Takeshi, nada más entrar al cuarto de Hiroki, se tiró sobre la cama con un
gruñido.
— Subir hasta tu casa es la mayor putada del mundo…
— Pues yo tengo que hacerlo todos los días, así que no te quejes —Le dijo
Hiroki de brazos cruzados mientras se sentaba sobre su escritorio.
— Qué buenos tiempos aquellos en los que mi madre me llevaba en coche…
¿en dónde ha quedado su amor por mí?
Hiroki, alzando una ceja, lo miró divertido.
— Te recuerdo que eras tú el que le dijo a tu madre que dejase de llevarte a
los sitios porque te daba vergüenza que estuviese contigo.
Takeshi sacudió la cabeza a modo de broma.
— Ay, qué chico más malo era…

129
Kawano Sora

— Estás loco… —Hiroki se apoyó contra la pared de la mesa, dejando sus


pies estirados y colgando en el aire—. ¿Qué era eso que querías decirme?
— Ah, claro… eso… —Nervioso, apartó la mirada—. Hace un día fabuloso
¿no crees?
— …. —Hiroki se le quedó mirando como una estatua, con los brazos
cruzados.
— Y el cielo está tan azul… —Intentó de nuevo Takeshi, eludiendo el tema
de manera patética.
— Déjate de estupideces y ve al grano, que tú no eres de los que dan rodeos.
— Bueno, pues… esto… no sé cómo decírtelo exactamente…
— Oh, no, no, no. Cállate. ¿No será eso? —Hiroki se levantó de la mesa y se
puso en pie.
— ¿Ya lo sabes? —Le preguntó Takeshi nervioso, sentándose sobre la cama y
pegándose a la pared.
— ¿Qué si lo sé? No puede ser…
— Bueno, tranquilo, no es para tanto…
— ¿¡Qué no es para tanto!? ¿Te estás oyendo?
— Hiroki, creo que lo estás exagerando un poco…
Hiroki lo miró con la boca abierta, descompuesto.
— ¿Y qué vas a hacer? —Preguntó preocupado.
— Que qué voy a hacer… —Takeshi movió la cabeza, confundido—…
espera ¿estamos hablando de lo mismo?
— Sí, ¿no?
— ¡Dios! ¡Dejémonos de acertijos y dime qué puta mierda has supuesto!
—…has… has dejado embarazada a una chica.
Takeshi lo miró como si Hiroki se hubiese vuelto loco, entonces le lanzó la
almohada que estaba sobre la cama. Hiroki la esquivó.
— ¿Eres retrasado o qué? Sabes que siempre me pongo condón... dios. Eres
idiota, en serio —Entonces comenzó a reír—. ¿Yo? ¿Padre? — Siguió riendo—
. Cuando eso suceda yo ya estaré muerto… es decir: ¡NUNCA!
— Ah… no… ¿no es eso? ¿No vas a tener un hijo?
— ¡No, mierda! ¡Nunca! Jamás en mi vida tendré una responsabilidad tan
grande.... ¿Estás loco, tío?
— Entonces… ¿qué es?
— Se… se trata de Shouta… y…
— ¿Qué ha pasado con Shouta? —Hiroki lo interrumpió, poniéndose a la
defensiva.
— Oye, oye, no te vayas a pensar que tengo nada con él ¿eh?
Sin decirle nada, Hiroki lo fulminó con la mirada.
— No, tranquilo —Añadió con frialdad—. Sé que no te fijarías nunca en
alguien como Shouta. Para empezar es un chico.
—Claro, claro, pero… —Takeshi levantó la mirada para clavar sus ojos en los
de Hiroki—. Pero tú sí ¿verdad?
— ¿Qué estás diciendo? —Hiroki se levantó de golpe de la mesa y se puso en
pie—. ¿Shouta te ha contado algo? —Preguntó andando hacia él—. Takeshi,

130
Wagamama na Koi

no pienso permitir que bromees con esto ¿entiendes?


Cuando vino a darse cuenta, tenía a Hiroki a un metro de él, frente a la cama.
— Relájate, relájate —Le dijo, moviendo la mano—. Quiero ayudarles, así que
no tienes que preocuparte de nada.
— ¿Qué sabes?
Levantándose y sentándose en el borde de la cama, Takeshi contestó:
— Poco. Nada, en realidad. Sólo lo que vi ayer por la noche.
— ¿Ayer… por la noche?
— Sí. Fui a dejarle un libro a Shouta y bueno… les vi… ya sabes, muy
fogosos y… enojados…
— ¡Mierda!
— Ey, no te preocupes, lo digo en serio.
Pasándose una mano por el pelo, Hiroki se puso a caminar por el cuarto.
— ¡Joder!
— Hiroki… ya te estoy diciendo que no tienes por qué preocuparte, no voy a
decírselo a nadie.
— Bueno, y ¿por qué me lo dices? —Preguntó alterado—. ¿Quieres que te
cuente los detalles? ¿Quieres saber lo que hago con él? —Sonrió como si le
hiciese gracia la situación—. ¿O quizás prefieres saber hasta donde he llegado?
¿Te pone cachondo saber estas cosas?
Parecía como si le estuviese acusando de algo y a Takeshi no le sentó nada
bien que le hablase así.
— ¿Quieres relajarte, imbécil? Tan sólo estoy preocupado. Eres mi mejor
amigo, Hiroki. Y Shouta se ha convertido en un amigo muy importante
también. Como comprenderás, verlos en esta situación no me hace gracia.
— A mí me hace menos gracia que a ti, te lo aseguro. Además, no tienes por
qué meterte en esto, es algo tan sólo entre Shouta y yo. Lo solucionaré y se
acabó.
Hiroki se cruzó de brazos.
— ¿Tanto… lo quieres? —Preguntó entre intrigado y asombrado.
Él pareció quedarse sin aire ante la pregunta y agachó la cabeza.
—No… Es más que eso... Es casi una necesidad para vivir.
—Hiroki, supuestamente estás prometido...
—Ya lo sé. Y él también lo sabe. Aunque claro, se lo oculté al principio y lo
descubrió en marzo, cuando terminamos el colegio.
— ¿Pero desde cuándo coño estás saliendo con él? — ¿Marzo? ¡Marzo
quedaba a seis meses!
— Desde… febrero de este año… pero en verdad, aunque empezamos a salir
ese día… es como si lo hubiésemos hecho desde que empezamos a hacernos
amigos… en junio del año pasado.
— ¿Junio del año pasado? ¡¿Hace más de un año y no me habías contado
nada?!
— ¿Cómo coño pretendes que iba a decírtelo? —Se sentó en la silla que
estaba cerca de la cama—… No ha sido fácil ni siquiera darme cuenta de lo que
esto significa, no estoy preparado…Yo quiero estar con él, pero mientras esté

131
Kawano Sora

prometido sé que no habrá posibilidad ninguna.


— ¡Eso está claro! ¿Te crees que alguien estaría dispuesto a ser el amante de
una persona? —Le espetó Takeshi—. Eso significaría dejar por completo tu
dignidad y convertirte en un esclavo. Me parece de falsos decir que quieres a
alguien pero que te basta con tenerlo como amante.
— ¿Y qué hago? No es tan fácil romper el compromiso. Sabes cómo es la
familia de Mimi y lo que esperan de mí. Lo mismo va para mis padres. Ambas
familias desean la unión.
— ¿Y vas a seguir haciendo lo que los demás quieren que hagas? —Preguntó
Takeshi cabreado—. ¿Cuándo vas a comenzar a vivir tu vida por tus propias
decisiones?
Hiroki, agotado, se acomodó en la silla, dejando caer su cuerpo.
— Ya… lo he estado pensando estos meses… pero no es fácil, tío… no es
nada fácil…
Takeshi se sintió algo mal al verlo así.
— No es sólo por el compromiso ¿verdad?
Hiroki no le contestó.
— Hiroki… ¿te gustan los tíos?
Él, sin decirle ninguna palabra, asintió con la cabeza.
— ¿Durante todo este tiempo?
— Toda mi vida.
Tragando saliva, Takeshi comprendió un poco entonces su obsesión por
parecer perfecto, el modo de vida que tenía y la necesidad constante de no
mostrar ni un solo fallo… quería vivir engañando al mundo.
— Cuando me decías que te habías acostado con una chica…
— Era mentira, ten claro que todas las personas con las que he tenido algo
han sido tíos. Pero Shouta ha sido diferente para mí. Él… me ha hecho
cambiar.
— ¿Qué planes tienes?
Hiroki suspiró.
— No quiero perderlo... con él he sido la persona más feliz en el mundo...
— Bueno, yo no entiendo de esas cosas…. Sabes que el amor me parece una
estupidez, pero si piensas que vale la pena… deberías luchar por Shouta —
Takeshi se levantó y le puso una mano en el hombro, apretando un poco—.
Siento… no haberme dado cuenta de nada, pero ahora comienzo a comprender
algunas cosas… —Lo miró, pero Hiroki miraba al suelo—. Olvídate del
mundo y sus mierdas de normas, Hiroki. Vive la vida a tu manera, como
quieras.
— No es tan fácil, ya te lo he dicho…
— Pero puedes ir poco a poco… —Le dijo dándole unas palmadas en la
espalda—. Comienza por recuperar a Shouta y romper el compromiso. Eres
gay, pero sigues teniendo huevos ¿no?
Hiroki se rio.
— Gilipollas —dijo moviendo la cabeza—. Claro que tengo huevos, y seguro
que más grandes que los tuyos—Subió el rostro y lo miró a la cara.

132
Wagamama na Koi

Takeshi sonrió desde la puerta.


— Pues entonces, échale huevos.

Aunque estaban a primeros días de octubre, por el día seguía haciendo algo de
calor y Takeshi se pasaba la mayor parte del tiempo en calzoncillos por su casa.
“Mi madre y Sugimura llegan tarde así que puedo ir como me dé la gana”.
Sacó un refresco de la nevera, tomándoselo a largos sorbos.
— Ay, qué gustito —Dijo soltando un largo suspiro y sacudiendo la cabeza
cuando el frío llegó hasta su cerebro.
Caminó por el pasillo descalzo y llegó hasta el salón, donde se sentó en el
sofá. Su casa era de dos pisos, algo pequeña, pero muy acogedora. En realidad,
ahora que lo pensaba, aunque de tamaño era muy parecida a la de Miyagi, el
interior no tenía nada que ver… “Mi casa parece más un hogar… Miyagi la
tiene tan pulcra y tan perfecta, que parece un adosado en alquiler”.
Cogió el cuaderno que solía dejar tirado por todas las esquinas junto con el
lápiz y se puso a dibujar. Pero justo cuando la punta tocó el papel, su móvil
comenzó a sonar desde su cuarto.
Saltó descalzo desde el sofá y subió las escaleras de dos en dos. “¿Será Rumi?
Hace semanas que no quedo con ninguna chica…”
Cogió el móvil, que vibraba sobre la mesa, justo en el momento exacto en que
iba a caer. Su dedo pulgar lo descolgó.
— ¿Shouta? —Preguntó al ver el nombre en la pantalla.
— Hola, Takeshi…
— Hola, ¿qué pasa? —Takeshi se sentó en la silla y se puso a dar vueltas.
— ¿Te… te gustaría venir a comer a casa? Me dijiste que hoy estarías solo y…
mi hermano quiere hacer comida —Takeshi frenó la silla con los pies y se
quedó en silencio—. ¿O… o tenías otros planes? —Preguntó preocupado
Shouta al otro lado del teléfono.
— No, no. No hago nada —Se levantó como un resorte, quedándose de
pie—. Tengo unos dulces que hizo mi madre, podría llevarlos.
— Genial —Añadió Shouta, bastante contento—. Pues te esperamos aquí.
Al colgar, Takeshi se tiró en la cama mientras sentía su corazón latir rápido y
fuerte…
“¿Por qué me pongo nervioso al pensar que veré a Miyagi…?”
Había pasado justo un mes desde que entrase a esa casa y, aunque al
comienzo no lo había visto a menudo, esas últimas dos semanas Miyagi había
llegado a tiempo a para que coincidiesen.
“Parece como si lo hiciese a propósito… seguro que quiere que me vaya
antes, y por eso me mira siempre con esa cara de malas pulgas.
» ¿Pero sabes qué, Miyagi? Pienso ir cada día a joderte”.
— Te vas a aburrir y hartar de ver mi culo todas las noches —Takeshi
escuchó sus palabras y puso mala cara—. Bueno… eso ha sonado un poco
asqueroso para mi perversa imaginación…

133
Kawano Sora

Sin embargo, lo más curioso de todo fue que a pesar de que Takeshi decía
odiarlo tanto… se pasó más de media hora eligiendo la ropa para un simple
almuerzo.
Y nunca había tardado más de cinco minutos en hacerlo.

— Dios, te dije que no lo cortaras así… —Miyagi se pasó una mano por la
frente, ofuscado.
— ¿Por qué no? Así queda más divertido.
— Se supone que iban a ser cuadraditos, no… esas formas… sin ningún
sentido —Añadió Miyagi despectivamente, señalando lo que había cortado.
— ¡Ey! Yo no me he metido con tu mierda de zanahoria así que no te metas
tú con la mía.
— Da la casualidad de que esa zanahoria la he comprado yo.
— ¿Ah, sí? Pues el postre que traje te lo vas a meter por el culo, ¿verdad,
Shouta?
Tanto Miyagi como Takeshi miraron hacia la mesa donde se suponía que
estaría Shouta limpiando las setas… pero había desaparecido.
Takeshi sintió como todos los pelos de su piel se ponían de punta al darse
cuenta de que estaba a solas con Miyagi…
— ¿Shouta? —La voz de Miyagi sonó fuerte y alta… muy cerca de Takeshi.
Estaban los dos frente a la encimera, partiendo las hortalizas. Y Miyagi,
aunque tenía el traje para trabajar, se veía familiar y casero. Había dejado la
chaqueta sobre una de las sillas y tenía las mangas de la camisa negra subidas
hasta los codos.
Eso sin contar, claro está, con la corbata que se había aflojado y la piel que
asomaba de los primeros botones abiertos de la camisa.
“Es ridículo que un hombre me parezca sexy… totalmente ridículo”
— Ey, Shouta —Takeshi quiso imitar el tono de voz grave de Miyagi, pero de
los nervios le sonó más agudo de lo normal. Se pareció más a un gritito.
“Joder, parezco una marica loca”.
Shouta apareció por la puerta de la cocina a los pocos segundos, y Takeshi
soltó el aire que llevaba conteniendo.
— Lo siento, fui un momento al baño —Se sentó en la silla y siguió
limpiando las setas en el recipiente con agua.
Ambos volvieron a darse la vuelta y siguieron cortando las zanahorias.
Takeshi en sus extrañas formas, y Miyagi en perfectos cuadrados.
— Oye… —susurró Miyagi, a su lado—. ¿No está un poco raro? Casi no ha
hablado en todo el tiempo desde que llegué ayer de Tokyo.
Takeshi le quitó importancia con la mano y siguió partiendo las zanahorias.
— Es normal, mal de amores.
— ¿M-mal de amores?
Miyagi giró el rostro para volver a ver a Shouta.
— ¿Está enamorado?

134
Wagamama na Koi

— Se supone que sí—Ambos seguían susurrando.


— ¿Cómo que “se supone”?
— Bueno, pues… —Takeshi metió los trozos de zanahoria en el cuenco—.
Yo no creo en el amor…
— ¿No crees en qué sentido?
— Pues sólo hay uno, ¿no?
—No. Hay personas que creen en el amor, pero piensan que nunca podrán
enamorarse o ser amados, y luego están los que creen que el amor es inexistente
en cualquier variante —Explicó Miyagi.
— Pues entonces la segunda —Contestó Takeshi con firmeza—. El amor no
existe.
Takeshi se dio cuenta que Miyagi estaba mirándolo de reojo, con una
expresión extraña en su rostro, y Takeshi, por lo nervios, se hizo un corte con
el cuchillo.
— Mierda, joder.
— ¿Estás bien?
— ¿Te has cortado, Takeshi? —Preguntó Shouta desde su silla.
— No es nada.
Pero Miyagi le cogió la mano para ver la herida y el contacto le produjo una
sensación extraña.
— ¡Suéltame, joder! Ya te he dicho que no es nada —Añadió apartando la
mano con brusquedad.
Miyagi se giró y siguió cortando las zanahorias.
— Deberías aprender a ser más educado.
— Haré lo que me da la gana, joder.
De un golpe, Miyagi cortó una zanahoria por la mitad, clavando el cuchillo en
la madera y haciendo que Takeshi saltara del susto. Sin decir nada más, se dio la
vuelta para salir por la puerta, al otro lado de la cocina.
— Ya lo hiciste enfadar —Añadió Shouta mientras seguía limpiando las setas,
sin mirarlo a la cara—. No sé cómo lo haces, en serio…
— Tsk, que se enfade… —Takeshi se chupó el dedo del que salían algunas
gotas de sangre y se sentó en la silla al lado de Shouta, con las piernas
abiertas—. Lo que pasa es que está acostumbrado a que lo traten como un
dios… y si se cree que yo voy a tratarlo igual, está muy equivocado.
Shouta lo miró sonriendo.
— Bueno… le gusta tenerlo todo controlado, y tú te encargas de volver patas
arriba el día a día —Se levantó de la silla y fue hasta el fregadero para tirar el
agua sucia—. Pero… desde que estás viniendo casi cada día lo noto más
relajado…
— ¿Más relajado? —Le preguntó Takeshi.
— Sí… no sé, él siempre está metido en el cuarto y casi nunca sale, pero
últimamente hace más cosas como comer con nosotros o… sentarse en el
salón a trabajar.
— ¿Es que antes no trabajaba en el salón?
— Qué va, siempre se iba a su cuarto.

135
Kawano Sora

“Así que crees que voy a hacerle algo a tu hermano ¿eh, Miyagi? —pensó
Takeshi, algo cabreado—. Tranquilo, no tienes que estar vigilándome
constantemente”
Se levantó para sacar de la nevera la mayonesa y cogió un cuenco donde echó
un poquito. Después volvió a sentarse en la silla, colocando el cuenco sobre la
mesa.
— Ah, me olvidé de traerte el libro… —Dijo mientras mojaba un trozo de
pepino cortado en la salsa y se lo comía.
— No te preocupes, no tengo prisa. Si quieres dámelo mañana en clase.
Takeshi, mirándolo de reojo, masticó y tragó.
— Iba a traértelo antes de ayer… —Dijo sin perderlo de vista—, pero… no
pude hacerlo.
Como suponía, Shouta se puso nervioso y algunas setas se le fueron de las
manos.
— ¿E-el viernes?
— Sí.
— Ah… n-no pasa nada, no lo necesitaba.
Takeshi se puso un trozo de papel en el dedo para cortar el sangrado y dijo:
— No sabía… que conocías a Hiroki.
Si antes habían sido una o dos setas las que se le cayeron al fregadero, esta vez
todo el cuenco lleno de setas cayó de golpe.
— Oh, vaya, se me ha caído —Dijo nervioso—. ¿Hiroki? —Preguntó
mientras recogía las setas y las metía con las manos temblándole.
— Es mi amigo de infancia.
— ¿E-en serio?
A Takeshi le dio entre lástima y diversión verlo así de nervioso. Se volvió a
comer otro trozo de pepino con mayonesa.
— ¿Nos… nos viste? —Preguntó Shouta, dándole la espalda.
— Sí —Takeshi no titubeó—. No hace falta que te preocupes… ya hablé con
él. No se lo diré a nadie.
Shouta, suspirando, se dio la vuelta y se apoyó en la encimera.
— Siento… habértelo ocultado.
— No te lo digo en ese sentido, Shouta. Si se los digo es para que se sientan
más tranquilos ¿entiendes? Si algún día van a quedar o lo que sea… pueden
decirme la verdad sin problemas…
Él lo miró.
— No sé qué te ha contado Hiroki… pero esto no va a seguir adelante.
— Bueno… yo sólo lo dejo caer.
— Takeshi, sólo lo sabe mi hermano pero el próximo curso….
Ambos fueron interrumpidos cuando Miyagi entró por la puerta, serio y
callado. Sin decir nada, dejó sobre la mesa un paquete de curitas, al lado de
Takeshi.
— Ponte una, anda. No vayas a manchar nada —Dijo mientras volvía a la
encimera.
Takeshi vio sobre la mesa la cajita llena de curas. Tragó saliva mientras subía

136
Wagamama na Koi

la mirada para ver a Miyagi, creyendo que estaría dándole la espalda.


Pero, para su desgracia, Miyagi lo estaba mirando de reojo. Apartando la
mirada con rapidez, sintió esas extrañas cosquillas que le llenaban el estómago
esos últimos días.
“No soporto que choquen nuestras miradas…me hace sentir… extraño”
Sin embargo Takeshi tuvo que admitir que, bajo esa capa de incomodidad,
había un deseo que comenzaba a aflorar poco a poco…. Y, en muchas
ocasiones, se descubría mirándolo sin querer…
“Esto va mal… esto va muy, muy mal”

El día había amanecido soleado y fresco. Las calles estaban llenas de hojas
caídas de los árboles, ofreciendo un paisaje rojizo y castaño. El viento las
arrastraba formando de vez en cuando algún torbellino.
Takeshi estiró los brazos en medio de la calle mientras bostezaba. A pesar de
que le encantaba comenzar un nuevo día, los lunes eran agotadores incluso para
su espíritu energético. Después de frotarse un ojo, a lo lejos vio una figura muy
familiar
“Oh, vaya, es Hiroki”, pensó mientras aceleraba el paso.
Cuando llegó a su lado le dio un golpe suave en la espalda.
— Ey, Takeshi… qué susto.
— Andabas medio ido —Le dijo él.
— Sí, bueno… este fin de semana me ha dado mucho en qué pensar —
Contestó Hiroki sonriendo y pasando una mano por su nuca.
— ¿Vas a hablar con Shouta?
— Sí. Hoy mismo —parecía decidido—. Iré a buscarlo y seré firme… me he
dado cuenta de que si no le doy la confianza que necesita, no va a aceptar seguir
adelante. Las demás cosas me dan igual, solo necesito mantenerlo a mi lado.
— Bueno… ¿eso no es un poco exagerado?
— Tú eres un negado al amor, es imposible que lo comprendas.
— Oye, que tú eras un Don Juan hasta hace poco.
— ¿Y eso que tiene que ver? Yo creía en el amor, la diferencia es que no había
encontrado a Shouta.
— Ya, ya, claro… ahora me vas a decir que Shouta estaba ahí en tu vida de
manera predestinada…
—… Es lo que pienso.
Takeshi puso mala cara. ¿Es que el mundo estaba loco? Yuna, Minami, Shouta
y ahora Hiroki… ¿qué lógica tenía esa teoría?
— Eso no tiene sentido.
— Lo que tú digas Takeshi…
— Mira… yo no creo que el amor exista porque deben cumplirse tantos
factores que no puede darse en las personas en la vida normal.
— Vamos, que eres un platónico… el mundo de las ideas ¿no?
— No, por dios. Eso suena aún más romántico. Y además, eso tampoco me

137
Kawano Sora

convence porque creo que sólo existe un mundo real.


— Está bien, sigue.
— Esos factores son muchos que no voy a nombrarte, pero para resumirte: lo
tuyo no es amor, es obsesión.
Hiroki se cabreó y lo miró mal.
— No es obsesión.
— Oh, vamos, escúchate: no puedo vivir sin él —Takeshi imitó su voz—¸ no
soy nada sin él, no quiero otra cosa en esta vida sino es él… tienes un
problema, amigo.
— Vete a la mierda, tío. Eres un insensible.
— Sólo te digo que tengas cuidado… yo me sentiría agobiado si alguien
pensase eso de mí.
— ¡Porque tú no crees en nada! Además, Shouta siente lo mismo que yo… lo
que pasa es que… fui un estúpido, nada más. Lo solucionaré todo, y
volveremos a como estábamos antes.
— Bueno… mientras eso te haga feliz, me da igual cómo vayas a vivir tu vida.
— Algún día te enamorarás de una de esas tías con las que te acuestas y
acabarás sufriendo lo insufrible. El karma te las va a cobrar.
— Já. Lo siento, no sufriré nunca por amor… antes tendría que sentir eso.
— Bueno, admito que no es fácil encontrarlo… a pesar de haberme acostado
con tantos tíos sólo Shouta ha sido importante para mí… y eso que… no
hemos hecho nada todavía —Algo avergonzado, Hiroki apartó la mirada.
— Todo este tiempo han sido tíos… —Takeshi movió la cabeza y luego lo
miró—. Me tenías engañado.
— Un poco —Hiroki le sonrió—. Y ahora es cuando me confieso y digo que
llevo enamorado de ti toda la vida…
— Y entonces… se supone que me tienes que besar ¿no?
— ¿Quieres que lo haga? —Le preguntó Hiroki, sonriendo de manera pícara.
— ¿Lo harías? —Takeshi no se quedó atrás en el reto.
— ¿Por qué no? Se supone que ahora no estoy con Shouta… si quieres
probar otro tipo de placeres estoy dispuesto a hacerte el favor…
— Entonces me lo pensaré.
Hiroki y Takeshi continuaron su trayecto hacia el instituto entre sonoras
carcajadas.
Por suerte, nada había cambiado en su amistad.

138
Wagamama na Koi

Capítulo 11 Caminos y decisiones


— Muy bien, chicos. Se ha acabado el tiempo. Por favor, dejen los lápices
sobre la mesa.
Hiroki acababa de terminar uno de los exámenes finales, pero fue como si
hubiese salido de un día de clase común y corriente. “Sé que sacaré la nota más
alta de la clase… me aburren ya estas mierdas”. Recogió las cosas, ansioso por
salir cuanto antes y encontrar a Shouta. La conversación con Takeshi le había
abierto los ojos. Si quería luchar por su amor, si quería estar con él apoyándolo
y cuidándolo… debía ser firme.
¿Cómo iba a confiar Shouta en él, si ni quiera podía tener confianza él mismo
en sus propias decisiones? “Le diré que romperé el compromiso. Haré todo lo
que él quiera con tal de estar a su lado…”
Salió de la clase a toda prisa mientras pensaba en las palabras exactas que iba a
decirle. Sonrió y bajó las escaleras de dos en dos. “Sé que sigue sintiendo algo
por mí… lo sé por la manera en que me besó el viernes, como si estuviese
desesperado por tenerme, igual que yo…”
Justo cuando bajó al primer piso, lo encontró saliendo de su clase mientras se
despedía con la mano de algunas compañeras. Hiroki se acercó con pasos
rápidos y, cuando Shouta se dio la vuelta para ir por donde estaba él, sus ojos se
abrieron de par en par al encontrárselo de frente.
Hiroki vio que tenía intención de girar el pie y salir corriendo pero, antes de
que eso pudiese pasar, él lo agarró del brazo y fue hasta las escaleras para bajar
al último piso. Shouta intentaba hacer fuerza para escaparse.
— Hiroki, basta —susurraba él para no hacer escándalo.
Hiroki no le hacía caso. Lo arrastró hasta una de las aulas vacías y lo apoyó
contra la puerta cuando la tuvo cerrada. Las luces estaban encendidas, pero no
se escuchaba más que el murmullo de los pasos en el piso de arriba.
— ¿Qué crees que estás…? —Intentó quejarse Shouta antes de que su frase
fuese interrumpida por un beso de Hiroki.
“Dios, lo extrañaba tanto... estos labios, este sabor… el contacto con su piel y
su respiración entrecortada. Es todo lo que necesito… lo suficiente para
alimentar mi cuerpo y mi alma”
Hiroki no podía parar de besarlo, y aunque Shouta intentaba resistirse, acabó
dejándose llevar como si por un momento se hubiese olvidado incluso de su
propia existencia.
— Ya sé qué voy a hacer, Shouta. Lo solucionaré todo, lo prometo —Le dijo
Hiroki emocionado cuando sus labios se apartaron para respirar.
— Basta. Hiroki. ¿No te das cuenta? Esto no tiene sentido. Han pasado
muchos meses. Yo he decidido seguir mi camino y tú deberías hacer lo mismo.
— ¿De qué estás hablando? Te estoy diciendo que lo solucionaré. Romperé el
compromiso con Umiko, hablaré con mis padres y les diré que es contigo con
quien quiero estar. Me enfrentaré a todo por ti… te lo prometo.
— ¿Romperás el compromiso por mí? —Preguntó él en un susurro.

139
Kawano Sora

— Sí —Le contestó Hiroki sin dudar, sujetándolo por los hombros.


— Hiroki… ¿qué hubiese pasado si no me hubieras conocido? —Preguntó él
repentinamente,
— ¿Eh? ¿Qué quieres decir con eso?
— Hablo de Umiko. ¿Te hubieses casado con ella? Si nunca me hubieras
conocido… ¿habrías seguido con el compromiso?
— No te entiendo, Shouta… eso no tiene sentido aho…
— ¡Responde a mi pregunta! —Le dijo Shouta, alterado.
Hiroki abrió y cerró la boca, mientras pensaba.
— Pues… no sé. Supongo que sí. Nada me lo habría impedido. ¿No? —
Respondió él, titubeando.
— ¿Nada te lo habría impedido? —Shouta miraba hacia el suelo—. ¡¿Ni
siquiera te lo habría impedido el no quererla?! —Le espetó entre gritos—. ¡¿Te
hubieses casado con una persona sólo por obligación?!
— Shouta, no entiendo nada de lo que estás diciendo… no sé a dónde quieres
parar con esto…
Los ojos de Shouta se rallaron y alzó la mirada despacio.
— ¡No quiero que hagas esto por mí, Hiroki! Quiero que, aunque nunca
estemos juntos, ¡lo hagas por ti! Por buscar tu propio camino y felicidad… si te
enfrentas a tu padre y a tu familia sólo para estar conmigo… ¡eso no tiene
sentido! ¡Debes hacerlo por ti mismo! ¡PARA TI mismo! ¿No lo entiendes? —
Dijo con la voz quebrada y rota por el dolor.
El aula estaba medianamente oscura. Tan sólo iluminada por la luz tenue que
traspasaba las cortinas cerradas.
— Entonces, ¿qué quieres que haga? No sé qué que tengo que hacer ahora…
— Rompe el compromiso. Busca tu propio sueño y lucha por él. Pero… —
Shouta ocultó su rostro—, no vamos a estar juntos.
Hiroki, por un momento, creyó haber entendido mal.
— ¡No puedes hacer eso, joder! —Le contestó, alterado—. ¡No! ¿Sabes lo
mucho que te necesito en mi vida? ¡Shouta, sin ti no puedo vivir!
Él volvió a mirarlo, mientras las lágrimas le recorrían las mejillas.
— ¿Te estás escuchando? ¡Me da miedo todo lo que está pasando! Me da
miedo depender tanto de ti y no soporto que pongas tu felicidad en mis manos,
Hiroki. ¡No quiero tener esa responsabilidad!
— ¡Joder, no entiendo nada!
— Yo quiero ser feliz por mí mismo… quiero lograr algo que me de la
felicidad… ¡jamás pondría en tus manos mi felicidad porque eso es injusto!
— Pero… eso es el amor ¿no? S-ser feliz y… que el otro te haga feliz… y no
vivir sin alguien…
Shouta lo miró como si no creyese lo que estaba diciendo.
— Si crees que eso es amor estás equivocado, Hiroki. Yo creía… que éramos
felices haciendo las cosas que nos gustaban… creía que teníamos una relación
diferente… pero tú… lo llenaste de mentiras y te obsesionaste con tenerme.
No es eso lo que yo entiendo por amor…
— Está bien, me equivoqué… no debí haberte engañado con lo de Umiko,

140
Wagamama na Koi

pero por lo demás no sé qué he hecho mal…


Los ojos de Shouta lo miraban como si en ellos hubiese un pozo de dolor,
como si las palabras que le estaba diciendo le estuviesen desgarrando.
— Estás… vacío, Hiroki —El corazón de Hiroki se resquebrajó ante sus
palabras… ante la verdad que contenían—. No luchas por nada para vivir, no
tienes metas ni tienes… ilusiones.
— ¿¡Acaso tú no estás igual que yo, eh!? ¿Vas a decirme que tu vida era
perfecta antes de que yo llegase?
Él sonrió… una sonrisa triste.
— No… también me sentía solo… pero siempre he tenido un motivo para
vivir. Algo mío, propio… que me hace feliz por momentos.
— ¡Tú eres mi sueño, Shouta! ¡Tú eres el motivo que me hace vivir! —Le
gritó Hiroki desesperado al ver como Shouta se le estaba yendo de las manos.
— Una persona está para ayudar a las otras a cumplir sus sueños. Una
persona no es el sueño de otra. Piensa en tu verdadero sueño, Hiroki. Sé que
está ahí… pero lo has encerrado sabiendo que no podrías cumplirlo por tus
limitaciones —Shouta tragó saliva y cerró los ojos mientras sus labios
temblaban—…Sé libre.
— ¡No voy a aceptar algo así!—Gritó Hiroki a la vez que las lágrimas
comenzaban a salir, arrastrándose por sus mejillas—. ¡No!
Sus manos perdieron fuerza y Shouta se apartó de él, despacio. Hiroki cayó al
suelo de rodillas mientras cubría su rostro con las manos.
No podía parar de llorar. Todo lo que había dicho Shouta era verdad. Era un
cobarde que nunca le había dicho a su mejor amigo su condición sexual, que
temía decirle la verdad a sus padres o a sus amigos, un cobarde que no se
atrevía a hacer sus sueños realidad, ni siquiera se atrevía a soñarlos…
Un cobarde que había mantenido oculto a Shouta del mundo entero, incluso
había planeado casarse y mantenerlo como amante… Todo por no perder la
perfección que había conseguido… por miedo al rechazo de la sociedad.
Era despreciable… ¿cómo iba a querer Shouta estar con un ser así?
Y no sólo eso, su personalidad impulsiva y su forma de ser le habían llevado a
acostarse con un chico hacía tan sólo dos noches…. ¡diciendo que quería a
Shouta y buscaba placer con otro!
Entre una nube borrosa vio como Shouta se daba la vuelta hacia la puerta, la
abría y, sin una última mirada, lo dejaba sumido en la más absoluta soledad…
¿por qué todo había sucedido de esa manera?
Hiroki siguió llorando…
…Como si esas lágrimas pudiesen devolverlo al pasado…

Casi no podía respirar mientras caminaba por las calles en busca de lo único
que podía tranquilizarle en aquellos momentos. Shouta se sentía mal por
haberlo abandonado de tal manera durante el tiempo que había estado con
Hiroki, como si él fuese lo único en el mundo capaz de hacerle sacar una

141
Kawano Sora

sonrisa.
“Lo siento, mamá… me olvidé de algo muy importante”.
Pensando en lo mucho que lo necesitaba en aquellos momentos, comenzó a
correr para llegar cuanto antes a su casa.
“Volveré a tomármelo en serio, como he estado haciendo estos últimos
meses”.
Abrió la puerta del jardín y se quitó los zapatos al llegar a su casa, dejándolos
mal colocados. Subió las escaleras entre jadeos, ansioso por llegar a ello.
No se lo pensó dos veces al abrir la puerta de su cuarto, de su mundo
propio… y en dos pasos llegó hasta el segundo amor de su vida: el piano.
Se deslizó sobre el asiento tras abrir la tapa para soltar entre notas todo el
dolor contenido durante tanto tiempo. Y como si aquellas notas fuesen
lágrimas, Shouta dejó que corriesen por el espacio y por el tiempo… las dejó
salir mientras su propio llanto le empañaba la visión.
“No quiero estar solo, pero tampoco quiero arriesgarme a perder a alguien
una vez más… ¿no es mejor así? Viviendo tu vida sin depender de nadie…
siendo feliz por tus propios esfuerzos y méritos… ¿no es acaso la mejor
opción?”
Cuando el miedo ha paralizado todos tus pasos y todas tus decisiones… ¿en
qué te basas para hallar el mejor camino? Cuando tu mente está tan confusa
que ni siquiera distingues tu propio ser… ¿puedes luchar por algo en lo que ni
siquiera tienes esperanzas? ¿Puedes depender de un sueño que no tiene ni pies
ni cabeza?
Entre música y lágrimas, Shouta intentó buscar una respuesta…
… pero no pudo encontrarla.

Tokyo. Nueve años atrás.


— Mamá, no es por ahí, ya te lo había dicho. ¡Vamos a llegar tarde!
Hiroki, de brazos cruzados y el ceño fruncido, caminaba por las calles, muy
enfadado con su madre por ser la persona más despistada del mundo.
— Lo siento, Hiro-chan… más vale que preguntemos…
— Ya te lo llevo diciendo un rato…
— Discúlpeme —Dijo cuando una mujer mayor pasó por allí con su nieto
pequeño—. ¿Sabe cómo llegar hasta el estadio de Domo?
— Oh, claro… —dijo amablemente la señora—. Mi marido y yo solemos ir
todos los años a ver los partidos… mire, siga todo recto y gire a la derecha,
seguramente allí encontrará un…
Hiroki miró al niño, que lo observaba fijamente sin quitarle la mirada.
Cabreado por cómo lo estaba mirando, le enseñó la lengua y el niño se rio.
“Qué tonto… seguro que ni tiene cinco años… y yo ya tengo ocho”.
— Está bien, muchísimas gracias por su ayuda.

142
Wagamama na Koi

— De nada. Disfruten del partido.


— Gracias —su madre se inclinó varias veces mientras lo cogía de la mano y
tiraba de él. El niño desconocido se despidió moviendo la mano—. Venga,
Hiro-chan, que queda muy poco para que empiece.
— ¡Eso no me lo digas a mí! Te dije que fuésemos con papá, él sabía dónde
estaba.
Ella lo miró con tristeza, una tristeza que Hiroki, a esa edad, nunca pudo
entender.
— Ya sabes que papá trabaja mucho, Hiroki… y… él no puede venir con
frecuencia.
Hiroki giró el rostro.
— Nunca me ha visto jugar, ni ha ido a ningún partido conmigo… siempre
acabo yendo con Takeshi y su madre.
Ella le sonrió.
— Bueno, pero te diviertes con Takeshi ¿no?
Hiroki infló los cachetes.
— Pero yo quiero ir con papá…
— Bueno, venga, seguro que algún día te ve jugar ¿vale? —Terminó ella con
una amplia sonrisa.
Emocionado por ir a ver a los mejores equipos japoneses, los Yomiuri Giants
contra Hanshin Tigers, a Hiroki se le quitó el enfado nada más entrar por la
puerta del estadio.
“Algún día… yo jugaré ahí”, pensó convencido.
Por suerte, no hubo cola para entrar ya que su madre y él habían llegado casi
los últimos. Tras entregar las entradas, su madre se agarró el bolso con una
mano y tiró de él con la otra para intentar llegar antes del inicio del partido.
— Ay, mamá, me haces daño.
— Lo siento, cariño.
Aflojó un poco, pero por mucha prisa que se dieron, la primera entrada ya
había comenzado…
— ¡Jo! ¡Ya ha empezado!
— Venga, venga, que no han marcado ninguna carrera. No te has perdido
nada.
Buscaron sus asientos entre la multitud mirando los números y esquivando a
las personas.
— ¡Allí mamá, están allí!
— Entra tu primero, yo te sigo.
Y justo cuando estaba pasando por el estrecho pasillo, esquivando pies y
zapatos, Hiroki se llevó una tremenda ilusión.
— ¡Mako-chan! —Gritó emocionado—. ¡Mira, mamá, nos ha tocado al lado
de Mako-chan!
Su compañero de clase y de equipo de béisbol, Rui Makoto, estaba sentado
junto con su padre y su madre.
— Hola, Hiro-kun —Le dijo él sonriendo.
— Vaya, qué casualidad, Yoshimura-san —Los padres saludaron a su madre y,

143
Kawano Sora

al final, Makoto se cambió de sitio para que los adultos estuviesen juntos y ellos
pudiesen sentarse uno al lado del otro.
— Oye, Mako-chan… tenemos que fijarnos en cómo juegan ¿vale? Así
aprenderemos técnicas —Hiroki cerró los puños y frunció el cejo, con una
sonrisa.
Él afirmó con la cabeza a la vez que movía las piernas que no le llegaban al
suelo.
— ¿Ha pasado algo interesante?
— No, de momento los Giants están jugando en defensa y los Tigers no han
conseguido darle a la bola.
— Jo… cómo no ganen los Tigers me voy a deprimir —Hiroki subió las
piernas y se las abrazó.
— Si eres de Tokyo deberías ser de los Giants… pero siempre te gustan más
los Tigers…
Hiroki lo miró con una gran sonrisa.
— El nombre es más chulo.
— ¿Por el nombre eliges el equipo? —Preguntó Makoto echándose a reír.
— Es que… los dos me gustan mucho, pero si no elijo un equipo no es
emocionante…
— Hiroki —Su madre lo llamó, estaba al lado de Makoto—. Baja las piernas
de ahí, anda —Le dijo moviendo la mano con vehemencia.
— Chhs… —A regañadientes y con mala cara, Hiroki obedeció—. Es que
mamá… ¡no me llegan al suelo! ¡Es una porquería!
— Mako-chan no se ha quejado, así que no lo hagas tú tampoco.
Su amigo le sonrió con inocencia y Hiroki, vencido, se acostó contra la silla.
— Ser pequeño es horrible… quiero ser adulto.

— ¡Venga, Takeshi! Tírame una más.


En un terreno poco transitado, cerca de donde vivía Takeshi, Hiroki intentaba
jugar con su amigo al béisbol.
— ¡No aguanto más! Esto es un aburrimiento.
— ¡Venga! ¡Porfa, porfa, porfa!
Con su bate preparado y en posición para lanzar, Hiroki, con nueve años de
edad, estaba decidido a dar el mejor golpe hasta ahora.
Takeshi, a regañadientes, le lanzó la bola en un arco bastante bueno para no
gustarle el juego. Con rapidez, Hiroki movió un pie unos centímetros,
colocándose en la posición exacta y agarrando el bate con firmeza pero
suavidad, golpeó la bola haciendo que ésta volara a metros de allí.
— ¡Sí! —Se puso a dar saltos, aunque al otro lado Takeshi decidió tirarse
sobre el suelo de espaldas, agotado.
— Me voy a morir…
Hiroki fue hasta donde estaba él y se acostó a su lado. Alzando la mano hacia
el cielo sonrió al sol que les daba de frente.

144
Wagamama na Koi

— Seré un bateador increíble, ya verás —Prometió con firmeza.


Levantando la mano también, Takeshi la puso cerca de él.
— Y yo prometo tener a todas las chicas detrás de mí —Añadió él.
Riéndose a carcajadas, Hiroki le dio un golpe en el hombro.
— Eso es un sueño estúpido, no tiene sentido.
— No tengo sueños.
Dándose la vuelta y sentándose sobre el suelo, Hiroki lo miró seriamente.
— Todos tenemos uno, Takeshi.
Él parecía mirar al infinito, a algo lejano y extraño. Alzó de nuevo la mano
hacia el cielo, estirándola por completo como si estuviese alcanzando algo casi
imposible.
— Mi sueño es… encontrar un dragón ¿qué te parece?
— Estás loco.
Y ambos chicos, acostados sobre la tierrilla de un campo abandonado, veían
las nubes pasar y soñaban con cosas que solo niños de ocho y nueve años
podían soñar.
Soñaban… creyendo que aquellos sueños nunca los abandonarían.

— Mira, mamá, otro cien. Y el profesor ha dicho delante de la clase que


deben aprender de mí. ¿No es genial?
En el salón de la casita donde vivían, su madre le acarició la cabeza. A Hiroki
le encantaba su casa porque tenía muchas cosas pero era estrecha y acogedora.
Podía llegar a cualquier sitio en tan sólo unos segundos, como los superhéroes,
y además había un jardín inmenso donde jugar al béisbol cuando Takeshi venía
a verlo, que era casi todos los días.
— Cuando venga papá díselo, seguro que se pone contento.
— Ajá —Dijo afirmando con la cabeza.
Miró el examen que tenía en las manos sonriendo cuando el timbre de su casa
sonó.
— Yo voy, yo voy —Hiroki dejó el examen sobre la mesa y salió hacia la
puerta, abriéndola nada más llegar—. Mimi-chan… pensé que era Takeshi.
Su amiga sonrió desde la puerta con dulzura, su flequillo negro le llegaba por
las cejas y el pelo por los hombros. Aunque tenía ocho años, parecía mayor.
— ¿Puedo pasar? —Preguntó con voz delicada—. Mira, mi papá me acaba de
dejar, está allí ¿lo ves? —Señaló con el dedo—. También está con el tuyo, me
dijo que luego venían.
Los dos padres, a lo lejos, saludaron a Hiroki y este alzó la mano para
corresponder al saludo.
— Venga, entra. Que no voy a dejarte ahí sola.
— Gracias —Dijo mientras entraba dando saltitos. Tenía un vestido rosado
que se le movía con el viento y unos zapatitos a conjunto—. Oye, ¿jugamos a
príncipes y reinas? —Le preguntó mientras se quitaba los zapatos en la entrada.
— Pero es que después viene Takeshi, y sabes que a él no le gustan esas cosas.

145
Kawano Sora

Ella se puso pensativa mientras iban hasta el salón.


— Seguro que si le decimos que nosotros somos los reyes y él un malvado
que quiere asesinarnos, seguro que juega… —Asintió con la cabeza,
convencida.
— Es cierto… podríamos intentarlo.
— Buenos días, señora Yoshimura —Saludó Umiko al llegar al salón, que casi
lindaba con la entrada.
— Hola, Mimi-chan. ¿Has venido a ver a Hiroki? —Preguntó ella con rostro
amable.
— Sí —Mimi agarró el brazo de Hiroki y sonrió—. Me voy a casar con él,
tengo que verlo mucho.
La madre de Hiroki rio. Hiroki pensaba que cuando su madre reía se ponía
muy guapa…
— Claro… una mujer debe conocer a su marido antes de casarse.
— ¿Usted a qué edad se casó? —Le preguntó con inocencia.
— ¿Yo? —Cerró la revista que estaba leyendo y miró los marcos de fotos
sobre la repisa del salón—. A los veinte años.
— Vaya, mi mamá se casó a los veintiuno.
— Sí, lo sé… fuimos a la boda.
Ella se miró los dedos mientras contaba.
— Entonces… me quedan… ¡más de diez años para casarme! —Infló los
cachetes—. Jo…
— Bueno, aún eres muy chiquitina, no te preocupes por esas cosas, Mimi-
chan.
— Pero es que papá dice que el día que me case con Hiroki será el día más
feliz de su vida —Abrió los brazos de par en par—. Y yo quiero mucho a
Hiroki —Añadió mientras lo abrazaba—. Bueno, vamos, Hiroki… podemos
jugar a los príncipes antes de que Takeshi llegue. Adiós, señora Yoshimura.
— Vaaaale —Cedió Hiroki, cansado—. Adiós, mamá.
— Luego subiré unos pastelitos.
— ¡Sí!
Umiko, cogiéndolo por el brazo, lo arrastraba por las escaleras para llegar al
segundo piso, donde se encontraba su habitación. Era un cuarto pequeño, con
una cama en la esquina bajo una ventana que daba al jardín. Por las paredes
podían verse posters de jugadores famosos de béisbol y las estanterías estaban
repletas de pelotas, bates y muñecos de superhéroes.
Una mesa baja con varias sillas estaba en el centro de la habitación, donde
Hiroki dibujaba o jugaba con sus muñecos. Para hacer las tareas tenía un
inmenso escritorio de madera pulida, que su padre le había regalado ese año.
“—Ya eres un chico mayor, y un buen estudiante necesita una buena mesa”. Le
había dicho.
— Bien, siéntese, príncipe Hiroki. ¿Quiere un poco de té? Tengo de los
últimos sabores de la primavera.
— Pues déjeme uno de frambuesa, su majestad.
Umiko siempre era la reina. Decía que ella no quería ser una princesa, porque

146
Wagamama na Koi

según su madre las princesas eran estúpidas y tontas… y ella no era estúpida y
tonta. Además, cuando le había preguntado a su papá si le gustaban las
princesas él había negado efusivamente y se había reído. “No me gustan, nada
de nada”, le dijo con firmeza. Y Umiko, que amaba a su papá más que a
cualquier cosa en el mundo, había decidido no ser una princesa.
— Debo comentarle, mi príncipe, que el caballo se ha hecho daño en la pierna
y no puede andar.
— Mmmm… ¿deberíamos llamar al médico? —Preguntó Hiroki mientras se
tomaba su taza de té.
— Hiroki se dice veteninario —Le dijo Umiko pausando el juego,
exasperada—. Repite la pregunta.
— Ah, claro —carraspeó—. ¿Deberíamos llamar al… al… veteninario?
— Oh, eso sería una fantástica idea.
Ambos fueron a tomar otro sorbito de té invisible, cuando alguien desde la
puerta les interrumpió.
— ¿Qué estupidez es esta?
Umiko se quejó:
— Ya viene el mono ese… —Dijo susurrando.
Takeshi, con paso orgulloso, se tiró sobre la cama.
— Yo seré un mono, pero ustedes dos son unos incultos: se dice veterinario,
no veteninario.
— Bueno y qué —Mimi alzó las cejas, orgullosa—. Eso ahora ya lo sé… pero
tu cara de mono no se va a ir nunca.
Hiroki comenzó a reírse tirándose al suelo, pero a Takeshi no pareció hacerle
mucha gracia el chiste.
— No he venido aquí para que me digan esas tonterías, me voy.
Levantándose de la cama, Takeshi dio un salto para ir directamente hacia la
puerta.
— Oye, Takeshi, no te enfades —dijo Hiroki—, era solo una broma.
— Hiroki —Umiko lo paró alzando la mano y cerrando los ojos—. Déjalo,
sólo está huyendo porque quiere irse a llorar.
Antes de terminar la última palabra, Takeshi se había dado la vuelta y, en
cuatro pasos, llegó hasta la mesita donde estaban jugando.
— ¡No estoy huyendo, bruja! —Le gritó mientras se sentaba—. Ahora me
quedaré aquí más tiempo que tú.
— Bien, ya tenemos al malvado del cuento.
Hiroki y Mimi comenzaron a reír de nuevo, pero el pobre Takeshi no parecía
enterarse de la broma.

— ¡Adiós! —Hiroki movió la mano desde la puerta.


— Adiós, Hiroki —Mimi y Takeshi se dieron la vuelta para ir hasta el
coche—. No te pegues tanto a mí, mono.
— Cállate, bruja.

147
Kawano Sora

— ¿Quieres que le diga a mi papá que no te lleve a tu casa en coche?


Hiroki rio mientras los veía caminar por el jardín hasta el coche del señor
Inoue, que los esperaba allí. Su padre, por detrás, le tocó el hombro.
— Vamos, Hiroki, ya es tarde.
Hiroki entró en casa, siguiendo a su padre hasta el salón por donde se accedía
a un comedor pequeño y familiar. Su madre estaba esperándolos, leyendo una
revista. Al entrar ellos, alzó la mirada.
— ¿Le digo a Maori-san que sirva la cena? —Le preguntó a su padre cuando él
y Hiroki se sentaron.
— Sí, por favor.
— Hiroki… ¿te has lavado las manos?
— Me he olvidado.
— Pues venga, tu padre y yo te esperamos aquí.

Como siempre, se cenaba con tranquilidad y silencio. La familia de Hiroki no


era dada a los gritos ni a las peleas, y el propio Hiroki había oído hablar más de
una vez a los empleados de lo confortable que era trabajar en una familia tan
educada y distinguida.
— ¿Ya le dijiste a papá la nota?—Le preguntó su madre, sentada frente a él.
— Oh, cierto —Hiroki giró el rostro para mirar a su padre, que presidía la
mesa—. Papá, he sacado un cien. Y el profesor le dijo a la clase que debían
aprender de mí.
Él sonrió con cariño.
— Muy bien. Estoy muy orgulloso de ti. Seguro que llegarás muy alto cuando
seas mayor.
— Sí, pero… estaba pensando… ¿de qué me sirve la geografía para jugar al
béisbol?
Su padre tomó algunos sorbos de vino.
— No vas a dedicarte al béisbol cuando seas mayor, Hiroki. Eso es un
pasatiempo.
— No —insistió él—. Yo voy a ser el mejor bateador de los Tigers.
— Hiroki, no vamos a discutir el tema. Entrarás en el partido político donde
trabajo, y tendrás un puesto fijo con la tranquilidad que eso conlleva.
Moviendo un trozo de verdura, Hiroki frunció el ceño.
— No. No voy a ser eso. Además, el padre de Mimi me dijo que sería un
bateador increíble, a él le gusta la idea.
— Pero el padre de Mimi no es tu padre, ¿verdad? Soy yo.
— Ojalá lo fuera… —Susurró, enojado.
Su madre decidió intervenir.
— Hiroki, cariño, ahora piensas así porque eres pequeño… así que no vamos
a discutir.
Él se levantó y se puso de pie en la silla.
— ¡Voy a ser bateador! ¿Me oyes? ¡Pienso ser lo que me dé la gana!

148
Wagamama na Koi

Su padre se levantó de golpe de la silla y le dio un cachetón.


— No vuelvas a levantarle la voz a tu madre y no vuelvas a nombrar el tema.
Discúlpate.
— No.
— Hiroki, discúlpate —Repitió aún más serio.
Las lágrimas comenzaron a brotar de sus mejillas mientras susurraba un
“perdón”.
— Y ahora siéntate —Con la mano en la mejilla, Hiroki se sentó—. Te juro
que si vuelves a nombrar esa tontería de ser bateador, te quitaremos del equipo.
Ten claras las cosas: el béisbol es un entretenimiento, no tu futuro. ¿Entendido?
Hiroki sólo podía llorar al ver cómo sus sueños se iban volando lejos, muy
lejos…
— ¿Hiroki, me has oído?
—…sí… —Dijo entre el llanto—. ¿Puedo ir a mi cuarto? —Preguntó
educadamente.
Su padre fue a abrir la boca para hablar, pero su madre le puso una mano en
el brazo, tranquilizándolo.
— Sí, mi amor. Vete al cuarto —Le dijo a Hiroki.
Sin correr, sin exaltarse, sin ni siquiera gritar o insultar, Hiroki fue
tranquilamente a su cuarto mientras el viento que escuchaba a través de la
ventana le robaba todos sus sueños…

No fue una decisión rápida, no fue algo que Hiroki acordó de un día a otro…
fue un proceso de olvido, como quien deja de lado a alguien al que se sabe que
nunca llegará a conseguir para evitar el dolor de desearlo durante toda la vida.
Y el abandonar un sueño que tanto amaba, más el creerse odiado meses
después por ir descubriendo quién era en realidad… supusieron un golpe muy
duro para Hiroki. Sin saber cuándo o cómo, fue inventándose su propia
realidad… creando algo que no era él… sino un espejo de lo que le hubiese
gustado ser.
Despreciando a sus compañeros y creyéndose mejor que nadie, Hiroki
guardaba un secreto...
… se odiaba.

Osaka, actualidad
Abrió los ojos despacio, como quien despierta de un sueño largo y profundo.
Hiroki sabía que era madrugada por la posición de la luna en el cielo. Apartó las
sábanas sacando las piernas y pisando el suelo con sus pies descalzos. Fue hasta
la ventana. La había dejado abierta así que probablemente la brisa lo habría
despertado. Con una camisa de lino marcando su cuerpo, Hiroki se apoyó en el
alféizar sintiendo el fresco de otoño en su piel. Miró la luna mientras el

149
Kawano Sora

recuerdo que había soñado regresaba a su mente.


“Si sólo pudiese ser más valiente…”, pensó mirándose las manos.
“¿Puedo permitirme volver a soñar? ¿Debo intentar cumplir sueños ridículos
e improbables?”
Recordó lo que Shouta le había dicho días atrás: “—Me da miedo depender
tanto de ti y no soporto que pongas tu felicidad en mis manos, Hiroki. ¡No
quiero tener esa responsabilidad!”
“Dios… esto es muy duro… —pensó mientras dejaba caer su cabeza y el
viento le movía el pelo—. Creo que lo voy entendiendo… pero no deja de ser
difícil… joder”
Respiró hondo. Esos días llevaba pensando mucho sobre la discusión que
había tenido con Shouta, sobre las cosas que le había dicho… había pensado
casi hasta el dolor de cabeza.
Y poco a poco… iba encontrando la respuesta.

150
Wagamama na Koi

Capítulo 12 El juego comienza


Takeshi sospechaba que todo había sido un desastre. Su amigo Hiroki lo
evitaba de todas las maneras habidas y por haber, y en casa de Miyagi, Shouta
estaba más ido que nunca. Su cabeza siempre parecía divagar a otro nivel y, de
manera casi inconsciente, Takeshi había acabado hablando más con su
hermano que con él.
— Venga, Miyagi, ¿por qué no echas una partidita? Siempre gano a Shouta.
Shouta se tiró en la alfombra, derrotado. Miyagi, desde el sofá, lo miró con
una ceja levantada. Tenía el portátil sobre él.
— No juego a esas cosas,
— Lo que pasa es que no quieres perder contra mí, te avergonzarías tanto que
llegarías incluso al suicidio.
— Lo que tú digas… —Le contestó mirando la pantalla del ordenador a la
vez que escribía.
— Yo me voy a dormir ya —Dijo Shouta—. Tú no tienes por qué irte,
Takeshi. Si quieres puedes quedarte a dormir.
Tanto Miyagi como Takeshi lo miraron a la par que decían:
— ¡¿Qué?!
El pobre Shouta se sintió algo cohibido.
— Lo-lo siento.
— Shouta ¿quieres que tu hermano me mate? —Dijo mientras se levantaba—
. Me voy a mi casa, me queda a diez minutos, así que tranquilo. Tú sí que eres
un buen amigo, no como el ogro con el que vives.
— ¿Has dicho algo? —Miyagi lo miró cabreado.
— No. Nada —Contestó él silbando.
— Bueno, pues nos vemos mañana, entonces —Dijo Shouta algo soñoliento.
Takeshi se despidió yendo hasta la puerta.
— Que sepas que yo no he dicho nada sobre que no te quedes —Especificó
Miyagi antes de que saliese.
— Sí, bueno. Es algo lógico que no lo soportarías, ¿o me equivoco?
Sin recibir ninguna contestación por parte de él, Takeshi dio la vuelta, se puso
los zapatos en la entrada y salió hacia su casa.
“Maldita sea… me está gustando demasiado este juego”, pensó algo excitado.

— Estos días te veo un poco decaído, Shouta. Ayer, aunque vino Takeshi,
estuviste callado casi todo el tiempo ¿Pasa algo?
Shouta levantó la mirada de su plato.
— ¿Eh? No, no. Nada. Sólo es por las clases… son un poco estresantes, nada
más.
Cogió un trozo de carne y se lo metió en la boca. Los dos hermanos estaban
cenando en la mesa de la cocina.

151
Kawano Sora

— ¿Has pensado lo que te comenté? —Le preguntó su hermano mayor antes


de coger el vaso de agua y beber un poco—. Sé que aún queda tiempo para que
acabe el colegio, pero es una decisión muy importante y debemos dejar hechos
los preparativos con antelación. Hay que enviar la solicitud, y que te acepten
antes de que termine el curso.
— Sí. Lo he estado pensando… y… creo que quiero hacerlo…
El timbre de la puerta interrumpió su conversación.
— ¿Quién será a estas horas? —Murmuró Miyagi molesto.
Se levantó de la silla y Shouta escuchó cómo abría la puerta.
— Pero ¿qué demonios? —Preguntó con su tono de voz de enfado—. ¿Qué
está pasando aquí? ¿Acaso has matado a alguien y pretendes que ocultemos el
cuerpo?
— No juegues con la ironía, se te da de culo. ¿Quieres avisar a tu hermano?
Es urgente —Dijo una voz muy conocida.
Shouta se levantó y fue hasta la puerta. El escenario que se encontró fue sin
duda una de las situaciones más incómodas y extrañas que había vivido.
En la entrada Takeshi estaba de brazos cruzados, con el ceño fruncido y una
expresión nada amigable. Y lo más extraño de todo fue encontrar a su lado,
tirado en el suelo y apoyado en la pared, a Hiroki. No se le veía el rostro porque
estaba inclinado sobre sus rodillas con los brazos cubriéndose a sí mismo.
Miyagi parecía no enterarse de nada, y Shouta tragó saliva, entre nervioso y
preocupado. Fue hacia él, inclinándose a su lado.
— Oye, Hiroki. ¿Qué pasa? —Miró a Takeshi, asustado—. ¿Qué le pasa,
Takeshi? ¿Está enfermo?
Takeshi lo miraba desde arriba. Seguía con los brazos cruzados y su voz sonó
como siempre: antipática y despreocupada, aunque con un deje de burla.
— ¿Enfermo? Ni te preocupes.
— ¡¿Cómo no voy a preocuparme?! No puede ni levantarse.
— ¿Alguien puede explicarme esta situación? —Se escuchó de fondo.
— ¡Ya te he dicho que no te preocupes! No le pasa nada del otro mundo —
Takeshi ignoró deliberadamente a Miyagi.
— Quiero saber qué está pasando en la puerta de mi casa —Repitió Miyagi
entre dientes.
—Pues entonces dime qué le pasa —Suplicó Shouta.
— ¿Alguien me está escuchando? —Intentó de nuevo el pobre hermano
mayor.
Takeshi lo miró durante unos segundos y al instante giró la mirada
dirigiéndose de nuevo a Shouta, una media sonrisa pintaba su rostro.
“Lo ha hecho a propósito —pensó Miyagi—. El muy cabrón me ha mirado y
me ha ignorado totalmente y ha sido a propósito”.
— Le pasa lo que a muchos jóvenes de su edad… se ha cogido una
borrachera. Aunque he de decir que ha sido una muy buena borrachera —Su
sonrisa se ensanchó—. Dios, mira en qué estado más patético ha quedado.
— ¿Bo-borrachera? —Preguntó Shouta más tranquilo.
— Sí.

152
Wagamama na Koi

— ¿Y por qué han venido hasta aquí por una borrachera?


Takeshi lo miró fijamente.
— Porque tú y yo sabemos la razón por la cual está así… y tendrás que
hacerte responsable. No pienso llevarlo hasta su casa ni dejarlo tirado en la calle
—Takeshi se dio la vuelta, indicando que iba a irse, pero giró la cabeza hacia
atrás—. Por cierto, no está inconsciente ni nada por el estilo, sólo un poco
mareado —Miró entonces a Miyagi—. Tú, necesito que me acompañes.
“¿Tú? ¿Me ha dicho «tú»?”, la ceja de Miyagi se movió.
— ¿Qué? — ¿Cómo se atrevía a hablarle en semejante tono? Esa
impertinencia suya le saldría muy cara un día de estos.
— ¿Estás sordo o tienes un retraso? Que vengas. Esos dos tienen cosas que
hablar —La ceja de Miyagi casi se sale de su cara al escuchar semejante tono de
voz. En su fuero interno deseaba agarrarlo por el pescuezo, ponerlo a cuatro
patas y domarlo como un perro salvaje. Maldito niñato engreído.
Miyagi miró a Shouta y a Hiroki. Por un momento pensó en desafiar la orden
de Takeshi por mero capricho infantil, pero entendió que algo serio estaba
pasando allí, y preocupado por su hermano decidió dejarlos a solas para tratar
el asunto.
— Está bien —Salió de la puerta y lo miró con sus ojos fríos y rasgados—.
Pero no hago esto porque me hayas ordenado nada, simplemente voy a dejar
que esos dos hablen de lo que tengan que hablar —Revolvió el pelo de Shouta,
como siempre hacía—. Volveré en un rato. Ten cuidado.
Y sin más, Takeshi y Miyagi desaparecieron en el camino.

La casa estaba en silencio, pero la quietud era una sensación externa… dentro
de los jóvenes, la ansiedad bullía como agua hirviendo. Shouta no podía creer
que la causa del estado de Hiroki fuese por las cosas que le había dicho.
Primero y antes que nada, debía llevarlo dentro de la casa. Arrastró su brazo
bajo el de él e intentó alzarlo. Pesaba muchísimo pero Shouta consiguió
entrarlo, subir las escaleras y llevarlo hasta su propio baño.
— Oye, Hiroki —Dijo Shouta entre jadeos, cansado por el peso de su
¿amigo? ¿Novio? ¿Exnovio? No lo tenía claro—. Intenta hacer las cosas un
poco más fáciles…
Lo sentó en el suelo y Hiroki se apoyó en la pared de mármol.
— Mierda…
— ¿Qué? ¿Qué pasa?
Tenía apoyada la mano en el hombro de Hiroki.
— Creo… creo que voy a vomitar.
Shouta abrió con rapidez la tapa del váter.
— Dios, si vas a hacerlo no lo hagas en el suelo, por favor.
Arrastrándose como un gusano, Hiroki consiguió llegar a la tapa. Y al
momento un sonido desagradable salió desde su garganta. Shouta se tapó los
oídos con rapidez para no tener que escuchar cómo lo hacía.

153
Kawano Sora

Cuando pareció haber terminado, Hiroki se giró y se quedó apoyado en la


pared. Al cabo de unos minutos, estaba más relajado y con mejor rostro.
— Ten. Una toalla, un cepillo de dientes y un pijama de mi hermano… creo
que los míos te irán pequeños. Dúchate y aséate —Le tiró la toalla sobre la
cabeza—. Será mejor que duermas hoy aquí.

La noche estaba decorada con una luna que sonreía y el frescor del otoño
había obligado a Takeshi a tener puesta su chaqueta de cuero negra. El pobre
Miyagi, por las prisas, se había olvidado de su abrigo, así que ahora el frío se
colaba por cada parte de sus huesos. Caminaban en silencio, sin rumbo fijo.
— Espero que haya servido esta estupidez y que beneficie a mi hermano —
Para mantener aunque fuese el calor de sus manos, las había metido dentro de
los bolsillos de su pantalón.
— Sí, sí. No te preocupes. Todo está controlado —Takeshi lo miró de reojo.
Iba caminando recto, firme. Con su pelo bien peinado y su cuerpo
desprendiendo poder por cada costado. Parecía como si mirase un punto fijo,
sin detenerse en nada más. Takeshi supuso que no tendría en su vida más que
un objetivo.
Simplemente miraba al frente, ni atrás, ni a los lados… siempre al frente.
Lo que también derivaba en que no lo miraba a él. Dios, era tan perfecto.
Aunque hacía frío, él siempre parecía el infierno personificado, desprendiendo
calor.
Era un maniático escrupuloso… pero ese maniático escrupuloso lo estaba
volviendo loco. Ya ni siquiera podía contar las veces que había soñado, tanto
consciente como inconscientemente, con él. Al final, aunque al principio le
desagradaban aquellas pesadillas, fue abriéndose paso a un mar de posibilidades
y la frase “Y si…” comenzó a hacer mella en él: “¿Y si pudiese hacerlo de
verdad alguna vez?” “¿Y si me gusta?” “¿Y si solo es curiosidad?” “¿Y si en
verdad me odia tanto como parece?”
El “Y si…” no lo dejaba dormir. Y cada noche inventaba nuevas fantasías con
él, solo para recrearse mentalmente con su imagen.
Por supuesto que en todo ello el amor quedaba por completo excluido.
¿Querer a Miyagi? Eso sería un gran chiste… pero no una realidad. El hombre,
las cosas había que decirlas, era… potente. Y ese poder físico atraía de una
manera extraña a Takeshi. Pero de ahí a quererlo… el abismo era tan infinito
que ni muriendo y volviendo a nacer podría pasar algo así.
Siempre lo había tenido claro: el sexo era simplemente sexo. Era cierto; quería
tener sexo con Miyagi. Pero de eso, por supuesto, él nunca se enteraría. Antes
muerto que hacérselo saber.
— ¿Y si nos detenemos en algún lugar? Me está mareando esto de ir
caminando todo el tiempo en línea recta.
—Fuiste tú el que me sacaste de mi casa… así que dejo que decidas.
Acabaron entrando en el parque del barrio, casi no había luminosidad y,

154
Wagamama na Koi

adentrándose un poco, se sentaron en uno de los bancos bajo una farola.


— No me entero de nada de la situación. Pero no sé si está bien preguntar.
A Takeshi le divirtió ver a Miyagi tan desconcertado, casi que sintió pena por
él.
— Son amigos desde hace más un año. Al parecer le daba clases a tu hermano
pero acabaron peleando por una tontería y ahora intentan reconciliarse.
— Sí, recuerdo al chico. No sabía que habían tenido problemas. Se llama
Yoshimura Hiroki ¿no?
— Sí. Hiroki también es amigo mío de infancia. Así que espero que puedan
reconciliarse esta noche.
Sonó un leve pitido y Miyagi sacó el móvil de su bolsillo.
— ¿Un mensaje? ¿De tu novia? —Añadió Takeshi para picarlo.
Él simplemente lo ignoró y se levantó, alejándose del banco. Comenzó a
escribir y el reflejo de la pantalla iluminaba levemente el rostro de Miyagi.
“Hasta su forma de escribir un mensaje de pie es condenadamente perfecta….
Maldito cabrón”.
Le molestaba que fuese tan perfecto. Sí, era cierto, a su lado tenía a Hiroki,
considerado la perfección pura y el príncipe de los cuentos de hadas. Pero
Takeshi siempre lo había visto como lo que realmente era: un imbécil testarudo
que brillaba por su físico y que conseguía ese poder de atracción gracias a su
falsa apariencia de personalidad. Cuanto más odiaba a una persona, más
asquerosamente educado, considerado y poco impulsivo era. Además, era un
falso; cuando estaban a solas no hacía más que criticar a todos aquellos que
supuestamente le caían bien. A Takeshi le daba igual, era su amigo, y como a él
no le afectaba… allá aquellos ingenuos que creían ser amigos de Hiroki.
Si Hiroki era considerado el príncipe de los cuentos de hadas, Miyagi sería
Lucifer personificado. El diablo en su máscara de humano. Peligroso, adictivo,
poderoso… y con un aura de agresividad oculta. Se contenía, Takeshi sabía que
Miyagi se contenía más de lo que debería. Cuando quería insultar, simplemente
miraba mal; cuando quería pegar, decía un eufemismo suave de una sucia
palabra; y cuando quería explotar, se resignaba a abandonar el campo de batalla
cabreado y huía.
Se contenía de todas las maneras habidas y por haber. Como si se
autoimpusiese una enorme cerradura donde ocultase sus verdaderas
intenciones. Era ése el verdadero peligro: el no saber qué había detrás de esa
máscara.
Hiroki simplemente aparentaba ser lo más hermoso, dulce y cariñoso del
mundo. Pero Miyagi… ¿había visto alguna vez rastro alguno de emociones en
él?
Se puso a pensar… cero. Sí. Cero emociones. Bueno, descontando la cara de
sapo que ponía cada vez que se metía con él, o el tic de la ceja cuando estaba
realmente cabreado sumado al ceño fruncido… después de eso, nada. Un vacío
absoluto.
Tardaba demasiado en escribir, y eso le molestó.
¿A quién le estaría enviando el mensaje? ¿Con qué motivo? ¿Podría ser del

155
Kawano Sora

trabajo? No, a esas horas imposible. ¿Acaso era realmente su novia? No, no.
Eso no tendría sentido. Pero ¿y si fuese así? ¿Existiría alguien capaz de
comprenderlo a él? ¿Se reiría con esa chica? ¿Incluso lloraría por esa chica? A
Takeshi, aunque fuese por una vez, le intrigaba escuchar su risa… tan solo por
intriga.
La risa de Miyagi… ¿cómo sería?
Se levantó y, sin perder la sonrisa en el rostro, le arrebató el móvil. Miyagi ni
siquiera se había dado cuenta de cómo se acercaba, enfrascado en su escritura.
— ¿Qué estás haciendo?
Ajá, allí estaba el ceño fruncido. Cada vez que se picaba, más le gustaba a
Takeshi molestarlo.
—Eres un maleducado… —dijo Takeshi con falsa voz de disgusto—. ¿Crees
que puedes ignorarme de esa manera? ¿No te enseñaron tus padres modales?
Miyagi se acercó, cabreado… Muy cabreado.
—Lo suficiente como para tener que soportarte. El maldito niñato eres tú, así
que devuélveme el móvil.
—Mmmm… —Takeshi se lo pensó—. No. Creo que no quiero devolvértelo.
—Maldito crío impertinente…
Probablemente si cualquiera hubiese visto la escena, las risas estarían a la
orden del día: de madrugada, en un parque oscuro, el hombre más serio del
mundo corriendo e intentando coger a Takeshi para quitarle el teléfono a lo
largo de la hierba…
…En vano; no había manera de alcanzarlo.
Pero quiso el destino que la humedad de la hierba hiciera caer al pobre chico
de espalda contra el suelo…. Arrastrando a Miyagi sobre él.
Tras el golpe, un silencio sepulcral dominó el ambiente, siendo interrumpido
por las respiraciones agitadas que hacían mover sus pechos. No tanto por haber
estado persiguiéndose –que no duró lo suficiente como para agotarlos– sino
por la situación en la que se encontraban.
Takeshi notó como todo el calor de su cuerpo se acumulaba en una zona…
una zona que estaba, peligrosamente, pegada a la de Miyagi. Lo tenía encima de
él, con las manos apoyadas sobre sus costados, mirándolo fijamente. Y esa
visión hizo que todas sus defensas se quebrasen. Notó cómo le ardían las
mejillas y escuchaba su corazón palpitar sin frenos.
— Apártate.
Miyagi se movió… pero no de la manera que quería Takeshi.
Se pegó aún más a él moviendo su pelvis.
— Vaya, vaya. Así que ¿esto que te hago te molesta, Takeshi? ¿Por fin he
encontrado algo con lo que poder vengarme? ¿No quieres que me pegue a ti?
—Dijo con una sonrisa peligrosa.
Movió las caderas de nuevo y Takeshi, agarrando la hierba bajo su cuerpo,
gimió sin poder evitarlo.
— No me digas que encima te gusta… ¿es eso, Takeshi? ¿Te gusta tenerme
encima?
— Cá…llate. Gilipollas.

156
Wagamama na Koi

Acercó los labios a su oreja y susurró:


— ¿No te enseñaron tus padres modales? Esas palabras son muy feas para
que las diga un chico como tú —Contratacó Miyagi utilizando su mismo
argumento.
Takeshi apoyó las manos en el pecho de él, en un intento desesperado de
alejarlo. ¡Claro que le gustaba! Llevaba semanas pensando lo mismo. En cómo
sería que lo tocase, lo besase, lo acariciase… ¡pero tan sólo eran fantasías! Por
nada del mundo quería que se hiciesen realidad y ver la cara de satisfacción de
ese hombre al saber que estaba a su merced. ¡Jamás! Lo odiaba. Era odioso. No
lo soportaba. ¿Por qué iba a dejarse manosear por un tipo así?
— Para, he dicho que pares. Maldito miserable…
Pero el peso de Miyagi y su fuerza eran demasiado como para que Takeshi
pudiese apartarlo. Le sujetó de las muñecas utilizando una mano, y las colocó
sobre su cabeza, dejándolo inmóvil. Takeshi estaba a punto de llorar de
impotencia.
—Seré compasivo si me lo pides por favor —Se acercó al rostro de Takeshi.
Respiraba con dificultad y mezclado con el cabreo y la impotencia, un deseo
extraño se arremolinaba en su estómago. Mentiría si dijese que no estaba
desesperado por ir más allá…
— Por… favor —Susurró como pudo con los ojos entrecerrados.
— ¿Ves? Cuando eres educado, estás mucho más lindo.
Entonces Miyagi, aún con su mano derecha apresando las suyas por encima
de su cabeza, acercó más su rostro y le introdujo la lengua en los labios
entreabiertos. Takeshi se resistió al movimiento y alzando su cuerpo, intentaba
separarse de él. Pero Miyagi no cedía y continuó con el beso. Al final, Takeshi
no pudo resistirse y lo correspondió. Se dejó llevar, soltando el aire contenido.
Se daba cuenta de que nada podía hacer contra Miyagi, de que poco le servía
su lengua afilada y su mal carácter contra su fuerza física… y contra su propio
deseo.
Notaba como su miembro se endurecía. Deseaba que Miyagi le metiese mano
bajo sus pantalones y calmase el sufrimiento. Pero él parecía estar tranquilo y
calmado y Takeshi sabía el motivo: aquello no significaba nada para Miyagi.
“Sólo ha encontrado una forma de molestarme… y lo ha conseguido. No tanto
por lo que está haciendo, sino porque ahora sabe que estoy a su merced…sabe
que si quiere, puede dominarme…”
Las lenguas comenzaron a conocerse, sus labios a morderse y lamerse. Miyagi
besaba condenadamente bien.
Sin embargo, abruptamente y por desgracia, Miyagi detuvo el beso. Alejó unos
centímetros el rostro del suyo y, con la mano agarrando su barbilla, pasó la
lengua por sus labios enrojecidos.
—Eres un mentiroso —Takeshi le dirigió una mirada terrible después de que
se separasen—. Me dijiste que pararías si te lo pedía por favor.
Encima de él, Miyagi sonrió y sus ojos brillaron.
—Jamás dije tal cosa. Afirmé que sería “compasivo” si me lo pedías por favor.
Y lo he sido ¿verdad?

157
Kawano Sora

— ¡Maldito cabrón! —Takeshi se apartó a la fuerza de él y se levantó. Por


supuesto, porque Miyagi se lo permitió—. ¿Ya estás satisfecho?
— Eso debería preguntarlo yo, creo —Dijo mirándole irónicamente.
— Tsk…
Enfurruñado, se puso en pie y alcanzó el teléfono móvil que había caído a
pocos metros de allí.
— Aquí tienes tu dulce tesoro…. —Dijo de mala gana con el rostro rojo de la
vergüenza y el corazón palpitando a mil.
Lo tiró hacia donde estaba él, y sin añadir más palabras, se perdió en la
oscuridad.

158
Wagamama na Koi

Capítulo 13 La respuesta es el presente


— Qué tarde has llegado, Takeshi. Estaba preocupada.
Takeshi se quitó los zapatos en la entrada.
— La casa de Shouta está a diez minutos, ya te he dicho que llegaré tarde de
vez en cuando.
— Bueno… no te cuesta nada avisar —Su madre volvió al salón, de donde
había salido—. Ya llegó —Oyó que le decía a Jiro, su pareja.
— ¿Ves, Riko? Ya te había dicho que no te preocupases. Takeshi sabe lo que
hace, ¿verdad, Takeshi?
— Sí —Contestó en voz alta desde la entrada.
— Ven un momento, Take-chan —Le dijo su madre desde el salón.
Rezongando, Takeshi dio la vuelta y fue hasta allí.
— Dime —Le dijo apoyado en el marco de la puerta.
— Toma, nos lo ha enviado la hermana de Jiro. Se fue a París de vacaciones y
se ha acordado de ti.
Takeshi se acercó para coger el paquete que su madre le extendía.
— Esta semana hace una cena en su casa, si te apetece puedes venir —Le
sugirió Sugimura, con cuidado.
“No quiero pertenecer a tu familia de mierda”, quería gritarle Takeshi. Pero
viendo el rostro de su madre y la cara de emocionado de Jiro, no pudo ser tan
directo con ellos.
— Es que… esa semana la tengo algo llena y…
Él movió la mano, quitándole importancia.
— No te preocupes, entonces. Es el viernes, si estás libre puedes venir.
Pero su madre no parecía tan contenta con la situación.
— Takeshi lo mínimo que podrías hacer para agradecer el regalo es ir un rato
y saludar. No creo que pierdas tanto tiempo de tu vida para ello.
— ¡Yo no he pedido ningún puto regalo! ¿Entiendes? —Como siempre su
madre tenía que estar metiendo el dedo en la llaga. Jodiéndolo todo el tiempo.
Ella giró el rostro, dolida.
— Vete a tu cuarto. Espero que reflexiones sobre lo desagradecido que eres.
En un ataque de ira incontrolable, Takeshi le tiró el regalo a sus pies.
— Quédatelo y dale las gracias tú.
Sin decir nada más, se dio la vuelta y subió las escaleras de dos en dos,
murmurando insultos hacia su madre, Sugimura y toda su familia.
“Yo no he pedido cariño, ni he pedido que sientan lástima por mí… creen
que por cuatro palabras bonitas y un regalo van a conseguir que los quiera…
están locos. Estoy harto de esta casa de mierda”.
Se tiró en la cama boca arriba, sin ponerse ni siquiera el pijama y se colocó los
cascos que dejaba siempre sobre la mesilla de noche. Subió el volumen al
máximo. No quería escuchar ni siquiera su respiración.
Pero inmediatamente, las canciones lo llevaron a Miyagi. Y por muy alto que
estuviese el sonido, Takeshi oyó cada uno de los latidos de su corazón al

159
Kawano Sora

recordar el beso sobre la hierba húmeda.


“Me besó…”, pensaba mientras se tocaba los labios con los dedos. “Sé que lo
hizo sólo para joderme, pero aun así… había algo en ese beso… algo que no he
sentido nunca con nadie más…
» ¿Qué es?
» Joder, es un tío. Me he besado con un tío y me ha gustado… Creía que en la
realidad sería diferente y dejaría de sentir esta necesidad física por Miyagi, pero
ahora que me ha besado…
»… quiero que lo haga una vez más…”
Se dio la vuelta en la cama, con la música todavía en sus oídos.
“Miyagi… besa condenadamente bien”

Hiroki salió de la ducha con la cabeza despejada y fresca. Ni siquiera podía


calcular cuánto tiempo había pasado metido bajo el agua. Apoyó sus manos
sobre el lavabo y se miró al espejo. Un pensamiento narcisista pasó por su
mente al observar su rostro salpicado de gotas de agua, con el pelo revuelto y
mojado. Recién salido de la ducha, su sensualidad había aumentado, y él lo
sabía.
“Tengo una piel perfecta”, pensó al acercarse al espejo con una sonrisa de
medio lado en su boca.
Pero aunque había sonreído, no estaba precisamente contento. Se sentó en el
inodoro para pensar cómo enfrentar la situación. Todos esos días tras la
discusión con Shouta le había dado mucho en qué pensar. Y no sólo había
pensado; había decidido, y había actuado según su nueva forma de ver el
mundo.
Salió del baño sin saber a dónde dirigirse. Mientras andaba por el pasillo con
los pies desnudos agudizó el oído intentando escuchar algo que le revelase la
situación de Shouta. Estaba oscuro y no veía nada.
Y entonces pensó…
Estaban solos en esa casa.
Solos.
Una punzada de nerviosismo recorrió su estómago. Era la segunda noche que
iban a pasar juntos y sentía que… aquella podría ser la noche especial.
Oyó un sonido; la nota de un piano. O más que «la nota», eran «las notas».
Pronto, mientras seguía caminando hacia el tramo de luz que surgía tras una
puerta, la melodía hizo eco en su corazón. Era precioso. Y de alguna manera
sintió que llevaba su nombre, que esas notas iban dirigidas a él.
Abrió la puerta poco a poco y encontró a Shouta de espaldas tocando un
piano negro pegado a la pared. Jamás hubiese pensado que tendría uno en su
casa y mucho menos que supiese tocarlo de esa manera. Se le veía tan adorable
así de concentrado. No podía verle la cara, pero podía imaginar su expresión.
Tanto tiempo juntos y casi no sabían nada el uno del otro. Sus ojos se rallaron
al verle tocar; algo parecido a tristeza mezclada con felicidad se había

160
Wagamama na Koi

apoderado de él.
Lo quería tanto que pensar en la separación era demasiado doloroso. No
podía imaginar una vida sin Shouta. Quería amarrarlo, apresarlo o capturarlo.
Quedárselo y tener la seguridad de que estaría a su lado para siempre.
“¿Por qué pensamos tan egoístamente cuando estamos enamorados? ¿Qué
significa realmente amar? ¿No dejarle escapar o, por el contrario, ofrecer la
libertad?
Muchos amores se pierden por no tener la fuerza necesaria para luchar por
ellos. Pero otros se pierden por insistir demasiado en forzar la relación. ¿Dónde
está el límite de cada uno? No sé cómo hacer para que se quede a mi lado. No
tengo ni idea de cómo amarrarlo a mí…”
Con una sonrisa, decidió interrumpir el momento.
— Vaya, vaya, Shouta. Me tenías ocultada esa faceta de ti.
Shouta se dio la vuelta, claramente sorprendido y sus mejillas enrojecieron al
haber sido descubierto.
— ¿Qué haces aquí? —Shouta se levantó como un resorte y fue corriendo
hasta Hiroki—. ¡Sal de mi cuarto!
Las manos de Shouta se apoyaron en el pecho de él a la vez que empujaba.
Sus piernas intentaron hacer fuerza también, pero le fue imposible mover a su
senpai ni siquiera un centímetro. Se decantó por la violencia y comenzó a dar
puñetazos en el pecho de Hiroki.
Eso sólo consiguió que el joven comenzase a reír; con tremenda facilidad
cogió rápidamente sus muñecas.
— Así no podrás vencerme. Y lo sabes —Le dijo con picardía.
El ceño fruncido de Shouta y su rostro consternado no hacían otra cosa que
divertir aún más a Hiroki; era tan adorable…
— Pensé que tardarías más… Se me fue el tiempo.
— ¿Por qué no me lo habías dicho antes?
Él bajó el rostro.
— Soy malísimo. ¿Cómo iba a enseñarte algo tan vergonzoso de mí? Es
horrible.
Hiroki se sorprendió ante las duras palabras que había soltado Shouta de su
propia boca. ¿Estaba escuchando bien?
— Pero, ¿tú estás sordo? ¿Te has escuchado bien?
Shouta se apartó de él.
— ¡Sí! Me he escuchado. No tienes que decirme lo malo que soy…
— Oye —Hiroki intentaba hablar a la vez que Shouta seguía diciendo todas
aquellas estupideces—, oye, Shouta, cá…
— ¡Ya lo sé por mí mismo! ¡Si no supiese que soy malo, no me habría
molestado ta…!
— ¡¿Quieres callarte?!
Shouta calló de golpe. Con su rostro ofuscado y su ceño aún fruncido.
— ¿Por qué sacas tus propias conclusiones? ¡Maldita sea! —Hiroki se pasó
una mano por su pelo, desesperado—. No quiero decir eso, idiota.
— ¿Eh? No te entiendo.

161
Kawano Sora

— Me-me encantó como tocaste. Me pareció que tocabas… precioso.


Shouta no esperaba esas palabras. No había ni imaginado que Hiroki fuese a
elogiarle.
— ¿Por qué dices que tocas mal? —Hiroki se sentó en el borde de la cama y
vio como Shouta apretaba los puños.
— Lo hago mal y punto.
— Bueno. A mí no me parece que lo hagas mal —Hiroki lo miró con
seriedad—. ¿No vas a decirme nada? ¿Cómo empezaste?, ¿por qué me lo has
ocultado?, ¿desde cuándo te gusta? Ya sabes, esas cosas…
Shouta tenía el ceño fruncido. A Hiroki le encantaba verlo cabreado.
— Me comenzó a gustar porque a nuestra madre siempre le ha gustado la
música. Mi hermano toca desde pequeño y cuando lo vi quise imitarlo —Lo
decía todo rápido, como si estuviese en un examen oral—. Al final me acabó
gustando más de lo que pensaba y no te dije nada porque jamás tuvimos
tiempo para hablar sobre nosotros. No hacíamos más que meternos mano.
Luego perdimos el contacto.
— Quisiste perder el contacto, querrás decir.
— Lo que sea. Dejamos de hablarnos. Tampoco tú me dijiste nada sobre los
planes de tu familia para tu futuro —le espetó Shouta—. Y creo que eso es aún
peor.
— Ya te dije que no voy a aceptar el compromiso, voy a rechazarlo.
— Y yo ya te dije que aunque lo rechaces no volveremos a estar juntos de
nuevo.
— Ya me lo dejaste claro en la clase —Hiroki comenzó a fruncir el ceño.
— Pues entonces no entiendo qué haces aquí.
— Eres estúpido.
— ¿Yo? —Gritó Shouta mirándole directamente—. ¿Yo soy el estúpido?
— Sí. Ya te he dicho que no voy a casarme, que romperé los lazos con mi
familia, que haré todo lo que quieras y sigues insistiendo en separarnos. Hay
algo que no me has dicho, ¿verdad?
Shouta se quedó callado y Hiroki pensó que había dado en el blanco con la
pregunta.
— ¿Qué tal si nos contamos la verdad, todas las verdades, de una vez por
todas? —Le preguntó mirándolo a la cara.
Shouta apoyó su espalda contra la pared.
— Me voy a Tokyo en abril. Mi hermano me ha convencido para ir a una
escuela de música donde terminar el bachillerato. El tener el título de esa
escuela me abrirá las puertas si quiero vivir del piano; Tokyo está en la otra
punta de la isla —Shouta se apoyó contra la pared—. Y a no ser que tú también
vayas a Tokyo, la relación prácticamente puede darse por terminada.
— La distancia no tiene por qué ser un impedimento.
Él apretó los puños.
— Cuando te conocí y empezamos a estar juntos día a día, dejé de lado el
piano. Y siempre me he arrepentido de esa decisión… —Se deslizó hacia el
suelo, sentándose en él—. Tengo miedo de dejar mis sueños por estar

162
Wagamama na Koi

enamorado de ti.... Tengo miedo de… obsesionarme contigo.


Hiroki estaba sorprendido. Shouta había pensado en tantas cosas… no sólo
en ellos dos, sino en su futuro y su destino. Y estaba intentando hacer realidad
las cosas que quería.
“Y yo sin embargo… yo estaba huyendo de todo ello y me enganché a Shouta
como medio de escape… creyendo que él siempre me seguiría y estaría por y
para mí…”
— Lo siento —Dijo Hiroki en un susurro—. He sido un inmaduro.
Shouta negó con la cabeza.
— Yo también he tenido culpa… no debería haberte… evitado de aquella
manera durante tantos meses. Debí haber enfrentado esto antes. Pero era cierto
que necesitaba un tiempo para pensar y aceptar todo lo que nos estaba
pasando.
— Y… ¿has encontrado alguna respuesta?
— No —Respondió sin mirarlo—. Sigo sin saber qué hacer.
Hiroki dio unas palmadas sobre la cama, para que se sentase a su lado. Él hizo
caso y la colcha se hundió cuando se sentó sobre ella.
— No sé si podré soportar estar a cientos de kilómetros de ti…
Hiroki respiró hondo mientras cogía valor para confesar su parte.
— No serán cientos… —Hizo una pausa—. Serás miles.
— ¿Miles? —Alzó el rostro y lo miró, entre intrigado y nervioso.
— En abril me voy a Francia, después de terminar el colegio.
Shouta abrió la boca.
— ¿Francia? —Dijo con la voz entrecortada.
— En enero tuvimos un partido internacional. Unos chicos de Francia
vinieron a jugar un amistoso con nosotros porque los entrenadores se conocen,
y el entrenador del equipo francés se interesó por mí. Hablamos y luego me
llegó un mensaje de la asociación pidiéndome que pensase en la propuesta de
ingresar en el equipo cuando terminase el bachillerato. La rechacé.
Principalmente porque mis padres no me dejarían vivir del béisbol y porque
tampoco quería separarme de ti, sobretodo en aquel entonces que estábamos
empezando a salir.
» Pero entonces tuvimos aquella discusión en el colegio, y cientos de
preguntas pasaron por mi mente… si me quedaba sin ti ¿qué más podría tener?
Y sin darme cuenta, siempre había tenido la respuesta ante mis ojos, pero
simplemente no quería verla por miedo a no ser capaz de luchar por ella.
» Le envié un mensaje al entrenador del equipo francés hace unos días,
aceptando la solicitud y preguntando si todavía seguía en pie —Dejó de hablar
por un momento y miró hacia el suelo—. Y me han aceptado.
Shouta lo miraba como si no creyese sus palabras.
— ¿Francia? —preguntó de nuevo. Al no recibir contestación por parte de
Hiroki, se levantó de la cama—. Pues ya está. Todo aclarado y solucionado. Ya
sabemos la vida y los propósitos de cada uno. Vamos al salón; te preparé el sofá
para que duermas —Dijo con tono dolido.
— ¡No entiendo por qué te cabreas! ¡Tú fuiste el primero en decir que

163
Kawano Sora

teníamos que dejar de estar juntos y el primero en largarte! — Hiroki se levantó


de la cama.
— ¡No estoy cabreado!
— Sí lo estás.
Shouta salió de la habitación, sin embargo, justo cuando traspasaba la puerta,
Hiroki agarró su mano.
— Espera —Hiroki le apretó—.Toca para mí —dijo de repente—. Solo una
vez. Toca para mí y me iré a dormir abajo, y no te molestaré.
— No voy a hacerlo.
La mano de Hiroki se movió y los dedos se entremezclaron con los suyos,
con suavidad. Lo atrajo de nuevo a la habitación.
— Sólo una vez. Por favor.
— Está bien. Sólo una vez… y me dejarás en paz. Luego bajarás al salón,
dormirás allí y te irás por la mañana.
Hiroki, sonriendo, soltó su mano y lo dejó ir hasta el piano. De alguna manera
le gustaba ver a Shouta cabreado y hablándole en ese tono: al principio se
cohibía a su lado, ahora incluso se atrevía a gritarle. Le encantaba aquel cambio,
era como un Shouta más vivo… más real.
Sin dejarle tiempo a más pensamientos, su joven príncipe había comenzado a
mover los dedos sobre el piano. Se acercó para poder observarlo.
No. No había palabras para describirlo. No estaba equivocado. Quitando el
amor que le tenía, Shouta era bueno. Sus dedos se balanceaban como algo
mágico, hacían pases complicados, como si fuese algo sencillo, y la música
sonaba tan armoniosa, que cualquiera podría admirarla.
Su expresión no era como la había imaginado. Había creído que tendría su
rostro con el ceño fruncido y estaría concentrado. Pero lo que vio fue algo
totalmente diferente: sus ojos brillaban y su expresión era tranquila, como si
estuviese en otro mundo. Le encantaba ver cómo sus dedos se movían… se los
imaginó sobre su cuerpo.
Le acarició el hombro, sin poder resistirse a la tentación, y éste se detuvo
repentinamente.
— No. No pares. Sigue tocando —Le susurró Hiroki.
Shouta hizo lo que le mandó mientras Hiroki movía la mano por su cuello.
Escuchaba como deslizaba las manos por su ropa y a la vez la música resonaba
por toda la habitación. Hiroki besó su oreja, su clavícula y su hombro. Los
dedos se colaron por su camisa, desabrochándole lentamente los botones de su
camisa de dormir.
—Vamos a ver hasta dónde llega tu concentración —Le dijo en un susurro,
cerca de su oído.
Pronto, todos los botones de su camisa estuvieron desabrochados, dejando su
pecho al descubierto. Sus pezones se erizaron al contacto con las manos de
Hiroki. Pero no se detuvo ahí, sino que siguió bajando, lentamente, hasta llegar
a su pantalón y colarse entre sus piernas.
Shouta dejó escapar un gemido y del piano surgió un cúmulo de notas
ridículas y erróneas.

164
Wagamama na Koi

— Vaya. Lo conseguí.
— Hace rato que me llevo equivocando, idiota.
La lengua de Hiroki pasó por su cuello. Movía su mano a la par que Shouta,
con los brazos apoyados en el piano, gemía en susurros. Sus mejillas le ardían,
el corazón se desbocaba en latidos y comenzaba a sentir el hormigueo en el
estómago debido a las caricias.
Resistiéndose a continuar, Shouta agarró la mano de Hiroki, deteniéndola. La
sacó de su pantalón y, dándose la vuelta, lo empujó hacia atrás.
— No sé qué es lo que pretendes. Pero más vale que pares —dijo a la vez que
se abrochaba la camisa—. Me pediste que tocara y es lo que he hecho.
— Y ahora quiero que me toques a mí —Le contestó Hiroki, divertido.
Shouta lo miró de mala gana—. Sé que quieres hacerlo —Añadió con una
media sonrisa pícara.
— Lo que quiera hacer y lo que no quiera hacer no te incumbe para nada. Te
he dicho que lo dejes y ya está.
— Pero no me has dicho que quieres parar. ¿De verdad no quieres que te
toque? ¿No lo deseas?
Shouta seguía abrochándose la camisa con las manos temblorosas, mirando
hacia el suelo.
— No. No lo deseo —Dijo mientras abrochaba el último botón.
— Mentiroso —Hiroki se dio la vuelta y cerró la puerta.
— ¿Qué te crees que estás haciendo?
Se acercó hasta Shouta, cabreado. Lo cogió por la barbilla con la mano y lo
obligó a mirarlo a los ojos.
—Dímelo mirándome a los ojos. Dime que no me deseas. Entonces, me iré
de aquí y no volveré.
Los ojos de Hiroki se posaron en los de Shouta. Lo vio temblar, dudar ante
qué decir o qué hacer.
— ¡Apártate! —Le gritó mientras le daba un fuerte empujón—. Da igual si lo
deseo o no. La cuestión es que ya no quiero tener nada contigo.
— Dios, Shouta. Te juro que eres la persona más tozuda y complicada que he
conocido en mi vida. ¿Cuál es el problema? ¿Por qué te empeñas en cerrarte y
no dejarme estar a tu lado?
Se hizo un silencio. Parecía como si Shouta estuviese pensando en muchas
cosas. Le agarró con fuerza la camisa por el pecho, apretando la tela.
—Porque… porque… —Cogió aire—. Porque a pesar de todas las
estupideces que te he dicho sobre sueños y metas… a pesar de decirte que cada
uno debe tener sus objetivos… ¡tengo miedo de perderte! —Confesó con
nerviosismo—. ¡Tengo miedo de que te apartes de mi lado! Estos meses te he
echado tanto de menos… tanto…—La voz se le quebró y no pudo seguir
hablando.
Hiroki posó las manos sobre las suyas.
— Yo sí encontré una respuesta en este tiempo, Shouta —Le dijo
sonriéndole.
Él lo miró intrigado, con los ojos enrojecidos. Sujetándolo por una mano, lo

165
Kawano Sora

llevó hasta la cama y se sentaron.


— Sé que… en abril cada uno seguirá su camino — Dijo mientras cogía su
mano—. Pero eso no debe ser impedimento para intentar ser felices —Besó
sus dedos con ternura—. Déjame aprovechar los meses que nos quedan…
déjame estar junto a ti.
Shouta bajó la vista.
— Luego será peor la despedida —añadió él—. ¿Qué sentido tiene estar
juntos si sabemos que va a terminar?
— ¿Y eso qué más da? ¿No vamos a ser felices solo porque sabemos que el
final va a llegar? ¿Quién te dice que no moriremos en unos meses? ¿Quién te
puede decir qué va a pasar en el futuro? Puede que mañana me muera y ese
final llegue antes, o puede que las cosas cambien y todo salga bien —Abrazó a
Shouta y lo acogió en su pecho—. Aprovechemos el presente y
preocupémonos del futuro cuando llegue. Ésa es la respuesta que encontré.
Shouta, con el rostro pegado en su pecho, pasó las manos alrededor de su
cuerpo y lo abrazó. Un abrazo silencioso cargado de recuerdos, un abrazo
sobre los besos que se daban y las sonrisas cómplices.
“Quiero ser fuerte por ti, Shouta… ser la persona valiente que pueda
protegerte”.
— Esta noche déjame estar lo más cerca de ti posible —dijo Hiroki en su
oído—. Quiero… hacerte el amor.
Shouta se movió en sus brazos, y Hiroki notó como su cuerpo se tensaba ante
sus palabras. Se apartó un poco de él para poder verle el rostro. Tenía las
mejillas tan rojas como sus labios y sus ojos, tímidos, huían de su mirada.
Tomando sus mejillas con la palma de sus manos, Hiroki selló su boca con la
de él, y Shouta correspondió a su beso, de manera dulce y tierna…
Con los labios rozándose, Hiroki le repitió:
— ¿Entonces? ¿Quieres hacerlo? ¿Me dejas… entrar en ti, Shouta?
—…
Shouta se aferró a su camisa de manga larga.
—Sí… —susurró escondiendo su rostro colorado.
La mente de Hiroki se nubló al escuchar esa palabra saliendo de los labios de
Shouta. «Sí», había dicho «sí». De repente se sintió como un niño pequeño que
nunca ha tocado a nadie. Se sintió inútil y nervioso al tener la posibilidad de
hacerle el amor a Shouta ¿Así era hacerlo con una persona de la que estabas
enamorado? ¿Era normal sentirse tan torpe? ¿Por dónde debía empezar? Jamás
lo había hecho con sentimientos de por medio.
Mientras Hiroki se planteaba todas aquellas estúpidas dudas, Shouta se
adelantó a él, besándolo en la boca con urgencia. Sus lenguas se entremezclaron
y Hiroki tomó con pasión el rostro de Shouta con sus manos. Algunas hebras
de su pelo cobrizo se entremezclaron en sus dedos.
Ambos estaban llenos de amor, pero no sólo amor caldeaba el ambiente; sus
cuerpos reclamaban el contacto con urgencia.
— Hiroki…
Las manos de Hiroki calentaban la piel de Shouta a través de la tela. Le

166
Wagamama na Koi

desabrochó los botones lentamente, con dedos ágiles y firmes. Poco a poco,
Hiroki comenzaba a coger la confianza en sí mismo. Shouta se apoyó con sus
manos en la cama a la vez que Hiroki le iba quitando las prendas una por una.
Su camisa cayó al suelo, sus pantalones se enredaron entre las sábanas.
— Eres un pervertido —dijo Hiroki, con una media sonrisa—. Así que
duermes sin ropa interior…
Shouta frunció el entrecejo.
— ¡Idiota! Es… es más cómodo —dijo con torpeza.
— Sí, ya veo. Para mí también es más cómodo —Le contestó sonriendo
mientras se quitaba su propia camisa y la tiraba al suelo.
Los dedos rozaron la piel del muslo de Shouta y despacio, fue agachando la
cabeza hacia la entrepierna para comenzar a lamer su ingle. Lanzó un gemido
suave que intentó ocultar mordiendo su mano.
—No —dijo Hiroki agarrando la mano de Shouta—. Quiero oír tu voz…
Shouta, con los ojos entrecerrados de deseo, sujetó el pelo de Hiroki y
comenzó a gemir mientras le daba pequeños mordiscos en la piel e iba yendo
sin prisa hacia su miembro.
¿Cuánto hacía que no se tocaban de aquella manera? Más de cinco meses sin
saborearse el uno al otro. Más de cinco meses reprimiendo el amor que sentían
por miedos inútiles y sin sentido…
Hiroki se colocó sobre él y lo miró a los ojos.
—Shouta… —Bajó la mano hasta sus partes y presionó levemente. Shouta
dejó escapar un gemido más alto—. Esta vez —decía a la par que movía la
mano hacia arriba y abajo—, será totalmente diferente. Y si me haces caso,
podré hacer que te sientas muy bien. ¿Quieres que siga? Ten en cuenta que, si
sigo ahora, ya no podré parar. ¿Lo entiendes?
Shouta contestó entre gemidos:
— Sí. En…entien…do. Ah. Rápido, Hiroki. Quiero hacerlo.
Hiroki sonrió.
— No. Esto no puede hacerse rápido, Shouta —Se acercó hasta tener los
labios pegados a los suyos, casi rozándose—. Esto lo haremos lento. Así que
ten paciencia.
Introdujo su lengua en la boca de él, y comenzaron a besarse mientras lo
acariciaba. Besó su cuello, besó sus mejillas, sus párpados…
Hiroki tenía decidido hacerle ver las estrellas.
Y tenía decidido, además, llevárselo a París.
Nada iba a alejarlo de su lado.
Nada.

167
Kawano Sora

Capítulo 14 Lo somos Todo


La habitación, en silencio, dejaba escuchar como los cuerpos se desvanecían
en placer, los sonidos propios de las pieles que se encuentran y se buscan, el
olor de la pasión y el sabor del sexo…
—Hiro…ki. —Los dedos le recorrían la piel y cada roce le provocaba un
escalofrío de placer.
Se besaron y acariciaron durante largos minutos, aprovechando los meses que
habían estado sin el contacto físico de cada uno. Querían recuperar el tiempo
perdido y saborearse el uno al otro.
Estaban hambrientos.
Hiroki utilizaba su boca para darle placer y Shouta se dejaba llevar, sintiendo
como el cuerpo se le derretía con su lengua. Le entrelazó los dedos por las
hebras de su pelo, sujetándolo con fuerza y gimiendo entrecortadamente.
—Oye, Shouta… ¿tienes lubricante? —Le preguntó Hiroki, mientras lo iba
besando desde la pantorrilla hasta el cuello.
— ¿Eh?
—Bueno… supongo que no tendrás algo así, pero… ¿tienes algo parecido
a…? Ya sabes —Llegó hasta su mejilla y lo miró a la cara.
Al comprender para lo que lo quería, incluso sus orejas se tiñeron de rojo. “Es
en serio que vamos a hacerlo…” pensó nervioso.
—Sí… Ahí —Señaló a su lado—, en el cajón de la mesita de noche. Tengo
aceite para bebés… ¿sirve?
—Sí, perfecto.
Hiroki abrió el cajón y sacó el bote. Lo miró extrañado.
— ¿Por qué tienes aceite de bebé? —Dijo entre risas, mirándolo.
—Mi piel… es delicada y me la hidrato todas las noches —Contestó
avergonzado apartando la vista.
Hiroki se rio.
— No te rías, idiota —Le dijo Shouta enojado, dándole una patada con su pie
desnudo.
— Es divertido.
Le dio la vuelta al bote y dejó caer el líquido sobre su mano. Parte del aceite
cayó en el estómago de Shouta, y el frío estremeció de placer su cuerpo. El
contraste entre el calor del cuarto y el frío del aceite lo excitó. Agarró las
sábanas mientras veía a Hiroki encima de él.
Con las manos lubricadas, Hiroki acarició la cara interna de su muslo, y fue
subiendo la mano muy despacio. Shouta arqueó su cuerpo ante el contacto y la
piel respondió al instante erizándose. Sentía los dedos de Hiroki yendo hacia la
parte baja de su espalda y, de manera instintiva, acercó su cuerpo hacia él
deslizándose sobre la cama. Quería más… más.
Hiroki sonrió ante la ansiedad de Shouta por hacerlo. Cuando su mano estuvo
en el lugar indicado, introdujo un dedo con suavidad, sintiendo cada parte de su
interior. Al instante, Shouta gimió roncamente mientras se retorcía.

168
Wagamama na Koi

A Hiroki le encantaba escucharlo gemir.


— ¿Cómo quieres que lo mueva? —Preguntó Hiroki en su oído.
—N…no ha-gas… pregun…tas… extrañas
Hiroki volvió a sonreír.
—Oh, vamos, no seas tímido ahora… —Dijo a la vez que movía el dedo—.
¿Quieres que me detenga… o sigo?
Para demostrar que la amenaza no iba en broma, Hiroki paró.
—No… —Le contestó con los ojos entrecerrados y quejándose—. No pares,
Hiroki. Por favor.
Al escuchar aquella frase de sus labios, Hiroki sintió una fuerte punzada de
placer y empezó de nuevo a mover su dedo. Aumentó un poco la velocidad y
Shouta comenzó a respirar con dificultad mientras sus dedos apretaban y
aflojaban las sábanas.
— Estás poniendo una cara muy perversa…
— De-ja… de… hablar. Idiota.
— ¿No te gusta que te hable? ¿Y esto? —Dijo a la vez que un segundo dedo
entraba en el cuerpo de Shouta.
— ¡Ah!.... hah…ha…
— Vaya, con que esto sí te gusta… —Hiroki se acercó a su rostro, poniendo
su cara pegada a la de él—. Estás tan caliente… —Le susurró mientras lo
besaba por la mejilla. Sintió como su cuerpo se iba adaptando, relajándose,
dejándose llevar… Ya estaba preparado.
Cogió de nuevo el aceite que había dejado sobre la mesita de noche y le abrió
las piernas a Shouta.
—Déjate caer más con el cuerpo.
Él obedeció y Hiroki dejó caer el líquido sobre su entrepierna. Decidió
también humedecer el suyo propio. Shouta observaba la escena, tumbado en la
cama. Su corazón latía con fuerza y no podía evitar que las cosquillas se
acumulasen en su estómago. Tragó saliva.
Hiroki, agarrando sus caderas, lo acercó hacia él. Con su mano acarició la
entrada, introdujo un dedo y lo volvió a sacar. Hizo eso varias veces, y cada vez
que lo hacía Shouta gemía suavemente, cogiendo aire y soltándolo.
Pero a pesar de su experiencia, Hiroki estaba nervioso. Aunque había tenido
relaciones sexuales con anterioridad, jamás había hecho el amor con alguien
virgen, y que encima esa persona fuese Shouta, le causaba pavor. Su primera
vez había sido asquerosa, dolorosa y triste.
“Quiero que él lo recuerde… como lo más hermoso que haya hecho nunca”.
— Voy… voy a meterla, Shouta.
Shouta no contestó. Se agarró a las sábanas con fuerza y cerró los ojos.
— Tendrás que confiar en mí. ¿Vale?
Él afirmó con la cabeza. Hiroki, ayudándose con su mano, apoyó la punta en
la entrada. Shouta soltó el aire que tenía contenido y con la misma volvió a
coger aire.
— No. No hagas eso. Tienes que respirar. No aguantes la respiración. Hazlo
lentamente, Shouta… eso, así… muy bien…

169
Kawano Sora

Era difícil para Shouta respirar con lentitud mientras notaba como el miembro
de Hiroki entraba en él. Sin embargo, decidió hacerle caso… inspirar…
espirar… inspirar…
“Bien —pensó Hiroki—, lo está haciendo bien”
…Hasta que llegó el dolor. Un dolor agudo que Shouta jamás había sentido
antes. Se colaba por sus músculos y su cuerpo. E instintivamente, apretó fuerte
su entrada y se cerró a él.
— ¡Para! —Gritó—. Oye, Hiroki… duele.
—Es… normal… En serio.
Hiroki intentó introducirla con suavidad, pero fue en vano: estaba demasiado
cerrado y si seguía metiéndola le podría causar más dolor del necesario.
— ¡No! Es demasiado… grande… —Susurró—. No va a entrar.
Hiroki no pudo evitar que aquellas palabras fuesen directas a su ego,
excitándolo aún más si cabe. La debilidad de Shouta supuso algo excitante a la
vez que dulce y cálido. Era como si… estuviese recuperando la inocencia que
creía haber perdido en su vida.
Shouta detuvo a Hiroki con las manos apoyándolas en su pecho. Sollozó y le
suplicó que parase.
— ¿No… confías en mí? —Le preguntó Hiroki. Al no recibir respuesta se lo
dijo más alto—. Shouta, ¡¿no confías en mí?!
“Si no me muestro firme y seguro… jamás confiará en mí”.
—… sí… pero…
—Mírame. Venga, mírame a la cara.
Shouta alzó la vista poco a poco y se hundió en sus ojos. Hiroki se acercó y
besó sus labios, un beso suave. Con sus frentes pegadas, le dijo en un susurro:
—Te quiero.
Sin darle tiempo a pensar en nada y aprovechando que Shouta se había
relajado por sus palabras, Hiroki se introdujo por completo en él, sin detenerse,
despacio pero sin pausa. Tuvo que morderse el labio y cerrar los ojos al sentir la
calidez de su interior. Era tan placentero que no terminar ahí mismo le supuso
un esfuerzo terrible.
Shouta lanzó un grito. Amarró sus piernas y brazos a la espalda de Hiroki y
mordió su hombro con fuerza, además de clavarle los dedos en su piel.
—…Duele…mucho…
—Shh… —Lo tranquilizó Hiroki al oído.
Decidió quedarse quieto durante varios segundos, esperando que el interior de
Shouta se adaptase un poco. Sabía lo que se sentía cuando se hacía por primera
vez, por eso quería ser lo más delicado posible…
—Voy a moverme despacio, ¿vale?
—… hmm
Shouta iba relajándose poco a poco con el movimiento de Hiroki. El escozor
aún no había desaparecido, pero entraba y salía con mucha suavidad.
—Ya… te va gustando… eh… —Dijo Hiroki desde arriba.
Cuando Shouta vio a Hiroki con aquellas expresiones… o cuando lo escuchó
gemir mientras lo penetraba…. Verlo perdiendo la cordura, verlo sobre él, con

170
Wagamama na Koi

los ojos entrecerrados y gruñendo de placer... le provocaron un regocijo de


poder: Hiroki estaba perdiendo la razón.
— ¿Te gusta, Hiroki? —Le preguntó, poniéndole las manos en su rostro—.
Dime que te gusta.
— Me… encanta —Contestó él mientras lo besaba en la punta de la nariz.
Shouta alzó las caderas casi de manera inconsciente ya que su cuerpo lo
exigía… y gimió sin poder evitarlo. Hiroki le cogió las piernas colocándoselas
sobre sus antebrazos…. Quería entrar más rápido y más adentro… Pero se
estaba conteniendo.
—Ahora sí… que se siente rico... ¿eh, Shouta?
Siguió penetrándolo, todavía despacio y con cuidado.
—No…
— ¿Eh? ¿Qué pasa?
—No… tan ah… lento… hah…hm más rápido…
Mirándolo desde arriba, Hiroki sintió que podría terminar en cuestión de
segundos tan sólo escuchándolo decir aquellas cosas y viendo las expresiones
que hacía mientras lo decía. Se colocó en una posición mejor, bajando un poco
las caderas y subiendo las de él para poder acelerar el ritmo.
Shouta, agarrándose a su espalda, gemía sin parar. Aunque el dolor seguía
presente, era tan fuerte como el mismo placer que recorría su cuerpo.
— Ojalá… pudiese estar por siempre así… —Dijo Hiroki, entre jadeos.
Shouta se rio.
— Yo no…
— ¿Ah, no? —Le preguntó Hiroki, sabiendo que tramaba algo—. ¿Entonces
qué te gustaría?
Shouta subía el cuello cada vez que Hiroki entraba, y gemía suave, despacio.
— Yo prefiero… vivir —dijo, mirándolo a la cara—. Levantarme cada día…
verte a mi lado… hacer el amor… y dormirme junto a ti… no quiero que el
tiempo se congele porque… quiero amarte cada día un poco más.
Hiroki tragó saliva.
Sin palabras, sin saber qué contestarle… simplemente acurrucó la cabeza en
su cuello mientras sentía cómo llegaba a su límite.
— Sigue… Hiroki —Susurraba Shouta—. Ahh...
—…. Shouta… no voy a aguantar mucho más…
Entre dos largos gemidos por parte de ambos, el clímax llegó y sus cuerpos se
pegaron mientras jadeaban. Las pieles, sudadas, se sentían la una a la otra, y las
respiraciones se agitaban junto con el subir y bajar de sus pulmones.
Era la primera vez que Hiroki terminaba de esa manera, la primera vez que
dejaba parte de su esencia dentro de alguien… y saber que Shouta tenía algo
suyo, de una manera tan física y literal,… era algo inexplicable… casi ilógico…
Al instante el cuarto quedó en silencio. Ambos respiraban agitados. Hiroki
hizo ademán de salir del cuerpo de Shouta, pero éste se lo impidió.
—No… —Añadió en un susurro—… un poco más.
Dejando caer su cuerpo sobre él, Hiroki agradeció secretamente la petición.
Acarició su pelo y besó su mejilla, luego sus labios. Seguían respirando con

171
Kawano Sora

dificultad.
—Siento… haber dudado de ti —Se disculpó Shouta con timidez.
—No seas tonto… no te disculpes por eso. Sé que tenías miedo —Hiroki le
sonrió. Hablaban en susurros, intentando no romper el ambiente que habían
creado.
Shouta observó sus comisuras… Era esa sonrisa de la que se había
enamorado, pensó; era ese Hiroki, al que observaba desde la ventana de su
clase cada día… ese Hiroki, que acariciaba su cuerpo accidentalmente de vez en
cuando.
Pero también era ese Hiroki lleno de miedos e incertidumbres, un Hiroki
capaz de mentir solo para retenerlo, un Hiroki aún inmaduro…
¿Dónde está el límite para decidir seguir con una persona o no? ¿Qué
elementos hay que poner en una balanza? Y lo más importante… ¿acaso hay
cosas que valen más que otras? Es decir, las cosas buenas de Hiroki eran miles,
los momentos felices vividos superaban con creces a los malos. ¿Un simple
error debía estropearlo todo? ¿Era más importante ese error que las cosas
buenas?
Shouta suspiró en sus brazos. “No sé de qué hablo… si yo soy el primero en
tener miedo”, pensó para sí.
— Dime una cosa, Hiroki —Abrazado a él, escuchaba cerca su respiración.
— ¿Mm?
— ¿Qué seremos durante estos seis meses que nos quedan juntos? Ni siquiera
tengo claro lo que somos ahora…
Hiroki entonces se levantó, apoyando sus manos a cada lado de la cabeza de
Shouta. Salió de él y, en respuesta a ello, Shouta hizo un gesto de dolor.
—Lo siento.
—No… no te preocupes —Suspiró mientras lo miraba—No sé… no sé
cómo contestar a esa pregunta. ¿Qué somos? —Preguntó casi para sí.
Salió de la cama y cogió la camisa que estaba cerca de allí. Se la colocó e hizo
lo mismo cuando encontró la de Shouta, poniéndosela con ternura. Shouta
levantó los brazos y se dejó vestir. Luego regresó con él en la cama y se taparon
con la colcha.
— ¿Qué… somos? Mmm.... —Lo atrajo hacia él, acurrucándolo en su
cuerpo—. A veces pienso que me encantaría amarrarte a mí… No dejarte
escapar nunca. Poder verte cada día, abrazarte cada día… hacerte el amor cada
día —Susurró—. Pero, eso sería egoísta ¿no crees? Por un lado parece como si
fuéramos novios… pero ¿acaso podemos llamarnos así, si nuestra relación tiene
fecha final? Por lo tanto… no puedo referirme a ti como novio. Además, la
palabra “novio” me suena demasiado banal como para hablar sobre nosotros
—Shouta le pasó un brazo por encima de la camisa de su vientre.
—Entonces… ¿no somos nada? —Preguntó con tristeza, apartando la vista.
—No —La negativa de Hiroki destrozó el corazón de Shouta—…No te
equivoques—especificó él.
— ¿Eh? —Lo miró, intrigado.
—Shouta. Nosotros… lo somos todo. Aún no sé qué es, pero lo somos todo

172
Wagamama na Koi

—Su mirada era pura determinación, amor en el estado más natural—. Si


alguien me pregunta quién eres tú para mí yo simplemente le responderé:
“Shouta es la persona que más amaré en el mundo. El chico de mi vida. Sólo
vivo y viviré para estar con él… soy su amor egoísta, el que nunca le dejará
escapar”. Eso es lo que eres para mí, Shouta. Así que no, no es que seas nada.
Es que lo eres Todo.
Shouta abrazó con fuerza a Hiroki, y escondió la cara en su pecho. Un nudo
se acumuló en su garganta. Había pasado tanto tiempo. ¿Quién iba a decirle a
ese niño tonto, aquel primer día de clase, que haría el amor con su más extraña
fantasía?
—Si… si alguien me pregunta quién es Hiroki para mí… —Su mano apretó la
tela de la camisa con fuerza—, diré: “Hiroki… es la luz que apartó las sombras
de mis pesadillas… es quien me devolvió las esperanzas, quien sin quererlo, me
empujó a seguir adelante. Hiroki es mi príncipe…—El nudo se hizo más
profundo, y las siguientes palabras las dijo entre lágrimas—. El príncipe… al
que siempre querré.”
Estrechándolo en sus brazos, Hiroki besó su pelo. “¿Cómo puedes quererme
tanto, Shouta? Con lo egoísta que he sido contigo… con lo inmaduro que me
he comportado. Tú, que tienes tras de ti una historia terrible, que tus pesadillas
nada tienen que ver con las mías… tú, que has sufrido tanto en comparación
conmigo… y sin embargo eres tú el más dulce e inocente de los dos. Eres tú el
que has sabido ser fuerte. No como yo… tan débil, tan cobarde…
Préstame un poco de tu fortaleza… de tu madurez... Ayúdame a crecer,
Shouta”.
Esas fueron las palabras que pensó Hiroki mientras abrazaba a Shouta. Sus
pieles se rozaban, sus respiraciones iban al compás. Juntos, eternamente juntos.
Queriéndose más de lo que pensaba el otro y el otro.

— Y… ¿cuál es tu canción favorita para tocar?


— Mmm, no lo sé… tengo tantas…
— ¿Alguna que te llegue al corazón? —Insistió Hiroki, intrigado.
— Ah, sí —Shouta se giró, colocando su mejilla en la almohada para
mirarlo—. Hay una; se llama “The Stars That Fell Over That Night”, de
Fabrizio Paterlini.
— No me suena…
— Es un pianista actual. Me gustan mucho sus canciones.
— Hay muchas cosas que no sé de ti…
— Bueno… —Shouta le recorrió la mandíbula con un dedo—. Tenemos
tiempo.
“Cómo extrañaba nuestras conversaciones”, pensó Hiroki, besándole el dedo.
Shouta le recorría el labio con la yema de su dedo, mirándolo fascinado.
— ¿Qué pasa? —Le preguntó Hiroki.
Shouta se rio, porque cuando había hablado su dedo se había movido
también.

173
Kawano Sora

— Nada.
— Venga, dímelo —El dedo de Shouta pasó por su nariz y le dibujó el arco
de la ceja.
— No creía que fuese posible… —comenzó él—, encontrar algo que me
gustase tocar más que el piano… —Susurró mientras lo miraba.
Hiroki se movió bruscamente y atrapó a Shouta. Lo mordió en el cuello,
haciendo el sonido de un león.
— Bueno —dijo cuando lo tuvo entre sus brazos—, ahora puedes tocarme
tanto como quieras.
Volvió a morderlo mientras le hacía cosquillas y Shouta, entre carcajadas,
intentaba pararlo.
— ¡Hiroki! —Le gritaba con lágrimas en los ojos.
Las sábanas se enredaron entre sus piernas, las manos de cada uno, traviesas,
buscaban los lugares exactos donde causar las risas…
Y, por un momento, Shouta pudo escuchar las notas de un piano… era una
melodía feliz.

174
Wagamama na Koi

Capítulo 15 Primer paso


Miyagi desactivó malhumorado la alarma del móvil y se quedó en la inmensa
cama del hotel unos minutos más. Colocó la almohada sobre su cabeza, para
atenuar de esa manera la luz del sol que entraba por las cortinas y gruñó por lo
bajo.
Odiaba levantarse por las mañanas.
Era posible que no existiese persona más amante del dormir que Miyagi
Ryutaro.
Pero al ser el vicepresidente de la empresa, no podía permitirse el lujo de
llegar tarde. Un buen líder debía dar ejemplo a sus seguidores. Y Miyagi era de
seguro, uno de los mejores. Así que, desganado, retiró las sábanas de la cama y
se dispuso a asearse.
Tal como había pedido la noche anterior, a los pocos minutos de estar en pie,
una señora muy amable tocaba su puerta y le ofrecía un traje nuevo junto con
ropa interior.
—Perdone, ¿podría pedir un taxi para dentro de 25 minutos?
—Por supuesto, señor Miyagi. Ahora mismo llamaremos a uno. ¿Desea
alguna otra cosa?
— No. Todo perfecto. Muchas gracias.
— Gracias a usted, señor Miyagi —Añadió mientras hacía una reverencia.
Aunque Miyagi adoraba la atención de los hoteles y el sumo respeto que le
tenían, le gustaba muchísimo más el calor de su hogar con Shouta, poder
dormir en su cama y tener sus comodidades. Pero había olvidado coger las
llaves al salir y decidió alquilar una habitación en un hotel cercano a la empresa.
Miyagi estaba seguro de que, a aquellas horas, Shouta y su amigo habrían
estado durmiendo así que le pareció inoportuno estarles molestando.
“Si ese loco no me hubiese sacado de aquella manera… me habría dado
tiempo de coger las llaves”.
Los recuerdos de esa noche le trajeron un rostro a su mente…
Una mirada.
….
Un beso.
El calor subió hasta sus mejillas, encendiéndolas.
— ¿Por qué demonios hice aquello?
Inconscientemente se llevó los dedos hasta su boca y se rozó el labio inferior,
rememorando lo ocurrido. Algo se había apoderado de él en aquellos
momentos, algo perverso que no había podido controlar.
¿Qué razón había si no para explicar por qué besaría a una persona a la que no
soportaba?
Miyagi se sentía diferente, el beso… el beso le había gustado demasiado como
para poder olvidarse de él y hacer que nada había pasado. Una sensación
extraña había recorrido su estómago y cuando había visto el rostro de Takeshi,
rojo por completo, su propio pecho había estado a punto de estallar.

175
Kawano Sora

Miyagi estaba acostumbrado a ver sus expresiones de enfado, de burla, de


ironía o de felicidad… pero jamás había visto esa expresión en su rostro.
Y le había gustado.
Le había gusto mucho.
Se metió en la ducha, ya desnudo, y dejó que el agua cayera por su cuerpo,
relajándose con su contacto. Las gotas que rozaban sus labios simulaban el
beso húmedo compartido con Takeshi.
Se estaba volviendo loco con lo ocurrido y necesitaba más de él.
Urgentemente.
El agua acariciaba su espalda. Bajaba con lentitud, como si saboreasen cada
tramo de su piel. ¿Y si esas gotas fueran Takeshi?
Tragando saliva, Miyagi imaginó que Takeshi lamía todo su cuerpo… se lo
imaginó excitado, sintiendo placer por el tacto de sus manos…
Al instante su miembro reaccionó.
“Tocarme antes del trabajo no será mala opción si quiero concentrarme”. Fue
la excusa que pensó Miyagi para, con su mano pegajosa en jabón, ir directo a su
erección.
“Si Takeshi estuviese aquí… dispuesto…”
Comenzó a mover la mano rápido. No podía perder demasiado tiempo.
¿Y qué mejor aliciente que una visión con su Takeshi?
Takeshi gimiendo, con sus piernas abiertas, recibiendo las penetraciones de él.
Takeshi sobre él, moviendo las caderas y gritando, Takeshi con la boca llena de
su miembro, chupando y relamiéndose. A cuatro patas, mientras él lo embestía
con fuerza a la vez que agarraba sus caderas.
La mampara de cristal de la ducha quedó a los pocos minutos manchada de su
semilla. Cayó de rodillas al suelo mientras respiraba con dificultad.
“¿Qué es lo que me está pasando?”

— Buenos días, vicepresidente.


Miyagi entraba por el hall de la sucursal. A su paso todos hacían reverencias y
saludaban. Con su majestuoso porte no era poco común que las jóvenes —y no
tan jóvenes— de alrededor alzaran la mirada tan solo para apreciar su físico.
Muchas de ellas suspiraban en secreto por el frío y serio Miyagi Ryutaro.
Una de ellas era Yoshiko Saori, su secretaria.
Podría decirse que Saori era una de esas mujeres que pasaban desapercibidas:
silenciosa, obediente y poco sociable.
— Infórmame de los planes de hoy, Saori.
— Por supuesto. A las 10:00 am reunión con el vicesecretario de Daiso, a las
11:00 le llamará el presidente para el informe semanal, a las 12:00 tiene una
visita, el doctor Miyako Kyomaru, para tratar sobre la inversión en las nuevas
máquinas para los hospitales, a las…
La retahíla de tareas continuó hasta las 22:00 pm., hora a la que podría
regresar a casa. Si no fuese porque Shouta se encontraba allí, probablemente se

176
Wagamama na Koi

quedaría haciendo horas extras. Pero no quería perder la rutina de cenar junto a
él.
No le importaba la cantidad de trabajo que tenía, es más, le gustaba. Miyagi se
sentía orgulloso de los logros conseguidos. Desde que era socio en la empresa
había aumentado un 15% los beneficios en cada año, y su padre, que no era
nada estúpido, supo sacar provecho de sus cualidades.
Tan sólo por eso le había permitido huir con Shouta y alejarse de allí. Sin
embargo, a pesar del tiempo y la distancia, los recuerdos seguían clavados en su
interior. Y no le dejaban respirar.
No le dejaban vivir.
Lo peor del día sería la conversación telefónica con su padre. Quería evitarlo a
toda costa. Cuanto menor fuese el contacto con él, mucho mejor para Miyagi.
Ya sentado en su escritorio abrió el cajón y sacó las pastillas. Se metió una en
la boca y tragó, ayudándose del agua embotellada que siempre tenía sobre su
mesa. Una por la mañana y otra por la noche para poder sobrellevar la jornada.
Se echó hacia atrás en el sillón, dejando reposar la cabeza y cerró los ojos
durante unos segundos.
Jamás podría estar en paz. Estaba condenado a vivir por siempre en el
infierno, dependiendo de medicinas para respirar y sin otra compañía que su
propia sombra.
Pero se lo merecía.
“Yo soy el que debería haber muerto… no ella”
Frunció el ceño y pasó la mano por su frente para intentar alejar de alguna
manera los malos recuerdos.
— ¿Vicepresidente… se encuentra bien?
— ¿Eh? —Miyagi alzó bruscamente la cabeza y frente a él encontró a su
secretaria.
¿Su secretaria no había tocado la puerta?
— Sí. No hay ningún problema —Miyagi se alzó y se sentó recto—. ¿Querías
algo?
— He tocado varias veces, pero no he recibido respuesta así que decidí entrar
sin su permiso. Siento mucho la intromisión. Aquí tiene el reporte de las
estadísticas que me pidió ayer —Explicó ella mientras dejaba el montón de
papeles sobre la mesa.
— Ah, lo siento mucho, Saori. No oí nada —Miyagi se removió incómodo en
su silla—. Muchas gracias. Puedes retirarte.
— Con su permiso —Saori, tras la debida reverencia, salió de su despacho.

—Oh, Dios. ¿Has visto que guapo ha venido hoy? —Decía una voz dentro de
la pequeña cafetería para empleados.
—Es perfecto. Te juro que cada vez que tengo una cita con un chico siempre
lo comparo con él… —Contestó una segunda voz femenina.
—Por él sí que haría cualquier cosa… —Afirmó suspirando otra tercera voz.

177
Kawano Sora

—Ni que lo digas…


Saori escuchaba tras la puerta de la cafetería mientras tomaba un refresco.
Apretó con fuerza la lata. ¿Cómo se atrevían esas zorras a hablar así de Miyagi?
Él era suyo.
Solo suyo.

Hiroki dejó escapar un largo bostezo.


—Se te ve cansado.
—Anoche no dormí demasiado…
Takeshi le miró de reojo.
—…No sé si quiero saber los detalles de lo que pasó.
— No te los iba a dar, igualmente —Les espetó Hiroki, enseñándole la lengua
como un niño pequeño.
— ¿Y bien? ¿Pudiste… solucionar algo?
Su amigo calló durante segundos.
— No sé si puede llamar solución a lo que hemos hecho… es una situación
un tanto extraña.
— Pero… ¿están juntos?
— Mmm algo así.
— Pues eso es lo importante ¿no? —Se frotó las manos para calentarlas. La
temperatura descendía cada día más rápido.
— Pero en abril termina todo —Hiroki miró hacia abajo.
— ¿De qué estás hablando? Si no especificas creo que va a ser imposible
entenderte, en serio. No soporto cuando te pones a hablar en clave.
—Me iré a estudiar fuera…. —Hiroki miró hacia otro lado—, me han
aceptado en el equipo de béisbol francés.
Esperando la reacción de su amigo, Takeshi comenzó a reír.
— ¿Va en serio? —Siguió riendo—. ¿Vas a darle por culo a toda tu familia
yéndote a jugar béisbol fuera del país? Oh, Dios. No me lo creo. ¿Qué te ha
hecho Shouta? ¿Cómo te ha cambiado tanto?
— Déjame en paz —Le espetó Hiroki enfurruñado.
— Oye, no. Me alegro, tío. De verdad. Recuerdo que era tu sueño de
pequeño, pero jamás creí que aún lo seguías manteniendo. Y mucho menos que
intentarías hacerlo realidad.
—Ya sabes cómo son mis padres. Lo deseché yo mismo antes de estrellarme
contra la pared.
— ¿Qué harás con tu querida Mimi? ¿Crees que te dejará ir tan fácil? Hasta
donde yo recuerdo, te tenía mucho… “aprecio”.
— Ni te preocupes por eso. Cuando mi reputación caiga en picado se olvidará
al instante de mí.
— ¿Tú y Shouta lo dejan por eso; porque te vas fuera? —Preguntó Takeshi.
—No lo sé. Supongo que sí… —Hiroki apretó los puños—. Pero no voy a
dejar que algo así pase.

178
Wagamama na Koi

— ¿Qué planeas?
— Me lo llevaré conmigo. Lo convenceré y nos iremos juntos a París.
— Un poco egoísta por tu parte ¿no?—Se pararon ante una máquina
expendedora y Takeshi compró una bebida caliente—. Puede que tú sepas
francés e inglés como para desenvolverte en el país —abrió la lata y bebió—,
pero creo que Shouta no va a tener el nivel suficiente como para poder
terminar el bachillerato en un país extranjero. Nosotros aún estamos en
segundo, nos queda un año para el título. No lo olvides —Takeshi se terminó
la bebida en grandes tragos mientras dejaba a su amigo pensativo.
Hiroki entrecerró los ojos... sabía que él tenía razón.
—Me da igual… lo tengo decidido. Él vendrá conmigo —entonces aceleró el
paso y Takeshi tuvo que correr para alcanzarlo.

Tumbado en la cama de su cuarto, pensaba seriamente en todo lo que había


visto, oído y descubierto. No es que le pareciese mal que su amigo fuera
homosexual… pero le había sorprendido muchísimo. Llevaban toda la vida
juntos y era imposible que al Hiroki que conocía pudiesen gustarle los hombres.
Entonces comenzó a imaginar cosa extrañas. Aun siendo hombres ¿Hiroki y
Shouta se habían besado? ¿Se... habían tocado? Se tapó con la almohada el
rostro. Esos pensamientos le llevaron a otro lugar más lejano… a su peor
pesadilla.
“¿Por qué me besó Miyagi?”. Su corazón comenzó a latir. “Ese maldito
cabrón. Sólo quería molestarme”.
No sólo había conseguido molestarlo… sino que lo había excitado
muchísimo.
“¿Entonces… mis fantasías con él… pueden hacerse realidad? Si Shouta y
Hiroki lo hacen… ¿por qué yo no?”
Su estómago se encogió en mariposas ante esas imaginaciones tan perversas.
“¿¡Pero en qué coño estoy pensado!? De verdad, algo va mal. Algo va muy,
muy mal… ¿Cómo se me ocurre pensar en esa asquerosa posibilidad?”. Cerró
los ojos fuertemente y gritó en la almohada.
¿Qué le estaba pasando? Se sentía extraño pensando sobre Miyagi. De
repente, extrañaba su rostro molesto y sus absurdas manías. Extrañaba su
mirada cabreada dedicándole un reproche, o su actitud tranquila ante los
problemas. Le encantaba su terrible tic de la ceja cuando se cabreaba…
Pensó en ir a visitarlo… pero Shouta había quedado con Hiroki para irse
juntos de fin de semana a un ryokan, así que no tenía excusa para ir a su casa a
verlo… ¿por qué razón iría a verlo esa noche si Shouta no iba a estar? Por
mucho que él quisiera estar allí, no tenía sentido ir…
“Mierda… encima se me pone dura”.
Tiró la almohada al suelo bruscamente y se levantó de la cama para despejarse.
Vio cómo el bulto sobresalía de su pantalón. “Esto hay que solucionarlo”,
pensó con una sonrisa perversa en sus labios.

179
Kawano Sora

Cogió su móvil y marcó un número.


— ¿Riko-chan? ¿Estás haciendo algo importante?

Miyagi tiró con desgana el maletín sobre la mesita del salón y se tumbó en el
sofá dejando caer todo su cuerpo, agotado. Con su mano derecha aflojó el
nudo de la corbata y se desabrochó también los primeros botones de la camisa.
Había recibido hacía pocos minutos un mensaje de Shouta diciéndole que él y
sus amigos se quedarían a dormir en un ryokan para descansar el fin de semana.
Le alegraba que su hermano estuviera haciendo amigos y saliese con ellos. No
quería que se sintiese obligado a estar todo el día en la casa con él,
acompañándolo.
Un suspiro salió de su boca. Lo único malo era que el sushi que había traído
para cenar se estropearía. Él solo no sería capaz de comer tanta cantidad. “Qué
desperdicio”, pensó.
Mientras descansaba su mirada viajó hasta las fotos que estaban sobre los
muebles. La mayoría eran fotos de su madre con ellos; sin poder evitarlo,
escuchó en su mente su voz: “Ryu, no te presiones tanto. No tienes por qué
llegar a ser perfecto, ¿entiendes?... Lo perfecto del ser humano es su
imperfección…Ve a tu ritmo”
— Mamá… —se tapó el rostro con el torso de la mano.
¿Cuándo dejarían de perseguirle los fantasmas del pasado? Su corazón
siempre estaba sangrando, y la misma pesadilla se repetía una y otra vez. Los
sonidos, las voces, los gritos, el dolor… Lo revivía de nuevo. Como una
condena. Su cabeza reposaba sobre el sofá y con los ojos cerrados intentaba
encontrar un poco de tranquilidad en el silencio del hogar. El reloj era quizás el
único sonido de toda la habitación junto con las voces o el ruido de algún
coche que pasaba por la calle.
No podía engañarse demasiado. Lo que había creado con Shouta no era un
hogar, era un refugio de escape. Esa casa tenía de hogar lo que Miyagi tenía de
humorista. Lo que vendría a significar, absolutamente nada.
De repente se sobresaltó al escuchar el sonido del timbre. Enojado, miró el
reloj sobre la repisa. ¿Quién sería a esas horas? Se levantó con desgana y fue
hasta la entrada, molesto. El timbre volvió a sonar con insistencia. Una y otra
vez, sin parar.
—Ya va. Ya va —Dijo en voz alta. “Qué ruidoso”
Abrió la puerta sin ni quiera mirar por el pestillo y los ojos se le abrieron de
par en par ante la visita.
Ahí estaba su tormento.
O mejor dicho: su perversa fantasía.
Tenía el pelo, como casi siempre, revuelto y desordenado. Una chaqueta negra
le abrigaba del fresco de otoño, a conjunto con una bufanda. Sus labios estaban
algo rojos por las bajas temperaturas y sus mejillas coloradas. El corazón de
Miyagi latió fuerte y sintió que su pecho se llenaba de un calor extraño.

180
Wagamama na Koi

Takeshi se le quedó mirando mientras tragaba saliva. Ni sabía cómo había


movido los pies para llegar hasta allí.
— Shouta no está —Le dijo Miyagi con sequedad, sin ni siquiera saludar.
—Mira que eres antipático… —Aunque Takeshi se había desahogado
metiéndose mano con su vecina, el sabor amargo de su boca no desaparecía y el
rostro de Miyagi lo acosaba una y otra vez su cabeza. “Me estoy volviendo
loco”—. No sabía que Shouta no iba a estar —Dijo cabreado—. Si es así, pues
me largo.
¿Qué esperaba Takeshi? ¿Qué Miyagi le abriese la puerta con una sonrisa y lo
dejase pasar mientras tomaban el té? ¿Qué lo recibiría con los brazos abiertos
emocionado por su visita? Que tremenda estupidez había sido por su parte ir a
verlo.
Se dio la vuelta, dispuesto a no caer más bajo de lo que ya lo había hecho.
Pero justo cuando su pie se movió para dar el primer paso, sintió como una
mano agarraba con fuerza su brazo.
—No —Ordenó Miyagi.
El corazón de Takeshi se disparó con el contacto y tragó saliva. “Relájate,
imbécil. Que solo te ha agarrado con la mano” Se decía a sí mismo para
tranquilizarse.
—…Quédate a cenar —Más que una petición, volvía a parecer una orden. La
mano apretó un poco más—. Shouta… no está en casa, así que la cena se
estropeará.
Takeshi rio sarcásticamente y se deshizo con brusquedad del agarre, mientras
recordaba sus labios apresando su boca. Se dio la vuelta hacia él.
— Espero que tengas algo que valga la pena comer —Dijo mirando al suelo,
incapaz de verle a la cara. Su rostro no estaba así de rojo solamente por el frío.
Sin ni siquiera pedir permiso, pasó por su lado y entró en la casa con altanería.

¿Por qué a Miyagi le atraía tanto una persona tan diferente a él? Todo lo que
no soportaba estaba personificado en Takeshi: era rebelde, era malcriado, era
irritante, era descarado, cínico… ¿qué tenía que lo atraía como un imán?
Cerró la puerta de su casa y se apoyó contra ella.
Era la primera vez que se quedaban a solas entre esas paredes. Y como cosa
extraña en él, comenzaba a ponerse nervioso. “¿Desde cuándo me comporto
como un adolescente de quince años?”
Respiró hondo y se dirigió hasta el salón.
“A solas con Takeshi… vaya desastre”

181
Kawano Sora

Capítulo 16 Trato
El ambiente estaba cargado, Takeshi podía notarlo por cualquier esquina.
Giró a la derecha para entrar al salón y con despreocupación, se quitó la
chaqueta, colocándola sobre el sofá.
Miyagi lo siguió. De vez en cuando, Takeshi echaba una ojeada a los botones
desabrochados de su camisa y a su corbata aflojada; deseaba saber qué se
escondía bajo esa máscara de ropa, bajo esa superficie de perfección.
Era una situación incómoda; sin ninguno de los dos saberlo, ambos estaban
recordando el beso y el calor que sus cuerpos habían sentido, quemándose en la
noche fría. Era la primera vez que estaban solos en la casa, y el corazón de
Takeshi intentaba escapar por su garganta. “Pero ¿qué coño me pasa?”
—La comida está en la cocina —Takeshi agradeció que Miyagi rompiese el
hielo en el silencio que se había creado.
Pero haciendo caso omiso a lo que Miyagi había dicho, se sentó sin reparo en
una de las sillas del comedor, situado frente al salón. La mesa era de un cristal
precioso y estaba decorado con una vajilla tan limpia que relucía.
—Quiero comer aquí—Takeshi se apoyó contra la silla y relajó el cuerpo.
—Nunca comemos ahí. Es de adorno.
Miyagi lo observaba apoyado desde el marco de la puerta con los brazos
cruzados. Ante la respuesta, Takeshi soltó un bufido.
— ¿De adorno? ¿Tienes una mesa y unos platos de adorno? —Preguntó con
burla mientras cogía uno de los miles de tenedores que había sobre la mesa—.
Bueno… pues hoy no serán un adorno —Lo miró desafiante señalándolo con
el tenedor.
Miyagi, rendido ante tanta rebeldía, acabó por dejarlo pasar para no iniciar una
discusión tan pronto y fue hasta la cocina en busca de la cena mientras movía la
cabeza, incrédulo. Ese chiquillo lo sorprendía cada día más.
—Ayúdame con todo esto, no necesitaremos casi nada. Además, hay que
quitar los cubiertos ya que comeremos con palillos —Le dijo cuando volvió a la
sala.
Entre los dos fueron quitando poco a poco las cosas de la mesa, metiéndolas
en un pequeño armario —negro, por si había dudas— y dejando la mesa
totalmente libre.
De vez en cuando, Takeshi lo observaba, intentando descubrir algo de su
interior. ¿Qué escondía? ¿Por qué era así? Quizás… ¿la presión del trabajo?
Había algo más… algo que cerraba tras un candado.
Miyagi colocó con delicadeza la bandeja llena de sushi sobre la mesa. La
presentación era exquisita y una simple vista bastaba para comprobar que era
una cena de lujo. Se sentaron en silencio.
—Adelante. Sírvete —Dijo Miyagi con educación, evitando mirarlo.
¿Qué le pasaba? ¿Por qué estaba tan callado y taciturno ese día? ¿Para eso le
había dicho que se quedase a comer? ¿Para estar en silencio?
—Vaya. Está… riquísimo —Susurró Takeshi con los palillos aún en sus
labios.

182
Wagamama na Koi

Miyagi alzó la mirada hacia él.


—Es la primera vez que dices algo bueno sobre lo que hago —Le dijo con
seriedad.
—Entonces quizás deberías invitarme más veces a esto y probablemente lo
siga haciendo —Le contestó con picardía.
Los labios de Miyagi se curvaron casi imperceptiblemente y el corazón de
Takeshi dio un vuelco sin previo aviso.
“Oh, dios mío. ¿Ha sido una sonrisa? ¿Se ha reído? —Se preguntó mientras
lo miraba con la cabeza gacha—. Sí. Leve, oculta, pero allí estaba. ¿Le he hecho
sonreír?”. Tragó saliva, nervioso. No sabía el porqué, pero aquel gesto le había
emocionado.
—Takeshi… ¿estás bien?
Takeshi apartó la mirada.
—De-demasiado wasabi… un poco picante, nada más… —Dijo mascullando.
—Ten cuidado, ponte menos cantidad —Contestó él con tono serio. Por
alguna extraña razón, a Takeshi le encantó la manera en que había dado esa
orden.
Siguieron comiendo en silencio. Se escuchaba el sonido de sus bocas al
masticar y el tintineo de los vasos cuando los alzaban para beber. Durante
varios minutos no hablaron. No tenían nada de qué hablar o quizás
simplemente no querían hacerlo. Sin embargo, Takeshi, no acostumbrado a un
ambiente tan frío y cargado, lo rompió al poco rato.
— ¿Por qué tienes un horario tan extraño? —Le preguntó de sopetón.
Miyagi se quedó desconcertado.
— ¿Perdón?
—Sí, ya sabes. A veces llegas a las siete de la noche, otras a las ocho y otras
incluso me voy a las diez y aún no has llegado. ¿No deberías tener algo más
controlado?
—Soy el vicepresidente, no tengo horario —Dijo antes de meterse un trozo
de sushi en la boca.
Takeshi silbó al escuchar la respuesta.
—Vaya. Vicepresidente… —Se quedó pensativo—. Tendrás mucho trabajo,
entonces.
—Sí —Contestó secamente Miyagi.
— Será por eso que eres un amargado.
Takeshi se rio internamente cuando observó la mirada de enfado de Miyagi.
¡Cómo le gustaba molestarlo!
— ¿Te parezco amargado?
— ¡Oh! Vamos, Miyagi. Dejemos las formalidades atrás. Eres un amargado,
no es que me lo parezca. Te cabreas por todo y no sabes seguir una broma.
— Quizás es que tú no sepas distinguir lo que es una broma.
— Puede ser. No te lo niego —Centró su mirada en él —. La diferencia es
que yo sé cómo soy, y tú aún me preguntas si me pareces un amargado.
— ¿No puedes estar una noche tranquilo? ¿Sin molestar?
— No —Takeshi le sonrió.

183
Kawano Sora

Miyagi se dejó caer sobre la silla, relajándose.


—Dios, no puedo contigo. Te juro que no puedo. Eres… terriblemente
agotador.
— Me lo tomaré como un cumplido.
—No lo era.
Takeshi volvió a mirarlo pero, esta vez, Miyagi lo observaba fijamente y
comenzó a ponerse nervioso.
— ¿Qué haces? —Le preguntó Takeshi, con el corazón latiendo fuerte.
— ¿Qué hago de qué? —Dijo él molesto, sin dejar de mirarlo.
— Eso. Mirarme así. ¿Por qué lo haces?
Miyagi se levantó de la mesa y se acercó hasta él, sentándose sobre el borde de
la mesa, a su lado.
— Yo soy quien debería preguntar el por qué. ¿Por qué te comportas así?
¿Tan rebelde y malcriado? ¿Por qué rompes mi tranquilidad?
— ¿Y por qué eres tú un maniático controlador obsesivo del orden y encima
mandón?
La ceja de Miyagi se movió.
— Soy controlador porque mi trabajo me exige ser controlador y mando
porque necesito que mis empleados sepan quién es el jefe.
— Sí, pero —Takeshi se levantó de su asiento, encarándole—, da la
casualidad de que esto no es tu empresa, sino tu casa, y de que yo no soy
ningún puto empleado tuyo.
— Deja de hablar de esa manera. Todo el día diciendo palabrotas.
— Y tú todo el día dando órdenes de mierda y diciendo estupideces.
— He. Dicho. Que. Dejes. De. Hablar. Así —Ordenó Miyagi marcando cada
palabra.
— No me sale del culo —De los ojos de Takeshi salieron chispas.
Miyagi era como una pantera: negra, silenciosa, peligrosa. Y el peligro atraía a
Takeshi. Acostumbrado a sentirse poderoso, encontrar a alguien que era
incluso más dominante que él le ponía a mil. Lo excitaba.
Por eso le gustaba enfrentarlo. Para descubrir dónde se encontraba el límite.
Pero sin darse cuenta, casi lo estaba traspasando.
Miyagi lo sujetó por el cuello de la camisa y Takeshi ahogó un gemido. Sin
darle tiempo a reaccionar, su pantera negra ya había tirado toda la cubertería de
cristal al suelo y lo había sentado sobre la mesa. Takeshi apoyó con fuerza sus
manos en el pecho, empujándolo y separándolo de él.
— Suéltame, maldito cabrón.
Pero Miyagi había perdido el control y ante la mirada atónita de Takeshi,
atrapó sus labios en un movimiento rápido.
Sus manos, apoyadas sobre su pecho, comenzaron a perder fuerza y todo su
cuerpo sucumbió ante su lengua. Le devolvió el beso, sedientos el uno del otro.
Miyagi sabía a sushi y a vino.... “Joder, es un puto hombre. ¿Qué estamos
haciendo?”. Pero Takeshi, no podía detenerse.
Entonces los besos se volvieron lentos, largos y húmedos. Decidieron
descubrirse más despacio, como si de pronto aquel beso no fuese algo

184
Wagamama na Koi

desagradable para ninguno de los dos. Las caderas de Takeshi estaban


apresadas por las manos fuertes de Miyagi; lo tenía agarrado. Sus entrepiernas
se rozaban pantalón con pantalón.
Alzando las manos, Takeshi las apoyó en el pecho de Miyagi y las subió hasta
su pelo negro, perfectamente peinado. Lo acarició con suavidad, entrelazando
sus dedos en la suavidad de las hebras. Pero al instante, notó cómo Miyagi se
ponía tenso ante el contacto y se separaba con brusquedad de él.
Se quedaron respirando con dificultad; Takeshi sobre la mesa, aún con los
labios doloridos, y Miyagi de pie, con una mano sobre su propia boca.
— Agradecería que dejaras de hacer esas mierdas —Le espetó Takeshi.
— No lo haría si tú no me provocases.
— ¿Así decides vengarte? ¿En vez de pegarme un puñetazo me besas?
Miyagi observó el suelo; estaba todo lleno de cristales. ¿Él había hecho todo
eso? ¿Cómo había podido hacer algo tan impulsivo? Takeshi le estaba
afectando; demasiado para su gusto. Con él no podía controlarse; su sistema de
autocontrol desaparecía por completo a su lado.
— No te levantes de la mesa; puedes cortarte. Iré a buscar algo para recoger
todo esto.
— ¿Ahora te preocupas por mí? —Soltó una risa irónica—. Qué
condescendiente.
Miyagi ignoró deliberadamente el sarcasmo y salió del comedor.

Con la mano de nuevo sobre sus labios y los ojos abiertos de par en par,
Miyagi intentaba que la coherencia regresara a su cabeza. Algo aturdido, se
había apoyado en el refrigerador para sostener su cuerpo. Pasó una mano por
su pelo. “¿Qué coño acabo de hacer? No. No. La pregunta correcta es: « ¿Qué
coño he vuelto a hacer?»”.
A Miyagi le había cabreado tanto que lo desafiara... Jamás, nunca, nadie lo
había desafiado, muchos menos insultado o hablado de ese modo. Y eso, de
alguna manera, encendía lo más primitivo dentro de él. Su sonrisa sarcástica,
sus ojos chispeando fuego… lo estaba retando a ver quién tenía más poder.
Pero Takeshi ya debía saber quién de los dos mandaba. ¿Por qué aun así
seguía desafiándolo? ¿Cómo se atrevía a encararlo de ese modo?
Cogió con rapidez los objetos de limpieza y fue de nuevo hasta el salón. Para
variar, Takeshi había hecho caso omiso de su orden y ahora estaba sentado en
el sofá, cómodo.
— ¿No te dije que te quedases quieto? Podrías haberte cortado —Le espetó
Miyagi, cabreado más por su desobediencia que por la preocupación. Dios,
Shouta siempre le hacía caso en todo… “¿Será que no estoy acostumbrado a
que me traten así?”.
Cuando todo quedó limpio y de nuevo ordenado, Miyagi se sentó en el otro
sofá, alejado de él, y encendió un cigarrillo. Takeshi lo miró con sorpresa.
— Así que Don Perfecto fuma. ¿Quién lo diría?

185
Kawano Sora

— Tengo mis necesidades.


— ¿Lo sabe Shouta?
— No. Y confío en que no se lo vayas a decir.
Por un momento, Takeshi se quedó sin palabras ante aquella muestra de
confianza, ya que nunca había visto a Miyagi relajado delante de él. Le intrigaba
ese hombre, le intrigaba más que cualquier otra cosa en el mundo.
— No deberías confiar en mí.
Miyagi soltó el humo despacio.
— Tú tampoco —Contraatacó.
— Yo no confío en ti.
— Normalmente no cenas a solas en casa de una persona en la que no
confías.
— Siempre existen excepciones —Añadió él, orgulloso de su ingenio.
“Maldito impertinente”. Pensó Miyagi mientras lo miraba mal.
— Hablemos de negocios, Takeshi —Miyagi volvió a introducir el cigarro en
su boca, cogiendo una fuerte calada. Para lo que iba a decir, necesitaba
muchísimo más que aquello.
— ¿Negocios? —Takeshi lo miró con curiosidad.
— Sé algunas cosas de ti —Comenzó a explicar mientras se levantaba de su
sitio y caminaba por la estancia—. Tu padre es un empresario bastante
conocido dentro del mercado laboral japonés y, por lo que he investigado, tiene
unos buenos ingresos —Takeshi apretó los puños, probablemente enfadado
por saber que lo había investigado—. Pero —enfatizó—, tú y tu madre no
disfrutan de esos ingresos económicos. ¿Me equivoco?
Su pequeño rebelde lo miraba con una expresión de horror y esa visión
complació a Miyagi. “Y aún no he llegado a la mejor parte”, pensó con
diversión.
— Por lo que sé también, ahora mismo tu madre se encuentra en una
situación muy delicada…
— ¿Cómo coño sabes eso? —Takeshi se levantó de su asiento. Estaba
furioso.
— Déjame terminar y siéntate —Ordenó Miyagi.
Por una vez en su vida, Takeshi le hizo caso al instante y sin rechistar.
— Tanto tú como tu madre y su pareja actual podrían quedarse en la calle. El
pequeño negocio del novio de tu madre no va bien, y, dado que tu padre no
colabora económicamente con tus gastos, tu madre ha de encargarse sola de
ello.
— Sigo sin entender por qué dices todo eso.
— El trato… es muy sencillo. Tengo dinero, más del que puedas imaginar,
Takeshi. Y en pocas horas puedo resolver todos tus patéticos problemas
económicos.
— ¿A cambio de…? —Takeshi lo miró fijamente a los ojos, con un deje de
temor.
Miyagi sonrió.
— Chico listo. Lo que pido es algo difícil, así que podrás pensártelo con

186
Wagamama na Koi

tranquilidad y darme la respuesta.


— Suéltalo ya, joder.
— Serás mi alumno.
— ¿Eh? —Takeshi se quedó desconcertado—. ¿Tu alumno? ¿A qué te
refieres?
— Me encargaré de educarte como es debido… Podemos decir que será
como si me pertenecieses. Harás lo que yo diga, cuando yo diga y de la manera
que yo diga.
— ¿De qué coño me estás hablando? ¿Esto va en serio? —Los ojos de
Takeshi ardían en rabia—. ¿Por qué? No veo qué ganas tú con esto.
— Satisfacción personal —Miyagi volvió a calar del cigarro y a soltarlo con
lentitud—. Me has venido molestando durante unas largas semanas. Y ahora he
encontrado algo que te molesta. No pienso dejar pasar esta oportunidad.
— ¿Venganza?
— Llámalo como quieras.
Hubo una pausa de segundos, los cuales parecieron horas.
—… ¿Me besarás?
— Haré lo que me dé la gana contigo.
El corazón de Takeshi dio un vuelco y su estómago se estrujó de manera
extraña e indescriptible… ¿se estaba excitando? ¿Se estaba poniendo cachondo
de solo pensar en ser su esclavo? No podía ser posible. No. No. No podía caer
tan bajo…
— ¿Crees que podría estar con alguien que besase tan mal? —Eso, por
supuesto, era una tremenda mentira… Miyagi besaba demasiado bien… Por
desgracia para su pulso cardíaco.
— ¿Acaso tienes a alguien con quien compararme? —Inquirió Miyagi algo…
¿enojado?
— Já. Por supuesto, imbécil.
— Hablo de hombres. ¿Te ha besado algún hombre alguna vez? — Su mirada
se clavó en él, analizándolo… controlándose.
— Sí. Eso y mucho más. Los besos los dejé atrás hace tiempo. Y tú eres
seguro el peor con el que me he besado.
Takeshi se quedó analizando a Miyagi tras decir sus palabras. Éste parecía
fulminarlo con la mirada, como si quisiese matar a alguien.
— Muy bien. Tienes experiencia. Eso nos ahorrará muchos detalles —Dijo
algo más calmado.
— ¿Va en serio? —La voz de Takeshi sonó más aguda de lo normal—. ¿Vas
a… convertirme en tu esclavo?
— No te equivoques, Takeshi. Te voy a amaestrar. Eres un impertinente
maleducado. Voy a convertirte en alguien dócil… por lo menos mientras estés
conmigo.
“Mierda, mierda. Se me está poniendo dura. ¿Pero por qué, joder? ¿Por qué
me estoy poniendo duro? Dios… de solo pensar tenerlo dentro de…”
— Puedes irte a la mierda con esa apuesta tuya y metértela por el culo. Antes
me prostituyo a ser tu puto esclavo.

187
Kawano Sora

Y, sin dar tiempo a nada más, salió del salón con rapidez.
Miyagi escuchó cómo se abría la puerta de la entrada y se cerraba con un
fuerte portazo.
Volvió a soltar el humo, apagó el cigarro en el cenicero y se tumbó cansado en
el sillón.
“¿Qué acabo de hacer?…Parezco un maniático psicópata investigando a un
chiquillo de dieciséis años. Y ahora le propongo que sea mi «alumno» para
amaestrarlo. ¿Qué me está pasando? ¿Dónde he dejado mi autocontrol?

» ¿Qué me has hecho, Takeshi?”

Ahogaba los jadeos en la almohada y la mordía con fuerza. Su mano, metida


en sus calzoncillos, subía y bajaba con rapidez mientras recordaba las palabras
de Miyagi “haré lo que me dé la gana contigo”, “satisfacción personal”, “te voy
a amaestrar” “Voy a convertirte en alguien dócil”...
Su pene se endurecía todavía más cuando rememoraba sus manos fuertes en
torno a sus caderas, pegándolo a él y besándolo con fiereza. Y mientras revivía
en sus fantasías el beso suave y lento que habían comenzado a darse, se corrió;
gritando su nombre una y otra vez en la almohada de su cama
¿Qué demonios le pasaba? ¿Por qué sentía de repente que Miyagi era el centro
de todo su universo? ¿Por qué necesitaba tan urgentemente su contacto físico?
“Todo mi cuerpo parece suplicarme a gritos que me toque… Pero la cordura
me impide mover un solo dedo”
¿Debía aceptar la propuesta que Miyagi le ofrecía? ¿Debía abandonar su
orgullo y estar a su merced?
Miyagi quería venganza. Venganza por todo el tiempo que Takeshi le había
desafiado tanto en palabras como miradas.
Había jugado con fuego…
… y se había quemado.
Tan sólo él tenía el poder de decidir.
Huir….
O aceptar.

188
Wagamama na Koi

Capítulo 17 Noche en el ryokan


La noche, fresca y despejada, parecía ideal para la pequeña escapada que
habían hecho Hiroki y Shouta. En el centro de la habitación del ryokan, sobre la
mesa, tomaban la cena vestidos con unos yukatas y la habitación, aunque estaba
abierta al jardín, permanecía caliente gracias a la calefacción. Todavía no era
invierno, pero el frío de otoño comenzaba a sentirse cada vez más fuerte.
Shouta comía con timidez mientras levantaba el rostro para ver de vez en
cuando a Hiroki. Estaba ahí, no era un sueño. Y lo que habían hecho hacía dos
noches atrás tampoco había sido un sueño.
Se metió los palitos en la boca mientras, en su interior, reía como un tonto. Se
había entregado… totalmente a él. El recuerdo de lo sucedido le ruborizó las
mejillas.
— ¿Qué piensas? —Preguntó Hiroki, con un brillo travieso en sus ojos.
— Na-na-nada —Shouta apartó la mirada y tomó un poco de té caliente.
— ¿Te gusta el sitio? Es bonito ¿verdad? —Lo miró lleno de amor y Shouta
respondió al instante con una sonrisa en el rostro.
— Es precioso. Gracias, Hiroki.
Terminaron de comer en silencio, no queriendo romper el momento de
quietud que se había creado entre ellos. A veces, los silencios no significan que
no haya nada de qué hablar. A veces, simplemente, esos silencios, entre
personas que se aman, pueden significarlo todo. El silencio en realidad, está
lleno de palabras, lleno de sonidos y de susurros. Pero ese silencio solamente
existe entre aquellos que comparten algo mágico… algo único.
El viento que corría entre las hojas de los árboles, el agua que goteaba de una
rama, el sonido que hacía una rana al salpicar el charco… sus respiraciones…
sus corazones latiendo al mismo compás. El ruido de los palillos al chocar
contra los platos, el sonido de la tela de sus yukata cuando movían sus
cuerpos…
Las miradas también pueden hablar. Y esa cena estuvo llena de miradas
intensas que se comunicaban por sí solas. Miradas de amor, miradas de pasión,
miradas de cariño… o miradas cargadas de erotismo.
Ante estas últimas, el cuerpo de Shouta reaccionaba. Temblaba de pies a
cabeza y su cuerpo se erizaba. Ya conocía las miradas de Hiroki, sabía cuándo
estaba enfadado, cuando estaba irónico, cuando estaba feliz… y cuando estaba
excitado. El deseo se acumulaba según pasaba. Una empleada entró cuando
Hiroki avisó que ya habían terminado de cenar. Se llevó los platos sin hablar
mientras ellos seguían observándose.
— ¿Nos damos un baño? —Sugirió Hiroki cuando la mujer salió de la
habitación.
Shouta asintió, sin pronunciar palabra.
Llevaban puesto unos yukata blancos con adornos azul oscuro, dejando el
pecho de ambos al descubierto. Hiroki se levantó ágilmente, sin hacer ruido,
acercándose hasta Shouta. Le tendió la mano para ayudarlo a levantarse.

189
Kawano Sora

Su mano se colocó por su cintura cuando estuvo de pie, atrayéndolo hacia él y


uniendo sus labios con los suyos. Hiroki introdujo su lengua y lo saboreó hasta
el último milímetro.
— Sabes a té verde —Le dijo Shouta con picardía cuando se separaron para
respirar.
— Pronto sabré a ti.
Shouta se sonrojó ante sus palabras, y Hiroki, sin darle tiempo a nada, lo
cogió de la mano para ir hasta el ofuro privado que conectaba con su habitación.
El ryokan alquilado era precioso y carísimo, pero eso Hiroki podía permitírselo
sin ningún problema.
“Aunque… ¿hasta cuándo podrá hacerlo? —Pensó Shouta con tristeza—.
Pronto va a renunciar a todo…”
Miró la espalda de Hiroki, quien tiraba de él. ¿De verdad iban a separarse?
¿De verdad terminaría en abril?
No, no, no. No podía acabar así.
Apretó con fuerza su mano y entraron en la habitación estrecha y ahumada.
— ¡Hiroki! —Gritó Shouta cuando lo apoyó contra la pared y lo besó por el
cuello—. Ah… Hi…roki —Agarró el yukata y gimió en sus brazos.
El vapor que inundaba la habitación comenzó a pegarse en sus cuerpos
creando en ellos gotitas que se deslizaban por sus pieles semidesnudas.
— Quiero hacerte el amor. Ahora —Le susurró con voz ronca Hiroki.
Shouta gimió ante sus palabras, le encantaba escuchar a Hiroki con ese tono
de voz tan ronco y sensual… tan desesperado por tenerlo.
Las manos de él le desataron el yukata, tirándolo al suelo. Comenzó a besar y
lamer su piel, desde el cuello bajando por su clavícula, mordiéndola con
suavidad, saboreando su estómago y llegando a la entrepierna.
— ¡Ah! —Las manos de Shouta agarraron el pelo de Hiroki mientras éste,
apoyado de rodillas en el suelo, saboreaba su miembro—. Ah… ah… Hiroki.
— Me encanta que pongas esa cara —Le dijo mientras movía la mano por el
tronco de su pene. Sin dejar de mirarlo, sacó la lengua y lamió la punta, dando
vueltas y matándolo de placer. A la vez, continuaba moviendo la mano—. No
vayas a correrte ya, ¿eh?
Hiroki se quitó su propio yukata, dejando al descubierto su cuerpo atlético. El
torso estaba adornado de gotitas de vapor por las altas temperaturas del ofuro y
las vistas fueron un delirio para Shouta. Tenía tantas ganas de rozarse contra su
cuerpo…
— Tócame tú también, Shouta. Ven.
Hiroki, de rodillas en el suelo, alzó la mano, agarrando la de Shouta y lo instó
a sentarse y ponerse a su altura. Shouta se colocó delante de él, de rodillas
también, y con timidez recorrió el pecho de Hiroki con sus dedos. Se miraron
con ojos llenos de deseo. Siguió bajando la mano, despacio. Acarició su torso,
sus abdominales suaves y marcados… entonces, acercó su cabeza y lo lamió. Le
lamió la piel con lujuria. Su cabeza fue bajando, bajando… y cuando llegó hasta
su entrepierna, no dudó a la hora de meterse todo el miembro en su boca.
— ¡Ah! … Shouta…

190
Wagamama na Koi

Hiroki comenzó a gemir y Shouta notó como le agarraba el pelo con las
manos. Estaba comenzando a perder el control. Sus gemidos se hacían más
roncos a medida que Shouta succionaba cada vez más profundo.
—Basta… —Le dijo mientras le echaba la cabeza hacia atrás y jadeaba—, si
seguimos así terminaremos antes de tiempo. Ven, vamos a la bañera.
Nada más entrar en el agua caliente, sus cuerpos, casi al instante, se buscaron
para sentir la piel de cada uno.
— Hiroki… no nos hemos limpiado aún. No deberíamos meternos en el
ofuro.
— Da igual… no puedo más —Lo atrajo hacia sí y lo colocó encima de sus
caderas, sus partes se rozaban. Hiroki lamió con su lengua un pezón de Shouta
y éste gimió al instante.
—…Me encanta oírte… quiero escuchar más… escucharlo todo —Dijo
mientras le acariciaba la espalda con la mano bajando despacio hasta sus nalgas.
— ¡Hiro-! —Shouta no pudo terminar de decir su nombre completo. Un grito
se había escapado de sus labios al notar el dedo de Hiroki entrar en su interior.
Se pegó más a él y las manos abrazaron su cuello.
— Eso es… gime para mí, Shouta…
Hiroki le mordió la clavícula, dejando la huella de sus dientes marcada.
—Hiroki… hah… Hiro…ki.
Deslizando los dedos de sus manos por entre los cabellos de él, Shouta besó
sus labios con pasión. En el baño, el sonido del agua al moverse hacía eco por
todos los rincones. Salpicaban al suelo, pero ni siquiera se daban cuenta de la
situación. Era puro sexo en estado natural, desesperados por tocarse y
descubrirse más todavía.
Shouta movía sus caderas anhelante de placer.
— Te he vuelto un poco pervertido ¿eh?
—…cállate… idiota…
Hiroki rio con ternura e introdujo otro dedo en su cavidad. Los dedos de
Shouta se aferraron en sus hombros, clavándole las uñas y sus gemidos se
volvieron más roncos y más altos. El agua le llegaba a Hiroki casi por encima
de su pecho, mientras que a Shouta lo tapaba hasta su ombligo. Agarrándolo
por las caderas, Hiroki lo acercó hasta su propia erección para penetrarlo.
— Voy a hacerte el amor… ¿listo?
Shouta se mordió el labio y afirmó con la cabeza. Cuando sintió como Hiroki
entraba en él, sin poder evitarlo, gimió de dolor.
— Lo siento… ¿te duele?
—…Sigue… no te preocupes…
Dolía un poco. Pero creía que el dolor del principio valía la pena por todo lo
demás. Aguantó como pudo e hizo lo que Hiroki le había aconsejado la noche
que hicieron el amor por primera vez; relajó su respiración y sus músculos… y
se abrió a él…
— Eso es, Shouta… te has acordado… —Hiroki intentaba mantener la
cordura—. Ya está dentro… eso es, relájate….
Hiroki empezó a entrar y salir despacio, esperando a que Shouta se adaptase a

191
Kawano Sora

él. Después de todo, tan sólo lo habían hecho una vez, aún no estaba
acostumbrado al tamaño de su miembro ni al dolor del comienzo. Pero los
gemidos de Shouta no se hicieron esperar y, a los pocos minutos, los dos
jóvenes estaban embriagados de placer. Las caderas de Hiroki subían y bajaban,
introduciéndose y saliendo de su cuerpo.
— ¿Te gusta?
—…Hmmm, sí… mucho… me gusta —Shouta se amarró a él con sus
piernas, pegándose y buscando unas embestidas más profundas.
Así estuvieron durante largos minutos. Metidos en una bañera un tanto
pequeña para dos, haciendo el amor pausadamente, sin prisas… como si el
mundo se hubiese parado para ellos. Hiroki no quería correr, quería ir lento…
quería que durase más tiempo. El sonido del agua se mezclaba con el de las
embestidas y con el de sus bocas que se movían al mismo compás. Shouta se
sentía pleno. Acostumbrarse a él fue muchísimo más fácil que la primera vez.
Respiraba hondo y gemía. Gemidos agudos y largos, tan diferentes de los de
Hiroki que eran bajos y roncos…
— Hiroki… —acercó su rostro al oído de él—, te quiero…ah… Hiroki…
Lo abrazó con fuerza a la vez que llegaba al orgasmo. En brazos de Hiroki,
Shouta tembló y se estremeció mientras se corría en el agua. Con su cabeza
apoyada en el hombro de él, jadeaba entre suaves espasmos.
Pero Hiroki no paró de mover su pelvis, con movimientos lentos seguía
penetrándolo para alcanzar su propio orgasmo. Fueron unos pocos segundos
más lo que tardó en gruñir y en derramar todo su líquido mientras le mordía el
cuello.
Después de unos minutos, Hiroki fue soltando el cuerpo de Shouta y éste se
dejó caer hacia abajo y quedó flotando sobre el agua. Aún seguían unidos
corporalmente, y ninguno de ellos quería separarse.
En ese momento… eran un solo cuerpo.
Y un solo corazón.

Calentitos y ocultos bajo unos acolchados futones de invierno, Hiroki y Shouta


susurraban como si fuesen niños pequeños. Sus piernas estaban entrelazadas y
la cabeza de Shouta descansaba sobre el pecho de Hiroki. Movía sus dedos,
juguetones, sobre el pijama de éste, haciendo círculos y formas.
— Siempre he sentido… que jamás llegaré a alcanzar a mi hermano. Tendrías
que ver cómo tocaba él, parecía un auténtico artista porque… no era tanto las
notas, sino el sentimiento que ponía en la música —Confesaba Shouta en sus
brazos—. Como si… estuviese viva.
— Mira, Shouta… yo no sé de música pero puedo asegurarte que lo que
escuché en tu habitación fue algo realmente precioso. Te lo juro —Le prometió
Hiroki muy en serio.
Shouta sonrió.
— Mi madre decía siempre eso… que era precioso. “Eres precioso, Shouta. Y

192
Wagamama na Koi

tu manera de tocar el piano es tan preciosa como tú”. Yo no es que pensase


que me estuviese mintiendo… pero creía que me lo decía porque me quería.
Hiroki notó como Shouta dejaba de hacer circulitos en su piel y pasó a agarrar
con fuerza la tela de su camisa.
— La debes de echar mucho de menos.
— Sí. Mucho…
La respiración de Shouta se había acelerado.
— Shouta… si no quieres hablar de esto no tienes por qué hacerlo…
Él negó con la cabeza.
— ¿No? ¿No quieres hablar? —Intentó descifrar Hiroki.
Él volvió a negar con la cabeza y apretó con más fuerza la mano. Escondió el
rostro en su pecho y comenzó a llorar con suavidad.
—Ey, ey… Shouta… —Le acarició la cabeza—. Tranquilo… no pasa nada…
Hiroki notaba como Shouta se aferraba a él y sentía su dolor por cada fibra de
su cuerpo.
— Tú… tú dices que no…Hiroki… —dijo entre el llanto—, pero, todo fue
por mi culpa… —Siguió llorando desconsoladamente en su pecho.
—Shouta, no. No. Basta. —Hiroki deslizó su cuerpo para sentarse sobre el
futón y coger entre sus manos el rostro lloroso de Shouta.
No quería ver a su pequeño príncipe llorar. No podía verlo así.
— No digas esas cosas. Tú no puedes tener culpa de nada ¿me oyes?
Él agarró delicadamente el borde de su yukata y bajó su rostro.
— Quiero contártelo —Dijo en un susurro.
— ¿Contármelo? ¿El qué? ¿Cómo murió? —El corazón de Hiroki dio un
vuelco. ¿Estaba preparado para oír la verdad? ¿Esa verdad que durante todo ese
tiempo jamás le había dicho?
Por unos momentos, la tentación de decirle “no me lo digas” pasó por su
mente… tenía miedo de lo que Shouta pudiese decir. ¿Qué había pasado para
que después de siete años estuviese tan afectado? ¿Por qué se culpaba a sí
mismo?
— Sí. Necesito que lo sepas. Tienes que saberlo. Pero —Shouta hizo una
pausa como sopesando las palabras—, esto… ya sé que no se lo vas a decir a
nadie, pero… es en serio, Hiroki… no es algo… que sepa nadie más. Sólo los
que estuvimos aquella noche sabemos la verdad y… si dices algo… —Lo miró
a la cara con sus ojos enrojecidos—, si dices algo sobre esa verdad… podría ser
un terrible desastre ¿me entiendes?
— Shouta, no voy a decir nada. No por eso que me estás diciendo, sino
porque no voy a traicionarte. Nunca. Jamás se me ocurriría decir algo sobre lo
que me vas a contar.
—Es algo… ilegal. Algo que no sabe la policía y que mantenemos oculto.
Hiroki tragó saliva. ¿Era un tema tan serio? ¿Qué había pasado?
— ¿Ilegal? ¿Le ocultaron información a la policía? —“Oh Dios, esto es
demasiado para un crío como yo… ¿Qué coño pasó?”
— Mi madre… —respiro hondo—, prácticamente fue asesinada.
Los ojos de Hiroki no parpadeaban. Observaban fijamente el rostro impasible

193
Kawano Sora

de Shouta, que volvía al pasado.


— ¿Prácticamente? ¿Eso qué significa?
— Lo que se contó a la policía… fue una soberana mentira. Nunca dijimos la
verdad sobre cómo murió —Shouta apartó la mirada—. Yo tenía tan sólo
nueve años… sin embargo lo recuerdo como si fuese ayer… Todo. Cada
detalle se grabó en mi memoria de esa terrible noche. Cada… maldito…
detalle.
De repente, los ojos de Shouta estaban vacíos y de ellos emanaba una tristeza
terrible. Hiroki se preparó mentalmente para escuchar la historia.
No había marcha atrás.

194
Wagamama na Koi

Capítulo 18 Visita Inesperada


Miyagi se miraba con pesadez en el pequeño espejo de su baño; la imagen
reflejada era la de un hombre totalmente cabreado. “Si al final Takeshi va a
tener razón y en verdad soy un amargado —pensó mientras pasaba una mano
por su incipiente barba—. Pero por Dios, cómo odio madrugar.”
Se mojó la cara con agua fría y procedió a untar su rostro con el gel de afeitar.
Luego cogió la cuchilla y la pasó con lentitud por la poca barba que le salía. Sus
ojos estaban cansados, reflejando su estado de adormilamiento. Alzó el cuello
hacia arriba y terminó de afeitarse asegurándose de que no quedase ningún
resquicio de barba en su piel.
Colocó la cuchilla de nuevo en su sitio: un vaso —negro— que había sobre el
lavabo. Después se volvió a enjuagar la cara y se secó con una toalla —negra—
que se encontraba perfectamente colgada sobre un tubo pegado a la pared.
Se quitó el pijama — ¿de qué color? Negro— y lo dejó doblado sobre la cesta
de la ropa sucia. Abrió las puertas de su placa de ducha y se introdujo dentro.
El agua comenzó a resbalar por su cuerpo. Le recordó a la mañana en el hotel,
donde se había tocado mientras pensaba en Takeshi… Jamás hubiese
imaginado el final de ese día… el beso sobre la mesa, la furia de ambos, el odio,
la atracción… y el trato.
Desde la primera vez que lo había visto, había comenzado a investigarlo. Su
lema siempre había sido: conoce hasta el mínimo detalle de los demás para
ganar la batalla. Por lo menos, así le había funcionado en tema de negocios. Era
la primera vez que investigaba a alguien por capricho personal.
Le había sorprendido descubrir que era hijo del empresario Matsumoto, pues
no lo veía como un niño educado para tal familia y mucho menos para tal cargo
hereditario. Conocía a su padre por cuestiones de trabajo y, aunque sabía que
tenía un hijo, jamás habría podido imaginar que ese hijo fuera Takeshi.
Sin embargo, luego descubrió que el padre no tenía casi contacto alguno con
él y que, además, no gozaba de los beneficios económicos que la empresa
recibía. Por un momento, Miyagi envidió la libertad que le ofrecían…
Supuso que de ahí provenía su mal carácter; no había tenido una figura
masculina que le hubiese educado correctamente. Su madre se había encargado
de criarlo sola y, casi podía afirmarlo, lo había mimado demasiado. Tan sólo
bastaba una simple mirada a su comportamiento para saber en qué
circunstancias había sido educado: sin disciplina alguna. Cero normas.
Fue fácil tener acceso a información privada sobre su unidad familiar y
descubrir en la situación económica que se encontraban su madre y la pareja de
ésta.
Sin embargo, ¿qué demonio oscuro se había apoderado de él para decir
aquella barbaridad la noche anterior? Miyagi había fantaseado con domarlo bajo
sus manos, con tener su cuerpo entero estremeciéndolo de placer… había
ideado maneras para retenerlo a su lado, una de ellas el chantaje económico.
Pero… ¡no pensaba llevarlo a la práctica!

195
Kawano Sora

El beso que habían compartido sobre la mesa había sido… tan… erótico.
Miyagi no era un inocente en esos temas, algunas mujeres habían compartido la
cama de un hotel con él y se entregaban sumisas ante sus órdenes. “Haz esto,
haz lo otro”, ninguna ponía resistencia. Pero Takeshi era tan diferente a todo lo
que había conocido. Porque incluso sus propios empleados, aun siendo
hombres, lo obedecían sin rechistar…
… Aunque Miyagi sabía que no era respeto… era temor.
“Takeshi no me teme. ¿Por qué no lo hace? ¿Por qué no se aleja de mí?”
Frotó el pelo con las manos bajo la ducha quitándose los últimos restos de
jabón. Se colocó sobre la alfombra, cogió una toalla colgada en la pared, justo a
su lado, y se secó el cuerpo con rapidez. Volvió a colgar la toalla en su sitio, con
meticulosidad y asegurándose de que estaba en los centímetros correctos. Antes
de salir del cuarto de baño, cogió otra toalla un poco más pequeña y se la
colocó por el pelo para que se fuese secando.
Se dirigió hasta su cuarto desnudo. Era extraño no despertarse con el sonido
del piano de su hermano pequeño. Shouta se levantaba una hora antes cada día
para practicar. Pero si todo iba bien, dentro de unos meses volverían a Tokyo
para que él comenzase seriamente sus estudios de piano. Miyagi no tenía duda
alguna de que lo haría fantástico y que, probablemente, ganaría más de una
audición. “Si tan sólo confiase más en sus capacidades…”.
Abrió el armario y sacó el traje para trabajar: una camisa negra, pantalones
lisos negros a conjunto con una chaqueta y, por supuesto, su corbata negra, la
cual ajustó milimétricamente frente a un tocador.
Con sus manos restregó la toalla por sus cabellos para secarlo por completo.
Volvió al baño, colgó la toalla en su mismo sitio y se colocó frente al espejo.
Extrajo un peine pequeño guardado en uno de los cajones bajo el lavabo y se
peinó con pulcritud.
Por último, se lavó los dientes, se enjuagó la boca y volvió a ajustarse la
corbata.
Antes de salir de casa, como cada mañana, fue hasta la cocina y tomó su
pastilla.
“Perfecto. Ya está todo”.
Salió por la puerta con aire majestuoso.
Así era el día a día de Miyagi Ryutaro.

— ¡Cariño, come algo antes de salir! —Gritó su madre desde la cocina.


— ¡Ya me compraré algo en el instituto! —Takeshi metió el dedo por detrás
del zapato para encajarlo bien y salió corriendo dando un portazo tras de sí.
De nuevo iba a llegar tarde.
Por el camino intentó dar forma a su pelo con las manos, aplastando como
podía los mechones que se empeñaban en crecer verticalmente, pero desistió a
los pocos segundos, eran tan rebeldes como él mismo. La corbata de su
uniforme estaba hecha un desastre y parte de su camisa sobresalía por el

196
Wagamama na Koi

pantalón.
Corrió por las calles estrechas y sonrió; le encantaba empezar un nuevo día.
Era sábado, pero quedaba poco para el festival cultural así que los alumnos
habían comenzado a quedar en el colegio para organizarlo todo. Su clase haría
una obra de teatro, y Takeshi se encargaría del diseño escenográfico y de los
personajes. Se le daba bien tanto el dibujo técnico como el artístico y había
aceptado encantado la propuesta de su clase. Además, no le importaba ir al
colegio algún que otro sábado de más; después de todo, en su vida no había
nada más interesante…
…¿O sí?
Su pulso se aceleró al pensar en el trato que le había ofrecido Miyagi. ¿Y si
aceptaba? ¿Qué consecuencias traería aceptar algo así?
“Estaré a su merced. Tendré que hacer todo lo que él me diga… ¿podré
soportarlo?”.
Aceleró aún más el paso para despejarse y, sobre todo, para no llegar tarde.

— ¡Takeshi! Ya era hora —Minami lo miró cabreada. Encima de las mesas ya


tenían papeles sueltos y parecía que llevaban un rato trabajando.
— Me quedé dormido. Lo siento — Se sentó al lado de ella y acercó la boca a
su oído—. Ya sé quién es el enamorado de Shouta. Ya no puedes engañarme
—Dijo en un susurro.
Ella giró su rostro sorprendida.
— ¿En serio? —Dijo también en voz baja—. No pienso decirte nada, capaz
de que es una trampa para que me lo saques.
Takeshi se rio con disimulo.
— No te lo preguntaré, tranquila. Ya lo sé.
Minami se dio la vuelta, mirándolo de reojo, analizando su rostro para ver si
mentía o no.
— Dios, es en serio que lo sabes.
— ¿Acaso sabes cuándo miento y cuándo no?
— Por supuesto, Takeshi. Eso es obvio para mí —Le sonrió y se levantó de
su asiento. Era hora de ponerse manos a la obra.

Saori esperaba impaciente la llegada de su amado vicepresidente Miyagi.


Estaba sentada en su escritorio, dibujando formas con un lápiz en su cuaderno.
Empezó a apuntar las cosas que le gustaban de Miyagi. “Es paciente. Se levanta
con buen humor. Es carismático. Es divertido. Tiene humor, es románt—”
—Saori, infórmame —Justo en ese momento, Miyagi entraba por la puerta
del departamento de Dirección. Saori se levantó como un resorte, cerró el
cuaderno con rapidez y cogió el informe diario.
— ¿Lo comentamos en su despacho, vicepresidente? —Preguntó con voz

197
Kawano Sora

dulce.
— No. Déjamelo. Me encargó yo —Saori, cabreada por negarle la
oportunidad de pasar tiempo con él a solas, entregó la hoja casi con dolor—.
Gracias.
Sin más, Miyagi dio la vuelta, fue hasta su propio despacho al final de la
sección y cerró la puerta.
Saori volvió a sentarse en su sitio, frustrada. Abrió el pequeño cuadernito,
arrancó la hoja y la guardó en su cartera. Tan sólo tenía que esperar. Ella sabía
que Miyagi estaba enamorado, pero su posición social le impedía ser demasiado
abierto con el tema, por ello Saori era paciente…
Abrió un nuevo documento y se puso a trabajar en la redacción del próximo
informe. Sin embargo, fue abruptamente interrumpida por una llamada
telefónica.
— Yoshiko Saori, ¿qué desea?
— Saori, aquí hay alguien que dice tener cita con el vicepresidente. ¿Lo dejo
pasar?
— Ah, Yumi, espera… déjame mirar… —Saori miró el horario de citas de
Miyagi.
— Mmm, son las 14:30… ha estado toda la mañana fuera con reuniones y su
próxima cita es a las cinco menos veinte. No. No tiene a nadie.
— Gracias —Saori escuchó cómo le decía al sujeto que no tenía concertada
ninguna cita. No pudo oír lo que decía la otra persona—. Dios, no se da por
vencido. Está empeñado. Creo que voy a llamar a seguridad… —le susurró
desde teléfono—, no tiene muy buenas pintas. Además, es estudiante… ¡Oye,
tú! ¿Qué haces? —Gritó Yumi repentinamente—. Saori, te cuelgo, ¡acaba de
meterse en el ascensor! —añadió con voz nerviosa—. ¡Seguridad!
Saori se quedó con el teléfono en la mano aún confundida. ¿Qué demonios
había pasado? Se encogió de hombros, despreocupado, y tras colgar siguió con
el informe. De vez en cuando echaba miradas al chat de la empresa para ver en
qué momento Miyagi se conectaba. Por lo general, la mensajería que recibía era
de trabajo… pero la cuestión era que se enviaban mensajes, ¿no?
Justo cuando llevaba tan solo unos breves minutos concentrada, entró en el
piso un joven de aspecto un tanto cuestionable y con uniforme escolar. “Oh
Dios, el chico que me dijo Yumi”. Se levantó rápido para ponerse frente a él.
— Perdona, siento comunicarte que tendrás que abandonar el lugar —
“¿Dónde se han metido los de Seguridad?” pensó Saori desesperada—. Ahora
mismo el señor vicepresidente no está disponible.
El joven la miró con desprecio desde arriba, era un poco más alto que ella.
—Pfff —Sonrió irónicamente—. ¿El señor vicepresidente? —Comenzó a
reír—. Por favor, ese nombre le viene demasiado grande. Déjame pasar antes
de que te estampe contra una pared.
Saori abrió los ojos sorprendida ante el descaro y mala actitud del joven.
Tartamudeó intentando decir algunas palabras, pero no le salía nada. ¿Qué se
creía ese mocoso? ¿Estamparla contra una pared?
— ¡Ahí está!

198
Wagamama na Koi

Seguridad entraba por la puerta principal; dos guardias se dirigieron hacia


ellos.
— Por dios —El joven puso los ojos en blanco—. No hay quien se los quite
de encima.
Y justo cuando uno de los guardias fue a apresarlo, el chico se puso a correr
por el piso, huyendo.
La sección estaba dividida en mesas grandes, donde los trabajadores, sentados,
miraban la escena entre sorpresa y miedo. El laberinto formado por los
escritorios era perfecto para torear a los guardias y mientras éstos corrían
desesperados por cogerlo, el joven se reía esquivándolos.
Saori se movía de un lado a otro para ver qué hacía el rebelde. ¿Por qué eran
tan inútiles los de Seguridad? Miyagi debería deshacerse de ellos.
Entonces el joven dirigió su mirada al fondo del piso, donde se encontraba la
oficina de Miyagi y, como si supiese quién se encontraba detrás de la puerta,
salió corriendo hacia ella.
— ¡No! —Gritó uno de los guardias casi a punto de cogerle.
Pero justo cuando agarró su camisa por la nuca, el joven ya había abierto la
puerta del despacho de par en par.
Al fondo, Miyagi se levantó con rapidez de su asiento, evidentemente alterado
por el ruido y con cara de muy pocos amigos.

No se había percatado de ningún sonido ni había sospechado absolutamente


nada debido a que el despacho estaba insonorizado por completo.
— ¿Alguien me explica esta situación? —Preguntó cabreado mirando al
guardia.
— Lo-lo siento mucho, vicepresidente. Este joven se introdujo furtivamente
en la sucursal… y bueno… no hemos llegado a tiempo —Se inclinó mientras
se disculpaba.
Entonces, Miyagi se fijó en la persona que tenía el guardia en sus manos. Sus
ojos se abrieron de par en par, sorprendido… ¿emocionado?
— ¡Suéltame, joder! —Takeshi se debatía con fuerza contra los brazos del
guardia—. Hijo de puta, mamón de mierda…—Intentó, en vano, escurrirse-
¡Que me sueltes, puto gilipollas!
El guardia dio la vuelta dispuesto a irse con él.
— Por favor, necesito ayuda, Kimura-san. No puedo con él solo.
— ¡Alto! —Gritó desde el fondo Miyagi.
— ¿Perdón, señor?
Miyagi se acercó hasta la escena y centró su mirada en Takeshi.
— ¿Alguna palabrota más que se te ocurra para mis empleados?
Takeshi le miró con fuego en los ojos.
— Maricón, chupapo-
— ¡Basta! —Gritó cabreado, intimidando hasta al propio Takeshi.
— Suéltenlo. Yo me encargo.

199
Kawano Sora

— Pe-pero, señor…
— Siento mucho las molestias que ha podido causar —Los empleados
estaban un tanto confundidos con la situación y Miyagi lo comprendía. “¿Cómo
el vicepresidente podría tener algún tipo de relación con una fiera como esa?”,
estarían pensando.
Los guardias soltaron a Takeshi.
— Discúlpate —Le ordenó Miyagi.
— ¡¿Qué?! —Gritó mientras se frotaba la nuca dolorida y lo miraba con los
ojos abiertos—. ¿Estás chiflado? ¿Qué haga el qué?
Algunos empleados se habían acercado a observar la situación, atónitos.
— Ya me has oído. Discúlpate. YA.
— Joder —No había manera de desobedecer a Miyagi con ese tono de voz y
ese cabreo. Nunca lo había visto así. Se volvió a los guardias y los miró
desafiante—. Mis más sinceras disculpas —Dijo con tono sarcástico y una
sonrisa falsa pintada en su rostro.
— No me ha gustado ese tono. Ni esa cara —Miyagi tenía los brazos
cruzados y lo miraba con superioridad.
— Joder, joder —masculló cabreado por lo bajo—. Lo siento —Añadió con
el tono más neutral posible.
— Está bien. ¿Aceptan sus disculpas, Kimura-san, Takero-san?
Los guardias estaban estupefactos.
— S-sí, por supuesto.
— Claro —Dijo el otro.
— Perfecto. Ya pueden retirarse.
Y tras estas palabras, Miyagi cerró la puerta al instante, dejando dentro a su
pequeña fierecilla.

Saori estaba estupefacta… ¿qué demonios había pasado? ¿Quién era ese crío
despreciable y ruin?
Pero se veía que a Miyagi no le afectaba en absoluto… estaba tan calmado y
tranquilo… había sabido llevar la situación como el buen vicepresidente que
era.
Y es que él en sí, era perfecto.

— Vaya. No sabía que te alteraría tanto mi visita —Dijo Takeshi con tono
jocoso.
— No estoy alterado, en absoluto.
— Sí que lo estás. Por dios, mírate, en poco vas a pegar a alguien. Cualquiera
que te viera lo sabría…— Dijo mientras se sentaba en la inmensa silla negra de
Miyagi—. Vaya, que cómoda es esta mierda. Cómo se nota que eres rico —Se
puso a dar vueltas con la silla de ruedas—. No entiendo cómo estás amargado
teniendo cosas como ésta. Hasta tienes vistas a toda la ciudad —Dijo mientras

200
Wagamama na Koi

la silla rodaba y rodaba.


Ante esa muestra de descaro, el nivel de paciencia de Miyagi llegó al límite.
Detuvo la silla, lo cogió por la nuca agarrándolo por la camisa y lo arrastró
hasta el asiento de invitados.
— Tú, ahí —Dijo remarcando con fuerza las palabras, como si le hablase a un
perro.
Takeshi se frotó de nuevo la parte trasera de su cuello.
— Joder, a ver si dejan de tocarme el cuello de una vez. Me lo van a partir.
— Compórtate y nadie te hará nada —Explicó Miyagi con frialdad sentándose
en su propia silla—. Y por Dios, deja de decir palabrotas.
— Ves como sí estás cabreado… —Murmuró.
Miyagi, ignorándolo, comenzó a escribir en su ordenador. Y Takeshi
aprovechó para observar el despacho…
Igual que su casa: con la misma decoración tétrica, aburrida y fría… en
definitiva, una funeraria.
A Takeshi le entraron ganas de reír, pero recordó la causa de la visita y la risa
se escondió acobardada en sus calzoncillos.
— ¿Cómo llegaste hasta aquí? —Preguntó Miyagi intentando parecer
indiferente.
— Vaya… el “señor vicepresidente” está intrigado ¿eh?
— No estoy intrigado. Fue Shouta ¿verdad?
— Si lo sabes no preguntes, joder…
Miyagi alzó la vista al instante.
— ¿Qué? —Preguntó cabreado Takeshi.
— De nuevo otra palabrota. Eres incorregible —Le siguió un silencio
extraño; Takeshi sentado, observando todo a su alrededor, y Miyagi escribiendo
en su ordenador. Como cosa rara, no se sintieron incómodos ante la quietud.
Era como si fuese algo… natural.
— ¿Puedo echar un vistazo a tu oficina?
— Adelante. Toda tuya —Dijo Miyagi sin levantar la vista de la pantalla.
Takeshi se sorprendió ante la respuesta y aprovechando ese momento de
confianza que le había dado, se levantó a investigar la enorme estancia. Al
fondo, a su derecha, había una estantería inmensa llena de libros: de
contabilidad, economía, técnicas empresariales, derecho mercantil y un largo
etcétera.
Los dos estaban matando el tiempo, alargando el momento de preguntar el
motivo de la visita... pues sabían perfectamente sobre lo que iban hablar.
Se agachó y abrió uno de los cajones que había bajo la estantería. Tenía la
oportunidad, concedida, de mirar todo lo que quería; no iba a dejarla escapar.
Los cajones también estaban ordenados. Todo en la habitación estaba
ordenado, igual que en su casa. Pero no era ese orden normal y natural, más
bien parecía estar preparado para una sesión fotográfica. Al principio, Takeshi
incluso temía tocar las cosas del salón por si rompía esa supuesta armonía…
cosa que para él, no era armonía, sino un problema mental muy serio “Está
loco. Es un maniático”, dijo hablando consigo mismo.

201
Kawano Sora

Y entonces, dentro del cajón, encontró una cajita marrón adornada con
dibujos de flores. Era una caja cuadrada y fina. Quitó la tapa y encontró una
foto en su interior.
Supuso que serían Shouta, Miyagi y su madre. Aunque esta vez, la mujer no
tenía el pelo negro y largo, sino corto y rubio. En las fotos que había visto hasta
ahora, la madre nunca había tenido el pelo así.
— ¿Es tu madre?
Miyagi levantó la vista de su escritorio y en su mirada, aparte de sorpresa por
la pregunta, había incluso miedo. “Es cierto, nunca hemos hablado de este
tema. Siempre lo comentaba con Shouta”.
— Sí —Dijo con voz ronca antes de volver a mirar a la pantalla. ¿Qué pasaba
por su mente? ¿Qué pensaba en esos instantes? Takeshi no podía descifrarlo.
— ¿Hace cuánto fue esto? Te ves increíblemente joven —La madre, Mitsuki,
según recordaba, estaba en el centro abrazando a sus hijos. Lo que más le
sorprendió fue el rostro de Miyagi… estaba sonriendo, sonriendo de verdad.
Él nunca lo había visto así. El único rastro de sonrisa había sido la noche
anterior mientras comían.
— Hace siete años.
Takeshi pensó. ¿Siete años? Pero…
— Pero, ¿no fue hace siete años cuando...? —Se paró de golpe. “Mierda, eso
ha sido ir muy lejos en el tema.”
Miyagi se quedó en silencio. Incluso sus manos dejaron de teclear.
— Fue un poco antes de eso —Dijo simplemente.
Takeshi hizo cálculos…
— ¡No puede ser! ¡¿Tienes 24 años?!
— ¿De qué te sorprende? —Miyagi lo miró desde su asiento.
— Es… es imposible… ¡si pareces un tío de 30! Pero… si el hijo de una
amiga de mi madre tiene veintitrés y, dios, no tiene nada que ver contigo…
incluso aún está en la universidad… —Takeshi lo miraba con ojos
estupefactos… veinticuatro años… Bueno, se llevaban ocho años, que ya era
mucho, pero es que en un principio creía que tendría treinta. Tanto por la
manera de hablar, de comportarse, de trabajar… ¿ese hombre, o más bien ese
tío, había tenido juventud?
—Terminé en dos años la carrera, y a los 20 ya estaba metido en le empresa
oficialmente.
Takeshi guardó la foto en la cajita y la metió de nuevo en el cajón, cerrándolo.
Se sentó en la silla de invitados.
— Sigo sin creérmelo… —Movió la cabeza—. Por cierto ¿cuál es la empresa?
No está el nombre por ninguna parte —Preguntó intrigado.
— Esta es una sucursal privada. Para que no nos acosen los periodistas ni los
que desean trabajar en ella —Hojeaba unos papeles mientras hablaba—.
Mantenemos el anonimato.
— Vaya… así que es importante ¿eh? ¿No me vas a decir cuál es? —Le dijo
casi riendo.
— No —Abandonó la lectura y puso sus brazos cruzados sobre su pecho,

202
Wagamama na Koi

centrando su mirada en él—. Bueno, ¿me vas a decir de una vez por qué que
has venido?
Su camisa negra estaba recogida hasta los codos, enseñando parte de sus
fuertes antebrazos. Estaba puesta la calefacción en la oficina así que no hacía
falta abrigarse demasiado. El mismo Takeshi se había quitado la chaqueta nada
más había entrado en el edificio.
Ante la pregunta de Miyagi, su estómago se encogió hasta convertirse en una
pelota de pin-pon.
— Mmmm, para qué he venido… claro… Ese tema —Se estrujó sus manos
con nerviosismo y Miyagi lo observaba con una ceja levantada—. Acepto.
— ¿Qué? —Preguntó con una voz algo aguda y los ojos abiertos por
completo.
Takeshi, colorado hasta las orejas, le espetó:
— ¡No me hagas repetirlo, joder!
Un silencio repentino. El corazón de ambos latiendo a cien por hora. Si
Takeshi aceptaba, sus vidas darían un giro de ciento ochenta grados, si no más.
— De-debo suponer… que aceptas el trato del que hablamos ayer.
¿Es que Miyagi era tonto? ¿De qué si no iban a hablar?
— Es una realidad que necesito el dinero. Y si eres tan rico como dices y
puedes ofrecérmelo… me dará igual ser tu alumno o lo que coño quieres que
sea para ti.
Takeshi quería dejar claro que la razón era el dinero. Ni muerto le haría saber
que de alguna manera le intrigaba Miyagi. Mucho menos, quería que supiese
que lo excitaba.
Miyagi tosió.
— Está bien. Si realmente aceptas el trato tendrás que darme la información
de la cuenta bancaria de tu unidad familiar, la de tu madre, Sugimura o alguna
que tengan en común. Así podré hacerte el ingreso al momento.
— Sí, pero, ¿qué pasará cuando se encuentren el dinero así como así? ¿No
pensarán que es algo extraño?
¿Habían tenido alguna vez conversación más ridícula que esa?
— Tendremos que idear una razón por la que ingresarlo… —Cogió un lápiz y
comenzó a escribir en una pequeña tarjeta—. Lo primero de todo es que te
vayas de aquí y me dejes trabajar, que ya he perdido mucho tiempo contigo.
Ten, mi número de teléfono privado—Takeshi cogió la tarjeta, pero se rozaron
sin querer los dedos y en sus pieles se creó contacto eléctrico. Sus cuerpos se
tensaron al momento.
Takeshi se dio la vuelta para salir por la puerta, con el estómago embotellado
en mil mariposas.
— Takeshi —Se volvió para mirar a Miyagi, que le había llamado con esa voz
sensual y masculina—. Nos… nos vemos esta noche. Llámame a las siete. A
esa hora termino de trabajar.
Tragó saliva y asintió con la cabeza, incapaz de hablar. Tras abrir la puerta,
salió a toda prisa de la sucursal, con el corazón latiendo a mil por hora.
¡¿Había aceptado?!

203
Kawano Sora

“¿Qué acabo de hacer?”

Takeshi entraba por la puerta de su casa con el ceño fruncido y el corazón aún
intranquilo. Había aceptado hacer un trato con una de las personas más
extrañas que había conocido nunca, así como una de las primeras en las que
percibía un aura de peligro. No obstante, a pesar de que pensase muchas veces
que Miyagi era la reencarnación del mismo diablo, veía en él algo de similitud
con esos animales indefensos que se disfrazan de depredadores para evitar que
otros se acerquen a ellos.
Miyagi, además de evitar el contacto con las personas, se controlaba hasta el
extremo. ¿Por qué era de esa manera?
Abrió la puerta y dejó tirados los zapatos en la entrada.
— ¡Ya he llegado! —Gritó.
— ¡Takeshi! ¡Ven a la cocina, cariño! —Su madre parecía ilusionada, así que
decidió ir a ver qué pasaba. Al llegar a la cocina, se encontró sobre la mesa unos
pastelitos metidos en una cesta de mimbre.
— ¿No son preciosos? Los ha comprado Jiro para nosotros —Cogió uno con
las manos y le dio la vuelta, admirando la decoración.
— Él ya sabe que no me gustan las cosas dulces… no sé por qué se ha
molestado —Soltó Takeshi con desprecio.
— ¿Siempre tienes que ser así de antipático? —Su madre lo miró cabreada—.
¿No puedes intentar ser más amable?
—Ay, mamá. A estas alturas no voy a estar engañando a la gente —Cogió un
pastelito y le dio un mordisco—. No están mal. Pasables.
Era mentira; estaban deliciosos. No eran ni empalagosos, ni dulces. Tenían un
toque a limón.
— No se llama mentir, Takeshi. Se llama e.du.ca.ción —Dijo remarcando las
sílabas.
— Dios, que sí. Acabo de probarlos ¿no? —Lanzó el pastelito hacia el aire y
volvió a cogerlo—. Pues ya está, me voy.
Su madre sacudió la cabeza decepcionada, y Takeshi se dio la vuelta,
dirigiéndose hacia su habitación.
“Dios. Mira que es pesadita cuando quiere”. Se quitó la corbata del uniforme
que dejó tirada en un rincón del suelo y el abrigo lo colgó en la silla, mal
puesto. Su cuarto era un completo desastre, pero le daba igual. Lo único que le
jodía era que su madre estuviese siempre recordándole que debía recogerlo.
Sacó la tarjetita de su pantalón y, tumbado en la cama, vio el número. “Mi
número privado”, había dicho. Le había dado su número privado.
Su corazón dio un fuerte latido al recordar el contacto entre sus dedos.
“¡Joder!”
Tiró el papel al escritorio que estaba pegado a su cama y cruzando los brazos
por encima de su cabeza, se echó de espaldas en las sábanas para pensar.
“No entiendo qué pretende hacer con todo esto. Sé que le llevo molestando

204
Wagamama na Koi

durante estas semanas pero… llegar al extremo de querer «educarme» y


«controlarme» como venganza… ¿qué me hará? ¿Acaso va a obligar a que le
haga cosas? —Su cuerpo reaccionó al imaginarse haciendo «cosas extrañas» con
Miyagi—. Joder, pero ¡¿por qué cojones me pongo duro por pensar esas
mierdas?!”
Bajó la mano hasta introducirla por sus pantalones para calmar sus
necesidades. La movió con lentitud e imaginó a una preciosa chica rubia de
ojos inmensos, con pechos llenos y firmes que lo miraba con rostro perverso
mientras chupaba su pene…
… y no logró el efecto deseado.
Imaginó que se la metía duro mientras ella gritaba a cuatro patas y sus pechos
se balanceaban…
….Pero tampoco lo excitaba.
“¿Qué coño está pasando?”.
Takeshi, por probar, recordó el beso de Miyagi en su casa, sobre la mesa de
cristal con todos los objetos rotos por el suelo. Recordó las manos de él en sus
caderas, agarrándole fuerte, su lengua, su saliva, la humedad de sus bocas…
… y notó esa punzada electrizante de placer en sus partes.
Un sudor frío recorrió su cuerpo.
“Ay, no. No me jodas que ahora solo Miyagi me pone caliente”
Se levantó furioso de la cama, con su erección medio hecha todavía. Abrió
uno de los cajones de su escritorio y sacó una revista porno con tías que tenían
cuerpos de escándalo.
Tías que, hasta hacía pocos días, se la ponían dura al instante.
Miró una foto.
Nada.
Pasó página, desesperado.
Nada.
“No. No. No. Vamos, levántate pequeñín. No puedes hacerme eso, no te
bajes.”
Efectivamente, cuando terminó la revista, la erección de Takeshi había
desaparecido por completo.
— ¡¡Ahhh!! ¡¡Me cago en la puta madre que parió a ese maldito de mierda!!
¡¡Joder!! —Gritó a todo pulmón a la par que rompía la revista en pedazos.
— ¡Takeshi! —Le dijo su madre gritando también desde el piso de abajo—.
¡¿Te parecen normales esos gritos y esas palabrotas?! ¡Me has asustado!
— ¡No soy el único que está gritando! —Respondió él.
Se escucharon unos sonoros pasos subiendo las escaleras.
“Oh, no. Joder”.
Su madre abrió la puerta de golpe.
— Te juro que me tienes ¡harta!, con tus impertinencias.
Takeshi puso los ojos en blanco, acostumbrado a los arranques de ira de su
madre. Empezó a gritarle, a decirle que era un malcriado, que no hacía nada en
casa, que le contestaba mal, etcétera, etcétera…
— ¡¿Me estás escuchando?!

205
Kawano Sora

— ¿Acaso tengo los oídos tapados?


Su madre lo fulminó con la mirada.
— Dame la entrada del concierto ahora mismo.
— ¡¿QUÉ?! —Saltó del suelo donde estaba sentado.
— Lo que has oído. Dámela. YA.
— No. Oye, mamá, no puedes hacer-
— ¡Dámela!
Al final las madres tienen esa fuerza superior celestial que les ofrecen los
dioses y Takeshi, entre palabrotas, abrió el cajón de su escritorio y le dio a
regañadientes la entrada al concierto de un grupo de música al que iba a asistir
ese fin de semana.
— Ten. Puedes comértelo con los pastelitos —Le contestó Takeshi.
— Eres insoportable. Madura de una vez.
Y con la misma, su madre se dio la vuelta y cerró la puerta con un golpe
sonoro.
Takeshi le dio una patada a la silla. ¿Por qué todo tenía que salirle mal?
Encendió el ordenador y decidió dibujar un rato para olvidarse del mundo
exterior… y para olvidar unos ojos rasgados de mirada profunda que
comenzaban a volverlo loco…

Miyagi se fumaba un cigarro apoyado sobre la ventana abierta de la cocina.


Eran las nueve de la noche y Takeshi no lo había llamado. ¿Se había echado
para atrás en el trato? No le sorprendería que así fuese. Ni él mismo veía lógica
la situación.
Echó el humo y se pasó una mano por su pelo, revolviéndolo un poco.
Shouta estaba en su cuarto practicando con el piano, ajeno a los sentimientos
de su hermano mayor e inconsciente de que estaba fumando. “Si se entera
seguro que me regaña”. Sonrió imaginándoselo con su ceño fruncido. Había
pasado tanto tiempo… ¿cuándo se había hecho tan mayor?
“Genial, y encima pienso como una madre nostálgica”. Apagó el cigarro en el
cenicero; el cual escondió dentro de un cajón. Se sentó en la silla y observó
fijamente el móvil colocado sobre la mesa. Llevaba una hora mirándolo. Su
pierna comenzó a moverse con nerviosismo. “¿Por qué no llama?”
Y mientras respiraba despacio, intentando buscar un motivo a la situación, el
teléfono comenzó a vibrar. El corazón de Miyagi empezó a latir con fuerza
mientras cogía el móvil con brusquedad.
“Un número desconocido”.
Descolgó.
— ¿Sí? —Su voz sonó más aguda de lo normal y se sintió imbécil por ello.
— ¿Mi-Miyagi?
— Ah, ¿eres tú, Takeshi? —Preguntó, optando por hacerse el interesante.
— No, no soy yo, soy tu tía Mari. Mira que eres retrasado.
Miyagi apretó el puño y una arruga apareció en su frente. “Por su culpa me

206
Wagamama na Koi

haré todavía más viejo mucho antes”


— ¿Has olvidado el trato? —Le preguntó con indiferencia.
— ¿Para qué crees que te llamo? ¿Eres idiota?
— ¿Sigue en pie?
Un silencio detrás del auricular.
— S-sí.
— Pues entonces comienzan las normas. Prohibido insultarme.
— ¡¿Qué?! —Ante el grito, Miyagi apartó el móvil de su oído y dejó que
Takeshi soltase impropios. Después de todo sería su última vez. Cuando oyó
que se había calmado volvió a hablar.
— Si no cumples las normas del trato, puedo hacer todo lo contrario a lo que
hemos acordado. Es decir, si le ingreso a tu madre cierta cantidad de dinero y
no cumples con tu parte puedo quitárselo con la misma facilidad. Así que más
te vale comenzar a comportarte o saldrás perdiendo.
Miyagi sabía que Takeshi estaría cabreadísimo en esos momentos y que estaba
aguantando las ganas, no solo de insultarle, sino de tirar el teléfono al suelo y
cortar toda comunicación.
Por suerte, la necesidad del dinero era lo bastante fuerte para tenerlo atado a
él.
— Está bien. No te insultaré —Accedió Takeshi casi con un gruñido—.
Adiós.
— Espera. ¿Cuelgas ya? ¿Por qué me has llamado, entonces?
— Fuiste tú el que me lo pediste, ¿no lo recuerdas? —Cierto. Había sido
Miyagi quien se lo dijo—. Tengo sueño, te cuelgo.
— Está bi… —Takeshi colgó antes de que pudiese terminar la frase.
¿Por qué estaba decepcionado? ¿Tanto esperar para eso? Y acaso ¿qué
esperaba? ¿Qué lo llamase para quedar e ir hasta un hotel?
Miyagi se levantó de la silla y paseó un poco por la cocina, con la mano en la
barbilla. “¿Y qué hago yo con esta situación ahora? No es como si quisiera en
realidad violarlo o algo parecido. No quiero eso… pero admito que quiero
tocarlo… y… hacer cosas con él. Dios ¿cómo será tener en mis brazos a esa
fiera? ¿Cómo será oírle gemir… tocar su piel…? Quiero descubrir esa parte de
él. Y quiero… que sonría… también…”
— ¿Niichan?
Miyagi se dio la vuelta con un salto y descubrió a Shouta mirándolo desde la
puerta con intriga. Era evidente que Miyagi estaba alterado.
— ¿Es… estás bien? —Preguntó preocupado.
— ¡Sí! ¡Sí! ¡Per-perfectamente!—Fue con paso rápido hasta la puerta y pasó
un brazo por los hombros de su hermanito—. Vamos, vamos. A dormir ya
¿vale? En unos minutos estaré en la cama. A dormir.
— ¿Eh? V-vale. Buenas noches.
— ¡Buenas noches! —Gritó emocionado cerrando la puerta de la cocina,
dejando a Shouta totalmente desconcertado.

207
Kawano Sora

Su hermano mayor le había mentido y estaba clarísimo. ¿Estaba bien con esa
actitud? ¿Desde cuándo hablaba con un tono de voz tan agudo y de manera tan
efusiva? ¿Desde cuándo se ponía así de nervioso? Pero no sólo eso, llevaba ya
unos días que parecía como ido. La mirada se le iba a otro lado y siempre se
sobresaltaba cuando Shouta le preguntaba qué le pasaba.
Tumbado en su cama, sonrió. Para él, que ya era casi un experto en síntomas
de amor, estaba claro: Miyagi se estaba comenzando a enamorar.
— ¿Quién será la chica? —Fueron las últimas palabras que dijo antes de caer
rendido en un profundo sueño.

208
Wagamama na Koi

Capítulo 19 Domingo improvisado


Tratar con Takeshi era agotador. Miyagi acababa derrotado física y
mentalmente ya que era capaz de romper su rutina de un solo golpe.
“Mi adorada rutina…”, pensó con la almohada en la cara, recién levantado.
Tiró el despertador al suelo de un manotazo, cabreado. Se sentó sobre la cama
con los pies apoyados en el suelo, y se tapó el rostro con las manos. “Qué duro
es levantarse por las mañanas”.
Se quitó la camisa, quedándose tan sólo con los pantalones negros del pijama
que se ajustaban justo a su cintura. Por culpa de haber puesto la calefacción
demasiado alto, por su espalda caían gotas de sudor.
“Dios… tengo que cambiar la potencia”, pensó mientras dejaba la camisa
sudada en la cesta de la ropa sucia y se ponía una nueva muy parecida. “Me
ducharé después de comer algo”.
Al abrir la puerta del cuarto el sonido del piano de su hermano salió de su
habitación. Y sonrió cuando, al pasar frente a su puerta, lo vio tocando de
espaldas.
“Se lo ha vuelto a tomar en serio… me alegro”, pensó mientras iba hacia la
cocina. Miyagi sentía debilidad por el piano, su madre le había enseñado a
tocarlo desde muy pequeñito y, cuando sus dedos se movían sobre las teclas,
podía expresar aquellas cosas que no le salían con las palabras.
“Pero eso era hace muchos años… ya no tengo tiempo”.
Fue hasta la cocina para tomarse algo antes de salir. Por lo general desayunaba
un café en el despacho, pero los domingos disfrutaba un poco de un desayuno
abundante. Ya llevaba un buen rato leyendo el periódico y tomando su café con
leche junto con unas tostadas, cuando el sonido de unos pies bajando las
escaleras hizo eco hasta la cocina.
Shouta apareció en el umbral de la puerta vestido con unos vaqueros y una
camisa azul celeste; ya tenía puesta la bufanda, del mismo tono pero más
oscuro.
— ¿Vas a salir? —Le preguntó Miyagi con la taza de café en la mano.
— Sí. He quedado con un amigo dentro de unos minutos —Le contestó su
hermano sin mirarlo mientras buscaba desesperadamente algo por la cocina.
Abrió los cajones, se agachó, miró tras los muebles.
— ¿Qué perdiste esta vez? —Miyagi ya estaba familiarizado con esos
problemas.
Su hermano lo miró avergonzado y con expresión de arrepentimiento.
— No… no encuentro la cartera. ¡Juraría que la dejé en la entrada!
— Shouta, si tuvieses un lugar determinado para colocar las cosas, no te
pasaría siempre lo mismo —le reprendió su hermano —. ¿Necesitas dinero
para salir?
— Encontraré la cartera —le respondió él, tozudo.
Miyagi gruñó.
— Somos hermanos, puedo darte lo que quieras.

209
Kawano Sora

En respuesta, Shouta frunció el ceño.


— La encontraré.
— Está bien —Miyagi decidió utilizar un poco de psicología para la
situación—. Te presto el dinero y cuando encuentres la cartera me lo devuelves.
No querrás hacer esperar a tu amigo ¿no?
Shouta se quedó pensativo.
—…vale —Aunque dijo eso, parecía todavía reticente a aceptar el dinero
mientras Miyagi sacaba su propia cartera y se lo ofrecía.
— ¡¿20.000 yenes?! Nii-chan, no necesito tanto. Con 5.000 es más que
suficiente.
— Bah, da igual, venga. Vete a divertirte. Ya me devolverás lo que te gastes.
Al final Shouta, probablemente preocupado por la cita con su amigo, lo
aceptó y salió corriendo de la cocina. El sonido de la puerta al cerrarse hizo eco
en toda la casa y al darse cuenta que se había quedado completamente solo, fue
como si un martillo se clavase en lo más profundo de su ser.
Suspiró.
“Mi vida… es algo mierdosa”.

A veces tardaba muchísimo en ducharse. Simplemente para quedarse ahí, y


escapar de todo lo que le esperaba fuera. No era como si le desagradase su
rutina, pero algo le oprimía cada día la garganta. Era una sensación tan
asfixiante que a veces se preguntaba qué haría sin la ayuda de las pastillas.
Alzó la cabeza y dejó que el agua entrase por su boca. Bebió un poco con los
ojos cerrados. La voz de su madre advirtiéndole que no bebiese agua de los
grifos hico eco en su mente. Siempre se lo decía… “Ryu, como bebas agua del
grifo te crecerán ranas en el estómago”.
Pero Miyagi, en vez de detenerse, tragó más y más. Como si no pudiese parar
de hacerlo… aunque quizás en el fondo, no quería. Un mal trago le obligó a
toser con fuerza y susurró una palabrota a la vez que golpeaba el mármol de la
ducha. El agua seguía cayendo, insistente.
“Da igual cuánto beba… jamás va a volver a decirme que no lo haga”.
Mientras su mente divagaba en recuerdos y emociones, el timbre de su casa
sonó desde el piso de abajo, sobresaltándolo.
— Maldita sea —Se quejó mientras salía de la ducha.
Cogió la toalla y se secó por encima como pudo. Luego se la colocó por la
cintura. Abandonó el baño, pero se dio cuenta que tenía los pies mojados y que
estaba dejando huellas de agua en su camino.
— No, no. Mierda.
Volvió corriendo hasta el baño de puntillas agarrando la toalla para que no se
le cayese de la cintura. Cogió otra toalla y, con dolor por ensuciarla de esa
manera, se puso a limpiar los charcos del suelo. La tiró sobre la cesta de la ropa
sucia y se secó debidamente los pies. Pero justo cuando había dado un paso
para salir de nuevo del baño, vio que había dejado abierta la puerta de la ducha.

210
Wagamama na Koi

De nuevo hacia atrás para cerrarla.


A todo esto, el timbre seguía sonando y sonando, con insistencia.
Miyagi no tenía ninguna duda de que sería Shouta en búsqueda de las malditas
llaves que siempre olvidaba. Aunque estaba siendo más pesado que de
costumbre haciendo sonar el timbre. “Serán las prisas por la cita”, pensó a la
vez que excusaba su extraño comportamiento.
Ya tranquilo, o por lo menos un poco más relajado, bajó corriendo las
escaleras. A punto estuvo de tropezarse pero consiguió mantener el equilibrio
aferrándose a la pared con una mano.
¡La bendita puerta! ¡Había llegado por fin a la bendita puerta!
Efectivamente, las llaves de Shouta estaban en el mueble de la entrada. Las
cogió y abrió la puerta.
Pero no era Shouta.
Takeshi lo miraba desde el otro lado con su mirada indiferente.
Nervioso como estaba entre los problemas con el baño y la visita, las llaves
cayeron al suelo y, al bajar y subir para cogerlas, la toalla desapareció sutilmente
en una caída suave y lenta. Aunque de eso, Miyagi no se había dado cuenta.
— Vaya —Takeshi estaba de brazos cruzados—. No sabía que querrías
intimar tan rápido.
Creyendo que se refería a que estaba solo con una toalla, Miyagi se sonrojó del
cabreo hasta las orejas.
— ¡No te confundas, maldito chiquillo arrogan—!
Dejó de hablar cuando Takeshi subió y bajó una y otra vez los ojos, como
señalándole algo. Entonces, Miyagi notó algo de frescor en zonas que en teoría
deberían estar ocultas y un sudor frío recorrió su cuerpo.
— ¡Buenos días, Miyagi-san!
Una vieja medio chiflada vecina suya que siempre paseaba por allí, lo saludó
mientras lo miraba con entusiasmo con su carrito de la compra.
— Oh, no, no me digas que esto está pasando —Susurró mientras, con
torpeza, recogía la toalla del suelo y se la colocaba frente a sus partes.
— Bu-buenos días, Yoshidaka-san.
— ¡Qué buen día hace hoy! ¡Unas vistas estupendas! —Y tras esas palabras, la
vieja loca desapareció en el vecindario.
Miyagi, colorado a más no poder, no podía evitar apretar el puño y querer
matar a Takeshi mientras éste se reía a carcajadas tirado en el suelo.
— ¡Oh, Dios! ¡No puedo! ¡Te juro que no puedo! —Decía mientras daba
golpes con el puño en el césped—. Me muero de risa. Qué manera de perder la
dignidad tan patéticamente —Y siguió riéndose sin parar mientras la ceja de
Miyagi temblaba.
— Entra de una vez o te juro que te saco de aquí a patadas.
Takeshi apoyó una mano en el suelo y empezó a levantarse. Tenía lágrimas en
los ojos. Pero justo cuando dio el primer paso, volvió a tirarse al suelo a partirse
de risa. Miyagi, agarrando con mucho cuidado su toalla, lo cogió por el brazo y
lo arrastró hasta su casa mientras él seguía y seguía riéndose.
Cuando lo tuvo dentro, cerró de un portazo y volvió al baño sin mirar atrás.

211
Kawano Sora

Lo último que vio Takeshi fueron unas nalgas que se movían arriba y abajo,
subiendo efusivamente las escaleras, lo que le provocó otro ataque de risa.
— Lo mato. Juro que un día de estos lo mato —Susurró Miyagi antes de
cerrar la puerta del baño.

Takeshi, para despejar la mente, encendió la videoconsola del salón y se puso


a jugar mientras Miyagi terminaba de ducharse.
La visión había sido divertida a la vez que… impactante. Era la primera vez
que veía a un hombre desnudo; jamás había ido a un baño termal, nunca había
llegado a ver a su padre sin ropa y mucho menos había tenido esa oportunidad
con Sugimura. A sus amigos o a Hiroki no los contaba, porque tenían todos su
misma edad o parecida y los cuerpos aún estaban desarrollándose. Y el porno
tampoco valía porque no era real. Así que ver a Miyagi en todo su estado
natural… había sido como si le hubiesen echado un cubo de agua con hielo por
todo el cuerpo, petrificándolo y quemándolo a la vez.
Por suerte, la vieja loca había conseguido que las risas sustituyeran a la
vergüenza. Recordaba a la señora saludándolo y la cara de Miyagi, y aún le salía
una sonrisa tonta en el rostro.
— Qué estúpido es… —Dijo entre risas.
Recordó también la primera vez que lo había visto: entrando majestuoso con
su traje y corbata, y con esa voz tan masculina. Durante los primeros días,
confesó para sí, había tenido un poco de miedo. Sin embargo, luego había
descubierto que Miyagi era perro ladrador y poco mordedor. Las tardes en su
casa le habían dado tiempo para ir descubriendo pequeñas partes de su
personalidad, y encontró un placer inusitado en molestar a esa estatua calmada
que nunca perdía los nervios.
O más bien, que nunca había perdido los nervios… pues en los dos meses
que llevaban viéndose, Miyagi jamás se había alterado.
Jamás.
Apretó con insistencia el botón para ultimar la partida. “GAME OVER”
apareció en la pantalla y Takeshi se dejó caer hacia atrás, tumbándose en la
alfombra negra.
Casi nunca perdía a ese juego… pero supuso que pensar en Miyagi le crispaba
los nervios. Alzó la cabeza y miró por la puerta del salón, desde donde se veían
las escaleras. Entonces, una idea traviesa apareció por su mente a causa del
aburrimiento. Sonrió y se sintió como un niño pequeño a punto de pintar la
pared con rotuladores.
“Vamos a molestar al imperturbable Miyagi… no puede mantener la calma
siempre”. Se levantó de un salto y caminó a pasó rápido hacia las escaleras, las
cuales comenzó a subir lentamente y sin hacer ruido.
Sus dedos acariciaban el pasamanos; sus pies descalzos, con calcetines, casi no
producían sonido. Poco a poco, y debido al silencio, el murmullo del agua al
caer comenzó a resonar por la casa y los latidos de Takeshi se pusieron en

212
Wagamama na Koi

marcha.
“Ya verás que susto le doy al cabrón. Se lo merece” Pensó mientras subía los
últimos peldaños y comenzaba a caminar por el pasillo estrecho. El baño estaba
muy cerca de las escaleras, a la izquierda, justo en frente del de Shouta.
Por suerte, Takeshi se fijó en que la manilla era redonda, de manera que no se
podía ver que se estaba abriendo por el otro lado. Con el corazón en un puño,
la empezó a girar levemente, con cuidado.
Empujó un poco la puerta mientras el sonido del agua caer seguía con su
murmullo, cada vez más fuerte, más fuerte, igual de fuertes que los latidos de su
corazón.
Sacó primero la cabeza, para no delatarse por completo. Encontró que Miyagi
le daba la espalda pues la placa de la ducha estaba frente a Takeshi, en una
esquina. El vaho impedía verlo con nitidez pero al parecer estaba restregándose
la cabeza.
Dejando la puerta medio abierta, se introdujo en la habitación vaporizada y
fue de puntillas, acercándose poco a poco. La excitación se mezclaba con el
miedo de ser descubierto. ¿Se imaginaba Miyagi que algo así iba a pasar? ¿Sabría
que tendría a Takeshi a dos metros de él, a punto de meterse en la ducha?
Aguantando la respiración, Takeshi ultimó los pocos centímetros que le
quedaban para llegar hasta donde él estaba. Miyagi ni siquiera se daba cuenta
todavía que la mano de Takeshi ya estaba colocada sobre la apertura de la
ducha. No tenía cortinas, era de esas duchas modernas: grandes y encristaladas.
Takeshi podría ser visto fácilmente si tan sólo Miyagi girase unos centímetros la
cabeza, pero sus ojos estaban cerrados…
Entonces, con los dedos introducidos en la apertura de la puerta corredera, la
abrió de golpe.
Takeshi deseó en ese momento no haberse metido nunca en el cuarto de
baño, ni habérsele ocurrido semejante estupidez. Queriendo asustar a Miyagi, al
final el susto se lo había llevado él.
En un segundo se vio apresado fuertemente con una mano al cuello y
apoyado contra la pared de la ducha, con el agua cayéndole justo en su cabeza.
Sus ropas se empaparon al instante, y su rostro enrojeció a causa de la falta de
aire.
— M… Miya…
Fueron breves segundos. Al instante la mano que apretaba su cuello calmó la
presión, y poco después la soltó por completo. No fue hasta ese momento que
Takeshi se dio cuenta que Miyagi lo había alzado cinco centímetros sobre el
suelo.
Se mareó un poco cuando lo liberó y cayó sobre la placa de la ducha.
— Hahhh, ahh, hahh… —comenzó a jadear y a respirar con dificultad. Ni
siquiera le daba tiempo a pensar que tenía en frente a Miyagi completamente
desnudo de nuevo, estaba acojonado pensando que podría haberse quedado sin
respiración.
— ¡No vuelvas a hacer eso nunca más! ¿Me oyes? ¡NUNCA! — Miyagi estaba
muy alterado.

213
Kawano Sora

— Lo-lo… siento… —Tosió—. No sabía que te pondrías así.


— ¿¡Y cómo coño quieres que me ponga!? —Se pasó la mano por sus
cabellos mojados. La ducha era grande, cabían los dos perfectamente. Takeshi
seguía sentado bajo el chorro de agua y Miyagi estaba de pie frente a él—.
¿¡Aparece un tío justo a centímetros de mi cara, abriendo la puerta de mi ducha
de golpe, y pretendes que le salude con una sonrisa!? ¿Dónde tienes a veces el
cerebro?
— ¡Ya te he dicho que lo siento! —Takeshi estaba furioso. Se había llevado
un susto de muerte—. ¡Lo normal es que la gente grite y luego se ría! ¡Jamás se
me habría ocurrido pensar que casi podrías matarme! —El rostro de Miyagi se
ensombreció. Y por un momento, Takeshi se sintió totalmente culpable—.
Oye… lo… lo siento de veras. Te lo juro.
Jamás había pedido disculpas por propia voluntad. Pero en esos momentos,
algo más fuerte que su estúpido orgullo lo había obligado a hacerlo.
Se levantó apoyando su mano en la pared de la ducha, aún se encontraba un
poco mareado y dolorido, pero pudo mantenerse en pie. Sobre su cuerpo, el
agua seguía cayendo a chorros. Entonces su mirada recorrió de soslayo el
cuerpo de Miyagi. Se deleitó en su pecho ligeramente marcado, en su estómago,
sus brazos fuertes…
Giró la cabeza rápido cuando llegó a la zona prohibida. La había visto
minutos atrás, pero las circunstancias habían sido diferentes.
Ahora estaban solos. En un baño.
Puso un pie fuera de la placa de ducha pero al momento Miyagi lo detuvo y lo
volvió a meter dentro.
— ¿Q-q-qué?
— ¿Crees que puedes hacer eso y largarte sin más? —Lo hizo apoyarse contra
la pared.
— La… la ropa…
— Más mojada de lo que ya está no va a estar. Pero bueno… si quieres
puedes quitártela, ¿te parece? —Miyagi le sonrió. Una sonrisa que daba miedo.
— A-apártate.
Takeshi volvió en sí e intentó salir de la ducha, pero Miyagi se interpuso
delante de él, lo sujetó por las muñecas con una mano por encima de su cabeza
y, apoyándolo de nuevo contra la pared, lo dejó inmóvil.
— No, no, no —Dijo con rapidez, como quien riñe a un niño pequeño.
— No seas imbécil, Miyagi —Takeshi se removió como pudo para
escabullirse—. Déjate de bromas.
— Habíamos quedado en que no me insultarías —Pegó su cuerpo desnudo
más al de él—. ¿Verdad? —Susurró en su oído.
La sensación de estar atrapado, de ser una presa, logró el efecto contrario al
que deseaba, y pronto su cuerpo respondió al contacto de su cercanía.
— Te conozco lo suficiente ya, Takeshi. ¿Qué pasaría si la persona que más
odias te pudiera dar placer? —Se acercó de nuevo a su oído—. ¿Y si hago que
te corras? ¿Crees que puedo hacerlo? De todas maneras, ya lo has hecho con
otros tíos… ¿no?

214
Wagamama na Koi

El corazón de Takeshi se disparó ante sus palabras. Se debatió como pudo


pero la fuerza de Miyagi era muy superior a la suya. “Es mentira, imbécil —
quería gritarle—, nunca me ha tocado ningún otro tío”. Pero no iba a perder el
orgullo de esa manera.
— ¡Basta, Miyagi! Esto no me está gustando nada…
— ¿Y crees que a mí me gusta que me den sustos como el que me acabas de
dar? ¿O que digas que tenía intención de matarte?
— ¡Ya me disculpé, joder! —Dijo casi entre lágrimas.
— Sí. En ese sentido te felicito, has mejorado. Pero mereces un pequeño
castigo, ¿no te parece justo?
—… no… —siguió haciendo fuerza—. No me… parece justo.
La mano de Miyagi se paró en su estómago, sobre la tela empapada por
completo. La movió, acariciando todo su vientre y Takeshi gimió en respuesta
al contacto. Cuando levantó la mirada, se encontró con los ojos profundos y
rasgados de Miyagi, observándolo. Esos ojos lo pusieron aún más nervioso.
—Deja de mirarme —le dijo Takeshi casi en un susurro.
—No. Quiero ver cómo se pondrá tu cara cuando te corras —respondió
Miyagi en el mismo tono.
— Ng… —A Takeshi lo consumían los nervios. “Esto no puede estar
pasando, no puede estar pasando”, era en lo único que podía pensar. Los dedos
de Miyagi desabrocharon el pantalón vaquero. Dos botones. Y por cada botón,
los latidos aumentaron de velocidad. Takeshi estaba en un dilema, si miraba
abajo, se encontraba con la entrepierna de Miyagi, si miraba arriba, con su
mirada ardiente.
Decidió apartar la vista hacia uno de los lados. Pero eso fue peor, porque no
pudo prever como Miyagi acercaba su rostro hasta el suyo, robándole un beso
sin permiso ninguno.
Al principio sus labios se rozaron con timidez, como sopesando la situación.
Con miedo de avanzar, pero a la vez con temor de no hacerlo. Porque ambos
sabían que, bajo esa capa de rechazo, había deseo. Un deseo que ninguno podía
controlar.
Las gotas cayendo hacían un ruido estremecedor y la sensación de la ropa
mojada sobre su cuerpo, con los botones desabrochados y los labios de Miyagi
sobre los suyos le hicieron perder el control. Cerró los ojos, dejándose llevar
por el contacto. La lengua de Miyagi entró con suavidad por su boca y, esta vez,
Takeshi no opuso resistencia.
En aquellos momentos, había algo más fuerte que la razón, que la lógica o el
orgullo. Algo más fuerte que los incitaba a dejarse llevar y seguir simplemente el
camino que deseaban sus cuerpos. Así que Takeshi introdujo también su lengua
y movió sus labios con desespero. Pequeñas mordidas se escapaban sin querer,
por parte de uno y del otro. Sintió el fuerte deseo de tocarlo, de sentir su
contacto. Pero sus manos apresadas sobre su cabeza impidieron hacer su
fantasía realidad. La mano libre de Miyagi volvió a recorrer su estómago, pero
esta vez no se detuvo en la caricia, sino que siguió bajando, y bajando, hasta
introducirse por su ropa interior.

215
Kawano Sora

Takeshi abrió los ojos y su lógica regresó de improvisto. Pero nada podía
hacer. De sus labios solamente salían gemidos, intentaba separarse de él, pero
era imposible. La boca de Miyagi lo apresaba, y cuanto más se resistía Takeshi,
más fuerte lo sujetaba Miyagi.
La mano de Miyagi sostuvo su erección y las piernas de Takeshi se
tambalearon. Miyagi apartó sus labios para coger aire y Takeshi aprovechó para
soltar los gemidos que se habían escondido en su garganta. Necesitaba agarrar a
Miyagi y sostenerse en él, estaba perdiendo la conciencia…
Se estaba excitando demasiado con esa mano dentro de sus calzoncillos.
— ¿Vas a correrte tan rápido?
— Dé… hah… déjalo ya —suplicó.
Pero los labios de Miyagi se torcieron en una sonrisa sarcástica.
— Te has metido con un terrible enemigo, Takeshi —Apretó con más fuerza
la mano y Takeshi alzó las caderas a la par que un grito de escapaba de su
boca—. Pero, yo sé cómo vencerte. Y es desgarrando ese maldito orgullo que
te pinta la cara todo el tiempo — Se acercó a su cuello y lo mordió sutilmente,
Takeshi arqueó su cuerpo—. Recordarás esto, tenlo claro.
Miyagi dejó de apresar sus manos e instintivamente y para no perder el
equilibrio, Takeshi se sostuvo sujetándose en los hombros de él. Al quedar su
cabeza inclinada hacia abajo, vio su erección. “Miyagi… también está
excitado…” pensó mientras gemía. No podía dejar de mirar el miembro erecto
de Miyagi. Se movía al compás de los movimientos de su mano, que aumentaba
cada vez más la velocidad y por consecuencia, los gemidos de Takeshi crecían
también.
¿Por qué Miyagi estaba sintiendo placer?
Quería tocarlo. Quería tocarlo tanto…
— ¿Qué haces? —Preguntó con voz ronca Miyagi cuando Takeshi agarró su
miembro.
Éste le sonrió, su sonrisa característica tan condenadamente egocéntrica y
engreída.
— Venganza —Mintió para no revelar sus verdaderos deseos.
Takeshi movió la mano a lo largo del inmenso pene erecto de Miyagi. Sintió el
calor que emanaba de él, sintió como aumentaba un poco más su grosor debido
a la excitación. Miyagi no se lo impidió, así que Takeshi comenzó su venganza
masturbando a Miyagi, mientras él también seguía haciéndoselo a la vez.
Alzó la vista, esperando ver a un imperturbable Miyagi, con su rostro odioso.
Pero el retrato fue algo diferente: sus ojos estaban cerrados, con una mano
estirada hacia delante que se apoyaba en la pared de la ducha para no perder el
equilibrio y de su boca, entreabierta, se escapaban gemidos roncos. La ducha
seguía empapándolos, caían chorros de agua por su torso desnudo.
Miyagi abrió los ojos repentinamente, pillándolo en su examen visual.
— ¿Quién se correrá primero? —Le preguntó con voz sensual y una media
sonrisa en el rostro.
— Cállate… cabrón…
— Castigado.

216
Wagamama na Koi

— ¿Qué? —Preguntó, intrigado, Takeshi.


— Me has insultado.
Miyagi le sujetó la mano que hasta hacía un momento lo estaba masturbando,
y volvió a inmovilizarle colocándole las manos sobre su cabeza.
— ¡ERES UN PUTO TRAMPOSO!
— Vaya… parece que quieres otro castigo…
Se colocó de rodillas y las manos de Takeshi quedaron a la altura de su propio
ombligo, aún sujetas por Miyagi alrededor de sus muñecas.
— ¿Qué vas a hacer? —Le dijo Takeshi con miedo.
— Haré que te corras en menos de un minuto.
— No. No lo conseguirás.
— Sí.
La cabeza de Miyagi se acercó hasta su entrepierna y se introdujo en la boca
todo el miembro de Takeshi. Inmediatamente un gemido de placer hizo eco en
toda la habitación.
Aunque no podía mover las manos, encontró que, al estar Miyagi de rodillas,
la altura de sus dedos era la misma que la de su pelo y pudo sujetárselo con
fuerza para intentar apartarlo.
— Quítate… joder…
Era un esfuerzo inútil.
El pene de Takeshi entraba y salía de su boca. En pocos segundos Miyagi
aumentó la velocidad. Para la tarea de hacerle llegar al orgasmo en menos de un
minuto, tuvo que soltar las muñecas de Takeshi y éste pudo sujetar más fuerte
el pelo de Miyagi, pero esta vez, no para detenerlo.
“Mierda… me está gustando…”
La boca de Miyagi chupaba con fuerza y la mano libre que le quedaba
comenzó a acariciar el interior de su muslo, subiéndola y bajándola.
Quizás fueron dos minutos, puede que tres; lo importante es que Miyagi llevó
a cabo su objetivo y al momento, su boca se llenó del líquido de Takeshi y
comenzó a tragar a medida que se corría y temblaba en espasmos. Takeshi,
sujetando con fuerza los cabellos de Miyagi, gemía sin poder parar.
Sus piernas temblaron y cayó al suelo de rodillas cuando el clímax finalizó.
Por un momento incluso creyó quedarse sordo, pues un pitido agudo había
sacudido sus oídos. Entonces los sonidos comenzaron de nuevo: el chorro del
agua, sus respiraciones, las gotitas que rebotaban contra el cristal, sus propios
jadeos…
Miyagi se sentó, apoyándose en la puerta de la mampara, frente a él. El
espacio no era tan grande, así que sus piernas se enredaban. Los dos respiraban
con dificultad.
— ¿Va en serio? ¿Te lo acabas de tragar?
— ¿Y qué querías? ¿Qué lo escupiera?
— Es asqueroso.
— Vaya. ¿Los tíos con los que lo hacías no se lo tragaban? —Dijo
sarcásticamente. Takeshi lo miró con arrogancia, incapaz de decir la verdad.
— No he dicho que sea asqueroso en sí —le respondió mientras sonreía—,

217
Kawano Sora

sino que porque TÚ lo has hecho ha sido asqueroso.


No hacía sino soltar mentira tras mentira. Estaba excitadísimo por lo que
Miyagi acababa de hacer; aunque se había acostado con chicas, ninguna se había
atrevido a hacer semejante cosa. Y las pocas que le habían hecho una felación
ni siquiera duraban treinta míseros segundos. En conclusión: su experiencia
sexual, aunque abundante, había sido patética.
Miyagi había vuelto a su estado “soy una piedra inmóvil y nada me afecta”, así
que lo miró impasible.
— Eres horrible… tú desfachatez no tiene límites.
— ¿¡Desfachatez!? —Le gritó Takeshi con la boca abierta—. ¿Acabas de
hacerme una puta mamada por la cara, tragándote mi semen, y me dices que mi
desfachatez no tiene límites?
Evitando entrar en la discusión, Miyagi se levantó, chocando sus piernas con
las de Takeshi torpemente.
— ¿A dónde coño vas?
— Voy a buscarte ropa seca—Le dijo con indiferencia mientras salía por la
puerta de la ducha.
Takeshi se quedó totalmente solo, tirado en la placa de la ducha y con una
sensación extraña en su cuerpo. Cuando recobró algo de sentido común, se
levantó, apoyando la mano en el cristal. “Esto cada vez va de mal en peor…
¿qué acabamos de hacer? ¿Me he toqueteado… con Miyagi?”.
Salió de la ducha y fue hasta el espejo de enfrente, donde observó su rostro.
Se aplastó con las manos sus mejillas fuertemente y las arrastró hacia abajo, por
lo que su expresión se vio como El Grito de Munch.
— ¿Qué haces? —Le preguntó Miyagi desde el umbral de la puerta.
Takeshi se sobresaltó y se quitó las manos rápido de la cara, avergonzado.
— Na-nada. Admirar mi belleza.
Miyagi lo miró con una ceja levantada. “¿Es que solo cuando le doy sustos de
muerte o se la toco expresa alguna emoción?”. Le lanzó un bulto negro que al
momento Takeshi cogió al aire.
— ¿Y esto?
— Ropa de estar por casa: una camisa de algodón, unos pantalones, unos
calcetines y unos calzoncillos —le recitó.
— ¿Todo negro? —Takeshi lo miró con curiosidad.
— ¿Algún problema? Es mi color favorito.
La seriedad con la que Miyagi dijo la última frase fue tal que Takeshi casi no
estalla a carcajadas ahí mismo. Pero se controló para evitar más problemas.
— Quítate ya esa ropa, si no, cogerás un resfriado.
— Sí, mamá.
Takeshi se quitó la camisa y la tiró al suelo. Miyagi lo miró con mala cara.
— ¿Y ahora qué pasa?
— El baño.
— ¿El baño?
— Está hecho un desastre y tú no haces más que empeorarlo. Ponte la ropa
seca de una vez y lárgate al salón. Meteré tu ropa mojada en la secadora.

218
Wagamama na Koi

Se desnudó bajo la escrutadora mirada de Miyagi. Takeshi sintió algo de


excitación cuando se puso sus calzoncillos; un cosquilleo recorrió su estómago
al saber que eran suyos y que probablemente él se los habría puesto alguna vez.
“Basta, relájate, imbécil. Solo es ropa”.
Era la primera vez que se desnudaba delante de Miyagi… pero tenía la terrible
sospecha de que no sería la última…
Cuando terminó de vestirse, salió del cuarto de baño con el rostro oculto. Por
nada del mundo querría que hubiese visto su rostro rojo de la vergüenza a
causa de tener puesta su ropa.
Eso, jamás.

Mal, mal, mal. Todo estaba saliendo mal a más no poder.


O eso era lo que pensaba Miyagi mientras restregaba fervientemente el suelo
con la fregona para dejarlo todo impecable. A parte de haber dejado el cuarto
hecho un desastre, las cosas que habían hecho él y Takeshi dentro del baño…
habían sido tan… tan excitantes…
“Dios mío. Sólo tiene dieciséis años… es un crío. ¿Por qué estoy haciendo
estas cosas con un niño?”
A los quince minutos el baño ya estaba limpio, la ropa de Takeshi en la
secadora y su cuerpo tapado momentáneamente con un chándal. Miró el reloj:
las 9:30.
Bajó corriendo las escaleras desesperado. Gracias al trauma de encontrar el
baño en tales condiciones, la erección que le había provocado Takeshi se había
bajado por completo… aunque de alguna manera, el calentón no desaparecía.
En el salón, Takeshi leía una revista sentado en el sillón. Cuando entró por la
puerta, alzó la mirada.
— Vaya —Le dijo una sonrisa sarcástica—. ¿Vamos a un funeral?
— ¿De qué estás hablando? —Le contestó Miyagi mientras recogía todos los
papeles de la mesita auxiliar y los metía en el maletín de trabajo.
— Déjalo… estás enfermo… —Susurró Takeshi cruzándose de brazos—.
¿Qué estás haciendo? ¿Te vas a trabajar?
— En realidad en estos momentos ya debería estar haciéndolo, pero has
interrumpido en mi casa no sé por qué motivo y has decidido colarte en mi
baño para entretenerte con mi pulso cardíaco.
— Añade que después me has metido mano y me has practicado una felación
—Continuó Takeshi con tono serio a la vez que jocoso—, por lo que también
algo de culpa ha sido tuya.
Miyagi no contestó. Decidió quedarse callado antes de provocar más a esa
bestia sin límites.
— Hoy es domingo ¿no? —Le preguntó Takeshi.
Miyagi se dio cuenta de que, con sus dedos, estaba jugando con la tela de la
camisa que tenía puesta… su propia camisa… ¿era consciente que estaba
haciendo eso? Porque Miyagi sí se daba cuenta.

219
Kawano Sora

Y ese detalle le puso nervioso…. ¿o excitado? Todo lo que tenía Takeshi en


esos momentos era suyo. La camisa, los pantalones, la ropa interior…
— Sí —Apartó la mirada de él para no perder los nervios.
— ¿Y aun así la empresa abre?
— La empresa no abre; pero yo voy a adelantar trabajo acumulado.
— ¿¡Va en serio!? —Alzó el tono de voz—. ¿Vas a trabajar en tus días libres?
— Cuando seas adulto y tengas responsabilidades entenderás esa parte de mí
—Cerró el maletín—. Voy a vestirme. Te quedarás aquí quietito sin molestar ni
toquetear nada. ¿De acuerdo?
— Chst… —Takeshi le giró la cara.
— Por cierto —Miyagi se dio la vuelta antes de salir—, ¿por qué has venido?
Durante unos momentos, Takeshi no respondió y continuó sin mirarlo.
— No has cumplido tu parte del trato: el dinero —Añadió—. Y ayer cuando
te llamé por la noche al final no quedamos en la excusa para ingresarlo.
— Ah, claro. E-el dinero…
Sin añadir nada más, Miyagi salió del salón para ir hasta su cuarto. Al llegar,
no se vistió al momento, sino que se tumbó en la cama para aclarar las ideas.
Takeshi estaba en lo correcto: un trato era un trato. Y si bien era cierto que la
actitud del crío no había sido correcta por completo, había aceptado y estaba
dispuesto a intentarlo. Él también debía cumplir su parte.
“¿Por qué iba a hacerlo si no es por el dinero? ¿Por amor?”. Se rio y apoyó su
antebrazo sobre sus ojos, soltando un largo suspiro. Aún seguía sin verle
sentido al trato, ni siquiera sabía qué debía hacer, cómo hacerlo, o para qué
servía…
— ¿Por qué habré soltado semejante estupidez?
Se quedó un rato así, acostado. Pero cuando vio la hora que era en su
despertador, se levantó con rapidez para ponerse en marcha. Abrió el armario y
sacó el traje del trabajo. Se estaba quitando la camisa negra de deporte cuando
escuchó que decían su nombre.
—…gi! …¡Miyagi!
Era la voz de Takeshi.
— ¿Qué demonios quiere ahora?
Salió sin camisa hasta el pasillo y lo vio bajo las escaleras. Por lo menos había
tenido la decencia de respetar su espacio vital y no subirlas. Iba mejorando.
— ¿Qué quieres?
— Ehmmm…. Bueno… —Se pasó la mano por la nuca.
— No tengo todo el día, Takeshi. ¿Quieres ir al baño o algo?
— ¡No! —Contestó avergonzándose.
— A estas alturas no deberías avergonzarte por preguntarte algo como eso.
Ya somos íntimos ¿no? —contestó Miyagi sarcásticamente.
— ¿Me acompañas a un sitio? —Miyagi alzó la ceja—. Oh, vamos, es
domingo, no tienes por qué ir a trabajar.
— ¿No tienes amigos?
Takeshi soltó un bufido y se rio.
— Mi mejor amigo está con Shouta por ahí. Me han dejado colgado —le

220
Wagamama na Koi

respondió—. Y hoy es domingo —Se cruzó de brazos y frunció el entrecejo—.


Y me aburro.
Era un crío. Definitivamente era un crío.
— Por qué será que no me sorprende que te hayan dejado colgado…
— No, no quieras saberlo —Takeshi volvió a curvar sus labios en una sonrisa
irónica. Miyagi sacudió la cabeza, no haciendo caso a sus provocaciones.
— Está bien... Voy a vestirme —Dijo mientras se daba la vuelta. “¿Está
bien?”, Miyagi tragó saliva. “¿¡Está bien!?” ¿Iba a dejar de trabajar para ir con
Takeshi a no se sabe dónde?
“Como siempre, estando con él, me domina mi parte impulsiva”
— ¡Espera!
Miyagi volvió a girarse.
— ¿Y ahora qué?
— Ni se te ocurra ir en traje y corbata. ¿Podrías ponerte algo… más informal?
No sé, una camisa normal, unos vaqueros. Ya sabes.
¿De qué iba ese niño? ¿Le estaba ordenado cómo vestirse?
— ¿Y ahora de qué te ríes? —Le preguntó Miyagi, notando como su ceja
empezaba a temblar.
— Ay, Dios. Tú cara es un chiste, Miyagi, en serio. Si te vieses al espejo puede
que incluso sonrieses más a menudo, porque ni tú podrías evitar no reírte de ti
mismo.
Miyagi apretó el puño y susurró unas palabras impropias en él. Volvió a su
cuarto.
— ¡¡Recuerda: ni se te ocurra ir en traje y corbata!! —Le gritó Takeshi con
tono divertido.
Cerró la puerta de su cuarto y en dos pasos llegó al armario, abriéndolo de par
en par.
Trajes, trajes, trajes, corbatas, corbatas, trajes, corbatas….
Miyagi miraba con seriedad todos los compartimentos de su armario.
— ¿No tengo… nada?
Se puso a rebuscar por todos lados, pero lo único que encontraba a parte de la
ropa para el trabajo era ropa deportiva y pijamas. ¿Cuánto rato llevaba
buscando entre tanta ropa sin encontrar ni un solo vaquero o una camisa de
algodón que no fuese de pijama?
— ¿Por qué tardas tanto?
Miyagi se sobresaltó y soltó un “qué” casi gritando. En la puerta de su cuarto
estaba Takeshi.
— ¡Sí! ¡Já! Te he asustado.
Maldito niño engreído de pacotilla. Fue hasta donde estaba, y le cerró la
puerta de su cuarto en sus narices, con un golpetazo. Pero Miyagi no se movió
de ahí y apoyó la cabeza en la puerta. No estaba acostumbrado a tantas
emociones; Shouta era tranquilo, no le causaba ningún dolor de cabeza, le hacía
caso en todo y evitaba siempre molestar. Suspiró mientras abría la puerta de
nuevo, de improvisto. Y ahí seguía de pie Takeshi, sin inmutarse, como si lo
estuviese analizando con su mirada.

221
Kawano Sora

— No tengo nada —Le dijo Miyagi simplemente.


Él lo miró y suspiró.
— Lo suponía… —Entró en su habitación.
— ¿Q-q-qué estás haciendo?
— Buscar una vía de escape antes de salir de compras —Dijo mientras se
agachaba frente a su armario abierto y rebuscaba entre sus ropas.
— ¿Salir de compras? Oye, no lo desdobles así. ¡Takeshi, no lo tires al suelo!
— Mira esto puede servir si te dejas los botones de arriba desabrochados. Ten
—Le tiró una camisa blanca de botones que Miyagi cogió junto con otras cosas
que Takeshi había regado por el suelo.
— ¿Se puede saber por qué solo tienes ropa negra? ¿Perteneces a alguna secta
o algo? —Preguntó mientras cogía con los dedos una camisa negra y la
examinaba mirándola con asco—. Por suerte algunas camisas son blancas, creo
que de puro milagro. ¿No tienes nada de color?
Miyagi se puso a doblar y colocar sobre su cama todo lo que Takeshi sacaba o
arrugaba.
— ¿Puedes explicarme lo de salir de compras? —Le exigió cuando Takeshi
paró de sacar ropa.
— Pues eso mismo. Tengo que comprarme una chaqueta nueva y así de paso
compras algo para ti.
— No lo necesito —respondió Miyagi tozudamente.
Takeshi alzó la mirada hacia él y levantó las dos cejas.
— Dios, ¡está bien! ¡Está bien! Pero deja de desordenar mi cuarto.
Takeshi se acostó sobre su cama.
— ¡No, no, no y no! Sal, quita —Pero la cama era de matrimonio y cuando
Miyagi fue a cogerlo, Takeshi rodó como una croqueta hacia el otro lado
mientras se partía de risa—. ¡Takeshi, basta ya!
Miyagi se quedó quieto y dejó de seguirle el juego.
— ¿Puedo saber qué te pasa hoy?
Takeshi paró de rodar.
— No me pasa nada —Dijo con su rostro girado hacia la pared.
— Y un cuerno. Has estado más insoportable, más estúpido y más malcriado
que de costumbre.
Takeshi entonces se levantó de la cama.
— ¿Sabes qué? —Le dijo desde el umbral de la puerta, con una sonrisa—.
Ayer por la noche cené con mi padre y su mujer… y ¡vaya! Voy a tener un
hermano. Así que necesito descargar mi felicidad de alguna manera ¿no? Vístete
ya, tenemos que pasar antes por mi casa —Y con la misma, salió de la
habitación.
¿Felicidad? Takeshi parecía de todo menos contento por la noticia…
Miyagi se giró y sobre su cama vio el conjunto que le había elegido Takeshi:
una camisa blanca y unos pantalones negros. Era lo mismo que llevaba para
trabajar, pero recordó el detalle de Takeshi: los botones de arriba deben estar
desabrochados.
“¿Un hermano?”, se preguntó mientras se vestía frente al espejo.

222
Wagamama na Koi

Y entonces Miyagi, lo entendió todo.


— Oh, vaya.

223
Kawano Sora

Capítulo 20 Pasado compartido


Caminaban en silencio. De vez en cuando alguna señora se cruzaba en su
camino y ambos se inclinaban para saludar, o grupitos de niños corrían riendo y
ellos, sin darse cuenta, sonreían también. A Takeshi le encantaban esos días
improvisados: planes que surgían al momento o dejarse llevar por el curso de
los minutos. Miyagi, por el contrario, caminaba con el ceño fruncido;
preocupado. No estaba acostumbrado a romper su rutina y aquello, de alguna
manera, lo ponía nervioso.
Takeshi iba a su lado, aunque un poco más adelante. ¿Sería posible que sus
suposiciones respecto a lo sucedido con su futuro hermano fuesen ciertas? Si
era lo que creía, por un lado compadecía a Takeshi, y por otro, lo envidiaba.
— Tendrás que comprarme una camisa y unos pantalones nuevos —Le
espetó Takeshi en voz alta, mientras caminaba con las manos en los bolsillos
del pantalón deportivo que le había prestado Miyagi.
Miyagi suspiró.
— Ya me he disculpado. Jamás habría imaginado que encogerían de tal modo
si las metía en la secadora. De esas cosas se encarga la señora Yoshida…
Takeshi lo miró de reojo.
— Vamos, que te lo hacen todo.
— B-bueno, algo así… — Dijo Miyagi apartando la mirada.
— No seas idiota, si yo tuviese dinero también haría lo mismo. No tienes por
qué avergonzarte —Takeshi se frotó los brazos con fuerza, para entrar en calor.
— Lo siento… después de todo, la chaqueta es muy ligera ¿no?
— Da igual, ya casi estamos.
— Puedo prestarte la mía —Añadió Miyagi, sintiéndose culpable.
— ¡No! ¡Ni hablar! —Le gritó.
— ¿Y ahora qué demonios te pasa?
— Que eres idiota —le dijo bajando la voz y entre dientes, dándose cuenta
que la calle estaba transitada.
— ¿Eh? Oye, ¿tienes fiebre? Estás rojo…—Miyagi alzó la mano y se la colocó
en la frente.
— N-no me toques, joder —No alzó el tono de voz, pero le apartó la mano
de un golpe y aceleró el paso, alejándose más de él.
“No hay quien lo entienda…”
En tres minutos, ambos estaban en frente de su casa.

— No te cortes, no hay nadie —Le dijo Takeshi cuando se quitaron los


zapatos en la entrada—. Mi madre fue a hacer la compra y no creo que…
— ¡Takeshi! ¿Eres tú?
— Mierda —masculló Takeshi por lo bajo. ¿Qué demonios hacía su madre
ahí? ¿No se suponía que volvería mucho más tarde? —. Sí, soy yo. Traigo

224
Wagamama na Koi

compañía.
Takeshi dejó a Miyagi en la entrada, quien estaba muy concentrado dejando
colocados los zapatos en perfecta posición, y se dirigió hasta la cocina.
— ¿Qué ha pasado con tu ropa? —Le preguntó su madre nada más entró.
Takeshi cogió una fresa que había dentro de un bol, sobre la repisa de la
cocina.
— Se manchó. Me caí sobre un charco. Así que me prestaron esto.
Su madre lo miró con ojos inquisidores.
— Takeshi, no ha llovido.
— Y yo qué sé, joder. Será lluvia divina… —Escuchó un ruido tras de sí y se
dio la vuelta, Miyagi había tosido para avisar que había entrado.
— Oh, Dios mío —dijo su madre, muy sorprendida—. ¿Miyagi Ryutaro? —
Sonrió y se acercó hasta él—. ¡Vaya, cómo has crecido, madre mía! ¡Casi ni te
he reconocido! —Takeshi observó intrigado la cara de desconcierto de Miyagi.
¿Su madre lo conocía?
— Perdón, señora Kiyomura, he tenido el placer de conocer al señor
Matsumoto, el padre de Takeshi, pero no recuerdo haber tenido el mismo
placer de haberla conocido a usted… —Dijo Miyagi con una reverencia—.
Encantado de conocerla.
¿Eh? ¿Miyagi conocía a su padre? Takeshi cogió otra fresa y la mordió
mientras pensaba… la empresa de Miyagi era importante, seguro que tendrían
que haber coincidido de alguna manera en el trabajo. Apretó los puños al
recordar la conversación durante la cena. ¿Por qué se había molestado su padre
en venir desde Tokyo sólo para decirle esa basura?
— ¡Oh, claro! Eras muy pequeño, es imposible que puedas recordarme —
Dijo la madre de Takeshi, moviendo una mano para quitarle importancia—.
Siéntate, por favor. ¿Quieres algo para comer o beber?
¿Por qué su madre estaba tan emocionada? Miyagi tendría que estar pensando
lo mismo, o eso expresaba su rostro. Takeshi ya sabía leer sus facciones.
— No, muchas gracias —Respondió Miyagi mientras se sentaba en la silla.
— Bueno, da igual, toma aunque sea un poco de té caliente —Insistió su
madre—. Ya está haciendo mucho frío.
—Gracias. Un té será perfecto.
— Vamos, Takeshi. Prepárale un poco de té a Miyagi.
Takeshi, con otra fresa en la boca, miró con cara desafiante a su madre.
— ¿Me eshtuásvazrirando?
— No hables con una fresa en la boca, por Dios, sé más respetuoso.
— ¿Me estás vacilando? —Repitió Takeshi tras haber tragado la fresa de
manera exagerada. Pero una mirada de Miyagi fue suficiente para hacerlo callar
y mascullando por lo bajo, comenzó a preparar el té.
Su madre se sentó frente a Miyagi.
— Lo siento. Creo que puedes estar un poco confundido —Dijo mientras se
limpiaba las manos en un pañito y lo dejaba sobre la mesa—. Tu madre y yo
éramos muy amigas y cuando quedábamos solía traerte con ella —comenzó a
explicar a Miyagi—, eras muy pequeñito —dijo sonriendo, como si volviese al

225
Kawano Sora

pasado—. Luego empezaste a estar más tiempo con tu padre y a quien


comencé a ver más a menudo fue a Shouta. Aunque a ti te dejé de ver con
frecuencia, seguía viéndote de vez en cuando por la casa. Es normal que no me
recuerdes, tenías muchas responsabilidades para ser un niño y siempre estabas
haciendo cosas.
Takeshi estaba pendiente de cada palabra que decía de su madre. No sabía el
porqué, pero quería averiguar algo del pasado de Miyagi: quién era, qué hacía,
qué oscuro pasado guardaba…
— Vaya, pues siento no poder recordarlo. Jamás imaginé que usted y mi
madre fuesen amigas. Conocía la estrecha relación entre mi padre y el de
Takeshi, pero nunca supe que usted compartía amistad con mi madre.
— Estudiamos juntas en la misma escuela. Congeniamos al instante y nos
hicimos muy amigas —su voz sonó triste cuando dijo eso—. Aunque… ahora
mismo —Dijo sonriendo, cambiando de tema—, de lo que estoy intrigada es
de por qué mi terrible hijo está con alguien tan respetable como tú, Miyagi.
— ¿Qué de qué nos… conocemos? —Preguntó. Takeshi lo miró de reojo,
notando el nerviosismo en su voz—. Mi hermano pequeño está en su clase, son
compañeros.
— Oh, dios mío —Su madre se giró hacia Takeshi—. ¿Estás en clase con
Shouta? ¡Pero qué pequeño es este mundo! —Su madre movió la cabeza,
incrédula. Se giró de nuevo a Miyagi—. Lo que sigo sin entender es cómo
puedes ser amigo de alguien como mi hijo. En serio que no llego a
comprenderlo. Son demasiado diferentes, hasta donde mi percepción puede
ver.
— ¡No somos amigos! —Gritó efusivamente Takeshi.
¿Amigos? ¿Él y Miyagi? ¿En qué pensaba su madre?
— ¿A qué viene ese enfado, Takeshi? Es normal que piense que son amigos si
vienen juntos a casa… ¿Y entonces?
— ¿Eh? ¿Entonces qué?
— ¿Qué relación tienen? —Preguntó su madre confundida.
— No… nosotros, somos… él es…. —intentaba explicar Takeshi,
trabándose con las palabras—. Él… es….
— Su jefe.
— ¿Tu jefe? —La madre lo miró intrigada pero ilusionada.
— ¿Mi jefe? —Preguntó Takeshi mientras se le caían varias fresas al suelo.
— Sí, bueno, Takeshi es uno de mis empleados —Explicó Miyagi.
¿Qué estaba diciendo ese imbécil?, pensó Takeshi mientras recogía las fresas
del suelo.
— Shouta me ha contado que Takeshi está en una situación difícil
económicamente, y yo le dije que había libre una plaza de medio tiempo en la
sucursal.
— ¡Takeshi! —Gritó su madre enormemente feliz—. ¿Has buscado trabajo?
— Yo no he busca…
— Takeshi, —Miyagi hizo hincapié en su nombre, como para hacerle callar y
a la vez seguir explicando— vino a mi casa, aconsejado por Shouta, y me pidió

226
Wagamama na Koi

si podía ofrecerle el puesto.


¡Se estaba pasando! Takeshi apretó los puños. ¿Él? ¿Pedirle ayuda? ¿Estaba
loco? ¿Qué estupideces estaba inventando?
— Vaya, estoy muy sorprendida, Takeshi. Y muy contenta.
Takeshi miró hacia otro lado.
— Sí… ya…
— Oh, Dios mío, pero ¿no será un inconveniente para ti, Miyagi? Takeshi no
es un chico muy responsable…
— ¡Mamá!
—… y es muy desordenado…
— No se preocupe, Kiyomura-san. Empezamos mañana. Takeshi vendrá a mi
oficina donde ya tiene preparado su escritorio. Será mi secretario y le enseñaré a
comportarse correctamente.
Takeshi lo miró desesperado, como suplicándole que parase, pero sólo
encontró una sonrisa sarcástica en el rostro de Miyagi.
“Hijo de puta… se lo está pasando genial”
— ¿Podrá compaginarlo con las clases? Y sobre el sueldo… —Su madre
parecía intrigada.
— ¡Vale ya, mamá, joder! ¿No sabes hacer otra cosa que preguntar?
La habitación quedó en silencio. Miyagi lo miró seriamente.
— Es normal que pregunte, Takeshi. Es tu madre y está preocupada —Le
apartó la mirada y volvió a dirigirse a su madre. ¿Cómo se atrevía ese idiota a
hacerle eso?—. Respecto a ese tema, tampoco tiene nada de qué preocuparse.
Recibirá un sueldo que ingresaré en la cuenta familiar. Y, por otro lado, Takeshi
podrá estudiar en mi oficina. No estará siempre trabajando.
— Vaya… —Su madre se sentó, como para asimilar la situación—. Es una
noticia estupenda.
¿Una noticia estupenda? ¡Sería para ella! Takeshi estaba cabreado, ofuscado,
rabioso…. De todo menos feliz. Miyagi le había hecho quedar como un
desesperado que necesitaba dinero urgente… ¡cuando había sido él quién le
había ofrecido el trato!
Su ceño fruncido no desaparecía de su rostro. “Tramposo”, pensó.
— Si estás trabajando aquí… debo suponer que pediste el traslado a Osaka
¿no? ¿La vida en Tokyo era muy ajetreada? —Preguntó su madre, intrigada por
el cambio de residencia de Miyagi.
— Sí, bueno… algo así —Miyagi intentó desviar el tema—. Usted pensó lo
mismo, por lo que veo. Hasta donde logro recordar, vivía en Tokyo con el
padre de Takeshi.
La madre de Takeshi se rio.
— No, no. La vida en Tokyo me gustaba… pero mi actual pareja es de aquí,
así que me trasladé de residencia, y Takeshi vino conmigo. Puede decirse que
vine a Osaka por amor —Sonrió.
— Es una razón más que suficiente —Le respondió Miyagi amablemente.
Takeshi lo miraba con cara de asco. “¿Se está haciendo el simpático o qué?
¿Qué pensarías de él, mamá, si supieses que hasta hace unas horas estaba

227
Kawano Sora

metido en un baño chupándome…?”


—…el té —Dijo secamente Takeshi colocando con un golpe seco la taza
sobre la mesa. Tenía que apartar esos pensamientos de su mente.
— Gracias, Take-chan.
— ¡Mamá! —Takeshi se sonrojó—. ¡Dios!
— Ay, vaya, perdón —Aunque su disculpa no sonó muy convincente. Giró la
cabeza para hablar con Miyagi—. Es que no le gusta que lo llame así cuando
hay gente delante —Añadió en bajito, como cuchicheando.
— Mamá, por muy bajito que lo digas, te oigo…
— Oh, vamos. Es tu jefe. Ya hay confianza ¿no? —Dijo su madre antes de
beber un sorbito de té.
— Sí… —Dijo irónicamente—. Confianza…
Aunque su madre ni siquiera lo miró extrañada ante la manera cínica que lo
dijo. “Es imposible que sospeche nada. No puede ni imaginar las cosas que
hemos hecho a solas”.
Tragó saliva al recordar esos momentos.
— Me voy a vestir. Vuelvo en unos minutos.
— Te esperaré aquí —Le respondió Miyagi.
Takeshi se dio la vuelta y salió de la cocina, cerrando la puerta tras de sí. Se
acercó hasta la entrada, donde había dejado la cartera. Necesitaba ver cuánto
dinero le quedaba para saber si tenía que coger o no de la hucha de su cuarto.
— Genial —Dijo para sí—. Mil míseros yenes. Esto no me da ni para media
camisa.
Dejó atrás el pasillo y se dirigió hasta su cuarto. Sin embargo, se detuvo
repentinamente.
— No lo quise comentar antes porque estaba Takeshi —Su madre, tras la
puerta de la cocina, hablaba con Miyagi en bajito, con tono serio—. Pero
realmente siento mucho lo que sucedió. Tu madre y yo éramos muy amigas.
Miyagi no respondió nada.
— Miyagi, por favor, si hay algo que yo pueda ofrecerte no dudes en
pedírmelo. Sé que casi no puedes recordarme y que te parecerá extraño que te
trate con tanta confianza... pero te llegué a apreciar como un sobrino. Aunque
casi nunca podía verte, porque estabas todo el día con tu padre —Hubo un
breve silencio—. No pude mantener el contacto aunque me hubiese gustado.
Siento decirlo pero nunca me llevé bien con tu padre, y hubiera sido una
insolencia por mi parte ir a su casa a ver a los hijos de mi amiga… estando esa
amiga fallecida. Además, Wataru y mi exmarido eran, en ese entonces, muy
buenos amigos, y yo ya estaba separada de él. Para mi desgracia, dejé de tener
relación contigo y con Shouta.
— Lo comprendo —Dijo por fin Miyagi. Su voz sonaba totalmente calmada.
Takeshi, de puntillas, se acercó más a la puerta para oír mejor.
— Espero que encuentren al culpable y que ahora mismo esté sufriendo las
consecuencias de lo sucedido. Ella no se merecía ese final —Su madre habló
con tristeza, pero había un deje de impotencia y odio en su voz—. Me alegro de
haber podido verte de nuevo, Miyagi —Dijo con alegría, para cambiar de

228
Wagamama na Koi

tema—. Le diré a Takeshi que invite algún día a Shouta. Estoy segura de que no
lo reconoceré. ¡Ya no puedo ni contar la de años que no lo veo!
— Sí, ha crecido mucho —Añadió Miyagi con tono alegre—. La verdad es
que estoy muy orgulloso de él. Es un chico estupendo.
Su madre se rio.
— Ay, Miyagi. Hablas igual que una madre.
Y el tema derivó a cómo estaba Shouta, cómo le iban las clases, lo diferente
que era de Takeshi, las lecciones de piano…
Takeshi se alejó de puntillas y subió hasta su habitación.
¡No entendía nada!
¿Su madre y la madre de Miyagi habían sido amigas? ¿Conoció a Miyagi
cuando era pequeño? ¿Cómo es que él no lo sabía? Calculó números…: su
madre se había divorciado cuando él tenía ocho años. Su vida en Tokyo se
resumía a ir al colegio, estar en su casa y salir de vez en cuando al parque con su
madre y los hijos de las amigas de ésta. En los que se encontraba Hiroki, ya que
ambos vivían en Tokyo por aquellos tiempos.
¿Sería una de esas amigas la madre de Miyagi? ¿Y si jugaba con Shouta y ni
siquiera podía recordarlo? Después de todo, tenían la misma edad…
Se frotó los pelos con fuerza, tirado sobre la cama.
— ¡No entiendo absolutamente nada!
Decidió que esa noche tendría una charla con su madre… Takeshi quería
saber qué había pasado.
Quería saberlo todo.

Estaban sentados en una cafetería dentro del centro comercial. A los lados de
la silla de Takeshi había cuatro bolsas enormes llenas de ropa.
“Como compensación, te compraré la chaqueta y la ropa que necesitabas”. Le
había dicho Miyagi al llegar a las tiendas. Y Takeshi, sin vergüenza ninguna,
había aceptado el ofrecimiento encantado. Como cosa rara, pensaba Takeshi,
Miyagi no le había reprochado nada. Ni siquiera se había negado a comprarle
las cosas más caras. Incluso él mismo era consciente de que se había
sobrepasado.
Una joven camarera puso sobre la mesa un café y un refresco. Takeshi abrió la
lata y comenzó a beber, ignorando el vaso que tenía al lado.
— Oye, Takeshi… —Takeshi alzó la mirada hacia Miyagi, pero la apartó al
instante, sintiéndose cohibido—. ¿Ya se sabe el sexo del bebé?
— Será niño —Respondió, intentando parecer indiferente. Bebió otro sorbo
de la lata.
Miyagi revolvía el café con una cuchara.
— Lo llevo pensando desde que me lo dijiste, pero… —Paró de revolver y lo
miró como si estuviese compadeciéndolo.
— ¿Qué pasa? —Preguntó Takeshi, cabreado—. Suéltalo ya.
— ¿Te ha desheredado?

229
Kawano Sora

Takeshi volvió a beber. Esta vez, varios tragos seguidos. Dejó con brusquedad
la lata sobre la mesa.
— Pff —Se rio—. Como si me importase la mierda de su dinero o su
empresa —Miró hacia otro lado—. No me importa; en absoluto.
Hubo un silencio largo. Miyagi comenzó a tomarse su café y Takeshi veía
pasar la multitud por el centro comercial. Los niños gritaban, las mujeres
hablaban, las madres regañaban a sus hijos, los hombres se reían entre
bromas… el mundo giraba, y ellos estaban quietos. En silencio.
— Lo que dijiste antes… en mi casa —Takeshi volvió a iniciar la
conversación—. ¿Va a ser verdad? Es decir, ¿trabajaré para ti?
Miyagi se rio.
— No. Ni hablar —Dejó la taza sobre el platito—. Pero una parte sí que será
real. Estarás en mi despacho cada tarde, después de clase. Al menos, una horas.
Estudiarás, harás los deberes y podrás irte.
— ¿Por qué? —Takeshi lo miró fijamente—. ¿Por qué te empeñas en querer
que esté todo el tiempo contigo?
Hubo un breve silencio entre los dos.
— No lo sé —respondió Miyagi, mirando hacia otro lado—. No lo sé.

Ya de noche, Takeshi, sentado en una extraña posición sobre la silla de su


escritorio, dibujaba sobre un folio. Recordaba las manos de Miyagi sobre su
ropa mojada, los labios de él apresándolo con fuerza, su boca besándolo…
Movió el lápiz suavemente, marcando el torso de un hombre desnudo, con una
toalla alrededor de su cintura.
Había sido sólo sexo. Lo que él siempre practicaba con tantas chicas de su
edad. El placer era una respuesta natural ante el contacto humano.
Enojado, arrugó el papel; el dibujo comenzaba a ser claramente a una persona
demasiado parecida a Miyagi. Con brusquedad lo tiró a la basura, encestando a
la primera. Salió de la silla y se tiró en la cama.
Las cosas estaban derivando a un nivel peligroso. Comenzaba a sentirse a
gusto en compañía de Miyagi, como si fuese natural estar con él. Y eso no le
gustaba en absoluto. Además ¿por qué Miyagi lo miraba de esa manera? Las
miradas que habían compartido en la cafetería lo encendieron más que lo que
habían hecho en el baño.
Después de todo, Takeshi estaba acostumbrado al sexo.
Pero lo que sentía cuando Miyagi lo miraba, cuando sin querer se rozaban o
cuando compartían alguna sonrisa… a eso, a eso no estaba acostumbrado.
¿Qué era? ¿Qué significa?
Alguien tocó a su puerta.
— Takeshi —Era la voz de su madre—. Hiroki-kun ha venido a verte.
Takeshi se levantó con pereza y siguió a su madre para ir a recibirlo a la
entrada.

230
Wagamama na Koi

— Vaya, si todavía tengo un amigo.


— Oh, vamos. No te hagas la víctima, Takeshi —Hiroki subió las escaleras
para dirigirse al cuarto de Takeshi y éste lo siguió—. Estoy seguro de que te lo
pasas bien por ahí sin mí. ¿Alguna chica interesante?
— Ninguna —Takeshi cerró la puerta al entrar a su habitación.
— Tengo algo que contarte —Le confesó Hiroki, sentándose en la silla.
— No me lo digas, has dejado a Shouta embarazado.
— ¡Eres un cabrón, tío! —Sin embargo, a pesar de sus palabras, Hiroki se
había reído con la broma—. Bueno, tiene que ver con Shouta.
— ¿Ah, sí?
Takeshi se sentó en el suelo y apoyó su espalda en el borde de la cama.
— Vamos a irnos a vivir juntos estos últimos meses.
— ¿Eh?
—Lo hemos estado hablando a lo largo del fin de semana... y vamos a buscar
un piso.
— ¿Va en serio?
— ¡Qué sí, joder!
— ¿Qué pasa con tu familia? ¿Cómo vas a decírselo a tus padres? Y… lo…
¿lo sabe Miyagi? —Takeshi se removió incómodo al pronunciar su nombre. De
repente, a su mente sólo le llegó una visión: Miyagi solo en su casa los
próximos meses.
— Con mis padres no habrá problema. Les diré que necesito vivir más cerca
de la escuela por ser el último curso y que me vendrá bien un espacio a solas
para estudiar. No creo que se opongan.
» Y Miyagi… bueno, Shouta se encargará de hablarlo con él esta noche. Va a
decirle que lo voy a ayudar con el tema de las clases y que estudiaremos juntos.
Pero no sabemos cómo se lo va a tomar, aunque Shouta cree que no pondrá
ninguna pega.
— Mira… no me parece mal lo que están haciendo… pero… ¿no es
demasiado precipitado? ¿Lo has pensado bien? Sólo han pasado unos días
desde que se reconciliaron.
Hiroki sonrió tristemente.
— Takeshi, esto no va a durar para siempre. Si de verdad nos vamos a separar
en abril, prefiero aprovechar el momento y estar más tiempo junto a él. Nos
quedan poco más de cuatro meses, a lo sumo cinco.
— No sé… ya sabes que no entiendo de esas mierdas. Tú siempre fuiste el
más sensible de los dos.
— ¿Sigues sin creer que estoy enamorado de verdad?
Takeshi se quedó pensativo.
— Hablando de eso… —comenzó a decir—, ¿cómo se sabe que estás
enamorado?
Hiroki de repente empezó a reír y, Takeshi, cabreado, le tiró un cojín de la
cama.

231
Kawano Sora

— No seas cabrón, ¿de qué te ríes?


Hiroki hizo como si se secase las lágrimas de los ojos.
— No me lo creo… —se rio un poco más—. ¿Quién es?
— ¿¡Cómo que quién es!?
— Takeshi, el primer síntoma de estar enamorado es preguntarse qué significa
estar enamorado.
— ¡Y una mierda!
— No lo niegues, es peor.
— He dicho: Y .Una. Mierda —Repitió, remarcando cada sílaba.
— Mira, Takeshi, sólo puedo darte un consejo: deja tu orgullo cuando estés
con ella, porque puedes cagarla.
— ¿Eh? ¿Ella?
— Sí, la chica. No te hagas el tonto.
— Ya te he dicho que no hay nadie, joder —Tragó saliva, nervioso, pensando
en Miyagi.
— Vale, pues tómalo como un consejo para cuando haya alguien… deja tu
orgullo de lado. En serio. Sólo acarreará problemas —Hiroki cogió una pelota
de tenis que encontró por ahí y se puso a lanzarla al aire, cogiéndola y
volviendo a lanzar—. Sé que al final harás lo que te dé la gana… pero por lo
menos me quedo con la conciencia tranquila.
— Hiroki, te lo estoy diciendo muy en serio —Takeshi lo miró
directamente—. No estoy enamorado. Es más, el sólo decir esa palabra me
repugna. No creo que haya nadie especial para otra persona, ni que exista algo
llamado hilos del destino. Yo solo creo en lo real, en lo físico y tangible… y eso
significa, sexo. Punto.
— Cuando dejes entrar los sentimientos, incluso sentirás el sexo de manera
diferente. El amor va unido al sexo también.
— Lo que tú digas… el sexo es igual siempre.
Takeshi creía en sus propias palabras. Se había metido mano con Miyagi, y
aunque la práctica había sido un tanto inusual y más excitable de lo normal,
sólo había sido eso: sexo. No lo había sentido de manera diferente…
Entonces recordó el primer beso, o los roces accidentados, o su mirada… eso
era diferente… era tan diferente…
— Bueno, Romeo, ya es hora de que te largues —Añadió con rapidez para
olvidar aquellas sensaciones.
— Sí, ya es un poco tarde —Hiroki se levantó de la silla, dejando sobre la
mesa la pelota—— Oye… una pregunta, ¿por qué empezaste a hacerte amigo
de Shouta? No tienen nada en común.
Sí. Aquella maldita apuesta. Aquella maldita apuesta había puesto su mundo
patas arriba. Le había llevado hasta él… hasta Miyagi.
— Es un secreto. ¡Lárgate ya! —Le dijo tirándole otro cojín desde la cama.

Sugimura estaba viendo la tele en la salita y su madre cortando verduras para

232
Wagamama na Koi

el día siguiente. Takeshi, ya limpio y en pijama, fue hasta la cocina. Necesitaba


hablar con ella para aclarar aunque fuese parte del misterio.
— Vaya, Take-chan. Qué raro verte por aquí.
Takeshi se sentó desganado en la silla y apoyó la mejilla en su mano, con el
codo sobre la mesa.
— Oye, mamá…
— ¿Hm?
— Recuerdo que en Tokyo solíamos ir a un parque y te ponías con un grupo
de madres. ¿Ahí estaba la madre de Shouta? —Prefirió utilizar ese nombre
antes que el de Miyagi.
— Sí. A veces —respondió—. ¿Por qué lo dices?
— ¿Y no llegué a conocer a Shouta? Digo, después de todo, lo llevaría al
parque también ¿no?
Su madre hacía ruiditos secos con el cuchillo sobre la madera.
— Quizás algún día jugaron juntos. Pero no se vieron lo suficiente como para
que se recuerden el uno al otro… Shouta solía ir a clase de piano de pequeño,
así que Mitsu no lo llevaba mucho con ella las pocas veces que salía.
— ¿Mitsu?
— La madre de Shouta y Miyagi. Es Mitsuki, pero yo nunca la llamé así —
Echó las verduras al caldero.
— Ahmm… —Takeshi se hacía el indiferente. No quería demostrar mucho
interés por el asunto.
El ruido del grifo llenó los silencios de la habitación, su madre había
comenzado a lavar la losa.
— ¿Por qué te interesa? —Le preguntó su madre.
— Bueno… es mi amigo, después de todo. Me parece curioso que
compartamos un pasado y ni siquiera lo sepamos.
Los platos hacían un ruido un tanto escandaloso cuando chocaban entre sí.
— Y, mamá… tú… tú sabes qué le pasó a la madre de Shouta ¿no? Eran
amigas.
Su madre dejó de hacer cualquier movimiento. No cerró el grifo, y el agua
seguía incansable su curso. Duró tan sólo unos instantes y de repente, como si
hubiese vuelto de un lugar lejano, cerró la corriente de agua, se secó las manos
en su delantal y se sentó al lado de Takeshi.
— Mira, Take-chan, hay cosas que aunque yo las sepa, no me corresponde a mí
contarlas —le justificó su madre para negarse a hablar del tema.
— ¿Qué prefieres que haga? ¿Qué vaya directamente a Shouta y le pregunte
todo? ¿No crees que eso sería más desconsiderado por mi parte? —Takeshi
cruzó los brazos—. Sólo pido saber algo. No es como si fuese a contarlo por
ahí, además, han pasado años desde el suceso ¿no?
— Siete, en concreto —Especificó su madre.
— Pues eso.
— ¿Por qué quieres saberlo?
— ¿Que por qué… quiero saberlo?
— Sí.

233
Kawano Sora

— Porque me gustaría saber algo de su pasado… Shouta… —Giró la cabeza.


Aunque decía el nombre de “Shouta”, en su mente resonaba el de “Miyagi” —
… él es un amigo importante para mí. Y cuando estoy a su lado, siento que no
lo conozco en absoluto.
— Bueno, me alegra saber que tienes un buen motivo para ello y que no es
mera curiosidad —Su madre cogió un paño de papel que estaba sobre la mesa y
comenzó a doblarlo—. Pero Takeshi… espero que respetes el silencio que esto
exige.
— No voy a decir nada, joder.
Su madre siguió jugueteando con el pañuelo. Estaba quieta, impasible. Nada
de su cuerpo se movía, excepto sus dedos. Pareciera como si estuviese
buscando las palabras, como si abriese una caja del pasado y buscase entre ella
los recuerdos.
— Pasó una noche, de madrugada, y yo me enteré a la mañana siguiente de lo
sucedido —comenzó a contar—. Recuerdo que ese día llovía muchísimo. No
sé por qué, pero la lluvia siempre parece estar en los peores momentos —rio
irónicamente—. Me enteré por tu padre. Llevábamos ya unos meses
divorciados y no habíamos vuelto a tener contacto entre nosotros, pero esa
mañana, en mi móvil, apareció su nombre. Tuve un terrible presentimiento. Te
habías quedado a dormir la noche anterior en su casa y lo primero que pensé
era que te había pasado algo; un accidente, quizás una enfermedad… —Calló
unos segundos—. Pero me equivoqué: tú estabas bien. Nada más responder al
teléfono pregunté por ti. “No, no es por él. Takeshi está bien”, me dijo tu
padre. “Se trata de la mujer de Miyagi-san”.
» Cuando me dijo eso, el corazón se me encogió en un puño y sin él haber
terminado la frase, yo ya estaba llorando —Su madre miró hacia otro lado. El
pañuelo de papel estaba destrozado—. Había muerto, pero a pesar de yo
insistir, no quiso darme ningún detalle.
»Así que me vestí lo más rápido que pude y salí corriendo hasta la casa. Estaba
rodeada de policías y la entrada a la misma era imposible, estaba prohibido el
acceso. No encontré a nadie de la familia, ni a Miyagi Wataru, ni a los niños, ni
a la sobrina. Pero al lado de la entrada estaba la señora que se encargaba de la
limpieza, muy querida por Mitsu. Me acerqué hasta ella. Tenía los ojos
hinchados y llorosos y sus mejillas irritadas por el salitre de las lágrimas. Ya me
conocía de otras veces así que cuando me vio, se echó a llorar de nuevo.
»Le pregunté por lo sucedido; ella se secó las lágrimas pero no me respondió
al instante. “Usted ya sabe con qué personas trataba el señor Miyagi, señorita
Riko. Y la familia nunca está libre de peligro. Ese es uno de los riesgos de
trabajar junto a la mafia”. Con esas palabras me estaba dejando claro que Mitsu
había sido asesinada. La razón, incluso a día de hoy, la desconozco. Pero no hay
que ser muy inteligente para saber cómo piensan los líderes de la mafia cuando
quieren hacer daño. Las víctimas son siempre los que están alrededor.
»Sin embargo había algo más oscuro que la muerte de Mitsu que hacía que la
señora Yoshida no pudiese contener el llanto —Su madre lo miró a los ojos—.
Y fue entonces cuando me lo dijo: “Los niños lo vieron todo”.

234
Wagamama na Koi

Ante estas últimas palabras, Takeshi tragó saliva y el vello de sus brazos se
erizó. Tenía el corazón latiendo fuerte y despacio. Y ni siquiera movía los ojos
para pestañear.
— Recuerdo que la bilis subió por toda mi garganta y tuve que aguantarme las
ganas de vomitar. “¿Qué edad tenían?” Pensé. Shouta, nueve, y Ryutaro,
diecisiete. No podía dejar de recordar sus rostros sonrientes, o sus miradas
inocentes. Tampoco podía dejar de recordar la belleza de Mitsu, su bondad ni
su amor por sus hijos. Lo recordaba todo una y otra vez. Lo recordaba para no
tener que imaginar lo que habían visto, ni la cara que debieron haber puesto al
observar lo ocurrido.
» Después de eso, no supe mucho más. Llamé a tu padre varias veces para
preguntar por los niños, por cómo estaban, por si ya se sabía algo del culpable.
Pero las respuestas eran muy vagas y ambiguas.
»Miyagi Wataru no trataba sólo con una banda mafiosa, sino con varias. El
asesino podía ser cualquier de ellas.
»Yo sabía por Mitsu que su marido debía mucho dinero a la mafia y que no es
que no tuviese para devolverlo, sino que engañaba y hurtaba para evitar tener
que hacerlo. Y supongo que al final fue descubierto de alguna manera y quizás
lo amenazaron. No lo sé.
» Dejé de tener contacto con toda la familia. Para mí fue un momento muy
duro, conocía a Mitsu desde que éramos muy jovencitas y nos unía una amistad
muy fuerte. Sentí que junto a ella, se había ido gran parte de mi felicidad y mi
infancia.
» Pero te tenía a ti, y tú me dabas más fuerzas de la que creía. Quise ser fuerte
por ti. Pensaba en lo que había perdido ella, y en lo que tenía yo. Creía que
dejarme llevar por la depresión hubiese sido desconsiderado por mi parte.
» Además de eso… Jiro ya estaba en nuestras vidas —sonrió al pronunciar su
nombre—. Él me ayudó a recuperar ese sentimiento de felicidad que había
perdido y aunque la tristeza no desaparecía, supe que se podía ser feliz y llorar
al mismo tiempo. Así que nos fuimos a Osaka, su ciudad natal, y ahí acabó toda
la historia con la familia Miyagi.
» Eso es todo lo que sé.
Se hizo un silencio sepulcral en la habitación, interrumpido por el reloj que
estaba colgado en la pared. Cada vez que las agujas se movían, el corazón de
Takeshi lo hacía también. Casi ni podía sentirlo de lo lento que iba.
— Gracias —susurró. Su madre se sorprendió ante la palabra, pero no dijo
nada—. M-me voy a dormir, creo que esto me ha dado que pensar.
Se levantó y se dirigió a la puerta.
— Takeshi —lo llamó su madre—, a pesar de lo mucho que me enfado
contigo… tienes que saber que te quiero.
— Ay, mamá —le dijo haciéndose el molesto—, ya no soy un crío.
— Lo sé —Sonrió—. Ya lo sé.

235
Kawano Sora

Esa noche, Takeshi soñó con Miyagi. Era un sueño extraño, donde él gritaba
y gritaba sin parar, como si estuviese suplicando ayuda. En su sueño, Miyagi no
era un hombre que parecía tener treinta años. En su sueño, Miyagi tenía su
edad, y lloraba. No dejaba de llorar.
Huía de algo, de un fantasma, quizás. Se tropezaba y caía en un pozo… y
caía… no dejaba de desesperarse, agarrándose la cabeza con las manos y
balanceando su cuerpo, intranquilo.
Miyagi rompía las cosas. Estaba encerrado en un lugar inaccesible, donde sólo
estaba él. El lugar era curioso… nadie podía entrar, pero él podía salir. ¿Por qué
no salía si no le gustaba dónde estaba?
Entonces cogía un cuchillo y comenzaba a desgarrarse lo brazos. A incrustar
la punta en la piel y rajar sin parar. Y dejó de gritar y llorar mientras torturaba
su cuerpo.
Miyagi sangraba. Sus brazos, enteros, no paraban de sangrar. Continuó con
sus piernas, haciendo largos tajos desde el pie hasta la cadera, luego su pecho e
incluso rajó su garganta.
Y de sus ojos, en vez de lágrimas, comenzó a emanar sangre también.
Fue en ese momento cuando Takeshi abrió los ojos bruscamente.
Entonces notó la gota húmeda que empezaba a resbalar por su mejilla hasta
desaparecer en su almohada. Su corazón latía rápido. Sentía miedo.
Por un momento, incluso había llegado a pensar, que también era sangre.

236
Wagamama na Koi

Capítulo 21 Una nueva rutina


— ¿Haces algo hoy, Takeshi? —Preguntó Minami mientras recogía las cosas
de su pupitre.
— Sí… —Miró hacia arriba, como intentando darle una explicación a lo que
haría cada tarde a partir de ese día—. Una especie de trabajo de medio tiempo,
en la tienda de… un familiar.
— ¿En serio? —Ella lo miró algo extrañada—. Qué raro que te pongas a
trabajar…
— ¿Qué pasa? ¿No parezco un chico responsable o qué?
Yuna y ella lo miraron a la vez y rieron.
— Pues no —Dijo Minami.
— Idiotas…
— ¿Y tú, Shouta? —Yuna se dirigió a Shouta, que se sentaba unas mesas
atrás.
— ¿Eh? ¿Yo? He quedado con un amigo…
— Bueno, Yuna… parece que tendremos que pasar la tarde las dos solas…
— Cuidado no vayas a violarla, Minami —Le soltó Takeshi de improvisto.
— Eres un capullo. Yo no soy como tú —Abrazó a Yuna con efusividad—.
¿Verdad, mi Yuna-chan?
Ella asintió, sonrojada.
“Mujeres…”, Takeshi cogió la mochila y se la colgó al hombro.
— Takeshi, espera —Shouta salió con él por la puerta de la clase.
— Ey… Shouta —empezaron a caminar por el pasillo—, me dijo alguien que
tú ya sabes que están buscando piso ¿eh? —No quiso decir el nombre de
Hiroki por si había algún oído indiscreto cerca de ahí.
— ¿Eh? —Shouta se rascó la nuca, sonrojado—. Pues sí.
— ¿Tienen pensado algún sitio ya?
— Mmm, ayer quedamos para mirar en el periódico e internet, y hay una
urbanización cerca del colegio que está muy bien. Son pisos bastante pequeños
y baratos.
— Ahm… —Takeshi se puso las manos tras la nuca, pensativo—. Suena
muy… interesante.
— ¿A qué sí? —Volvió a reír—. Creo… que voy entendiendo el modo de
vida de Hiroki ¿sabes? Eso de vivir el presente y esas cosas. Siempre me he
estado preocupando o por el pasado o por el futuro… y me había olvidado de
lo más importante.
Takeshi lo miró. Shouta había cambiado un poco desde que comenzase a ir a
su casa. “Antes siempre estaba perdido en sus pensamientos… y ahora parece
como si… tuviese algo más grande en su interior que le hace vivir…”
Takeshi giró el rostro y vio el cielo azul, las pocas nubes que había eran
blancas y ligeras.
“¿Puede ser a causa de Hiroki…? ¿Tanto efecto tienen las personas que se
gustan una sobre otra?

237
Kawano Sora

» No, no. A mí me han gustado muchas chicas y jamás han cambiado nada de
mí, ni siquiera me he preocupado por ellas…
» ¿Debo pensar entonces… que puede existir algo parecido al amor? Sé que
Hiroki está obsesionado con Shouta, pero Shouta parece una persona bastante
pegada a la tierra y aun así… él también tiene esa aura que desprende Hiroki…
» ¿De verdad sienten lo mismo? ¿Y no es obsesión?”
— Oye, Takeshi…
Takeshi giró el rostro para mirarlo.
— Dime.
— Gracias por haber sido mi amigo… —Shouta apartó la mirada—. Lo
estaba pasando realmente mal pero… contigo pude divertirme…
Algo cohibido por no estar acostumbrado a ser elogiado, Takeshi también
giró el rostro, avergonzado.
— Idiota… no es para tanto.
Estaban a punto de llegar a la salida.
— Tú, Minami y Yuna me caen muy bien —Le sonrió—. Así que me alegro
de poder estar con ustedes en clase.
— Pues ten cuidado con Minami… es una lagartija —Añadió Takeshi con
una sonrisa.
— ¿Quién es qué?
Sin saber por qué, Takeshi sintió el frío de la muerte tras su espalda y al darse
la vuelta, allí estaba Minami en todo su esplendor, mirándolo con ojos asesinos
y con las manos apoyadas en sus caderas.
— ¡Adiós, Shouta! —Gritó a la vez salía huyendo por la puerta.
Antes de perderlos de vista, Takeshi pudo oír como Shouta se reía a
carcajadas y como Minami lo llamaba entre gritos “cobarde traidor”.

La sucursal donde Miyagi trabajaba quedaba a quince minutos de su casa, pero


desde la escuela tardaba casi media hora. Mientras traspasaba las calles
residenciales e iba llegando al bullicio de la ciudad, se preguntaba qué cosas
pasarían con él en aquella oficina tan pulcra y perfecta…
“¿Me besará otra vez? ¿Nos… tocaremos allí?”
Dando rienda a su imaginación, los nervios comenzaron a aflorar en su
estómago y se iba apoderando de él algo parecido a excitación. “Tengo que
dejarme de tonterías… si piensa que va a volver a tocarme está muy
equivocado”.
Se detuvo frente al edificio, con sus dos piernas abiertas y en posición de
reto. “Allá vamos”. En el hall estaba la estúpida que lo había detenido el
sábado, sin mirarla pasó directamente frente a ella dispuesto a llegar hasta el
ascensor.
— Disculpe, por favor —Dijo ella con voz educada. Pero su rostro se
convirtió en una mueca de disgusto cuando Takeshi se dio la vuelta para
mirarla.

238
Wagamama na Koi

— ¿Qué?
— Na-nada… nada… adelante… —Le dijo mientras movía la mano.
En un principio Takeshi creyó que había sido una broma y buscó con la
mirada los guardias que debían aparecer en ese mismo instante. Pero nadie salió
de ningún lado y él, encogiéndose de hombros, fue hasta al ascensor
aprovechando su buena suerte.
“Me tienen miedo… Já”, pensó mientras se miraba en el espejo del ascensor,
alzando las cejas y con posición de mafioso.
La puerta se abrió en el piso ocho, donde estaba la sección de Dirección y el
despacho de Miyagi. Con cuidado, puso un pie fuera y comenzó a caminar,
pero la misma reacción de la empleada anterior se repitió en los demás.
Algunos le sonrieron, aunque la mayoría lo miraron con intriga.
“Están tan acojonados de mí que no pueden ni moverse…”, pensó
caminando con altanería y con su confianza recuperada por completo. Sin
llamar a la puerta, la abrió de golpe y pudo llegar a ver como Miyagi, desde su
asiento, pegaba un salto.
— ¿Qué demonios…? —al verlo, pareció comprenderlo todo. Se levantó,
algo indignado—. Llamar a la puerta antes de entrar, ¿es que no sabes hacerlo?
— Seh, seh… —Cerró la puerta y tiró la mochila en una de las dos sillas de
invitados mientras él se sentaba en la otra—. Por cierto… tus empleados me
tienen pánico.
— ¿Qué estás diciendo?
— Ninguno me detuvo y se apartaban de mi lado como si fuese un rey —
Contestó Takeshi, con la nariz hacia arriba.
— O también puede ser que les di la orden de que te dejaran pasar…
— Bah, eso queda relegado a un segundo plano —Añadió, convencido.
— Claro… a un segundo plano —Miyagi se echó hacia atrás en su silla—. Por
cierto tú no vas ahí
— ¿Eh? —Takeshi no sabía a qué se refería así que Miyagi alzó la barbilla para
señalar un lugar.
— Ése es tu sitio —Le dijo.
Cerca de la librería, Miyagi había puesto una mesa de tamaño mediano con
una silla.
— ¿Va en serio?
— Sí. Ponte a estudiar, anda.
— ¿¡Va en serio!? —Volvió a preguntar, alzando la voz y con la boca abierta.
Miyagi, exasperado, lo miró, apoyó el codo en la mesa y se puso dos dedos de
una mano en la sien.
— A ver cómo te lo explico… —Dijo, con tono de falsa simpatía—, no te he
dado ese dinero para que te sientes frente a mi escritorio a joderme la tarde, te
vas a poner a estudiar y sacarás buenas notas.
— Saco las notas que me dé la gana.
— No. Quedamos en que si te daba el dinero, serías mi alumno y me harías
caso. ¿Verdad? —Miyagi alzó la mirada y la clavó en sus ojos—. ¿O no eres
hombre de palabra?

239
Kawano Sora

Ofuscado, Takeshi apoyó de golpe las dos palmas de las manos sobre el
escritorio, haciendo vibrar algunos lapiceros.
— ¡Soy más hombre que tú! Ca… ca… cáspita —Se contuvo a la hora de
decir “cabrón”, ya que recordó que una de las normas era no insultar.
Pero aun conteniéndose, Miyagi no parecía muy contento con su actitud. Así
que Takeshi, refunfuñando y susurrando estupideces por lo bajo, cogió la
mochila con desgano y se fue hasta el escritorio que le había preparado.
— Cerdo marrano de pacotilla… lo que mi madre nunca me ha hecho vas a
hacérmelo tú maldito cochino… —murmuraba en bajito.
— ¿Qué estás diciendo, si puedo saberlo?
— ¡Nada! —Se sentó de golpe en la silla y sacó los libros.
“¿De verdad se cree que me voy a poner a estudiar?”. Extrajo varios lápices y
tras abrir un cuaderno en blanco, se puso a dibujar, asegurándose de que la
mochila ocultaba lo que estaba haciendo.
“Le va a obedecer su abuela…”

Día a día se repetía la misma rutina. Takeshi salía del colegio hasta la oficina
de Miyagi y se sentaba en el escritorio a estudiar. Por desgracia, Miyagi
comenzó a preguntarle de vez en cuando algunas cosas de clase, por lo que a
Takeshi no le quedó más remedio que dejar de dibujar y centrarse en los
estudios.
Su madre y Sugimura estaban más que contentos con la idea. Se habían
quitado de encima las deudas de los proveedores y pocos días después
comenzaron con la reforma de la tiendita, para mejorar la entrada y el interior.
Pero aunque todo parecía felicidad, Takeshi estaba más que enojado con la
situación, y por algo que incluso a él mismo le sorprendía, algo que ni siquiera
quería aceptar.
“Pasa un culo de mí… era verdad que sólo quería vengarse. ¿Qué fue de todo
aquello que me hizo? ¿Ya se olvidó acaso que me mamó la polla?”
Lo miró desde el escritorio y frunció el entrecejo.
— Gilipollas… —susurró en voz baja.
Apoyó su mano en la mejilla y volvió a subir la mirada. Miyagi, con rostro
serio, escribía en su ordenador y sin darse cuenta, Takeshi se pasó más tiempo
del necesario mirándolo.
“Hazme caso…”, pensaba inconscientemente.
Como si le hubiese leído el pensamiento, Miyagi movió los ojos y chocó con
su mirada. Cohibido, Takeshi bajó la cabeza a su libro de matemáticas.
— ¿Has terminado?
— No. Tengo una duda… —Dijo, intentando calmar los latidos de su
corazón.
Él se levantó desde su mesa y fue hasta el escritorio. Apoyó una mano cerca
de los libros de él, acercándose para leer el ejercicio.
Takeshi tragó saliva, totalmente en tensión. “Puedo oler… su piel”

240
Wagamama na Koi

— Dime.
“Oh, dios mío. Apártate”.
— A-aquí… —Takeshi señaló la actividad con el dedo casi temblándole.
— Hmm… tienes que hacer esta operación —Le quitó el lápiz con la mano—
, así… y luego la X queda libre y ya tienes el valor de Y. ¿Entiendes?
“Qué coño voy a entender contigo aquí, imbécil”
— Sí, g-gracias.
— Venga, que solo te quedan quince minutos —Se apartó de su lado, por
suerte para su corazón, y volvió a sentarse en la silla de su mesa. Takeshi pudo
soltar el aire que llevaba conteniendo todo el tiempo, sintiendo como poco a
poco su cuerpo regresaba a la normalidad.
Volvió a mirar a Miyagi con disimulo, asegurándose de que no lo descubría. Y
ahí estaba de nuevo, pegado al ordenador, sin otro interés más que su trabajo.
De alguna manera, Takeshi se sentía decepcionado… cuando terminaba, a la
hora exacta Miyagi lo despedía y él tenía que marcharse a su casa. Se había
imaginado que tendrían sexo salvaje en la oficina, que discutirían y se besarían,
que se tocarían…
“Ni siquiera deja que pase un minuto más… ni si quiera me habla, o me
comenta algo de su vida… simplemente me sienta aquí, me pone a estudiar y se
olvida de mi existencia.
» Es tan frustrante…”

“«Extraño»… sólo puedo ponerle ese calificativo”. Miyagi, en su cama, miraba


el techo del cuarto, sin poder dormir. Pero por primera vez en muchos años, la
causa de su insomnio no era el pasado, sino el presente. “Es algo así como…
un cosquilleo en el estómago, pero no puedo descifrar exactamente qué es. Es
extraño… sí. Extraño”.
Se dio la vuelta en la cama, quedándose boca abajo con la mejilla apoyada en
la almohada. “Y luego está el calor… cada vez hace más frío, pero en la oficina
se siente cada día más caliente… y además, el rostro también lo siento ardiendo
en muchas ocasiones…”
Se levantó, cabreado, sacudiéndose los pelos.
“No lo entiendo… dios. ¿Qué puede causar estos efectos?”
Caminando por la habitación se puso a pensar sobre el porqué de esas “cosas
extrañas” que le pasaban a su cuerpo.
“Realmente no es excitación… es algo diferente, parecido y a la vez
totalmente distinto… siempre me ocurre cuando sus ojos chocan contra los
míos, o cuando estoy cerca de él o cuando aspiro su olor…
» Cierto, el corazón… me olvidaba. Otro efecto: se acelera… se acelera
mucho…”
Volvió a meterse en la cama y a taparse, boca arriba. Pero seguía con los ojos
abiertos de par en par. “Lo más extraño de todo es que esos efectos aumentan
gradualmente… no lo entiendo. Cuando hicimos aquello en el baño no sentí

241
Kawano Sora

tantas cosas… pero poco a poco… se siente algo diferente y la idea de


tocarlo… si pienso en hacerle algo así de nuevo…”
Gruñó y cogió la almohada del otro lado de la cama para taparse la cara.
— No entiendo nada, joder —Susurró.

La sucursal entera se había acostumbrado ya a la presencia de Takeshi, lo


saludaban como uno más, pero debido a su personalidad, la mitad de los
empleados lo adoraban y la otra mitad lo odiaban.
Cuando se trataba de Takeshi, encontrar un punto medio era algo difícil…
Una de esas mañanas, Miyagi coincidió con él en la entrada.
— Hey, ¿qué pasó, viejo? —Le saludó dándole una palmada en la espalda
como si él fuese el jefe, delante de las secretarias del hall. Éstas, con la boca
abierta, no sabían cómo tomarse aquella muestra de confianza. ¿Cómo podía
Miyagi permitir algo así? Era lo que probablemente estarían pensando.
La ceja de Miyagi se movió ligeramente, mirándolo mal.
— ¿Todavía sigues con lo de viejo? —Cogió el maletín que había dejado
sobre el mostrador y caminaron hacia el ascensor.
Un empleado pasó cerca de ellos.
—Vicepresidente, buenos días —Saludó, inclinándose.
— Buenos días, Kagasawa-san —Respondió Miyagi, de la misma forma.
— ¡Taro! ¿Qué hay? ¿Pudiste terminar el trabajo de ayer? —Takeshi le dio un
golpe a su empleado en el brazo y éste le sonrió.
— Sí, lo conseguí terminar, aunque me llevé una buena reprimenda de mi
mujer en la noche… ¡se creía que me había ido de copas de lo tarde que llegué!
— ¡Seguro que en verdad te dieron ganas de hacerlo después del duro trabajo!
¿Eh?
Y ambos se rieron de manera cómplice. Miyagi los miró con ojos asesinos así
que Kagasawa Taro salió corriendo antes de que éste le dijese algo.
— ¿Desde cuándo llamas a mis empleados por su nombre y te tomas tantas
confianzas? —Le preguntó cuando entraron en el ascensor.
—Chst… ¿A ti qué te importa?
— Mucho.
El ascensor comenzó a subir y Miyagi movió el pie en el suelo, dando
golpecitos rápidos.
— ¿Quieres dejar de hacer eso? —Le dijo Takeshi—. Me pone de los nervios.
— Este ascensor es más lento que tu cerebro.
Sin que Miyagi pudiese verlo, Takeshi pulsó el botón de detener la máquina.
Frenó bruscamente, provocando que ambos se tambalearan.
— ¿Qué demonios? —Preguntó Miyagi, preocupado.
— ¿Tú puedes insultarme y yo no?
— No te he insultado.
— Has dicho que el ascensor es más lento que mi cerebro. ¿O no? —Takeshi
lo enfrentó cara a cara y sonrió con arrogancia—. Discúlpate —Le dijo

242
Wagamama na Koi

suavemente.
“Maldito crío egocéntrico y malcriado. Pero yo no soy como tú, idiota”.
— Lo siento, tienes razón. No debí haberte dicho eso —Dijo con sinceridad.
Takeshi, evidentemente decepcionado, abrió un poco la boca.
— ¿No tienes dignidad? ¿Ni orgullo?
— Sé aceptar cuando me he equivocado —Miró hacia los números del
ascensor—. A todas estas, esto sigue sin moverse.
Miró a Takeshi, pero no estaba nervioso y tenía un brillo en la mirada que ya
conocía demasiado bien.
— Fuiste tú ¿no?
— ¿Eh? ¿Qué dices?
— Quítate, anda —Miyagi intentó meter la mano para volver a poner en
marcha el ascensor pero Takeshi se metió en medio—. Ta…keshi, quítate de
una vez —Le exigía haciendo esfuerzo para apartarlo.
Él se estaba partiendo de risa mientras le daba la espalda y apoyaba las palmas
de las manos en el botón verde, para evitar que Miyagi pudiese ponerlo en
marcha.
Cabreado, recurrió a la única solución después de la violencia que creía que
sería factible. Como lo tenía de espaldas, acercó su rostro hasta su nuca y le
mordió el cuello. Pegando un grito, casi más parecido a un gemido, Takeshi se
apartó de los botones y se apoyó contra las puertas del ascensor.
— ¿Qué has hecho, gilipollas?
— Quitarte de en medio —Dijo mientras presionaba el botón y la máquina se
ponía en marcha—. Me acabas de insultar, por cierto.
— Creo que esta vez te lo merecías, ¿no? —Dijo él con la mano apoyada en
su nuca.
Miyagi le sonrió y Takeshi se puso rojo hasta las orejas.
— Está bien, por esta vez te lo perdono —Le dijo antes de poner un pie fuera
del ascensor.
Miyagi tragó saliva mientras caminaba. “El sabor de su piel… se mantiene en
mi boca”.

Recién duchado y con el pijama ya puesto, volvía a su cuarto para ultimar


algunas cosas de un nuevo proyecto e irse a dormir. Pero al pasar por la puerta
del cuarto de Shouta, éste lo llamó.
— Niichan, ¿puedes venir un momento?
— Dime —Le dijo entrando en su cuarto. Shouta estaba sentado en la silla de
su escritorio.
— B-bueno… es que quería hablar de una cosa contigo.
“Por Dios que no sean temas de amor… ni de sexo… ni de nada parecido”,
dijo asustado al ver las mejillas sonrojadas de Shouta. Tragó saliva y forzó una
sonrisa.
— Claro, cuéntame.

243
Kawano Sora

Él, jugando con sus manos, parecía buscar las palabras.


— Verás… lo primero es que no quiero que pienses que soy infeliz o algo
parecido… aquí contigo… estoy muy contento… Pero… bueno… había
pensado… que para poder concentrarme mejor en los estudios… podría ir con
un amigo que está en un curso superior a un piso cerca del colegio.
Miyagi suspiró para sí, aliviado.
— ¿Yoshimura Hiroki?
— S-sí —Añadió él, bajando el tono de voz.
— Bueno… no me parece mala idea si va a beneficiarte en los estudios —
Dijo cruzándose de brazos—. Pero necesito antes saber la información, dónde
vas a quedarte y esas cosas… ¿la tienes aquí?
— ¡Sí! —Contestó efusivamente Shouta, sacando de uno de sus cajones todos
los documentos—. Mira, este es el piso, está en una buena zona residencial.
Hiroki se encargó de buscarlo, y ambos pagaremos mitad y mitad.
Miyagi cogió el papel para ver la casa y la ubicación.
— Sí, está en una buena zona… y queda muy cerca de casa—Entrecerró los
ojos para fijarse mejor—. ¿Sólo una habitación?
— ¡Con dos camas! —Añadió él rápidamente.
— Ah, claro. Un cuarto compartido, supongo que será más barato de esa
forma… —Pasó la página para seguir viendo el contrato y las condiciones—.
¿Ya has firmado?
— No… soy menor de edad, Niichan, tienes que firmar tú. Además, estaba
esperando a que me dieses permiso…
Miyagi colocó los papeles sobre la mesa y le revolvió el pelo.
— No soy quién para darte órdenes sobre tu vida, Shouta. Puedo aconsejarte
y puedo decirte si me parece mal o no, pero jamás te prohibiré algo como eso.
Él abrió los ojos, contento.
— Y… ¿qué opinión tienes sobre esto?
— Me parece genial —Le dijo sonriendo—. Tienes derecho a vivir la vida
estudiantil que desees.
Él parecía muy emocionado con la noticia, así que de alguna manera, Miyagi
se sintió feliz por él.
— Gracias, Niichan.
— Es hasta marzo ¿verdad?
— Sí. En marzo… Hiroki termina el colegio y se irá a estudiar fuera, y yo me
voy contigo a Tokyo así que sólo serán unos meses.
— Bien —Desde la puerta, Miyagi se despidió—. No tardes en dormirte.
Mañana concretamos lo del tema que me acabas de hablar y firmo el contrato
de alquiler ¿vale?
— Sip. Buenas noches —Añadió Shouta despidiéndose con la mano.
Miyagi cerró la puerta y fue hasta su propio cuarto.
“No es que me guste del todo la idea de que Shouta se vaya… pero no creo
que influenciarlo con mis sentimientos sea buena idea para su futuro. Algún día
tendrá que vivir por sus propios medios y la decisión que acaba de tomar me
parece muy acertada”, pensaba mientras cerraba la puerta de su propio cuarto e

244
Wagamama na Koi

iba hasta la cama.


Se sentó sobre el borde de la cama y se dejó caer hacia atrás.
“Por Dios… a quién voy a engañar. Por mucho que lo argumente me siento
más impotente que nunca”, pensó mientras con el dorso del brazo se tapaba el
rostro.
“Le prometí a mamá que cuidaría de él… y sin embargo, lo único que he
hecho ha sido hacerle la vida más difícil… si no me odia, es un milagro…”
Soltó un quejido cuando sintió una punzada en su cabeza.
— Malditas migrañas… —susurró mientras apoyaba los dedos en las sienes.
Se levantó despacio para ir a buscar unos analgésicos y en la esquina de su
habitación, vio la bolsa con la ropa que había elegido Takeshi para él. Ni
siquiera la había colocado en el armario, simplemente la había dejado ahí, sobre
el sillón. Y cada vez que la miraba, una sonrisa asomaba su rostro al recordar
ese día. Había pasado ya un tiempo desde aquel día.
Siendo sincero consigo mismo, había sido divertido. Takeshi no había parado
de obligarle a probarse de todo: desde pantalones vaqueros azules a camisas de
colores pasteles a conjunto con bufandas. Incluso había comprado un abrigo
verde oscuro demasiado juvenil para su gusto. Y no sólo eso, había renovado
también sus zapatos, comprando cuatro pares nuevos.
No tenía ni idea de cuándo iba a ponerse tanta ropa nueva y encima tan…
tan… ¿escandalosa? No sabía ponerle una definición al término. A él le gustaba
el negro y punto. No había más que hablar.
Pero ahora que lo pensaba, se daba cuenta que los últimos días no se había
puestos las camisas negras que solía utilizar en los meses fríos… sin darse
cuenta, había elegido las blancas.

“Tócame... Deséame… Arrástrame a tu mundo… y átame a pesar del


orgullo”.
Takeshi, sentado sobre el suelo, desnudo, y con las rodillas abiertas, lamió la
mano de alguien que acariciaba su mejilla.
Podía sentir el calor sobre su piel…
“Mírame… Muérdeme una más”.
La mano lo cogió por los pelos y un pie descalzo le empujó con suavidad por
la espalda, obligándole a alzar las caderas y dejar las nalgas abiertas a él…
“Poséeme…”
Pero en menos de un segundo… todo desapareció… y Takeshi se quedó solo.
Ardiendo en sueños.

245
Kawano Sora

Capítulo 22 Acciones impulsivas


No puedes decir en qué momento o cómo ha sucedido. No puedes ni siquiera
contar los días que has pasado sintiéndote de esta manera. No puedes evitarlo
de la misma forma que no puedes afirmarlo por completo.
Pero sus ojos comienzan a volverte loco poco a poco, de manera incluso
torturadora; su mirada atraviesa cada barrera que intentas poner,
derrumbándolas, y haciendo que tu cordura se tambalee, y te deje sumido en
emociones confusas y extrañas; sus roces son corrientes eléctricas que
atraviesan todo tu cuerpo, dejándote los músculos entumecidos durante
segundos…
¿Cómo llamas a ese sentimiento? ¿Debes luchar contra la necesidad que está
comenzando a devorarte o simplemente dejarte llevar por ella? Y lo que más te
preocupa ¿va a desparecer la ansiedad por sus huesos o irá creciendo, a medida
que los encuentros aumenten también?
A veces incluso, ese sentimiento que empieza a apoderarse de ti y desconoces,
te aterroriza. Porque de un momento a otro, dejas de tener control sobre tu
propio ser, y otra persona pasa a controlar tus sonrisas, tu corazón o incluso tu
manera de respirar.
Porque de un momento a otro, te has dado cuenta de que comienzas a
pertenecerle…
Y eso hace que quieras huir. Aferrarte a la poca cordura que te queda.
Luchar contra el sentimiento de aceptar… que están comenzando a quererse.

Miyagi miraba por el gran ventanal de su oficina el bullicio de la ciudad de


Osaka. Su silla movible estaba girada dándole la espalda a la puerta.
Tamborileaba en el antebrazo de la silla con sus dedos, impaciente.
Miró el reloj. Ya eran las cuatro y no había abierto la puerta; jamás tocaba,
algo que le había traído un terrible dolor de cabeza a su secretaria, Saori, que no
entendía el comportamiento de Takeshi ni su falta de respeto.
Había tenido que dejar claro a toda la sucursal que Takeshi era un invitado
especial, y que jamás debía impedírsele entrar en su oficina ni impedirle nada
que quisiera. Pero para desgracia de Miyagi, la altanería de Takeshi creció al
saberse con poder de hacer lo que le daba la gana, así que entraba a su oficina
con tal chulería que a veces parecía él más jefe que Miyagi.
La puerta se abrió y el reloj que Miyagi sostenía en su mano, casi se le cae al
suelo. Con los nervios a flor de piel lo dejó sobre la mesa y tosió.
— Un poco tarde.
— Cinco minutos, viejo.
Takeshi se sentó sobre el sofá para invitados y dejó la mochila en el suelo.
— ¿Qué haces? ¿No se supone que tienes que estudiar?
— Hoy he decidido tomarme un día sabático.

246
Wagamama na Koi

— Ese término se utiliza para un año, no para un día.


Takeshi lo miró, con la espalda apoyada y las piernas abiertas, despatarradas.
— Te puedo asegurar que me la… que me da igual para qué se utilice el
término.
Miyagi sintió algo de orgullo en su interior. Desde hacía varios días que
Takeshi estaba controlando su forma de hablar y, aunque ahora le había dado
por llamarlo “viejo”, ya no utilizaba términos como “gilipollas”, “cabrón” o
similares… por lo menos, para dirigirse a él.
— ¿De qué coño te ríes?
— Nada, acabas de estropearlo todo.
Takeshi lo miró extrañado.
— Ponte a estudiar, anda —le dijo Miyagi indiferente, escribiendo sobre el
teclado.
— Oh, por Dios, Miyagi. Llevo más de tres semanas estudiando cada tarde —
Se dejó caer aún más sobre el sofá, y puso expresión dramática—. Es más de lo
que puedo soportar.
— Déjate de payasadas. ¿Es que acaso no estudiabas en tu casa?
Takeshi cambió su expresión dramática por una burlona.
— ¿Esa pregunta va en serio? Jamás había tocado un libro hasta ahora.
Miyagi lo miró con los ojos abiertos.
— ¿Y puedo saber cómo apruebas? Notas bajas, claro está, pero apruebas, al
fin y al cabo.
Éste cambió de posición, y se acostó por completo en el sofá, con sus dos
manos cruzadas sobre su nuca.
— Inteligencia superior.
— Claro… —Miyagi lo miró escéptico y decidió continuar con lo que estaba
haciendo. De vez en cuando, sus ojos se dirigían inconscientemente a la figura
de Takeshi.
A Miyagi le gustaba el invierno, pero pasar frío dentro de la oficina no era algo
muy reconfortante, así que ponía la temperatura de la calefacción relativamente
alta. Sin embargo, en esos momentos pensó que alguien se había equivocado y
la había puesto “demasiado” alta. No debía sentirlo solamente él, pues Takeshi
tenía parte de su camisa subida hasta el ombligo, y podía verse algo de su piel.
Cogió el teléfono de la mesa.
— Saori-san, por favor, manda a que bajen la calefacción, está demasiado alta.
Gracias.
Colgó, y casi al momento, se desabrochó un botón de su camisa, aflojando a
su vez la corbata y acomodándose sobre su silla.
— Oye… ¿y si nos vamos? —Preguntó Takeshi, aún con los ojos cerrados.
— Si quieres irte, puedes hacerlo. No te obligo a nada.
Takeshi se movió y se quedó de lado, mirándolo desde lo lejos.
— No me refería a irme yo, sino a irnos a algún lado, los dos.
Con el corazón latiendo acelerado ante sus palabras, Miyagi siguió escribiendo
en el teclado, aunque ya ni sabía lo que estaba poniendo.
— No puedo salir, Takeshi. Tengo trabajo.

247
Kawano Sora

— Eres un mentiroso, ¿sabes? He investigado por mi cuenta, y todo el mundo


dice lo mismo.
— ¿Ah, sí? ¿El qué? —Preguntó Miyagi, intrigado pero haciéndose el
indiferente.
— Que haces más trabajo de lo normal. Más incluso… de lo que sería trabajar
de más. Dicen que la sucursal lo lleva todo con un mes de antelación y que
muchos empleados vienen a pasar el rato en el ordenador porque en casos
extremos tú les haces el trabajo.
Miyagi paró de escribir. Eso era mentira. Él no le hacía el trabajo a los demás,
y mucho menos llevaba el trabajo con un mes de antelación… solamente
ayudaba a veces a sus empleados, y bueno, lo otro puede que una o dos
semanas sí… pero tanto como un mes…
— Eso es mentira.
— Pues yo me lo creo —dijo Takeshi mientras se levantaba y se acercaba
hasta su mesa—. ¡Venga, vámonos! No puedes tener una vida normal todo el
maldito día aquí metido. Ahora que no está Shouta ¿a qué hora sales? ¿A las
diez, a las once?
No. Salía a veces incluso a las doce de la noche, y cuando llegaba a casa se
colocaba el portátil sobre sus muslos, en la cama, y, hasta que caía rendido y sus
ojos se cerraban, adelantaba trabajo.
Miyagi no supo qué decirle y, en breves segundos, Takeshi estaba apoyado
sobre el borde de su mesa.
— Todo esto es una mierda, tío.
— ¿Eh?
Antes de que Miyagi pudiese reaccionar o detenerle o decirle un “no”
rotundo, Takeshi había barrido con su brazo la mesa, tirando todo lo que
encontró a su paso.
— ¡Takeshi, joder! ¿Qué coño has hecho? —Miyagi saltó de su asiento,
cabreado.
Su pequeño bastardo comenzó a reír.
— Oh, dios mío. ¡Dos palabrotas seguidas! ¿Qué más quieres decirme?
Miyagi dio la vuelta a la mesa, dispuesto a atraparlo, pero Takeshi saltó por
encima y lo esquivó.
— Eres un maldito cabrón —dijo entre dientes Miyagi.
—Sigue por dios —Le suplicó Takeshi irónico, entre risas—. Jamás te había
oído decir tantas palabrotas.
— Maldito niñato repelente…
Takeshi fue hasta la librería de la otra pared para sortearle, pero, en menos
tiempo del que pensaba, llegó Miyagi y lo empujó contra los libros.
Agarró sus dos muñecas con fuerza, apresándolo. Varios libros cayeron al
suelo debido al golpe.
— ¿Por qué lo has hecho? —Le preguntó Miyagi, con expresión dolorida.
— Porque estoy harto de ti y tu puta perfección.
Respiraban muy cerca, casi compartiendo el mismo aire.
— Tú no entiendes nada, Takeshi. Nada.

248
Wagamama na Koi

— Y tú tampoco. Te estás autodestruyendo. No tienes vida —La presión de


las manos de Miyagi aumentó con esas palabras.
— Quizás sea algo que quiero, y en lo que tú no debas meterte. Me gusta mi
vida tal como es —Contestó casi con un gruñido.
Takeshi se quedó mirándolo a los ojos.
— No parece que te guste demasiado vivir —le respondió. Miyagi aumentó
aún más la fuerza ejercida sobre sus muñecas, hasta que el rostro de Takeshi se
transformó en un quejido—. Me duele, animal.
— Eso pretendo —Contestó mientras apretaba más.
— ¡Ah, Miyagi, joder! —Gritó Takeshi mientras se retorcía para huir.
— Estate quieto.
Takeshi hizo caso a la orden.
— ¿Por qué… —comenzó Miyagi, casi en un susurro—, por qué has
aparecido en mi vida? ¿Para qué?
La presión de las manos sobre sus muñecas disminuyó y los pulgares tocaron
la palma de la mano, con suavidad. Fue subiendo todos los dedos, mientras sus
ojos se miraban, hasta enredarlos por completos con los de él.
¿Por qué Takeshi lo miraba de esa manera? Rebelde pero ansioso, como si
esperase algo de su parte, como si él fuese algo que le perteneciera.
Apretó con fuerza sus manos, pero era otro tipo de presión, para nada con
pretensiones de hacer dolor. Más bien era esa fuerza de “no me dejes ir”.
Y mientras apretaba, sus dedos acariciaban todos los suyos. Con urgencia, con
necesidad de sentirlo.
Takeshi jadeó.
¿Le gustaba?
No podía llegar a comprenderlo por completo. Si le odiaba tanto como decía,
¿por qué no se alejaba? ¿Por qué no desaparecía de su vida?
Se alejó de sus manos, y los dedos bajaron por sus muñecas, siguiendo a sus
brazos desnudos. Takeshi tembló ante el contacto. Cuando llegó hasta sus
hombros, los agarró. Y su cabeza, sin previo aviso, se apoyó sobre uno de ellos,
ocultando su rostro.
Olió su aroma y lo abrazó.
Su maldito rebelde sin causa; el que estaba volviendo su vida patas arriba, el
que estaba destrozando toda su tranquilidad.
¿Por qué no podía alejarse de él?
El corazón de Miyagi latió con fuerza cuando notó como lentamente los
brazos de Takeshi se enredaron en su espalda.
Incluso por segundos dejó de respirar.
De repente, fue como si ambos se sintieran el uno al otro; como si
compartiesen un mismo pasado… y un mismo futuro.
No se dijeron nada; en la habitación sólo se escuchaba el roce de la tela contra
la tela, de sus respiraciones...
— Lo siento —Esas palabras sorprendieron a Miyagi—. Quizás… me pasé.
Miyagi sonrió, aún apoyado sobre el hombro de Takeshi.
— Bah, después de todo llevo el trabajo adelantado por un mes ¿no?

249
Kawano Sora

— A veces me pasa eso ¿sabes? Me vuelvo loco.


— No ¿en serio? —Preguntó irónico Miyagi.
— Mira… Miyagi —empezó Takeshi, alejándose un poco de él, con el rostro
mirando al suelo—, no digo que mi comportamiento sea el más adecuado
pero… pienso que el tuyo tampoco lo es.
— Parecemos los dos extremos de una cuerda ¿no? —Preguntó Miyagi, en un
susurro.
Takeshi le agarró con la mano su camisa, sin mirarlo todavía a la cara.
— ¿De la misma cuerda?
Miyagi tragó saliva, nervioso.
— Bu-bueno, eso no depende de mí —Apartó la mirada, un tanto alterado—.
Qué, ¿nos vamos al final?
Takeshi alzó los ojos y se miraron. Y fue como penetrar en un océano lleno
de olas gigantescas y desafiantes, un mar inmenso, peligroso; pero a la vez lo
más grandioso que pudiese existir. Y sintió que se había perdido por completo
dentro de ese mar y que, de alguna manera, no quería encontrar la salida.
— Mmm, ahora soy yo quien se lo está pensando —lo miró desafiante. Ése
era su Takeshi—. ¿Pagas tú?
Miyagi rio.
— Pago yo.
Y con elegancia felina, Takeshi se escurrió de sus brazos, cogió su chaqueta y
abrió la puerta.
— Después de ti, viejo.

250
Wagamama na Koi

Capítulo 23 ¿De la misma cuerda?


— Bueno, podríamos empezar con cosas básicas ¿no?
— Adelante.
— Mmm, ¿mar o montaña?
— Me es indiferente.
— ¿Totalmente indiferente? ¿Seguro?
— Bueno, en verano prefiero el mar, y en invierno la montaña.
Takeshi lo miró con expresión aburrida.
— Eres una persona demasiado sosa.
Miyagi tomó un sorbo de café. Estaban sentados frente a frente en una mesa
del rincón de una cafetería. Aunque el lugar era considerablemente pequeño, no
estaba lleno de gente. Pero esa era una de las características del Amour et café, un
espacio exclusivo para personas con alto poder adquisitivo y del cual Miyagi era
propietario. Pero eso, por supuesto, Takeshi no lo sabía.
— Me toca a mí, entonces —Miyagi volvió a beber para preparar la pregunta.
El juego lo había iniciado Takeshi, alegando que no sabían nada el uno del otro.
Y aunque él le había contestado que le parecía una estupidez, por dentro, estaba
emocionado—. ¿Qué te llevarías a una isla desierta?
Takeshi lo miró con mala cara.
— Qué pregunta más típica.
— ¿La tuya era acaso original?
— La mía fue para romper el hielo.
— Bueno, la mía también, contesta.
— ¿Puedo elegir todo lo que quiera o hay un límite?
— Sólo dos cosas —Miyagi volvió a beber, mientras analizaba su rostro.
Takeshi se dejó caer con el ceño fruncido sobre el terciopelo rojo de su
respaldo, pensando. Su chaqueta de invierno descansaba en un rincón del sofá,
junto con la de Miyagi.
Ese detalle, sin saber por qué, lo emocionó. Sus ropas acariciándose, dándose
calor en una tarde de otoño, mientras ellos sin embargo, tan fríos y distantes.
— Un cuaderno y un lápiz.
— ¿Para garabatear esos dibujitos que siempre haces?
— Exacto. Puedo sobrevivir creándome armas y mierdas de esas por el estilo
con cosas propias de la isla, pero moriría del aburrimiento.
— ¿Qué pasará cuando se te gaste el lápiz?
Takeshi sonrió, muy confiado de sí mismo.
— Lo siento, señor Miyagi. Esa es una segunda pregunta.
Miyagi se apuntó un bingo por Takeshi, había sido un chico listo. Sonrió
tontamente.
— Entonces, te toca a ti —Le dijo.
Takeshi le dio un sorbo a su batido de frutas. Se había pedido una mezcla
rarísima, y en esos momentos era cuando recordaba que estaba con un crío de
dieciséis años que tenía prohibido beber alcohol…

251
Kawano Sora

… “y tener sexo con adultos”, pensó mientras observaba como sus labios
sorbían por la pajita.
— ¿Con cuántas chicas has tenido sexo? —Le preguntó de sopetón. Su
Takeshi siempre tan extremista.
— Vaya, cómo cambias de tema…
Él se quedó expectante, curioso, y con rostro travieso.
— ¿En serio tengo que responder? ¿No están tomando las cosas un rumbo un
tanto… íntimo?
— ¿Acaso tienes vergüenza de la respuesta?
¿Vergüenza? ¿Qué decía el niñato ese?
— Dos.
— ¿¡Dos!? —Comenzó a reír—. ¿Tú? ¿En serio?
Miyagi lo miró con cara de malas pulgas.
— No sé dónde está la gracia…
— No sé, te imaginaba… más mujeriego.
Apartando la mirada, tomó un poco de café.
— No he tenido demasiado tiempo como para cultivar relaciones sexuales.
— Oh, vamos, no hace falta “cultivar” relaciones. Basta con tirártelas y ya
está.
— Debo suponer que eso es lo que haces tú ¿no? ¿Con cuántas lo has hecho?
—Le preguntó algo intrigado.
— No lo sé… ocho, diez quizás.
— Vaya… —Lo miró de manera inquisidora—, no pareces ser muy selectivo.
— Já, y una mierda. Todas las que me tiro son tías increíbles con cuerpazos de
infarto.
— No me digas… —Bebió—. Te toca a ti preguntar ¿no? Acabo de hacer mi
pregunta.
Takeshi volvió a tomar de su batido, esta vez sorbos largos y lentos mientras
miraba a un punto fijo, y Miyagi supuso que estaría pensando una pregunta
bastante retorcida…
— ¿Has tocado a algún hombre?
Miyagi casi se atragantó con el café que bajaba por su garganta. Tosió y se
limpió con la servilleta.
— Takeshi, por Dios.
— Responde.
— Sí — Observó cómo apretaba el vaso con fuerza. ¿Celos ante la respuesta?
¿Podría estar celoso? Sonrió para sí—, a ti.
Y entonces se dio cuenta de la forma en que tragó saliva y la forma en que
relajó su cuerpo. Y a su vez, se percató del sonrojo de sus mejillas, leve, sutil y
casi imperceptible, pero visible para alguien como Miyagi, quien ya lo conocía
demasiado bien.
— Aunque no sé si debo considerarte como un hombre… eres todavía un
crío.
— Vete a la mierda —Estaba alterado—. Me refería a parte de mí, imbécil. Sé
que… sé que a mí ya me has tocado.

252
Wagamama na Koi

— Bueno. Me toca a mí preguntar, entonces.


Para su desgracia, Miyagi ya sabía que Takeshi se había tocado con otros
hombres así que obvió preguntar algo tan molesto para él. “¿Por qué me
incordia tanto ese pensamiento? El hecho de que otros le hayan tocado… me
pone enfermo”.
— ¿Sentiste celos al pensar que había tocado a otros hombres?
Takeshi alzó la mirada, molesto, avergonzado y sonrojado.
— ¿¡Qué cojones estás diciendo, tío!? —Miró hacia otro lado, con el ceño
fruncido—. No, para nada. Me da igual a quien toques y a quien dejes de tocar.
Miyagi sonrió y fue a tomar otro sorbo de su café cuando se dio cuenta que ya
se lo había terminado.
— ¿No preguntas? Te toca a ti —Le dijo, indiferente.
— Mira, Miyagi, justo ahora estoy muy cabreado, así que déjate de bromas.
— ¿Cabreado? ¿Por preguntarte si estabas celoso? —Miyagi movió la cabeza
incrédulo—. Jamás creí que te darías por aludido.
— ¡No me he dado por aludido! ¡Nada!
— Entonces, no estarías enfadado.
— Muy bien —apoyó los puños sobre la mesa—, voy a hacerte unas cuantas
preguntas, Míster Perfecto que no se altera. ¿Cómo demonios y por qué murió
tu madre? ¿Por qué estás todo el puto día pendiente de mí? ¿Por qué me
besabas y me metías mano antes de empezar el trato? Y… ¿¡Y por qué cojones
has dejado de hacerlo de repente!?
El rostro de Miyagi se ensombreció ante las preguntas, Takeshi respiraba con
dificultad.
— Obviaré el hecho de que has hecho más de una pregunta —respondió con
frialdad—, a la primera decirte que no tengo por qué contártelo, da igual cuanto
insistas. A la segunda no tengo respuesta, no sé por qué lo hago. A la tercera,
porque me apeteció. Y a la última porque a ti te desagrada, según tus palabras.
¿Eso es todo?
— Sé lo que pasó con la primera pregunta —Miyagi levantó la mirada,
clavando sus ojos en él. Takeshi estaba jugando con fuego y si quería alterarlo,
lo estaba consiguiendo.
El corazón le subió hasta la garganta. ¿Por qué tenía que tocar ese tema? ¿Por
qué? ¿Por qué?
— No me interesa saber qué sabes.
— Tú lo viste todo ¿verdad? —Insistió.
— Basta, Takeshi —Miyagi apretó el puño.
— No lo entiendo, si tú y Shouta lo vieron… ¿cómo no saben quién fue
quien ma-….?
— ¡He dicho que BASTA!
Los pocos clientes se giraron para ver qué sucedía y la cafetería se quedó en
silencio durante breves segundos hasta que retornó a su actividad habitual.
Takeshi se quedó en silencio, igual que Miyagi. Ambos mirando a la mesa, sin
levantar la mirada, alterados.
Entonces Takeshi se levantó y cogió su chaqueta, dejando el batido a la mitad.

253
Kawano Sora

Sin decir ni una última palabra, abandonó el lugar.


Miyagi se quedó mirando su propio abrigo donde segundos antes, había
estado también el de Takeshi.
Juntos.
— Joder. Joder. Joder —Ocultó el rostro con una mano—. Joder.

Takeshi andaba rápido, dándole patadas a cualquier piedra que encontraba. ¿A


qué habían venido esas últimas preguntas? ¿Por qué las había soltado?
Sobre todo la última… ¿Acaso… extrañaba el contacto con Miyagi?
No. No. No.
No lo echaba de menos.
Nada.
Ni siquiera un poquito.
Redujo la velocidad de sus pasos al recordar el rostro ensombrecido de
Miyagi, el dolor que le habían transmitido sus ojos. Tuvo que admitir que
incluso él debía tener unos límites para ser tan malcriado, y se sintió
terriblemente mal por las cosas que le había dicho.
Su mal carácter lo había llevado a esa situación. Pero es que… ¡odiaba esa
condenada actitud tan tranquila! Como si nunca nada le importase, como si el
mundo le diese exactamente igual. Y cuando había dicho aquellas estupideces
de sentirse celoso… ¿de qué manera podía Takeshi atacarlo? Sólo se le había
ocurrido preguntar por su madre, su debilidad,… había sido cruel por su parte.
Sacó su móvil y escribió un mensaje. Había guardado su número de teléfono
privado. Aunque nunca en su vida hubiese creído que lo utilizaría para algo así.
Por culpa de Miyagi empezaba a sentir cosas y sentimientos que nunca había
tenido que hacerles frente: culpa, disgusto, arrepentimiento…
Dejó el mensaje escrito un rato, observándolo, antes de darle a “enviar”.
«Lo siento».
Y entonces, con el dorso de su brazo se restregó los ojos. No había podido
evitar que un quejido lloroso saliese de su garganta.
Por la impotencia de saber que había sido un niño egoísta.
Porque sentía que debía disculparse si no quería perderlo
Por el hecho de necesitar hacerlo.
Y por el dolor que guardaba Miyagi en su interior.
Esas fueron las razones por las que no pudo evitar que saliesen aquellas
lágrimas.

La noche, fría, acechaba y vigilaba cada paso que daba Takeshi. Sus pies, en
las calles ya vacías, se arrastraban. Iba despacio, sin prisa, acercándose poco a
poco a su destino y con una lluvia suave que caía sobre su piel.
Su rostro, inexpresivo; su corazón, latiendo fuerte pero despacio.

254
Wagamama na Koi

Horas atrás, tirado en el suelo de su cuarto, algo lo había incitado a salir de su


casa. Ese algo lo había despertado, estaba gritando dentro de su mente. Había
girado su rostro, con los ojos vacíos en dos cuencas oscuras y había alargado el
brazo para alcanzar su móvil. Tenía un mensaje de varios y largos minutos
atrás. Pero no había escuchado el aviso.
Un mensaje de él.
«No tienes por qué disculparte. Fue mi culpa. No hace falta que vengas más:
el trato queda anulado».
Takeshi había leído el mensaje tranquilo. ¿Lo había leído cuántas veces…
quizás diez, veinte? Ni siquiera podía recordarlo.
Pero entonces, en esa habitación, en ese móvil, en ese momento, entendió el
verdadero significado de esas palabras. Y en pocos segundos, su mente y su
corazón, le cambiaron la manera de ver el mundo; de verlo a él.
¿Por qué había escrito todo aquello… cuando pensaba lo contrario? El
significado real del mensaje decía «Ven, Takeshi. Ven y no me dejes nunca».
Poco a poco comenzaba a llover más fuerte, Takeshi no llevaba más que una
camisa de mangas cortas y un pantalón de lino suave. Se había puesto sus
zapatillas de hacer deporte, y había salido en su búsqueda.
En la búsqueda de la respuesta.
La lluvia se tornó entonces fuerte e impetuosa. Imparable empapaba sus
ropas, mojaba todo su cuerpo, congelándole la piel.
Aceleró el paso.
Tenía que verlo. Urgentemente.
¿Que el trato se había anulado? ¿Que no tendría que venir más?
Los pasos se convirtieron en grandes zancadas y en menos de lo que pensaba,
estaba corriendo sin parar, moviendo los brazos y luchando contra el frío, el
viento y la lluvia.
Luchando contra sentimientos contradictorios que pasaban por su mente.
“¿Por qué? ¿Por qué hago esto?”, no paraba de preguntarse mientras
comenzaba a jadear.
Su sonrisa irónica, su expresión seria, su mirada lejana, su rostro siempre
triste, añorando algo que Takeshi jamás podría darle…
Su vida, tan miserable y patética.
“¿Por qué… por qué quiero estar con alguien como él?”
Y entonces, la respuesta llegó de algún lugar lejano… un recuerdo, una
conversación en su despacho de ese mismo día: las puntas extremas de una
cuerda.
¿De la misma cuerda?
¿De quién dependía que esos extremos fuesen de la misma cuerda? ¿Quién era
el causante que los uniría?
“¿Y si… y si fuese cierto? ¿Y si existiese algo especial para cada uno? —sus
pies comenzaron a salpicar sobre los charcos. La lluvia no amainaba—. ¿Y si…
ese especial fuese Miyagi? —Se paró frente a su casa—. El otro extremo de la
cuerda. Mi enemigo natural, a quien jamás podré alcanzar”.
Miyagi estaba fuera, bajo el pequeño tejado de la entrada, fumando.

255
Kawano Sora

Fue latente su sorpresa cuando lo vio entrar por el jardín. Se quedó inmóvil,
sin hacer nada, simplemente lo miraba con los ojos abiertos de par en par.
Takeshi caminó hasta él y, con sus puños cerrados, comenzó a golpear
fuertemente su pecho. El agua le caía por el pelo, estaba empapado.
— ¿¡POR QUÉ!? —Gritó cuando paró de golpearlo, intentado hacerse
escuchar entre el rugido del viento y la lluvia—. ¿Por… qué?
Miyagi no respondió. Su cigarro había caído al suelo, apagándose al instante.
Takeshi agarró con fuerza las solapas de su camisa y alzó su mirada algo
borrosa hacia él.
Como siempre, con el rostro tranquilo.
Pero… ya había comprendido.
No era tranquilidad, era vulnerabilidad.
— ¿¡Por qué me dices que me vaya cuando estás gritando que me quede!?
¿¡Por qué tienes esa puta manía de decir todo lo contrario a lo que piensas!? —
Pero aunque Takeshi estaba mirando su rostro, Miyagi apartaba la mirada—.
¿Es así como siempre lo haces? ¿Los echas a todos de tu vida?
Takeshi lo empujó, soltando sus ropas. Caminó desesperado, dando círculos
en la entrada y pasando una mano por su cabeza. Miyagi seguía impasible, la
lluvia también había mojado parte de su rostro y simulaban lágrimas que caían
por sus mejillas; sus ojos eran un vacío abrumador.
Se acercó hasta él y volvió a empujarlo.
— ¡Haz algo, joder! ¡Pégame! ¡Defiéndete!
Le dio un fuerte puñetazo en su estómago y Miyagi se dobló de dolor. Y justo
cuando Takeshi dirigió su mano para propinarle otro, Miyagi le agarró con
fuerza la muñeca de su brazo.
Sin mediar palabra lo arrastró hasta la casa, cerrando la puerta tras de sí, y lo
apoyó contra la pared. Se arrastraron cayendo hasta el suelo, con las frentes
pegadas y sus manos agarrando los rostros de cada uno.
Y casi dolorosamente, Miyagi agarró con su boca los labios de él y lo besó con
furia, con pasión, con desesperación.
Con urgencia, las manos de cada uno buscaron la piel y el contacto del otro.
Se miraban, se besaban, se tocaban como si fuera la primera vez. El suelo
quedó lleno de pequeños charcos de agua.
Takeshi se quitó los zapatos utilizando los pies para ello y los arrastró lejos.
Cruzó los brazos alrededor de su cintura y se quitó la camisa fina de algodón
blanca que le cubría.
Tiritó.
—…Miyagi… tengo frío….
Él no dijo nada. Su mano se apoyó sobre su pecho desnudo y lo miró a los
ojos. El corazón le estaba latiendo y sabía que Miyagi podía sentirlo en la yema
de sus dedos.
—… tengo frío… —repitió, susurrando.
Sus dedos se movieron y subieron hasta sujetarlo por la nuca, atrayéndolo
hacia él. Lo besó de nuevo. Sus lenguas danzaban, se entremezclaban, como si
estuviesen acostumbradas a ello.

256
Wagamama na Koi

Miyagi dirigió su mano hacia la cuerda que le abrochaba el pantalón.


Ambos jadeaban.
Pero aunque lo desabrochó, no hizo nada. Se quedó mirando, esperando.
— Tócame, Miyagi… tócame —suplicó Takeshi con voz ronca.
Quizás era eso lo que esperaba Miyagi: su aprobación. Quizás, indirectamente,
le había pedido permiso para tocarlo.
Era la primera vez que lo hacía.
Entonces su mano, ardiente, se enterró entre sus piernas y lo acarició. Takeshi
gimió, entrando en calor al instante.
—… Frío… tengo frío… —mintió, para que Miyagi calentase más su cuerpo.
La mano de Miyagi se movía con suavidad y Takeshi, agarrado a sus
antebrazos, comenzó a susurrar palabras incoherentes, a decir su nombre entre
jadeos. Algo más que excitación estaba recorriendo su estómago, algo que no se
asemejaba a nada sentido nunca.
Y que incluso, daba vértigo.
Ese algo siguió subiendo por entre su pecho, recorriendo lentamente su
tráquea y quemando su garganta. Hasta que huyó en forma de gemidos.
Y así se repitió el proceso de nuevo, una y otra vez.
Con lentitud, Miyagi le quitó los pantalones. No tenía ropa interior debajo.
Estaba totalmente desnudo. Desnudo en cuerpo y alma.
En ese momento, todo su ser le pertenecía a Miyagi.
Le agarró las caderas, arrastrándolo y colocándolo sobre él a horcajadas.
Las manos de Takeshi recorrieron sus mejillas con los dedos para luego
enredarse en su pelo, negro como la oscuridad de su corazón. Lo besó. Una y
otra vez se besaron mientras las manos de Miyagi acariciaban su espalda,
produciéndole hormigueos en toda su piel.
Escuchó cómo Miyagi se desabrochaba la cremallera de su pantalón, bajo sus
piernas.
— Es-espera… —las manos se apoyaron sobre su pecho, deteniéndolo.
Miyagi se detuvo y lo miró. Seguía sin pronunciar palabra.
— Te… te mentí —le confesó casi con un quejido Takeshi—. Te mentí. Te
mentí —agarró la tela de su camisa, por los hombros—. Ningún hombre me ha
tocado nunca. No sé qué es eso, no tengo idea de nada… no sé… qué hay que
hacer…
Entonces Miyagi soltó un sonido burlón de su boca, algo parecido a una risa.
Takeshi lo miraba sin comprender. Apoyó su cabeza en el pecho de Takeshi.
— Lo siento.
— ¿Por… por qué?
— Todas esas cosas… que hice… lo siento…. Dios, no tenía ni idea.
Takeshi le dio un golpe cariñoso en el hombro.
— ¿Eres imbécil o qué? No soy un inocente, que lo sepas.
— Ya… claro que no… —dijo Miyagi con sarcasmo.
Se levantó, dejándolo en el suelo, desnudo.
— Ve a casa —le dijo de repente.
— No —le respondió con tranquilidad él—. No quiero.

257
Kawano Sora

— Vete.
— No —Takeshi no se amedrantaría esta vez.
No le temía.
Miyagi estaba de espaldas. Takeshi se levantó del suelo y se acercó hasta él.
Sus pies fueron acariciando la madera del piso. Alargó su mano y agarró su
camisa.
— Miyagi, ya lo entendí… —apretó con fuerza la tela—. Los extremos de una
cuerda —Dijo casi en un susurro—…. de la misma cuerda.
Sin girarse, Miyagi cogió su mano y juntos, comenzaron a subir las escaleras.
Por fuera, un rugido de lluvia y viento seguía su canto, impasible ante los
corazones alterados de dos jóvenes que quizás, se estaban comenzando a
necesitar más de lo que hubiesen imaginado nunca.

258
Wagamama na Koi

Capítulo 24 Miyagi, házmelo


Creo que haberle preguntado aquello en la pequeña cafetería lo cambió todo. Creo que fue
aquello el detonante de los siguientes acontecimientos, de las emociones, del dolor, de la
felicidad… Quizás en el fondo sabía lo que pasaría, que me volvería adicto a él, a su
presencia, a su mirada. Yo, creyente de lo racial y enemigo de la subjetividad. Yo que creía
que las relaciones se basaban en un acuerdo común para obtener beneficios y no en elementos
irracionales...De repente, me encontraba en una situación contraria a mis pensamientos:
desesperación, tortura, locura…
Desesperación porque no podía pasar un día sin querer verlo.
Tortura por no controlar las emociones que se acumulaban en mi pecho cuando nuestros ojos
se cruzaban…
Locura por la manera de sentirme cuando estaba a su lado.
Así que ahí me encontraba. En su casa, desnudo, sujetándole y pidiéndole que me hiciese
todo aquello que no estaba permitido.
Todo aquello que se suponía que jamás hubiese querido hacer.
Que me llevase a la boca del lobo, a la oscuridad…
... a su mundo….

Subieron cada escalón conteniendo la respiración. Sus manos unidas a través


del contacto entre sus pieles, el corazón ahogándoles en la garganta. En pocos
pasos llegaron hasta la puerta. Miyagi la abrió y la cerró tras de sí, cerniéndose
la oscuridad sobre ambos y dejándolos sumidos en la más absoluta irrealidad.
Las manos de Miyagi lo apoyaron contra la pared. Takeshi respiró hondo
mientras sentía como, en la oscuridad, su boca se acercaba y le quemaba el
cuello con los labios. Le saboreaba la piel, hambriento… muerto en deseo.
Takeshi, sin poder evitarlo, soltaba gemidos roncos que encendían aún más la
pasión de Miyagi por su cuerpo.
Con lentitud, se separó del cuello y apoyó su frente en la de él.
— ¿Por qué me mentiste? —Le preguntó, a milímetros de su boca.
Takeshi miró los labios, luego sus ojos, luego los labios otra vez.
— Quería… —aturdido por la intensa mirada, apartó su rostro—, quería
hacerte sentir inferior. Te quería hacerte creer que no había sentido nada.
— Lo conseguiste —Miyagi le pasó el dedo índice por la curvatura de su
mandíbula—. Eres… fascinante para mí —Lo obligó a mirarlo girándole el
rostro con su mano. Sus ojos se observaban, se tocaban a través de la
distancia—. Cuando estás frente a mí, me siento alguien distinto —Lo besó; un
beso corto y suave—. Cuando estás frente a mí… no puedo pensar —Volvió a
besarle, esta vez más largo, más húmedo. Se separó de nuevo—. Cuando estás
frente a mí… no puedo dejarte ir —Su dedo le recorrió esta vez la línea del
labio inferior—. Takeshi… siempre había pensado que tu odio hacia mí era
irreversible… pero, ¿es odio lo que sientes?

259
Kawano Sora

Takeshi lo miraba. Lo llevaba mirando durante todos esos minutos, sin parar.
No era capaz de pensar, no era capaz de razonar, no era capaz de respirar.
— No lo sé —respondió con voz ronca.
— ¿Qué tienes, Takeshi? ¿Qué tienes que no puedo alejarte de mí?
Hacía rato que podía verle el rostro. Los ojos se habían adaptado a la tenue
luz que traspasaba la ventana.
Miyagi le recorrió la clavícula con su mano, despacio, sin prisa. Entonces, el
frío de la noche le recordó que tenía tan sólo puesto los calcetines, y
sintiéndose estúpido, tuvo vergüenza. Tragó saliva, expectante a que Miyagi
siguiese tocándole… Pero se apartó de su lado.
Dándole la espalda fue hasta la ventana y apoyó la frente en el cristal.
— No puedo, Takeshi.
— ¿Qué coño estás diciendo? —Su carácter le ayudó a calmar los nervios por
la situación.
Se acercó hasta él.
—Miyagi, házmelo.
Él rio como contestación, una risa corta y sarcástica.
— El único que se atreve a darme órdenes —se giró—, después de mi padre
claro, eres tú —fue hasta la puerta y se la abrió—. Es un error, Takeshi. Todo
es un jodido error. Tú, yo, la situación. Tú eres un crío que tienes un deseo
sexual irrefrenable, y yo… y yo soy un degenerado —Giró la cara—. Vete.
Takeshi fue hasta la puerta, simulando que le haría caso. Pero la cerró de un
portazo, sorprendiendo a Miyagi.
— Házmelo de una puta vez —Sus cejas se curvaron en el entrecejo.
— ¿Por qué? —Le preguntó Miyagi, con rostro serio.
— ¿Que por qué? —Takeshi dudó—. No lo sé, no sé por qué. ¿Acaso debe
haber una razón?
— No quiero… —Miyagi tragó saliva—. No quiero hacerte daño.
Takeshi se rio, queriendo disimular el nerviosismo por pensar en las
consecuencias de hacerlo.
— Por Dios, si miles de tíos pueden hacerlo, yo también.
— No me refería solo al sexo. No quiero hacerte sufrir.
— ¿Sufrir? —Se burló—. Tendría que sentir algo para que me hicieses sufrir.
— ¿No sientes nada?
Takeshi lo miró fijamente.
— No. Nada —se acercó más a él y le sujetó la mano, para colocársela sobre
su vientre desnudo, obligándolo a tocarlo—. No siento nada.
Miyagi lo atrajo hacia él y lo besó con furia, introduciendo su lengua y
abriéndose paso en su cavidad, llenándolo con todo su sabor.
Sabor a tabaco. Sabor a café.
Le mordía los labios, causándole dolor, pero era un dolor agradable.
Aumentaba sus ganas por él, por tocarlo, por sentirlo.
— Dilo —le susurró Miyagi en su oído—, dilo de nuevo; qué sientes.
Takeshi agarró su cuello y se enlazó con las piernas a su espalda, cuando
Miyagi lo alzó sujetándolo por sus nalgas.

260
Wagamama na Koi

— Nada. Nada.
Lo llevó hasta la cama, donde cayó de espaldas y Miyagi se estiró sobre él. Le
besó el lóbulo de la oreja.
— ¿Qué sientes? —Volvió a preguntarle.
— Na… da…
Y con desesperación, Miyagi se quitó los pantalones, lanzándolos al vacío de
la oscuridad de la habitación.
Volvió a besarlo… a tocarlo.
Sus pieles, ansiosas por el tacto, se atraían como imanes y compartían miradas
a cada movimiento que hacían. Se estaban dejando llevar por una necesidad
incontrolable. Algo que llevaba ya un tiempo creciendo, un deseo que poco a
poco se convertía en adicción…
Eternos enemigos y eternos amantes.
— Mi… Miyagi…. —Takeshi gimió su nombre en un susurro cuando los
dedos de Miyagi recorrieron todo su miembro, acariciándolo, calentando cada
poro de su piel. Takeshi se sintió débil en sus manos, vulnerable...
Por una vez podía dejarse ir. Por una vez alguien mandaba, alguien dominaba.
Con urgencia Miyagi volvió a unir sus bocas, y volvió a besarlo, a humedecer
sus lenguas y a acariciarse con sus labios. Takeshi recorrió con su pie el gemelo
de Miyagi, hasta enlazarlo a su espalda.
Su piel, su sangre, sus articulaciones, sus labios… todo parecía pertenecerle a
él. Se sentía suyo por completo.
Miyagi le abrió las piernas con una mano y le tocó la entrada por fuera con la
punta de su miembro, acariciándolo con suavidad. Besó su cuello, lamió y
mordió sus pezones. Y, poco a poco, con cierta rudeza y torpeza, fue
introduciéndole su miembro duro, erecto y grande.
Takeshi gritó y le agarró con las manos la tela por los hombros, aún
conservaba su camisa del trabajo puesta y ese detalle, junto con el de sus
calcetines, le pareció erótico.
Miyagi paró.
— Te duele… deberíamos dejarlo…
— Cállate, joder…
— Take-
— ¡Sigue! —Le gritó—. ¡Métela, vamos!
Miyagi, con ambos brazos a los lados de su cabeza, seguía impasible. El sudor
le recorría por la frente, y sus ojos eran puro deseo.
— Vamos, Miyagi. Sabes que quieres follarme. Yo lo sé, tú lo sabes —le
sonrió irónico, disimulando la expresión de dolor—. Ambos lo sabemos. Ahora
hazlo.
De algún modo, Takeshi quería sufrir en sus manos, quería que le hiciese
daño, que le causase dolor. Había llevado a la locura a ese hombre impasible
que nunca cometía ningún fallo, que siempre hacía lo correcto…
Como Miyagi seguía sin moverse y tenía sólo la punta en la entrada, Takeshi
agarró con fuerza las sábanas y alzó sus caderas.
El miembro de Miyagi se introdujo en él sin pausa, sin delicadeza.

261
Kawano Sora

Miyagi gimió y Takeshi volvió a gritar, casi un sollozo.


— Basta… Takeshi —La voz de Miyagi estaba ronca del deseo.
— ¡No! ¡Házmelo, joder! Fóllame —Casi fue una súplica.
— Está bien… tú lo has querido.
Miyagi le agarró las muñecas con sus dos manos, alzándoselas por la cabeza y
comenzó a penetrarle bruscamente, sin parar. Embestidas rápidas y profundas.
Takeshi gritaba, gemía.
Era algo extraño, algo… diferente.
Notó como sus ojos le escocían debido al dolor. Ni siquiera le daba tiempo a
acostumbrarse al tamaño de Miyagi porque cada vez que la sacaba, la volvía a
meter. Le soltó las manos, y lo sujetó por las caderas. Entonces se dejó llevar…
se dejó dominar.
Miyagi, agarrándole las rodillas con las manos, se las separó y Takeshi
comenzó a soltar quejidos de dolor a la vez que sus mejillas se enrojecían por el
salitre de las lágrimas.
— Te… lo advertí… —dijo Miyagi con voz ronca y la cabeza agachada,
ocultando su rostro.
Dejó caer todo su cuerpo encima de él mientras lo embestía con fuerza y
rapidez. Takeshi enredó las piernas en su espalda, agarró las sábanas y movió
las caderas al compás de las penetraciones.
Sentía arder todo su interior, como si algo le desgarrase por dentro.
Pero le gustaba aquel dolor. Le gustaba que entrase más y más en él, notar el
cuerpo de Miyagi descansar sobre el suyo y escuchar cómo gemía en su oído.
Le gustaba la sensación de tenerlo dentro, de cómo su interior se iba adaptando
a él, descubriendo nuevas sensaciones…
— Gn… Miyagi… más… despacio… —Le pidió Takeshi, apoyando una
mano en la cadera de él, deteniéndolo.
— Lo… lo siento —Miyagi disminuyó la velocidad—. … ¿así?...
— Hm… s-sí…
Agarrando con sus manos los antebrazos de Miyagi, Takeshi, poco a poco,
comenzó a adaptarse. Descubrió que no era tan doloroso si no la metía tan
rápido.
— ¿Quién… iba a decirlo, eh? —Le preguntó irónico a Miyagi. Las gotas de
sudor que le recorrían la frente le caían encima, sobre su piel.
— ¿De qué… estás hablando?
— Yo… follándome… a un hombre —Soltó un bufido.
— Perdona, pero… —Miyagi acercó su rostro más a él y paró de moverse—,
soy yo quien te está follando —Dijo, tras lo que le penetró muy, muy
profundo.
— ¡AH! Hah… dios… te… te perdono…
Volvió a las penetraciones lentas y suaves.
Miyagi sonrió
— Eres… incorregible.
Takeshi sentía al verdadero Miyagi cuando lo veía sonreír. ¿Por qué había
dejado de hacerlo? ¿Qué había pasado para que fuese tan infeliz?

262
Wagamama na Koi

Con sus manos le apretó las nalgas, y uniéndolo más a él, le mordió el hombro
hasta dejarle la marca. Sus dedos se enredaban entre su pelo, sus manos se
encontraban y desencontraban, sus cuerpos, al mismo ritmo, danzaban sobre la
cama.
A Takeshi comenzó a gustarle, mezclado con el dolor sentía algo muy
distinto… algo tan… tan extraño…
Y mientras sentía como todo su cuerpo se entregaba a Miyagi, pensaba en él:
en sus manías y su ceño fruncido, pero también en su rostro amable, en su
preocupación por el bienestar de todos. Miyagi siempre intentaba ayudar,
ocultándolo bajo una máscara de frialdad. Pero Takeshi ya lo conocía
demasiado bien.
Lo peor era que creía que ni el mismo Miyagi lo sabía. Justificaba sus actos de
manera racional y fría, y no creía que lo hacía porque tenía sentimientos. Como
la estupidez del trato y el dinero: Miyagi no ganaba nada, y Takeshi sí. La suma
que le había entregado a su madre era suficiente para vivir durante un tiempo
sin trabajar.
Pensando en su bondad oculta, le enredó los dedos en sus cabellos y lo miró.
— ¿Qué pasa?
— Nada… —Se inclinó y lo besó, un beso húmedo, lento… y profundo—.
Ya puedes ir más rápido, si quieres… —Le dijo con los labios rozándose.
— ¿Seguro?
Takeshi se dejó caer hacia atrás, y volvió a quedar acostado.
— Venga… vamos…
Miyagi aumentó progresivamente la velocidad y durante minutos no hablaron,
sólo se sintieron el uno al otro. Se dejaron llevar por algo irracional, por algo
imposible de entender.
La cama crujía bajo sus movimientos, los cuerpos comenzaban a conocerse y
a descubrirse… Takeshi no era inocente en las artes del sexo pero… hacerlo
con Miyagi era tan diferente a todo lo que había conocido hasta ese
momento… ¿quizás era por hacerlo con un hombre? ¿Por qué se sentía tan…
placentero?
Sus penetraciones se volvieron rápidas, muy rápidas. Takeshi, eufórico, dejó
de sentir dolor para dejarle paso al placer, abriéndose a Miyagi. Gemía sin parar
y se sujetaba desesperado a su espalda ancha. Lo embestía sin detenerse ni un
momento.
Ambos notaban que estaban llegando el final.
Con un gemido profundo y tosco, Miyagi se corrió en su interior, llenándolo
por dentro; dando tres últimas penetraciones profundas y lentas.
Quizás fue el placer a través del dolor, quizás fue la excitación de saber que
había dejado su semilla dentro de él, quizás fue ver su rostro jadeando, con las
gotas de sudor recorriendo su frente, su cuello, su clavícula… quizás fue todo
junto lo que le provocó el orgasmo; un orgasmo que nunca había sentido antes.
Agarrándose a las sábanas e intentando controlar su cuerpo, Takeshi se
contrajo retorciéndose bajo Miyagi y gimiendo sin parar. Cuando el clímax llegó
hasta el punto más alto decayó de pronto y se quedó jadeando sin poder

263
Kawano Sora

moverse.
Su vientre quedó manchado de su propia semilla.
— Ah… hah… ah…
Los cuerpos quedaron inmóviles, sudados, uno sobre el otro y la quietud
dominó la habitación. Se escuchaba el viento golpear sobre la ventana y las
respiraciones aceleradas. La temperatura de sus cuerpos disminuyó sintiendo
poco a poco la frescura de la noche acariciar sus pieles. Una brisa suave se
colaba por el rincón de la ventana abierta.
— Te… te corriste… —Le dijo Miyagi sorprendido.
— No. ¿Tú crees? —Le preguntó Takeshi con ironía pero a su vez
avergonzado— Tú… lo hiciste dentro de mí.
Ambos jadeaban.
— Lo-lo siento, no pude… aguantarme…
Takeshi giró el rostro.
— Tampoco he dicho que me disgustara —dijo, haciéndose el indiferente—.
Oye, Miyagi… pesas un poco… —Le susurró mientras le pasaba una mano por
la cadera.
— L-lo siento.
Miyagi se apartó, saliendo de él y causándole un ligero dolor. Se puso a su
lado, echado de espaldas, en la misma posición que Takeshi. Sus hombros se
rozaban y miraban al techo, incrédulos por lo que acaba de pasar.
— Si… si te corriste es que te gustó… ¿no? —Insistió Miyagi.
— No. No me gustó nada —Le contestó él.
Pero a la vez que decía estas palabras tan pretensiosas y ridículas, buscó su
mano en la inmensidad de la cama y la sujetó.
Miyagi no se la apartó… movió los dedos ligeramente, sintiendo su piel, como
si se acariciasen a escondidas.
Exhaustos y cogidos de la mano, cayeron presas del sueño…
Cayeron presas del amor.

264
Wagamama na Koi

Capítulo 25 Sólo contigo


El sol de la mañana le acarició los párpados; se los frotó con insistencia y
abrió los ojos poco a poco. Sentándose sobre las sábanas Takeshi estiró los
brazos haciendo crujir su espalda; gimió de placer.
Había dormido como un tronco toda la noche y tenía una sonrisa estúpida en
el rostro.
— ¿En que momento me puse ropa de dormir? —Se preguntó mientras se
miraba la camisa holgada negra que tenía puesta y los pantalones que
sobrepasaban sus tobillos… también negros.
A su lado, la cama estaba vacía, pero vio sobre la mesilla de noche una nota.
Cuando se levantó para ir a cuatro patas por la cama hasta la mesita… sus
piernas se doblaron, entumecidas.
— ¡Joder! —Junto con el despertar de su mente, otras zonas doloridas
comenzaron a hacerlo también…
Se quedó tumbado boca abajo mordiendo la almohada.
— Me cago en todo… puto dolor…
Arrastrándose como un gusano a lo largo de la cama y utilizando los
antebrazos para impulsarse llegó hasta la mesilla de noche, dramatizando la
situación y con expresión demasiado teatral. Con esfuerzo fingido cogió la nota
y la leyó para sí:
“Me voy a trabajar. Tienes el desayuno abajo, come lo que quieras. Te he
puesto el despertador a las 7:30, te recuerdo que tienes clase. Miyagi Ryutaro”
— ¿Por qué es gilipollas y pone el nombre completo? Poco más y utiliza
“usted”. Maldito estirado…
Dejó la nota en su sitio y se rio tontamente al recordar lo ocurrido. Boca
arriba pegó un gritó antes de ponerse a cantar frases ridículas.
— He tentado al señor Perfecto…sí… el señor Perfecto ha cometido
pecado… —terminó con un sonoro “yeah” alargado y metalero.
Vio el reloj sobre la mesilla, las 7:20.
¿Clase?
Já.
Ese día no se pensaba levantar de la cama… llegar hasta la cocina ya sería un
suplicio con ese dolor de piernas, nalgas, caderas y otras zonas… ¡ni imaginarse
cómo sería tener que ir hasta el colegio!
Se quedó acostado sobre la cama, soltando un largo suspiro mientras veía el
techo de la habitación.
Y entonces, una idea maligna pasó por su cabeza…
Estaba en casa de Miyagi.
Solo.
Todo en su poder.

265
Kawano Sora

Miyagi iba a paso rápido por la oficina. Con su porte elegante era fácil
distinguirlo como el jefe de la sucursal.
— Vicepresidente, buenos días —Saludaban los empleados a su paso. Miyagi
respondía al saludo inclinándose levemente y llamándolo a cada uno por su
apellido.
Se apoyó en el cristal del ascensor cuando entró en él; pulsó el número ocho y
comenzó a tamborilear el piso con el zapato.
“— ¿Quieres dejar de hacer eso? Me pone de los nervios.”
Al recordar las palabras de Takeshi, el pie de Miyagi se detuvo casi de manera
inconsciente. “Siempre tan descarado…”, pensó, casi sonriendo.
Desde que se hubiese levantado, Miyagi intentaba no recordar lo que había
pasado la noche anterior. Si lo hacía, su cuerpo respondía a los pensamientos
de manera extraña… el corazón comenzaba a resonar más fuerte, la respiración
se le aceleraba y una punzada de placer se le clavaba en sus partes.
“Jamás había imaginado que se podía disfrutar tanto haciendo algo así… ha
sido… ha sido una de las cosas más extrañas que he sentido nunca. Durante
aquellos minutos me olvidé de todo, de mi vida, de las preocupaciones, de mi
pasado o del futuro… simplemente existía Takeshi… lo único en lo que podía
pensar era en su piel o en la manera en la que gemía… en su rostro con la boca
entreabierta, en sus expresiones de dolor o de placer… en cómo agarraba la
sábana con las manos mientras se mordía los labios… y en su interior
recibiéndome…
» Mierda, mierda, mierda… basta”
Salió del ascensor con el corazón bombeando sangre con fuerza. Fue
directamente a su despacho, sin detenerse para saludar a nadie. Cerró la puerta
tras entrar y se apoyó contra ella, colocando una mano en su boca.
“Parece una enfermedad… estos efectos no me los esperaba… ¿tendré algo
de fiebre?”
Pero lo que Miyagi no sabía es que esa supuesta enfermedad era el comienzo
de algo a lo que llaman amor…

Takeshi bajaba las escaleras mientras se abrochaba los cordones del pantalón.
Tanto la parte de abajo como la camisa le quedaban grandes así que se sentía
como un niño pequeño al que le ha prestado la ropa su hermano mayor. Se
remangó las mangas para poder sacar las manos.
— ¿Estoy tan delgado a su lado? —Se preguntó al terminar de ajustarse la
ropa.
Saltó al suelo desde el último escalón pero soltó un quejido al instante.
— Oh… mierda… me olvidaba… —Dijo frotándose el trasero.
Cabreado, fue hasta la cocina; aunque estaba dispuesto a investigar toda la
casa, antes necesitaba comer algo para recargar energías y tomarse alguna
pastilla que aliviase el dolor.
Se puso a rebuscar entre los cajones y las puertecitas pero no encontró ni un

266
Wagamama na Koi

solo analgésico.
— Vamos a solucionar esto… —Dijo en voz baja mientras cogía el teléfono
inalámbrico de la casa y revisaba la agenda.
Sólo había cinco números: “Miyagi móvil; Miyagi oficina; Shouta Móvil;
Señora Yoshida y Kotori”.
“¿Kotori? ¿Y esa quién es?”
Después de ver el listado completo, volvió al que ponía “Miyagi Oficina” y le
dio al botón verde. Esperó unos segundos y una voz femenina descolgó al otro
lado.
— Secretariado del vicepresidente Miyagi Ryutaro, habla Yoshiko Saori, ¿en
qué puedo ayudarle?
Vaya, era la tía pesada que siempre lo miraba mal, aunque tenía que admitir
que estaba buenísima. Takeshi sabía que estaba loca por los huesos de Miyagi y
el muy retrasado no se daba cuenta. Si fuese él, se la tiraba…
Esto sería divertido.
— Buenos días, necesito hablar urgentemente con el señor Miyagi —Exigió
con el tono más masculino y ronco que pudo.
— ¿Podría decirme quién le llama?
— Soy su médico personal.
La secretaria titubeó.
— Pero… discúlpeme, doctor, este es el número de la casa del señor
Miyagi…
— Efectivamente, me encuentro aquí mismo con la prometida del señor
Miyagi… —Takeshi respiró hondo y aguantó la risa—. Necesito decirle
urgentemente que el test ha dado positivo.
— ¿Pe-pe-perdone? ¿El… el test?
Taponando el auricular con la mano, Takeshi comenzó a reírse y dio unos
golpetazos sobre la mesa mientras las lágrimas se escapaban de sus ojos.
Carraspeó.
— Sí, efectivamente. Miyagi va a ser padre. Necesito comunicárselo
urgentemente.
— S…sí…. Es-espere… un momento…
“Jódete, puta envidiosa. Eso te pasa por zorra rastrera. Haciéndole ojitos todo
el tiempo a Miyagi y moviendo tus caderas como una puerca en celo. Yo me lo
tiré ¡Já! Supera eso.
» Me… me lo tiré… es cierto…”. Tragando saliva y con el teléfono en la
mano su mente regresó a esos momentos: al roce con su piel, a sus besos, a sus
caricias… recordó la manera en que había alzado las caderas hacia él,
introduciéndose todo su…
— ¿Qué quieres? ¿No se supone que deberías estar en clase? —Su tono de
voz parecía enfadado, muy serio.
— Vaya mierda, ¿cómo sabías que era yo? —Takeshi se sentó sobre la silla
pero se movió, incómodo por el dolor.
— Porque me sale el número de mi casa y eres la única persona posible ya que
te dejé durmiendo en mi cama.

267
Kawano Sora

De alguna manera, esa frase le gustó… “te dejé durmiendo en mi cama”.


— ¿No podría ser la señora Yoshida?
— Esta semana viene lunes, miércoles y jueves —Añadió monótono, sin
hacerle realmente caso.
— ¿Y Kotori?
Una pausa, una pausa muy desagradable.
— ¿Y eso a qué viene? —Su tono de voz sonó a la defensiva.
— No sé, podría haber sido ella…
— Nunca está en casa —Dijo sin preguntarle ni siquiera cómo sabía el
nombre.
— ¿Quién es? —Intentó sonsacarle Takeshi, con tono burlón—. ¿Tu novia?
¿Es una de las dos que te tiraste?
— No te interesa.
— Chst… —Takeshi le dio un golpe con el dedo al bote de sal que estaba
sobre la mesa, pero no calculó bien y se esparció sobre el mármol del suelo—.
Mierda —susurró.
— Bueno, ¿qué querías?
— Ah, eso. Me duele el culo, haz algo.
— Ta-¡Takeshi!
— Oh, vamos, dejémonos de delicadezas. Ya lo hemos hecho ¿no?
— Eres… eres un maldito degenerado.
— Habló el decente… te recuerdo que ayer estabas muy caliente…
— ¡Takeshi!
—… mientras me la metías sin parar.
— ¡Dios! Tómate un maldito analgésico, segundo cajón, parte derecha del
mueble principal de la cocina. ¡Adiós!
Miyagi le colgó nada más terminar la frase y Takeshi comenzó a reírse
escandalosamente en la cocina, solo.
— Ay, por dios… este hombre… pff…
Se levantó riendo y fue hasta el cajón a por las pastillas.
— Degenerado dice… en tema de sexo parezco yo más adulto que él…
Encontró la medicina fácilmente ya que no había demasiadas cajas. Una de
ellas le llamó la atención, era un antidepresivo. Cogió la cajita junto con la de
los analgésicos y cerró el cajón.
Después de haber llenado un vaso con agua del grifo se sentó en la silla y dejó
la cajita de medicamentos antidepresivos sobre la mesa.
Se tomó el analgésico.
— ¿Tan mal está como para tomarse esta mierda?
Cogió la caja y le dio vueltas con una mano, observándola.
Se preguntó si esas pastillas de verdad harían efecto… “No creo que te quiten
la infelicidad ni la depresión… lo único que hacen estas porquerías es poner
una capa de mierda sobre tus problemas, ocultándolos… pero eso no hace que
desaparezcan”
Sus pensamientos fueron interrumpidos drásticamente por el sonido del
teléfono. Por el susto, la cajita cayó al suelo y al girarse para recogerla tiró el

268
Wagamama na Koi

vaso de agua, que se rompió en mil pedazos nada más tocar el piso.
— ¡Joder!
Descalzo, atravesó con cuidado los cristales. Pero justo cuando tuvo el
teléfono en la mano para descolgarlo, sonó un pitido.
Se escuchó el sonido de alguien respirar al otro lado.
— Hola, Miyagi… —era una voz femenina, joven. Así que descartó a la
señora Yoshida de inmediato—. Ya sé que no estás en casa, así que te dejo un
mensaje… bueno… solo quería decirte que hace varios meses que no sé nada
de ti… ¿Cómo estás? Llámeme en cuanto tengas un momento libre… tengo
noticias… cuídate.
Sonó otro pitido y luego silencio absoluto.
“¿Y esa quién coño era? ¿Podría ser Kotori?”
Se quedó mirando el teléfono durante largos segundos y sin previo aviso,
volvió a sonar. Su corazón saltó del susto. ¿Debía cogerlo? ¿Podría ser de
nuevo Kotori? Miró la pantalla pero no salía el nombre de quien llamaba, solo
un número. Le tembló el pulgar cuando pulsó el botón verde.
—… ¿Sí?
— ¿Ya te lo tomaste?
— ¿Eh? Ah… sí, sí —Se sintió un poco decepcionado al descubrir tras el
teléfono la voz de Miyagi.
— ¿Qué te pasa?
— Nada, nada —Se quedó en silencio, sin saber qué decir.
— Bueno… —Miyagi decidió dar el primero paso—. Shouta ya no está en
casa y… si… si no vas a comer por ahí…. Puedo llevar algo a casa… y
comemos ahí… — ¿El perfecto de Miyagi había dicho una frase tan
incoherente y redundante?
— ¿Co…comer juntos? —La idea lo emocionó pero quiso disimularlo—. Sí,
bueno… no puedo ir a mi casa, si no mi madre descubriría que me he
fugado…
— Sí… me siento algo responsable por ello…
— Pff, despreocúpate, lo he hecho más veces… además… tengo excusa: me
duele todo el cuerpo.
— De eso… de eso también me siento responsable… no fue mi intención…
— ¡Dios! Tú siempre tomándote las cosas tan en serio… —Takeshi se puso
firme—. Miyagi, me acosté contigo porque me dio la gana… puede… puede
que no sea adulto pero a mí nadie me obliga a nada, ¿entiendes? Hago lo que
quiero, cuando quiero y como quiero. Así que deja ya de sentirte responsable de
mí, joder. No me trates como a un niño.
— Es-está bien. Vaya, que carácter….
— Deberías aprender de mí… —Dijo, altanero—. Tú eres demasiado débil y
poco firme…
Miyagi calló durante unos segundos.
— Sólo… sólo contigo…
Takeshi abrió los ojos de par en par y su corazón le dio un vuelco por
completo, haciendo intención de salirle por la garganta y provocándole

269
Kawano Sora

principios de infarto. Intentó contestarle sarcásticamente, defenderse,


molestarle, pero las palabras se le quedaron atascadas en su garganta de la
vergüenza tan grande que sentía.
Sin saber qué hacer, sin saber cómo enfrentar esa frase, colgó el teléfono.
Puede que estuviese preparado para el tema sexual… pero los sentimientos…
en eso era un auténtico idiota… ¿cómo Miyagi le había podido decir esas
palabras tan vergonzosas?
Con el corazón todavía latiéndole rápido y fuerte, y las mejillas rojas y
ardiendo, salió de la cocina y fue hasta el cuarto de Miyagi. Se tumbó en la cama
deshecha y respiró su esencia. Y por unos segundos, en su mente inconsciente,
deseó que Miyagi estuviese allí, en esa cama.
Los dos juntos, en pijama, abrazados y dormidos…
Imaginarse esa escena, sin entenderlo, lo reconfortó.
¿Desde cuándo se imaginaba en la cama con otra persona sin sexo de por
medio? ¿Desde cuándo deseaba la compañía de alguien solo por el mero hecho
de estar con esa persona? Con la única persona que había sentido algo parecido
era con Hiroki. Pero… no se asemejaba ni por asomo a ese nuevo
sentimiento… la relación con Hiroki era diferente. Aunque le gustaba estar con
él y se divertía, no se sentía nervioso a su lado, no le gustaba verlo todo el
tiempo, no disfrutaba tanto al molestarle ni se entretenía soñando con sus
labios… ¡ni mucho menos imaginaba dormir a su lado… en pijama! ¿En
pijama? ¿Dormir acurrucados en pijama?
¿Qué significaba todo aquello?
— Miyagi… —Susurró antes de caer dormido sobre su almohada.

Miyagi se quedó con el teléfono en la mano, estupefacto. ¿Takeshi le había


colgado? Moviendo la cabeza siguió con su trabajo. Pero no podía concentrarse
del todo… por mucho que Takeshi hubiese dicho que era libre de decidir,
Miyagi se sentía culpable ante el dolor que le había causado.
Takeshi alardeaba demasiado y en el fondo, seguía siendo un niño….
“Por Dios, tiene la edad de mi hermano… no puedo imaginarme a Shouta
acostándose con un tío ocho años mayor que él. Iría y me lo cargaría con mis
manos…”
Suspiró. ¿Qué estaba haciendo?
Una idea perversa pasó por su mente… estaba seguro de que volverían a
acostarse… o eso era lo que deseaba. De solo pensarlo su cuerpo reaccionaba
al instante. Aunque había quedado con algunas mujeres anteriormente, sus dos
experiencias habían sido tan nefastas que la sola idea de repetirlo le provocaba
un desagradable sentimiento. Por esa razón, cuando quedaba con alguna joven
que le podía llegar a atraer, no pasaban de besos y tocamientos.
Pero Takeshi… había alzado sus caderas a posta, ¡había querido que Miyagi lo
penetrase!… Y sentirse dentro de él había sido tan… tan gratificante.
Perdiendo el control lo había embestido con fuerza, solo quería estar dentro de

270
Wagamama na Koi

él, solo quería metérsela más y más dentro… sentirle muy dentro… sus
gemidos, su expresión de dolor, sus gritos y sus quejidos… todo le gustaba… y
luego, la manera en que se contrajo para correrse… la manera en la que se
apretó a él fuertemente… pudiendo sentir cada músculo y cada fibra de su
piel...
Al terminar, había quedado exhausto entre sus brazos, jadeando…
Dios… le había gustado tanto acostarse con él… tanto…
Pero si Miyagi estaba decidido a darle placer de verdad, necesitaba estar
informado. Abrió una pestaña de incógnito en el ordenador y buscó en google
temas relacionados sobre el sexo entre dos hombres. A medida que iba
abriendo páginas se iba deprimiendo más y más.
En todas ponían siempre lo mismo: dilatar la zona, dar masajes, introducir
primero los dedos y esperar a penetrarlo con el miembro hasta pasado un buen
rato; lo más importante eran los preliminares. Según leía Miyagi, lo más
importante era lograr que el pasivo se encontrase relajado y bien lubricado.
Insistían mucho en la lubricación y en la paciencia… también en ir penetrando
lentamente.
— Joder, he hecho todo lo contrario a lo que pone en las páginas… y seguro
que Takeshi tampoco tenía ni idea… Dios mío… ¿se puede hacer esto? —Se
preguntó mientras bajaba con el ratón por una página gay—. Madre de dios…
y ¿esto qué es?
Mientras leía y veía artículos totalmente morbosos y explícitos, alguien tocó a
su puerta. Con la mano temblando cerró corriendo las pestañas. Se sintió tan
nervioso como cuando de adolescente veía a escondidas porno en el ordenador
de su cuarto y su hermano pequeño tocaba la puerta.
Pulsó el botón para comunicarse con el exterior y dijo:
— ¿S-sí? Adelante.
Su secretaria entraba con la cara blanca como la leche.
— ¿Saori, te encuentras bien?
— Oh sí, sí.
— ¿Necesitabas algo?
— Oh, nada… —se apretó los dedos de las manos—, sólo felicitarle por el
embarazo de su prometida. Quizás no sea de mi incumbencia, pero su médico
me lo confesó.
Miyagi movió la cabeza y se colocó la mano en la frente.
— No me lo creo…
— Oh, Dios mío. ¿Era privado, después de todo?
— No, no. Saori, no te confundas. El de la llamada no era mi médico, era
Takeshi.
Siendo sinceros, Miyagi agradeció la broma secretamente a Takeshi, porque la
cara desencajada de Saori fue digna de ver. Intentó hablar pero tartamudeó en
el intento.
— ¿Ta-Takeshi? —Sonrió—. Oh, Dios mío, que pillo. Takeshi, claro… —Se
rio.
— Sí, bueno… ya sabes cómo es él, lo siento mucho, Saori.

271
Kawano Sora

— Oh, no se preocupe… vaya susto —Se colocó la mano en el pecho y


suspiró.
— ¿Susto?
Se puso nerviosa.
— Bu-bueno, ya sabe, si tuviese un hijo sería algo complicado para usted ya
que tiene tanto trabajo. ¿Lo de… lo de su prometida era broma también?
— Sí, no se crea ni una palabra de lo que diga ese crío —Miyagi se levantó. Ya
había hablado demasiado; se estaba agobiando. Fue hasta la puerta y se la abrió
educadamente—. Siento las molestias, Saori. No hay nada que pueda
distraerme de mi trabajo.
Saori entendió que ya era hora de irse y abandonó la estancia diligentemente.
Cuando cerró la puerta, Miyagi se rio.
— Una prometida y embarazada… —Movió la cabeza y volvió a reír—.
Tendría que estar loco para hacer eso…

Saori salió hecha una furia de la oficina. ¡Una broma de ese engendro
miserable! ¡De ese bicho!
— Maldito niñato engreído y maleducado, ¿qué se habrá creído? —Susurró
mientras se sentaba en su mesa.
Cuando había oído esas palabras su corazón se había parado durante unos
terribles segundos: ¡prometida y embaraza! Y hasta que Miyagi no lo negó, un
odio supremo por esa inexistente mujer se había apoderado de ella. ¡Deseó la
muerte de alguien que no existía!
“Y volvería a desearla”, pensó.
¡No había nadie que pudiese amarlo más que ella! ¡Nadie! Tan sólo ella
conocía su perfección…
Lo que no entendía era por qué Miyagi pasaba tanto tiempo con ese niñato.
— Estoy segura de que son obligaciones familiares… —se apartó el pelo
seductoramente—. Dudo mucho que le resulte placentera su compañía.
Pero aunque se había quedado tranquila, Miyagi ya tenía veinticuatro años…
tendría que ponerse en marcha si no quería que una fulana se lo robase.
Sonrió.
Nadie podía resistirse a Saori.

Takeshi abrió los ojos y con los puños se los restregó. Sin pretenderlo se había
quedado dormido casi una hora y media.
— Ng… —Se estiró y salió de la cama.
Su imagen se vio reflejada en el espejo que había frente a la cama. Se acercó
hasta él.
— Qué horror… vayas pintas… —Dijo mientras aplastaba su pelo—. Entre

272
Wagamama na Koi

la ropa y mi cara de sueño…


Decidió darse una ducha rápida para refrescarse. Después se puso de nuevo la
ropa de Miyagi y buscó entre los cajones del baño un cepillo de dientes. Por
suerte, el Señor Perfecto tenía un paquete de ellos, todos nuevos y limpios.
Como todos tenían el mismo color, decidió ir a la cocina y pegarle con cinta
adhesiva un papelito en el que ponía una “T”. Tras dejarlo en el vaso al lado del
de Miyagi, se puso a investigar.
¿Dónde podría esconder Miyagi sus secretos más oscuros?
Como si fuese un juego, Takeshi fue hasta su cuarto. Rebuscó entre cajones,
armarios, detrás de muebles, entre las cortinas... sin resultado alguno. Todo
estaba meticulosamente ordenado: las camisas, los zapatos, los calcetines,
incluso los calzoncillos. En esa casa no existía el desorden natural, Miyagi lo
llevaba todo al orden extremo.
— No digo que tenga que ser como yo… pero esto ya es pasarse.
Descartó el baño, el cuarto de Shouta, un cuarto vacío y la cocina. Por lo que
lo único que le quedaba era… el salón.
Algo decepcionado por no encontrar nada, bajó las escaleras y fue hasta la
sala. Allí era donde lo había visto por primera vez, pensó. Recordó cómo se
había ido corriendo esa noche, después de cenar, asustado ante aquellas
primeras emociones.
Y creyendo estar inmune, se había acercado a él, había jugado con fuego…
“Sólo contigo”… recordó.
¿Qué significaba aquello? ¿Era débil sólo con él?
Abrió el primer cajón debajo de la televisión y encontró un álbum de fotos. Al
parecer se sacaban muchas fotos cuando eran pequeños pues todo el mueble de
la sala estaba lleno de fotos enmarcadas en las que se podía ver un Miyagi alegre
y feliz. Quizás más serio que otros jóvenes… pero feliz, al fin y al cabo.
Abrió el álbum. Empezaba con el nacimiento de Miyagi; a Takeshi le entró la
risa cuando lo vio hecho una bola redondita y rosada.
— Pero si eras un bebé gordito…
Siguió pasando las páginas; Miyagi iba creciendo y cambiando. Había muchas
fotos con la madre: una mujer muy guapa con un precioso pelo largo, negro
como el azabache. A diferencia de él, su madre tenía un rostro más aniñado.
Los dos sonreían, aunque Miyagi tenía una expresión avergonzada cuando su
madre lo abrazaba.
Luego comenzó a aparecer Shouta: un bebé pequeñito y de ojos enormes. En
las fotos, Miyagi sonreía ampliamente mientras lo sostenía en brazos. Tenía tan
solo ocho años, pero su expresión ya se veía como la de un adulto. Shouta iba
creciendo también; y los dos hermanos, junto con su madre, se veían muy
unidos. Lo que se podía decir como “una familia feliz”. El padre aparecía en
muy pocas de ellas. Se veía como un hombre serio, con un rostro duro y que
incluso daba miedo. Sólo salía en ciertas fotos familiares.
Takeshi tuvo que admitir que viendo las fotos, sintió cierto deseo de tener una
relación así con su futuro hermano…
Se veían tan inocentes y felices…

273
Kawano Sora

“¿De verdad vieron como la mataban?”, pensó Takeshi con un nudo en la


garganta. Le daba miedo tan sólo el pensamiento, la realidad de lo que
conllevaban esas palabras…
A medida que Miyagi iba creciendo se volvía más y más serio, pero no tenía
esa mirada infeliz que ahora le caracterizaba. “Supongo que… ver lo que vio le
volvió de esa manera, tan triste… Pero ¿por qué Shouta no? ¿Quizás era más
pequeño y no le afectó tanto…? ¿Quizás porque las personalidades son
diferentes?”. Takeshi no lograba encontrar una respuesta y mientras se
preguntaba a sí mismo el motivo, siguió mirando.
Cuando Miyagi tendría unos diecisiete años, su madre comenzó a aparecer
rubia y con el pelo corto. A Takeshi le sorprendió el cambio y pocas páginas
después, las fotos dejaron de aparecer. No es que el álbum hubiese acabado,
pues aún quedaban muchísimas páginas por delante, simplemente, parecía
como si la vida después de esas últimas fotos hubiese desaparecido.
“Y aquí termina todo”.
Apartó el álbum, dejándolo a su lado, y sacó una carpeta del cajón.
Esperaba encontrar algo más interesante que un álbum de fotos… Pero lo
que vio dentro le revolvió el estómago: todo estaba lleno de páginas arrancadas
de periódicos, ordenadas cronológicamente.
La primera databa del año 2006. Takeshi hizo cálculos… “yo tendría unos
nueve y Miyagi… diecisiete”.
23 de junio de 2006
“Esta madrugada, se ha hallado el cuerpo fallecido de la esposa del empresario
Miyagi Wataru, dueño de Japan Innovation, en el salón principal de la mansión
familiar. Aún no se habla de sospechosos. No se ha podido obtener mucha
información sobre el suceso pues la mansión está cerrada a periodistas y hasta
ahora, no permiten que los implicados den información. Se rumorea que los
hijos han podido ser testigos del asesinato. Sin embargo, hasta no obtener
información precisa, no puede afirmarse nada. La familia ha tomado
precauciones aumentando el nivel de seguridad para proteger a los niños de
posibles amenazas. La comunidad empresarial está impactada ante tal noticia y
muchos comienzan a temer por la vida de sus familiares. La muerte de Miyagi
Mitsuki ha sido una desgracia para amigos y familiares”.
En los artículos siguientes se daban noticias similares; se confirmaba que los
niños fueron testigos clave del asesinato, pues lo presenciaron y, según la
descripción dada, se sospechaba de integrantes de una banda yakuza a la que
Miyagi Wataru debía una alta suma de dinero.
La distancia de los días entre noticia y noticia iba aumentando y cada vez las
publicaciones eran más escuetas y cortas. La última databa de hacía dos años,
en la que se cerraba el caso sin ningún culpable.
Takeshi, con todas las hojas de periódico esparcidas a su alrededor, leía
expectante la última noticia, palabra por palabra, para ver si descubría algo
nuevo. Pero de nada sirvió, se había leído todos esos papeles para acabar igual
que había empezado…
“¿De verdad fue eso lo que pasó? ¿Así? ¿Su muerte fue tan… tan patética?

274
Wagamama na Koi

¿Por qué no se dice cómo murió? Si Miyagi y Shouta lo vieron, debieron ser
capaces de decir cómo la mataron ¿no? Aunque quizás… eso sería pasarse de
morboso en las noticias públicas…”
Takeshi se sentía mal, una parte de su interior quería saber qué le había
pasado por el mero hecho de descubrirlo, de ser el único externo a la familia en
saber la verdad; quería saber exactamente qué vieron esos niños…
— Soy un psicópata… —Se dejó caer hacia atrás y acabó acostado sobre la
alfombra.

Miyagi se levantó de su asiento. En menos de tres horas había acabado lo que


tenía previsto hacer durante la tarde para poder almorzar con Takeshi. Guardó
los papeles en sus cajones privados y salió del despacho.
La mayoría de sus empleados ya habían salido a comer juntos, se quedaban
tres o cuatro suplentes, que comerían más tarde.
Fue hasta una de las mesas de sus empleados.
— Hatayama-san, envíe esto urgentemente. Es para Morita-san: no ha
realizado el pago del mes pasado y ya hemos esperado demasiado. Lo quiero
ingresado hoy. ¿Entendido?
—Esto… vicepresidente… lo siento mucho —dijo mientras se inclinaba
efusivamente—, Morita-san envió un mensaje ayer… ha dicho que si podríamos
esperar al próximo mes… lo siento mucho… dice que lo tendrá sin falta…
Miyagi respiró hondo. No. Eso ya era pasarse de la raya.
— Envíele un mensaje de mi parte. Si hoy no realiza el ingreso, será
embargado y me quedaré con su empresa.
La cara de su empleado palideció. El pobre hombre era un simple mensajero y
seguro que le tocaba aguantar el cabreo de ambos.
— Mire, Hatayama-san, sé que usted no tiene nada que ver con esto… pero
ese ingreso debe realizarse, ¿comprende?
— Sí —se inclinó—. Lo siento mucho —volvió a inclinarse—. Ahora mismo
lo envío.
— Otra cosa… —Intentó disimular mientras hablaba—, le cedo el puesto de
gerente durante la tarde ya que no podré asistir por problemas personales —
confesó Miyagi un tanto nervioso. Era la primera tarde que no asistiría al
trabajo...
— ¿Dis…culpe?
— ¿Necesita alguna razón? —Preguntó Miyagi, a la defensiva.
— Oh, perdone, vicepresidente. Siento mi impertinencia —se volvió a
inclinar—. Será un placer ser el gerente durante la tarde.
— Muy bien. Buen trabajo.
Miyagi se dio la vuelta mientras Hatayama pronunciaba un tímido “buen
trabajo” casi inaudible.
Cuando llegó al ascensor, se apoyó en la pared mientras veía los números
disminuir. Suspiró; jamás lo había sentido tan lento como ese día. Salió con los

275
Kawano Sora

pies dando largas zancadas y nada más llegar a la puerta de la entrada se colocó
su abrigo oscuro y salió de la sucursal con una sonrisa.
Era la primera vez que salía del trabajo casi al borde de la felicidad.
Takeshi lo esperaba en casa.

276
Wagamama na Koi

Capítulo 26 Descontrol
Miyagi se quitó los zapatos en la entrada, un tanto extrañado por la quietud de
su casa. Estando Takeshi en ella, era algo difícil que hubiese silencio.
— ¿Takeshi? —Preguntó mientras colocaba los zapatos rectos, bajo el
pequeño escalón. No recibió respuesta. “¿Estará durmiendo?”
Se masajeó el cuello con una mano y fue hasta la cocina para dejar la bolsa
con la comida y otras cosas que había comprado. Acabar el trabajo antes de
tiempo le había costado un duro esfuerzo y se sentía agotado.
— Oh, no… —Con expresión estupefacta se quedó mirando la cocina sin
saber qué hacer; estaba hecha un desastre: sobre la mesa la sal esparcida y el
bote que la contenía abierto, un vaso roto en el suelo, un enorme charco de
agua y las cajas de medicina desperdigadas por la encimera.
— ¡Takeshi! —Dejó las bolsas en una silla y subiendo las escaleras de dos en
dos consiguió llegar a su cuarto en pocos segundos.
Recordaba haber dejado el lado de su cama hecho… ¿por qué estaban las
sábanas todas desechas y revueltas? Tras ver que Takeshi no estaba allí, cerró la
puerta y fue a buscarlo al baño. “¿Dónde se ha metido?”, pensó mientras
caminaba con pasos sonoros. Cuando abrió la puerta se encontró con otra
sorpresa: la pasta de dientes abierta, el suelo encharcado de agua, la toalla sobre
el lavabo, la puerta de la ducha abierta, la alfombra sin colgar y un cepillo con la
letra “T” al lado del suyo propio.
— Lo mato… juro que lo mato… —Dijo entre dientes. ¡Toda su casa estaba
destrozada!—. ¡Takeshi, ¿dónde estás?!
El último sitio posible era el salón ya que descartaba por completo el cuarto
de Shouta. Volvió a bajar las escaleras y cuando llegó a la gran puerta que daba
a la salita y al comedor lo vio, como si fuese un angelito que no rompe un
plato, tirado sobre la alfombra durmiendo plácidamente.
Miyagi se apoyó sobre el marco de la puerta y no pudo evitar sonreír
tontamente. Así dormido, no parecía tan rebelde y arisco… Pero al ver el cajón
abierto, su sonrisa desapareció del rostro; el álbum de fotos estaba fuera y la
carpeta prohibida recostada sobre su pecho.
De alguna manera, fue como si el corazón se le parase y luego se pusiese en
marcha con un sonoro golpe. Tragó saliva.
¿Qué hacía? ¿Lo despertaba? ¿Lo guardaba todo y no le decía nada? ¿Le
preguntaba por qué lo había hecho?
Impasible y con la mente confundida, fue hasta el sofá y se dejó caer sobre él.
Sentado, con la espalda apoyada y sus ojos mirando hacia Takeshi, esperó.
Esperó. Y esperó.
Quizás fueron diez, veinte o treinta minutos los que estuvo observándolo
mientras dormía. Mientras tanto, algo peligroso comenzaba a apoderarse de él:
la ira, la rabia, la furia…
Todo por culpa del miedo.
El miedo a abrir aquella puerta.

277
Kawano Sora

Su codo descansaba sobre la espalda del sofá y con la mano se acarició la


barbilla. Sus ojos rasgados, clavados en Takeshi, se ensombrecieron.
Le recorrió con la mirada, centrándose en su boca, un poco abierta y que
formaba una “O” muy tentadora. Sobre su pecho, descansaba la carpeta con las
noticias; algunos extractos estaban tirados por el suelo.
Apoyó el cuello tras el sillón, dejando su cabeza inclinada y se tapó los ojos.
— No puedo permitirlo… ni siquiera a él…
Mientras susurraba esas palabras, observó de reojo cómo Takeshi se removía
en el suelo, se estiraba y se sentaba, dándole la espalda.
Todavía no se había dado cuenta de su presencia.
Pero como si hubiese presentido que alguien lo observaba, se giró y se
encontró con la mirada fría de Miyagi.
“Ah… por fin siente algo de terror por mí”, dijo para sí cuando vio en los
ojos de Takeshi una pizca de miedo.
— Va-vaya, Miyagi… —dijo con una risa nerviosa—, ya… has llegado.
Miyagi no le contestó, siguió mirándolo… analizándolo. Takeshi fue a recoger
la carpeta y meterla en el cajón, pero de los nervios se le cayó al suelo; las
noticias se esparcieron, creando una manta llena de trozos de periódicos.
— ¿No has oído nunca que la curiosidad mató al gato? —Le preguntó Miyagi
desde su lugar.
— Sólo… sólo estaba aburrido…ya sabes… aquí… yo solo —Explicó
Takeshi mientras recogía torpemente las cosas. En cuestión de minutos lo
había metido todo en el cajón.
— La cocina, el cuarto de baño, mi cama —Miyagi se levantó—,… podría
haberte perdonado el desorden… pero… —Abrió el cajón, lo sacó del mueble
y le dio la vuelta, dejando que todo su interior cayera al suelo. Takeshi, abriendo
los ojos de par en par, lo miraba sorprendido—. Pero esto, no. ¿Entiendes?
Durante unos segundos, Miyagi creyó que Takeshi se iría corriendo,
acobardado ante tal muestra de agresividad, pero fue cobrando confianza y
aunque sus ojos aún expresaban algo de temor, quiso enfrentarse a él.
— Oh, vamos, Miyagi. No me vengas ahora con estas —Dijo gesticulando
exageradamente, moviendo las manos— Sólo fue un puto álbum de fotos y
unas noticias recortadas, ¿y qué? Si no querías que lo viese lo deberías haber
escondido bien, y si me contaras la verdad yo no tendría que estar rebuscando
por ahí.
— ¿Por qué quieres investigar sobre esto? Responde, Takeshi.
— ¡Y yo que sé, joder! Si me dicen que no haga algo, lo hago. Y si no me
dicen lo que quiero saber, lo descubro. ¿Entiendes? Forma… forma parte de mi
personalidad.
Pero Miyagi temía demasiado su pasado como para dejarlo todo en un mero
acto rebelde por parte de él. Su cabeza comenzó a dar vueltas, a pensar, a
delirar… ¿y si lo había enviado el padre, Matsumoto, para averiguar lo que
había sucedido hacía siete años y derrumbar la empresa? ¿Y si Takeshi no era
quién él pensaba? ¿Y si todo era una treta por parte de la policía, que
comenzaba a sospechar?

278
Wagamama na Koi

Después de todo, le parecía ridículo que Matsumoto le desheredase sin ni


siquiera haberse asegurado de que naciese el siguiente niño ¿no?
¿Y si todo era una mentira para descubrir la verdad?
Miyagi lo sabía ¡sabía que había sido un error dejarle entrar en su vida! ¡Todo
había sido un completo error!
— ¿Sabes qué? —Le preguntó mientras lo agarraba de la barbilla—. Ahora
mismo tengo unas ganas terribles de pegarte, de echarte de aquí como a un
perro.
Pero contrario a lo que Miyagi pensaba, Takeshi se rio en vez de esconder la
cola.
— Tú no matarías ni a una mosca… —Le contestó sonriendo—. Perro
ladrador… poco mordedor.
— ¿Me estás desafiando? —Lo sujetó con más fuerza y Takeshi gesticuló de
dolor, pero sonrió irónico—. Maldito crío.
Miyagi lo cogió del brazo y lo empujó hacia la mesa baja de la salita, frente al
sofá.
— ¿Qué haces? —Le preguntó Takeshi, intrigado.
— Voy a demostrarte lo poco mordedor que soy.
— ¿Ah, sí? No me digas… —Volvió a sonreírle y a mirarlo con ojos pícaros.
Takeshi lo estaba provocando y Miyagi no entendía el motivo de porqué lo
hacía. “Siempre logra sacar lo peor de mí… consigue que me enfurezca, que
grite, que quiera…”
— Ponte a cuatro patas sobre la mesa —le ordenó.
— ¿Va en serio? — El tono de Takeshi pareció algo excitado.
— Vamos. Hazlo.
No sabía por qué, ni entendía qué pasaba por sus venas… un odio irracional,
una necesidad destructiva incontrolable… algo que lo estaba dominando,
haciéndole perder el control.
Y Miyagi odiaba perder el control.
Takeshi le obedeció, y el que lo hiciese lo excitó más todavía.
— Bájate los pantalones —Le volvió a ordenar mientras se aflojaba la corbata.
Takeshi lo miró y sin dejar de hacerlo, se fue bajando el pantalón negro que él
mismo le había puesto la noche anterior. Mientras lo hacía, mantenía la sonrisa
en el rostro.
No tenía calzoncillos, así que sus nalgas quedaron al descubierto al instante;
Miyagi se desabrochó entonces su propio cinturón.
— ¿Vas a follarme así? ¿Quieres follarme como a un perro?
— Voy a darte una lección.
Se sacó el cinturón, que hizo un sonido agudo al rozar con la tela; lo dobló en
dos y lo agarró con la mano. El cuerpo de Miyagi irradiaba poder por cada
parte de su piel.
Takeshi giró la cara y apretó los puños que tenía sobre la mesa.
— ¿Vas… vas a pegarme?
Miyagi, en el fondo, deseaba que Takeshi lo parase, le gritase que no, saliese
corriendo. Pero no hizo nada, se quedó inmóvil, expectante.

279
Kawano Sora

Miyagi entonces tragó saliva y se acercó más a él.


Le cogió por los pelos con una mano y con los labios en su oído, le dijo:
— Una vez le di una paliza a Shouta, ¿sabes? Mi verdadera forma se presentó
y le rompí el labio —Lo agarró más fuerte y tiró del pelo, Takeshi gimió de
dolor—. ¿Quieres saber por qué todo está tan ordenado y controlado? ¿Quieres
saber por qué no puedo permitir que nada se salga de su lugar? —Sus
respiraciones estaban agitadas—… porque pasarían cosas como esta. Y eso, no
está bien. ¿Verdad?
Takeshi lo miró, con su cejo fruncido como nunca y sus ojos saltando en
chispas.
— Deja de hablar de una puta vez, ¿vas a hacerlo o no?
Miyagi le soltó con brusquedad el pelo y dejándose llevar totalmente por un
instinto animal de agresividad, soltó el primer golpe con el cinturón en las
nalgas de Takeshi. Un gritó sonoro le siguió al instante del contacto. Takeshi
apoyó la frente en la mesa y se agarró los pelos, gimiendo de dolor.
— Abre… abre más las piernas —Le ordenó Miyagi; Takeshi obedeció.
No podía ser. ¿Por qué lo hacía? ¿Por qué no se resistía? Hasta ahora Takeshi
le había llevado la contraria en todos los sentidos, había llenado el vaso de la
impaciencia por no obedecerle en nada… pero en esos instantes, cumplía cada
palabra al pie de la letra.
La camisa de Takeshi se deslizaba seductoramente por su piel, dejando
entrever parte de su vientre y su espalda. Miyagi apretó aún más el cinturón con
la mano, dispuesto a darle un segundo golpe. Necesitaba volver a oírlo gritar,
quería verlo retorcerse de dolor, quería… quería que le suplicase que parase…
Le asestó el segundo golpe más rápido que el primero y Takeshi lloriqueó tras
el grito. Pero en ningún momento le pidió que se detuviera, simplemente
apretó los puños y continuó con la misma posición.
— Si no me pides que pare, lo seguiré haciendo…
Takeshi soltó una risa despectiva.
— Hazlo.
Miyagi no dudó a la hora de hacerlo una vez más. Sus nalgas comenzaban a
enrojecer. Pero estaban tan tentadoras, en tan perfecta posición, que Miyagi no
pudo evitar acercase a ellas y acariciarlas con una mano, con suavidad. Takeshi
respondió al tacto con un gemido.
— ¿No se suponía que me estabas pegando? —Le preguntó con arrogancia.
— ¿Algo como esto? —Respondió Miyagi antes de asestarle un sonoro
cachetón con la mano que hacía segundos lo acariciaba.
Takeshi volvió a gritar.
— Me…jor —Susurró mientras dejaba caer más su pecho sobre la mesa,
agotado.
No sabía a qué se debía, pero durante esos momentos, se veía incapaz de
detener la mano que azotaba a Takeshi una y otra vez. Lo peor era que éste se
lo permitía. En cualquier momento Takeshi podía gritar que no siguiese, podía
suplicarle que parase y sabía que Miyagi lo haría; pero no se lo pedía…
simplemente, con los puños apretados, aguantaba los golpes entre gritos.

280
Wagamama na Koi

“¿Por qué? ¿Por qué deja que le pegue? ¿Por qué no puedo parar?”
Jadeando, Miyagi dejó caer su brazo, con el cinturón aún en la mano. Le
quemaban los ojos e incluso la piel. ¿Qué significaba ese extraño dolor en la
garganta, como si algo le apresase y quisiese salir? ¿Qué era…aquella sensación?
El cinturón cayó al suelo.
— ¿Ya... terminaste? —Le dijo Takeshi con la voz ronca pero con su ironía
característica.
Miyagi, con las pupilas dilatas y vibrando, se miró las manos. Le costaba
respirar y empezó a sentir un miedo irracional. En su cabeza algo no paraba de
gritar, de chillar; esa cosa que siempre lo acosaba por las noches se retorcía en
su interior, lloraba, no dejaba de arrastrarse por el suelo arrancándose la piel.
Entonces vio la sangre entre sus dedos, se deslizaba por sus manos y parecía
como si no fuese a acabar nunca.
—…gi! ¡MIYAGI!
Alzó la mirada, y justo frente a él estaba Takeshi. Se había subido los
pantalones y estaba de pie, mirándolo con expresión terrorífica.
Tragó saliva y volvió a mirarse las manos: estaban limpias. Miró a Takeshi de
nuevo y se tranquilizó, pero el nudo en la garganta no desaparecía.
— Miyagi… — “¿Qué haces?”, Pensaba con pánico, al ver cómo Takeshi
estiraba su brazo para acariciarlo. “No me toques. ¡No me toques!” Pero las
palabras no podían salir por su boca, estaban atrapadas en un manto de terror.
La mano de Takeshi se apoyó en su hombro y el tacto se sintió como si un
cubo de agua fría le cayese encima: lo despertó de la pesadilla, lo trasladó a la
realidad.
— Lo… lo siento… oh, Dios —Se sujetó la cabeza con una mano.
“¿Qué demonios he hecho? ¿Qué acaba de pasar?”
Takeshi respiraba con dificultad, lo miraba con los ojos pintados de miedo.
— Mierda… Vete, Takeshi—Le dijo sin mirarlo a la cara—. No tienes que
soportar esto ni disimular el miedo.
— No te tengo miedo —Le respondió Takeshi, con esos ojos chispeando
llamas pero a la vez reflejando cierta prudencia.
— Eso no es lo que dice tu expresión.
— Siento miedo por lo que viste… por lo que pasó por tu mente… sentí
pánico por ti, no de ti —Se acercó más a él—. Oye, Miyagi… ¿estás bien?
Miyagi soltó una risa irónica.
— Eso debería preguntártelo yo a ti.
— ¿Crees que eso puede conmigo, viejo?
Miyagi lo miró de nuevo y recuperó un poco la tranquilidad; Takeshi no
parecía diferente al de hacía minutos atrás. Nada en él había cambiado…
— ¿Qué tal… —Comenzó Takeshi, apartando la mirada, sonrojado—, qué tal
si te das una ducha y… luego comemos?
— Sí… quizás una ducha me venga bien… —Respondió Miyagi, aun sin
creerse lo sucedido. Takeshi cruzó los brazos.
— Te esperaré aquí, no miraré nada —Parecía arrepentido—. Te lo prometo.
No… no volveré a mirar nada.

281
Kawano Sora

Al pasar por su lado, Miyagi le acarició la cabeza con delicadeza.


— No tardaré —Le susurró, aún con la mano entre su pelo.
Cuando la quitó, siguió sintiendo cada hebra sobre su piel y el calor en su
mano se le quedó grabado para siempre.

En lo alto, el sol marcaba el mediodía con majestuosidad. Era un día precioso


para ser principios de diciembre y aunque hacía frío, los rayos ayudaban a
mantener el calor.
— Que extraño que haga tan buen tiempo ¿no? Ya estamos en invierno —
Shouta se abrazó a sí mismo.
— Sí, la verdad es que hace un día estupendo —Hiroki caminaba a su lado,
con las manos metidas en su abrigo—. Podríamos ir a dar una vuelta —Le dijo
mirándolo de reojo.
Shouta no le devolvió la mirada.
— No lo sé… Me apetece quedarme en casa, estudiar algo y… ver una peli —
Dijo mirándolo y sonriéndole.
Hiroki no podía ser más feliz durante ese mes que llevaban viviendo juntos.
Al terminar el día, se quedaba dormido con Shouta en la cama, abrazados, y
entonces pensaba en lo buena idea que había sido cambiar de actitud.
— Está bien —Le dijo—. Entonces cojamos mejor por este camino, hay un
videoclub cerca.
Shouta le respondió con una sonrisa.
Caminaron hablando del día a día, de lo que harían de comer el fin de semana,
cosas que podrían hacer en casa… eran conversaciones sencillas y cotidianas,
pero eran las favoritas de Hiroki.
— En tres semanas es navidad. ¿Vas a pasar el día con tu hermano?
— Mmm, no lo sé. Podría preguntarle, pero no creo que haga nada con él. Mi
hermano no celebra la navidad ni el fin de año.
— ¿En serio? —A Hiroki, Miyagi le caía bien, pero le parecía una persona un
tanto aburrida.
— Bueno, no siempre fue así. Antes lo celebrábamos los tres juntos, pero…
desde aquel día jamás volvimos a hacerlo.
El tema empezó a tornarse delicado, aunque ahora que Hiroki sabía toda la
historia, podía llegar a entender el comportamiento de ambos.
— Bueno, Shouta… piensa que aunque tu hermano no lo celebre, tú si
quieres, puedes hacerlo —Le dijo teniendo cuidado con cada palabra—. El
celebrar la navidad no significa que hayas dejado de querer a tu madre.
Quizás… quizás Miyagi aún no está preparado para aceptar la felicidad.
— ¿Y por qué yo sí? ¿Por qué yo encuentro cosas que me hacen feliz y mi
hermano no? —Era lógico que Shouta estuviese en un conflicto consigo
mismo.
— Tú mismo tienes la respuesta, Shouta. Tu hermano jamás encontró el amor
más que en su madre y en ti. Siempre sintió que la gente lo odiaba ¿no? Es

282
Wagamama na Koi

comprensible que al morir su madre y al hacerlo en esas circunstancias, tu


hermano tenga una carga demasiado fuerte para soportarla y no quiera ser feliz.
No es que no pueda… creo que no quiere, de la misma manera que a veces tú
te cierras también.
Shouta dejó de caminar.
— Yo… yo quiero ser feliz, Hiroki… hay muchas cosas bonitas en este
mundo. Y aunque mi madre ya no esté… quiero ser feliz… por ella.
— Pues la actitud es lo más importante. Tú tienes buenos recuerdos, Shouta;
gente que te ha apoyado y te ha querido. No sé cómo explicarlo, pero creo que
aunque Miyagi ha sido considerado como el heredero de la familia y como el
verdadero hijo, tú fuiste el más querido por las personas… ese amor te ha
impulsado a seguir adelante, a pesar de todo lo que pasó; tú sabes que puedes
ser querido… Miyagi cree que nadie va a quererlo nunca.
¿Se habría sobrepasado? Shouta estaba callado, sin decirle nada.
— Oye, Shouta… —Hiroki le tocó el hombro con la mano.
— Ya lo sé —Dijo algo triste—. Ya… ya sé todo esto… —con la manga del
abrigo se secó las lágrimas—. Pero… pero no lo entiendo. Mi hermano no es
una mala persona… no puedo comprender por qué sigue teniendo esa
concepción de sí mismo…
— Creo que si haces lo mismo que él hace, eso no le ayudará —Hiroki se giró
hacia él y le levantó el rostro con la mano—. Sé feliz, celebra la navidad, sonríe
y grita de alegría todo el tiempo… y entonces quizás, Miyagi pueda aprender de
tu felicidad ¿no crees? —Shouta asintió con la cabeza—. Pues bien, vamos a
por esa película.

Takeshi estaba recostado sobre el sofá boca abajo. Le dolían demasiado las
nalgas como para sentarse o acostarse hacia arriba.
— Mira que soy gilipollas… para qué le habré provocado de esa manera…
Pero a pesar del dolor, también había sentido adrenalina. Cuando había visto a
Miyagi cabreado, con los ojos atravesándole la piel, su estómago se había
encogido presa del placer; una necesidad de ser poseído que jamás había
sentido.
“Pégame, hazme daño, castígame”, eran sus pensamientos en ese momento.
Takeshi, sin saber por qué, había disfrutado de lo que había hecho. Y lo más
curioso era que en su vida jamás había recibido un golpe. Su madre nunca le
había levantado la mano, a pesar de todas las estupideces que había hecho y de
lo mal que se había portado; y su padre, durante el tiempo que vivió con él, se
pasaba cada día en su oficina haciendo cuentas y hallando la manera de obtener
mayores beneficios para la empresa. Las pocas veces que lo veía, le daba dinero
para que se comprase algún juguete.
Takeshi había crecido sin disciplina, sin normas, sin un padre que pusiese los
límites. Su madre no sabía cómo tratar a un niño tan difícil como era Takeshi y
creyendo que lo que le faltaba era amor por parte de un padre que lo ignoraba,

283
Kawano Sora

no quiso infligirle ningún dolor y obvió por completo la parte educativa.


Cuando se hizo adolescente… ya era demasiado tarde para cambiar la
arraigada y fuerte personalidad que le caracterizaba.
Había crecido libre y así quería seguir siéndolo.
Ahora, en su casa, reinaba el caos. Cuando había conocido a Sugimura, lo
primero que había hecho había sido escupirle en la cara e insultarlo. Su madre,
pensando que su pobre hijo había pasado por un trauma debido al divorcio,
simplemente le pidió disculpas a su pareja y le dio unos golpecitos en la espalda
a Takeshi para que se disculpase. Dio la casualidad de que Jiro y su madre eran
muy parecidos y Jiro, creyendo ser un incordio para Takeshi, quiso mantenerse
al margen y evitar cualquier conflicto con el pequeño.
Esto no quería decir que lo ignorase, es más, todo lo contrario; le traía regalos,
le preguntaba por su día a día y le perdonaba cualquier cosa que hiciese.
Es decir, ambos hacían todo lo contrario a lo que Takeshi necesitaba:
disciplina.
Quizás este comportamiento no fuese tan nocivo para personalidades
tranquilas y relajadas, pero la personalidad de Takeshi necesitaba de alguien
firme y seguro que le controlase el temperamento. ¿Podría ser que Takeshi
había visto inconscientemente esa energía en Miyagi? ¿Quizás, de manera
incontrolada, se había visto atraído por su fuerza y por la manera en que le
trataba?
Miyagi le ponía límites, le marcaba normas y le decía qué era correcto o no.
Takeshi, en muchísimos casos, acababa obedeciendo. No porque le tuviese
miedo ni por las consecuencias que acarrearía no hacerlo, sino porque sentía
que era lógico comportarse de la manera en que Miyagi decía.
Takeshi no había sentido nunca arrepentimiento hasta ese momento. Muchas
veces era consciente de que hacía daño a Jiro y a su madre, pero jamás se
arrepentía. Siempre había creído que se lo merecían. Con Miyagi era distinto. Se
había arrepentido aquella tarde en la cafetería de las cosas que le había dicho, y
se había arrepentido de lo que le había hecho ese mismo día al rebuscar entre
sus cosas. Pero Takeshi negaba la mayor parte de sus sentimientos y ni siquiera
era consciente de las nuevas emociones que comenzaban a apoderarse de él…
— Takeshi, venga, vamos a comer algo. Seguro que tienes hambre.
Takeshi levantó su cabeza del sofá y vio a Miyagi en la puerta. Tenía puestos
los pantalones que siempre llevaba cuando estaba en casa y una camisa manga
larga de color blanca.
— Esa es una de las camisas que compramos en el centro comercial ¿no?
— ¿Compramos?
— Tú pusiste el dinero, yo las ideas. Así que puede decirse que lo hicimos a
partes iguales —Sonrió, travieso.
— Sí, claro… a partes iguales… —Le respondió Miyagi, escéptico—. Anda,
vamos a comer.
Pero Takeshi no se podía levantar del sofá; entre lo de la noche anterior y los
azotes de antes… tenía un pack completo para tener su culo totalmente
dolorido.

284
Wagamama na Koi

— ¿Qué pasa? —Al verlo así, Miyagi cayó en la cuenta de la situación—. Oh,
mierda. Te duele, ¿verdad? —Dijo mientras se acercaba hacia él, preocupado.
— Para nada —Le respondió Takeshi; no quería perder su orgullo.
— Oh, vamos, Takeshi. Esta mañana me estabas llamando diciéndome que te
dolía todo… todo el cuerpo —Miyagi comenzó a trabarse por la vergüenza—,
y ahora, después de… de… lo sucedido, dudo mucho que se te haya quitado.
Takeshi suspiró. Iba a ser imposible negar los hechos así que por esta vez,
debía abandonar su orgullo.
— Está bien… come tú. Yo me quedaré aquí un rato descansando —
Contestó Takeshi con el rostro escondido en un cojín.
Miyagi salió del salón y Takeshi pudo oír cómo subía las escaleras para luego
bajarlas. Entró de nuevo y se sentó en la mesita baja, en frente de él.
— ¿Qué es eso? —Takeshi miró con cara de malas pulgas el bote que Miyagi
traía.
— Algo… algo de aceite, para… ya sabes, el dolor…
— No me hace falta esa mierda, joder —Dijo haciendo ademán de levantarse;
pero se quejó y cayó de nuevo sobre el sofá —. O quizás sí… —Susurró,
sintiéndose derrotado.
— Bien… voy a bajarte los pantalones —Miyagi acercó sus manos.
— ¡Yo puedo hacerlo solo! —De un tirón Takeshi dejó sus nalgas desnudas
una vez más, aunque esta vez para un propósito completamente diferente al
anterior.
Takeshi no entendía por qué sentía vergüenza cuando había hecho lo mismo
minutos atrás; quizás, aguantaba más la violencia que la delicadeza. No podía
mirarlo a la cara, no con esas mejillas coloradas hasta las orejas.
— Si te duele, dímelo… iré con cuidado.
Escuchó cómo Miyagi abría el bote que contenía el aceite, apretaba y el
líquido iba cayendo hasta su mano. Tragó saliva cuando sintió como la acercó
hasta sus nalgas y la piel se le erizó con el contacto. Miyagi movió su mano
despacio; el aceite estaba frío, aliviando el escozor de la piel enrojecida. Jugando
con el cojín, apretando y aflojando con los dedos, Takeshi intentaba calmar los
nervios que se formaban en su estómago.
— ¿Qué tal? —Le preguntó Miyagi con voz ronca.
—…bien…
La mano de Miyagi era grande y cabía perfectamente en una de sus nalgas, la
masajeaba con cuidado, sin apretar demasiado. Y sin poder evitarlo, Takeshi
comenzó a excitarse. Un gemido se escapó de sus labios y notó como Miyagi,
sorprendido, paraba unos breves segundos para luego seguir continuando.
Takeshi cerró los ojos, sintiendo en cada poro de su piel el tacto que le
trasmitía Miyagi. Su cuerpo se relajaba y su interior comenzaba a desearlo. Se
sentía como si se estuviese abriendo a él… como si necesitase su cuerpo…
— Mi… yagi…
— ¿Hm?
— Vamos… vamos a hacerlo…
La mano de Miyagi masajeó un poco más fuerte y se acercó a su entrada.

285
Kawano Sora

— ¿Quieres hacerlo? —Le preguntó un tanto incrédulo.


— ¿Y tú? ¿Quieres hacerlo? —Takeshi contratacó con otra pregunta.
Él no respondió al instante, se tomó su tiempo para pensar mientras lo
acariciaba. El silencio se adueñó del salón y Takeshi esperaba impaciente su
respuesta.
—… Sí. Sí quiero.
Girando el rostro, Takeshi lo miró a los ojos y acercó su cuerpo más a él,
bajando y subiendo la mirada.
Sin saber por qué, lo necesitaba; necesitaba sentir su piel.
— Yo también —le susurró.

286
Wagamama na Koi

Capítulo 27 Y soñó con él


— ¿Y tú? ¿Quieres hacerlo?
Miyagi tragó saliva ante la pregunta. Su corazón parecía responder por él
mismo pero ni siquiera se atrevía a poner esos pensamientos en palabras.
El sexo… aquel contacto humano que tantos ansiaban las personas. El sexo
para él, hasta hacía poco, no significaba nada. Las malas experiencias pesaban
sobre su espalda y durante muchísimos años dio por hecho que simplemente él
no estaba hecho para el sexo…
Pero… la noche anterior, cuando lo había hecho con Takeshi, todo había
cambiado para él.
Miyagi admitía que las chicas con las que había tenido encuentros íntimos eran
mujeres preciosas y atractivas que le hacían sentir bien; pero ver a Takeshi no
sólo le atraía, sino que le fascinaba. Cada una de sus expresiones, cada uno de
sus gestos, cada mirada… lo hacía sentir vivo.
—… Sí. Sí quiero —Mientras le contestaba, sentía cómo los latidos de su
corazón comenzaban a acelerarse más y más.
— Yo también.
La mirada de Takesh, lujuriosa, se clavaba en sus ojos, bajando y subiendo sus
pestañas y moviendo su cuerpo para acercarse más a él. Sin previo aviso, alzó la
mano y le agarró la suya propia, llevándola a su rostro.
— Miyagi... tócame… —Le pidió con voz ronca.
Miyagi acarició su mejilla y masajeó su cuello.
— Está bien.
Volvió a llenar su mano de aceite y la llevó de nuevo a sus nalgas. Pero esta
vez no se quedó ahí, sino que despacio, e intrigado, fue introduciendo uno de
los dedos por su entrada.
— ¿Q-qué? —Takeshi giró su cara—. ¿Qué haces? —Preguntó avergonzado.
— Voy a hacer las cosas bien.
Takeshi le agarró la mano, deteniéndolo.
— Sólo métemela, da igual.
— No. Volverá a dolerte.
— ¡Me da igual! —Sus mejillas estaban rojas hasta las orejas.
A pesar de la mano que le sujetaba la muñeca, Miyagi introdujo más el dedo y
Takeshi gimió de placer.
— ¿Por qué quieres que pare si en verdad te gusta?
Siguió moviendo el dedo, entrando y saliendo, y Takeshi fue debilitando la
fuerza con la que le sujetaba la mano.
— Es... hah… Miyagi… —Introdujo lo máximo posible el dedo y lo fue
moviendo en su interior—. Es… raro… ah… —Dijo tras subir el cuello ante el
movimiento de Miyagi.
Acostado boca abajo y con la cabeza ladeada, Takeshi sujetaba con sus dos
manos el cojín que hacía de almohada y Miyagi, sentado en la mesa, tenía una
visión perfecta de su cuerpo y de su rostro; podía ver su cara acalorada con sus

287
Kawano Sora

ojos cerrados sintiendo cada una de las caricias. Admirado por la manera en
que Takeshi se estaba entregando a él, quiso ir más lejos; inclinó la espalda y
mordió su cuello levemente. Takeshi respondió con un escalofrío.
— Es raro… pero te gusta, ¿verdad? — Lo besó tras la oreja y lamió la piel de
su cuello.
— Hah… no lo sé…
— Yo creo que sí —Miyagi acercó sus labios a los de él.
Ah... Un beso.... Cómo le gustaban sus besos…
El sonido de sus bocas hacía eco en sus oídos y con el dedo aun moviéndolo,
Miyagi lo besaba despacio, saboreando cada parte de sus labios.
— Ng…
Takeshi estaba atrapado; no podía moverse así acostado y con la boca de
Miyagi apresándolo, ni siquiera podía girar sus manos. A Miyagi le gustó tenerlo
a su merced, saber que era él quien controlaba la situación. Recordando lo que
había leído en su ordenador, esperó a que Takeshi estuviese húmedo y relajado
para él. Siguió besándolo, introduciéndole la lengua e intercambiando saliva con
él; pero Takeshi casi no podía seguirle el ritmo de los besos, pues sus gemidos
le interrumpían a cada momento. A Miyagi le parecía tan excitante besarlo
mientras él gemía de placer…
Sintiendo la humedad en los labios, se apartó para mirarlo; su boca estaba
rojiza, sus ojos entrecerrados, su cuerpo excitado…
Miyagi introdujo otro dedo y justo cuando se lo fue metiendo por su entrada,
Takeshi volvió a agarrar el cojín y alzó sus caderas.
Siguió así por varios minutos, abriéndolo y preparándolo. Esta vez Miyagi se
olvidó del final, no quería correr, no quería pensar en terminar… quería
disfrutar del momento y eso era algo que nunca había sabido hacer.
Sacó los dedos y Takeshi suspiró, relajado. Con su inmensa mano volvió a
acariciarle las nalgas y le recorrió la espalda con las yemas, subiendo y bajando
por ella. Miyagi estaba comenzando a adorar el cuerpo de Takeshi… la piel, su
pelo, su boca, sus ojos, sus nalgas, sus piernas… todo.
Volvió a introducirle los dos dedos, justo cuando Takeshi creía que ya no
volvería a hacerlo, y aunque se cerró un poco por la sorpresa, lo sintió relajado
y dispuesto a recibirlo.
— ¿Qué tal? —Le preguntó con tono ronco.
— Mi… yagi… hah… necesito… eso…
Un tanto nervioso, Miyagi se desabrochó el botón del pantalón y se bajó la
cremallera, sin creer todavía que Takeshi quisiera repetir lo de la noche anterior.
Acostumbrado a tener relaciones con mujeres sin penetración, el mero hecho
de volver a hacerlo lo ponía nervioso y le hacía sentir torpe.
Se levantó y se puso de rodillas sobre el sofá, con las piernas a cada lado de las
de Takeshi. Lo agarró por las caderas y lo alzó, colocándolo a cuatro patas.
Takeshi no se resistió y se dejó llevar por Miyagi.
— Te veo muy sumiso…
—Cállate… —Miyagi sonrió ante su respuesta; Takeshi no cambiaba ni en las
peores circunstancias—. Vamos, venga… Miyagi… métemela…

288
Wagamama na Koi

Miyagi le acarició los muslos con las manos y las fue subiendo hasta llegar a su
miembro, totalmente duro y erecto. Se lo tocó y masajeó, subiendo y bajando,
apretando y relajando.
— Oye... yo también… ah… quiero tocarte… —Le exigió Takeshi.
A Miyagi se le revolvió algo en el estómago.... ¿Cómo lo llamaba la gente? Ah,
mariposas. Aún de espaldas, Takeshi se levantó y le apoyó la cabeza en su
hombro. Miyagi olió su cuello y le mordió la oreja. Dos cuerpos que se desean
y que se atraen más que dos imanes de polos opuestos. Dos cuerpos ardiendo
en calor. Dos cuerpos delirando por la piel de cada uno.
Miyagi sintió como Takeshi agarraba con las manos sus antebrazos. Ni
siquiera necesitó la ayuda de su mano para introducirse en él. Estaba tan
húmedo y abierto que solo hizo falta acercarle el miembro a su entrada y casi
por sí solo, fue entrando despacio, sin prisa.
Era totalmente diferente a la noche anterior: sin ningún esfuerzo Miyagi lo
invadía poco a poco y Takeshi, al instante, estaba gimiendo de placer y se
retorcía en sus manos.
— Dios…hah… ha entrado… tan fácil… —Le dijo entrecortado,
mordiéndose el labio por el dolor.
— Takeshi… —Miyagi entrecerró los ojos y se dejó llevar. Las penetraciones
eran suaves, nada de violencia, nada de agresividad.
— Hah… ng…
Takeshi se adaptaba a él de una manera tan perfecta… con sus piernas
separadas, sentado de espaldas sobre él, recibía su miembro sin resistirse; al
contrario: lo deseaba… lo necesitaba.
— Takeshi… —le dijo al oído—. Takeshi… no te vayas…nunca…
Ni siquiera supo por qué había dicho esas palabras; supuso que serían delirios
del sexo, de la locura. Miyagi comenzaba a depender emocionalmente de
alguien… y eso era algo que le hacía temer.
Las manos de Takeshi sujetaron fuerte sus brazos.
— Ng… no me iré… no… me iré.
— Bien…
No creía que las palabras de Takeshi fuesen sinceras, pero le gustó
escucharlas. Que frustrante para Miyagi… comenzar a darse cuenta de que lo
necesitaba… y saber que era algo totalmente unilateral.
El pelo de Takeshi descansaba sobre su hombro y Miyagi podía olerlo, un
olor que lo abrumaba y lo excitaba. Metió la mano por entre su camisa y
acarició su cuerpo, su ingle, su vientre, sus pezones… hasta llegar a su cuello.
No podría cansarse de él, era algo impensable, algo ilógico.
— Miyagi… hah… joder, joder…
Notaba como Takeshi, retorciéndose en sus brazos, comenzaba a llegar al
orgasmo.
— ¿Ya no aguantas más? —Le dijo con un tono algo divertido.
Él no contestó, se sujetó con fuerza a sus brazos mientras movía las caderas
desesperado por correrse.
— Está bien… —Miyagi lo mordió en el cuello, penetrándolo a la vez con

289
Kawano Sora

largas y profundas embestidas.


Los gemidos de Takeshi, cada vez más agudos y entrecortados, se mezclaban
con el sonido de la fricción de sus cuerpos.
— Ya… ya… dios… —Notando como su interior se contraía, Takeshi llegó
al orgasmo con un grito mientras su cuerpo temblaba en sus brazos. Miyagi lo
sujetó fuerte y lo siguió penetrando con suavidad mientras él se estremecía y
convulsionaba.
Breves segundos después, le llenaba su interior acompañado de un gruñido de
placer cerca de su oído.
“Si sigo así comenzaré a estar en desventaja… una vez leí en un sitio que,
quien se enamora primero es el primero en perder también...
» Y creo, que yo ya he perdido por completo”.
Takeshi, en sus brazos, jadeaba. Pero se dio la vuelta, manteniendo la unión
física, hasta quedar cara a cara.
— Miyagi… hah…
Todavía temblaba y cuando vio su rostro sintió una punzada de placer en su
pecho: tenía las mejillas coloradas y los ojos entrecerrados. ¿Él mismo era
consciente de la imagen tan erótica que estaba dando?
Takeshi se abrazó de a él y apoyo la cabeza en su pecho.
— ¿Puedo… dormir esta noche en tu casa?
Como siempre, le dejaba sin palabras. Pero por suerte para él, Takeshi no
podía ver su rostro avergonzado.
— Cl-claro… por qué no…
— Genial…
Miyagi comenzaba a no entender nada.
Absolutamente nada.

Takeshi descansaba encima de Miyagi. El sofá era largo, pero no lo


suficientemente ancho como para que dos personas cupiesen por separado, así
que cuando Miyagi se acostó, Takeshi se tumbó sobre él. Tenía puesta sólo la
camisa, pero Miyagi mantenía aún sus ropas, aunque un tanto arrugadas y con
ciertas zonas desabrochadas.
Con la mano encima del pecho de Miyagi, Takeshi lo acariciaba,
entreteniéndose.
— Oye, Miyagi…
Éste estaba fumando un cigarro que había cogido del pantalón.
— ¿Hm?
— Esta vez… ha sido un poco diferente…
— ¿A qué te refieres?
Takeshi escondió el rostro y se acurrucó más en él.
— Pues no sé… diferente…
— Mmm, eso me lo aclara todo…
— ¡Qué me ha gustado más, joder! —Gritó apoyando sus dos manos en sus

290
Wagamama na Koi

pectorales y alzándose.
Miyagi abrió los ojos de par en par y se sonrojó. Takeshi de pronto se sintió
superior.
— ¡Já!
— ¿J-j-já, qué? —Dijo mirando hacia otro lado y echando el humo.
— Te sonrojaste.
— ¿Q-qué estás diciendo?
— Te sigues sonrojando —A Takeshi le gustaba esa nueva faceta de Miyagi.
Por fin dejaba de lado su maldita expresión de muerto.
Con los codos sobre su pecho, Takeshi se puso las manos en la barbilla y lo
siguió mirando.
— ¡D-deja de mirarme así! —Le dijo su Don Perfecto.
Tras apagar el cigarro en el cenicero de la mesa, Miyagi se colocó el antebrazo
sobre sus ojos.
— Eres… eres terrible.
Entonces Takeshi volvió a apoyar su rostro encima de la camisa de Miyagi.
Tenía un pecho tan grande… Miyagi era el prototipo perfecto de esos héroes
legendarios y fríos que aparecían en los comics que leía de pequeño.
Siempre había querido tener a alguien así a su lado. Quizás su amigo Hiroki se
parecía un poco… pero Hiroki no era muy heroico, si era sincero. Los héroes
no eran falsos ni se creían mejores que los demás; quería a su amigo… pero
sabía que Hiroki no tenía nada de héroe, más bien era un príncipe caprichoso.
Y luego estaba su padre… un hombre tan patético. Siempre babeando por el
dinero y haciéndole la pelota a cualquiera con más dinero que él. Se ponía
histérico si invitaba a comer a algún gran empresario y a Takeshi muchas veces
no le dejaba asistir debido a su “mal comportamiento”.
Y después estaban todos los seres patéticos del universo: los profesores, los
compañeros de su clase, los amigos de su madre… incluso Sugimura. Todos
hombres patéticos, y más patéticos.
Hasta que había encontrado a Miyagi. ¿Qué lo hacía diferente?
Takeshi sabía que Miyagi haría todo por las personas que quería. Tenía ese
brillo en su mirada de “si tocas a alguien que quiero, te mataré con mis manos”.
Estaría bien poder ser amado por alguien así…
Pero algo ensombrecía su brillo heroico; y ese algo era su pasado. Takeshi se
preguntó si el padre de Miyagi era tan patético como el suyo… pero sin
conocerlo, ya lo temía.
“Quizás… ¿quizás podría ser como los malvados de los comics? ¡Claro!
Miyagi era el héroe, y su padre el malvado demonio que no lo dejaba escapar…
» Aunque…”
— Miyagi… ¿puedo preguntarle algo?
— Claro.
— Antes… antes dijiste que habías pegado a Shouta…
Takeshi notó como el cuerpo de Miyagi se ponía en tensión; lo escuchó tragar
saliva.
— Sí, lo dije.

291
Kawano Sora

— ¿Por qué lo hiciste?


— ¿El qué? ¿Decírtelo?
— No. Pegarle.
Parecía que Miyagi no iba a hablar, pero al final le contestó.
— Perdí el control. Lo mismo que pasó antes contigo. Me dijo algo… y no
pude evitar pegarle.
Takeshi comenzaba a conocer a Miyagi más incluso de lo que él se conocía a
sí mismo. Sospechaba que ese hecho le había marcado de por vida. Él quería a
Shouta, ¿cómo iba a perdonarse que le hubiera pegado?
— ¿Te cuento un secreto? —Le preguntó Takeshi.
— Sorpréndeme.
— Una vez… una vez Sugimura casi me pega.
— ¿Sugimura? ¿El novio de tu madre?
— Sí. Pero… bueno, creo que en parte me lo hubiese tenido merecido. Yo
tenía trece años, mi madre y él llevaban ya casi cuatro años saliendo y yo, en
ninguno de esos años, había demostrado ningún cariño y aprecio hacia él.
Simplemente lo odiaba, sentía… sentía que me había robado a mi madre y que
para colmo, ella ya no me hacía ni caso. Mi padre estaba perdido con esa mujer
y nadie podía controlarme por aquella época… aunque bueno, ahora no es que
me controlen demasiado tampoco —Takeshi se rio—, no soy del tipo que
reciba órdenes fácilmente, ya sabes.
— Sí… lo imagino… —Miyagi también rio ante la visión de un pequeñajo
granuja como Takeshi a los trece años y con el mismo carácter.
— Pues bueno… Sugimura nunca perdía el control, aunque creo que no es
porque se controlase, sino porque su personalidad es muy tranquila. Mi madre
me gritaba de vez en cuando si hacía alguna estupidez pero Sugimura siempre la
calmaba “vamos, Riko, es un niño. No seas tan dura con él”. Sin embargo,
cuando le decía esas cosas, me cabreaba más todavía. ¿Quieres saber por qué?
— ¿Por qué?
— Pues… porque no hacía nada que me incitase a odiarlo, y eso me
molestaba. Era una persona demasiado buena y yo quería odiarlo por algo.
Necesitaba un justificante para odiarlo… no encontré ninguno, pero aun así
seguía haciéndole rabiar para ver hasta dónde llegaba su supuesta bondad.
Takeshi se quedó callado.
— ¿Y entonces?
— Pues… jugué sucio. Mi madre me había explicado que Sugimura había
estado casado anteriormente y que su mujer había muerto en un accidente de
coche. Pero un día, escuché una conversación entre mi madre y una amiga suya.
No había muerto por un accidente de coche… su mujer se había suicidado.
» Yo me quedé espantado. Recuerdo haber tenido incluso pesadillas después
de aquello. En mi mente infantil no cabía pensar que una persona quisiera
quitarse la vida. Empecé a tener conciencia de la muerte como tal y me volví
aún más indisciplinado por mis miedos… Y entonces… en una discusión con
mi madre, Sugimura intentó poner paz y yo le ataqué de la peor manera que
pude.

292
Wagamama na Koi

» “—Tú cállate, asqueroso. Seguro que tu mujer se suicidó porque no podía


ver tu cara todos los días. ¡Deberías hacerlo tú también!”
» Cuando Sugimura se acercó hasta a mí con la mano levantada, me sentí
incluso en paz. “Por fin”, recuerdo pensar, “por fin tendré un motivo para
odiarle”.
» Pero me salió la jugada al revés. Se quedó con el brazo en alto y los ojos
abiertos de par en par, rallados en lágrimas. Mi madre se levantó del sillón y fue
ella a terminar lo que Sugimura había empezado, pero éste la detuvo con su
mano.
» “Déjalo, Riko… sólo es un niño. Me he sobresaltado”. Sugimura le sonrió y
mi madre se echó a llorar.
»Yo hui hasta mi cuarto y rompí en lágrimas cuando llegué a la cama. Pensaba
en lo horrible que debía haber sido lo que le dije para que se alterase de aquella
manera y para hacer incluso que mi madre también fuese a darme una bofetada.
Pero ni con esas logré odiar a Sugimura…
» Mi madre no quiso que hubiese malentendidos y tuvo una charla conmigo:
“La mujer de Jiro no tuvo tanta suerte como yo, Takeshi. Ella no podía ser
mamá y asustada por el futuro de Jiro y el suyo propio, no supo afrontar los
problemas y quiso irse de este mundo. Ella no odiaba a Jiro, ¿entiendes eso? Se
sentía mal porque no creía merecerlo”.
» Aquellas palabras pesaron muchísimo en mí. Desde entonces dejé de
molestar a Sugimura y simplemente, me alejé de los dos. Sabía que si me
acercaba les haría daño y sabía que ellos estaban más tranquilos conmigo lejos.
Así de simple. Y así ha seguido hasta ahora.
Takeshi se quedó callado, echado sobre el cuerpo de Miyagi y con la mejilla
apoyada en la tela de su camisa media abierta. Oía los latidos de su corazón, tan
vivos… tan cerca.
— ¿Por qué me cuentas algo así?
— Porque… no lo sé… dijiste que habías pegado a Shouta pero estoy seguro
de que pasase lo que pasase no lo hiciste a propósito, Miyagi. Seguro que algo
te dolió y por eso lo hiciste. No creo… que seas malo. Sugimura no lo es. Y me
estaba preguntando qué fue lo que pudo pasarte para que llegases al límite de
pegar a tu hermano.
Al no recibir contestación por su parte, Takeshi se extrañó.
— ¿Miyagi?
Pero justo cuando intentó levantar la cabeza, Miyagi se la sujetó con su mano
y lo obligó a quedarse donde estaba, evitando así que pudiese verlo. Le apretó
fuerte y Takeshi no se movió, respetando su decisión.
Los latidos siguieron su ritmo, incansables, con fuerza.
“Miyagi… Miyagi está vivo”, pensó mientras cerraba los ojos.
Miyagi se giró y acurrucó a Takeshi en sus brazos, abrazándolo por la espalda.
Y entonces, ambos se durmieron.
Y soñó con él.

293
Kawano Sora

— ¿Qué demonios estás haciendo, Hiroki?


Hiroki miraba fijamente la pecera que habían comprado hacía unos días.
— Shouta… esta cosa no se mueve —Le dijo mientras daba golpecitos al
cristal.
— ¿De qué estás hablando? Ayer el pez estaba perfecto.
— ¿Estará durmiendo?
Hiroki escuchó a Shouta refunfuñar y observó cómo salía de la pequeña
cocina para ir hasta donde él estaba. Se agachó y observó la pecera.
— Vaya, pues es verdad. No se mueve —y entonces abrió los ojos de par en
par—. ¿¡Estará muerto!? ¡Oh, no!
— ¿Ves como no se movía? No soy tan estúpido como para no saber si un
pez se mueve o no…
Shouta se quedó callado, con su pelo tapándole los ojos.
— Hiroki… —dijo con voz calmada, tan calmada que al pobre Hiroki se le
erizó la piel.
—… ¿Qué?
— ¿Con qué limpiaste la pecera ayer?
Hiroki se puso la mano en la barbilla y pensó.
— Pues… con lejía ¿no?
— ¿Y cómo lo hiciste? —Preguntó Shouta sin mirarlo todavía.
— Mmmm… metí la lejía dentro y restregué las paredes con un paño. Es que
estaban muy babosas y sucias…
— ¡¡Cacho bruto animal, te lo has cargado!!
— ¿Ehhh?
Shouta le propinó un golpe en la cabeza con el puño cerrado.
— ¿¡Cómo se te ocurre meter lejía dentro de la pecera!? ¿Pero cuántas
neuronas te funcionan?
— Joder, Shouta… —Hiroki se frotaba la cabeza—, y yo que sabía… la lejía
es líquida, pensé que los peces podían respirar.
— Para de hablar o te tiro por la ventana… ¡¿estás escuchando lo que estás
diciendo?! ¡En el agua es donde pueden respirar! ¡Pero no en agua llena de lejía!
¡Bestia!
Hiroki se fue a echar en el sillón del pequeño salón-comedor. El apartamento
era diminuto pero muy bonito. Quedaba a pocos metros del colegio y encima
cerca de la estación. No salía barato… así que Hiroki había tenido que engañar
a Shouta diciéndole la mitad del precio real.
Lo observó mientras, con rostro triste, sacaba al pobre pescadito muerto y lo
metía en una bolsa.
— ¿Lo vas a tirar por el retrete?
Shouta lo miró con odio.
— ¡Estúpido! ¡Lo voy a enterrar!
— Pero si solo llevamos cuatro días con él...
Shouta lo ignoró por completo y salió por la puerta. Hiroki estaba seguro de
que le buscaría un sitio en las macetas llena de flores que había bajo el portal;

294
Wagamama na Koi

qué actitud tan típica de Shouta…


— Si ya decía yo que era mala idea comprarlo… —dijo para sí.
Se levantó del sofá y fue a buscar un poco de agua. Había dos vasos iguales
encima de la mesa, en uno ponía “Hiroki” y en el otro “Shouta”. Hiroki tuvo
que admitir que esa cursilada la había hecho él: convencer a Shouta para tener
vasos iguales.
Cogió el de Shouta y tras llenarlo de agua, bebió de él.
— Aunque si supiera que a escondidas siempre cojo el suyo… —Dijo
riéndose para sí.
Llevaba días pensando en que la relación de ambos había cambiado
muchísimo en tan poco tiempo. Cuando dos personas viven juntas, todo se
vuelve diferente. Aunque ahora discutían más y Shouta se cabreaba por mil
cosas que Hiroki hacía, él sentía que estaban más unidos que antes.
“Shouta ha cambiado y yo me he mostrado ante él como en realidad soy, al
cien por ciento”. A Hiroki le gustaba el nuevo Shouta: “Ahora me echa la
bronca, habla conmigo de manera natural y se siente relajado… aunque por
suerte en la cama sigue tan tontito como siempre —Sonrió y dejó el vaso en su
sitio—. Eso también me gusta de él”.
— Pero se cabrea por todo… —murmuró, refunfuñando—. Bueno… quizás
con el pobre pez tuviese algo de razón.
Al pasar por la silla de la cocina, le dio un golpe al maletín de Shouta y la tiró
al suelo.
— Mierda.
Se agachó para cogerlo pero varias cosas se habían caído. Entre ellas, tres
cartas.
— ¿Qué demonios? —Dijo cuándo las cogió. Iban dirigidas a Shouta.
Abrió una de ellas y leyó: “¿No te avergüenzas de lo que estás haciendo? Estás
destrozando el futuro de Hiroki, aléjate de él”
Cogió la segunda.
“Eres un miserable. Seguro que vas llorando a contarle lo de las cartas”
Y la tercera.
“¡HIROKI ES MÍO! TE JURO QUE SI NO TE ALEJAS ALGO MALO
TE PASARÁ”
Hiroki, sentado en el suelo, se quedó mirando aquellos papeles mientras
tragaba saliva.
¿Por qué Shouta no le había contado la existencia de esas cartas de amenaza?
Suspiró; sabía perfectamente quién las enviaba… pero eso no hacía sino
cabrearlo más. “Puedes meterte conmigo, Mimi. Pero con Shouta, no”.
Escuchó la puerta abrirse.
— Explícame esto —Le dijo levantándose y yendo hasta donde estaba
Shouta.
Él se quedó mirándolo, primero a las cartas y luego a Hiroki.
— ¿¡Por qué no me lo contaste!?
Shouta se quitó el abrigo y lo colgó en el perchero.
— ¡Shouta! ¿Por qué no lo hiciste?

295
Kawano Sora

— ¿Hubiese cambiado algo? —Le espetó cuando se dio la vuelta—. ¡Todo lo


que dice ahí es verdad! ¿Has roto el compromiso?
— Aún… aún no.
— Pues no tengo nada que decirte, porque ella tiene la razón.
— ¡No la tiene!
— Es tu prometida. Tiene derechos, y yo ninguno.
Hiroki, cabreado, cogió su propio abrigo y se lo puso rápido.
— ¿A dónde vas?
— A acabar con todo esto de una vez.
— ¡Hiroki!
Salió por la puerta y la cerró de un portazo.
Hiroki estaba decidido a terminarlo todo de una vez, a romper con el pasado y
a saldar las deudas que había contraído consigo mismo. Tenía que enfrentarse a
la realidad.
Primero, hablaría con su padre
Y después, hablaría con Mimi.
Sólo así, podría empezar de cero.

296
Wagamama na Koi

Capítulo 28 Pasar página


— Genial… —Acobardado, Hiroki miraba la entrada de su casa—, y ahora
que estoy aquí ¿qué se supone que tengo que hacer?
Se frotó los pelos y su rostro adquirió una expresión exageradamente
dramática.
— Yo… soy un cobarde. ¿Cómo coño se me ha ocurrido hacer esto? —
Preguntó mientras alzaba la mirada hacia toda la casa. Tosió y se dio la vuelta—
. Esto tiene fácil solución. Solo tengo que coger por donde he venido y…
— ¿Hiroki?
Hiroki se dio la vuelta justo a tiempo para ver cómo su madre salía de uno de
los jardines. Se había olvidado de que pasaba casi todo su tiempo cuidando de
las flores y había bajado tontamente la guardia.
— M-mamá. Vaya. Qué sorpresa… —Dijo con risa nerviosa.
Su madre fue corriendo hacia él hasta quedar cara a cara.
— ¡Por fin vienes por casa! ¿Por qué nunca me coges el teléfono? —Le
sonrió—. No te veo muy bien, Hiroki… ¿estás comiendo como es debido?
— Cl-claro que sí, ya no soy un niño.
— Bueno, bueno —le dijo mientras le daba golpecitos en el brazo—, para mí
sí. ¿Te quedas a cenar?
— No… bueno… —miró hacia arriba—. He venido a hablar con papá. ¿Está
en casa?
Hiroki tragó saliva al darse cuenta que lo había dicho sin pensar.
— Sí. Creo que está en su cuarto de lectura, ya sabes cómo es él. Si quieres
encontrarlo, busca primero un libro.
— Ya… hay cosas que no cambian, por lo que veo.
— Oh, vamos, Hiroki. Hablas como si hubieses estado años fuera de casa —
añadió su madre entre risas—. Ha sido poco más de un mes. ¿Qué cosas van a
cambiar?
“Todo —pensó Hiroki—. Yo. Mi vida. Mi futuro. Todo ha cambiado”
— Bueno… voy a buscar a papá —Dijo mientras se daba la vuelta para entrar
en la mansión.
— ¡Si te vas no te olvides de despedirte! —Le gritó su madre tras su espalda.
“Cuando salga por esa puerta después, dudo mucho que quieras volver a
verme, mamá”.
Aun pensando eso, Hiroki estaba decidido a terminar con los fantasmas del
pasado, con sus miedos y con su cobardía.
Atravesó la puerta y puso un pie en la inmensa entrada. Estaba decidido a
hacerlo.
A confesar quién era y quién quería ser.

— ¿Papá? —Hiroki tocó la puerta abierta de su despacho mientras lo llamaba.

297
Kawano Sora

Un hombre muy atractivo y con gafas puestas le miró desde un sofá de


terciopelo. Tenía un libro en sus manos y otros tantos tirados a su alrededor.
— Vaya, Hiroki. Hacía tiempo que no te veía —Le dijo sonriendo, el tono de
voz de su padre era suave—. Deberías pasarte por aquí más a menudo, tu
madre te echa de menos.
“¿Y tú?”, pensó Hiroki.
— Oye… papá… hay un tema importante que tengo que hablar contigo —
Dijo sin rodeos.
Su padre alzó los ojos y lo miró por encima de las gafas. Parecía como si
estuviese viendo algo más atrás de Hiroki, algo que ni él mismo llegaba a
comprender.
— Dime —le dijo con tranquilidad—. Soy todo oído, ya sabes.
Pero Hiroki no sabía por dónde empezar, sentía como su corazón se oprimía
en mil pedazos y como el miedo invadía cada fibra de su ser. “No quiero que
me odies por esto, papá. No quiero… que me odien”.
Tartamudeó al intentar decir una frase; volvió a empezar, pero volvió a
fracasar. No encontraba las palabras ni las podía extraer de su garganta.
— Hiroki, ¿por qué no te sientas?
— No. No quiero sentarme.
Su padre lo miró.
— Seré… seré claro —dijo intentando parecer firme—, quiero romper el
compromiso con Mimi. No quiero casarme con ella.
Su padre se quitó las gafas y dejó el libro sobre la mesilla.
— ¿El motivo?
— Estoy… estoy enamorado de otra persona —Dijo apretando los puños.
— No me sirve. Busca otro —Su padre le señaló con las gafas.
— ¿¡Cómo que no te sirve!? ¿¡No te vale que ame a otra persona!? —Le dijo
entre gritos, acercándose hacia él.
— ¡Hiroki, basta ya! —Su padre se levantó—. ¿Quieres decir que si no
hubieses estado enamorado de esa persona, te hubieses casado con Mimi?
¿Dónde había oído esas palabras? ¿No se las había dicho una vez Shouta? “Si
no me hubieses conocido, ¿te habrías casado con ella?”
— ¿Cuánto llevas enamorado de esa persona?
Hiroki no respondió.
— ¡Maldita sea, Hiroki, responde!
— Casi dos años.
Su padre lo miró sorprendido.
— ¿¡Por qué jamás nos dijiste nada!? —Le gritó. Hiroki se asustó ante la
actitud de su padre—. ¡Ni a tu madre ni a mí, nada!
— Porque… porque… —Hiroki estaba al borde las lágrimas—. ¡No era algo
que pudiera decir!
— ¿Y por qué simplemente no hablaste con nosotros para cancelar el
compromiso? ¿Por qué no tuviste el valor de venir a decirnos que no te querías
casar con Mimi?
— ¡Ustedes lo decidieron por mí! ¡No me hables como si lo hubiese querido!

298
Wagamama na Koi

Era algo que tú deseabas fervientemente, adoras a Mimi y siempre has querido
que me case con ella.
— Hiroki, si bien es cierto que el compromiso lo formalizamos nosotros,
siempre fuiste libre de elegir. ¡Y jamás dijiste que estabas en contra!
Su padre tenía razón. Hiroki no había sido tonto, teniendo una prometida
podía excusar su falta de interés por las chicas, así que había utilizado su
compromiso con Mimi para ocultar su interés por los hombres.
Para que nadie sospechase.
“¿Por qué Hiroki nunca ha salido con ninguna chica?; ¿No lo sabes? Tiene
prometida. Está claro que un chico como él no iba a estar soltero”.
— Siempre has sido así, Hiroki. Ocultando cosas, guardando tus verdaderas
intenciones y nunca diciendo nada a los demás. ¿Te das cuenta de cómo nos ha
afectado eso a tu madre y a mí?
— No sé de qué hablas.
— ¡Sabes de qué hablo perfectamente! Hablo de tu cambio de actitud cuando
tenías diez años, de tus escapadas cuando cumpliste los trece, de todos los fines
de semana que nos dejabas en vilo para escuchar la puerta y saber que habías
llegado sano y salvo a casa. Y entonces, de repente, tu madre y yo dejamos de
existir para ti. Te encerraste en tu mundo como si nosotros fuésemos los
enemigos. Ni siquiera sabíamos qué hacer para llegar a ti. ¿Me dirás alguna vez
qué pasó para que te volvieses en nuestra contra?
Hiroki notaba arder sus ojos.
— ¡Ustedes crearon el compromiso con Mimi!
Su padre lo miró abatido.
— ¿Quieres decirme que nos has odiado durante estos años porque hicimos
un compromiso con una niña?
— No —respondió Hiroki.
— ¿Entonces? ¿Cuál es el motivo?
— Ustedes… —Hiroki apartó la mirada y sobre la estantería vio una foto de
sus padres con él. Ese día habían ido a pescar y ambos lo abrazaban con cariño.
Hiroki tendría unos cinco años. Volvió a mirar a su padre—. ¡Ustedes son
jodidamente perfectos! ¡Todo es perfecto! Tú, mamá, el trabajo que hiciste para
el país, tu inteligencia, tu atractivo. Igual que mamá. ¡Y encima son queridos
por todos! Pero… pero, papá, ¡yo no pertenezco a esa perfección! ¿¡Entiendes!?
¡JAMÁS TENDRÉ LO QUE TÚ TIENES! —Hiroki jadeaba—. ¡No lo tendré
porque no lo deseo!
— ¿El qué no deseas? ¿Una casa? ¿Un trabajo? ¿Dinero?
— No es eso —contestó sin mirarlo a la cara.
— ¿Entonces qué es, Hiroki? ¡Maldita sea, sé claro por una vez en tu vida!
Hiroki, con el ceño fruncido y los ojos llenos de lágrimas, miró a su padre
directamente.
— ¡No quiero casarme con una mujer, joder! —Bajó la cabeza—. No quiero
hacerlo porque me gustan los chicos —dijo susurrando.
La habitación quedó en silencio; el reloj antiguo de pared hacía un
desagradable sonido, marcando cada segundo. Hiroki esperaba ansioso las

299
Kawano Sora

palabras de su padre, la condena, el insulto, el desprecio… estaba preparado


para todo.
— Ya lo sé—Contestó él.
— ¿Qué?
— ¿Eres tonto, Hiroki? Tu madre y yo ya lo sabíamos. Eres nuestro hijo.
— Pero… —Hiroki estaba confundido—. Pero si ya lo sabían… ¿por qué
nunca me dijeron nada?
Su padre se apoyó sobre la mesa escritorio que había en la pared y dejó las
gafas a su lado, sobre la madera.
— Porque tú no querías que lo supiéramos.
Hiroki no entendía nada. ¿Sus padres ya sabían que era gay? ¿Lo sabían?
Entonces… cuando su madre le decía que lo adoraba… cuando decía que se
quedase a cenar… cuando lo llamaba para ver cómo estaba… ¿ella ya sabía
quién era Hiroki en realidad? ¿Lo quería aun sabiéndolo?
— Hiroki, he tenido bastantes años para asimilarlo. Así que no esperes que
me quede sorprendido. Lo que me sorprende es que tuvieses las agallas de
decirlo… sabiendo cómo eres.
— ¿Entonces?
— Entonces ¿qué?
— ¿Romperás el compromiso?
Su padre suspiró.
— Sí.
— ¿No… no me vas a desheredar?
Hiroki no podía creer las palabras de su padre.
— Tú de verdad… ¿eres idiota? ¿Cómo voy a desheredarte, Hiroki? Eres mi
hijo.
— Pero no soy el hijo perfecto.
— Para tu madre y para mí, sí eres perfecto —Hiroki abrió los ojos y miró a
su padre, emocionado.
— Cuando… cuando tenía diez años, en el colegio, le dije a unos amigos que
me gustaba un chico de nuestra clase… —Hiroki bajó el rostro—, ellos… me
dijeron que eso era asqueroso. Entonces fue cuando me di cuenta… de que eso
no gustaba a los demás y que debía mantenerlo oculto. Y supe que mi
compromiso con Mimi era la solución perfecta para disimular, por eso nunca
quise romperlo. Pero aunque me sentía aliviado por tener una excusa
perfecta… no podía sino ver a los demás como enemigos. Tenía miedo de
recibir la misma respuesta que aquellos niños… me sentía… perdido y creía
que estaba solo en casa, que tú y mamá simplemente amaban al Hiroki que yo
no era… aunque yo había cambiado, ustedes me trataban igual… y pensé…
que simplemente… me estaban ignorando…
— Hiroki… siempre he sabido que eras una persona desconfiada… pero
llegaste a límites extremos. En mí y en tu madre puedes confiar. Espero que lo
hagas a partir de ahora.
— ¿Qué pasará con Mimi?
— Pues que tendrá que encontrar a otro chico para sus caprichos, ¿no te

300
Wagamama na Koi

parece? —Le dijo sonriendo.


— ¿Y crees que Inoue-san lo aceptará tan fácilmente? Es un hombre muy
protector con su hija.
Yoshimura Toshiyuki miró hacia la ventana y sonrió.
— Yo hablaré con Daiki —Pasó una mano por su pelo abundante y bien
peinado, igual que el de Hiroki—. No te preocupes. Sé que no le hará gracia…
pero lo aceptará.
— Y ya… ¿ya está?
Su padre lo miró.
— No. Aún no me has dado la respuesta correcta a por qué no te quieres
casar con Mimi.
— ¡Papá! Te he dicho que no me gustan las chicas, que estoy enamorado de
alguien… ¿no son suficientes razones?
— Suficientes sí, pero no la correcta. Si no estuvieses enamorado de esa
persona, te habrías casado con ella. Si no te hubiesen gustado los hombres,
también. ¿Por qué razón no deberías casarte con Mimi?
¿Por qué no casarse con alguien o por qué sí hacerlo?... Entonces, Hiroki
encontró la respuesta; y era tan fácil que no entendía como no se le había
ocurrido antes.
— Porque… no la quiero. Y no podré hacerla feliz… ni ser feliz yo.
Su padre sonrió, contento.
— Despídete de tu madre antes de irte.
— Sí. Gracias, papá.
Hiroki se dio la vuelta, aún incrédulo ante el desenlace de todo lo sucedido.
— Oye, Hiroki —le dijo su padre justo cuando Hiroki atravesaba la puerta. Se
dio la vuelta y lo miró, se había vuelto a sentar en su sofá—, ven a cenar el fin
de semana.
— Está bien, iré.
Su padre se puso las gafas y cogió el libro.
— Tráelo a él también —Pasó la página y siguió leyendo.
— S-sí.
Y junto con la página del libro, Hiroki sintió que había pasado página a una
parte de su propio pasado. Pero aunque ya podía empezar de nuevo, aún le
quedaba una conversación pendiente con alguien más.
Mimi merecía oírlo de sus labios.

— No seas bruto, come con más tranquilidad.


— ¡Mo he comuidounuadadedsdequeodeosperté!
Miyagi lo miró con mala cara.
— Y no hables con la boca llena. Siempre igual.
— ¡Esto está riquísimo! —Dijo tras tragar.
— ¿Te gusta?
Takeshi afirmó con la cabeza y siguió comiendo. Cuando actuaba así, podía

301
Kawano Sora

llegar a parecer un poco lindo… sólo un poco.


Miyagi pensó que las cosas habían dado un giro inesperado; primero perdía el
control ante Takeshi y después acaban de nuevo teniendo sexo para luego
terminar dormidos uno encima del otro…
“Aunque… esta vez, más que sexo… pareció como si hubiésemos hecho el
amor…”
A Miyagi le atemorizaba tal grado de confianza… temía que si llegaba a ser
íntimo con Takeshi, éste acabaría descubriendo todo su pasado. Cogió con los
palillos un poco de comida y se la llevó a la boca. Miyagi comía despacio, con
tranquilidad… en contraste con el glotón de Takeshi, que no hacía sino devorar
la comida.
— ¿No vas a comértelo? —Le preguntó Takeshi señalándole el plato con su
palillo.
Miyagi movió la ceja, cabreado.
— Sí. Pero no a tu ritmo.
Cuando Takeshi acabó la comida, se tiró un sonoro eructo.
— Qué desagradable eres.
Takeshi le sonrió sarcásticamente y luego comenzó a reír. ¿Es que no podía
ser siempre lindo y tierno? El sonido del timbre interrumpió la risa de Takeshi y
los pensamientos de Miyagi. ¿Podría ser Shouta? Miyagi se puso nervioso al no
saber cómo justificar la presencia de Takeshi en su casa.
— Tú quédate aquí.
Se levantó de la silla, salió al pasillo y fue hasta la entrada, preparando frases o
excusas en caso de que Shouta viese a Takeshi. Abrió la puerta.
— Hola, Miyagi.
Una joven de tirabuzones rubios, con un chaquetón de invierno y unas botas
marrones lo saludó sonriendo desde la entrada. Parecía un ángel caído del cielo.
— ¿Ko… Kotori?
Ella volvió a sonreír.
— Cuánto tiempo ¿verdad?
Eso era peor que Shouta… eso... eso era ridículo ¿Qué hacía ahí Kotori?
— ¿Quién es, Miyagi?
Se dio la vuelta justo para descubrir a Takeshi —con la ropa que le había
prestado de estar por casa y la cual le quedaba exageradamente holgada—
observando desde el fondo.
Miyagi sonrió nervioso.
“Esto es un desastre… un completo desastre…”

302
Wagamama na Koi

Capítulo 29 Confío en ti
Kotori se sentaba en uno de los dos sofás, con las rodillas pegadas y una taza
de té en sus manos, Miyagi y Takeshi, en el otro.
La situación era un tanto extraña e incómoda para los tres, que se miraban sin
saber qué decir con exactitud.
“Es muy guapa”, había pensado Takeshi al verla entrar a la casa. Pero había
escuchado como Miyagi decía el nombre de “Kotori”, y los cumplidos se
transformaron con rapidez en un odio irracional. Y ahí estaba, sentado sobre el
sofá, en una esquina y con los pies subidos encima, con la ropa de Miyagi
puesta y una mirada que decía a todo el mundo “Este es mi territorio. Nadie
podrá entrar”.
Takeshi, como cosa rara en él, estaba callado y ni siquiera tenía ganas de gastar
bromas. Pensaba en la razón por la cual tendría el número de Kotori dentro del
listín telefónico. “¿Una exnovia, una prometida, una amiga…?”
— ¿Qué te trae por Osaka, Kotori? —Miyagi estaba sentado recto, con una
pierna apoyada en la otra.
— Hacía tiempo que no los veía, ni a ti ni a Shouta —Ella jugaba con la tacita,
dándole vueltas—, pero no sabía que tenías visita.
Le dirigió una sonrisa a Takeshi. Y, sin saber por qué, eso lo molestó.
— Tchs… —Miró hacia otro lado.
— ¿Pero no es tu visita un poco joven? —Dijo divertida. Miró a Takeshi
directamente—. ¿Qué edad tienes?
Takeshi apoyó una mano en su rodilla a la vez que decía:
— Diecisiete, ¿y tú, vieja?
Miyagi le dio un golpe en la nuca en cuanto soltó la frase.
— No te pases —Le dijo como quien corrige a un niño pequeño—. Y tienes
dieciséis, mentiroso.
— Prácticamente ya tengo los diecisiete.
Takeshi se frotó la zona y Kotori se puso la mano en la boca mientras se reía.
— ¿De qué se ríe? —Murmuró Takeshi, por lo bajo.
— Miyagi… ¿tanta confianza tienes con este niño?
— ¡Oye, no soy un niño!
Ella volvió a reír.
— Lo siento. ¿Cómo te llamas?
— Takeshi —Dijo con la cara morruda.
Ella volvió a reírse.
— Lo siento… en serio... es una situación un poco cómica para mí —Se secó
los ojos—. Empecemos de nuevo. Encantada de conocerte Takeshi, soy Souma
Kotori —Se inclinó mientras se presentaba.
— ¿Souma?
— Sí.
— ¿El mismo apellido que Shouta? —Preguntó mirando a Miyagi.
— Es mi prima. Su padre y mi madre eran hermanos.

303
Kawano Sora

— ¿Tu… prima?
Takeshi notó cómo la tensión contenida durante ese rato se disipaba al
instante. “¿Así que son primos? Eso lo explica todo”. Miyagi se rio.
— ¿Quién te creías que era?
Takeshi apartó la mirada.
— Na-nadie.
Miyagi cogió la taza que había dejado sobre la mesita y bebió un poco de té.
— Shouta no está aquí, se queda en casa de un amigo hasta que termine el
curso.
— Sí, lo llamé el otro día. También me dijo que volvían a Tokyo en abril. Es
una buena noticia.
— ¿Tokyo? —Takeshi le miró de reojo. ¿Cómo que volvían a Tokyo?
Notó como Miyagi se tensaba ante su pregunta.
— Va él, yo me quedo.
— Me pareció entender que se iban los dos… —Insistió Kotori, intrigada.
— No. Cambié de planes. No sería bueno para la sucursal que yo me fuera.
Takeshi miró hacia otro lado, aliviado. Por unos segundos había sentido algo
parecido a… ¿miedo? ¿Miedo por perderlo?
No, imposible.
— Oh, claro. Bueno, por lo menos podré ver a Shouta más a menudo.
Kotori volvió a beber té. A Takeshi le parecía una conversación un poco
ridícula. No entendía por qué Kotori lucía tan contenta por verlo y por qué
Miyagi estaba temblando por su presencia.
— Kotori… sé que no has venido sólo para vernos.
Kotori dirigió una mirada a Takeshi y éste notó que estaba diciéndole
indirectamente que no podía hablar con él delante.
— Podríamos quedar un día y hablamos.
— Puedes decirlo aquí; si quieres.
Ella los miró a los dos, sorprendida, como si no creyese las palabras de
Miyagi. Dejó la tacita sobre la mesa y sacó un sobre de su bolso.
— Esto es de parte de mi madre —Le dijo mientras Miyagi lo cogía—. Era de
mi padre, dice que es importante y que quizás pueda interesarte.
— ¿De tu padre?
— Sí —Volvió a coger la taza para beber—. De mi padre… y de tu madre.
Puede que haya cosas que yo no sepa, Miyagi, gracias a que las estás ocultando.
Pero ahora, hay cosas que tú no sabes. Si Takeshi no estuviese… sería más
cómodo hablar para mí.
— No puedo hablar contigo del tema y lo sabes, Kotori.
— ¿Vas a hacer siempre lo que diga tu padre? ¿Te crees que soy idiota?
Miyagi no contestó.
— Sé que ocultan cosas, Miyagi. Y no voy a parar hasta saber la verdad.
Takeshi los miraba, primero a uno y luego a otro. Kotori tenía el ceño
fruncido y Miyagi su expresión de muerto.
— Cuando abras el sobre, me llamarás. Lo sé.
— No lo haré.

304
Wagamama na Koi

Kotori sonrió con tristeza.


— Sí lo harás —Entonces se quedó callada, mirando el fondo de su vaso—.
He reabierto el caso, Miyagi.
— ¿Cómo? —Takeshi notó como Miyagi, a su lado, se tensaba. Pero como
siempre, mantenía su voz calmada y fría.
— Voy a seguir los pasos de mi padre y lo primero que he de hacer, es saber
qué pasó esa noche. He reabierto el caso sobre el asesinato de tu madre… y de
mi padre.
— ¿¡Por qué haces eso, Kotori!? ¿¡No puedes dejarlo todo tal y como está!?
—Le gritó Miyagi desde su asiento.
Ella se levantó del sillón.
— Tu madre asesinada por un yakuza de la mafia, supuestamente por deudas
económicas. Y mi padre, Jefe de Policía, misteriosamente desaparecido esa
misma noche. Dos hermanos muertos en el mismo día ¿¡y aún dicen que no hay
relación entre los asesinatos!?
Kotori cogió el bolso y se lo colocó.
— Cuando leas el sobre, me llamarás. Ya es hora de que dejes de defender a
tu padre.
— No lo defiendo.
— Lo ocultas. Es lo mismo —Se dirigió hasta la puerta del salón—. Entiendo
que Shouta, con nueve años, mintiese sobre esa noche cuando le preguntaron.
Pero tú tenías diecisiete. Sigo sin saber por qué no dijiste, o por qué sigues sin
decir la verdad.
Miyagi no la miraba, seguía con su taza en la mano, y con la mirada perdida.
— Todo cambiará cuando abras el sobre. Y espero, que con eso, abras por fin
los ojos.
Se fue del salón y se escuchó cómo la puerta de la entrada se cerraba. El
sonido de las botas de Kotori se fue alejando poco a poco.
Ni Takeshi ni Miyagi dijeron nada. Se había adueñado del salón un silencio
sobrecogedor. Entonces, Takeshi cogió el mando de la tele que estaba sobre la
mesita y la encendió. Se acostó apoyando la cabeza en el muslo de Miyagi y éste
le colocó la mano entre su pelo, acariciándolo.
Se quedaron un rato así, sin nada que decir, viendo un programa absurdo y
para nada cómico. La luz reflejaba los rostros de ambos, que cambiaba de
tonalidades de vez en cuando.
Takeshi aún notaba la tensión en los músculos de Miyagi. Sabía que estaba
cabreado, y alterado.
Y no le gustó nada verlo así.
— ¿Te ibas a ir a Tokyo? —Le preguntó.
— Sí. Con Shouta.
— Pero… cambiaste de opinión.
— Sí.
— Por tu trabajo.
— Exacto.
Volvieron a quedarse en silencio, con el sonido de la tele de fondo.

305
Kawano Sora

— ¿Y cuándo cambiaste de opinión?


— Hoy.
Takeshi apoyó la mano en la rodilla de Miyagi y se levantó para mirarlo.
— Nunca seremos sinceros, ¿verdad? Siempre vamos a mentirnos.
— No sé de qué hablas.
Takeshi se acercó a su oído.
— Vamos a la cama, ya es un poco tarde —Le dijo.
— Llevas durmiendo todo el día —Le respondió en broma.
— No he dicho que vayamos a dormir —Contratacó Takeshi, sonriendo
hacia un lado.
Miyagi lo miró fijamente a los ojos y luego miró sus labios. Se acercó despacio
y los besó, Takeshi correspondió a su beso entrelazando los dedos en las hebras
de su pelo.
La respuesta de Miyagi fue levantarse y cogerlo en brazos.

La cama crujía y las sábanas se enredaban entre sus piernas; en el suelo


estaban los calcetines, las camisas, los pantalones, los calzoncillos… todo
tirado; todo desordenado.
Pero a Miyagi le daba igual; por una vez en su vida, le gustaba el desorden que
había en su cuarto.
Con las manos apoyadas a los lados de Takeshi, entraba en él despacio pero
sin pausa. Éste se abría a él, sin resistirse; le acariciaba los antebrazos con sus
manos y a veces se agarraba fuerte a su espalda, recibiendo las penetraciones.
Miyagi se acercó a su cuello y lo mordió, para besarlo después.
— ¡Ng!
— Te encanta eso, ¿verdad?
Miyagi volvió a besarlo y morderlo en la misma zona.
— Hah… Miyagi…
Todo era diferente a cualquier cosa que hubiese probado antes. Su piel, su
olor, sus ojos, su sonrisa traviesa… Takeshi era vida en estado puro, energía en
constante movimiento. Y esa energía, irremediablemente, estaba apoderándose
poco a poco de Miyagi.
Takeshi le estaba devolviendo la vida.
Notó cómo se abrazaba a su espalda con las piernas, Miyagi siguió
introduciéndose y saliendo de él. Las manos de Takeshi le acariciaban la nuca y
a veces, le agarraba fuerte el pelo y se apretaba a él.
“—Nunca seremos sinceros, ¿verdad?”. La pregunta aún lo atormentaba; pero
Miyagi sabía que la respuesta era negativa.
“Siempre habrá cosas que nunca podré decirte, Takeshi”. Pensaba mientras
veía su rostro, con los ojos cerrados, las mejillas rojas y los pelos esparcidos por
su almohada.
Acercó los labios a los suyos y lo besó.
“No puedo decirte, por ejemplo, que me quedo aquí por ti y no por la

306
Wagamama na Koi

empresa.
» No puedo decirte que te necesito en mi vida.
» No puedo decirte… que creo que estoy comenzando a quererte”.
Le acarició el rostro con la mano y deslizó el dedo por su mandíbula.
— Eres tan crío que ni siquiera te afeitas todavía.
Takeshi se rio desde abajo.
— Menos hablar y más moverte, viejo.
— Sigues pesadito con lo de viejo ¿eh? —Le abrió las piernas y profundizó
más—. Sólo tengo veinticuatro años.
Takeshi se apoyó con sus codos en la cama y se acercó hasta él. Le mordió el
labio inferior y luego lo besó.
— Demuéstramelo —Le dijo mientras se apartaba—. Hasta entonces,
seguirás siendo un viejo.
“Ah, ahí está esa maldita sonrisita de niño engreído”.
Miyagi le agarró las caderas y lo alzó, sentándolo sobre él.
— ¿Crees que un viejo podría hacerte las cosas que te hago?
Takeshi gimió ante sus movimientos y se agarró a su cuello, rodeándolo con
las manos.
— ¡Ah, Takeshi! ¿Qué acabas de hacer?
— Jé. Marcarte como mío.
— ¿Me acabas de morder?
Miyagi sintió cómo Takeshi lamía la zona dolorida y a la vez movía sus
caderas.
“No puedo decir nada de eso, no puedo ser sincero… porque no merezco
tener estos sentimientos por ti”.
Miyagi fue subiendo la mano por la espalda de Takeshi, al llegar a su cabeza la
apretó contra su propio cuello y lo abrazó con fuerza.
— Miyagi… —Susurraba él en su oído—. …Miyagi….
Los movimientos de Takeshi se volvieron más rápidos, más urgentes.
— ¿Ya te vas a correr? —Le preguntó Miyagi, para molestarlo—. ¿Y yo era el
viejo?
Takeshi gemía.
— Es tu culpa… —Dijo mientras arqueaba su espalda y hacía más profundas
las penetraciones—. Vamos… más… rápido.
Miyagi lo cogió de las rodillas para hacer que volviese a acostarse en la cama y
poder tumbarse encima. Metió una mano bajo su espalda y lo pegó más a él.
— Takeshi… —Miyagi besó su oreja—. Parece que en la cama nos
entendemos mejor ¿eh?
Takeshi se rio.
— Creo que es en el único sitio donde lo hacemos.
Se quedaron unos segundos en silencio mientras Miyagi le besaba por el
pecho, su clavícula…
— Nunca creí que pudiese pasarme esto —Le confesó mientras le separaba
pelos de la cara y lo sostenía por las mejillas.
— ¿El qué?

307
Kawano Sora

— Querer tocarte con esta necesidad.


Takeshi apartó los ojos, sonrojándose.
— A mí… a mí también me pasa.
— Podrías intentar ser así de lindo más veces… —Le dijo Miyagi con una
sonrisa. Él le dio un golpe en el brazo como respuesta.
— Cállate, pesado.
Cogiéndole la mano, Miyagi la subió por encima de su cabeza. Se recostó más
sobre él, uniendo pecho con pecho y siguió con los movimientos.
— Te… dije… más rápido ¿verdad?
— Desesperado —Volvió a besarlo en la zona donde más le gustaba, el
cuello.
— ¡Hah!
— Ponte de lado.
Takeshi le hizo caso. Se acurrucó de lado y Miyagi pudo profundizar mejor en
su interior. En respuesta, Takeshi gimió de placer. Entonces dejaron de hablar
y sólo se escucharon gemidos y respiraciones; Miyagi entraba y salía, cada vez
más rápido, sabiendo que pronto terminarían.
Pero él no quería acabar.
“Ojalá pudiese vivir aquí por siempre, en tus brazos”.
Era algo ilógico… algo tan ridículo.
— Ah, Mi…Miyagi… —Takeshi agarró las sábanas y Miyagi, apoyándose con
sus manos en la cama, fue más rápido.
“Te estoy atando a mí, me estoy obsesionando contigo y te estoy arrastrando
a mi mundo sin tenerte en cuenta… pero no puedo evitarlo… contigo, me
apetece ser egoísta”.
Miyagi terminó primero. Notó cómo toda su semilla se quedaba dentro de
Takeshi mientras lo escuchaba jadear. Pero nada más correrse, siguió
moviéndose para hacer terminar a Takeshi. En pocos segundos, éste se
estremeció y se contrajo. Vio cómo mordía con fuerza la almohada mientras
gruñía y se corría, manchando las sábanas.
Miyagi no salió de él al momento. Aprovechando que Takeshi ya estaba de
lado, se tumbó también, abrazándolo y cuidándose de no salir de su interior.
Enredaron las piernas y se quedaron acostados, jadeando.
Después de unos segundos de una absoluta quietud, Miyagi subió su mano
hacia el brazo Takeshi y comenzó a acariciarlo despacio con la yema de los
dedos. Dejándose llevar por unos sentimientos que en ese momento no
controlaba, se inclinó y besó su nuca.
Se quedaron en silencio un rato, para tranquilizar las respiraciones.
— ¿Estás dormido? —Preguntó entonces él, minutos después.
— Sí —Le respondió Takeshi con algo de ironía.
Miyagi sonrió.
— Siento lo de hoy, no debí haber hecho aquella estupidez.
— Casi te obligué a hacerlo. Además… —Takeshi se dio la vuelta y quedó
cara a cara. Miyagi extrañó estar dentro de él cuando se separó—, no fue tan
desagradable —Le dijo con una sonrisa pícara.

308
Wagamama na Koi

— Ahora me vas a decir que eres masoquista.


— No creo que sea eso —Dijo entre risas—,… no sé. Sentí más dolor
emocional que físico.
— ¿Dolor emocional?
— Por un momento… —Takeshi colocó su mano en el pecho de Miyagi y lo
miró a los ojos—, por un momento sentí tu propio dolor.
Miyagi apartó la mirada y se acostó boca arriba. El tema al que estaban
derivando ya no le gustaba demasiado. La mano de Takeshi quedó sobre su
vientre.
— ¿Por qué fuiste tan antipático con Kotori?
— Soy así con todo el mundo.
— No. Tú no eres así.
— Oh, vaya. ¿Vas a decirme cómo soy yo?
Takeshi se quedó en silencio unos segundos.
— Admito que yo también pensaba al principio que eras frío y antipático…
pero creo que ahora he cambiado de opinión. Es una máscara que te pones.
— Claro, será justo eso mismo.
— En verdad… eres amable.
— Sí, amable —Miyagi lo repetía con sarcasmo.
— Eres un estúpido, para una vez que te digo un cumplido.
Miyagi se rio ante su cambio de actitud.
— Sí, sí. Gracias por tus palabras —Dijo mientras le pellizcaba un cachete.
— ¡Ey!
Takeshi se frotó la mejilla, cabreado.
— Tú también has cambiado —Admitió Miyagi—, estás menos insoportable.
— Eso tiene una respuesta fácil.
— ¿Ah, sí?
Takeshi se acercó hasta su rostro.
— Dentro de poco es navidad —Le dijo en bajito.
— Eres un crío.
— ¿No te gusta?
— Me es indiferente. No la celebro.
— Antes lo hacías —Takeshi se sentó en la cama mientras lo miraba.
— ¿Y eso cómo lo sabes?
— Por las fotos —Miyagi no respondió—. ¿La celebrarías conmigo?
— Eso es para enamorados —Dijo Miyagi con dejadez, como si le pareciese
una tontería.
Takeshi apartó los ojos hacia otro lado y se acarició uno de los brazos.
—… por eso —susurró casi inaudiblemente.
Los ojos se Miyagi casi brillaron ante sus palabras y en su corazón algo se
activó: algo que no entendía de explicaciones o razonamiento, algo inmenso….
algo que le hacía feliz.
Estiró el brazo y agarró a Takeshi con la mano, arrastrándolo hasta su pecho.
— Me lo pensaré —Dijo mientras acariciaba su cabeza—. Puede que me
convenzas y todo.

309
Kawano Sora

Sonrió mientras escuchaba el sonido de Takeshi al respirar. Cuando vino a


darse cuenta, a los pocos minutos, estaba dormido en sus brazos.
— Sabes que sólo soy así contigo —Susurró en su oído.
Y en esos instantes, en esa casa, en esa cama, con Takeshi en sus brazos…
Miyagi sintió que nunca había sido tan feliz en su vida.
Pero se preguntaba… ¿merecía esa felicidad?

Takeshi se desveló. Aunque las ventanas estaban cerradas y la colcha le tapaba


hasta el cuello, sentía frío en su piel. Por un momento se desubicó en el espacio
y en el tiempo. “¿Dónde estoy?”, se preguntó mientras pestañeaba y se
acomodaba a la oscuridad.
Entonces le llegó el aroma de Miyagi y recordó que estaba en su cama.
De alguna manera, se sintió feliz. Desde hacía varios días atrás que no
entendía por qué esa necesidad de estar con él todo el tiempo, o esa sensación
de sentirse más cariñoso que nunca. Pero al estirar su brazo para abrazarlo, se
dio cuenta de que Miyagi no estaba en su cama.
Quizás, de ahí venía aquella sensación fría.
Apartó las sábanas y salió del cuarto descalzo, aunque se dio cuenta de que
tenía el pijama puesto.
Después de lo que había pasado en el salón, Takeshi sentía que Miyagi aún
estaría preocupado y dándole vueltas a un tema del que él no tenía idea
ninguna. “A ver, por lo que he podido escuchar y enlazar… la madre de Miyagi
y el hermano de ella, es decir, su tío, murieron esa noche. Kotori acusa al padre
de Miyagi y también dice que ellos no han dicho la verdad de lo que sucedió esa
noche. ¿Qué oculta Miyagi? No entiendo nada… ¿Qué razones habría para
matar a la madre y al tío de Miyagi? ¿Y por qué Miyagi no dice todo lo que
sabe?”
Takeshi bajó con cuidado las escaleras, temiendo hacer demasiado ruido.
La luz de la cocina estaba encendida, traspasó el pasillo y entró despacio, para
no asustar a Miyagi.
Igualmente, éste dio un pequeño brinco en cuanto lo vio. Tenía el rostro
terrible: cansado y demacrado.
— Lo siento, ¿te he despertado? —Sobre la mesa estaba el cenicero y Takeshi
se sorprendió al ver seis cigarros enteros consumidos. Miyagi tenía otro en la
boca.
— No. Tenía un poco de frío —Takeshi se sentó en la silla, frente a Miyagi—.
¿Qué hora es?
— Las cuatro —Le dio una calada al cigarro y siguió leyendo los documentos
que tenía en la mano. El sobre que Kotori le había dado estaba abierto y los
papeles tirados por toda la mesa.
Takeshi no sabía si debía decirle algo o si sería correcto preguntar. Observaba
fijamente el rostro de Miyagi mientras algo parecido a tristeza se apoderaba de
él.

310
Wagamama na Koi

“¿Por qué soy infeliz viéndolo así?”


— ¿Qué te pasa, Miyagi?
Él se rio. Como si esa pregunta le pareciese absurda.
— Muchas cosas —Una gota de sudor caía por su frente. Apagó el cigarro y
se pasó la mano por el pelo—. Demasiadas.
Miyagi se levantó y cogiendo un vaso, bebió agua del grifo. Lo dejó con
brusquedad sobre la encimera y volvió a reírse.
— Esto es un desastre.
— Es algo… ¿es algo que no puedes decirme?
Miyagi lo miró desde donde estaba. Sus ojos transmitían el más absoluto
dolor.
— No quiero involucrarte en esto.
Takeshi se levantó cabreado de la silla y fue hasta él.
— ¡Pues yo sí quiero que me involucres! ¡Maldita sea, siempre guardándolo
todo para ti! ¡Sé egoísta por una vez en tu vida! ¡Utilízame!
Miyagi no le contestó, se quedó mirándolo seriamente, como sopesando sus
palabras.
— ¿Quieres saber qué son esos papeles?
Takeshi miró los folios sobre la mesa y asintió.
— Son pruebas —explicó Miyagi—, pruebas que involucran a mi padre en
drogas y prostitución. Una sub-empresa oculta dentro de la nuestra — ¿El
padre de Miyagi era mafioso? —. No era algo que yo supiese al cien por cien,
pero sí algo que he venido sospechando durante mucho tiempo, aunque me
hacía el ciego.
» ¿Quieres saber quién dirigía el caso?
Takeshi volvió a asentir con la cabeza, sin decirle nada.
— Mi tío, el hermano de mi madre. Según esos datos, mi tío llevaba
investigando a mi padre desde que yo tenía diez años. Siete años después, con
su desaparición, el caso se cerró por falta de pruebas y ahora Kotori, su hija, lo
abrió de nuevo hace tres años.
— ¿Kotori…?
— Siguió los pasos de su padre —Miyagi sonrió irónicamente—. Que no te
engañe su apariencia angelical. Trabaja para la policía como detective, y es muy
lista.
— ¿Qué harás?
Miyagi se apoyó sobre la encimera.
— ¿Recuerdas cuando me dijo que la llamaría si abría el sobre? Pues bueno,
eso significa claramente que si no la llamo estoy del lado de mi padre y si la
llamo, tendré que colaborar con ella para no ser cómplice de mi padre.
Takeshi entonces lo entendió; Miyagi estaba entre la espada y la pared. Kotori,
sabiendo que Miyagi no tenía nada que ver con los asuntos de su padre, le dejó
decidir: o colaboraba con ella o estaba en su contra.
Y colaborar con ella significaba estar en contra de su padre.
— Pero… —añadió Miyagi—, no sólo ha reabierto el caso que dirigía su
padre. También ha reabierto el caso de lo que sucedió la noche en que murió

311
Kawano Sora

mi madre, está dispuesta a descubrir la verdad —Miyagi se sentó en el suelo—.


La verdad…
Las cosas eran más serias de lo que Takeshi pensaba en un momento; pero
sentía que todo lo que había dicho no era sino una parte de la historia
completa. Se acercó hasta él y le tocó el hombro.
— Miyagi… yo confío en ti.
Él alzó la mirada. ¿Desde cuándo Miyagi era tan vulnerable? ¿Lo había sido
durante todos esos meses? ¿Siempre había tenido ese miedo en su mirada?
— No deberías hacerlo, ya te lo dije una vez.
Pero Takeshi lo abrazó y le dijo:
— Sabes que nunca hago caso a lo que dices. Así que… —Apoyó el rostro en
su pecho—… confío en ti. Hagas lo que hagas, lo harás bien. Siempre haces lo
correcto. Después de todo… eres Don Perfecto ¿no?
— Takeshi… no soy lo que piensas. No siempre hago lo correcto ni mucho
menos soy perfec-
Takeshi le silenció los labios son su dedo.
— Cállate, idiota —Le dijo con el ceño fruncido—. Eres perfecto para mí.
Los ojos de Miyagi se abrieron de par en par y Takeshi vio cómo tragaba
saliva. Le sujetó por su cuello y lo apretó contra él. Miyagi no soltó una lágrima,
pero Takeshi sintió que su corazón lloraba…. Se desangraba.
— En mis pesadillas hay un ser extraño que se retuerce y no hace más que
chillar y hacerse daño —Le confesó, en voz baja—. A veces se vuelve loco y
con un cuchillo se destroza el cuerpo y otras veces se deshidrata en lágrimas y
sólo queda su esqueleto. Me despierto sudando, intentando descifrar quién
puede hacerse algo así.
»Y por fin, he descubierto quién es.
Se quedó callado unos segundos.
— ¿Quién?
Takeshi ya sospechaba la respuesta.
—…Yo.

312
Wagamama na Koi

Capítulo 30 Decisiones y Promesas


Miyagi detuvo el despertador, soñoliento, mientras notaba sobre su piel el
cuerpo de Takeshi. Fue entonces cuando recordó que se había quedado a
dormir —una noche más— en su casa; en la misma cama. Dormía apoyando el
rostro en su pecho y respiraba profundamente. Estaba tan gracioso que Miyagi
no pudo evitar sonreír al verlo.
Siempre odiaba despertarse, pero por alguna razón, esa mañana y la del día
anterior, sentía que no era tan horrible comenzar un nuevo día. ¿Podría ser
Takeshi la causa de ello? “Cuando lo conocí, ni por asomo imaginé que estaría
en mis brazos en tan poco tiempo. No hacíamos más que discutir y
pelearnos…
» Aunque bueno —Miyagi rio— no es como si eso hubiese cambiado
demasiado —La mejilla de Takeshi se aplastaba contra la piel de su pecho, y su
boca formaba una graciosa “O” por la cual respiraba—. ¿Por qué insistes
tanto? ¿Por qué decides por propia voluntad permanecer a mi lado?”
Le apartó algunos pelos de su frente.
“Eres como una tormenta, Takeshi. Arrasas todo a tu paso y lo atraes con tu
magnetismo.
» Y yo… ya estoy por completo a tu merced…”
— Pero esto no seguirá así por mucho tiempo —Dijo para sí, en voz baja.
Se levantó de la cama con cuidado de no despertarlo y lo miró desde arriba.
Takeshi se movió inconsciente, acomodándose en el espacio libre.
— Pronto, tan pronto como ha empezado, todo terminará.

— Las cosas han cambiado demasiado, Miyagi. Ya nada es lo que era antes.
Miyagi y su prima estaban sentados en una mesa de Amour et Café con dos
tazas de café negro con leche en sus manos. Ambos miraban la espuma que
sobresalía de la taza.
Como bien había dicho Kotori la noche anterior, Miyagi la había llamado esa
mañana tras haber leído los papeles del sobre.
— Eso es algo que no podemos evitar.
— ¿Estás seguro? —Kotori apoyó su mano sobre la de Miyagi, pero éste la
apartó.
— Sí.
Miyagi no entendía por qué el contacto de Kotori le había producido tanto
desagrado. En otros tiempos, en otras circunstancias… no habría rechazado su
caricia. Pero por un momento, pensó que la piel de ella había sido tan distinta
de la de Takeshi… que había sido algo instintivo.
Kotori retiró su mano y cruzó los brazos.
— Pues entonces pasemos al tema del que hemos venido a hablar —La
ternura de su voz había desaparecido, dando paso a un tono frío e indiferente.

313
Kawano Sora

— Necesito tiempo, Kotori.


— ¿Tiempo para qué? —Ella apartó la mirada.
— Sabes que no es tan fácil como lo dices. No puedo de un día para otro
ponerme en contra de mi padre y ayudarte a que lo metan en la cárcel.
— ¿Y qué harás en ese tiempo que me estás pidiendo?
— Tengo que pensar muchas cosas, aclararlo todo y decidir qué hacer.
Investigaré a mi padre por mi cuenta y veré si lo que dicen las pruebas es real.
En abril te daré una respuesta.
— ¿¡Abril!? Miyagi, eso son cinco meses. ¡No puedo esperar tanto! ¡Y encima
para que me des una maldita respuesta! ¡Tú mismo sabes que esas pruebas son
reales! Y estoy segura de que también sabías que llevo tres años investigando a
tu padre. ¿Por qué crees que te prohibió tener contacto conmigo?
Miyagi se quedó en silencio.
— Es la única oferta que puedo darte. Quiero esperar a que Shouta esté en
Tokyo estudiando, no quiero involucrarlo en esto.
— Shouta está involucrado, quieras o no. Fue un testigo igual que tú.
— Maldita sea, Kotori. ¡Sólo tenía nueve años! —Miyagi comenzaba a
agobiarse.
— Sigue siendo un testigo —Repitió ella mirándolo fijamente—. Y también
sabe la verdad —Kotori respiró hondo—. Miyagi, no descansaré hasta saber
qué le pasó a mi padre. No aceptaré más mentiras estúpidas e ilógicas. Sé que
murió en el mismo lugar que tu madre y sé que tu padre está involucrado. ¿¡Por
qué se empeñan Shouta y tú en protegerlo!? —Lo miró desesperada,
implorándole una respuesta.
Miyagi tragó saliva, sintiendo como el nudo en su estómago aumentaba cada
vez más; el rumbo de la conversación estaba derivando a un tema peligroso y
no sabía cómo evitarlo.
— Te lo vuelvo a repetir, me da igual que me creas o no: no lo estamos
protegiendo.
— ¿¡Entonces qué es, maldita sea!?
“Cállate, cállate, cállate”, pensaba mientras sus pulmones se contraían y se
cerraban. Empezó a notar los efectos de un ataque, la cabeza comenzó a darle
vueltas y el corazón a latirle precipitadamente, mientras una gota de sudor
recorría su frente. No lo aguantaría mucho tiempo más.
Quería gritar.
“Cállate, maldita sea, cállate. No me hagas recordar”.
Apretó el puño con fuerza y cerró los ojos.
— Así que estabas aquí… y por lo que veo quedaste con Kotori.
Al oír esa voz, la ansiedad que empezaba a volverle loco se disipó y Miyagi
notó cómo los pulmones se llenaban de aire de nuevo.
Volvía a respirar.
— Vaya, mi amigo Takeshi —Le dijo Kotori desde su sitio.
— No soy tu amigo, bruja.
Kotori movió su ceja, cabreada, y Miyagi vio cómo se levantaba de la silla y
cogía su bolso.

314
Wagamama na Koi

— Te enviaré un mensaje —Le dijo ella desde arriba—. Nos vemos —Pero
aunque Kotori se despidió sonriendo, su sonrisa fue triste, como si recordase lo
perdido y temiese perder más.
Como si extrañase el pasado.
— Adiós, Kotori —Dijo por fin Miyagi, sin mirarla a la cara.
Takeshi la miró mal, pero a ésta no pareció molestarla, y en cuanto se alejó de
la mesa, ocupó su sitio, sentándose con las piernas abiertas y acomodándose sin
reparo.
Miyagi suspiró; no parecía que hoy estuviese de muy buen humor.
— ¿Qué haces aquí?
— Me aburría y vine a verte. Pero los empleados me dijeron que estabas
tomando algo en la cafetería —Le sonrió sarcásticamente—. Ya veo que
estabas muy ocupado.
— ¿Qué mosca te ha picado, Takeshi? Ayer defendías a Kotori culpándome
de haber sido antipático y ahora la tratas como a una enemiga.
— Tsch —Takeshi le dio un golpe suave a la mesa—. Eso fue antes de hoy.
— ¿Antes de hoy? —Miyagi levantó una ceja, intrigado.
La conversación fue brevemente interrumpida por una joven camarera que
venía a preguntar si necesitaban algo más. Miyagi pidió por Takeshi uno de esos
batidos que le gustaban.
— ¿Y bien? Me estabas contando lo de hoy.
Takeshi miró hacia otro lado, cabreado.
— Te olvidaste de comentarme un pequeño detalle.
— Hay muchos detalles que no te he contado —Miyagi sabía que esa frase
sólo lo provocaría más, pero le había salido casi sola.
Efectivamente, Takeshi alzó la vista y lo miró con ese fuego suyo en los ojos.
— Podrías haberme dicho que estás enamorado de Kotori.
De todas las cosas que podría decir, quizás había dicho la más graciosa. Miyagi
comenzó a reír.
— ¿De qué coño te ríes? —Y cuanto más se cabreaba Takeshi, más divertido
le parecía a Miyagi.
— Oh, por Dios, Takeshi. ¿Quién te ha dicho que estoy enamorado de
Kotori?
Takeshi se sonrojó hasta las orejas y respondió, con el entrecejo fruncido:
— Hoy en clase Shouta me ha dicho que la llamó su prima y que,
casualmente, estás enamorado de ella.
Miyagi cogió un poco de su taza y bebió los últimos sorbos.
— Hay algo de verdad en eso.
— ¿Algo de verdad?
— Sí —Miyagi cambió la posición de su cuerpo, para estar más cómodo—.
De joven estuve enamorado de Kotori, cuando yo tenía quince o dieciséis años.
Pero no lo considero amor.
— No… no te entiendo.
Miyagi sonrió.
— Más bien era admiración o incluso obsesión. Adoraba a Kotori, era muy

315
Kawano Sora

especial para mí. Aunque llegué a quererla muchísimo, nunca la amé como tal.
Takeshi se removió en la silla, inquieto.
— Pero te gustaba ¿no? Físicamente, me refiero.
— Claro. ¿Acaso a ti nunca te han gustado chicas?
— Pues obvio… —Contestó Takeshi, molesto.
— ¿Estabas cabreado porque creías que amaba a Kotori?
— No me importa si la amas o no, solo que me molesta que me oculten
cosas.
— No siento nada por ella, Takeshi.
— Ya te he dicho que no me importa.
El batido de Takeshi llegó y mientras se lo tomaba, se quedaron en silencio. A
Miyagi le dio tiempo a reflexionar sobre todo lo que estaba pasando en su vida.
“Todo está yendo demasiado rápido… y las cosas que empiezan rápido,
acaban rápido”.
Sonrió al ver la corbata de Takeshi deshecha y sus pelos por todas direcciones.
“Lástima que todo sea una mentira… aunque admito que a veces me gustaría
creer que puedes sentir algo más por mí que simple capricho.
» ¿Qué es verdad y qué es falso?
» Hasta que los sentimientos no se transforman en palabras, todo puede
ponerse en duda. E incluso cuando se dicen, nadie puede asegurarte que será
real
» Lo único real son las cosas que han sucedido, el pasado e incluso el presente.
El futuro es algo efímero, inexistente, al cual no podemos enfrentarnos. Y todo
lo que digamos sobre lo que queremos ser o las cosas que queremos hacer…
nada de eso importa, porque nuestros sueños nunca se harán realidad”.
— ¿Ella fue una de las dos chicas con las que te acostaste? —Le preguntó
Takeshi sin mirarlo.
— No.
— Me dijo Shouta que al parecer te gustan las rubias. Que las chicas que te
han gustado hasta ahora, han sido todas rubias.
— Y yo qué sé, Takeshi. No pienso en si son rubias o no. Simplemente me
gustan y ya está.
— ¿Las dos chicas con las que te acostaste eran rubias? —Insistía Takeshi.
— Estás pesadito, ¿eh? —Miyagi lo miró—. Pues ahora que lo pienso sí, eran
rubias.
— Entonces te gustan las rubias —Seguía, tozudo.
Miyagi desistió.
— Está bien, Takeshi —Dijo desganado—. Si tan desesperado estás por una
respuesta, aunque sea mentira, pues sí, me gustan las rubias.
Takeshi no contestó, se quedó callado y Miyagi lo observaba mientras revolvía
los restos de su batido.
— Takeshi —Lo llamó, para que prestase atención—, la semana de navidad
estaré muy ocupado. No creo que pueda estar contigo.
Takeshi apretó los dientes y su entrecejo se cruzó.
— Me da igual. Buscaré a otro para el veinticuatro —A Miyagi le molestó su

316
Wagamama na Koi

respuesta, pero no quería demostrarlo.


— Ya lo suponía, por eso te lo decía.
— Pues genial.
Miyagi se levantó de la silla. Eso era lo mejor que podía hacer. Alejarlo poco a
poco, no permitir su entrada… sacarlo de su vida… Aun sabiendo que al
perderlo, todo volvería a la miseria de antes… aun sabiéndolo, no podía
permitir que Takeshi se acercase más a él.
“Porque… si lo haces… te arrastraré a mi mundo de mierda”.
— Vete a casa, Takeshi —Le revolvió los pelos y salió por la puerta de la
cafetería.

Takeshi apretó los dientes.


“Miyagi es un estúpido. Y yo me estoy convirtiendo en un arrastrado. ¿De qué
coño va diciéndome que no puede pasar la navidad conmigo? Como si yo se lo
hubiese suplicado o algo así… maldito cabrón”
Mientras observaba el fondo de su vaso, lleno de espuma blanca, se
preguntaba cómo las cosas habían cambiado tanto en tan poco tiempo. Hacía
poco más de tres meses, no hacía más que pelearse con Miyagi y lo ponía a
pruebas cada día con pequeños desafíos. En ese entonces a Takeshi ni se le
hubiese ocurrido pensar que llegaría a esta situación: ser adicto a él.
¿Cuándo cambió el odio por el deseo? ¿En qué momento había dejado su
orgullo atrás?
“Creo que lo dejé cuando me di cuenta de quién es Miyagi en realidad: alguien
herido… alguien que tiene tanto miedo de avanzar que se paraliza con cada
paso que da. Pero la imagen que da a los demás es la de alguien seguro de sí
mismo, alguien superior y que no comete errores
» Aunque… lo de que es un mandón es totalmente cierto, y también un
aburrido… y un maniático del orden…”.
Takeshi se sujetó la cabeza.
“¿¡Por qué demonios me gusta tanto entonces!?”
Suspiró y relajó los músculos de su rostro. No sabía a dónde lo llevaría toda
esa situación ni lo que quería conseguir con ella.
“— Eso es para enamorados
—…por eso”
Apretó el vaso con su mano y rechinó los dientes. ¿Por qué había contestado
aquello? Sus palabras habían salido de la boca sin ni siquiera poder controlarlas,
como si en esa cama, en los brazos de Miyagi, la mentira estuviese destinada al
fracaso.
Como si en esos momentos… todo cobrase sentido y la sensación de querer
ser sincero se apoderase de ellos.
“No lo entiendo. En dos días he tenido sexo con Miyagi tres veces… y cada
una de ellas ha sido más placentera que la anterior, y me he sentido más unido a
él que nunca… como si fuese natural estar con él… como si no tuviese

317
Kawano Sora

escapatoria ni resistencia ante él.


» ¿Se sentirá Miyagi igual que yo? ¿Sentirá que con cada roce, nos estamos
perdiendo en algo diferente a lo anterior? ¿Sentirá… esta misma adicción?”
“—Nunca creí que pudiese pasarme algo así… Querer tocarte con esta
necesidad”
Esas eran las palabras que le había dicho Miyagi la noche anterior y Takeshi
había respondido de igual forma, aceptando el sentimiento y
correspondiéndolo. Pero para Takeshi aún no estaba claro del todo: ¿Dónde
está la línea que separa la adicción y el deseo del cariño y el amor? ¿Cuándo es
el momento de afirmar unos sentimientos que te atarán de por vida a la otra
persona?
“Te quiero”. Esas simples palabras tienen el peso suficiente para cambiar el
destino de toda una vida, tienen suficiente valor como para desterrar los
miedos, el odio y la tristeza. Dos palabras reunidas en una emoción, dos
palabras que salen de los labios y se quedan flotando en el aire… y se atascan
en un corazón.
“¿Cuándo sabe uno que quiere a alguien y cuándo no? Sé que a Miyagi le
gusto, sigo sin saber cómo ha podido pasar esto, si no he hecho más que
molestarlo, desafiarlo y sacarlo de los nervios… pero… ¿gustar es un motivo
suficiente para querer? ¿Puede Miyagi llegar a quererme o puedo llegar a
quererle yo?
» Sigo creyendo lo mismo de siempre: no existe algo llamado destino ni existe
una persona única en este mundo para ti. Creo que puedo encontrar a muchas
personas que me atraigan de igual manera y no creo que pueda llegar a amar a
ninguna de ellas… simplemente, porque el amor siempre desaparece. De alguna
manera o de otra, nunca dura.
» Se va, se esfuma… no permanece para siempre.
» Y si nunca dura para siempre… nunca pudo haber sido amor.
» Por eso no creo en el amor, porque es un sentimiento demasiado idílico y
perfecto como para que sea real. Porque la vida es distinta y los años te van
cambiando. Tus sueños, tus esperanzas, tu visión de futuro… todo cambia
también… y un día, te darás cuenta de que eres un ser humano cualquiera,
viviendo una vida cualquiera y que te has casado con una persona cualquiera
hasta convertirte en un viejo cualquiera…”
Takeshi se miró las manos… esas manos habían tocado el cuerpo de Miyagi,
esos dedos habían saboreado su piel…
“Quizás… hasta el momento de llegar a ser alguien cualquiera… hasta el
momento de casarme y tener una absurda rutina… quizás pueda disfrutar de
este sentimiento nuevo… aunque no sea amor…
Aunque solo sea adicción”
Cerró las manos formando dos puños, y tomó una decisión.

Hiroki aferraba con fuerza el bate de béisbol mientras esperaba con

318
Wagamama na Koi

tranquilidad pero a la vez con tensión el tiro de su contrincante. Estaban en un


partido amistoso, pero jugaba como si su vida dependiese de ello. No podía
permitirse el lujo de tener un solo fallo si quería ser el mejor en lo que hacía.
La bola rodó en un arco perfecto y a gran velocidad. En menos de tres
segundos llegaba hasta donde estaba Hiroki, dispuesta a escaparse por cualquier
hueco y hacer fallar al famoso capitán Yoshimura.
Pero el ojo de Hiroki observó la trampa y pudo distinguir como la bola giraba
en el último segundo. Cambió con rapidez la posición de los brazos y lanzó un
fuerte golpe, como si de una espada en mitad de la guerra se tratase. Los
músculos respondieron al instante y la pelota salió disparada.
— ¡HOME RUN!
Hiroki apretó el puño y flexionó el brazo hacia arriba.
— Sí —susurró para sí, orgulloso de sí mismo.
— ¡Genial, Hiroki-senpai!
— ¡Sí! ¡Hemos ganado!
Después de haber corrido la carrera, sus compañeros de equipo fueron a darle
palmadas en la espalda mientras se abrazaban también entre ellos. El partido
había sido bastante fácil para Hiroki, así que realmente no sentía demasiada
euforia por la victoria. Sólo se sentía extasiado cuando hacía algún “home run”.
Por lo demás, ningún equipo le había creado suficiente expectación para saltar
de alegría ante el campo de batalla.
“Cuando juegue en uno de los equipos franceses, todo cambiará. Seré
reconocido y podré jugar en los equipos internacionales representando a
Japón”.
Hiroki sonrío y miró al cielo.
“Si no fuese por Shouta… si no fuese por las palabras que me dijo, jamás
habría accedido a arriesgarlo todo por un sueño
» Pero… quiero cumplir mis sueños a su lado”.
A Hiroki le habría gustado que Shouta hubiese podido asistir al partido,
aunque fuese amistoso. Pero él también estaba ocupado practicando con el
piano en la sala de música de la escuela. Siempre se quedaba una hora mínimo
practicando antes de volver a casa, era el mismo tiempo que pasaba Hiroki
jugando al béisbol así que terminaban a la vez. Hiroki se sentía un poco
culpable por haber separado a Shouta de su propio piano. Había renunciado a
algo tan preciado por irse a vivir con él.
“Son más de tres meses… quizás podríamos trasladar el piano a nuestro piso
y podría practicar allí”.
Sonrió a sus amigos y chocó el puño con varios de ellos. En poco más de
cuatro meses se separarían y cada uno de sus compañeros partiría a por su
propio camino, algunos aún eran novatos y se quedarían en la escuela, y otros
irían a la universidad.
Hiroki no podía esperar a zarpar hacia la libertad.

319
Kawano Sora

Shouta entraba con Hiroki por la puerta del apartamento con varias bolsas en
las manos. De camino a casa, habían decidido comprar algunas cosas para
comer, pero al final esa pequeña compra había acabado en algo más grande de
lo previsto. Para Shouta había sido bastante divertido ya que Hiroki había
estado haciendo el tonto con el carro y al llegar a una parte que recién habían
limpiado, se cayó en el suelo por su gran estupidez.
— Deja, yo lo llevo hasta la cocina.
Hiroki le quitó las bolsas y fue hasta la encimera.
— Yo podía hacerlo.
Dejó la mochila en la entrada y fue con Hiroki para ir colocando las cosas.
— Entonces, la cena con tus padres se retrasa ¿no?
— Sí —Respondió mientras guardaba la leche en la nevera—. Les he dicho
que para ir a cenar, mejor ir en navidad. Además, hoy es viernes y mañana no
hay clase —Hiroki se acercó a Shouta por detrás—, quiero aprovechar mi fin
de semana —Le dijo en bajito, en el oído.
A Shouta le recorrió un breve escalofrío de excitación por todo su cuerpo.
Siempre era así y siempre lo había sido. La atracción física por Hiroki nunca
disminuía… por el contrario, parecía aumentar cada vez más.
Hiroki le metió la mano por su vientre, colándola entre su camisa.
— Ng.
— Hace tiempo que no hacemos el amor —Le dijo antes de besarlo en el
cuello.
— Tres noches, Hiroki —Le respondió Shouta divertido a la par que se daba
la vuelta para quedar cara a cara.
— Eso ya es demasiado para mí, y lo sabes —Sonrió y fue en búsqueda de su
boca.
Se besaron en mitad de la cocina, con las bolsas tiradas en el suelo, la nevera
que se cierra sola y el ruido de la silla al ser apartada para subir a Shouta sobre
la encimera…
Todo era música para Shouta, todo eran notas que no chocaban entre sí, sino
que se complementaban: la respiración de Hiroki unida a sus gemidos, el
sonido de la tela contra la tela, los botones que se desabrochaban y las manos
colándose por entre la piel… Casi podría compararse a tocar el piano; tocar a
Hiroki, y ser tocado por él… era tan parecido a la sensación de libertad que
sentía al rozar sus dedos en las teclas que por un momento, sintió que podría
vivir sin su amado instrumento… pero que ya no podría vivir sin Hiroki.
Sentado sobre la encimera, Shouta apoyó sus manos en los hombros de
Hiroki y movió las caderas para que él pudiese quitarle los pantalones junto con
los calzoncillos. Los dos ya estaban desnudos, con la ropa en el suelo y en el
fregadero, con la piel expuesta al tacto del uno y del otro… con los corazones
abiertos.
— ¿A…aquí? —Preguntó Shouta, para mantener decente su lógica mientras
deliraba por los besos que Hiroki le estaba dando por su pecho.
Él alzó la vista y lamió uno de sus pezones.
— Nunca lo hemos hecho en la cocina —Le respondió con un brillo pícaro

320
Wagamama na Koi

en los ojos.
Hiroki bajó la cabeza hasta su entrepierna y comenzó a calentarlo con la boca.
Shouta se encorvó cuando sintió su erección entre la lengua de Hiroki; lo
agarró por los pelos, gimiendo por el calor que sentía en su miembro.
— Hah…
Sí, Shouta podía confirmarlo: era melodía. Melodía envuelta en aliento, en
sudor y movimientos. Melodía que nace sola, sin un pentagrama, sin una mano
que escribe las notas… pues ellas se escriben por sí mismas.
En esos momentos, Shouta se sentía un instrumento tocado por su dueño, un
instrumento que responde de manera diferente a cada tacto, en cada zona.
Cuando Hiroki lamía su ingle, cuando Hiroki subía la yema por su vientre y
acariciaba sus pezones, cuando Hiroki lo besaba en el cuello, cuando su lengua
bailaba en su boca…
Cada nota era distinta, y Hiroki comenzaba a reconocer cada una de ellas y a
jugar con cada parte, con cada tempo.
— Ven —Le susurró—, sube las piernas en mis antebrazos.
Shouta apoyó la parte interna de sus piernas en los brazos de Hiroki y se
sostuvo apoyando las manos sobre la encimera. Bajó las caderas para que a
Hiroki le fuese más cómodo sostenerlo.
Un poco de saliva para humedecer la zona fue suficiente para Shouta, que ya
estaba acostumbrado a recibir en su cuerpo a Hiroki. Agarró el borde de la
encimera con fuerza.
— Me encantas, en serio —Le dijo Hiroki, mientras movía uno de sus dedos
en el interior de Shouta.
Shouta, con los labios entreabiertos, respiraba acalorado, notando como
ardían sus mejillas. Vio como Hiroki cogía el bote de sirope de chocolate que
tenían para algunos postres.
— ¿Qué… qué haces?
Hiroki rio como un niño pequeño.
— Mira que divertido —Dijo mientras echaba sobre el pecho desnudo de
Shouta el líquido medio espeso—. Ahora lo voy a lamer.
— Entonces sí que vas a parecer un perro.
Hiroki dio el primer lametón.
— Ya soy un perro por ti —Dijo mientras seguía lamiendo.
Shouta gimió al sentir la lengua de Hiroki chupando sus pezones, su ombligo,
su ingle…
Pero, en cuanto Hiroki alzó la cabeza para mirarlo a los ojos comenzó a reír
escandalosamente.
— ¿Qué pasa? —Preguntó divertido Hiroki, contagiado por la risa de Shouta.
— De verdad… —Dijo mientras aguantaba la risa—, no puedo tomarte en
serio con ese bigote de chocolate —Confesó entre carcajadas.
— ¿Qué no puedes tomarme en serio? —Hiroki simuló estar cabreado y
cogió el bote de sirope.
— Oye… ¡Hiroki, no! —Hiroki le tiró el sirope a Shouta por la cara.
— Mira, ahora ya no puedo tomarte en serio yo tampoco —dijo riéndose.

321
Kawano Sora

— ¡Tramposo!
Shouta le quitó corriendo el sirope y se lo tiró por todo el cuerpo. En las
últimas apretadas el líquido dejó de salir: lo habían agotado todo.
— ¿Qué vas a hacer con este desastre? —Le preguntó Hiroki a Shouta, con
una sonrisa traviesa y con el tronco envuelto en chocolate.
— Limpiarlo, supongo —Respondió Shouta encogiéndose de hombros,
divertido.
A Shouta le gustaba provocar a Hiroki de vez en cuando. Efectivamente y
como bien quería Shouta, su caprichoso príncipe fue en busca del chocolate
que recorría las comisuras de sus labios y a la vez, Shouta recorrió con la yema
de sus dedos las zonas envueltas de sirope en el torso de Hiroki.
Chocolate y música.
Sexo y amor.
Shouta estaba feliz porque veía a Hiroki lleno de sueños, lo veía avanzar, lo
veía crecer… Lo abrazó con sus manos y dejó que le besase la piel. Pronto, la
urgencia de hacer el amor llamó a la puerta y sin pedir permiso, sin necesidad ni
siquiera de hacerlo, Hiroki se introdujo en él, llenando cada parte de su cuerpo
y haciéndolo sentir completo.
Sobre una encimera, en un piso de alquiler, en una ciudad que pronto
abandonarían, hicieron el amor… hicieron el amor entre chocolate derretido y
ropa esparcida por el suelo…
Shouta acercó el rostro de Hiroki a su hombro, sujetándolo por los pelos,
aferrándose a él como si su vida dependiera de ello.
Hiroki gemía, embestía y perdía el control mientras lo penetraba.
— Shouta… Shouta…
Shouta respondió a su llamada con un beso, silenciándolo con su lengua. Se
besaron desesperados, hambrientos de calor.
— Nunca me dejes, por favor… —Le suplicó Hiroki, boca con boca.
Shouta lo miraba a los ojos mientras lo notaba entrar y salir. Era tan
placentero cada vez que lo penetraba y cada vez que lo agarraba por sus caderas
para profundizar más… Entonces pensó en el futuro, en los siguientes meses,
en el final…
“No podré sobrevivir sin él…no quiero separarme”.
Pero no quería mentirle… así que simplemente se acurrucó entre sus brazos y
ocultó el rostro en su hombro.
Hiroki lo sujetó por las nalgas con fuerza, lo apretó contra él y lo llevó al final.
Shouta le mordía el hombro y gemía a la vez que Hiroki gruñía vaciándose en
su interior…
Juntos llegaron al clímax…
Eternamente juntos...

— Y luego di el último golpe. El partido fue muy fácil, pero te juro que lo di
todo en ese último minuto.

322
Wagamama na Koi

Shouta, sentado en el mismo sofá que Hiroki uno frente al otro, lo escuchaba
hablar. Ambos tenían puesto el pijama y una taza de té verde caliente en las
manos—. Incluso el entrenador del equipo contrario fue a hablar conmigo. Al
parecer nuestro entrenador le dijo que me aceptaron en uno de los equipos
franceses y vino a felicitarme y a darme ánimos —Hiroki sonrió como un niño
pequeño y cruzó las piernas— ¡Hasta el entrenador del equipo enemigo! Fíjate
tú lo bueno que soy…
Hiroki se echó para atrás, sacando pecho.
— Oh, vamos, Hiroki —Le dijo Shouta tras beber un poco de té—, conmigo
no tienes que presumir. Sé que eres un engreído, un vago y el tío más tonto de
la tierra. Vete con el cuento a otro lado.
Shouta lo decía medio en broma, medio en serio. Quería molestar un poquito
a Hiroki.
— ¿¡Pero qué dices!? —Hiroki, sonriendo pícaramente, gateó por el sofá hasta
donde estaba Shouta y lo besó—. ¿Un tío chulo, vago y tonto puede besar así?
Shouta sonrió.
— Además creído.
Y en respuesta, Hiroki volvió a besarlo.
— Tonto.
Y otro beso. Y luego otro más. Las tazas quedaron abandonadas sobre la
mesita y el té fue cambiado por labios y saliva.
Hiroki se tumbó sobre Shouta, a su lado, pasando un brazo por su vientre.
— Ojalá siempre fuese así…
Shouta le acarició el brazo con la mano.
— No seas bobo. Sabes que irte a Francia es una oportunidad única, es
estúpido que la abandones por quedarte aquí.
Hiroki calló unos segundos.
— No —Dijo—, no era por quedarme aquí, era por quedarme contigo.
“No digas esas cosas, Hiroki. Si haces eso…”
— Ya está hecho, Hiroki. Has aceptado.
Hiroki no le respondió; subió despacio la mano, recorriendo su cadera y
buscó sus dedos. Los entrelazó con los suyos cariñosamente.
— Pero… —susurró, casi para sí—… tú puedes venir conmigo.
Nadie dijo nada. Las palabras salieron de la boca de Hiroki y se quedaron
flotando en el aire, como si el viento las hubiese arrastrado al lugar. Como si
nadie las hubiese pronunciado en realidad.
“¿Ir… con Hiroki a París?”
— ¿Puedo ir? —Susurró Shouta.
Hiroki se acercó a su oído
— ¿Quieres?
Shouta cambió la posición y se puso frente a frente con Hiroki, pero bajó la
mirada.
— Todo suena muy fácil cuando lo dices…
— Es que es fácil.
— No. No lo es.

323
Kawano Sora

— ¿Por qué dices eso, Shouta? Tan sólo es una decisión, un paso hacia
adelante —Se quedó callado, como pensando las palabras—. ¿No quieres venir
conmigo?
— No es eso.
— ¿Entonces qué es?
Shouta no contestó, apretó los labios y selló las palabras.
— Me voy a dormir. Tengo sueño.
Shouta se levantó, pero nada más poner un pie sobre el suelo, Hiroki lo
detuvo con su mano.
— ¿Qué es?
— No es por nada —Hiroki no soltó la mano—. Tengo ya la escuela elegida,
tengo aquí mi futuro. No puedo dejarlo.
— Eso es una estupidez. Sabes que Europa será mucho mejor para cumplir
tus sueños como pianista —La mano que lo sujetaba apretó más—. ¿Es por tu
hermano? ¿Te quieres quedar por él?
— No. Si me he ido de nuestra casa para estar contigo ten claro que no es por
mi hermano.
— ¿¡Entonces por qué es!?
Hiroki se levantó, lo agarró por los hombros y volvió a preguntarle:
— ¿Por qué no vienes conmigo?
La insistencia de Hiroki a veces abrumaba a Shouta. Su amor, su pasión, su
locura por él, era algo que le había costado asimilar y entender. Aun habiendo
sido querido por muchos… aun sabiendo que el amor existía… no quería
aferrarse una vez más… no quería… volver a perder algo preciado de nuevo.
— Porque… —Shouta bajó la cabeza—. Porque… no todo es como
imaginas.
— No te entiendo, Shouta.
Shouta se apartó de sus brazos con brusquedad.
— ¡Nadie me garantiza que vayas a seguir sintiendo lo mismo por siempre!
— ¿De qué estás hablando?
— De ti… de tus sentimientos. Nunca serán eternos.
— ¡Sí lo serán!
— No. No. No. No lo serán —Repetía Shouta para sí, casi hablando solo.
— Sí lo serán.
— ¡No!
— ¿Por qué?
— ¡No lo serán!
— ¡Dime por qué, maldita sea!
Shouta alzó los ojos hacia él, lo veía borroso y sentía que pronto se echaría a
llorar.
— ¡Porque nunca lo es! —Le gritó—. ¡Nunca es eterno, siempre cambian las
cosas! Mi madre biológica me tiró como una basura, mi padre nunca me
reconoció como su hijo, mi madre muere practicamente asesinada ¡y mi
hermano se alejó de mí de un día para otro y cada vez más! Si alguien que me
quería tanto como mi hermano me aparta de su vida… ¿¡Quién me asegura que

324
Wagamama na Koi

tú no lo harás!? ¡Ya me mentiste una vez! ¡Prefiero quedarme aquí, solo,


sabiendo que nada podrá hacerme daño, a irme contigo y ser de nuevo
abandonado! ¿Es que no lo entiendes? ¡¿Cómo voy a irme a un país que no
conozco con el miedo de que me dejes allí sin nada?!
Tras gritar esas palabras, Shouta se quedó en silencio, respirando con
dificultad. Sus puños estaban cerrados, a cada lado de sus caderas, con las
piernas un poco abiertas y desafiando a Hiroki con su mirada.
Él se quedó observándolo sin decirle nada, de pie y a pocos pasos de
distancia entre ellos.
¿Acaso no era verdad lo que decía Shouta? ¿Acaso las personas no cambian
con el tiempo? Quizás no cambie el sentimiento, quizás no deje de quererlo…
pero Shouta estaba seguro de que un día algo se interpondría entre ellos, que se
alejaría… se iría de su lado…
Y eso sería peor que no haber comenzado la historia.
Hiroki dio un paso, se fue acercando hasta él despacio. Shouta alzó la mirada
hacia su príncipe resplandeciente. Estaba serio, tranquilo… algo impropio en él.
Hiroki siempre hacía y decía cosas impulsivas ¿cuándo se había comportado
así?
Sin poder evitarlo, Hiroki lo abrazó casi con brusquedad; sus manos se
aferraron a la tela, a su piel… a su alma. Lo estaba abrazando tan fuerte, con
tanta desesperación, que por unos segundos a Shouta le llegaron oleadas de
sentimientos… oleadas de recuerdos.
“— Te llamas Souma Shouta ¿verdad?”
Hiroki subió la mano por su espalda, acarició su cuello y llegó hasta su pelo.
Entonces, lo apretó aún más contra él. Shouta aspiró el olor de Hiroki… un
olor que ya conocía muy bien. ¿Por qué fluían los recuerdos de manera tan
nítida? ¿Por qué no podía detenerlos?
Shouta se sentía un egoísta. Hiroki le había dado todo y a cambio, él solo le
había ofrecido un mísero “adiós”, un final.
“Me gustas tal como eres, Shouta”
¿Debía arriesgarse a perder de nuevo?
Hiroki se separó con cariño, le sujetó las mejillas y lo miró a los ojos.
— Shouta… —Sus pulgares le apartaron las lágrimas del rostro—, si temes
por el futuro… nunca serás capaz de vivir el presente.
— No tienes derecho a decirme eso —Shouta apartó la mirada, aunque sus
cachetes seguían en las manos de Hiroki—. Has sido el primero en huir toda tu
vida y en temer arriesgarte.
— Cierto, pero… —Lo besó en la punta de la nariz—, tú me has enseñado a
ser valiente y a querer seguir siéndolo. Si soy un cobarde… nunca podré estar a
tu lado —Los ojos de Hiroki brillaban de emoción—. Me dijiste que sacase mis
sueños a la luz y que luchase por ellos. Y es lo que he decidido hacer.
Shouta bajó el rostro. Hiroki le estaba dando una dura lección. A pesar de que
Shouta lo había incitado a ir en pos de sus sueños, él aún tenía miedo de
arriesgarse y perder.
Hiroki había perdido la fe en su futuro; Shouta, la fe en las personas.

325
Kawano Sora

Pero… poco a poco ambos estaban cambiando.


Estaban avanzando.
Hiroki abrió los ojos de par en par cuando Shouta se lanzó a sus brazos y
comenzó a sollozar.
— ¡No quiero que te vayas, Hiroki! —Le dijo entre lágrimas, en su pecho—.
¡No quiero quedarme solo de nuevo! Me he sentido solo… durante mucho
tiempo.
Y como si fuese un niño pequeño, sus manos se aferraron a él. Hiroki colocó
con ternura la mano sobre su cabeza.
— No me iré —Le dijo—. No me iré nunca.
Shouta fue calmando el llanto, y como siempre le pasaba, se sintió en paz en
los brazos de Hiroki; se sintió como si fuese su hogar.
— Shouta… tienes que confiar en mis sentimientos. Puede que sea un poco
tonto e impulsivo, y… quizás parezca que exagero las cosas. Pero cuando se
trata de ti… nunca bromeo. No te abandonaré nunca —Hiroki lo sostuvo por
las manos—. Hagamos una promesa
— ¿Una… promesa?
—Sí —Sonrió, ilusionado—. Desde abril contaremos dos años y nos
encontraremos de nuevo en Japón.
— ¿Eh?
— Cuando me vaya a París me esforzaré al máximo, te lo juro, Shouta. Seré el
mejor bateador de todo el país y luego, de todo el mundo. En dos años batiré
records, lo haré —Apretó más fuerte sus manos—. Entonces volveré aquí para
jugar en un equipo japonés y me quedaré para siempre a tu lado —Unió su
meñique con el de él—. Pero a cambio, tú deberás ser un gran pianista. ¿Lo
prometemos? ¿Prometemos encontrarnos aquí?
— Pero… ¿no dijiste… que podría ir contigo?
— La promesa se mantendrá hagas lo que hagas —Especificó Hiroki—.
Hasta ahora he sido un egoísta. No he hecho más que pedirte que me
acompañes y que lo dejes todo por mí… por ese motivo, puedes ir a la escuela
musical de Tokyo a terminar el bachillerato y acceder al conservatorio, puedes
ir a Suiza a una universidad, puedes ir a Viena, Estados Unidos, París… donde
quieras ir. Yo volveré aquí en dos años, contando desde abril.
Shouta miró los dedos entrecruzados; haciendo esa promesa sabía que, hiciera
lo que hiciera, Hiroki estaría al final del camino. Podía quedarse estudiando en
Tokyo, como había planeado, y Hiroki volvería… volvería a él.
Apretó el meñique con fuerza.
— Prometo que, pase lo que pase, nos encontramos de nuevo aquí —Le dijo
sonriéndole—. Y también prometo ser un gran pianista.
Hiroki lo volvió a abrazar, esta vez eufórico.
— Hi…roki, me asfixias —Dijo entre risas.
Y es que Hiroki podía ser tan crío en algunas ocasiones…
— Una promesa es una promesa, ¿de acuerdo?
Shouta asintió con la cabeza e impulsivamente, se puso de puntillas para besar
a Hiroki.

326
Wagamama na Koi

Nunca lo había visto tan feliz.


Y esa felicidad… irremediablemente… se contagiaba.

327
Kawano Sora

Capítulo 31 Historias dentro de las historias

— Dentro de poco es navidad, Takeshi. ¿Hay algo especial que quieras hacer?
—Takeshi comía en la mesa familiar, con su madre y Sugimura.
— No, la verdad —Eso especial que quería hacer no podía decirlo: pasar el
día y la noche metido en la cama con Miyagi. Comió un trozo de carne con
brusquedad, cabreado por tener que recordar a ese idiota—. Supongo que daré
una vuelta por ahí con Minami o me quedaré en casa.
— ¿Y Hiroki