Está en la página 1de 10

República Bolivariana de Venezuela

Ministerio del Poder Popular de la Educación Superior

Universidad Yacambú

Modalidad Virtual

Reconocimiento Voluntario

Estudiantes:
Génesis Rojas CJP-13300352V
Mayivis Álvarez CJP-13300350V
Lisauriz Escalona CJP-12300536
Aurinel León CJP-15200084
Francyel Lozada CJP-09300434
Asignatura: Derecho Civil Familia

Introducción
El Reconocimiento de paternidad es considerado como un acto jurídico de la filiación, personalísimo, libre,
espontáneo y exclusivo de la filiación extramatrimonial.En Venezuela, el Reconocimiento de paternidad
se plasmó por primera vez en el Código Civil venezolanode 1982, donde sólo trataba
exclusivamente del procedimiento legal ante la negativa del padre en reconocer al niño o niña, siendo la vía
judicial la única alternativa que tenía la parte interesada en resolver dicho problema.

No obstante, el 20 de Septiembre de 2007, se promulgó y entró en vigencia la Ley para Protección de


las Familias, la Maternidad y la Paternidad, debidamente publicada en Gaceta Oficial Nº 38.773
(LPFMP), y con dicha Ley se produjo un cambio novedoso en este sentido, al establecerse quela madre
ahora puede acudir por ante el Registro Civil y realizar la presentación de sus niños o niñas,
debiendo indicar el nombre y apellido del padre.

Este procedimiento sólo es posible realizarlo cuando la madre y el padre del niño o niña no estén
unidos por vínculo matrimonial o unión estable de hecho. Así mismo, y fundamentado en el principio
constitucional del derecho a la defensa y al debido proceso, el funcionario registral tiene la obligación
de notificar al presunto padre a fin que lo reconozca voluntariamente o niegue la paternidad, y de
ser este último el caso, se seguirá un procedimiento administrativo por parte del Registro Civil
correspondiente.

Posteriormente, en fecha del 25 de Agosto de 2009, fue publicada en la Gaceta Oficial No 39.264, la
Ley Orgánica de Registro Civil, mediante la cual le otorgan al Consejo Nacional Electoral la competencia
exclusiva relacionada con los Registros Civiles y endicha Ley se establece que el Reconocimiento
debe hacerse por ante el Registro Civil.

De lo anterior, y sin perjuicio de otras formas de Reconocimiento consagradas en otras Leyes, Reglamentos o
Resoluciones como, por ejemplo, el Reconocimiento realizado por los abuelos cuando sobreviene la
muerte del presunto padre previo a su reconocimiento de la filiación paternal, los Registros Civiles deberán
agotar la vía administrativa para lograr los reconocimientos de paternidad, tema éste que también
trataremos en la investigación. En cualquiera de los casos, los procedimientos se deberán ajustar a las
directrices del Consejo Nacional Electoral. Es por ello que se presenta la investigación que aquí se
menciona que tratará acerca del novedoso procedimiento administrativo para el Reconocimiento de la
filiación paterna de niños, niñas y adolescentes que pauta la vigente Legislación venezolana

El reconocimiento voluntario de paternidad es un proceso simple que permite que un padre y una madre no
casados firmen un documento y establezcan una relación legal entre el padre y su hijo sin necesidad de
recurrir a los tribunales. Firmar el reconocimiento es voluntario y cada padre o madre toma su decisión. Si
ambos aceptan firmar y completar el reconocimiento voluntario de paternidad, ésta queda establecida.

Presentación Del Niño O Niña:


Cuando la Madre presente ante el Registro Civil a la niña o niño, deberá indicar el nombre y apellido del
padre, en el caso de que no hubiera documento que pueda demostrar la filiación como la partida de
matrimonio o la carta de unión estable de hecho; la madre también deberá indicar el domicilio y cualquier otro
dato que sirva para su identificación.

El funcionario deberá realizar el acta de nacimiento respectiva y notificar a la persona señalada como padre
dentro de los cinco días hábiles siguientes a la presentación, para que la persona se presente dentro de los
diez días hábiles siguientes de recibida la notificación para que reconozca o no su paternidad.

A partir de aquí existen varios escenarios que considera la ley y son los siguientes:

Reconocimiento Voluntario: si la Persona señalada como padre comparece ante el Registro Civil y acepta la
paternidad se considera como un reconocimiento voluntario y se dejara constancia del reconocimiento en el
expediente y en el Libro de actas. El funcionario expedirá una nueva acta de nacimiento dejando sin efecto la
anterior.

Notificación por Carteles: Si el la Persona señalada como padre no comparece ante el registro dentro de los
diez días hábiles entonces será notificado por un único cartel que se publicara en un Diario de Circulación
Nacional y se dejara constancia en el expediente, teniendo la persona un lapso de quince días continuos para
comparecer a reconocer o negar su paternidad.

Si comparece y reconoce su paternidad también será un RECONOCIMIENTO VOLUNTARIO con todos sus
efectos legales.

Reconocimiento Voluntario según la legislación Venezolana

En el código civil Venezolano Señala:

Artículo 217°

El reconocimiento del hijo por sus padres, para que tenga efectos legales, debe constar:

1°. En la partida de nacimiento o en acta especial inscrita posteriormente en los libros del Registro Civil de
Nacimientos.

2°. En la partida de matrimonio de los padres.

3°. En testamento o cualquier otro acto público o auténtico otorgado al efecto, en cualquier tiempo

Artículo 218°

El reconocimiento puede también resultar de una declaración o afirmación incidental en un acto realizado con
otro objeto, siempre que conste por documento público o auténtico y la declaración haya sido hecha de un
modo claro e inequívoco.

Artículo 219°

El reconocimiento que se haga de un hijo muerto no favorece como heredero al que lo reconoce, sino en el
caso de que éste pruebe que aquél gozaba en vida de la posesión de estado.

Artículo 220°
Para reconocer a un hijo mayor de edad, se requiere su consentimiento, y si hubiese muerto, el de su cónyuge
y sus descendientes si los hubiere, salvo prueba, en este último caso, de que el hijo ha gozado en vida de la
posesión de estado.

Artículo 221°

El reconocimiento es declarativo de filiación y no puede revocarse, pero podrá impugnarse por el hijo y por
quien quiera que tenga interés legítimo en ello.

Artículo 222°

El menor que haya cumplido dieciséis años de edad puede reconocer válidamente a su hijo; también podrá
hacerlo antes de cumplir dicha edad, con autorización de su representante legal y, en su defecto con la del
Juez competente, quien tomará las providencias que considere oportunas en cada caso.

Artículo 223°

El reconocimiento hecho separadamente por el padre o la madre sólo produce efectos para quien lo hizo y
para los parientes consanguíneos de éste. El reconocimiento del concebido sólo podrá efectuarse
conjuntamente por el padre y la madre.

Artículo 224°

En caso de muerte del padre o de la madre, el reconocimiento de la filiación puede ser hecho por el
ascendiente o ascendientes sobrevivientes de una u otra línea del grado más próximo que concurran en la
herencia, de mutuo acuerdo si pertenecen a la misma línea, y en las condiciones que establecen las
disposiciones contempladas en los artículos de esta sección y con iguales efectos.

Artículo 225°

Se puede reconocer voluntariamente al hijo concebido durante el matrimonio disuelto con fundamento en el
artículo 185A de este Código, cuando el período de la concepción coincida con el lapso de la separación que
haya dado lugar al divorcio.

Normas Sobre El Reconocimiento De Paternidad Contenidas En La Ley Para La Protección De Las


Familias, La Maternidad Y La Paternidad

En fecha 26 de julio de 2007, La Asamblea Nacional aprueba en segunda discusión la Ley para la Protección
de las Familias, la Maternidad y la Paternidad, promulgada por el Ejecutivo Nacional en fecha 19 de
Septiembre de 2007 y publicada en la Gaceta Oficial No 38.773 de fecha 20 de Septiembre de 2007, la cual
entró en vigencia al día siguiente a su publicación en el referido Texto Oficial, y consta de cinco(5) Capítulos:
Capítulo I De las disposiciones generales; Capítulo II De la Protección Socio Económica; Capítulo III De la
Protección a la Maternidad y la Paternidad; Capítulo IV Del Reconocimiento de la Paternidad y Capítulo V De
la Prevención de los factores generadores de conflictos y violencia intrafamiliar, con su disposición derogatoria
y norma final sobre su vigencia. En este artículo de opinión, comentaremos en concreto las normas
contenidas en el Capítulo IV Del Reconocimiento de la Paternidad, a la luz de las normas del Código Civil y
otras consideraciones que juzgamos pertinentes sobre el tema.

A los efectos de globalizar el análisis de las normas del precitado Capítulo IV, procedemos a continuación a
transcribirlo:

Art 21.- “Cuando la madre y el padre del niño o niña no estén unidos por vínculo matrimonial o unión estable
de hecho que cumpla con los requisitos establecidos en la ley, y la madre acuda a realizar la presentación
ante el Registro Civil, deberá indicar nombre y apellido del padre, así como su domicilio y cualquier otro dato
que contribuya a la identificación del mismo. El funcionario (a) deberá informar a la madre que en caso de
declaración dolosa sobre la identidad del presunto padre, incurrirá en uno de los delitos contra la fe pública
previsto en el Código Penal. En los casos que el embarazo haya sido producto de violación o incesto,
debidamente denunciado ante la autoridad competente, la madre podrá negarse a identificar al progenitor,
quedando el niño o la niña ante el Registro Civil con los apellidos de la madre. Con base al derecho a la
igualdad y no discriminación y al principio del interés superior de niños, niñas y adolescentes, tal circunstancia
en ningún caso será incluida en el texto del acta correspondiente”.

Art 22.- Realizada la presentación del niño o niña, el funcionario (a) competente elaborará inmediatamente el
Acta de Nacimiento respectiva. Dicho funcionario (a) deberá notificar a la persona señalada como padre del
niño o niña, dentro de los cinco días hábiles siguientes al acto de presentación, a los fines de que comparezca
ante el Registro Civil a reconocer o no su paternidad, dentro de los diez días hábiles siguientes a su
notificación. Los adolescentes de dieciséis años de edad o más tienen plena capacidad para reconocer a sus
hijos e hijas. También podrán hacerlo antes de cumplir dicha edad con autorización de su representante legal
o, en su defecto, con la del Consejo de Protección de Niños, Niñas y Adolescentes. Cuando el señalado padre
tenga menos de dieciséis años de edad, deberá intervenir en el presente procedimiento a través de su
representante legal.

Art 23.- la notificación debe contener: a) El objeto del procedimiento, b) Identificación de la madre, c) La
indicación expresa que en caso de no comparecer o comparecer y negar la paternidad, se remitirán las
actuaciones a la Fiscalía del Ministerio Público con competencia en materia de protección de niños, niñas y
adolescentes, a los fines de iniciar el procedimiento de filiación correspondiente.

La notificación deberá ser realizada personalmente y el funcionario (a) encargado de hacerlo dejará
constancia en la copia correspondiente de la plena identificación del notificado, quien firmará la misma. En
caso de negarse a firmar, se entenderá igualmente notificado, y el funcionario (a) dejará constancia de ello en
el procedimiento.

Art 24.- En caso que se desconozca el domicilio de la persona señalada como padre, se oficiará de inmediato
al Consejo Nacional Electoral (CNE), o a la Oficina Nacional de Identificación y Extranjería (ONIDEX) para que
en un plazo máximo de treinta días continuos, informe sobre su último domicilio a los fines de la notificación,

Art 25.- Habiendo transcurrido el plazo previsto en el artículo anterior, sin haberse obtenido información sobre
el último domicilio de la persona señalada como padre, se procederá a notificarlo a través de un único cartel
que se publicará en un diario de circulación nacional o regional. Los medios de comunicación impresos
nacionales y regionales, están obligados como parte de la corresponsabilidad social a publicar el referido
cartel en forma gratuita…

Art 26.- En el cartel de notificación se le dará a la persona identificada como padre, un lapso de quince días
continuos contados a partir de la constancia de la publicación del cartel en el expediente respectivo, a fin de
que comparezca a reconocer o negar su paternidad.

Art 27.- Si la persona señalada como padre comparece ante el Registro Civil y acepta la paternidad se
considera como un reconocimiento voluntario con todos sus efectos legales, dejando constancia del
reconocimiento en el expediente y en el Libro de Actas de Nacimiento respectivo. En este caso, la autoridad
civil expedirá nueva Acta de Nacimiento que sustituirá la que fue levantada con la presentación de la madre, la
cual quedará sin efecto. La nueva acta no contendrá mención alguna del procedimiento administrativo aquí
establecido. En los casos en que un hombre deseare el reconocimiento voluntario de una niña o un niño sin
que conste su relación parental en el certificado de nacimiento, podrá solicitar ante el Registro Civil la
experticia de Ácido Desoxirribonucleico (ADN), cumpliendo con el procedimiento establecido en el presente
capítulo, de resultar positiva la experticia, se procederá a redactar el acta de nacimiento dejando constancia
de la identidad del padre.

Art 28.- Si la persona señalada como presunto padre negare la paternidad, se podrá solicitar que se le
practique la prueba de filiación biológica de Ácido Desoxirribonucleico (ADN) u otra experticia afín. En este
supuesto, la autoridad civil ordenará lo conducente a los fines que el organismo especializado realice dicha
experticia, cuya gratuidad será garantizada por el Estado. En los casos que la persona identificada como
presunto padre se negare a realizarse dicha prueba, se considerará como un indicio en su contra.

Art 29.- Si la experticia para la determinación de la filiación confirma la paternidad, se dejará constancia de
este hecho en el procedimiento y en el Libro de Actas de Nacimiento, surtiendo efecto todos sus efectos
legales y se procederá de conformidad con el artículo 27 de la presente ley. En estos casos se considerará
como un reconocimiento voluntario con todos sus efectos legales.

Art 30.- En caso de disconformidad con los resultados de la prueba de filiación biológica, la madre o la
persona señalada como padre podrán acudir ante el órgano jurisdiccional correspondiente.

Art 31.- Transcurrido el lapso de comparecencia sin que la persona señalada como padre acuda a aceptar o
negar su paternidad, se remitirá las actuaciones al Ministerio Público con competencia en materia de
protección de niños, niñas y adolescentes, a los fines de iniciar el procedimiento de filiación correspondiente.
En los procedimientos de filiación el juez (a) competente podrá ordenar con carácter obligatorio pruebas de
filiación biológica Ácido Desoxirribonucleico (ADN) y otras experticias pertinentes, las cuales deberán ser
garantizadas gratuitamente por el Estado”.

Primeramente se hace necesario analizar las normas que regulan en Venezuela la acción de reconocimiento
de filiación; por una parte, la filiación constituye la relación de parentesco que existe entre personas que
descienden las unas de las otras, la filiación es el parentesco consanguíneo en línea recta, sea esta
descendiente o ascendiente. La filiación se limita a la relación inmediata de parentesco que existe entre el
padre o la madre y el hijo, es decir, únicamente entendida como la consanguinidad de primer grado en línea
recta, tanto descendiente como ascendiente. En el Código Civil existen diversas formas en que surge la
filiación: la filiación matrimonial que deviene del matrimonio de los padres o bien de una unión estable de
hecho que subsista en la forma legal, la filiación extramatrimonial o extra unión; la filiación materna o
declaración de maternidad deviene en el vínculo del hijo o hija con su madre y la filiación paterna deviene en
el vínculo den hijo o hija con el padre, también existe la llamada presunción relativa a la filiación ( filiación
presunta) según la cual, se presume, salvo prueba en contrario, que la concepción tuvo lugar en los primeros
ciento veintiún (121) días de los trescientos (300) que preceden el día del nacimiento; igualmente existe la
filiación adoptiva que representa el vínculo de naturaleza civil entre el hijo o hija adoptiva y sus padres por
adopción. Respecto a la declaración de maternidad, ella resulta del hecho mismo del nacimiento del hijo o
hija, luego del parto de la madre. Por su parte, la paternidad, como filiación, se refiere a la relación de
parentesco entre hijo y el padre; en lo que respecta a la filiación matrimonial paterna, existe la denominada
presunción y prueba de la filiación, según la cual, el marido se tiene como padre del hijo nacido durante el
matrimonio o dentro de los trescientos (300) días siguientes a su disolución o anulación. La filiación
extramatrimonial no resultará del acto de la concepción del hijo o hija o del nacimiento del hijo o hija sino de
un acto personalísimo, de orden público y unilateral que es el reconocimiento, como acto declarativo de
estado civil de las personas, este acto de reconocimiento puede ser hecho por el padre o por la madre, o bien,
puede derivar del comportamiento de la mujer respecto de la persona que aparece como hijo extramatrimonial
de ella, de ello es necesario aclarar que el acto de reconocimiento, como señalamos, es una acto propio de
una acción declarativa de estado, cuyo objeto es o bien la reclamación o impugnación de estado, entre ellas,
el reconocimiento de paternidad, desconocimiento de paternidad, inquisición de paternidad y posesión de
estado de hijo y de cónyuge, con lo cual podemos concluir que se trata de acciones en las cuales,
primeramente debe observarse el orden público y que deben obedecer a principios específicos de reserva en
su ejecución y configuración de conformidad con las normas del Código.

El reconocimiento, en opinión de López Herrera, es un acto o negocio jurídico o la situación jurídica, en virtud
del cual o de la cual el hijo extramatrimonial adquiere el título y la prueba de su filiación. El reconocimiento
puede ser voluntario, esto es, que la madre o el padre establecen de forma espontánea el denominado título y
la prueba de la filiación extramatrimonial del hijo o hija, el Código Civil distingue en su artículo 217 las fuentes
legales del reconocimiento voluntario a saber: 1. En la partida de nacimiento, o en acta especial inscrita
posteriormente en los Libros del Registro Civil de Nacimientos; 2. En la partida de matrimonio de los padres;
3. En testamento o cualquier otro acto público o auténtico, otorgado en cualquier tiempo. Asimismo, el
reconocimiento puede ser judicial, esto es, el que resulta de una sentencia que declara la maternidad o la
paternidad extramatrimonial mediante juicio de estado promovido por los interesados para que el juez se
pronuncie de forma definitiva sobre la filiación

El maestro López Herrera distingue los caracteres básicos del reconocimiento voluntario, estos son: 1.
Declarativo, pues consiste en una afirmación o aseveración de maternidad o de paternidad extramatrimonial
formulada por el padre o la madre, de manera que, aun cuando haya habido concepción y nacimiento del hijo,
como relación biológica entre padres e hijos solo se pone de manifiesto con el reconocimiento. 2. Espontáneo,
ya que el reconocimiento voluntario extramatrimonial es un acto discrecional y no obligatorio (no forzoso). 3.
Personalísimo, esto es, que el reconocimiento extramatrimonial es un acto personal y solo lo podrá efectuar el
padre o la madre. 4. Unilateral, esto es, que el reconocimiento se formará y perfeccionará con la simple
declaración de maternidad y paternidad hecha de acuerdo con la ley. 5. Irrevocable, es decir, el
reconocimiento, al ser un acto declarativo de filiación no puede ser revocado, en razón del orden público.

Vistas las anteriores consideraciones, nos permitimos comentar de forma crítica el contenido del transcrito
Capítulo de la ley de la materia; en primer lugar, la Ley propugna un reconocimiento forzoso presunto al
permitir al Registrador Civil elaborar un Acta de Nacimiento en la cual asentó, sobre la base de la aseveración
de la madre, la identificación completa de un presunto padre (una paternidad presunta producto de un
reconocimiento forzoso y presunto), seguidamente el legislador desarrolla un procedimiento en sede
administrativa que deberá conducir al establecimiento de la filiación paterna extramatrimonial o extra unión
estable de hecho del hombre señalado como presunto padre, en este sentido, el funcionario (a) del Registro
Civil notificará al presunto padre en el lapso de cinco (5) días hábiles siguientes al acto de presentación, es
decir del asiento del Acta de Nacimiento donde se le imputa tal carácter, a fin de que, dentro de un lapso de
diez días hábiles siguientes a la notificación practicada y recaída en el expediente administrativo, proceda
ante la autoridad del Registro Civil a reconocer o negar la presunta paternidad imputada. Esta notificación de
la paternidad imputada al presunto padre deberá contener los siguientes requisitos: a) el objeto del
procedimiento, b) identificación de la madre, c) indicación expresa que en caso de no comparecer o
comparecer y negar la paternidad (se refiere al presunto padre), se remitirán las actuaciones a la Fiscalía del
Ministerio Público con competencia en materia de protección de niños, niñas y adolescentes a fin de iniciar el
procedimiento de filiación correspondiente. Sobre esta norma es oportuno manifestar que solo existen dos
únicos procedimientos de determinación de la filiación paterna extramatrimonial en virtud de reconocimiento,
como dijimos, sea voluntaria o sea por vía judicial, no cabe pues otra forma válida de reconocimiento como se
quiere establecer con este dispositivo legal.

Asi mismo, prosigue el procedimiento comentad, una vez transcurrido el plazo anterior, es decir, del plazo de
treinta (30) días continuos dados a la Oficina Nacional de Identificación y Extranjería ONIDEX, para que
informe sobre el último domicilio del presunto padre a fin de proceder a notificarlo, y no fuere posible su
localización, se procederá a notificarlo por medio de un único cartel publicado en los diarios de circulación
nacional o regional; en dicho cartel se concederá al presunto padre un lapso de quince (15) días continuos
contados a partir de la constancia de la publicación del mismo, a fin que comparezca por ante la Oficina de
Registro Civil con al fin de reconocer o negar su paternidad. Si este presunto padre comparece ante la Oficina
de Registro Civil y reconoce su paternidad, se considerará como un reconocimiento voluntario con todos los
efectos legales, es decir, se produciría, luego de esta especie de “inquisición administrativa de paternidad” el
referido reconocimiento voluntario; se observa que la ley señala que, una vez producido esta forma peculiar
de reconocimiento, la autoridad civil de inmediato expedirá una nueva Acta de Nacimiento que sustituirá la
partida de nacimiento anterior por parte de la madre, la cual quedará sin efecto, sobre este particular
recordamos que el hecho de que la madre haya asentado la identificación presunta del padre en la primera
Acta, supondría una rectificación de esta partida, en los términos de la ahora vigente Ley Orgánica de
Registro Civil y no en un acto sustitutivo de otro anterior, aunado esto al hecho cierto que se estaría
revocando un acto contentivo de un reconocimiento aún presunto, circunstancia prohibida por el Código Civil
por ser un acto declarativo de estado civil, además, no se aprecia ni en las normas derogadas del Código Civil
sobre el particular ni de la Ley Orgánica de Registro Civil, normas que regulen la emisión y asentamiento de
actos provisionales de estado civil, sino los expresamente autorizados.

Ahora bien, prosigue el procedimiento administrativo de reconocimiento presunto de paternidad


extramatrimonial, señalando que, en caso contrario, es decir, que el presunto padre compareciere ante la
Oficina de Registro Civil y negare la paternidad imputada, la Oficina de Registro Civil podrá solicitar se le
practique al presunto padre una prueba de filiación biológica de ADN u otra experticia afín para comprobar la
paternidad; sobre este particular es necesario advertir que, la Oficina de Registro Civil de acuerdo a las
atribuciones conferidas en la Ley Orgánica de Registro Civil, no solo no es competente para determinar y /o
declarar el estado filial de paternidad, sea por este procedimiento administrativo, así como tampoco es
competente para solicitar, promover , calificar y/o apreciar pruebas de filiación paterna, producto de muestras
orgánicas e histológicas obtenidas del presunto padre, sea por vía de reconocimiento voluntario, sea por vía
de reconocimiento judicial, más aun, tratándose de esta modalidad de prueba filial como lo constituye la
prueba heredo- biológica de la comparación de su ADN con el del presunto hijo o hija, independientemente
que la ejecute o lleve a cabo algún órgano especializado en el manejo de pruebas biogenéticas, órgano que
por cierto no identifica plenamente esta ley ni mucho menos describe sus competencias.

La ley en comento señala, que en caso que el presunto padre se negare a realizarse dicha prueba, este
hecho será considerado como un indicio en su contra; sobre este particular, cabe advertir igualmente que la
ley de la materia es confusa al destacar su supuesta competencia para decidir sobre lo anterior o si es
competencia de la Fiscalía del Ministerio Público con competencia en materia de protección de niños, niñas y
adolescentes, y parece obviar de forma evidente y por demás grave de la norma constitucional, según la cual,
toda persona tiene derecho a que se respete su integridad física, psíquica y moral y en consecuencia:
Ninguna persona será sometida sin su libre consentimiento a experimentos científicos, o a exámenes de
laboratorios, excepto cuando se encontrare en peligro su vida o por otras circunstancias que determine la ley.

Esta forma de reconocimiento “voluntario” en palabras empleada por este texto legal, fundamentado en la
veracidad de una prueba heredo biológica como lo es la prueba de ADN, no ha tomado en cuenta otros
efectos de orden colateral que dicho procedimiento y sus resultados ocasionaría; en primer lugar, este
procedimiento sería ineficaz en caso de reconocimiento de hijo muerto, ya que, en los términos del Código
Civil, el mismo no favorece como heredero al que lo reconoce, sino en el caso de que éste pruebe que aquél
gozaba de posesión de estado de hijo. Asimismo, este procedimiento sería ineficaz en el caso del
reconocimiento de hijo mayor de edad, ya que para reconocer un hijo mayor de edad, se requiere su
consentimiento, y si hubiere muerto, el de su cónyuge y sus descendientes si los hubiere, salvo prueba, en
este último caso, de que el hijo ha gozado en vida de posesión de estado. Igualmente no se han tomado en
cuenta los especiales efectos de orden sucesoral, para el caso que ese presunto padre, en el curso del
procedimiento para determinar o no su paternidad falleciere y si a la apertura de su sucesión, pudieren
concurrir hipotéticamente el hijo o los hijos presuntos suyos a esa fecha, bajo las modalidades de llamamiento
ab intestato o por su condición de herederos legitimarios.
Consecuencias Jurídicas del Reconocimiento Posterior.

Se denota de este procedimiento señalado en esta Ley, que las consecuencias jurídicas
del reconocimiento de niños y niñas producto de uniones extramatrimoniales, en un primer
momento debe ser llevado por el Registrador Civil, otorgándole, inclusive, hasta la potestad
de solicitar la evacuación de una prueba de filiación, ante la negativa del supuesto padre y
teniendo, ́por lo tanto, consecuencias de carácter administrativo o procesal, esta ultima siendo
posterior al agotamiento de la vía administrativa, todo de conformidad a los artículos 21 y siguientes
de la Ley para Protección de las Familias, la Maternidad y la Paternidad

Ahora bien, las vías procesales para atacar la falsedad o validez para el reconocimiento son
dos: la impugnación y la nulidad, la primera tiene lugar si la filiación no se corresponde con la
realidad biológica que pretende atacar el reconocimiento falso. Recordemos que, de
conformidad con el artículo21 del Código Civil venezolano, puede impugnar la filiación todo el que
tenga interés en ello, como sería el caso del verdadero progenitor.

Por su parte, la nulidad del reconocimiento tiene lugar al margen de la realidad de la


filiación, por el incumplimiento de ciertos requisitos legales esenciales, se cita como nulidad
relativa del reconocimiento las que atañen a la generalidad de los actos o negocios jurídicos,
como es el caso de capacidad legal o la existencia de vicios del consentimiento.
Conclusiones

1. Las Oficinas de Registro Civil, así como los Registradores o Registradoras Civiles ni los
funcionarios que hicieren sus veces, ni los demás órganos de gestión ni órganos cooperadores del
sistema de registro civil, son competentes para determinar o no un reconocimiento filial presunto en
los términos señalados en la ley de la materia.

2. Solo existen dos (2) formas en que puede legítimamente producirse el reconocimiento de hijos o
hijas por vía de filiación extramatrimonial, esto es, el reconocimiento voluntario hecho por el padre o
la madre o el hijo si fuere mayor de edad, y el reconocimiento hecho por vía judicial por virtud de
sentencia firme que declare el estado civil.

3. Por el apartado anterior, resulta claro que el reconocimiento constituye una acción de estado
tendiente a declarar el estado civil de la persona, razón por la cual no puede admitirse la existencia
de un reconocimiento forzoso o inquisitorial señalado por la ley de la materia

4. Consideramos que las normas de este Capítulo examinado, son ilegales al transgredir las
normas vigentes del Código Civil sobre el reconocimiento filial.

5. Consideramos que las normas de este Capítulo examinado son violatorias de las garantías
constitucionales conferidas a la persona humana sobre su integridad física, psíquica y moral,
contenidas en el artículo 46 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela.

6. Igualmente, como argumentos de mérito sobre el análisis hecho, consideramos que con estas
normas, por una parte se contribuye a la des judicialización de los procedimientos para los cuales
son exclusivamente competentes los Tribunales de la República.

7. Bajo este tenor, debemos advertir que con estas normas, se fomenta de manera indebida y
cuestionable la administración el derecho civil, muy particularmente, sobre aquellas materias como
la analizada, referidas al estado civil y capacidad de las personas.

8. Estas conclusiones no promocionan de nuestra parte, el desmejoramiento o bien la


subestimación del denominado interés superior del niño, niña y adolescente, sin perjuicio del
comentado desmedro de las garantías jurídicas que suponen para la persona del presunto padre las
normas antes anotadas.

9. Este análisis no abarca otros aspectos de orden legal y procedimental contenidos en la ley de la
materia.